Monitor de Víctimas, autor en Runrun

Monitor de Víctimas

#MonitorDeVíctimas | A un hombre con discapacidad lo hallaron muerto dentro de su casa con un cuchillo enterrado en el rostro

Adán Torres Rosales, que se movilizaba con muletas, fue hallado sin vida, cubierto con una sábana, dentro de su vivienda en el barrio El Paraíso, en San Cristóbal 

 

Durante la Semana Santa y en hechos diferentes resultaron muertos en Táchira un hombre de 54 años, al que mataron dentro de su vivienda, y otro de 55, por cuya muerte fue detenido un sobrino

 

@ingmaryrodrigu1

 

Dos muertes violentas ocurrieron entre el martes y el Sábado Santo en el estado Táchira. Las dos víctimas fueron hombres, uno de 54 años, cuyo cadáver fue hallado por un sobrino, y otro de 55 años, que supuestamente fue asesinado por un sobrino. 

El primero de estos crímenes se registró en el barrio El Paraíso, municipio San Cristóbal. El occiso fue identificado como Adán Torres Rosales, un hombre con discapacidad, de 54 años de edad. El cuerpo fue encontrado por Jhonny Hernández, un sobrino de la víctima, al interior de su vivienda.

El hallazgo fue efectuado luego de que los vecinos le comunicaran al referido pariente de Torres que la noche del martes 30 de marzo habían escucharon gritos y golpes, provenientes de la casa donde el hombre vivía solo.

No fue sino hasta la mañana del Miércoles Santo cuando Hernández acudió a la vivienda para conocer qué había ocurrido. Al encontrar la puerta entreabierta no pensó en la escalofriante escena que hallaría.

“Entré a la casa y vi un cuerpo cubierto con sábanas. Pensé de inmediato que era él. Al quitar las telas vi a mi tío cubierto de sangre y con un cuchillo clavado en el ojo derecho. También tenía los brazos quebrados, la cara con golpes y muchos trapos en la boca”, relató Hernández. 

El pariente de Torres explicó que su familiar sufría de un desplazamiento de cadera, razón por la cual no podría estar de pie sin sus muletas. “Tal vez habría caído al suelo intentando defenderse y quizás usó sus miembros superiores para bloquear los golpes del homicida”, presumió.

Robo, probable móvil

Se supo que la casa estaba en completo desorden. En la habitación de la víctima no fue encontrado el morral ni envase de plástico donde el ahora occiso guardaba sus pertenencias y el dinero que obtenía por “rezar” los males espirituales a sus vecinos.

Al llegar la comisión del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), se procedió a revisar la casa y a colectar las evidencias necesarias para dar con el paradero del homicida. Las autoridades notificaron a los familiares de Torres que el móvil del hecho podría ser robo.

De acuerdo con lo comentado por sus familiares, el fallecido era conocido como “Mala Vida” y era un vecino muy querido en la comunidad. Se conoció que muchas veces, andando con sus muletas, recorría el Terminal Terrestre de San Cristóbal y brindaba su apoyo espiritual a quienes lo requerían.  “Rezaba para el mal de ojo, culebrilla, también sobaba”, acotaron allegados a la víctima.

Familiares esperan que sea esclarecido el hecho y se haga justicia. “El homicida se ensañó y brutalmente acabó con su vida”, concluyó Hernández.

El hombre no dejó hijos. Su madre y algunos hermanos residen en el estado Portuguesa.

Lo mataron con una piedra de 11 kilos

El otro crimen se registró el sábado 3 de abril en la Aldea Angostura, sector El Parque, El Cobre, municipio José María Vargas. El occiso fue identificado como José Simeón Contreras Duque.

Por este homicidio fue capturado un sobrino de Contreras: un hombre de 26 años de edad, que según sus parientes sufre de trastornos mentales. El detenido, cuyo nombre se corresponde con las siglas D.A.S.C., habría matado a su tío de una pedrada.

Se supo que el día en que ocurrió el hecho, la víctima se fue a su casa luego de compartir con unos amigos. En la residencia vivía con una hermana identificada como Socorro Contreras y el hijo de esta, quien luego resultaría capturado.

De acuerdo con las versiones preliminares, Contreras llegó y se acostó sobre un mueble de madera ubicado frente a su vivienda. Habría sido entonces cuando se presentó el sobrino del ahora occiso e inició una discusión con él.

Conforme con este mismo relato, ofrecido por la hermana del fallecido, viendo que su tío seguía acostado, el joven habría tomado una piedra de 11 kilos aproximadamente y se la habría arrojado en la cabeza.

El señalado homicida huyó del lugar

Según testigos del hecho, al observar la gravedad de la herida causada, el joven huyó de la casa, al tiempo que la hermana del ahora occiso lo trasladó al centro de salud más cercano. Los galenos no pudieron salvarlo, ya no tenía signos vitales. 

Posteriormente se logró la captura del señalado victimario por parte de funcionarios de Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalística (CICPC).

La madre del detenido aseguró que su hijo presenta una enfermedad mental. Sin embargo, fuentes policiales afirmaron que el detenido registra prontuario policial por casos de violencia y droga. Estaba solicitado desde el año 2018.

#MonitorDeVíctimas | Grupos subversivos serían responsables de otro homicidio en Táchira
Fuentes policiales y lugareños sostienen que grupos irregulares serían los responsables de la muerte de Jhon Kleiver Ramírez Marín, de 18 años de edad. Este es el cuarto caso ocurrido en marzo en la entidad fronteriza

 

El pasado domingo 21 de marzo a las 3:30 de la tarde fue encontrado el cuerpo de Jhon Kleiver Ramírez Marín, de 18 años de edad, en el sector Caño Caballero, en el municipio Libertador, al sur del estado Táchira. La víctima presentaba 6 impactos de bala en distintas partes del cuerpo.

Según el relato de Juan Carrillo, amigo de la familia del hoy occiso, el joven se dedicaba a labores del campo y trabajaba en una finca ubicada en San Joaquín de Navay, zona ocupada desde hace varios años por grupos irregulares.

Carrillo contó que el día del crimen la víctima se había ido a pescar con su patrón y fueron interceptados por hombres armados, que bajaron al muchacho de la moto en la que iba y se lo llevaron para ejecutarlo.

Por las características del hecho, allegados a la víctima indicaron que los responsables podrían ser integrantes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), grupo que opera en el municipio Libertador y que se disputa el territorio con disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y las Fuerzas Bolivarianas de Liberación (FBL), mejor conocidos como “Los Boliches”.

Ramírez Marín era el menor de sus hermanos. El único de ellos que aún vive en San Joaquín de Navay, al parece no tiene enemigos ni ha recibido amenazas.

 

Dos hombres sin identificar fueron asesinados en trocha fronteriza

Tres días antes de dicho hallazgo, el pasado jueves 25 de marzo, fueron asesinados dos hombres en las trocha fronteriza Los Mangos, cuyas edades oscilaban entre los 25 y los 30 años de edad. Los cuerpos fueron trasladados a la morgue de San Cristóbal y en principio no se presentaron familiares de las víctimas para retirarlos.

Al parecer estas muertes se produjeron en un supuesto enfrentamiento entre uniformados de la Fuerza Armada Nacional y presuntos integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Según el reporte policial, los militares habrían dado una voz de alto que no fue acatada, lo que habría originado el supuesto enfrentamiento en uno de los pasos ilegales que comunica a San Antonio del Táchira con el departamento Norte de Santander, en Colombia.

De acuerdo con ese mismo reporte, los hombres supuestamente eran paramilitares y pretendían ejecutar ataques terroristas contra unidades militares en la frontera. Indica la minuta que se les habría incautado material subversivo.

Las autoridades señalaron que la comisión militar implicada en el hecho había salido a realizar labores de patrullaje por los pasos fronterizos.

Falleció vecina de El Paraíso al impactarla una bala perdida durante tiroteo en la Cota 905
Deisy Rivas, residente del edificio City Park, recibió un tiro en el estómago. La víctima estaba cocinando y su esposo la llamó por teléfono para pedirle que se resguardara. La tarde del viernes miembros de la megabanda del Coqui, presuntamente, intentaron tomar un comando de la Guardia

La madrugada de este sábado 20 de marzo, Deisy Rivas se encontraba en su apartamento, situado en un edificio de la avenida Páez de El Paraíso cuando fue impactada por una bala perdida que le impactó el estómago y le quitó la vida. Esta ama de casa fue víctima del intenso tiroteo, proveniente de la Cota 905, que se registró este viernes en horas de la tarde.

La mujer, de aproximadamente 55 años de edad, estaba cocinando en su apartamento, ubicado en el piso dos de las residencias City Park, en la avenida Páez de El Paraíso.

Ella llamó a su esposo la llamó por teléfono para avisarle que había un tiroteo en la Cota 905 y él le pidió que se resguardara. 

Los gritos de la ama de casa alertaron a los residentes de la edificación, quienes la encontraron en el pasillo, debido a que ella salió de su apartamento para pedir ayuda.

Los vecinos lograron trasladarla en un vehículo hasta el hospital Dr. Miguel Pérez Carreño, donde fue operada de emergencia. El proyectil le afectó el hígado, el colón y el páncreas. Deisy falleció en el recinto médico en horas de la madrugada de este sábado. La víctima tenía dos hijos que residen en el exterior.

Una tarde de tiroteo

Cerca de las 2:55 de la tarde del viernes 19 de marzo, funcionarios, por medio de sus radios, y vecinos comenzaban a denunciar de un fuerte tiroteo en la Cota 905, que se escuchaba también en las zonas cercanas como la avenida Nueva Granada, El Paraíso, El Cementerio, la autopista Valle-Coche, entre otras.  

De acuerdo con fuentes extraoficiales, presuntamente miembros de la megabanda del Coqui intentaban tomar un comando de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que está a la altura de El Pinar. Sin embargo, esta información no fue confirmada oficialmente.

Al parecer, funcionarios policiales fueron emboscados y se originó un enfrentamiento. Los efectivos dispararon desde el módulo hacia el barrio, desde donde disparaban los delincuentes. Se conoció que supuestamente un efectivo del Cicpc y tres oficiales de la PNB resultaron heridos.

El tránsito en la autopista Francisco Fajardo fue restringido y varios vehículos quedaron atrapados en el túnel hacia El Paraíso.

Assunta Feliciani, vecina de la víctima, contó que la trasladó en su vehículo hasta el Pérez Carreño, en vista de que no llegaba alguna ambulancia, presuntamente por el tiroteo. La víctima fue operada de emergencia, la bala le perforó el hígado, el colon y el páncreas.

“Ella solo nos pedía que no llamáramos a su esposo y que la ayudáramos. Todos le pedíamos que no se durmiera, ella estuvo consciente hasta que llegó al hospital. Tenía el impacto en el estómago”, dijo a Crónica.Uno.

Allegados a la víctima comentaron que tenía dos hijos, que viven fuera de Venezuela.

Aproximadamente a las 7:30 p. m. del viernes todavía los vecinos de El Paraíso escuchaban detonaciones esporádicas. Vecinos de residencias Victoria y el Conjunto Residencial El Paraíso, conocido como los marrones, reportaron balas perdidas dentro de los apartamentos.

“Yo estaba caminado hacia mi edificio cuando comenzaron los disparos, eran muy fuertes y cercanos comencé a correr, como varias personas que tenía a mi alrededor, fue un momento terrible, no sabía por dónde meterme”, contó una residente en El Paraíso.

En el túnel de El Paraíso varios conductores quedaron atrapados, debido a que los miembros de bandas criminales estaban disparando hacia la autopista.

Se conoció de manera extraoficial que cuatro cadáveres fueron arrojados por el bajante de los túneles que dan hacia El Paraíso. Se presume que son miembros de la megabanda Carlos Luis Revete, conocido como el Coqui, quienes al parecer rompieron los códigos del grupo delictivo al cometer robos durante el tiroteo.

Un hombre que transitaba por la autopista fue despojado de su moto. En un video aficionado se observó a la víctima suplicarle a los delincuentes que no le disparan, porque él “era médico del Hospital Clínico”.

Este viernes también hubo un enfrentamiento en el sector San Andrés de El Valle. Fuentes policiales indicaron que tres hombres fueron asesinados. Mientras que en horas de la mañana se enfrentaron miembros de la megabanda del Wilexis, en José Félix Ribas, Petare, con una banda rival que pretende tomar el control de la zona 6.

 

Heridos por otros enfriamientos en la Cota 905

 

El 28 de enero de este año otro enfrentamiento de la megabanda del Coqui con funcionarios paralizó las zonas cercanas como El Paraíso, la avenida Nueva Granada y El Cementerio.

Un hombre que echaba gasolina en una estación de servicio en la avenida Páez, cercana a El Torreón, resultó herido por una balada perdida. También un niño, que se encontraba en su casa, recibió una bala.

Una perro de raza dálmata, que estaba en la cama de sus dueños, en el edificio Delta de El Paraíso, murió por una bala perdida.

Las autoridades del gobierno de Nicolás Maduro no han tomado medidas con respecto al azote de la megabanda de la Cota 905 cuando suceden estás balaceras.

Vecinos de El Paraíso han comentado a Crónica.Uno que este grupo delictivo se ha convertido en un terror para la comunidad.

La Misión Independiente de Determinación de los hechos sobre Venezuela de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se refirió a Carlos Luis Revette, conocido como el Coqui, en el informe presentado el septiembre de 2020.

De acuerdo con su Investigación el líder de la megabanda, quién tiene de lugartenientes a dos hombres apodados Garbis y el Vampi, sobornó a los funcionarios antes de la Operación de Liberación del Pueblo en 2015 para que le pasaran información. Por este motivo, supuestamente, el huyó antes del operativo y no fue capturado.

La OLP inició el 13 de julio de 2015 en la Cota 905 para acabar con la actividad delictiva de la comunidad. Sin embargo, casi seis años después aún no han sido capturadas las cabecillas de esta megabanda.

Redacción de Yohana Marra y Lysaura Fuentes 

 

#MonitorDeVíctimas | Director del Instituto Municipal de Cultura de Iribarren preso por el asesinato del chofer de concejal del PSUV
Jhon Anderson  José Vergara Ortiz, asesinado a bala, trabajaba para la edil Neida Pineda, que se encontraba en el sitio cuando ocurrió el crimen y resultó con una herida leve en el abdomen

Tres disparos, gritos y una pelea fue la alerta de que algo había pasado al finalizar la tarde del pasado viernes 12 de marzo en el estacionamiento de las residencias Larenses, un urbanismo de la misión vivienda ubicado en Patarata, al este de Barquisimeto, estado Lara.

Uno de los proyectiles impactó en la cadera de Jhon Anderson José Vergara Ortiz, de 29 años de edad. Al hombre, chofer de la concejal pesuvista Neida Pineda, lo ingresaron con vida a la emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda, en Barquisimeto.

Vergara Ortiz, conocido como “El Flaco” o “Chicho”, alcanzó a relatar que había discutido con su vecino, director del Instituto Municipal de Cultura y Arte (IMCA) de Iribarren, Luis Alfredo Rodríguez Arenas, de 56 años de edad. La víctima aseguró que había sido él quien le había disparado. A los pocos minutos murió debido a que el proyectil impactó en la femoral.

Lo que contaron testigos

Residentes del urbanismo en el que ocurrieron los hechos relataron que al momento del crimen la edil Pineda se encontraba en el lugar. Luego se supo que la mujer incluso sufrió una lesión leve, por bala, en el abdomen.

Según este relato, tanto la funcionaria como otras personas reaccionaron de inmediato en contra de Rodríguez Arenas, quien es conocido por el cargo que ejerce en el IMCA de Iribarren. Se supo que el apartamento del funcionario fue destrozado y que su esposa fue golpeada.

La detención del señalado homicida y la acción de los colectivos

Funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) se presentaron en el lugar, detuvieron a Rodríguez Arenas y se lo llevaron a la sede de este organismo, en Santa Rosa.

El director del IMCA fue trasladado posteriormente hasta la sede del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC). Trascendió que las discusiones entre el funcionario de la alcaldía y el chofer de la concejal no eran nuevas. Al parecer la última discusión habría sido por unos kits deportivos que no habían sido entregados.

A la par con estos traslados ocurrió que grupos de motorizados, a quienes identificaron como supuestos colectivos, se ubicaron a las afueras de los lugares a los que el detenido iba siendo trasladado. Se conoció que hicieron disparos al aire. Ninguno fue detenido.

Imputado y esperando cupo para ir a prisión

Temiendo que los motorizados armados se presentaran en la sede del Edificio Nacional, Rodríguez Arenas fue presentado la tarde del pasado domingo sin previo aviso ante tribunales larenses, informó una fuente policial.

La Fiscalía 6ta con competencia en delitos comunes presentó la imputación ante el Tribunal de Control 4to de Lara. El director del IMCA fue imputado por la presunta comisión de homicidio intencional calificado cometido con alevosía, así como por lesiones personales y porte ilícito de arma de fuego.

El juez de control ordenó que el procesado fuera recluido en el Centro Penitenciario David Viloria, mejor conocida como cárcel de Uribana, ubicada al oeste de Barquisimeto. Se supo que mientras le conseguían cupo, el hombre permanecía recluido en la sede del Eje de Homicidios del CICPC Lara.

Supuesto vínculo de Vergara Ortiz con colectivos

Vergara Ortiz no tenía antecedentes policiales. Sin embargo, estuvo presuntamente implicado en los ataques perpetrados por colectivos contra periodistas y sociedad civil el 17 de marzo del 2019, en el Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto, durante la visita de los delegados de Comisión Técnica de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Una vez que se supo la noticia del asesinato de este hombre, uno de los periodistas a quien le robaron en ese mismo hecho el IPad que estaba usando  para grabar los mencionados sucesos, cuyo nombre se reserva por razones de seguridad, lo reconoció como el supuesto responsable del hurto, al igual que otros comunicadores que también lo señalaron como el supuestovictimario.

“Yo estaba grabando con mi IPad a los afectos del Gobierno que con cantos e insultos provocaban a los que esperaban a los delegados de la ONU y en ese instante comienzan a patear y agredir a una persona que venía caminando con una pancarta de protesta. Cuando volteo fue que paso Anderson me atacó de espalda y me quito el IPad” relató el agraviado.

Dicho robo fue captado a través de fotografías y videos, los cuales fueron publicados en su momento en medios locales y nacionales. Este material  fue entregado en su momento al CICPC y al Ministerio Público, organismos que recibieron las denuncias de las agresiones el 21 de marzo del 2019. Sobre esos hechos no hubo pronunciamiento del Ministerio Público.

Hombres armados acompañaron cortejo fúnebre

El cortejo fúnebre de Vergara Ortiz estuvo flanqueado por motorizados encapuchados y armados, que dispararon al aire cuando el féretro era sacado de las residencias Larenses. En la caravana fúnebre también iban vehículos tipo taxis, modelo Orinoco.

El entierro fue en Jardines Celestiales, cementerio ubicado en el municipio Palavecino. Quedó registro audiovisual, que fue compartido en redes sociales, de la presencia de civiles armados en el lugar, que lo despidieron con disparos al aire.

No hubo cuerpo de seguridad alguno que actuara para impedir la circulación de hombres armados que atemorizaron a más de un residente de la ciudad. Esto ocurrió a pesar de que ese domingo era día de cuarentena “radical” impuesta por el gobierno nacional, de que el porte de arma está prohibido por el ejecutivo nacional y de que no está permitida la circulación de vehículos en los sectores no priorizados después de la 1:00 de la tarde en la región larense.

#MonitorDeVíctimas | Guerrilla estaría implicada en tres homicidios ocurridos en marzo en Táchira
Los crímenes se registraron en solo seis días: entre el 8 y el 13 de marzo. Las tres víctimas eran de sexo masculino y a todas las asesinaron a bala, las hicieron salir de sus casas

 

En tres homicidios registrados en el estado Táchira durante la segunda semana de marzo de este año estaría implicada la guerrilla. Así se desprende de acuerdo con la información aportada por fuentes cercanas a cada uno de los casos. En todos se empleó el mismo modus operandi.

Las víctimas fueron hombres y los cadáveres, abaleados, fueron localizados en vía pública: dos en el municipio Fernández Feo y uno, en Independencia.

Estos homicidios representan un incremento en las cifras de crímenes de la entidad si se compara con ese mismo lapso, pero del año pasado, período en el que no se registró ningún caso.

Lo sacaron de su casa

La víctima del primer crimen fue identificada como Jackson Alexmar Cáceres Ramírez, de 25 años de edad. Era barbero de oficio. El  pasado lunes 8 de marzo fue plagiado por cuatro hombres armados que se movilizaban en dos motocicletas.

Los atacantes irrumpieron en la vivienda de Cáceres, en el sector Caño Tigre, y bajo amenaza de muerte lo obligaron a irse con ellos. Horas después, la madrugada del martes, en el mismo sector, fue localizado su cadáver.

Los familiares del ahora occiso aseguraron desconocer el móvil del homicidio. Manifestaron que no tenía enemigos conocidos ni problemas recientes como para que le quitaran la vida de esa manera.

 De El Nula, estado Apure

Un segundo cadáver, hasta ahora sin identificar, fue hallado en el mismo sector que el cuerpo de Cáceres, en Caño Tigre. El hallazgo fue efectuado dos días después del primer crimen, la noche del pasado jueves 11 de marzo.

Esta otra víctima era un hombre cuya edad oscilaba entre los 35 y 40 años de edad. Luego de efectuada la autopsia se supo que el cadáver presentaba cinco impactos de bala.

El cuerpo, que presentaba cinco impactos de bala, fue trasladado hasta la morgue del Hospital Central de San Cristóbal. Se supo que el pasado domingo familiares de la víctima se presentaron a reclamar el cuerpo. Optaron por no declarar ante la prensa, aunque se pudo conocer que el fallecido era de El Nula, estado Apure. Trascendió que el hombre tenía algunos días desaparecido.

 Le cubrieron la cabeza con un  trapo

El cadáver de la tercera víctima fue localizado en una cuneta del sector Campo C, en Capacho Nuevo, municipio Independencia, el pasado 13 de marzo. Se trató del cuerpo de un joven, cuyos ojos y cabeza estaban cubiertos con un trapo. Lo asesinaron de un tiro en la frente. Estaba indocumentado.

Una vez en la morgue de San Cristóbal la víctima fue identificada como Juseth Abraham Pérez Esteban, de 19 años. Se ganaba la vida como obrero.

Un familiar cercano de Pérez relató que el muchacho llevaba 17 días desaparecido. No habían sabido de él desde que varios hombres armados y en moto llegaron a casa de la pareja del joven, también en el mismo municipio. Se supo que tras intimidarlo, los victimarios le dijeron que tenía que irse con ellos. La familia perdió todo rastro de él, hasta que reconocieron su cadáver en la morgue.

El modus operandi y la vestimenta de los homicidas coincide con las prácticas de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia, según testimonios de habitantes de los sectores donde ocurrieron los crímenes y versiones de las autoridades.

JACKSON CÁCERES

A Jackson Alexmar Cáceres Ramírez se lo llevaron de su casa hombres armados. Su cadáver fue hallado horas después, la madrugada del 9 de marzo, en Caño Tigre, municipio Fernández Feo.

JUSETH PÉREZ

Juseth Abraham Pérez Esteban tenía 17 días desaparecido cuando sus parientes hallaron su cadáver en la morgue. Hombres armados lo habían sacado por la fuerza de casa de su pareja, en el municipio Independencia.

Una cosa es leer cómo actúan las FAES y otra cosa es verlo. Esta es la tercera pieza de la campaña #SinLuzVerdeParaMatar, que fue diseñada por Monitor de Víctimas para promover el respeto a la vida y mostrar las consecuencias de la letalidad policial en Venezuela

Monitor de Víctimas continúa con su campaña #SinLuzVerdeParaMatar con el objetivo de visibilizar los casos de ejecuciones extrajudiciales en Venezuela, mostrar los patrones de esta violación sistemática de derechos humanos y orientar a los diversos sectores de la sociedad sobre las dramáticas consecuencias de la violencia policial en el país. 

En esta oportunidad presentamos una pieza audiovisual que combina comic y video. Narra la historia de un supuesto caso de “resistencia a la autoridad” y muestra cómo son en realidad algunos de los procedimientos protagonizados por las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes).

Desde su creación en 2017, Monitor de Víctimas, un proyecto del medio digital Runrun.es y la organización Caracas Mi Convive, ha promovido la defensa de los derechos humanos en los medios de comunicación con el objetivo de desnaturalizar la violencia en la sociedad venezolana, y hacer énfasis en la importancia de respetar y valorar la vida.

A finales de 2020 se inició la campaña #SinLuzVerdeParaMatar con la intención de visibilizar el patrón de letalidad policial y facilitar la comprensión de los riesgos de la brutalidad policial en la sociedad. Además esta iniciativa busca alcanzar audiencias de distintos grupos sociales y reivindicar a las víctimas de ejecuciones extrajudiciales en Venezuela.

Para llegar a diversas audiencias, la campaña recurre a variadas e innovadoras narrativas. El 16 de septiembre de 2020 se publicó la canción informativa, con el acompañamiento de @rdelbufalo que contaba la historia de un supuesto caso de resistencia a la autoridad, que según los familiares de la víctima había sido una ejecución.

Luego el 11 de noviembre de 2020, Monitor de Víctimas presentó un simulador interactivo que imita una diana para disparar al blanco, y en la medida en que avanza los ciudadanos van descubriendo las irregularidades y violaciones de derechos humanos que rodean la mayoría de los procedimientos policiales con víctimas mortales.

Ahora este video, hecho con ilustraciones en formato de cómic, hace una representación visual de las incursiones irregulares de las FAES en las viviendas y de la simulación de enfrentamientos, para justificar los asesinatos bajo el argumento de que las víctimas se resistieron a la acción de las autoridades.

La FAES es responsable de 45 % de las muertes a manos de la policía que ocurrieron en Caracas entre mayo de 2017 (cuando nació Monitor de Víctimas) y enero de 2021, con un total de 733 casos.

Toda la información utilizada está basada en los hallazgos e investigaciones del equipo de Monitor de Víctimas que está integrado por periodistas, psicólogos, académicos expertos en temas de violencia y líderes sociales, quienes desarrollan trabajos de monitoreo, reportajes periodísticos, análisis e informes.

La recopilación de datos sobre los homicidios ocurridos en Caracas, entre mayo de 2017 (cuando nació Monitor de Víctimas) y enero de 2021, arroja que 40,5 % de estos crímenes se atribuyen a los distintos cuerpos de seguridad. Se trata de 1.619 homicidios registrados como resistencia a la autoridad o ejecuciones extrajudiciales. Un informe presentado en 2020 por la Misión Internacional de Determinación de Hechos sobre Venezuela de la ONU concluye que estos casos podrían constituir delitos de Lesa Humanidad. También revela que algunos funcionarios entrevistados por la misión afirmaron que las policías tenían “luz verde para matar”.

En estos casos destacan 14 víctimas de “la masacre de La Vega”, ocurrida en enero de 2021. Amnistía Internacional pidió a la fiscalía de la Corte Penal Internacional también los incluya en su examen preliminar sobre crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

Amnistía Internacional Venezuela, Provea, Caleidoscopio Humano, El Pitazo, Crónica Uno y Tal Cual son algunos de los aliados que acompañan a Monitor de Víctimas en la difusión de esta iniciativa.

Una cosa es leer cómo actúan las FAES y otra cosa es verlo. En este video, @monitordevictimas y su campaña #SinLuzVerdeParaMatar nos muestra la historia de un supuesto caso de “resistencia a la autoridad” y cómo son en realidad algunos de los procedimientos protagonizados por las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana de Venezuela (PNB).

Desde su creación en 2017, #MonitorDeVíctimas, un proyecto @runrunesweb y @miconvive, ha promovido la defensa de los derechos humanos en los medios de comunicación con el objetivo de desnaturalizar la violencia en la sociedad venezolana, y hacer énfasis en la importancia de respetar y valorar la vida.

 

¡Te invitamos a compartirlo!

#Monitordevictimas | La PNB mató a diez hombres en Lara durante febrero
Aunque en las minutas se indica que se trató de casos de resistencia a la autoridad, parientes de las víctimas aseguran que fueron ejecuciones

Wilfredo Laguna Chirino, de 41 años de edad, se convirtió en la décima víctima de funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) durante el mes de febrero de este año, luego de que muriera en un supuesto enfrentamiento en el barrio El Triunfo, en la parroquia Unión del estado Lara.

El pasado 25 de febrero, funcionarios de la Brigada de Respuesta Inmediata (BRI) adscritos a la PNB, llegaron al mencionado barrio a bordo de motos oficiales e irrumpieron en la vivienda en la que se encontraba Wilfredo. 

Residentes de la zona relataron que esa madrugada escucharon más de cinco detonaciones y que aunque algunos se asomaron por las ventanas para ver qué pasaba, solo lograron observar a los funcionarios. Pocas horas después supieron que Wilfredo estaba muerto. 

Según el reporte de la PNB, el hoy occiso se enfrentó a los uniformados y se originó un intercambio de disparos. Esta fue la misma versión que utilizaron en las otras 9 presuntas ejecuciones ocurridas en Lara durante febrero.

El mes que recién acaba de concluir grupos de la PNB asesinaron a 10 hombres en diferentes sectores de la región. En la mayoría de los casos los familiares de las víctimas negaron que sus respectivos parientes hubieran muerto en supuestos enfrentamientos.

Los muertos quedaron identificados como: Jonathan José Mendoza Reyes, Miguel Ángel Rangel (24 años), Randy José Flores (30 años), Yorman de Jesús Yánez (22 años), Ángel Jean Rojas (40 años), Jesús Anleto Lobatón (24 años), Maikel José Martínez (25 años), Efrén Ramón Pérez (33 años) y Jonathan José Túa (24 años).

De estas víctimas, ocho murieron en hechos ocurridos entre el viernes 19 y el sábado 20 de febrero de este año. Es estos casos la PNB aseguró que los fallecidos se resistieron a la autoridad.

#MonitorDeVíctimas | Búsqueda de los homicidas de dos PNB ha dejado cinco ejecuciones en Lara
Parientes de las víctimas, que coincidieron en la morgue, aseguraron que los ahora occisos ni siquiera se conocían. Otras tres personas fueron ejecutadas en Yaracuy

Monitor de Víctimas

El oficial Luis Alberto Linares Arape, de 28 años de edad, y el supervisor jefe Jorge Sánchez, de 49 años, fueron asesinados en una emboscada la tarde del pasado 19 de enero en el sector El Potrero, parroquia Tamaca, en la zona norte de Barquisimeto, estado Lara. Tras ese doble homicidio se han registrado ocho ejecuciones, cinco en Lara y tres en el vecino estado de Yaracuy. 

Luego de la muerte de ambos hombres un grupo de funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) se desplegaron por la zona y comenzó la masacre;, como lo describieron los familiares de las víctimas. Las señaladas ejecuciones ocurrieron en los referidos estados del país debido a que la zona en donde asesinaron a los policías es límite con Yaritagua, sector que le pertenece a Yaracuy.

De los cinco hombres ajusticiados en Lara por funcionarios de la PNB, uno era barbero, otro era reciclador de cartones, el tercero era trabajador del cementerio de Tamaca y los otros dos eran vendedores de hortalizas.

A los cinco los vincularon con la muerte de los oficiales, pero sus familiares negaron esa versión y aseguraron que no murieron en medio de enfrentamientos con la policía, sino que los uniformados los sacaron de sus casas y los asesinaron.

Así mataron a los dos funcionarios

Los dos funcionarios que fueron asesinados pertenecían a la PNB y estaban adscritos al puesto Alí Primera, ubicado en la zona norte de la capital larense. La tarde del crimen ambos habían salido en una moto que era conducida por Luis Alberto. Iban en la vía cuando ocurrió la emboscada.

Se supo que eran cuatro los delincuentes que iban a bordo de una camioneta Hilux, color blanco. Tres de ellos, que usaban prendas alusivas a las FAES, se bajaron portando armas largas y dispararon contra Luis Alberto y Jorge. Luego procedieron a robarse las armas de reglamento de las víctimas.

El reciclador

Es mismo día, a las 3:30 pm, cuatro funcionarios de las FAES llegaron a la casa de José Luis Jiménez, ubicada en la carrera 22, entre calles 9 y 10, en Barquisimeto. Se trataba del reciclador de cartones.

El hombre acaba de llegar con su esposa, que está en embarazo, del Barrio Unión, donde vendía su reciclaje. Según las primeras versiones, cuando estaba en el porche de su vivienda vio que los policías trataban de ingresar y les preguntó qué pasaba. 

De inmediato los funcionarios le habrían dicho que alzara las manos y lo apuntaron, para luego terminar de entrar a la casa.Agarraron a su hermano menor, que vive al lado de la casa. Escuché cuando les decían que sonrieran para la foto. Les estaban tomando fotografías, no sabemos para qué, comentó un testigo.

Según este mismo relato, uno de los funcionarios revisó su celular y dijo ¿quién es José Luis?. El hoy occiso se identificó, le pidieron que se cambiara de ropa y se lo llevaron. Los uniformados dijeron que lo fueran a buscar a la sede de las FAES y desde ese momento no supieron más de él.

A José Luis se lo llevaron al sector Corderito, ubicado al norte de Barquisimeto, a unos 27 kilómetros de su casa. Fue allí donde lo asesinaron de un disparo en el tórax. Según el reporte policial se trató de un enfrentamiento. La familia de la víctima negó la veracidad de esta versión.