Froilán Barrios Nieves, autor en Runrun

Froilán Barrios Nieves

El padre José Urquijo SJ: una institución del movimiento obrero venezolano, por Froilán Barrios Nieves*
El legado del padre José Urquijo JS es un aporte fundamental para la reconstrucción del movimiento de los trabajadores

 

@froilanbarriosf

El pasado 14 de septiembre 2022 recibimos la triste nota del fallecimiento del sacerdote José Urquijo. El reconocido jesuita formó a miles de profesionales en Relaciones Industriales en pregrado y postgrado en la UCAB y UCV. Además, fue un connotado investigador y asesor de relaciones laborales de innumerables proyectos en empresas del sector privado y público. 

Sus aportes abundaron en el campo de las ciencias sociales. Pero resalto su relación permanente con los trabajadores y el movimiento sindical venezolano, del que fue asesor en diversas etapas de su historia. Esta vocación se originó en sus vivencias juveniles como obrero, surgidas de las experiencias de los curas obreros de la Europa de mediados del siglo XX.

Sus aportes en los congresos de la CTV fueron notables. Estos se consideraron en el Consejo Consultivo para la reforma de la CTV (1992), del cual derivó un documento que contenía propuestas y recomendaciones para una profunda reforma del movimiento obrero de Venezuela. También integró el Consejo Intersectorial del Trabajo entre los años 1993 y 1994.

Promotor de la unidad sindical

Le conocí en el año 2000, cuando participamos en la Junta de Conducción Sindical Nacional de la CTV presidida por Jesús Urbieta. Allí el padre Urquijo asumió el rol de “observador imparcial” o “de buena fe” (amicus curiae). Eran momentos en que Gobierno de Hugo Chávez pretendía disolver el movimiento sindical con el referendo sindical de diciembre de ese mismo año.

En ese año publica su libro El movimiento obrero de Venezuela, auspiciado por la UCAB, la OIT y el INAESIN. La obra resume la historia del sindicalismo venezolano y las razones de su crisis, señalando las perspectivas de su reconstrucción como sindicalismo independiente de gobiernos y partidos políticos.

Fue un consecuente promotor de la unidad del sindicalismo venezolano. A tal efecto, y bajo los auspicios del equipo técnico multidisciplinario de la OIT en 2001, modera las actividades del Comité de Unidad Intersindical (Junta de Conducción Sindical de la CTV, CODESA, CUTV, FBT, CGT, Nuevo Sindicalismo) para la unificación, democratización y desarrollo del movimiento obrero venezolano.

Un seminario clave

La concreción de esta búsqueda fue el seminario realizado en la sede del Colegio de Ingenieros de Venezuela, del 1 al 10 de marzo de 2001, dirigido y organizado por el padre Urquijo. Allí destaca la labor del equipo integrado por Josué Bonilla, actualmente profesor universitario en España, y del profesor Gustavo García, hoy vicerrector administrativo UCAB, con estudiantes de la escuela de RRII-UCAB.

A pesar de no lograrse la ansiada unidad, el intercambio entre el sindicalismo oficialista y el opositor allanó el camino para las elecciones sindicales generales en octubre 2001, donde Urquijo se desempeñó como observador imparcial, amicus curiae. Este proceso electoral se realizó bajo la inspección del CNE, con apoyo de INAESIN y la Junta de Conducción Sindical Nacional de la CTV. Sus resultados y evolución posterior todos conocemos a lo largo del siglo XXI.

Labor docente

Posteriormente el padre Urquijo continuó con sus labores como docente e investigador. En el campo sindical se fue a las catacumbas del siglo XIX, conocida como la fase del obrerismo donde se ubican las primeras expresiones gremiales de los trabajadores venezolanos.

La muerte del padre José Urquijo es una irreparable pérdida para el sindicalismo venezolano. Su legado es un aporte fundamental para la reconstrucción del movimiento de los trabajadores, bajo los principios de autonomía e independencia de partidos políticos, empleadores privados y el Estado.

El padre Urquijo siempre estará presente entre nosotros por su legado, pero también por su amabilidad y humildad, su fino aguijón humorístico y su temple de pueblo vasco. Después de dar tanto, demostró la modestia de los sabios en esta respuesta a Josué Bonilla: “me considero una persona de talento promedio, nada brillante, nada excepcional, pero bien administrado”.

Venezuela: un siglo de Relaciones Industriales, por Froilán Barrios Nieves*
Las Relaciones Industriales vivieron su auge en la época democrática, hasta ser satanizadas por el chavismo. En este régimen Venezuela se convierte en destino permanente de misiones de la OIT

 

@froilanbarriosf

El próximo 17 de septiembre se celebra el Día Nacional del Licenciado en Relaciones Industriales, lo que ha motivado al Colegio de RRII del estado Carabobo, fundado en 2008, a desarrollar un amplio programa de conferencias durante la presente semana. Este incluye la participación de reconocidos profesionales del área de diferentes países de América Latina.

Dicho evento tiene el apoyo de la ilustre Universidad de Carabobo, la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales y la Escuela de Relaciones Industriales. Instituciones que participarán en el acto central a realizarse el próximo viernes 16/9 como reconocimiento a la importancia de esta carrera universitaria en las relaciones de trabajo en nuestro continente y el resto del mundo.

El surgimiento de esta disciplina científica va de la mano con la evolución económica del país desde la tercera década del siglo XX, cuando Venezuela trasciende del mundo rural a los primeros establecimientos industriales. Dicha época pudo conocer un conjunto de acontecimientos que determinaron el impulso del capitalismo promovido desde el Estado y el surgimiento de nuevos actores en las relaciones de trabajo

Los citamos a continuación:

El primer convenio laboral acordado por empresa y trabajadores, que data de 1920 con el ferrocarril de Antímano a Caracas; la huelga petrolera de 1925, en Mene Grande; la primera Ley del trabajo de 1928; por exigencia de la OIT, la Ley del trabajo de 1936 que reconoce la conformación de sindicatos en todos los sectores económicos; la gran huelga petrolera de 1936; las primeras oficinas de RRII: la Labour Office de las compañías  petroleras; la firma del primer contrato colectivo petrolero de 1945 y 1946 y la fundación del gremio empresarial Fedecámaras en 1944.

Relaciones industriales y democracia

Ahora bien, el inicio y desarrollo de los sistemas de RRII se ubica en el contexto del retorno del sistema democrático en 1958, con su base política en el Pacto de Puntofijo, que facilitó el escenario para implementar el tripartismo en las relaciones de trabajo. Así también el Modelo de Sustitución de Importaciones y el crecimiento del aparato estatal generaron la conformación de un poderoso movimiento sindical, en primer grado en el sector público y en menor grado en el sector privado.

Para el VIII Congreso de la CTV en Porlamar (1980) se registraron más de 4000 sindicatos, 1200 convenios colectivos y dos millones de afiliados, reconociendo el pluralismo sindical extensivo a las centrales CGT, CODESA. Posteriormente se aprueba la Ley Orgánica del Trabajo en 1990.

Primeras escuelas y la condena del chavismo

Este escenario exigió la formación de profesionales de RR. II., iniciándose en la década de los 60 las primeras escuelas de RR. II. en la UC, en la UCAB y posteriormente en tecnológicos universitarios del país. Tal ha sido su desarrollo, que las RR. II. es una función gerencial reconocida en empresas nacionales, extranjeras y organismos del Estado, donde se aplicaba la Ley de Carrera Administrativa como norma jurídica fundamental de la función pública a través de la Oficina Central de Personal (OCP).

El siglo XXI marcó un estancamiento en el desarrollo de las RR. II. En el país, al condenarse desde el Estado a los actores fundamentales de las relaciones de trabajo, aun cuando se consagran en la Constitución de 1999 los derechos laborales. Se señala a la CTV y a los convenios colectivos como privilegio de las “mafias sindicales”; se descalifica al actor empleador Fedecámaras como “oligarquía enemiga de la clase obrera”.

Venezuela se convierte en destino permanente de misiones de la OIT. Alrededor de 15 delegaciones han visitado al país desde 1999-2022 en procura de aplicar los convenios: 26, 111, 87, 98 y 144 de dialogo social y consulta tripartita.

Este escenario ha hecho de la profesión del licenciado en RR. II. un escenario muy escarpado en el campo de las relaciones de trabajo. Por supuesto mucho más en el sector público que en el sector privado. El empleador privado, a pesar de las alcabalas del Estado, mantiene una actitud positiva en procura del trabajo decente y del dialogo social. Por tanto, es propicia la ocasión para la reflexión del futuro de las RR. II., a un siglo de haberse iniciado una nueva etapa en las relaciones de trabajo en nuestro país.

Estos y otros temas se estarán analizando en los eventos de La Semana del Licenciado en RRII, al que he sido honrado al invitarme como ponente por ser egresado de la Escuela de RR. II. de la UC y por desempeñarme como un actor representante del sindicalismo venezolano.  

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Gorbachov: seis años que estremecieron al mundo, por Froilán Barrios Nieves*
Mijaíl Gorbachov será reconocido por la historia como un político valiente. Descalificado Xi Jin Ping y Putin, pero aclamado por Occidente y por el mundo democrático

 

@froilanbarriosf

El fallecimiento de Mijaíl Gorbachov resalta la desaparición de uno de los estadistas más importantes del convulsionado siglo XX. Sus políticas cambiaron el curso de la historia mundial que lucía inamovible en el contexto de la Guerra Fría, signada por la confrontación permanente entre la URSS, los EE. UU. y la Europa occidental.

Desde que llegó al poder en 1985 al designarlo la cúpula del Kremlin como secretario general del Partido Comunista, Gorbachov reconoció el estancamiento de la economía soviética y la necesidad de reorganizarla. Mediante sus propuestas identificadas bajo los términos glásnost (liberalización, apertura, transparencia) y perestroika (reconstrucción), se abrió un proceso de transición de la ruinosa economía soviética a una incipiente economía de mercado. Corría el final de la década de los 80 y comenzaban los 90.

Para nadie era un secreto que la URSS se encontraba en la ruina más abyecta. Desabastecimiento, mortalidad infantil, baja productividad, productos de mala calidad, entre otras calamidades signaron el hundimiento y posterior desaparición del sistema soviético. Un régimen defendido solo por las viudas del estalinismo, quienes llevaron al exterminio a millones de seres humanos en todo el planeta a lo largo del siglo XX, y en el actual siglo XXI, mediante la conformación de guerrillas, montoneras y revoluciones caricaturescas. Todas, conducidas bajo las promesas del paraíso revolucionario del fraudulento “socialismo real”.

Por tanto, se puede afirmar que las políticas de cambio de Gorbachov permitieron ahorrarle tiempo y más desgracias tanto al pueblo soviético, como a la humanidad entera. Un estadista que consagró el fin anticipado e inevitable de un régimen perverso que edificó un sistema de control policial de la sociedad, y al mismo tiempo la instauración de una prisión de pueblos; los mismos que constituyeron, ante la disolución de la URSS en diciembre de 1991, numerosas repúblicas independientes y soberanas existentes hasta el presente. 

En efecto, este insigne político ruso no solo reconocía la quiebra de la economía. Igualmente era crítico y planteaba que la única vía para salvar el socialismo era instaurar la democracia. Asumía esta como antídoto de la burocracia del PCUS, quienes de la mano de sus antecesores Leonid Brézhnev, Yuri Andrópov y Konstantín Chernenko, solo implementaban la política del garrote y del terror para silenciar cualquier disidencia, penada con la muerte o con los gulags en Siberia. Esas atrocidades se extendían a todos los países del Pacto de Varsovia de la Europa del Este, secuestrados bajo la tenebrosa cortina de hierro derrumbada con la caída del Muro de Berlín en 1989.

Consecuente con sus propuestas promovió la libertad de prensa, la libertad de expresión, en fin, el derecho a la disidencia. En cuanto al Estado, impulsó medidas de descentralización tanto en la producción y en la autonomía de las repúblicas. En el escenario internacional su intervención fue decisiva en la unificación de Alemania, en la firma de los acuerdos de desarme nuclear con Ronald Reagan y en la apertura al mundo occidental, aportes que le merecieron el Premio Nobel de la Paz en 1990.

Su atrevimiento es duramente cuestionado por sus detractores, entre ellos la China comunista, quien lo culpa de destruir a la URSS; al igual que Putin, quien no asistió a su entierro aduciendo tener copada su agenda. Pero al mismo tiempo una mayoría del pueblo ruso lo recuerda gratamente por haberle concedido la libertad, ya que jamás Rusia conoció la democracia. De siglos de zarismo pasó al estalinismo, conoció un respiro de libertades con Gorbachov y Borís Yeltsin, para luego retroceder a la dictadura de Putin.

Todo a su tiempo, Mijaíl Gorbachov será reconocido por la historia como un político valiente. Descalificado por la China de Xi Jin Ping y despreciado por la Rusia dirigida por el ex KGB, es aclamado por Occidente. Y, sobre todo, por el mundo democrático.  

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Un pueblo crucificado por un régimen criminal, por Froilán Barrios Nieves*
El régimen criminal que padecemos no deja resquicios. Si los sindicatos solicitan la nulidad de la ONAPRE al TSJ, este sentencia “la inexistencia” de la desafortunada normativa

 

@froilanbarriosf

La reciente desbandada del bolívar digital frente al dólar era la crónica de una muerte anunciada. Expertos en la materia habían pronosticado una vez más el despeñadero económico del nuevo signo monetario frente al optimismo de los voceros del régimen; esos que se ufanaban del resurgimiento de una Venezuela renacida donde todo se arregló bajo la imagen de un paraíso tropical. 

Tanto fue el jolgorio que hasta el propio Maduro reclamó para sí el Premio Nobel de Economía, algo inédito para un mandatario analfabeta en la materia, capaz de leer el periódico al revés como lo hacía el Benemérito Gómez al invocar el privilegio de ser presidente de la república. Ni más ni menos fue lo presenciado durante las impenitentes cadenas del extinto Hugo Chávez y en las insoportables actuales.

Ha sido tal la inclemencia del régimen contra la población postrada, que esta se ha visto obligada a salir en estampida, para escapar de los desmanes de la peor gestión que haya vivido la nación durante su historia republicana. Con efectos son comparables a los de un ejército invasor, aun cuando el enemigo en nuestro caso no es ninguna armada extranjera. Por el contrario, es el gobierno nacional y resto de poderes públicos.

En realidad, el Estado fallido que padecemos no deja resquicio alguno. Si los sindicatos acuden al TSJ para solicitar la nulidad del infame instructivo ONAPRE, el organismo sentencia con una precisión ontológica “la inexistencia” de la desafortunada normativa, que ha esquilmado en tiempo real los salarios de millones de trabajadores en el sector público, rematando la faena de paso al calificar por temerarios a los accionantes. 

En el mismo tenor los diputados de la truculenta Asamblea Nacional electa en 2020 se suman al coro defensor de “un gobierno que no tiene plata”; luego se pronuncia la inquisidora agencia CONATEL con el fin de prevenir a los medios de comunicación de limitar la invitación solo a opinadores favorables a la versión maniquea de un “país en ascenso”.

La inédita maldad de este régimen criminal

Cuando se escriba alguna vez la historia de la maldad en Latinoamérica, capítulo Venezuela, tendremos un tomo aparte que relate los suplicios de un pueblo sometido durante décadas mediante la destrucción planificada de su condición de vida, a partir de un discurso oficialista manipulador de la miseria humana.

El pueblo venezolano ha sido víctima de serie de operaciones monetarias cuyos resultados culminaron en desastres monumentales que pulverizaron el salario y las esperanzas de trabajo decente; degradación signada por el derroche de un barril petrolero que alcanzó en la primera década del siglo XXI los 110 dólares que no se tradujo en bienestar para la población. 

La disminución de los tres ceros en 2008 con el cambio de signo monetario del bolívar a la ilusión del bolívar fuerte, fue el primer golpe que arrasó con salarios y bienes. Ese experimento se mantuvo hasta septiembre 2018 con el cambio del bolívar fuerte al bolívar soberano con efectos aun más letales. La población trabajadora vio reducidas a cenizas prestaciones sociales, salarios, jubilaciones, en fin, el desmantelamiento de todo género de beneficios socioeconómicos labrados durante el siglo XX en las convenciones colectivas. 

Para luego asestar el tercer golpe en marzo 2022 con la creación del bolívar digital para justificar la ruina producida por la política monetaria anterior. Un bolívar que en tan solo 6 meses se ha devaluado brutalmente frente al dólar. Inició con 4.30 bolívares equivalente a 1 dólar y hoy sobrepasa los 8 bolívares por dólar, proyectando que para diciembre puede sobrepasar los 12,13 bolívares.

Ante tamaño despelote al tirano no le queda otra que desatar una razzia contra el “dólar criminal”, obligando a los comerciantes de todo nivel a tasar los productos en base al dólar oficial. Y tachándolos de culpables de la inflación, como si el termómetro fuera el culpable de la fiebre; una inflación producto de las leyes del mercado que la ignorancia económica pretende declarar “inexistente”.

Lo tragicómico del asunto es que para los áulicos del chavismo el único culpable es el “malvado imperio”; entre tanto del lado gubernamental no hay un solo señalado por tanto disparate y robo del salario de la población activa. Como consecuencia, de un lado mueren miles; y, del otro, el boato, la burla y la sorna de un régimen criminal quien cree que el país es su botín de guerra.  

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

A 6 meses de la invasión a Ucrania, por Froilán Barrios Nieves*
A 6 meses de la invasión a Ucrania, las bajas del ejército ruso superan las sufridas por la URSS durante 10 años de guerra en Afganistán

 

@froilanbarriosf

Desde inicios del siglo XX el espectro de la guerra no abandona al Viejo Continente. Y es que Europa, cuna de la civilización occidental, fue el epicentro de las dos guerras más devastadoras de la historia, que propiciaron el exterminio de casi un centenar de millones de seres humanos.

Estos conflictos bélicos tuvieron efectos tan demoledores, que las naciones del mundo entero juraron no volver a cometer semejantes atrocidades. Entre ellas destaca el Holocausto del pueblo judío, el mayor crimen cometido contra el género humano, lo que conllevó a constituir en 1945 la Organización de Naciones Unidas bajo el manto de la paz y la concordia mundial.

De allí en adelante se creyó que la convivencia entre naciones sería más duradera y que las divergencias territoriales, no solo en Europa sino en el mundo entero, podrían solventarse en instancias internacionales para evitar guerras intestinas y de exterminio.

En el Viejo Continente hubo progresos con la unificación de Alemania. La separación de las repúblicas de la extinta Unión Soviética se efectuó con rebeliones locales en procura de constituir las nuevas repúblicas independientes, hasta que surgió el conflicto de mayor envergadura como lo fue el de Los Balcanes, que atrajo la atención mundial.

Los delirios de Putin

Con los acuerdos alcanzados en torno a la ex Yugoeslavia se creyó alcanzar la paz definitiva para el siglo XXI en Europa, sin sospecharse que en las entrañas de la antigua URSS se gestaba un espécimen de bestia, que hoy cree ser el heredero de Pedro El Grande, de la dinastía de los Romanov y del imperialismo soviético, predestinado a reconstruir la Gran Rusia.

Semejante alucinación personificada en Vladimir Putin lo ha llevado a concentrar los delirios de grandeza rusos y las prácticas nazis de Hitler, para atreverse a iniciar el exterminio de Ucrania, por considerarla parte de Rusia. Le niega el derecho a existir como nación independiente, a partir de la manipulada “operación especial” para maquillar la invasión.

Hace 6 meses inició su aventura. Mediante la blitzkrieg, guerra relámpago del ejercito hitleriano, asumió que sería un paseo y en tan solo 5 días llegaría a Kiev donde sería recibido como un césar romano entre vítores de los ucranianos, por haberlos “liberado” del “gobierno nazi” de Volodímir Zelenski.

Por el contrario, el segundo ejército más poderoso del mundo fue expulsado del centro-norte de Ucrania, debiendo reducir sus objetivos al este del país. A tal extremo, que luego de 180 días de invasión controla un 20 % de su territorio, pagando un alto precio en bajas militares. Según expertos las bajas se sitúan alrededor de las 60.000, más del doble de efectivos militares caídos en la guerra de Afganistán dirigida por la URSS durante 10 años. 

Los intereses de Putin y Xi Jin Ping

Es de hacer notar que la feroz resistencia de Ucrania al invasor ha sido posible por el apoyo incondicional político, militar y económico de la UE, la OTAN y en particular los EE. UU., quienes han aportado armas a Kiev y sancionado con múltiples medidas al régimen ruso hasta su retirada del territorio ucraniano.

Como consecuencia de los caprichos del orate dictador, el pueblo ucraniano ha pagado con decenas de miles de vidas, la destrucción de la infraestructura, viviendas, escuelas, el fallecimiento de cientos de niños, cuyo único delito ha sido nacer en suelo ucraniano. La devastación de Ucrania es de tal magnitud que se requieren máooos de 700.000 millones de dólares para su reconstrucción por los efectos de la invasión rusa.

La desproporcionada agresión a Ucrania permitió ver los árboles detrás del bosque, al desenmascarar las verdaderas intenciones de Putin y Xi Jin Ping, de confrontar la primacía de las instituciones democráticas en el planeta, pretendiendo estos tiranos constituir un nuevo orden mundial bajo el imperio de las dictaduras, donde no existan poderes públicos autónomos, ni ningún género de libertades, solo la voluntad del mandatario autócrata.

La humanidad vive una hora crucial. La derrota del eje Putin-Jin Ping es un objetivo del mundo democrático para preservar el modo de vida liberal, sin chantajes ni controles autoritarios. 

Esta lucha implica confrontar a los satélites del eje del mal en América Latina, en el caso concreto al régimen madurista. Este no ha vacilado en apoyar la invasión rusa y las tropelías cometidas contra el pueblo ucraniano, conducta que permite reconocer el talante dictatorial que somete al pueblo venezolano.

Ucrania plantó cara a la invasión de Putin y al mismo tiempo demostró al mundo cómo se deben defender los valores democráticos de una civilización hoy amenazada por esta oleada de especímenes dictatoriales del siglo XXI.  

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Miguel Cabrera, un valor nacional, por Froilán Barrios Nieves*
Los fanáticos esperan, como todo el mundo, que Miguel Cabrera ingrese al Hall de la Fama en 2028. El templo de los inmortales donde está Luis Aparicio

 

@froilanbarriosf

Recientemente ha habido numerosos comentarios sobre la permanencia de Miguel Cabrera en la MLB, circunstancia que me motiva a opinar que no hay nada más impactante para un venezolano que hablar de beisbol. Ello trasciende las edades, grupos sociales, creencias religiosas, posiciones políticas, en fin, concentra la esencia del país. Tanto, que nuestra manera de ser en cierta manera se relaciona con el intríngulis de este deporte.

Se da el caso donde muchas personas han sido puestas “en 3 y 2” a la hora del té; o “lo pillaron entre primera y segunda” por una acción equivocada; o lo ven premiado por ser “el cuarto bate” y “novio de la madrina”; o es tan predecible como un “fly al cátcher”. En fin, todo género de situaciones de nuestra cotidianidad traducidas del ambiente beisbolero.

Nuestra historia demuestra que el beisbol es a prueba de balas. Incluso en medio de nuestras tragedias este deporte surge inmaculado, para darnos un respiro ¡y vaya que lo es! Su presencia ha trascendido en el acontecer popular a dictaduras, a gobiernos democráticos, a gobiernos y desgobiernos, por ser fuente primigenia de nuestra alma nacional.

Sin exageración alguna, debemos admitir que Venezuela ha parido valores en todas las ramas del saber, de las artes, de las ciencias, de nuestra literatura, nuestra música, pero ninguna toca tanto la fibra popular como el deporte de las cuatro esquinas. 

El beisbol nos une tanto en nuestro sentir, que acá en el campeonato local somos enconados fanáticos rivales, ligando al ponche o a la explosión del pitcher contrario por muy criollo que sea, pero luego de que toman el avión y parten todos al spring training cada año, ligamos a que nuestros peloteros triunfen, así jueguen en el equipo que más adversemos en el Norte, como también en las ligas beisboleras de Europa, Asia y América Latina.

Si algo no debe ponerse en duda es que el pabellón criollo, la hallaca y la arepa son productos que nos representan tanto como el beisbol, emblema característico de la idiosincrasia nacional.

Por tanto, la performance de Miguel Cabrera, llamado cariñosamente Miggy en la MLB, no solo debe observarse como su trayectoria individual, sino como el logro colectivo de generaciones de peloteros, quienes le han aportado gloria y honor a Venezuela.

Miggy debe culminar su gesta en 2023 su último año de contrato, no debe detenerse en 2022 ante un slump superable. Peor le fue en aquella serie mundial de 2012 para luego confirmar, en las temporadas siguientes, ser uno de los mejores bateadores de la historia de este bello deporte. 

Si bien es cierto no es el mismo que ganó la triple corona de bateo en 2012, debiéramos preguntarnos por los destellos de un pelotero que en su vigésima temporada en 2022 bateó en su parte inicial 308 de average. Lo que le queda es administrarse ante las lesiones y prepararse para el cierre espectacular de su carrera el próximo año 2023.

En ese momento, como él se lo merece e igualmente el beisbol venezolano, podrá retirarse recorriendo, durante ese año final de su contrato, los campos de juego donde dictó cátedra de bateo y de ser un excelente pelotero caracterizado por su humildad y entrega al fanático. Fanáticos que esperan, como destino final deseado por todo el mundo, que Miguel Cabrera sea el próximo Hall de la Fama, al ingresar al templo de los inmortales para el 2028. Allí estará junto a Luis Aparicio, el mejor short stop de todos los tiempos. 

Y es que hasta en eso nos ayuda el beisbol, a superar, aunque sea en un suspiro, los amargos momentos que sufre nuestra querida patria.  

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Iván Duque, el presidente protector de la diáspora venezolana, por Froilán Barrios Nieves*
Aunque mandatarios en Sudamérica aprobaron como paños calientes ante el éxodo venezolano, la Colombia de Iván Duque señaló caminos de integración y solidaridad

 

@froilanbarriosf

Aunque muchos no lo recuerden ante tanto infortunio, cuando Venezuela era el “sueño americano” nuestro país recibió a más de 4 millones de colombianos, centenares de miles de ecuatorianos, peruanos y a decenas de miles de chilenos, por solo hablar de la región andina. Acá fueron recibidos a cuerpo ancho como su segunda patria, que les dio hogar, trabajo, educación y pare de contar. 

Por no tener bola de cristal ni lámpara de Aladino, no sabíamos nuestro amargo destino en el siglo XXI; como tampoco la tragedia de más de 8 millones de venezolanos deambulando por cinco continentes en circunstancias extremas. Tragedia que nos permitió probar si se cumple el ancestral adagio de “amor con amor con se paga”.

Indiferencia continental

Pronto la realidad demostró todo lo contrario. Una gran mayoría de nuestros paisanos atravesaron llanuras, páramos y desiertos para alcanzar una cabeza de playa, esperando que gobiernos del continente, algunos de ellos receptores de “la espada de Bolívar que camina por América Latina”, se condolieran del apocalipsis venezolano. Por el contrario, solo tuvieron como respuesta la indiferencia ante la marejada humana que debió batirse al detal para lograr medios de subsistencia.

En ese trance solo la respuesta del presidente Iván Duque marcó la pauta de cómo se debe responder integralmente a la crisis humanitaria venezolana. Si bien es cierto varios mandatarios en Sudamérica aprobaron medidas transitorias como paños calientes de atención al copioso éxodo, ante esta catástrofe Colombia señaló caminos de integración y solidaridad.

Iván Duque marcó la diferencia

En efecto, estableció el Estatuto Temporal para Migrantes venezolanos otorgando permanencia por 10 años a partir de 2021. Este incluye acceso a la seguridad social familiar, educación para sus hijos, reconocimiento a los títulos de formación profesional, técnicos y universitarios, entre otras medidas que garantizan el primer paso a una nueva vida. Fue la mejor respuesta al fenómeno migratorio más notorio en toda la historia de América Latina.

Esta política migratoria le valió el reconocimiento de la ONU y de la Unión Europea. También el presidente de EE. UU., Joe Biden, quien igualmente aprobó un permiso temporal para los venezolanos, el TPS, aunque más limitado, reconoce la valiosa iniciativa del presidente Iván Duque.

Es importante recalcar que el flujo migratorio nacional no ha cesado en 2022. A tal nivel ha llegado, que extraoficialmente el amparo se ha extendido a casi 2.400.000 venezolanos bajo el PPT, de una población que sobrepasa hoy los 3.000.000 de migrantes criollos en territorio colombiano.

En resumen, en el hermano país se concentra la mayor población de la diáspora nacional en todo el continente americano. Esta es, incluso, una de las mayores crisis migratorias globales, si se le compara con los flujos migratorios de Asia, África, Europa del Este y específicamente de Ucrania hacia la Unión Europea.

Vientos tempestuosos

Hoy soplan otros vientos en tierras colombianas. Llegó un nuevo presidente, Gustavo Petro, próximo ideológicamente a quienes han sumido en la ruina y la hambruna a Venezuela. Esperamos que la tragedia vivida en nuestro país no se repita en Colombia; como tampoco los rumores de deportaciones colectivas multitudinarias.

Sería lamentable un retroceso en la política migratoria colombiana por revanchismos ideológicos ante una población sufrida como la venezolana. Una nación obligada a salir de su país, territorio de lo posible en el siglo XX. Hoy devenido en una de las naciones más pobres del continente. 

Esta incertidumbre actual obliga a la diáspora venezolana a agradecer plenamente a Iván Duque. Un mandatario que dio la mejor respuesta en todo el mundo para atender la incesante crisis migratoria nacional.

Gracias, presidente Duque.

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

No es la Onapre, es Maduro, por Froilán Barrios Nieves*
La voz de los trabajadores es profeta de los cambios sociales y políticos que se avecinan. Las arbitrariedades de la ONAPRE la han catalizado

 

@froilanbarriosf

En la Europa medieval solía excusarse a los monarcas de todo género de males que azotaban a los pueblos. Como representantes directos del ser supremo en la tierra eran intocables, por ello se libraban de la responsabilidad de las pestes, hambrunas y malas cosechas. Además poseían una cualidad que los diferenciaba del resto de los mortales: “su sangre azul”. Cada trastada cometida se le endilgaba al ministro de turno, quien pagaba con su cabeza los disparatados y manirrotos reinados.

Esa manipulada costumbre de tapar el sol con un dedo trascendió a la actualidad. Ahora el comentario popular justifica una mala gestión gubernamental con la frase “la culpa no es del presidente, sino de quienes lo rodean”; o “él anda ocupado en tantas cosas que no se entera de lo que pasa en la calle”.

Lo cierto del caso es que esos periodos de gracia se han recortado cada vez más; a los primeros 100 días de gestión, o hasta un año de mandato. De hecho, en América Latina los pueblos se han vuelto más impacientes a la hora de cambiar a sus gobernantes con sentidas protestas, saldadas con elecciones presidenciales que garanticen para bien o para mal cambios de gobierno, ya que el parlamentarismo europeo es inusual y no se practica por estos lares. 

Récord de enroques

Pues bien, el caso de Venezuela es insólito. En poco tiempo el autócrata se aproximará a una década de nefasta gestión y pretende aún justificar la ruina de la nación. Con la excusa de las sanciones explica su incapacidad gobernante, traducida en el récord de enroques ministeriales más dilatado del continente. Ha convertido a su gabinete en un casting interminable de incompetentes, que nos recuerda a aquella publicidad de Sears cuyo eslogan era “sea jefe por 9 días”.

Bajo este curioso estilo de maquillar la estupidez ministerial, el ejercicio del poder se ha convertido en una rotación de cargos, donde los asignados desempeñan diferentes ministerios sin conocer la función de ninguno. Un día se es vicepresidente, luego ministro de educación, presidente de PDVSA, ministro de energía… para rematar con el ministerio de asuntos indígenas. U otro que se le ocurra al tirano.

En realidad, en cada circunstancia, como lo es ahora el tema del instructivo de la ONAPRE, es que el verdadero culpable del desmantelamiento de los salarios de los trabajadores públicos no es el director de esta Oficina Nacional de Presupuesto. No. El responsable es quien ejerce el cargo presidencial producto de unas elecciones inconstitucionales y fraudulentas realizadas en mayo de 2018. 

Rebelión laboral

Los efectos devastadores de ese instructivo salarial han generado una rebelión laboral en el país, originada por el cansancio, el hambre que sufren millones de trabajadores en el sector público, jubilados y pensionados. Han salido a la calle obstinados del llanto y la melodía “de que la inflación, los bajos salarios, la caída de los servicios públicos es culpa de las sanciones y del imperialismo yanki”.

Son tan trillados estos infantiles argumentos que una modesta trabajadora del aseo urbano manifestó: “camarada presidente, la ONAPRE lo va a tumbar si usted continúa jugando con el hambre del pueblo”.

Este cuadro de conflictos, que irrita en sumo grado al régimen, ha tenido como respuesta un importante Encuentro Nacional de Trabajadores el pasado 30 de julio. En el mismo casi doscientos sindicalistas, pertenecientes a las diferentes tendencias del sindicalismo venezolano, repudiaron la política antilaboral del Gobierno; así como la persecución policial contra dirigentes sindicales, cuyo delito es la defensa de los derechos laborales.

La voz de los trabajadores es profeta de los cambios sociales y políticos que se avecinan. Como dijera una vez el poeta norteamericano Walt Whitman: «Los pueblos son lentos en aprender, pagan el tamborilero y otros disfrutan la música, hasta que se cansan y explotan». Y en ese momento surgen las revoluciones.

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es