EE.UU. archivos - Runrun

EE.UU.

Informe Otálvora: EE. UU. multiplica presencia militar en el Caribe, por Edgar C. Otálvora
Las naves de guerra USS Detroit, USS Lassen, USS Preble y USS Farragut navegan el 11MAY20 en aguas del Caribe, acompañadas de helicópteros MH-60R Sea Hawk. Al fondo, una aeronave P-8A con capacidad de guerra electrónica. Foto US Navy.

@ecotalvora 

En octubre de 2019 Juan Guaidó habría compartido con “países aliados” la información “relevante” que manejaba “sobre un grupo de militares y civiles en el exilio que habían sido contactados e infiltrados por agentes de la dictadura”.

Así lo señala un documento que circuló en varias cancillerías sudamericanas y europeas. El reporte está fechado el 08MAY20 y contiene una detallada explicación del equipo de Guaidó ante lo que el régimen chavista presentó como una “invasión militar” promovida por EE. UU., Colombia y Guaidó.

******

Un aliado del chavismo en Europa Oriental comienza a disfrutar del ala protectora de EE. UU. El 15MAY20 el Departamento de Estado de EE. UU. informó que “esta semana, el primer envío de crudo estadounidense partirá a Bielorrusia” abriendo compuertas para ampliar relaciones políticas con este tradicional aliado de Rusia.

Aleksander Lukashenko, quien desarrolló intensas relaciones personales, políticas y comerciales con Hugo Chávez promovidas por Rusia, está ahora procurando ayuda de Washington en materia energética.

Bielorrusia fue beneficiaria de créditos y donaciones venezolanas, a la vez que se convirtió en proveedor de servicios de construcción de viviendas, de armamento y entrenamiento militar. El país donde el chavismo ha estado enviando centenas de cadetes para formarlos como oficiales ahora coquetea con EE. UU.

******

Juan Guaidó y su “canciller”, Julio Borges, celebraron el 04-05MAY20 una reunión-taller con todos sus representantes diplomáticos en el extranjero con el objeto de debatir un documento con líneas de acción “estratégica”. Un punto central de lo debatido fue sobre el propósito de destacar a nivel internacional que la propuesta de Guaidó es un “proyecto hecho por los venezolanos para buscar una solución política en el país, que permita conformar un Gobierno de Emergencia Nacional para atender la crisis humanitaria compleja y avanzar hacia unas elecciones presidenciales libres”.

La primera jornada, con una audiencia de 150 personas conectadas, fue bajo invitación y contó con expositores sobre la situación petrolera y política mundial, así como sobre las acciones de la izquierda en Latinoamérica. A la reunión virtual fueron invitados representantes de la OEA, EE. UU., Unión Europea y Grupo de Lima.

La segunda jornada fue diseñada como una sesión interna, solo con participación de los miembros del equipo de Guaidó, en la cual debatirían sus líneas de acción internacional.

******

La presencia de Joaquín Villalobos en el evento de los diplomáticos de Guaidó tenía como propósito escuchar sus observaciones sobre el “contexto geopolítico de la izquierda en América Latina como soporte de Nicolás Maduro”. Villalobos, líder guerrillero de izquierda en los años ochenta en su país (El Salvador), es actualmente un reconocido consultor en temas de resolución de conflictos. En esa condición actuó como asesor del colombiano Juan Manuel Santos en las negociaciones de paz con las Farc celebradas en La Habana que condujeron a los acuerdos de 2016. Igualmente, Villalobos participó como asesor de la delegación de la oposición venezolana en las negociaciones seguidas con el gobierno de Maduro en República Dominicana en 2017-2018.

Parte del contenido de la intervención de Villalobos en el evento organizado por Julio Borges del 04MAY20, apareció en forma de artículo en la edición del 07MAY20 de El País de Madrid, bajo el título “Venezuela, ¿negociar o no negociar?”. 

Villalobos se pregunta “¿por qué razón, después de tantos años con un conflicto en Venezuela, que no es guerra, no ha habido una solución negociada, mientras, en casos más graves y complejos, esta ha sido posible?”. Y su respuesta es que “las negociaciones en Venezuela han fracasado porque suponen que es un conflicto entre venezolanos cuando, en realidad, se trata de un país intervenido por Cuba”. Villalobos agrega que “los cubanos son el poder real en Venezuela y sin señalar su responsabilidad, sin presionarlos, sin exigirles su retirada y sin sentarlos en la mesa no es posible una negociación. La solución es que Cuba transite a la democracia y al capitalismo de una vez por todas”. Villalobos no lo dice en su artículo pero sí lo afirmó durante su teleconferencia: los sectores democráticos de Cuba, Venezuela y Nicaragua deben procurar acuerdos para actuar coordinadamente.

******

La visión de Villalobos coincide con la forma como el gobierno de Donald Trump ha ido perfilando el “tema Venezuela” como indisoluble del “tema cubano”. De hecho, en el Departamento de Estado fue fusionado en un mismo despacho y funcionario el tratamiento de Venezuela y Cuba. Por cierto, el Departamento de Estado decidió dejar sin efecto el compromiso del gobierno de Barack Obama para retirar a Cuba del listado de países promotores del terrorismo que fue una de las condiciones del régimen castrista para “normalizar” las relaciones. El Departamento de Estado de EE. UU. emitió el 12MAY20 su listado, que por ley debe producir anualmente, informando al Congreso sobre países que cooperan con EE. UU. en el combate al terrorismo. Cuba fue reingresada al listado de la cual había sido sustraída en 2015 de gobiernos “no cooperantes” en el combate al terrorismo. Con ello el régimen castrista se suma a Irán, Corea del Norte, Siria y Venezuela. EE. UU. censura la negativa cubana de entregar a Colombia a diez jefes de la guerrilla del ELN que viven en La Habana y son señalados como responsables por el ataque del 17ENE19 cuando un carro-bomba explotó en la Escuela de Cadetes de la Policía Nacional en Bogotá.

Por cierto, en la explicación de la inclusión de Venezuela en el listado de “no cooperantes en la lucha contra el terrorismo”, el Departamento de Estado precisa que “si bien Maduro no fue el reconocido presidente de Venezuela durante este período [2019], su control dentro de Venezuela impidió efectivamente la cooperación con los Estados Unidos en los esfuerzos contra el terrorismo”.

******

La credibilidad de la CEPAL ha quedado en seria duda tras la abierta vinculación de su Secretaria Ejecutiva, la mexicana Alicia Bárcena, al grupo internacional izquierdista Grupo de Puebla GP. Bárcenas, quien dirige el organismo regional de la ONU desde el 01JUL08, formó parte de los participantes en el “III Encuentro del Grupo de Puebla” realizado el 10ABR20 junto con Lula Da Silva, Dilma Rousseff, Rafael Correa, Evo Morales, Ernesto Samper Pizano, Martín Torrijos y José Luis Rodríguez Zapatero. En ese encuentro, realizado mediante videoconferencia, participó igualmente el mandatario argentino Alberto Fernández, quien es uno de los fundadores de la iniciativa que busca relanzar a la izquierda latinoamericana basándose en sus principales figuras que se autocalifican como “líderes progresistas”.

******

El GP fue creado el 10JUL19 y tiene como propósito “construir un nuevo proyecto común aprendiendo de nuestros errores y recuperando nuestra vocación de mayorías y de gobierno”. La llegada de Fernández a la presidencia argentina el 10DIC19 fue el primer éxito del grupo y desde entonces ha vinculado al gobierno de Argentina a las acciones del GP. Si bien Fernández no suele suscribir el creciente número de comunicados y proclamas del GP, el argentino no ha dudado en intervenir en eventos organizados por el grupo sobre política interna chilena el 23ABR20 y sobre Colombia el 15MAY20. Los comunicados del GP se han focalizado en la defensa de sus miembros Rafael Correa y Evo Morales, así como de los regímenes castrista y chavista, a la vez que ataca a los gobiernos de EE. UU., Ecuador y al transitorio de Bolivia. En la práctica, el GP está operando como una plataforma multiplicadora del discurso castrochavista a nivel internacional y, como herramienta cohesionadora de diversas tendencias izquierdistas en cada país, mostrándose como una versión light del Foro de São Paulo. El gobierno de López Obrador igualmente se muestra activo dentro del GP. Maximiliano Reyes Zúñiga, el subsecretario para América Latina y el Caribe, participó en la sesión sobre política interna colombiana celebrado el 15MAY20.

******

El 01ABR20, cuando Donald Trump anunció la “mayor operación antinarcóticos” de la historia y su secretario de Defensa Mark Esper ejemplificó con las finanzas del régimen chavista como uno de los blancos de esa “operación”, se creó la falsa impresión de que se trataba de una suerte de expedición temporal hacia el Caribe y el Pacífico Oriental. No faltaron quienes vieron en ese anuncio la inminencia de una acción militar sobre Venezuela. En realidad, los planificadores castrenses de EE. UU. están ejecutando una acción para multiplicar los activos militares en el Hemisferio Occidental, enfocados a corto plazo en las operaciones antinarcóticos pero dirigidos a fortalecer a largo plazo la capacidad de combate en una zona que comienza a ser disputada por Rusia y China.

La Cuarta Flota, dependiente del Comando Sur, fue recreada el 05MAY08 después de medio siglo de haber sido disuelta. El Informe Otálvora del 18MAY08 narraba: “Chávez anunció que próximamente se realizaría una prueba de lanzamiento de un misil desde uno de los aviones Su-30 adquiridos a Rusia. Chávez detalló que la prueba sería en área marina y que él personalmente sería el artillero que activaría el disparo. Afirmó que los misiles con que cuentan los Su-30 serían utilizados para hundir la recién activada IV Flota de EE. UU.”.

A la Cuarta Flota le fue confiada como área de responsabilidad las aguas del Caribe, América Central y América del Sur, pero no le fueron asignadas embarcaciones. La Cuarta Flota existió durante una década como una instancia administrativa, adscrita al Comando Sur y que disponía de las naves que temporalmente le fueran asignadas desde otras flotas. Esta situación está tendiendo a cambiar tras la aprobación por Trump de los planes diseñados por el Comando Sur de multiplicar los activos militares en el Hemisferio Occidental, por ahora orientados a la ejecución de operaciones antinarcóticos.

******

Según la información que ha ido liberando el propio Comando Sur de EE. UU., en las últimas semanas se han incorporado diversas naves para sumarse a la Cuarta Flota en sus operaciones en el Caribe y el Pacífico Oriental. Fueron asignados a la Cuarta Flota por lo menos cuatro destructores misilísticos Clase Arleigh Burke, hasta hace poco tiempo basados en el Medio Oriente como activos de la Quinta Flota. Entre ellos se encontrarían los destructores USS Pinckney (DDG 91), USS Lassen (DDG-82), USS Preble (DDG-88) y el USS Farragut (DDG-99). El destructor USS Kidd (DDG-100), de la misma clase de los anteriores, igualmente estaría asignado a las operaciones de la Cuarta Flota pero debió ser reconducido a un puerto de California el 28ABR20 ante la detección de casos de COVID-19 entre la tripulación.

La embarcación de más reciente construcción asignada a la Cuarta Flota es el USS Detroit (LCS-7), una nave de combate litoral lanzada en el 2014 y que se mantiene en operaciones antinarcóticos en el Caribe desde 2019. Así mismo, la patrullera USS Tornado (PC-14) forma parte de la flota ya activa en operaciones antinarcóticos. Las naves “cutter” USCGC James (WMSL-754) y el USCGC Waesche (WMSL-751), además de sus helicópteros, embarcaciones ligeras y personal embarcado en las naves de la Armada, sería aporte del servicio de Guarda Costas.

La flota cuenta además con el barco de aprovisionamiento USNS Laramie (T-AO-203) encargado de proveer combustible, alimentos y suministros en alta mar a las naves en operaciones, lo cual ampliará el tiempo de duración de las misiones antes de regresar a puerto. El USNS Laramie se encuentra actualmente en aguas del pacífico panameño tras navegar desde Florida.

******

El 13MAY20, la Cuarta Flota publicó en su cuenta Twitter una serie de fotografías en las cuales aparecen navegando en formación, ya en aguas del Caribe, las naves USS Detroit, USS Lassen, USS Preble y USS Farragut. La imagen deja ver igualmente una aeronave Boeing P-8A Poseidon, parte del escuadrón VP-26 de la Armada de EE. UU. basado en Jacksonville, Florida.

Aeronaves P-8A, entre cuyas capacidades se incluye la guerra electrónica, suelen realizar vuelos de reconocimiento sobre aguas del Caribe, creando gran malestar en la jerarquía castrense del régimen chavista. De hecho, el 19JUL19 un avión caza Su-30 de la Fuerza Aérea venezolana realizó peligrosas maniobras de aproximación a un P-8A en espacio aéreo internacional sobre el Caribe.

Diario Las Américas 

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Associated Press May 01, 2020 | Actualizado hace 3 meses
Biden rechaza denuncia de acoso sexual
El enfrentamiento en noviembre entre Biden y Trump será la primera contienda presidencial de la era #MeToo

 

El virtual candidato presidencial demócrata Joe Biden rechazó categóricamente el viernes las acusaciones de haber agredido sexualmente a una exempleada del Senado a principios de la década de 1990 y aseguró que “esto nunca sucedió”.

El exvicepresidente hizo sus primeras declaraciones públicas sobre la acusación de su exempleada Tara Reade en un momento crucial para su esperada candidatura demócrata.

“Lo digo inequívocamente: esto nunca, nunca sucedió”, aseveró Biden en una entrevista para el programa “Morning Joe” del canal de cable MSNBC.

Biden dijo que pedirá al Archivo Nacional que determine si existe alguna constancia de semejante denuncia, pero señaló reiteradamente que no cree que existan tales registros.

“La exempleada ha dicho que presentó una denuncia en 1993”, detalló Biden. “Pero no tiene una constancia de esta presunta denuncia. Los documentos de mis años en el Senado que doné a la Universidad de Delaware no contienen archivos del personal”.

Biden agregó que “hay un sólo lugar donde pudiera estar una denuncia de este tipo: el Archivo Nacional. El Archivo Nacional es el lugar donde se guarda la documentación”.

En días pasados dos conocidas de Reade dijeron que ella les había revelado ciertos aspectos de la denuncia.

Temerosos por la creciente precariedad de la posición política del presidente Donald Trump, quien busca reelegirse durante las elecciones de noviembre, algunos republicanos aprovechan la denuncia para acusar a los demócratas de hipocresía al solo defender a las mujeres que acusan a los conservadores. Han decidido arremeter pese al hecho de que podría renovar la atención sobre los numerosos señalamientos de agresión sexual presentados contra Trump.

Por su parte, los demócratas se encuentran en la situación incómoda de reconocer enérgicamente a las mujeres que presentan denuncias y a la vez defender al hombre que será su portaestandarte en la elección que muchos consideran la más importante de sus vidas.

“La campaña ha emitido declaraciones, pero él no lo ha hecho de su propia voz”, subrayó la expresidenta del Comité Demócrata Nacional, Donna Brazile. “Esto no ayuda, sólo daña: no sólo para la persona que tiene que dar la cara, sino que también afecta al candidato”.

El enfrentamiento en noviembre entre Biden y Trump será la primera contienda presidencial de la era #MeToo, que ha llevado a muchas mujeres a presentar abiertamente acusaciones de agresiones sexuales. Trump ha sido acusado por varias mujeres de agresión y de realizar manoseos no solicitados, acusaciones que el presidente rechaza.

Las mujeres representan un sector crucial del electorado para los demócratas, y Biden tiene un historial ambivalente. Si bien redactó la Ley sobre la Violencia Contra la Mujer en su periodo como senador, también recibió fuertes criticas por la manera en que enfrentó el testimonio de Anita Hill en el Senado en la década de 1990. Justo antes de lanzar su campaña de 2020, varias mujeres lo acusaron de realizar manoseos no deseados, conducta por la que él ofreció disculpas.

Biden ha prometido elegir a una mujer como compañera de fórmula, por lo que la acusación coloca a las potenciales candidatas a la vicepresidencia en una situación difícil.

“Yo creo en Joe Biden”, afirmó Stacey Abrams, la excandidata demócrata por el gobierno de Georgia, citando una pesquisa del diario The New York Times que, según ella, exoneró al vicepresidente.

“Las mujeres merecen ser escuchadas”, dijo, “pero también creo que esas acusaciones tienen que ser investigadas por fuentes creíbles”.

Tal postura coincide con el tema central señalado por la campaña de Biden a sus partidarios la semana pasada que fue obtenido por AP. Se destacan las investigaciones de The New York Times, The Washington Post y de The Associated Press que no hallaron acusaciones de agresión sexual ni un patrón de conductas sexuales inapropiadas.

Runrunes de Bocaranda: ALTO - LA COVID-19 ¿LLEGÓ ANTES?

 LA COVID-19 ¿LLEGÓ ANTES?

Reviso varios medios globales sobre el tema. Al comenzar la pandemia me suscribí inmediatamente a los servicios de los diarios y televisoras principales de Estados Unidos y Europa. De ellos utilizo informaciones para armar este tablero noticioso: “Las autopsias encuentran que la primera muerte por coronavirus de EE. UU. ocurrió a principios de febrero, semanas antes de lo que anteriormente se pensaba.

The Washington Post expuso hace dos días que al menos dos personas que murieron a principios y mediados de febrero habían contraído el nuevo coronavirus. El martes 21 lo confirmaron funcionarios de salud en California, señalando que el virus pudo haberse propagado, y haber sido fatal, en los Estados Unidos semanas antes de lo que nos imaginamos. Las muestras de tejido tomadas durante las autopsias de dos personas que murieron en su casa en el condado de Santa Clara, California, dieron positivo para el virus, dijeron funcionarios de salud locales en un comunicado. Las víctimas murieron el 6 y el 17 de febrero, respectivamente.

Inicialmente, se pensó que la primera muerte por coronavirus de la nación ocurrió el 29 de febrero, en Kirkland, en el estado de Washington, un suburbio de Seattle que rápidamente se convirtió en un punto caliente. En marzo, los funcionarios de salud vincularon dos muertes del 26 de febrero a COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo virus.

Los decesos del condado de Santa Clara entonces adelantan en dos semanas la muerte más temprana relacionada con el coronavirus. Estos nuevos hallazgos alteran potencialmente la línea de tiempo del brote en los EE. UU.

“El hecho de que hubo muertes relacionadas con la COVID-19 a principios de febrero es muy significativo, porque comprueba que el virus estuvo mucho más tiempo antes de lo que se pensó inicialmente”, dijo Jeff Smith, médico y ejecutivo del condado en Santa Clara.

Continúa el TWPost: “Ha existido por un tiempo mayor, y probablemente, se ha estado extendiendo en la comunidad durante bastante tiempo”. Todavía no se sabe exactamente cómo se infectaron las dos personas, pero Sara Cody, la funcionaria de salud pública del condado, le dijo a TWP que se cree que los casos son transmisiones dentro de la comunidad pues “por lo que entiendo, no sabemos de ningún historial de viajes”, ella es médico.

“Se realizará más investigación para tratar de confirmar que ese es el caso”. La conexión entre las muertes de febrero y el coronavirus no se hizo evidente hasta ahora debido a las estrictas limitaciones en las pruebas en ese momento, dijo Cody. Las 2 muertes en el condado de Santa Clara ocurrieron cuando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades restringieron estrictamente las pruebas a aquellos que presentaban síntomas respiratorios y que recientemente habían viajado a China o tuvieron contacto cercano con una persona infectada.

Cody dijo que los funcionarios locales a menudo tenían que llamar a los CDC y discutir los detalles de los casos individuales antes de que la agencia otorgara permiso para las pruebas. Luego ocurrió otro incidente: “Una prueba defectuosa de coronavirus de los CDC retrasó el monitoreo de la propagación de la enfermedad”. Tuvimos una sensación muy incómoda de que nos faltaban casos porque no teníamos las pruebas para poder confirmar”, dijo Cody. “Esto nos dice que sí, definitivamente, nos faltaban casos”. Así fue como Estados Unidos no pudo proporcionar pruebas que funcionaran rápidamente. La prueba del nuevo coronavirus es una parte crucial de la disminución de la propagación de la enfermedad.

El 01ABR20 Donald Trump anunció una gran operación militar contra Maduro. Informe Otálvora. Foto Casa Blanca.
El 01ABR20 Donald Trump anunció una gran operación antinarcóticos en el Caribe y el Pacífico. Foto: Casa Blanca.

@ecotalvora 

Diario Las Américas

El 01ABR20 ante los periodistas convocados para la rueda de prensa diaria sobre la COVID-19, Donald Trump se presentó con los secretarios de Defensa y Justicia Mark Esper y William Barr, el consejero de Seguridad Nacional Robert O’Brien, el jefe del Estado Mayor general Mark Milley, el jefe de Operaciones Navales almirante Michael M. Gilday y el comandante de la Guardia Costera almirante Karl L. Schultz. Esper afirmó que el gobierno Trump se propone “mejorar las operaciones antinarcóticos en el Océano Pacífico Oriental y el Mar Caribe” con el “despliegue de buques, aviones y fuerzas de seguridad adicionales en el Área de Responsabilidad del Comando Sur de los EE. UU. (…) Estas fuerzas adicionales casi duplicarán nuestra capacidad para llevar a cabo operaciones antinarcóticos en la región”. No dejó de llamar la atención la ausencia del almirante Craig Faller, comandante del Comando Sur y basado en la Florida, lo que hizo suponer que la decisión de lanzar el anuncio había sido una precipitada decisión de la Casa Blanca.

Trump se refirió a una gran operación con “22 naciones asociadas” y alegó que “a medida que los gobiernos y las naciones se centran en el coronavirus, existe una creciente amenaza de que los carteles, los delincuentes, los terroristas y otros actores malignos intenten explotar la situación para su propio beneficio”. Esper afirmó que “actores corruptos, como el ilegítimo régimen de Maduro en Venezuela, dependen de las ganancias derivadas de la venta de narcóticos para mantener su poder opresivo” enlazando de esta manera el “tema Venezuela” con el aumento de las fuerzas estadounidenses en tareas antinarcóticos.

Sin duda no se habló en esa ocasión de una acción militar sobre Venezuela sino de un aumento de las operaciones contra el tráfico de drogas, armas y personas que regularmente realiza la denominada “Fuerza de Tarea Conjunta Interagencias del Sur” (JIATF South) dependiente del Comando Sur de EE. UU.

*****

El anuncio de Trump sobre una operación antinarcóticos en aguas del Caribe se producía luego de dos acciones directamente enfocadas sobre los altos jerarcas chavistas. El 26MAR20 el Departamento de Justicia, con el necesario consentimiento del Departamento de Estado, informó sobre procesos judiciales iniciados por la Fiscalía de EE. UU. contra Nicolás Maduro y otros altos jerarcas del régimen acusándolos de tráfico de drogas y narcoterrorismo. Ese día, el Departamento de Estado ofreció recompensas por “información que conduzca al arresto y / o condena” de Maduro y varios de los enjuiciados.

El 31MAR20, el Departamento de Estado de EE. UU. difundió un documento denominado “Marco de Transición Democrática” en el cual exponían una ruta para la redemocratización de Venezuela. El documento ampliaba las propuestas ya presentadas por EE. UU. el 09ENE20 a favor de “un gobierno de transición negociado y ampliamente aceptable” que convoque a elecciones. El documento del 31MAR20 incluía la propuesta hecha por los delegados de Juan Guaidó en las negociaciones con Nicolás Maduro promovidas por el gobierno de Noruega a mediados de 2019.  La renuncia de Maduro y Guaidó a sus condiciones presidenciales y la designación de un Consejo de Estado con participación de chavistas formaba parte del esquema de transición presentado por el secretario de Estado Mike Pompeo. Por cierto, la propuesta de Pompeo no fue bien acogida por todo el gobierno Trump. Algunos altos funcionarios de la Casa Blanca encargados de los temas de seguridad nacional calificaron como “excesivamente diplomático” ese  marco de transición.

Con Maduro en la lista de acusados por la Fiscalía de EE. UU., con una recompensa en su contra y con una oferta de mano suave a cambio de su renuncia, el anuncio de las operaciones militares en el Caribe fue presentado por el chavismo y por algunos sectores opositores venezolanos como la señal de una inminente intervención militar.

*****

La inclusión en la agenda de lo que Trump calificó como la “mayor operación antinarcóticos” sorprendió en diversos medios políticos de EE. UU. El Departamento de Defensa a acababa de ordenar una casi total paralización de las movilizaciones de su personal civil y militar a largo del planeta para evitar contagios. En esos días Trump dedicaba sus intervenciones diarias para advertir a los estadounidenses sobre el alto número de muertes por COVID-19 que los expertos gubernamentales estaban previendo con base en predicciones de la Universidad de Washington. Un informe generado el 29MAR20 por el Instituto de Métricas y Evaluación de Salud de esa universidad colocaba en 81.114 el número de descensos esperables al 04AGO20, además de advertir sobre una inminente crisis por falta de camas hospitalarias y equipos de respiración en varios estados. Aquellos números hicieron que Trump abandonara su posición negacionista del impacto del coronavirus y asumiera temporalmente la línea de promover medidas de control social y paralización de actividades.

Las propias fuerzas militares estadounidenses y especialmente la Armada, se encontraban ese día atendiendo el grave caso de la propagación de COVID-19 entre la tripulación del portaviones USS Theodore Roosevelt detenido en Guam en medio del Pacífico. La decisión del Pentágono de no liberar información sobre casos de COVID-19 entre la tropa fue tomada cuando ya se conocían de diversos casos en bases estadounidenses. Además, el propio desarrollo de la pandemia en EE. UU. había hecho que los protocolos militares para el funcionamiento del gobierno en caso de una grave crisis con el liderazgo civil inhabilitado, ya habrían sido activados bajo responsabilidad del comandante del Comando Norte general Terrence J. O’Shaughnessy, según reportara Newsweek el 18MAR20.

El estado de crispación nacional por el avance de la enfermedad que incluso hacía temer por la continuidad del propio gobierno, no parecía ser el mejor escenario para una inminente acción militar de EE. UU. en Venezuela. Incluso el propio Trump se vio obligado a aclarar en la rueda de prensa del 01ABR20 que “nuestras fuerzas están totalmente equipadas con equipo de protección personal, y hemos tomado medidas de seguridad adicionales para garantizar que nuestras tropas se mantengan saludables”. La aclaratoria del comandante en jefe sobre la protección para evitar el contagio de COVID-19 dejaba claro que la operación anunciada no era la supuesta invasión a Venezuela que inmediatamente denunciara el régimen chavista y sus aliados. El Grupo de Puebla, el nuevo altoparlante internacional de la izquierda radical continental denunció un “escalamiento de tensiones en el área en momentos en que todo nuestro hemisferio debería estar solidariamente unido en torno a atender como prioridad máxima las afectaciones humanas del COVID-19”.

La inminencia de una acción militar sobre Venezuela era tan falsa que una de las naves con las que cuenta el Comando Sur para operaciones en el Caribe, el USS Detroit (LCS 7), se encontraba el 01ABR20 en la base naval de Key West para mantenimiento no programado (emergent repairs). La tripulación del USS Detroit permanecía en puerto bajo estrictas medidas de aislamiento para evitar contagios de COVID-19.

*****

Desde el año 2018, bajo la coordinación de Colombia, se han desplegado en el Caribe y en el Pacífico Oriental operaciones denominadas “Campaña naval y fluvial contra el narcotráfico Orión”. En esas campañas han participado diversas fuerzas y agencias de EE. UU. que integran la JIATF, así como personal militar, policial, tributarios y de inteligencia de una veintena de países incluyendo a España, Brasil, México, Panamá, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala, Nicaragua, Francia, Holanda, Perú, Ecuador, República Dominicana, Trinidad y Tobago, Jamaica, las Antillas neerlandesas y francesas, Argentina, Canadá y Chile.

El 09-10MAY19 en Cartagena de Indias, Colombia, la Armada colombiana fue la anfitriona de una jornada de evaluación de la “Orión 3” ejecutada el año anterior. A su vez, los oficiales operativos y de inteligencia de las armadas presentes adelantaron la planificación de la “Orión 4” que sería ejecutada en el segundo semestre del año 2019.

Tras los anuncios de Trump sobre una gran operación antinarcóticos, el Ministerio  de Defensa de Colombia emitió un comunicado el 05ABR20 señalando que “sobre actuaciones conjuntas  de Colombia con otros países de la región, entre ellos EE. UU., el Ministro Holmes Trujillo explicó a la opinión pública que las autoridades colombianas participan, junto con 22 naciones de América y Europa, en la Campaña Naval Orion que tiene como propósito el intercambio de información que permita a los países fortalecer sus capacidades de interdicción de drogas ilícitas”. El 07ABR20, el presidente colombiano Iván Duque anunció el inicio de “Orión 5” que según voceros militares de EE. UU. es una operación con apoyo estadounidense que se efectúa en paralelo a la operación anunciada por Trump.

*****

Durante sus comparecencias ante el Comité de Servicios Armados del Senado el 30ENE20 y ante el comité homólogo de la Cámara el 11MAR20, el almirante Craig Faller, comandante del Comando Sur, se refirió a la amenaza que para la seguridad de EE. UU. representa la creciente presencia de Rusia y China y de “organizaciones criminales trasnacionales” en el hemisferio. Según Faller el Hemisferio Occidental es un “espacio crítico en la competencia global”. En su comparecencia ante la Comisión de Servicios Armados de la Cámara, Faller afirmó que “habrá un aumento en la presencia militar estadounidense en el hemisferio a finales de este año. Esto incluirá una mayor presencia de barcos, aeronaves y fuerzas de seguridad para tranquilizar a nuestros socios… y contrarrestar una serie de amenazas que incluyan el narcoterrorismo ilícito”. El anuncio de Trump del 01ABR20 se correspondía con lo advertido previamente con Faller. Si bien el Comando Sur se muestra renuente a informar sobre la incorporación de nuevos “activos”, el 13ABR20 divulgó que el destructor misilístico USS Pinckney (DDG 91) había sido transferido a la Cuarta Flota para sumarse a las tareas de la JIATF South. Previamente el USS Pinckney formaba parte del grupo de naves de combate del portaviones USS Theodore Roosevelt en aguas del Pacífico.

*****

El 17ABR20, el almirante Craig Faller ofreció una rueda de prensa, vía telefónica, en la cual afirmó que “esta operación no está dirigida específicamente a Maduro, pero Maduro es cómplice y está involucrado en el narcotráfico”. Negó que la operaciones del Comando Sur estuvieran orientadas a una intervención militar en Venezuela agregando que la “estrategia y la política del gobierno de EE. UU. con Venezuela continúa siendo una presión diplomática y económica”. También indicó que el Comando Sur “trabaja con otras naciones asociadas y nuestro Departamento de Estado para que estemos listos para los tipos de asistencia que podrían requerirse en un entorno posterior a Maduro”.

Faller precisó algunos detalles de la “operación” anunciada por Trump resaltando que “hemos mantenido nuestras operaciones contra los narcotraficantes, así que esto no es algo nuevo que comenzó el primero de abril”. “El Comando Sur ha estado realizando misiones antinarcóticos durante muchos años. Recientemente, basado en un reconocimiento de la amenaza, el presidente aprobó un mayor nivel de fuerzas para esta misión” y el almirante enfatizó que “el presidente aprobó esta operación, antes de que el mundo se viera envuelto en la crisis COVID”.

Igualmente Faller dejó entender que la pandemia de la COVID-19 ha alterado los planes de acción militar: “nuestra misión prioritaria en el Comando Sur ha sido la salud y la seguridad de nuestra fuerza laboral, y equilibramos esa misión con la necesidad de llevar a cabo nuestras misiones esenciales de defensa nacional, como los antinarcóticos”.

Por cierto, Faller calificó a los gobiernos de Brasil y Colombia como “nuestros mejores socios” en materia de seguridad.

*****

El régimen chavista estaría impidiendo una operación del gobierno brasileño para evacuar a su personal diplomático que permanece en Caracas.

El 02MAR20 la cancillería brasileña convocó al Palacio de Itamaraty a funcionarios diplomáticos acreditados por Nicolás Maduro y que permanecen en Brasil controlando las instalaciones de la Embajada de Venezuela y los diversos consulados. Jair Bolsonaro no reconoce el gobierno de Maduro y desde 2019 interactúa oficialmente con María Teresa Belandria, la enviada de Juan Guaidó, quien recibe tratamiento de embajadora y Jefe de Misión diplomática en Brasilia. Los funcionarios de Itamaraty informaron a los enviados de Maduro sobre la decisión de cerrar la Embajada en Caracas y les requirieron abandonar Brasil antes del 02MAY20 cuando serían declarados “persona no grata” y expulsados del país. Itamaraty les propuso realizar una retirada recíproca y simultanea de los funcionarios de las respectivas Embajadas.

El 13MAR20 cuando el ministro de Defensa chavista Vladimir Padrino contactó telefónicamente al ministro Fernando Azevedo e Silva a propósito de la pandemia de COVID-19, el brasileño habría solicitado coordinar el viaje a Venezuela de una aeronave militar para trasladar a Brasilia un grupo de aproximadamente setenta, formado por el personal de la embajada en Caracas (diplomáticos, militares y administrativos) y sus familias. De esa manera se cumpliría la decisión del gobierno Bolsonaro de cerrar sus misiones diplomáticas y consulares en Venezuela. El Ministerio de Defensa de Brasil suponía erradamente que tras la conversación entre Padrino y Azevedo contaría con la autorización para el viaje de evacuación el cual fue programado por la Fuerza Aérea Brasileña para el 18ABR20. Según una nota del 14ABR20 de la revista brasileña Oeste, el gobierno Maduro no había autorizado la operación luego de meses de negociaciones.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Recompensa para capturar a Maduro es la cuarta más alta en la historia de EE.UU.

El gobierno de Estados Unidos, acusó el 26 de marzo de narcotráfico y terrorismo a Nicolás Maduro y a 13 funcionarios ligados a su gobierno. Por ende, ofrecieron una suma de dinero importante como recompensa, para quienes tengan información que contribuya a la detención de estas personas.

William Barr, secretario de Justicia de EEUU, indicó que el Departamento de Estado entregará 15 millones de dólares a quien ayude a detener a Maduro. Esta recompensa oficial ofrecida por el mandatario venezolano, se posiciona como la cuarta más alta de la historia estadounidense por la captura de un criminal internacional.

Según reseño Infobae, el listado es encabezado por Osama Bin Laden, quien fue asesinado en mayo de 2011 en Pakistán. La recompensa que ofreció EE.UU. por este personaje, el cual lideró el ataque a las Torres Gemelas, fue de 25 millones de dólares.

Por otra parte, el terrorista egipcio Ayman al-Zawahiri, actual líder de Al Qaeda, es el hombre más buscado por la justicia de Estados Unidos. El Departamento de Estado ofrece 25 millones de dólares para quien ayude concretar su captura.

Lo mismo sucede con el narcotraficante mexicano, Rafael Caro Quintero, por quien ofrecen 20 millones de dólares. La justicia estadounidense se mantiene tras su pista.

Seguido de estos tres delincuentes internacionales, el gobierno de EE.UU. posicionó a Nicolás Maduro (ofreciendo 15 millones de dólares), tildándolo de tener nexos con el terrorismo y el narcotráfico.

Es importante mencionar que la recompensa ofrecida por la captura de Maduro, es incluso superior a la que EEUU oficializó para detener a Abu Bakr al-Baghdadi, el jefe del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS), quien fue abatido en octubre del 2019 en Siria. Ofrecían 10 millones como recompensa.

OFAC agrega a su lista de sanciones a subsidiaria de Rosneft por apoyar al gobierno de Maduro

La Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó este jueves 12 de marzo a TNK Trading International S.A. (TTI), subsidiaria de la estatal rusa Rosneft Oil Company, por operar con el sector petrolero venezolano.

El 18 de febrero de 2020, la empresa rusa Rosneft Trading S.A. (RTSA) fue sumada a la lista de sancionados de la OFAC por exportar el crudo venezolano a mercados internacionales. La OFAC emitió un comunicado en el que asegura que el petróleo venezolano manejado por RTSA fue asignado a TTI para evadir las sanciones impuestas por EE.UU. 

Junto a Rosneft, su presidente, Didier Casimiro, también fue sancionado por mantener relaciones comerciales con el gobierno de Maduro.

“TNK Trading International S.A. es otra filial de Rosneft que gestiona la venta y el transporte de petróleo crudo venezolano, que está sujeto a sanciones”, dijo el secretario del Tesoro Steven T. Mnuchin. “La administración de Trump sigue comprometida a atacar a quienes apoyan la explotación del régimen corrupto de los activos petroleros de Venezuela”.

Rosneft obtuvo control de TTI en diciembre 2017. Esta empresa está registrada en el Cantón de Ginebra, Suiza. Participa en el comercio, el procesamiento y el transporte de materias primas, en particular petróleo sin refinar y productos derivados del petróleo, aseguró el comunicado del Departamento del Tesoro.

El embajador de Venezuela ante EEUU designado por Guaidó, Carlos Vecchio, expresó por Twitter que Rusia es «el principal sostén de la dictadura de Maduro».

 

El Departamento del Tesoro señala que ambas subsidiarias de Rosneft manejaron un gran porcentaje de las exportaciones de petróleo de Venezuela en 2019. En enero de 2020, TTI compró casi 14 millones de barriles de petróleo crudo a Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

El gobierno norteamericano sostiene que las sanciones no tienen que ser permanentes, pero que están destinadas a buscar una solución a la crisis que atraviesa Venezuela, con más de dos años en hiperinflación y rumbo al séptimo en recesión.

Simultáneamente, la OFAC está emitiendo la Licencia General 36A para autorizar ciertas transacciones y actividades, que normalmente son incidentes y necesarias, para cerrar las transacciones que involucran RTSA o TTI hasta el 20 de mayo de 2020.

“Como resultado de la acción de hoy, todos los bienes e intereses en propiedad de TTI que se encuentran en los Estados Unidos o en posesión o control de personas estadounidenses, y de cualquier entidad que sea propiedad, directa o indirectamente, del 50% o más del designado individuos y entidades, están bloqueados y deben ser reportados a la OFAC”.

Venezolanos en EE.UU. podrán aplicar a Cartas de No Objeción a partir del #19Feb

El ministro consejero de la Embajada de Venezuela en EE.UU, Gustavo Marcano, anunció que los venezolanos podrán aplicar a la Carta de No Objeción a partir del miércoles 19 de febrero.

Las Cartas de No Objeción ayudan en la canalización de los flujos migratorios para los residentes de otras nacionalidades en Estados Unidos. Eso permite que los ciudadanos que se encuentren allí con visa de intercambio educacional y cultural o de estudiante pueda cambiar su estatus migratorio.

Los ciudadanos que se encuentran en Estados Unidos podrán tramitarla a través de la página web de esa instancia diplomática us.embajadavenezuela.org. Brian Fincheltub, director de asuntos consulares de la sede diplomática, indicó que se puede obtener mayor información los venezolanos en EE:UU. pueden inscribirse en el registro único consular.

“Seguimos trabajando en otros proyectos para los venezolanos”, resaltó Marcano en declaraciones a Sergio Novelli.

Además de ello, Marcano indicó que el proyecto de ley sobre el Estatus de Protección Temporal está paralizado en el Senado de Estados Unidos.

El embajador afirmó que representantes de la Embajada de Venezuela en esa nación visitarán centros de detención en los que se encuentran recluidos migrantes venezolanos.

«La misión diplomática no tenía los recursos para ir a los diferentes centros de detención, este proyecto fue aprobado y podremos asistir a estos lugares», recalcó.

 

EE.UU endurece controles de exportación para China, Rusia y Venezuela

La Oficina de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento de Comercio de EE. UU. indicó que está modificando sus regulaciones para ampliar los requisitos de licencia para las exportaciones de artículos destinados a aplicaciones militares en China, Rusia y Venezuela.

El inicio de la regla propuesta, que ocurrió en noviembre, tiene como objetivo agregar controles de exportación de tecnologías para “usuarios finales militares” en China y ampliará la definición ya existente de “uso final militar” para China, Rusia y Venezuela.

BIS usará este normativa para aumentar los cantidad y tipos de artículos de EE. UU. que requieren una licencia de exportación según el Suplemento No. 2 y la Parte 744 en las Regulaciones de la Administración de Exportaciones.

Además, esta regulación incluirá requisitos de presentación de información electrónica en el Sistema Automatizado de Exportación (AES) del gobierno de los EE. UU. para las exportaciones a China, Rusia y Venezuela.

La regla propuesta se incluyó en la Agenda Semestral de Reglamentos de Otoño 2019 del Departamento de Comercio. La agenda se publicó en el Registro Federal del 26 de diciembre.

La agenda regulatoria del departamento para el otoño de 2019 incluye actividades reguladoras que serán llevadas a cabo por las agencias del departamento del 1 de octubre al 30 de septiembre de 2020.

No se proporcionaron más detalles en la agenda regulatoria semestral del Departamento de Comercio sobre cuándo BIS publicará su regla final para ampliar los requisitos para los usuarios finales militares y los usos finales relacionados con las exportaciones a China, Rusia y Venezuela.

*Con información de Yahoo Finance.