Opinión - Runrun

OPINIÓN

A doscientos años de Carabobo, por Laureano Márquez P.

Fragmento de la obra Batalla de Carabobo, de Martín Tovar y Tovar (1827 – 1902).

@laureanomar

El bicentenario de la batalla de Carabobo habría sido una magnífica oportunidad para reflexionar sobre el rumbo del proyecto que allí comenzó el 24 de junio de 1821. Una ocasión propicia para hacer un balance de la mano de historiadores, intelectuales y personas destacadas del quehacer cultural sobre cómo van marchado las cosas después de dos siglos de vida independiente. Pero para ello se requeriría que un mínimo de decencia y no es el caso. Aunque quizá sobre nuestro estado de cosas ya la mayoría tiene un juicio claro: el proyecto marcha muy mal, casi que podríamos decir peor que nunca. Uno de los pocos actos que ha trascendido es el encuentro auspiciado por  el «Concejo Nacional Espiritista».

Cuando pensamos en la batalla de Carabobo, nos viene a la mente el cuadro de Tovar y Tovar pintado en la cúpula del Salón Elíptico del Palacio Federal (no sé si se siguen llamando igual o han cambiado a Salón comandante Elíptico y a Palacio Federal María Lionza, por ejemplo).

La batalla de Tovar y Tovar es infinita. Por ser elíptica, como la cúpula, no tiene comienzo ni final, lo cual tiene un profundo sentido simbólico. Cada día que el «sol nace en el Esequibo» (que, dicho sea de paso, el régimen venezolano ha entregado con la habitual indolencia que manifiesta para todo lo que es caro al destino nacional) se libra no una, sino muchas batallas de Carabobo y cada día se gana o se pierde, no ya frente al general De la Torre, sino contra los enemigos que desde el 24 de junio de 1821 se le han venido presentando a ese proyecto político al que pertenecemos.

Cuando se destruyen las universidades públicas, se pierde una Batalla de Carabobo. También cuando se incendia una biblioteca; cuando no se vacuna adecuadamente a la gente, sino en función de lealtades políticas; cuando se encarcela, se tortura y asesina al que piensa diferente; cuando no se permite a la gente votar libremente; cuando se mantiene a una población al borde de la inanición; cuando se destruye la industria petrolera, fundamento de la economía; cuando se asesinan indígenas por la ambición de oro, mientras se derriban estatuas de Colón; también cuando se va la luz y el agua. En cada una de estas circunstancias y en muchas otras, Venezuela pierde cada día una batalla de Carabobo.

El cuadro te Tovar y Tovar nos muestra a unos soldados elegante e impecablemente uniformados. No vemos los horrores de la batalla y no es una crítica al pintor, que tendría que presentar la visión más romántica del hecho. Sin embargo, ese día allí murieron cerca de tres mil personas entre españoles (la mayoría) y patriotas, cuyos huesos deben estar por ahí en algún lugar de aquella sabana. La batalla fue cruenta, seguro la mayor parte de los soldados de Páez estaban medio desnudos y, los que tenían uniforme, no lo lucirían planchado con esmero, sino con toda certeza sucio y raído.

¿Por qué luchaba esa gente? Puede que, en primer lugar, por la fuerza de la costumbre. Llevaban diez años peleando, primero con Boves, luego con Bolívar. Tal vez las palabras que más aparecían en la boca de los generales que los animaban al combate eran las de «independencia» y «libertad». Quizá tendríamos que evaluar, a doscientos años de Carabobo, cómo marcha la patria en términos de independencia y libertad.

La independencia que el ejército libertador consiguió aquel 24 de junio, prácticamente se ha perdido. No solo porque una pequeña isla dirige nuestro destino, sino también porque nuestro futuro está endosado a China y Rusia.

Irán es otro que anda por estos lados pescando en río revuelto. Pero, más allá de los países, todo tipo de organizaciones armadas amenazan nuestra independencia. A estas alturas no se sabe bien si puede decirse que el estado Apure es enteramente parte del país. La guerrilla o, mejor dicho, las guerrillas gobiernan extensiones importantes del territorio nacional.

Eso sin entrar a hablar de los feudos que, especialmente en la capital, ha establecido el hampa organizada y, frente a los cuales el hampa desorganizada no tiene prácticamente ninguna capacidad de acción. Si en 1821, la independencia teníamos que conquistarla solo de España, en 2021 la reconquista de la independencia tiene muchas batallas por delante. Y en lo que respecta al ejército «forjador de libertades» de Carabobo, solo contamos con uno que forja opresión para su propio pueblo, entre otras cosas.

No es prudente opinar por los difuntos, pero como conocimos su opinión en vida y estamos en plan espiritista, es lícito afirmar que el Libertador estaría bastante más decepcionado de lo que lo estuvo a su muerte en Santa Marta. Incluso, seguramente, su indignación sería mayor al conocer que todo lo que se hace negando sus ideas y postulados, tiene, curiosamente, como fundamento su nombre.

No tenemos suerte con los centenarios de Carabobo: el primero también se conmemoró en dictadura, aunque aquella, con todos sus males, al menos construía. Entre otras cosas, en propio monumento dedicado a la memorable batalla en lugar donde transcurrieron los hechos. Del segundo, la noticia que más ha circulado es el aludido encuentro espiritista. Que yo en su lugar no andaría por ahí conjurando espíritus y menos el de Bolívar.

En todo caso, rindamos nosotros un íntimo homenaje a todos los que en Carabobo dieron su vida por un sueño que, doscientos años después, sigue pendiente de hacerse realidad.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

109.ª Conferencia de la OIT y la recuperación del trabajo en tiempos de covid , por Froilán Barrios Nieves*

@froilanbarriosf

Cuando vemos que las terrazas y cafés abren en el hemisferio norte, concretamente en las economías más desarrolladas del planeta, como en la Unión Europea, EE. UU. o Canadá, se percibe un ambiente de fin de pandemia en un contexto de superación del claustro que se sufrió en 2020, quedando un reto pendiente en cómo se recuperan los millones de empleos perdidos.

En cuanto a América Latina la situación es diferente. Es un contexto de escenarios sombríos, de crecimiento de la desigualdad social, económica y de agravamiento de la pandemia que pronostica un 2021 de retrocesos, de aumento de la pobreza general y de caída de la riqueza nacional. Este es el resultado que vive una región donde cada país con sus gobiernos se batió al detal, sin una estrategia continental que pudiera enfrentar la tragedia humanitaria.

El informe de Guy Ryder

En tal sentido, el reciente Informe o Memoria presentado por el director general Guy Ryder a la 109.ª conferencia de la OIT, que viene de finalizar el 19/6/2021, es contundente. Resalta los rumbos que deben ser promovidos en esta difícil etapa de la humanidad, que marcará las políticas públicas de los diferentes Estados del mundo.

En su contenido destaca que la pandemia de COVID-19 ha transformado radicalmente el futuro de la humanidad, por lo menos a corto plazo. Ahora, la OIT dedicará todas sus energías a promover una recuperación centrada en las personas tras una crisis sin precedentes, que ha asolado el mundo del trabajo desde que la conferencia se reunió por última vez en 2019, utilizando como hoja de ruta la Declaración del Centenario de la OIT para el Futuro del Trabajo. Se destaca que en el 2020 no hubo conferencia mundial y esta, la 109.ª, es la primera que se realiza en forma digital. 

Una crisis 4 veces mayor que la de 2008

Entre los datos más reveladores, la OIT calcula que, a consecuencia de la COVID-19 y de las medidas adoptadas para contener su propagación, las horas realmente trabajadas en ese año disminuyeron cerca de un 9 % en todo el mundo, en comparación con el último trimestre de 2019, lo que equivale a una pérdida de 255 millones de puestos de trabajo a jornada completa.

Esta alarmante cifra evidencia que, en lo que respecta al trabajo, el impacto es cuatro veces mayor que el de la crisis financiera de 2008.

Así también, el desglose de esas cifras permite hacerse una idea más precisa de la situación real de los trabajadores. Cerca de la mitad de las horas de trabajo perdidas puede atribuirse a la pérdida de empleo: 33 millones de personas se quedaron sin trabajo y muchas más —81 millones— abandonaron el mercado laboral y permanecieron inactivas. La otra mitad corresponde a las personas que trabajaron menos horas, o incluso ninguna, pero mantuvieron la relación de trabajo.

Venezuela, en el último lugar en vacunaciones

Igualmente señala que, desde una perspectiva regional, las Américas han sido manifiestamente la región más afectada, con una pérdida de horas de trabajo del 13,7 por ciento, cuando en las demás regiones esta cifra se situó entre el 7,7 y el 9,2 por ciento. En esa misma línea, la pérdida de horas de trabajo se acusó particularmente en los países de ingresos medianos bajos, donde llegaron al 11,3 por ciento, cuando en todos los demás grupos de ingresos no superaron el promedio mundial.

Esto ha derivado en la existencia de desigualdades extremas tanto dentro de los países como entre ellos. Esas desigualdades son flagrantes en lo que respecta a la distribución de las vacunas y, por tanto, a la capacidad de los países para luchar contra el virus

Mientras la preocupación de la OIT se centra en recuperar el trabajo digno, en Venezuela los rumbos de la tiranía madurista van por otro camino, sin otro aliciente que no sea la demagogia de justificarse en el poder. Así las cifras del régimen indiquen lo contrario, al confrontar la amarga realidad de las cifras extraoficiales vemos que solo el 2 % de la población ha recibido la vacuna, dejando al resto desprotegida y a merced del mortal virus. 

En realidad, estamos en el último lugar del continente americano en aplicación de vacunas, lo que demuestra la indolencia e indiferencia del régimen en atender a la población sobreviviente en nuestro país.

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#CrónicasDeMilitares | Sobre el tema militar, por Elías Pino Iturrieta

El tema militar más allá del patrioterismo. Monumento a Simón Bolívar en La Paz, Bolivia. Foto: Francisco Riveros Machicado / Wikimedia Commons, 2018 (interv. por Runrunes).

@eliaspino

Por razones obvias, la memoria nacional ha girado en torno a asuntos bélicos y a episodios de cuartel. Si la república nace en un campo de batalla, lo más natural es que se acuda a los fragores de la cuna para explicar el futuro, o para solazarse en los hechos que nos dieron origen como establecimiento autónomo. No tiene sentido alarmarse por esa predilección, debido a que en las obras de los hombres de armas encontramos las más evidentes y célebres de nuestras realizaciones como sociedad.

Están de moda las poses de alejamiento de los asuntos del militarismo debido a las reacciones de la actualidad frente a las tropelías de la dictadura “bolivariana”, que se ha solazado en la exaltación de las soldadescas, pero tal conducta subestima la trascendencia de lo que realmente hicieron por la patria los hombres de lanza y espada entre 1811 y 1830. Y, a la vez, magnifica el trabajo de los próceres civiles hasta el punto de juzgarlos como piezas claves de la Independencia.

La nueva valoración de los políticos y los héroes-capitanes merece tratamiento específico, pero debe señalarse entre los temas pendientes de un análisis equilibrado.

De momento, se ocupará nuestras sucesivas columnas solo de lo referido a la república en armas de la cual venimos y ante la cual ahora queremos ponernos recelosos y distantes.

Se puede pensar, en primera instancia, que volvemos a un tema manido, a unos asuntos demasiado conocidos y excesivamente celebrados. Ciertamente se pueden llenar bibliotecas enteras sobre la materia, con producciones que provienen del siglo XIX para mantener su profusión en la actualidad, con obras que han permanecido en el interior de la sensibilidad colectiva y prometen continuidad. Pero la inmensa masa de tal bibliografía es de tono apologético o, en el mejor de los casos, literatura que no traspasa los límites de la corrección ante las hazañas de los héroes. Además, se trata de un caudal de escritura cuyo empeño también consiste en el descrédito del enemigo, como si los procesos fueran apenas una hostilidad de héroes y villanos, una cruzada de los ángeles contra los demonios.

De allí que ahora anunciemos la posibilidad de ver esa historia desde una perspectiva diferente. A través de crónicas que se presentarán a partir de la próxima semana, otra óptica de lo militar tratará de ofrecerse con la pretensión de mostrar detalles diversos, asuntos subestimados por los libros más conocidos, narraciones que puede sugerir verdades ocultas en el manto del patrioterismo.

Ya una nueva historiografía le está metiendo diente afilado a ese menú, y seguramente aprovecharemos su contenido para que nos dejemos de reverencias exageradas ante el bronce de los padres de la patria, pero la mayoría de los fragmentos saldrán de una inquietud anterior del escribidor con la pretensión de buscar sendero seguro para una memoria en cuya orientación se ha exagerado desde la academia y desde la política.

Por allí van los tiros de la serie de artículos que podrán leer a partir de la próxima semana. Tienen la esperanza de sugerir recuerdos útiles de veras para salir de un entendimiento acartonado de las grandes obras del pasado heroico, posibilidad que tal vez permita cierta lucidez al enfrentar los retos de la actualidad.

Habrá justicia en La Haya, por Orlando Viera-Blanco*
Tengo la convicción de que habrá justicia en  La Haya. Confío en la solidez, seriedad y solvencia de la CPI y la OTP. En el expediente cursan pruebas, testimonios y evidencias de sólida rigurosidad metodológica

 

@ovierablanco

Cero impunidad

El principio de complementariedad constituye la piedra angular de las relaciones entre la CPI y las jurisdicciones locales para la implementación de las obligaciones de investigar y enjuiciar a los responsables de crímenes internacionales (Art. 86 del Estatuto de Roma, ER). El principio de complementariedad surge desde el preámbulo del ER, que establece que “todo Estado ejerce su jurisdicción penal contra los responsables de crímenes internacionales”. Y se destaca que la CPI “será complementaria de las jurisdicciones penales nacionales”.

Cuando la justicia penal de los Estados es ineficaz o incapaz para abordar, avocar, investigar y enjuiciar tales crímenes, se activa la jurisdicción complementaria de la CPI “con el especial objeto de garantizar que los más graves crímenes internacionales no quedarán impunes” (Ximena Fuentes Torrijos / The principle of complentaruty in the practice of ICC]. El nuevo fiscal de la CPI, Karim Khan, afirmó: “La prioridad para mí, y creo que ese es el principio del ER, no es centrarme tanto en dónde se llevan a cabo los juicios, sino garantizar que se cumpla con la búsqueda de rendición de cuentas y los avances en la impunidad”

Del examen preliminar a la Investigación criminal

El ER (art. 17.2) habilita a la CPI “el ejercicio de jurisdicción incluso cuando los tribunales nacionales han juzgado o estén juzgando el mismo caso por determinar que en dichos procesos no existe una real intención de juzgar a los responsables” (CASSESE, Antonio. A Big Step Forward for International Justice). La situación Venezuela I se encuentra en fase de examen preliminar. El despacho del fiscal (OTP/Office of the Prosecutor en inglés] debe continuar con el examen hasta el momento que la información muestre que existe o no, base razonable para proceder a la investigación. “Abrir exámenes preliminares, solicitar autorización o iniciar investigaciones es un comienzo, pero como decimos en inglés la prueba del pudín está en comer. Tenemos que actuar en el juicio”, alertó el nuevo líder de la OTP al tomar posesión de su cargo.

La complementariedad no es subsidiaridad ni sustitución jurisdiccional. Como lo contemplan los artículos 1, 17, 18, 19 y 20 del ER, tiene fundamento en un sistema de jurisdicción compartida entre la CPI y las jurisdicciones nacionales.  El art. 17 (1) (a) a (c) del ER establece que la CPI no podrá ejercer su jurisdicción cuando la situación: “(a) esté siendo realmente investigada o enjuiciada por un estado que tiene competencia sobre el mismo, (b) haya sido realmente investigada por un Estado que tiene competencia sobre la misma y tal Estado ha decidido no enjuiciar a la persona de que se trate; o (c) la persona de que se trata ya ha sido realmente enjuiciada” por la conducta a la que se refiere la denuncia y un juicio en la CPI violaría el principio ne bis in idem.

Los reportes de la Comisión Independiente de Determinación de Hechos de la ONU (16/9/2020), el informe OEA 2018, las remisiones de Estados (Canadá, Perú, Paraguay, Colombia, Chile) y las denuncias de víctimas más acreditadas ante la CPI, dan fundamento, rigurosidad probatoria, fáctica y metodológica para concluir que estamos ante el supuesto del art. 17(2) ER, esto es, “falta de disposición de las jurisdicciones nacionales de investigar o administrar justicia de manera eficaz… por lo que “(a) se llevan a cabo (investigaciones) con el propósito de sustraer al acusado de su responsabilidad penal por crímenes de la competencia de la CPI; (b) sufren una demora injustificada incompatible con la intención de hacer comparecer a la persona ante la justicia, o (c), no son sustanciadas de manera independiente o imparcial…”.

En Venezuela el poder judicial ha sido cooptado y sus magistrados legítimos perseguidos y exiliados; no existen investigaciones genuinas, visibles, ni juicios o antejuicios de mérito, ni condenas a los graves hechos determinados por reportes y denuncias up supra.

El propio nuevo fiscal ha establecido: “No podemos invertir tanto, no podemos generar expectativas tan altas y lograr tan poco, tan a menudo en la sala del tribunal (…). Necesitamos una mayor comprensión de lo que se requiere. Construir casos más sólidos y obtener mejores casos en la sala del tribunal”

Antecedentes de admisibilidad CPI

Los primeros análisis de admisibilidad de la CPI fueron los casos de Uganda, República Democrática del Congo y República Centro Africana. Quedó de manifiesto la inacción del Estado, la ausencia de investigaciones y la falta de voluntad de enjuiciamiento. En los referidos casos contra Joseph Kony (Uganda), Germain Katanga / Mathieu Ngudjolo Chui (R. D. Congo) y Jean-Pierre Bemba (R. D. C. Africana), denunciados por crímenes graves, la CPI desestimó la inadmisibilidad por los supuestos del Art. 17.1 in comento y sobre la base del art. 17.2 et all.

Tengo la convicción que habrá justicia en La Haya. Confío en la solidez, seriedad y solvencia de la CPI y la OTP. En el expediente cursan pruebas, testimonios y evidencias de sólida rigurosidad metodológica, que permitirán superar el test de admisibilidad, pasar a fase de investigación y ulterior enjuiciamiento. Porque al decir del fiscal Khan, “no podemos generar expectativas tan altas y lograr tan poco…”

* Embajador de Venezuela en Canadá

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

El corazón de Petrogrado y el de Venezuela, por Julio Castillo Sagarzazu
El país sigue estando en la agenda internacional, porque somos un grave problema geopolítico. Como a Petrogrado en 1918, hoy los cañones apuntan al corazón de Venezuela

 

@juliocasagar

El 3 de marzo de 1918 León Trotsky, por encargo del entonces bisoño gobierno soviético, encabezado por Lenin, firmó la paz de Brest-Litovsk. En palabras de este último, fue “un abismo de derrota, desmembramiento, esclavitud y humillación”, pero no tenían otra opción… ya “los cañones alemanes apuntaban al corazón de Petrogrado”. Con esta firma, entregaban casi tres millones de kilómetros cuadrados, cerca de 55 millones de habitantes y enormes reservas de carbón, hierro y petróleo.

Lo más humillante es que la firma de este tratado no fue con los vencedores de la guerra, sino con los perdedores. Todas las maniobras para ganar tiempo esperando la derrota definitiva del imperio alemán por parte de los aliados o el soñado levantamiento del Soviet de Berlín, no surtieron efecto. La maquinaria de guerra rusa está desvencijada y la población ya no aguantaba más.

Los aliados ganadores tomaron sus previsiones, los franceses desembarcaron en Odessa y los británicos se desplegaron en Múrmansk y hasta los japoneses se apostaron en el oriente soviético, justamente para impedir que los alemanes llegaran a Petrogrado aprovechando la debilidad rusa.

Este tratado obviamente fue desconocido por todas las potencias vencedoras, después de la firma del Tratado de Versalles. Era la oportunidad de apuntar entonces al corazón del comunismo que ya era una amenaza para sus intereses en Europa. Sin embargo, no lo hicieron.

En la Segunda Guerra Mundial, el general Eisenhower, le quitó la gasolina a su curruña, el también general George Patton, para evitar que llegara primero que los rusos a Berlín, pues sabía que su intención era “seguir luego a Moscú”.

Es legítimo entonces preguntarnos ¿Y todas estas alianzas aparentemente contra natura, de dónde vienen? ¿Por qué se hacen? La respuesta es muy sencilla: son cosas de la geopolítica. En efecto, así como “el corazón tiene razones que la razón no comprende” (expresión nada menos que de Pascal) la geopolítica tiene las suyas que a veces la política sola no comprende.

Una nueva pregunta: ¿Y esto por qué? ¿De dónde viene este pragmatismo casi cínico? La respuesta la tiene un diplomático inglés, lord Palmestton, que decía: “Inglaterra no tiene amigos permanentes, ni enemigos permanentes, tiene intereses permanentes” Es la cruda verdad: los países no tienen amigos, tienen intereses.

¿Y esto como se come hoy en Venezuela? Pues se come así: Hoy día Venezuela es una pieza importante del ajedrez geopolítico mundial. Chávez nos metió en ese tablero con sus amistades peligrosas; con la llegada a Venezuela de Hizbulah; con su reconocimiento de la guerrilla colombiana con lazos evidentes con el narcotráfico; con el desembarco de más de 30.000 cubanos, no por Machurucuto, sino por la  rampa 4 de Maiquetía y ahora, con la dispersión del dinero opaco de Venezuela por el mundo; por la dejación de soberanía en las fronteras y por la profunda crisis que nuestra diáspora ha generado en los países del continente, desde el Río Grande hasta la Patagonia.

Hay analistas que dicen que Venezuela ya no es una prioridad; que nuestros problemas no le interesan a nadie. Esto es solo parcialmente cierto. Nuestros problemas ciertamente interesan a muy pocos. Pero los países se interesan por los problemas de otros cuando les causan problemas a ellos. Un vecino puede desbaratar su casa y es su problema, pero si lo hace con un estruendo y de madrugada, ya es mi problema. Y eso es lo que está haciendo Maduro con Venezuela, con el vecindario y con el mundo: causando problemas.

Es por esa razón que Venezuela sigue estando en la agenda internacional, porque somos un grave problema geopolítico.

En la cumbre del G7, fuimos nombrados. La presidenta de la Comisión Europea, el presidente del Consejo Europeo y el Secretario de Estado Norteamericano, “siguen de cerca” el proceso que lleve a unas elecciones libres y justas”; el barco iraní cargado con lanchas misilísticas parece que se desvió de repente; los noruegos insistirán en una tercera ronda de negociaciones con la aprobación de la UE, los Estados Unidos y Canadá; se convoca una reunión que recauda más de 1500 millones de dólares para los desplazados venezolanos y Borrel se reúne con Arreaza. Todo esto ocurrió, nada más, que la última semana.

Esa es la razón por la cual nuestra crisis no se puede entender en clave nacional solamente. Los análisis que se hacen, fundados en las fuerzas de la oposición y las del régimen, siempre serán parciales. La discusión sobre si se negocia o no se negocia con Maduro es absolutamente intrascendente. Con Maduro están negociando desde hace tiempo, por diversas vías y lo seguirán haciendo, con nosotros, sin nosotros o contra nosotros. Él tiene interés en hacerlo, se equivocan quienes dicen que por tener la fuerza armada de su lado no lo tiene. Está en minoría nacional, rodeado de escorpiones; sin el dinero de antes. Claro que quiere negociar, obviamente que en sus mejores condiciones. Para él, y para todo el que negocia, eso es lo lógico.

Lo que las fuerzas democráticas deben hacer es mantener una postura firme, unitaria y clara para que de esas negociaciones salgan elementos que nos permitan avanzar para el rescate de la democracia.

Hay que entender también que el término “negociación” implica que todas las partes pondrán sobre la mesa sus aspiraciones y que normalmente resultara algo que “convenga” y no necesariamente que satisfaga a todos. Ya veremos. Tengamos la posición inteligente de Churchill, quien nunca se opuso a negociar con Hitler; de hecho, el mismo estuvo a punto de encontrarse directamente con él. Lo que Churchill criticó y con justa razón, fue el vergonzoso Tratado de Múnich. Eso es lo que debemos evitar.

Hay una oportunidad abierta, no quiere decir que ganemos la apuesta. Nadie lo ha dicho, pero lo repetimos: si no participamos activamente en la búsqueda de una negociación política, lo harán otros por nosotros. Recordemos que las viejas democracias están acostumbradas a negociar con dictadores, con delincuentes y con quien tengan que hacerlo si les conviene.

Los cañones apuntan al corazón de Venezuela. Hay una oportunidad para entendernos entre nosotros para enfrentar a la dictadura y seguir avanzando. No es inteligente desperdiciarla.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Matar o tergiversar el pasado, por Eddie A. Ramírez S.
Matar o tergiversar el pasado es una deshonestidad intelectual y, en algunos casos, solo contribuye a revivir odios 

 

Matar el pasado es hoy el pasatiempo de gobiernos, grupos religiosos y políticos, así como de ciudadanos en general que juzgan inquisitorialmente el pasado con los valores que cada quien tiene actualmente. En cualquier momento alguien promoverá destruir las pinturas en que aparece Prometeo robando el fuego a los dioses para entregarlo a los hombres, argumentando que ese elemento causa daños. Otros propondrán derribar las estatuas de Watt porque su popular máquina de vapor funcionaba con carbón y este mineral contribuye al calentamiento global.

Siempre habrá un idiota que identifique a un supuesto o real enemigo de la humanidad a quien hay que borrar del planeta, obviando la época y circunstancia en que ocurrieron los hechos.

Cabe recordar que ese espíritu iconoclasta ha estado presente en todas las culturas. Lo inaudito es que siga ocurriendo ya bien avanzado el siglo XXI.

El pasado, con sus más y sus menos, no puede cambiarse. Lo procedente es aprender de los errores para no repetirlos. Así como explicar a las nuevas generaciones el porqué de los hechos y sus causas. El levantar o retirar estatuas o monumentos de alguien no debiera ser potestad de los políticos o de cualquier grupo, sino de las academias de la historia, con lo cual disminuirían las controversias y posibles injusticias. 

Recientemente, la ira de los nuevos  iconoclastas ha estado dirigida en contra de quienes incurrieron en maltrato, real o supuesto, a los primeros pobladores de nuestro continente y contra los que apoyaron la esclavitud. Desde luego que ambos hechos son condenables y nadie puede apoyar a quienes cometieron esos delitos, pero estos deben ser demostrados y, caso positivo, evidenciar esos malos ejemplos ante las nuevas generaciones.  

¿Se justificaba o no la destrucción o el retiro de las estatuas de Cristóbal Colón en Caracas, de Gonzalo Jiménez de Quesada en Bogotá, de Fray Junípero en California y de John Mac Donald y Ryerson en Canadá, por el supuesto o real atropello a los aborígenes? No es el propósito, ni somos los indicados para pronunciarnos sobre la inocencia o culpabilidad de los citados. Solo señalar que es improcedente intentar borrarlos de la historia. Una opción es colocar, al pie de las estatuas, una placa señalando sus contribuciones y sus errores.

Otro caso es el de Lee y sus generales de la Confederación que pelearon en defensa de la no abolición de la esclavitud. Evidentemente, ellos no solo defendieron una causa injusta, sino que causaron muerte y destrucción al ir a la guerra. Al igual que algunos dictadores, quizá lo adecuado es retirar sus estatuas a un museo, con un resumen de lo censurable de sus conductas.

En Venezuela, el derribo de estatuas y cambios de nombre no ha sido por el activismo de grupos de ciudadanos, sino por decisión arbitraria del régimen de Chávez-Maduro.

Por razones políticas cambiaron el nombre del Parque Rómulo Betancourt, por el de Francisco de Miranda; la central hidroeléctrica Raúl Leoni la rebautizaron Simón Bolívar y la conocida como La Vueltosa le pusieron el nombre del guerrillero castro comunista Fabricio Ojeda.

El cerro Ávila lo llamaron Wuaraira Repano y el Salto Ángel lo convirtieron en Churún Merú, aunque los indígenas lo conocen como Karepakupai Merú. El otrora estado con el nombre del prócer civil José María Vargas lo rebautizaron como La Guaira. La autopista Francisco Fajardo, ahora es Guaicaipuro, evidenciando ignorancia sobre quién fue el mestizo Fajardo nacido en Margarita.

Ahora, con motivo del bicentenario de la Batalla de Carabobo, la secretaria del Consejo Nacional de Universidades, Yadira Córdoba, y otros miembros redactaron un acuerdo dando méritos a Chávez “por haber revelado la verdadera dimensión del 24 de junio 1821”; omite la figura de Páez y de los próceres civiles. Y sobredimensiona el papel de los militares en la gesta de independencia.

Amalio Belmonte, secretario de la Universidad Central de Venezuela, salvó su voto y anunció que esa casa de estudios redactará su propio acuerdo, “desde una perspectiva académica, histórica y doctrinaria “

Sea propicia la celebración del bicentenario de la Batalla de Carabobo para que nuestro ejército evidencie que es “forjador de libertades”, como se autodenomina, en el sentido de “constructor o que dio la primera forma” a la libertad, y no en la otra acepción del diccionario de “fingir o simular” libertades.

Recordamos a los rojos que Leningrado hoy se llama Petrogrado o San Petersburgo y que Stalingrado es Volgogrado. Matar o tergiversar la historia es una deshonestidad intelectual y, en algunos casos, solo contribuye a revivir odios. Lo que procede es visualizar el futuro y resolver los problemas de pobreza, migraciones, drogas y violación de los derechos humanos.

Como (había) en botica

Después de un obligado receso, la Fundación Servicio Para El Agricultor (Fusagri) reinicia actividades cumpliendo con los objetivos del desarrollo sostenible, dentro de la propuesta de bioeconomía. En su página web ofrece información al respecto. Fusagri, anteriormente Servicio Shell Para El Agricultor, marcó un hito en la agricultura venezolana desde 1952, con la modalidad de investigación en las fincas de los agricultores y asistencia técnica, así como cursos nacionales e internacionales. Realizó importantes contribuciones en control de malezas, insectos y enfermedades, manejo integral de cuencas hidrográficas, producción de hortalizas, durazno, cítricas y uvas. Distinguidos ingenieros agrónomos como Luis Marcano Coello, Mauricio Báez, Jesús Silva Calvo, Héctor Ayala, Luis Bascones, Ernesto Doreste y Pompeyo Ríos, lamentablemente fallecidos, fueron, con muchos otros, pilares de esta institución. Al frente de la misma está hoy Luis Marcano González. Le deseamos mucho éxito.

Recientemente, también en el sector agrícola, destacan los aportes de los ingenieros agrónomos Adalberto Gabaldón con sus programas sobre Evolución ambiental, y de Felipe Baritto con Economía de la sostenibilidad, ambos ubicables en Youtube. El sector agrícola y el petrolero deben ser la base de la recuperación de Venezuela.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

22-6-21

eddiearamirez@hotmail.com

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Informe Otálvora | Castrochavismo toca la puerta de la Casa Blanca, por Edgar C. Otálvora

El enviado argentino Sergio Massa posa con el asistente especial de la Casa Blanca Juan González. Foto: @sergiomassa

Servir como intermediario entre Washington y los regímenes de Nicolás Maduro y Daniel Ortega, es parte de la oferta que está presentando el gobierno de Argentina a la Casa Blanca

 

@ecotalvora

Alberto Fernández, en su condición de presidente argentino y de miembro fundador del izquierdista Grupo de Puebla, está difundiendo la especie según la cual él cuenta con capacidad de actuar como puente con los regímenes izquierdistas del continente. El gobierno argentino muestra como activos políticos su entronque con los gobiernos y movimientos de izquierda continental, su relación especial con el gobierno mexicano de Manuel López Obrador y su no disimulado activismo político regional con públicas injerencias en los recientes procesos electorales en Bolivia, Ecuador y Perú; así como en los motines registrados en Colombia.

*****

Alberto Fernández personalmente, y mediante el aparato de su gobierno y del sindicalismo kirchnerista, prestó apoyo a sus aliados bolivianos encabezados por Evo Morales, a quien permitió organizar acciones desde territorio argentino contra el gobierno de transición de Jeanine Añez. El gobierno de Fernández se negó a reconocer al gobierno de Añez y la ahora exmandataria fue encarcelada el 12MAR21, pocas horas después de que el canciller argentino, Felipe Solá, visitara La Paz para conversaciones políticas con el actual gobierno boliviano.

Fernández apadrinó al ecuatoriano Andrés Arauz, el candidato de Rafael Correa y del Grupo de Puebla en las elecciones de Ecuador celebradas el 07FEB y 11ABR21. La principal oferta de campaña de Arauz consistía en el ingreso masivo de vacunas contra la COVID-19 a Ecuador, procedentes de Argentina, en caso de resultar triunfador el candidato castrochavista.

El 25MAY2, en medio de las violentas protestas, ingresó a Colombia un grupo de militantes de izquierda asociados con el gobierno de Argentina encabezados por Alejandro Rusconi “secretario de relaciones internacionales” del “Movimiento Evita”. Rusconi es un operador internacional del kirchnerismo en el marco del Foro de São Paulo. El propósito del grupo autodenominado “misión internacional de solidaridad” era servir como soporte político y comunicacional a los organizadores de las violentas acciones que ocurrían en Colombia.

Como parte de la delegación se encontraba el militante Juan Grabois cuyo ingreso a Colombia fue impedido por las autoridades migratorias ya que carecía de pasaporte e intentaba ingresar con un documento digitalizado en su celular. La reacción del entramado de propaganda izquierdista se produjo en minutos denunciando en las redes sociales que a Grabois le habían negado el ingreso.

Ernesto Samper, expresidente colombiano y activo en el Grupo de Puebla, tuiteó que Grabois “viene presidiendo una delegación de líderes de derechos humanos” y “es muy cercano al presidente @alferdez”. El propio Samper fue quien dejó ver la relación directa entre el grupo argentino que llegaba a Colombia y que no se trataba de un grupo de “líderes de derechos humanos” sino de militantes de izquierda, quienes desde Buenos Aires ya habían anunciado su intención de acompañar las protestas callejeras. Por cierto, Samper califica a Fernández como “el líder de la resurrección suramericana”.

El 10JUN21 Fernández se comunicó telefónicamente con el candidato castrochavista peruano Pedro Castillo y poco después tuiteó calificándolo como “presidente electo del Perú”. Para ese momento las autoridades electorales peruanas no habían concluido la contabilización de las actas electorales y no habían comenzado a considerar sobre centenas de actas objetadas por ambos candidatos. Al día siguiente, el Grupo de Puebla emitiría un comunicado ofreciendo “al presidente Castillo” apoyo y colaboración “para el buen suceso de su gobierno”.

*****

El 15JUN21 tuvo lugar una sesión del Consejo Permanente de la OEA cuyo único propósito era considerar un proyecto de resolución sobre la situación en Nicaragua, donde el gobierno de Daniel Ortega adelantaba una nueva ola represiva con el encarcelamiento de al menos cuatro precandidatos presidenciales y líderes opositores.

La resolución que fue aprobada por 26 de los 34 miembros condenó “inequívocamente el arresto, acoso y restricciones arbitrarias impuestas a los precandidatos presidenciales, a los partidos políticos y a los medios de comunicación independientes; y pedir la inmediata liberación de los precandidatos presidenciales y de todos los presos políticos”. Solo el representante del propio gobierno de Nicaragua, y los enviados de Bolivia y San Vicente y las Granadinas votaron contra la resolución. Pero cinco miembros, Argentina y México entre ellos, optaron por abstenerse.

Una vez más la diplomacia argentina y mexicana actuaron en concordancia con la línea del Grupo de Puebla brindando su apoyo tácito a la dictadura nicaragüense.

Poco después de concluir la reunión de la OEA en Washington, los gobiernos de Argentina y México emitieron un comunicado conjunto justificando su voto: “no estamos de acuerdo con los países que, lejos de apoyar el normal desarrollo de las instituciones democráticas, dejan de lado el principio de no intervención en asuntos internos, tan caro a nuestra historia”. Los gobiernos de Alberto Fernández y Manuel López Obrador que intentan desplazar a Luis Almagro de la Secretaría General de la OEA, se arroparon en el argumento de la “soberanía” para no votar la resolución que exigía a Ortega que las elecciones sean “transparentes, libres y justas”.

*****

Tras la salida de escena de Hugo Chávez, el castrochavismo quedó huérfano de un vocero oficial de peso, posición que el uruguayo Pepe Mujica se negó a asumir cuando le fue asomada por Lula da Silva a principios de 2014. Pareciera que Alberto Fernández busca convertirse en ese operador de alto nivel, asumiendo la vocería izquierdista continental y, simultáneamente, procurando acceso directo a la Casa Blanca como Lula da Silva lo tuvo durante su presidencia y con acceso a los gobiernos de España y Portugal como puertas a la Unión Europea.

Ese fue uno de los mensajes asomados por Fernández en su viaje a Europa a mediados del pasado mes de mayo que lo llevó a Portugal, España, Roma, París y el Vaticano. Oficialmente el periplo de Fernández tenía como objeto ganar aliados para la renegociación de la deuda que Argentina mantiene con el Fondo Monetario Internacional. Además de sus encuentros con los mandatarios, con funcionarios del FMI y con el papa Francisco, Fernández sostuvo un encuentro en Roma el 14MAY21 con el exsecretario de Estado de EE. UU., John Kerry, quien ahora actúa como comisionado presidencial de Joe Biden para el cambio climático. Según la versión de Fernández, en su conversación con Kerry fue comentada la situación venezolana y presumiblemente el argentino habría ratificado su oferta de mediar entre Washington y el gobierno de facto de Venezuela.

*****

Venezuela “es un tema tóxico que no puede ocupar tanto espacio” comentó el Ministro de Exteriores de Argentina, Felipe Solá, al periodista del diario Clarín que volaba junto con la delegación de Alberto Fernández a Europa el 10MAY21.

Solá, quien es miembro fundador del izquierdista Grupo de Puebla, ha ejecutado desde su cargo la línea de reaproximación argentina hacia el gobierno de facto de Venezuela y de desmontaje de iniciativas internacionales de presión contra el régimen chavista.

Incluso durante propia ceremonia de toma de posesión de Fernández, el 10DIC19, el aparato diplomático kirchnerista, liderado por Solá, se las ingenió para privilegiar al gobierno de Nicolás Maduro en detrimento de los intentos de aproximación a EE. UU. que Fernández había iniciado desde cuando fue electo dos meses antes. Sin anuncios previos, fue incluido Jorge Rodríguez, como enviado de Maduro, en la lista de invitados al besamanos dándole mayor jerarquía que al jefe de la delegación de EE. UU.

La cancillería del gobierno Fernández inicialmente anunció que se mantenía en el Grupo de Lima pero nunca aprobó los documentos acordados en ese mecanismo de presión regional para la democratización de Venezuela. Finalmente, el 24MAR21 la cancillería argentina emitió un comunicado informando su retiro del Grupo de Lima “al considerar que las acciones que ha venido impulsando el Grupo en el plano internacional, buscando aislar al Gobierno de Venezuela y a sus representantes, no han conducido a nada”.

Al día siguiente, el 25MAR21, el gobierno argentino remitió a la Corte Penal Internacional una comunicación mediante la cual dejaba sin efecto la solicitud presentada el 27SEP18 por el gobierno de Mauricio Macri junto a Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú para que se abriera un proceso por crímenes contra la humanidad cometidos por el gobierno chavista desde el año 2014.

El 18MAY21, en declaraciones a la estación bonaerense Radio 10, Alberto Fernández aseguró que su gobierno había ayudado a la instalación en Caracas de un equipo de la alta comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet. Según Fernández las violaciones de DD. HH., documentados ampliamente, es un “problema” que “poco a poco en Venezuela fue desapareciendo”. Se trataba de un nuevo espaldarazo del argentino a favor del régimen chavista.

*****

Juan González, el colombo-estadounidense que sirve como “asistente especial” presidencial de Joe Biden y como director para el hemisferio occidental del Consejo de Seguridad Nacional, visitó Argentina a mediados de abril. Se trató de la primera misión formal del gobierno Bien que viajaba a Latinoamérica y que sólo incluyó a Bogotá, Buenos Aires y Montevideo. El mandatario argentino ofreció a González servir como intermediario con el régimen chavista.

Aparte de los compromisos oficiales, González y la Subsecretaría (encargada) de Asuntos para el Hemisferio Occidental en el Departamento de Estado Julie Chung, asistieron en Buenos Aires la noche del 13MAR21 a una cena informal que les ofreciera el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa. Pareciera que Alberto Fernández, ante la imposibilidad de su canciller para distender relaciones con Brasil y EE. UU., está procurando a Massa como interlocutor con Jair Bolsonaro y ahora con el gobierno de Joe Biden. También pareciera que el gobierno argentino ha identificado a Juan González como el enlace necesario para acceder directamente a la Casa Blanca. Mientras Nicolás Maduro se queja en una entrevista, difundida por Bloomberg el 18JUN2, por no recibir señales positivas de Washington, su aliado Alberto Fernández está tocando directamente en la puerta de la Casa Blanca.

*****

Sergio Massa viajó a EE. UU. el 13JUN21 y su primer evento público consistió en un almuerzo privado, en un hotel de la capital estadounidense, justamente con el joven asesor de Biden. El gobierno argentino dejó circular abundantes imágenes del encuentro de Massa con el funcionario de la Casa Blanca, incluyendo una donde sonrientes posan mientras González muestra el disco Reunión cumbre de Astor Piazzolla y Gerry Mulligan que le obsequiara Massa.

En este encuentro, según las filtraciones del propio gobierno argentino, Massa ofreció en nombre de Fernández no solo actuar como enlace con Maduro, sino además ante el régimen nicaragüense. El funcionario estadounidense, siempre según las versiones dejadas saber por Argentina, se habría mostrado interesado en la oferta; e incluso habría sugerido que la Casa Blanca planea invitar a Fernández para una visita a Washington.

*****

Por cierto, una operación del Grupo de Puebla se propone imponer al argentino Christian Gonzalo Asinelli, actual funcionario de la presidente de Argentina, como presidente ejecutivo de la Corporación Andina de Fomento CAF. Por semanas, de forma coordinada, los principales voceros de la alianza castrochavista ejecutaron una campaña de desprestigio contra el postulado colombiano Alberto Carrasquilla, acusándolo incluso de provocar la violencia en Colombia por haber propuesto una reforma tributaria. Colombia retiró la candidatura de Carrasquilla y ha presentado el nombre de Sergio Díaz-Granados.

Artículo publicado previamente en Diario Las Américas

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Este aplauso es para ti, por Carolina Jaimes Branger

@cjaimesb

Con el título de este artículo, mi amigo Félix Guinand Quintero finalizó sus palabras en la misa de cuerpo presente de su papá, Alfredo Guinand Baldó, el pasado 15 de junio. Y es que la vida de Alfredo merece, no un aplauso, sino una ovación de pie.

Todo lo mejor que hay en Venezuela ha sido construido por hombres como él, próceres civiles, hombres Decentes con “D” mayúscula, inteligentes, cultos, trabajadores incansables, con un alto sentido de familia y un largo etcétera de cosas buenas detrás.

Carlos, Alfredo, Alberto, Eduardo, Enrique y Leopoldo fueron los hijos que tuvieron el arquitecto Carlos Guinand Sandoz, de origen suizo, y su esposa Delfina Baldó Soulés. Todos profesionales, todos exitosos, todos hombres de una gran riqueza humana que han dejado un legado de buen hacer en cada camino que han recorrido. Una mezcla perfecta de la disciplina suiza con la laboriosidad andina.

“Nunca olviden que nuestros antepasados eran campesinos” les decía a sus nietos. En la misa, uno de ellos, Roberto Patiño Guinand, recordó sus enseñanzas, consejos y momentos de esos que quedan grabados para toda la vida por lo intensos, lo aleccionadores, lo entrañables y, sobre todo, por lo mágicos: noches en la finca viendo las estrellas durante horas, jugando dominó en el caney, bañándose en la laguna con las babas, comiendo galletas de soda con diablitos mientras escuchaban a Simón Díaz o bailaban al ritmo de Simón Piñero y su maraquero a quien llamaban “El Erótico”. También cazando y luego preparando los conejos que se iban a comer, para que aprendieran que nunca debían tomar más de lo que necesitaban de la Naturaleza.

“No hay que tirarse del caballo”, fue una de las lecciones que le dio a Roberto cuando este tenía once años y se le desbocó el que iba montando. No era solo una lección de equitación: lo dijo para enseñarle que –aun en los peores momentos- hay que resistir y valerse por uno mismo.

Luis Alberto Machado decía que había hombres que habían llegado “por” sus mujeres, otros “con” sus mujeres y otros “a pesar de” sus mujeres. Alfredo Guinand tuvo la fortuna de casarse con una mujer extraordinaria, Cheché Quintero, quien lo acompañó hasta su Opiniúltimo día en todo lo que Alfredo emprendió, con entusiasmo, dedicación y una alegría de vivir inolvidable para todos quienes la conocimos. Hoy las cenizas de Alfredo reposan al lado de la tumba de su amada Cheché.

La trayectoria profesional de Alfredo Guinand es extensa y fructífera: su compañía de construcción Guinand y Brillembourg fue una de las empresas de ingeniería civil más exitosas que ha habido en Venezuela. Con sus socios Darío Brillembourg y Rufino González Miranda llevó a cabo proyectos importantísimos que ayudaron a insertar a Venezuela dentro de la modernidad, muy por delante de los demás países latinoamericanos, como la represa de Guri.

Dentro de este rubro, Alfredo asumió la presidencia de la Cámara de la Construcción en 1964. Tal fue su figuración que en los años 70 lo eligieron para presidir la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción, de la que ya formaba parte representando a nuestro país.

Quedan como testimonio sus discursos e intervenciones, en los que se evidencia su dimensión ética y su recto proceder en el turbio escenario de las adjudicaciones de contratos.

Fue constructor de varias de las plantas de la Cervecería Polar, presidió la junta directiva de la Cervecería Modelo de Maracaibo y más tarde integró el comité ejecutivo y la junta directiva del conglomerado de Empresas Polar.

Cuando su hermano Carlos Augusto Guinand Baldó fue nombrado gobernador del Distrito Federal por el presidente Caldera en 1969, Alfredo se encargó de Saver Guinand, una empresa familiar que Carlos manejaba y sobre la que Alfredo no poseía muchos conocimientos, pero que manejó de manera exitosa como ejecutivo curtido en esas lides, su sentido común y su honestidad proverbial.

Hombre incansable, en 1987, cuando tenía 60 años, compró la finca Hato Nuevo con sus amigos Guillermo Bello y Alfredo Basalo y emprendió una nueva etapa de su vida: la de ganadero. De esa finca vienen muchos de los cálidos recuerdos expresados por Roberto Patiño durante la misa de despedida.

Su actividad de compromiso social fue igualmente extensa y comprometida: queda su impronta en el Hogar de la Virgen de los Dolores, que fundó con el padre Julián Barrena y su suegra Mercedes de Quintero, su determinado apoyo en los inicios de Fundación La Salle y por supuesto, su actividad con la Fundación Polar.

Alfredo Guinand nunca se retiró: cuando estaba por hacerlo, lo incorporaron como Individuo de Número a la Academia de la Ingeniería y el Hábitat, donde compartió su intensa actividad en el campo de la Ingeniería Civil en Venezuela.

Una vida tan larga, productiva y repito, Decente con D mayúscula, hay que ensalzarla en este país del primer cuarto de milenio, donde parecen haber desaparecido los valores que Alfredo Guinand Baldó encarnó. La antorcha que él encendió ahora está en manos de sus nietos, quienes estoy segura, honrarán ese legado.

A sus hijos, mis amigos queridos María, Félix, Lupe, Marisa, Adriana y Julieta. A sus hermanos, Eduardo, Enrique y Leopoldo, y el resto de la bella familia Guinand, mis más sentidas palabras de pesar. Pero, a la vez, mi alegría por una vida tan bien vivida.

Esta ovación de pie es para ti, Alfredo.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es