Orlando Viera Blanco, autor en Runrun

Orlando Viera Blanco

“La cultura popular -en pleno auge de identidades y tendencias- da entrada la modernidad de la postguerra, donde cada quien tiene su propia interpretación de la vida”.

Uno de los valores superiores del hombre es su dignidad, que es orgullo, nobleza, gallardía, carácter, talante, integridad. ¿Pero qué alimenta tal virtud que a su vez es un sentimiento? ¿Qué elementos componen la validación de la consciencia de lo bueno y conveniente sobre lo malo, capaz de soportar cualquier tempestad e impulsar cualquier amanecer? Las experiencias espléndidas del ser humano nos convierten en una acumulación de vivencias que nos permiten “ahorrar” bondades y atesorar dignidad. Dignidad que se nutre de un universo maravilloso, de un cosmos ingrávido que hace la diferencia entre estar o caer: ¡tradición!

Violinista en el tejado

Este musical estrenado en Broadway en 1964-basado en el libro del escritor ruso Sholem Aleijem, con arreglos musicales de Jerry Bock, Sheldon Harnick y producción de Joseph Stein-se abre paso en la variopinta NY, entre la multiculturalidad representada en blancos, negros, latinos, asiáticos, feministas, homosexuales, liberarles, conservadores, musulmanes o judíos, urbe propia para asimilar las temperancias” de la ¡tradición!.

La cultura popular-en pleno auge de identidades y tendencias-da entrada a la modernidad de la post guerra, donde cada quien tiene su propia interpretación de la vida. Pero en ese andar, en esa búsqueda de la verdad, siempre subyace la necesidad del ser humano de mantener inalterable un valor que lo dignifique, que lo motive, que lo distinga.

¿Cómo y dónde encontrar ese milagro afectivo y humano, esa bisagra histórica que represente una identidad indiscutible? ¿Cómo adoptar el uso, modo o compañía correcta? ¿Qué o quién es ese acompañante? !Tradición!

 

Sheldon Harnik y Jerry Bock-compositores de violinista en el tejado- adoptaron para su composición, leyendas de Judíos [antecesores] de lejanas tierras de la Rusia Zarista [1905], colmadas de fe, trabajo, familia, humor, tristezas, alegrías y despojos. Historias que le dieron contenido a “tú me amas” [do you love me], “si yo fuera rico” {If I were a rich man] o ¡Tradición!

Stein encontró un pequeño libro “Las Hijas de Tevye” [las hijas de Tobías], la magia que poco a poco fue construyendo el milagro de los milagros. !Tradición! Un musical que se convertiría en la representación de todas las identidades, donde un lechero, padre de cinco hijas en un poblado de judíos ortodoxos, ve como cada una de ellas se enamora del hombre que él no había elegido. Una batalla entre mis certezas y la felicidad de mis hijas. Y al final el perdón vence a los egos. ¡Es la fuerza de…Tradición!

El drama de Tobías [Tevye] da respuesta a todas las preguntas. Fue la conexión entre letras, líricas, historias y vidas. Conectividad entre el pasado y el presente, entre tradición y modernidad…representada en el amor de la familia, la pasión por la cultura, por una prosa sabia. “Si por esas razones me amas entonces yo también te amo…” Frase sutil de una canción, que nutre la lealtad en el hogar. !Tradición!

Entonces la vida es la acumulación de dichas y amarguras, emociones que consagran una “manera de vivir”, si acaso de resistir, por convertirse en huella perenne de nuestros hábitos, usos y rutinas. La modernidad amolda, flexibiliza, relaja algunas “maneras”. Pero otras permanecen inalterables. Libertad, honor, honestidad, amor, nobleza, que es !tradición!

Y eso representa “violinista en el tejado”. El hombre sobre un techo inclinado que debe mantener el equilibro entre su toque de violín y la gravedad. Balancear entre su melodía y su caída. Eso es la vida. Un eterno equilibro entre nuestras melodías-que son suaves creencias y carencias-y la realidad. !Tradición!

Venezuela es !Tradición!

La maldad siempre ha sido derrotada por la !Tradición! La esclavitud, la violencia, matrimonios pactados [matchmakers], las tiranías, los abusos de poder, han sido derrotadas por las buenas experiencias que son valores, principios arraigados. Tavye enfrentó varias guerras. La propia y la ajena. Batallas con Dios y con su imperativo moral. Sufrió. Pero al final se impuso la fuerza y la fe de un espíritu colectivo. ¿Virtudes? Perseverar, creer, confiar, resistir, amar, ayudar, perdonar…¡Tradición!

Tradición es suma de las buenas costumbres que hace de mi buena voluntad, la representación generosa de quien quiero ser. Así elijo con quien casarme, que quiero estudiar, como y donde vivir, y que sentido darle a mi vida. ¡Tradición!

 

Es la acumulación de amor, dedicación, entrega de cada una de nuestras madres por nosotros. Es el orgullo de hacer patria y nación por honrar el legado de nuestro mestizaje y nuestras gestas de libertad. Eso esta ahí, como lo está el carácter indómito y la irreverencia de un pueblo que no se deja despojar ¡Tradición!

Un bravo pueblo que ha resistido, se ha levantado y caminado cada vez que lo han humillado. Y un pueblo humillado nunca ha sido derrotado.

¿Por qué Violinista en el tejado tiene el record de haberse escenificado cada día en el mundo-al menos en un colegio-desde 1964 hasta hoy? Porque el balance entre tradición y libertad no cede ante la imposición. Y eso vive Venezuela. ..Un balance continuo entre nuestra dignidad y nuestra ansiedad de ser libres, una melodía indetenible, entre ser y no ser, donde las fuerzas más poderosas no pudieron con Tavye [Tobías]…!Tradición!

@ovierablanco

“De esta manera Latinoamérica viste de controderecha, conservando Chile, Uruguay, Paraguay, Colombia, Brasil, y ahora Bolivia, una tendencia contraria al penorismo de Fernandéz en Argentina”. 

Los uruguayos votaron. Se esperaba una victoria holgada de Lacalle. A última hora 180.000 Uruguayos cruzan su voto y colocaron a Martínez (FA) y Lacalle (PN) en un cabeza a cabeza histórico en Uruguay. La diferencia 1,3 %, no estaba en los cálculos de nadie. Escrutado casi el 100% de los sufragios, Lacalle Pou obtendría 1.165.345 votos (48,7%) contra 1.136.549 (47,5%) de Martínez.

 

Latinoamérica de izquierda a derecha

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales y legislativas del 27-O, Luis Lacalle, de 46 años, obtuvo 28,6% de los votos y Martínez el 39%. Pero la alianza que tejió a cuatro partidos de oposición, permitió que Uruguay diera un giro a la derecha. Unos 2,7 millones de uruguayos votaron este domingo 24N, favoreciendo la alianza del Partido Nacional y su habitual rival, el Partido Colorado de Julio María Sanguinetti (83), dos veces Presidente de Uruguay.  

Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón, serían los nuevos Presidente y Vicepresidente de la Republica Oriental de Uruguay. El candidato del Frente Amplio-partido de Pepe Mujica que ha gobernado el país del Sur los últimos 15 años- Daniel Martínez y Graciela Villar, serían  los derrotados.

 

Colorados y Blancos se unieron tras la primera vuelta a otros tres partidos para intentar regresar a la Torre Ejecutiva, la sede del gobierno uruguayo. “Ganamos no importa lo que diga Martínez” expresó Sanguinetti el domingo”. Luce muy difícil de dar vuelta”, admitió Yamandú Orsi, jefe de campaña de Martínez.

 

Martínez [FA] fue un candidato muy criticado  por su propios militantes por la escasa energía durante la campaña, que se cerró según analistas con un inoportuno distanciamiento entre él y el ex presidente José Mujica [2010-2015].

De esta manera Latinoamérica viste de centroderecha, conservando Chile, Uruguay, Paraguay, Colombia, Brasil y ahora Bolivia, una tendencia contraria al peronismo de Fernández en Argentina o la anarquía dictatorial Castro-Chavista en Venezuela.

Hijo del ex presidente Luis Alberto Lacalle Herrera (1990-1995), Luis Lacalle Pou representa un bloque político de corte liberal, que viene hacer leverage a la pretendida avanzada del Foro de Sao Paulo. Sin duda  si a la victoria en ciernes de Lacalle le sumamos las tendencias de EL-Salvador, Honduras, Guatemala y  Costa Rica en Centroamérica, más el centrismo de Perú y Ecuador, la correlación de fuerzas es favorable al retorno de la democracia en Venezuela y de una estabilidad de centro derecha en LATAM, desplazando una lianza a lo menos impropia, al régimen de Caracas.

 

Lacalle y el efecto Manini 

Lacalle nos contaba su padre-el ex Presidente Lacalle Herrera-cuando coincidimos en la Asamblea General DE NNUU-que soñó con ser presidente a los 24 años. Y como hijo de gato casa ratón, hoy con la paciencia de un estadista y la perseverancia de un surfeador que espera su ola, pone al delfín con acento a una presencia conservadora que balancea el continente. Debemos acotar que su triunfo tiene explicación o al menos incidencia-según varios analistas locales-en el factor militar o “efecto Manini”.

Guido Manini Ríos, jefe del Ejército, destituido por Tabaré Vázquez-por declaraciones en la que cuestionó violaciones a los DDHH-complicó la campaña en el tramo final. Manini Ríos obtuvo un 11% de los votos en la primera vuelta del 27º como candidato de “Cabildo Abierto”. Pero recién la semana pasada, Manini Ríos difundió un vídeo en el que llamó a los soldados en filas del ejército uruguayo a “no votar” al Frente Amplio, en tanto que el Centro Militar pidió en un comunicado “extirpar el marxismo“.

 

La intervención de las FFAA en la escena política en un país que sufrió una dictadura militar entre 1973 y 1985 [tras la transición del Pacto del Club Naval], removilizó a las bases del Frente Amplio, pero no fue suficiente.

 

Que en Montevideo se instale un gobierno de centroderecha convierte al Río de la Plata en una línea divisoria ideológica entre el peronismo de Alberto Fernández, que gobernará en Argentina a partir del 10 de diciembre y un gobierno de Lacalle Pou que gobernaría Uruguay a partir de 2020.

Venezuela sigue su proceso aún asediada por un caos militarista del siglo XXI. La victoria de Lacalle en Uruguay se convertiría en otra “brisa” de contención restauradora de la democracia liberal y conservadora, que dará pulmón a los consensos necesarios en la OEA, inhabilitar alianzas como UNASUR y revertir la denuncia de Uruguay contra el Acuerdo TIAR, formulada el pasado mes de septiembre 2019.

En definitiva un triunfo de Lacalle es muy importante en Latinoamérica. Existe una percepción incendiaria y de dominio de una izquierda anárquica, violenta y trasnochada que ha venido generando agitación en Chile, Colombia, Ecuador y Brasil. 

Comienza una transición sensible en Uruguay tras 15 años del Frente Amplio. Otra prueba de cómo las elecciones acompañadas de alianzas sólidas y movilización ciudadana, logran las transiciones. Ya Uruguay lo había logrado con la firma del pacto del club naval el 3 de Agosto de 1984, con Julio María Sanguinetti al frente, quien gobernaría  Uruguay un par de veces despues de 11 anos de dictadura. 

 

En todo caso, felicidades Uruguay. Un triunfo histórico de su ejemplar democracia.

 

@ovierablanco

“Desde la caída del Muro de Berlín (Noviembre 1989), el mundo pensó que había sufrido su ultima transmutación de poder, inspirada en las masas”

La movilización del pasado 16N demostró que muchos venezolanos mantienen su espíritu de lucha en alto y una actitud madura y consciente sobre cuál es el rol de su protesta en el anhelado proceso de cambio en Venezuela. No fue un evento que marcó récords de asistencia…Pero les tengo una buena y una mala noticia. La buena es que ¡Dios no ha muerto! (ob cit Nietzsche/la gaya ciencia] por lo que igual nos ve; y la mala es que aun vivo, tiene otras cosas que le ocupan por lo que dependerá de nosotros salir del laberinto. Ir en la cenefa de la historia sin involucrarnos con la sociedad, al decir de Savater, es una idiotez, sinónimo del “que pasa de la política”. El resultado: el nihilismo, la nada, la derrota.

¡Dios ha muerto! ¿Y ahora qué? .

Desde la caída del Muro de Berlín [Noviembre 1989], el mundo pensó que había sufrido su última transmutación de poder, inspirada en las masas. Muchos pensaron, ‘al fin deshojamos la margarita, al fin dilucidamos la piedra filosofal…’ Somos libres de todo mal, ha muerto la tiranía, ha nacido lo liberal. Pero Dios aun nos ponía a prueba…

El siglo XX se caracterizó por un crudo positivismo. Fue el careo del ser razonable vs. el ser gobernable. La razón vs. la fuerza, la consciencia crítica vs. la obediencia debida; la ética vs. la norma, y lo más lapidario: el hombre vs. el Estado. El nazismo y el fascismo fueron la respuesta extrema a la existencia que se justifica en quien personifica la nación. La razón fue atrapada por un fin superior que es la deidad étnica, el cosmo que pertenece al superhombre, al mejor dotado, por lugareño, de machete, sable y de alfanje. NO por preparado.

En contrapartida surge ser colectivo, el de reparto, permuta e igualitarismo sin fronteras. Esta transmutación de ideologías [por no hablar de tensa superposición], es recogida por Nietzsche en su genealogía de los valores, concluyendo que la capacidad del hombre de liquidar y convertir en nada lo que antes era todo, lo nacionalista e imperial en colectivista o popular; lo ario en multicultural o lo gendarme en ciudadano, era el nihilismo. Una visión fatalista, terminal de la racionalidad humana donde lo que antes era mucho o supremo de pronto es menos o nada. De ahí a la guerra o a las revoluciones, UN SUSPIRO…

Ese fue nuestro convulsionado siglo XX. Un andar de derecha a izquierda, donde en cada pensamiento de Hobbes a Marx; de Gandhi, Luther King y Mandela a Roosvelt, Churchill o Reagan, de S. Mills a Rawls o Fukuyama, en fin, del holocausto a la caída del muro de Berlín y la URSS, no hubo otro factor común, que el empuje de masas.

 

Nietzsche vio en este trepidante andar histórico, en esta búsqueda infinita del ser inteligente, una metamorfosis evolutiva y continua de la consciencia humana. Un punto de no-retorno. Y [Nietzsche] lo resumió en su famosa frase, ¡Dios ha muerto!. “¿Después de tanto “arriba y abajo, tanto flotar en una nada infinita […] tanto vacío […] ¡Dios ha muerto! […] ¡Y nosotros le dimos muerte! […] ¿Quién borrará esa mancha de sangre? ¿Qué agua servirá para purificarnos? […] La enormidad de este acto, ¿no es demasiado grande para nosotros (La gaya ciencia y Así habló Zaratustra).

!Dios ha muerto! es una alegoría [o ironía], del hombre inconforme, inadaptable, en constante conversión. Pasamos de la religión, al monarca, el zar, la revolución, el dictador, emperador o demócrata, impulsados por una ansiedad infinita. De un pasado con Dios y sólo Dios [personificado en el rey, el taita o el caudillo], a un presente laico, ateo, bien legalista o reformista o de comités de salud, donde el centro del poder gravita en el hombre libre o en el Estado interventor. Siglos más tarde aun debatimos entre liberalismo y socialismo. La buena noticia es que Dios no lo resolverá…

Guerras sangrientas, globalización vs. nacionalismo, democracia vs. tiranía, el orden de la ley vs. el orden popular, aun templan amén de la caída del muro de Berlín. Lo ciclos regresan irremisiblemente y los pueblos vuelven a ser engañados, inevitablemente. LATAM es un nido de transmutaciones funestas. Y Europa no es la excepción. Sin duda al abrazo del oso en España, entre el señor de cabello corto y el de cola larga, Nietzsche hubiese dicho. “¡Dios ha muerto! Y lo hemos matado nosotros mismos…¿Y ahora qué?”.

La nueva era.

Internet, los mercados globales, el Streaming, la omnicanalidad, la inteligencia artificial, en fin, la modernidad y la filosofía “triple P” “people, profitable y planet” vs. Venezuela, el medio oriente y el Foro de Sao Paulo. ¿Qué ruta tomar? ¿Aun lo dudan?

El nihilismo fue cosa del siglo XX. Un pasado de sentimientos muertos donde algunas discusiones tuvieron que librarse en batallas.

Pero el peligro de la anomia ausente de moral liberal, humanitaria, de justicia social y entorno productivo, es un salto atávico a la nada, donde perdimos la razón y la vida. Eso ha sido Venezuela.

 

El verdadero salto evolutivo de la humanidad será el de la soberanía del ser sobre la soberanía del Estado/gobierno; favorecer los DDHH sobre la no intervención. Una metamorfosis hacia arriba, una resurrección para la humanidad.

El 16N fue un reinicio noble y civilista. No paremos…Un solo palo no hace montanas…ni alumbra libertad. El nihilismo no paga. Oscurece…

@ovierablanco

“Esta es la importancia de la llegada de Juan Guaidó Márquez. liderar la protesta POPULAR, madre de todas las instituciones, nutriente de los pliegues de la sociedad, de los poderes públicos y de las FFAA. Ahí está el desenlace”. 

En términos de mercadeo y estrategia, el público objetivo es el universo de consumidores al cual dirijo mi emprendimiento corporativo. Para ser eficiente debo definir las características de ese público, conocerlo, precisar su interés en mi producto y los canales de distribución, medios o agentes para llegarle a ese target. ¿Pasa lo mismo en la política? Fundamentalmente si.  

LAS BASES POPULARES. DE CHAVEZ A GUAIDÓ

Desde el RR 2005, en Venezuela registrábamos una polarización cerrada que vivió su primer momento de desanudación en la elección de 2012, Chávez vs. Capriles.

Fue en estos comicios cuando “el flaco” logró conectar con las masas y despojar una tajada significativa a Chávez en los estratos C,D y E. Los sondeos demostraban [2005-2012] que Chávez polarizó a la sociedad Venezolana, y que por mucho tiempo los sectores populares le apoyaron mayoritariamente. ¿Por qué?

 

Venezuela registró por más medio siglo la movilización social más importante de LATAM (1920-1980), por causa de la renta petrolera. Desde Gómez a CAP I, se vivió una intensísima desruralización del país, convirtiéndose Caracas en el destino migratorio más importante desde la provincia y desde el mundo. Teníamos en los 60’ la tercera moneda más fuerte del planeta. Caracas emerge como una de las ciudades más cosmopolitas de Latinoamérica, con la arquitectura de vanguardia de Tomás Sanabria (quien diseño el primer edificio inteligente del mundo, el del BCV) o la genialidad de Carlos Raúl Villanueva, creador de la Ciudad Universitaria y El Silencio…

Pero esa Venezuela pujante de migración variopinta, multicultural; urbana, moderna, solvente, contemporánea, se fue descomponiendo en los no-movilizados a causa de un clientelismo y reparto voraz.

Esos no-movilizados-sin oportunidades y objeto de una sensible violencia pasiva, por olvido, indiferencia y rechazo- colmaron las estadísticas de pobreza de Venezuela (75%/1992). Y en medio de esa miseria, rabia y descuido, llegó Chávez, el  4F/92. Ni él se creyó “la aceptación” que tuvo su levantamiento, por cierto, muy divulgado [por no decir celebrado], por los medios y la antipolítica de la época. 

Después vino el discurso de “mar de fondo” de Caldera, “mueran los golpistas” de Morales Bello, y el “congreso chimbo” de Istúriz. Caldera fue Presidente, Morales defenestrado de la política e Istúriz Alcalde. El “público objetivo”, el ignorado y masivo pueblo, sediento de inclusión y acompañamiento, hacia estragos en el mercado político.

El consumidor quería un producto vengador, justiciero, campeador, que pasará factura al establishment donde también entramos Ud. y yo. Y mientras más los medios desdecían de Chávez el golpista, más lo catapultaban del buen salvaje al buen revolucionario. Y uniformado, el nuevo Pérez Jiménez, pero llanero, mulato y coplero.

La guinda fue aquél “por ahora”. Un celebro-debutante [el comandante], que salta a la palestra como una suerte de caballero andante, un taita redentor en medio de la fascinación por el caudillo a caballo. Y con 1.4 trillones de petrodólares a la víspera, cooptó resentimientos acumulados, fracturó a la sociedad venezolana y a todo un continente. En esa ola se montaron sus apadrinados, Evo, Correa, Lula, Ortega, Kirchner y por supuesto, Fidel.  

 

Después de su fallecimiento, comenzó el desengaño. Un ratón devenido de una borrachera revolucionaria, donde Maduro es más corolario que raíz. Embriaguez que es historia repetida en toda Latinoamérica. Aún algunos siguen en su merluza (Argentina). Pero Bolivia despertó…

Hoy a diferencia de la década de los 70 y 80 donde los golpes militares pulsaban los cambios, son las protestas populares las que los propician, y palpitan a la clase militar. 

Esta es la importancia de la llegada de Juan Guaidó Márquez. Liderar la protesta POPULAR, madre de todas las instituciones, nutriente de los pliegues de la sociedad, de los poderes públicos y de las FFAA. Ahí está el desenlace…

SEGUNDA OLA DE DESPOLARIZACIÓN

Capriles tuvo el mérito de migrar una porción de base popular significativa en la elección de Chávez 2012 y contra Maduro 2013. Desde este momento, Maduro ha perdido el 90% del capital político del Chavismo, siendo que esa base popular-por castigo y por empatía-migró en su gran mayoría a Juan Guaidó. Ahí reposa el gran momento político que vive Venezuela. Por primera vez en cuatro lustros, el pueblo migra a la oposición.

El 90% de los sectores C,D,E [85% del electorado], quiere cambio. La misma correlación de fuerzas que pretendió saltarse Evo en Bolivia. Y cuando se pierde y se asalta al pueblo, se pierde y se asalta su confianza, por lo que se pierde todo lo demás incluyendo policías y FFAA. No al revés

Bolivia es un escenario reeditable en Venezuela. Ese es el desafío de todos los venezolanos de los sectores medios. No dividirnos por twitter o RRSS sino emplazar y unirnos al pueblo en la calle [donde mejor nos ve y nos siete], para lograr lo que ya hemos logrado antes [11A]: quebrar el régimen y voltear lealtades de FFAA y policiales. Nada nuevo en el horizonte. La transformación social en LATAM, van en esa línea. Eso fue Bolivia.  

 

La misma protesta popular que trajo a Evo o a Chávez, hoy los expulsa del poder. Bolivia despertó. Venezuela lo hará, si lo queremos ver…

@ovierablanco

Con esta investidura Canadá hace gala de su coherencia política, institucional y diplomática, pero también de su nobleza. Y ahí reposa la importancia de esta protocolización”. 

El pasado viernes 1 de noviembre de 2019, tuvo lugar el acto protocolar de presentación de credenciales como Embajador Plenipotenciario y Jefe de Misión Diplomática de Venezuela en Canadá ante la representante de La Corona británica, la Gobernadora General Julie Payette, evento que cierra un ciclo de reconocimiento político y diplomático de Canadá a nuestro Presidente legítimo de Venezuela Juan Guaidó Márquez. Muchas emociones encontradas se apoderaron de nuestra humanidad en este momento….

!OH CANADÁ!

Canadá es uno de los países que exhibe una de las democracias más solventes, representativas y sólidas del continente.  Un modelo parlamentario, representativo, donde el Primer Ministro hará gobierno con los Ministros parlamentarios elegidos mayoritariamente La separación de poderes es parte de la cultura de Canadá.  No se limita a un estricto respeto de competencias entre la justicia, el poder ejecutivo o el parlamento, sino entre las mismas dependencias de cada despacho.  Cancillería no debe intervenir en lo que hace  IRCC (Immigration, Réfugiée, Citizenship Canadá), quien a su vez no transita en Seguridad de Fronteras o políticas públicas laborales, sino por requerimiento.

En otras palabras en Canadá “la mano derecha no lava la izquierda y viceversa” al punto que el propio Primer Ministro a pesar de candidatear la representante de Canadá ante la Reina de Inglaterra, es La Corona quien autoriza a la Gobernadora  General del Commonwealth Británico, elevadísima instancia ante quién entregan credenciales diplomáticas. 

Nuestra acreditación como Embajador Plenipotenciario y Jefe de Misión Diplomática de Venezuela en Canadá agotó rigurosos procesos de protocolo previstos tanto en la Convención de Viena como en las normas de agrément y placét de Canadá.  Este reconocimiento al Gobierno Legítimo del Presidente Juan Guaidó Márquez, es más que una formalidad. Es acoplar aspectos inéditos en la diplomacia, como asimilar el orden constitucional previsto en Venezuela designando un nuevo Presidente Interino, instar nuestra restauración democrática y avocarse a la defensa de los DDHH en Venezuela

Con esta investidura Canadá hace gala de su coherencia  política, institucional y diplomática, Pero también de su nobleza. Y ahí reposa la importancia de esta protocolización.  El reconocimiento real e inmensamente ciudadano a cada Venezolano que lucha por la paz, la justicia, la dignidad, que es nuestro derecho a vivir seguros, prósperos  y felices, que en definitiva es !ser libres!  como lo es el bravío, humilde y tranquilo pueblo de Canadá.

 

SENTIMIENTOS ENCONTRADOS.

Sin duda han sido momentos muy emotivos. Emociones cruzadas. Por un lado el orgullo infinito que siento por representar a mi país ante el regio gobierno de Canadá y la propia corona inglesa-monarquía constitucional fuente originaria del pensamiento liberal y democrático-y por otro, hacerlo en momentos de tanto dolor para nuestro pueblo. Justo y sentido a la vez. 

Un acto magnánimo, emotivo, pleno de sobriedad, donde cinco naciones tan disímiles como Afganistán, China, Jordania, Kuwait y Venezuela compartimos sana y amablemente, sin otro protocolo que el sentido humano y gentil que significa representar a nuestros pueblos. Un instante en el que cabalgan en mi alma y en mi presencia, “dos ceremonias, dos procesiones”.  Una que va por dentro y otra por afuera.

UN SEGUNDO, UNA ETERNIDAD

Cuando el Jefe de Protocolo me emplaza a entregar credenciales, me quedé paralizado en el asiento. En un segundo pasó por mi mente una seguidilla de vivencias cual negativo de una película con cientos de fotografías. En ese segundo permanecí sentado, inerme, ido, emocionado. Vi a través de la inocente cara mis hijos, mi madre, mi esposa, mis familiares y amigos presentes, imágenes de nuestros niños, de nuestra gente sufrida en Venezuela. Regresé en el tiempo a mi primera visita a Canadá [siendo un imberbe de 17 años]; vi a papá ausente por su párkinson pero presente por el único tío de 12 hermanos; el amanecer de una Venezuela hermosa y abundante, entre llanos y sabanas…Y pensé en los que se que se han marchado…En quien me trajo por primera vez a Canadá-mi suegro-y jamás hubiese imaginado [1982] que aquí y así estaríamos tres décadas más tarde…

Pero Leopoldo García Iturbe-mi otro padre- si hubiese estado satisfecho porque él decía que “en Canadá siempre pasa lo que tiene que pasar ¡nieve, enfríe o se congele!”, por lo que parafraseándole hoy diría; y hoy [Canadá ]hará lo propios para que que en Venezuela pase lo que queremos que pase ¡llueva, truene o relampagueé!

 […] Ante la mirada increpante del Jefe de Protocolo, “Orlando move on”, me alcé de mi transe. Caminé y regresé a lo solemne: “Respetada y Excelentísima Gobernadora General de Canadá,  Julie Payette. En nombre del noble pueblo de Venezuela, de nuestro Presidente legítimo, Juan Guaidó Márquez y en nombre propio, tengo el honor y el placer de presentar ante vuestra distinguida autoridad, nuestras credenciales como nuevo Embajador Extraordinario y Plenipotenciario Jefe de misión Diplomática de Venezuela en Canadá”.

Gracias Canadá y gracias venezolanos por su confianza, solidaridad y apoyo en esta elevadísima misión patria. Un honor servirles.

 

Y pasará….

@ovierablanco

“La principal materia prima de Singapur es la inteligencia, la educación y el talento de su gente. Sus universidades figuran en las top 10 del mundo”. 

Singapur es una pequeña isla de 700 Kms2 y 5.7 millones de habitantes, dos millones locales y el resto Malayos, Chinos e Indios.  Logra su independencia de Malasia hace apenas 54 años. Nadie en 1965 hubiese pronosticado el futuro de Singapur, atrapada en improductividad, criminalidad, carencias ciudadanas y desolación. Tan precaria era Singapur que no se independiza por una guerra sino porque Malasia simplemente la dejó ir. ¿Qué vino después?

De la nada al rey del pacífico

La historia del Singapur moderno comenzó en 1819, cuando el inglés Thomas Stamford Raffles, construyó un puerto británico que permitió a la isla convertirse en un importante canal comercial con India y China, el más prestigioso del Sudeste Asiático.

Durante la II Guerra Mundial, el Imperio Japonés conquistó Singapur y lo ocupó desde 1942 hasta 1945. Al finalizar la guerra, Singapur volvió a formar parte de la colonia británica, pero esta vez se le concedieron altos niveles de autogobierno. Singapur se unió a la Federación de Malasia, formadas por Malaya, Singapur, Sabah y Sarawak [1963]. Sin embargo, pronto se evidenciaron diferencias, por lo que Singapur se convirtió en una república independiente el 9 de agosto de 1965, por expulsión del primer ministro de Malasia Tunku Abdul Rahman.

Nace entonces la república independiente y soberana de Singapur, teniendo como primer ministro al legendario Lee Kuan Yew.  Un Estado rural, sin viviendas, sin trabajo, invadido de criminalidad y sin poder financiero para aprovechar su único recurso: la economía de puerto. Inicia entonces un agresivo programa de industrialización. Primero promueve la construcción de viviendas. Ello mejoró los índices de empleo y favoreció una migración ansiosa de paz y estabilidad. Implementan un plan de industrialización agresivo, incentivos fiscales y tutela británica, que favorece la llegada de capitales de occidente. El nuevo orden legal  fue implacable. El incumpliendo de la ley se paga con elevadas multas, fuertes penas de presidio hasta pena muerte [ergo trafico de drogas].

La política de educación, puertos abiertos, bajas tasas tributarias, salud, techo, cultura y respeto de la ley, pronto dio resultados. Singapur no ha dejado de crecer desde finales de los 70’. Hoy es la economía más competitiva del mundo, pasando de ser un Estado disipado en tiempos de la separación de la Federación Malaya a prosperidad tope y cero criminalidad.

Su ingreso percápita es el tercero del mundo; segundo en transparencia, tercero en protección de derechos de propiedad privada (detrás de Nueva Zelanda y Finlandia) y primero en digitalización, conectividad [5G], seguridad y Smart City Concept.

Singapur pasó de lo rural e inhóspito la tecnología, la comunicación y el poder comercial y financiero en menos de medio siglo. Un Estado vetusto que-sin agua ni infraestructura/1965-a un Estado moderno en los 80’, cuando desarrolló técnicas de desalinización, una urbe financiera, y una ciudad ordenada y limpia, cuyos proyectos de vanguardia simbolizan la gran Singapur. Y ahí está Marina Bay Sands,  “las tres torres unidas por una riostra tipo barco”, que vigila la bahía y el bosque artificial.

La principal materia prima de Singapur es la inteligencia, educación y talento de su gente.  Sus universidades figuran en las top 10 del mundo. Tienen 4 idiomas oficiales, Ingles, mandarín, malayo y tamil. También   turismo hospitalario. Indonesios, chinos, indios, malasios van a Singapur para hacerse chequeos médicos…Son líderes en big data, starts-ups, servicios financieros, traders de energía y circulación global de mercaderías. Ud. no ve un trozo de papel en el piso, su aeropuerto recibe cada año a más de 67 millones de pasajeros, la rentabilidad es un 50% consumo en tiendas y restaurantes, donde 5 terminales cada 80 segundos reciben un avión, teniendo en el centro de la terminal, una impresionante cascada artificial en un ecosistema tipo selva. ¡Regio!.

En Singapur las cosas no se sueñan sino se ejecutan a 5, 10 y 20 años vista. El tráfico no colapsa porque comprar un vehículo es pagar un impuesto elevado, pero el servicio público ¡es como estar en un parque temático!

Dejar de vivir en el ayer…

En Singapur no se cruza la calle sino por el sitio señalado. Miles de cámaras  sabrían que lo ha hecho por lugar prohibido y su multa llegaría a su teléfono con código de pago.  Si no la paga a tiempo la corte será inclemente y su aumento exponencial. Así funciona Singapur…En el aeropuerto saben si usted está triste o feliz porque las cámaras escanean su rostro y estado de ánimo. Y en Singapur a la gente le basta su seguridad. No le interesa competir por el poder porque el poder lo hace bien por la gente.

En Venezuela nuestro desde la colonia hemos estado resistiendo y toreando un Estado ineficaz e invasivo, que esteriliza y disminuye al ciudadano. Fui a Singapur a un compromiso académico que aproveche para consolidar alianzas diplomáticas y respirar futuro. Todo cambia cuando el Estado impone orden asistido de bienestar. A partir de ahí una potente espiral de desarrollo y obediencia, impulsa procesos sostenibles de intereses compartidos.

Venezuela puede convertirse en Singapur y en poco tiempo. Sólo falta tomar una decisión: dejar de vivir en el pasado…

@ovierablanco 

Solo quedarán cenizas, por Orlando Viera-Blanco
¿Quién pueda aceptar en pleno Siglo XXI, cuando se han escrito todos los tratados de DDHH, Políticos, Civiles, de Mujeres y Niños; cuando se han visto los peores holocaustos de la humanidad y no debe caber una dictadura más, que en el epicentro de la ONU se conceda un sillón a un régimen como al de Caracas?

El miedo a la instalación de colonias o dictaduras criminales en Latinoamérica no es nada nuevo. Es un hecho vivido. Desde hace décadas el mundo de la diplomacia se debate entre soberanía y DDHH, obedeciendo a interese históricos, ideológicos, geopolíticos, y estratégicos propios de cada momento. De la no-intervención del siglo XIX a la injerencia legítima del siglo XXI, los derechos humanos han quedado atrapados por la vetusta tesis de la soberanía de las naciones. Desde la Doctrina del Canciller Argentino, Luis María Drago [no intervención] inspirado en Calvo, pasando a la Doctrina Monroe del Canciller Norteamericano [América para los americanos], hasta la Doctrina del S/G Almagro, ha corrido mucha agua debajo del puente, si acaso mucha sangre, abusos y miserias. ¿Cuánto sangre más debe ser derramada para que el mundo anteponga la soberanía de los Derechos Humanos a la del tirano?

Doctrinas Drago y Estrada vs. Doctrina Larreta y Castañeda

La doctrina de Genaro Estrada, Canciller Mexicano del Presidente Pascual Ortiz Rubio [1930], nace de la inclusión de México en la Liga de las Naciones. Estrada recomendó no emitir cuestionamiento a gobiernos de otros países aún siendo dictaduras, por tratarse de un acto crítico violatorio de la soberanía de otros países. Esta doctrina prevaleció en México por más de 70 años. Fue en el gobierno De Vicente Fox (2000-2006) cuando los cancilleres Jorge Castañeda Gutman y Luis Ernesto Derbez, se desmarcan de esta política exterior.

La doctrina Castañeda, intentó revertir esa tendencia de reconocimiento hacia la Cuba de Fidel y la Venezuela de Chávez. Hoy López Obrador retoma la Doctrina Estrada por lo que México, está en línea con el régimen de Caracas. El foro de Puebla, preludio del Foro de Sao Paulo, así lo demuestran. Y dos meses más tarde el mundo se enciende. No es casualidad…

Rodríguez Larreta, Canciller Uruguayo del Presidente Juan José Amézaga (1945/1947), fue creador de la denominada Doctrina Larreta, que justificaba la creación de fuerzas multilaterales para defender países asaltados por regímenes violadores de DDHH, capaz de afectar la estabilidad y la paz de la subregión. Esta doctrina se convirtió en la inspiración del acuerdo TIAR (1948), naturalmente rechazado por el canciller Argentino, Juan Isaac Cook, del Presidente Perón. Más adelante la Doctrina Betancourt [1959] se distancia de la Doctrina Estrada, estableciendo que los países democráticos debían romper relaciones diplomáticas con Dictaduras, siendo Jaime Roldós Aguilera [1980], quien apuntaló que no existe no-intervención a favor de gobiernos que se amparan en la “soberanía de los pueblos” para violar sus DDHH. La soberanía del pueblo yace es su Libertad, no en el abuso de sus verdugos….

De Kofi Annan al Consejo de DDHH de la ONU

Lo sucedido en Ruanda en 1994, fue un genocidio evitable cuyo dolor llevó Kofi Annan en el corazón hasta su sepulcro. Promovió cambios en las NNUU, impulsando el estudio de la Responsabilidad de Proteger y Prevenir, basado en el Artículo 7 de la Carta de las NNUU, sobre el deber de paz y estabilidad, al punto de liderar un Summit [2005] sobre la injerencia legítima forzosa por razones humanitarias. Promovió la creación del Consejo de los DDHH de la ONU, para acabar con la la presencia de gobiernos dictatoriales en estas instancias. En las narices del mundo murieron más de 800.000 ruandeses. Y hoy sucede en Venezuela. Un caso de exterminio palpable que el mundo ha maltratado al conferir un puesto a Maduro en el CDHNU.

Millones de Venezolanos han abandonado el país recorriendo distancias brutales, víctimas de climas inclementes, asaltos y hambre. Millones quedan en el país ganando un centavo por hora o dos dólares por mes, enfrentando carencias infrahumanas, sin seguridad, agua ni luz. Nuestros niños mueren al nacer sin lactancia y sin alimentos. Y el país se deshace en odios, represión, saqueos y violencia. ¿Quien puede aceptar en pleno siglo XXI, cuando se han escrito todos los tratados de DDHH, Políticos, Civiles, de Mujeres y Niños; cuando se han visto los peores holocaustos de la humanidad y no debe caber una dictadura más, que en el epicentro de la ONU se conceda un sillón a un régimen como el de Caracas?

Luis Almagro ha sido un quijote y un profeta fuera de su tierra. Mientras Tabaré Vásquez, Zapatero, Insulza, Samper, los Fernández (Argentino y dominicano), López, Haddad, Lula, Correa, Dilma o Lugo encienden las venas abiertas de latinoamérica tan victimizada de sables por Galiano, la doctrina Almagro hoy alerta que los violadores de DDHH en LATAM, nos conducirán a la anomia, al caos, al cohecho. Hoy arden Ecuador, Perú y Chile, estando en cola, Argentina, Honduras, Guatemala y pare de contar. Venezuela-nido de la guerrilla y servidumbre de paso de droga-y un grueso prontuario de grupos radicales, mafias y perpetradores de delitos de contra la humanidad, se alzan inmunes ante el mundo mientras sus víctimas se revuelcan en sus abates y sus familiares en la indignación.

Ardió Ááfrica y sus Lubangas a la cabeza. Ardió París y sus Robespierre. Arden ahora de Quito a Barcelona, de Santiago a Beirut, con ellos…

Reaccionemos con firmeza. Larrieta, Roldós, Betancourt, Castañeda y Almagro, tienen razón. Legítima defensa, coalición internacional. O sólo quedarán cenizas…

@ovierablanco

TIAR, Doctrina Roldós y Doctrina Betancourt, por Orlando Viera-Blanco

“La Doctrina Roldós reitera que el respeto de los DDHH, políticos, económicos y sociales constituyen una norma fundamental de la conducta interna de los Estados y que su defensa es una obligación internacional… por tanto, la acción conjunta en protección de esos derechos no viola el principio de no intervención”. 

EL TRATADO INTERAMERICANO DE ASISTENCIA Recíproca [TIAR] prevé una línea de progresividad donde el uso de la fuerza es estrictamente defensiva.  La denominada Doctrina Roldós propia del expresidente de Ecuador (1979/1981),  Jaime Roldós Aguilar, establece el pleno acatamiento del Orden Público Internacional, agregando que la defensa de los DDHH no merece no-intervención. Betancourt al juramentarse Presidente de Venezuela en 1959, solicitó la exclusión de la OEA de gobiernos dictatoriales. Quedaba claro para la historia de Latinoamérica que las Dictaduras no son sujeto de Derecho Internacional porque no representan legítimamente al Estado.

LEGITIMA DEFENSA INTERNACIONAL

El artículo 3 del TIAR hace un llamado a suspender hostilidades y regresar a un estado ante bellum. El artículo 7 ejusdem, apela al ejercicio al derecho de la legítima defensa de conformidad con el Artículo 51 de la Carta de las NNUU, siendo que del Articulo 8 del Acuerdo, ordena optar por: “retiro de los jefes de misión, ruptura de las relaciones diplomáticas; ruptura de las relaciones consulares; interrupción parcial o total de las relaciones económicas, o de las comunicaciones ferroviarias, marítimas, aéreas, postales, telegráficas, telefónicas, radiotelefónicas o radiotelegráficas, y el empleo de la fuerza armada”

Actualmente tenemos 18 países miembros del Tratado, siendo que el voto favorable de cualquier resolución de Órgano de Consulta se obtiene con la aprobación de 12 de sus miembros (2/3).

El TIAR no habilita un casus belli ex oficio. Su normativa mantiene una hermenéutica y lógica secuencial conforme a la Carta de las NNUU y el Consejo de Seguridad. En otro sentido,  quienes acuñan el principio de R2P (no me excluyo) o apelan al 187.11 constitucional, avizorando intervención militar, les recuerdo que la Responsabilidad de Proteger (postulado no reglamentado), insta la injerencia legítima en caso de una catástrofe social. ¿Hemos llegado a ese punto a los ojos del mundo? No lo ven. ¿Tenemos que llegar a ese punto? Tampoco. El mundo debe prevenir una catástrofe humanitaria superior. ¿Por qué no lo hace? Porque lamentablemente esos son los vacíos o dificultades de la diplomacia. Y es lo que hemos pedido a la comunidad internacional: justicia universal, acción decidida e injerencia legitima forzosa por existir una emergencia humanitaria compleja en el marco de un Estado criminal y forajido…

El Presidente legítimo Juan Guaidó Márquez lo ha pedido todo y múltiples veces. La pelota está del otro lado.

De Rómulo Betancourt a Jaime Roldós

Al juramentarse en su cargo frente al Congreso de la República en el Palacio Federal Legislativo [1959] Betancourt dejó clara su perspectiva política y proclamó lo que hoy se conoce como la Doctrina Betancourt.

 “Solicitaremos cooperación de otros Gobiernos democráticos de América para pedir, unidos, que la OEA excluya de su seno a los Gobiernos dictatoriales porque no sólo afrentan la dignidad de América, sino también porque el Artículo 1 de la Carta de Bogotá, acta constitutiva de la OEA establece que sólo pueden formar parte de este organismo los Gobiernos de origen respetable nacidos de la expresión popular, a través de la única fuente legítima de poder que son las elecciones libremente realizadas. Regímenes que no respeten los DDHH, que conculquen las libertades de sus ciudadanos y los tiranice con respaldo de las políticas totalitarias, deben ser sometidos a riguroso cordón sanitario y erradicados mediante la acción pacífica colectiva de la comunidad jurídica internacional” Rómulo Betancourt…

Bajo la acción de la Doctrina Betancourt, Venezuela mantuvo buenas relaciones con los Gobiernos democráticos, especialmente con el gobierno de John F. Kennedy en Estados UnidosLuis Muñoz Marín en Puerto RicoManuel Ávila Camacho y Adolfo López Mateos en México y Alberto Lleras Camargo en Colombia. A su vez, cortó relaciones diplomáticas en su momento con los gobiernos de EspañaCuba, R. Dominicana, ArgentinaPerú, Guatemala, Honduras, Ecuador y Haití.

Por su parte doctrina Roldós reitera que el respeto de los DDHH, políticos, económicos y sociales constituyen una norma fundamental de la conducta interna de los Estados y que su defensa es una obligación internacional…y que, por tanto, la acción conjunta ejercida en protección de esos derechos no viola el principio de no intervención.

En caso de comprobarse que el régimen de Caracas ha enviado delincuentes a otros países, como en su momento lo significó el fenómeno del Marielito [donde se comenta que al menos 25.000 cubanos de los 125.000 que salieron del Puerto de Mariel/Cuba-1980- rumbo a Cayo Hueso/EEUU, eran delincuentes], o favorece grupos insurgentes, ello podría calificarse de una agresión internacional valorable en el marco del TIAR.

Lenin Moreno ha apelado a la Doctrina Roldós. En LATAM se podría estar tejiendo un perverso mecanismo de exportación de criminalidad y violencia desde Caracas, lo cual es muy peligroso porque coloca a una diáspora inocente, decente y sufrida, a merced de un infame barrunto.  De la xenofobia a reyertas urbanas graves hay un paso….

Ya lo decían nuestros Estadistas. Con regímenes dictatoriales-y peor criminales-no hay concesiones.

@ovierablanco