Víctor Álvarez R., autor en Runrun

Víctor Álvarez R.

#ConversasDeEconomía | Sin presupuesto nacional no hay política económica, por Víctor Álvarez R.

@victoralvarezr

El presupuesto nacional es un instrumento de extraordinaria importancia en el diseño y ejecución de la política económica. El cobro de impuestos es la forma clásica como los Estados recaudan ingresos de los privados para poder entregar a la sociedad bienes y servicios públicos. La política tributaria grava con impuestos a los diferentes agentes económicos, pero no siempre lo hace con base en el nivel de ingresos de cada quien; impuestos como el IVA se aplica a todos por igual, sin importar el nivel de ingresos. Por el otro lado está el gasto público como un mecanismo de redistribución del ingreso, el cual suele incluir subsidios que benefician a pobres y ricos por igual.

Un buen gobierno debería arroparse hasta donde le llega la cobija y no gastar más de lo que le ingresa. Sin embargo, para no afectar su popularidad, con frecuencia los gobiernos hacen todo lo contrario. Tienden a gastar más de lo que reciben y por eso incurren en un permanente déficit fiscal. En Venezuela, el ingreso fiscal de origen petrolero se ha desplomado, pero también se ha descalabrado la recaudación de ISLR e IVA.

Un gobierno sin impuestos se financia con desmesuradas emisiones de dinero sin respaldo que disparan los precios; es decir, se financia con un impuesto inflacionario.

¿Cómo se financia esta brecha entre los ingresos y gastos del gobierno? ¿Cuáles son las opciones disponibles para nivelar los ingresos y gastos del gobierno y qué consecuencias tiene cada una para la economía y la sociedad? ¿Cómo paga la sociedad las gratuidades o los subsidios indebidos? ¿Cómo llevar a cabo un ajuste fiscal y una reforma tributaria sin que los costos recaigan sobre los sectores más vulnerables de la economía y la sociedad?

Para hablar sobre este importante tema en la vida nacional hemos invitado al profesor Ronald Balza Guanipa (@RonaldBalzaG), decano de la Facultad de Economía de la Universidad Católica Andrés Bello, quien nos ayudará a comprender las implicaciones que tiene para los hogares, empresas e instituciones el presupuesto nacional, el déficit fiscal y las medidas que se apliquen para corregirlo.

Te invitamos a ver la entrevista en el video YouTube Sin presupuesto nacional no hay política económica

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

¿Cuáles son los cambios en la política económica venezolana?, por Víctor Álvarez R.
La actual política económica, de flexibilización de controles, dolarización y privatización,  surge de un pragmatismo el régimen que apunta a preservar su modelo político de dominación hegemónica. Si no respira la economía, el poder político se asfixia

 

@victoralvarezr

El efecto combinado del colapso de la renta petrolera, el endurecimiento de las sanciones y el impacto económico de la pandemia ha obligado al gobierno a activar válvulas de escape para aliviar la presión económica y social.

Un gobierno sin capacidad financiera para sostener el modelo nacionalista y estatista ha puesto en marcha un proceso de apertura comercial, desregulación, liberalización, privatización, dolarización y apertura a la inversión extranjera. Son las nuevas tendencias en la economía venezolana que pudieran consolidarse y llegar a ser irreversibles.

Estas reformas económicas crean un ambiente propicio para el emprendimiento y la iniciativa privada. Y quien no perciba estos cambios debido al ruido de la diatriba política, se quedará al margen de las nuevas oportunidades de negocio e inversión que empiezan a aparecer en Venezuela.

De hecho, en este abandono del modelo económico nacionalista y estatista ha jugado un papel muy importante la presión de los inversionistas privados que están dispuestos a correr los riesgos de hacer negocios en un país sancionado, pero en un contexto de apertura comercial y liberalización económica.

El gobierno se ha dejado de dogmatismos y para sobrevivir al colapso de la renta petrolera, las sanciones económicas y los estragos de la covid-19, abandona el modelo nacionalista y estatista y se abre a la inversión privada nacional y extranjera. Veamos los cambios más importantes.

Apertura comercial

Para compensar la escasez derivada de la reducción en un 80 % del tamaño del PIB, el gobierno ha abierto el mercado interno a toda clase de importaciones que compiten ventajosamente con la producción nacional. Ha exonerado una amplia gama de códigos arancelarios del pago de impuestos de importación que, en condiciones de apreciación del tipo de cambio, hace mucho más lucrativo importar que producir.

La dolarización

La dolarización transaccional ha sido forzada por la hiperinflación que disolvió el poder de compra de los billetes y obligó a sustituirlos por la divisa estadounidense. El billete de más alta denominación es de Bs. 1.000.000 y no alcanza para comprar un dólar. Para no trancar el mercado interno por falta de medios de pago, el Ejecutivo ha permitido el uso de divisas en las transacciones locales, práctica que antes era perseguida y penalizada. La dolarización transaccional presiona la dolarización de los servicios financieros para que este creciente circulante en divisas se pueda canalizar hacia el financiamiento de la producción y el consumo.

Privatización

Las sanciones económicas recaen sobre las empresas del sector público. Corporaciones trasnacionales con intereses en territorio estadounidense no pueden hacer negocios con empresas del gobierno. Debido a los bajos salarios, el sector público no cuenta con la capacidad técnica ni logística para mantener operativas las empresas manufactureras en su poder, ni asegurar los servicios de agua potable, gas doméstico, electricidad, telecomunicaciones y vialidad. Para evitar el colapso en estos sectores el gobierno se plantea privatizar la gestión de estos al amparo de la Ley Antibloqueo que permite este tipo de acuerdos en el más absoluto secretismo.

Inversión extranjera

Ni el gobierno ni Pdvsa tienen recursos financieros para levantar la producción de petróleo y gas. Tampoco puede reactivar las refinerías. Necesita de la inversión privada nacional y extranjera para reactivar estos sectores cuya buena marcha es imprescindible para el buen funcionamiento del resto de la economía.

Mientras el ingreso petrolero se mantenga bajo y las sanciones no se levanten, los procesos de apertura y liberalización económica se profundizarán. Solo una recuperación de la extracción de petróleo en torno a los 3 millones de barriles diarios y precios por encima de 80 $/b le devolverían al gobierno su capacidad para controlar y estatizar la economía, y ese escenario en el corto y mediano plazo está totalmente descartado.

Es la cruda realidad la que ha forzado al gobierno a ser pragmático y a abandonar ideologías y dogmas. Aflojar los controles es la clave para su sobrevivencia. Así lo ha entendido el régimen cuyo pragmatismo apunta a preservar su modelo político de dominación hegemónica. Si no respira la economía, el poder político se asfixia.

Las Zonas Económicas Especiales (ZEE)

Son regiones geográficas en las que rige un marco legal diferente al vigente en el resto del país. Las nuevas inversiones que allí se realicen son liberadas de impuestos, controles económicos y regulaciones laborales y ambientales a través de la implantación de un régimen socioeconómico especial que asegura -por un período no menor de diez años-, la devolución automática, total o parcial del impuesto de importación, del impuesto sobre la renta (ISLR) y del impuesto al valor agregado (IVA); así como la exención de los regímenes aduaneros aplicables a la importación y exportación de materias primas, insumos y bienes de capital destinados a crear una oferta exportable que genere las divisas que ya no aporta el petróleo.

En las ZEE se limita la organización de sindicatos para exigir mejores salarios y condiciones laborales; y las medidas de protección ambiental para el tratamiento de emanaciones gaseosas, efluentes líquidos y desechos sólidos también se pueden flexibilizar y desaplicar.

En un país en el que el tamaño de la economía se ha reducido 80 % y el salario mínimo es de apenas 2,5 dólares mensual, el gobierno nacionalista y estatista se abre a la inversión extranjera y le ofrece exoneraciones de impuestos y bajos salarios para que vengan a explotar los recursos naturales que el país tiene.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#10ConversasDeEconomía | Las consecuencias de una dolarización espontánea y caótica, por Víctor Álvarez R.

@victoralvarezr

Mientras la hiperinflación continúe, por muy altos que sean los billetes de mayor denominación, estos alcanzarán cada vez menos para pagar incluso los bienes y servicios de menor precio. El billete de mayor denominación de un millón de bolívares no cubre ni siquiera el costo de una empanada o un café.

En las ciudades del país, sin importar su tamaño, las operaciones de compra-venta están cada vez más dolarizadas. En las ciudades fronterizas superan el 90 % y tiende a usarse la moneda del país vecino. En los sectores abastecidos por productos importados -como el de electrodomésticos- prácticamente el 100 % de las transacciones se hace en dólares.

El bolívar cada vez se usa menos para fijar los precios y como medio de pago. Es más fácil que alguien tenga en su cartera un billete de un dólar que uno de un millón de bolívares que ya no alcanza ni siquiera para comprar un dólar.

La dolarización transaccional es un hecho. La cantidad de divisas que circula internamente es cada vez mayor y esto ejerce una incesante presión para la dolarización de los servicios financieros. Las empresas y familias no pueden seguir guardando su ingreso en divisas en una caja fuerte o debajo del colchón. Es necesario que este creciente circulante en dólares se canalice a través de los bancos hacia el financiamiento de la producción y el consumo.

Muchas economías que optaron por la dolarización lo hicieron porque el dólar ya era el medio de pago predominante. Cuando Ecuador dolarizó, el 54 % de los depósitos del público en el sistema financiero era en dólares y el 66 % de la cartera de crédito estaban en dólares.

En Venezuela, la dolarización se ha ido imponiendo por la fuerza de los hechos y pareciera que lo único que queda pendiente es que se dolaricen los salarios y se tome la decisión oficial de sustituir el bolívar por el dólar.

Los problemas económicos no tienen el mismo significado para todos. Para los hogares el problema más importante es la hiperinflación; para los exportadores es la fijación de un tipo de cambio que respalde su competitividad internacional; para el sector financiero es la liberación de las tasas de interés. La dolarización oficial no es la panacea para todos. Es necesario evaluar los costos y beneficios que genera. En el sector público y privado se tendrá que pagar los salarios en dólares, también las pensiones y jubilaciones, hasta los impuestos se pagarán en dólares.

Los críticos acusan a los partidarios de la dolarización de una visión inmediatista, que se agota en los beneficios de corto plazo y pierden de vista los costos que se pagan a largo plazo, cuando el país ya no pueda hacer un uso integral de las políticas cambiaria, monetaria y fiscal. ¿Cuál es el balance entre los pros y contras de la dolarización? ¿Son más los impactos positivos que los negativos? ¿El saldo neto es favorable para el interés nacional?

Esta pregunta es respondida por el economista Francisco Rodríguez en la última parte de la larga conversación que sostuvimos con él sobre los pros y contras de la dolarización:

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#10ConversasDeEconomía | ¿Cómo impactaría la dolarización a las exportaciones no petroleras?, por Víctor Álvarez R.

@victoralvarezr

En Venezuela, la dinámica de las exportaciones no petroleras se ha visto afectada por la apreciación y sobrevaluación del tipo de cambio. Durante muchos años, el uso de la política cambiaria como política antiinflacionaria abarató las importaciones y castigó la competitividad internacional de las exportaciones. Así, los productos importados resultan más baratos que los fabricados en el país y, a su vez, estos resultan mucho más caros tanto en el mercado interno como en los internacionales.

Al fijar un tipo de cambio que exprese la verdadera productividad del esfuerzo productivo nacional hay mejores condiciones para estimular la producción de bienes transables internacionalmente.

Su evolución debe tener muy en cuenta el índice de precios interno con respecto a los principales países con los cuales el país tiene intercambio comercial. Cuando es mayor la inflación en Venezuela y no se ajusta oportunamente el tipo de cambio, los bienes nacionales se hacen más caros y es más rentable importarlos que seguir produciéndolos. Las exportaciones no petroleras pierden competitividad debido a la sobrevaluación del tipo de cambio.

La tasa de cambio es la que relaciona los precios venezolanos con los del resto del mundo, por lo que el comportamiento de la misma entra a jugar un papel clave en la transformación de una economía rentista e importadora en una nueva economía productiva y exportadora. Es necesario corregir estas distorsiones cambiarias dejando claro que la competitividad de las exportaciones venezolanas no puede sustentarse en la devaluación de la moneda doméstica, sino en el fortalecimiento de las capacidades tecnológicas e innovativas.

Para respaldar sus exportaciones, China y los países asiáticos tienden a subvaluar el tipo de cambio oficial. Y pueden hacerlo porque tienen su propia moneda y manejan su política cambiaria. La dolarización a largo plazo se puede revelar como una camisa de fuerza para el crecimiento económico.

Los países que dolarizan quedan atados a una moneda fuerte que no expresa la verdadera productividad y competitividad de su sector exportador.

Para analizar las consecuencias de la dolarización sobre el manejo de una política cambiaria que apoye la competitividad del sector exportador no petrolero, seguimos conversando con el economista Francisco Rodríguez en el siguiente video:

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

¿Para cuáles problemas la dolarización puede ser una buena solución?, por Víctor Álvarez R.

@victoralvarezr

Las políticas de controles, estatizaciones y subsidios que se tradujeron en un elevado nivel de gasto público se volvieron insostenibles una vez que colapsaron los precios del petróleo y se arruinó Pdvsa.

Ante el colapso de la recaudación tributaria petrolera y no petrolera, el gobierno financió su déficit con una creciente emisión monetaria que desembocó en el principal factor propagador de la hiperinflación. Al no recaudar suficientes impuestos para cubrir el gasto público este se financió con un impuesto inflacionario.

Según el Observatorio Venezolano de Finanzas, la inflación de abril fue de 33, 4 %, para un aumento acumulado en lo que va de año de 240,5 % y una inflación interanual de abril 2020-2021 de 2840 %.

Índice Nacional de Precios al Consumidor, del OVF.

La dolarización transaccional fue forzada por la hiperinflación, que disolvió el poder de compra de los billetes y obligó a sustituirlos por la divisa estadounidense. El billete de más alta denominación es de Bs. 1.000.000 y no alcanza para comprar un dólar, cuya tasa de cambio oficial, al 12 de mayo de 2021, es de 2.824.879 al día de Bs/$.

Dólar BCV, 12 de mayo de 2021

Permitir la dolarización transaccional y financiera significó un alivio para un problema monetario signado por la escasez de medios de pago en moneda nacional y lentitud de los pagos electrónicos debido a la inestabilidad del servicio de internet.

Para no trancar el mercado interno por falta de medios de pago, el Ejecutivo permite el uso de divisas en las transacciones locales, práctica que antes era perseguida y penalizada. El propio gobierno aplica tasas y tarifas indexadas al tipo de cambio en códigos tributarios y arancelarios, a la vez que autorizan operaciones en divisas dentro del sistema financiero.

El creciente circulante de divisas que causa la dolarización transaccional presiona para que se autorice una plena dolarización de los servicios financieros y se pueda canalizar este creciente caudal de divisas al financiamiento de la producción y el consumo. La dolarización en el país ganará más terreno a medida que se dolaricen los salarios en el sector privado. Los perdedores serán los funcionarios públicos, jubilados y pensionados que reciben su ingreso en bolívares.

¿Cuáles son esos problemas para los cuales la dolarización puede ser una buena solución? ¿Cómo evitar que al día siguiente sigamos sufriendo el castigo de la inflación, pero en dólares? ¿Qué dice la experiencia internacional?

En la serie Diez conversaciones estelares con diez de los mejores economistas de Venezuela, Francisco Rodríguez nos ofrece una respuesta a estas interrogantes.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Como quedó repartido el CNE entre el gobierno y la oposición, por Víctor Álvarez R.

@victoralvarezr

La AN escogió cinco rectores principales y diez rectores suplentes del CNE. Teóricamente ninguno de los rectores debería estar vinculado a partidos políticos del gobierno o de la oposición, pero en Venezuela esa es una de las condiciones electorales que no se cumplen y los rectores tienden a representar a uno de los polos en pugna. De allí que la puja sea por una conformación equilibrada a través de la fórmula 2-2-1; es decir, dos representantes progobierno, dos prooposición y uno neutral aceptado por ambas partes.

Con su apabullante mayoría de más de 2/3 de la AN, el oficialismo pudo haber pasado la aplanadora en la designación del CNE, y de los cinco rectores principales y diez suplentes haber impuesto un 15-0. Como esto habría significado el desconocimiento nacional e internacional de las elecciones de gobernadores y alcaldes y un mayor aislamiento, el gobierno prefirió ceder espacios y designar dos rectores principales a la oposición electoral, para una correlación de 3-2 en el directorio. Adicionalmente cedió cuatro suplentes para una distribución de 9-6 en el total de 15 rectores principales y suplentes.

Como Maduro no se siente amenazado por una oposición cada vez más dividida y debilitada, hace estas concesiones y permite una mayor representación de la oposición.

Presenta así un CNE renovado, más plural y con mayor autonomía, el cual tiene por delante el gran reto de mejorar las condiciones electorales, reconstruir la confianza en el voto y la ruta electoral para avanzar hacia una solución política, electoral y pacífica del conflicto venezolano.

 ¿Cómo está organizado internamente el CNE?

Además del Directorio, conformado por cinco rectores principales, la estructura funcional del CNE contempla tres órganos subordinados que tienen bajo su mando hasta diez instancias adicionales a las que les corresponde ejercer la dirección, supervisión, vigilancia y control de las próximas elecciones de gobernadores y alcaldes, consejos legislativos y concejos municipales y referendo revocatorio.

1.1   El Directorio

El artículo 296 de la Constitución establece que el Directorio del CNE estará integrado por cinco rectores principales, cada uno tendrá dos suplentes y tomará sus decisiones con al menos tres votos favorables. Tres de los rectores designados deben ser postulados por la sociedad civil, uno por las facultades de ciencias jurídicas y políticas de las universidades nacionales y el otro por el Poder Ciudadano. Los rectores elegidos con sus respectivos suplentes fueron los siguientes:

Progobierno:

Pedro Calzadilla (ex Ministro de Educación Superior)

     Gustavo Vizcaino (exdirector del SAIME)

     Saúl Bernal (exdirector de la Oficina de Financiamiento del CNE)

Tania D Amelio (rectora desde el 2009)

     Leonel Parica (Secretaría de CyT de la gobernación de Miranda)

     Rafael Chacón (ex viceministro de Educación)

Alexis Corredor Pérez (miembro de la ANC)

     Carlos Quintero (rector suplente del CNE desde 2014)

     Francisco Garcés (exministro de Transporte)

Enrique Márquez (exdiputado opositor)

     Griselda Colina (directora del Observatorio Global de Comunicación y Democracia)

     Francisco Martínez (expresidente de Fedecámaras)

Roberto Picón (exasesor de la MUD en temas electorales e informáticos)

     Conrado Pérez (exdiputado opositor)

     León Arismendi (profesor de la UCV, especialista en derecho laboral)

Como nuevo presidente del CNE fue designado el exministro de Educación Universitaria, Pedro Calzadilla, y como Vicepresidente el ex vicepresidente de la AN, Enrique Márquez. Debajo del directorio están los órganos electorales subordinados. Cada uno está conformado por tres rectores, dos principales y un suplente que no sea el de estos rectores principales. Sus decisiones son tomadas con el voto afirmativo de por lo menos dos de ellos.

2.1   Junta Nacional Electoral

El primer órgano subordinado es la Junta Nacional Electoral, la cual quedó presidida por Tania D Amelio, rectora principal postulada por la sociedad civil. Esta instancia tiene a su cargo la dirección, supervisión y control los procesos electorales y referendos. Entre sus funciones están:

Planificar y realizar las elecciones

Elaborar las listas de elegibles a cumplir con el servicio electoral

Proponer las circunscripciones electorales

Fijar la fecha de la instalación de las juntas y las mesas electorales

Establecer el número y ubicación de los centros de votación y mesas electorales

Totalizar, adjudicar y proclamar candidatos que resultaren elegidos

La Junta Nacional Electoral tiene los siguientes Organismos Electorales Subalternos:

La Junta Regional Electoral

La Junta Municipal Electoral

La Junta Metropolitana

La Junta Parroquial Electoral

Las Mesas Electorales

2.2   Comisión de Registro Civil

El segundo órgano subordinado es la Comisión de Registro Civil y Electoral, la cual quedó presidida por Alexis Corredor, exmiembro de la Asamblea Nacional Constituyente, quien fue postulado por la sociedad civil. Entre sus funciones están:

Planificar, coordinar y supervisar el registro civil y electoral.

Girar instrucciones a los alcaldes y otros funcionarios para la inscripción y levantamiento de las actas de registro del estado civil de las personas.

Proponer los agentes auxiliares para el levantamiento e inscripción.

Depurar el Registro Electoral.

A su vez, la Comisión de Registro Civil y Electoral está conformada por:

La Oficina Nacional de Registro Civil del Poder Electoral

La Oficina Nacional de Registro Electoral

La Oficina Nacional de Supervisión de Registro Civil e Identificación

2.3   Comisión de Participación Política y Financiamiento

El tercer órgano subordinado es la Comisión de Participación Política y Financiamiento, la cual quedó presidida por el exdiputado opositor Enrique Márquez postulado por la sociedad civil. Esta instancia tiene a su cargo:

Promover la participación ciudadana en los procesos electorales.

Actualización del registro de inscripciones de partidos políticos.

Controlar, regular e investigar el origen de los fondos de los partidos y el financiamiento de las campañas electorales de los partidos políticos, grupos de electores, asociaciones de ciudadanos y personas que se postulen a cargos de elección popular por iniciativa propia.

Ordenar el retiro de la publicidad con fines electorales que se considere violatoria de la ley.

Tramitar las credenciales de los observadores nacionales o internacionales y de los testigos de las organizaciones con competencias en la materia.

A su vez, esta Comisión de Participación Política y Financiamiento está conformada por:

La Oficina Nacional de Participación Política

La Oficina Nacional de Financiamiento

2.4   Oficinas Regionales Electorales

Finalmente, las Oficinas Regionales Electorales están a cargo de un director y son los brazos ejecutores del CNE en cada entidad federal. Tienen bajo su responsabilidad la supervisión y coordinación de las actividades regionales de la Junta Nacional Electoral, de la Comisión de Registro Civil y Electoral y de la Comisión de Participación Política y Financiamiento.

Cada Oficina Regional Electoral tiene competencia regional, carácter permanente y su sede se encuentra en la capital del respectivo estado.

 La correlación de fuerzas entre el gobierno y la oposición

Como ha podido observarse, la correlación de fuerzas entre el gobierno y la oposición en la estructura organizativa y funcional del poder electoral trasciende los cinco rectores principales e incluye a los rectores suplentes que se incorporan activamente a cada uno de los órganos subalternos. En consecuencia, no son cinco rectores sino ocho los que asumen responsabilidades técnicas, institucionales y políticas. Adicionalmente están las 24 Oficinas Regionales en todos y cada uno de los estados del país, cuestión que hay que tener en cuenta en el equilibrio del poder electoral.

Está claro que el gobierno correrá con ventaja en unas elecciones en las que el descontento nacional hacia sus candidatos supera el 80 % de los electores. Esto quiere decir que las condiciones electorales favorecen al gobierno, pero las condiciones políticas favorecen al país opositor. Capitalizar electoralmente este enorme rechazo exige participar en las próximas elecciones con candidaturas unitarias y llamar masivamente a participar.

La abstención es un desperdicio. Vamos todos a votar.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#10ConversasDeEconomía | Dolarización erradica emisión de dinero inflacionario, por Víctor Álvarez R.

@victoralvarezr

Todo país que dolariza erradica el manejo irresponsable de la oferta monetaria que propaga la hiperinflación. Si Venezuela se dolariza oficialmente, el gobierno de turno no podrá financiar su déficit con emisiones de dinero inflacionario o con devaluaciones fiscalistas para obtener más bolívares por cada petrodólar.

¿Por qué, entonces, los críticos de la dolarización le atribuyen tanta importancia a preservar la soberanía monetaria si justo en la emisión de dinero está el principal factor propagador de la hiperinflación?

¿Qué implicaciones tiene la renuncia a la soberanía monetaria para la gestión del presupuesto público, para la actividad empresarial o para el bienestar de los hogares? ¿Por qué tanta resistencia? 

Otra de las críticas a la dolarización se refiere a la pérdida del uso de tasas de cambio subvaluadas para apoyar la competitividad de las exportaciones no petroleras. Ciertamente, cuando el gobierno devalúa, los exportadores obtienen más bolívares por cada dólar exportado y así ganan un mayor margen de maniobra para cubrir los gastos locales de salarios, alquileres, electricidad, agua, gas, teléfono y otros costos que son pagados en bolívares. Al dolarizar, el gobierno no podría manipular el tipo de cambio con el fin de respaldar la competitividad cambiaria de las exportaciones no petroleras. 

Este argumento puede ser válido para economías que se sustentan en un vasto sector exportador agrícola, industrial o de servicios. Pero en una economía rentista e importadora, que no tiene una oferta exportable diversificada, la tasa de cambio tradicionalmente se ha fijado con base en la productividad de la industria petrolera, más no de la productividad promedio del aparato productivo. La crónica tendencia a apreciar/sobrevaluar la tasa de cambio ha estimulado toda clase de importaciones que inhiben la producción nacional y prolongan el sesgo antiexportador.

No hay ningún antecedente en el país que demuestre un manejo inteligente de la política cambiaria para estimular la transformación de la economía rentista e importadora en un nuevo modelo productivo exportador. Todo lo contrario. Debido al mal uso de la política cambiaria, se ha frenado el crecimiento y diversificación del aparato productivo interno, se castiga la competitividad internacional del sector no petrolero, y se han represado presiones inflacionarias que estallan con toda su fuerza cada vez que se ajusta el tipo de cambio.

Por lo tanto, es una falacia argumental afirmar que con la dolarización el gobierno renunciaría al uso de la política cambiaria para apoyar el desarrollo del sector industrial y respaldar la competitividad internacional de las exportaciones no petroleras.

Más bien, con la dolarización se erradicaría la tendencia a la sobrevaluación que sufre una economía rentista y se propiciarían mejores condiciones para el desarrollo de un sector industrial exportador basado en ventajas competitivas auténticas.

Estas interrogantes son respondidas por Francisco Rodríguez en este nuevo capítulo de la serie “Diez conversaciones estelares con diez de los mejores economistas de Venezuela”.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#10ConversasDeEconomía | ¿Quiénes ganan y quiénes pierden con la dolarización?, por Víctor Álvarez R.

@victoralvarezr

Según el Observatorio Venezolano de Finanzas, la inflación acumulada en 2020 fue de 3713 %. Los estudios de Ecoanalítica en las ciudades más grandes del país revelan que las operaciones de compra-venta están cada vez más dolarizadas. En Maracaibo superan el 80 % y en el sector electrodomésticos más del 90 % de las transacciones se hace en dólares. El bolívar cada vez se usa menos para fijar los precios y como medio de pago. Es más fácil que alguien tenga en su cartera un billete de un dólar que uno de un millón de bolívares que ni siquiera alcanza para comprar un dólar.

La dolarización transaccional es un hecho. La cantidad de divisas que circula internamente es cada vez mayor y esto ejerce una incesante presión para la dolarización de los servicios financieros.

Muchas economías que optaron por la dolarización lo hicieron porque el dólar ya era el medio de pago predominante. Cuando Ecuador dolarizó, el 54 % de los depósitos del público en el sistema financiero era en dólares y el 66 % de la cartera de crédito estaban en dólares. En Venezuela, la dolarización se ha ido imponiendo por la fuerza de los hechos y pareciera que lo único que queda pendiente es que se dolaricen los salarios y se tome la decisión oficial de sustituir el bolívar por el dólar.

¿Por qué Venezuela debería contemplar la dolarización? Con este artículo, hace tres años Francisco Rodríguez estimuló un candente debate acerca de las ventajas y desventajas de dolarizar la economía venezolana. El tiempo y la evidencia parecieran haberle dado la razón. El país está cada vez más dolarizado. Sin embargo, este ha sido un proceso desordenado y caótico.

En la serie Diez conversaciones estelares con diez de los mejores economistas de Venezuela, Francisco Rodríguez explica los pros y contras de la dolarización en Venezuela y nos ofrece una explicación clara, sencilla, comprensible de las causas que originan la dolarización como un proceso que no perjudica o beneficia por igual a todos los hogares, empresas e instituciones venezolanas.

¿Quiénes ganan y quiénes pierden con la dolarización espontánea, desordenada y caótica que está en marcha en Venezuela? ¿Qué hacer para que todos ganen con la dolarización?

Ver video YouTube ¿Por qué Venezuela debería contemplar una dolarización oficial?

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es