Monitor de Víctimas, autor en Runrun

Monitor de Víctimas

#MonitordeVíctimasTáchira| Lo mataron a golpes en una celda de la PNB

Patiño Monsalve fue detenido y recluido, inicialmente, en el puesto policial de Lobatera. Foto: Cortesía PNB

José Patiño, un obrero de finca, habría sido violado y golpeado hasta la muerte por otros privados de libertad, a sólo horas de haber sido ingresado a una celda de la PNB-Táchira por haber abusado sexualmente de su hija de 14 años

Un hombre que había sido detenido por la Policía Nacional Bolivariana, en Lobatera, señalado de haber abusado sexualmente de su hija de 14 años de edad, fue asesinado a golpes por otros privados de libertad, en la celda que le fue asignada días después, en el Comando Central de ese organismo policial, en San Cristóbal.

José Alberto Patiño Monsalve, de 47 años de edad, trabajaba en una finca de La Llanada, municipio Lobatera, y según un sobrino y un hermano, que no quisieron ser identificados, era un hombre violento con la esposa y con sus cuatro hijos, de entre 4 y 17 años de edad.

Dijeron que gustaba de ingerir licor, que lo hacía de manera constante, y que la ebriedad le aumentaba la violencia y hostilidad contra ellos.

El viernes 20 de mayo, no fue la excepción. Esa noche salió con su esposa a ingerir licor; regresaron en la madrugada, pero la mujer decidió tomar a los dos hijos más pequeños e irse con ellos a dormir a casa de una prima, cerca de su residencia.

Quizá para evitar algún hecho violento con José Alberto. Pero, un poco más tarde, el hombre se dirigió a la habitación de la hija de 14 años y la agredió sexualmente.

El hijo de 17 años se enteró, acudió al puesto policial de la PNB, de Lobatera, y denunció al padre. Patiño Monsalve fue detenido el mismo sábado 21 de mayo, y recluido, temporalmente, en el puesto policial de Lobatera.

Los mismos familiares del obrero revelaron a Monitor de Víctimas que el examen médico-forense que le fue practicado a la víctima de violación dio positivo.

El martes, Patiño fue trasladado hasta San Cristóbal para la audiencia de presentación, en la que se le dictó privativa de libertad y se le asignó la sede central de la PNB como centro de reclusión.

Se cree que esa misma noche inició el calvario para el obrero. La autopsia estableció que fue abusado sexualmente, presuntamente, por los privados de libertad que estaban en la misma celda, y luego le propinaron la golpiza que le causó la muerte.

El escándalo en la celda, el miércoles 25, cerca de las 2 de la madrugada, alertó a los policías, que lograron sacar a Patiño de los calabozos y pidieron ayuda a los Bomberos de San Cristóbal, pues el hombre estaba convulsionando, Cuando llegaron los rescatistas, el hombre había fallecido.

 

Ahora, las investigaciones del Cicpc se centran en determinar responsabilidades e identificar a cada uno de los involucrados en el hecho, sobre todo, al privado de libertad que le provocó la fatal fractura de cráneo.

Hasta la fecha, no había ocurrido un caso semejante a éste en algún centro de detención preventiva de Táchira.

*También puede leer: #InformeMDV2021 Cuerpos de seguridad son los principales responsables de homicidios en Caracas y Lara

#InformeMDV2021 Cuerpos de seguridad son los principales responsables de homicidios en Caracas y Lara
Los cuerpos de seguridad fueron responsables en 46% de los homicidios en Lara en 2021 y de 34% de las muertes violentas en Caracas en el mismo año
El informe de Monitor de Víctimas concluyó que, en la ciudad capital, dos incidentes marcaron un  «repunte significativo en los homicidios: la masacre de La Vega (enero de 2021) y la intervención policial en la Cota 905 (julio de 2021)»
En Caracas se reportaron 544 homicidios en 2021. Enero, mayo y julio fueron los meses con mayor número de víctimas. Aunque los homicidios, en general, se redujeron en 9,2 %, en los casos de resistencia a la autoridad y ejecuciones extrajudiciales no hubo disminución con respecto a 2020
El Cicpc desplazó a las FAES como el cuerpo policial que más mata en la capital del país

 

 

El informe Monitor de Víctimas 2021 reseñó que los cuerpos de seguridad del Estado son otra vez los principales responsables de los homicidios en Lara y Caracas.

En estos lugares se les  atribuye la responsabilidad en 46 % y 34 % de los casos, reseñó el informe «Fuego Cruzado:  grupos armados estatales y no estatales comparten la violencia homicida».

La mayoría de estos homicidios, detalla el reporte, corresponden a presuntas ejecuciones extrajudiciales.

Repunte de homicidios en Caracas

El informe de Monitor de Víctimas concluyó que, en la ciudad capital, dos incidentes marcaron un  «repunte significativo en los homicidios: la masacre de La Vega (enero de 2021) y la intervención policial en la Cota 905 (julio de 2021)».

«Ambos hechos fueron protagonizados por las fuerzas de seguridad. Familiares de las víctimas y habitantes de las comunidades denunciaron ejecuciones extrajudiciales y abusos policiales», se lee en el documento.

El equipo de Monitor de Víctimas logró establecer la identidad de unas 15 personas que murieron en La Vega a manos de los cuerpos de seguridad.

Este procedimiento supuestamente tenía la intención de evitar la expansión de la megabanda de “el Koki”, grupo armado que controla desde 2014, por lo menos, 4 parroquias de Caracas: Santa Rosalía, El Valle, Coche y El Paraíso. 

Mientras que el operativo de julio de 2021 en la Cota 905, en el que buscaba capturar a los  miembros de la megabanda de “el Koki” y que se prolongó por tres días, se contabilizaron 37 personas muertas. 

Precisan en el Informe Monitor de Víctimas 2021 que este operativo se desarrolló tras la  «ruptura de un supuesto pacto que tenían con funcionarios del gobierno desde 2017 para reducir los secuestros y controlar la criminalidad en los territorios bajo su control».

En Caracas se reportaron 544 homicidios en 2021. Enero, mayo y julio fueron los meses con mayor número de víctimas.

Aunque los homicidios, en general, se redujeron en 9,2 %, en los casos de resistencia a la autoridad y ejecuciones extrajudiciales no hubo disminución con respecto a 2020. 

Además, 335 niños quedaron huérfanos debido a la muerte de alguno de sus padres por la violencia homicida en Caracas

Como dato relevante, llama la atención en este informe que el Cicpc desplazó a las FAES como el cuerpo policial que más mata en la capital.

Cuerpos de seguridad, principales victimarios en Lara

El 2021, Lara cerró en el estado con 166 homicidios, 77 a manos de funcionarios de seguridad.

El 46,3% de los casos de homicidios de la entidad son cometidos por la fuerza pública, aunque el número de homicidios a manos de estos se redujo 16%.

 

Más de 70 niños quedaron huérfanos por la violencia homicida, 32 menores de edad de los cuales perdieron a sus padres a manos de la fuerza pública. Las FAES figuraron como principal victimario en el informe. 

Informe Monitor de Víctimas 2021

El accionar policial  en la entidad  estuvo principalmente orientado a la persecución de la banda de “Santanita”. 

Un dato que llamó la atención en el informe fue que el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) figuró entre los dos primeros cuerpos de seguridad con más casos de resistencia a la autoridad y ejecuciones extrajudiciales, tanto en la entidad como en Caracas.

 

Consulte en este enlace el informe completo: Fuego Cruzado en Venezuela

 

Informe 2021 de Monitor de Víctimas: Grupos armados estatales y no estatales comparten la violencia homicida
En el Informe 2021 de Monitor Víctimas  se reseñó que los cuerpos de seguridad del Estado son otra vez los principales responsables de los homicidios en Lara y Caracas, donde se les atribuye la responsabilidad en 46 % y 34 % de los casos

 

Las acciones de los cuerpos de seguridad del Estado y las organizaciones de crimen organizado se combinaron en 2021 y mantuvieron bajo fuego a los ciudadanos de varios estados en Venezuela.

Monitor de Víctimas reportó 787 homicidios ocurridos en Caracas, Lara y Táchira en su informe 2021. El equipo de investigadores visitó diariamente las morgues de estos estados para contabilizar los casos y registrar características de las muertes. Entrevistó a familiares de víctimas y a testigos de los crímenes, además de verificar con fuentes policiales algunos detalles de los hechos. 

La principal consecuencia de esta violencia son los homicidios de civiles, que en muchos casos nada tienen que ver con los grupos armados estatales y no estatales que se enfrentan. Estos eventos también dejan una larga estela de víctimas colaterales, como niñas, niños y adolescentes huérfanos, y familias que pierden el sostén económico del hogar. Además, las secuelas psicológicas y emocionales de vivir expuestos a la violencia armada y a constantes violaciones a los derechos humanos.

Sin embargo, por estas situaciones no se puede decir que Venezuela vive un conflicto armado no internacional, según la definición del Derecho Internacional Humanitario. “Los convenios de Ginebra establecen que se requiere que los grupos insurrectos ‘bajo la dirección de un mando responsable, ejerzan sobre una parte de dicho territorio un control tal que les permita realizar operaciones militares sostenidas y concertadas’ para poder considerarse como un conflicto armado no internacional”, dice una publicación de ACNUR.

Lo que ocurre en Venezuela se inserta más en otras manifestaciones de violencia de menor magnitud. “Se puede hablar de conflicto armado de baja intensidad. Pero el mayor conflicto es entre grupos armados estatales y no estatales”, asegura el sociólogo y experto en temas de violencia Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV). 

La información recabada por Monitor de Víctimas arrojó algunos hallazgos que justamente coinciden con estas dinámicas de violencia y crimen en los tres estados estudiados para este informe, en los que destaca el impacto de estos enfrentamientos armados. Aunque los datos muestran una reducción general en los homicidios, la letalidad policial aún es excesiva. 

Entre la masacre de La Vega y los tiroteos en la Cota 905

Los cuerpos de seguridad del Estado son otra vez los principales responsables de los homicidios en Lara y Caracas, donde se les atribuye la responsabilidad en 46 % y 34 % de los casos. Lo que resulta preocupante y escandaloso, pues la mayoría de estos son el resultado de presuntas ejecuciones extrajudiciales.

En Caracas, hubo dos incidentes que marcaron un repunte significativo en los homicidios: la masacre de La Vega (enero de 2021) y la intervención policial en la Cota 905 (julio de 2021). Ambos hechos fueron protagonizados por las fuerzas de seguridad. Familiares de las víctimas y habitantes de las comunidades denunciaron ejecuciones extrajudiciales y abusos policiales. 

En La Vega, el equipo de Monitor de Víctimas logró establecer la identidad de 15 personas que murieron a manos de los cuerpos de seguridad. La finalidad del procedimiento policial era supuestamente evitar la expansión de la megabanda de “el Koki”, un grupo armado que controla desde 2014, por lo menos, 4 parroquias de Caracas: Santa Rosalía, El Valle, Coche y El Paraíso. 

El operativo del mes de julio en la Cota 905 también estaba orientado a la captura de los miembros de la megabanda de “el Koki”, luego de que se rompiera un supuesto pacto que tenían con funcionarios del gobierno desde 2017, para reducir los secuestros y controlar la criminalidad en los territorios bajo su control. 

Varios miembros de la organización criminal murieron en los enfrentamientos, mientras que los líderes lograron huir. La intervención policial se prolongó por tres días, afectó siete parroquias de Caracas y dejó 37 personas muertas. 

Los proyectiles de los tiroteos llegaron a tres kilómetros de distancia de la Cota 905, y las balas perdidas alcanzaron a personas que regresaban a sus hogares en unidades de transporte público, a amas de casa que estaban en sus viviendas, a transeúntes y vendedores informales. 

La falta de información oficial clara, precisa y transparente fue una característica común en los dos hechos que se registraron en Caracas. Sobre la masacre de La Vega no hubo pronunciamiento y se desconoce si existe alguna investigación sobre las muertes, que en su mayoría fueron denunciadas como presuntas ejecuciones extrajudiciales. 

En el caso de los tiroteos en la Cota 905, la entonces ministra de Relaciones Interiores Justicia y Paz, almiranta Carmen Meléndez, informó de manera general e imprecisa sobre la operación policial y ofreció resultados parciales. No se dio a conocer la identidad de las víctimas ni las causas de muerte.

Es importante resaltar que este hecho se registró cuatro meses antes de las elecciones a gobernadores y alcaldes, en las que Meléndez se presentó como candidata y resultó elegida alcaldesa de Caracas.   

La policía sigue como principal victimario: el CICPC retoma su lugar

En el estado Lara, la policía volvió a ser el principal victimario y su accionar estuvo principalmente orientado a la persecución de la banda de “Santanita”. Aunque el número de homicidios cometidos por la fuerza pública se redujo en 16 %, estas muertes representan 46 % de los casos de homicidios en esa entidad, lo que resulta alarmante.  

Un dato llamativo fue la figuración del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) entre los dos primeros cuerpos de seguridad con más casos de resistencia a la autoridad y ejecuciones extrajudiciales, en Lara y Caracas.

El ELN, también mata en Venezuela

El grupo guerrillero colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN), que viene operando en Venezuela desde hace más de 20 años, es el principal victimario en el estado Táchira. Se le atribuyen 24,6 % de los homicidios. 

Aunque resulta extraño que una organización criminal de otro país sea el grupo armado que más mata en una parte del territorio venezolano, familiares y allegados de las personas asesinadas en Táchira aseguraron a las investigadoras de Monitor de Víctimas que los victimarios son miembros del ELN. Los reconocen e identifican por la forma de someter y matar, y porque ejercen un fuerte control en los municipios o localidades donde ocurrieron los crímenes, en los que imponen una gobernanza criminal. 

 

Como en los casos de La Vega y la Cota 905, en Táchira tampoco hay información oficial sobre estos homicidios presuntamente cometidos por el ELN. No se conoce de investigaciones sobre estos crímenes, no se sabe nada sobre detenidos y las autoridades no ofrecen detalles sobre los presuntos responsables.

Otra particularidad es que en 25 de los homicidios ocurridos en el estado fronterizo se desconoce el tipo de victimario. La razón pareciera estar vinculada con que en la mayoría de estos casos, el victimario también es el ELN, pero los parientes de las víctimas prefieren no revelar esa información por temor a represalias.

Tampoco hay certeza sobre la cantidad de homicidios cometidos por el ELN y otros grupos en Táchira, pues desde hace algunos años se viene denunciando que los cadáveres de personas asesinadas en territorio venezolanos son lanzados al otro lado de la frontera, en territorio colombiano.

Por otra parte, la presencia de esta guerrilla y sus movimientos en territorio venezolano tiene características mucho más complejas. Organizaciones defensoras de derechos humanos, como Human Rights Watch, y habitantes de los estados Apure, Bolívar y Táchira han denunciado que esta guerrilla tendría vínculos con funcionarios e instituciones del Estado venezolano. Por lo que no sería extraño que en ocasiones el grupo armado ejerza funciones de seguridad ciudadana o actúen junto a los cuerpos policiales, como lo han hecho los colectivos. 

En Táchira y Caracas, muchas de las muertes ocasionadas por balas pérdidas o en las que el responsable no está identificado, también podrían ser atribuidas a los dos principales victimarios en esos estados: el ELN y la policía. Esto se desprende de la descripción de los hechos y el trabajo de campo realizado por los investigadores de Monitor de Víctimas.

De esta manera, en los tres estados analizados para este informe (Lara, Caracas y Táchira) los principales responsables de la violencia homicida son cuerpos de seguridad del Estado y grupos armados no estatales, que presuntamente tienen o han tenido alianzas con funcionarios del Gobierno, como el ELN y la megabanda de “el Koki”.

Para Briceño León: “El Gobierno está intentando imponer su dominio y superioridad armada, con sus grupos formales y sus alianzas con el ELN. Ya lo hizo antes con otras alianzas que luego quebró”. 

En medio de este fuego cruzado, están los venezolanos de a pie: mujeres, amas de casa, niños y niñas, hombres jóvenes de los barrios, habitantes de los estados fronterizos y cualquiera que pase por una autopista cuando inicie un tiroteo. 

En 2021, también se reportaron 23 femicidios en los tres estados analizados para este informe, mientras que 49 niños, niñas y adolescentes fueron víctimas de homicidios.

 

*Para leer el informe completo haga clic aquí

#MonitordeVíctimasLara | Asesinan a expresidiario de un disparo en la cabeza
El hombre de 53 años de edad fue hallado muerto en la avenida Circunvalación Norte de Barquisimeto. Tenía alrededor de dos meses de haber salido de prisión

Monitor de Víctimas

El cadáver de Enrique José Rodríguez, de 53 años de edad, fue encontrado a orillas de la avenida Circunvalación Norte de Barquisimeto, estado Lara, el pasado 18 de mayo de 2022.

Eran las 12:10 de la tarde, cuando unos obreros que caminaban por la referida avenida observaron a una persona tirada a orillas de la vía y de inmediato se acercaron. Al principio, los transeúntes pensaron que se trataba de un indigente que estaba ebrio, pero al dar unos pasos más y observar detalladamente, se dieron cuenta de que su cuerpo estaba cubierto de sangre.

Aterrorizados por lo que vieron, los obreros decidieron reportar el crimen al puesto de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) e indicaron que en el asentamiento campesino Simón Bolívar, en la avenida Circunvalación Norte de la parroquia Ana Soto, había ocurrido un crimen.

Los funcionarios se trasladaron hasta el sitio del suceso y observaron el cadáver, que estaba boca arriba y que presentaba una herida en la cabeza producida con un arma de fuego.

Estaba bajo arresto domiciliario

Tras el hallazgo, funcionarios del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigadores Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), acudieron hasta el sitio y procedieron al levantamiento del cadáver, que fue trasladado a la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto.

Una fuente del Cicpc contó a Monitor de Víctimas que el móvil del crimen es manejado como un ajuste de cuentas; sin embargo, continúan con las investigaciones para dar con el responsable.

El funcionario acotó que Rodríguez tenía alrededor de dos meses de haber salido de prisión y que estaba bajo el beneficio de arresto domiciliario.

Además, Rodríguez presentó registros policiales desde el año 2009 por los delitos de hurto, droga y robo. Según el Sistema de Investigación e Información Policial (Siipol), el registro más reciente fue hace menos de un mes por robo genérico y por esta razón recibió el beneficio de casa por cárcel.

La víctima no tenía hijos ni estaba casado. Una sobrina fue la encargada de hacer los trámites para retirar el cadáver, pero cuando Monitor de Víctimas la abordó para que diera detalles sobre el homicidio, no quiso ofrecer información.

En Lara, el móvil de ajuste de cuentas ha aumentado en comparación con el año anterior. En todo 2021, se registraron 15 homicidios por este delito, mientras que en los cinco meses que va de 2022, la cifra se elevó a 22.

*También puede leer: Marcharon en Caracas para exigir respeto a los DDHH de las personas LGBTQ+

Roberto Briceño-León fue designado miembro de la Academia de Ciencias de América Latina
El profesor titular de la Universidad Central de Venezuela y director del Laboratorio de Ciencias Sociales es el primer sociólogo que se suma a esta institución, en la que hay 309 miembros de 17 países

El investigador venezolano Roberto Briceño-León, profesor titular de la Universidad Central de Venezuela y director del Laboratorio de Ciencias Sociales (LACSO), fue designado como miembro vitalicio de la Academia de Ciencias de América Latina (ACAL) y es el primer sociólogo que ocupa un lugar en sus filas.

La Academia de Ciencias de América Latina es una institución dedicada al cultivo de las ciencias, cuyos miembros son seleccionados entre científicos destacados por la alta calidad de su labor de investigación y por su dedicación al servicio de los fines de la ACAL. Tiene en la actualidad 309 miembros de 17 países y casi la totalidad de ellos provienen de las matemáticas, biología, química, física y medicina.

Roberto Briceño- León es, además, fundador del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) y en la actualidad es profesor visitante en la Universidad Federal de Ceará, en Brasil.

La escogencia tiene su razón de ser en el trabajo que desde hace más de 40 años viene realizando el profesor Briceño-León en el campo sociológico. La Academia destaca que en su área de trabajo se resaltan dos líneas de investigación: la primera es la sociología de la salud, sobre las condiciones sociales que facilitan o restringen la difusión o control de las enfermedades transmitidas por vectores. La segunda es la sociología de la violencia, como una dimensión de la interacción humana que va más allá de la definición criminal del delito.

Es en esta última área en la que ha afianzado sus investigaciones en los últimos 25 años y ha logrado mostrar al país y al mundo una completa radiografía del comportamiento de la violencia en Venezuela. Toda esta realidad ha quedado plasmada en libros, artículos científicos e investigaciones.

 

Briceño-León fue miembro del Comité Ejecutivo de la International Sociological Association, entre 1994 y 2002. Además, fue coordinador mundial del International Forum for Social Sciences and Health, entre 1998 y 2003. Integró el Comité Asesor de Investigaciones de Salud (CAIS) de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Washington y de variados comités de Investigación básica y aplicada de la Organización Mundial de Salud (OMS) en Ginebra. Tiene más de 200 artículos científicos y 26 libros publicados, que hablan de la larga y fructífera trayectoria del profesor Roberto Briceño-León.

*También puede leer: #MonitorDeVíctimasCaracas | 3 muertos, una policía herida y 33 presos en operativo de la PNB

#MonitorDeVíctimasTáchira | Docente fue víctima de femicidio en una finca
La educadora murió de un balazo que le disparó su pareja. Esa misma semana, fallecieron tres hombres por homicidio: uno en un intento de robo, otro presuntamente ajusticiado por el ELN en La Azulita y el último acribillado en la vía pública en el sector Loma Blanca

El femicidio de una docente en el Sur del estado Táchira fue uno de los cuatro hechos violentos registrados en la última semana en la entidad andina. La educadora Mariela Josefina Delgado Rivas, de 46 años de edad, fue asesinada por su pareja, según informaron la policía y familiares.

La educadora Mariela Delgado se había dedicado al comercio informal y vendía hamburguesas. Fue asesinada la noche del 28 de abril, de un balazo en la cabeza que le disparó su cónyuge, después de una discusión que tuvo con él, en la finca “Hermanos Pedro”, en el municipio Fernández Feo, en la que ella vivía con su familia. 

El homicida, Néstor Javier Escobar, de 64 años de edad, se suicidó luego, de acuerdo con  información del Cicpc. 

Mariela y Néstor estuvieron separados varios meses antes de morir. Ella viajó por un tiempo al estado Guárico, de donde era oriunda, y en diciembre de 2021 regresó a Táchira. Se instaló en un anexo de la finca, pero continuaron las confrontaciones entre la pareja, debido a los celos del hombre, según explicaron parientes.

Murió en intento de robo

Otros tres hechos violentos ocurrieron en distintas circunstancias.  

Anderson Yoel Herrera Lizcano, de 25 años de edad, murió en la madrugada del 25 de abril, de un balazo que, de manera accidental, le dio un cómplice con el que ingresó a una finca del municipio Seboruco, con el propósito de cometer un robo. 

Al primero que sometieron, con un arma de fuego, fue al ordeñador de la hacienda, quien pese a su avanzada edad, se enfrentó a golpes con Herrera y hasta lo azotó con una manguera de riego. 

Ante esta situación, el cómplice del joven optó por disparar contra el obrero, pero el proyectil alcanzó a Herrera, causándole la muerte instantáneamente. El pistolero huyó. 

Ajusticiado en La Azulita

El viernes 29 de abril, fue hallado el cadáver de un hombre, con un tiro en la cabeza, en el sector La Azulita, en la recta de Ayarí, municipio Fernández Feo. No se le encontraron documentos de identidad cuando fue hallado el cadáver. 

En este hecho se presume, por el modus operandi, la autoría del ELN, grupo guerrillero que controla la zona del sur del estado Táchira.

Acribillado a balazos

En la mañana del mismo viernes 29 de abril, se registró el homicidio de José Rogelio Escalante Guerrero, de 37 años de edad, que el Cicpc maneja como un posible “ajuste de cuentas”. 

Lo acribillaron a balazos en plena vía pública del sector Lomas Blancas, municipio Andrés Bello. 

#MonitorDeVíctimasLara | Delincuentes asesinaron a un niño de 3 años
Los hombres buscaban al padrastro del pequeño para cobrar viejas rencillas, y en medio del tiroteo el infante resultó herido

 

Un niño de 3 años de edad murió tras recibir un balazo en el oído derecho, cuando dos hombres disparaban contra su padrastro, Luis Chirinos, en Acarigua, estado Portuguesa. En medio del tiroteo la madre y el padrastro resultaron heridos.

El sábado 23 de abril en la noche, el niño, la madre y el padrastro estaban en el sector La Municipalidad, en Acarigua. El pequeño jugaba dentro de la casa, mientras que los adultos estaban fuera de la vivienda. Cerca de las 9:00 p. m., dos hombres los sorprendieron.

La familia pensó que se trataba de un atraco, pero los delincuentes sacaron unas pistolas y, sin mediar palabras, comenzaron a disparar contra Chirinos. En medio de la balacera, el hombre de 34 años de edad recibió un tiro en el brazo izquierdo, mientras que su pareja, de 18 años, mamá del niño, fue herida por una bala que le rozó el pulgar izquierdo.

Una de las balas entró por la ventana de la casa e impactó en el niño, que estaba jugando en la sala. Los delincuentes huyeron del sitio luego de efectuar los disparos.

Los familiares trasladaron al pequeño hasta el hospital Casal Ramos, de Acarigua; pero por la gravedad de la herida los médicos lo refirieron al Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga, de Barquisimeto, estado Lara.

En Barquisimeto, los médicos lo ingresaron de inmediato a quirófano y lograron extraer la bala, pero luego de la operación el pequeño no aguantó y el domingo a las 5:30 a. m. murió.

Por venganza

Fuentes policiales contaron a Monitor de Víctimas que los delincuentes llegaron hasta el sector para asesinar a Luis Chirinos y vengar así viejas rencillas.

La madre y el padrastro del niño fueron recluidos en el hospital de Acarigua, pero horas después fueron dados de alta.

La fuente consultada informó que Chirinos era investigado por lesiones causadas a otra persona.

Pocas horas después del deceso del niño, funcionarios del Cicpc mataron a dos hombres y los señalaron como los presuntos autores materiales del asesinato del pequeño. Fueron identificados como Ubaldo Azuaje, de 24 años de edad, y José Antonio Pérez, de 30 años, alias el Cuchipina.

Según el reporte policial, el Cicpc de Acarigua alegó que los dos hombres se habrían enfrentado a la comisión tras resistirse a su captura.

#MonitorDeVíctimasTáchira | Lo asesinaron, presuntamente, porque estaba relacionado con la mujer de un jefe del ELN
Osman Isidro Durán Carrero habría sido conducido bajo engaño al lugar donde lo mataron

Monitor de Víctimas / Foto: Cortesía

Osman Isidro Durán Carrero, de 28 años de edad y de oficio barbero, fue asesinado de cinco tiros el lunes 11 de abril, comenzado la tarde, a plena luz del día, frente al Mercado Manaure, en la vía que conduce hacia el sector Santa Rosa.

Aunque inicialmente se manejó como móvil que el barbero de Santa Ana del Táchira, municipio Córdoba, fue asesinado para robarle su motocicleta, las indagaciones desarrolladas posteriormente por el Cicpc han arrojado que la víctima era parte de un triángulo amoroso.

La cantidad de balazos, la mayoría en el rostro, que le propinaron a Durán Carrero, según los investigadores, correspondían más a una venganza que a un robo. Desde el primer momento, esto les llamó la atención, afirmaron.

De manera extraoficial, una fuente ligada a la investigación, mencionó que Durán Carrero tenía una relación amorosa con una mujer que, a su vez, es la pareja sentimental de un irregular, supuestamente, un jefe guerrillero del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Al parecer, Durán Carrasco fue llevado al Mercado Manaure bajo engaño, quizá, citado por la misma mujer en cuestión o por algún conocido, pues la víctima poco frecuentaba esa zona, que queda en el otro extremo de la población, muy distante de donde tenía su barbería.

 

También indicó la fuente que, cuando el barbero se enteró de que la mujer era pareja del guerrillero, decidió terminar la relación, por lo que se cree que, cuando acudió a la cita que terminó en emboscada, si fue la mujer la que lo llamó, lo hizo obligada por su pareja.

La familia del barbero, que llegó a la morgue para retirar su cuerpo, prefirió no dar ninguna información sobre el hecho, pero se pudo conocer que era padre de una bebé que está con su progenitora fuera del país.

En el sitio, los investigadores colectaron como evidencia de interés criminalístico cinco conchas de bala, calibre 9 mm, así como una munición del mismo calibre.

*También puede leer: #MonitorDeVíctimasSucre | Abogada sobre asesinato de joven carupanero: “Cicpc debe poner orden en designación de funcionarios”