Froilán Barrios Nieves, autor en Runrun

Froilán Barrios Nieves

¿Se desplomará el muro de Berlín de América Latina?, por Froilán Barrios Nieves*
El derrumbe del muro de Berlín latinoamericano tendrá un impacto continental. Es cuestión de tiempo. No hay marcha atrás, la guagua no va en reversa…

 

@froilanbarriosf

En noviembre de 2021 se cumplirán 32 años del derrumbe del muro que dividía a los alemanes entre sí, y a Alemania del mundo. Con ello cambiaron el equilibrio y el poder de la política internacional, al caer como un dominó una a una de las repúblicas europeas firmantes del Pacto de Varsovia, gobernadas todas por atroces dictaduras mangoneadas a imagen y semejanza de la llamada Patria del Socialismo Real, la URSS.

En lo ideológico, el efecto fue devastador ya que la humanidad pudo conocer la estafa histórica de la barbarie estalinista. Lo que no impidió al castrismo tomar el testigo del devaluado socialismo soviético, en América Latina, y así continuar difundiendo una redención social bajo la pose antimperialista, que en realidad no aportó calidad de vida ni en Cuba, ni en ninguno de los pueblos y países del continente. 

Entre tanto el castrismo puso las barbas en remojo y, como fiel copia de la satrapía soviética y de la extinta RDA, reforzó su aparato de represión: el G-2 y sus bandas de soplones, forjados bajo el modelo de la STASI, la policía política más tenebrosa de Europa Oriental. Allí donde los padres espiaban a los hijos, los hijos a los padres, los carceleros a los presos y viceversa, en fin, un gigantesco mundo orwelliano donde el miedo y el terror se confundían con la fidelidad incondicional a la revolución.

El régimen farsante creyó que era suficiente con el culto a la personalidad a Fidel, y en menor grado a su hermano Raúl, creyendo tener eternamente asegurada la noble paciencia del pueblo cubano. Sin percatarse de que los tiempos en política son diferentes a los de la gramática española, a tal extremo que terminaron emboscándolos en el estallido social del 11 de julio, por cierto no esperado por nadie ante sus dimensiones.

Hoy en Cuba hay una rebelión en las entrañas de la sociedad capaz de manifestarse en frases como “De tanta hambre que pasamos nos comimos el miedo”, o “ellos tienen el poder y nosotros el pueblo” o los alaridos anónimos en esquinas de calles y pueblos de la isla al son de “abajo la dictadura”, con un himno la canción Patria y vida, contrapuesta a la consigna incondicional de “Patria o muerte” fidelista.

En definitiva, el sacudón de julio de 2021 es protagonizado por nuevos héroes, artistas, jóvenes, periodistas, trabajadores, pueblo en general quienes crecieron con el relato del bloqueo y del imperialismo como el lobo feroz del norte. Argumento al que recurrió de nuevo Díaz-Canel para justificar la implacable represión policial de las avispas negras, hoy rechazada por la población en silencio, como lo manifiesta un joven artista que participó en las movilizaciones. Ante el desprestigiado discurso del devaluado mandatario cubano del 12 de julio, dijo «Lo siento, señores dirigentes de este país, si no saben reconocer sus errores y tratar de arreglar todo lo mal que han hecho por años van a tener que matarnos”.

¿Cuánto tardará en verse el tan esperado cambio? No sabemos, lo cierto es que, luego de la caída del Muro de Berlín, en un lapso de 2 años surgió una nueva Europa, se disolvió la URSS, se reunificó Alemania, se formaron gobiernos independientes en todas las antiguas repúblicas satélite del mundo soviético, desde Polonia hasta el Báltico, pasando por Rumanía y llegando a los Balcanes.

Como vemos, la historia es caprichosa y en el caso cubano la liebre puede saltar en cualquier momento, para bien de una Latinoamérica que necesita derribar ese muro. Un muro que ideológicamente ha generado falsas expectativas y consumadas estafas en beneficio de elites políticas, cuya gestión en diferentes países ha usufructuado la riqueza nacional en nombre de revoluciones ficticias que solo han dejado hambre, miseria y represión.

El derrumbe del muro de Berlín latinoamericano tendrá un impacto continental. No solo será libre Cuba de elegir democráticamente sus gobernantes; en el mismo término significará libertad y democracia para Venezuela, Nicaragua y para todos los países que vean amenazados sus derechos humanos y la aspiración a vivir en paz y prosperidad sin el chantaje ideológico de los gobiernos de corte dictatorial. Es cuestión de tiempo. No hay marcha atrás, la guagua no va en reversa…

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Cuba: ¿la noche quedó atrás?, por Froilán Barrios Nieves*
Las protestas de Cuba no pueden ser desapercibidas por nosotros. Su desenlace atañe directamente a nuestro destino como país

 

@froilanbarriosf

Así como Colombia es apreciada por los venezolanos como un país hermano a partir de una historia que nos une, lo que sucede en Cuba acelera los latidos de nuestro ser, lamentablemente acentuados en el siglo XXI por el saqueo y el dominio que ejerce la satrapía castrista sobre nuestro país en detrimento de la condición de vida de la población venezolana.

Por tanto, los acontecimientos del pasado fin de semana, 11/7/2021, visualizados en pueblos de la isla y en la propia capital en La Habana, estremecen los cimientos de la dictadura más longeva y atroz que permanece a nivel continental y en el ranking global.

Las protestas de Cuba no pueden ser desapercibidas por nosotros. Su desenlace atañe directamente a nuestro destino como país.

Es curioso, los manifestantes pertenecen a diferentes generaciones de cubanos, entre los cuales se identifican a quienes vieron llegar a la guerrilla de barbudos del Movimiento 26 de Julio a La Habana el primero de enero de 1959, con Fidel Castro, Camilo Cienfuegos y el Che Guevara, entre otros; esos que decían representar la rebelión del supuesto futuro de la humanidad. Y, al mismo tiempo, se observa a numerosos jóvenes que crecieron bajo el brutal adoctrinamiento en nombre de la revolución. Todos fueron en su momento «pioneritos» que solo aprendieron a recitar loas a Fidel y a un socialismo que presentaba a Cuba como «un paraíso», a decir del cantor venezolano Ali Primera.

Pues bien, si el tango de Carlos Gardel susurraba que 20 años no es nada, cuánto podrán significar 62 años de opresión a una población que se cansó le justificaran la falta de comida, electricidad, agua, vivienda, vestido, educación, salud, en fin de que les arrebataran la ilusión de la vida en nombre de una revolución que “iba matando canallas con su cañón del futuro”, en el verso del cantor de la otrora nueva trova cubana Silvio Rodríguez.

Cuando en realidad habían condenado el destino de millones de seres humanos a soportar y sufrir los delirios del castrismo; de dos ancianos, Raúl y Fidel, flanqueados por una nomenclatura que, mediante el terror, pretende reprimir el clamor de cambio de un pueblo hastiado, con métodos similares a los que ahogaron en sangre las recientes protestas de Venezuela en 2014 y 2017, e igualmente a los manifestantes del pueblo nicaragüense en 2018.

Lo que presenciamos hoy en Cuba permite reafirmar que se rompió el hechizo de la estafa revolucionaria castrista. Un joven manifestante vociferaba: “solo tienen dinero para construir hoteles para los turistas extranjeros y para nosotros solo hambre”, como demostración de la ira popular que obligó al actual mandatario, Díaz Canel, a bajarse de la cúpula y descender a la calle para prometer mejoras en el servicio de electricidad; aun cuando llamara luego al combate y a la represión a sus brigadas contra el pueblo protestante.

Luego de tres días consecutivos de protestas callejeras, comienzan a aparecer las fisuras en el aparato del régimen: deserción de guardias especiales, posiciones encontradas en el ejército, que indican la férrea decisión expresada en el estallido social de mayor magnitud desde 1959. La onda expansiva reivindica el sacrificio de las miles de víctimas, a los exilados por el mundo y particularmente en Venezuela. Y a todos aquellos cubanos que han fallecido pensando en una patria libre, en su reencuentro con una Cuba de libertades.

Ha sido una larga noche de más de seis décadas para atreverse a superar el miedo; un poco menos que las siete décadas que tardó el régimen soviético de la URSS en derrumbarse a inicio de los 90 del pasado siglo. Y un poco más que las cuatro décadas que tardaron los pueblos de Europa del Este de saldar cuentas con sus regímenes satélite del Kremlin. 

Como podemos ver, la historia es caprichosa. El 26 de julio de 1953 ocurrió el asalto al Cuartel Moncada, fecha emblemática escogida por el régimen castrista como fragua de su movimiento político, para que hoy, 11 de julio de 2021, a 68 años de esa nefasta acción, pudiera ser la nueva fecha histórica de redención del pueblo cubano. Ese que busca su libertad y mejor condición de vida para que por fin la larga noche quede atrás. 

Para el pueblo venezolano es un deber manifestar nuestro apoyo al heroico pueblo cubano, ya que su victoria será la nuestra. Por ello hoy los trabajadores, sociedad civil, universidades, empresarios y diferentes sectores sociales debemos sumarnos a estas jornadas cruciales por la libertad y la democracia en el continente y específicamente en América Latina.

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Elecciones regionales: reparto de botín a la “nomenklatura” de la tiranía, por Froilán Barrios Nieves*
El objetivo central de la tiranía es instalar un estado vertical neocorporativo denominado Estado comunal; los espacios democráticos regionales son contrarios a sus planes dictatoriales

 

@froilanbarriosf

La elección de alcaldes y gobernadores se originó en 1989, con la reforma de la Constitución de la república de Venezuela de 1961. A partir de la interpretación del artículo 137 de la anterior carta magna se desarrolló el proceso de descentralización y transferencias de competencias a los municipios, y conjuntamente la elección de gobernadores y alcaldes desde 1989-1990. Esta experiencia significó una bocanada de aire fresco al cuestionado Estado puntofijista, al cual la población exigía cambios significativos para oxigenar la democracia.

Centralismo inconstitucional

La riqueza de esta experiencia descentralizadora generada en la última década del siglo XX, al renovar y promover un nuevo liderazgo político nacional, regional y local, le determinó un espacio importante en la actual CRBV, vigente desde 1999. Sin embargo, la gestión ejecutiva nacional, desde su inicio y a lo largo del siglo XXI, ha estado signada por un centralismo exacerbado, contrario a lo estipulado en el texto constitucional. 

El descomunal ataque contra la descentralización convirtió a alcaldías y gobernaciones en una suerte de comensales pedigüeños de segunda mesa, a las cuales no se les otorga el 20 % del situado constitucional asignado a cada ente territorial; este presupuesto sería distribuido luego a los municipios de cada estado. Esto implica presupuestos exiguos para atender las condiciones de vida de la población devenidas en condiciones de miseria absoluta. El atropello a las regiones ha sido promovido mediante la aprobación de leyes inconstitucionales que rebajaron arbitrariamente el situado regional y municipal.

El desprecio del chavomadurismo a alcaldías y gobernaciones ha sido una conducta permanente. Se inició desde 2006, creando organismos paralelos como los consejos comunales. Desconoció luego las juntas parroquiales; posteriormente designó funcionarios arbitrariamente denominados “protectores”, cuando resultaban electos alcaldes o gobernadores de la oposición. Y preparando actualmente su intervención definitiva con las leyes de Comunas y Parlamento Comunal.

El objetivo central de la tiranía es instalar un estado vertical neocorporativo denominado Estado Comunal, en cuya estructura los espacios democráticos regionales son contrarios a sus planes dictatoriales. 

¿Que pretende hoy el régimen dictatorial con estas elecciones regionales?

Justificar mecanismos de distribución del presupuesto nacional a su clientela electoral, ofreciendo 335 alcaldías y 24 gobernaciones mediante una falsa consulta electoral donde los candidatos de la dictadura son los facultados a conquistarlas. Con ello persigue como premio los situados municipales y regionales, que constituyen para cada gobernador y alcalde la factibilidad de enriquecerse “legalmente”, ante una población que sufre la ruina de los servicios públicos: agua, electricidad, gas, telefonía, internet, transporte, salud, educación, alimentación y la inseguridad personal, entre innumerables calamidades 

A fin de concretar su malévola intención, envilece el proceso electoral, lo desprestigia descaradamente ante el electorado, generando un clima de baja participación al continuar con la represión política y violación de DD. HH. Exigiendo al mismo tiempo el fin de las sanciones.

La tiranía juega en varios tableros sin escrúpulo alguno, orientados a bloquear toda salida electoral transparente y mantenerse eternamente en el poder.

El contexto de represión lo expanden igualmente a lo interno del PSUV. Imponen el pensamiento único, incluso la genuflexión de voceros connotados quienes no vacilan en acatar la línea de la Dirección Nacional de ese partido calificándola como “la voz del pueblo”. Lo que trasluce su visión del país, es decir aplican su dictadura hasta en su propio partido.

La salida de la crisis venezolana debe darse en un contexto de elecciones generales, con un sistema electoral transparente, con la libertad absoluta de los presos políticos, la libertad de prensa y la legalización de todos los partidos políticos. Esas exigencias ante una dictadura contravienen sus soterradas intenciones, que hoy están fiscalizadas por la Corte Penal Internacional ante la gravedad en las violaciones de derechos humanos.

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

En busca del país perdido, por Froilán Barrios Nieves*
Aún está la aspiración a ser recompuestos en tiempos cercanos bajo políticas de reconstrucción nacional, que reorienten al extraviado país que perdió hasta la nostalgia

 

@froilanbarriosf

El país es el territorio concreto donde se cuece la nación, el gentilicio. En sus límites geográficos se ha fraguado por siglos una historia. En nuestro caso se fue acentuando desde la conquista y la colonia, para luego de la independencia, y a lo largo de los siglos XIX y XX, se forjara una cultura, costumbres, creencias, la mixtura de razas y la composición del estilo del ser venezolano. 

¿Pero hoy que somos?, ¿un rompecabezas de piezas rotas o extraviadas, un crucigrama sin respuestas, un silogismo inconcluso? O quizá un argumento más del realismo mágico garciamarquiano que cicatriza nuestra historia, y estigmatiza los rasgos de un continente visto en la obra literaria desde el hemisferio norte como exótico y excéntrico.

Construcción de la venezolanidad

Otras regiones del planeta tuvieron un destino más incierto, como es el caso de África, donde se identifican dos mil lenguas en un continente de 1300 millones de habitantes, siendo el idioma más hablado el árabe por solo un 17 % de la población, luego el suajili y el francés con porcentajes menores. En ese dominio la madre patria nos unificó con el idioma, que hoy hablamos más de 650 millones de habitantes, desde la Patagonia hasta el Río Bravo.

Al despreciar el panamericanismo del Libertador Simón Bolívar cada oligarquía criolla labró su destino propio; batirse al detal para diseñar su propio relato, construyendo su épica independentista desde los nichos que la Corona española nos legó a partir de virreinatos, capitanías generales y licencias reales. En fin, logrando el objetivo de justificarse ante el mundo como nación autónoma y soberana, integrada y concretada socialmente en una economía local. 

En ese contexto a los venezolanos no nos fue tan mal. Sobrevivimos a un siglo XIX de guerras civiles y caudillos a caballo, para abordar un siglo XX que nos permitió, con los cuestionamientos del caso y sin mezquindad de quien gobernara, conformar nuestra venezolanidad, nuestros valores, instituciones políticas, económicas y educativas, nuestra música, nuestra cultura, nuestros héroes en diferentes ámbitos. 

La destrucción en el siglo XXI

Durante el siglo XXI todo este legado se ha difuminado a los cuatro vientos. Se añora en las mentes de los 7 millones de paisanos que recorren el globo terráqueo en procura de subsistencia, como también en los millones de valerosos habitantes que sobreviven en el territorio nacional, reconocidos como víctimas de una de las principales tragedias humanitarias de los últimos tiempos a nivel global.

Al desintegrarse la patria cada quien se pregunta ¿dónde está el terruño que nos vio crecer? Podríamos reconocerla diariamente en la gesta de nuestros peloteros de la MLB, en nuestros músicos de reconocimiento universal, en nuestros escritores galardonados por casas editoriales, o en el talento de los humoristas que presentan la esencia del ser venezolano. En fin, entre tantas representaciones de nuestro gentilicio que se presentan en el escenario internacional. 

Retomar la senda

Siempre es posible retomar la senda perdida. Frente a la performance de otros países las comparaciones son odiosas, ya que nuestro legado  es recuperable, siendo el fundamento que nos permitirá reconquistar lo logrado. A sabiendas que estando frente a una dictadura que terminará en el basurero de la historia, debemos reconocer igualmente que el relevo político todavía no ha cuajado, que dilapidó las oportunidades en el último quinquenio, frustrando la esperanza popular a tal extremo que unos y otros son rechazados por la mayoría de la población, aun cuando cada uno no lo reconoce. Y pretenden representarnos como si nada hubiera pasado durante el siglo XXI, a pesar de que el rey está desnudo y en este caso devaluado.

Circunstancias que señalan, a todos esos pedacitos de patria esparcidos por el mundo entero y el territorio nacional, la aspiración a ser recompuestos en tiempos cercanos bajo políticas de reconstrucción nacional. Que reorienten al extraviado país que por su precariedad perdió hasta la nostalgia. Ese es el reto.

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

109.ª Conferencia de la OIT y la recuperación del trabajo en tiempos de covid , por Froilán Barrios Nieves*

@froilanbarriosf

Cuando vemos que las terrazas y cafés abren en el hemisferio norte, concretamente en las economías más desarrolladas del planeta, como en la Unión Europea, EE. UU. o Canadá, se percibe un ambiente de fin de pandemia en un contexto de superación del claustro que se sufrió en 2020, quedando un reto pendiente en cómo se recuperan los millones de empleos perdidos.

En cuanto a América Latina la situación es diferente. Es un contexto de escenarios sombríos, de crecimiento de la desigualdad social, económica y de agravamiento de la pandemia que pronostica un 2021 de retrocesos, de aumento de la pobreza general y de caída de la riqueza nacional. Este es el resultado que vive una región donde cada país con sus gobiernos se batió al detal, sin una estrategia continental que pudiera enfrentar la tragedia humanitaria.

El informe de Guy Ryder

En tal sentido, el reciente Informe o Memoria presentado por el director general Guy Ryder a la 109.ª conferencia de la OIT, que viene de finalizar el 19/6/2021, es contundente. Resalta los rumbos que deben ser promovidos en esta difícil etapa de la humanidad, que marcará las políticas públicas de los diferentes Estados del mundo.

En su contenido destaca que la pandemia de COVID-19 ha transformado radicalmente el futuro de la humanidad, por lo menos a corto plazo. Ahora, la OIT dedicará todas sus energías a promover una recuperación centrada en las personas tras una crisis sin precedentes, que ha asolado el mundo del trabajo desde que la conferencia se reunió por última vez en 2019, utilizando como hoja de ruta la Declaración del Centenario de la OIT para el Futuro del Trabajo. Se destaca que en el 2020 no hubo conferencia mundial y esta, la 109.ª, es la primera que se realiza en forma digital. 

Una crisis 4 veces mayor que la de 2008

Entre los datos más reveladores, la OIT calcula que, a consecuencia de la COVID-19 y de las medidas adoptadas para contener su propagación, las horas realmente trabajadas en ese año disminuyeron cerca de un 9 % en todo el mundo, en comparación con el último trimestre de 2019, lo que equivale a una pérdida de 255 millones de puestos de trabajo a jornada completa.

Esta alarmante cifra evidencia que, en lo que respecta al trabajo, el impacto es cuatro veces mayor que el de la crisis financiera de 2008.

Así también, el desglose de esas cifras permite hacerse una idea más precisa de la situación real de los trabajadores. Cerca de la mitad de las horas de trabajo perdidas puede atribuirse a la pérdida de empleo: 33 millones de personas se quedaron sin trabajo y muchas más —81 millones— abandonaron el mercado laboral y permanecieron inactivas. La otra mitad corresponde a las personas que trabajaron menos horas, o incluso ninguna, pero mantuvieron la relación de trabajo.

Venezuela, en el último lugar en vacunaciones

Igualmente señala que, desde una perspectiva regional, las Américas han sido manifiestamente la región más afectada, con una pérdida de horas de trabajo del 13,7 por ciento, cuando en las demás regiones esta cifra se situó entre el 7,7 y el 9,2 por ciento. En esa misma línea, la pérdida de horas de trabajo se acusó particularmente en los países de ingresos medianos bajos, donde llegaron al 11,3 por ciento, cuando en todos los demás grupos de ingresos no superaron el promedio mundial.

Esto ha derivado en la existencia de desigualdades extremas tanto dentro de los países como entre ellos. Esas desigualdades son flagrantes en lo que respecta a la distribución de las vacunas y, por tanto, a la capacidad de los países para luchar contra el virus

Mientras la preocupación de la OIT se centra en recuperar el trabajo digno, en Venezuela los rumbos de la tiranía madurista van por otro camino, sin otro aliciente que no sea la demagogia de justificarse en el poder. Así las cifras del régimen indiquen lo contrario, al confrontar la amarga realidad de las cifras extraoficiales vemos que solo el 2 % de la población ha recibido la vacuna, dejando al resto desprotegida y a merced del mortal virus. 

En realidad, estamos en el último lugar del continente americano en aplicación de vacunas, lo que demuestra la indolencia e indiferencia del régimen en atender a la población sobreviviente en nuestro país.

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Rodney Alvarez y los señuelos de las dictaduras, por Froilán Barrios Nieves*

Imagen: Grupo de Trabajo por la Liberación de los Trabajadorxs Presxos, publicada en Twitter por @AmericoDeGrazia

@froilanbarriosf

Expedientes del terror

La represión y el castigo públicos forman parte del guion predilecto de los tiranos para detener la protesta popular y el cuestionamiento al Estado policial. En la URSS los gulags y Siberia fueron el destino de millares de políticos y escritores opositores a la farsa soviética, práctica hoy actualizada por Putin contra Alekséi Navalni​​ y su movimiento. Y si mencionamos al socio del mandatario ruso, el dictador bielorruso Aleksandr Lukashenko que detuvo al periodista Roman Protasevich bajándolo arbitrariamente de un vuelo internacional, son la demostración del abuso del aparato policial como política de Estado. 

En latitudes orientales está la China de Xi Jinping que sofoca el liderazgo opositor de Hong Kong y persigue brutalmente a la minoría uigur; Birmania apresa a la mandataria Aung San Suu Kyi, tras el golpe de Estado del pasado febrero, y extermina de la minoría étnica rohinyá; y está la opresión del pueblo norcoreano por la dinastía de los Kim. Tres casos que concentran en grado sumo el expediente del terror para someter a los pueblos y expropiarlos de la libertad.

América Latina no escapa a la plaga de regímenes que replican las prácticas anteriores. En su versión del siglo XXI, Daniel Ortega manipula a su antojo el legado del patriota Augusto Sandino para justificar el asesinato de cientos de manifestantes en 2018-2019 y la prisión de opositores, como el caso de Cristiana Chamorro y el resto de candidatos opuestos a la tiranía; mientras que en Cuba el mandatario Díaz Canel la emprende contra el Movimiento San Isidro y el pintor Luis Manuel Otero, perseguido y apresado por exigir libertad de expresión.

Rodney Álvarez, un chivo expiatorio

En ese contexto, Venezuela es señalada por la CPI ante las tropelías y violaciones de DD. HH. ejecutadas por la gestión madurista, que continúa la tradición de su mentor Hugo Chávez. Una tiranía que ha tomado al sindicalismo como blanco de sus ataques ante el registro de miles de conflictos laborales en ascenso permanente desde 2010.

A sabiendas de que no podía condenar al sindicalista Rubén González, de Ferrominera, ante las peticiones de libertad de la OIT y la ONU, el tirano tomó de rehén a otro compañero de SINTRAFERROMINERA, Rodney Álvarez. El castigo aleccionador para quien ose protestar por contratos colectivos y libertad sindical.

El 12 de junio 2021 Álvarez cumplió 10 años en prisión, últimamente en la cárcel del Rodeo II. El dirigente obrero es señalado de un delito que asegura no cometió. Durante todo este tiempo no se había fijado una condena, saltándose todos los procedimientos penales y la violación de los derechos humanos, sufriendo penurias y atentados en 3 penales diferentes.

Este trabajador de la Ferrominera del Orinoco fue detenido el 12 de junio del 2011 en las instalaciones de la empresa, ubicada en Ciudad Guayana, estado Bolívar, y presentado a sus compañeros de labores como un «asesino»; aun cuando no hay pruebas en su contra y todo indica que él es inocente del delito que se le acusa, según recuerda el secretario general del sindicato de Ferrominera Rubén González:

«El 9 de junio del 2011 estábamos haciendo una asamblea en el portón principal de la empresa para elegir la comisión electoral y luego renovar las autoridades del sindicato, cuando llegó la gente del Movimiento 21 y la Federación Bolivariana de Trabajadores chavista, con autobuses llenos de gente que nada tenían que ver con la empresa, eran vecinos del pueblo», explica González el cómo comenzó toda aquella revuelta que terminó con la detención de Álvarez.

«Los asistentes a la asamblea y las cámaras de seguridad observaron y captaron el momento en que Héctor Maicán, directivo sindical y militante del PSUV, efectúo tres disparos a la multitud reunida, hiriendo a los trabajadores Luis Quilarque y Renny Rojas, quien murió en el acto». El hoy secretario del sindicato de Ferrominera aclaró que todos los presentes vieron lo ocurrido, y se percataron de cómo segundos después Maicán corrió a esconderse en una de las oficinas de la empresa, donde fue detenido por funcionarios de la Guardia Nacional. «Lo agarraron con el arma, los cartuchos, incluso hasta lo imputaron por asesinato por motivos fútiles”.

«Al poco tiempo de producirse la liberación del dirigente del PSUV, llegaron a la empresa funcionarios de los cuerpos de seguridad, detuvieron a Rodney Álvarez y dijeron ‘aquí está el asesino’. Pero todos saben la verdad, que este joven es solo un chivo expiatorio.

En fin, no se ha hecho justicia. Acaba de ser condenado a 15 años luego de haber pasado entre rejas 10 años, tan solo por ejercer su derecho a la protesta por derechos laborales violentados.

La profesora Jacqueline Ritcher, de la Universidad Central de Venezuela (UCV), asegura que Rodney Álvarez está preso por «ejercer sus derechos sindicales. Fue acusado de un asesinato que no cometió como retaliación por exigir que se respetase su derecho de elegir libremente sus representantes sindicales para discutir un contrato colectivo».

Campaña por la libertad 

La Organización Internacional de Trabajadores (OIT), la Unidad Internacional de Trabajadores, el Programa de Educación-Acción en Defensa de los Derechos Humanos (Provea), y otras organizaciones defensoras de los DD. HH. han impulsado campañas para exigir la inmediata liberación de Rodney Álvarez.

Este caso se une a los 350 presos políticos inculpados en juicios interminables, mantenidos por el aparato judicial de la tiranía para desmotivar y atemorizar la protesta popular y laboral, que diariamente recorre el país por el déficit de servicios públicos, el deteriorado nivel de vida y la ausencia de seguridad ciudadana.

Con el agravante de que Rodney Álvarez no es el único sindicalista afectado. Hay decenas de sindicalistas, periodistas y trabajadores bajo régimen de presentación, algunos detenidos acusados de delitos inexistentes fabricados por el aparato judicial de la tiranía. 

Este es el país humillado y fragmentado que tenemos, abatido por una amarga realidad que la comunidad internacional no debe ignorar. Ni abandonarlo. 

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Los regímenes abominables en 2021, por Froilán Barrios Nieves*

@froilanbarriosf

Las polarizadas elecciones presidenciales peruanas han puesto sobre el tapete la mala percepción continental de una serie de gobernantes en América Latina, como los de Nicaragua, Cuba y Venezuela. Sus gestiones han sido expuestas como ejemplos de lo que se debe evitar, para no repetir la desgracia que sufren los pueblos de estos países.

El hecho de que los mandatos de cada uno de estos usurpadores del poder provienen de procesos electorales fraudulentos, fraguados mediante métodos autoritarios que han bloqueado brutalmente la posibilidad que surjan sistemas democráticos, no ha impedido la solidaridad automática de sus pares del Foro de Sao Paulo y Grupo de Puebla.

Llama la atención que asesores del candidato de Perú Libre, entre ellos Peter Franke, se desmarcaran radicalmente del chavismo, al indicar que en ningún caso su posible gobierno no repetiría la crisis venezolana. Y que en cambio habría que identificarlo con las experiencias de Lula en Brasil: «De ninguna manera él (Castillo) es otro Chavez» (4/6/2021), afirmación cuestionable ya que el programa ideológico de gobierno de Pedro Castillo conduciría al Perú a una catástrofe igual a la venezolana.

Lo que resalta es que cada día son más impresentables aquellos regímenes que se trajearon inicialmente con aureolas de libertad y redención. Y que derivaron precisamente en lo contrario, al convertirse en crueles tiranías que devastaron la riqueza nacional de sus países. Ahogando en sangre la aspiración de los pueblos a vivir en democracia, prosperidad económica y empleo digno.

Daniel Ortega en Nicaragua representa un autoritarismo que deja en segundo plano el doloroso pasado somocista, con la persecución a centenas de presos políticos, el asesinato de más de 400 personas desde 2018, la detención arbitraria de la candidata presidencial Cristina Chamorro y la pretensión de imponer otras elecciones fraudulentas en noviembre.

Por su parte Díaz Canel, personificado como títere del Estado castroestalinista cubano, cumple el rol de peón de la dictadura más longeva del continente, solo superada mundialmente por la hegemonía del partido comunista chino, que lleva ya 72 años en el poder.

Y en el caso del régimen madurista, solo mencionarlo es una mala palabra que provoca cruces e improperios. Hoy la desgracia del pueblo venezolano se personifica en el éxodo y la crisis humanitaria más extendida en el planeta. 

Alguien diría, ¿y por qué no se incluye en esta lista macabra a Colombia y México? Estos son casos muy distintos. Sus gobiernos provienen de procesos electorales legítimos. Aun cuando haya protestas y profundos cuestionamientos, existe en esos países un sistema de libertades democráticas radicalmente diferente a la galería del terror mencionada anteriormente. 

En el mundo, estas tiranías de nuestro patio se emparentan con regímenes del horror como los de Aleksandr Lukashenko en Bielorrusia, la junta militar en Myanmar, Vladimir Putin en Rusia, Xi Jin Ping en China y Kim Yon Un en Corea del Norte, tiranías donde se encarcela, se envenena y se elimina físicamente la disidencia. 

Finalmente, en el caso de la tiranía que ensombrece a Venezuela, la Corte Penal Internacional ya está considerando que existen argumentos y casos suficientes para sentar en el banquillo de los acusados a los jerarcas del régimen; esto llevaría a un juicio de impacto mundial por la jerarquía de este organismo judicial, que ya ha condenado a criminales y genocidas del mundo entero. 

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Geopolítica y diáspora venezolana, por Froilán Barrios Nieves*

@froilanbarriosf

Tradicionalmente los migrantes a otras latitudes se insertan en los países receptores con bajo perfil, buscando ante todo cobijo económico-social por la desgracia que les ha obligado a desgajarse de su patria. Este no pareciera ser el caso del éxodo venezolano, quien se ha hecho sentir también a nivel planetario en la difusión de la tragedia nacional que padecemos a lo largo del siglo XXI.

Si bien es cierto que el éxodo nacional se ha destacado cualitativamente en todos los ámbitos de la esfera humana: artístico, universitario, deportivo, musical, económico, laboral con sus etcéteras posibles, hay uno fundamental como lo es el político. Allí se ha afincado el argumento, reconocido en el escenario global, que señala a Venezuela como víctima de una de las peores dictaduras de la historia continental.

En verdad, los 7.000.000 de venezolanos esparcidos en todos los continentes concurren en procura de una condición de vida digna, poder adquisitivo y futuro para sus familias, ese es el objetivo de todo ser humano. En el caso nuestro destacan, además, las ansias de libertad de expresión y de vivir en democracia, reafirmando los conceptos de nobel de Economía (1998) Amartya Sen. Este economista, recién laureado con el premio Príncipe de Asturias 2021 en Ciencias Sociales, señala que el ser humano pretende óptimas condiciones económicas y al mismo tiempo libertades políticas. Unas y otras van de la mano.

Efectivamente el atrevimiento político del venezolano se ha puesto de manifiesto recientemente en diferentes eventos y regiones del mundo. En 2020 fue destacada la participación en el proceso electoral de EE. UU. Unos partidarios de Donald Trump, y otros del demócrata hoy presidente Joe Biden, para que ambos en 2021 dictaran medidas de protección con el DED y el TPS, que otorgan márgenes de estabilidad a casi medio millón de connacionales. Siendo notoria la receptividad de la Administración Biden con la oleada de migrantes criollos en el reciente mes de abril con la llegada de 7000 por las fronteras del sur del país.

En el caso de España, la diáspora criolla fue contundente en las recientes elecciones de mayo 2021 de la Autoridad de Madrid, con el apoyo a la candidata del PP Díaz Ayuso y la derrota del «coletas» Pablo Iglesias de PODEMOS. Nadie olvida que es cómplice de la dictadura madurista en desmanes de corrupción y en el intento de maquillar la violación de DD. HH. en nuestro país. Es necesario destacar que se contabiliza el medio millón de venezolanos en tierras iberas.

En ese contexto de comicios se desarrollaron las elecciones presidenciales de Ecuador en abril 2021, donde el candidato triunfador, Guillermo Lasso, contó con el apoyo mayoritario de la migración criolla. Esta veía con preocupación el triunfo del correísmo, cómplice de fechorías de la tiranía madurista y que anunciaba cerrar la frontera a los inmigrantes venezolanos. Pues bien, desde el inicio de su gestión el 24/5/2021 el nuevo presidente, Guillermo Lasso, ha anunciado la aprobación de un TPS para los venezolanos en Ecuador. En ese país ya hay más de 400.000 migrantes venezolanos. 

Debemos destacar que en ese ámbito de medidas de protección al éxodo nacional se ubica la decisión del presidente colombiano Iván Duque, quien promulgara desde enero 2021 la protección del TPS por 10 años a una población migrante de 2 millones aproximadamente. Incluso en medio de una crisis política y social que debe resolverse prontamente, ante la pretensión de factores políticos externos del quiebre del hilo constitucional.

El reto más complejo de la migración criolla, cuantificada en un millón de personas, está en Perú. El país inca está ante la celebración de elecciones presidenciales el próximo 6 de junio, con un candidato que se identifica abiertamente con la dictadura madurista. Como manifestara recientemente el nobel Mario Vargas Llosa, no se está eligiendo personas, aquí definimos 2 sistemas, dictadura o democracia. Por ello, señala el escritor, esta es la decisión más importante en la historia del Perú. Por tanto, no vacila en apoyar a Keiko Fujimori y así cerrarle la puerta a una aventura dictatorial como jamás se haya conocido en la historia republicana de 2 siglos.

Este periplo que hemos señalado ha conocido igualmente la posición crítica y contundente del éxodo venezolano, en primer lugar contra el autoritarismo que azota a Venezuela; y en segundo lugar con la oposición expresada en el gobierno interino de Juan Guaidó. Las protestas y señalamientos a Leopoldo López recientemente en Lima, y en las redes sociales, reflejan el descontento de una diáspora que no ha visto implicarse con contundencia a la representación opositora en atender las tragedias que viven los venezolanos en el mundo. Y, en el caso particular de la región andina. Allí se agravarían las condiciones de la diáspora de ganar el candidato talibán maoísta del movimiento terrorista Sendero Luminoso, que asoló al Perú el pasado siglo. 

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es