Francisco Zambrano, autor en Runrun

Francisco Zambrano

Claves | Hambre, rebrote de COVID-19 y deseos de libertad detonaron protestas en Cuba
El presidente Miguel Díaz-Canel avaló la represión y dijo que los manifestantes han tenido su merecido “como ha sucedido en Venezuela”

@franzambranor

En el cumplimiento de los 62 años que la revolución castrista llegó al poder, Cuba vive una ola de protestas masivas de sus ciudadanos reclamando por mejores condiciones de vida y democracia. 

El domingo 11 de julio, los habitantes de San Antonio de los Baños, cerca de la ciudad capital de La Habana y Palma Soriano en Santiago se lanzaron a las calles para reclamar por los constantes cortes de servicio eléctrico y la escasez de alimentos y vacunas contra la COVID-19. Posteriormente la chispa del descontento se trasladó a las principales ciudades de la isla.

En 2020, la contracción económica en Cuba fue de 11%, la más alta en tres décadas y a principios de 2021, el gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel impuso un paquete de medidas que provocó un aumento de precios en los productos. 

El precedente más cercano a estas manifestaciones se remonta a 1994, cuando en medio del llamado periodo especial, luego de la caída de la Unión Soviética, los cubanos plenaron las calles y expresaron su descontento por las condiciones de vida, lo que fue el preámbulo de la crisis de los balseros, con cientos de personas trasladándose por mar a las costas de Florida en Estados Unidos a bordo de improvisadas embarcaciones. 

“Cuba vivía antes del respaldo político y económico de la Unión Soviética, pero una vez caída entró en un profundo deterioro que duró hasta la llegada de los petrodólares de Hugo Chávez, ahora que la chequera del gobierno venezolano está de capa caída están viviendo otra vez una crisis y a eso se suma la pandemia, hay un deterioro histórico desde la llegada de la revolución que destruyó la economía”, dijo el internacionalista, Félix Arellano. 

Aquí una serie de claves para entender las manifestaciones en Cuba:

 Si bien las protestas originalmente estaban protagonizadas por gente que exige el cese de los apagones y vacunas contra el coronavirus, además de la ausencia de agua potable y alimentos, el descontento se plegó con consignas como “Abajo la dictadura” y “Patria y vida”, contrario al slogan de la revolución cubana que es “Patria o muerte”. 

Las redes sociales han jugado un papel importante en las manifestaciones. A través de Facebook la gente empezó a convocar a la calle, en ciudades como Cárdenas se produjeron saqueos y destrozos en establecimientos. También patrullas de policía fueron atacadas. El sitio de internet NetBlocks reportó este lunes 12 que la conexión a internet había sido restringida en la isla, especialmente en WhatsApp, Facebook, Instagram y Telegram. “Es probable que las restricciones limiten el flujo de información desde Cuba, luego que miles de personas se manifestaran contra el gobierno socialista”, indicó un análisis de la compañía. La censura y autocensura que impera en la isla desde la llegada al poder de los Castro impide que los medios de comunicación reflejen lo que sucede en las redes sociales.  

 El país que desarrolló su propia vacuna sin una rigurosa certificación de la Organización Mundial de la Salud, ha experimentado un rebrote de la Covid-19 según las propias autoridades. El pasado domingo 11 de julio se registraron de manera oficial 31 muertos y 7 mil nuevos contagios, aunque sectores opositores aseguran que las cifras son más elevadas y están viviendo un colapso en las instituciones sanitarias. “Se encuentran sin medicamentos, sin seguridad social, sin atención y eso genera mucho malestar que se decanta en la protesta”, sostuvo Arellano. 

 Las protestas han sido reprimidas por el gobierno. Se han reportado muertos, heridos, cientos de detenidos y desaparecidos, aunque se desconocen cifras oficiales por la censura. El mandatario Díaz-Canel, heredero de Fidel y Raúl Castro, convocó a sus simpatizantes a la calle y dijo que los manifestantes han tenido lo que se merecían. “Como lo han tenido en Venezuela, quieren fracturar la unidad del pueblo, no se permitirán provocaciones, la calle es de los revolucionarios”. 

 El régimen cubano culpa de la situación financiera y sanitaria al bloqueo impuesto por el gobierno de Estados Unidos desde hace más de 60 años,que según Díaz-Canel se agravó entre 2017 y 2021, periodo en el que Donald Trump estuvo en la Casa Blanca. El actual presidente estadounidense Joe Biden ha reiterado su apoyo a los manifestantes pacíficos. “Tienen que escuchar a su pueblo en este momento vital, en vez de enriquecerse”, expresó Biden. 

 La economía cubana vive una escasez de divisas sin precedentes, la principal fuente monetaria que reciben sus ciudadanos a través de remesas. Tampoco hay suficientes pesos cubanos. En algunas tiendas donde venden alimentos y electrodomésticos solo se puede pagar con tarjeta de crédito. El gobierno culpa a los Estados Unidos por esta escasez.

 A juicio del internacionalista Félix Arellano, la ausencia de liderazgo en el partido comunista ha hecho también que la gente se harte de la promesa de bienestar social con hambre y miseria. “Raúl Castro no pudo reemplazar la popularidad de su hermano Fidel y mucho menos Díaz-Canel. Ya esto venía dándose con las protestas puntuales del Movimiento San Isidro, pero esto que ocurrió recientemente es inédito”, aseveró Arellano. 

Para Arellano será difícil que Cuba avance en su objetivo de mejoras económicas ayudado por el gobierno de Joe Biden si continúa con la política de represión y persecución a la población disidente. “No hay consenso entre los partidos en Estados Unidos porque el republicano está negado a obtener concesión alguna a Cuba. China es una demostración que puede haber apertura económica sin reformar la política, pero los Castro y su cúpula no han querido atreverse porque creen que ello podría ser un detonante para su salida del poder”. 

3 x 3 | Las concesiones que haga el gobierno no van a disparar el entusiasmo
Mientras promete acabar con los protectorados y el CNE habilita la tarjeta de la MUD, al mismo tiempo fomenta la ley comunal, habla de una reforma judicial y funcionarios encarcelan a miembros de ONG

Francisco Zambrano

 

Por un lado, el gobierno de Nicolás Maduro ofrece la eliminación de los protectorados a las gobernaciones y alcaldías y el Consejo Nacional Electoral presidido por el rector Pedro Calzadilla habilita nuevamente la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática de cara a las elecciones regionales y municipales del venidero 21 de noviembre; por otro, el propio Maduro alerta sobre una reforma judicial encabezada por Diosdado Cabello y Cilia Flores, impulsa el proyecto de ley de ciudades comunales e imputan y encarcelan por terrorismo e instigación al odio al coordinador de la ONG Fundaredes, Javier Tarazona y a dos de sus colaboradores.

A juicio del politólogo Benigno Alarcón, la abogada y ex embajadora del gobierno interino de Juan Guaidó en Chile, Guarequena Gutiérrez y la coordinadora de la ONG Acceso a la Justicia, Laura Louza, si Maduro pretende que los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea relajen las sanciones a su gobierno, está enviando señales contradictorias.

Tanto las administraciones de Joe Biden, la de Justin Trodeau y los miembros de la Unión Europea ofrecieron una flexibilización de las sanciones al gobierno de Venezuela, siempre que muestren rasgos de democratización y transparencia en los próximos comicios regionales y unos eventuales presidenciales. Eso incluye observación internacional imparcial y condiciones justas y equilibradas para los miembros de la oposición que participen.

Alarcón, Gutiérrez y Louza responden a tres preguntas de Runrunes en torno a este tema.

¿Qué persigue la comunidad internacional con este ofrecimiento de flexibilizar las sanciones?  

Benigno Alarcón: Evidentemente lo que buscan con esto es que las sanciones sirvan de punto de partida para negociar un mejoramiento de las condiciones electorales. Ciertamente habría una flexibilización en caso de que haya concesiones importantes de cara a la integridad del proceso electoral. El problema, es que una mejora de la integridad electoral es un tema de condiciones y de oportunidad. De poco sirve que yo tenga una mejora de las condiciones si el tiempo no permite aprovechar estas mejoras. La comunidad internacional debe estar consciente de lo que la dosificación de condiciones implica para los resultados electorales, por lo cual es difícil que se hagan concesiones significativas a las sanciones si el gobierno no otorga tales condiciones de manera oportuna.  

Guarequena Gutiérrez: Valoro mucho los esfuerzos de la comunidad internacional. La perseverancia que ha tenido en atender, buscar y procurar vías para que la democracia de Venezuela pueda ser reconquistada. Más allá de lo efectivo que pudiera ser, sabemos que la situación de nuestro país es de suma importancia en cada gobierno de los países con los cuales existen lazos basados en fomentar una resolución para acabar con un régimen que viola derechos humanos. 

Laura Louza: Lo que se persigue es que la administración venezolana otorgue garantías y condiciones electorales no solo en los comicios regionales y municipales, sino también en unos eventuales presidenciales, a cambio de eso los gobiernos del extranjero estarían dispuestos a flexibilizar las sanciones, ese es el incentivo que tiene Maduro. Debemos recordar que hay sanciones personales por violaciones a los derechos humanos y corrupción y sanciones colectivas, impuestas a ciertas transacciones del gobierno, especialmente en materia energética, esa flexibilización debe ser en torno a las sanciones colectivas porque son las que afectan al pueblo. Venezuela ha sabido jugar en el tablero, vendiendo el tema de que las sanciones ha provocado la emergencia humanitaria compleja, pero todos sabemos que todo eso viene de atrás. Han maquillado la justicia en los casos de Juan Pablo Pernalete, Fernando Alban y el capitán Acosta Arévalo.  

¿Qué tan creíble puede ser un gobierno que declaró en desacato a la Asamblea Nacional electa en 2015, no la dejó legislar y creó una Asamblea Nacional Constituyente?  

Benigno Alarcón: El régimen está dispuesto a otorgar condiciones, pero esas concesiones tienen un límite en todo aquello que arriesga el control del poder. Incluso es posible que el régimen esté dispuesto a perder en algunos estados y municipios, pero lo que no creo que esté dispuesto es a generar condiciones que disparen el entusiasmo, aumenten de manera significativa la participación de la oposición y pueda traducirse en la derrota del gobierno. El régimen sabe bien, que si otorga condiciones plenas no hay forma de poder ganar las elecciones, en el caso de que la oposición participe de manera unida. Pero la unidad requiere negociación y tiempo para poder lograrse y eso el régimen también lo sabe.  

Guarequena Gutiérrez: Hay que hacer todo por un país libre, y todo significa, presionar, insistir ante el mundo por los crímenes que comete el régimen a diario y lo que ha hecho por años. Los países de la región, así como los de la comunidad europea y los demócratas venezolanos apostamos por vías que incluyan a todos los factores de la sociedad venezolana, porque la construcción legitima de un país libre necesita la mayor cantidad posible de los actores que en este se desarrollen. 

Laura Louza: El gobierno tiene que tomar acciones más concretas si quiere convencer de que está actuando en buena lid. Ellos han mostrado algunos avances, nombraron a un CNE en teoría global, habilitaron la tarjeta de la MUD, que estaba suspendida por una decisión del Tribunal Supremo de Justicia. Es necesario también que revoquen algunas inhabilitaciones, sin embargo, el Contralor General, Elvis Amoroso, dijo que aquellos que no hicieron su declaración jurada de patrimonio no los va a habilitar, además prolongaron por un año la medida contra Acción Democrática, respaldando la junta directiva ad hoc. Maduro ofrece su palabra de que va a dejar a un lado los protectorados, pero creó un sistema jurídico alrededor de ellos.  

¿Cuál es el futuro de la oposición y qué acción deben tomar sus líderes, algunos hasta silentes?  

Benigno Alarcón: El peor escenario para la oposición es participar y ser aplastada porque va dividida o porque no logra sacar a la gente a votar. Recuperarse de una debacle así les resultara muy difícil. La comunidad internacional demanda hechos y eso se verá cuando los actores de la oposición y los expertos consultados por ellos evalúen las concesiones dadas por el gobierno. El intercambio principal se dará en la mediación, si se inicia, y dependerá de demandas concretas y la respuesta del gobierno a ellas. Creo que la dispersión del voto por la fragmentación de la oposición más una abstención importante, puede ser útil para el gobierno, especialmente si se hacen las concesiones de manera tardía. 

Guarequena Gutiérrez: Todos los esfuerzos, los medios y resultados que afloren son de altísima valía. Luchar en la calle, alzar la voz en los países donde esté la diáspora venezolana, procesos electorales con condiciones, respeto a la voluntad de la ciudadanía y tener muy claro que la ruta es un presidente democrático, que es la cabeza de un gobierno, una gestión a través de la cual se restituya el estado de derecho, que haya respeto a los derechos humanos, un país en democracia.  

Laura Louza: Hay una delegación del G4 que ha estado negociando con la comunidad internacional, hasta qué punto pueden garantizar que van a flexibilizar las sanciones y respetar la voluntad popular en elecciones, no se sabe, lo que nos interesa a los venezolanos es que se restituya la institucionalidad y el estado de derecho. Uno de los objetivos del gobierno es eludir una sentencia de la Corte Penal Internacional. Ellos pretenden hacer ver que se está siguiendo una vía democrática, pero son sumamente tímidos, el tema de fondo no cambia, al final del día se ve que la persecución sigue y lo dice el más reciente informe de la comisionada de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet.   

Francisco Zambrano Jul 01, 2021 | Actualizado hace 3 semanas
Aviones sin permiso para despegar
Los vuelos comerciales internos siguen paralizados, salvo rutas para Margarita, Canaima y Los Roques 
El sector aeronáutico solicita la reapertura de las operaciones con medidas de bioseguridad
Un boleto Caracas-Porlamar cuesta 80 dólares 

@franzambranor

Desde marzo de 2020 los vuelos comerciales nacionales están paralizados. La aviación interna en Venezuela ha sufrido no solo los embates del coronavirus sino también del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), que pese a la implementación por parte del gobierno nacional del sistema de semanas flexibles no ha autorizado un abanico de rutas dentro del país.

El pasado 18 de junio, autoridades de INAC extendieron a través de un comunicado la medida que permite vuelos en periodos flexibles solo a Porlamar, Canaima y Los Roques desde los aeropuertos de Maiquetía, Valencia y Maracaibo. Entre marzo y noviembre de 2020 todas las terminales aéreas permanecieron cerradas, 17 de ellas siguen inoperativas.

Ciudades con aeropuertos como Puerto Ordaz, Barcelona, El Vigía, Maturín y Punto Fijo han quedado fuera de la ecuación desde que fue decretado el estado de alarma hace un año y tres meses.  

El presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV), Humberto Figuera, indicó que no entiende por qué el INAC no termina de autorizar el funcionamiento de los viajes aéreos internos. Figuera puso como ejemplo los terminales terrestres, donde sí se permite la operatividad de las rutas entre estados durante las semanas de flexibilización.

Helena Parra solía viajar de Maiquetía al aeropuerto José Antonio Anzoategui en Barcelona al menos una vez cada dos meses, desde marzo de 2020 apenas ha ido un par de veces en su carro. “Es un problema viajar por tierra porque puedo echar gasolina en dólares aquí en Caracas, pero nada me garantiza que consiga allá para devolverme, además de eso la carretera está en mal estado y le tengo miedo a las alcabalas”.

“Solo el INAC puede establecer el reinicio de las operaciones, suspendidas desde hace poco más de un año para coadyuvar en la lucha contra el coronavirus. Es imposible exigir una apertura de destinos cuando la excusa para mantenerlos cerrados son problemas de salud. En el fondo el INAC tiene que atender las observaciones de la autoridad sanitaria”, sostuvo Figuera. 

“He tratado de escudriñar al respecto y no hay un criterio claro, no entiendo por qué a estas alturas no tenemos conectividad nacional, ya varios sectores han comenzado, pero el sector aéreo interno permanece paralizado. Entiendo que es una decisión que viene del Ejecutivo nacional”, indicó el abogado aeronáutico, Rodolfo Ruiz .

Las condiciones están dadas 

De acuerdo a Ruiz, quien pertenece a la firma internacional Clyde & Company, las condiciones sanitarias están dadas para que se reanuden las rutas aéreas nacionales. 

“Es urgente reactivar a este sector, los vuelos nacionales son estratégicos, conectan el país a lo interno, ahora con la crisis de gasolina es necesario mantener la conectividad con las grandes ciudades. Nadie se atreve a viajar por tierra si no tiene el combustible garantizado por lo que el traslado aéreo es una alternativa”, manifestó el abogado. 

“En Venezuela con unas comunicaciones terrestres tan complicadas, con alcabalas que con frecuencia reciben denuncias de prácticas reñidas con la protección y seguridad que las fuerzas públicas deben brindar al ciudadano, el transporte aéreo es una alternativa más segura y económica de movilización”, indicó Figuera.

De acuerdo a Figuera, la paralización de las frecuencias aéreas internas se refleja en la economía de las regiones. 

“La aviación es un factor que dinamiza el intercambio económico y permite a quienes se mueven directa o indirectamente alrededor de la actividad obtener ingresos”, sostuvo el presidente de la ALAV.

Según el Consejo Superior de Turismo, la ocupación actual de los hoteles es de apenas 5%. El sector tiene 18 meses paralizado, las pérdidas financieras son gigantescas y centenares de empleos se han visto perjudicados. 

Fedecámaras solicitó la inmunización de 6 millones de trabajadores del sector comercial, pero no ha recibido respuesta del gobierno de Nicolas Maduro 

“El turismo sea de negocios o de placer, tiene un efecto multiplicador en la economía que beneficia no solo a los empleados directos de las aerolíneas sino a todos aquellos que de alguna manera asisten, apoyan y facilitan la estancia del viajero y eso va desde la propia aerolínea y sus empleados, las agencias de viaje, los guías de turismo, los propios aeropuertos y el enjambre de servicios públicos y alimentación”, manifestó Humberto Figuera. 

Aura Gutiérrez de la agencia de viajes Tornus indicó que un pasaje a Porlamar desde Caracas cuesta 80 dólares ida y vuelta, mientras que de Maracaibo a la ciudad de Nueva Esparta el precio se eleva a $170. A Los Roques la cifra puede llegar a $350.

“Antes a Margarita había por los menos 8 o 10 vuelos diarios, a Cumaná uno semanal, se volaba con frecuencia a Maracaibo y a Puerto Ordaz”, dijo Gutiérrez.  

La agente de viajes indicó que actualmente viajar por avión a los escasos destinos internos que ofrecen las líneas aéreas es costoso. 

“El sector turismo está bastante afectado y no solamente por la pandemia, el precio de los boletos es elevado y la oferta es escasa”.  

Perder por todos lados  

Antes de la suspensión de la mayoría de los vuelos por la pandemia, la aviación venezolana ya atravesaba por una crisis con un control a los precios de los boletos internos por parte del gobierno nacional. 

“Antes del estado de alarma, la oferta de vuelos nacionales había mermado porque las aerolíneas prefirieron darle prioridad a las rutas internacionales debido a que estas representan una mayor ganancia económica, a principios del año pasado se esperaba que iba a suceder una flexibilización de los precios de los boletos en vista de la apertura con el dólar, pero eso nunca pasó de manera oficial”, dijo Ruiz. 

Figuera informó que las aerolíneas están acumulando pérdidas porque a los aviones en tierra igual hay que hacerles mantenimiento. “Eso es un costo que hay que afrontar independientemente de que se tengan ingresos provenientes de operaciones aéreas”.

El nuevo comunicador social apunta hacia lo digital y audiovisual
A propósito de celebrarse el Día del Periodista este 27 de junio, las redes sociales y la dinámica laboral venezolana hacen que el perfil del profesional sea alguien más inclinado hacia las comunicaciones corporativas y al marketing
Redactar textos y ser reportero no es la tendencia más popular en las escuelas de comunicacion social. Estudiantes y recién egresados apuntan hacia contenidos rápidos, directos y concisos  

@franzambranor

Cuando era pequeña a Emily Morffi su padre la llevaba al área de almacén del diario El Universal, donde trabajaba. Emily recuerda perfectamente cómo se imprimía en aquel entonces el matutino y le fascinaba todo el proceso. También tuvo la oportunidad de entrar a la redacción del periódico y ver todo el movimiento de gente en busca de la noticia. Todo eso la marcó y desde temprana edad descubrió que su vocación era la comunicación social. A propósito de conmemorarse el Día del Periodista este 27 de junio, atesora con valía esos recuerdos de la infancia. 

Ya en el último semestre de la carrera en la Universidad Católica Andrés Bello en Caracas, Emily quiere dedicarse al área de las comunicaciones corporativas porque considera que hay un campo extenso en esa rama y además es mejor remunerada. Su anhelo, a diferencia de algunos de sus compañeros, es continuar viviendo en Venezuela. 

“Desde que empiezas a estudiar, los profesores te dicen que el periodismo como tal es algo que no te va a enriquecer, por eso decidí el ramo de comunicaciones corporativas, aunque también me llama la atención el hecho de que existen muchos medios digitales de información e investigación en Venezuela que están haciendo un excelente trabajo”, dijo Emily.  

Emily considera que a la mayoría de los estudiantes de comunicación social poco les llama la atención el área de reporterismo, redacción e investigación de noticias. La mayoría se decanta por el ramo corporativo y audiovisual, al que consideran más atractivo. 

“Poco se apunta al periodismo tradicional, no veo un futuro de eso en Venezuela, creo que la gente además ya no quiere leer grandes reportajes, prefiere un post de Instagram o versiones más breves en otras plataformas de redes sociales”. 

El auge de internet, las redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, Telegram, Tik Tok y ahora Twitch ha hecho que medios convencionales como periódicos, canales de televisión y emisoras de radio hayan cambiado su manera de conectarse con las audiencias, no solo en Venezuela sino en el resto del mundo.

Diarios impresos están desapareciendo para darle cabida a páginas web con contenido dinámico y conciso, la información ahora puede ser visualizada en una computadora o un teléfono. En Venezuela ha conspirado también la crisis del papel originada por el monopolio de una empresa vinculada al gobierno, la censura, autocensura y los ataques a la libertad de expresión. Medios convencionales desaparecieron y algunos con fortuna migraron a espacios digitales. 

Montarse en la ola 

Ana Karina Pereira es estudiante de comunicación social en la Universidad Central de Venezuela y considera que es necesario un cambio de pensum, vigente desde la década de los 80. Para la cursante del noveno semestre es perentorio adaptarse a las nuevas tecnologías.  

“Tenemos que evolucionar, nos hemos dado cuenta de la importancia que tienen las redes sociales y su influencia sobre la gente. Podemos hacer periodismo, pero sacándole el jugo a esas herramientas. Hay que adaptarse a las nuevas maneras de comunicarnos”, dijo quien fue representante de Táchira en el Miss Venezuela de 2020 . 

Pereira sostuvo que la mayoría de sus compañeros en la UCV son apasionados del periodismo de investigación, pero se han percatado que no pueden vivir de ello y deben buscar otras alternativas. 

“Es apasionante el hecho de como dicen vulgarmente patear las calles e ir al lugar de los hechos a hablar con la gente, pero ese no es el tipo de periodismo que actualmente da dinero”.

Pereira aseveró que en ese sentido está en boga el marketing digital y audiovisual. “También la pandemia ha hecho que algunos se replanteen la profesión”. 

El director de El Pitazo, César Batiz, dijo que a la hora de reclutar a un periodista es imperativo que maneje las nuevas tecnologías, sin embargo hizo hincapié en que la esencia del periodismo sigue siendo la misma. 

“Las nuevas tecnologías están modificando las formas de quienes hacen periodismo y cómo lo hacen. Hoy tenemos una forma distinta de trabajar, pero la esencia sigue siendo la misma”, dijo Batiz. 

El director de El Pitazo sostuvo que las redes sociales han permitido que surjan nuevos generadores de contenido, no necesariamente graduados en escuelas de comunicación social.

“Esto requiere que tengamos unas competencias que nos hagan distinguirnos del ciudadano, de quien sea especialista en una rama en específico, como la ciencia, la salud, el deporte, entre otros”.

Para Batiz es fundamental acoplar el video, la fotografía, la infografía, el podcast y cualquier herramienta tecnológica a la información porque así lo demandan estos tiempos y la misma audiencia. 

Periodismo casado con tecnología

La profesora jubilada de la Universidad Central de Venezuela, Gloria Cuenca, sostuvo que el periodista que no se adapte a las nuevas tecnologías y formas de comunicación, simplemente no tiene cabida en el ámbito laboral. 

“El egresado de la carrera de comunicación  social tiene que ser un conocedor de las nuevas tecnologías y todo lo que ella implica, en este momento una cosa no puede estar divorciada de la otra porque hacia eso apunta el mundo y hay que amoldarse”, dijo Cuenca. 

La ex profesora de Ética y Legislación indicó que comunicación social sigue siendo la carrera con mayor demanda en la UCV y en el resto de las universidades venezolanas, pese a que vivimos en un país donde impera la censura, autocensura, la persecución a los periodistas, los sueldos bajos para los profesionales y la libertad de expresión ha sido cercenada.  

“Creo que pese a eso, la gente se percata que vivimos en la era de las comunicaciones y la importancia de la palabra como generadora de cambios. Comunicación Social sigue siendo una carrera sumamente apetecible porque nos permite conectarnos y nos da la oportunidad de fomentar cambios positivos”, indicó Cuenca. 

Cuenca aseveró que el perfil del actual recién graduado de comunicación social debe ser una persona que maneje con habilidad las herramientas tecnológicas y esté en un constante aprendizaje y actualización en ese sentido.   

También manifestó que el actual estudiante o egresado universitario debe ser un amplio conocedor de la ética periodística, además de poseer un manejo preciso del idioma castellano y el inglés. 

“Asimismo debe tener una visión global sobre la historia y la geografía, sobre lo que pasa en el mundo. Es alguien que debe tener autoestima y respeto por lo que hace y estar dispuesto a seguir creciendo, el comunicador puede llegar a ser un líder de masas, un líder social”. 

Cedice denuncia una política sistemática de destrucción hacia la propiedad privada en Venezuela
Es imperativo una sociedad donde prive el respeto a la propiedad privada, la libertad económica y la libre iniciativa

El Observatorio de Propiedad de Cedice Libertad ha denunciado que a partir del año 2005 en Venezuela se ha empleado una política sistemática de destrucción de la propiedad privada.

“Se trata de una política porque se pueden ver claramente actuaciones y omisiones por parte de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial“, aseveran.

Andrea Rondón García, advierte en su trabajo titulado ‘La recuperación de activos expoliados como resultado de la supresión sistemática de la propiedad’, que las llamadas privatizaciones, que han tenido lugar durante 2020 y 2021, de empresas que fueron expoliadas a privados por el chavismo, no son tales. “Es enfática al asegurar que estos movimientos muestran una nueva etapa en la política gubernamental contra la propiedad, que como se ha visto en las etapas previas, desde el poder, se trata de revestir de legalidad“.

Explica que el instrumento legal, si pudiera calificarse así, para tal fin, es la denominada Ley Antibloqueo, que es empleada para darle sustento a esas mal llamadas privatizaciones.

La autora explica que las privatizaciones tienen que ocurrir, pero en un marco institucional en el que prive el respeto a la propiedad privada, la libertad económica y la libre iniciativa.

En ese sentido, Rondón García insiste en revisar las distintas propuestas de recuperación de activos preparadas por Cedice Libertad a lo largo de los años y revisar el régimen de privatizaciones actual.

La UCV lucha para vencer las sombras
Con un presupuesto minúsculo, autoridades, docentes y estudiantes recurren a iniciativas de autogestión para mantenerse a flote en la víspera de sus 300 años  

@franzambranor

Antes que el país obtuviera su independencia en 1810, ya la Universidad Central de Venezuela había sido inaugurada en 1721 por el rey Felipe V de España. En este 2021, la principal casa de estudios de la nación cumple 300 años en medio de una severa crisis estructural que agrupa a estudiantes, docentes y personal en general. 

La UCV es la universidad más antigua del país y ha resistido las dictaduras de Juan Vicente Gómez, Marcos Pérez Jiménez y los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro que han pretendido introducir sus tentáculos entre las autoridades y centro de estudiantes.

En el año 2000, la UCV fue declarada Patrimonio de la Humanidad, pero hoy en día la desidia, precarias condiciones de su estructura, hiperinflación, migración de profesores y estudiantes, además de la violencia han atentado contra su autonomía.

En junio de 2020, el techo del corredor número 5 colapsó  y encendió las alarmas sobre el mantenimiento de la sede, la asfixia financiera a la que es sometida la casa que diseñó el arquitecto Carlos Raúl Villanueva ha sido denunciada por su rectora Cecilia García Arocha; solo 2,27% del presupuesto solicitado fue aprobado por el gobierno de Maduro en este 2021, mientras que para investigación recibió el visto bueno apenas un 8%. 

Un profesor universitario gana a lo sumo un equivalente a cinco dólares en bolívares por mes, cantidad que promueve la deserción y la migración de docentes a otras profesiones, mientras un obrero percibe mensualmente un promedio de $3. 

Aunado a esto, la pandemia de la COVID-19 tampoco ayudó a elevar la moral de los ucevistas, las deficiencias de la conexión de internet y los constantes cortes y fluctuaciones de electricidad juegan en contra de la educación.

Debido a la escasez de personal de seguridad, los hurtos se han incrementado. Solo en el Instituto de Medicina Tropical se produjeron 120 en 2020.

La soledad en las áreas comunes ha generado la acumulacion de desechos y basura, además de la presencia de indigentes que habitan dentro de las instalaciones. 

Pese a todas las dificultades, la UCV fue catalogada como la número 1 del país en el QS University Rankings 2022 y la 41 en América Latina.  

Regla T en mano

Cuando el actual decano de arquitectura, Gustavo Izaguirre, era coordinador administrativo de la facultad en 2006, el presupuesto de la UCV rondaba los 300 millones de dólares anuales y el de su escuela era cercano a los $748 mil. 

El Estado quebró: ¿Es el fin de la universidad pública de calidad?

Actualmente el presupuesto de la universidad no llega a los 3 millones de dólares anuales y el de la facultad de Arquitectura difícilmente se ubica en 10 mil.

A través de una colecta o ProFound en la Facultad de Arquitectura se logró llevar a cabo en 2020 un semestre ordinario de manera telemática con una participación de 80 por ciento de los profesores y 81% de los estudiantes.

“Esto nos ha permitido conseguir recursos y mejorar el salario de algunos profesores. El Consejo de Facultad no ha dejado de sesionar cada quince días”, dijo Izaguirre.

De acuerdo con Izaguirre, las contribuciones han permitido recuperar el cerco eléctrico, adquirir 12 cámaras para vigilancia permanente, mejorar el sistema de iluminación y llevar a cabo actividades de limpieza. 

“Estos esfuerzos son para la protección de nuestras instalaciones. La facultad de arquitectura necesita al menos 11 mil dólares mensuales para tener la planta física en buenas condiciones y obviamente es algo que no tenemos, por eso hacemos esfuerzos para mantenernos de pie”, dijo Izaguirre. 

El decano de arquitectura sostuvo que el mantenimiento de la facultad es exclusiva responsabilidad del Estado. “Hemos confrontado problemas serios de presupuesto desde 2007, pero a partir de 2012 la situación ha sido realmente catastrófica”. 

Izaguirre manifestó que los niveles de deserción de estudiantes y profesores serán medibles una vez concluya la pandemia.

“Es difícil dar un número en este momento, los estudiantes están viendo todas las materias, hemos efectuado actividades con egresados para conseguir recursos e incluso para que ellos den clases en pregrado”. 

El decano indicó que en 2020 hicieron una actualización de las investigaciones y se recibieron alrededor de 70 ponencias. “Julio es el mes del arquitecto y en ese sentido tenemos preparadas varias actividades para honrar a nuestra gente”. 

Jueves de debate 

Para Jennifer García, directora de escuela de Trabajo Social, la UCV se mantiene gracias al sacrificio del personal docente y administrativo y la perseverancia de los estudiantes.

Aunque ha habido una notable merma en la cifra de profesores y estudiantes que hacen vida en la universidad, García aseguró que la inexistencia de un sistema de control de estudios desde hace cinco años por la eliminación del presupuesto impide hacer una proyección de cuantos han abandonado la casa de estudios.

De acuerdo a la ONG Aula Abierta, la deserción en las universidades del país se ubica entre el 40 y 50%. Según Aula Abierta las principales causas tienen que ver con transporte, comedor, ausencia de becas estudiantiles y necesidad de incorporarse al mercado laboral para ayudar a la familia.

“Los profesores han duplicado sus jornadas simplemente por una cuestión de compromiso, la mayoría ha tenido que recurrir a trabajos paralelos para subsistir en medio de la crisis”, dijo García. 

García indicó que las redes sociales han sido una poderosa herramienta en tiempos de pandemia y crisis generalizada. 

“La iniciativa es mantener encendido el debate a través de redes sociales, denunciar los problemas y buscar soluciones”. 

La directora de la escuela de Trabajo Social sostuvo que todos los jueves a las 4 de la tarde invitan a una personalidad a profundizar sobre un tema en específico. “Lo llamamos Jueves de Academia y eso nos ha abierto una ventana importante de participación”. 

Al igual que otras escuelas, la de Trabajo Social se ha visto en la obligación de impartir cursos y promover eventos para su autogestión.  

“Próximamente estaremos ofreciendo diplomados con un costo accesible para nuestros egresados y demás profesionales”. 

Manifestó también que empresas han hecho aportes en equipos y materiales para la escuela, que en más de una oportunidad se ha visto afectada por el vandalismo. 

García sentenció que en el caso de las clases a distancia han tenido que ser flexibles para poder mantenerse activos. 

“El vicerrectorado académico puso a disposición un campus virtual, donde tenemos acceso a información diversa, la biblioteca central creó un portal web, además los profesores nos hemos estado formando gracias al Sistema de Actualización Docente del profesorado de la UCV, el cual tiene talleres y cursos que son totalmente gratuitos o con un costo bajo”.

“Lo que nos identifica es que tenemos sentido de pertenencia e identidad ucevista y también lo hacemos por los estudiantes porque son ellos quienes nos van a ayudar a reconstruir este país”, salió al paso el profesor de Trabajo Social, José Ibarra. 

Formación en tiempos adversos

El Sistema de Actualización Docente del Profesorado de la UCV  (Sadpro) es una dependencia adscrita al vicerrectorado académico que funciona desde 1978 y su objetivo es la formación de docentes en áreas generales como profesionalización, tecnología y currículo. 

Su director Jorge Altuve sostuvo que pese a la crisis humanitaria compleja que padece Venezuela y la reciente situación del COVID-19, el programa se ha mantenido gracias a la mística de los profesores en la UCV. 

“En estos 43 años hemos sido vanguardia a nivela nacional e internacional y destaco específicamente el programa Aletheia, cuyo objetivo es formar a profesores a través de cursos de 120 horas de duración, esta era una dinámica que era casi totalmente a distancia y ahora debido a la pandemia es 100%. Durante la cuarentena hemos formado a 69 profesores”, dijo Altuve. 

El director de Sadpro aseguró que a diferencia de años anteriores, en 2020 y 2021 han crecido.  

Asimismo, Altuve hizo hincapié en el Programa de Formación para el Cambio que pasó a ser el primer programa de formación en contingencia para profesores. “Aquí han salido beneficiados alrededor de 4 mil personas, no solo de la UCV, sino también de otras universidades, de otros niveles del sistema educativo, empresas, ONG e instituciones”. 

Altuve indicó que todos los proyectos los han desarrollado sin presupuesto y con la colaboración de personas y entes preocupados por la educación en Venezuela. “Los números demuestran que el crecimiento se ha multiplicado, hemos contado con la participación de cerca de una veintena de profesores que están fuera del país”. 

En 2021, Sadpro planea poner sobre el tapete el tema del currículo de los profesores y las implicaciones que tiene que ver la pandemia en ello. 

Altuve dijo que los talleres y cursos no solo son para que los profesores escuchen ponencias interesantes sino para que empleen herramientas tecnológicas como videos, WhatsApp, Telegram, el campus virtual de la UCV y demás redes sociales para interactuar y actualizarse. 

“Esta es una excelente oportunidad para reinventarnos, los tiempos de crisis son los mejores para el cambio definitivamente”.

50 dólares cobran a presos de Uribana por una visita conyugal
La visita conyugal no es un privilegio, es un derecho que encuentra establecido en la carta magna 

A través de mensajes de texto o de boca a boca, un grupo de presos denominados “los trabajadores” se dirigió al resto de la población penal del Centro Penitenciario David Viloria, mejor conocida como cárcel de Uribana, para informarles que habrá visita conyugal, pero para reservar a tiempo y tener derecho a la misma deben cancelar 50 dólares.

En ese sentido, cabe recordar que la visita conyugal no es un privilegio, es un derecho que encuentra establecido en la regla 58 de las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos, mejor conocidas como Reglas Mandela, la cual expresa:

“En caso de que se permitan las visitas conyugales, este derecho se aplicará sin discriminación y las reclusas podrán ejercerlo en igualdad de condiciones que los reclusos. Se contará con procedimientos y locales que garanticen el acceso equitativo e igualitario y se prestará la debida atención a la seguridad y dignidad”

En tanto, algunos privados de libertad denunciaron ante el equipo del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) que la mayoría de los reclusos en Uribana son de familias de escasos recursos y que el poco dinero que reciben alguno de ellos, por parte de sus familiares, es invertido en los alimentos que venden dentro del penal.

“El cobro por las visitas conyugales en el penal nos condiciona, no podemos ver a nuestras parejas. A los que han pagado solo les dan una hora, los están dividiendo por lote y para ellos no existe la semana radical. ¿De dónde sacamos nosotros para pagar 50 dólares por lo que es un derecho?”, expresó un privado de libertad.

Se conoció que esta situación presuntamente inició con la llegada de un nuevo director al centro penitenciario durante el mes de mayo.

En otro orden de ideas, los privados de libertad denunciaron la preocupante escasez de alimentos y agua potable. Aseguraron que los camiones cisternas van cada vez con menos frecuencia, aún cuando también deben pagar en dólares para comprar el líquido, que por si fuera poco les llega turbio y con un olor extraño.

Programa Mundial de Alimentos arrancará en Zulia y Falcón
La plataforma del Sistema de Naciones Unidas será independiente del gobierno
Funcionarios del PMA tienen experiencia en que la comida llegue a mano de sus reales destinatarios
La meta es que para el año entrante se beneficien 1,5 millones de niños venezolanos

@franzambranor

 

Alimentar a 1,5 millones de niños en edad preescolar para 2022 es la meta del Programa Mundial de Alimentos del sistema de la Organización de las Naciones Unidas. Luego de un año de negociaciones, el director ejecutivo del PMA, David Beasley, cerró el acuerdo con el gobierno de Nicolas Maduro, así como con líderes de la oposición, para empezar a operar en Venezuela.

La meta es arrancar beneficiando a 40 mil niños con al menos una comida diaria y a finales de este año elevar esa cifra a 185 mil. Se estima que el programa arranque en los estados Falcón y en Zulia,

La agencia internacional se caracteriza por ofrecer alimentos en países donde hay conflictos bélicos o que hayan atravesado por desastres naturales desde 1963.

Miguel Pizarro, comisionado del gobierno interino de Juan Guaidó para el Sistema de Naciones Unidas, sostuvo que un tercio de la población venezolana está en condiciones de inseguridad alimentaria, lo que significa que 1 de cada 3 venezolanos no tiene la capacidad de cubrir su carga calórica al día. 

“La llegada del PMA a Venezuela significa la posibilidad de escalar o de aumentar la capacidad de respuesta a la emergencia humanitaria, la posibilidad de beneficiar a 1,5 millones de niños y también de que el área logística de la respuesta humanitaria pueda crecer dentro del país”, dijo el ex diputado de la Asamblea Nacional. 

 

En un trabajo de campo efectuado entre julio y septiembre de 2019, miembros del PMA evidenciaron que 7,9% de los venezolanos (2,3 millones) se encuentra en el área de seguridad alimentaria severa y un 24,4% (7 millones) está en inseguridad alimentaria moderada. 

“El arribo del PMA significa que cientos de miles de niños van a estar recibiendo una comida nutritiva lo que significa salvar a toda una generación que está sufriendo por la inseguridad alimentaria”, sostuvo Roberto Patiño, director y fundador de Caracas Mi Convive y el programa Alimenta la Solidaridad. 

De acuerdo a la más reciente Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi), 33% de los hogares venezolanos padecen inseguridad alimentaria, lo que significa un aumento del 10% en relación a la consulta de 2018.   

Un recurso al que no se debió llegar 

Para Susana Raffalli, experta en seguridad alimentaria y asesora de Cáritas, la llegada del PMA a tierras venezolanas posee varios significados. 

“Algunos concretos y otros más simbólicos, lo más simbólico es que nos debería llamar a la reflexión que un país con capacidades en términos de recursos naturales, de industrias de alimentos, de canales de distribución de tanto que se ha invertido en los últimos años en el agro, tenga que pedirle auxilio a un programa humanitario que en este momento está saturado por la necesidad de atender con alimentos a países mucho más pobres que nosotros. Es algo que no se puede pasar por alto, somos incapaces de responder por nosotros mismos, tener que recurrir a esto es inadmisible”, sostuvo Raffalli. 

Según Pizarro hablar de logros y conquistas en lo que tiene que ver con temas humanitarios es una suerte de contradicción. 

“Es difícil que podamos alegrarnos porque a Venezuela entre una agencia como el PMA, es un programa que está en naciones como Siria, Yemen y Sudán, donde claramente hay una situación de conmoción de guerra, en este caso la llegada del Programa es producto de una gestión ineficiente y corrupta”, indicó Pizarro. 

 

A juicio de Susana Raffalli, el PMA no es una panacea, pero es un recurso que viene a cubrir las necesidades de alimentación y nutrición para los niños más pequeños al menos una vez al día. 

“El PMA dentro de la ONU tiene dos grandes roles, el primero es la asistencia humanitaria a los países más pobres del mundo y el segundo rol es de llevar la logística más compleja. En términos alimentarios viene a cubrir al menos una comida nutricionalmente válida, esto puede tener consecuencias positivas porque es la etapa en que los niños están creciendo”, aseveró Raffalli. 

Cómo y quién maneja los recursos

De acuerdo a los estándares internacionales, el PMA tiene su propio equipo de verificación y se aseguran que el alimento llegue a sus verdaderos destinatarios.

“La propia agencia se encargará de manejar la distribución, parte importante de lo que ocurre es que está regido por los principios humanitarios y uno de ellos es toda la independencia operativa y la neutralidad con la que ocurre la distribución”, manifestó Miguel Pizarro. 

Todas las organizaciones internacionales poseen distintos organismos de contraloría interna y están obligados a rendir cuentas ante la comunidad internacional.

“Ellos se encargan de manejar el programa, están conformando un equipo técnico en Venezuela, ya abrieron su oficina y tienen la experiencia a nivel global para garantizar que haya transparencia”, comentó Roberto Patiño. 

“Mientras no abran las escuelas, se harán entregas a domicilio o se acordará con los padres para que recojan los alimentos en las instituciones”, dijo Raffalli.

Atentos contra la politización

“Hay un compromiso para que esa ayuda no vaya a ser politizada, utilizada para un beneficio particular”, dijo Roberto Patiño, coordinador y fundador de Alimenta la Solidaridad. 

Pizarro enfatizó que el régimen de Maduro está en la obligación de otorgarle visas y permisos a los miembros provenientes del PMA. “Hay que tener ojos en el terreno. Maduro debe garantizar la movilidad en el terreno, la autonomía operativa y permitir que se usen las instalaciones públicas, en este caso las del Ministerio de Educación porque se trata de alimentar a los niños que están o solían ir a escuelas antes de la pandemia”, comentó el representante de Juan Guaidó en el exterior.

Raffalli indicó que el papel del Estado es facilitar la plataforma y que el programa llegue a los destinatarios. «Las instituciones y  plataformas de la red estatal de colegios van a ser fundamentales para llegar a los niños”, dijo la asesora de Cáritas. 

Raffalli sostuvo que no tiene claro a quien agradecer por las gestiones internas que se hicieron para que se materializara la presencia del PMA en Venezuela, pero que las ONG ciertamente participaron en mesas de trabajo y consultas de opinión. 

El comienzo de nuevas alianzas 

Para Roberto Patiño de Alimenta la Solidaridad, Venezuela no solo necesita auxilio en materia alimentaria para los niños. 

“Hemos estado apoyando también en los hospitales a los trabajadores de salud que no tienen para comer y creo que el PMA también puede ayudar, especialmente a gente que está en la primera fila luchando contra la pandemia”. 

 

Raffalli cree que el programa también beneficiará a los maestros de las escuelas. “Eso eso un bálsamo para unas personas que están tratando de sobrevivir con unos salarios paupérrimos. Eso va a ayudar a que a la hora de regresar a las escuelas lo hagan con mas animo”.

La asesora de Cáritas manifestó que este puede ser el punto de partida para ayudas internacionales en otros menesteres. “Es el inicio de una mayor colaboración, el Estado ha mostrado mucha apertura desde 2018 a la cooperación internacional, los últimos meses han sido un poco regresivos en ese sentido, pero se están levantando otras cosas, en el segundo o tercer año del PMA se pueden dar inicio a otros programas de producción agroalimentaria y a otros tipos de programas de protección social”.  

Tanto Raffalli como Patiño sostuvieron que las ONG y la sociedad estarán atentos para ejercer contraloría social en la distribución de los alimentos aunque confían en la autogestión y la experiencia en esta materia de los propios integrantes del PMA.