Opinión archivos - Runrun

Opinión

Con tramposos ni a la esquina, este país ya no es sólo de ciegos, por Armando Martini Pietri

El que arma tramoyas e intrigas con gente dada y abierta a las trampas, termina evacuando en la jaula, ruego perdonen la expresión. Sólo sirven para intimidar, amenazar y atemorizar a indefensos ciudadanos cuando reclaman elementales derechos humanos, servicios públicos de mínima calidad, mediana seguridad, y otras increíbles carencias revolucionarias en la Venezuela -al estilo cubano-.

Terminamos de presenciar este pasado 5 de enero cuando el régimen castrista, cual gago cerebral, perdió -quizás- la última oportunidad de presentar una fachada democrática a la comunidad internacional, a la ciudadanía. Por el contrario, quedó como los sujetos que compró, insatisfechos patanes codiciosos que ni tienen ni sienten vergüenza, remordimiento por violar la Ley, pisotear la Constitución, que se burlan de todo y de todos. Tanto esfuerzo, enredo, conspiración, para terminar, limpiando pasillos de la oposición y proyectando hacia arriba, por encima de las rejas, a un interino que venía cayendo y ahora resurge como dirigente de una oposición que se siente parte de una gran misión, que ha recorrido el desierto, cruzando entre pueblo y militares, y que en apariencia tiene ahora a la vista la tierra prometida. ¡El que la hace la paga!

Vacilantes e inseguros vociferan incoherencias sin dar muestras de nada positivo, sólo gritan. Pero no se engañan y tampoco a los demás, saben que no es fácil, perciben que les queda menos camino por recorrer, no obstante, al régimen sólo se le ocurre firmar un libro de condolencias clamando hipócritamente y de carrerita venganza por la muerte de un genocida ajeno, lejano, cuya idiosincrasia nada tiene que ver con este lado del mundo.

Para la oposición estadounidense los roces con Irán son temas electorales, para el pueblo norteamericano es asunto de preocupación a la vez que de orgullo. Lean bien las palabras de Donald Trump, ¿por qué creen que propone conversaciones y paz después de mostrar mundialmente la avanzada, letal y eficiente tecnología militar?

Al castro-madurismo, sus militares se le sienten incómodos y los países amigos no lo rechazan, pero tampoco se solidarizan con el empeño de antes, el ataque a la Asamblea Nacional, a la institucionalidad, y el aparatoso fracaso son difíciles de tragar hasta en la gélida Rusia.

El escenario se le arruga al castrismo venezolano, la iglesia reclama con severidad, no sonríen, casi siempre amargados, paranoicos, detectando enemigos por todos lados, se desconoce si internamente divididos o no -aunque las sospechas están allí, y solo parecen deseos, no lo son-, no tienen figuras capaces de captar el afecto público por sí mismos y no por el terror. Esas siluetas no son Cabello ni Maduro, ¿y quién más hay aparte de ellos? En el castro-madurismo no hay un Guaidó, mucho menos una María Corina, quizás por eso Diosdado piensa que los obispos son adecos.

Venezuela luce extraviada, perdida, pasiva, entregada, sin dolientes ni interesados, una nación que deja en mano ajena lo que le corresponde como ciudadanía, defender la nación, familia y futuras generaciones. Una percepción quizá errónea, no impedirá que continuemos intentándolo, a pesar de las bolsas que se preparan para elecciones parlamentarias sin condiciones. Venezuela está hecha por sangre de héroes que aún no logran emerger del todo, pero están ahí, sus espíritus existen activos y presentes.

Conversar, no implica perder los propios posicionamientos. Pero el mensaje verdadero y profundo al país es que, todos y cada uno desde su perspectiva, están en sintonía y beneficio de los venezolanos sin distingo, y gane quien gane la Presidencia, formarán parte líder de la recuperación del país, su economía, bienestar, orgullo y satisfacción de ser venezolanos de bien, de principios éticos, valores morales y buenas costumbres ciudadanas.

Peliagudo distinguir lo que sucede con el chavismo castrista madurista -PSUV- que deambula merodeando catacumbas, expiración y ruina; que no conoce el significado de construir y por eso solo destruye; que ni lava ni presta la batea, integrado por venezolanos sumisos, idiotizados, que no levantan la voz ni se atreven a acudir solidariamente cuando otros suben el tono de protesta ante la injusticia, negligencia, dejadez, corrupción, complicidad e inexplicable incompetencia.

La exigua asistencia a los cabildos y cualquier otra manifestación convocada por el interino demuestra la falta de conexión, la pérdida de confianza de la ciudadanía. Ya no le interesa. Por eso, lo que se decidida para desalojar la ignominia solo será efectiva mientras impere la coherencia y cohesión; por supuesto, sin la participación de socios, cómplices, corruptos y cohabitadores colaboracionistas.

El 30A es un magnífico ejemplo de estulticia. Esperemos ello ocurra más temprano que tarde, pero por ahora la realidad es que la crisis parlamentaria se acelera, Diosdado la bloquea y anuncia el uso permanente del Palacio Federal Legislativo por la constituyente cubana.

Desde el momento en el cual la Asamblea Nacional aceptó con aplausos, mensajes de bienvenida, y regocijo bullicioso de alegría, era evidente que el regreso, sin cumplimiento del reglamento, de los diputados del PSUV era una trampa, un timo, una estafa que se alertó de mil maneras. Hoy se está viviendo el resultado de la candidez y bobería. Hay dos directivas.  

¿Y el país no se perturba? ¿Qué sucede? 

Son venezolanos que se están quedando sin nada, ciudadanos inocentes presos, torturados, exiliados, que mueren de hambre, escasez de medicinas, insumos médicos y tratamientos adecuados; sin embargo, mudos ante la crisis, cegados y contagiados por la tóxica contaminación castrista. 

 

@ArmandoMartini

1.     En el país hay crisis de confianza. A Maduro y a su banda no les cree nadie porque, como dije alguna vez, mienten hasta cuando dicen la verdad. Si hablan es porque quieren ocultar algo; cada gesto es un engaño; cualquier saludo es para centrar la atención en la mano que se agita mientras se mete la otra mano en tu bolsillo. Ni siquiera las alzas de salario son creíbles porque se sabe que los precios se van arriba antes de llegar el aumento. El país no cree en quienes controlan el poder ni en su sangriento teatro.

2.     Para su designio de control se han valido de todos los recursos, uno de los cuales es el lenguaje. Mediante su uso cínico moldean realidades a la carta. Así, la malvada operación de mayor empobrecimiento de la cual se tenga memoria en Venezuela se hace en función de la redención de los pobres; apresar a unos cuantos rojos disidentes en nombre de la lucha contra la corrupción es el velo que pretenden sobre el robo masivo de los dineros de la República; capturar unos kilos de droga es la socarronería que envuelve el tráfico impune. Muchas veces las torceduras del lenguaje envuelven a la oposición; basta pensar que algunos audaces e ignorantes creen que Chávez se ocupó de los pobres.

3.     La tenaz crisis de confianza también abarca a las variadas manifestaciones opositoras. En la oposición no hay unidad porque no hay acuerdo y una razón fundamental para que no haya acuerdo es que no hay confianza. La historia de los años recientes es que muchos de los aliados más cercanos no han cumplido sus compromisos mutuos y lo que sigue es cuidarse del cercano tanto como del contrario, porque a veces se está más próximo a la daga del vecino que a la escopeta enemiga. El elemento central de esa terrible y profunda crisis de confianza es la pérdida del valor de la palabra. Se asegura algo hoy, pero mañana se incumple.

4.     Esta pérdida de confianza es equivalente a la pérdida de certidumbre. Cuando no existen certezas mínimas y los destinatarios se sienten engatusados se produce la distancia, comienza el desamor y, finalmente, a nada de lo que provenga de las fuentes mendaces se le otorga aval alguno.

5.     Esa y no otra es la fuente de la crisis opositora. No es verdad que los ciudadanos se encuentren atrapados en el cuento de la salida rápida: en 20 años se aprende con el cuerpo y con el alma que las salidas no son rápidas. El problema es el de las ofertas engañosas. Haber trastrocado el “cese de la usurpación” por otros objetivos (diálogos, elecciones con el régimen, mamarrachadas como la del 30 de abril) produjo una irreversible pérdida de confianza.

6.     Los mismos actores en el mismo escenario no pueden recuperar la confianza muerta. Solo un escenario diferente y un arreglo diferente de actores puede no recuperar sino construir una nueva confianza. Otra. Eso sí, si se mantiene la palabra.

Ene 14, 2020 | Actualizado hace 3 días

El domingo 5 de enero el régimen escaló su ataque en contra de la Asamblea Nacional a través del intento de golpe institucional por partede un grupo de diputados encabezados por Luis Parra.

Ya en la víspera de la jornada, efectivos del SEBIN habían intentado amedrentar a diputados demócratas alojados en el Hotel Paseo de Las Mercedes. En la mañana del domingo se establecieron controles de la Guardia Nacional a los alrededores del palacio legislativo que tuvieron por objetivo dificultar e impedir el acceso de los diputados al recinto.

El presidente de la Asamblea Juan Guaidó, al igual que otros miembros de este cuerpo, fue imposibilitado de entrar al palacio de manera violenta por guardias nacionales. De igual forma, grupos afectos al régimen estaban presentes en el lugar, atacando a civiles y periodistas de medios locales e internacionales.

Mientras esto sucedía, el grupo de diputados golpistas realizó una votación y juramentación de una “nueva” junta directiva de la Asamblea, aprovechando el caos y confusión provocados. A pesar de la censura informativa y el acoso a periodistas, por las redes sociales y medios extranjeros se pudo conocer la realidad de la situación, así como los esfuerzos de los diputados por ingresar al parlamento.

Posteriormente, Guaidó y los 100 diputados demócratas pudieron reunirse en las instalaciones del diario El Nacional, en la que sesionaron realizando una votación abierta en la que se demostró fehacientemente su mayoría. El martes 7 de enero, estos diputados retomaron de nuevo la Asamblea, en la que de nuevo se produjeron hechos violentes desde el oficialismo, que esta vez no pudieron impedir la entrada de los parlamentarios.

Los hechos del domingo y la intención de Parra de adjudicarse ilegalmente la presidencia de la Asamblea, han sido repudiados contundentemente por la inmensa mayoría de los venezolanos y la comunidad internacional. Incluso las cancillerías de los gobiernos cercanos al régimen como de México y Argentina han criticado la intentona y desconocido a Parra.

En estos momentos es muy importante difundir el relato veraz de estos hechos, en contra de la censura oficial, las declaraciones fraudulentas de los diversos voceros de la dictadura, así como la imposición de propaganda oficial en los diversos medios controlados por el Estado. Es necesario denunciar estos hechos como una nueva intentona del régimen, ilegal, burda y grotesca, de apoderarse de la Asamblea, la única institución del Estado independiente y democrática que queda para los venezolanos.

La actuación de Parra y los diputados golpistas, algunos señalados por graves hechos de corrupción ligados al sistema de control social CLAP, también debe ser señalada como parte de la estrategia dictatorial de conformar una “oposición” servil y a la medida, como ya se vio en la infame mesa de negociación de la Casa Amarilla. 

Con igual importancia, desde el liderazgo político y social, debemos articular esfuerzos con la sociedad civil, para defender y preservar los espacios democráticos de la Asamblea Nacional. Esta nueva intentona se da en el marco de una gravísima situación económica y social signada por el repunte hiperinflacionario, en la que es primordial la importancia de la Asamblea en el logro de objetivos tan importantes para el país como la salida del régimen, la realización de elecciones presidenciales y la entrada de ayuda internacional para atender la emergencia humanitaria compleja que estamos padeciendo.

El modelo de Nicolas Maduro y el grupo que encabeza, destruye a Venezuela con su evidente carácter dictatorial, violento y violador de los derechos humanos.  Genera hechos como los del domingo, que solo intensifican la ya crítica situación que vivimos. Como ciudadanos debemos rechazar de forma contundente la imposición de este modelo y cohesionarnos desde todos los ámbitos de la sociedad para superarlo.

Roberto Patiño

Coordinador de Movimiento Mi Convive

Miembro de Primero Justicia

robertopatino.com

 
La prevención es clave para evitar el asesinato de mujeres por violencia de género. Y vale preguntarse qué hizo o dejó de hacer el Estado venezolano para proteger a las víctimas reportadas en lo que va de enero de 2020

Reporte Proiuris

Los recientes reportes de asesinatos de mujeres en contextos de violencia de género vuelven a abrir el debate sobre la diferencia entre los términos femicidio y feminicidio. Un debate necesario en Venezuela, donde el  derecho de las mujeres a una vida  libre de violencia no está garantizado y amerita mucho más que una ley.

A través de la reforma de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en 2014, se incorporó el “femicidio”. En el artículo 15 se define como “la forma extrema de violencia de género, causada por odio o desprecio a su condición de mujer, que degenera en su muerte, producidas tanto en el ámbito público como privado”. En el artículo 57 se precisa  que “el que intencionalmente cause la muerte de una mujer motivado por odio o desprecio a la condición de mujer, incurre en el delito de femicidio, que será sancionado con penas de veinte a veinticinco años de prisión”.

Precisamente en 2014, la Real Academia Española desechó el término femicidio y convalidó el término feminicidio, definido como el “asesinato de una mujer a manos de un hombre por machismo o misoginia”. Sin embargo, las máximas autoridades de la lengua española se quedaron cortas en relación con el avance del debate sobre la violencia de género, sobre todo en América Latina.

El término femicidio, como una traducción al castellano del vocablo inglés femicide, se atribuye a la escritora sudafricana Diana Rusell, quien lo promovió durante el encuentro de aproximadamente 2.000 mujeres de 40 países para la organización del Tribunal Internacional sobre Crímenes contra Mujeres, que tuvo lugar en Bruselas, en 1974.  Junto con la investigadora estadounidense Janet Caputi, Rusell definió el femicidio como el “asesinato de mujeres por hombres motivado por el odio, el desprecio, el placer o el sentido de posesión hacia las mujeres”.

En consonancia con el principio de progresividad en materia de derechos humanos, los desarrollos teóricos de Rusell fueron objeto de revisión y reinterpretación en procura de mayores y mejores estándares de protección. En ese sentido, los mayores aportes los hizo la antropóloga mexicana Marcela Lagarde, en la década de los 90 y en el contexto de la proliferación de asesinatos de mujeres por razones de género en Ciudad Juárez.

Al acuñar el término feminicidio, en vez de femicidio, Lagarde puso el acento en la responsabilidad del Estado, ya sea por acción o por omisión. Su razonamiento es sencillo: la mayor garantía del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia es la prevención efectiva. Y justamente allí lo que hace o deja de hacer el Estado marca la diferencia entre la vida y la muerte. 

En muchos casos, los feminicidios constituyen el desenlace extremo de otras formas de violencia de género sufridas por la víctima, que no son atajadas oportunamente. En muchos casos, como ocurre en Venezuela, la institucionalidad creada para proteger a las mujeres es ineficiente. Valga una pregunta: ¿cuántos feminicidios se podrían evitar en Venezuela si  las unidades receptoras de denuncias y las fiscalías especializadas ofrecieran medidas de protección y acompañamiento efectivo a las mujeres que sufren violencia de género, incluso aquellas que padecen el síndrome de la mujer maltratada y se resisten a denunciar a sus agresores? 

Además de la falta de prevención y a efectos de la resemantización del término feminicidio, Lagarde llama la atención sobre la impunidad, pues  no hay duda de que el Estado es responsable de la investigación, enjuiciamiento y sanción conforme a Derecho de los asesinatos de mujeres por ser mujeres. Una segunda pregunta: ¿Los feminicidios son investigados por dependencias especializadas y con enfoque de género del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalisticas o, simplemente, quedan en manos de la División contra Homicidios, como si fueran cualquier homicidio? 

Lagarde es generosa en argumentos, pues considera que detrás de los feminicidios están motivaciones estructurales relacionadas con la desigualdad de género, en términos culturales, políticos y jurídicos; así como la feminización de la pobreza.

En el portal feminicidio.net se resume la elaboración conceptual que Marcela Lagarde ha hecho sobre el feminicidio: “Es el conjunto de delitos de lesa humanidad que contienen los crímenes, los secuestros y las desapariciones de niñas en un cuadro de colapso institucional. Se trata de una fractura del Estado de derecho que favorece la impunidad. Por eso el feminicidio es un crimen de Estado. Es preciso aclarar que hay feminicidio en condiciones de guerra y de paz. El feminicidio sucede cuando las condiciones históricas generan prácticas sociales agresivas y hostiles que atentan contra la integridad, el desarrollo, la salud, las libertades y la vida de las mujeres. En el feminicidio concurren en tiempo y espacio, maltrato, abuso, vejaciones y daños continuos contra las mujeres realizados por conocidos y desconocidos, por violentos, violadores y asesinos individuales y grupales, ocasionales o profesionales, que conducen a la muerte cruel de algunas de las víctimas”.

Y una tercera pregunta: ¿qué hicieron o dejaron de hacer las instituciones del Estado venezolano responsables de la prevención de la violencia de género para evitar los feminicidios ocurridos en Venezuela en lo que va de 2020?

“A nadie le debe sorprender que amanezcamos de “mesas servidas y sillas forradas con nuevas iniciales”. Pinta ser una transición seca, súbita, variopinta. La política posibilista, transaccional, transicional, ha dejado el frente a quienes han evitado soluciones mágicas”.

La dinámica de capacidades políticas en Venezuela, esto es, de actuación de poder correcta, acertada e innovadora, están forzando procesos inesperados de recomposición de fuerzas tanto en el epicentro de la denominada oposición como en el régimen. Los hechos del pasado 7 de Enero 2020 le han dado nuevos bríos al Presidente Juan Guaidó, un reposicionamiento de su liderazgo, y al de 100 dignos diputados que no se dejaron manipular ni comprar por las caletas de Maduro et all.

Que un grupo de Diputados demócratas irrumpa en la Asamblea mientras otros usurpan la silla de su presidencia,fue una simbología restauradora. Una suerte de sinfonía de movimientos ascendentes donde aún no sabemos cómo bailará “su último vals” Maduro. Ojalá aún lo haga ataviado de gorra, mochila, ropa y zapatos, para marchar en paz…

El cisne negro.

Sabemos que hay acontecimientos impredecibles. Y la política no es la excepción. Nadie hubiese pensado que en Enero de 2019 tendríamos un presidente interino reconocido por más de 60 países. Y un año más tarde el mismo presidente encargado reelecto, enfrentando las huestes del régimen para entrar al Palacio Federal Legislativo, apartándose de línea partidista, ampliando su base de apoyo y asegurando el reconocimiento ipso factum de 88 naciones en el Mundo.

Cuando se silenciaba el espectro internacional, voló el cisne negro “sobre el lago turbio y borrascoso”, retumbando las tutelas de los órganos multilaterales como la Unión Europea, el Grupo Internacional de Contactos, el Grupo de Lima, más el renovado respaldo de USA, Canadá, UK, Francia, Alemania y hasta Argentina [!]. Maduro queda más descolocado que nunca y arrecian los mecanismos sancionatorios y de aislamiento de su impostura. Este es el balance del 7E.

También quedan fuera del juego casi una docena de diputados de la bancada de oposición, ominosa y lamentablemente vendidos al régimen.

Por su parte la Bancada 16J se ve obligada a respaldar al Presidente Guaidó, cosa que de no hacer, morían políticamente. Y otros radicales moderan porque la política lo demanda. Comienza a quedar claro el principio, “cosecha quien siembra trigo limpo”. Porque lo esencial en la política cuando el ambiente es delicado y los cruces polinicios de flor en flor vienen agitados por tempestades y ventiscas, es el buen aleteo, que no es más que la prudencia en el andar, medir la salida y la llegada, y posarse con solvencia no con violencia, en la flor que es el pueblo.

Argentina y México, “aliados de Maduro” el sacan el cuerpo y exhortan respeto a la AN y a la libre elección de su directiva. Rusia se queda con los cuerpos hechos y China, sigue observando silenciosa y sigilosamente. En resumen, Guaido se afianza y Maduro desliza, donde no le queda otra que oprimir o negociar. En todo caso, en ambos escenarios sus días de mando están contados…El reto es armar la transición. A partir de allí el Sr. Pompeo lanza su proclama: !Negociad! Esta vez la encomienda no viene de Oslo, sino de DC, del señor de los anillos. Otra cosa, otro origen, otro peso…

Abandonar o caer….

La avanzada política después del 5E ha sido más devastadora para Maduro y alentadora para Guaidó. A lo interno Maduro ha quedado solo y desnudo. Padrino López se desmarca. Diosdado se afianza y asegura espacios y alianzas militantes [internas y externas]. El resto de la camarilla se queda en la reserva. No es difícil predecir una ola de quiebres en el mando residual de Maduro, producto de una estrategia radical de bloqueo al parlamento y la elección de su directiva, que esta vez, lo hunde y se le revierte. Guaidó en buena hora se sacude un entorno celestino y corrupto, amalgama alianzas, cataliza la unidad y enfila la agenda de cambio con un frente político ampliado.

Estados Unidos sugiere la ruta. Elecciones generales, salida negociada por puerta trasera y en silencio, transición gatoparda pero necesaria [vía CNE mixto] y distribución de clivajes territoriales con Rusia, China, Turcos más radicales del Medio Oriente. Nada es casual. Irán, Venezuela, USA, Rusia, Israel y la OTAN, UE, OEA, todos juegan, todos aletean, y llevan su polen cuidadosamente de flor en flor. Quien se agite, lo tumba[n]. Y estamos en el medio.

Nuevo amanecer. Último movimiento…

A nadie debe sorprender que amanezcamos de “mesas servidas y sillas forradas con nuevas iniciales. Pinta ser una “transición seca, súbita, variopinta”. La política posibilista, transaccional, transicional, ha dejado al frente a quienes han evitado soluciones mágicas, inundadas de externalidad, zancadillas y etiquetas. Guaidó ha aterrizado. El pantano se traga a otros, tirios y troyanos. Quienes lo han atacado y descalificado por no apelar a quimeras intervencionistas o por sentarse a dialogar, quedan descolocados. Se activa una agenda de mayor escala. Mayor aislamiento del régimen acompañado de un abanico de opciones y salvoconductos. El Sr. Abrams lo ha alertado muchas veces. “Sería un gran error que Maduro construya alianzas radicales con Irán’. Y un grave error significa abrir la gaveta de la mesa donde están “todas las opciones aun no ejecutadas”.

Solo falta un movimiento final. La gran movilización, la gran Primavera. El último toque, el último vals de Maduro…

@ovierablanco

Los partidos políticos de masas se han venido a menos en el mundo. Venezuela no podía ser la excepción. Algunos estudiosos del tema sostienen que tienden a desaparecer. Otros afirman que es necesario renovarlos y adaptarlos a la época de los modernos medios de comunicación. Al respecto se alega que, unos más, otros menos, se han vuelto incapaces de representar los intereses del electorado, han caído en el clientelismo electoral y en la corrupción, y que su dirigencia se perpetúa en la cúpula. Hoy otros actores, como diferentes organizaciones de la sociedad civil , tratan de llenar ese vacío enfocándose en aspectos específicos tales como el combate de la pobreza, defensa del medio ambiente, los derechos de la mujer y de los diferente tipos de sexo, la educación, los derechos humanos y muchos otros. Sin embargo los partidos políticos siguen siendo imprescindibles, al menos por un largo trecho.

En tiempos de dictadura, como los que vivimos, los partidos son acosados por el régimen y también por los ciudadanos de a pie que a veces les piden lo imposible. En estas aguas turbulentas los dirigentes tienen que hacer gala de sus mejores cualidades para pelear contra la dictadura y convencer al electorado de que los corruptos y los ambiciosos son los menos y que su objetivo es sacar a Maduro y su pandilla para poder recuperar al país.

Un día como ayer 13 de enero, hace 74 años , nació el partido social cristiano Copei, como contraparte al partido social demócrata Acción Democrática. En su etapa inicial tuvo que enfrentar a algunos abusos de quienes llegaron al poder el 18 de octubre de 1945 y, como reacción, cometió el error de avalar el golpe militar del 24 de noviembre de 1948, con un discurso de Rafael Caldera similar al que pronunció cuando el golpe de Chávez y con un comunicado justificando la asonada militar. Por cierto que URD cometió el mismo pecado.

Después de muchos años de lucha aprendió la lección y en 1958 firmó el Pacto de Puntofijo, que le dio estabilidad a una democracia imperfecta, pero perfectible, en la cual compartió parcialmente el poder con Acción Democrática. Caldera hizo un primer gobierno con aciertos y errores, pero en su afán de aspirar a la reelección presidencial, le cerró el paso a la generación de relevo y terminó por separarse del partido que fundó para crear Convergencia. Logró su objetivo de regresar a Miraflores, pero hirió gravemente a su partido original.

Hoy Convergencia no existe y Copei se volvió a dividir, esta vez por el proceder inadecuado de Eduardo Fernández, de Pedro Pablo Fernández y de otros. Extraña la actitud de estos ciudadanos que sostienen que su Copei sacó casi un millón de votos en la elección del 2018 que nadie reconoce como válida y cuyas cifras infló el sumiso CNE. También que declaren que fue positivo que se lograra sacar la designación de la directiva del partido del ámbito judicial, cuando es evidente que Miguel Salazar y el resto fueron impuestos por el TSJ ilegítimo. Traemos esto a colación solo como ejemplo de algunas de las causas del desencanto del electorado.

Por otra parte, respetuosamente cabe sugerir que : Acción Democrática evalúe dar paso a una nueva generación; Primero Justicia y Voluntad Popular discutan posibilidad de fusionarse; Copei dirima sus diferencias y partidos pequeños que cuentan con buenos dirigentes pero con pocos militantes se unan con organizaciones afines. Lamentablemente, dirigentes de otros partidos que en el pasado fueron reconocidos por su vocación democrática decidieron cohabitar con el régimen y fundaron nanopartidos con ofertas engañosas de cambios, soluciones y progreso, y el MAS sigue bailando al son que le toquen. Sin embargo entendamos que son los menos y deben ser marginados

El caso de los diputados corruptos es solo la consecuencia de no hacer una selección estricta de los candidatos, sin embargo siempre se filtrará alguien sin principios, ni valores. Evidentemente tipos como Parra, Brito y otros no fueron seleccionados por su formación política, ni por tener una trayectoria cívica. Vendrá una nueva elección de diputados y ojalá los partidos identifiquen buenos candidatos entre sus filas y entre los independientes. Por lo pronto es evidente que, con esas excepciones, nuestros diputados siguen en la lucha por la democracia y que los corruptos son un grupo pequeño.

Como (había) en botica: El interés de Maduro con el intento fallido de tomar por asalto la Asamblea Nacional era para darle a Rusia y China cierta seguridad de que los contratos petroleros que firmen fuesen legales. El derribo de un avión con 170 pasajeros por parte del régimen teocrático de Irán ocasionó la pérdida de numerosos ciudadanos canadienses o residentes en ese país, casi todos jóvenes profesionales o estudiantes. Lamentablemente la esgrimista Alejandra Benítez está cosechando lo que sembró ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]

La física y la política, por Julio Castillo Sagarzazu

Hace algunas semanas, nuestro estimado amigo Víctor Reyes Lanza, ex decano de la facultad de Ingeniería de la Universidad de Carabobo, nos obsequió un brillante artículo en el que hacia la analogía de los postulados de la tercera ley de Newton con el discurrir de la política.

Como sabemos desde tercer año de bachillerato, la tercera Ley de Newton, conocida también como la de Acción y Reacción, nos enseña que, si un cuerpo A ejerce una acción sobre otro cuerpo B, este realiza una acción igual y de sentido contrario contra A.

Extrapolando a la política, quiere decir que en el campo nunca se juega solo, que “los rusos también juegan” y que en ocasiones es menester saber (si lo combinamos con las enseñanzas de Sun Tsu) que bien vale la pena medir las fuerzas del contrario y su capacidad de reacción para saber si podemos ganarle enfrentándole directamente y en el centro del ring a lo Mano e´ piedra Duran o dándole vueltas y “jabeandolo” como Mohamad Ali.

Siempre hemos pensado que el escenario de la polarización política es el que mejor le cuadra al régimen, pues es allí donde tiene un relato que le permite volver a agrupar a los suyos (cada vez menos, es verdad) replanteando los enfrentamientos y su mantra de ricos contra pobres, patriotas contra vende patrias, gobierno y oposición, etc.

Por el contrario, donde el gobierno es más débil es cuando le confrontamos en el terreno de lo social y del nivel de vida tenebroso en el que nos han hecho vivir. Ahora los politólogos llaman a eso “transversalizar” la política. Dicho en latín vulgar, se trata de acompañar a la gente en la lucha contra la vida cara, contra el caos de los servicios, la inseguridad etc, es decir, los problemas que sufren y son comunes a los afectos al régimen y los que no lo somos. Ese es el terreno en el que son débiles y en el que menos capacidad de reacción tienen.

Pero, en fin, esto será algo que deberemos seguir debatiendo hasta que sea necesario o hasta que el fruto se caiga de maduro, cumpliendo, por cierto, con la Primera Ley de Newton que es la de la Gravedad.
El propósito de esta nota, empero, tiene que ver con otro principio de la física. Mucho más antiguo que las reflexiones de Newton, pero no por ello menos valido. Se trata del principio de la impenetrabilidad de los sólidos. Ese que preceptúa que dos cuerpos no pueden ocupar el mismo lugar al mismo tiempo.

¿Y esto qué tiene que ver con la política? Pues mucho y, ciertamente es relativamente fácil de explicar. En realidad, en la física y en la política no se toleran los vacíos. Cuando hay un vacío, la tendencia de las cosas es que ese vacío sea llenado.

Es tan sencillo como esto: Si en la política no participan los buenos, pues ese espacio va a ser llenado por los malos. Chávez ha sido un ejemplo palpable del pecado de omisión de muchos en la política. La anti política comenzó a crecer en Venezuela con una frivolidad impresionante. Irene Sáez estuvo a punto de ser presidenta y luego de que esta se desinfló, los promotores de esta esta banalidad, inflaron al golpista del 4F, ante la mirada complaciente de la mayoría de los ciudadanos buenos que pensaban que eso no era su problema y que, después de todo, un escarmiento a los políticos, no estaba del todo mal.

Si aquello fue un error, ahora es inconcebible que nos estemos tropezando de nuevo con la misma piedra. Hoy día, una nueva versión de aquella frivolidad se abre paso en muchos sectores de la sociedad, amplificada y exponenciada con el megáfono de las redes sociales.

En efecto, pululan los grupos de opinadores en los que, de nuevo, las viejas y desteñidas consejas contra la política vuelven a sentar reales. Desde los púlpitos de la sabiduría intelectual o simplemente desde el sillón de la ociosidad infértil, mucha gente blande de nuevo el argumento generalizador de que todos los políticos son iguales y por lo tanto no vale la pena ocuparse de lo público.

Muchos de estos opinadores incluso actúan como los mirones de un partido de bolas criollas que cada rato importunan al jugador diciendo “eso es boche, eso es arrime” y cuando el jugador le tiende la bola para que lance el tiro, se va corriendo sin asumir el compromiso.

¿Qué va a ocurrir entonces si quienes tienen algo que decir se van corriendo como el mirón del patio de bolas? Pues, como ya dijimos, la política se llenará de malos si los buenos se abstienen.
Pero igualmente amigo lector hay otra dimensión de la omisión y esta ocurre generalmente en el terreno de las ideas políticas y doctrinarias.

Hoy día hay un debate reforzado por el fracaso de experimentos políticos de izquierda en el mundo y al auge de liderazgos populistas de derecha, a considerar cualquier postura “liberal” en el terreno económico, social y políticos, como hediondo a fo de socialismo o comunismo.

Así, todo aquel que luche por la defensa del ambiente y ose hablar del calentamiento global, es un radical extremista de izquierda, también quien se manifieste a favor de la tolerancia para reconocer las diferencias religiosas, sexuales, o raciales, es igualmente un agente del progresismo Sao Paulista; quien ose decir que hay que evitar que se menoscaben los derechos laborales o que hay que tener sensibilidad social, es tachado de estatista impenitente.

¿Qué va a ocurrir en el mundo dentro de poco? Pues que, si los demócratas desertamos estas trincheras, estas van a ser ocupadas por los populistas, por las momias del comunismo que podrían renacer, por los podemitas de Iglesias o, lo que es aún peor, por un híbrido monstruoso, un Frankenstein de la política que está tomando forma en Europa en ese experimento de sopa de letras que son Los Chalecos Amarillos de Francia, cuyos principales dirigentes se declaran admiradores, a la vez de Mélechon y de Le Pen.

Hoy vivimos un renacimiento del ánimo con la consecuente posición de nuestros 100 diputados que no se dejaron comprar y con el reconocimiento de Juan Guaido por todas las democracias decentes del mundo. Maduro está hoy más aislado y solo que ayer. No le regalemos otra ración de inhibición, de comodidad del teclado u otro vacío para que vuelva a ser llenado por los malos.

Recordemos a Gandhi. “los más atroz de las cosas malas de la gente mala es la abstención de la gente buena”.

 

@juliocasagar

Informe Otálvora: Rusia tras la maniobra de Maduro contra Guaidó, por Edgar C. Otálvora

El ministro de Exteriores de Rusia Sergey Lavrov el 21AGO19 en Moscú con la vicepresidenta del régimen de Venezuela Delcy Rodríguez.

Foto: Ministerio Asuntos Exteriores Federación de Rusia

 

 

Diario Las Américas

 

Con el abierto apoyo del gobierno de Rusia, el régimen chavista intenta crear un escenario en el cual internacionalmente se ponga en duda la Presidencia que ejerce Juan Guaidó sobre el poder legislativo venezolano que sustenta, además,  su posición de Presidente Encargado del Ejecutivo.

*****

El 05ENE20, las fuerzas militares controladas por Nicolás Maduro establecieron un férreo control al decimonónico Palacio Federal, situado en el centro de Caracas, que es asiento de la Asamblea Nacional. Mediante una decena de puntos de control localizados algunos a centenas de metros del edificio, tropas de la Guardia Nacional se proponían dificultar el acceso a la zona mientras grupos paramilitares hostigaban a los corresponsales de prensa que intentaban cubrir los eventos. Según reconoció el propio gobierno, los militares tenían como misión impedir el acceso al Palacio Federal de un grupo de diputados opositores. El propósito obvio era quebrar la mayoría disponible por Guaidó para ser reelecto. Pero, en todo caso, el régimen procuraba crear una situación de caos que facilitara la realización de una sesión parlamentaria sin control de Guaidó y de la cual emergiera un eventual nuevo presidente afín a Maduro. El objetivo central del régimen es crear la sensación de una dualidad de jefatura en el poder legislativo.

*****

Contrastando listados elaboradas por el gobierno, los militares sometían a escrutinio a los diputados que intentaban entrar al edificio del Parlamento. Según la periodista Madelein García del canal castrochavista Telesur, los militares fueron provistos de listados contentivos de diputados “que tenían allanada su inmunidad, algunos con orden de captura, se les investigaba por eje por el intento de golpe de Estado del #30A.” Es decir, los militares tenían órdenes de no permitir el ingreso de diputados que son objeto de persecución política por el propio régimen. Sin precisar quien la emitió, la periodista García informó que “había una orden de no dejarlos ingresar pero con ellos @jguaido quien insistía o todos o nadie”.

Al final del día 05ENE20, Guaidó resultó reelecto como Presidente de la Asamblea Nacional en una sesión realizada en los espacios del diario El Nacional al este de la ciudad. Un centenar de diputados que superaban el mínimo necesario de 84 votos, se pronunciaron nominalmente a favor de Guaidó. Pero previamente en el salón de sesiones de la Asamblea Nacional, parlamentarios del partido chavista PSUV en connivencia con una decena de diputados electos por la oposición, simularon la realización de una sesión parlamentaria, sin conteo de los asistentes y sin realizar una votación, al cabo de la cual anunciaron la elección del diputado Luis Parra como supuesto nuevo Presidente de la Asamblea. Parra fue inmediatamente reconocido por Maduro y con auxilio de la tropa tomó control de las oficinas protocolares de la Presidencia del parlamento.

Poquísimas horas después, en la mañana moscovita del 06ENE20, la cancillería rusa emitió un largo comunicado en el cual afirmaba que “El 5 de enero, en Venezuela se efectuó la estipulada por la legislación transferencia de la presidencia rotatoria en la Asamblea Nacional. Ahora la encabeza el representante de la oposición Luis Parra. Interpretamos la elección del nuevo dirigente del Parlamento como un legítimo procedimiento democrático que contribuye a reinsertar las luchas políticas en Venezuela en el marco constitucional”. Quedaba en claro que Rusia, el principal acreedor del régimen chavista y uno de sus sustentos de apoyo internacional, formaba parte del montaje. Si bien el vocero del Ministerio de Exteriores de China no mencionó a Venezuela en sus ruedas de prensa diarias, las agencias de noticias del gobierno chino comenzaron a referirse a Parra como presidente de la Asamblea Nacional. En suma, el régimen chavista con el activo respaldo de la diplomacia rusa y cubana está intentando imponer la tesis de la existencia de un nuevo presidente del legislativo venezolano.

*****

Con el apoyo de Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Uruguay, Francia, Italia, Alemania, los Países Bajos, Panamá, Portugal, España, Suecia y del Reino Unido, y con la sola abstención de Uruguay, el Grupo de Contacto Internacional para Venezuela emitió un comunicado en 09ENE20 en el cual se refería a la maniobra de Maduro. “La elección de Luis Parra no puede considerarse legítima ni democrática” afirmaba el texto. Ese mismo día, el español Josep Borrell actuando en calidad de Alto Representante y vocero de la Unión Europea emitió un comunicado oficial expresando que “la Unión Europea considera que la sesión de votación que condujo a la “elección” de Luis Parra no es legítima, ya que no respetó los procedimientos legales ni los principios constitucionales democráticos. La UE expresa su pleno apoyo a Juan Guaidó como Presidente de la Asamblea Nacional”.

Resalta la mención expresa a Luis Parra y la calificación de ilegítima a su pretendida presidencia en ambos documentos elaborados bajo inspiración europea que busca contraponerse a la tesis que promueve Moscú.

*****

Los cambios de orientación política en diversos gobiernos del Continente están impactando en la conformación de las alianzas que respaldan internacionalmente al “gobierno” de Juan Guaidó.

El nuevo gobierno de Argentina encabezado por Alberto Fernández, en su afán de mantener líneas de contacto con EEUU y Brasil, hace esfuerzos por no mostrarse como un aliado incondicional de Maduro  pero claramente abandonó la posición de activismo internacional que su predecesor Mauricio Macri había impulsado contra el régimen chavista. Sin separarse aún del Grupo de Lima, la cancillería de Fernández en manos de Felipe Solá se negó a suscribir los comunicados emitidos por el Grupo que condenaron “el uso de la fuerza y las prácticas intimidatorias contra los parlamentarios de la Asamblea Nacional” y saludaron la reelección de Guaidó. La cancillería argentina emitió en solitario un comunicado calificando como “inadmisibles para la convivencia democrática los actos de hostigamiento padecidos por diputados, periodistas y miembros del cuerpo diplomático al momento de procurar ingresar al recinto de la Asamblea Nacional, para elegir a las nuevas autoridades de su junta directiva”. Argentina, al igual que el gobierno mexicano de López Obrador, optaron por desmarcarse de la maniobra del régimen chavista pero sin distanciarse mucho. De hecho a las pocas horas de los sucesos en Caracas, la dirección de ceremonial de cancillería kirchnerista emitió una comunicación dirigida a Elisa Trotta Gamus, la enviada de Guaidó en Buenos Aires, notificándole que Argentina dejaba de reconocerla como representante diplomática de Venezuela.

El 10ENE20, la delegación de Argentina no votó la resolución que en la OEA condenó “el uso de la fuerza y tácticas intimidantes por parte del régimen de Nicolás Maduro” contra la Asamblea Nacional. Argentina prefirió abstenerse en la votación en el Consejo Permanente de la OEA. El gobierno argentino, además, retiró su apoyo a la reelección de Luis Almagro como Secretario General de la OEA y podría comprometer su voto a favor de la ecuatoriana María Fernanda Espinoza. La candidatura de Espinoza fue presentada por Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas y está siendo promovida por el eje castrochavista.

*****

El gobierno de transición de Bolivia encabezado por Jeanine Áñez ha dado un giro en apoyo a los sectores democráticos venezolanos distanciándose del eje castrochavista. Uno de los primeros pasos de política exterior de Añez fue desvincular a su país de la organización ALBA liderada por los regímenes de Cuba y Venezuela. Luego Bolivia se sumó al Grupo de Lima y procedió a suscribir el comunicado del 05ENE20 generado ante las acciones violentas del régimen Maduro que tenían lugar ese día contra los diputados de la Asamblea Nacional.  Pocas horas después, en un comunicado redactado en la noche del 05ENE20 y divulgado el 06ENE20 en el cual ya saludaba “la reelección de Juan Guaidó como Presidente de la Asamblea Nacional y Presidente Encargado de Venezuela”, el Grupo saludó la incorporación de Bolivia. Por cierto, Guyana como miembro del Grupo de Lima firmó el comunicado del 05ENE20 pero se abstuvo de sumarse al del 06ENE20 ya que el gobierno de David Granger, como parte de sus pugnas territoriales contra Venezuela, no reconoce a Guaidó como Presidente del Ejecutivo venezolano.

El 09ENE20 Bolivia reiteró el cambio en su posición exterior en un contexto europeo. En el denominado “Grupo de Contacto” impulsado por la Unión Europea en procura de una solución negociada para Venezuela y en el cual intervienen gobiernos de Europa y Latinoamérica, los enviados de Evo Morales solían asistir pero sin suscribir los comunicados. El 09ENE20, el Grupo de Contacto emitió un comunicado apoyando a Guaidó. Bolivia por primera vez suscribió el comunicado dejando solo al saliente gobierno de Uruguay que se negó a suscribirlo.

 

En la OEA, el gobierno de Bolivia formó parte del grupo de catorce gobiernos que solicitaron una reunión extraordinaria del Consejo Permanente, celebrada el 10ENE20, para evaluar la situación de Venezuela y votar una resolución reconociendo la reelección de Juan Guaidó como Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.

*****

Durante el mandato de Evo Morales, Cuba habría recibido US$ 147 millones procedentes de las arcas del gobierno de Bolivia a cuenta de remuneración de las “brigadas médicas”. La cifra procede del informe presentado el 08ENE20 por el  ministro de Salud de Bolivia Aníbal Cruz. A la llegada de Morales a la Presidencia en enero de 2006, Hugo Chávez comenzó a drenar recursos venezolanos hacia su socio boliviano, incluyendo el pago a Cuba de los servicios que prestaba a Morales en áreas de seguridad, alfabetización y personal de salud. Con el transcurrir del mandato de trece años de Morales, Cuba también comenzó a beneficiarse de los crecientes ingresos fiscales bolivianos.

 

@ecotalvora