Cárcel archivos - Runrun

Cárcel

MP imputa a director de la cárcel de Los Llanos por la masacre
 Tarek William Saab informó que cinco militares están acusados de disparar contra los reclusos

 

El Ministerio Público (MP) imputó este miércoles 13 de mayo a Carlos Graterol, director del Centro Penitenciario de Los Llanos Occidentales ubicado en Guanare, estado Portuguesa, así como a cinco funcionarios de la Guardia Nacional (GN) y cuatro reclusos por los sucesos del 1° de mayo en la cárcel de Guanare que dejaron como resultado la muerte de 47 reclusos y 67 personas heridas. 

A través de una rueda de prensa, el fiscal general designado por la asamblea nacional constituyente (ANC), Tarek William Saab, detalló que Graterol fue imputado por ser cómplice necesario en el delito de introducción de armas de fuego en centros penitenciarios.

Además de Graterol fueron imputados los funcionarios primer teniente Castro Malaguera, sargento primero Manuel Torres Parada, sargento mayor de tercera Rodríguez Escalona, sargento primero Almeida Gudiño y sargento primero Rodríguez García. Cada uno de ellos por disparar contra los reclusos.

Los efectivos serán imputados por los delitos de homicidio intencional en grado de complicidad correspectiva, homicidio intencional en grado de frustración y abuso de poder.

Estas declaraciones las ofreció en el fiscal, después de casi 12 días de lo sucedido en el centro penitenciario Cepella.

«Los custodios de la Guardia Nacional no realizaron las maniobras necesarias para la contención de los internos», reconoció Saab, al tiempo que dijo que «pudieron haberse lanzado gases lacrimógenos, disparos al aire pero no lo que ocurrió. Lamentablemente para la contención optaron por hacer uso de armas de fuego recibiendo respuesta también por parte de internos armados», dijo el fiscal. 

 

Los GN que dispararon contra los reclusos de la cárcel de Cepella quedaron identificados como Alberto Castro Malagueta, primer teniente; Jesús Manuel Torres Parada, sargento primero; Yojangel Simón Rodríguez Escalona, sargento mayor de tercera, Jorge David Almeida Gudiño, sargento primero y Francisco José Rodríguez García, sargento primero. Los mismos serán presentados ante el tribunal competente y se les imputará por los delitos de homicidio intencional en grado de complicidad, homicidio intencional en grado de frustración y abuso de poder.

Según Saab,  «Ese día los internos, obedeciendo órdenes de un líder negativo apodado «Olivo», emprendieron unas protestas por supuestos hechos irregulares durante la visita e, incluso, traspasaron la cerca perimetral del centro penitenciario, agrediendo al director del penal», dijo.

Sin embargo, el día de la masacre se pudo conocer que los detenidos dijeron a sus familiares que el motín comenzó ante la negativa de los custodios de dejar entrar comida suficiente al penal. Durante la cuarentena por la covid-19, las visitas a los centros penitenciarios también están suspendidas.

*Con información de TalCual y El Pitazo
Diputado Juan Requesens recibió la visita de su familia

El diputado de la Asamblea Nacional, Juan Requesens recibió la visita de sus familiares este martes, 24 de diciembre, en El Helicoide, donde se encuentra recluido desde agosto del año pasado.

Así lo informó su hermana Rafaela Requesens, a través de su cuenta de Twitter, expresando que fue “otro 24 tras las rejas”.

A pesar de eso, de que el abrazo de despedida que le di a Juan Requesens, me hizo sacar lágrimas, yo quiero desearles Feliz Navidad”, agregó Requesens. 

El padre del diputado, Juan Guillermo Requesens, también informó sobre la visita y compartió un mensaje enviado por su hijo a todos los venezolanos.

“Les manda un abrazo navideño. Que no se amilanen; que esto no es fácil. Que nadie se rinda ni pierdan la esperanza. Sobre todo que no les quiten la sonrisa ni el espíritu navideño. Unidad; siempre lo repite”, expresó.

La audiencia en el Tribunal del diputado Requesens, por su presunta vinculación en el atentado con drones contra Nicolás Maduro, será el próximo 8 de enero.

Al salir de la cárcel el expresidente agradeció a sus seguidores que además han mantenido una vigilia por 580 días
Los investigadores del caso Lava Jato temen que pueda haber impunidad

El expresidente de Brasil, Lula Da Silva salió este viernes de la cárcel – en la que había estado más de un año – luego de que la Justicia ordenase su liberación por decisión del Tribunal Supremo de que los condenados ingresen a prisión cuando tengan una sentencia firme.

Según El País de España, los abogados de Da Silva presentaron esta mañana la petición de puesta en libertad inminente. El juez federal, Danilo Pereira aceptó el recurso y autorizó la salida de prisión del exmandatario.

Tras abandonar el centro de detención el expresidente ha ofrecido un discurso sobre un escenario montado momentos antes frente al edificio por el que ha salido en libertad. Se espera que después vaya a su casa en la ciudad de Sao Bernardo, en São Paulo, este mismo fin de semana para estar con su familia. 

“Queridos compañeros y queridas compañeras, no saben lo que significa que yo esté aquí con ustedes. Toda mi vida he estado hablando con el pueblo brasileño y no pensé que hoy podría estar aquí”, aseguró Lula tras abandonar la prisión.

Igualmente la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, informó a la agencia AFP, que Da Silva tiene intención de agradecer a las personas que realizan una vigilia de apoyo en Curitiba, desde hace 580 días, y que una de sus primeras actividades será visitar el Sindicato de los Metalúrgicos de las afueras de Sao Paulo donde inició su carrera política.

Da Silva fue condenado en segunda instancia a ocho años por el caso de corrupción, llamado Lava Jato, donde se benefició de unas obras realizadas por una constructora en un apartamento que frecuentaba.

Los investigadores de este caso emitieron un comunicado tras la decisión del Tribunal Supremo y temen que pueda haber impunidad. 

Hasta el momento el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no se ha pronunciado sobre la decisión del Supremo y la liberación del expresidente.

*Con información de El País y AFP

CEV pide establecer responsabilidades por muertes en cárcel de Acarigua

LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA (CEV), lamentó los hechos violentos que se originaron el pasado 24 de mayo en un recinto policial en el estado Portuguesa, y pidió hacer justicia en el caso.

A través de un comunicado, exigió al Estado venezolano que inicie las investigaciones necesarias para aclarar la situación que dejo más de 20 muertos.

La CEV sostuvo que la Iglesia Católica “condena estas muertes y hace un llamado al Estado para que adopte medidas inmediatas que garanticen la vida y la integridad de las personas detenidas e inicie, a través de las instancias pertinentes las investigaciones correspondientes, a fin de determinar la responsabilidad de los autores materiales e intelectuales que bien, por acción u omisión hayan promovido y suscitado estas muertes”, dice parte del documento.

En el comunicado, además, insisten en que es “responsabilidad” del gobierno garantizar el respeto a los derechos humanos de todas las personas que se encuentran privadas de libertad.

¿La cárcel o la tumba?: cuestionando las alternativas de los jóvenes varones de las zonas populares de Caracas

JUAN ES UNO DE LOS MILES DE JÓVENES habitantes del oeste de Caracas. A él, como a la mayoría de sus vecinos le ha tocado lidiar con la violencia desde niño. Algunos de sus panas, de su mismo grupo etario, son malandros y los ha visto morir ya sea por enfrentarse a bandas de delincuentes rivales o por haber caído en un operativo policial.

También ha tenido que enterrar a conocidos que fueron asesinados por “equivocación” de un escuadrón de funcionarios cuya edad no sobrepasa los 25 años. En su entorno, los jóvenes son víctimas y victimarios pues los policías también suelen vivir en barrios como los de Juan.

En 2018, de acuerdo con datos recogidos por Monitor de Víctimas, un proyecto que combina la investigación periodística con el trabajo comunitario de Caracas Mi Convive, 65 % de las muertes violentas en Caracas, fueron de varones cuyas edades oscilaban entre los 15 y 29 años. Esta puede ser una de las razones por las que Juan, a los 16 años de edad, creía que para él solo había dos opciones: la cárcel o la muerte, educarse no figuraba entre sus planes. Su más alto valor era hacerse respetar y, arriesgar la vida en un atraco, podía ser una oportunidad para adquirir fama de varón.

En Caracas, a este tipo de comportamiento trasgresor de adolescentes y jóvenes como Juan, las fuerzas de seguridad del Estado lo enfrentan con más violencia, lo cual no ha bajado la incidencia delictiva.

Para demostrar que existen otras alternativas, Caracas Mi Convive ideó el programa “Vamos Convive” donde, con el apoyo de mentores que viven en la zona, jóvenes como Juan y sus panas pueden obtener un empleo en la empresa privada mientras, paralelamente, son entrenados en el manejo del autocontrol, cómo acceder a un empleo formal y mantenerse dentro de ellos.

Los resultados ya se están viendo. Y demuestran que en Venezuela, pese a un entorno violento, existe futuro cuando se emplean las herramientas y el lenguaje adecuado. Luego de un mes de trabajo, Juan fue felicitado por primera vez y a este gesto de sus mentores le dio un Me Gusta.

 

Aquí el informe: ¿La cárcel o la tumba?: cuestionando las alternativas de los jóvenes varones de las zonas populares de Caracas

 

La Carcel o La Tumba by Yeannaly Fermin on Scribd

 

Lula Da Silva fue condenado a 12 años de prisión en nuevo caso de corrupción

LA JUSTICIA BRASILEÑA condenó este miércoles al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva a 12 años y 11 meses de cárcel en otro caso por delitos de corrupción y lavado de dinero, informaron fuentes judiciales.

Lula (2003-2010) ya cumple condena desde el pasado abril por otro caso de corrupción, después de que la Justicia diera por comprobado que recibió un apartamento en una playa de Sao Paulo a cambio de sobornos.

En la nueva causa, la jueza federal Gabriela Hardt consideró que Lula se benefició de las obras por cerca de un millón de reales (unos 271.000 dólares) que tres empresas -Odebrecht, OAS y Schain- hicieron en una casa de campo en Atibaia, municipio en el interior del estado de Sao Paulo.

La casa está a nombre del empresario Fernando Bittar, un viejo amigo de la familia de Lula, que la cedió temporalmente al expresidente en 2010 para que pudiera disfrutarla con su familia.

No obstante, según la Justicia, pese a no ser el propietario de la casa de campo, Lula se benefició ilegalmente de las reformas en la misma por parte de empresas que fueron favorecidas en su Gobierno con contratos amañados con la petrolera estatal Petrobras.

Además de Lula, la jueza Hardt condenó a algunos empresarios, entre ellos al expresidente de OAS José Adelmario Pinheiro Neto (1 año y 7 meses de prisión); a Emilio Odebrecht, patriarca del grupo Odebrecht (3 años y 3 meses de cárcel), y a su hijo Marcelo Odebrecht (5 años y 4 meses de detención).

Se trata de la segunda sentencia en menos de dos años contra Lula, de 73 años, quien se encuentra detenido desde el pasado 7 de abril en la sede de la Policía Federal de la ciudad de Curitiba, en el sur de Brasil, por orden del entonces magistrado Sergio Moro.

Moro comandó en primera instancia la operación que destapó las corruptelas en Petrobras, si bien dejó el cargo a finales del año pasado para poder asumir en enero el Ministerio de Justicia en el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

El juez fue sustituido entonces por Hardt, quien interrogó a Lula el pasado noviembre sobre el caso por el que ha sido condenado este miércoles.

 

Con información de EFE

#MonitordeVíctimas | Madre de hombre que murió al enfrentarse al Cicpc: “Salió de la cárcel y mi vida se convirtió en un infierno”

EL 19 DE OCTUBRE DE ESTE AÑO, Maribel Liendo se liberó. Su hijo, Daniel Elisaúl Infante Liendo, de 31 años de edad, murió en San Agustín del Sur al enfrentarse con miembros del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc). Antes de morir, el hombre le disparó dos veces a su mamá, sin éxito.

Maribel estuvo este 24 de octubre en la sede forense de Caracas en Bello Monte. Allí contó cómo desde junio su vida se llenó de violencia. “Desde que salió de la cárcel, mi vida se convirtió en un infierno. Sí, él es mi hijo, pero era un delincuente”, dijo la mujer, quien es madre de 13 hijos.

Infante Liendo mostró sus primeros comportamientos agresivos en la adolescencia. A los 15 años, los vecinos ya lo señalaban de ladrón. A los 16, durante un robo, asesinó al dueño de una bodega en la calle Marín de San Agustín del Sur. Por este delito fue detenido, juzgado y condenado a 15 años de cárcel. Su sentencia la pagó en el Centro Penitenciario de Aragua, conocido como Tocorón.

Salió peor

Maribel contó que en junio de este año el hombre salió de la cárcel y robó la llave de la casa de uno de sus hermanos para vivir allí. Esta vivienda queda encima del inmueble de Maribel, en la Calle Negro Primero de San Agustín del Sur.

“Él maltrataba a las niñas, sus hermanas. A la de 10 la encerraba y le gritaba. Ella tiene Síndrome de Down. A la de 12 años la sometió y golpeó tres días antes de su muerte. Por eso lo denuncié. Era su vida o la mía”, aseguró Maribel.

Según cuenta Maribel, el martes 16 de octubre ocurrió ese episodio. Al parecer, Infante Liendo sometió en el piso a la adolescente y le pisó el pecho con la rodilla. Inmediatamente la mujer denunció el hecho en la sede del Cicpc ubicada en El Paraíso.

Tres días después, una discusión por el control remoto de la televisión entre ella y el hombre desencadenó en una pelea. “Amenazó con matarme, porque quería celebrarle los 15 años a su sobrina. Fue tal la pelea a golpes que lo apuñalé por el torso y salí corriendo con las niñas. Llegué a la comisaría con el cuchillo en la mano, porque tenía miedo que me persiguiera”, dijo.

Los funcionarios del Cicpc acompañaron a Maribel hasta su residencia en la calle Negro Primero. Eran las 12 del mediodía. “Me lanzó dos tiros desde la ventana por abrirle la puerta a los policías”, manifestó la madre del hombre muerto.

Juez encargado del caso de Lula da Silva ratificó la condena del exmandatario

 

El juez João Gebran Neto, instructor del caso Lava Jato en un tribunal de segunda instancia, revocó este domingo la orden de excarcelación “inmediata” de Luiz Inácio Lula da Silva dictada por otro magistrado y decidió mantener al expresidente brasileño en prisión.

Gebran Neto es uno de los tres jueces que integran la octava sala del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF-4) de Porto Alegre, corte que condenó a Lula en segunda instancia a 12 años y un mes por corrupción pasiva y lavado de dinero.

El magistrado bloqueó la decisión dictada horas antes por el juez federal de turno Rogerio Favreto, también de segunda instancia, quien este domingo concedió a Lula un “habeas corpus” solicitado por diputados del Partido de los Trabajadores (PT), formación liderada por el expresidente.

En un auto, Gebran Neto determinó que la Policía Federal de Paraná, en cuya sede Lula está preso desde abril pasado, se “abstenga de practicar cualquier acto que modifique la decisión colegiada” de la octava sala del TRF-4.

De esa forma, la decisión de Gebran Neto dejó sin efectos la orden de libertad concedida horas antes a Lula de forma “inmediata” por el magistrado Rogerio Favreto.

Favreto acató hoy de manera sorpresiva un recurso interpuesto por diputados del PT, quienes argumentaron que no había fundamentos para el encarcelamiento de su máximo líder y además pedían que fuese liberado para que participase en eventos de campaña de cara a las elecciones presidenciales del próximo octubre.