Monitor de Víctimas - Runrun

MONITOR DE VICTIMAS

#MonitorDeVíctimasCaracas | Muere hombre en Plaza Venezuela en presunto enfrentamiento con el Cicpc
El tiroteo ocurrió el pasado 23 de noviembre a la 1:00 pm, a un lado de la torre Phelps. En el lugar se recuperó un arma de fuego

 

@carlos_dhoy

 

Un presunto delincuente resultó muerto en un supuesto enfrentamiento con comisiones de la División Contra Bandas del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). El hecho ocurrió en las inmediaciones de la Torre Phelps, en Plaza Venezuela.

Según informaciones suministradas por fuentes policiales, el suceso se registró  el pasado 23 de noviembre aproximadamente a la 1:00 pm, cuando miembros de la mencionada comisión de la policía científica intentaron detener al hombre, identificado como Leonardo Favio Araque Rondón.

De acuerdo con la versión oficial, al verse sorprendido, Araque Rondón supuestamente esgrimió un arma de fuego y disparó, lo que habría generado el enfrentamiento en el que resultó muerto.

El hombre tenía historial por el delito de homicidio intencional, de fecha 14 de marzo de 2017. En el lugar se recuperó un arma de fuego tipo revolver presuntamente utilizada por Araque Rondón.

#MonitorDeVíctimasCaracas | Mataron a octogenario para robarle una bombona y una bolsa de comida
El crimen ocurrió al interior de la vivienda de la víctima, ubicada en Brisas de Propatria. El hombre murió de un traumatismo craneoencefálico

@franzambranor

De un golpe en la cabeza mataron la tarde del pasado martes 23 de noviembre a Antonio Reinoza Montes, de 82 años de edad. El hecho ocurrió en su residencia, ubicada en el barrio La Cruz Baja, en el sector Mario Briceño Iragorry de Brisas de Propatria, en Caracas.

De acuerdo con su hijo, Hugo Reinoza, un sujeto entró a la casa de la víctima y lo asesinó para despojarlo de una bombona de gas y una bolsa de comida.

En la morgue Bello Monte, Reinoza aseguró que vecinos captaron en videos el momento en que el victimario salió de la casa de su padre con el cilindro y los alimentos.

El hombre agregó que facilitaron el mencionado material audiovisual a los cuerpos de seguridad, con el objetivo de dar con el paradero del delincuente.

La víctima, que se ganaba la vida como albañil, estaba pensionado. Murió horas después en el Hospital Miguel Pérez Carreño horas después del ataque, como consecuencia de un traumatismo craneoencefálico.

#MonitorDeVíctimasTáchira | Para fugarse de albergue de menores en Táchira 14 jóvenes mataron a un custodio
El grupo de señalados atacantes estaba constituido por 10 mayores de edad y cuatro menores. Otros tres custodios quedaron heridos

Miriam Bustos

 

Un funcionario adscrito al Servicio Penitenciario que se encontraba prestando vigilancia en el Centro de Rehabilitación Integral del Menor, ubicado en San Cristóbal, estado Táchira, fue sometido y asesinado por 14 jóvenes que estaban aprehendidos en ese sitio, que luego se dieron a la fuga. Esa es la información que ha trascendido hasta ahora.

La víctima fatal fue identificada como Ender Omar Rozo Varela, de 45 años de edad, un ex efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana, que, desde hace dos años, aproximadamente, laboraba como custodio penitenciario.

Otros tres funcionarios que intentaron evitar el ataque y la evasión resultaron con heridas de consideración. Fueron identificados como David Sayegh, de 52 años de edad; Jesús Miguel Rodríguez, de 37 años; y Darwin Gabriel Useche, de 23 años, todos con politraumatismos generalizados.

El hecho se registró el viernes 19 de noviembre entre las 6:30 y 7:00 de la noche, en la cancha de basquetbol del mencionado centro. Al parecer se estaban ejercitando.

Se supo que Rozo Varela también se hallaba en el interior de la cancha, que es cercada, y que era del conocimiento de los jóvenes que tenía en su poder el manojo de llaves de la instalación, incluyendo la del portón principal.

 

El hombre resultó con golpes y con una herida causada con un elemento punzocortante entre la clavícula y el cuello, lo que provocó que muriera desangrado en pocos minutos.

Sus compañeros, que desde el exterior de la cancha poco pudieron hacer para evitar el hecho, fueron golpeados por los victimarios.

Según estos testigos, los evadidos estaban armados con una especie de lanzas, que habían elaborado con cabos de madera para escobas, lo que indica que el crimen y la evasión ya estaban planificados.

Fue tras la autopsia que se determinó que la víctima había sido atacada con un arma blanca de fabricación artesanal.

Diez mayores de edad, 4 menores

La noticia de lo ocurrido en el albergue de menores, como lo conocen todos los sancristobalenses, causó consternación y pánico, sobre todos en sectores cercanos a la instalación, cuyos habitantes procedieron a resguardarse en sus casas y a estar atentos a “14 jóvenes, peligrosos, con las cabezas rapadas y vestidos con uniformes azules”.

Sin embargo, horas más tarde, saber que 10 de los evadidos tenían entre 18 y 20 años provocó aún más reacciones, por el hecho de que hubiera adultos en el lugar.

Trascendió que la totalidad de los fugados tiene sentencia condenatoria firme, incluyendo al menor del grupo, de 15 años de edad. Los delitos de estas condenas van desde tráfico de drogas hasta abuso sexual y homicidio.

*También puede leer: #MonitorDeVíctimasCaracas | Mujer había denunciado a su expareja por violencia física 13 días antes de que la asesinara

#MonitorDeVíctimasLara | Hombre murió carbonizado dentro de su vehículo en accidente en Barquisimeto

Fotoleyenda: A David Da Silva, la víctima, no pudieron sacarlo de la camioneta en la que iba porque se prendió en llamas

 

Adid Manuel Chejín, de 18 años, señalado responsable del siniestro, fue imputado por el delito de homicidio intencional y omisión de socorro 

 

@KaryPerazaR

 

El pasado lunes 8 de noviembre David Da Silva, de 37 años de edad, estaba en una reunión familiar, a eso de las 9:30 de la noche decidió regresar a su casa. Se montó en su camioneta, una Silverado Pick Up, mientras que su esposa abordó otro vehículo junto a su hijo de 4 años de edad. Instantes después el hombre iba a morir. El hecho ocurrió en Barquisimeto.

Da Silva se detuvo en el semáforo de la avenida Lara con Bracamonte y en cuestiones de segundos su vida cambiaría para siempre. Una camioneta Fortuner que supuestamente venía a exceso de velocidad impactó la camioneta Silverado y esta, a su vez, fue a dar contra una moto que era conducida por Génesis Álvarez, de 26 años de edad. La camioneta Fortuner dio varias vueltas e impactó contra un árbol. 

Álvarez cayó de la moto y quedó debajo de la camioneta Silverado, la cual se prendió en llamas en segundos. Da Silva quedó atrapado dentro del vehículo. 

Las personas que estaban en el lugar al momento del impacto corrieron para ayudar y sacaron a la mujer arrastrada de debajo de la camioneta. La esposa de Da Silva llegó al sitio, con su hijo en brazos gritaba desesperada pidiendo auxilio. Aunque intentaron abrir la puerta del vehículo para salvarlo, las llamas no lo permitieron. El hombre murió carbonizado. 

A Álvarez, que trabaja en una empresa de Delivery y en el momento del siniestro acababa de entregar un servicio, la trasladaron hasta la emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda, tras la primera revisión médica constataron que tenía una fractura de tibia y peroné. Un día después del accidente fue sometida a una operación. 

Un joven detenido 

El conductor de la camioneta Fortuner era Adid Manuel Chejín, de 18 años de edad. Según versiones de los testigos, el joven pudo salir del automotor, que también se prendió en llamas. Caminó unas cuantas cuadras y una patrulla de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) lo detuvo. 

El estruendo del accidente hizo que los residentes de un edificio cercano salieran y además a esa hora varias personas transitaban por la zona. Muchos grabaron lo que pasaba y las imágenes del accidente comenzaron a ser difundidas a través de grupos y redes sociales. La llegada de Bomberos de Iribarren y Protección Civil Lara fue inmediata.

En uno de los videos se aprecia cuando Beiker Pavón, fiscal superior del estado Lara, llega al sitio del accidente y tras identificarse, les pide a los funcionarios de la PNB que le entreguen a Chejín. Se llamó una ambulancia en la que el detenido fue trasladado a una clínica ubicada al este de la ciudad, donde se mantenían a orden del Ministerio Público. Su diagnóstico: traumatismo torácico cerrado y  una lesión a nivel auricular, según informó una fuente

No había antropólogo que pudiera identificar el cuerpo 

Da Silva era ingeniero y gerente general de una empresa de comercialización de helados en la región. Su cuerpo fue trasladado hasta la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda por funcionarios de del Instituto de Tránsito Terrestre. 

Familiares del occiso acudieron al siguiente día para retirar los restos. Los cadáveres, como es sabido, deben ser plenamente identificados, pero en este caso, como el cuerpo estaba carbonizado, no pudo hacerse el procedimiento a través de las huellas dactilares, tampoco pudo hacerse por odontología forense debido a que la víctima había perdido las piezas dentales.

La identificación tendría que realizarse mediante las labores de un antropólogo. Se conoció a través de una fuente de la medicatura forense que Lara no cuenta con antropólogo y que entonces se hizo contacto con los de otros estados. Respondió el de Carabobo, quien fue enviado una vez culminó sus labores en la otra región. Supuestamente llegó a las 10:00 de la noche. 

Imputaron homicidio intencional al presunto responsable    

Familiares y amigos Da Silva iniciaron una campaña en redes sociales para exigir justicia. Cuatro días después del accidente, el 12 de noviembre, fiscal, juez se trasladaron a la clínica donde mantenían recluido a Chejín para realizar la audiencia de presentación, pero fue diferida. 

Ese mismo día, en horas de la tarde, Tarek William Saab, Fiscal General de la República, publicó en su cuenta en Twitter que el Ministerio Público imputaría a Chejín por los delitos de “homicidio intencional a título de dolo eventual, lesiones gravísimas a título de dolo eventual y omisión de socorro», y que solicitará la imposición de medida preventiva privativa de libertad.

El mismo 12 de noviembre el caso fue pasado a manos del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) del estado Lara.

Un día después fue realizada la audiencia de presentación y efectivamente Chejín fue imputado por los ya mencionados delitos y quedaría privado de libertad en la sede del Cicpc. Así lo ordenó el Juez de Control 2 de la región.

El miércoles 17 de noviembre el hombre tuvo el alta médica y fue trasladado hasta su sitio de reclusión. 

#MonitorDeVíctimasCaracas | Mujer había denunciado a su expareja por violencia física 13 días antes de que la asesinara
Urkia Vargas Hidrogo, la víctima, recibió al menos seis heridas por arma blanca. Según información extraoficial, Kleiberth Ortiz, el señalado victimario, la atacó porque se negaba a aceptar que ella quería terminar la relación. Ocurrió en los Magallanes de Catia

@Yohanamarra

“Si no es para mí no será para nadie”, escuchaban los vecinos, mientras intentaban entrar a la vivienda para ayudar a Urkia Urinare Vargas Hidrogo, a quien su expareja atacaba con un arma blanca.

Cuando los vecinos del callejón El Hueco, en los Magallanes de Catia, lograron abrir un hueco por el techo de zinc, encontraron a la mujer herida. Con un tubo golpearon a Kleiberth Alejandro Ortiz García, de 21 años de edad, para neutralizarlo. El hecho ocurrió el pasado 17 de noviembre.

De inmediato trasladaron a la mujer, de 27 años de edad, al hospital José Gregorio Hernández, en ese mismo sector, pero llegó sin signos vitales, según información extraoficial. El señalado victimario fue atendido médicamente porque al parecer se hirió en las manos luego de agredir a Urkia. El hombre habría actuado así porque se negaba a aceptar que ella había terminado la relación.

De acuerdo con la información policial, el 4 de noviembre de este año la mujer había denunciado a Ortiz García ante en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en la delegación del oeste. Presuntamente este habría sido otro de los motivos del ataque.

El hombre fue detenido por funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). Se conoció que la víctima recibió al menos seis heridas por arma blanca, entre el tórax y la cara. Trascendió que la mujer trabajaba como comerciante.

#MonitorDeVíctimasCaracas | Dos mujeres fueron ejecutadas en vía pública en Petare cuando regresaban del trabajo

Fotoleyenda: Familiares de las víctimas que acudieron a la morgue de Bello Monte se negaron a dar detalles sobre lo ocurrido. Una tercera mujer, a quien también le dispararon en la cabeza, permanece en terapia intensiva

 

Lizamar González y Yelimar Barrios fueron arrastradas hacia unas escaleras por delincuentes que presuntamente pertenecen a la banda «Chicorrios». Les dispararon en la cabeza, supuestamente por delatar a estos antisociales con la policía

 

@GloriFernandez

 

Dos mujeres, Lizamar González y Yelimar Barrios, fueron asesinadas cuando regresaban de sus trabajos, al final de la tarde de este lunes 15 de noviembre, en una plaza del barrio San José, en Petare. Una tercera joven recibió un disparo en la cabeza y se encuentra en terapia intensiva.

De acuerdo con versiones policiales, las tres víctimas habían denunciado a miembros de la banda «Chicorrios», delincuentes de este grupo se habrían enterado y tomaron venganza. Familiares de las dos mujeres fallecidas se presentaron en la morgue de Bello Monte este 16 de noviembre, pero se abstuvieron de dar detalles de lo ocurrido.

Los cadáveres de González y Barrios quedaron tendidos en unas escaleras. Ambas fueron asesinadas con disparos en la cabeza y delante de varios vecinos. La tercera víctima fue identificada como Yessica González. Su pronóstico de salud es reservado.

La banda que lidera «Chicorrios» protagonizó un tiroteo la semana pasada en la misma zona donde fueron asesinadas las mujeres, contra delincuentes que apoyan a «Wilexys», quien es cabecilla de una megabanda que opera en Petare desde hace al menos cuatro años. Este último individuo instaló una alcabala en la zona 8 para evitar el despliegue de sus rivales, según denunciaron los propios vecinos.

El mes pasado murieron a bala, también en ese sector, Antony Moisés Galindo Ledezma, de oficio mototaxista, y Henry Correa, jugador de fútbol. Los dos hombres murieron en horas diferentes al quedar atrapados en tiroteos de los mencionados grupos delictivos.

#MonitorDeVíctimasCaracas | Mataron a un repartidor para robarle la moto en la autopista Francisco Fajardo

Fotoleyenda: José Luis Toro, el hombre al que tacaron para robarle la moto, recibió dos impactos de bala

 

La víctima tenía 47 años de edad y murió al recibir dos disparos. En otro hecho un hombre fue asesinado en la terraza de su casa, en Petare


@SandraGuerrero1

 

A José Luis Toro, que trabajaba como repartidor, le quitaron la vida de dos disparos, uno de los cuales le causo serios daños en la mandíbula. Tenía 47 años de edad y estaba domiciliado en barrio Unión, parroquia Petare del estado Miranda.

El hombre fue atacado cuando se desplazaba en su moto, una Empire Horse, color negro, la cual le pidieron dos hombres que tripulaban otra motocicleta.

El hecho ocurrió el pasado sábado 6 de noviembre en la autopista Francisco Fajardo. A la hora a la que se registró el suceso había cola, por lo que Toro trató de esquivar a los asaltantes, pero uno de ellos bajó de la moto que tripulaba y le disparó.

El herido fue llevado al Hospital de El Llanito, donde llegó con heridas en un pulmón y un riñón. Falleció a consecuencia de un paro respiratorio. Allegados Toro indicaron que uno de los balazos le destrozó la mandíbula.

Fuentes extraoficiales informaron que los homicidas están plenamente identificados. Presuntamente ambos implicados tienen poco tiempo de haber quedado  en libertad.

Asesinan a un hombre en la terraza de su casa en Petare

Pablo José Gómez Rodríguez, que laboraba como albañil, fue asesinado de tres disparos a las 3:00 de la tarde del pasado martes 9 de noviembre, cuando se encontraba en la terraza de su vivienda. El hecho ocurrió en el barrio El Winche de la parroquia Petare, municipio Sucre del estado Miranda.

Gómez Rodríguez era padre de tres niños y el menor de tres hermanos. Familiares de la víctima, que acudieron a la morgue de Bello Monte, explicaron que a la residencia entraron delincuentes y le dispararon.

Un primo de Gómez Rodríguez pasó por la residencia, entró a saludar a su familiar y se encontró con el cadáver.

#MonitorDeVíctimasFalcón | Policías y grupos criminales son responsables de 67 % de los homicidios en Falcón
41,7 % de los homicidios ocurridos entre enero de 2020 y junio de 2021 fueron cometidos por funcionarios de cuerpos de seguridad, en supuesta resistencia a la aurtoridad. Otro 25 % de los casos se ubica en la categoría de ajuste de cuentas y se atribuye a bandas, carteles y grupos de delincuencia organizada
El municipio Miranda es el más violento del estado con 75 homicidios de los 199 registrados; mientras que Píritu destaca por casos que podrían estar relacionados con las operaciones grupos armados al servicio de carteles del narcotráfico, es un territorio del que suelen zarpar o arribar embarcaciones con alijos de drogas y narcoavionetas

Gerardo Morón Sánchez

 

Los casos de letalidad policial en Venezuela vienen aumentando desde 2015 y aunque en 2020 hubo una leve reducción, la categoría de resistencia a la autoridad aparecen como uno de los principales móviles de homicidios. El estado Falcón, aunque tiene bajos índices de criminalidad, no escapa esta realidad y los cuerpos de seguridad son responsables de 83 de los 199 homicidios que ocurrieron entre enero de 2020 y junio de 2021 en la entidad, lo que representa 41,7 %.

Las muertes por resistencia a la autoridad o por letalidad policial en 2020 fueron 62, en 29 de los casos (46,77 %) supuestamente participaron funcionarios de la Policía de Falcón, siendo la Brigada Motorizada, el Servicio de Investigación Penal del estado Falcón (Sipef) y la Dirección de Inteligencia y Estrategias Preventivas (DIEP) los señalados protagonistas. 

Le siguen con 14 casos (22,58 %) el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) de las delegaciones Punto Fijo, Coro y Tucacas, así como del estado Zulia, Carabobo, e incluso Caracas, que participaron en cuatro hechos relacionados con presuntos extorsionadores. 

Siguiendoncon las cuentas, funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana se vieron implicados en 13 homicidios (20,96 %), 11 de ellos por parte de funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES). Policarirubana está implicada en tres casos; la Policía Naval, dos y la Guardia Nacional, uno.

 Valga precisar que funcionarios de las FAES supuestamente mataron a cuatro personas en presuntos enfrentamientos en agosto del 2020. Uno de las víctimas fue el abogado Werher Jesús Cuba Castillo, de 31 años, quien fue muerto en una persecución que terminó en la urbanización Monseñor Iturriza de Coro, donde según testigos, fue ejecutado. 

Posteriormente, el 6 de octubre del 2020 en Píritu, las FAES supuestamente mataron a Asaid Acosta Caldera, de 31 años. 

Otro de los casos sonados de muertes por resistencia a la autoridad ocurrió en junio del 2020 en contra del comisionado Deivis Alfredo Montiel Ferrer, de 45 años, alias “Patán”, un exfuncionario policial presuntamente de las FAES, ultimado en el sector Pueblo Nuevo de Coro, por una comisión mixta del Cicpc, Base Nacional Antisecuestros de Zulia y Carabobo. El hombre registraba antecedentes por homicidio y simulación de hecho punible. Estaba solicitado por extorsión, tráfico de armas y municiones y asociación para delinquir. Según el Cicpc, formaba parte de la banda de “Yeico Masacre”. 

“Lo que sucede es que muchos organismos de seguridad se han dado a la tarea, a través de la simulación de un hecho punible, de aparentar que hay un enfrentamiento”, explicó el abogado y experto Euro Colina.

 

En lo que respecta a los primeros seis meses de 2021 se registran 21 homicidios a manos de los cuerpos de seguridad, en nueve de dichos casos habrían participado funcionarios de Polifalcón, a través de la DIEP, SIPEF, Brigada Motorizada y Centros de Coordinación Policial. En la lista la sigue el Cicpc, cuerpo implicado en tres casos; la GNB, relacionado en otros tres; la PNB, con uno y Policarirubana, con uno. Hay dos casos en los cuales hubo una supuesta participación mixta: uno del Cicpc con Polifalcón y otro de Polimiranda y la PNB. 

En las 83 muertes por resistencia a la autoridad en 18 meses, se incluyen los casos de nueve presuntos presos evadidos de los centros de detención preventiva. Destacan cinco en el año 2020, el 26 de abril a tan solo horas de fugarse. Y en enero murieron, en supuestos enfrentamientos, otros cuatro evadidos el 28 de diciembre de Polifalcón, en Coro.  

Polifalcón con sus diferentes divisiones es el organismo relacionado con más casos de resistencia a la autoridad en este año y medio con 38 fallecidos en estas circunstancias (45,78 %); seguido por el Cicpc con 17 (20,48 %) y la PNB con otros 14 (16,86 %), el resto de las víctimas son de procedimientos en los que actuaron con otros organismos.

El experto explica que algunos funcionarios de estos cuerpos de seguridad ya han establecido un patrón para cometer estos crímenes. “Casi siempre es que al ciudadano lo vieron en actitud sospechosa, se le dio la voz de alto, emprendió veloz huida, sacó a relucir un arma y atentó contra los funcionarios quienes en las actas reflejan que se vieron en la imperiosa necesidad de repeler la acción, impactándole en la humanidad los proyectiles de su arma reglamentaria, el mismo quedó herido, que lo auxilian y trasladan al hospital para que le presten los primeros auxilios y que muere posterior al ingreso. Eso es la táctica policial que utilizan, ya trillada, ya rayada, y que realmente las pruebas criminalísticas desmienten lo sucedido”, dijo Colina.

Miranda, Carirubana y Silva, los de mayor letalidad policial

En lo que respecta a muertos por resistencia a la autoridad por municipios, en este año y medio Miranda encabeza la lista con 33 de los 83 casos ocurridos en ese lapso, el equivalente (39,75 %). Le siguen Carirubana, con 23 casos, el equivalente al 27,71 %; Silva, con 12  (14,45 %) y Monseñor Iturriza con siete (8,43 %). 

Silva es el municipio donde los casos de resistencia a la autoridad superan los homicidios. En el 2020, de los 8 homicidios, 6 fueron por letalidad policial (75 %), mientras que en el semestre del 2021, de los 8 homocidios en esa juridicción, 7 se catalogaron como casos por letalidad policial (87,5 %). La octava víctima fue el supervisor de Polifalcón, Federico Antonio Siliet Torrealba, de 40 años, quie murió durante una emboscada en Boca de Aroa, cuando acudió a frustrar un robo en una finca. 

Entre las posibles causas de que el municipio Silva registre una alta incidencia de muertes por resistencia a la autoridad está el hecho de ser limítrofe con los estados Yaracuy y Carabobo. Se presume que delincuentes e integrantes de bandas de esas regiones se atrincheran en Falcón para cometer delitos contra la actividad ganadera, el asalto a turistas que acuden al parque Nacional Morrocoy o a los demás espacios turísticos de la entidad. 

La situación es similar Chichiriviche, municipio Monseñor Iturriza, donde además del desvalijamiento de las casas de veraneo, hay microtráfico de droga y robo de motores de embarcaciones. 

 

Sectores del municipio Acosta también son usados como guaridas de delincuentes que huyen de las autoridades, como quedó demostrado con Jesús Rafael Rodríguez Arteaga, alias «Rafa», de 33 años, cuñado de alias «Koki» y Carlos Oberto Martínez Cedeño, de 22 años, apodado «Cara e’ muerto” quienes murieron a manos de la policía el 25 de marzo del 2021 en Boca de Tocuyo por efectivos de la Brigada de Acciones Especiales (BAE) del Cicpc de Caracas, que les venían siguiendo la pista tras uno de los tantos episodios de confrontación de la Cota 905, en Caracas. 

11 homicidios al mes

La descarga de proyectiles impactó en la cabeza de Elba María Tambo, quien se desplomó en el patio de su casa, ubicada en el sector La Rinconada de la Cruz de Taratara, en el municipio Sucre, estado Falcón. Eran las 7:20 pm del miércoles 1° de enero de 2020. 

Elba fue asesinada por un hombre de 57 años de edad cuyo nombre se corresponde con las siglas P.R.A., alias “el Nine”, que quería convertirla en su pateja a la fuerza. Su caso es uno de los 12 femicidios registrados en el estado Falcón en 18 meses y con ella comenzó el registro de homicidios en 2020 en esa entidad. 

 

En el curso de año pasado se añadieron 146 homicidios, para un total de 147 decesos, entre los que se cuentan nueve femicidios y 59 casos de resistencia a la autoridad.

Esta cifra, sumada a las 52 muertes que se registraron en el primer semestre del 2021 en la mencionada entidad, deja una estadística en año y medio de 199 homicidios. Un promedio de 11,05 por mes. 

De estas muertes, 116 corresponden a homicidios por diversos móviles (58,29 %) y 83 a causa de la letalidad policial (41,70 %). 

Las cifras revelan que 81 % de las víctimas de homicidio que se registraron en Falcón en esos 18 meses eran personas menores de 40 años. En la lista de víctimas figuran un niño, seis adolescentes de entre 12 y 17 años; otros seis jóvenes con edades comprendidas entre 18-19 años; 84 fallecidos que tenían entre 20-29 años; 54 entre 30-39 años; 20 entre 40-49 años; cinco entre 50-59 años; nueve entre 60 a 69 años, y dos de 70 años o más.

 

En cuanto a los días de ocurrencia de estos hechos violentos, 40 de las muertes violentas se registraron en día domingo (20,48 %), 38 ocurrienron en día lunes (18,53 %), 31 se registraron en martes (16,09 %); 30, en miércoles (14,63 %); 21, en día jueves (12,19 %); 20, en días sábado y 29 ocurrieron en día viernes. 

En relación con los sitios de ocurrencia de los homicidios, 52 fueron cometidos en vía pública (44,82%); 36, en residencias o dentro de establecimientos comerciales (31,03%); 21, en lugares descampados (18,10%) y 7, en recintos carcelarios.

Ajuste de cuentas y el rol de los carteles en Píritu

En el curso de año y medio, de los 199 homicidios en total, 50 han sido por ajuste de cuentas o venganza, esto es 25 %. 

En 46 de los 50 casos (92%) de ajustes de cuentas emplearon armas de fuego. En tres casos fueron empleadas armas blancas y uno fue cometido a golpes. Tal es el caso del gestor Klever Argenis Méndez, de 60 años, a quien para no pagarle un dinero lo mataron a martillazos en el barrio La Cañada de Coro, municipio Miranda. No conformes, los homicidas lo quemaron.  

Otro crimen perpetrado bajo el mismo patrón de procurar no pagar una deuda fue el del comerciante árabe Carlos Adjam Al Housen Nasr Kiwan, de 31 años, asesinado por un socio, también extranjero, que no quiso restituir un préstamo en divisas. El crimen sucedió en Guanadito, municipio Los Taques, pero el homicida abandonó el cadáver en una Toyota Runner negra, en Carirubana.

En 2020 el municipio Miranda encabezó los ajustes de cuentas en la entidad, con 10 y en lo que va de 2021 sigue de primero con ocho, para 18 en año y medio. Le siguen Píritu con siete casos. En este último municipio operan grupos armados supuestamente al servicio de carteles del narcotráfico, un territorio del que suelen zarpar o arribar embarcaciones con alijos de drogas, incluso narcoavionetas. 

 

En uno de los casos, se cree que tras el arribo de alguna de estas embarcaciones, estos grupos ejecutaron a tiros a dos hombres a orillas de la playa del sector Sabaneta, en abril del 2020. Otro crimen sonado en Píritu fue el de Ysmael Osia, de 27 años, cometido a tiros por encapuchados presuntamente porque lo tildaron de soplón ante las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES). 

Los otros municipios con incidencias de ajuste de cuentas son Unión, con cuatro casos relacionados con guerras entre bandas por repartición de territorios; Carirubana, con tres; Acosta, con tres casos, dos de ellos atribuidos a grupos armados que tomaron represalias contra presuntos implicados en el robo y hurto de ganado. También destacan Colina con dos y Mauroa, también con dos. 

Mujeres víctimas

Después del femicidio de Elba María Tambo hubo otras ocho víctimas de sexo femenino en el año 2020, mientras que en el primer semestre del 2021 se registraron otras tres, para un total de 12.  

Cinco de estos casos fueron femicidios, en otros cinco el móvil predominante fue el robo, uno corresponde a una bebé, a quien su padrastro mató a golpes, y en el otro las cusas no están claras.

En esta lista de crímenes figura el de Estefany Andreina, de dos meses de nacida quien recibió una golpiza, al parecer por parte de su padrastro, cuyo nombre se corresponde con las siglas J.V., en medio de una disputa con su pareja, en el municipio Carirubana. 

También se encuentra en el femicidio de Wuilmeidys Olivares, de 17 años, ultrajada y asesinada a tubazos supuestamente por un primo de 33 años de edad, quien al parecer se vengó por no corresponderle hecho ocurrido en el municipio Píritu.

En lo que respecta al 2021 destacan el femicidio cometido en Santa Cruz de Bucaral, municipio Unión, en contra de Miriam del Carmen Rodríguez, de 40 años. La mujer fue acuchillada, por su pareja de 43 años de edad, cuyo nombre se corresponde con  las siglas J.M., quien posteriormente se ahorcó. 

Adicionalmente se registró el femicidio de Marlenis Coromoto Gutiérrez, de 42 años. El hecho ocurrió en el caserío Caburito, del municipio Urumaco. El crimen se le atribuyó a su pareja, un hombre de 57 años, a quien señalan de haberle causado una herida mortal con un hacha en la cabeza. 

En medio de robos ocurridos en 2020 murieron Elina Rosa Gavet, de 69 años,   quien fue acuchillada junto a su esposo e hijo, en un hecho registrado en Dabajuro. Otro de los crimenes fue el homicidio de la adolescente María Engracia Salazar, de 14 años, ocurrido en la urbanización Las Eugenias de Coro, así como el de la universitaria Noehli de los Ángeles Sangronis, de 23 años. Esta última fue acuchillada por robarle un celular, en el municipio Colina.

 

Entre otros homicidios por robo también se cuenta el de la enfermera jubilada Gladys Coromoto Vargas, de 63 años. Asaltaquintas la acuchillaron junto a su esposo Braulio Núñez, de 69 años, en Punta Cardón, municipio Carirubana. 

A los hechos descritos, se suman los de 2021, donde destaca el caso de la enfermera jubilada Aida Belén Pereira, de 69 años. El hecho ocurrió en Coro, municipio Miranda. Un delincuente la interceptó cuando esta regresaba de vacunarse contra la COVID-19, le robó el celular y luego intentó abusar sexualmente de ella. El incidente le provocó la muerte por infarto a la enfermera.

Los otros casos de esta lista fueron los de Zoliannys Desiré, de 12 años, ocurrido en Coro. Murió al recibir un balazo cuando un vecino le disparó de forma accidental y el de Dilexys Coromoto Falcón, de 25 años, sucedido en Churuguara, municipio Federación. Quedó en la línea de tiro de un atentado por venganza contra una ganadero.

La docena de víctimas de sexo femenino en el estado Falcón en 18 meses representan el 10 % de los 119 homicidios documentados en ese lapso. De las víctimas, cuatro fueron atacadas con armas blancas, cuatro fueron asesinadas a golpes, tres recibieron disparos y una murió de un infarto. Miranda con tres y Carirubana con dos, son los municipios con más decesos en la entidad.

En lo que respecta a las víctimas de sexo masculino, se han cuantificado durante el lapso estudiado un total de 187 casos, el equivalente 93,9 % del total de todos los registrados en estos 18 meses. 

Robos con homicidios

El tercer móvil en cuanto a homicidios es el robo, 21 de estos casos se cometieron en el 2020, mientras que en el año en curso se ha registrado uno, el caso de la enfermera jubilada Aida Belén Pereira

De estos asesinatos, nueve ocurrieron en asaltos residenciales, mientras que a siete víctimas las mataron para despojarlas de sus celulares. Las demás personas fallecieron en robos de carros o motos. Uno fue por repuestos de una gandola en un galpón; otro, por motores de un muelle y uno más, por bienes de una finca. 

De los 22 homicidios ocurridos en la ejecución de robos en el entre enero de 2020 y junio de 2021, seis se cometieron en el municipio Carirubana (26,27 %); cinco, en Miranda (22,72 %); tres, en Dabajuro (13,63 %) y dos, en Colina, como los municipios con más frecuencia de casos.

De los 21 homicidios perpetrados en la ejecución de robos en 2020, la estadística revela que se cometieron 16 a partir de marzo, cuando inició la pandemia, de los cuales 11 ocurrieron en zonas residenciales; 11, en la vía pública y uno, en un muelle pesquero. Hasta el 15 de noviembre del 2020 se cuantificaban en el estado 380 robos denunciados, un promedio de 34 por mes. 

 

El seguimiento de esos casos indicó que un alto porcentaje de estos robos, algunos que terminaron en homicidios, eran cometidos por delincuentes del mismo sector en el que vivían las víctimas, destacando además el hecho de los robos en asociación con dos o más participantes. 

En cuanto a homicidios por venganza, han sido 14 en 18 meses (14,04 %), todos  a bala (100 %). De estos casos, ocho se han registrado en el municipio Miranda (57,14 %)  y dos, en Carirubana. 

En la prisión 

En el periodo estudiado, siete de los homicidios ocurrieron en riñas penitenciarias, cinco de ellas en la Comunidad Penitenciaria de Coro y dos en retenes de Polifalcón. 

El trasfondo de estos hechos han sido conflictos entre presos. Sin embargo, el hambre también ha incidido y destaca el caso ocurrido en julio del 2020 en contra de Robinson José Argueta, de 38 años, asesinado por líos en la repartición de un kilo de espagueti. En total fueron seis presos muertos por heridas con armas blancas, mientras que la otra muerte fue la de José Antonio Polanco Díaz, de 31 años, producto de una paliza.  

Mauroa y los sicariatos 

En lo que respecta a homicidios con características de sicariato, en el 2020 hubo  cinco, cuatro en el municipio Mauroa y uno en el municipio Carirubana. En el 2021 hasta ahora se registró uno en Dabajuro, para seis en año y medio. Esto es 3 % de los homicidios.

Que la mayoría de los sicariatos se cometan en el municipio Mauroa, al occidente del estado, nada tiene de casualidad. El seguimiento a los hechos coincide con denuncias de extorsiones que han tenido alta incidencia en este municipio, propiamente contra comerciantes. Al parecer estos hechos los fraguan tanto integrantes de bandas que operan en el municipio, como otras del estado Zulia, especialmente de los Puertos de Altagracia y sector San Francisco.

Un de los casos más llamativos fue el cometido en junio del 2020 en la calle Monagas, entre calles Zamora y Garcés de Punto Fijo, municipio Carirubana. La víctima fue un exfuncionario de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, de quien se informó era sobrino del narcotraficante Emilio Enrique Martínez, alias “Chiche” Smith, señalado de ser uno de los líderes del Cartel de Paraguaná. 

El exfuncionario estaba desayunando cuando lo asesinaron a tiros. El pistolero escapó en un Chevrolet Malibú que horas después fue quemado. El caso quedó impune. 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, la población estimada del estado Falcón es de 1.137.324 habitantes, lo que llevado al registro estadístico permite concluir que la tasa de homicidios es de 17,49 por cada 100.000 habitantes.