Opinión archivos - Runrun

Opinión

Ante los acontecimientos de los últimos días, que involucran al sector opositor, a mí ya no me cabe duda: lo nuestro tiene que ser una vaina relacionada con los astros, esto es: una determinación astrológica, una mala estrella, una confabulación de la bóveda celeste, un Mercurio retrógrado que se nos instaló en el destino nacional per secula seculorum, porque de otra manera uno no se explica nuestra insistencia acabar con nosotros mismos. Vaya -para decirlo en cubano-, que esto es obra de Plutón, asere y de la confluencia interestelar del intergaláctico con Aries en Saturno aquel 4 de febrero, porque no se puede entender que un país que cuenta con las mayores reservas petroleras del planeta, con oro, hierro, coltán, ríos caudalosos, tierras fértiles para la agricultura y la ganadería, lugares paradisíacos para el turismo, clima de eterna primavera, esté entre los peores del planeta en todas las mediciones de progreso.

Es como si fuese un castigo de la constelación de Cáncer, nuestro signo regente: tendrás todas las riquezas, pero solo podrás disfrutarlas cuando tu rumbo sea guiado por la inteligencia, mientras tanto, cada nueva bendición que se descubra será una contribución a tu ruina (Simón Bolívar). Es decir, pa’tras como el cangrejo.

 

Esto ya no es un asunto de políticos, ni de sesudos analistas, sino de astrólogos. Claro que la primera complicación al determinar la carta astral del país, es la de establecer la fecha exacta de nuestro nacimiento: ¿fue el 19 de abril de 1810?, ¿fue el 5 de julio de 1811? En ambos casos el lugar de nacimiento es Caracas. Pero si somos más acuciosos y atendemos a la fecha de nuestra separación de la llamada Gran Colombia, tanto la fecha de nacimiento, como el lugar cambian. Este último se traslada a Valencia y dependiendo del criterio, la fecha de nacimiento podría ser el 6 de mayo de 1830, cuando se instala el Congreso constituyente o el 22 de septiembre del mismo año cuando se aprobó la nueva constitución y Páez asume la presidencia. Como puede verse, realizar la carta astral de Venezuela es más difícil que hacérsela a Maduro, que le gana al país en lugares y fechas de nacimiento.

Que Mercurio esté causando estragos no es nada nuevo, el frágil equilibrio del ecosistema del sur, da cuenta de ello con su participación en la criminal extracción del oro. En nuestra carta astral, Urano aparece en cuadratura con el Sol. Esta deshonesta conjunción del astro y el planeta determina que el enchufamiento intergaláctico sea parte de nuestras determinaciones.

La Luna, astro regente de Cáncer con Acuario, le ha dado un perfil lunático a algunos dirigentes, mientras otros se mueven con habilidad, como peces en el agua. ¿Y qué decir de Leo como signo regente? a quienes muchos atribuyen la culpa de todo lo que sucede. Mientras, el Sol se aparece a decirle a algunos líderes “no aclares que oscureces”, especialmente en el hemiciclo estelar, donde ya no quieren a Marte, sino odiarte.

Por su lado, siempre actúa Saturno, el viejo Cronos, que devora a sus hijos sin piedad. Desde el otro extremo del planeta, tampoco se puede negar que Rusia y China, son emblema de la presencia de Géminis arrebatando por igual, como si de un hueco negro en la galaxia –que nos devora– se tratase. Gracias a ellos, el gobernante usurpador continúa su agresión, pero de la que puede salir victorioso porque recibe un trígono de Júpiter desde Escorpio. No es culpa suya, es su sino, diga usted si no.

Dicho más claramente: si la oposición astral a la hegemonía solar no se pone las pilas, esta debacle va a continuar hasta que el sol se convierta en una supernova y el big bang, cansado de expandirse, inicie su retroceso a la pelotita primigenia.

 

@laureanomar

Dic 05, 2019 | Actualizado hace 11 horas

El pasado domingo 24 de noviembre nos reunimos más de tres mil personas en los espacios de la Hacienda La Vega en el marco del encuentro “Movidos por la Solidaridad”. Líderes, madres, vecinos, voluntarios y aliados de diversos lugares de Venezuela que participamos en Alimenta a Solidaridad, Sustento, Mi Convive, y nuestras Redes de Líderes y Apoyo. Celebramos los logros de estas iniciativas, que abordan las graves emergencias de alimentos y violencia que estamos padeciendo.

En el contexto de desesperanza y adversidad que azota a nuestro país, ese domingo nosotros ejercimos nuestro derecho a celebrar: por un trabajo organizado y articulado que tiene un impacto positivo en la realidad, por sumar a otros a nuestra causa por una nueva convivencia, por los miles de niños que gracias al trabajo de madres son alimentados diariamente en nuestros comedores, por las víctimas de la violencia que han encontrado apoyo y herramientas para superar la tragedia y convertirse en agentes de cambio desde el esfuerzo y la solidaridad.

 

Sobre todo, celebramos a las personas, a todos los que han asumido un compromiso por sus familias, sus comunidades, y nuestro país, usando sus talentos y una convicción humana e incansable, fundamentada en los valores convivenciales.

 

Vimos los rostros y escuchamos las voces de ese compromiso. De Belkis, la madre de nuestra líder Saraí, que perdió a su hijo por la violencia y se sobrepuso a la oscuridad del dolor participando en los comedores, y para quien ahora todos esos niños son sus hijos. De Johny, de La Grita, que aporta insumos a “Alimenta” a precios solidarios, priorizando la entrega a nuestros centros de abastecimiento. De nuestros aliados internacionales, como los embajadores de Francia y Alemania, que han compartido con nosotros en La Vega, la Cota 905, apoyándonos incondicionalmente.

Todos involucrados en un mismo esfuerzo y una visión compartida de empoderamiento a las comunidades y de dar herramientas a la gente, para que seamos nosotros mismos los protagonistas de nuestra superación y desarrollo. 

 

Durante este encuentro fueron muchos los momentos en los que todos fuimos embargados por la emoción. Al reconocer el esfuerzo de nuestros compañeros, al compartir los logros de las comunidades hermanadas, y, sobre todo, por la construcción conjunta de una esperanza de cambio y transformación reales, palpable y que nos llena de fuerza para continuar, seguir trabajando y seguir creciendo.

 

Tenemos razones para celebrar, porque en medio de estas navidades que se dan en medio de la separación de las familias, la brutal crisis que nos agobia y los desmanes de un régimen autoritario, violento y empobrecedor, reivindicamos nuestro derecho a ser felices. Reivindicamos nuestra voluntad para luchar por nuestro bienestar y el de nuestras hermanas y hermanos. Reivindicamos el gran esfuerzo que entre todos los que conformamos la gran familia alrededor del Movimiento Caracas Mi Convive estamos haciendo para construir a una nueva Venezuela, solidaria, productiva y democrática. 

 

@RobertoPatino

Coordinador de Movimiento Mi Convive

Miembro de Primero Justicia

Por si fueran pocas las angustias y problemas que amargan las navidades de la población y de Juan Guaidó, estallan líos putrefactos de indecencia pervertida. Para empezar, sigue siendo el dirigente no por exceso de acción sino por falta de competencia. Entre la dureza armada, bien entrenada del régimen y blanduras desarmadas, desordenadas de sucesivos dirigentes opositores cohabitadores, se ha quedado sin nombres, ni popularidades, y sólo por ausencia el presidente interino disfruta de poco más del 35 % de popularidad.

Se hace abstracción de María Corina Machado, porque ella es cosa aparte, es la Jerusalén fortificada que nadie puede tomar, la fortalece que esta tan lejana como cercana donde se encuentra, todos lo saben, lo intuyen, la verdadera esperanza, más temprano que tarde, saldrá a fertilizar nuevamente este desierto, atiborrado de sinvergüenzas que cometen ilícitos a placer.

Esta tierra arrasada donde compiten con alarde, ostentación, mentira, falsedad, desilusión y desengaño, una tiranía a la cual sólo le quedan los candados de la línea de mando y nudos de corrupción, y una oposición que pareció regresar de la tumba en enero de 2019, generó inmensas expectativas en la sociedad, los ciudadanos, esperaban una forma diferente de hacer política, la ética, rendición de cuentas, transparencia de gestión, sin idolatría ni sectarismo o reparto de cargos por razones de obligaciones partidistas y desaparición de la corrupción. Y en meses ha perdido peso con una alarmante anemia de logros.

Un gobierno que se proclamó y juramentó ante la ciudadanía en ejercicio de previsiones constitucionales, que mucho prometió e ilusionó, pero por lo logrado poco planificó más allá de la trilogía, cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. La ética en la institucionalidad en momentos de oscuridad e inseguridad, es un valor que justifica el máximo y jamás debe sacrificarse por apetencias partidistas e intereses individuales.

No concibieron adecuadamente, creyeron que el espectáculo del ingreso de ayuda humanitaria sería un gran festival de emociones y triunfo; en la tarde era obvio que el régimen castrista tenía respuestas frontales, violentas y planificadas. La ayuda se incendió o se quedó en Colombia, pusieron en una posición difícil y vergonzosa al novel presidente que debió regresar en silencio a Caracas y el usurpador cenó tranquilo esa noche.

 

Meses después esa oposición liderada por Juan Guaidó, que confiaba en él, salió a las calles suponiendo que Maduro y sus cómplices se estaban montando en aviones para escapar, y sólo encontraron a un Leopoldo López callejero y desconcertado, un presidente encargado que como pajarito en grama, miraba a todas partes sin encontrar nada; militares que salieron a ponerse a la orden y sólo consiguieron perder sus carreras, huyendo los afortunados, presos con perspectiva de tortura los menos perspicaces. López terminó en una embajada, Guaidó en su casa, el jefe del cuerpo de torturas libre y sin pecados que pagar en Miami. El régimen no tuvo que moverse, sólo mandar a sus basureros uniformados leales siempre a recoger las ruinas y un puñado de cambures olvidados.

Después la estulta pifia de ir a unos diálogos a los cuales, pensantes le recomendaron no asistieran, para terminar en lo mismo, nada para los ciudadanos, más tiempo para el régimen que, no avanza en la electricidad, servicios públicos ni en la economía, pero sí en la ilusoria comunicación.

Ahora le revienta en la cara un escándalo anunciado, que iba de un lado a otro en las redes sociales, pero que no estalló y llenó de porquería a casi todos los políticos y decepcionó a la ciudadanía, hasta que periodistas serios, de investigación y su medio de comunicación digital informaron detalles.

Aunque Guaidó y los partidos de su entorno reaccionaron con rapidez, echándolos por la corrupción señalada, abriendo investigaciones, nadie olvida que esas señales venían desde hace tiempo, que la Fiscalía colombiana investigaba, el Embajador de Venezuela en Colombia había advertido sobre la investigación, riesgos y condenas del diálogo mentiroso.

Once meses lleva la esperanza venezolana avanzando, estirándose y, por tanto, estirar sin alimento, perdiendo fuerza. Porque ya nadie habla si Guaidó tiene o no el vigor para derrotar al régimen y emprender el duro camino hacia la reconstrucción; la interrogante obvia, es el hombre indicado para fundar un país nuevo si no tuvo la astucia, discernimiento y firmeza para descabezar a los políticos que echaron su ética a la basura. Igual para Leopoldo López, a quien Guaidó parece obedecer ciegamente. La pregunta es para ambos, ¿cómo reconstruirán un país si no sólo no logran desmontar al que la mayoría detesta, sino que ni siquiera pueden vigilar y controlar la ética, decoro, honestidad de menos de 200 hombres y mujeres que se supone son de su confianza?

 

Juan Guaidó fue designado presidente encargado para una gestión que debía romper con un pasado de inmoralidades, desenfreno y libertinaje. No cumplió, traiciono el mandato conferido y esa gestión, es la que está en cuestionamiento y escrutinio ciudadano. Desde su Jerusalén poderosa, creciente y vibrante, María Corina Machado observa con interés. Y con mucha amargura, como la ética ha sido desmantelada.

@ArmandoMartini

Dic 04, 2019 | Actualizado hace 1 día

En castellano, que, guste o no, es el idioma que hablamos, los diminutivos pueden utilizarse como expresión cariñosa, cordial, cálida y afectuosa, o pueden también recurrirse a ellos como forma de expresar desprecio, ofensa, descrédito y burla. Sólo el contexto en que se los utilice nos puede informar sobre el real significado de los mismos. A lo niños, usualmente se les llama usando los diminutivos de sus nombres, y ésta es una práctica amorosa y en ocasiones también para distinguirlos de algún adulto de la familia con el mismo nombre. Es corriente oír llamar a los varones Samuelito en vez de Samuel, Fernandito en lugar de Fernando, Gustavito en vez de Gustavo. Lo mismo ocurre con las hembras: Juanita, Carmencita, Teresita… 

Los venezolanos somos particularmente afectos al uso de los diminutivos en nuestras conversaciones usuales. Coloquialmente hablamos de un niñito, de un pedacito de torta, de andar despacito, de un juguetico, de un perrito… Pedimos una hojita de papel, un lapicito, una copita de vino, un cafecito, un permisito por favor. En todos estos casos se trata de una forma de suavizar el lenguaje, como ocurre cuando se nos reclama “y por qué no te pusiste una corbatica” o se habla de un viejito en lugar de un viejo. En otras ocasiones el diminutivo puede prestarse a dudas en relación con determinar la intención de quien lo utiliza, aunque, repito, la situación en la que se da su uso generalmente nos lo aclara. A este tipo pertenecen diminutivos como doctorcito, gordito y otros por el estilo.  

Pero, existe también el claro uso despectivo de los diminutivos. Cuando hablamos de una mujercita o de un hombrecito, le estamos dando al diminutivo un carácter peyorativo. Y eso es lo que ocurre cuando a la Mesa Nacional de Diálogo la llaman la “mesita”. Se pretende disminuirla ante otras reuniones de diálogo entre la oposición extremista y el gobierno, que supuestamente serían las “verdaderas mesas de diálogo, o quizás debamos llamarlas las “mesotas”. Aunque éstas no hayan servido para nada en el sentido de arrancarle algo al gobierno. Es decir, los fracasados de Santo Domingo y de Barbados, para no hablar de los otros diálogos también fracasados en que participaron, quienes han permitido con su estupidez e incapacidad que Maduro se atornille en el poder, creen tener el derecho de descalificar y ridiculizar a los otros. 

Los ridículos burlándose de supuestas ridiculeces. Quienes deberían tener vergüenza de asomar sus caras, luego del estrepitoso fracaso de sus políticas aventureras; los verdaderos colaboracionistas del régimen se permiten, con un cinismo de igual magnitud o mayor que el de Maduro, descalificar a quienes han logrado mucho más que ellos en mucho menor tiempo. Esto es más que inaudito, es grotesco y bochornoso. No existe en este momento ninguna otra mesa con la cual comparar a la Mesa Nacional de Diálogo. El único diálogo formal existente, con sus problemas y altibajos, es el de los partidos MAS, Soluciones, Avanzada Progresista, Cambiemos y Esperanza por el Cambio de Bertucci, con los representantes del gobierno. Diálogo que se da porque todos los venezolanos tienen derecho de participar en la política y ésta no es monopolio de nadie. Por lo menos todavía.

¿Quién se cree Julio Borges que es para enviar cartas descalificando a políticos venezolanos que actúan en el uso de sus derechos? ¿Por qué mejor no explica cómo financia los gastos en su mansión de Bogotá? ¿Quién le paga? ¿Por qué no envía una carta y le rinde cuentas al país, sobre cómo se han administrado los millones de dólares dados para la ayuda humanitaria? Pareciera que lo que quieren ahora es eternizar la situación actual, para seguir recibiendo millonarios recursos del Departamento de Estado y seguir, además, apropiándose de los recursos de CITGO. Debe ser muy sabroso para todos ellos, Guaidó incluido, poder disponer de millones de dólares para comprar conciencias, pagar mercenarios, organizar sus marchas, tener costosos vehículos y guardaespaldas y vivir con gran lujo. Nada que ver con las graves limitaciones y sufrimientos del pueblo venezolano. 

En este momento, y excluyendo a los altos funcionarios del gobierno, quienes más se benefician de que Maduro siga en la Presidencia de la República son esos opositores que reciben millones de dólares de EEUU, para supuestamente desestabilizar al gobierno. Los venezolanos deben percatarse de esta siniestra realidad. El extremismo opositor tiene un jugoso negocio que se perdería si Maduro deja de ser Presidente.   

 

@LFuenmayorToro

1. El chavismo construyó una articulación de la mayor parte de los elementos del Estado y de la sociedad para hacerlos funcionales a su proyecto de dominación. Al principio Chávez tenía el gobierno, más adelante la Asamblea Nacional, luego el TSJ y el CNE. Después de 2002 se embutió Pdvsa, la Fuerza Armada y el Banco Central. Finalmente, gobernaciones, alcaldías y otros agentes del Estado, engullendo o neutralizando instituciones de la sociedad civil.

2. Para que este nuevo orden pudiera funcionar, el chavismo tenía la necesidad de controlar el sistema circulatorio de la sociedad, el financiero, proveedor de los recursos para hacer que marche –en la medida en que sea– el aparato económico. Para este propósito procedió, a comienzos de siglo, a seducir o amedrentar, según las necesidades y posibilidades, a empresarios de la vieja República. Sin embargo, una vez que los precios del petróleo escalaron niveles inimaginables se les hizo indispensable fabricar una “nueva clase”: la boliburguesía, con sus vástagos bolichicos.

3. Algunos de los integrantes de la nueva burguesía roja eran viejos empresarios menores reciclados; otros, realmente nuevos, enlazados con la mafia roja. Pero era imposible que coparan todos los espacios de la economía de una vez; por esta razón ha habido empresarios que no han formado parte de la mafia y que para seguir trabajando dentro del país bajaron su perfil, pasaron muchos por las horcas caudinas de Cadivi y sucedáneos, y han buscado sobrevivir. Algunos han hecho mucho dinero en medio de altos riesgos y muchos han perdido todo su capital al intentar continuar.

4. A esa economía roja se le sumó desde muy temprano el narcotráfico. El trasiego de droga a través de Venezuela tiene como contrapartida inevitable la circulación de miles de millones de dólares que necesitan ser lavados para luego circular en la banca internacional. Pdvsa, ciertas empresas y algunos bancos han cumplido esa misión. El resultado ha sido un revoltijo infernal que ha contaminado todos los estratos y actividades del país.

5. Se formó un sistema, un orden engranado, una manera de existir, que contaminó e incorporó a las nuevas élites del régimen y de sectores opositores, unos porque se rindieron a lo que pensaban era una evidencia (“o nos acomodamos o nos morimos”) y otros porque carecieron de valores y sucumbieron a la idea de que el fin justifica los medios, sin saber (¿o sabiéndolo?) que los medios pueden pervertir el fin.

6. La villanía se acentúa en la política porque está prohibido el financiamiento público; el privado proveniente de fuentes honradas es perseguido implacablemente; y el ilegal se ofrece para comprometer conciencias y sellar alianzas.

 

7. No es solo que hay corruptos sino que el sistema es la corrupción. La tarea es aún más difícil: quebrar el sistema.

@carlosblancog

“La cultura popular -en pleno auge de identidades y tendencias- da entrada la modernidad de la postguerra, donde cada quien tiene su propia interpretación de la vida”.

Uno de los valores superiores del hombre es su dignidad, que es orgullo, nobleza, gallardía, carácter, talante, integridad. ¿Pero qué alimenta tal virtud que a su vez es un sentimiento? ¿Qué elementos componen la validación de la consciencia de lo bueno y conveniente sobre lo malo, capaz de soportar cualquier tempestad e impulsar cualquier amanecer? Las experiencias espléndidas del ser humano nos convierten en una acumulación de vivencias que nos permiten “ahorrar” bondades y atesorar dignidad. Dignidad que se nutre de un universo maravilloso, de un cosmos ingrávido que hace la diferencia entre estar o caer: ¡tradición!

Violinista en el tejado

Este musical estrenado en Broadway en 1964-basado en el libro del escritor ruso Sholem Aleijem, con arreglos musicales de Jerry Bock, Sheldon Harnick y producción de Joseph Stein-se abre paso en la variopinta NY, entre la multiculturalidad representada en blancos, negros, latinos, asiáticos, feministas, homosexuales, liberarles, conservadores, musulmanes o judíos, urbe propia para asimilar las temperancias” de la ¡tradición!.

La cultura popular-en pleno auge de identidades y tendencias-da entrada a la modernidad de la post guerra, donde cada quien tiene su propia interpretación de la vida. Pero en ese andar, en esa búsqueda de la verdad, siempre subyace la necesidad del ser humano de mantener inalterable un valor que lo dignifique, que lo motive, que lo distinga.

¿Cómo y dónde encontrar ese milagro afectivo y humano, esa bisagra histórica que represente una identidad indiscutible? ¿Cómo adoptar el uso, modo o compañía correcta? ¿Qué o quién es ese acompañante? !Tradición!

 

Sheldon Harnik y Jerry Bock-compositores de violinista en el tejado- adoptaron para su composición, leyendas de Judíos [antecesores] de lejanas tierras de la Rusia Zarista [1905], colmadas de fe, trabajo, familia, humor, tristezas, alegrías y despojos. Historias que le dieron contenido a “tú me amas” [do you love me], “si yo fuera rico” {If I were a rich man] o ¡Tradición!

Stein encontró un pequeño libro “Las Hijas de Tevye” [las hijas de Tobías], la magia que poco a poco fue construyendo el milagro de los milagros. !Tradición! Un musical que se convertiría en la representación de todas las identidades, donde un lechero, padre de cinco hijas en un poblado de judíos ortodoxos, ve como cada una de ellas se enamora del hombre que él no había elegido. Una batalla entre mis certezas y la felicidad de mis hijas. Y al final el perdón vence a los egos. ¡Es la fuerza de…Tradición!

El drama de Tobías [Tevye] da respuesta a todas las preguntas. Fue la conexión entre letras, líricas, historias y vidas. Conectividad entre el pasado y el presente, entre tradición y modernidad…representada en el amor de la familia, la pasión por la cultura, por una prosa sabia. “Si por esas razones me amas entonces yo también te amo…” Frase sutil de una canción, que nutre la lealtad en el hogar. !Tradición!

Entonces la vida es la acumulación de dichas y amarguras, emociones que consagran una “manera de vivir”, si acaso de resistir, por convertirse en huella perenne de nuestros hábitos, usos y rutinas. La modernidad amolda, flexibiliza, relaja algunas “maneras”. Pero otras permanecen inalterables. Libertad, honor, honestidad, amor, nobleza, que es !tradición!

Y eso representa “violinista en el tejado”. El hombre sobre un techo inclinado que debe mantener el equilibro entre su toque de violín y la gravedad. Balancear entre su melodía y su caída. Eso es la vida. Un eterno equilibro entre nuestras melodías-que son suaves creencias y carencias-y la realidad. !Tradición!

Venezuela es !Tradición!

La maldad siempre ha sido derrotada por la !Tradición! La esclavitud, la violencia, matrimonios pactados [matchmakers], las tiranías, los abusos de poder, han sido derrotadas por las buenas experiencias que son valores, principios arraigados. Tavye enfrentó varias guerras. La propia y la ajena. Batallas con Dios y con su imperativo moral. Sufrió. Pero al final se impuso la fuerza y la fe de un espíritu colectivo. ¿Virtudes? Perseverar, creer, confiar, resistir, amar, ayudar, perdonar…¡Tradición!

Tradición es suma de las buenas costumbres que hace de mi buena voluntad, la representación generosa de quien quiero ser. Así elijo con quien casarme, que quiero estudiar, como y donde vivir, y que sentido darle a mi vida. ¡Tradición!

 

Es la acumulación de amor, dedicación, entrega de cada una de nuestras madres por nosotros. Es el orgullo de hacer patria y nación por honrar el legado de nuestro mestizaje y nuestras gestas de libertad. Eso esta ahí, como lo está el carácter indómito y la irreverencia de un pueblo que no se deja despojar ¡Tradición!

Un bravo pueblo que ha resistido, se ha levantado y caminado cada vez que lo han humillado. Y un pueblo humillado nunca ha sido derrotado.

¿Por qué Violinista en el tejado tiene el record de haberse escenificado cada día en el mundo-al menos en un colegio-desde 1964 hasta hoy? Porque el balance entre tradición y libertad no cede ante la imposición. Y eso vive Venezuela. ..Un balance continuo entre nuestra dignidad y nuestra ansiedad de ser libres, una melodía indetenible, entre ser y no ser, donde las fuerzas más poderosas no pudieron con Tavye [Tobías]…!Tradición!

@ovierablanco

El totalitarismo Siglo XXI se ha logrado imponer por las armas y la corrupción, pero la oposición tiene una alícuota de responsabilidad por no alinearse en momentos requeridos. Hemos sido constantes defensores de la unidad y del liderazgo político, con sus más y sus menos. Sin embargo, aunque no somos dueño de la verdad, a veces es conveniente expresar algunos desacuerdos con la esperanza de que se produzcan rectificaciones, si es que son necesarias, o al menos que se aplique una dosis de prudencia a la hora de tomar decisiones. El desentono de la oposición, con algunas interrupciones que nos dieron esperanzas, no es nuevo. Tomemos como ejemplos un suceso del cual ayer se cumplieron diecisiete años, como fue el paro cívico, y la reciente destitución de Humberto Calderón Berti como embajador en Colombia.

El paro petrolero iniciado el 4-5 de abril del 2002 desencadenó un paro cívico al sumarse días después la CTV y Fedecámaras, con el desenlace de la renuncia de Chávez y su posterior regreso, consecuencia de errores de los protagonistas y también a la falta de sintonía de políticos de oposición. El paro cívico que arrancó tal día como ayer, hace diecisiete años, fue consecuencia del incumplimiento de la promesa de Hugo Chávez de rectificar su política económica y de no volver a violar la Constitución, ni perseguir a sus oponentes, lo cual ofreció cuando pidió perdón el 14 de abril de ese año. Este paro fue convocado por la CTV, Fedecámaras y la Coordinadora Democrática en la que estaban representados todos los partidos de oposición. Al mismo se sumaron los petroleros por decisión individual, sin ser convocados por las organizaciones Gente del Petróleo y Unapetrol, creadas en junio de ese año.

Gradualmente, la mayor parte del liderazgo político marcó distancia y tildaron el paro de petrolero. Lo que muchos olvidan o quieren olvidar es que ese paro cívico obligó al gobierno a firmar un acuerdo que contemplaba designar árbitro electoral confiable, desarme de la población civil, compromiso con la libertad de expresión, adhesión a la Carta Democrática Interamericana, no utilizar cuerpos de seguridad para reprimir arbitrariamente y en forma desproporcionada. Este Acuerdo fue suscrito por representantes del gobierno y de la oposición, por el Secretario General de la OEA, Centro Carter y PNUD. Desde luego el gobierno no cumplió y una oposición no sincronizada no protestó con firmeza, ni acudió a las instancias internacionales firmantes para reclamar el incumplimiento.

Diecisiete años después, cuando el régimen está en su momento más débil y cuando contamos con un joven valioso que ha despertado muchas esperanzas, nos cayó un balde de agua fría con la destitución torpe de Humberto Calderón Berti, quien era nuestro embajador en Colombia, designado por la Asamblea Nacional y por el presidente (e) Juan Guaidó. En su carta en respuesta a su destitución, Calderón Berti destaca que el presidente (e) Guaidó y su equipo se distanciaron de él desde que la auditoría ordenada detectó “manejo impropio de unos recursos”, por lo cual acatando las leyes colombianas, Calderón la pasó a la Fiscalía General de ese país.

Así mismo, Calderón señaló que la injerencia de la Asamblea Nacional y particularmente de dirigentes políticos en el manejo gerencial de la empresa Monómeros Colombo Venezolanos es inconveniente e impropia y ha sido una pésima señal. En su carta Calderón reconoce que en programa de televisión hizo una referencia “somera” al diálogo en Oslo, del cual “dudó sobre sus posibilidades y resultados reales”, punto sobre el cual se puede o no estar de acuerdo, pero que no correspondía juzgar a un embajador y que solo requería de un llamado de atención y no su destitución. Su señalamiento posterior de responsabilizar a Leopoldo López por los fracasos de la oposición, sea o no cierto, no venía al caso.

A raíz de estas declaraciones que Calderón tenía que dar para informar de su actuación y alertar al país sobre conductas inapropiadas, le han llovido aplausos, críticas y hasta calumnias. El presidente (e) Guaidó, a quien siempre hemos apoyado, cometió un grave error al destituir al embajador, quien venía cumpliendo una excelente ¿Fue una pifia del presidente (e)? ¿ Tomó esa decisión presionado por otros actores políticos? En todo caso él es el responsable, pero seguimos confiando en su coincidencia con el sentir generalizado de rechazo a la corrupción y al clientelismo político. Los partidos políticos deben rectificar y tocar al mismo son. Se lo deben a los ciudadanos asesinados, torturados, encarcelados y exiliados. Unámonos alrededor de los principios y valores necesarios para construir una nueva Venezuela. El régimen es quien no investiga a sus corruptos, salvo cuando tienen luchas internas de poder.

Como ( había) en botica: Primero Justicia , Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo enviaron una buena señal al separar e investigar a varios diputados señalados de corrupción gracias a Armando.info. El distinguido venezolano e incansable luchador Gustavo Coronel propone crear un Plan de Educación Ciudadana, es decir una fábrica de ciudadanos activos que prediquen y practiquen los principios y valores de la democracia ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!
[email protected]

Informe Otálvora: Castrochavismo intenta desplazar a Almagro de la OEA

El Secretario de la OEA Luis Almagro y la entonces canciller de Ecuador María Fernanda Espinosa el 20ABR18 en Washington. Foto: OEA

 

Diario Las Américas

 

Bogotá será la sede de la reunión de los ministros de relaciones exteriores de los países signatarios del Tratado de Asistencia Recíproca Tiar convocada para considerar el “tema Venezuela”. 

Oficialmente se trata de la continuación de la Trigésima Reunión de Consulta celebrada el 23SEP19 en Nueva York cuando “se activó” el Tiar sobre Venezuela.  El encuentro previsto para el 03DIC19 no se realizará en la sede de la Cancillería colombiana sino en un hotel bajo la coordinación de la OEA. El propósito de la sesión en Bogotá es conocer los resultados del trabajo acordado en la reunión de Nueva York en la cual los gobiernos se comprometieron a “elaborar un listado consolidado” de “personas y entidades asociadas al régimen de Nicolás Maduro involucradas en actividades ilícitas de lavado de activos, tráfico ilegal de drogas, terrorismo y su financiación y vinculadas a redes de delincuencia organizada transnacional (…) personas que ejercen o han ejercido como altos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro y que hayan participado en hechos de corrupción o violaciones graves a los derechos humanos (…) “a los fines de utilizar todas las medidas disponibles para investigar, perseguir, capturar, extraditar y sancionar a los responsables y disponer el congelamiento de sus activos”. Elliott Abrams, el representante especial del Departamento de Estado de EEUU para Venezuela, adelantó el 27NOV19 que su gobierno espera durante la reunión de Bogotá “adoptar restricciones coordinadas de viaje regional y denegaciones de visa contra varias decenas de funcionarios del régimen de Maduro”.

*****

El Tiar está integrado por los gobiernos de Argentina, Bahamas, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, EEUU, Guatemala, Honduras, Haití, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Trinidad / Tobago, Uruguay y el gobierno de Juan Guaidó por Venezuela. El saliente gobierno de Uruguay, el único que votó en contra de la activación del Tiar para Venezuela, solicitó su retiro de la organización lo que probablemente será seguido por el nuevo gobierno argentino. La ausencia de México y Argentina, dos de las tres mayores economías latinoamericanas, reducirá el impacto regional del paquete de sanciones contra jerarcas y empresas del régimen chavista.

El 25NOV19 el expreso político venezolano Iván Simonovis, quien opera en EEUU como Comisionado Especial de Seguridad e Inteligencia del gobierno Guaidó, dijo en su cuenta Twitter que los miembros del Tiar “daremos un paso decisivo e histórico para acabar con la exportación de la anarquía en nuestra región. Solo una respuesta proporcional a esta amenaza, evitará el caos en Latinoamérica”. Simonovis no especificó el carácter de esas medidas.

*****

El nuevo gobierno argentino que tomará posesión el 10DIC19 ya comenzó a entroncar con México su política hacia Venezuela. Alberto Fernandez y López Obrador AMLO son fundadores del Grupo de Puebla.

Anular el reconocimiento a Juan Gauidó y dejar sin efecto las credenciales diplomáticas de la Embajadora de Guaidó en Buenos Aires, formaría parte de decisiones que el gobierno de Alberto Fernández tomaría en las primeras de cambio. Además, la tendencia sería mantener temporalmente a la Argentina dentro del Grupo de Lima (como lo hizo México al llegar AMLO a la Presidencia) pero simultáneamente comenzar a participar del “Mecanismo de Montevideo” creado por AMLO y el uruguayo Tabaré Vázquez, este último todavía permanecerá en su cargo hasta el 29FEB20. Los gobiernos parte del “Mecanismo de Montevideo” no reconocen al “gobierno Guaidó” y propugnan un esquema de negociación entre los “actores” venezolanos.

Aun si tomar posesión de la Presidencia, Fernández envió a un representante para que participara en el encuentro del “Mecanismo de Montevideo” realizado el 15NOV19 en Ciudad de México, donde se congregaron el Secretario de Exteriores mexicano   Marcelo Ebrard con su colega uruguayo Rodolfo Nin Novoa además de representantes diplomáticos de Barbados y Trinidad y Tobago en nombre del Caricom. El enviado argentino fue Gustavo Béliz, exministro kirchnerista y quien según los rumores bonaerenses ocuparía un alto cargo en el gobierno de Alberto Fernández. En su declaración del 15NOV19 el Mecanismo de Montevideo rechazó la invocación del Tiar para Venezuela y reiteró su oferta para un proceso de diálogo entre “todos los sectores” en Venezuela. Alberto Fernández, igualmente, ya sostuvo un encuentro con el uruguayo-español Enrique Iglesias quien actúa en calidad de representante especial de la Unión Europea para Venezuela, con quien discutió el tema de “una salida negociada” para la crisis venezolana.

*****

Muchos ya dan como un hecho que el próximo ministro de relaciones exteriores argentino sería el exgobernador de Buenos Aires Felipe Solá. En declaraciones para Luis Novaresio del 25NOV19, Solá aseguró que en Venezuela “si hay libertad de expresión”, dijo que la “democracia en Venezuela está en dudas” y “que es una democracia un poco extraña” aunque aclaró que “yo no vivo allá”. El “tema Venezuela” fue tratado entre los gobiernos saliente y entrante en Argentina a propósito del listado de mandatarios a los cuales el Ministerio de Relaciones Exteriores envió invitación oficial para presenciar el cambio de mando el 10DIC19. Nicolás Maduro no fue incluido en el listado oficial de las invitaciones transmitidas a mediados del mes de noviembre y el 28NOV19 circuló en los medios de Buenos Aires la versión sobre la decisión final de Fernández, transmitida a la cancillería de Macri, en el sentido de no extender convite a Maduro.

Felipe Solá se ha referido a una diplomacia “no ideologizada” que impondrá el gobierno de Fernández, curiosamente la misma expresión usada por el gobierno brasileño de Jair Bolsonaro para definir su propia diplomacia. Por cierto, el 27NOV19 desde Manaos, Bolsonaro dejó saber que mantendrá una “relación pragmática” con el nuevo gobierno kirchnerista de Argentina. La delegación brasileña a los actos de toma de posesión en Argentina será de bajo nivel encabezada por el Ministro de la Ciudadanía Osmar Terra dejando entrever un muy probable enfriamiento en las relaciones entre Brasilia y Buenos Aires.

*****

La elección del Secretario General de la OEA es un tema que se ha estado debatiendo sigilosamente entre las cancillerías del Continente ya desde finales del año 2018 y de manera intensa y casi pública en los recientes meses. En marzo del 2020 los miembros de la OEA deberán pronunciarse entre la reelección de Luis Almagro o la escogencia de otro Secretario. Los gobiernos de Colombia, Costa Rica, EEUU, Ecuador y Brasil ya han adelantado su posición favoreciendo un segundo mandato de cinco años para el uruguayo Almagro.

Aparte del rechazo que Almagro genera en gobiernos izquierdistas como los de Nicaragua, Suriname o San Vicente y Granadinas, existe la percepción generalizada de que el actual Secretario General podría reunir los dieciocho votos necesarios para continuar en el cargo. Almagro, tras los resultados electorales en Uruguay que favorecieron a Luis Lacalle Pou, podrá contar con el voto de su país que le era negado por el gobierno saliente de Tabaré Vázquez.

*****

El 27NOV19 aparecieron dos candidaturas para rivalizar con Almagro. Ese día en el Palacio de Torre Tagle, sede de la cancillería peruana, los embajadores de los países miembros de la OEA acreditados en Perú fueron congregados para un inusual encuentro con el presidente Martín Vizcarra. El mandatario peruano informó que su gobierno presenta a consideración el nombre del embajador Hugo de Zela Martínez para la Secretaría General de la OEA. Zela Martínez, quien actualmente representa al Perú ante el gobierno de EEUU, fue el Jefe del Gabinete del Secretario General de la OEA durante el segundo mandato del chileno José Miguel Insulza. La candidatura de Zela Martínez aspira a ser presentada como una opción en caso de que se polarice la elección entre los amigos y de Almagro y los no pocos gobiernos que han dejado saber su animosidad ante la gestión y el estilo de Almagro.

Mientras el gobierno peruano mostraba su ficha, la ecuatoriana María Fernanda Espinosa mediante una entrevista con la agencia EFE confirmó el 27NOV19 su aspiración al cargo que ocupa Almagro. Espinoza fue Ministra de Relaciones Exteriores y de Defensa durante el gobierno del izquierdista Rafael Correa y repitió como canciller durante los primeros días del gobierno de Lenin Moreno desde donde logró ser electa para presidir la Asamblea General de la ONU del año 2018. Vinculada personalmente con el gobierno sandinista de Nicaragua, Espinoza sería la candidata de la izquierda continental en un abierto frente anti-Almagro para lo cual dice contar con el respaldo de “muchos de los países del Caribe y otros países del continente”. La postulación de Espinoza fue previamente anunciada por el representante de Antigua y Barbuda en la OEA, el embajador, sir Ronald Sanders, quien aseguró que el Caribe, que equivale a más de una decena de votos, respaldaría a Espinoza. La ecuatoriana no cuenta con el respaldo del gobierno de su país el cual mantiene su decisión de votar por la reelección de Almagro. Espinoza estaría lanzando su candidatura con el visto bueno de los gobiernos de Cuba y de Nicolás Maduro, ninguno de los cuales vota en la OEA.

La Asamblea General de la OEA para elegir al nuevo Secretario General está convocada para el 20MAR20.

 

@ecotalvora