Monitor de Víctimas, autor en Runrun

Monitor de Víctimas

#MonitorDeVíctimasTáchira | Sexagenaria fue asesinada por su sobrino en Abejales
José Alberto Pérez Sandoval, de 23 años de edad, acabó con la vida de su tía para robarle los ahorros

Monitor Táchira

El asesinato de Carmen Marina Hernández Pérez, de 66 años de edad, mantiene consternados a familiares y amigos, pues fue uno de sus sobrinos quien, para robarle sus ahorros, le quitó la vida, en el sector Centro 1 de Abejales, municipio Libertador del estado Táchira.

Eran aproximadamente las 5:30 de la mañana del 3 de enero de 2022, cuando José Alberto Pérez Sandoval, de 23 años de edad, sobrino de la sexagenaria, al saber que la mujer estaba sola en su vivienda, fue a quitarle 150.000 pesos colombianos, unos 30 dólares americanos, que Hernández Pérez tenía ahorrados y que eran parte de lo cobrado por su trabajo como cocinera.

La mujer escuchó ruido y, aparentemente, encontró a su sobrino hurgando entre sus pertenencias. Este, al notar la presencia de la mujer, la habría golpeado y lanzado al piso.

En ese momento, al parecer, el sobrino sacó un cuchillo y Carmen comenzó a luchar por su vida.

De acuerdo con la información forense, Hernández Pérez tenía varias heridas en las palmas de las manos que demostrarían lo vivido antes de morir.

El homicida le infligió múltiples heridas en la región lateral del cuello y auricular izquierda que le causaron la muerte inmediata.

Luego de cometer el asesinato, Pérez Sandoval salió de la vivienda con manchas de sangre en el cuerpo y la ropa, y con heridas de arma blanca en las manos.

 

Cuando los vecinos notaron la actitud sospechosa del hombre, alertaron a los funcionarios policiales y a otros familiares de la víctima.

Al lugar acudieron funcionarios de la Coordinación Especial de Investigaciones de Delitos contra las Personas, de la Delegación Municipal San Cristóbal del Cuerpo de Investigaciones Científicas, penales y Criminalísticas (Cicpc), quienes, además de colectar las evidencias de interés criminalístico, esclarecieron el femicidio.

A la sala de patología forense de la ciudad de San Cristóbal fue trasladado el cadáver de Hernández Pérez. En el sitio, Freddy Zambrano, uno de los tres hijos de la víctima, comentó que esta había sido una mujer colaboradora, trabajadora y querida en la comunidad.

Mientras que, dijo, José Pérez, a su corta edad, había mantenido una conducta no acorde con la de su familia, y estaba siendo solicitado por el delito de abuso sexual.

*También puede leer: #MonitorDeVíctimasLara | En Palavecino asesinaron a dos mujeres y quemaron sus cuerpos en un basurero

#MonitorDeVíctimasCaracas | Hombre fue asesinado a metros de la iglesia San Pedro en Los Chaguaramos
La víctima tenía 36 años y lo mataron cuando caminaba con su esposa a su residencia

 

Monitor de Víctimas / Foto: Carlos Ramírez

 

Cristian Angulo Guerrero, de 36 años de edad, fue asesinado de dos disparos cerca de la iglesia San Pedro de Los Chaguaramos. El hecho se registró el pasado 6 de enero en la noche, cuando la víctima caminaba hacia su casa con su esposa, tomados de la mano.

Según el relato de familiares, mientras Angulo Guerrero y su esposa caminaban a su residencia, fueron interceptados por un vehículo, cuyos tripulantes le pedían a la víctima un dinero.

Testigos del hecho comentaron a allegados de Angulo Guerrero que este les dijo que no tenía dinero y se dio la vuelta. Segundos después, el copiloto del vehículo le disparó dos veces en la espalda.

El hombre falleció en el sitio, y hasta los momentos se desconoce el móvil del homicidio.

Cristian Angulo era padre de tres hijos.

Es notable que a pocos metros de la iglesia San Pedro hay un puesto permanente de la Guardia Nacional.

#MonitorDeVíctimasTáchira | Asesinado presunto contrabandista y narcotraficante de El Nula
José Noel Ortega Fandiñoconocido como “el Cherry”, supuestamente vinculado con las disidencias de las FARC, recibió múltiples impactos de bala el 30 de diciembre

Monitor de Víctimas

El cuerpo de José Noel Ortega Fandiño, de 35 años de edad, ingresó a la morgue de San Cristóbal el pasado 30 de diciembre a las 7:00 de la noche, sin ninguna identificación.

El caso fue tratado con gran hermetismo, pues la víctima era familiar de un funcionario activo del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), por lo que intentaron mantener en reserva la identidad y los pormenores del caso.

Ortega se trasladaba en una costosa camioneta por el sector conocido como Río Frío, en la troncal 5, carretera nacional que comunica el Táchira con el estado Apure y el centro del país. Su cuerpo apareció tirado en el piso del lado del copiloto con múltiples tiros en el rostro y otras partes del cuerpo.

El cadáver del hombre fue retirado de la morgue de San Cristóbal el 31 de diciembre en horas de la tarde. La familia y las autoridades mantuvieron en total reserva la información.

En El Nula, Ortega era mejor conocido como “el Cherry”. Según ganaderos, comerciantes y lugareños, era un hombre adinerado, con poder, tierras y buenas relaciones con las cúpulas militares. Lo vinculan con las disidencias de las FARC y el manejo del contrabando de gasolina y tráfico de drogas en la zona.

De acuerdo con documentos públicos del Tribunal Supremo de Justicia, Ortega tenía antecedentes penales por el delito de contrabando desde los 19 años de edad.

Una noticia publicada el pasado 13 de diciembre por Infobae menciona a José Noel Ortega Fandiño como miembro de una red de corrupción y contrabando, señalado en el 2020 por el capitán activo del ejército Williams Andrés Rivas Jiménez, quien, según la familia, ha sido sometido a torturas luego de denunciar las actividades desempeñadas por “el Cherry”.

Se conoció que, en las últimas horas, en el Alto Apure se han registrado varios hechos de sangre que están vinculados con el asesinato del “Cherry”.

#MonitorDeVíctimasTáchira | Hombre solicitado por robo y homicidio murió en presunto enfrentamiento
La víctima, de 24 años de edad, murió, presuntamente, al resistirse a la autoridad en el municipio Jáuregui.

 Monitor de Víctimas

José Gregorio Rosales Villamizar, de 24 años de edad, se encontraba en su residencia ubicada en el sector Tejía de La Grita, municipio Jáuregui del estado Táchira, cuando una comisión de la brigada contra robos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) llegó para detenerlo por el robo de una moto.

El hecho se produjo el pasado 27 de diciembre en horas de la mañana. La víctima habría sacado un arma de fuego, lo que supuestamente generó un enfrentamiento en el cual murió Rosales Villamizar.

Se conoció que había estado preso y lo relacionaban con robos en la zona. El papá de la víctima retiró el cuerpo en la morgue de San Cristóbal sin dar mayores detalles sobre la vida de su hijo.

#MonitorDeVíctimasLara | Cuatro homicidios el primer día del año
Lara registra cuatro crímenes el primero de enero. Todos ocurrieron en el municipio Iribarren

Monitor de Víctimas

Desde temprano, el día sábado primero de enero se tornó violento en el estado Lara, pues se registraron cuatro homicidios en diferentes zonas del municipio Iribarren. Tres personas fueron asesinadas con arma de fuego y una con arma blanca.

A la 1:00 a. m., Anthony Carrasco, de 37 años de edad, estaba compartiendo con su familia la llegada de un año nuevo, en el sector Nueva Paz del oeste de Barquisimeto.

Justo en ese momento llegó un hombre (no identificado) y accionó un arma de fuego contra los presentes. Carrasco fue alcanzado por una bala a la altura de la cervical; el agresor huyó del sitio y los familiares del joven corrieron a auxiliarlo.

Pidieron ayuda a un vecino para que lo trasladaran hasta la emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto. Luego de ser ingresado a la emergencia, los médicos informaron que Carrasco debía ser intervenido.

Carrasco no resistió a la operación y cuatro horas después murió como consecuencias del tiro que recibió.

Disparo en el abdomen

En otro hecho, Yoheser Lucena Lucena, de 28 años de edad, fue asesinado de un balazo en el abdomen.

Eran las 5:00 a. m. y Lucena iba camino a su casa, cuando por la calle 7 con avenida 4 de La Carucieña, sin mediar palabras, le dispararon y lo dejaron malherido en el sitio.

En el momento del hecho, en los alrededores se encontraban conocidos del joven, quienes de inmediato le prestaron ayuda y lo trasladaron hasta el Seguro Social Pastor Oropeza, porque era el centro de salud más cercano.

Conocidos de Yoheser contaron que el joven fue ingresado a la emergencia sin signos vitales.

Funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc del estado Lara investigan la muerte, pero hasta el momento no han detenido a los responsables.

También el primero de enero a mediodía asesinaron a Rafael Junior Hernández, de 20 años de edad. El joven, quien era obrero, recibió un impacto de bala cerca del pómulo.

El hecho ocurrió en el sector 5 del barrio La Batalla, justo en la quebrada Mosquera. El cuerpo de Hernández quedó bocarriba; vestía un jean y una franela color naranja.

Una fuente oficial contó a Monitor de Víctimas que fueron sus familiares quienes hallaron el cuerpo de Hernández y de inmediato llamaron al Cicpc para que hicieran el levantamiento del cadáver.

Puñalada en el corazón

A Jeferson Medina, de 20 años, lo mató un hombre de una puñalada en una riña, ocurrida en el barrio Jacinto Lara, el sábado a las 7:30 p. m.

El joven estaba compartiendo entre amigos y familiares en una casa de la zona, pero una discusión entre varias personas, que se encontraban ingiriendo bebidas alcohólicas, se tornó violenta y se fueron a los golpes.

En medio de la riña, uno de los agresores sacó un arma blanca y apuñaló a Medina justo en el corazón.

Las personas que estaban en el sitio comenzaron a gritar pidiendo auxilio y fue un conocido de la familia el que lo trasladó hasta el Seguro Pastor Oropeza de Barquisimeto, pero fue ingresado a la emergencia sin signos vitales.

Los familiares de Medina no quisieron aportar mayores detalles sobre lo ocurrido, pero sí contaron que el presunto homicida fue detenido por funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc.

Hasta los momentos se sabe que en el Cicpc solo tienen una persona detenida y se encuentran tras la identificación y captura de los demás implicados en los crímenes.

#MonitorDeVíctimasTáchira | Buscan a un hombre apodado el Cejas por homicidio de comerciante
El cuerpo de Ender Alberto Herrera Roa fue hallado con múltiples heridas de arma blanca en los sanitarios de una instalación deportiva

 

Monitor Táchira

 

Los cuerpos de seguridad del Táchira buscan a un hombre apodado «el Cejas» por ser el presunto homicida de un comerciante al que le infligieron al menos 30 heridas punzopenetrantes en el baño de un campo deportivo de la población de Coloncito, municipio Panamericano, en el norte de la entidad tachirense.

La víctima fatal fue identificada como Ender Alberto Herrera Roa, de 30 años de edad, un comerciante informal de ropa, que compraba mercancía en Cúcuta, Colombia, y la vendía en la capital de Panamericano. Residía en el barrio 19 de Abril, muy cerca del campo deportivo en el que lo hallaron asesinado la mañana de este sábado 18 de diciembre.

De acuerdo con la información que se logró recabar, además del presunto asesino, al que apodan “el Cejas”, dos adolescentes podrían estar implicados en el crimen.

Los tres estuvieron desde la noche del viernes en compañía de la víctima, departiendo e ingiriendo licor, a escasas dos cuadras de la instalación deportiva, ubicada en el barrio Bicentenario.

De hecho, cerca de la medianoche del viernes, Ender llegó a su casa e invitó a un hermano a acompañarlos a divertirse, pero este se negó. Entonces Ender regresó con los tres individuos. 

Se cree que el homicidio ocurrió poco después de la una de la madrugada del sábado. El hallazgo del cadáver lo hicieron en la mañana algunos usuarios del campo deportivo.

Sobre “el Cejas”, al que describieron como un hombre violento, cuya ira se intensifica cuando ingiere licor o drogas, se dijo que acostumbra llevar con él un arma blanca de fabricación artesanal, una especie de navaja con punta en forma de «pico de loro».

En la escena del crimen, el Cicpc incautó entre las evidencias un pico de botella ensangrentado. Una de las hipótesis que manejan las autoridades es que se trataría de un crimen de odio, pues Herrera Roa pudo haber sido asesinado por su orientación sexual.

Aseguraron algunos funcionarios policiales que en reiteradas oportunidades «el Cejas» se ha visto involucrado en riñas, y que constantemente manifestaba: «Quiero ver sangre», como una manera de intimidación.

Horas después del crimen, el presunto homicida habría hablado por teléfono con una amiga en común, a quien, cuando le insinuó que se comentaba que asesinó a Ender, habría amenazado con hacerle lo mismo si se atrevía a hablar.

El paradero del presunto asesino es desconocido. Uno de los menores que lo acompañaban la noche del viernes y la madrugada del sábado fue aprehendido por funcionarios de Politáchira; sin embargo, posteriormente fue puesto en libertad.

#MonitorDeVíctimasTáchira | Asesinaron a agricultor que había denunciado corrupción en Táchira
La viuda de Henry Leonel García asegura que señalamientos de su marido contra algunos personajes del municipio Uribante tendrían relación con su muerte

 

“Mándenme a matar, pero ya está bueno de tanta humillación. Se llenaron de gasolina y gas. Gástese la plata y me manda a jo…”, fueron las palabras de Henry Leonel García Roa, de 38 años de edad, enviadas en un audio a varias personas por la aplicación de mensajería instantánea Whatsapp. Táchira

La denuncia, dirigida a Ángel Yoel Contreras, exalcalde del municipio Uribante del estado Táchira por el PSUV, aparentemente sería la sentencia de muerte del productor agropecuario de Pregonero, quien por varios años perteneció a la militancia “revolucionaria”, de acuerdo con el audio difundido por las redes sociales.

Según lo relatado por Desiré del Valle Pérez, la esposa de la víctima, García Roa se encontraba en su finca el martes 7 de diciembre de 2021, cosechando cebollas. De pronto observó a un grupo de hombres rodear el lugar. “Él les avisó a los trabajadores que algo estaba pasando”, dijo. Por ello, el agricultor decidió desorientar a los desconocidos y regresó a la vivienda de la finca, donde tenía un arma oculta.

Sin embargo, varios de los hombres, que estaban fuertemente armados y que estarían relacionados con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), lo emboscaron y le dispararon varias veces.

“Él estaba muy extraño, quería arreglar algunos documentos; sin razón me hablaba de la niña, del bebé. Yo creo que lo estaban amenazando”, dijo la viuda, que está preocupada por su integridad física.

Pérez sostiene que los señalamientos que su marido había formulado contra conocidos personajes de esa localidad y otros sectores del municipio Uribante estarían vinculados con su muerte.

“Las cosas pasaron muy rápido. Mi niño quedó huérfano, apenas tiene un año; él amaba a su hijo”, decía desconsolada la mujer en las adyacencias de la sala de patología forense de la ciudad de San Cristóbal, un día después del suceso.

El cuerpo sin vida del hombre permaneció más de seis horas en el cultivo; la localidad es lejana y los funcionarios del Eje de Homicidios acudieron al lugar pasadas las 4:00 de la tarde para realizar el levantamiento del cadáver y así reunir las evidencias de carácter criminalístico.

En horas del mediodía del día miércoles 8 de diciembre, la comisión del Cicpc llevó el cuerpo desde La Fría, municipio García de Hevia, a la sala de patología.

Fuentes policiales afirman que el hecho está siendo investigado, pero, según Pérez, se le estaría aplicando “la ley del monte”, y, en la mayoría de estos casos, las muertes quedan impunes, aseguró. 

#MonitorDeVíctimasTáchira | Encendido de luces navideñas terminó con la muerte de un hombre en Táchira
El cadáver de Dixon Leonardo Ramírez González fue hallado baleado dentro de su carro en la vía a La Laguna, en el municipio Guásimos

El pueblo Palmira, municipio Guásimos del estado Táchira, celebró el encendido de luces navideñas el viernes 10 de diciembre de 2021, una tradición decembrina en esta localidad.

Dixon Leonardo Ramírez González, de 32 años, aprovechó la oportunidad para asistir a las actividades con su pareja, Kely Lagos, y otros familiares.

Después de un par de horas, la festividad se tornó violenta. Unos hombres habían iniciado una riña en el lugar, en la cual al parecer estuvo involucrado el cuñado de Dixon, razón por la cual este se metió en la pelea.

La multitud logró frenar la violencia, pero los hombres continuaron ingiriendo bebidas alcohólicas. “Esto empeoró la situación. Luego él se peleó con mi hermano; logramos separarlos y él se fue”, comentó la viuda.

 

Pasadas las 3:00 de la mañana, su marido regresó —ella no supo de dónde—, y nuevamente inició una discusión con los presentes. Su esposa decidió retornar a su vivienda disgustada por lo acontecido.

Mientras iba camino a su casa, su esposo fue herido con un arma blanca en la zona abdominal por hombres desconocidos.

Por sus propios medios, la víctima se trasladó a un centro asistencial cercano y fue atendido por los médicos de turno. Sin esperar que le dieran de alta, el herido se retiró del hospital para supuestamente regresar a su residencia.

Aparentemente, cuando conducía a su casa, aproximadamente a las 8:00 de la mañana del día sábado, en las inmediaciones del Liceo Bolivariano Monseñor Antonio Ignacio Camargo Álvarez, Maica, vía a La Laguna, se escucharon varias detonaciones; los vecinos alarmados llamaron a la policía.

 

En medio de la avenida permanecía el vehículo marca Chevrolet, modelo Corsa, dos puertas, color amarillo, identificado con las placas GCT58B, en cuyo interior estaba el cadáver del hombre de 32 años.

La escena del crimen fue acordonada posteriormente por funcionarios adscritos a la Coordinación contra Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, delegación municipal San Cristóbal, quienes juntarían todas las evidencias en el lugar.

El cadáver del hombre estaba en la parte trasera del vehículo, por lo que se podría suponer que intentó evadir la balacera. Recibió diez tiros, su muerte fue instantánea.

Los funcionarios policiales manejan el ajuste de cuentas y la venganza personal como los móviles del hecho.

A la morgue del Hospital Central de San Cristóbal asistieron para el reconocimiento del cuerpo dos hermanos y la esposa de la víctima. En medio del llanto, se preguntaban cuál de los dos niños, hijos de Ramírez González, tomaría las riendas del “hombre de la casa”.

*También puede leer: #MonitorDeVíctimasCaracas | Denunciaron asesinato de dos personas a manos del Cicpc