Orlando Viera Blanco, autor en Runrun

Orlando Viera-Blanco

¿Todo sigue igual?… por ahora, por Orlando Viera-Blanco*
Venezuela podría experimentar un rebote espectacular a ritmo de “milagro económico” si cambia el modelo de poder y la actitud ciudadana

 

@ovierablanco

He leído un artículo muy interesante, bien escrito y razonado del economista Miguel Ángel Santos, titulado Venezuela seis años después [Prodavinci 31/1/23]. Para quienes estamos fuera de Venezuela por el mismo tiempo, y no podemos precisar nuestra realidad dependiendo de RRSS, el ensayo es muy significativo por mostrar vectores que no podemos ver. Una narrativa objetiva, elocuente y bien referenciada que nos cuenta cómo Venezuela sin arreglarse, resuelve.

Tengo la sospecha de que la Venezuela populista ha muerto, pero no la hemos enterrado [padre Ugalde dixit]. Que la tragedia humanitaria nos llevó a un sacudón conductual, a un cambio de mentalidad donde o produzco o muero. No más estatismo paternal. Los cambios no son estructurales ni sustentables. Pero hay una interesante mutación cultural: la cosa dejó de ser resuélvanme, denme, soluciónenme para ser yo resuelvo, yo me doy, yo soluciono. Muere la política clientelar y redentora. El engaño quedó al descubierto. El nuevo mesías soy yo… 

Una antorcha en la oscuridad… La semilla está sembrada

Nos dice Santos: “De unos años para acá, varias familias se han visto forzadas a retirar del colegio a los menores que están en edad de trabajar […]. En el interior la situación es más grave. El acceso a electricidad, luz y alimentos es todavía más precario, las inversiones privadas son menores, y el suministro de gasolina es más volátil”.

En otras palabras, mejora levemente el suministro de agua o electricidad, pero sigue siendo un país a oscuras, sediento y hambriento. “El nivel de actividad económica se encuentra entre el 30 % y 35 % (entre 65 % y 70 % por debajo del promedio de la década previa al colapso/2003-2013). En términos de desigualdad, el contraste entre la Venezuela de los bodegones, bienes importados y restaurantes de lujo y la Venezuela de las zonas populares, la deserción escolar y el salao, se ha hecho cada vez más grande”.

Entonces la versión de Instagram de que Venezuela es otra, que rebotó y se arregló, es falaz. La realidad no queda registrada en una foto en El Ávila, un restaurante colgante, un tour por la plaza Bolívar, el Sambil de La Candelaria o el nuevo campo de béisbol de La Guaira. Imágenes que no dan fe de las penurias de Petare a Güiria, de Eucaliptus a Capacho. Una pobreza de un 83 % [moderada] de 51 % [crítica] que habla de un país que adolece de un nivel básico de vida. No lo dice Santos. Lo dice la FAO y más de 6 millones de venezolanos en hambruna, millones de niños que abandonan el colegio, hospitales sin doctores, enfermeras ni medicinas y escuelas sin maestros. Pero esa fatiga está removiendo los cimientos ciudadanos. 

Otro referente interesante es la política. Los venezolanos decidieron no delegar en la política la solución de su tragedia. Santos: “Nadie habla ya de la posibilidad de cambiar, de la transición. Ninguna mención a los políticos más visibles de lado y lado. La discusión se centra en la supervivencia cotidiana”.

Una realidad tanto peligrosa como “alentadora”. Parece una parábola, pero es una luz. Los actores políticos han perdido credibilidad. No es bueno en momentos que es necesario despertar. Sin embargo, el venezolano que abandona un cargo público o incluso privado, el que decide no ir a una plaza a protestar por emprender un negocio para ganarse la vida, está mostrando un cambio de actitud importante. Permuta la política y su fe en el “papá-Estado” por la fe en sí mismo, en su propia tutela. Sin duda, sin instituciones y sin república, cualquier rebusque sigue siendo marginal. Pero la semilla está ahí.

De burócrata a guía turístico e “inversionista”

La deserción no es solo escolar o ciudadana. Hay otra migración. La de empleado público a emprendedores. Santos: […] “Encontré las playas de Puerto Cabello –Quizandal, Isla Larga, La Rosa y Patanemo– más limpias que cuando vivía cerca de aquí y venía todos los fines de semana. ¿Quiénes las organizaron? Las comunidades de cada zona. Ahora cobran entrada (entre dos y tres dólares) y se han organizado para mantener la playa y mejorar la calidad del servicio”.

Muchos venezolanos aceptan el mercado y se han convertido en capitalistas así sea por accidente o necesidad. Espacios públicos “privatizados” y mercadeados. Sin duda un cambio actitudinal. Pero cuidado. Ningún proceso de transvaloración moral o sentimientos productivos [al decir de Nietzsche y Adam Smith] es posible si no viene acompañado de políticas públicas acordes, industriosas, pedagógicas, formativas y ganadas a un modelo de poder liberal.    

Es notorio cuando Santos nos comenta que después de 10 años de fuga de capitales [calculados en 211.000 millones de dólares/periodo 20003-2013] “lo más probable es que el movimiento [de repatriación súbita] haya sido una reacción o precaución a la ola de sanciones individuales impuestas sobre los capitales que se fugaron de Venezuela en plena bonanza petrolera y bajo control de cambio”. Entonces es inevitable advertir que Venezuela no vive un proceso sostenido y estructural de reinversión, retorno de capitales y rebote, sino de capitales “accidentados”, golondrinas que huyen e “iluminan” bodegones, centros comerciales, restaurantes o en ese pequeño Manhattan llamado Las Mercedes.

Sigue: […] “Otro mecanismo ingenioso para crear y repartir rentas en medio de la austeridad fiscal es la reconversión de los espacios militares. Tómese por ejemplo el Círculo Militar de Valencia”. Santos trata con elegancia el fenómeno, pero sin duda la etiqueta merece otra soleada nomenclatura.

Entonces lo que sospechábamos en materia de “recuperación y rebote” no es más que una tísica amorfia económica provocada por la necesidad de circular capitales, no libres de hacerlo en el imperio… En medio de ese “shampoo de morocotas”, el rebusque de una población -sufrida y acorralada por el hambre, la miseria y la anomia- no cesa. La hiperinflación en dólares está a la vuelta de la esquina. Las protestas de maestros, empleados de salud y siderúrgicos, contando. Dos Venezuela juntas, pero no revueltas, donde coexisten espejismo y supervivencia, pero desaparece el Estado.  

Un nuevo contrato social. El rebote posible…

Santos observa lo que ha denominado “un cambio paulatino de los fundamentos del acuerdo social». Y escribe: “Siempre he creído que para darle paso a una Venezuela más próspera será necesario modificar el contrato social… qué hace el gobierno por el ciudadano y qué deben hacer los ciudadanos por el gobierno y por sí mismos […]. A falta de liderazgo, la realidad ha terminado por imponerse y dar al traste con el engaño. El ciudadano, abandonado a su suerte en la peor de las crisis, empieza a entender que su subsistencia depende única y exclusivamente de sí mismo”.

Una conclusión luminosa que sugiere una transmutación de orden antropológico. Nuestra inteligencia grupal está enterrando el populismo para creer en el individuo como generador de casa propia, carro propio, negocio, iniciativa y desarrollo propio, más allá de lo que ofrezca el Estado o la burocracia. Falta ajustar el tema ético, donde todo vale, impunemente.

Recuerdo haber participado muy tangencialmente en el debate entre Leonardo Vera y Miguel Ángel Santos, donde Vera advertía que las tasas de crecimiento en economías devastadas o seguidas de desastres eran muy superiores a las que usara Santos en su estudio para economías no colapsadas. 

El tema cobra vigencia porque queda claro que Venezuela podría experimentar un rebote espectacular a ritmo de “milagro económico” [como lo describe en su libro Leonard Binder, Rebuilding Devastated Economies in the Middle East] si cambia el modelo de poder y la actitud ciudadana. Lo esencial es la recuperación de la confianza y para que ello ocurra deben existir reglas claras de juego, Estado de derecho, respeto a la propiedad, segmentación y programación de los sectores más afectados.

Hay una luz en el horizonte. La gente ya no espera por el Estado socialista, ni por un liderazgo colectivista y repartito… El rebote será real, sostenible, inédito e histórico en la medida que cambiemos la pax bodegónica y los out lets encubiertos por heladerías en Petare o excursiones guiadas en Calabozo. Puede ser que haya habido “cambios para que todo siga igual” al decir de Tancredi Falconeri. Pero el cambio, la luz, están ahí… Todo aparenta seguir igual, por ahora…

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

¡Gracias Canadá, gracias Venezuela!, por Orlando Viera-Blanco*
“Ud. también obró con el corazón y pasión por la libertad y por el bienestar de su país, y esa huella indeleble quedará por siempre en su digna Misión Diplomática en Canadá. Gracias embajador. Seguimos contando con Ud.”

 

@ovierablanco

Fue un encuentro emotivo, sincero, cordial, en el cual Canadá nos expresó su renovado apoyo en la lucha por la restauración de la democracia en Venezuela. “Canadá se mantendrá firme en la búsqueda de soluciones institucionales que pasan por elecciones libres en aras de restablecer el orden democrático. Por eso consideramos que el diálogo en México es fundamental” nos expresaron los representantes de la Cancillería de Canadá”

Balance y agradecimientos

Dice nuestra misiva al honorable despacho de Cancillería canadiense: “Ottawa. La presente Nota Diplomática tiene por objeto nuestro cese formal de actividades como embajador jefe de Misión Diplomática en Canadá en virtud de la reciente decisión de la ANV-2015, que dejó sin efecto al Gobierno Encargado [G.E.] presidido por Juan Guaidó Márquez, modificando el Estatuto de Transición hacia la democracia por un nuevo período parlamentario-2023.

Como embajador jefe de Misión Diplomática –constitucional y legítimamente designado el 29 de enero de 2019 por el presidente Juan Guaidó, ratificado por la AN-2015 en sesión plenaria de la misma fecha– debidamente acreditado por Canadá el 3 de noviembre de 2019, queremos expresar nuestro sincero y profundo agradecimiento a las autoridades de gobierno de Canadá que nos concedieron el plácet diplomático, así como a las instituciones parlamentarias, ejecutivas, cuerpos diplomáticos acreditados y demás grupos de interés, que en virtud de este honorable cargo, nos dieron acogida y aquiescencia en momentos de grandes desafíos y dificultades para nuestro país”.

Debo comenzar agradeciendo muy especialmente al honorable primer ministro Justin Trudeau, por su determinación, coherencia y fraternidad con Venezuela y por nuestro pueblo. Justo extenderlo a la valiosa labor ejecutada por sus ministros parlamentarios de Asuntos Exteriores, honorables Chrystia Freeland, Jean-François Philippe y Mélanie Joly, quienes no descansaron en su misión por nuestra restauración democrática, la ayuda humanitaria, la justicia penal internacional y la defensa de los DD. HH. Adjunto informe de gestión por el periodo in comento [2019-2023].

La política exterior de Canadá durante nuestra gestión como embajador plenipotenciario ha consolidado alianzas entre América y Europa con las democracias más solventes del mundo. Canadá fue promotor del Grupo de Lima en la OEA, del Grupo de Contacto en Europa; remisiones ante la Corte Penal Internacional, impulsor de la Misión Independiente de Determinación de Hechos del Consejo de DDHH de las Naciones Unidas; interlocutor cualificado ante el Alto Comisionado de DDHH, más decretos vinculados al derecho de refugio como política de elevada tutela ante el Alto Comisionado de Naciones Unidas en materia de refugio (ACNUR). Cada embajador de Canadá en el mundo, fue un embajador por nuestra lucha por nuestra gente.

Mención inequívoca merece el Parlamento canadiense. Parlamentarios de todas las bancadas han desplegado su apoyo hacia nuestro país, siendo oportuno mencionar la creación del Grupo Parlamentario Mundial de Amigos con Venezuela. También nuestra gratitud a la honorable ministra de Asuntos Internacionales de Canadá, Karina Gould, coordinadora de la Conferencia de Donantes por Venezuela y al honorable Harjit S. Sajjan, coordinador de dicha conferencia el próximo mes de marzo.

Invaluable y agradecidos por la firme solidaridad del honorable ministro de IRCC [Refugio y Ciudadanía Canadá] Marco Mendicino y su equipo de trabajo, quienes han sido claves en la protección de nuestros compatriotas. En su momento decretaron medidas de prohibición temporal de deportación y refugio a venezolanos y nuevas instancias de apelación. También contamos con el apoyo de ONG y ciudadanos canadienses-venezolanos; voluntarios y colaboradores, quienes desde el inicio de nuestra misión nos han brindado una noble, sólida y gentil ayuda y aliento. Extiendo con emoción nuestra franca gratitud a cada uno de ellos. Fue un verdadero honor representarles, contar con su fraternal acompañamiento y elevar nuestra voz en su nombre.

Una mesa de trabajo infatigable

Debo mencionar con especial reconocimiento a la Mesa de Asuntos Exteriores de Canadá para Suramérica y Venezuela. Desde un principio hemos trabajado con mucha mística, coordinación y eficiencia. Nuestro máximo aprecio y gratitud a destacadas autoridades como Cheryl Urban, Sara Cohen, Louis- Pierre Edmond, Nicolás Falomir; al comisionado para Venezuela el destacado diplomático Allan Culham y al jefe de Protocolo Stewart Wheeler. Un equipo dirigido de manera impecable por el ministro asistente para las Américas de Asuntos Exteriores, el gran amigo de Venezuela, honorable Michael Grant. Para todos nuestro más distinguido afecto, gratitud y reconocimiento. Venezuela jamás olvidará lo que Uds. han hecho por nuestra causa.

Cesa una misión, pero no el latir de nuestro corazón 

Considerando la declaración emitida por Canadá, que reconoce y respeta la reforma del Estatuto de la Transición hacia la Democracia [2023], reconociendo a la AN-2015 como “último vestigio legítimo de institucionalidad elegida en nuestro país”; habiendo cumplido a plenitud nuestras funciones diplomáticas como embajador plenipotenciario y jefe de Misión Diplomática de Venezuela en Canadá, notificamos  formalmente el cese y terminación de nuestra misión diplomática a partir del día 27 de enero de 2023.

Agradecemos igualmente a todo nuestro equipo y voluntarios. A nuestros colaboradores en diferentes ciudades, desde Halifax hasta Vancouver, desde Ottawa, Montreal, London y Toronto, hasta Alberta, Calgary o Edmonton. Honrados de ondear nuestra bandera en cada rincón de Canadá y el mundo, que es orgullo patrio y clamor de nuestros connacionales por la justicia, la paz, la tranquilidad y la libertad de Venezuela. Agradezco a mis colaboradores académicos y amigos de Venezuela [en Canadá y en el mundo] su gentileza aportando tanto sabiduría como un puesto en su mesa y una cama donde hospedarnos. Ellos sabes quiénes son […] Imposible dejar de mencionar el sólido respaldo del profesor y activista de DD. HH Irwing Cotler, al diputado Randy Hoback y a la senadora Rosa Gálvez. Muchas gracias.

No puedo dejar de expresar unas emotivas palabras a mi esposa, a mis hijos, a mis padres, a mis hermanas, a mis amigos, porque cada uno de ustedes ha asumido conmigo el sueño por una Venezuela libre pero también el goce nostálgico del país hermoso y magnánimo que vivimos, más los riesgos y sacrificios para que este luminoso compromiso significa. Y a mamá, quien en medio de este andar vio partir a papá, mi bendición. Aun en momentos dolorosos y de soledad, no dejaste de estar conmigo como cuando era niño.  

Cesa de esta manera nuestra misión diplomática, pero no cesa el compromiso por Venezuela, por su libertad, por el derecho de la patria y sus hijos a vivir en paz y en prosperidad. No cesa el dolor y el sufrimiento de nuestro pueblo, por lo cual no cesan los latidos de nuestro corazón y nuestro deber de aliviarlo.

Como reza la lírica del himno de Canadá: “¡Oh, Canadá… Con corazones resplandecientes vemos surgir, ¡el verdadero norte fuerte y libre!” Vale decir: ¡Oh, Venezuela…con el mismo corazón batiente y luminoso, veremos surgir el sur fuerte y libre…! [Fin de la cita].

Finalmente ofrecí disculpas por cualquier emoción incontenida en el ejercicio del cargo, y perdón a mis compatriotas por no hacer más… Con humildad y calidez el diputado viceministro de Canadá Michael Grant, respondió:

“Gracias a Ud., embajador, por su lucha y su pasión por Venezuela. Nada que disculpar. Ha sido un embajador insigne y trabajador. Canadá agradece la lucha por su pueblo y por su felicidad. Y es justo decir. También nosotros aprendimos que la diplomacia no es solo forma o hacer lo diplomáticamente correcto, sino también es hacer lo que nos dicta el corazón. Ud. obró con pasión por la libertad y por el bienestar de su país, y esa huella indeleble quedará por siempre en su digna Misión Diplomática en Canadá. Gracias, embajador. Seguimos contando con Ud.”

Resta decir: ¡Gracias Canadá, Gracias Venezuela! Muy orgulloso y honrado por la misión cumplida. Y por otras veredas, este viaje continúa…

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Mi amor por Venezuela eres tú…, por Orlando Viera-Blanco*
En lo personal me queda agradecer a una persona que, sin ella, poco o nada sucede. Es mi esposa Gabi, siempre solidaria, dulce, presente y perseverante. Ha sido la voz en silencio

 

@ovierablanco

Son las 9:00 p. m. del 4/2/2019. Recién culmina una larga jornada diplomática. La cumbre del Grupo de Lima en Ottawa. Presentes el cuerpo diplomático latinoamericano acreditado en Canadá, amigos de Venezuela. Investido como nuevo embajador de Venezuela en Canadá, me acompaña Elías, mi asistente; y Gabi, mi esposa. Comenzaba una hermosa experiencia que, aun en las vicisitudes de un cargo sin loza, sede ni residencia, hizo de cada experiencia, incluso de cada gambeta, un recuerdo maravilloso.

–Cruza aquí a la derecha, me dice Gabi, a lo que reaccioné sin ver el retrovisor. Mea culpa. Nos llegó al costado un vehículo que venía por su vía. Me bajo y nos toma 10 minutos superar el siniestro. [A -20 °C llenamos folios, tomamos fotos de daños y placas y a tiro de congelarnos, todos a casa].

Antes de marchar –muy amigable– el conductor ‘en disputa’ me pregunta: “¿Y Ud. qué hace?”: Me quedé en neutro. “No lo sé, bueno, parece que soy el nuevo embajador de Venezuela en Canadá…”. contesté con un orgullo inusitado que colmó de calor mi corazón en plena nevada. Ya lo había dicho el primer ministro Justin Trudeau. “Bienvenue Honorable Ambassadeur Viera-Blanco au Canadá» Pero saliendo de mis labios, me produjo una profunda congoja presa de emoción. Nace nuestro apotema, nuestro centro de cada lado: no soy un embajador en tiempos de paz. Soy embajador del sufrimiento y la tristeza de un pueblo que se va…

–Oh Venezuela, el país más bello y querido por mí, me responde la amable víctima de mi error en una noche helada.

–Soy libanés y viví en Caracas por más de 30 años. Qué lástima lo que está pasando en mi Venezuela. Tendrá Ud. un duro pero noble trabajo señor embajador. Por fin tenemos una voz nuestra en Canadá. Bonne chance [buena suerte, mi señor]…

Y vaya si he tenido la fortuna de conocer más a mi gente y confirmar lo que sospechaba sobre nuestra nobleza, nuestro centro de cada lado…

El cuerpo diplomático en Canadá et all

Como comenté en mi ensayo Allá nos dirigimos, nuestra primera misión fue cortesía de la embajadora de US en Canadá, Honorable Ambassador Kelly Craft. Un primer encuentro con la comunidad de embajadores latinoamericanos en Ottawa. Logramos interactuar con embajadores de Colombia, Brasil, Ecuador, Perú, Paraguay, Panamá, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Uruguay, EE. UU., Chile, República Dominicana, España, Portugal, Reino Unido, Irlanda, Escocia, Dinamarca, Bélgica, Suecia, Noruega, Letonia, Lituania, Estonia, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia, República Checa, Hungría, Ucrania, Francia, Alemania, Países Bajos, Austria, Grecia, Tanzania, Marruecos y Australia.

Posteriormente nos reunimos “uno a uno” con cada uno de ellos en sus despachos. Luego, más de 200 reuniones diplomáticas en 4 años. De esos encuentros surgieron importantes declaraciones que facilitaron la ayuda humanitaria, acogida, refugio y emplazamientos a restablecer la democracia y la libertad en Venezuela.

¿Qué sabían países como Lituania, Estonia, Eslovaquia, Noruega, Georgia, Ucrania, Escocia o Países Bajos de la crisis humanitaria compleja que vivía Venezuela? Todos se preguntaban cómo un país rico había llegado a esta situación y cómo Venezuela ponía en riesgo la región y el mundo […].

¿Cómo Venezuela, con los mayores ingresos petroleros de su historia, pasó de lo sublime a lo impensable? La Biafra de LATAM. Desplazados, desnutridos, exterminados por la hambruna y la miseria. Una borrachera revolucionaria que acabó con miles de industrias, millones de hectáreas sembradas e ilusiones convertidas en pesadillas cabalgando un continente…

En 4 años se han emitido cientos de comunicados, concedido miles de refugios y millones en recursos [Conferencia Donantes y otros] a países de acogida. Nos reunimos con ONG, consejeros comerciales, cámaras binacionales, empresarios, asociaciones comerciales; organismos multilaterales; centros de activistas de DD. HH., de pensamiento; con universidades y con la diáspora. Cabalgamos desde Ottawa hasta Jerusalén, desde Montreal a Naciones Unidas [NY y Ginebra]; desde Toronto a Bogotá, París o Seúl [bueno aclarar, pagado por sudor propio, por nuestro trabajo como abogado por más de 30 años]. Nuestra tarea fue elevar nuestra bandera tricolor y poner la mirada del mundo en un pueblo devastado.

Los embajadores de Guaidó éramos verdaderos Quijotes andantes por la justicia y la vida de un pueblo que se iba del Tigre a Buenos Aires a pie. Se activó la Justicia Penal Internacional de la CPI. Argentina, Colombia, Paraguay, Perú y Canadá denunciaron al régimen. Se creó la Misión de Determinación de Hechos en la ONU y otras misiones especiales del CDH […]. La OEA se convirtió en voz permanente por la libertad de los presos políticos y denuncia de crímenes de lesa humanidad.

Don Luis Almagro ha sido un verdadero gladiador por el rescate de la democracia y la protección a nuestros migrantes. Michelle Bachelet, ACDHNU, vino a Canadá y su agenda se centró en rendir cuentas ante la Comisión de DDHH del Parlamento Canadiense de la situación de Venezuela. Estos informes abrieron las fronteras a nuestros compatriotas en el mundo y activaron corredores humanitarios.

–Dra. Bachelet vengo a entregarle este reporte de incidencias sobre crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

–Gracias embajador, me respondió con mirada cálida propia de un galeno. “Lo recibo con respeto y nuestra firme promesa de que obraré por las víctimas y sus familiares” […].

Siendo justos, así lo hizo. Bachelet, así como el fiscal Karim Khan de la CPI, le han dicho al régimen en su cara y le han dicho al mundo que en Venezuela se cometen graves violaciones a los DD. HH. y crímenes de lesa humanidad.

La trascendencia del Gobierno encargado

El Parlamento Europeo [P. E.] ha sido otro foro determinante en la defensa de la institucionalidad. Las decisiones de la Corte Suprema de Justicia de UK, Portugal, US, y otras en el mundo, tienen su marco de referencia en la tesis de “one voice/una sola voz” que es la alineación de la justicia y los gobiernos, reconociendo al Gobierno Encargado [G. E]. Europa y su parlamento también denunciaron el fraude electoral [2018] en Venezuela. Las sanciones no se hicieron esperar.

El trabajo de Leopoldo López Gil en el P. E. ha sido infatigable y eficaz. Debemos agradecer a eurodiputados como Dita Charanzova, Ana Gomes, Ramón Jáuregui Javier Nart, Beatriz Becerra, Federica Mogherini /Alta Representante de Asuntos Exteriores del P. E. El 31 /1/2019 el P. E. decidió aprobar una resolución por medio de la cual reconocía a Guaidó como presidente interino. La votación de dicha resolución fue aprobada por 439 votos a favor, 104 en contra y 88 abstenciones. El P. E. pidió tanto a la Alta Representante de la UE como a los estados miembros, que reconocieran a Guaidó hasta que se pudieran convocar nuevamente unas elecciones presidenciales libres, transparentes y creíbles y, así, restablecer la democracia.

Ha sido un trabajo arduo de la diplomacia del G. E. Alineados, activistas, parlamentarios del mundo y representantes del G. E. caracterizaron al régimen al punto de que la embajadora de la UE fue expulsada de Venezuela por Maduro.

Recorriendo planicies entre nevadas y sueños de libertad

Llegamos a Montreal aquel 4/2/2019 en medio de una nevada que impedía ver la vía. Estábamos exhaustos pero muy orgullosos y comprometidos. Canadá se presentaba como la gran anfitriona y eje de lucha por la democracia y la libertad de Venezuela…

En lo personal me queda agradecer a una persona que, sin ella, poco o nada sucede. Es mi esposa Gabi, siempre solidaria, dulce, presente y perseverante. Ha sido la voz en silencio. Su suavidad, moderación y determinación acompañada de ternura, sabiduría y sonrisa ha hecho de nuestras vicisitudes una victoria, un reto, un logro. Ella es mi apotema, mi centro, mi distancia, igual a cada lado, que es mi remanso.

[…] Aquella fría noche manejando de Ottawa a Montreal, habiendo colisionado, comenté: “-Bueno ya saben, no crucen a la derecha sin mirar”. Y Gabi me respondió: “Mejor que mirar, escuchar y ser escuchado”. Es verdad. Cada reflexión suya siempre ha sido acertada, buena, alegórica. Y cada vez que no la he escuchado, he chocado…

Gracias por tu apoyo y amor por Venezuela. Pocos saben lo que esta gran mujer hace por nuestros niños, enfermos, mujeres y desposeídos. Dios la cuida y Dios la puso a mi lado para escucharla siempre, para andar por el camino de miel que nos lleva a la colmena, que será volver a casa….

Cesa un cargo, pero jamás el amor por Venezuela, que eres tú…

*Embajador de Venezuela en Canadá.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Nuestra misión diplomática en Canadá II, por Orlando Viera-Blanco*
Uno de los capítulos más sensibles ha sido abogar por nuestros refugiados y migrantes. Pero, como he dicho, no somos embajadores convencionales, sino de la tragedia de nuestro pueblo

 

@ovierablanco

Uno de los aspectos más importantes de nuestra misión diplomática en Canadá son las relaciones de gobierno y los ministros parlamentarios (MP). Canadá es una democracia parlamentaria que supone doble rendición de cuentas: como legisladores y como ministros. El primer ministro (PM) es elegido por la bancada mayoritaria o mediante pacto con minorías.

El check and balance en Canadá es la base de la democracia. En esa dinámica de rendición de cuentas, se condujo nuestra misión diplomática.

Alianzas conservadoras y liberales

Canadá tiene dos partidos mayoritarios: el Partido Liberal, liderado por Justin Trudeau [PM]; y el Partido Conservador, fundado por Stephen Harper y Peter Mackay [2003]. El partido conservador lo lidera Pierre Poilievre, joven parlamentario casado con la venezolana Anaida Galindo, quien migró a Canadá a la edad de 8 años. Con emoción comenta cómo su padre, sin hablar francés y encarando temperaturas gélidas, pasó de administrador trajeado a vendedor de frutas, para llevar el pan de cada día a su casa. Con orgullo esta venezolana-canadiense, comunicadora, trilingüe y madre de dos niños, podría convertirse en la primera dama de Canadá.

Hemos sostenido reuniones con autoridades de los partidos; con la Comisión de DD. HH. del Comité de Asuntos Exteriores del Parlamento; MP del dominado ‘Shadow Cabinet’ o Gabinete a la sombra. Quiero agradecer al MP líder conservador Erin O’Toole, primer ministro a la Sombra de Canadá, quien apoyó nuestra designación como embajador y ha elevado su voz por la libertad y la democracia en Venezuela. Apoyó la Ley C-281 [Bill 281] o Ley de Justicia para las Víctimas de Funcionarios Extranjeros Corruptos (Ley Sergei Magnitsky), base normativa de las sanciones a funcionarios del régimen. También, gracias al ministro de RREE en la Sombra Michael Chong por su fraternidad con Venezuela.

Párrafo aparte merece el MP Randy Hoback, conservador de Prince Alberta. Hoback ha sido voz determinante por la violación de DD. HH., la devastación del Arco Minero, denunciando trata de niños y mujeres en minas ilegales. Además, un firme vigilante del trato a nuestros migrantes en Canadá. La solidaridad del MP Randy Hoback ha sido infinita y firme, además promotor y fundador del grupo de parlamentarios amigos de Venezuela.

Otro titán de Canadá por Venezuela ha sido el ex MP liberal Michael Levitt. Desde su Comité de DD. HH. [Parlamento] ha recibido a víctimas de crímenes de lesa humanidad, diputados venezolanos, y activistas de DD. HH. Su despacho registró las bases testimoniales y probatorias de la remisión contra el régimen ante la Corte Penal Internacional [CPI].

Justo subrayar que la iniciativa de denunciar ante la CPI al régimen y su cadena de mando fue del profesor Irwin Cotler [último abogado vivo de Mandela], acogido por el gobierno del PM Justin Trudeau. Coordinado con la MP de RREE Chrystia Freeland [2018]. Cotler es uno de los activistas y catedráticos de DD. HH. [McGill University] más importantes del mundo. Ha denunciado la persecución política, cese de la tortura, tratos crueles y degradantes, desaparecidos, asesinatos y apartheid en Venezuela. Cotler además fue experto de la OEA [2017] cuyo reporte colegiado reposa en La Haya. Gracias, profesor Cotler por su gallardía y tesón.

Mérito igualmente a la senadora canadiense y profesora Rosa Gálvez, por hacerse eco del ecocidio y oro de sangre que está exterminando nuestra Amazonia.

Refugio, ciudadanía y desarrollo social

Uno de los capítulos más sensibles de nuestra misión diplomática ha sido abogar por nuestros refugiados y migrantes. Un embajador no está supuesto a favorecer procesos migratorios. Pero, como he dicho, no somos embajadores convencionales, sino de la tragedia de nuestro pueblo. Al tiempo de nuestra designación [2019] Venezuela subía su éxodo. Pasamos de 3 millones de exiliados en, 2017, a 7.5 millones en 2022, la mayor tasa de desplazados del planeta.

Nuestra misión se dedicó a dar seguimiento y solución a cientos de peticiones de refugios, reunificación familiar, asentamientos, prohibición de deportación por compasión y misericordia, identidad [extensión validez de pasaportes] y, en fin, permanencia de nuestros compatriotas y familiares en Canadá. También impulsamos la iniciativa de un pasaporte Nansen para venezolanos, que lamentablemente no pudo implementarse.

Abogamos por reasentamientos de compatriotas como la madre que perdió a su hija en Trinidad y Tobago, o asilo al boxeador olímpico venezolano. Canadá fue clave en lograr su refugio en naciones hermanas. Estuvimos en Trinidad y Tobago preparando terreno para las negociaciones de Barbados.

Canadá ha sido determinante en el envío de recursos, alimentos y apoyo a nuestros migrantes en el Caribe, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina. Quiero agradecer muy especialmente a la ministra de Desarrollo Internacional, Karina Gould, por su esmerado trabajo coordinando la conferencia de Donantes 2022, que recaudó más de un billón de euros para asistir a ACNUR, adquirir vacunas, y atender programas sociales-educativos para venezolanos en LATAM. A Ud., ministra, eternamente agradecidos.

Los MP’ de RREE de Canadá del gobierno del PM Justin Trudeau han sido unos gladiadores de la libertad y los DD. HH. en Venezuela. Chrystia Freeland, Françoise-Philippe Champagne y Mélanie Joly. Desde decretar la prohibición de deportaciones a venezolanos [2019], concederr y residencia en fecha determinada; crear segundas instancias de revisión de casos de refugio; consolidar alianzas por la democracia, impulsar caso CPI; habilitar recursos, medicinas, alimentos para venezolanos más vulnerables; favorecer la Misión de Determinación de Hechos [ONU] y, muy importante, apoyos en la OEA, ONU, ACNUR, ACDHNU y países hermanos ha sido su tarea sin descanso. Cada embajador de Canadá en el mundo se convirtió en un embajador por Venezuela y nuestro pueblo en el planeta. A todos ¡muchas gracias!

Gracias a Michael Grand, Cherry Urban, Sarah Cohen, Louis Pierre Emond, Nicolas Falomir de task force, Sudamérica. No hubo llamada que no hayan atendido. Indescriptible su profesionalismo, admirable la forma detallada y eficaz de canalizar programas de socorro, alerta y rescate institucional. Hemos llorado, sudado y caminado juntos estos desafíos.

A ti querido Allan Culham, no te he olvidado. Comisionado de Canadá para Venezuela, ha sido un aliado y fiel amigo de la causa. Siempre presente con su diplomacia de paz y diálogo, constructor de grandes alianzas. Gracias Culham. Cuánto os debemos los venezolanos amantes de la libertad.

Venezuela brilla de día y de noche

Repica el teléfono. Es la Oficina de Protocolo Canadá. “Embajador buenos días. Le llamo para informarle que el próximo noviembre 3 será el acto de presentación de credenciales ante la gobernadora general de Canadá [Reino Unido], Madame Juliette Payette” […]. Un acto regio, hermoso, alegórico.

El director de Protocolo, el diplomático Stewart Wheeler, menciona mi nombre para avanzar y presentar credenciales… Quedé paralizado.  Pasaron por mi mente miles de imágenes. Desde mi infancia hasta mi partida de Venezuela. Cuando orgullo y alegría invadida de dolor a la vez. ¿Dónde está papá? Su Parkinson le impidió venir. Qué hermoso hubiese sido ver a sus ojos llorosos al asumir [su hijo] este histórico compromiso… Stewart me hizo señas con la mirada [Move, move, Orlando]…

[…] Reaccioné y me levanté del sillón camino a madame Payette, gobernadora general de Canadá. Al entregar mis credenciales, la exastronauta Québécoiseme dice: “Bienvenido, embajador. Quiero decirle que su país se ve muy hermoso desde el espacio. De día iluminado por sus blancas cordilleras, y de noche por las estrellas sobre el amplio mar”. “Gracias gobernadora”, le contesté, “aquí estamos para devolverle el brillo de la libertad a nuestro país”.

Comenzaba nuestra misión diplomática. Quedaba ungido por una Venezuela desnuda. Había que mostrarlo al mundo. Desde ese día no nos volvimos a sentar […] Gracias Stewart por tu orientación y por vuestra sonrisa. Con esa misma confianza hemos tratado de decirle al mundo que no nos dejen de querer, que necesitamos su ayuda

Termino diciendo: gracias al MP Philip Lawrence de House of Commons por Peterborough, por elevar su voz por la libertad del alférez mayor Igbert Marín Chaparro de nuestra gloriosa FAN. 57 días en huelga de hambre. Su luz brillará en libertad. ¡Liberen a los presos políticos! también ha sido el clamor de Canadá.

Y seguimos obrando desde Canadá por la paz, la libertad, la vida y la prosperidad de nuestra gente. Canadá sigue siendo nuestra aliada perfecta. Su inmensidad y abundancia es generosidad y compromiso por Venezuela…

* Embajador de Venezuela en Canadá.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Nuestra misión diplomática en Canadá I, por Orlando Viera-Blanco*
No he sido un embajador convencional. Soy embajador del sufrimiento, la libertad y esperanza de mi pueblo. Embajador de sus DD. HH., la justicia y el deseo de volver a casa

 

@ovierablanco

Desde aquella mañana fría y oscura del día 29/1/2019 cuando el presidente Juan Guaidó Márquez nos designó embajador en Canadá, mucha agua, mucha nieve, mejor dicho, ha corrido debajo del puente. Una experiencia extraordinaria -noble y honorable- que amén de los riesgos y desenlaces, ha sido la más virtuosa de mi vida.

Dice PIERRE-ADRIEN DE COURCELLE que la diplomacia es el camino más largo entre dos puntos. Agregaría, un camino laborioso que, bien andado, evita muchas guerras… Por eso suprimir la diplomacia es, posiblemente, conculcar un camino a la paz.

Correr sin descanso

Ha sido una bendición asumir como embajador de Canadá. Confieso que, conociendo la complejidad del momento y del formato de gobierno parlamentario, la pelea contra el régimen era muy inequitativa. Pero toda lucha contra una dictadura comporta desigualdad, por lo que un reconocimiento internacional (que superó 60 países) a un Gobierno Encargado (G. E.) sin duda acercaba los dos puntos, entre la opresión y la puerta a la libertad.

–“Profesor, hoy a las 10:00 a. m. (29/1/2019) vamos a sesionar en la AN sobre la designación de embajadores del G. E. Queremos contar con Ud. en Canadá… Al escuchar al presidente Guaidó aquella madrugada gélida, caí en cuenta del alcance de aquella oferta. Por un lado, un gran honor; y, por otro, grandes desafíos, personales y familiares. Quizás no volver a Venezuela.

Teniendo en mente nuestro compromiso respondí: -Cuente conmigo, presidente. Será un honor representar el anhelo de libertad y democracia de nuestra gente en Canadá, en Venezuela y el mundo”. Así comenzó un largo y luminoso andar. No lo hemos recorrido a solas. He estado acompañado de mi esposa, mi familia y de venezolanos muy capaces.

–Buenos días embajador. Soy Álvaro, ingeniero químico venezolano (UCV), máster en Columbia y vivo en Toronto. He sabido de su nombramiento. ¿Quiero ayudar (…)

–¿Como consiguió mi teléfono?, respondí.

–La verdad me lo dio un común amigo (…).

–Bueno muchas gracias por su buena voluntad. No le conozco, pero le llamaré. Tiene un extraordinario currículum. Pronto se convirtió en nuestro primer jefe de despacho, seguido de otro excelente profesional: el ingeniero, de la USB, Edgardo Romero.

Dios nos trajo a venezolanos de primera a nuestro lado. Es momento de agradecer y destacar su excelente desempeño. Álvaro Briceño, Edgardo Romero, Elías León. Sergio Graterol, Jessica Clough. Diego Lizarra, Donnatella Bove. Cada uno ha jugado un papel estelar en nuestra gestión diplomática. También colaboradores en cada ciudad: Katiuska Rivas, Tulio Quintero, Iván Contramaestre, Patricia Ochoa, Josué Ramírez. Venezolanos-canadienses quienes, desinteresada y voluntariamente, han dedicado su tiempo y voluntad a soñar por una Venezuela libre, próspera y democrática. Hay muchos más. El equipo legal. Disculpen no mencionarlos…

De tren en tren…

La primera reunión fue la Cumbre del Grupo de Lima organizada por Canadá en Ottawa (4/2/19). Emocionante y halagador ver al PM Justin Trudeau reconocer al G. E. y darnos la bienvenida como embajador de Venezuela en Canadá. El reconocimiento que hicieron la mayoría de los países de la OEA. Pero lo más importante era que, por primera vez desde 1999, Venezuela tenía otro gobierno. Sin control territorial, pero con control de la esperanza de nuestros migrantes y la confianza de la comunidad internacional.

 Comenzó un periplo indetenible. Visitar a los embajadores aliados –de América y Europa– en Ottawa. Reuniones con ministros de Estado de Canadá, parlamentarios, autoridades de DD. HH., foros académicos, ACNUR Canadá, centros de pensamiento. El exembajador de Canadá en Venezuela, Ben Rowswell (Canadian International Council) ha sido un gran mentor y aliado…

Viviendo en MONTRÉAL teníamos que viajar –de tren en tren– cada semana nieve, truene o relampaguee a Ottawa. Traslados sufragados de nuestro bolsillo. Visitas a la diáspora. También estuvimos en Israel; Parlamento Europeo, la ONU (Ginebra y NY), en la CPI de La Haya, España y Colombia (viajes sufragados por mí).

En Canadá no ocupamos la sede de la embajada ni la residencia oficial. Éramos embajadores errantes y sin despacho, a mucha honra. Nuestro “techo” era nuestra dignidad. Y, nuestra misión, visibilizar la crisis institucional, social y humanitaria del país.

Embajadores del dolor, la libertad y la esperanza

Debo reconocer el apoyo inicial de la embajadora de EEUU en Canadá (2019) Kelly Craft (también embajadora ante la ONU). Con gran fraternidad ofició un encuentro en su residencia para presentarnos con la comunidad de embajadores en Ottawa. Recuerdo que al llegar conduciendo e identificarme en la puerta de Seguridad, me dicen: “Lo siento señor, Ud. no aparece en la lista de invitados…”. Elías, mi asistente (voluntario) un brillante estudiante de derecho y diplomático venezolano de la Universidad de McGill, la replica:

–¿Cómo no va a estar en la lista, si es el embajador homenajeado? (…).

–Ah disculpe, respondió el uniformado… ¿Quien conduce es el embajador? Y sentenció: “Cool un embajador que maneja. Claro, por eso no le encontré en la lista de conductores. Sorry…”.

Comenzó nuestra intervención:

–Vengo para aclarar que no soy un embajador convencional. Soy embajador del sufrimiento, la libertad y la esperanza de mi pueblo. embajador de sus DD. HH., de la justicia y de nuestro deseo de volver a casa. Embajador de nuestras mujeres y niños que no tienen donde comer…”. Tuve que parar. La vergüenza acompañada de imágenes desgarradoras en mi cabeza, de madres cargando recién nacidos en estado de inanición (en Venezuela) colmaron mi palpitación. Pedí excusas… La embajadora de USA se paró de la mesa y se acercó a abrazarnos… “Extienda embajador el abrazo de EE. UU. a su gente. Estamos con ustedes”.

También debo agradecer al embajador de Colombia en Canadá, Federico Hoyos. Muchas veces nos albergó en su residencia y, en ella, nos hizo una pequeña recepción con motivo de nuestra acreditación y, posteriormente, por la visita del presidente Guaidó. En ese viaje Colombia anunciaba el Estatuto de Protección Temporal para venezolanos en Colombia, decretado por el presidente Iván Duque; mientras que Canadá anunciaba recursos para nuestros migrantes en ese país, más Perú y Ecuador.

Canadá y nuestra gente. Amables y generosos

La Cancillería Canadá y su Parlamento (Conservadores y Liberales) siempre han demostrado solidaridad con Venezuela. Medidas:

  1. Prohibición de deportación de venezolanos,
  2. extensión de vigencia de nuestro pasaporte,
  3. sentencias a favor de refugio por residencia,
  4. remisión contra Maduro ante la CPI, 
  5. anfitrión de la Conferencia de Donantes por Venezuela, 
  6. patrocinante y promotor de la Misión de Determinación de Hechos del CDH de la ONU; 
  7. donante más de 100 millones de dólares en ayuda humanitaria; 
  8. promotor de defensa de DD. HH.

El recibimiento del presidente Guaidó en el Parlamento canadiense vino acompañado de una ovación de pie de todas las bancadas. El PM Justin Trudeau lo recibió como jefe de Estado.

Nuestra gestión:

  1. Miles de trámites consulares (gratuitos),
  2. conversión de licencias, 
  3. Certificación de títulos universitarios, 
  4. supervisión de procesos de reunificación familiar, acogida y asentamiento, 
  5. relaciones con los organismos del Estado,
  6. encuentro y talleres de trabajo con venezolanos en Canadá;
  7. visitas desde Halifax a Vancouver, de Calgary a Edmonton, de Toronto a MONTRÉAL y Ottawa.

Más de las veces llegamos a casa de amigos o parientes. Nada de limosinas, choferes, ni banquetes. Mi despacho en Ottawa era Gooneys, una exitosa cafetería venezolana cuyo propietario nos da acogida, arepa y café.

Orgullosos: misión cumplida

No existe mayor orgullo que trajearse de tricolor y compartir nuestra causa restauradora con nuestra Venezuela en Canadá. Secar una lágrima a quien se reencuentra con su hija, sacarle una sonrisa a quienes lograron su trámite migratorio por tener un pasaporte extendido; obrar por los DD. HH. y por la liberación de los presos políticos; ayudar a colegios y universidades en Venezuela, a nuestros graduandos de la UCV, a comunidades humildes en el Cují, Maracaibo, Valencia, Cumaná, Táchira, Caracas o Maracay; repatriar a venezolanos perseguidos; denunciar el oro de sangre del Arco Minero, entre otros, ha sido la misión cumplida de nuestra Misión diplomática. Dios y muchos compatriotas pueden dar fe de nuestra mano amiga.

En nuestra próxima entrega, más detalles de nuestra gestión rindiendo cuentas a Venezuela en el marco de nuestro proceso de terminación de nuestra Misión Diplomática en Canadá.

¡Gracias Venezuela!

* Embajador de Venezuela en Canadá

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Allá nos dirigimos…, por Orlando Viera-Blanco*
Allá en el horizonte con ligero equipaje, hubo un adiós, una despedida, un beso y una caricia… pero allá de detrás de las gélidas colinas hay una patria, una bienvenida

 

@ovierablanco

Creo que la política es oportunidad. Lo hermoso de la política es que mi verdad no por antagónica debe convertirnos en enemigos. No somos más que adversarios de ideas y visiones, normativas o ideológicas. Pero mientras seamos buenos seres humanos y no hagamos de la política sangre, despojo, dolor y lágrimas, la búsqueda del poder debe seguir siendo esperanza en acción, respetuosa y noble.

Viento en popa… vale la pena

Escribe Arthur Schopenhauer «No hay viento favorable para el que no sabe a dónde se dirige». Cuando acepté ser embajador sabía dónde iba, las tormentas que enfrentaría, sus riesgos y consecuencias. Pero no hay viento más favorable que luchar por la libertad y la felicidad de los hijos de la patria. Nada compensa más que representar, con fuerza y honor, la gloria al bravo pueblo. Al decir del poeta, al partir de Venezuela dejé un beso y una flor, un te quiero, una caricia y un adiós, un ligero equipaje para un largo viaje, por un sueño: regresar a una Venezuela en paz, libre y redimida.

Ha valido la pena porque las piedras del camino han forjado un destino, un aprendizaje, una experiencia sublime y elevada, para que quede lo querido: la Venezuela anhelada. Allá nos dirigimos…

Embajadores de la dignidad y el dolor

Cuando el 29/1/2019 aceptamos ser embajador de Venezuela en Canadá, un empeño consciente y recurrente que teje las sombras alumbraba. Vino a mi mente un rostro inspirador. La cara dulce, de ojos gachos, celestes, tiernos y vidriosos de mi maestra de tercer grado. La inolvidable profesora Pérez. Una segunda madre. Cuánta sabiduría ofrecía cada mañana después de cantar el himno nacional. Cuánto amor por sus niños que éramos sus hijos. Con ella aprendimos a enhebrar el hilo en una aguja, que ha sido adestrar el hilo de la vida; abrir una tapa atorada, golpeando el piso suavemente, que ha sido batir el capricho ajeno; mantener mi uniforme limpio y hablar si me lo solicitan, que ha sido mantener limpias y atentas mis ideas…

«Estudien para que figuren”». Un niño de ocho años no entendía aquella prédica. Pero “el plan” quedó dando vueltas en la mente, hasta que el sol amanece por el este. Allá nos dirigimos…

Entonces comenzó un hermoso viaje en dirección norte por la libertad. Embajadores del dolor de la patria. Viví lo nunca vivido. Abrazar a nuestros compatriotas, a nuestras mujeres, a nuestros niños, padres y abuelos en tierras lejanas, buscando ilusión. Sentir la alegría de ser venezolano por ver en cada rostro de la diáspora la dulce cara de la profesora Pérez. No solo llevamos nuestra bandera en alto, sino también nuestros corazones. Porque luchar por regresar a casa, por volver a pisar El Ávila, la arena que baña el mar caribe, el jazmín de una azucena o el granzón que nos lleva a la Gran Sabana, son motivos que acercan. Allá nos dirigimos…

Salimos de Venezuela hace más de un lustro a las tierras gélidas de Canadá. Un nuevo lugar, pero no un nuevo hogar. El hogar está donde quedaron las fotos de los hijos siendo niños. El hogar sigue al lado de mis libros, mis discos, los corotos debajo de la escalera, mi vetusto guante de béisbol. Donde aprendimos español, recibimos nuestro primer beso, subimos nuestra primera montaña y pasamos el primer susto… Quería ser médico como papá. También pelotero. Pero muy nervioso para ambas profesiones…

El destino es cosa seria. El consciente o el subconsciente nos pusieron en el lugar de nuestras circunstancias, si acaso de nuestro sufrimiento, con ligero equipaje… De ese aroma, de ese afán, de ese reto, de ese país, hemos sido embajadores de la dignidad y del dolor, lo cual nos honra. Ahí hemos estado.

¡Oh Canadá!

Canadá ha sido un remanso de desbordado respeto y solidaridad. No solo nos concedió un plácet diplomático sino un camino: el de la paz, la libertad y la democracia de Venezuela. Y comenzó un largo viaje que aún no cesa.

¿Por qué las lágrimas en los ojos de nuestra gente? ¿Qué representa nuestra presencia en un pequeño centro comunitario de venezolanos en Canadá? Nunca había visto a una madre llorar por extrañar su patria. Comprendí que aquel llanto proviene de mucho esfuerzo, pero también de la distancia y lo dejado. Compatriotas cruzando fronteras, iniciando oficios domésticos siendo médicos, ingenieros o académicos; aprendiendo otro idioma, adaptándose a otras temperaturas, aprendiendo lo que poco nos enseñaron: esperar y callar. 

Padres queriendo encontrarse con sus hijos y viceversa. Otros queriendo regresar para enterrar a sus deudos. Refugiados atentos a un plato de comida, un techo y un abrigo. Lidiar con otro sentimiento al cual no estábamos habituados: el miedo, la incertidumbre, el rechazo, la soledad. Venezolanos pidiendo por regresar: “No puedo más con el frío, sin trabajo y sin compañía”. Otras familias temerosas por no ser deportadas. Por cada uno de ellos abogamos incansablemente en Canadá. Ahí seguimos.

Sentimientos encontrados, porque también hemos sido iluminados con la sonrisa de nuestros jóvenes y el orgullo de sus padres por ser los mejores en sus colegios o universidades. La alegría de empresas exitosas de venezolanos, de ver cómo la bandera tricolor ondea en una arepera, fábrica u oficina en Halifax, Montreal, Calgary, Toronto o Vancouver. Encuentros que comienzan con Gloria al bravo pueblo y terminaban con nuestra Alma llanera. Todo un melting pot de emociones y peticiones que nos forzamos atender, aun sin despacho y sin sede… Retumba en mi mente la voz de la profesora Pérez: figure hijo para que brille el orgullo de ser venezolano. Y Canadá lo hizo: nos dio identidad, acogida, estatus, refugio, donaciones, voz, justicia y honor. Oh, Canadá, gracias Canadá.

Seguimos de pie

Decíamos que la política es oportunidad. Pero también es un factor de cambio, de conversión y evolución. La reciente decisión de la AN-2015 que “cesa” el Gobierno encargado, no puede tener un carácter involutivo. No debe ser interpretada como la disolución de una causa superior que es recuperar la institucionalidad democrática.

La constitucionalidad no se adapta a las circunstancias sino son las circunstancias las que deben ajustarse a la legalidad. Y las circunstancias son que tenemos una nación devastada, despojada, desinstitucionalizada, sometida a un poder de hecho, donde cada venezolano ha perdido su condición ciudadana. Si la AN es el último epicentro de soberanía y poder popular, entonces la AN debe asegurar el último barniz de legalidad que lucha por restablecer la democracia, por su derecho a recuperar un espacio, un lugar, la voluntad de elegir, vivir o morir en Venezuela.

La AN no puede ser la reedición del despojo y la desigualdad, sino la reivindicación del Estado de derecho contra el Estado ausente. El último bastión de constitucionalidad (AN) destinado a llenar el vacío de poder y rescatar la democracia, no puede ser eco de nuevos vacíos y ausencias antidemocráticas. 

La cesación de los efectos jurídicos, legítimos y constitucionales no es eficaz ni constituyente si ese acto engendra vacantes ejecutivas, administrativas, diplomáticas o jurídicas, que cesan la última voluntad soberana. Pretender subrogarse competencias no previstas es repetir conductas inapropiadas. Solo una nueva directiva de la AN sería capaz de sustituir y asumir el orden de suceder constitucional del Gobierno encargado. Esa es la expresión soberana, el último vestigio de voluntad popular y representación que ha aceptado (y acreditado) la comunidad y las cortes internacionales.

Allá en el horizonte con ligero equipaje, hubo un adiós, una despedida, un beso y una caricia… pero allá de detrás de las gélidas colinas hay una patria, una bienvenida. Allá vamos con viento favorable, con la constitución en la mano, como embajadores del orgullo y el compromiso de ser venezolano.

Mi verdad -decíamos- ni antagoniza ni pretende enemistad. La política es esperanza, es acción y verdad. Por ella estamos y seguimos. Así vamos. Allá nos dirigimos…

* Embajador de Venezuela en Canadá

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Lo lograremos..., por Orlando Viera-Blanco*
Es hora de un nuevo pacto de recuperación del Estado. Esa debe ser la etiqueta de consciencia de los partidos políticos. No eliminar la última herramienta jurídica para librar esta desigual pelea

 

@ovierablanco

Desde la instalación del Gobierno Encargado (G.E) del presidente Juan Guaidó Márquez, sería injusto e incorrecto concluir que su desempeño ha sido negativo. Sin duda la tríada “cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”, representa un pasivo político de peso. Sin embargo, existen buenas razones para concluir que la báscula de gestión y rendimiento es buena.

Cese de la usurpación vs. ventajismo y represión

La respuesta al carácter democrático e institucional del G. E., reconocido por 60 países, ha sido una represión desmedida. El régimen también ha contado con aliados no democráticos con poder de veto en el Consejo de Seguridad, como China y Rusia. Una realidad (poder de veto) que viola y contradice el espíritu, propósito y razón de la Carta de la ONU (CNU). Es un veto a la paz y a la seguridad de los pueblos.

El Art. 1 de la C. N. U. reza: “Los propósitos de las Naciones Unidas son: “1. Mantener la paz y la seguridad internacionales, y con tal fin, tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, y para suprimir actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz; y lograr por medios pacíficos, y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho internacional, el ajuste o arreglo de controversias o situaciones internacionales susceptibles de conducir a quebrantamientos de la paz”. Ucrania y Venezuela son víctimas de hacer de este mandato letra muerta.

En el despacho del Alto Comisionado de ONU para los DD. HH. (ACDHNU) y de la Corte Penal Internacional (CPI) reposan graves incidencias sobre crímenes de lesa humanidad y violación de los DD. HH. en Venezuela. Más de 15.000 casos de persecución política, juicios sumarios de civiles en jurisdicción militar, centros de torturas, miles de desaparecidos y ajusticiados, partidos confiscados, líderes políticos de oposición inhabilitados y más de 7 millones de venezolanos desplazados o muriendo de hambre. Estas incidencias demuestran que la lucha por la democracia ha sido violenta y muy desigual. Cuando no existe Estado derecho, institucionalidad, ni justicia, la política es una tómbola, es suicida.

A pesar de que las democracias más solventes del planeta han demostrado su solidaridad con el G. E. y la causa restauradora, su empeño no ha sido suficiente. La CPI, por su parte, ha determinado que en Venezuela se habrían cometido crímenes de lesa humanidad. Lo mismo ha concluido la Sra. Michelle Bachelet (ACDHNU), así como la Comisión independiente de Determinación de Hechos del Consejo de DDHH de la ONU en sus tres reportes consecutivos (2020, 2021 y 2022), más expertos de la OEA y decenas de ONG. Esta avalancha de criminalidad es la que enfrenta una oposición que solo lleva en el cinto letras, códigos y tratados a los que los dictadores le responden: soy soberano.

Que los principales tratados en materia de DD. HH., políticos y civiles, convenios en defensa de los niños y la mujer, tratados sobre trata de personas o protección del medio ambiente; que la declaración de los Derechos del Hombre o la Carta Democrática Interamericana sean impunemente desoídos y transgredidos, es una carga muy peligrosa. El genocidio de Ruanda, las barbaries del Congo, Zimbabue o Siria, las lleva Venezuela sobre sus hombros. Y aún algunos afirman “la oposición en Venezuela es cobarde”. Pues bien, que lo asuma quien lo acusa.

Es un reto resolver el dilema de la soberanía y la no intervención vs. la violación de DD. HH. Cuando el Estado sustituye al ciudadano y la autoridad es tiranía la obligación es la rebeldía. Un Estado tirano no es benefactor de soberanía. La soberanía reside en el pueblo, quien la ejerce y la ejecuta mediante el voto. Pero si el derecho a elegir y las instituciones no existen, tampoco existe autoridad soberana. El mundo aún no desanuda esta peligrosa parábola por lo que las democracias están en proceso de extinción.

En pleno siglo XXI, era de la posmodernidad, la humanidad observa perpleja e impávida, pero inmóvil y ausente, cómo seres humanos son colgados y ahorcados de grúas en plaza pública, mientras otros cuelgan imperturbables en restaurantes exóticos. Torturados languidecen en la tumba o la casa de los sueños bajo asfixia, aislamiento o calada, amparados en el principio de la “autodeterminación” de los pueblos.

Este ha sido el carrusel represivo que ha encarado Guaidó et all. Cada vez que se quiera medir el desempeño de la clase política en Venezuela, tomen en cuenta que muchos han terminado en mazmorras, en el exilio o en el cementerio…

Irán, Venezuela, FIFA y diálogo

Las alianzas internacionales que han sancionado al régimen lo han hecho con rigurosidad y evidencias. Venezuela e Irán no están en una lista negra por falsas imputaciones. Pero las sanciones no bastan. ¿Dónde está la FIFA para elevar su voz e impedir la ejecución de un joven futbolista en Irán? ¿Dónde están los organismos de tutela del ambiente o los movimientos de izquierda para proteger la devastación del Arco Minero, la trata de niños y mujeres y la tala indiscriminada en el Parque Imataca de Bolívar?

La negociación en México perdería su leverage político de no existir el G. E., figura constitucional que debe continuar para salvaguardar nuestros activos en el exterior (Citgo, el oro en Londres, defensa en juicios y arbitrajes, sedes diplomáticas) y mantener vigente nuestra lucha. Desmantelarlo sería un delicado error estratégico, diplomático, político y jurídico en favor del régimen. No se trata de defender o mantener al frente a Juan Guaidó. La causa libertadora no es personal.

Se trata de honrar el último bastión constitucional de lucha democrática que confiere el 233 de la CBV y el 350 al G. E. (…) Eliminar el interinato sería un acto de incuria constitucional que le dejaría el camino libre al régimen

Las transiciones son pacíficas si nos unimos

La transición a la democracia es violenta o pacífica dependiendo de la unidad de los grupos de interés y la clase política. Las caídas de las dictaduras en LATAM, como la de Bánzer en Bolivia, Videla en Argentina, Stroessner en Uruguay, Pinochet en Chile, Velasco Alvarado y Morales Bermúdez en Perú o Emílio Garrastazu Médici en Brasil, se alcanzaron por la coherencia política y republicana derivada de la unidad operativa, política, ciudadana y moral de los actores políticos, civiles, corporativos, religiosos o seculares de esas naciones.

Esa fue la trascendencia del Pacto de Puntofijo. Este nos ahorró dictaduras diseñadas prêt-à-porter a la usanza del Plan Cóndor. Vivimos una democracia ejemplar mientras otros sufrían en las salas de torturas y caían en fosas comunes.

Entonces es hora de un nuevo pacto de recuperación del Estado. Ese es el rol del G. E. y de las primarias. Esa debe ser la etiqueta de consciencia de los partidos políticos. No eliminar la última herramienta jurídica para librar esta desigual pelea. PJ debe reflexionar sus imposturas y es bueno recordarle al Sr. Borges que un gobierno colectivo, NO está contemplado en la Constitución Bolivariana de Venezuela. Bájese de ese pastoreo.

Muy orgulloso, seguiremos de pie…

He tenido el gran honor de haber sido embajador de mi país en una nación ejemplar, campeón en la defensa de los DD. HH. como Canadá. Tengo la suerte de haber compartido el Servicio Exterior del G. E. con distinguidos, educados y valientes venezolanos, que representan a la Venezuela digna y preparada que viene.

La lucha no ha sido en vano. Tengo la convicción de que, con voluntad política, racionalidad y pudor republicano se impondrá la buena voluntad, la sensatez que se antepone al interés personal y partidista.

El cese de la usurpación llegará. No por cese oficioso del usurpador, sino por el cese de nuestra incapacidad para ponernos de acuerdo. ¡Y lo lograremos, victoriosamente!

*Embajador de Venezuela en Canadá

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

¡Bravo Perú!, por Orlando Viera-Blanco*
El 7/12/22, ante el intento de Castillo de disolver el Congreso, las FF. AA. vuelven a demostrar su institucionalidad. Ahí está la impronta libertaria, la madurez ciudadana, la lección aprendida del pueblo peruano

 

@ovierablanco

El 7/12/22 será una fecha recordada en Perú como un día de celebración, consolidación y ejemplo democrático. Perú revierte la historia. Un acto de tutela constitucional e institucional que contuvo la reedición del Fujimorazo (1992). Una demostración de madurez ciudadana y republicana que evita que en Latinoamérica renazca el síndrome del taita, el complejo del buen salvaje al buen revolucionario, del caudillo de sombrero, capote y caballo. ¡Bravo Perú!

Antecedentes. Militarismo, revoluciones y democracia

En Perú se impone una dictadura militar a raíz del golpe de Estado del 3 de octubre de 1968, encabezado por los generales Juan Velasco Alvarado y Francisco Morales Bermúdez para derrocar al mandatario elegido constitucionalmente Fernando Belaúnde Terry. Se llamó la revolución nacionalista. Latinoamérica se vestía de oliva.

En Paraguay, el general Alfredo Stroessner llegó al poder en 1954 tras un golpe de Estado. En Brasil, los militares derrocaron en 1964 al gobierno democrático de João Goulart. Bolivia, el general Hubo Bánzer llega al poder en 1971. Mientras que eEn Uruguay, se instala una dictadura cívico-militar en junio de 1973. En Chile (septiembre de 1973) entra la dictadura del general Augusto Pinochet tras el golpe de Estado contra el presidente Salvador Allende. En Argentina, irrumpe la junta militar presidida por el general Jorge Rafael Videla (1976) tras un golpe de Estado a la presidenta peronista María Estela Martínez de Perón.

Un continente asediado por movimientos comunistas tiene como respuesta la derecha militarista, que volaba bajo las alas del Plan Cóndor, dirigido desde EE. UU. Dolorosa e inhumana manera de responder en una región que aún no se descubre así misma. Hasta nuestros días esas cicatrices siguen abiertas. Un melting pot de enfrentamientos entre montoneras y leva de armas que han impedido la consolidación de la democracia. Esas venas abiertas ahora no sanan embriagadas de una retórica antiimperialista, igualitaria y revanchista.

(…) El golpe de Estado contra el primer gobierno de Belaúnde Terry (1968) lo “justificó” el problema de los yacimientos petrolíferos situados al norte de Perú, La Brea y Pariñas, explotados por la empresa International Petroleum Company (IPC). Durante décadas esta compañía americana y su antecesora británica se negaban pagar al Estado los impuestos reales por explotación. Después de 7 años de mando, Juan Velasco Alvarado fue derrocado por el presidente de su consejo de ministros, Francisco Morales Bermúdez (1975-1980/El Tacnazo), quien, a raíz del Plan Túpac Amaru, acata la constituyente de 1979, precedida por Víctor Raúl Haya De la Torre… Fernando Belaúnde Terry, a pesar de adversar la constituyente, regresó al poder en elecciones democráticas en 1980.

Restablecido el gobierno representativo (1980), se desata una feroz actividad de grupos extremistas como Sendero Luminoso y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru. Este estado de violencia generó una pérdida del 42.4 % del PIB. La década culmina con una hiperinflación que llega al 7,600 % en el gobierno de Allan García. Vale reconocer que el gobierno de Belaúnde registró grandes avances en infraestructura, urbanismo y conciencia ciudadana. Fue creador del lema “Perú como doctrina”. Apoyó a Argentina en la guerra de las Malvinas y encaró el fenómeno ambiental del niño.

Durante la década de 1980, el Perú vivió una fuerte crisis económica y social, debido al descontrol del gasto fiscal, una considerable deuda externa y la creciente inflación junto al conflicto armado interno de influencias maoísta y marxista. El terrorismo obtuvo una respuesta represiva de las FF. AA. Los combates entre ambos bandos causaron la muerte de unas 70.000 personas entre combatientes, campesinos y habitantes de las ciudades.

En los años 90 se implementó un modelo económico liberal, cuyas bases continúan vigentes. Gracias a ese modelo económico a inicios del siglo XXI, el país experimentó un importante crecimiento económico y reducción de la pobreza. En las elecciones de 1990 se dio un reñido balotaje entre el escritor liberal Mario Vargas Llosa (apoyado por Belaúnde Terry) y Alberto Fujimori (outsider), quien ganó la presidencia. Desde el inicio de su mandato encontró una fuerte oposición en el Congreso, respondiendo con su política conocida como el fujishock que derivó luego en una censurable cleptocracia.

La madrugada del 5/4/92, Fujimori desató una crisis constitucional al disolver el Congreso de la República. Restringió la libertad de prensa con apoyo de las FF. AA. Convoca la Asamblea Constituyente y una nueva constitución (1993). Fujimori logró ser reelegido en 1995. El 9 de abril de 2000, tras unas cuestionadas elecciones, alcanza un tercer mandato.

La oposición, conformada por los diversos partidos políticos y organizaciones civiles, intentó evitar la juramentación del tercer periodo presidencial de Fujimori, pero no lo logró. Fujimori cae seis semanas después, el 14 de septiembre 2000, cuando se difunden grabaciones de soborno a congresistas de la oposición y empresarios para que favorezcan al Gobierno. Fujimori abandonó el país solicitando permiso para participar en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico. Luego va a Japón, desde donde renunció por fax y se refugió. El Congreso no aceptó la renuncia y lo destituyó, inhabilitándolo para ejercer todo cargo político por 10 años.

Esta es una historia reciente entre dictaduras militares, violencia insurreccional, transiciones constituyentes convulsas, gobiernos de transición y democráticos que se han debatido entre programas económicos cepalistas y centralistas, mutando a planes liberales, donde se ha producido una decantación política intensa, reformista y resiliente. Es el síndrome de Atahualpa, del guerrero inca indomable, que sin tomar el trono y sentenciado a muerte por Francisco Pizarro, se mantiene de pie. Ahí está la impronta de la Doctrina Perú, del Perú posible, reeditando su historia, superando sus desvíos y conteniendo los atajos impropios.    

De Fujimori a la transición democrática y cultural

De Fujimori a Valentín Paniagua, a Toledo, Alan García II, Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuczynski, a la transición de Vizcarra y Merino; de Francisco Sagasti hasta Pedro Castillo, Perú ha tenido más presidentes y transiciones, entre 1990 y 2022, que cualquier otra nación en Latam. Una intensa evolución política donde cabe destacar que no ha regresado la violencia ni la leva de armas.

Un país muy interesante por exhibir una historia rica de antepasados y civilizaciones adelantadas a su tiempo. Estados tempranos hoy convertidos en Estados de derecho. De Atahualpa a Tupac Amaru, del mariscal Castilla a Nicolás Fernández de Piérola y al oncenio de Leguía. De Velasco a Belaúnde Terry. Y de Fujimori a Castillo.

Perú es resiliencia, es nacionalismo, es recia convivencia entre conservadores, liberales, socialistas, civiles, militares y republicanos, cuyo sello fundamental es su mezcla y linaje bajo el manto de la diosa adorada de la tierra de los Andes, Pachamama (madre tierra). Una impronta indomable y noble de vocación libertaria y democrática que vio su primera independencia de la mano de San Martín y Bolívar, en la Batalla de Ayacucho.

En junio del 2021, después de las elecciones de Perú, Morales Bermúdez fue uno de los 63 exmilitares peruanos que pidieron a las FF. AA. que decretaran un golpe de Estado contra el presidente electo de izquierda Pedro Castillo en una carta abierta. En reacción, el Ministerio de Defensa del Perú emitió un comunicado donde aclara que estas expresiones «no representan a las Fuerzas Armadas”.

Y el 7/12/22, ante el intento de Castillo de disolver el Congreso, las FF. AA. vuelven a demostrar su institucionalidad apoyando a sus legisladores. Ahí está la impronta libertaria, la madurez ciudadana, la lección aprendida del pueblo peruano.

¡Bravo Perú!

* Embajador de Venezuela en Canadá

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es