Monitor de Víctimas - Runrun

MONITOR DE VICTIMAS

#MonitorDeVíctimas | Matan a hombre en Catia en medio de un robo en autobús
Se presume que la víctima, de 50 años de edad, se resistió a entregar su celular al delincuente que lo abordó

Sandra Guerrero

 

A José Gregorio Parada Escalante lo mató un delincuente dentro de una camioneta de pasajeros. El hecho ocurrió entre 1:00 y la 1:30 pm del pasado miércoles 22 de septiembre.

De acuerdo con las primeras versiones de lo ocurrido, Parada Escalante se habría resistido a ser despojado de su celular. El suceso se registró cuando la víctima regresaba a su domicilio, en la calle Panorama de Los Magallanes de Catia, parroquia Sucre del municipio Libertador del Distrito Capital.

La narración de lo ocurrido la hicieron allegados de Parada Escalante, que tenía 50 años de edad. Explicaron que por ser semana radical el hombre no estaba laborando, era trabajador bancario. Fue por eso que aprovechó para salir a realizar unas compras para el almuerzo.

Según este mismo relato, cuando la víctima regresaba a su residencia en transporte público, se levantó de su asiento un delincuente que viajaba en esa misma camioneta y procedió a perpetrar un robo colectivo.

Lo primero que hizo el asaltante  fue dirigirse a  Parada Escalante, a quien le pidió el celular y como este se resistió le dio un tiro en la parte posterior de la cabeza que le ocasionó la muerte en forma instantánea.  Algunos pasajeros abandonaron la unidad mientras otros trataron de prestarle auxilio.

Parada Escalante era padre de cinco hijos y el penúltimo de siete hermanos. Una comisión de funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) se encargó de las pesquisas para identificar y detener al autor del homicidio.

 

También lo mataron de un disparo en la cabeza

Cuatro días antes había sido asesinado Carlos Eduardo Vilchez Ortiz en el área metropolitana de Caracas. El homicidio lo perpetraron delincuentes que le propinaron un disparo, que también fue en la cabeza. El hecho ocurrió el sábado 18 de septiembre en un sector de Santa Cruz del Este.

El cadáver quedó expuesto en vía pública hasta el amanecer del día siguiente, domingo 19 de septiembre, cuando una comisión de funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales o Criminalísticas (Cicpc) lo trasladó a la morgue de Bello Monte.
Allegados de la víctima manifestaron desconocerlo el móvil del homicidio.

#MonitordevictimasCaracas | Denuncian asesinato de dos hombres supuestamente a manos de miembros del Cicpc
Uno de los casos ocurrió en San Martín y el otro, en el barrio Las Minas de Baruta. En ambos casos los funcionarios llegaron hasta las viviendas de las víctimas

Dos hombres habrían sido asesinados por funcionarios adscritos al Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), según denuncias formuladas por familiares de las víctimas que hablaron con la prensa en la Morgue de Bello Monte, donde realizaban los trámites para retirar los cadáveres y darles sepultura.

El primer caso corresponde a Darwin López, de 35 años de edad, quien resultó muerto en un supuesto enfrentamiento ocurrido en el sector Las Minas del municipio Baruta. Sus parientes niegan la versión de un enfrentamiento. Aseguran que la policía llegó a la casa donde López se encontraba junto a su hija de 2 años de edad.

“Él estaba con la niña y los funcionarios se metieron, no sabemos qué pasó, pero lo mataron, no sabemos si fue delante de la niña o si la sacaron, cuando llegué la pequeña estaba afuera”, señaló un allegado de la víctima.

“Darwin no tenía problemas con la policía, era un trabajador, un hombre decente, no tenía armas de fuego, si ellos (la policía) estaban buscando a un Darwin, se equivocaron de persona, mataron a un inocente”, aseveró uno de sus familiares.

El segundo caso fue el de Yoiker Méndez, de 21 años de edad. Lo mataron el pasado martes martes 21 de septiembre cuando se encontraba en compañía de su mamá, Rosa Gómez; su hermana, su pareja y el hijo de esta, un pequeño de cuatro años edad. Todos estaban reunidos cuando llegaron las comisiones del Cicpc.

“Ellos llegaron a la casa, ubicada a escasos metros de la Maternidad Concepción Palacios, tumbaron la puerta y nos sacaron a todos. A mí me agarraron por el brazo y a la fuerza me tiraron a la calle, tanto fue que me dejaron unas marcas. A Yoiker, que estaba durmiendo, no lo sacaron, lo dejaron dentro de la casa y al rato escuchamos los disparos. Dijeron que fue un enfrentamiento, pero cómo se iba a enfrentar si ya lo tenían dominado. Luego se lo llevaron y no nos quisieron decir adónde. Nosotros creíamos que lo llevaron a un CDI cercano, a un hospital, pero nada”, indicó un pariente.

“Mi hijo se había portado mal, pero ya estaba corregido, se había enfermado de tuberculosis y dejó la calle y todo lo malo. Tenía a su pareja embarazada y nos acompañaba a una iglesia evangélica. Estaba buscando trabajo formalmente. Reconozco que él robaba y se portaba mal, pero no mató a nadie. Es una lástima que me lo mataran cuando estaba enderezándose”, agregó.

Al menos 560 muertes acumula el Cicpc desde 2017

Según datos recopilados por el Monitor de Víctimas, al menos 566 personas han muerto a manos de funcionarios del Cicpc desde el año 2017, cuando se inició el levantamiento de los datos de muertes violentas en Caracas.

De esta cifra, al menos 290 casos (51,24%) corresponden a presuntas ejecuciones extrajudiciales, mientras que 244 (43,11%) fueron definidos como casos de resistencia a la autoridad. En otros 17 casos (3%) el móvil de la muerte estaba por determinar, en 5 (0,88%)  la muerte se produjo como consecuencia de que la víctima quedó en el medio de la línea de fuego; en cuatro (0,71%) la muerte fue producto de venganzas.

El municipio con más muertes a manos de los detectives del Cicpc es Libertador, con 345. Le sigue Sucre, con 177; Baruta, con  27; Chacao, co 11, y El Hatillo 9.

#MonitordevictimasCaracas | Ya suman tres los fallecidos del robo frustado en la avenida Urdaneta
La más reciente víctima fue Arturo Briceño, quien trabajaba en una joyería situada al lado del
negocio al cual incursionó el grupo delictivo que iba a perpetrar la fechoria

A tres ascendió el número de fallecidos que resultaron luego del tiroteo que se registró el
pasado 11 de septiembre en la avenida Urdaneta, cuando un grupo delictivo intentó perpetrar
un robo en un establecimiento comercial.

Luego de ser sometido a varias intervenciones quirúrgicas en el abdomen falleció Arturo
Briceño, que ese día fue impactado por un proyectil en el abdomen.

La víctima trabajaba en una joyería situada al lado del negocio al cual incursionó el grupo delictivo que iba a perpetrar la fechoria.

Las otras víctimas de ese suceso fueron identificadas, el día del asalto que fue frustrado,
como Edwin Blanco, oficial jefe de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y Julio César
Martínez.

En el suceso resultaron heridos otros dos hombres que fueron impactados en las piernas por
proyectiles cuando transitaban por el lugar. Ambos fueron trasladado a un centro asistencial.

Como se recordará, esa mañana un grupo delictivo llegó a la avenida Urdaneta para cometer
un robo, cuestión que no pasó inadvertida para una comisión de la PNB que estaba cerca.

Los uniformados intentaron aprehender a los asaltantes, quienes accionaron sus armas de
fuego y fue entonces cuando se produjo un tiroteo. En ese hecho Blanco recibió tres
impactos de proyectil en la cabeza que le ocasionaron la muerte.

 

#MonitorDeVíctimasLara | Responsabilizan a funcionarios de las FAES de matar a 2 hombres en 12 horas en el municipio Iribarren
De acuerdo con los familiares de los fallecidos, cada una de las víctimas se encontraba en su respectiva vivienda cuando llegaron los uniformados

Jorge Luis Camacaro Rodríguez, de 31 años de edad, y Yoelvis Antonio Camacaro, de 22 años, murieron el mismo día, el pasado 10 de septiembre, ambos a manos de miembros de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES). Esta es la información que ha trascendido hasta ahora con respecto a sus muertes.

Los fallecimientos ocurrieron en hechos ocurridos en sectores diferentes del municipio Iribarren, estado Lara. Sin embargo, los uniformados usaron el mismo patrón: los mataron dentro de sus respectivas casas. Así lo aseguraron allegados de los occiso, que denunciaron que se trató de presuntas ejecuciones extrajudiciales.

“Tener un registro policial en Venezuela es una condena de muerte para las personas. A Jorge Luis quieren ponerlo como un azote de barrio y no es así”, sostuvo un familiar del occiso.

 

Camacaro Rodríguez murió el pasado viernes 10 de septiembre. Según relataron testigos, funcionarios de las FAES llegaron a su casa, ubicada en el sector Brisas de Carorita III, al norte de Barquisimeto. El hombre vivía con su esposa. Eran las 5:00 de la madrugada cuando las autoridades tumbaron la puerta y sin ninguna orden judicial irrumpieron en ese hogar. Se supo que sacaron a la esposa de la víctima y la dejaron a varios kilómetros.

Allegados a la familia contaron que fue en ese momento que ajusticiaron a Camacaro Rodríguez, cuyo cadáver presentó un disparo en el tórax y múltiples hematomas.

La versión policial lo señaló como un presunto azote y miembro de banda “Los Pocholos”, dedicada a la distribución de droga en Barquisimeto.

“Hace más de un año salió en libertad plena y actualmente estaba trabajando como barbero. Estaba haciendo sus cosas bien y se estaba portando bien”, comentó un pariente.

 

Familiares del occiso aseguran que antes de matarlo le tomaron una fotografía con un arma en las manos, que luego fue difundida en redes sociales.

Lo reconocieron 4 días después

Doce horas después de la muerte de Camacaro Rodríguez resultó muerto Yoelvis Antonio Camacaro, de 22 años de edad. El muchacho se encontraba en una vivienda ubicada en el sector Indio Manaure, al noreste de Barquisimeto, cuando llegaron los funcionarios de las FAES a quienes señalaron como responsables de su muerte.

Se supo que desde el viernes 10 de septiembre sus familiares no sabían nada de él, pero no fue sino hasta el martes 14 de ese mismo mes cuando lo reconocieron en la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda.

El cuerpo ya estaba en avanzado estado de descomposición, debido a que las cavas para mantener los cadáveres en ese lugar no sirven.

Monitor de Víctimas pudo conocer que cuando los familiares reconocieron el cadáver de inmediato les indicaron a los trabajadores del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (SENAMECF) que no tenían como cubrir los gastos funerarios y que por eso no retirarían el cadáver. Ya fue iniciado el proceso en el Registro Civil para que el Estado lo llevara a una fosa común.

 

Según la minuta policial, el joven presentaba registros policiales desde el año 2016 por el delito de hurto. El último data del año pasado.

#MonitorDeVíctimasLara | Joven de 21 años murió luego de ser arrollado intencionalmente
La víctima estuvo agonizando en un hospital de Barquisimeto durante cuatro días. Aseguran que el señalado victimario lo atropelló argumentando que le caía mal

Jonathan José Pérez, de 21 años de edad, murió tras cuatro días de agonía en el Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto. El hombre fue arrollado de manera intencional, en hechos ocurridos en la población de Guárico, municipio Morán del estado Lara.

El domingo 5 de septiembre el joven estaba junto a su primo en la manga de coleo Doña Emilia de Pérez, ubicada en el caserío San José de Guarico. Iba a observar una becerrona, práctica similar a los toros coleados.

Tras unos minutos compartiendo en dicho lugar, se les acercó un hombre contextura gruesa y piel morena, que le dijo al primo de Pérez que este le caía mal. Hubo una discusión y el recién llegado sacó un cuchillo e hirió en varias partes del cuerpo precisamente a Pérez.

Guiado por su primo el herido se iba a retirar del lugar. Familiares detallaron que cuando los dos se estaban alejando el agresor, quien supuestamente es conocido como “Patas Blancas”, caminó unos metros, se montó en una camioneta tipo Machito, color verde, y aceleró, arrollando a ambos primos. Pérez se llevó la peor parte, su pierna quedó destrozada.

 

La víctima fue trasladada al ambulatorio de Guarico, desde donde fue referido al Hospital Dr. Egidio Montesinos de El Tocuyo, ubicado en el municipio Morán. Tanto en ese centro asistencial como en el primero no tenían los insumos necesarios para atenderlo, por lo que fue enviado hasta el referido hospital de Barquisimeto. Había perdido mucha sangre. Murió el jueves 9 de septiembre.

Buscan a “Patas Blancas”

Al parecer existe en contra de “Patas Blancas”, cuyo nombre se corresponde con las siglas L.S., una orden de captura por su presunta responsabilidad en este caso. Hasta ahora sigue prófugo.

Pérez era ayudante de agricultura y trabajaba en sembradíos de café. Sus familiares pidieron justicia y que el Cicpc busque al señalado responsable para que eviten que emigre, pues presumen que pueda irse a Colombia.

 

#MonitorDeVíctimasCaracas | Denuncian que funcionarios de la DIP mataron a un obrero en su casa en Casalta 3
El hermano de la víctima negó que se hubiera presentado un enfrentamiento, como quedó asentado en el acta de defunción de la víctima

 

@franzambranor

Kellis Troski Castillo denunció en la morgue de Bello Monte de Caracas funcionarios asesinaron a su hermano, Kevin Kenny Castillo, de 28 años de edad, el pasado lunes 13 de septiembre a las 5:30 de la mañana. Los hechos ocurrieron dentro de la residencia del occiso, ubicada en Casalta 3, en Catia.

De acuerdo con la versión del pariente del fallecido, los supuestos responsables del homicidio son miembros de la Dirección de Investigaciones Penales (DIP), organismo adscrito a la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Castillo aseguró que su hermano fue ajusticiado de un tiro en el tórax. «Sacaron a mi mamá y a mi hermana de la vivienda. A él lo golpearon, después lo subieron a la segunda planta y ahí lo mataron», dijo.

El hombre aseguró que en el certificado de defunción colocaron que había sido un enfrentamiento. «Mi hermano no era un delincuente, no estaba armado, tampoco estuvo preso. Es un abuso lo que hacen, además lo hicieron delante de su familia», aseveró.

Castillo indicó que su hermano era obrero, pero que actualmente estaba desempleado. Era el menor de una familia de ocho hijos y dejó huérfano a un niño de meses de nacido. Denunció además que le negaron la posibilidad de velar a su familiar.

#MonitorDeVíctimasLara | Por asesinato a golpes de un bebé buscan a su papá, un menor de 15 años
El infanticidio se cometió en la parroquia Tamaca, al norte de Barquisimeto, estado Lara. La mamá del pequeño fue detenida y presentada en tribunales

 

@KaryPerazaR

Más de 15 días han pasado desde el asesinato de Jhoander David Pérez Pérez, un bebé de 11 meses de nacido. El presunto autor del infanticidio es el padre del menor. Hasta ahora funcionarios del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) Lara no han podido dar con él.

El suceso ocurrió el pasado 30 de agosto a las 11:30 a.m. Los doctores que estaban de guardia en el ambulatorio de Tamaca, ubicado al norte de Barquisimeto, estado Lara, recibieron al bebé, que en ese momento estaba inconsciente. Murió a los segundos de ser ingresado.

Los médicos observaron golpes en el cuerpo del pequeño, especialmente en el área del pecho, por lo que de inmediato llamaron a funcionarios del CICPC, que interrogaron a Rosalinda Coromoto Pérez Pérez, una joven de 20 años de edad, quien fue la que llevó al niño al centro asistencial e indicó que era su hijo.

La mujer relató que no se encontraba en la vivienda para el momento del hecho. Aseguró que dejó al infante con su padre, un joven de 15 años de edad, y que cuando regresó a casa el bebé estaba como desmayado, no se movía.

Según ese relato, para ese momento ya el joven no se encontraba en la vivienda, por lo que Pérez Pérez corrió buscando ayuda entre los vecinos para trasladar al niño hasta el mencionado ambulatorio.

El cadáver del pequeño fue trasladado a la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto.

Una comisión del Eje de Homicidios del CICPC se trasladó hasta la casa de la familia del presunto responsable, pero no se encontraba en ese lugar. Los parientes del menor indicaron que no lo habían visto. Mientras a la mamá del bebé la trasladaron a la sede del CICPC para continuar con las investigaciones.

Fuentes aseguraron que tras algunos interrogatorios a la mujer se supo que el bebé era supuestamente maltratado por su padre. A la mujer la dejaron privada de  libertad. Fue presentada ante los tribunales larenses por el delito de trato cruel contra su pequeño hijo.

El martes 31 de agosto le realizaron la autopsia al pequeño y constataron que tenía traumatismo en el tórax cerrado. Presumen que fue sometido a una fuerte presión en el pecho, determinando así que fue asesinado a golpes.

Se enteran por la radio

El mismo día que hacían la autopsia del infante a la morgue del Hospital Central llegó la abuela materna del pequeño. La mujer, que vive en la parroquia Unión, se enteró por las noticias de la radio que su nieto estaba muerto.

La abuela del bebé relató a Monitor de Víctimas que tenía una semana que no veía a su hija. “Ella llegó a la casa sin el niño, ese día la regañé, le dije que si era loca, que por qué lo dejaba solo”, contó.

La mujer explicó que le había pedido en varias ocasiones a su hija que se quedara en su casa con el bebé, pero que no pasaban más de cinco días con ella y luego regresaba a la vivienda con el adolescente que tenía como pareja.

#MonitorDeVíctimasTáchira | ELN sería responsable del asesinato de 4 hombres en distintos hechos
Los homicidios se registraron en el estado Táchira durante la segunda semana del mes de septiembre. Estos crímenes se le atribuyen al Ejército de Liberación Nacional, grupo guerrillero que estaría operando en los municipio Córdoba y García de Hevia

@yamilejimenezu

 

Danny Isaac Labrador, de 22 años de edad, fue secuestrado y asesinado a tiros en el municipio Córdoba del estado Táchira. Según allegados a la víctima, los responsables del crimen serían miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

“¡Auxilio me van a matar!”, ese fue el grito desesperado de Labrador, quien fue sacado de su casa el pasado domingo 5 de septiembre antes de la medianoche. Sus dos hermanos y un tío aseguraron haber presenciado loocurrido, pero no pudieron hacer nada porque los apuntaron con armas de alta potencia y los amenazaron de muerte.

Testigos contaron que unos 6 hombres vestidos de negro con armas largas y con mira ingresaron a la casa del joven, ubicada en el sector C Lomas del Viento parte baja.

La familia de la víctima y vecinos del sector vieron cuando se llevaron al muchacho, descalzo y en franelilla, hacia una zona boscosa. “Gritaba y lloraba, decía: ‘¡auxilio, ayúdenme, me van a matar!’ Eran guerrilleros, dijeron que no nos metiéramos, que venían por él”, contó un testigo del hecho.

 

No supieron más de él hasta dos días después, el martes 7 de agosto, cuando efectivos de la Policía del Táchira encontraron su cadáver con múltiples impactos en el rostro, el cuello y la espalda. Estaba en la vía principal de San Joaquín, en el municipio Córdoba.

“Era la gente del monte, tenían las armas que ellos usan, llegaron con un miliciano de la zona que entregó a Danny Isaac”, contó un allegado.

¿Ocurrió porque presenció una violación?

Se conoció que hace dos meses el hombre y sus hermanos presenciaron cuando un joven de 15 años de edad abusaba de una niña de 12. Al parecer ellos comentaron lo ocurrido. Habría sido esto lo que le costó la vida a Labrador. El adolescente supuestamente responsable de este hecho al parecer es hijo de una mujer que hace parte de un consejo comunal, que supuestamente estaría implicada en el hecho

De acuerdo con parientes del occiso, los hermanos Labrador recibían amenazas desde que comentaron lo que habían presenciado. “Existen audios y mensajes donde los amenazaban. Luego nos enteramos que se comunicaron con los hombres del monte para que vinieran a buscar a Danny y lo mataran”, explicó una fuente.

“Patrón necesito que me desaparezcan a esos chinos porque se la están dando de malandritos”, se leía en un mensaje que fue mostrado al equipo de Monitor de Víctimas.

Los hermanos, con miedo

Los hermanos de la víctima, de 20 y 15 años de edad, temen por sus vidas. La familia exige a las autoridades que hagan justicia e investiguen este crimen, presuntamente ejecutado por el ELN.

Dejaron una nota junto al cadáver

Cerca del cuerpo de Labrador, los asesinos dejaron una lámina de papel bond, que decía: “Sigan Robando y Bendiendo (SIC) Droga Así Van a Quedar».

La Brigada contra Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) Táchira colectó como evidencias cinco conchas de bala calibre 9mm y un proyectil blindado parcialmente deformado.

Aunque según el mensaje el joven fue asesinado por cometer hechos delictivos, todo apunta a que él fue objeto de una venganza por haber presenciado presuntos actos lascivos.

Otro joven fue asesinado en ese mismo municipio

Menos de una semana después, en circunstancias similares y también en el municipio Córdoba fue registrado otro homicidio. En este caso la víctima era de nacionalidad colombiana y fue identificada como Luis Alberto Pérez Becerra, de 23 años de edad. El cadáver del hombre fue localizado a unos 200 metros de la vía principal que conduce a la capital de ese municipio, Santa Ana.

El cuerpo, que no había sido retirado de la morgue de San Cristóbal hasta el cierre de esta nota, fue encontrado con múltiples impactos de bala. Las autoridades manejan como móvil el ajuste de cuentas.

Los habitantes del municipio Córdoba están alarmados, aseguran que grupos irregulares se han dado a la tarea de asesinar a jóvenes de la zona. Insisten que al parecer podría tratarse de un plan de exterminio en el que estaría participando un frente del ELN.

La guerrilla habría asesinado a otro hombre

Siguiendo con la racha de violencia, el sábado 11 de septiembre fue localizado en la carretera Panamericana, sector El Carira del municipio García de Hevia, el cuerpo de un hombre con múltiples impactos de bala.

La víctima fue identificada como Julián Alba Ortiz, de 48 años de edad. El hombre, de nacionalidad colombiana, era agricultor y obrero.

Según relataron familiares del occiso a los cuerpos de seguridad, Ortiz estaba desaparecido desde el 3 de agosto, cuando fue secuestrado por un grupo armado que se lo llevó a la fuerza.

Otra víctima

Durante la primera semana de septiembre, Cleider Gerardo Chacón Hernández, de 28 años de edad, fue asesinado por presuntos miembros del ELN, tras ser secuestrado en el mes de junio.

El joven era un comerciante, según indicaron familiares en la morgue y tenía una hija menor de edad.

El cuerpo del hombre fue localizado abaleado el 2 de septiembre, en el sector Las Adjuntas, vía a Peribeca.

Esta víctima había sido secuestrado desde el mes de junio, cuando un grupo de sujetos, se lo llevó por la fuerza, de su casa, en la invasión de San Antonio del Táchira.