ejecuciones extrajudiciales archivos - Runrun

ejecuciones extrajudiciales

#MonitorDeVíctimas | Denuncian que FAES mató a hombre que salió hace siete meses de Tocorón
El pasado 20 de noviembre Johandrys Cardozo se dirigía al restaurante de sushi donde trabajaba y recibió un disparo, presuntamente, por parte de efectivos del cuerpo policial

@Daigalaviz / Fotografias Carlos Ramírez

Familiares de Johandrys Cardozo cuentan que el pasado miércoles 20 de noviembre éste fue localizado con un disparo en el pecho en el sector El Estanque, de la parroquia Coche, municipio Libertador. Los deudos, que este 26 de noviembre retiraron el cuerpo de la sede de la medicatura forense de Bello Monte, indican que presuntamente habría sido herido por funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), el grupo táctico de la Policía Nacional Bolivariana.

Cardozo, de 26 años de edad, tenía siete meses de haber salido en libertad. Pasó seis años en el Centro Penitenciario de Aragua, conocido como la cárcel de Tocorón, por estar involucrado en un homicidio. Desde que le fue concedida la libertad plena empezó a trabajar en un restaurante de sushi.

El miércoles 20 de noviembre salió al mediodía a trabajar y horas después sus familiares, quienes pidieron la omisión de su identidad, recibieron la noticia de que había sido herido mortalmente en la vía principal de El Estanque, presuntamente por funcionarios de las FAES.

La víctima fue trasladada por conocidos al hospital Miguel Pérez Carreño, en La Yaguara, pero ingresó sin signos vitales. Deja dos hijos de nueve y siete años de edad. Estaba haciendo las diligencias para ingresar a laborar en Supra-Caracas, la empresa recolectora de basura en la Gran Caracas.

Respecto a este caso se conoció de fuentes policiales, que en ese operativo de las FAES en el sector El Estanque murieron otros dos ciudadanos: Jhon Jairo López Toro y un hombre que no ha sido identificado. Los efectivos alegan que las víctimas formaban parte de la banda del «Loco Leo».

#MonitorDeVíctimas| Las FAES ejecutan 16 formas de matar
Policías, fiscales y jueces operan articuladamente para que se mantengan impunes las ejecuciones extrajudiciales en Venezuela. A través de la investigación “Las FAES matan con patrocinio del Estado”, Proiuris revela los modus operandi de una matanza sistemática

Reporte Proiuris

A través del análisis de 51 casos de presuntas ejecuciones extrajudiciales directamente documentados por Proiuris, la organización no gubernamental de promoción y defensa de derechos humanos identificó 16 mecanismos habituales en la actuación de los funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado, fiscales y jueces.

Los patrones están descritos y analizados en la investigación “Las FAES matan con patrocinio del Estado”la cual corresponde a la labor de documentación de ejecuciones extrajudiciales y acompañamiento de las víctimas sobrevivientes que desarrolla Proiuris.

El 17 de julio de 2019, Nicolás Maduro manifestó su pleno respaldo al grupo élite de la Policía Nacional Bolivariana que acumula la mayor cantidad de denuncias sobre atropellos en el ejercicio de la fuerza pública. “¡Viva el FAES”! expresó Maduro, ignorando los llamados de atención formulados desde diversas instancias nacionales e internacionales, entre ellas la Alta Comisionada de las Naciones para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien estuvo en Venezuela en junio de 2019.

Cada uno de los 16 patrones está fundamentado en los relatos de familiares de los fallecidos y testigos de los hechos. En todos los casos, las víctimas sobrevivientes desmienten las versiones oficiales sobre presuntos enfrentamientos entre policías y delincuentes, que son calificados jurídicamente como casos de resistencia a la autoridad” y no son debidamente investigados por el Ministerio Público.

El reportaje especial “Las FAES matan con patrocinio del Estado” también incluye el análisis del shock hipovolémico, como causa genérica de muerte asentada en los certificados de defunción correspondientes a presuntas ejecuciones extrajudiciales, así como la documentación de cuatro masacres perpetradas por cuerpos de seguridad del Estado durante 2019, que suman 26 muertos.

La brutalidad policial tiene un impacto diferenciado en mujeres y en niños, niñas y adolescentes. Las viudas deben asumir la carga del sostén económico de la familia y la canalización de los duelos. Entre enero y septiembre de 2019, 301 niños, niñas y adolescentes han quedado huérfanos por las presuntas ejecuciones extrajudiciales de sus padres.

 

Irrupción violenta en residencias y domicilios. 

Los funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado suelen irrumpir violentamente en los lugares donde desarrollan sus operativos.

 “Sabemos que fue la policía. Pero nadie habló de lo que ocurrió, solo la familia. Los vecinos no quieren decir qué pasó”. Carlos Herazo, sobre la muerte de Noelkis Carolina Ramírez Blanco, de 21 años de edad

El 8 de febrero de 2019, funcionarios de las FAES tomaron el barrio Felipe Acosta Carlez, ubicado en Las Mayas, en Caracas, para vengar el homicidio de uno de sus compañeros de la Policía Nacional Bolivariana.

En el procedimiento fue asesinada Noelkis Carolina Ramírez Blanco, de 21 años de edad, a quien confundieron con un hombre. Según testigos y familiares de las víctimas, antes del mediodía otros cuatro jóvenes del sector habían sido asesinados: José Arteaga, de 18 años de edad; David Arteaga, de 21; José Moisés Flores Espinoza, de 19; y Vicente Ramírez, de 22 años de edad.

 

Concentración de la actuación policial en barrios pobres.

La mayoría de las actuaciones de los cuerpos de seguridad del Estado se lleva a cabo en sectores urbanos y rurales habitados por personas pobres, lo cual apunta hacia una matanza selectiva.

“Están haciendo fiesta con los que son y con los que no son. Han matado mucha gente inocente en Coche. Los policías lo que hacen es robar y maltratar”. Familiar de Freyiber González, de 16 años de edad.

Siete muertos fue el resultado de la razia que se prolongó durante siete horas en varios barrios del Kilómetro 2 de la Carretera Panamericana, el 27 de agosto de 2019.

Según la versión oficial, difundida por el Ministerio de Interior, Justicia y Paz, los miembros de la banda delictiva de “El Peluca” fueron “neutralizados” al “enfrentarse” contra comisiones de las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana.

Durante las siete horas del “operativo”, los vecinos del sector “La Invasión” permanecieron encerrados en sus hogares, a la espera de los resultados fatales. En la morgue de Bello Monte, se precisaron las identidades familiares de cinco de los fallecidos: Freyiber González, de 16 años de edad; Alber José Armas Armas, de 35; Tony Arsenio Armas Armas, de 30; Yorman Gabriel Puerta Gómez, de 20; y Edwar Zambrano, de 23 años de edad.

 

Las víctimas más frecuentes son hombres jóvenes en edad productiva.

Hombres con edades comprendidas entre 16 y 41 años de edad son los muertos más recurrentes en operativos policiales que podrían constituir ejecuciones extrajudiciales.

“Lo estaban ahorcando. Lo sé porque su esposa logró verlo a través de la ventana. Pero no la dejaron pasar. La tenían sometida a ella mientras tenía al niño en brazos”. Luego, se escucharon los disparos”. Familiar de Antony José Matos, de 22 años de edad.

El asesinato del comisionado en jefe de la Policía Nacional Bolivariana Carlos Valverde, de 43 años de edad, desencadenó la furia de las FAES. Mediante una razia que se desarrolló el 24 de julio de 2019, durante doce horas consecutivas, en varios barrios de El Valle y El Cementerio, funcionarios del cuerpo élite de la Policía Nacional Bolivariana mataron a siete personas.

Los funcionarios de las FAES reportaron solamente un fallecido, cuya identidad no fue suministrada en el reporte filtrado a la prensa. Los reporteros pudieron determinar que los muertos a manos de las FAES son: William Daniel Chacón Mendoza, de 19 años de edad; Giovanny Alejandro Contreras Moreno, de 19; Javier Noria, de 32; Carlos Javier González, de 22; Antony José Matos Hernández, de 22; y Raifer Martínez, cuya edad no se logró precisar. Según sus familiares, todos fueron ejecutados dentro de sus hogares.

 

Presuntos enfrentamientos calificados jurídicamente como resistencia a la autoridad.

En todos los casos de presuntas ejecuciones extrajudiciales, la versión oficial indica que presuntos delincuentes abrieron fuego contra los funcionarios actuantes, quienes “se vieron obligados” a repeler el ataque, en legítima defensa y en cumplimiento de su deber.

“Antes de dispararle, uno de los FAES le dijo: tú no eres familia mía. Mi hijo estaba durmiendo con su bebé, mientras que mi yerno con su hija pequeña. A ellos los despertaron los policías. No hubo el enfrentamiento que tanto dicen”. Nereida Parra, madre de Jonathan Eduardo Gil Parra, de 27 años de edad.

Fue un doble homicidio. Gil Parra habría sido ejecutado junto a su cuñado, Manuel José Martínez, de 21 años de edad, el 20 de marzo de 2019, cuando funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana, que esta vez actuaron junto con agentes de la Policía del Estado Miranda y de la Policía Municipal de Santa Lucía, allanaron la residencia donde vivían ambos, en el barrio Mano Amiga del sector Los Jabillos, en Mariche.

 

“Siembra” de armas para simular enfrentamientos. Las versiones oficiales siempre dan cuenta de presuntas incautaciones de armas a las personas que resultan fallecidas en operativos policiales.

“Los policías me dijeron que lo iban a ayudar, que no le iban a sembrar ni drogas o armas, que solo le iban a imputar ese delito. Nunca entendí esa ayuda”. Tairuma Moreno, madre de Giovanni Alejandro Contreras Moreno, de 19 años de edad.

Los funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) le habían advertido que si no se llevaba a su hijo del barrio se lo iban a matar. Un mes después, el 24 de julio de 2019, en medio de una razia en el barrio 70 de El Valle, ejecutaron a Giovanni Alejandro Contreras Moreno, de 19 años de edad.

Conozca las otras 11 formas en que las FAES matan haciendo click aqui 

 

#MonitorDeVictimas | FAES ocasionó nueva masacre en El Valle
Cinco personas fueron asesinadas luego del secuestro y posterior liberación de tres funcionarios del cuerpo élite de la PNB

@franzambranor / Fotografías Carlos Ramírez

AL MENOS CINCO PERSONAS FUERON ASESINADAS por funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), de la Policía Nacional Bolivariana, en un operativo que comenzó el sábado 24 de agosto en la parroquia El Valle de Caracas y terminó el lunes 26.

Según se informó a través de las redes sociales del Ministerio de Interior y Justicia, el despliegue se produjo luego del secuestro y posterior liberación de tres efectivos de las FAES, efectuados el sábado 24 por presuntos integrantes de la banda de “el Peluca”, en la calle 18 del barrio Negro Primero en los Jardines de El Valle, municipio Libertador

La fuente oficial aseguró que en el operativo murieron “el Peluca”, “el Duende”, “el Guasón”, “el Fresa” y el “Javielito”. 

El miércoles 28, familiares de las víctimas acudieron a la morgue de Bello Monte a retirar los cadáveres.

A Josefina Armas le mataron dos hijos, Albert y Tony Armas, de 35 y 30 años de edad, respectivamente. Armas dijo que el lunes 26 a las 4:00 pm, funcionarios de las FAES ingresaron a la residencia de Albert en la calle El Tanque de El Valle y los asesinaron a ambos.

Contó que, tanto Albert como Tony, poseían antecedentes penales por porte ilegal de armas y drogas. Albert dejó huérfano a un niño de 7 años de edad, mientras que Tony a otro de 10.

A Yorman Puerta, de 26 años de edad, efectivos de las FAES le dieron dos disparos el sábado 24 a las 8:30 pm en la calle 18 de El Valle. De acuerdo a versiones de familiares, su cadáver tenía una herida de bala en una pierna y otra en un glúteo. Fue ingresado al hospital Pérez Carreño donde dijeron que había muerto por un shock hipovolémico. Vivía en el sector con su esposa, su hija de 3 años de edad y su madre. Trabajaba como carretillero en el mercado de Coche.

Familiares de los cinco jóvenes estuvieron en la morgue de Bello Monte

Aprehendidos en la calle

Luis Gonzalo Calderón, de 28 años de edad, estaba ingiriendo alcohol con unos amigos en el sector Negro Primero de El Valle, el domingo 25, cuando fue aprehendido y llevado a su casa en la calle 18 donde fue asesinado, de acuerdo a lo relatado por una hermana.

“Ya el sábado lo habían detenido unas personas de las FAES y le habían robado un bolso donde tenía su celular, unas tarjetas de bancos y su cédula”, dijo la hermana quien prefirió no revelar su identidad.

Calderón recibió un disparo en el tórax y en el hospital Pérez Carreño dijeron a los familiares que había muerto por una hemorragia interna.

Calderón era oriundo del estado Táchira y dejó tres hijos menores de edad huérfanos. Se desempeñaba como distribuidor de alimentos y era el menor de tres hermanos. 

De acuerdo a Elizabeth Briceño, su primo Jimmy Sánchez salió a comprar leche para su hijo de 2 años de edad cuando fue aprehendido por efectivos de las FAES el domingo 25 en un sector de El Valle que no supo precisar.

Briceño dijo que a su primo, de 27 años de edad, lo mataron porque lo confundieron con unos de los miembros de una banda. “Él tuvo que salir a la calle por necesidad y lo asesinaron”, dijo.

Según datos recabados por Monitor de Víctimas, las FAES son responsables de 158 de las 233 muertes violentas a manos de cuerpos de seguridad del Estado ocurridas durante el primer semestre de 2019.

 

#MonitorDeVíctimas | FAES, las siglas de la muerte

Manuel Parejo y Moisés Medina

EL PASADO 17 DE JULIO, en un acto de graduación de más de 2.000 funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Nicolás Maduro emitió elogios a la actuación impecable que, según su criterio, ha venido desarrollando las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de esta policía, desde su creación en 2017: “Todo el apoyo para las Faes en su labor diaria para darle seguridad al pueblo de Venezuela, ¡que viva el Faes!” Sin embargo, los datos del Monitor de Víctimas indican otra realidad: existe un patrón sistemático de abusos y violaciones de DDHH de los cuales este cuerpo policial es responsable.

Cuando la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Michelle Bachelet, da a conocer su informe sobre los Derechos Humanos en Venezuela, señala con contundencia las atrocidades cometidas por las fuerzas de seguridad del Estado. El cuerpo policial que encabeza la lista con más homicidios atribuidos, son las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES). En este informe se comenta la actuación de este grupo especial de la Policía Nacional Bolivariana, recomendando al ejecutivo nacional que: “Disuelva las FAES y establezca un mecanismo nacional imparcial e independiente, con apoyo de la comunidad internacional, para investigar las ejecuciones extrajudiciales llevadas a cabo en el curso de operaciones de seguridad, asegurar que sus responsables rindan cuentas, así como que las víctimas sean reparadas”. Pero, ¿por qué la ACNUDH considera necesario disolver las FAES e investigar sus crímenes?, Para responder esta pregunta y entender esta recomendación realizada por el máximo organismo en materia de DDHH, haremos un recuento de la actuación de este cuerpo de seguridad en el primer semestre de 2019, en la ciudad de Caracas, con base a las cifras del Monitor de Victimas.

Las FAES es el victimario más frecuente en la primera mitad del año

Durante el primer semestre de 2019, en la gran Caracas, se registraron 495 homicidios, de los cuales 226 son responsabilidad de los cuerpos de seguridad del Estado, lo que representa 45,6% del total de homicidios. Únicamente las FAES, es responsable de 160 muertes violentas, significando 70,2% de los homicidios cometidos por cuerpos policiales. Es decir, de cada diez caraqueños asesinados, tres fueron víctimas de las FAES.

Para leer mas… Mueren dos jóvenes durante protesta en Las Adjuntas
 
La violencia política en su expresión más letal…

A comienzos de 2019, en pleno auge de las protestas sociales y políticas en los sectores populares, las FAES actuaron de forma más letal que en cualquier otro momento; nada más en enero, ascendió a 39 el número de vidas cobradas por este cuerpo policial. Si comparamos este número de homicidios con el promedio registrado en 2018 por este organismo de seguridad, el primer mes de 2019, iniciaba con un aumento de 86% sobre la tendencia que había dejado la actuación de las FAES durante el año anterior (21 homicidios por mes).

Asimismo, durante esta primera mitad del año, solo los victimarios independientes promediaron la misma cantidad de homicidios que las FAES. En consecuencia, el promedio mensual de homicidios cometidos por las FAES, fue de 26 muertes violentas y nunca el número de casos atribuidos a este cuerpo policial, estuvo por debajo de los 20 homicidios. Por otro lado, en comparación con el primer semestre de 2018, hubo un aumento de 36% en la cantidad de homicidios adjudicados a las FAES.

El “modus operandi” de las ejecuciones extrajudiciales

Cada uno de los homicidios en manos de fuerzas de seguridad del Estado es clasificado por las autoridades como “resistencia a la autoridad”. Esta clasificación resulta incompleta y metodológicamente errónea, pues no distingue si fue un enfrentamiento o una ejecución extrajudicial, es decir, agrupa dentro del mismo registro, a los homicidios cometidos bajo los procedimientos que estipula la ley y el uso correcto de la fuerza y aquellos que constituyen evidentes violaciones de Derechos Humanos y un uso desproporcionado de la fuerza.

En concordancia, tal como lo advierte el informe de la ACNUDH, en muchas de las muertes violentas por responsabilidad de entes de seguridad del Estado, existen claros indicios que fueron por ejecuciones extrajudiciales; los patrones identificados por Monitor de Víctimas así lo respaldan. En ese sentido, un total de 132 homicidios cometidos por las FAES en la ciudad capital, fueron producto de ejecuciones extrajudiciales. Al menos 76 de estas ejecuciones, ocurrieron en las viviendas de las víctimas, la mayoría en horas de la noche.

Según los registros del Monitor de Víctimas y los testimonios levantados por la ACNUDH, familiares y allegados relatan en gran parte de los casos, que la víctima fue tomada por sorpresa mientras dormía o compartía con ellos, quienes eran encerrados en una de las habitaciones de la casa mientras los funcionarios registraban la misma, robaban pertenencias de valor y extraían a la victima para dispararle a quema ropa, para luego ser llevado a un centro de salud sin signos vitales y así los funcionarios alegaban que fue “abatido” por un enfrentamiento armado o por resistencia a la autoridad. Este modus operandi es el más frecuente entre los 160 caraqueños que perdieron la vida en manos de las FAES.

De estos relatos lo más preocupante es evidenciar como se vulnera el derecho a la vida, se irrespeta el debido procedimiento penal y se incurre en delitos como asalto a la propiedad privada, secuestro y asesinato. De las 160 vidas cobradas por las FAES, 82 sucedieron en la vivienda de la víctima, lo que representa el 51,25% de estas muertes; 71 en vías públicas, lo que representa el 44,4% y el resto en Calabozos y establecimientos comerciales, entre otros.

Si quiere conocer más sobre las FAES le puede interesar esta historia
Los hombres jóvenes, las víctimas predilectas de las FAES

Cuando revisamos el perfil de las víctimas de este organismo de seguridad, vemos datos aún más alarmantes. Los hombres de edades comprendidas entre 15 y 45 años representan 97% de las víctimas, siendo el grupo etario más afectado los jóvenes entre 21 y 25 años, donde se concentra la amplia mayoría de los asesinados por las FAES. Asimismo, el promedio de edad de las víctimas de esta institución es casi 7 años menor al registrado por los victimarios civiles.

Los sectores populares, la población más vulnerable

Por otro lado, los homicidios en manos de las FAES, se distribuyen de forma desigual entre los cinco municipios que conforman la Gran Caracas. El municipio Libertador y el municipio Sucre, caracterizados por sus grandes barriadas, encabezan la lista con 115 y 38 muertes respectivamente (96% de los homicidios). Las parroquias más afectadas por estos operativos de muertes fueron: (1) La parroquia Petare del Municipio Sucre con 28 asesinados víctimas de las FAES; (2) La parroquia Sucre del Municipio Libertador con 18 víctimas; (3) Las parroquias Antimano y Macarao con 15 víctimas; (4) La parroquia el Valle con 13 asesinados y (5) La parroquia San Agustín con 9 víctimas de las FAES, durante este primer semestre de 2019.

Igualmente, es indiscutible que la violencia implementada por este cuerpo de seguridad se ha agravado en lo que va de 2019, dado que estas 160 víctimas en los primeros seis meses, representan en la actualidad, 62% del total de víctimas que se le adjudicaran a este mismo cuerpo policial en todo el año 2018, en el cual se le atribuyeron 255 homicidios en la ciudad capital.

Sin duda alguna las FAES, en estos primeros seis meses de 2019, se han consolidado como el principal responsable de las muertes de los jóvenes caraqueños. Toda esta evidencia a partir de los datos levantados por Monitor de Víctimas- cuyo registro estadístico fue citado por el informe Bachelet-, sustenta y apoya la petición de la ACNUDH sobre la erradicación inmediata de este cuerpo especial que tanto daño está haciendo al tejido social y a los núcleos familiares del país. Hoy en las calles y hogares venezolanos, se identifican a las siglas FAES, como las siglas de la muerte.

 

#MonitorDeVíctimas | Fuerzas públicas son responsables de 47% de los homicidios del primer semestre de 2019 en Caracas
Las ejecuciones extrajudiciales son el primer móvil de las muertes ocurridas entre enero y junio de este año. Las FAES continúan como el cuerpo policial más letal

@loremelendez

 

EN SEIS MESES, 501 PERSONAS FUERON VÍCTIMAS DE HOMICIDIO en el Área Metropolitana de Caracas, una estadística recogida por Monitor de Víctimas que también señala que, como consecuencia de estas muertes, hoy hay 442 niños y adolescentes huérfanos.

En 47% de los casos, 233 en total, los homicidios fueron cometidos por las fuerzas públicas. Hubo 165 ejecuciones extrajudiciales (la mayor causa de muerte) y 37 caídos por resistencia a la autoridad. La suma de ambos, 202, supera a la del robo (79), que hasta 2017 fue el móvil que se repetía con mayor frecuencia en las cifras de violencia de la capital venezolana.

Los uniformados también participaron en crímenes de violencia política, riñas y violencia de género, entre otros.

Las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) continúa como la fuerza pública más letal, con 158 muertes de las 233 que fueron cometidas por los uniformados. A mucha distancia, con 38 casos, el Cicpc fue el segundo cuerpo policial que dejó más caídos.

En los meses de enero, febrero, abril y junio, los homicidios a manos de los policías superaron a aquellos ocasionados por la acción de civiles.

De las 501 víctimas, 460 eran hombres y otras 39 eran mujeres. De ellas, 5 fueron víctimas de violencia de género. El promedio de edad de los muertos es 30 años y 143 tenían entre 18 y 25 años.

El municipio Libertador del Distrito Capital sigue concentrando la mayor cantidad de homicidios de las cinco jurisdicciones que conforman el Área Metropolitana de Caracas. Allí se registraron 317 muertes en los primeros 6 meses del año, es decir, 63 del total de los asesinatos sucedidos en la capital.

Pese a ello, es Petare (municipio Sucre del estado Miranda) la parroquia con el más alto número de homicidios del semestre.

El primer mes de 2019 fue el más sangriento de este primer semestre. Fue el único que sobrepasó el centenar de víctimas. En la cuenta le siguen abril, con 87, y mayo, con 86.

De acuerdo con la data de Monitor de Víctimas, la mayoría de las muertes (63%) sucedió en la vía pública. Sin embargo, esta proporción cambia levemente cuando se trata de homicidios cometidos por la fuerza pública. En esas situaciones, el porcentaje de casos ocurridos en calles y avenidas baja a 53%, mientras que el de aquellos que tuvieron lugar dentro de viviendas sube a 46%. En los meses de febrero y abril, las muertes en los domicilios a manos de cuerpos de seguridad del Estado fueron mayores que las sucedidas fuera de estos.

 

 

 

#MonitorDeVíctimas | Con masacre de 7 personas las FAES vengaron homicidio de un jefe policial
Familiares de seis de los siete muertos denunciaron que los funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales cometieron ejecuciones extrajudiciales en el operativo que se desarrolló en El Valle y El Cementerio este 24 de julio

Erick S. González Caldea

 

EL ASESINATO DEL COMISIONADO EN JEFE DE LA POLICÍA NACIONAL BOLIVARIANA Carlos Valverde, de 43 años de edad, desencadenó la furia de las FAES. Mediante una razia que se desarrolló este 24 de julio y durante doce horas consecutivas en varios barrios de El Valle y El Cementerio, funcionarios del cuerpo élite de la Policía Nacional Bolivariana mataron a siete personas. Además de la familia del jefe policial, otras seis quedaron en luto por una acción policial con ribetes de venganza.

Los funcionarios de las FAES reportaron solamente un fallecido, cuya identidad no fue suministrada en el reporte filtrado a la prensa. Los reporteros pudieron determinar que los muertos a manos de las FAES son: William Daniel Chacón Mendoza, de 19 años de edad; Giovanny Alejandro Contreras Moreno, de 19 años; Javier Noria, de 32 años; Carlos Javier González, de 22 años; Antony José Matos Hernández, de 22 años; y Raifer Martínez, cuya edad no se logró precisar. Según sus familiares, todos fueron ejecutados dentro de sus hogares.

Testigos del hecho relataron que aproximadamente 30 funcionarios irrumpieron en la calle 9 de El Valle y avanzaron hacia el barrio El 70, el cual se prolonga hasta El Cementerio. Iban vestidos de negro, encapuchados y con armas largas. En camionetas tipo Hilux y motocicletas de alta cilindrada recorrieron la zona hasta llegar a las casas de las víctimas.

Los cuerpos sin vida fueron traslados al hospital Pérez Carreño de Caracas. Allí los médicos informaban a cada familia que su muerto no era el único del operativo, que hubo una masacre ese miércoles 24 de julio.

La mañana de este viernes 26 de julio, los familiares de las víctimas de las FAES continuaban los trámites para retirar a sus allegados. Se les dijo que debían esperar a fiscales del Ministerio Público para realizar reconocimientos post morten. Hasta el mediodía no habían sido entregados los cadáveres.

Más información en Proiuris.

La FAES mató a 120 personas en Lara en el primer semestre de 2019
De los 276 homicidios ocurridos en el estado en 6 meses, los cuerpos de seguridad son responsables de 156, más de 50% de los casos

 

LA FUERZA DE ACCIONES ESPECIALES (FAES) de la Policía Nacional acabó con la vida de 120 personas en el estado Lara en el primer semestre de 2019. En promedio este cuerpo de seguridad mató dos personas cada tres días en un lapso de 182 días, según registra la ONG Provea.

La FAES operó en ocho de los nueves municipios de la región, siendo el principal Iribarren (Barquisimeto), donde asesinaron 90 personas; seguido de Palavecino con 11 víctimas; Torres con seis personas asesinadas; Simón Planas con cuatro; Morán y Jiménez con tres cada uno; en Crespo fueron dos y en Urdaneta uno. El único municipio que no fue tocado por este grupo fue Andrés Eloy Blanco. El total de personas muertas en los municipios foráneos fue 30.
De las 120 víctimas, una era mujer, un adulto mayor, dos adolescentes. 73 personas tenían una edad promedio entre 18 y 30 años. El registro incluye 31 víctimas que tenían más de 30 años y 13 personas de las que no se pudo conocer la edad.

Las 120 víctimas de las FAES son el registro más alto en la historia larense de supuestos casos de “resistencias a la autoridad”.

Durante el mismo período de seis meses, se reportó la muerte por presuntos enfrentamientos de otras 36 personas a manos de diversos cuerpos de seguridad de la región, que sumados a los 120 casos de la FAES son 156 homicidios cometidos por la fuerza pública. Adicionalmente ocurrieron 120 homicidios cometidos por civiles. Esto significa que los cuerpos de seguridad son responsables de más de 50% de los homicidios ocurridos en Lara en los primeros seis meses de 2019.

Las FAES llegaron al estado Lara a mediados en agosto de 2018, y en esos cuatro meses y medio mataron a 97 personas. En lo que va de 2019 han sumado las otras 120 víctimas para un total de 217 personas asesinadas por este cuerpo policial que viste de negro, cubre sus rostros con capuchas y porta armas largas, consideradas armas de guerra.

Este grupo además utiliza armas calibre 9 milímetros, de uso oficial y repite el patrón, ya identifica en la Operación de Liberación y Protección del Pueblo (OLP), de dos disparos en el pecho de las víctimas.

Tomando en cuenta las cifras de Monitor de Víctimas, que registra que en 2018 la FAES fue responsable de 256 homicidios en el Área Metropolitana de Caracas, en 10 meses y medio en el estado Lara la cifra muy similar, pues en menos de un año la FAES cometió 217 ejecuciones judiciales, o lo que ellos llaman resistencia a la autoridad, en una sola región. La diferencia es de 39 víctimas.

Por esta razón, Lara podría ser considerado uno de los estados en donde el FAES actúa con mayor letalidad en Venezuela.

Paradas por Bachelet

Según las cifras recabadas en esta región, en el mes de enero fueron asesinadas 27 personas, la misma cantidad para febrero, y en marzo fueron 16. Hubo una parada por parte de este grupo armado en su accionar una vez que la comisión técnica de derechos humanos de la ONU pisó suelo larense.

En el mes de abril, cuando hubo un primer pronunciamiento por parte de la alta comisionada Michelle Bachelet, este grupo continuaba operando bajo perfil. Sin embargo, en abril mataron a 13 personas, y en mayo aumentaron la letalidad nuevamente al repuntar con 24 casos.

Con la llegada de Bachelet a Venezuela, en junio, las FAES disminuyeron sus acciones en Lara, dejando 13 procedimientos con igual cantidad de muertos.

Es de resaltar que la Alta Comisionada de la ONU en su informe hace alusión a la letalidad del FAES y pide disolverlas. Bachelet pudo tener acceso a víctimas de este grupo armado, incluyendo casos del estado Lara. La muerte de unos hermanos y su vecino en El Tocuyo, municipio Morán; la de un deportista y su vecino en Carora, municipio Torres, fueron al menos dos de los casos escuchados por la funcionaria de Naciones Unidas.

Mandados por la Gobernación

Además de las ejecuciones extrajudiciales que han cometido las FAES, en la región también se han realizado detenciones y acciones netamente políticas, las cuales son comandadas por Kleyder Ferreiro, secretario de Seguridad Ciudadana de la Gobernación, denuncia la ONG Provea.

Entre los eventos registrados está la incautación de un sonido para una concentración de la oposición, además de la detención de su chofer, las constantes alcabalas en la urbanización Sucre de Barquisimeto, así como el asedio a sus residentes a quienes les han violentado sus hogares, la detención de personas, las arremetidas en manifestaciones incluyendo las del 30 de abril cuando una funcionaria de las FAES disparó a quemarropa perdigones en sus brazos a Julio Colmenárez, reportero gráfico del diario El Informador.

 

Ese mismo día del ocurrió la detención del estudiante de comunicación social Oscar Sayago, a quien golpearon y le dispararon perdigones en su espalda y glúteos. Provea denuncia que el monitoreo en concentraciones y reuniones de la oposición, son algunas de las acciones que este grupo armado realiza en toda la región.

Las acciones de las FAES en la región larense han sido catalogadas como letales. Algunas denuncias por parte de los familiares se han hecho ante la Fiscalía 21 con competencia en Derechos Fundamentales del Ministerio Público pero no pasan del simple recibimiento de la denuncia. No existe una investigación posterior.

“Desde la Gobernación del estado Lara y de la propia Secretaría de Seguridad Ciudadana aplauden y justifican el accionar de las FAES, y es que Kleyder Ferreiro quien es el responsable de la seguridad en la región, ha comandado mucho de los procedimientos de las FAES en Lara y también se ha visto vestido de negro y encapuchado en algunos procedimientos”, afirma Provea.

En respuesta a estos señalamientos y al incremento en los casos registrados como resistencia a la autoridad, el funcionario aseguró: “Se está haciendo el trabajo lo que pasa que los años anteriores excepto finales de 2017 y 2018 los nueve años anteriores no hubo un combate al delito cuerpo a cuerpo en las zonas donde se registraban incidencia delictiva”.

El director de Seguridad Ciudadana de Lara también ha señalado que las FAES se meten en “el territorio de los lobos”, negó algún abuso policial y dijo que las denuncias surgen porque incluso los delincuentes tienen quienes los defiendan. “Lamentablemente, señora madre, señora esposa, señor hermano, aconseje a su familiar delincuente a que primero deje de ejecutar acciones delictivas; segundo, si está solicitado que se entregue, se ponga a derecho; y tercero que si le llega la policía sea inteligente, se entregue. Después no salgan diciendo ‘mi hijo era deportista, iba al triatlón de las Américas’”.

#Monitor de Víctimas | Las FAES mataron a cuatro jóvenes en 24 horas
Las víctimas se registraron en dos operativos, uno en El Cementerio y el otro en Petare, donde se presentaron la mayoría de los casos. Uno de los fallecidos fue Anthony Patete, “minero” del río Guaire, quien fue localizado en la morgue el pasado sábado —aunque lo mataron el jueves— pues sus familiares desconocían su paradero.

 / Foto Luis Morillo, Crónica.Uno

“MI SOBRINA ME LLAMÓ Y ME DIJO: ‘tía lo encontramos’. Yo le dije: ‘¡ay, gracias a Dios!’ En eso me respondió: ‘pero hay una mala noticia tía, lo encontré muerto en la morgue‘”.

Brígida Urbina lloró al recordar la llamada que le anunció el asesinato de su hijo, Anthony Alfredo Patete Urbina. Era sábado 6 de abril por la tarde. Había cesado la búsqueda del joven de 20 años desde el pasado jueves, cuando no regresó a casa.

Su mamá recuerda que el último día que lo vio salió a trabajar a las 5:45 a. m. Formaba parte de un grupo de “mineros” del río Guaire, a la altura de Caño Amarillo. Solía regresar a su vivienda en el barrio Las Quintas de la Cota 905, pero pasada las 2:00 p. m. no volvió.

Yo esperé porque a lo mejor se había demorado en el trabajo, él siempre llegaba a esa hora. En la tarde lo comenzamos a buscar, yo busqué por todos lados. Caminé comisarías de El Pinar, San Agustín, caminé hasta hospitales, pero nada. Hasta que mi sobrina lo encontró el sábado en la morgue”, contó Urbina.

La información que le dieron a Brígida —en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc)— fue que su hijo presuntamente se enfrentó a una comisión de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), en el sector Los Niches de El Cementerio. Sin embargo, ella lo desmiente y sostiene que Anthony no estaba armado ni había estado preso y además no frecuentaba esa zona.

Según cifras del Monitor de Víctimas —un proyecto de data periodística— entre enero y febrero de 2019, 56 personas murieron a manos de este grupo élite, componente de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) desde 2017, en el Área Metropolitana de Caracas.

Incursión de las FAES dejó tres muertos en Sucre

Después de un operativo que se desplegó por varios sectores de Petare, el miércoles 3 de abril, tres jóvenes murieron a manos de las FAES.

Fuentes extraoficiales informaron que buscaban a los presuntos asesinos del supervisor jefe de la Policía del Municipio Chacao, Juan Carvajal, a quien mataron la noche del martes 2 de abril en el sector La Lira de La Dolorita.

A las 7:30 a. m. la comisión llegó a los edificios de la Misión Vivienda del sector La Pista en Filas de Mariche. Testigos dijeron que estaban encapuchados y patearon puertas y rejas de varios apartamentos.

William David Lara Ruíz, de 23 años, fue una de las víctimas. Sus parientes contaron que le dispararon en las escaleras y luego de que sacaron su cuerpo un grupo de funcionarios ingresó al apartamento donde vivía con sus padres y se llevó varias pertenencias.

Agregaron que golpearon a uno de sus hermanos, quien tiene 16 años. A William lo hallaron muerto en el hospital Domingo Luciani de El Llanito. Nunca les dieron información de a dónde lo llevarían.

En ese mismo edificio mataron a Edgar Castro, de 26 años, pero en el sótano. Tanto Lara como él trabajaban coordinando la entrega de las cajas de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) en la comunidad.

Posteriormente, a las 3:00 p. m. Juan de la Cruz González, de 26 años, recibió dos tiros en el pecho en La Dolorita. Sus familiares denunciaron que se enteraron de su paradero tres horas después, cuando lo hallaron sin signos vitales en el hospital Domingo Luciani.

Vecinos indicaron que el operativo se mantuvo hasta horas de la noche por distintas zonas de Petare.

Monitor de Víctimas documentó un total de 120 ejecuciones desde mayo hasta diciembre de 2017, y 228 personas que murieron en mano de las FAES durante todo 2018.

El promedio de víctimas eran hombres entre 12 y 49 años.

https://runrun.es/wp-content/uploads/2019/03/plantilla-instinto-de-vida-monitor_Mesa-de-trabajo-7-1.png