Nelson Bocaranda Sardi, autor en Runrun

Nelson Bocaranda Sardi

Runrunes de Bocaranda: ALTO – DESDE CABO VERDE

Foto referencial / Racool_studio en Freepik

DESDE CABO VERDE

Todo pareciera indicar que la extradición del preso Alex Saab desde Cabo Verde a los Estados Unidos es una realidad. La defensa del colombiano, socio del régimen de Maduro en distintos sectores que van desde la alimentación hasta el oro, habría contratado en Miami un conocido bufete especializado en causas de acusados por tráfico de drogas y otros delitos graves.

La detención de dos individuos en Colombia y tres en Estados Unidos relacionados con Saab indica que el procedimiento en su contra estaría avanzando. El Attorney General de Florida designó ya un fiscal (¿T. González?) para el inicio del juicio. Los temores de suicidio u homicidio en torno al detenido influyen en acelerar su envío a los Estados Unidos. Veremos pues…

¿EN PELIGRO NUESTRO ESEQUIBO?

Reinaldo Figueredo, excanciller de Venezuela en el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez lanzó una alerta sobre el tema Esequibo: “Cuando fui canciller de la República tuve que ver con todo lo relativo a la controversia con Guyana en cuanto a la región del Esequibo. Ahora veo con gran preocupación e indignación que el gobierno ilegítimamente presidido por Nicolás Maduro ha resuelto, sin autoridad ni legalidad alguna, cometer los mismos graves errores en los que se incurrió durante la presidencia de Hugo Chávez. Afortunadamente se pudo en esa ocasión hacerle recomendaciones para que actuara en forma tal que no permitiera que corriera en peligro la salida del Orinoco hacia el mar”. Sigue…

¿EL DISPARATE DE LOS BUENOS OFICIOS?

Se ha pretendido ahora, sin la correspondiente legalidad ni menos autoridad legítima, mantener los buenos oficios. Ello requeriría que ambos países le hubiesen solicitado al Secretario General que fuese él, de su propia determinación o a instancia de una de las partes, que esto recayera sobre la Corte Internacional de Justicia.

Esto, a juicio de Figueredo, no solo es un disparate sino que podría conducirnos a instancias de elevada peligrosidad en nuestra región. Él dice: “Se trató, en la oportunidad que me correspondió como canciller, la de convenir en un mecanismo concebido, de común acuerdo, que se le planteara, con mi presencia por Venezuela y la del canciller guyanés Rashley Jackson, al Secretario General de la Naciones Unidas, entonces Javier Pérez de Cuellar, quien desde luego lo acordó. De ese modo se logró no solo desmantelar la fórmula del enviado especial de las Naciones Unidas, Diego Cordovés, sino convenir en la persona que ejerció el oficio de buen oficiante. La interpretación que públicamente he podido apreciar de Delcy Rodríguez es total y absolutamente errónea. Del artículo 33 de la Carta de Naciones Unidas uno no puede seleccionar lo que se desea excluyendo lo que no le gusta.

El Secretario General de la ONU sí puede escoger el método. Pero, en vez de hacerlo, lo que hizo fue dejar que lo solicitaran ambas partes. Delcy  insistió en los buenos oficios y obtuvo anuencia, brindándole un lapso de un año para que se produjera tal resultado; se llegó incluso a señalar a un ciudadano noruego para que ejerciera esos buenos oficios. Como era de suponer, no se llegó a nada, hasta donde alcancé a saber, y ha sido entonces, por razones que desconozco, que surgió la decisión de llevar el caso a la Corte Internacional de Justicia.

Decir que se trata de un acto unilateral de Guyana, hasta donde alcanzo a apreciar, no solo es un disparate por cuanto fue nuestra la iniciativa de los buenos oficios al Secretario General, ello pudo llevarse a cabo sin la reticencia del gobierno de Guyana. Por ello el Secretario General acordó. La Corte decidirá con base en los argumentos que presente Guyana y la no presencia de Venezuela no solo no resuelve nada, sino por el contrario puede llegar a causarle al país y a la región problemas de impredecible magnitud”.

A PROPÓSITO DEL ESEQUIBO

El año pasado, en septiembre, hice una recopilación en Runrun.es de buena parte de lo que he venido escribiendo sobre la reclamación venezolana del territorio Esequibo en los últimos años. Al leerlo se darán cuenta de la falta de interés por parte de Hugo Chávez en ejercer dicha reclamación como lo exigen las realidades del país y no los deseos imbuidos en él por su idolatrado mentor Fidel Castro. Paso a paso hemos ido dejando al albedrío guyanés la posibilidad de que se queden con la zona reclamada. Aquí el enlace: 

Runrunes de Bocaranda: MEDIO – ALERTA AZUL O ROJA

ALERTA AZUL O ROJA

El muy ilustrado abogado venezolano Omar Estacio analiza los alegatos que el gobierno de Maduro ha hecho públicos en referencia a la detención de su más conspicuo socio en una múltiple diversidad de renglones: desde las Cajas CLAP de comida, hasta la ilegal exportación del oro, también ilícitamente extraído.

Cito unos de sus párrafos: “En la extradición de Alex Saab que se dirime actualmente, en la República de Cabo Verde, los letrados de la defensa han alegado que, en la fecha en que se produjo su captura, la única medida internacional contra el acusado era un “Alerta Azul”; y que no fue sino hasta el día siguiente cuando las autoridades locales recibieron una segunda notificación de Interpol, esta vez “Alerta Roja”, con pedido expreso de aprehensión de Saab.

Tales circunstancias, según los defensores, viciaría todo el proceso, por lo que la extradición a EE. UU. tendría que ser negada por los tribunales de Cabo Verde. Mutatis mutandi, lo mismo alegaron los defensores, de Ilich Ramírez (a) Carlos el Chacal después de ser capturado en Jartum, Sudán del Norte y, ulteriormente, puesto a la orden de la Justicia francesa.

Pero en aquel, como en el presente caso, rige el principio male captus, bene detentius. La captura, parcialmente defectuosa, o male,  desemboca en detención legítima, o bene, si en esta última se respeta el debido proceso.

El concepto male captus, bene detentius sumó solera y universalidad al ser acogido en la ya mencionada causa contra Ilich Ramírez por la respetable Comisión de DD. HH. de la Unión Europea (Expediente 28.780/95, pronunciamiento del 24 de junio de 1996). Hoy, su aceptación está muy extendida.

La captura, con base en un “Alerta Azul” de Interpol de cualquier persona solicitada por crímenes gravísimos, no configura male captus –lo veremos en los párrafos finales-. Pero aun en ese supuesto negado, al recibirse en Cabo Verde el “Alerta Roja” de Interpol dentro de las 24 horas siguientes a la captura de Saab y ponerlo de inmediato a la orden del juez, quedaron subsanadas las hipotéticas debilidades.

Al día de hoy los “Alertas Azules”, (Reglamento Interpol sobre Tratamiento de Datos, art. 88) pueden conducir de manera obligatoria a las autoridades a que retengan a los individuos peligrosos, como sería el prófugo de la justicia de EE. UU., Alex Saab.

Lucrarse con oro tinto en sangre de los niños del Arco Minero, mercadear comida en mal estado para los sectores más vulnerables de la población, participar en el mayor saqueo de la historia de la Humanidad contra nación alguna, no son minucias o “conchas de ajo” delictuosas.

Entre los Estados que han admitido los “Alertas Azules” como detonantes por sí solos de capturas, se encuentra Venezuela. Lo corroboran las siguientes sentencias de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia: 1) No 214, del 26 de julio de 2018, y 2) No. 365 del 13 de octubre de 2013. Esta última, copiada a la letra, es del tenor siguiente: “La Difusión Internacional Azul (Alerta Azul) que es una solicitud de INTERPOL a las policías de sus países miembros para que proporcionen información sobre el paradero y las actividades de una persona investigada. Algunos países pueden considerar la detención de una persona objeto de una ‘Difusión Azul’, aunque no se haya expedido una orden de detención nacional contra ella”.

¡Quién iba a decirlo! Tan obsecuente el TSJ –lo decimos con dolor-, y dos de sus jurisprudencias penden, en este momento, como guadañas judiciales sobre uno de los más conspicuos personeros de la narcotiranía que asola a Venezuela”. (@omarestacio).

¿NO ME ACUERDO?

Alex Saab ha tenido que sentir la “distancia kilométrica” que algunos personajes -otrora muy cercanos- han interpuesto con él.

El expresidente Juan Manuel Santos tiene el beneficio de la duda de haberlo conocido sorpresivamente en un acto del presidente Chávez, al firmar con Colombia un plan de construcción de viviendas. Y donde por vez primera Alex Saab daba cuenta de sus afanes mercantiles con el gobierno rojo rojito.

No fue lo mismo que lo negara, como una versión colombiana de Judas, la senadora Piedad Córdoba, quien alega no haberlo conocido, cuando fue ella misma la que lo presentó al canciller de Hugo Chávez, Nicolás Maduro, y con quien compartió un despacho en la sede del Ministerio de Exteriores, cedido por Nicolás.

En esa pequeña oficina también llegó a despachar el novel comerciante colombiano recién aterrizado en Caracas, hoy preso en Cabo Verde esperando el proceso de extradición a los Estados Unidos, que ya fue aprobado por las instancias judiciales del archipiélago africano.

Runrunes de Bocaranda: BAJO – DISTRACCIONES

DISTRACCIONES

Chuo Torrealba lanzó este tuit de advertencia: “Ajá, qué crees tú que es más noticia: ¿La expulsión de la embajadora de la Unión Europea o la tragedia desgarradora de Maracaibo? ¿La amenaza a la Embajada de España o el atraco a los dueños de las estaciones de servicio? ¡FOCO! ¡Nos quieren poner a mirar al otro lado del océano!”.

Lo cierto es que el régimen lanza potes de humo, se inventa épicas que no existen con ese propósito: desviar la atención de los temas que más lo dañan. Y cuya responsabilidad es totalmente suya.

Los fines de semana cientos de fake news son lanzadas a rodar por las redes con el claro objetivo de desmoralizar a los que se oponen al régimen… y buena parte surte efecto.

¿FRUSTRACIÓN?

“Los europeos no la ocultan al ver que sus demandas por promover un diálogo que permita destrabar la crisis que afecta a Venezuela se pierden en el camino, conforme Maduro arrecia su política de control y represión, y Estados Unidos endurece su postura para acelerar la caída del régimen, pero la situación permanece en un punto muerto”.

Los diferentes países han tratado infructuosamente de sentar a las partes. De allí el hastío europeo que provocó más sanciones y que llegaron hasta el director del despacho presidencial y jefe de Conatel, el organismo de la censura mediática y radioeléctrica, el general Jorge Márquez Monsalve.

Un personaje de la más absoluta confianza de la pareja de Miraflores. Por encima de los hermanos Rodríguez…

¿CORRUPÇÃO?

En anterior columna hice referencia a una demanda que estaba a punto de concretarse contra la empresa portuguesa Teixeira Duarte, por las obras encargadas bajo la administración de Chávez.

Las cifras allí mencionadas incluían todo el portafolio de contrataciones referentes a construcciones, las llamadas “Canaimitas”, el ensamblaje de teléfonos celulares, los módulos de CANTV en Calabozo y otra gama de actividades comerciales contempladas en los convenios bilaterales firmados entre Lisboa y Caracas.

Allá en Portugal se investigó por corrupción al primer ministro José Sócrates, que ejerció el cargo entre 2005 y 2011, y se le acusó por 31 delitos. El socialista tuvo que renunciar a su partido, cumplir prisión y reclusión domiciliaria. Bajo su mandato crecieron los negocios con Venezuela a la que hizo una visita oficial. También los “regalos” de bienes raíces en dos ciudades portuguesas a familiares de funcionarios rojitos.

El tema a litigar es respecto a la construcción y operación del Puerto de La Guaira. Se enfocaría en el contrato que la entonces presidenta de “Puertos del Litoral Central”, C/N Elsa Gutiérrez Graffe firmó con la empresa Teixeira Duarte, representada por Luis Pedro Santos Alves por un monto en dólares de 398.861.858 que luego -trascendió- subió unos $500 millones más según fueron creciendo los costos.

Contrato que la entonces presidenta de “Puertos del Litoral Central”, C/N Elsa Gutiérrez Graffe firmó con la empresa Teixeira Duarte.
Detalle de las firmas de Elsa Gutiérrez Graffe, por el régimen chavista; y Luis P. Santiago, por la empresa portuguesa (dentro del convenio bilateral Lisboa-Caracas, durante el mandato de Chávez).

Algunos de los consorcios que tuvieron que formarse para la ejecución de las varias obras asignadas en el país todavía reclaman sus pagos en varias de esas locaciones, sin tener a nadie que les dé la cara o que responda por los enormes compromisos asumidos.

Los campos de materiales y equipos de todas esas empresas contratadas han sido vandalizados con la complacencia del gobierno o por su inacción para responder por esos desmanes. Varias compañías nacionales, con alto prestigio internacional, al quedar endeudadas quebraron o están en su mínima expresión. Recuerdan la repetitiva frase de estas dos décadas: “Así, así es que se gobierna”…

GUYANA OIL

Valero Energy fue el principal cliente y receptor de crudo venezolano hasta enero de 2019, cuando entraron en vigor las sanciones que impuso el gobierno de Donald Trump. Estas prohibieron el comercio exterior de Petróleos de Venezuela (PDVSA) desde y hacia los Estados Unidos, lo que obligó desde ese momento a esa empresa refinadora a buscar a otros países como proveedores. Y a partir de 2020 encontró a Guyana.

El portal venezolano Petroguía informa además que la data de la Administración de Información de Energía de los Estados Unidos (Energy Information Agency) indica que en abril Valero compró un cargamento de 283.000 barriles de crudo guyanés, que representa el 22 % del volumen que se envió desde esta nación durante su tercer mes de exportaciones petroleras. 

Precisamente del país, otrora pobre, que viene creciendo de la mano de las petroleras norteamericanas que se voltearon hacia él tras la chavista debacle de PDVSA y sus exportaciones…

Runrunes de Bocaranda: ALTO - ¿TRUMP ERRÁTICO?

¿TRUMP ERRÁTICO?

Por decir lo menos, es la figura que el exasesor de seguridad de los EE. UU., John Bolton, nos presenta del actual presidente estadounidense.

Si bien es cierto que cuando lo designaron para el cargo fue el propio expresidente demócrata Jimmy Carter, quien lo definió así: “Tal vez uno de los peores errores que ha cometido el presidente Trump desde que ocupó el cargo es su empleo de John Bolton, quien ha estado defendiendo una guerra con Corea del Norte durante mucho tiempo e incluso un ataque contra Irán, y quien ha sido una de las principales figuras en orquestar la decisión de invadir Irak “, dijo Carter. Y llamó su nombramiento como “un desastre para nuestro país”.

Palabra cierta, por decir lo menos, cuando ahora Bolton se venga de Trump con la publicación de su libro El salón en donde sucedió.

Allí pinta a un mandatario iracundo e ignorante, sin preparación suficiente para el cargo. Malcriado, sordo para los consejos útiles y quien desdeña con frecuencia cumplir la Constitución estadounidense. Una de sus frases en el libro es demoledora, pues indica los motivos tras muchas de las decisiones de quien ocupa la Casa Blanca: “Estoy en apuros para identificar cualquier decisión importante de Trump durante mis funciones que no haya sido impulsada por cálculos de reelección”.

Varios analistas coinciden, al leer el texto, que Trump usa la política exterior para su beneficio político. De esto hay dos ejemplos claros en las líneas de Bolton: la petición al presidente de Ucrania de investigar al precandidato demócrata Joe Biden, que luego se convirtió en un escándalo por el cual estuvo a punto de ser destituido por el Congreso; y la petición al presidente de China, Xi Jinping, de que lo ayudara a ganar las elecciones de este próximo noviembre aumentando las importaciones agrícolas desde los estados productores clave de los Estados Unidos.

Las líneas del texto de Bolton no clarifican sino que empantanan el errático tratamiento del caso Venezuela. Desde decir que Trump llama a Maduro “inteligente y duro”, hasta sembrar las dudas de si Trump mantendría su posición de ser reelecto en noviembre.

En el medio de ese análisis lo define en algún momento como un “halcón de la guerra”, cuando atribuye a Trump el haber dicho que una invasión a Venezuela sería “cool”.

Tan reciente como el fin de semana, cuando el propio Trump desató otra controversia al conceder el viernes una entrevista en la Oficina Oval al portal Axios y mostrarse abierto a reunirse con el dictador Nicolás Maduro al decir: “Tal vez pensaría en eso… a Maduro le gustaría reunirse. Y nunca me opongo a las reuniones, ya sabes, rara vez se oponen a las reuniones. Siempre digo que pierdes muy poco con las reuniones. Pero en este momento, las he rechazado”.

Luego, tan solo dos días después, tuiteó que solo se reuniría con el dictador venezolano Nicolás Maduro “para discutir una cosa: una salida pacífica del poder”. Su vocera fue presta el lunes al señalar que “nada ha cambiado respecto a Guaidó y Venezuela”.

Demostración palpable de los señalamientos de Bolton, pues dichos comentarios representan un giro de 180 grados de su entrevista con Jonathan Swan, de Axios, 72 horas antes. En esta no estableció esa condición previa para una reunión de Maduro, y sugirió que tuvo dudas sobre su decisión de reconocer a Juan Guaidó como el líder legítimo del país.

Al mismo tiempo, en esa entrevista de Axios, Trump describió a su exasesor de seguridad nacional como un “loco” que podría ser el “ser humano más tonto de la Tierra” por apoyar persistentemente la guerra de Irak. Esta vez Carter tuvo razón. Así se bate el cobre en el Norte.

Lamentablemente las acciones de Bolton perjudicaron la estrategia diplomática a seguir en un caso tan difícil como el venezolano. Los gritos de guerra a los cuatro vientos fortalecieron el apoyo de los países más comprometidos con el gobierno militar-cívico venezolano como Rusia, China, Irán, Turquía y Cuba.

El cabildeo global de todos ellos y los ingentes negocios con nuestro petróleo y la gasolina (cuando había), el oro, el hierro, la bauxita y el coltán afianzaron el saqueo interno y el compromiso externo.

El cabildeo de todos ellos en los organismos internacionales fue la mejor apuesta de Nicolás y su equipo. Difícil para nuestra destruida democracia.

Por ello Maduro fue rápido en responder las palabras de Trump señalando “estar dispuesto a conversar respetuosamente con el presidente Donald Trump”, el jefe del país que ha ofrecido 15 millones de dólares como recompensa a quien lo entregue a las autoridades estadounidenses, así como a otras 14 figuras de su gobierno. Por supuesto que ignoró la aclaratoria de la Casa Blanca sobre la corrección de Trump a su “malentendido original”…

Runrunes de Bocaranda: MEDIO – EN PRAIA

EN PRAIA

Estados Unidos se atribuye autoridad para juzgar a Saab con el argumento de que él y un socio, Enrique Pulido, utilizaron bancos estadounidenses para depositar unos 350 millones de dólares  lavados a través del sistema de control de cambios de Venezuela.

De Pulido, a quien Holanda rechazó la inmunidad diplomática, dicen que una vez fue arrestado en Aruba y logró escapar. Debido a la presión internacional, la justicia caboverdiana teme una situación de “papa caliente”, que espera resolver en poco tiempo.

El informe explica que Álex Saab vio decretada su detención preventiva el domingo 14, antes de las 48 horas impuestas por la ley para estar presente en la Corte de la Comarca do Sol. Su nombre estaba en la lista roja de Interpol, basado en el número de capturas internacionales emitidas por los Estados Unidos. Este país tiene un período de 18 días -que están corriendo- para solicitar la extradición de Saab a las autoridades de Cabo Verde.

Mientras tanto el gobierno de Cabo Verde, encabezado por el presidente José Carlos Fonseca, tendrá que dar su opinión solo después de que el tribunal haya tomado su decisión.

VOA-NEWS presentó un reporte del periodista José Vicente Lópes sobre el caso, quien explica este primer aspecto en el campo de la justicia: “Antes de la cuestión política, debemos salvaguardar el aspecto legal del problema y en Cabo Verde debemos asumir que la justicia es independiente y que en este marco funcionará”, dijo Lopes, para quien solo es posible hacer una lectura política de un caso en el que el Gobierno estadounidense está presente y es considerado por el Ejecutivo caboverdiano como su socio principal.

Subrayó que Cabo Verde no tiene grandes relaciones con Venezuela y que “Maduro puede hacer el ruido que quiera, igual su brazo no llega hasta aquí”, en contraste con “el de Trump que llega fácilmente a Cabo Verde”.

El analista reiteró que dentro del gobierno de Praia (capital del archipiélago) se enfrentarán unos contra los otros “solo después de la decisión del tribunal”. Sin embargo, Lopes admitió que “la presión diplomática y política será mucho mayor por parte de Estados Unidos que de Venezuela, teniendo en cuenta que este gobierno, muy en particular, ya lo ha dicho más de una vez, principalmente debido al SOFA (siglas en inglés de Status of Forces Agreement), acuerdo sobre el estado militar por el que Estados Unidos es el principal aliado externo de Cabo Verde”.

El periodista destaca que “45 años después de la independencia, Cabo Verde ya no tiene una política de no alineación con esto o aquello”, debido a la posición del actual Ejecutivo “mucho más cerca de Estados Unidos”.

Los señalamientos internacionales dan cuenta de que Saab sería el más grande socio de Maduro en mil millonarios negocios que arrancaron con los alimentos de las cajas CLAP y crecieron abrumadoramente en más de una docena de renglones diferentes, que van desde el oro y el petróleo hasta las viviendas.

¿QUÉ ES EL “SOFA” CON PRAIA?

Estados Unidos tiene acuerdos de cooperación en materia de defensa, los llamados “Acuerdos SOFA”, firmados con más de un centenar de naciones. Países de la OTAN o aliados, como Australia o Israel, están entre los signatarios. Sin embargo, cada país tiene una versión diferente del acuerdo, donde se establecen derechos y deberes de las fuerzas militares norteamericanas allí presentes.

El borrador propuesto por los EE. UU. para cada acuerdo SOFA es siempre el mismo. Al comienzo de las negociaciones en Praia se presenta un texto inicial que se negocia entre las partes. Sucedió con Cabo Verde y, por ejemplo, con Senegal. Cada uno de estos países ha firmado más o menos recientemente un acuerdo de este tipo con Estados Unidos.

Cabo Verde aceptó todas las exigencias de Estados Unidos en el acuerdo SOFA. Sin embargo, haciendo una comparación, saltan a la vista diferencias entre los textos firmados entre las partes.

La primera diferencia, desde luego, se encuentra en el artículo 3 del acuerdo. Cabo Verde, en el punto 2 de este artículo, reconoce la especial importancia del control disciplinario ejercido por las autoridades de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos sobre el personal de los Estados Unidos y, en consecuencia, autoriza a los Estados Unidos a ejercer jurisdicción penal sobre este personal durante su permanencia en el territorio de la República de Cabo Verde. Un detalle que cuenta mucho por estos días. En el caso de Senegal esa jurisdicción es de los senegalenses.

Tras la decisión del juez (ayer 23/6) de negarle el habeas corpus a Saab, el gobierno de Donald Trump logró su tercera victoria en el caso que estudia su extradición, como son: (1) el arresto, (2) la confirmación de la legalidad del mismo, y ahora (3) la negativa del habeas corpus.

Aún falta…

Runrunes de Bocaranda: BAJO – BAJO LAS PIEDRAS

BAJO LAS PIEDRAS

Así están en el alto gobierno buscando a cualquier sospechoso de haber delatado al colombiano Alex Saab, rey de los negocios, comisiones, guisos, importaciones y exportaciones, detenido hoy en la cárcel central de Ribeirinha en la población de São Vicente, con vigilancia especial en sus alrededores por una fuerza armada. En ese centro será procesado por la Corte de Apelaciones de Barlovento.

Quien es el embajador venezolano ante Senegal, Alejandro Correa Ortega, es también competente ante Cabo verde. A su llegada al archipiélago, de inmediato reiteró la posición del régimen venezolano, repitiendo la cartilla obligada por estos días: “es una violación grave e inaceptable de las normas más fundamentales del Derecho internacional, la soberanía y la no injerencia en los asuntos internos de otro país… mi gobierno pide su liberación urgente”.

El funcionario se llevó desde Dakar un equipo legal para integrarse a la defensa del mil millonario colombiano con los mil millonarios negocios venezolanos.

Hace cinco días, a través de la cuenta de @lucioquincio, se apuntaba que la delación contra Saab habría salido del estado Lara. Los competidores por los negocios con la comida y las cajas CLAP se afanan buscando quedarse con el negocio.

+DE SAAB

Copio un extracto de los varios y profundos reportajes que sobre el caso han salido en el diario El Tiempo de Bogotá. Este no tiene desperdicio para el momento: “El escándalo obligó a reaccionar hasta al expresidente Juan Manuel Santos, a raíz de la circulación de un video de finales de 2011 correspondiente a un acto celebrado en el Palacio de Miraflores. En aquella ‘luna de miel’ entre Santos y Hugo Chávez firmaron acuerdos binacionales, pero logró colarse un entonces desconocido Álex Saab, de 40 años y con una melena recogida en forma de coleta”.

“Apareció el representante de esta empresa, que era este señor Álex Saab, a quien no conocíamos; creo que en el video yo le pregunto a María Ángela (Holguín): ‘¿Este señor quién es?’. Ella tampoco sabía de quién se trataba (…) Nunca hubo ningún tipo de acuerdo, ni de arreglo con el Gobierno colombiano”, aseguró el exmandatario al diario colombiano.

+DE PIEDAD

La persona que lo introdujo ante el entonces canciller Maduro ahora pretende esconder sus historias en su turbante. También de El Tiempo este segmento que revierte su negación reciente de que no era amiga del detenido: “Yo no sabía que Álex era tan importante para el Gobierno venezolano”, dice ahora la exsenadora Piedad Córdoba.

Esas palabras contrastan con su afirmación de hace un par de años: “Saab está bien posicionado en Venezuela y no necesita de mí, pues habla más fácil con Maduro que cualquiera”.

A Córdoba siempre la han señalado como la responsable de abrirle la puerta del poder político venezolano a su compatriota Saab. Aun cuando las sospechas del poder que iba acumulando y de la naturaleza de sus negocios iban creciendo en varias partes, ambos reconocían su amistad.

“Soy amigo hace muchos años de la doctora Piedad Córdoba”, manifestó Saab en 2017, cuando ya la fiscal venezolana en el exilio Luisa Ortega Díaz lanzó aquello de que el barranquillero era el ‘testaferro’ del alto poder venezolano. Solo el primer contrato suscrito por Álex Saab con las autoridades venezolanas sumó 340 millones de dólares”.

“Saab fue, incluso, la ficha usada por Maduro para comprar diputados, entonces de oposición, que finalmente le dieron la espalda a Juan Guaidó el 5 de enero de 2020, en un intento por tomar a la fuerza la directiva de la Asamblea Nacional. Durante meses, un operador suyo, Carlos Rolando Lizcano Manrique, fue capturando las voluntades de varios parlamentarios”.

Estos parlamentarios son los que hoy siguen alineados con el régimen, torpedeando a quienes ejercen el legítimo poder originario.

Runrunes de Bocaranda: ALTO – ATANDO CABOS DE ÁLEX SAAB   

De izq. a der., la senadora colombiana Piedad Córdoba, Cilia Flores, Álex Saab y Nicolás Maduro. Todas las fotos, excepto la de Alex Saab, son de Wikimedia Commons.

ATANDO CABOS DE ÁLEX SAAB

Poco a poco se ha venido armando la huella del comerciante colombiano Alex Nain Saab Morán sembrada desde hace varios años, cuando la senadora colombiana Piedad Córdoba se lo presentó a Nicolás Maduro en la cancillería. Su cercanía al entonces canciller y a “la primera combatiente”, que presidía la Asamblea Nacional, fue creciendo apresuradamente con el tiempo.

La primera aparición en la escena pública de Saab fue en un acto donde los presidentes Hugo Chávez y Juan Manuel Santos lanzaron un plan conjunto de construcción de viviendas a cargo del llamado Fondo Global de Construcciones. Poco a poco fue escalando en su cercanía al régimen venezolano, que creció exponencialmente cuando Maduro asumió la presidencia en 2013.

Los negocios y la corrupción crecieron al unísono. Negocios de miles de millones de dólares de lo legal a lo ilícito ascendieron día a día. La historia del colombiano es hoy harto conocida. Igual que su cercanía a todo el poder cívico-militar venezolano y su habilidad para montar tinglados y esquemas que le produjeron millones y más millones de dólares, euros, oro y minerales. Por ello su detención en el archipiélago de Cabo Verde es la gran noticia de estos días. Las preguntas son muchas, pero una resalta: ¿cómo se deja agarrar un hombre que con sigilo venía escapando del radar estadounidense y europeo?

En el tapete varias cosas: en los vuelos que con sus aviones -propios o alquilados, de distinta bandera como la turca o la de algunos de los países árabes- hacía con exagerada regularidad entre los varios continentes, siempre se cuidó de no dejar huella en las bitácoras de estos.

Eludió, en dos momentos, aproximaciones de agentes de aduana en Berlín y otra ciudad europea cuando tuvo que aterrizar por fallas mecánicas o para reaprovisionamiento de combustible. En uno de ellos llevaba más de 700 kilos de oro.

Hace menos de un año, cuando ya su fortuna y poder estaban al máximo, los Estados Unidos lo puso en la mira tras seguimientos a sus gastos y viajes, sus inversiones y compras de propiedades o el manejo del negocio del oro en grandes cantidades sacadas de Venezuela. O su relación con un profesor estadounidense que confesó servirle de “lavador” de parte de sus dineros. Por ello su detención no es cosa simple. Su nombre no aparecía en la bitácora. Tenía al menos cuatro nacionalidades, hoy cinco con la venezolana, para pasar desapercibido en los controles de aduana.

Se confió demasiado en su poder y en sus socios. Se presume que alguien cercano dio el pitazo a los Estados Unidos o a Interpol. Una millonaria recompensa pudo haber sido negociada por sus delatores. Hoy son muchos los sospechosos que investiga el gobierno venezolano. Es la joya de la corona para Estados Unidos y Europa. No pudo haber sido de otra forma. “Dinero mata a galán” dice el refrán…

DOS TANQUEROS

Ante las dificultades para que el sancionado gobierno de Maduro pueda alquilar buques que transporten la gasolina desde Irán a Venezuela, el magnate Saab Morán se dirigía a Teherán para comprar personalmente dos tanqueros que facilitarían el suministro a Venezuela. Estos serían registrados en un país donde las sanciones no les llegaran y donde él asumiría el seguro de las embarcaciones.

El retiro de permisos y seguros a barcos de diferentes banderas en las últimas dos semanas angustiaron a Maduro, ya que las refinerías, destruidas por la robolución, tardarían en ponerse al día con el consumo nacional. Las importaciones de combustible son la demostración palpable de la destrucción de la que fue una de las cinco más importantes petroleras del mundo, PDVSA. Ejemplo por años de eficiencia y pundonor.

¿EL PIAGET?

Todos los lavadores o enchufados de nuevo cuño (o de nueva revolución desde hace 20 años) se hacen con los más caros modelos de la más alta relojería mundial. Los más apreciados para lucir en la muñeca o guardarlos en sus colecciones. Un  reloj con un costo de dos o tres millones de dólares es dinero en efectivo en cualquier parte del mundo. Saab colecciona solo los Piaget. Le gustó la marca desde que envidió a un amigo de sus primeros negocios y juró que algún día él también ostentaría uno similar. Así es que se acostumbró a la marca y a sus joyas de varias cifras.

Por eso llamó la atención a quienes lo investigan que, en el video de su traslado desde el Aeropuerto Internacional Amílcar Cabral de Cabo Verde al sitio de reclusión, su acostumbrado Piaget no apareciera en ninguna de sus muñecas. De inmediato se dio la alarma. Pensaron que podría haberlo entregado a “alguien” para que lo ayudara a escapar o al menos a darle prebendas no acostumbradas para los presos. Por ello se incrementó la vigilancia militar en la cárcel y alrededores. La atención de al menos cinco países está puesta en él. ¿Venezuela, Colombia, Cuba, Rusia y Estados Unidos? Tic, tac.

LO PUSIERON EN LA MIRA

Saab entró en el radar de las autoridades estadounidenses hace unos años, después de acumular una gran cantidad de contratos con el gobierno de Maduro. Los fiscales federales en Miami lo acusaron a él y a un socio comercial el año pasado por cargos de lavado de dinero relacionados con un supuesto esquema de soborno con el cual se embolsaría más de $ 350 millones de dólares de un proyecto de viviendas de bajos ingresos para el gobierno venezolano. Que, para variar, nunca se construyó.

Por separado, Saab había sido sancionado por la administración Trump por supuestamente utilizar una red de empresas fantasma en todo el mundo, en los Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Hong Kong, Panamá, Colombia y México, para ocultar enormes ganancias de los alimentos sobrevalorados y sin oferta, contratos obtenidos a través de sobornos y comisiones ilegales.

“Saab se comprometió con los expertos de Maduro para administrar una red de corrupción a gran escala que usaron cruelmente para explotar a la población hambrienta de Venezuela”, dijo el secretario del Tesoro Steven Mnuchin en el momento de las sanciones. Sus palabras fueron estas: “Utilizan los alimentos como una forma de control social, para recompensar a los partidarios políticos y castigar a los opositores, mientras se embolsan cientos de millones de dólares a través de una serie de esquemas fraudulentos”.

Runrunes de Bocaranda: MEDIO – DISCREPANCIA EN EL TSJ

La magistrada Carmen Zuleta de Merchán (izq.) y el presidente del TSJ, Maikel Moreno. Foto en Twitter

DISCREPANCIA EN EL TSJ

A través de su cuenta de Twitter, @zuletamerchan, la magistrada Carmen Zuleta de Merchán anunció a los cuatro vientos que “NO suscribo la decisión No 0071/2020 de la Sala Constitucional de fecha 15/6/2020” contra el partido Acción Democrática, en la que le entregan el partido y sus sedes al dirigente adeco Bernabé Gutiérrez.

Si bien este golpe va para Maduro y sus súbditos, el mejor golpe al usurpador de funciones en el partido blanco se lo dio su propia hija, quien días antes había renunciado a la embajada honoraria de Guaidó en Chile. Ella dijo que tenía razones económicas y migratorias para no poder atender las responsabilidades que conlleva dicha representación diplomática.

Días después, tras el salto de su padre al bando de Maduro, fue contundente al pronunciarse en rechazo a la sentencia emanada el lunes 15 por el Tribunal Supremo de Justicia, que impone a su padre como jefe de Acción Democrática.

“Donde esté y en la posición que esté, defenderé los valores democráticos, la libertad y la institucionalidad”. Y así lo escribió en su cuenta de Twitter. Asimismo, indicó que Acción Democrática ha jugado un rol fundamental para rescatar al país, añadiendo que la tolda blanca cuenta con 79 años de historia que no pueden ser borrados por la sentencia del TSJ. En ese sentido, llamó “adefesio” al Poder judicial.

“NO AL RACISMO” COMPLICADO

La discusión apenas ha comenzado en los Estados Unidos. La historia se repite con asiduidad en el tiempo. Lo que tiende a apoyar la tesis de Condoleezza Rice, la afroamericana exsecretaria de Estado, quien escribe que “los sentimientos de ira después de tales atrocidades generalmente se desvanecen y la vida vuelve a la normalidad. Pero algo me dice, no esta vez”. Una frase personal y poderosa sobre la lucha contra el racismo.

La columnista del The Washington Post Michele L. Norris, que creció en Minnesota, tiene una mirada fascinante de cómo cambió su ciudad natal desde su infancia. O, como ella escribe: “¿Cómo sucedió esto en un estado que se conocía como un modelo para la integración durante los años sesenta, setenta y ochenta?”.

El novelista indobritánico Salman Rushdie, (amenazado de muerte por los extremistas islámicos tras publicar Los versos satánicos) también escribió un ensayo personal y poderoso: “En mi vida, he visto a varios dictadores subir y bajar”, escribe. “No creas que no puede suceder aquí en EE. UU.”.

También levantan una bandera de advertencia 89 exlíderes del Departamento de Defensa, civiles y militares, incluidos cuatro exsecretarios de Defensa. Señalan que, como el presidente Trump, hicieron un juramento para apoyar y defender la Constitución de su país. “Pero estamos alarmados de cómo el presidente está traicionando este juramento al amenazar con ordenar a los miembros del ejército de los Estados Unidos que violen los derechos de sus conciudadanos”, escribieron en diversos medios.

JUSTO A TIEMPO

El abogado constitucionalista Juan Manuel Raffalli, dedicado desde hace años a defender la democracia venezolana y sus leyes, escribió este tuit apenas el régimen montó, entre gallos y medianoche, un nuevo CNE a su orden y medida: “Si me designan rector del CNE y leo un comunicado de las principales fuerzas políticas de oposición repudiando la designación, me vería emplazado éticamente a renunciar. Para ser árbitro hay que ser aceptado por las legítimas partes en disputa”.

+DE DIRECTV

Como “Bitácora” titula este hilo de sus tuits el colega Luis Carlos Díaz, especialista en comunicación y redes sociales. Su voz es permanentemente escuchada cuando de derechos humanos se trata y muy especialmente si son referentes a la libertad de expresión y de pensamiento. Sus líneas en Twitter: “¿Cómo es que el chavismo apostó (y perdió) a que la mayor fortaleza de su sistema de comunicación televisiva dependiera de DirecTV / AT&T, una empresa de EE. UU.?”. Enumera así sus razones:

* Le recortaron 4 años de vida útil a su propio satélite. Venesat-1 se perdió de su órbita hace meses.

* La fábrica y escuela de satélites nacionales y endógenos, por la que mandaron técnicos a China, quedó en nada. Nadie rindió cuentas por las inversiones perdidas.

* Cantv Satelital no alcanzó una buena cuota de mercado. Murió sin explicaciones (y el TSJ no ordenó reactivarla).

* Los planes de televisión digital terrestre, TDT, también fueron abandonados. Lo que se hizo en su primer año quedó así y no avanzó mucho. Se gastó en nuevos equipos, se adaptaron algunas canales y eso fue todo. No sedesplegaron más antenas ni nada.

* No avanzaron en el fin de la televisión analógica. Las televisoras no invirtieron ni en una cosa ni en otra porque no había un plan nacional coherente. Además, el control de cambios fracasó y afectó al sector Telecom dejándolo rezagado y operando a pérdida por años.

* Terminaron entonces apoyándose y chuleándose a la empresa privada. Los mantuvieron con tarifas controladas y canales censurados, operando bajo las imposiciones nacionales. Eso fue generando una debilidad en el aparato hegemónico que ahora explota.

* La mayoría de los medios estatales no tienen una buena cobertura en TV abierta porque no les importó. Los servicios por cable y satélite llegaron a todo el país y sobre esos se apoyaron. DirecTV era el receptor en muchísimos entes públicos, militares y partidistas.

* Al chavismo no les importaba el rating sino silenciar a la competencia, borrar a los canales críticos internacionales y que sus testaferros compraran medios para vaciarlos de contenido, como Globovisión (y en impresos Últimas Noticias y El Universal).

* La fórmula les funcionó durante años. Empresas privadas controladas y operando con una pistola en la nuca, imposición de transmitir canales sin rating ni calidad ni nada, solo como cuota nacional y bajo amenaza de no poder operar más. ¿El resultado? DirecTV no opera más.

* El chavismo apostó doble o nada y perdió. Se quedó con nada. Debilitó su propio sistema público, estiró la liga del principal privado hasta que la rompió y ahora nombra para su recuperación a gente experta en destruir y censurar, pero no en trabajar.

* En la pugna política (sacando a los usuarios de la ecuación), la hegemonía comunicacional pierde su principal plataforma de difusión. El gobierno interino ya era inexistente ahí: no aparecía en ningún canal nacional y sacaban del aire a los internacionales que lo cubrían.

Hasta aquí su hilo informativo. Debo agregar que, tras el colapso de su hegemonía comunicacional, la dictadura cada día se quita más la careta de la legalidad (como decirle al mundo que Alex Saab es su socio, asesor y protegido). Decidió meterle dinero y equipos con una urgencia inaudita (que no lo hace para el tema salud ni alimentación) a la abandonada y robada televisión digital abierta (TDA). Corren para que sus canales hegemónicos y sesgados puedan ser vistos otra vez.