Maria Josefa Maya, autor en Runrun

María Josefa Maya

OVCS: Las protestas continúan a pesar del estado de alarma y la represión
A pesar de la pandemia y el confinamiento, las concentraciones siguen siendo la modalidad de protesta más frecuente. Durante los últimos seis meses se registraron 2.245

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) aseguró que la pandemia de COVID-19 no limitó las protestas del pueblo venezolano a comienzos de este año. Durante el primer semestre de 2021 se llevaron a cabo 3.393 manifestaciones, 59 de ellas fueron reprimidas con un saldo de un fallecido, siete heridos y 25 detenidos. 

No obstante, el primer semestre de 2021 tiene la menor cifra de protestas registradas en relación a años anteriores. Le sigue 2020, con 4.414 protestas durante los primeros seis meses, después 2017 con 4.930 manifestaciones y 2018 con 5.315. El año con mayor cantidad de protestas durante el primer semestre fue 2019 con 10.477 manifestaciones. 

El informe semestral del OVCS señaló que la vulnerabilidad de la población venezolana ha aumentado como consecuencia de la pandemia y desafíos propios de la Emergencia Humanitaria Compleja.

Además, reiteran que el Estado ha utilizado la pandemia como excusa para profundizar el control social y realizar prácticas contrarias a la garantía de derechos.

En 2020, el epicentro de las protestas fueron los derechos sociales. Mientras que en 2021, a estos derechos se sumaron los económicos, culturales y ambientales. 

A pesar de la pandemia y el confinamiento, las concentraciones siguen siendo la modalidad de protesta más frecuente. En el primer semestre se contabilizaron 2.245, una cifra mayor a la del primer semestre de 2020 (1.585). 

Larenses lideran las protestas

Según el reporte semestral, durante la primera mitad de 2021, Lara lideró el índice de protestas, registrando 283, 24,03% más que en 2020. 

A diferencia de 2020, Táchira no registró la mayor cantidad de manifestaciones en el país durante los últimos seis meses. De hecho, la cifra se redujo más de la mitad, 58,2% exactamente, con un año de diferencia. En el primer semestre de 2020, 488 protestas se llevaron a cabo en Táchira, mientras que, en la misma fecha pero de 2021, se registraron 204.

El segundo estado con más manifestaciones fue Anzoátegui, con 268. Le sigue el estado Sucre con 234, y Mérida con 230.

El Observatorio aseveró que durante los primeros meses de 2021 se reportaron protestas en el Archipiélago Los Roques, algo que no había ocurrido en años anteriores. 

En el lapso estudiado, se registraron cuatro protestas en el Territorio Insular Francisco de Miranda. El Pitazo reseñó que los roqueños han exigido durante sus manifestaciones la apertura del parque nacional a los turistas y no solo a personas cercanas al gobierno de Nicolás Maduro, en tiempos en los que la administración de Maduro cerró las puertas del archipiélago a los turistas como una medida para evitar la propagación del COVID-19. 

Venezolanos exigen dolarización del salario

Por otra parte, el informe reiteró que la exigencia de derechos laborales se mantuvo en el primer lugar del índice de manifestaciones durante los primeros seis meses del año, siendo la dolarización del salario la principal exigencia. 1.177 manifestaciones se realizaron con el objetivo de exigir estos derechos. 

“Los trabajadores del sector educativo continúan reclamando sueldos justos y condiciones dignas y seguras para trabajar. Esta solicitud incluye jornadas de vacunación contra el COVID-19 y el cese de las amenazas de ser sustituidos por jóvenes integrantes del Plan Chamba Juvenil”, indicó el Observatorio.

Además de solicitar un salario justo, los trabajadores del sector salud, junto a pacientes y sus familiares, han reclamado la dotación de materiales, equipos de bioseguridad y jornadas de vacunación contra el COVID-19 en el país. 

745 de 3.393 protestas fueron por salud en los primeros seis meses del año.

Por otro lado, los productores, comerciantes y miembros del sector informal han rechazado constantemente las medidas restrictivas en cuanto a horarios, cobros excesivos de impuestos y retención ilegal de mercancía como prácticas cotidianas de las autoridades gubernamentales. Denuncian que eso les dificulta generar los ingresos suficientes para cubrir sus necesidades básicas (alimentación, salud, servicios, educación).

Servicios básicos continúan en picada

El OVCS reseñó que el colapso de los servicios básicos aumenta y se recrudece con el pasar de los días. Documentaron 1.018 protestas en las que se exigieron servicios básicos para una vivienda digna a lo largo del primer semestre de 2021. 

El mes de mayo, con 193 manifestaciones, encabeza la lista del mes en el que más se registraron protestas para exigir los servicios básicos. 

“Los reclamos por agua potable no cesan, mientras aumentan las penurias para adquirir y usar gas doméstico, además aumenta la preocupación ante los cada vez más frecuentes y prolongados cortes eléctricos en todos los estados del país”, señala el informe.

Según el reporte semestral, las protestas por fallas en los sistemas de drenaje de aguas servidas  deficiencia en la recolección de desechos sólidos continúan. Advierten que estos conflictos pueden afectar la salud pública.

Durante el año de cuarentena y educación y trabajo a distancia, se incrementaron asimismo los reclamos por las fallas de conexión en los servicios de telefonía móvil, fija, de internet y televisión por cable.

Como era de esperarse, la gasolina sigue siendo una preocupación principal para la población venezolana. De las 3.393 protestas totales registradas, 401 fueron por gasolina. El estado Trujillo lideró el índice de protestas por escasez de combustible, con 48, seguido de los estados Mérida (46), Táchira (35), Lara (33), y Apure (31).

El OVCS aseguró que las protestas y denuncias vinculadas al abastecimiento de gasolina continúan. Más allá de la dolarización e instalación de Estaciones de Servicio Express, los ciudadanos siguen denunciando a funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y Guardia Nacional Bolivariana (GNB) por cobros ilegales y discrecionalidad durante el control, venta y distribución de combustible.

Inestabilidad política aumentará

EL OVCS reiteró que el principal problema de Venezuela continúa siendo la falta de democracia.

«El Estado incumple con sus obligaciones de garantizar una vida digna. Se evidencia que no existe voluntad política para solventar los problemas urgentes: salud, alimentación, empleo y servicios básicos», indica el informe. 

El OVCS concluyó que es probable que en los próximos meses se incremente la inestabilidad política en el país. Consideran que podría haber una «apertura» a la autonomía del poder electoral, combinada con represión y acciones ilegales y apertura de juicios a dirigentes de partidos de oposición, así como el desconocimiento o incumplimiento de acuerdos con representantes de organismos internacionales que promueven una transición política y pacífica en Venezuela.

Puedes leer el informe completo del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social aquí

CLAVES | Lo que dejaron los procesos previos de negociación en Venezuela según WOLA
Existe la posibilidad de una nueva mesa de negociación entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición, liderada por Noruega, que podría instalarse en agosto de 2021 en México

El 30 de enero de 2019, el Consejo Europeo aprobó la creación de un Grupo Internacional de Contacto para Venezuela, que tendría como objetivo generar apoyo internacional para establecer un diálogo entre la oposición venezolana y Nicolás Maduro.

En marzo de 2019, la oposición y el oficialismo iniciaron una mesa de negociación para discutir el retorno de la democracia a Venezuela.

Estas reuniones fueron lideradas por el Centro Noruego de Resolución de Conflictos (NOREF) y se llevaron a cabo en Oslo y Barbados. La primera se realizó en Nueva Esparta y como resultado, se permitió el ingreso de ayuda humanitaria de la Cruz Roja Internacional a Venezuela. 

Sin embargo, estas negociaciones no llegaron a ningún acuerdo político que lograra destrabar la conflictividad en el país.  Por lo que, ante la posibilidad de una nueva mesa de negociación  liderada por Noruega que podría instalarse en agosto de 2021 en México, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA por sus siglas en inglés) publicó un informe, desde el punto de vista de los participantes, sobre las conversaciones pasadas de Barbados y Oslo. 

El pasado 21 de julio, el presidente interino, Juan Guaidó, aseguró que la oposición está lista, como alternativa democrática y como gobierno encargado, para lograr una solución al conflicto a través de la mesa de negociación en México.

Además, reiteró que el gobierno de Nicolás Maduro es el que impide esta opción. “Esperemos que se logre una solución al terrible conflicto  que atraviesa Venezuela”, dijo durante una entrevista con RCN.

Para la elaboración del informe, los autores de WOLA  realizaron extensas entrevistas con fuentes de la oposición venezolana y del gobierno de Nicolás Maduro, incluyendo varios miembros de ambos equipos de negociación que participaron en las conversaciones de Oslo y Barbados en 2019. 

De igual forma, consultaron a funcionarios de alto rango estadounidenses y a otros diplomáticos internacionales familiarizados con las negociaciones.

A continuación, algunas claves de lo que dejaron los procesos previos de negociación en Venezuela según este documento. 

Los equipos negociadores avanzaron discutiendo problemas intratables. Los negociadores del gobierno en Oslo y Barbados se negaron a aceptar una propuesta que involucrara que Nicolás Maduro saliera del poder y cediera este a un «Consejo de Estado», que supervisara las elecciones. Tanto la oposición como el gobierno discutieron la posibilidad de nuevas elecciones presidenciales, centrándose más en las condiciones electorales que en quien ocuparía el nuevo puesto del palacio presidencial.

Los miembros de ambos equipos de negociación desarrollaron un nivel de confianza y entendimiento mutuo. Mientras que ambos equipos mantuvieron firmes sus posiciones centrales, desarrollaron suficiente familiaridad con las limitaciones de sus contrapartes, lo que permitió plantear soluciones más pragmáticas a problemas difíciles.

Ambos equipos negociadores se enfrentaron a facciones de línea dura. Fuentes del gobierno de Maduro describen el rechazo de sectores resistentes a concesiones. Fuentes de la oposición sugirieron que la falta de progreso y el apoyo apático de EEUU redujo su capacidad para generar aceptación en su coalición.

Tanto el gobierno de Maduro como la oposición tenían alternativas para una solución negociada. La oposición señaló las conversaciones fallidas para afirmar que se necesitaba más presión contra la administración de Maduro y el hecho de que sostener las conversaciones pulió la legitimidad y la posición internacional del gobierno. El éxito en las negociaciones no fue adquirido por ninguna de las partes.

El gobierno de Maduro buscó aprovecharse de las divisiones dentro de la oposición para marginar a la parte liderada por Juan Guaidó y empoderar a una facción que era menos conflictiva. Cuando las conversaciones de Barbados empezaron a titubear, Maduro entabló un diálogo paralelo con partidos minoritarios de la oposición para ofrecer solo concesiones mínimas.

Estados Unidos fue percibido, por ambas partes, como indispensable para las negociaciones de 2019, pero las divisiones entre el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la administración de Trump y el Departamento de Estado complicaron la participación de EEUU en el proceso. Exfuncionarios y negociadores de la oposición señalaron tensiones claras como: los diplomáticos del Departamento de Estado apoyaron las conversaciones, pero los funcionarios del NSC solo las vieron como una forma de profundizar las divisiones chavistas.

La falta de voluntad de Estados Unidos para igualar la flexibilidad de la oposición con respecto a las sanciones le dio un poder que fue ejercido inútilmente. La idea negativa de la Casa Blanca de considerar aliviar las sanciones a cambio de nuevas elecciones mientras Maduro todavía estaba en el poder, dejó a los negociadores de la oposición con poco apalancamiento. Las nuevas sanciones estadounidenses, anunciadas en agosto de 2019, significaron una excusa para que Maduro paralizara las conversaciones, y que la oposición pusiera fin al proceso.

 

Recomendaciones para no fallar de nuevo

Ante los fallidos resultados de estas mesas de negociación, WOLA planteó en el informe algunas recomendaciones para futuros procesos de diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición. 

A continuación, algunas de ellas: 

-La mesa de negociación debe reestructurarse para incorporar aportes de un conjunto más amplio de actores. Las próximas negociaciones deberían tener una mayor paridad de género e incluir un espacio claro para consulta con organizaciones de la sociedad civil, grupos de derechos humanos y víctimas. La mayoría de los entrevistados estaban abiertos a la participación de la sociedad civil de manera indirecta, creyendo que podría servir para ampliar tanto los aportes como el apoyo a las conversaciones.

-Se considera que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega sigue siendo el mejor actor para facilitar futuras negociaciones. A medida que las negociaciones van avanzando, pueden requerir una participación más activa por parte de facilitadores para incluir propuestas de soluciones creativas a los obstáculos, y trabajar más libremente con los participantes para fomentar rutas futuras con otros actores internacionales.

-Publicar la agenda básica de cualquier negociación futura, y actualizar al público sobre su progreso, puede ayudar a inculcar confianza en el proceso, pero las conversaciones en sí deben ser confidenciales. Las negociaciones futuras deben ser informadas por el fallo de procesos previos, como las conversaciones UNASUR en El Vaticano en 2014, cuya transmisión creó incentivos perversos y redujo su eficacia.

-Una ruta hacia la reinstitucionalización, en lugar de un giro o punto de solución a la crisis de Venezuela, puede ser más apropiada. Las fuentes del gobierno de Maduro afirmaron que habitualmente están interesadas en una solución que va más allá de las elecciones que incluyan garantías para la convivencia política. Las fuentes de oposición describen una nueva apertura a un arreglo en el que las dos partes acordaron un plan a largo plazo basado en un acuerdo político para la reconstrucción de las instituciones, con incentivos como sanciones graduales y alivio de ellas adjunto a cada hito. Ambas partes requieren un enfoque a más largo plazo.

-Estados Unidos debería abandonar su enfoque de «todo o nada» para presionar, y dejar claro que el progreso en los puntos de referencia acordados puede conducir a un alivio gradual de las sanciones, que pueden revocarse en caso de incumplimiento. Fuentes de la oposición cercanas a las conversaciones de Oslo y Barbados indicaron una clara frustración con la falta de voluntad de la administración de Trump para ofrecer alivio de sanciones sectoriales, una demanda clave de los negociadores chavistas, a cambio de cualquier cosa adicional a la renuncia inmediata de Maduro.

 

Puedes leer el informe de WOLA completo aquí.

Claves para entender el despliegue de violencia de la megabanda del Koki
Ronna Rísquez, periodista especializada en la fuente de sucesos y coordinadora editorial de Monitor de Víctimas, conversó con el coordinador de redacción de Runrun.es, Luis Ernesto Blanco a través de un live de Instagram para explicar los sucesos que iniciaron el 7 de julio de 2021 en La Cota 905

El 7 de julio a las 3:00 p.m. comenzaron los enfrentamientos en la montaña al suroeste de Caracas, que ocupa siete parroquias. Desde la carretera Panamericana hasta el Centro. Teniendo muy cerca el Palacio de Miraflores, lo que ha ocurrido en La Cota 905 durante los últimos cuatro días continúa agudizándose. Ronna Risquez, periodista especializada en la fuente de sucesos y coordinadora editorial de Monitor de Víctimas, explicó que está ocurriendo en esta comunidad de Caracas tras su recorrido por el oeste de la capital en los puntos donde hubo víctimas, heridos y disparos. 

¿Qué está pasando en La Cota 905 y qué repercusiones tiene para los ciudadanos?

Para explicar lo que está ocurriendo es necesario hacer una especie de recuento de lo que ha pasado los últimos años.

Lo que pasa en La Cota 905 no empezó ayer. Es algo que tiene inicio entre los años 2013 y 2014, época en la que surge la megabanda del Koki. Sin embargo, el líder es otro miembro del grupo. Se apoda “Vampi”. La banda comenzó a operar en La Cota 905, coincidió con el nacimiento de las zonas de paz. 

Para ese momento, los miembros de la megabanda habían aceptado hacer un pacto de paz con otras bandas, y no enfrentarse entre ellas. Estas zonas de paz contribuyeron a fortalecer a estos grupos de crimen. No solo en Caracas, también en Barlovento, Los Valles del Tuy y lugares del estado Aragua.

Luego, iniciaron las Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP). Una operación que se realizó con la intención de controlar a estos grupos de crimen. Pero en realidad, fue una operación de exterminio, donde se ejecutó a más de 500 personas. Principalmente, hombres jóvenes de zonas populares. 

Esto se acabó en 2017, cuando nacen las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES). También hubo otras razones. Ese fue un año conflictivo para el país. Se presume que el gobierno de Nicolás Maduro no quería tener tantos frentes abiertos. De alguna manera se necesitaba apaciguar lo que había pasado con la OLP y las bandas de crimen organizado. 

En 2017, hay un pacto de no agresión. Desde entonces, la megabanda del Koki se ha fortalecido. Aún más, con la llegada de la pandemia de COVID-19. Se estima que alrededor de 300 personas son miembros de este grupo. 

Estos grupos de crimen organizado necesitan territorios que les generen dinero. Mientras más territorio controlen, más actividades ilícitas manejan y, por ende, más dinero generan. 

Todo lo que está ocurriendo tiene un trasfondo económico. Un trasfondo de una disputa de control de un territorio, que se va ampliando cada vez más. Para manejar las rentas: microtráfico de drogas, contrabando y explotación del oro, venta de chatarra y contrabando de armas.

Hasta el momento no se tiene ningún vínculo entre la megabanda del Koki y el tráfico trasnacional de drogas pero sí con el microtráfico. Los mismos miembros de la banda lo afirmaron. 

Todo lo que pasa en Caracas es una disputa por un territorio que tiene una ubicación estratégica, la franja que va desde La Cota 905, que conecta con el Cementerio del Sur, La Vega, está cerca de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y Fuerte Tiuna. También tiene una panorámica al principal acceso a Caracas. 

Lo que se vio desde el 7 de julio de 2021, ¿es un enfrentamiento, es un amedrentamiento o una demostración de fuerza, cómo se podría calificar lo que ocurre?

Hay combinación de varias cosas. Desde finales de 2020 y a lo largo de 2021, las acciones que se han visto están enfocadas a una interpretación de poder y limitación de territorio. “Yo llego hasta aquí y tú no puedes hacerme nada”. Es una demostración de fuerza y de poder. 

La toma de estas zonas, el exceso de balas y disparos es para demostrar su poder.

Cuando esto ocurre, hay una reacción por parte de las autoridades. Ahí es cuando empiezan los enfrentamientos. 

Hay combinación de demostraciones de fuerza, poder y enfrentamientos.

¿El único fin de esta megabanda es expandirse por motivos económicos o pudiera haber algún elemento de control político y territorialidad?

Su prioridad es económica pero eso no implica que no haya otros intereses detrás. Hay interés de manejar el territorio desde el punto de vista ilegal y criminal, y también, interés de convertir su figura en algo lícito y poder tener algún tipo de participación política.

La gobernanza criminal es un concepto que tiene tres patas. Una es la relación con la comunidad, otra es las actividades ilícitas y la otra es un vínculo con el Gobierno. 

En el momento en el que estas bandas se encargan del suministro de alimentos, servicios públicos, como el gas, el Gobierno está validando que este grupo lo haga. La omisión contribuye al fortalecimiento de la gobernanza criminal. 

Cuando conversas con los cuerpos de seguridad del Estado, los policías de a pie, ¿qué reacción se percibe con respecto a todo esto?

Hay funcionarios que están allí y quisieran ejercer alguna acción para acabar con los grupos delictivos, la impunidad, los abusos y los delitos. Hay un espíritu de eso en muchos funcionarios. Sin embargo, la realidad es que hay de todo. Dentro de los distintos cuerpos de seguridad hay funcionarios vinculados con estas organizaciones delictivas. También hay funcionarios que buscan ser beneficiados de las ventas ilícitas. 

No pudiéramos decir que existe una sola línea. Por eso es importante que cuando se piensa en soluciones para esto, se debe tener presente que dentro de las policías venezolanas hay diferentes tipos de funcionarios. Por ejemplo: policías infiltrados que son miembros de las bandas.

Eso es parte del crimen organizado, ir infiltrándose en estructuras. Es cada vez más difícil combatirlas por esa razón. Hay policías honestos, que quieren trabajar y hacer que esto deje de ocurrir, pero también hay funcionarios que se vinculan a estos grupos y los protegen.

¿Hay alguna gran conexión o relación entre estas bandas que operan en el municipio Libertad con El Tren de Aragua? ¿Puede haber algún negocio para beneficios mutuos o cada uno actúa por su lado?

Lamentablemente sí hay conexión. Son estructuras bastante organizadas. No puedo asegurar que el Koki tenga vínculos fuertes con el Tren de Aragua. Pero el Koki tiene vínculo con otras organizaciones que operan en prisiones del país. Al igual que también tiene vínculos con la banda de Wilexis, que opera en el municipio Sucre, en Petare.

Estas organizaciones se conectan cada vez más, operan en alianzas, se organizan mejor. Incluso han copiado las estructuras jerárquicas de las prisiones y de esa manera operan en sus comunidades. Tienen luceros, gariteros, el principal (pran o líder) y tienen códigos de respeto y castigos similares al que se aplica dentro de las cárceles. 

La relación entre estas bandas es estrecha. Hay una relación y una conexión muy importante.

¿Por qué se levantan las zonas de paz?

Según lo planteado por el gobierno en ese momento, las zonas de paz tenían el objetivo de acabar con los enfrentamientos y pacificar estas bandas. Ciertamente, los enfrentamientos entre ellas se detuvieron y según testimonios de miembros de las bandas, se unieron para enfrentar a su enemigo común, los cuerpos de seguridad. Principalmente, la policía, regional y nacional.

Cuando esto ocurre, llegan las OLP. 

Hay quienes dicen que las zonas de paz siguen existiendo, no formalmente pero sí en práctica. El hecho de que la policía no pueda entrar a La Cota 905, La Vega, El Valle es un indicador de que eso sigue siendo una zona de paz y que sigue teniendo los privilegios que tenían en el momento.

También pasa en zonas de Barlovento, de Los Valles del Tuy y en San Vicente, estado Aragua.

En el momento en el que las bandas se unen,  ¿por qué el Gobierno no logra intervenir? ¿Por qué no se da ese punto de quiebre?

Sí se dio. No fue el mejor intento, porque creó la OLP y generó una matanza. La OLP pretendía acabar con estos grupos. Hay otro tipo de intereses detrás de las organizaciones. Hay sectores interesados en controlar la criminalidad, hacer que estas bandas ya no funcionen, pero hay otros grupos que no necesariamente tienen ese mismo interés. Estas diferencias han hecho que los grupos permanezcan y sigan operando.

Desde 2015, se ha perseguido la megabanda del Koki. Ya es 2021 y este grupo continúa actuando desde La Cota 905. 

¿Qué posibilidades hay de empezar a solucionar esto?

El problema se ha ido complicando porque la organización está cada vez mejor estructurada, tiene un poder de fuego muy significativo y cuenta con un territorio cada vez más amplio sobre su dominio. Por territorio no solo hablo de un espacio, sino de lo que está en ese territorio, eso incluye la gente. 

Es un proceso complicado, es muy difícil entrar y tomar el control de La Cota 905 de una manera que pueda detener a los miembros de la megabanda del Koki sin que haya daños colaterales y víctimas. Para mi es un reto de las autoridades que debería ser una cosa de estudio para saber cómo se hace. 

Lo que hemos visto en otros países, como Colombia y Brasil, son cosas terribles. Ejecuciones violentas y extrajudiciales donde hay violaciones de derechos humanos. Ya tenemos la experiencia de lo que ha pasado en Venezuela.

Plantear o pensar que la solución es una intervención policial o militar en La Cota 905 es algo que requiere de una estructura que puede que el Gobierno no tenga la capacidad de tenerla o armarla. Me refiero a estructura humana, defensores, fiscales, defensores de Derechos Humanos y tribunales. Toda una estructura que sea orientada a impartir justicia. No a matar.

Hay que unirse para formar estrategia y solucionar esto. Abordar en masa con muchas discusiones. Debe ser una solución con expertos, gente que además de ver la parte policial, vea la parte humana, los Derechos Humanos y las comunidades que se ven afectadas por ambas partes. Debe abordarse con una política integral que incluya oportunidades.

Hay una falla en nuestra sociedad, la falta de oportunidades para los jóvenes. No hay opción, la opción se la da la banda, el grupo armado no estatal que le ofrece una moto, un fusil, un ingreso o un almuerzo.

No se acaba con una banda matando. Si fuese así, después de todo lo que ha matado la OLP y las FAES, no habría Koki o megabandas.

¿Qué hace el ciudadano del área metropolitana que está en las zonas de riesgo tomadas por las bandas?

Lo responderé con testimonios de los heridos. Hablé con una chica, de 33 años, que fue herida en el abdomen. Venía de Valencia, iba hacia el litoral. Estaba en un autobús cuando a las 7:00 p.m. le entró una bala en el estómago. La llevaron al Hospital Dr. Miguel Pérez Carreño, y solo le habían puesto suero porque es lo único que hay. Los médicos la curan como pueden. 

Un señor, de 38 años, transportista en una ruta Valle Coche, no vive ahí. Su autobús a las 8:00 p.m. quedó lleno de balas, más de 40 tiros dice él. El transportista tiene cuatro heridas de bala en su cuerpo, un pulmón colapsado, una mano destrozada y dos heridas superficiales. Él solo estaba trabajando.

Una señora, de 53 años, estaba en su casa haciendo las tareas de hogar y de pronto la impactó una bala en el brazo.

Así vive la gente. La gente no sabe cómo salir de la zona.

¿La gente se ha hecho cómplice de las bandas?

No, es simplemente que la gente ha distorsionado los roles de todo. Sienten que ante la ausencia del Estado, estas personas les resuelven algunos de los problemas que debería solventar el Estado, no es que son cómplices sino que si se están muriendo de hambre y alguien les da una arepa a lo mejor la agarran. Se la está dando el Koki, pero qué hacen si no tienen otra opción. 

Hay que tener empatía y ponerse en los zapatos de los demás. Vivir en esas zonas, en esas circunstancias, vigilados por todos lados, tanto por la banda como por la policía, no es fácil.

Esta noche el Gobierno ha hecho comentarios sobre una actividad de retoma de La Cota 905, ¿eso podría tener alguna repercusión y resultado o debemos esperar por acciones como las que vimos que sigan ocurriendo?

Creo que cuando se ve que la declaración que da la máxima autoridad del Ministerio de Relaciones Interiores a la gente es que se resguarden y que no transiten, es un mensaje muy significativo y muy elocuente de lo que puede dar o garantizar el Estado.

Es algo que hay que mirar con detenimiento porque eso nos dice en qué estado nos encontramos los venezolanos.

Puedes ver el Live de Instagram completo aquí.

Refinerías venezolanas solo procesan 170 mil barriles diarios
La refinería El Palito estuvo paralizada por más de dos años, desde 2018, por falta de mantenimiento y de las inversiones necesarias
El reformador de petróleo de la refinería Cardón, crucial para la producción de gasolina, se detuvo en agosto de 2020

@fefamaya

La refinación de petróleo en Venezuela es apenas un tercio de lo que fue. Apenas 170 mil barriles son procesados en el que en algún momento fue uno de los complejos refinadores más grandes del mundo.

Según la BBC, en 2007, Petróleos de Venezuela producía 1.300.000 barriles de crudo diarios. Diversas trasnacionales operaban en la industria petrolera. Chevron, Exxon Mobil y ConocoPhillips siendo algunas de ellas. 

Un informe de Cedice Libertad señaló que para 2012, se producían entre 2.7 y 2.9 millones de barriles de crudo diariamente. De ellos, 1.303.000 eran refinados, es decir, entre 44,93 y 48,25% del petróleo producido se refinaba. 

Nueve años después, Venezuela produce 580 mil barriles de petróleo diarios aproximadamente. Sin embargo, la producción petrolera no ha sido la única cifra que ha descendido notablemente. Actualmente solo se refina 29,31% del crudo que se produce.

De la nacionalización al desmantelamiento

“El petróleo mueve hoy la historia. Debemos movernos con ella”, dijo Carlos Andrés Pérez el 29 de agosto de 1975 cuando anunciaba la nacionalización de la industria petrolera. El petróleo movió la historia, pero hacia un camino que nadie esperaba que la potencia petrolera tomara. 

Un artículo científico de Yldefonzo Penso señaló que la Ley de Nacionalización dejaba un resquicio abierto para que volvieran las empresas privadas a administrar el recurso venezolano. El artículo 5 reiteraba que el Estado ejercería la propiedad del recurso y sus actividades, pero, si al Ejecutivo Nacional le convenía, podía establecer convenios o alianzas con empresas privadas.

El proceso conocido como internacionalización de la industria, fue planteado y ejecutado con el objetivo de buscar nuevos mercados y aumentar la capacidad de refinación. Esto tuvo su máximo auge en la “apertura petrolera” en 1992 cuando PDVSA celebró contratos de explotación petrolera con algunas empresas privadas para la reactivación de campos inactivos. Estos primeros contratos se denominaron convenios operativos.

Los convenios operativos se crearon para explotar campos marginales. En definitiva, se firmaron 32 convenios que abarcaban 22 operadoras nacionales e internacionales. Dentro de las empresas foráneas se encontraban: BP, Chevron-Texaco, Shell, Petrobras, Repsol. 

En estos convenios, las empresas privadas actuaban como contratistas de PDVSA, suministrando los recursos financieros, materiales y humanos necesarios para reactivar el campo y PDVSA les pagaba dinero por barril producido, incluyendo costos y una ganancia establecida contractualmente. 

En 2007,  las petroleras Exxon Mobil y ConocoPhillips abandonaron sus operaciones en el país. La BBC reseñó que esta decisión fue tomada luego de que Hugo Chávez, presidente en ese entonces, erradicara los convenios operativos y las asociaciones estratégicas obligando a las trasnacionales a asociarse con Pdvsa en empresas mixtas, en las que la estatal petrolera venezolana siempre tendría mayoría accionaria.

Iván Freites, integrante del sindicato de trabajadores de Pdvsa, consideró que ese momento fue el inicio del declive de la industria petrolera venezolana. No era evidente al comienzo, pero esa acción condenaría más adelante la operatividad de las refinerías. 

La salida de las trasnacionales contribuyó a lo que se considera una de las primeras fallas de Pdvsa, la fuga de talento. Durante el paro petrolero de 2002, 18.000 empleados fueron despedidos. La profesora de la Universidad Simón Bolívar, Ursula Ehrmann, aseguró que esos empleados eran los expertos en la materia. 

El abandono de petroleras extranjeras y la fuga de talentos son dos elementos que contribuyeron al declive de las refinerías, llevándolas a tener un nivel de precariedad alto por falta de trabajadores capacitados para realizar el mantenimiento adecuado.

La nación que una vez fue considerada una potencia petrolera, hoy se esconde detrás las manchas de petróleo derramado por las fallas en refinerías.

Ninguna refinería al 100%

Luego de procesar 1.300.000 barriles de petróleo diarios y trabajar a máxima capacidad, cuatro de seis refinerías venezolanas solo trabajan entre 20 y 50% de su capacidad. Iván Freites indicó que durante enero de 2021, la refinería Amuay ubicada en Falcón, que forma parte del Complejo Refinador de Paraguaná (CRP), estaba produciendo apenas 60 mil barriles (20%), cuando su capacidad permite procesar 300 mil. 

En el caso de la refinería Cardón en el estado Falcón, también parte del CRP, en lugar de producir 305 mil barriles, solo está refinando 100 mil, es decir, 32,7% de su capacidad. 

De 187 mil barriles que puede procesar la refinería de Puerto La Cruz ubicada en Anzoátegui, en enero de 2021 solo 60 mil fueron refinados. Apenas 32,08% de su capacidad de refinación.

En caso de que se repare, la refinería El Palito sería la que puede trabajar a una capacidad más alta, solo con 50% de lo que es capaz de refinar. Actualmente, la planta refina 70 mil barriles diarios, cuando podría producir 140 mil. 

Un informe de Cedice Libertad aseguró que las refinerías Bajo Grande, en Zulia, y San Roque, en Anzoátegui, tienen capacidad para procesar 16 mil y cinco mil barriles de petróleo respectivamente. Actualmente, no están operativas. 

El estudio reseñó que Venezuela producía 2,7 y 2,9 millones de barriles diarios en 2012. De esa cifra, las refinerías de Pdvsa ubicadas en el país tenían capacidad para refinar y procesar 1,3 millones de barriles diarios. Esto quiere decir que entre 44,93 y 48,25% del crudo producido era refinado. 

Para febrero de 2021, según Freites, el Complejo Refinador de Paraguaná es la única refinería que está operativa, refinando 170 mil barriles de petróleo diarios: 105 mil en Cardón y los 65 mil restantes en Amuay. Además, señaló que las refinerías El Palito y Puerto La Cruz no están refinando crudo en estos momentos debido a reparaciones que están realizando en las plantas. 

“De 580 mil barriles de petróleo que se producen diariamente, solo se están refinando 170 mil”, aseguró Freites. Es decir, solo 29,31% del petróleo producido diariamente está siendo refinado. 

Fallas que ha generado la falta de mantenimiento

Desde el segundo trimestre de 2020, cuando la escasez de gasolina alcanzó su pico más alto en Venezuela, en El Palito, Amuay y Cardón, las fallas han sido recurrentes cada vez que han intentado ponerlas en funcionamiento, pero los problemas ya venían de antes. 

El Carabobeño reseñó que la refinería El Palito estuvo paralizada por más de dos años, desde 2018, por falta de mantenimiento y de las inversiones necesarias. En abril de 2020 intentó ser reactivada pero ha sido con una marcada intermitencia de más días de problemas y máquinas apagadas que de producción.

“Las fallas se han derivado en el colapso de sus tuberías, falta de agua y de vibraciones en toda la planta de craqueo catalítico, que impiden el aumento de la producción a números que puedan satisfacer la demanda de los 10 estados del país que se abastecen de combustible desde Carabobo”, indicó El Carabobeño.

De acuerdo con trabajadores de la refinería Cardón, el reformador de petróleo, crucial para la producción de gasolina, se detuvo en agosto de 2020 por una falla y falta de nitrógeno. 

Según Tal Cual Digital, se trata de  una unidad de procesamiento de gasolina que produce componentes de alto octanaje utilizados en la preparación de mezclas. Tiene una capacidad diaria de 45.000 barriles y Pdvsa lo había puesto en funcionamiento con una producción de unos 25.000 barriles de gasolina para enviarlos directo al mercado interno.

En el caso de Amuay, el 27 de octubre de 2020 una explosión afectó la unidad de destilación de la refinería venezolana. Reuters indicó que no hubo información del alcance de los posibles daños a la planta y dos de las personas, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que el evento fue controlado rápidamente.

Invertir en la gente

Las refinerías de Petróleos de Venezuela han sufrido un gran deterioro desde el final del chavismo y el comienzo del mandato de Nicolás Maduro. La químico y profesora de la Universidad Simón Bolívar (USB), Ursula Ehrmann, aseguró que el declive de las refinerías venezolanas se debe a la falta de conocimiento técnico de los empleados y la carencia de mantenimiento preventivo. Ehrmann recordó que Pdvsa despidió a 18.000 empleados, que eran los expertos en la materia, durante el paro petrolero de 2002. Aseguró que fue una de las primeras fallas de la industria. 

“Los pocos especialistas que se quedaron, a pesar de los problemas de 2002, comenzaron a irse porque consiguieron mejores ofertas de trabajo en diferentes lugares del mundo”, dijo. Por ende, hay muy pocas personas con el conocimiento técnico adecuado de la industria petrolera para Pdvsa. 

La profesora de la USB reiteró que Pdvsa solía invertir en la formación del personal. “En la última década, Pdvsa dejó de invertir en la formación de sus empleados. Lo que causó la falta de capacidad técnica”.

La carencia de capacidad técnica impide tener el conocimiento adecuado para manejar una refinería. Hoy en día, por falta de dinero y conocimiento técnico, las refinerías no han recibido el mantenimiento técnico preventivo que debe hacerse continuamente para que la planta opere correctamente. “Se dañaron y sacaron cosas poco a poco. Hasta que se dañó todo”, indicó Ehrmann.

Esto causó que ciertas operaciones de las plantas petroleras no operaran de forma correcta o incluso no funcionaran. En el caso de la refinería El Palito el constante reinicio de operaciones durante 2020 ha causado un derrame petrolero constante en Golfo Triste afectando a las playas de Boca de Aroa y el Parque Nacional Morrocoy. 

La refinación, la petroquímica, el procesamiento del gas natural y el mejoramiento del crudo son los principales procedimientos que se llevan a cabo dentro de una refinería. Tras el declive de la petrolera estatal, estos procedimientos se han visto afectados, causando que la producción de sus corrientes no sea constante. 

Ambas vacunas aprobadas por Estados Unidos tienen entre 94% y 95% de efectividad

Anthony Fauci, consejero médico en jefe de Joe Biden para el Covid-19 y director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EE. UU, aclaró dudas sobre la vacuna contra el COVID-19 realizada por Moderna y Pfizer durante una episodio de The Try Guys, una serie estadounidense disponible en Youtube. 

A continuación 15 claves de sobre el funcionamiento de la vacuna y lo que se espera de ella: 

La seguridad de la vacuna contra el COVID-19 no se vio afectada por la rapidez de su desarrollo. 

La rápida creación y ejecución de la vacuna contra el coronavirus está relacionada a los avances científicos de los últimos 10 años, que demuestran que se puede adquirir la secuencia genética de un virus e insertarla en el gen apropiado a través de estas nuevas plataformas de vacunas. 

La muestra de Moderna fueron 30 mil personas y la de Pfizer 44 mil. Ambas periodos de pruebas se realizaron en medio de un gran brote de casos de COVID-19. “Cuando se trata de demostrar que una vacuna funciona y solo hay algunos casos, dicha hipótesis puede tardar al menos siete años en confirmarse”, aseguró Fauci. Por lo que, la cantidad de casos influyó de manera positiva sobre el tiempo de realización de la vacuna.

Ambas vacunas aprobadas por Estados Unidos tienen entre 94% y 95% de efectividad.

La probabilidad de que las vacunas desarrollen un efecto secundario a largo plazo es espectacularmente bajo.

A lo largo de la historia de vacunología, más de 90% de los efectos secundarios a largo plazo aparecen entre 30 y 45 días después de haber terminado las pruebas de la vacuna. Por ello, la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés) decidió colocar un período de 60 días para dar una autorización de emergencia a la vacuna. 

La vacuna no cambiará o alterará el ADN de las personas.

Es posible que a pesar de estar vacunadas contra el COVID-19, las personas puedan contagiarse y ser asintomáticos. Fauci explicó que existe una posibilidad de que la vacuna proteja al ser humano de enfermarse pero no de contagiarse. 

Los tapabocas pueden dejar de utilizarse una vez que entre 70% y 80% de la población sea vacunada y se alcance la llamada “inmunidad de grupo”.

El director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. reiteró que no es buena idea dejar que el coronavirus se esparza para alcanzar la inmunidad de grupo. “Supongamos que 20% de la población estadounidense es inmune. Al llegar a ese porcentaje, EE.UU registró 352 mil muertes por COVID-19. Por ende, para que 80% de la población sea inmune, se debe registrar una cifra de fallecidos cuatro veces mayor a la anterior, 1.200 millones aproximadamente. ¿Estamos dispuestos a perder un millón de personas para alcanzar la inmunidad de 80% de la población?”, dijo. 

Después de 10-14 días de obtener la segunda dosis de la vacuna, la persona puede considerarse protegido del COVID-19.

Los británicos descubrieron que la nueva cepa de COVID-19, encontrada el 14 de diciembre de 2020 en Reino Unido, es más infecciosa pero no enferma o mata más a las personas. Tampoco parece interferir con la protección que garantiza la vacuna. Lo único diferente, es que se esparce con más facilidad.

Los niños y mujeres embarazadas son vulnerables, por lo que, no son vacunados hasta saber con certeza que la vacuna induce la misma respuesta en los adultos. Para conocer dicha respuesta, se mezcla un estudio de la inmunidad de niños y mujeres embarazadas con uno, ya completado, de la eficacia de la vacuna. En este estudio se debe concluir si los niños y las mujeres embarazadas pueden obtener la vacuna contra el COVID-19. La FDA hará las pruebas en niños a partir de finales de enero de 2021.

Para abril de 2021 no habrá restricciones para quien quiera vacunarse, porque los grupos prioritarios ya habrán sido vacunados.

Joe Biden propuso que ofrecerá un millón de dosis por día. Si un millón de personas recibe una dosis por día, para el final del verano se alcanzará el porcentaje ideal para considerar que la población es inmune. Para el otoño, se podrá recuperar parte de la normalidad en Estados Unidos. Las máscaras deberán utilizarse, pero los niños podrán sentirse seguros en el colegio, se podrá asistir con tranquilidad a eventos deportivos, restaurantes, entre otros.

Siete medios venezolanos inician 2021 bajo hostigamiento
Tal Cual Digital sufrió un ataque digital que dificulta el acceso al sitio web
VPI TV y Panorama también se vieron afectados por un ataque, pero en lugar de ser a su portal, fue directamente a sus oficinas

Durante la primera semana de enero de 2021, siete medios venezolanos sufrieron diferentes ataques que afectaron desde sus sedes y oficinas hasta sus portales. Efecto Cocuyo, Caraota Digital, El Pitazo, El Estímulo, VPI TV, Tal Cual Digital y Panorama fueron los afectados.

Los medios venezolanos mencionados anteriormente se vieron afectados por campañas de desinformación, clausura de oficinas, incautación de equipos de trabajo y ataques digitales durante la primera semana de 2021. 

Acusados de «influir» en la agenda de los medios

En el caso de Efecto Cocuyo, El Universal reseñó en un artículo que la Fundación Westminster para la Democracia (WFD, ha gastado más de 750.000 libras esterlinas (1.020.750 dólares) para “fortalecer la democracia” en Venezuela desde 2016, según documentos obtenidos por Declassified.

El artículo alegó que dicha fundación de origen inglés tiene un «contrato millonario con algunas empresas de comunicación venezolanas como Efecto Cocuyo, Instituto Radiofónico Fe y Alegría y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP)» y señala que el gobierno británico financió de forma ilegal a estas instituciones bajo un nuevo proyecto de promoción del «periodismo de investigación» en América Latina, que cubre «furtivamente a Venezuela». 

Por otro lado, El Pitazo, Caraota Digital y El Estímulo también fueron señalados de estar «dentro de la lista de medios de comunicación, que también son financiados por Reino Unido para influir en la agenda de los medios en Venezuela».

El portal de Globovisión reiteró que este nuevo hallazgo podría engrosar la lista de intromisiones de gobiernos extranjeros en la política interna del país.

Acceso denegado

El viernes 8 de enero, el portal de noticias Tal Cual Digital sufrió un ataque digital que dificulta el acceso al sitio web (www.talcualdigital.com).

Para evadir la agresión a la libertad de expresión, el medio continuará informando por sus redes sociales hasta que se solvente el problema de acceso a la página web. 

Víctimas del SENIAT y Conatel

El 8 de enero, VPI TV y Panorama también se vieron afectados por un ataque, pero en lugar de ser a su portal, fue directamente a sus oficinas. 

En el caso de VPI TV, funcionarios de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel) y del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT), tomaron la oficina de Los Dos Caminos, ubicada en Caracas. 

Además, directivos VPI informaron que Conatel incautó equipos de transmisión, cámaras, computadoras entre otros implementos de trabajo del medio. 

Mientras esto ocurría en Caracas, en Maracaibo se presentaba una situación similar: oficiales del Seniat también se presentaron en las oficinas del diario Panorama y clausuraron la sede del medio hasta el 12 de enero de 2021.

Panorama aseguró que la medida obedece al incumplimiento de deberes tributarios. 

Irán, Rusia y China: los amigos de Maduro que valen oro
Gracias a un pago de $500 millones en lingotes de oro, Irán abastece a Pdvsa de gasolina y repuestos para reparar las refinerías
Venezuela es el primer país en la región que utiliza estrategias avanzadas como bots para posicionar sus mensajes en las redes sociales
Venezuela es el país que más dinero ha recibido de China, 62.200 millones de dólares en 17 créditos
Las sanciones cometieron daños colaterales en la economía y la población venezolana

@fefamaya

 

Expertos aseguraron que las sanciones obligaron al gobierno de Nicolás Maduro a afianzar sus relaciones con países como Irán, Rusia y China.

Risa Grais-Targow, directora de Latinoamérica ante la consultora de riesgo político Eurasia Group, señaló que Venezuela e Irán han tenido una relación cercana por varios años. Sin embargo, esta ha evolucionado durante el último año, sobre todo porque Irán ha sido la solución del gobierno de Maduro para enfrentar la escasez de gasolina en Venezuela. 

Irán, Rusia y China se han convertido en el principal apoyo del gobierno de Maduro, ya que se han encargado de garantizar la gasolina, la vacuna con el COVID-19 y $62.200 millones. 

Además de ello, durante una conversación sobre la política de las sanciones de Estados Unidos hacia Venezuela, los expertos aseguraron que la estrategia bajo la que fueron impuestas las sanciones sectoriales fracasó y “la administración de Joe Biden debería plantear una nueva táctica”.

Grais-Targow señaló que las sanciones son un instrumento de utilidad en el ámbito diplomático. En el caso de Venezuela, se impusieron bajo la premisa de que acortarían los ingresos del gobierno de Maduro, causando que este se quebrara. A pesar de ello, Grais-Targow aseguró que el gobierno de Maduro ha encontrado otras maneras de mantenerse a flote, como la minería.

En cuanto a las sanciones sectoriales, Geoff Ramsey, director del programa para Venezuela de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericano (WOLA), reiteró que estas fueron impuestas en 2019 al sector petrolero, específicamente a Petróleos de Venezuela S.A. 

El miembro de WOLA reiteró que la crisis venezolana empezó mucho antes de que las sanciones fuesen impuestas. 

Irán y Venezuela: cerquita y sin mascarilla

Tal como señaló Risa Grais-Targow, Venezuela e Irán han tenido una relación cercana por varios años. Sin embargo durante 2020, a pesar del distanciamiento social por la pandemia de COVID-19, Irán y Venezuela han fortalecido aún más su relación.

El Pitazo reseñó que gracias a un pago de $500 millones en lingotes de oro, Irán abastece a Pdvsa de gasolina y repuestos para reparar las refinerías. Además de ello, los iraníes abrieron supermercados en Venezuela y ofrecieron misiles de largo alcance, que el gobierno de Maduro amenazó con adquirir.

“La relación entre Irán y Venezuela ha evolucionado durante el último año sobre todo porque Irán ha sido la solución del gobierno de Maduro para enfrentar la escasez de gasolina en Venezuela”, dijo Grais-Targow.

Por otro lado, el 28 de septiembre de 2020, el comandante de la Guardia Islámica Revolucionaria iraní y consejero militar del ayatollah, Ali Khamenei, indicó que Irán asesora a la administración de Nicolás Maduro en la conformación de una fuerza de movilización para suprimir protestas o actividades en contra del gobierno.

Elliot Abrams advirtió que EE.UU destruirán los misiles iraníes si son enviados a Venezuela por la cercanía entre los territorios de ambos países. Debido a esto, la relación de Irán con Venezuela, se convierte en un tema de seguridad nacional estadounidense. 

Rusia ofrece inmunidad ante el COVID-19 a Venezuela  

Irán no es la única nación que ha fortalecido sus relaciones con Venezuela durante la pandemia. El diario El País reseñó que Rusia es el principal apoyo exterior de la administración de Maduro para febrero 2020, tras la visita del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. 

“En los últimos años, Moscú ha apoyado al líder chavista con miles de millones de dólares en acuerdos comerciales y líneas de financiación. Y eso le ha convertido en su segundo socio comercial y acreedor, después de China. Caracas debe unos 6,5 millones de dólares (5.600 millones de euros) a la rusa Rosneft, que va pagando poco a poco con petróleo”, citó El País.

Venezuela compra productos agrarios y sanitarios a Rusia. El país suramericano se ha convertido además en uno de los mercados más importantes para la industria de defensa rusa.

Adicionalmente, el 2 de octubre de 2020, la vicepresidenta del gobierno de Maduro, Delcy Rodríguez, anunció la llegada de la vacuna rusa a Venezuela. “Venezuela será el primer país del hemisferio occidental en participar en la fase 3 de los ensayos de la vacuna contra la COVID-19”, dijo. 

El epidemiólogo Julio Castro indicó que Venezuela recibió solo 4000 vacunas, de las cuales solo 2000 personas recibirán la vacuna y las restantes serán vacunados con placebo.

Por otro lado, una investigación de Runrun.es y Tal Cual Digital reseñó que Venezuela es el primer país en la región que utiliza estrategias avanzadas como bots para posicionar sus mensajes en las redes sociales, según el Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council. Gran parte de la propagación de la propaganda a través de granjas de bots es otorgada de Rusia a Venezuela. “Junto con China, India, Irán, Pakistán, Rusia y Arabia Saudita, Venezuela es uno de los siete países del mundo con mayor número de ciber tropas para desinformar con impacto global, revela un estudio de la Universidad de Oxford”, reiteró la investigación.

$62.200 millones y 486 tratados entre China y Venezuela

Si se habla de dinero, China sigue siendo el sostén de la economía venezolana, ya que Venezuela es el país que más dinero ha recibido de China. Según VOA Noticias, China ha dado a Venezuela 62.200 millones de dólares en 17 créditos, principalmente para el sector energético, según una base de datos del centro de estudios Diálogo Interamericano en la ciudad de Washington.

El legislador demócrata, Henry Cuellar, indicó a la Voz de América que uno de los temas más preocupantes es el aumento en la venta de armas de China a Venezuela, que ha negociado más de 615 millones de dólares en armas a Venezuela en los últimos 10 años, según un informe todavía no publicado, por parte del Comando Sur de Estados Unidos. 

Además de ello, desde 1999 hasta 2019 se han firmado 486 tratados entre ambas naciones, durante los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, pero solo de 62 de ellos se pudo obtener datos completos sobre los términos suscritos, de acuerdo a datos de Vendata.

Los textos de los acuerdos firmados por ambas naciones, cuentan con materias tan variadas como hidrocarburos, telecomunicaciones, agroindustria, electricidad, minería, comercio, agricultura, finanzas, salud, transporte, servicios públicos, vivienda, aduanas, tecnología, agricultura, metalurgia, alimentación, asuntos aeroespaciales, entre tantas otras.

Vendata aseguró que estos tratados fueron objeto de pesquisa en gacetas oficiales, páginas oficiales de los ministerios de Relaciones Exteriores de ambos países, medios de comunicación, sitios web de ministerios y en los portales de las instituciones involucradas en el desarrollo y la ejecución de los acuerdos, sin mayor éxito que el mencionado.

Economía y población venezolana, las más afectadas

Geoff Ramsey indicó que desde 2017, Provea, Acción Solidaria, equipo de la Universidad Católica Andrés Bello y la WOLA han creado conciencia del impacto de las sanciones sectoriales sobre la población venezolana.

La economista, Tamara Herrera, reiteró que las sanciones cometieron daños colaterales en la economía y la población venezolana. “El daño causado aumentó a partir de septiembre de 2017 hasta llegar a ser paralizante en 2019, cuando estos se hicieron visibles”, dijo.

Además, aseguró que el sancionador -Estados Unidos- subestimó el espacio, entorno y país sancionado -Venezuela-.

Herrera indicó que un daño colateral positivo de las sanciones, fue llevar al extremo al gobierno de Nicolás Maduro para que se encargara del funcionamiento de las empresas privadas y la ayuda humanitaria.

Sin aprobación de PDVSA, el petróleo de Nabarima no podrá ser trasegado
La petrolera italiana, ENI, reiteró que llevará a cabo su plan de reparación una vez que Pdvsa lo apruebe
La petrolera italiana se encuentra en diálogo con Pdvsa para obtener su aprobación

@fefamaya

 

Las denuncias de riesgo de hundimiento de la plataforma de almacenamiento de petróleo, Nabarima, comenzaron en agosto de 2020. La primera fue realizada el 30 de agosto por Eudis Girot. 

Nabarima pertenece a Petróleos de Venezuela, S.A, pero la administración es manejada por Petrosucre, filial de Pdvsa y empresa mixta con capital accionario entre Pdvsa y la petrolera italiana ENI. Pdvsa posee 64% de las acciones, mientras que, ENI posee 26%.

Pdvsa y la petrolera italiana ENI son los responsables en caso de que ocurra un derrame petrolero. Por lo que, ENI emitió un comunicado asegurando que está lista para realizar actividades que garanticen la descarga segura del petróleo de Nabarima. 

Un vocero de la oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE.UU afirmó que ENI no correría riesgos de ser sancionada en caso de que deban realizar reparaciones de emergencia en el Nabarima. 

Sin embargo, la petrolera italiana reiteró que llevará a cabo su plan de reparación una vez que Pdvsa lo apruebe. 

Por ser el accionista mayoritario y el operador, sin la aprobación de Pdvsa, el petróleo a bordo del Nabarima no puede ser descargado. 

Un vocero de ENI indicó a Runrun.es que el operador es quien toma las decisiones de qué actividades se realizan dentro de la embarcación.

Nabarima contiene 1.101.850 barriles de petróleo a bordo. Tras una falla en la única bomba de achique de la plataforma, Nabarima corría riesgo de hundirse de nuevo.

ENI espera por aprobación de Pdvsa

El vocero de ENI indicó a Runrun.es que la petrolera italiana se encuentra en diálogo con Pdvsa para obtener su aprobación. “Hasta que Pdvsa no esté de acuerdo con nuestro plan técnico, no podemos proceder a solucionar los problemas que tiene Nabarima”, aseguró el vocero que señaló que ENI planea utilizar una posición dinámica inversa para extraer el petróleo, asegurando que es la manera más segura de sacarlo de la plataforma de almacenamiento. 

Trinidad y Tobago ante situación del Nabarima

Trinidad y Tobago podría ser de las entidades más afectadas en caso de que Nabarima se hunda y ocurra un derrame petrolero. Debido a esto, el gobierno trinitario envió un equipo técnico para evaluar la situación de la embarcación el 23 de octubre de 2020.

El ministro de Industria y Energía de Trinidad y Tobago, Frankling Khan, afirmó que tras realizar una inspección a la embarcación, el equipo no encontró indicios de inclinación que pudiera llevar a su hundimiento o riesgo de fuga de combustible.

A pesar de la conclusión del estudio, Trinidad y Tobago continuará monitoreando la situación y se mantendrá en comunicación con las autoridades venezolanas para asegurarse de que no existan riesgos.

Adicionalmente, el grupo técnico concluyó que no hay filtraciones. Khan aseguró que eso refleja que los cascos dobles de Nabarima estaban intactos, eso reduce a un riesgo mínimo de derrame de petróleo.

Los expertos de Trinidad también confirmaron que, para la fecha, se estaba realizando un mantenimiento adecuado y reparaciones a bombas y motores.