Froilán Barrios Nieves, autor en Runrun

Froilán Barrios Nieves

Concheso, el don de la palabra, por Froilán Barrios Nieves*

@froilanbarriosf 

No suele acontecer a menudo que del lado sindical surjan comentarios de reconocimiento hacia representantes del mundo empresarial. Ello quizás por privar visiones tradicionales que traducen sentencias como “patrono es patrono” y, por otro lado, “el mejor sindicato es el que no existe”.

Ambas desconocen que en los países donde capital y trabajo se han puesto de acuerdo, coordinados por un Estado responsable, se han logrado niveles óptimos de prosperidad y mejores condiciones de vida para la población.

Como es previsible, la relación entre trabajadores y empresarios está marcada, la mayoría de las veces, por diferentes puntos de vista con relación al trabajo y sus condiciones. Y en temas álgidos del mundo del trabajo venezolano, como la eliminación de la retroactividad de las prestaciones sociales en 1997, y el articulado laboral de la vigente Constitución de 1999, del cual fui corredactor, derivó en numerosos debates públicos en foros y medios de comunicación. Sin embargo, privó el respeto mutuo por la opinión del contrario.

Posiciones que fueron decantando y conciliando ante un Estado que tempranamente lanzó al cesto de la basura la CRBV. Que paulatinamente destruyó el valor del trabajo y, por ende, del salario y de los sindicatos. Y que, por otra parte, ha perseguido implacablemente al capital, reduciéndolo a una magra presencia en la economía nacional.

Por supuesto, el balance ha sido fatal. Hoy sufrimos la miseria más abyecta que haya conocido la nación venezolana desde su existencia como república. Y el éxodo más notorio a nivel global, como lo relatan las agencias internacionales especializadas en la materia.

En ese escenario de una Venezuela atribulada desde los inicios del siglo XXI, destacó la voz y el talante del recién fallecido Aurelio Concheso, quien siempre manifestó una activa preocupación por la situación de Venezuela.

Un país al que sirvió como empresario preocupado por el desarrollo social. Y también como interlocutor con el movimiento sindical venezolano, cuyos líderes consideraron en él una voz autorizada y creíble en sus propuestas en materia de reformas laborales.

En esa dirección, Concheso traspasó ese paralelo 38 tradicional del odio de clases para, a partir de sus palabras, ser percibido como auténtico y honesto en sus opiniones. Así generara divergencias en el auditorio del mundo laboral y sindical, se comunicaba desde sus convicciones profundas de venezolanidad; recuerdo que un sindicalista de la otrora CTV de finales de siglo XX lo calificó de “italiano reencauchado”, aun cuando era cubano de origen corso. Esa actitud genuina la demostró en hechos al crear una de las primeras empresas de cesta tickets de alimentación que se promocionó en Venezuela.

En cuanto al conocimiento, fue pródigo en divulgarlo a través de sus columnas semanales y de su programa de radio La otra vía, por RCR. Concheso demostraba al público en general que había maneras sencillas de entender ese terreno tan árido como lo es la economía.

Por tanto, no escatimo en decir que ha sido el empresario que ha tenido la mayor capacidad de tejer vasos comunicantes sólidos con los diferentes sectores laborales de este país.

Es notable que su trayectoria haya motivado a otros actores empresariales a continuar su legado. Sobre todo en el escenario de un diálogo permanente con los trabajadores en el contexto de recuperación de nuestra nación.

* Movimiento Laborista

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Coronavirus y terrorismo antilaboral, por Froilán Barrios Nieves*

@froilanbarriosf 

Mientras la mayoría de los gobiernos del mundo dedican las 24 horas promoviendo políticas orientadas a superar los nefastos efectos de la pandemia, lamentablemente existe una minoría de mandatarios cuya permanente estrategia es esconder la cruenta realidad que azota a sus habitantes.

En América Latina varios presidentes se han dedicado, cual ruleta rusa, a subestimar el drama que ha ocasionado alrededor de 350.000 fallecimientos a nivel global y cerca de 50.000 en nuestro continente.

Es el caso de Daniel Ortega en Nicaragua, quien califica a los infectados de coronavirus como enfermos de neumonía; de Jair Bolsonaro en Brasil, quien tildó a la covid-19 de una “gripecinha” y que hoy registra en su país 360.000 contagiados y 23.000 fallecidos; y del régimen venezolano, que discrimina a los afectados por el virus, aun siendo venezolanos, como “armas biológicas” enviadas por el “imperio” y por el presidente Duque de Colombia, como si estos no fueran seres humanos amparados por nuestras leyes y los convenios internacionales.

Por el contrario: al ingresar al territorio nacional, los afectados denuncian que son maltratados y confinados en lugares similares a campos de concentración.

En ese objetivo se pretende difundir una sola versión del desarrollo de la pandemia en Venezuela, calificando de enemigos a todos aquellos que contradigan la versión de los conspicuos voceros gubernamentales, convirtiendo en terroristas y criminales a los profesionales de la salud y de los medios de Comunicación Social. Contra ellos el régimen ha dirigido en primera línea las baterías del Estado, intentando maquillar la tragedia que se expande en todo el territorio nacional.

La dictadura gobernante fue cuestionada por la OIT, previo al desarrollo de la pandemia, ante la persecución de sindicalistas por defender la libertad sindical en los casos de Rubén González, Rodney Álvarez, sindicalistas de Ferrominera en Guayana y a los directivos sindicales de la gobernación del estado Sucre.

A estos casos se agregan ahora las decenas de periodistas detenidos por comunicar lo que está sucediendo en los diferentes centros de asistencia médica, como es la proliferación de contagios y la ruina del sistema de salud para atenderlos.

Recientemente la presidenta del Colegio de Enfermeras del Estado Zulia, Hania Salazar, fue amenazada públicamente en una transmisión en cadena por el Secretario de Gobierno regional tras denunciar y convocar a una jornada pacífica de protesta por las críticas condiciones del sistema de salud, infraestructura ruinosa de los hospitales, inexistencia del servicio de agua para lavarse las manos, de jabón, alcohol, implementos de prevención, guantes, mascarillas, ni ventilación adecuada, además de una alimentación precaria y tener que cumplir jornadas laborales de 24 horas.

La respuesta del funcionario de marras fue “Debe saber la presidenta del Colegio de Enfermeras que su llamado a guarimba en medio de una pandemia tiene consecuencias penales”.

En este contexto, los trabajadores de la economía informal, que laboran por miles en el Mercado de las Pulgas en Maracaibo, fueron reprimidos por la GNB por exigir su derecho al trabajo, situación similar que se ha dado en otros estados del país. Recientemente en el estado Lara detuvieron a 6 ciudadanos por protestar por la escasez de gasolina, así como a trabajadores de SIDOR por denunciar la suspensión del contrato colectivo.

En definitiva, las protestas y microconflictos laborales se extienden en todo el territorio nacional exigiendo al régimen resolver sus reclamos, mientras confrontan las políticas represivas gubernamentales.

Todo, en un contexto de Estado fallido, somalizado, invadido por grupos militares y misiones extranjeras que saquean los diezmados recursos naturales que otrora hicieron de nuestro país la economía más próspera del continente.

* Movimiento Laborista

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Ni son de aquí, ni son de allá, por Froilán Barrios Nieves 

Los desplazamientos migratorios derivan en muchas ocasiones en situaciones indeseables, cuando se trata de numerosos contingentes de seres humanos que se trasladan forzosamente en procura de una mejor condición de vida, debido a que su tierra por avatares sociales o económicos no le brinda satisfactoriamente. La gran mayoría huye por la sobrevivencia alimentaria, así también para preservar la vida en peligro por persecuciones políticas, y ahora implosionando en pleno siglo XXI  una pandemia de tan brutales efectos, que cambiará el rumbo de la Aldea Global, término que acuñara Mcluhan a finales del siglo pasado para definir la interconexión de la humanidad.

En ese contexto hay mucha diversidad. Veamos el caso de los rohinyás, que forman un grupo de alrededor de un millón de personas, concentradas como grupo étnico en el norte del estado de Rakhine, en Birmania hoy Myanmar. A diferencia del 90 % de la población birmana, que profesa el budismo, los rohinyás son musulmanes. La dictadura birmana no los considera ciudadanos, no tienen reconocimiento como grupo étnico ni libertad de movimiento, pero el Estado birmano asegura que son en realidad migrantes musulmanes de Bangladesh que cruzaron a Myanmar durante la ocupación británica. De ahí que se les considere “advenedizos”, término usado en ocasiones por las autoridades para justificar la violencia contra ellos, confinándolos en guetos en condiciones precarias y propiciando un genocidio a este grupo étnico de 900.000 personas, que los ha desplazado a Bangladesh, hoy sin patria ni tierra donde vivir en paz, aun cuando la ONU los ha definido como su prioridad.

Otro caso de características diferentes son los “pied noirs”. Se denomina pieds-noirs (literalmente en francés, pies negros) a los ciudadanos de origen europeo por el calzado, en su mayoría de origen francés, que residían en Argelia y que se vieron obligados a salir de ese país tras la independencia en 1962. El término se aplica a todos los repatriados de Argelia, que habían apoyado a las fuerzas políticas y militares francesas durante la contienda, pues bien a lo largo de décadas estos eran segregados en Francia al considerarlos árabes, y por los argelinos al considerarlos franceses, sufriendo en todo caso xenofobia y discriminación, hasta que los idus del tiempo fueron olvidando su origen.

En nuestro caso es la llamada diáspora venezolana, que injustamente debió salir en estampida buscando sobrevivir al apocalipsis generado por esta gestión. Pues ahora con la pandemia de la COVID-19 son echados de sus arriendos, algunos de ellos han logrado mantenerse gracias al apoyo de diversas ONG en Colombia, de la embajada venezolana en Bogotá e instituciones colombianas, pero otros en contingentes numerosos han decidido regresar a Venezuela.

Vienen de todos lados, de Perú, Ecuador, de ciudades y regiones colombianas de Bucaramanga, Valledupar, del Putumayo, del norte de Santander, de Bogotá, en caravanas de buses, otros a pie, en condiciones de precariedad absoluta, creyendo incluso en la demagogia gubernamental del “bienvenidos a la patria bolivariana”, para ser recibidos en San Antonio del Táchira como parias en un campo de concentración, maltratados y golpeados por la fuerzas militares.

En definitiva, regresan con las manos vacías, excluidos y llamados “venecos”, descalificativo con el que se excluye a los venezolanos en los países andinos, para encontrarse un país en ruinas, en la miseria generalizada, mucho peor que el país del que partieron años atrás, sin poder encontrar un lugar donde continuar su vida.

Este es el drama actual de estos compatriotas venezolanos que siendo muchos de ellos profesionales universitarios, trabajaron en condiciones de precariedad laboral absoluta para lograr la sobrevivencia, y se encuentran en el límite, donde son descalificados en los países andinos y al regresar a su país son tratados como extranjeros, en pocas palabras apátridas sin destino cierto.

Froilán Barrios Nieves | Movimiento Laborista

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Centenario de la OIT: el futuro del trabajo, por Froilán Barrios

El lunes 10 de junio de 2019 se instala en Ginebra la 108a Conferencia Internacional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), evento mundial programado anualmente, que contiene en esta ocasión un significado fundamental al cumplirse 100 años de su fundación. La OIT fue creada en 1919, como parte del Tratado de Versalles que finalizó con la Primera Guerra Mundial, y reflejó la convicción de que la justicia social es esencial para alcanzar la paz universal y permanente. Su Constitución fue elaborada entre enero y abril de 1919 y aprobada en junio de ese año, teniendo como resultado la conformación de una organización tripartita, única en su género al ser integrada por representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores en sus órganos ejecutivos y asamblearios.

Sus antecedentes provienen de las ideas propuestas en la Asociación Internacional para la Protección Internacional de los Trabajadores fundada en Basilea en 1901, con la finalidad de impulsar una organización internacional que abordara temas laborales, por cierto lideradas inicialmente por dos empresarios, Robert Owen y Daniel Legrand y por las acciones del sindicalismo europeo y americano, quienes luchaban contra el capitalismo salvaje del siglo XIX, quien consumía de manera implacable a la mano de obra en condiciones infrahumanas. Así también este organismo laboral surgió ante el apocalipsis de la Gran Guerra que determinó la desaparición estimada en 25 millones de personas entre civiles y militares.

Como es de hacer notar este organismo ha permanecido durante un siglo, período en el que se ha conformado la institución tripartita de mayor tradición e institucionalidad, integrada en la actualidad por 187 Estados miembros de la OIT, donde se han aprobado 400 instrumentos jurídicos, a resaltar 189 Convenios, 6 Protocolos y 205 Recomendaciones, orientadas a la protección de los trabajadores en el mundo entero. A partir de 1945 al conformarse la ONU, la OIT pasó a ser un organismo especializado de las Naciones Unidas con la función de ocuparse de los temas laborales, teniendo como objetivos: Promover los derechos en el trabajo, fomentar las oportunidades de empleo decente, fortalecer la protección social y reforzar el diálogo sobre asuntos de la esfera laboral.

Para los venezolanos la OIT ha sido un escenario privilegiado para denunciar ante la comunidad internacional, las violaciones recurrentes a los convenios fundamentales, tales como la libertad sindical (C87), negociación colectiva (C98), sobre la consulta tripartita (C144), sobre discriminación (C111), entre otros, que han sido citados por los empleadores agrupados en FEDECAMARAS y por numerosas organizaciones y centrales sindicales que representan a los trabajadores, mediante quejas ante el Comité de Libertad Sindical, la Comisión de Normas, ante el Consejo de Administración, lo que ha motivado como respuesta del organismo el envío de 12 misiones, comisiones, de diferente género durante los últimos 20 años, emplazando al Gobierno Nacional al respeto de las normas laborales internacionales reconocidas históricamente por el Estado venezolano. Es fundamental recalcar que Venezuela es miembro de la OIT desde sus inicios, estando separada del organismo por decisión de la dictadura perezjimenista en 1956 y retornando en 1958 al ser derrocado el dictador. En la actualidad ha sido designada en 2018 una Comisión de Encuesta como órgano investigador de mayor jerarquía estatutaria para constatar las violaciones recurrentes que determinaría incluso la permanencia de nuestro país dentro de este organismo, lo que significaría una sanción moral y causal para el Tribunal Internacional de la Haya.

Esta ocasión es una gran oportunidad para los trabajadores y los empleadores venezolanos de dar a conocer nuestra tragedia, ante la 108a. Conferencia de la OIT, que reunirá a 5000 delegados de 190 países miembros e invitados especiales, cuyo tema central es Construyendo un futuro con trabajo decente, ante la realidad que sufrimos de un país donde se ha destruido todo vestigio de trabajo digno, con salarios de 6 dólares mensuales, sin seguridad social, sin contratos colectivos, persecución y cárcel a sindicalistas y empleadores, y cierre paulatino de las fuentes de trabajo del sector privado y público, que ha determinado la estampida de más de 4 millones de venezolanos, representando la diáspora más notoria del hemisferio occidental.

Las conclusiones de esta importante Conferencia mundial son de suma importancia para nuestro país, que se prepara para superar la peor gestión gubernamental de nuestra historia y al mismo tiempo para
impulsar mediante una conversación pública y democrática con el método tripartito, sobre cómo queremos que sea nuestra futura sociedad del trabajo. Relacionada a cómo aprovechamos las ventajas y como ponemos barreras a los riesgos. Hace falta un nuevo contrato social también en Venezuela.

Froilán Barrios

Nieves Movimiento Laborista

Los juegos diabólicos del régimen, por Froilan Barrios Nieves

El régimen anunció a través de Delcy Rodríguez sus torcidas intenciones con la violencia desatada para impedir el ingreso de ayuda humanitaria por nuestras fronteras “lo que pasó el 23 de febrero es una pizca de lo que somos capaces de hacer..”, para luego demostrarlo el 07 de marzo pasado con el apagón más largo de nuestra historia, con una duración de 100 horas, siendo el más extenso ya que afectó a todo el territorio nacional, cuyo efecto fue reconocido a nivel mundial y visualizado en las escenas dantescas de la población buscando sobrevivir a la contingencia de un país en la penumbra, incomunicado, perplejo, impotente, aislado durante 5 noches y 6 días, donde sucedieron miles de eventos y tropelías cometidas por un gobierno insensible que dio la espalda a una población desinformada de lo que ocurría.

Desde 2010 la crisis del servicio eléctrico no es secreto para nadie, los efectos atmosféricos del fenómeno del Niño, abordados entonces por la Ley Habilitante en el contexto de las emergencias de las lluvias, y en el posterior racionamiento en diferentes estados del oriente y el occidente, sin llegar a afectar la capital de la república, dieron cuenta de un servicio precario con interrupciones continuas, fogonazos de corriente destructores de aparatos eléctricos domésticos, sin compensación alguna por CORPOELEC, derivando en el empeoramiento de la calidad de vida, por la incapacidad de una mayoría de hogares de reparar los aparatos dañados por los altos costos. A esta cruenta situación se añade la pérdida de vidas humanas por las decenas de fallecidos en clínicas y hospitales, adultos e infantes ante la caída de la energía eléctrica.

Esta caída del servicio eléctrico estuvo acompañada durante estos años por permanentes excusas, cambio de ministros, hubo uno que solo duró por su manifiesta incapacidad 36 horas en el cargo, quienes solo presentaron argumentos risibles sobre los permanentes cortes de energía, cargando la culpa a la fauna nacional, una vez fue un rabipelado, en otra oportunidad fue una iguana, zamuros, en el caso del Zulia, la caída del servicio eléctrico se debió a sabotaje de un diputado opositor, lo que ocasionó la ocurrencia del humor marabino al señalar como culpable a un armadillo, pez godzilla capaz de morder y cortar el cable submarino asentado en el fondo del Lago de Maracaibo. Recientemente la brillante opinión emitida por el secretario de gobierno regional ante el último corte acaecido esta semana en la capital del estado, según éste ha sido culpa de los papagayos o volantines y por la cercanía del territorio zuliano al astro rey.

No tengo duda alguna en que la situación se prestó para que el Ejecutivo Nacional utilizara la ocasión para aplicarnos un ensayo brutal, un experimento del terror, de aprovechar la crisis eléctrica para prolongar la suspensión del servicio eléctrico, con la intención aviesa de amedrentar y de paralizar todo género de protestas que se han venido acrecentando, en enero y en febrero 2019 se registró el récord nacional de 1600 protestas de índole político, económico y social exigiendo la salida de Maduro y el 90% de la población aspirando a un cambio.

Pues bien en el peor estilo de los fascismos del siglo XX no le importó doblar la rodilla a un pueblo extenuado y hacerle pasar aceite a todos los estratos sociales, a tal extremo que son dantescas las escenas del río Guaire donde pobladas utilizan el agua contaminada para solventar sus necesidades que a la postre puede ser mortal su consumo por la falta de agua potable.

Incluso en algunos estados, y en particular en el estado Zulia la calamidad se expresó en el saqueo generalizado, con la mirada cómplice de la Gobernación y autoridades municipales, ocasionando pérdidas cercanas a los 50 millones de dólares y de casi 3000 puestos de trabajo.

El remate de la faena es aplicar el manido recurso, en el estilo de la confesión, el film de Costa Gavras (1970), en cuyo contexto se utiliza el control absoluto de los poderes públicos para fabricar expedientes, y en nuestro caso difamar al presidente interino Juan Guaidó, de ser el cerebro del apagón planificado desde Chicago, Houston, en circunstancias donde se fraguan culpables, se asesina, se persigue, se encarcela y se prohíbe la libertad de prensa.

En definitiva conocemos a un régimen capaz de lo inverosímil para mantenerse en el poder, dispuesto a continuar sacrificando a la población, condenándola a la penuria, a aplicar experimentos macabros, en esta oportunidad se condicionó a 25 millones de habitantes, ya que 5 millones se han disparado de nuestro país mediante la diáspora. Lo cierto del caso es que la mayoría de la población ha tomado conciencia y cada día el dictador se arrincona en Miraflores temeroso del desenlace inaplazable, que más temprano que tarde lo desalojará del poder.

Froilan Barrios Nieves

Movimiento Laborista

Cuba, hands off Venezuela, por Froilan Barrios Nieves

El cortoplacismo forma parte de nuestras tradiciones políticas al momento de exigir desenlaces épicos, sin contemplar que hasta el 10 de enero el régimen creía tener todo asegurado hasta 2025, incluso disfrutando de un momento superior a la precariedad de 2013 cuando el tongoneo paquidérmico de la presidenta del CNE le adjudicó el triunfo, a una gestión presidencial posteriormente cuestionada por las rebeliones populares de 2014 y 2017 y por el referéndum ciudadano de julio 2017, que exigía un gobierno de transición y la restitución del orden constitucional.

Luego de 20 años de tortura psicológica permanente no nos percatamos que en tan solo 40 días se ha puesto en jaque al régimen criminal, que transcurre su andadura en la puesta en escena de coartadas ideológicas y prácticas represivas, alimentadas por un copioso menú del terror basado en persecuciones, asesinatos, la promoción de la diáspora, todas apuntaladas a bloquear ultimátums y poses de Justo Brito y Juan Tabares, que al no producir el efecto inmediato deseado de derribar la tiranía, generan frustración y decepciones ante el agotamiento de la población.

La tiranía madurista se reclama victoriosa el pasado fin de semana y celebra bailando salsa con tumbao de vallenato, al sabotear el pase fronterizo de la ayuda humanitaria, cuando en realidad salió torpedeada en la proa y la popa, por quedar ante el mundo entero como lo que es, un cruel dictador que prefiere quemar alimentos y medicinas que resolver la tragedia humana de la población, bajo el lema de utilizar todos los medios posibles para mantenerse en el poder.

En realidad la procesión va por dentro. No será resuelto por las poses guerreristas del teniente del Furrial, ni por la kefiyah, bufanda de guerra palestina de Delcy Rodríguez o las imprecaciones del usurpador, quizás como Nerón Tropical prefiere crear un clima de guerra civil para generar un conflicto estacionario tipo sirio en América Latina y prolongar sus tropelías en Miraflores.

Sus argumentos ya se marchitaron, del tradicional y rayado “yankee go home”, lo que plantea la mayoría del pueblo venezolano, es “cubanos y rusos go home”, ante la evidencia de como la maldad está gobernando y saqueando a un país latinoamericano, mediante el colonialismo castrista que ha percibido más de 90.000 millones de dólares de nuestra riqueza nacional durante el siglo XXI, manteniendo el control de las instituciones públicas venezolanas a través de los procónsules del castrismo agrupados en el PSUV y en el estado fallido. Representa tanto Venezuela para la economía cubana que al perder el aporte nacional caería el PIB cubano en un 10% anual.

Con Maduro se termina de hundir esa izquierda latinoamericana gigoló agrupada en el Foro de Sao Paulo y el ALBA, que utilizó la espada de Bolívar para saquear un continente, ¿o es teatro lo que le ha pasado a Lula en Brasil, a la Kichner en Argentina, a Correa en Ecuador, a Lugo en Paraguay, a Mauricio Funes en el Salvador, a Ortega en Nicaragua, acusados en tribunales nacionales e internacionales por millares de dólares de corrupción?.

A esta tempestad de malas noticias se le añade las grietas del acartonado ejército de Padrino López, quien pretende presentar a unas FABN disciplinadas, y por el contrario las deserciones, los pronunciamientos diarios de tropa, suboficiales y oficiales en respaldo a Guaidó, le indican que llegó la hora final. Lo patético del régimen es que en su frenética caída recurre a payasadas y circo, observado por los media global en el concierto cuya figura estelar Paul Gillman, solo logró reunir a una exigua militancia del PSUV y a la tropa obligada como relleno para simular asistencia, teniendo como corolario adelantar el carnaval e imponer una semana mas de asueto para darse un respiro en medio de una economía en ruinas.

Por tanto no debe caerse en desesperación, las redes sociales apuran salidas y reflejan decepciones, por el contrario vamos bien, con la paciencia necesaria y la unidad del liderazgo fresco de Juan Guaidó, el joven que logro unificar a un país y como presidente interino conduce a Venezuela a la reconquista de la democracia y a exigirle al castrismo que retire su planta insolente de nuestro suelo patrio.

Froilan Barrios Nieves

Movimiento Laborista

La coronación del dictador, por Froilán Barrios Nieves

DÍAS CRUCIALES Y DEFINITORIOS PRESENCIAMOS EN VENEZUELA, en primer lugar la Asamblea Nacional el pasado 05/01/2019 ha decidido desconocer definitivamente el nuevo mandato que pretende Nicolás Maduro ungirse el próximo 10 de enero, y en segundo término el próximo jueves de forma desafiante con el estilo típico de las tiranías, se dispone a ser reconocido como mandatario nacional para un nuevo periodo presidencial por dos instancias fraudulentas el TSJ y la ANC.

Por primera vez desde 1959 cuando asumió Rómulo Betancourt la presidencia de la república, se desconoce el principio constitucional del inicio del mandato del período presidencial, de prestar juramento ante el vigente poder legislativo como requisito para el ejercicio de su mandato. Es decir, luego de haberse sucedido 12 gestiones presidenciales originadas a partir de elecciones universales directas y secretas, el hasta hoy  mandatario nacional violenta la Carta Magna para juramentarse ante instituciones írritas, a partir del proceso electoral presidencial ilegal y viciado del pasado 20/05/2018.

Como vemos los hechos y los tiempos no se conjugan en literatura y en política en el mismo contexto, los hechos capitales marcan épocas, eras, acorde con la dimensión del contenido de los acontecimientos y decisiones que los acompañan, siendo en nuestro caso fundamental reconocerlos para el futuro inmediato de la nación, ya que la tiranía gobernante lanza al precipicio nuestra tradición republicana, al destruir el legado conjunto de dos constituciones la de 1961 y la vigente de 1999, las conquistas de 60 años de democracia en Venezuela, con sus bemoles y paréntesis, pero al final expresada en la permanencia aunque maltrechas, en las instituciones emanadas del marco legal y constitucional.

De consumarse el 10/01 la estafa del régimen de imponer un nuevo mandato, cruzará de manera irreversible el punto sin retorno hacia la dictadura, decisión similar que asumiera Pérez Jiménez en 1952 al desconocer su derrota en el proceso electoral de la constituyente e imponer una carta magna como traje a la medida del tirano, que luego violara con el plebiscito de diciembre 1957, hecho que desató la rebelión militar y popular de enero de 1958.

El talante dictatorial del régimen se despliega desde inicios de su cuestionada gestión de 2013, caracterizada por ejecutorias violatorias del marco institucional, teniendo como máxima expresión el desconocimiento y agresión física a la Asamblea Nacional, el manejo corrupto de las finanzas públicas, persecución alevosa a los medios de comunicación, a sindicatos, a empresarios privados, centenas de presos políticos, las masacres de 2014 y 2017 y la ominosa entrega de nuestra soberanía nacional, a un nivel tal que superó en todo margen de tropelías al Comandante de Sabaneta.

Como escogerá llamarse no sabemos, en todo caso en la galería de dictadores hay diversas opciones, Benemérito, Generalísimo, Caudillo por la gracia de Dios, Salvador de la Patria, no nos extraña que el grado de postración de las FABN del actual ministro de Defensa le otorgue más allá de Comandante en Jefe, un generalato de cinco soles. Lo cierto del caso es que la calificación de dictador se hará cada día más evidente tanto para la comunidad internacional que ya se pronunció, como para todo el pueblo venezolano que defiende sus conquistas democráticas. Aspirando tener una vanguardia política, como manifestara recientemente el constitucionalista J. Haro (2019), “que no sea solo cronista de la tragedia llamándolo solo usurpador, sino artífice de una solución urgente” ante el impasse histórico que vivimos como nación.

IV Congreso del PSUV: ¿Todo atado y bien atado?, por Froilán Barrios

 

La pose de Duce tropical del Vicepresidente del PSUV anunciando las conclusiones del mejor congreso de la historia del PSUV, en medio de una patética rueda de prensa donde sólo tres periodistas todos oficialistas, pudieron preguntarle temáticas del “fabuloso evento partidista”, cuyo contenido pretende abrumar a la opinión pública al manifestar tener todo absolutamente controlado por los siglos de los siglos amen.

Vana ilusión. Los miedos internos del poder reflejan en sus interiores los males que padecen los actuales gobernantes, las tensiones, su incapacidad para estabilizar la economía, y brindar cualquier servicio público que añora la población, a tal nivel que ya se atreven a culparse unos a otros, situación que ha determinado al Partido Comunista de Venezuela (PCV) marcar distancia ante los disparates del régimen.

El partido de la revolución y la democracia protagónica demostró en su reciente congreso su método estalinista, por aclamación se reeligen presidente y vicepresidente del PSUV Nicolás y Diosdado, y al mismo tiempo el presidente de la república tiene la facultad de designar los integrantes de la Dirección Nacional, tamaño ejemplo de control no se veía ni en el partido bolchevique en 1919, cuando Lenin proclamaba el centralismo democrático y la dictadura del Comité Central sobre las células.

El PSUV, producto de los enajenados mentales que lo concibieron, es un bodrio similar a una turba, es manipulado como un coleto, que se mantiene a pie juntillas de lo que decida el Estado, en particular el Presidente de la República, es simplemente un apéndice sin ningún tipo de autonomía, sus jerarcas, son a la vez Ministros, Presidentes de empresas públicas, diputados en la ilegal ANC. Como aquel Presidente de PDVSA rojo rojito, hoy viuda del chavismo, quien en su momento también era Ministro de Energía y Minas y Vicepresidente del PSUV.

El Duce tropical en su arenga se burlaba de los partidos opositores, cuando éstos en su origen mas allá de las trompadas estatutarias, si permitían tendencias ideológicas y tenían presencia nacional, bien fueran de la socialdemocracia, socialcristianismo, o de la izquierda socialista, incluso quienes llegaban al poder se liberaban de la disciplina partidista, ya que formaba parte con todas sus limitaciones del aprendizaje democrático del país. Hoy día estas organizaciones políticas, han sido ilegalmente proscritas por los caprichos de la tiranía que utiliza al CNE y al TSJ como comisarios del Estado.

En el PSUV no hay tendencias, solo clanes que se disputan los despojos de una economía en ruinas, dominada por el saqueo de quienes ven a Venezuela como un botín merecido, por los sacrificios sufridos desde un chinchorro en las montañas del Bachiller, desde el Frente guerrillero Antonio José de Sucre en el Turimiquire, o por haber participado en las asonadas militares de febrero y noviembre de 1992.

Partidos como el PSUV no tienen futuro en la historia, les sucederá como al PCUS y a los partidos comunistas de Francia, España e Italia entre otros, cuyas sedes hoy son sólo casas muertas, con la particularidad de nuestro país, donde su destino pudiera terminar junto a Daniel Ortega de Nicaragua, en el obituario de un capítulo de la bien ilustrada saga de National Geografique, El Manual del Dictador.