Monitor de víctimas - Runrun

MONITOR DE VICTIMAS

#MonitorDeVíctimas | Una mujer fue asesinada de tres puñaladas en Torres de Boquerón
Se dirigía a su vivienda en compañía de una amiga luego de celebrar su cumpleaños. Dos hombres en moto las atacaron para robarlas

Jennifer del Carmen Brito González, de 26 años de edad, fue asesinada de tres puñaladas cuando regresaba a su residencia luego de celebrar su cumpleaños en la casa de una amiga. El hecho se registró en el sector Las Torres de Boquerón, en Propatria, municipio Libertador, el sábado 9 de noviembre.

Familiares de la joven indicaron que cerca de las 4:00 am, Brito González y su compañera salieron desde el Kilómetro 12 de El Junquito hasta Boquerón. Agregaron que en el trayecto fueron atacadas por un par de hombres que viajaban en una moto.

Los deudos comentaron que el parrillero se bajó con un cuchillo y le dio tres puñaladas a Brito González: en el brazo, corazón y en una pierna. Por su parte, a su amiga también la cortaron, pero no resultó herida de gravedad.
A Brito González la trasladaron al hospital José Gregorio Hernández, mejor conocido como Magallanes de Catia, mientras que a su amiga, cuya identidad se desconoce, fue llevada al Periférico de Catia. Brito falleció horas después de haber sido ingresada mientras su acompañante fue dada de alta.

Se conoció que a Jennifer del Carmen le robaron sus pertenencias. Deja cuatro hijos: uno de 10, otro de ocho, un tercero de siete y el último de cuatro años.

La policía científica tiene en su registro la muerte de Andrea Calderón, de 14 años, cuando intentaba entrar al concierto del cantante de trap Neutro Shorty. La directora del Pérez de León II, Zaira Medina, negó haber informado acerca de la muerte de tres adolescentes que llevaron a ese hospital. Ninguna autoridad ha dado un parte oficial, a dos días del suceso.
 

En los hospitales Ana Francisca Pérez de León II y Dr. Domingo Luciani ofrecieron infromación falsa acerca de la cantidad de fallecidos que hubo en la estampida previa al concierto del cantante de trap Neutro Shorty, en el Parque del Este.

Zaira Medina, directora del hospital Pérez de León II, dijo el sábado 9 de noviembre al periodista de Efecto Cocuyo que habían ingresado tres adolescentes sin signos vitales. Los identificó como Bárbara Calderón, Daniela Rodríguez y un adolescente de apellido Jiménez. Todos de 14 años. 

Sin embargo, este lunes 11 de noviembre Crónica.Uno se comunicó con la doctora Medina para corroborar los datos, en vista de que esos cadáveres no se encontraban en la medicatura forense de Bello Monte —según fuentes internas— ni tampoco sus familiares. Y respondió:

“Eso es falso. Yo no le he dado ninguna información a nadie ni he hablado con periodistas. Yo no estoy autorizada para dar ninguna información, eso lo va a llevar Fiscalía”, acto seguido colgó y no respondió a las tres llamadas siguientes. 
Un grupo de periodistas de la fuente de sucesos ingresó al hospital para corroborar la información personalmente pero la doctora no los atendió, al contrario dio dos excusas, la primera fue que estaba en una reunión y la segunda que estaba en quirófano.

En el hospital Domingo Luciani de El Llanito también tenían en una lista el nombre de una jovencita fallecida. Era la primera en la hoja blanca, que llevaba por título: estampida del Parque del Este. Su nombre era Kelly Campos, pero tampoco figura entre los ingresos a la medicatura forense entre sábado 9 y lunes 11 de noviembre.

Por su parte, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) solo tiene confirmada a una víctima: Andrea Calderón, de 14 años, a quien velaron este domingo 10 de noviembre en el Cementerio del Este. 

La adolescente fue al concierto gratuito Banderas Blancas, convocado por el cantante de trap Neutro Shorty desde el 28 de octubre, con varias amigas de la Academia Social Style. 

El sábado 9 de noviembre Neutro Shorty publicó un video en su Instagram en el cual avisaba que debido a la cantidad de personas cambiaron la locación de la concha acústica, al parque Simón Bolívar de La Carlota.

Brenys Caballero, directora de la academia de baile donde asistía Andrea, contó que cuando anunciaron el cambio de locación del concierto se produjo una estampida. En ese instante una multitud de jóvenes le pasó por encima y minutos después un paramédico confirmó que no tenía signos vitales. 

Fuentes internas de la morgue de Bello Monte confirmaron que solo el cuerpo de Andrea fue ingresado. 

Dos días después del suceso ninguna autoridad oficial se ha pronunciado ni ha dado un parte de fallecidos y heridos. 

¿Qué pasó en el Parque del Este?

El concierto estaba pautado para las 10:00 a. m. Momentos después anunciaron que la locación era el parque Simón Bolívar en La Carlota. A esa área se accede por el mismo Parque del Este…

Allegados de Andrea Calderón aseguran que cuando dieron esta información hubo la primera estampida, todos los jóvenes comenzaron a empujar para tratar de entrar. Videos aficionados muestran como los asistentes saltaban rejas y tumbaron la Santamaría de la entrada principal del parque.

Una testigo contó a Crónica.Uno que en el puente que conecta el Parque del Este con La Carlota había mucha gente y ahí hubo otra estampida, pues todos querían entrar rápido para obtener mejores puestos cerca de la tarima. Incluso treparon las paredes para cortar camino.  

“Eso fue horrible, nos empujaban, nos arrastraban. Casi me quitan los zapatos. A un amigo lo tumbaron y le pasaron por encima. Vi a chamas desmayadas, sangrando, a chamos con las piernas y tobillos rotos, llorando. Fue horrible. Un chamo se quedó enganchado de una valla y le pasaron por encima”, relató la joven de 18 años, quien asistió con permiso de sus padres, pues se confiaron en que era una actividad muy temprano. 

Esta joven, estudiante universitaria, vio a otros muchachos cortar pedazos de árboles y lanzarlos. Y aunque una cisterna echó agua, la cantidad de desmayadas no cesaba. “El parque lo destruyeron, lo dejaron vuelto nada”.

Otro testigo detalló que los jóvenes se montaron en el techo de los locales y hasta en los árboles. La policía los mandó a bajar pero cuando anunciaron que saldría Neutro Shorty “enloquecieron y se volvieron a montar”. No los revisaron en la entrada y vio a jóvenes consumiendo alcohol en las instalaciones.

Mientras salía el trapero vio cómo cargaban a chicas desmayadas. Bomberos del Distrito Capital y Forestales, prestaron apoyo. También los paramédicos, la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). 

A la tarima  arrojaron botellas, zapatos y otros objetos contundentes cuando confirmaron que el concierto era cancelado por el comportamiento del público y la cantidad de lesionados, que de acuerdo con distintos reportes sobrepasa los 50. Neutro Shorty no cantó más de tres canciones por estas circunstancias.

El hospital Pérez de León II esa tarde solo atendió emergencias provenientes del Parque del Este, así se lo decían a quienes llegaban por cualquier enfermedad. 

Tres detenidos, nadie se responsabiliza

El Instituto Nacional de Parques (Inparques) emitió un comunicado el sábado 9 de noviembre, que después borró de sus redes sociales. En él señalaban que no autorizaron dicho concierto y exigían a las autoridades una investigación. 

Posteriormente colgaron otro, que ya este lunes 11 de noviembre tampoco estaba en sus redes sociales, en el que aseguraban que este era un evento técnicamente no factible, al cual se esperaba que asistieran por lo menos 6.000 personas.

El Cicpc detuvo a tres personas, dos vinculados con la organización y otro con la seguridad. Fuentes de los Bomberos del estado Miranda conocían de esta actividad desde la mañana del sábado. 

También Ministerio Público designó a las Fiscalías 101 del Área Metropolitana de Caracas y 79 Nacional, adscritas a la Dirección de Protección Integral a la Familia, para la investigación. 

Un día después del suceso, ninguna autoridad ha confirmado la cifra oficial de muertos que, de acuerdo con reportes de medios de comunicación y reseñas policiales extraoficiales, asciende a cinco. Todos son menores de edad

 

@loremelendez

 

Ya existe una investigación abierta por el Ministerio Público. Ya algunos de los cadáveres de las víctimas están en poder de sus padres. Por redes sociales y medios digitales se han visto decenas de fotos y videos sobre los hechos: varios adolescentes murieron en un concierto gratuito de trap en el Parque del Este de Caracas. Sin embargo, el silencio oficial continúa y ninguna autoridad se ha pronunciado para dar los detalles de un evento que, de acuerdo con el relato de los asistentes, nunca contó con la organización y seguridad requerida para albergar a miles de jóvenes en una mañana calurosa. Aquí las claves de lo que sucedió:

-Durante la mañana de este sábado 9 de noviembre de 2019, se desarrollaría un concierto de trap llamado “Banderas blancas” en el Parque Generalísimo Francisco de Miranda, conocido como Parque del Este. La estrella del recital era Neutro Shorty, un cantante con casi un millón de seguidores en Instagram que, a pocas horas del recital, reiteró la invitación a sus fanáticos por esta red social. “Hoy, gracias a Dios, es el día. En el Parque del Este ya todo está montado”, dijo en su mensaje.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

BUENOS DIAS LOS MIOS YA ESTA HABLADO TODOS AL PARQUE DEL ESTE!!! 🔥🔥🔥🔥🔥 TODO ESTA READY PARA USTEDES!! NOS VEMOS ALLA LOS AMOOOO ❤️❤️❤️

Una publicación compartida de Neutro Shorty (@neutropimp) el

-En ese mismo video, el artista explicó que el lugar del evento había cambiado. Originalmente, el concierto sería en la Concha Acústica del parque, muy cerca de la entrada que está en la avenida Francisco de Miranda, al lado de la estación Miranda del Metro de Caracas. Sin embargo, debido al aforo, el show se trasladó al Parque Simón Bolívar que está en la base aérea de La Carlota, que contaba con mucho más espacio. Para llegar a este punto, los asistentes debían entrar al Parque del Este, atravesarlo y cruzar el puente sobre la autopista Francisco Fajardo.

-Desde antes de las 7:00 am, los fanáticos comenzaron a ingresar al parque. Se supone que Neutro Shorty se montaría en tarima a las 10:30 am. Pero la espera se prolongó por casi dos horas.

-El proceso de entrada se hizo lento porque los milicianos, encargados de la seguridad del Parque del Este, revisaban los bolsos y carteras de quienes ingresaban. El chequeo hizo que se aglomeraran cientos de personas en el acceso de la avenida Francisco de Miranda y que llegaran a cerrarse las puertas del lugar. Al mediodía, decenas de jóvenes treparon la cerca para saltarse el punto de control. Entre el desorden y las carreras de quienes querían atravesar rápido el parque para ver el concierto a tiempo, se generó una estampida.

-Poco después de ese incidente se reportó la primera víctima: Andrea Alejandra Calderón Rodríguez, de 14 años. Una reseña policial extraoficial indicó que la joven estaba en la entrada del parque cuando ocurrió la estampida. Fue arrollada y aplastada por la multitud, lo que le dejó varias excoriaciones en su cuerpo. Estudiaba noveno grado en el Colegio San José de Tarbes, ubicado en La Candelaria. Hasta ahora, es la única que murió en el hecho.

-El suceso también dejó al menos dos decenas de heridos por excoriaciones, contusiones y politraumatismos. Algunos, incluso, convulsionaron. Al menos 10 de ellos fueron llevados al Hospital Domingo Luciani de El Llanito, donde murió Andrea Calderón. 

Fotos: @RCamachoVzla

-En medio de la confirmación de la muerte de la adolescente, Inparques, institución que rige el Parque del Este, afirmó en un comunicado difundido por redes sociales (que posteriormente fue borrado) que el concierto no había sido autorizado y que las estructuras colapsaron sin que hubiese personal presente por parte de los organizadores.

-En sus mensajes en Twitter, Inparques señaló a César Velásquez, director de la compañía Trap Money, como el responsable del evento. En efecto, esa empresa había promocionado el show semanas antes de su realización. El mismo Neutro Shorty había agradecido a esta, a @rimas (disquera independiente) y Pepsi de Venezuela, por su apoyo en el evento.

-Mientras esto sucedía, en el Parque Simón Bolívar, el sitio del concierto, había un ambiente tenso, de acuerdo con la descripción de varios asistentes. El público se ubicó en donde quiso: en árboles, techos de algunas infraestructuras, gradas y escalones.

-Al evento acudieron, según cálculos de reporteros en el sitio, más de 8.000 personas. Todos coinciden en que el personal de seguridad (solo 4 personas en los alrededores de la tarima) era insuficiente para controlar a la multitud.

-En el lugar no había agua. Bomberos y Protección Civil, que también contaban con escaso personal, activaron mangueras en el sitio para refrescar a los asistentes que llevaba horas aglomerados bajo el sol.

-Desde la parte de atrás del público, comenzaron los empujones hacia quienes estaban más cerca de la tarima. Los primeros desmayos, según una crónica de UB, ocurrieron cerca del escenario donde se presentaría Neutro Shorty.

-Cuando se montó en tarima, el artista intentó calmar los ánimos de sus fanáticos y suspendió el concierto. Ya se había enterado de la muerte de Andrea Calderón. Como respuesta, desde el público comenzaron a lanzar distintos objetos hacia el escenario. “Hermanos, no vine aquí a mentirles, ni a hacerles daño ni nada. Yo vine a cantarles y gratis. Yo no vine a joderlos (…), vine a cantarles de corazón. Lo que está pasando es chimbo. No se puede. Los menores se están desmayando (…) Si están conmigo, créanme que yo les voy a hacer una fecha. Váyanse con calma, porque la gente se va a seguir escoñetando aquí delante”, dijo. 

-Horas después de la muerte de Andrea Calderón, otras web informaron sobre más víctimas fatales que nunca pudieron ser confirmadas. Según Efecto Cocuyo, la directora del Hospital Pérez de León II de Petare, Zaira Medina,  informó que en ese centro de salud murieron tres adolescentes que estaban en el concierto: Bárbara Calderón, Daniela Rodríguez y otro adolescente de apellido Jiménez. Todos tenían 14 años de edad. Días después, la funcionaria negó haber declarado.

-La página Crónica.Uno indicó que había una quinta víctima por politraumatismos: Kelly Campos, cuyo cadáver había sido retirado del hospital de El Llanito. Esta muerte tampoco pudo confirmarse.

-Ocho horas después de lo ocurrido, el fiscal general de la república designado por la asamblea nacional constituyente (anc), Tarek William Saab, informó vía Twitter que el Ministerio Público había comisionado a las Fiscalías 101 del Área Metropolitana de Caracas y 79 Nacional, adscritas a la Dirección de Protección Integral a la Familia, para investigar “lamentables hechos ocurridos este 9/11/2019, en el Parque Generalísimo Francisco de Miranda, sector Parque Bolívar”. No detalló el número ni la identidad de las víctimas fatales.

 

-Pepsi-Cola de Venezuela publicó un comunicado para deslindarse de la organización del evento. Neutro Shorty le había señalado como una de las empresas que lo había apoyado.

 

#MonitorDeVíctimas | Cuatro muertos tras estampida en concierto de Neutro Shorty en Parque del Este
Por el hecho, decenas de personas resultaron heridas
La reja principal del parque fue destruida así como algunas áreas comunes

Fotos: @vgarridos/@RCamachoVzla

Tres adolescentes murieron por asfixia en el parque Generalísimo Francisco de Miranda de Caracas, mejor conocido como Parque del Este, en medio de un concierto del cantante de trap Neutro Shorty.

En declaraciones reseñadas por Efecto Cocuyo, Zaira Medina, directora del Hospital Pérez de León II de Petare, indicó que tres adolescentes, todos de 14 años, habían muerto: Bárbara Calderón, Daniela Rodríguez y otro adolescente de apellido Jiménez.

Más temprano, desde el Hospital Domingo Luciani de El Llanito, se reportó la muerte de otra joven: Andrea Calderón.

Horas previas al suceso, el artista había convocado a sus seguidores a un recital gratuito en el Parque del Este, pero la situación se salió de control cuando los fanáticos tumbaron las puertas del parque y escalaron las rejas que habían cerrado.

“Hoy gracias a Dios es el día en el Parque del Este. Ya todo está montado, ya hay gente allá esperando para pasar. Todos los que no han salido de su casa, hoy a las 10:30 en el Parque del Este”, dijo el cantante en la convocatoria publicada en Instagram.

Según las reseñas de varios medios, un pequeño contingente de la Guardia del Pueblo se acercó para tratar de controlar la situación, pero eran insuficientes los efectivos ante tantas personas en el lugar. Se calcula que en el sitio había unas 8 mil personas.

Decenas de personas resultaron heridas en el incidente. Bomberos del Distrito Capital llegaron hasta las instalaciones del parque para atender a los heridos.

#MonitorDeVíctimas | Armas y desigualdad social: el desarme como política para el desarrollo.
Cada año, del 24 al 31 de octubre, se celebra la Semana Internacional del Desarme, que fue declarada por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) el 12 de diciembre de 1995.

En una investigación que actualmente estamos llevando a cabo en Caracas Mi Convive para comprender la vivencia de los niños que viven en comunidades del municipio Libertador con altos niveles de homicidios, cuando le preguntamos a un grupo de ellos qué es lo que menos les gusta de la comunidad donde viven, las primeras respuestas siempre estuvieron vinculadas a armas.

Varios de los niños dibujaron armas de fuego como pistolas, lanzagranadas, metralletas, representándolas con detalle e inclusive siendo capaces de nombrar el modelo correspondiente. Esta anécdota muestra cómo la proliferación de armas de fuego constituye una de las expresiones más letales de la desigualdad social: el dinero producto de su venta termina en las manos de unos pocos y estas terminan teniendo una presencia desproporcionada dentro de los sectores más excluidos de la sociedad.

Venezuela hoy en día es uno de los países del mundo más afectados por la proliferación de armas de fuego. De acuerdo con los resultados del Small Arms Survey de 2017, estamos entre los cinco países donde ocurren mayor proporción de muertes por arma de fuego, constituyendo el 89% de las muertes violentas.

Específicamente, en el 2016 fuimos el segundo país con mayor tasa de muertes por armas de fuego en el mundo, de 64,3 por cada cien mil habitantes. Para poner esta cifra en perspectiva, el país que estuvo de tercero en la lista fue Siria, que en ese momento estaba en uno de los momentos más violentos del conflicto bélico, con una tasa de 50,9; es decir, 13 puntos por debajo de Venezuela.

 Cuando vemos en detalle los datos que hemos recogido desde nuestro Monitor de Víctimas, vemos que el patrón se repite en el área metropolitana de Caracas. En el año 2018, el 75% de las 1.372 muertes violentas registradas se llevaron a cabo con armas de fuego, de las cuales 72% corresponden a armas de fuego cortas. Estas muertes ocurren en su mayoría en parroquias conformadas principalmente por asentamientos urbanos espontáneos, como Petare, Sucre, El Valle y Antímano. Lo que confirma la presencia significativa de armamento en sectores populares.

Pero, ¿por qué hablar de esto en este momento? Cada año, del 24 al 31 de octubre, se celebra la Semana Internacional del Desarme, que fue declarada por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) el 12 de diciembre de 1995.

El objetivo principal de esta semana es impulsar políticas orientadas al control internacional sobre el mercado ilícito de armamento y frenar la carrera armamentística de las naciones, con el objetivo de un desarme progresivo para promover la paz y el desarrollo. El caso de Venezuela evidencia que una política de desarme es necesaria para el desarrollo de los sectores más vulnerados por las desigualdades sociales.

Existen ejemplos exitosos, como el caso de Brasil. En el año 2002, antes de implementar leyes regulatorias, se estimaba una tasa de muertes por armas de fuego de 21,72 por cada cien mil habitantes. Similar a nuestra historia, 90% de estas muertes correspondían a hombres jóvenes varones de sectores socialmente excluidos.

Al año siguiente, en octubre de 2003, se aprobó una serie de leyes orientadas a reducir y controlar el uso de armamento y municiones. Los estatutos fueron claros: controlar la cantidad de armas que entraban al país y su uso interno; crear instituciones para hacer chequeo de antecedentes para la compra de armas y municiones; multas y condenas de prisión más estrictas para las personas que violaran algunas de estas leyes. En 2004, el Ministerio de Justicia implementó un plan de desarme voluntario exitoso, que consistió en sensibilizar a la población y los pasos requeridos para la entrega de armas.

Si bien esta política llevada a cabo en Brasil tiene muchas similitudes con la Ley para el Desarme y Control de Armas y Municiones sancionada en el 2013 en Venezuela, las políticas de desarme en el país no han logrado ser efectivas principalmente por tres razones.

En primer lugar, hay un excesivo control militar sobre la producción y registro de armas en el país. La Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (CAVIM) está controlada exclusivamente por las Fuerzas Armadas, imposibilitando el acceso a los grupos policiales a este registro de armas de fuego y producción de municiones, haciendo excesivamente difícil los procesos de investigación sobre la compra y venta de armas y municiones ilegales.

En segundo lugar, no existen incentivos focalizados para promover el desarme en los sectores que son más vulnerables que ocurran muertes violentas. Las investigaciones realizadas por la socióloga Verónica Zubillaga, muestran cómo las armas de fuego constituyen un símbolo de estatus y respeto entre jóvenes varones que incurren en actos delictivos y con pocas alternativas para obtener estos beneficios. En este sentido, las políticas de desarme voluntario son efectivas en la medida que estén focalizadas en ofrecer alternativas de desarrollo reales en estas poblaciones a cambio de la entrega de armas de fuego.

Por último, el presupuesto nacional ha priorizado el gasto militar sobre la atención a las necesidades de las poblaciones más excluidas. Se estima que el gasto militar entre 1999 y 2015 fue alrededor de 5.6 mil millones de dólares, lo que equivale a la construcción de alrededor 56 hospitales. Específicamente, en el año 2012, hubo inversiones de hasta 643 millones de dólares, representando un gasto 3 veces mayor al invertido en el sistema penitenciario y 3,5 veces mayor a la inversión en deporte y cultura. 

La proliferación de armas de fuego en la población cobra aún más significado en el contexto de emergencia humanitaria compleja que vive Venezuela. En un país donde los sectores más vulnerables simultáneamente manejan una gran cantidad de armas de fuego, hace menos probable que organizaciones orientadas a buscar soluciones a la emergencia se sientan seguras de trabajar dentro de dichas comunidades sin que sus vidas estén en riesgo.

 

 

El Cicpc encontró los restos enterrados y carbonizados en cuatro áreas distintas del relleno sanitario. Se conoció extraoficialmente que solo uno de los cadáveres tiene data de muerte reciente

Las 11 osamentas localizadas en el relleno sanitario de La Bonanza, el lunes 4 de noviembre, se encontraban carbonizadas y distribuidas en distintas fosas de la zona.

Según información policial dos estaban enterradas en un área boscosa del relleno. En otro lugar había una sola, de un tercer sitio desenterraron cinco osamentas y del último, las tres restantes.
En la morgue de Bello Monte trabajan para identificar a las víctimas. Se conoció extraoficialmente que solo uno de los cadáveres, en avanzado estado de descomposición, tiene fecha de muerte reciente.

La investigación comenzó luego de que en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) recibieran varias denuncias por robo de vehículos y personas desaparecidas.

En el relleno sanitario La Bonanza localizaron una camioneta marca Toyota modelo Pick Up blanca. También dos conchas de bala calibre .38 percutidos, un cartucho de escopeta sin calibre aparente, dos proyectiles deformados y un manojo con cinco llaves.

#MonitorDeVíctimas | Vecinos confirman la tesis de Reverol sobre el asesinato de Edmundo Rada
Vecinos de la calle Bambú, en el barrio Unión, en Petare, confirmaron a El Pitazo la versión ofrecida por las autoridades: Edmundo Rada fue asesinado en la casa de su expareja, por lo que la tesis de que le dispararon por motivos políticos queda sin fundamento

Vecinos del barrio Unión de Petare dijeron a El Pitazo que el exconcejal Edmundo Rada fue asesinado en la casa de su exnovia Tibisay Vilera Pérez, dato que concuerda con la versión dada por el ministro de Relaciones Interiores, Néstor Reverol, el pasado 1° de noviembre.

En la presentación de la investigación del homicidio, las autoridades aseguraron que el autor del crimen había sido Anderson Dávila Machado, la nueva pareja de Vilera Pérez, a quien el líder vecinal le llevaba una bolsa de alimento para perros hasta su casa ubicada en la calle Bambú del mencionado sector del municipio Sucre.

Con los datos ofrecidos por Reverol en compañía del comisario Douglas Rico, director del Cicpc, El Pitazo decidió visitar la casa de la expareja de Rada, con la que presuntamente el militante de Voluntad Popular mantuvo una relación de más de 12 años.

A dos cuadras de la vivienda de Vilera Pérez, donde se encuentra el emprendimiento de un zapatero, al preguntar a los vecinos la dirección de la residencia de la mujer de 34 años de edad respondieron: «¿Ah, la casa de Tibisay? ¿Donde hubo algo con un político?».

Al llegar a la calle Bambú, habitantes de la zona dieron las coordenadas donde fue asesinado Rada: una vivienda de paredes color marrón y rejas negras, perteneciente a la familia Vilera Pérez. Un morador, que pidió mantener su identidad en anonimato, indicó que en la zona se escuchó el disparo. Por su parte, otro más cauteloso dijo: «Esa es la casa. Si la policía dice que ahí lo mataron… es porque ahí fue».

El comisario Rico indicó que habría sido en la sala de Vilera Pérez donde fue asesinado Rada. El hombre tuvo una discusión con Dávila Machado cuando el político llegó a la casa de la dama a entregarle una comida para su mascota. El intercambio de palabras terminó con un disparo en la cabeza del hombre, con orificio de entrada y salida.

Vilera Pérez no se encontraba en el sitio al momento del suceso, pero sí fue informada del asesinato, pues Dávila Machado le comunicó lo ocurrido vía celular. El homicida ocultó el cuerpo del exconcejal en el baño de la vivienda durante casi 15 horas. Luego de este tiempo, según lo declarado por Reverol, fue abandonado en la entrada del barrio Guaicoco e incinerado. Todos estos datos fueron conocidos por las autoridades luego que detuvieron a la mujer, al ser marcada como sospechosa por el Eje de Homicidios cuando hicieron un rastreo de las llamadas recibidas y enviadas por la víctima antes de que fuera declarada desaparecida.

En la inspección se verificó que a 100 metros de la entrada de la zona industrial abandonaron el cadáver de Rada. Dos cámaras de seguridad de un deshuesadero de vehículos captaron cuando desde un vehículo, escoltado por una motocicleta, dejaron el cuerpo de exconcejal el 17 de octubre a las 2:35 de la madrugada.

El homicida huyó a Colombia

Fuentes policiales informaron que Dávila Machado huyó a Colombia luego de cometer el crimen. El hombre habría salido de Venezuela por la frontera de San Antonio del Táchira.

Sobre Anderson Machado, quien tiene 24 años, pesa una orden de aprehensión emitida por el Tribunal 34° de Control de Caracas. Las autoridades, al conocer que huyó del país, solicitaron una alerta roja a Interpol. Sus tres cómplices, quienes le ayudaron a trasladar el cuerpo y quemarlo, tampoco han sido capturados. Los jóvenes fueron identificados como: Nerio José Otamendi Vásquez (27), Keiler Alberto Duarte Urbaez (24) y Anderson Xavier Cedeño García (21).

El funcionario presentó videos que muestran el momento en el que los presuntos victimarios abandonan el cadáver en Guaicoco

Para Néstor Reverol, ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, el asesinato del ex concejal y dirigente de Voluntad Popular, Edmundo Rada, de 43 años, fue un crimen “pasional” y no tuvo motivaciones políticas, tal como lo había denunciado el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

El cadáver de Rada fue hallado el pasado 17 de octubre en la calle El Rincón Largo, una zona industrial del sector Guaicoco del municipio Sucre, en el estado Miranda. Allí, según las investigaciones de la Dirección de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), fue arrojado alrededor de las 2:45 am de ese día. 

En rueda de prensa, Reverol mostró un video, tomado de una cámara de seguridad cercana al lugar en donde fue abandonado el cuerpo del dirigente político, en donde se ve el Chrysler Neón de color verde (al que le faltaba un bombillo en el stop izquierdo) que supuestamente trasladó el cadáver del político hasta donde fue hallado. Una moto de alta cilindrada escoltó al carro esa madrugada.

Ambos vehículos, señaló el ministro, condujeron las investigaciones hacia los culpables. Según Reverol, el día que mataron a Rada hubo un robo en La Dolorita que fue perpetrado por personas que abordaban una moto similar a la del video. Los delincuentes robaron un carro y un teléfono, dispositivo que fue analizado y al que se le rastrearon las llamadas una vez que los ladrones le cambiaron el número. El resultado fue una comunicación con Tibisay Vilera Pérez, una ex pareja del ex concejal.

La mujer, de 34 años, fue detenida en el Barrio Unión de Petare e interrogada por los policías. El ministro asegura que Vilera Pérez confesó que Rada había sido asesinado dentro de su vivienda por su actual pareja: Ánderson Miguel Dávila Machado, de 24 años, presunto integrante de una banda delictiva de la zona y con antecedentes penales por secuestro. El joven mató al concejal con un disparo en la cabeza en medio de una discusión que se desató cuando el político arribó a la casa para visitar a la mujer y entregarle una bolsa de comida para perros que había comprado esa misma mañana.

En el homicidio también están implicados Nerio José Otamendi Vásquez, de 27 años, quien pidió prestado a su suegra el Neón verde y lo condujo para trasladar el cuerpo del dirigente político; Keiler Alberto Duarte Urbáez, de 24, que iba de copiloto en el carro y se encargó de quemar el cadáver en el sitio donde lo hallaron más tarde; y Anderson Xabier Cedeño García, de 21, quien iba de parrillero junto a Dávila Machado en la moto que escoltó el vehículo. Todos, afirmó Reverol, son miembros de una misma banda armada.

El ministro aseveró que los investigadores del Cicpc consiguieron rastros de sangre en la casa de Vilera Pérez, luego de practicar una prueba de luminol. En ese lugar permaneció el cuerpo de la víctima al menos por 15 horas. Las mismas trazas aparecieron en el carro usado para llevar el cadáver. Hasta ahora, la mujer es la única detenida por el caso, puesto que su pareja y las personas que le ayudaron en el traslado están en fuga.