Carlos D’Hoy, autor en Runrun

Carlos D Hoy

#MonitordeVíctimas | PNB mató a mototaxista en La Pastora al confundirlo con delincuente

@carlos_dhoy

 

A las siete de la mañana de este miércoles 9 de septiembre un disparo impactó en el pecho del motorizado Alfonso Lugo Parra, de 57 años de edad y acabó con su vida. El tiro fue efectuado por funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) quienes supuestamente perseguían a un asaltante y terminaron matando a un inocente.

Alfonso Lugo era uno de esos mototaxistas que se convierten en tradicionales en Caracas, con 57 años era calificado por sus vecinos como hombre sin vicios ni problemas de ningún tipo. Era un trabajador confiable que diariamente comenzaba su jornada laboral a las 5:30 de la madrugada y seguía hasta las 6:00 pm. Durante los últimos años se había dedicado a trasladar pasajeros desde La Pastora hacia distintos sectores de Caracas. Sus clientes, vecinos y amigos lo conocían como “Pelusa”.

A Pelusa lo mataron a escasas cuadras de Miraflores, a pocos metros de la zona más custodiada del país.  La calle estaba comenzando a retomar su ajetreo habitual, minutos antes en el casco colonial de La Pastora habría ocurrido un robo y el asaltante huyó a pie seguido por unos funcionarios de la PNB, el ladrón huyó en dirección hacia la avenida Sucre.

Mientras eso ocurría, Lugo Parra esperaba su turno sentado en su moto en la parada de la línea, ubicada en el sector Tinajitas, cuando sonaron los disparos no tuvo tiempo de reaccionar, en medio de la confusión cayó agonizante con un disparo en el pecho. Se le acercaron los funcionarios policiales que habían disparado. “Los policías habrían tocado su pecho como buscando algo”, dijo un vecino y luego lo llevaron al hospital Vargas, donde se confirmó su deceso.

El trabajador del volante vivía en la misma zona donde fue asesinado, deja a su esposa y una nieta menor de edad, su única hija había fallecido recientemente.

Protesta exigiendo justicia

En protesta por el asesinato de Alfonso Lugo, vecinos del sector cerraron el paso por la avenida Sucre de Catia y exigieron la presencia de un fiscal del Ministerio Público para que los asesinos sean castigados con todo el peso de la ley.

“A plena luz del día dispararon a pesar de que había gente inocente en la calle, mataron a un hombre trabajador y honesto”, comentó una vecina.

“Igual que como hicieron en el caso de los muchachos que mataron en el estado Zulia, queremos justicia, queremos que el Ministerio Público investigue este crimen y los funcionarios actuantes sean sancionados”, dijo otro vecino consultado.

En los primeros siete meses de 2020, 152 caraqueños han muerto a manos de funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado, en medio de presuntas ejecuciones extrajudiciales y casos de supuesta resistencia a la autoridad. 

 

#MonitorDeVíctimas | Un joven fue acribillado por un encapuchado en La Vega
El asesino le propinó 16 tiros cuando estaba en una cancha jugando con unos amigos

 

@carlos_dhoy | Fotografía: Carlos Ramírez

 

Aiverson José Rosal Sánchez, de 18 años de edad, se encontraba jugando con un  grupo de amigos en una cancha de fútbol ubicada en el sector Alí Primera de la parroquia La Vega de Caracas. Pese a la lluvia que caía, la diversión no cesaba, hasta el momento en que de un vehículo descendió un hombre que tapaba su rostro con una capucha y fue directamente hasta donde Rosal Sánchez se encontraba.

Al joven no le dio tiempo de reaccionar. El criminal le propinó 16 disparos sin mediar palabra y huyó en medio del estupor de los presentes. Eran aproximadamente las 3:00 pm del martes 18 de agosto.

Según versiones de los familiares de la víctima, el carro involucrado es un Ford, modelo Fiesta Power color azul donde el asesino iba como copiloto.

Apenas se enteraron de los hechos, fueron al lugar y recogieron al joven agonizante y lo trasladaron hasta el hospital Miguel Pérez Carreño, donde ingresó ya muerto.

Rosal Sánchez, quien era el mayor de cuatro hermanos, no deja hijos. Se dedicaba a trabajar como obrero, pero como consecuencia de la cuarentena decretada para contener la propagación del Covid 19 había quedado sin trabajo.

 

#MonitorDeVíctimas | Un policía muerto y dos heridos durante un enfrentamiento en la Cota 905
El tiroteo se prolongó por varias horas y al finalizar la tarde obligaron a todos los funcionarios policiales a retirarse de la zona

@carlos_dhoy | Fotografía: Carlos Ramírez

Un funcionario de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) murió mientras que dos de sus compañeros fueron heridos, uno de ellos de gravedad, durante un enfrentamiento ocurrido en la Cota 905, la tarde de este martes 25 de agosto.

El oficial jefe asesinado fue identificado como Edgar Jesús Palacios Veitía, en tanto que los heridos son el oficial jefe Daniel Martínez, quien recibió un balazo en la pierna, y el oficial agregado Yusmar Ricardo Amaris, quien fue impactado por un proyectil en la mejilla derecha.

Según versiones policiales, el enfrentamiento se inició cuando sujetos por identificar habrían intentado tomar la sede de la policía municipal de Caracas ubicada en el antiguo club de la Policía Metropolitana, situado en la parte alta de la Cota 905, municipio Libertador.

La situación generó un intenso enfrentamiento que fue reportado por vecinos de El Paraíso a través de las redes sociales.

Tras el tiroteo inicial los antisociales habrían huido hacia una zona boscosa ubicada detrás de la antigua sede policial y de allí hacia el sector Las Torres de la parroquia La Vega, hasta dónde llegó la operación de búsqueda de los delincuentes.

Al lugar acudieron comisiones de las FAES, Policía Nacional Bolivariana y Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Los funcionarios intentaron controlar el tiroteo y dar con el paradero de los delincuentes, pero recibieron órdenes de abandonar el área, sin haber capturado a los presuntos asesinos de su compañero.

Través de audios los funcionarios expresaron su pesar por la muerte del oficial Edgar Jesús Palacios y su malestar por la orden de abandonar la operación.

#MonitorDeVíctimas | Mató a su mamá para quedarse con su casa en Petare
El criminal enterró el cadáver en un matero ubicado en el patio de la vivienda y lo tapó con cemento

@carlos_dhoy | Fotografía: Carlos Ramírez

 

Un joven asesinó a su madre para quedarse con su vivienda y luego enterró el cadáver en el patio de la casa. 

La víctima fue identificada como Kuit Teresa Ibáñez, de 54 años de edad, cuyo cadáver fue localizado bajo varias capas de cemento, en el interior de un matero que estaba en el patio de su casa ubicada en el barrio El Carpintero de Petare, municipio Sucre del estado Miranda.

El femicida fue Luis Eduardo Pérez Ibáñez, de 26 años, quien es su hijo y estuvo tres años preso por robo en el Internado Judicial de Yare.

El crimen se hizo público el pasado sábado 1 de agosto, cuando vecinos de la barriada comenzaron a extrañar la presencia de la señora Ibáñez, por lo que le preguntaron a su hijo. El sujeto respondió que estaba hospitalizada porque había contraído la Covid 19, pero los vecinos no le creyeron por la actitud evasiva como respondió y porque el protocolo de tratamiento de la enfermedad incluye la ubicación y aislamiento de los familiares cercanos del paciente, lo que no había sucedido.

En vista de la situación, los vecinos se comunicaron con familiares de la señora Ibáñez y estos acudieron a verificar qué sucedía.

Al llegar a la casa no se les permitió el acceso, por lo que forzaron la cerradura para entrar y notaron que faltaban muchos objetos de valor. Además, el homicida trató de fingir que su madre estaba dormida y colocó varias almohadas tapadas por una cobija para simular que estaba allí arropada.

Los familiares hicieron la denuncia ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) y una comisión se lo llevó detenido. Durante la entrevista el sujeto confesó su crimen y el lugar donde había dispuesto del cadáver. Entonces, lo desenterraron.

El cuerpo fue trasladado a la morgue de Bello Monte donde se realizaron los exámenes forenses y fue entregado a sus familiares para que le dieran sepultura.

 

el futuro de la juventud en sectores populares

#MonitorDeVíctimas | CICPC detuvo a dos personas por el secuestro y asesinato de comerciantes de oro
Pese a que los familiares pagaron el rescate, los cadáveres fueron localizados el pasado domingo en una zona boscosa cercana a Plaza Venezuela

 

 @carlos_dhoy | Fotografía: Carlos Ramírez

 

Un hombre y una mujer fueron detenidos por estar presuntamente implicados en el secuestro y asesinato de los comerciantes de oro Anthony Godoy, de 33 años de edad, y Pedro Méndez, de 19, cuyos cadáveres fueron localizados en domingo 26 en horas de la tarde en una quebrada ubicada entre Las Acacias y El Recreo, municipio Libertador.

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), aprehendieron a Maikel Mauricio Mata, de 20 años de edad, y Yosly Abreu, de 50 años, y se encuentran tras la pista de dos personas más, un adolescente de 17 años de edad y un hombre de nombre Luis, quienes serían los autores materiales del crimen.

Douglas Rico, director del CICPC, informó a través de su cuenta en la red social Instagram (@douglasricovzla), que Godoy y Méndez tenían un local de compra y venta de oro en Catia, y ya habían realizado varias transacciones comerciales con Yosly Abreu, por lo que se confiaron cuando ella los contactó para venderles unas prendas de oro. 

Quedaron en verse en la avenida Victoria. Pero al llegar al lugar fueron sometidos por los secuestradores que se los llevaron hasta una zona boscosa de la parte alta de Terrazas de las Acacias, parroquia El Recreo del municipio Libertador, donde les tomaron una foto como fe de vida y llamaron a los familiares para pedir el rescate. Posteriormente, el adolescente los mató.

La esposa de Godoy, sin saber que ya los habían asesinado, acordó con los delincuentes que se encontrarían en un sitio para pagar el rescate. Al llegar, los plagiarios tomaron el dinero y las prendas de oro convenidos y se marcharon. Minutos después enviaron un mensaje a los familiares que decía que ya estaban muertos.

Se conoció que Anthony Godoy fue funcionario de PoliCaracas y trabajaba como comerciante junto a su cuñado, Pedro Méndez.

El CICPC continúa tras la pista de los demás implicados en el secuestro y doble homicidio. secuestro y asesinato

 

 

el futuro de la juventud en sectores populares

#MonitorDeVíctimas | Asesinó a su abuela para quedarse con la casa
Una adolescente de 16 años de edad está implicada en el asesinato de la mujer cuyo cadáver fue hallado en un basurero

Carlos D’Hoy @carlos_dhoy / Fotografía: Carlos Ramírez

Una adolescente de 16 años de edad y su novio, estarían implicados en el asesinato de la mujer cuyo cadáver fue localizado en horas de la mañana de este martes 23 de junio, en un basurero ubicado en las inmediaciones de la Contraloría General de la República, en la avenida Andrés Bello de Caracas.

Las autoridades policiales informaron que la víctima fue identificada como María Maya Toledo, de 64 años de edad, residenciada en la avenida Táchira de la parroquia El Recreo, del municipio Libertador.

Según las pesquisas realizadas por el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), el crimen fue planificado por una nieta de la víctima y su novio con el objetivo de quedarse con la vivienda de Maya Toledo.

Según los investigadores, la adolescente habría quedado embarazada y en situación de calle tras haber peleado con sus padres. Entonces, junto a su novio, Richard Vargas, de 19 años de edad, ideó un plan para tener un techo: fueron hasta la vivienda de la abuela donde pretendían vivir juntos, pero sostuvieron una discusión con la sexagenaria. En medio de la pelea sometieron a la mujer, le ataron un cable al cuello y la golpearon en la cabeza hasta matarla.

Luego, introdujeron el cadáver en una maleta y le pagaron a unos indigentes para que se deshicieran de ella. Son estos sujetos quienes llevan la maleta hasta el contenedor, donde permanecieron hasta que fueron localizados por trabajadores del aseo urbano.

Tanto la nieta como su novio y los indigentes implicados en la colocación del cuerpo en el contenedor, están detenidos.

#MonitorDeVíctimas | Asesinaron a un barbero para robarle la moto
Le dispararon después de que entregó la moto a los asaltantes

Carlos D’Hoy @carlos_dhoy / Fotografía: Carlos Ramírez

Un barbero identificado como Junior Alexis Sánchez Niño, de 37 años de edad, fue asesinado a tiros en el sector Santo Domingo del pueblo de Baruta, municipio Baruta, en horas de la tarde del martes 2 de junio.

Versiones suministradas por familiares en la morgue de Bello Monte, señalan que Sánchez Niño circulaba en su moto cuando dos hombres en otra moto lo interceptaron y, pistola en mano, lo obligaron a entregar el vehículo en el que viajaba.

Una vez entregó la moto le dispararon en múltiples ocasiones, asesinándolo de forma instantánea.

Sánchez Niño trabajaba en una peluquería ubicada en la avenida principal de Baruta. Hace un año hacia sido liberado de la cárcel de Yare, donde trabajaba como barbero.

Residía con su padre en el sector Gavilán, del mismo municipio, en el estado Miranda.

Era el mayor de dos hermanos y dejó un hijo de 18 años de edad.

#MonitorDeVíctimas | Un hombre asesinó a su esposa y la enterró en el patio de su casa en Catia
Durante una semana los familiares buscaron a la joven que supuestamente había huido de su casa tras una discusión con el esposo

Carlos D’Hoy @carlos_dhoy / Fotografía: Carlos Ramírez

Una semana estuvo desaparecida Keiderly Morán, de 29 años de edad. Desde el pasado miércoles 20 de mayo no se sabía de su paradero. La joven no respondía las llamadas telefónicas ni se comunicaba con su familia. Su esposo, David Jesús Burguillos, decía que se había ido de la casa luego de una discusión y “no sabía dónde se encontraba”.

La desaparición de Keiderly Morán se hizo viral el sábado siguiente cuando sus familiares iniciaron una campaña a través de las redes sociales tratando de encontrar personas que pudieran dar pistas sobre su paradero.

Sus familiares abrigaban la esperanza de que la joven madre regresaría.

A pesar de que todo parecía indicar lo peor, ya que Keiderly era una joven mamá dedicada a su hijo de 4 años de edad, “a quien nunca dejaría abandonado”, la familia aguardaba con fe encontrarla con vida.
Su esposo había denunciado la desaparición ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), donde repitió que discutieron, salió molesta de la casa y no sabía más nada de ella.

El hijo de la joven asesinada fue testigo del crimen

El pequeño hijo de ambos, de 4 años de edad, se constituyó en pieza clave para resolver el crimen. Los allegados creen que no solo habría sido testigo del asesinato de la joven estudiante sino que, además, habría visto cuando fue enterrada.

Esto lo deducen cuando el niño comentó: “Mi mamá abrió un hueco y se metió para irse a Catia”.
Días más tarde, dijo a una de sus tías que su mamá “estaba en una cama en un hospital y se había ido para no volver”.

Ante las revelaciones que suministraba el pequeño, la familia presionó a Burguillos y el sujeto dejó entrever otra hipótesis: él sospechaba que Keiderly tenía una relación otro hombre y sería ese sujeto quien estaría implicado en su desaparición.

En ese momento, los familiares de la joven le dijeron a David que si sabía algo, tenía que decirlo a la policía para ampliar la búsqueda y le pidieron que fuese a declarar al día siguiente, es decir, el lunes 25 de mayo.

Cuando Burguillos acudió al CICPC, los funcionarios lo dejaron detenido al encontrar inconsistencias en su declaración y, luego de intensos interrogatorios, terminó confesando que la había asfixiado y enterrado en una arenera situada detrás de la vivienda que ocupaban.

Lo tenía todo planificado

En opinión de los familiares el hombre tenía planificado el crimen.

La pareja había terminado su relación hacía más de un año, sin embargo, David Jesús Burguillos se mantenía en la casa porque no tenía otro lugar a dónde irse, compartían el techo, pero más nada.

El lunes 18 de mayo, Burguillos intentó reconciliarse con Keiderly, pero fue rechazado. El martes, la joven fue a visitar a unos familiares y regresó a su casa al finalizar la tarde.

“Esa noche la música sonó a todo volumen en la casa. Algunos dicen que escucharon a mi prima cantando, pero otros indicaron que oyeron a una persona pidiendo auxilio. En verdad lo que escucharon fue a Keiderly tratar, vanamente, de conseguir ayuda”, dijeron allegados.

El hueco para enterrarla lo cavó en una zona de difícil acceso con la intención de esperar a que llegaran las lluvias y en una crecida los restos fuesen arrastrados.

“Casi lo logra, a pesar de que iniciaron la búsqueda del cadáver los funcionarios no lo encontraban y tuvieron que llevar a David Burguillos hasta el lugar para que dijera dónde estaban los restos. Ese día, a las 4:00 pm, luego de mucho esfuerzo lograron sacar el cadáver. Pocos minutos después comenzó a llover fuerte y el río creció mucho, si hubiesen tardado más la crecida se hubiese llevado los restos de Keiderly”, dijeron los familiares de la joven.

Burguillos fue detenido y presentado ante el Ministerio Público.