Monitor de Víctimas - Runrun

MONITOR DE VICTIMAS

#MonitorDeVíctimas | Le ofrecieron 600 dólares para que retirara el cadáver de su hija sin denunciar que la mataron a golpes
La madre de la víctima señaló como el presunto responsable del homicidio al novio de la muchacha, quien al parecer fue quien la llevó al hospital El Llanito, donde habría ocurrido lo del dinero

 

@SandraGuerrero1

 

Desenia Villarroel acudió a la morgue de Bello Monte el pasado viernes 9 de abril para retirar el cadáver de su hija, Daily Coromoto Sarmiento Villarroel. La joven, de 29 años de edad, había fallecido en el Hospital El Llanito a consecuencia de los golpes que presuntamente le habría propinado su novio.

La mujer aseguró que en la morgue de dicho hospital le habrían ofrecido 600 dólares para que se llevara el cadáver de su hija y no formulara la denuncia de lo ocurrido. No indicó quién le había hecho ese ofrecimiento.

Villarroel se reservó la identidad del presunto implicado en el homicidio. Relató que el hecho se registró en la vivienda de la hija, ubicada en el barrio Santa Cruz del Este, en el municipio Baruta, estado Miranda.

Explicó que el novio de la muchacha no le prestó a tiempo el auxilio necesario, pues su hija vomitaba sangre. Agregó que fue muchas horas después cuando la trasladó al mencionado hospital, en el que falleció.

De acuerdo con este relato, la pareja de su hija habría intentado retirar el cadáver de la víctima del centro asistencial, así como de la morgue de Bello Monte.

#MonitorDeVíctimas | Familiares de un hombre asesinado a golpes aseguran que lo mataron en oficinas de El Tolón
Según los parientes del occiso, el crimen habría sido cometido por funcionarios de Polibaruta, en conjunto con trabajadores del centro comercial, compañeros de labores de la víctima. Dicha policía municipal repudió el hecho en un comunicado

@franzambranor

William Guzmán tenía apenas ocho días trabajando como personal de mantenimiento en el centro comercial El Tolón, en Las Mercedes, Caracas. Fue el pasado sábado 3 de abril a las 2:00 de la tarde cuando lo asesinaron a golpes.

De acuerdo con familiares del occiso que este miércoles 7 de abril esperaban en la morgue de Bello Monte por la entrega del cadáver, los responsables del crimen habrían sido tres miembros de seguridad del referido centro comercial y dos funcionarios de Polibaruta.

Según un hijastro de Guzmán, quien prefirió no identificarse, a su pariente, que tenía 44 años, lo señalaron de haberse robado un teléfono celular, supuestamente lo llevaron a una oficina del centro comercial y lo asesinaron a golpes. El acta de defunción reza muerte por traumatismo craneoencefálico. “Todos los golpes se los dieron en la cabeza”. dijo.

El referido familiar aseveró que el cuerpo de Guzmán fue abandonado en un sector de Bello Monte. Después de cuatro días desaparecido, su pareja halló el cadáver en la morgue.

Los deudos de Guzmán aseguraron que sus victimarios están identificados y detenidos. Esta información no pudo ser confirmada por las autoridades.

Guzmán tenía un hijo adoptivo de 28 años y vivía con su pareja en el sector Los Aguacaticos, en La Vega.

Polibaruta condena el hecho

Por medio de un comunicado oficial, Polibaruta condenó el hecho. “La conducta de estos dos oficiales no representa a los hombres y mujeres que trabajan en esta institución que no tiene precedentes en casos de esta índole, ya que constantemente nos enfocamos en cumplir fielmente con los principios legales de nuestra profesión”, se indica en el referido documento.

La institución señaló que apoya las indagaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), para llegar a la verdad y poner a los responsables ante la justicia.

Los nombres de agentes implicados se corresponden con las siglas N.J.T.V. y E.E.M.V

Monitor de Víctimas trató de contactar a la gerencia del centro comercial El Tolón, pero hasta el momento de publicación de esta nota no se había obtenido respuesta.

#MonitorDeVíctimas | Impunidad y silencio a tres meses de la masacre de La Vega
A tres meses de la masacre de La Vega, impunidad y silencio es lo que se respira en la parroquia asediada por la violencia. De los casos registrados por Monitor de Víctimas en enero de 2021, solo entre los días 7 y 8 se reportaron 15 personas muertas en el marco del operativo policial 

 

@erickgncal / foto: Román Camacho

 

La parroquia de La Vega al inicio del 2021 estuvo marcada por la violencia. Monitor de Víctimas registró 21 casos de homicidios y ejecuciones extrajudiciales, ocurridos durante los 31 días de enero. 

Además de todo lo que rodea estas muertes, llama la atención que, según la base de datos de Monitor de Víctimas, en enero de 2021, el aumento de los homicidios en La Vega fue de 1800% en comparación con enero de 2020 cuando se registró solo un homicidio en esa parroquia. 

Por otra parte, durante los 365 días del 2020 en La Vega se documentaron 29 homicidios, ocho asesinatos más que los contabilizados solo durante enero de 2021. 

Con base a los registros de Monitor de Víctimas se puede concluir que el aumento de asesinatos en la parroquia, está relacionado con las muertes ocurridas en la masacre de La Vega, entre el 7 y el 8 de enero. Se logró registrar que en ese solo hecho hubo 15 víctimas, de las cuales 14 fueron presuntamente ejecutadas por los cuerpos de seguridad del Estado y otra murió en el marco del operativo, al parecer a manos de la fuerza pública. 

La primera masacre del año 

Hablar de La Vega en 2021, es recordar la masacre del 8 de enero. De las 15 víctimas, cuatro eran adolescentes de 17 años de edad. En el procedimiento participaron funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), la Dirección de Investigaciones Penales (DIP) y la Unidad de Operaciones Tácticas Especiales (UOTE) de la PNB. 

Una semana antes de que ocurriera la llamada Masacre de La Vega, funcionarios de la PNB informaron que algunos sectores de esa parroquia habían sido tomado por miembros de la megabanda de “El Coqui”, el grupo delincuencial que mantiene el control territorial en la Cota 905, un barrio vecino de La Vega. 

Según los uniformados, los delincuentes habrían llevado a cabo esta acción como una forma de extender su dominio en Caracas. 

A los pocos días de este anuncio, en redes sociales se comenzaron a publicar imágenes de presuntos miembros de bandas delictivas con armas de fuego larga en la zona. 

Habitantes de La Vega consultados para este trabajo confirmaron que desde octubre de 2020 comenzaron a ver jóvenes, que en su mayoría no eran de la zona, transitando con armas de fuego por las calles.

“Su interés se centra en expandir el control territorial en La Vega, debido a que en este sector se encuentran salidas estratégicas de Caracas, como es la carretera Panamericana, contactada en la parte alta de La Vega, y salidas hacía Montalbán, Caricuao y Las Adjuntas”, sostuvo un funcionario policial, quien pidió que no se revelara su identidad. 

Cuatro adolescentes muertos entre las víctimas

Para las 11:00 am del pasado 8 de enero ya habían muerto 15 personas, en el marco del operativo policial en La Vega. Las autoridades informaron que las muertes de estas personas se habían presentado en enfrentamientos con funcionarios de los cuerpos élite policiales. 

Si embargo, familiares de los fallecidos dieron otra versión de los hechos a los periodistas de Monitor de Víctimas. Todos estos relatos apuntaron a que lo ocurrido en La Vega fue una masacre ocasionada por la violencia policial. 

“Queremos que de verdad se haga justicia”, fue el petitorio de los familiares de Carlos Alfredo Hernández Hurtado, de 17 años de edad, ejecutado por funcionarios de las FAES ese 8 de enero. 

El adolescente abandonó sus estudios de bachillerato para ponerse a trabajar lo antes posible y ayudar con los gastos del hogar. Laboraba en una carnicería de la zona. “Fue a comprar queso cuando la policía lo agarró y lo mató”, señaló Carmen Hurtado, madre de Carlos. 

Carmen sabe exactamente cuántos días han pasado desde que mataron a su hijo. “Sabes, esta semana, el 8 de abril, se cumplen 3 meses desde que asesinaron a mi hijo”, cuenta Carmen. Son 90 días desde la intervención policial. 

La madre no ha tenido comunicación con los fiscales del Ministerio Público; pesé a hacer una denuncia ante la fiscalía de derechos fundamentales en Parque Carabobo, casi un mes después de la ejecución del joven. 

Ni una llamada, comentario, ni acción por parte de las autoridades recibió Carmen a tres meses de la masacre. Su caso está impune.  

“Tuve que ir a la fiscalía para meter la denuncia. No me dieron ningún papel. Al menos me atendieron bien, pero ya pasaron dos meses y ni una llamada he recibido”, agregó. 

Hasta el momento, ninguna autoridad del gobierno de Nicolás Maduro se pronunció sobre los hechos. El silencio de Tarek William Saab, Fiscal General; y de Alfredo Ruiz, defensor del Pueblo, marca un precedente preocupante para las víctimas que buscan justicia.

Para Carmen, lo más importante es que se diga la verdad. “Se lo que dicen. Que mi hijo era un malandro. Pero no es así. Es verdad, mi hijo había dejado sus estudios de bachillerato para ayudarme con los gastos del hogar. Sin embargo, él iba a continuar con sus estudios. Tenía pensado inscribirse en la academia militar para ser guardia nacional, unos días después de que cumpliera 18 años”, agregó. 

Para la madre, la versión policial solo estigmatiza, daña y rompe con la vida, no solo de las víctimas, sino también de sus allegados. “Sabes, mi hijo era un chamo sano. Ni siquiera vivía en La Vega. Se había mudado dos años antes a Altagracia de Orituco, a una casa que tengo allá. Esa semana, aquella en donde fue asesinado, estaba ayudándome a buscar las cosas para terminar la mudanza”, confesó la mujer.

Los relatos de los familiares de otras 10 víctimas, publicados en su momento por Monitor de Víctimas, son similares. 

Perfil de las víctimas y su ubicación geográfica

De los 21 homicidios ocurridos en La Vega en enero, 14 fueron por violencia policial, 3 por robo, 3 por causas por determinar y 1 por balas perdidas. En este último móvil se encuentran la otra víctima del operativo policial en La Vega.

La edad promedio de los fallecidos fue de 26,5 años, lo que nuevamente indica que la mayoría de las víctimas eran jóvenes en edades productivas. De los 21 asesinados, una víctima era de sexo femenino. 

Para el padre Alfredo Infante, párroco de La Vega, el incremento de la violencia en la parroquia del suroeste de Caracas se debe a una serie de factores socioeconómicos vinculados también a la acción directa del Estado venezolano, mediante a sus cuerpos de seguridad. 

“No podemos hacer una tesis como tal sobre si las protestas por los servicios básicos (agua y gas) en la parroquia fueron los precursores de la arremetida del gobierno en el sector. Ese aumento en las muertes no solo expresa lo que pasa en La Vega, sino en Venezuela”, señaló. 

Infante, quien es coordinador de Derechos Humanos del Centro Gumilla, identificó las zonas en donde los índices delictivos se mantienen en aumento. La parte baja, que va desde la entrada, en la redoma de La India hasta la calle Zulia, es donde hay mayor incidencia de homicidios. 

“Hay una distribución interesante de los hechos violentos. Por los datos que tienen, se puede decir que la mayor parte de los homicidios se cometieron en la parte baja de La Vega, en donde está la zona más comercial. Seguida por la parte media del sector. La parte baja es la que más ha sufrido la violencia, pese a que allí haya mayor presencia policial”, sostuvo Infante. 

“Llama la atención que el lugar con mayor incidencia es también el lugar de mayor presencia policial. El que la policía esté presente no es garantía de la disminución del delito”, agregó el sacerdote. 

Las víctimas del operativo policial:

Luis Alejandro Ramírez (17) 

Wilfredo Marcano (36)

Yerikson José García Duarte (32)

Raúl Antonio Lira Sánchez (25)

Eliécer Rafael Martínez Rojas (23)

Richard Alejandro Chile Cabello (20)

Julio Alexander Pino Moreno (23)

Yeferson José Moreno Plazola (28)

Carlos Alfredo Hernández Hurtado (17)

Jonathan Useche (17) 

Jonathan Efrén Durán González (17)

Néstor Duarte

Nelson Enrique Villarta Talima (49)

Eglis Rivas (25) 

Un hombre sin identificar 

#MonitorDeVíctimas | A un hombre con discapacidad lo hallaron muerto dentro de su casa con un cuchillo enterrado en el rostro

Adán Torres Rosales, que se movilizaba con muletas, fue hallado sin vida, cubierto con una sábana, dentro de su vivienda en el barrio El Paraíso, en San Cristóbal 

 

Durante la Semana Santa y en hechos diferentes resultaron muertos en Táchira un hombre de 54 años, al que mataron dentro de su vivienda, y otro de 55, por cuya muerte fue detenido un sobrino

 

@ingmaryrodrigu1

 

Dos muertes violentas ocurrieron entre el martes y el Sábado Santo en el estado Táchira. Las dos víctimas fueron hombres, uno de 54 años, cuyo cadáver fue hallado por un sobrino, y otro de 55 años, que supuestamente fue asesinado por un sobrino. 

El primero de estos crímenes se registró en el barrio El Paraíso, municipio San Cristóbal. El occiso fue identificado como Adán Torres Rosales, un hombre con discapacidad, de 54 años de edad. El cuerpo fue encontrado por Jhonny Hernández, un sobrino de la víctima, al interior de su vivienda.

El hallazgo fue efectuado luego de que los vecinos le comunicaran al referido pariente de Torres que la noche del martes 30 de marzo habían escucharon gritos y golpes, provenientes de la casa donde el hombre vivía solo.

No fue sino hasta la mañana del Miércoles Santo cuando Hernández acudió a la vivienda para conocer qué había ocurrido. Al encontrar la puerta entreabierta no pensó en la escalofriante escena que hallaría.

“Entré a la casa y vi un cuerpo cubierto con sábanas. Pensé de inmediato que era él. Al quitar las telas vi a mi tío cubierto de sangre y con un cuchillo clavado en el ojo derecho. También tenía los brazos quebrados, la cara con golpes y muchos trapos en la boca”, relató Hernández. 

El pariente de Torres explicó que su familiar sufría de un desplazamiento de cadera, razón por la cual no podría estar de pie sin sus muletas. “Tal vez habría caído al suelo intentando defenderse y quizás usó sus miembros superiores para bloquear los golpes del homicida”, presumió.

Robo, probable móvil

Se supo que la casa estaba en completo desorden. En la habitación de la víctima no fue encontrado el morral ni envase de plástico donde el ahora occiso guardaba sus pertenencias y el dinero que obtenía por “rezar” los males espirituales a sus vecinos.

Al llegar la comisión del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), se procedió a revisar la casa y a colectar las evidencias necesarias para dar con el paradero del homicida. Las autoridades notificaron a los familiares de Torres que el móvil del hecho podría ser robo.

De acuerdo con lo comentado por sus familiares, el fallecido era conocido como “Mala Vida” y era un vecino muy querido en la comunidad. Se conoció que muchas veces, andando con sus muletas, recorría el Terminal Terrestre de San Cristóbal y brindaba su apoyo espiritual a quienes lo requerían.  “Rezaba para el mal de ojo, culebrilla, también sobaba”, acotaron allegados a la víctima.

Familiares esperan que sea esclarecido el hecho y se haga justicia. “El homicida se ensañó y brutalmente acabó con su vida”, concluyó Hernández.

El hombre no dejó hijos. Su madre y algunos hermanos residen en el estado Portuguesa.

Lo mataron con una piedra de 11 kilos

El otro crimen se registró el sábado 3 de abril en la Aldea Angostura, sector El Parque, El Cobre, municipio José María Vargas. El occiso fue identificado como José Simeón Contreras Duque.

Por este homicidio fue capturado un sobrino de Contreras: un hombre de 26 años de edad, que según sus parientes sufre de trastornos mentales. El detenido, cuyo nombre se corresponde con las siglas D.A.S.C., habría matado a su tío de una pedrada.

Se supo que el día en que ocurrió el hecho, la víctima se fue a su casa luego de compartir con unos amigos. En la residencia vivía con una hermana identificada como Socorro Contreras y el hijo de esta, quien luego resultaría capturado.

De acuerdo con las versiones preliminares, Contreras llegó y se acostó sobre un mueble de madera ubicado frente a su vivienda. Habría sido entonces cuando se presentó el sobrino del ahora occiso e inició una discusión con él.

Conforme con este mismo relato, ofrecido por la hermana del fallecido, viendo que su tío seguía acostado, el joven habría tomado una piedra de 11 kilos aproximadamente y se la habría arrojado en la cabeza.

El señalado homicida huyó del lugar

Según testigos del hecho, al observar la gravedad de la herida causada, el joven huyó de la casa, al tiempo que la hermana del ahora occiso lo trasladó al centro de salud más cercano. Los galenos no pudieron salvarlo, ya no tenía signos vitales. 

Posteriormente se logró la captura del señalado victimario por parte de funcionarios de Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalística (CICPC).

La madre del detenido aseguró que su hijo presenta una enfermedad mental. Sin embargo, fuentes policiales afirmaron que el detenido registra prontuario policial por casos de violencia y droga. Estaba solicitado desde el año 2018.

#MonitorDeVíctimas | Muere un hombre luego de que lo hirieran a bala frente a la Asamblea Nacional
Se supo que el homicida persiguió a la víctima hasta poder dispararle. Aunque los tiros los recibió en una pierna, murió por la cantidad de sangre que perdió

Los familiares de José Vicente Montilla Martínez presumen que la situación en la que resultó herido y que finalmente lo llevó a la muerte se trató de un ajuste de cuentas. El hecho ocurrió a las 10:00 pm del pasado lunes 29 de marzo, cuando el hombre fue atacado a bala. Recibió tres disparos en la pierna derecha.

El herido, de 29 años de edad, que laboraba como carretillero del Mercado Mayor de Coche, falleció al día siguiente en el Hospital Vargas debido a la gran cantidad de sangre que perdió.

Montilla Martínez, que era el mayor de tres hermanos y padre de una niña de 4 años de edad, se había mudado desde hace un mes del barrio Bicentenario, situado en la parte alta de Carapita, parroquia Antímano, con su pareja y su hija.

Familiares del hoy occiso indicaron que Montilla Martínez había tomado la decisión de dormir en las calles del centro de Caracas. Al parecer el presunto victimario lo persiguió y logró herirlo a baja cuando se encontraban a la altura de la Asamblea Nacional, en el centro de Caracas.

#MonitorDeVíctimas | A golpes asesinaron a sexagenario en La Pastora
La víctima, de 65 años de edad, fue hallada dentro de su domicilio. Hasta ahora se desconoce el móvil del crimen

 

De múltiples golpes mataron la noche del pasado lunes 29 de marzo a Carlos Julio Guerrero, de 65 años de edad. El hecho ocurrió en la localidad caraqueña de La Pastora.

En las afueras de una morgue de Bello Monte cerrada y custodiada por funcionarios de seguridad, debido a la gran cantidad de fallecidos por coronavirus, Imale Guerrero, sobrina del fallecido, dijo que este había sido encontrado sin vida dentro de su casa el pasado martes 30 de marzo.

La mujer dijo que su tío vivía solo desde hace tiempo y que en apariencia no tenía problemas con nadie. Desconoce si el móvil del homicidio fue el robo, debido a que al momento de conversar con la prensa aún no había ido al lugar del asesinato. Aseguró que las autoridades no le habían informado nada al respecto.

El hombre se dedicaba a vender productos al detal en vía pública y tenía dos hijos mayores de edad. Integrantes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) se encuentran indagando el hecho.

#MonitorDeVíctimas | Grupos subversivos serían responsables de otro homicidio en Táchira
Fuentes policiales y lugareños sostienen que grupos irregulares serían los responsables de la muerte de Jhon Kleiver Ramírez Marín, de 18 años de edad. Este es el cuarto caso ocurrido en marzo en la entidad fronteriza

 

El pasado domingo 21 de marzo a las 3:30 de la tarde fue encontrado el cuerpo de Jhon Kleiver Ramírez Marín, de 18 años de edad, en el sector Caño Caballero, en el municipio Libertador, al sur del estado Táchira. La víctima presentaba 6 impactos de bala en distintas partes del cuerpo.

Según el relato de Juan Carrillo, amigo de la familia del hoy occiso, el joven se dedicaba a labores del campo y trabajaba en una finca ubicada en San Joaquín de Navay, zona ocupada desde hace varios años por grupos irregulares.

Carrillo contó que el día del crimen la víctima se había ido a pescar con su patrón y fueron interceptados por hombres armados, que bajaron al muchacho de la moto en la que iba y se lo llevaron para ejecutarlo.

Por las características del hecho, allegados a la víctima indicaron que los responsables podrían ser integrantes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), grupo que opera en el municipio Libertador y que se disputa el territorio con disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y las Fuerzas Bolivarianas de Liberación (FBL), mejor conocidos como “Los Boliches”.

Ramírez Marín era el menor de sus hermanos. El único de ellos que aún vive en San Joaquín de Navay, al parece no tiene enemigos ni ha recibido amenazas.

 

Dos hombres sin identificar fueron asesinados en trocha fronteriza

Tres días antes de dicho hallazgo, el pasado jueves 25 de marzo, fueron asesinados dos hombres en las trocha fronteriza Los Mangos, cuyas edades oscilaban entre los 25 y los 30 años de edad. Los cuerpos fueron trasladados a la morgue de San Cristóbal y en principio no se presentaron familiares de las víctimas para retirarlos.

Al parecer estas muertes se produjeron en un supuesto enfrentamiento entre uniformados de la Fuerza Armada Nacional y presuntos integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Según el reporte policial, los militares habrían dado una voz de alto que no fue acatada, lo que habría originado el supuesto enfrentamiento en uno de los pasos ilegales que comunica a San Antonio del Táchira con el departamento Norte de Santander, en Colombia.

De acuerdo con ese mismo reporte, los hombres supuestamente eran paramilitares y pretendían ejecutar ataques terroristas contra unidades militares en la frontera. Indica la minuta que se les habría incautado material subversivo.

Las autoridades señalaron que la comisión militar implicada en el hecho había salido a realizar labores de patrullaje por los pasos fronterizos.

#MonitorDeVíctimas | Hallan muerto a un estilista dentro de su apartamento en Bello Monte
El hombre, de 51 años de edad, fue estrangulado. Vecinos se percataron de no haberlo visto y dieron aviso a las autoridades

Sandra Guerrero

El cadáver de Roberto Guzmán, estilista de 51 años de edad, fue localizado el pasado lunes 22 de marzo en su apartamento, ubicado en el edificio DAM de Colinas de Bello Monte, en Caracas.

El hallazgo fue efectuado por una comisión de los bomberos, una vez que vecinos del hombre notaron la ausencia de Guzmán e hicieron la denuncia. En la autopsia que le practicaron en la morgue de Bello Monte se determinó que falleció por asfixia mecánica.

Los investigadores del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) que tienen a su cargo la averiguación presumen que el o los responsables del crimen eran conocidos de la víctima. A esta conclusión llegaron porque el cilindro de la cerradura de la puerta no fue violentado.

Se supo que el estilista atendía a algunos clientes en su apartamento y que en ocasiones se trasladaba en moto a otros domicilios a prestar sus servicios. También transcendió la información de que Guzmán cobraba su trabajo en dólares.

Extraoficialmente se conoció que durante la inspección practicada por una comisión del Cicpc en el apartamento de Sánchez, los expertos recabaron abundantes evidencias para procesarlas en los laboratorios.