Víctor Álvarez R., autor en Runrun

Víctor Álvarez R.

#PedagogíaEconómica | Los sicarios de twitterlandia (VIII), por Víctor Álvarez R.
Conversamos en esta entrega con Freddy Lujano, presidente de la Cámara de Industriales del Estado Aragua, sobre los costos reputacionales de criticar las sanciones

 

@victoralvarezr

En muchos líderes empresariales y dirigentes gremiales hay temor a pagar los costos reputacionales por atreverse a advertir sobre los daños colaterales de la sobreaplicación de las sanciones en la empresa privada. La mayoría teme al linchamiento en las redes sociales por los guerreros del teclado y los sicarios de Twitterlandia. Y este silencio de los gremios empresariales termina afectando la defensa de los intereses económicos de las empresas que representan.

La Administración Biden se plantea “recalibrar las sanciones para mitigar los impactos económicos, humanitarios y políticos no deseados». Esta revisión abre un espacio a las organizaciones humanitarias y gremios empresariales para identificar los efectos colaterales de las sanciones y proponer ajustes.

Los líderes y voceros del sector privado no quieren que los consideren una caja de resonancia del pretexto gubernamental que atribuye a las sanciones la causa de la crisis. Ni que los utilicen como pretexto para ocultar la responsabilidad que tiene la política de controles, expropiaciones y corrupción en la crisis económica y social.

Salvo contadas y valientes excepciones, la mayoría de los empresarios prefieren mantener un bajo perfil, sin advertir públicamente los daños que causan en sus negocios la extralimitación de las sanciones económicas.

Para analizar el tema, en este nuevo episodio de la serie Conversaciones estelares con líderes empresariales, hemos invitado a Freddy Lujano (@FreddyELujano), presidente de la Cámara de Industriales del Estado Aragua (CIEA).

Vea la conversación completa en el canal YouTube de #PedagogíaEconómica

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#PedagogíaEconómica | Costos reputacionales por advertir los perjuicios de las sanciones (VII), por Víctor Álvarez R.
Conversa con María Carolina Uzcátegui, expresidenta de Consecomercio, sobre los costos reputacionales por advertir los perjuicios de las sanciones

 

@victoralvarezr

Las sanciones financieras inmovilizan recursos del Estado venezolano en territorio estadounidense, impiden al gobierno realizar transferencias bancarias y gestionar créditos; mientras que las sanciones comerciales prohíben a las empresas estadounidenses –o extranjeras con negocios en EE. UU.– el comercio de bienes y servicios con Pdvsa y otras empresas públicas.

Quienes sean descubiertos haciendo negocios con el gobierno corren el riesgo de ser acusados de conspiración y terminar sancionados. Como es difícil saber si una empresa privada tiene alguna triangulación con una empresa pública, entonces proveedores y clientes internacionales prefieren no correr el riesgo. Y suspenden unilateralmente sus relaciones económicas con Venezuela. La banca estadounidense ha restringido operaciones con clientes venezolanos, sin distinguir si son empresas públicas o privadas.

La sobreaplicación de las sanciones ha generado efectos colaterales no deseados en las empresas privadas. Salvo contadas excepciones, los líderes y voceros del sector privado no suelen reconocer públicamente estos daños. No quieren convertirse en una caja de resonancia de la narrativa oficialista que atribuye a las sanciones la causa de la crisis; ni que los utilicen como pretexto para ocultar la responsabilidad que tiene la nefasta política de controles, expropiaciones y corrupción en la debacle de la economía nacional.

Temor a los sicarios de twitterlandia

Salvo contadas y valientes excepciones, la mayoría de los empresarios prefieren mantener un bajo perfil, sin advertir públicamente los daños que causan en sus negocios la extralimitación de las sanciones económicas.

En muchos líderes empresariales y dirigentes gremiales hay temor a pagar los costos reputacionales.

Temen ser linchados en las redes sociales por los guerreros del teclado y los sicarios de twitterlandia por atreverse a cuestionar y proponer correctivos a los daños colaterales que causa la sobreaplicación de las sanciones en la empresa privada venezolana. Y este silencio de los gremios empresariales termina afectando la defensa de los intereses económicos de las empresas que representan.

Cuadro-encuesta sobre apreciación de cuánto repercuten negativamente las sanciones en la empresa privada.

A fin de profundizar en el análisis de este tema, en este nuevo episodio de la serie Conversaciones estelares con líderes empresariales, invitamos a María Carolina Uzcátegui (@muzcategui), expresidenta de Consecomercio. Ella es una valiente voz de la mujer emprendedora, que prioriza los intereses del aparato productivo y la empresa venezolana por encima de intereses subalternos y mezquinos de la politiquería nacional; esa que llama a endurecer y prolongar las sanciones económicas, aun al precio de generar efectos no deseados sobre las empresas privadas, organizaciones humanitarias y hogares venezolanos.

Vea la conversación completa en el canal YouTube de #PedagogíaEconómica

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#PedagogíaEconómica | Sanciones obligan a buscar proveedores en países rivales de EE. UU. (VI), por Víctor Álvarez R.
¿Cuál es el impacto de las sanciones sobre las cadenas de suministro?”. Conversa con Lope Mendoza, expresidente de Conindustria

 

@victoralvarezr

Los daños colaterales que causan las sanciones sobre negocios entre privados plantean al Departamento del Tesoro recalibrar las mismas a fin de no lastimar más al sector privado del país sancionado, ni a las empresas del país que sanciona. Al no poder mantener sus operaciones en el país sancionado, estas pierden oportunidades de hacer nuevos negocios.

La Orden Ejecutiva 13.884 sanciona a las empresas que teniendo intereses en EE. UU. se atrevan a tener negocios con empresas públicas venezolanas. Por temor a ser sancionados, se ha producido una retirada masiva de los tradicionales proveedores estadounidenses y europeos cuyos espacios vacíos están siendo ocupando por nuevos proveedores rusos, chinos, iraníes y turcos.

Una vez que se afiancen y consoliden a los proveedores estadounidenses y europeos les será muy difícil retomar esos espacios. Las sanciones económicas han roto las cadenas de valor tradicionales y dejan espacios vacíos para que se creen otras redes de suministro, con lo cual se está reconfigurando el mapa de integración económica de Venezuela en las cadenas de valor internacional. Además de su impacto económico, las sanciones también están generando consecuencias geopolíticas que no previeron los sancionadores.

¿Cuál es el impacto de las sanciones sobre las cadenas de suministro? ¿Cómo afectan la inserción de Venezuela en las cadenas de valor internacional? ¿Están surgiendo otros proveedores que llenan los vacíos de los que se fueron? ¿De qué países son los nuevos proveedores? ¿Qué puede recomendar los empresarios para reconstruir los negocios de la empresa privada nacional con sus proveedores y clientes internacionales tradicionales?

Estas y otras preguntas son respondidas por Lope Mendoza, expresidente de Conindustria, en este nuevo episodio de la serie Diez conversaciones estelares con diez líderes empresariales. Vea la conversación completa aquí

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#PedagogíaEconómica | La industria petrolera con y sin sanciones (V), por Víctor Álvarez R.
Para profundizar en el análisis de la industria petrolera con y sin sanciones, conversamos con Reinaldo Quintero, presidente de la Cámara Petrolera Venezolana

 

@victoralvarezr

Si no cambia el escenario de sanciones, Venezuela tendrá que seguir concediendo grandes descuentos para vender sus crudos y pagando sobreprecios en los fletes de transporte. La Cámara Petrolera de Venezuela ha calculado estas pérdidas en US$ 18 millones $/diarios. Ecoanalítica las calcula en 4000 millones $/año.

En el actual contexto bélico, el descuento puede ser aun mayor. Al ser sancionada, Rusia −que exporta más petróleo que Venezuela− pasó a ser un competidor; este país tiene que colocar su crudo en alguna parte y el mercado asiático le queda al lado. El 60 % de los ingresos que generan las exportaciones de petróleo venezolano pasa por el sistema financiero ruso que ha sido sancionado, y eso complica el sistema de pagos. Por eso, parte del crudo venezolano se vende en efectivo y con un descuento adicional.

Aunque tiene la capacidad operativa para hacerlo, debido a las sanciones Venezuela no ha podido estabilizar la producción en torno a 1 millón de barriles de petróleo diarios (MMBPD). Y si no quiere agotar su capacidad de almacenamiento y recortar la producción, tiene que seguir ofreciendo descuentos para poder colocar su crudo y bajar el nivel de inventarios.

Venezuela puede contribuir a moderar el alza de los precios del petróleo, los combustibles y la energía causada por la guerra de Rusia en Ucrania. Si EE. UU. comienza a comprar de nuevo el petróleo venezolano, los demás países podrán hacer lo mismo, sin temor a ser sancionados. Así, el petróleo que se vende con ruinosos descuentos puede ser colocado a precios de mercado. En ese escenario, el descuento se reduce a cero.

Con el regreso de las empresas estadounidenses y europeas, la producción de petróleo venezolano puede aumentar hasta 1,2 MMBPD. En un escenario sin sanciones, los ingresos de Pdvsa podrían superar los 25.000 millones de dólares, en dos etapas:

En la primera, la reactivación de la capacidad instalada ociosa puede agregar 200 000 barriles y llevar la producción a un millón 200 000 barriles, diarios sin tener que hacer grandes inversiones.

En la segunda, aumentar la capacidad instalada a 2 MMBDP requiere nuevas inversiones que Pdvsa no está en condiciones de aportar; por eso necesita modificar el marco legal, regulatorio y tributario que incentive a los inversionistas extranjeros.

Las sanciones financieras y comerciales impactan las actividades a lo largo de toda la cadena de valor, y limitan especialmente tres aspectos clave en el desempeño de la industria petrolera:

  • Procura de bienes y servicios: impide el acceso a equipamientos, repuestos, químicos, diluyentes, tecnologías y servicios de operadores e ingeniería. El sobreprecio puede llegar a ser siete veces los costos originales.
  • Fuentes financieras: restringe el acceso a la banca internacional y a los recursos propios de la industria para realizar operaciones de mantenimiento y nuevos proyectos. El incremento es de hasta 30 % en tasas de interés regulares.
  • Mercados internacionales: el petróleo venezolano no se puede vender ni en EE. UU. ni en Europa. Encontrar nuevos mercados impone descuentos de hasta 17 $/barril sobre el precio de referencia Brent, más el sobreprecio que aplican las navieras para transportarlo.

Para profundizar en el análisis del desempeño de la industria petrolera con y sin sanciones, en este nuevo episodio de la serie Diez conversaciones estelares con diez líderes empresariales hemos invitado a Reinaldo Quintero, presidente de la Cámara Petrolera Venezolana. Le invitamos a ver la conversación completa en el nuevo video de #PedagogíaEconómica.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#PedagogíaEconómica | Sanciones castigan a inocentes por faltas que no cometieron (IV), por Víctor Álvarez R.
Hay que segmentar muy bien qué sanciones mantener para que los culpables de delitos sigan siendo castigados, diferenciados y separados.

 

@victoralvarezr

En esta nueva entrega de la serie Diez conversaciones estelares con diez líderes empresariales hemos invitado a Roberto Rimeris, presidente de Trajes RORI y de la Cámara Venezolana de la Industria del Vestido (Cavediv). Con él conversaremos sobre los problemas financieros y comerciales causados por la sobreaplicación de las sanciones a la empresa privada.

Las sanciones económicas, con las que Donald Trump buscó asfixiar financieramente al gobierno de Maduro, finalmente no sirvieron para forzar un cambio de gobierno. Y su prolongación está afectando a las empresas privadas venezolanas y a poderosos intereses estadounidenses.

  • Compañías petroleras como Chevron fueron obligadas a interrumpir sus operaciones en Venezuela, lo cual les ha causado pérdidas millonarias.
  • Los inversionistas que compraron bonos de PDVSA no han podido cobrar un solo centavo.
  • Proveedores estadounidenses que vendían repuestos y equipos a Corpoelec, Hidroven, PDVSA Gas y CANTV no pueden exportar sus productos a Venezuela.

Todos estos intereses afectados hacen lobby ante la OFAC, el Departamento del Tesoro y otras instancias de la administración Biden para que flexibilicen las sanciones económicas y puedan recuperar sus negocios en Venezuela.

EE. UU. piensa y actúa en función de sus intereses nacionales y la flexibilización de las sanciones hay que analizarla bajo esa lógica. La administración Biden necesita sustituir el petróleo ruso por crudos venezolanos para frenar el alza de los precios en los combustibles y evitar el costo político-electoral en los comicios de noviembre.

Para evitar los efectos colaterales que causa la sobreaplicación de las sanciones económicas, la Casa Blanca tendría que concentrarse en las sanciones personales.

Hay que segmentar muy bien qué sanciones son necesarias mantener para que los culpables de delitos sigan siendo castigados, diferenciados y separados.

Para sustituir los proveedores estadounidenses y europeos que se vieron obligados a abandonar sus negocios en Venezuela debido a las sanciones, el gobierno abre el mercado interno a toda clase de importaciones sin arancel. Los espacios vacíos los están llenando empresas de otros países rivales de EE. UU. Así, el aparato productivo nacional está sometido a una competencia extranjera que corre con ventaja porque no cumple con las regulaciones sanitarias, ambientales ni laborales; que no paga aranceles ni impuestos; que importa con un dólar barato. La agricultura e industria están siendo perjudicadas por una competencia desigual y desleal.

Vea la conversación completa con Roberto Rimeris en el nuevo video de #PedagogíaEconómica

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#PedagogíaEconómica | Sanciones no funcionan para forzar un cambio de gobierno (III), por Víctor Álvarez R.
Las sanciones han causado el cierre de empresas y la pérdida de puestos de trabajo. No funcionaron para forzar un cambio de gobierno

 

@victoralvarezr

En esta tercera entrega de la serie ”Diez conversaciones estelares con diez líderes empresariales” hemos invitado a Francisco Martínez, expresidente de Fedecámaras y exrector del CNE en representación de la sociedad civil. Con él conversamos sobre el papel de los gremios empresariales en la evaluación y recalibración de las sanciones económicas.

La Cámara de Comercio de EE. UU. publicó un comunicado en el que expresan que «Las sanciones contra Venezuela han afectado los intereses económicos y financieros de EE. UU., agravaron la crisis económica y social del país suramericano y han terminado favoreciendo a Maduro». La comunidad empresarial norteamericana le ha hecho una serie de recomendaciones a Joe Biden para revisar y recalibrar las sanciones económicas, de tal forma que no afecten los negocios de las empresas estadounidenses en Venezuela.

En Venezuela, Fedecámaras ha sido criticada y atacada por advertir los efectos negativos de las sanciones sobre la empresa privada. Las sanciones han tenido un impacto en el corazón de una economía golpeada por las malas políticas económicas y por el fracaso del socialismo del siglo XXI. Lo que comenzó como una herramienta de presión contra ciertos funcionarios, derivó en sanciones financieras y comerciales que han asfixiado a la economía venezolana.

Las sanciones económicas han tenido un profundo impacto en empresas públicas y privadas; han causado el cierre de empresas y la pérdida de puestos de trabajo. No funcionaron para forzar un cambio de gobierno y es inconveniente para la economía y la sociedad seguir aplicándolas sin redimensionarlas.

El gran reto es restituir las relaciones diplomáticas y comerciales para facilitar las inversiones que Venezuela necesita, pero estas no vendrán mientras el país siga sancionado.

¿Qué influencia puede tener, en la flexibilización de las sanciones, el lobby de las compañías petroleras, tenedores de bonos y proveedores interesados en recuperar sus negocios en Venezuela? ¿Cuál es el papel de los gremios empresariales venezolanos en la revisión y ajuste de los efectos colaterales de las sanciones sobre el sector privado?

Escuche las respuestas de Francisco Martínez (@fmartinez3112) en el nuevo video de #PedagogíaEconómica “Diez conversaciones estelares con diez líderes empresariales”:

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#PedagogíaEconómica | Prolongación de sanciones económicas perjudican a la empresa privada (II), por Víctor Álvarez R.
El gobierno aprovecha los perjuicios de las sanciones a la empresa privada para desarrollar una narrativa de resistencia antiimperialista

 

@victoralvarezr

En esta segunda entrega de la serie Diez conversaciones estelares con diez líderes empresariales hemos invitado a Jorge Roig, expresidente de Fedecámaras y actual representante del sector empresarial venezolano en el Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Con Jorge Roig analizamos los efectos colaterales de las sanciones económicas en la empresa privada venezolana, clientes y proveedores, redes de suministro; así como en la inserción de Venezuela en las cadenas de valor internacional.

Las sanciones económicas se extienden a empresas privadas que tengan negocios con el Estado venezolano.

Y quienes sean descubiertos haciendo negocios con el gobierno venezolano corren el riesgo de ser acusados de conspiración y terminar sancionados, multados y hasta encarcelados.

Como es difícil saber si una empresa privada venezolana tiene alguna triangulación con una empresa pública, entonces los proveedores y clientes internacionales prefieren no correr el riesgo de ser sancionados y suspenden unilateralmente sus relaciones económicas con el país. Así se han roto cadenas de suministro de larga tradición.

La banca estadounidense también ha restringido operaciones con clientes venezolanos sin distinguir si son empresas públicas o privadas; incluso ONG y organismos internacionales de ayuda humanitaria han denunciado de manera reiterada las dificultades para hacer transferencias a instituciones venezolanas.

El gobierno aprovecha estos efectos colaterales no deseados para desarrollar una narrativa épica de resistencia antiimperialista que le sirve de pretexto para evadir la responsabilidad que tiene su política de controles y expropiaciones en la debacle que ha sufrido la economía nacional.

Vea la conversación completa con Jorge Roig (@jorgeroig) en el nuevo video de #PedagogíaEconómica

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#PedagogíaEconómica | Para la empresa privada ha sido problemático lidiar con las sanciones, por Víctor Álvarez R.
Cierres de cuentas, dificultad para transferir y sobrecumplimiento son algunos de los efectos colaterales de las sanciones

 

@victoralvarezr

El mundo no es unipolar. Los países sancionados por EE. UU. y UE no se quedan aislados, sino que se apoyan entre sí. “Ya son tantos los países sancionados −y tienen tanto tiempo sancionados−, que se ha ido conformando una economía “globalizada”, de los países que operan bajo sanción. Una economía paralela a la que no tocan los sistemas de control estadounidense y, aun cuando está permanentemente perseguida, opera a la sombra, en contravía de lo que podría y debería desear Venezuela”.

Así lo afirma el expresidente de Consecomercio y de Fedecámaras, Jorge Botti, quien agrega que para el sector privado ha sido problemático lidiar con el tema de las sanciones: “Estamos hablando de cierres de cuentas, de dificultad para hacer transferencias, de sobrecumplimiento con el tema de poder tener acceso a proveedores usuales en Estados Unidos, etcétera”.

Botti hace tres recomendaciones para corregir los efectos colaterales de las sanciones sobre la empresa privada venezolana:

  • La primera de ellas es que haya un claro mensaje del alto gobierno de los Estados Unidos, directamente de la Casa Blanca, del Departamento de Estado, o en su defecto de la OFAC sobre el deseo de flexibilizar las sanciones; y que hay conocimiento pleno sobre el efecto indeseado que ha habido sobre el sector privado. Creo que eso lanzaría un mensaje para todos los actores económicos y eso no lo hemos visto.
  • En segundo lugar, una apertura de un canal expedito de comunicación con el órgano regulador, con la OFAC específicamente, para que tanto proveedores como organismos financieros internacionales y negociantes locales, agentes económicos locales venezolanos, puedan hacer consultas sobre determinadas operaciones. Algo que es excesivamente costoso y tedioso en estos momentos.
  • Por último, debería haber algunos avisos concretos, específicamente de la OFAC, sobre estos temas para lograr, insisto, mandar un mensaje a los organismos, sobre todo a los sectores empresariales americanos, europeos y organismos financieros, en el sentido de que no se cargue la mano sobre el denominado sobrecumplimiento que hay con respecto las sanciones.

En esta nueva temporada de la Serie “Diez conversaciones estelares” hemos invitado a diez líderes empresariales para analizar los efectos colaterales de las sanciones económicas en la empresa privada venezolana. Comenzaremos con Jorge Botti @jbotti1, expresidente de Consecomercio y de Fedecámaras.

Vea la entrevista completa en el nuevo video de #PedagogíaEconómica

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es