Oslo archivos - Página 2 de 4 - Runrun

Oslo

Juan Guaidó ratifica que la oposición no asistirá a una nueva ronda de negociación en Oslo

EL PRESIDENE DE LA ASAMBLEA NACIONAL (AN), Juan Guaidó, ratificó el martes 2 de junio que no hay planes de reunirse nuevamente con el gobierno de Nicolás Maduro en Noruega.

Desde el Palacio Federal Legislativo desestimó las informaciones que se han difundido sobre futuros encuentros entre ambas partes. Aseguró que son solo rumores, pues “no hemos hecho pronunciamiento oficial de que asistiremos a una nueva ronda de negociación”.

Aseveró que no habrá una ronda de reuniones hasta que existan condiciones que favorezcan”el cese de la usurpación”.

El máximo representante del Parlamento condenó el ataque al tachirense Rufo Chacón, quien perdió los ojos al ser impactado con perdigones en el rostro cuando funcionarios de seguridad del Estado replegaban una protesta por gas en la que se encontraba.

Juan Guaidó también reiteró su rechazó a la muerte por presuntas torturas del capitán de la Armada, Rafael Acosta Arévalo, quien se encontraba bajo custodia de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

“Esto es una dictadura asesina. Usan la tortura como mecanismo del régimen dentro la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y en contra de civiles. Todos estamos consternados por el asesinato del capitán Acosta y la brutal represión a este joven”, manifestó.

 
Unión Europea ofrece su apoyo en negociaciones para resolver crisis venezolana

La Unión Europea (UE) respaldó este martes, 18 de junio, oficialmente la negociación auspiciada por Noruega en Oslo entre el Gobierno y la oposición de Venezuela para tratar de resolver la crisis política en el país y ofreció su ayuda para implementar los resultados.

“La UE reitera su apoyo al proceso facilitado por Noruega que implica a los actores políticos venezolanos relevantes, de cara a una solución política y democrática a la crisis”, indicó la alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, en una declaración.

La alta representante instó a todas las partes venezolanas a “implicarse en este proceso de buena fe y abrir el camino a su éxito a través de medidas concretas que fomenten la confianza”, como “la liberación de prisioneros”.

“La UE está dispuesta a respaldar la implementación de los resultados de este proceso, si así lo requieren las partes, y a continuar ayudando a quienes lo necesiten, de acuerdo con los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia”, recalcó.

Mogherini destacó la “grave preocupación” de la UE sobre “el empeoramiento de la situación política y humanitaria” en Venezuela.

“Las continuadas acciones contra miembros de la Asamblea Nacional (de mayoría opositora), incluidos arrestos arbitrarios y el levantamiento de la inmunidad parlamentaria, están obstaculizando el trabajo constitucional” de la cámara, señaló.

Además, la jefa de la diplomacia comunitaria remarcó que “la dramática situación humanitaria”, que está llevando a un “éxodo masivo de venezolanos”, también apunta a “la urgencia de una salida política a esta crisis, a través de elecciones presidenciales libres y creíbles”.

La UE subrayó la necesidad de “más coordinación entre todos los actores internacionales en apoyo al actual trabajo para un resultado negociado que lleve a unas elecciones libres y justas”.

Por esa razón, la Unión “está intensificando sus iniciativas de compromiso también a través del grupo internacional de contacto” puesto en marcha por la UE, así como del recientemente nombrado asesor especial de la alta representante sobre Venezuela, Enrique Iglesias.

Mogherini aseguró que la UE continuará con el seguimiento de la situación y que “está dispuesta a emplear todas las medidas apropiadas para reaccionar a los acontecimientos sobre el terreno”.

Diferentes fuentes diplomáticas europeas consideran que no ha llegado el momento de pensar en aplicar nuevas sanciones al régimen venezolano, aunque manifestaron que en el seno del Consejo de la UE continúa el trabajo preparatorio técnico en caso de que se decida recurrir a las medidas restrictivas.

Países europeos sopesan sanciones contra Nicolás Maduro

VARIOS PAÍSES EUROPEOS IMPORTANTES SOPESAN IMPONER SANCIONES a Nicolás Maduro y otros altos funcionarios de Venezuela en respuesta a las recientes medidas severas adoptadas contra la oposición, aunque todavía hay divisiones en cuanto a si es el momento oportuno, por temor de que se podrían obstaculizar los actuales esfuerzos hacia una salida negociada a la crisis del país, revelaron fuentes informadas a The Associated Press.

Un grupo básico de cinco países –Alemania, España, Francia, Gran Bretaña y Holanda – contemplan restricciones de viajes y financieras antes de proponerlas al Consejo Europeo, agregaron diplomáticos y miembros de la oposición venezolana con conocimiento de los planes.

Un total de cinco fuentes hablaron bajo condición de no ser identificadas porque no estaban autorizadas para mencionar públicamente las deliberaciones.

Aunque Maduro es uno de una decena de funcionarios a quienes se les podrían imponer sanciones, no se ha tomado una decisión final, dijeron dos de los consultados. El grupo todavía debe superar divisiones internas antes de presentar una propuesta formal a la rama ejecutiva de la UE.

Existe un mayor consenso para sancionar a miembros importantes de las fuerzas armadas y del sistema judicial, quienes han sido fundamentales en la detención de los aliados del líder de la oposición venezolano Juan Guaidó, ente ellos el ministro de Defensa Vladimir Padrino, cuya familia se cree que vive en España.

También está incluido en esa lista el ministro de Comunicaciones Jorge Rodríguez, enviado de Maduro a las conversaciones con la oposición organizadas por Noruega, y Jorge Márquez, director del Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) y responsable de cesar la transmisión de la televisora española Antena 3 y la británica BBC a principios de año.

Se ha logrado un avance constante para construir un caso legal sólido para las restricciones, pero el principal obstáculo es la incertidumbre del impacto que podrían tener en el esfuerzo de mediación de Noruega entre los representantes de Maduro y de Guaidó, agregaron las fuentes.

“Nuestra prioridad no es imponer nuevas sanciones, pero tampoco relajar la presión de las existentes a miembros del gobierno venezolano”, dijo un alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores de España. “El esfuerzo por el momento está centrado en el diálogo de Noruega”.

Después de dos rondas de conversaciones en Noruega, la oposición no había aceptado para el sábado una tercera ronda programada para comenzar la próxima semana en Barbados, dijeron tres diplomáticos a la AP.

Guaidó prometió no regresar a la mesa de negociación hasta que Maduro esté dispuesto a convocar elecciones presidenciales anticipadas.

El gobierno sueco también confirmó el viernes que organizó conversaciones esta semana entre dos importantes potencias con intereses en Venezuela. A las conversaciones en Estocolmo no asistió ninguna parte de la lucha por el poder venezolano, pero incluyó a diplomáticos de Rusia _el principal apoyo financiero y militar de Maduro_ así como a Enrique Iglesias, el nuevo enviado de la UE para Venezuela.

Hace casi dos años, el gobierno del presidente Donald Trump agregó a Maduro a su lista de sancionados, que ya incluye a más de 100 funcionarios venezolanos y allegados cuyos bienes en Estados Unidos fueron congelados y tienen prohibido hacer negocios con estadounidenses.

Sin embargo, la UE ha sido más lenta que Estados Unidos y Canadá en su enfrentamiento con Maduro por el temor de que pueda afectar la posibilidad de una solución negociada al estancamiento político que ha exacerbado la miseria en un país en donde más de 4 millones de personas, casi 15% de la población, ha migrado al extranjero en busca de trabajo y alimentos. La cautelosa estrategia de la UE ha generado críticas de miembros de la oposición venezolana, ya que consideran que oxigena al gobierno de Maduro.

Un factor que ahora influye en la consideración de implementar sanciones de la UE son las recientes medidas del gobierno de Venezuela bajo las cuales fue arrestado el vicepresidente del Congreso, controlado por la oposición. Otros 18 legisladores han sido despojados de su inmunidad parlamentaria.

Maduro ha argumentado que su campaña represiva se ha dirigido contra los legisladores que respaldaron el fallido levantamiento militar del 30 de abril y que Guaidó ha dicho que fue un intento para restaurar la democracia de Venezuela.

La UE, que intenta allanar el camino hacia unas elecciones libres y justas mientras garantiza la entrega de ayuda humanitaria al país a través del Grupo Internacional de Contacto, no ha descartado las sanciones en sus comunicados públicos. Cualquier sanción del bloque requeriría el aval de sus 28 miembros, cuatro de los cuales –Italia, Grecia, Eslovaquia y Chipre– no reconocen a Guaidó como el líder legítimo de Venezuela. Gran Bretaña es el principal promotor de las sanciones.

“La cuestión de oportunidad política de las sanciones es importante. En las circunstancias actuales no hay unanimidad”, dijo un alto diplomático de la UE. “Pero eso podría cambiar rápidamente si los esfuerzos en Oslo fallan o si, por ejemplo, se producen nuevas detenciones de miembros de la oposición”, agregó.

Además de un embargo de armas y una prohibición para exportar equipo antimotines para la policía desde 2017, el Consejo Europeo ya congeló los bienes de 18 personas y les prohibió viajar al bloque. La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, y el líder del partido socialista, Diosdado Cabello, están entre quienes fueron sancionados previamente, pero hasta ahora la UE ha evitado sancionar al propio Maduro.

La oposición intenta persuadir a la UE para que adopte las nuevas sanciones y así presionar a Maduro para que acepte una elección presidencial justa y transparente, supervisada por observadores internacionales. Argumenta que las sanciones de Estados Unidos fueron fundamentales para forzar a varios allegados de Maduro a cambiar su lealtad y apoyar el levantamiento militar.

Para enfatizar esta estrategia, Lilian Tintori, la esposa del prominente activista de la oposición venezolana Leopoldo López, se reunió el viernes con el canciller español y pidió que el país y la UE fortalezcan las restricciones y que aumenten la “presión mundial sobre la cruel dictadura de Nicolás Maduro”.

Informe Otálvora: Intrigas palaciegas en Brasil impactan posición sobre Venezuela

Leyenda de foto: Jair Bolsonaro recibe cartas credenciales de la enviada de Juan Guaidó el 04JUN19. Foto: Presidencia Brasil 

 

Diario Las Américas

 

UNA FACCIÓN DENTRO DEL ALTO gobierno de Brasil intentó impedir que la representante de Juan Guaidó fuera recibida por Jair Bolsonaro. La presidencia brasileña así como la cancillería de Itamaraty son parte de un campo de batalla entre facciones que abierta o subrepticiamente procuran el control de los temas centrales del gobierno. El manejo de la posición del gobierno Bolsonaro ante la situación en Venezuela y sus relaciones con Guaidó fueron uno de los más recientes asuntos utilizados en el interior del gobierno de Brasil como artillería de esa guerra de posiciones.

A finales del mes de abril la representante diplomática de Juan Guaidó en Brasil, María Teresa Belandria, fue notificada verbalmente por el gobierno Bolsonaro sobre la decisión de incluirla en la siguiente ceremonia de recepción de cartas credenciales por parte del Presidente brasileño. Jair Bolsonaro, su canciller Ernesto Araújo y, su hijo y diputado Eduardo Bolsonaro quien preside la Comisión de Política Exterior y Defensa de la Cámara mantienen una firma posición de apoyo a la línea de EEUU hacia Venezuela y de respaldo a Guaidó. Eduardo Bolsonaro además de parlamentario actúa como un operador internacional del gobierno de su padre y tiene el “tema Venezuela” en su agenda de actividades.

*****

Las “cartas credenciales” son el documento formal mediante el cual un Estado presenta a otro a un nuevo representante que ejercerá la jefatura de la misión diplomática en el país receptor. El recién llegado representante diplomático, usualmente con rango de Embajador, suele entregar copia de sus cartas credenciales al Ministro de Relaciones Exteriores o a quien la cancillería indique. Cumplido ese acto se considera que el enviado extranjero ya puede comenzar a desempeñar sus funciones en el país que lo acoge. Posteriormente, en un evento de alta relevancia diplomática y con un complejo ceremonial, los mandatarios reciben las Cartas Credenciales del diplomático extranjero.

*****

La situación atípica que vive Venezuela tiende a crear confusión en las diversas cancillerías y el tratamiento concedido a los enviados de Guaidó ha estado sujeto a valoraciones políticas de cada gobierno e interpretaciones burocráticas. En el caso de Brasil, Jair Bolsonaro decidió reconocer a Belandria como Embajadora y concederle las inmunidades y privilegios del caso. La enviada de Guaidó hizo entrega de la copia de sus cartas credenciales al canciller brasileño Ernesto Araújo el 11FEB19. La cancillería procedió a estamparle una  visa diplomática en su pasaporte y a emitirle un carnet diplomático con el carácter de “representante diplomática” de Venezuela con lo cual comenzó a desempeñarse en Brasilia e incluso viajó a la frontera acompañando a Araújo.

Con fecha 31MAY19 la jefatura de Protocolo de Itamaraty emitió una circular enviada a las diversas direcciones involucradas y a las representaciones diplomáticas de México, Colombia, Paraguay, Arabia Saudí, Perú, Guinea, Indonesia y a la “Embaixadora da República Bolivariana da Venezuela, Senhora. María Teresa Belandria”. En esa circular se informaba sobre los procedimientos de logística y ceremonial que se cumplirían el 04JUN19 en el presidencial Palacio de Planalto con motivo de la recepción por el presidente Bolsonaro de las cartas credenciales a los nuevos jefes de las misiones diplomáticas indicadas. Según fuentes en Caracas y en Brasilia, en un acto de extrema cooperación, la cancillería brasileña prestó apoyo para trasladar a Brasil el ejemplar original de las cartas credenciales firmadas por Guaidó que entregaría Belandria a Bolsonaro.

El jueves 23MAY19 Belandria fue recibida por Eduardo Bolsonaro en la sede del Congreso brasileño para un encuentro que fue reseñado por el propio diputado en un mensaje publicado en Twitter e Instagram. Un eufórico Bolsonaro escribió “recibí hoy a la Embajadora de Venezuela que tendrá sus credenciales recibidas por el PR @jairbolsonaro dia 4/JUN”. De esa manera se hizo público que Belandria sería recibida por el presidente Bolsonaro con lo cual su condición de jefe de misión diplomática quedaría protocolarmente sellada. El tuiteo del diputado Bolsonaro encendió una reacción en cadena. Belandria fue citada a Itamaraty donde le fue notificada la decisión de retirar su nombre del listado de jefes de misión que entregarían credenciales el 04JUN19. Un funcionario de Itamaraty habría alegado que un informe de los consultores jurídicos habrían alertado sobre las consecuencias que podría acarrear la recepción de las cartas credenciales lo que podría significar que el gobierno de Maduro rompiera relaciones con Brasil y obligara al cierre de la embajada brasileña en Caracas. Algunos hilos que conectan al palacio de Planalto con Itamaraty se habían movido para cerrar la puerta a la enviada de Guaidó. Ya el 28FEB19 se había producido una extraña situación en la cual, contrariando la opinión del presidente, habría procurado impedir una rueda de prensa conjunta entre Guaidó y Jair Bolsonaro en el Palacio  de Planalto.

Curiosamente el retiro de Belandria del listado del evento del 04JUN19 trascendió rápidamente a la prensa brasileña usualmente poco interesada en los detalles de la monótona vida diplomática brasiliense. Quedó en evidencia que algunos sectores estaban interesados en incomodar y humillar a Bolsonaro y difundir versiones de enfrentamientos entre él y la cúpula militar. Los diarios Folha de São  Paulo y O Globo repitieron especulaciones no comprobadas sobre la presión de un “ala militar” del gobierno Bolsonaro que rechazaría la posición oficial sobre Venezuela. En tanto, por órdenes directas de Jair Bolsonaro fue nuevamente incluida la enviada de Guaidó en el listado de quienes entregarían cartas credenciales. La medida le fue comunicada a la venezolana a pocas horas de la ceremonia. Bolsonaro recibió a Belandria con gestos efusivos y rompiendo el estricto ceremonial del momento, según uno de los presentes, el Presidente en voz alta le pidió permiso para abrazarla. Bolsonaro procuraba poner fin al impasse creado en medio de la lucha intestina que se escenifica entre las facciones de su gobierno y que esta vez generó un impacto internacional.

*****

El listado protocolar de la cancillería de Brasil vigente al 07JUN19 indica que en la Embajada de Venezuela en Brasilia se encuentran registrados once funcionarios con rango diplomático. La lista incluye indiscriminadamente a la “Embajadora Extraordinaria y Plenipotenciaria”, a un ministro consejero, tres consejeros, tres agregados militares, un primer secretario y dos segundos secretarios. Ese listado mezcla a la representante de Guaidó con diez funcionarios enviados previamente por Maduro quienes oficialmente aún forman parte del cuerpo diplomático acreditado ante el gobierno brasileño. La sede de la Embajada venezolana en Brasilia que incluye la residencia del Embajador permanece bajo control de los representantes de Maduro. Según versiones que corren entre la comunidad diplomática en Brasilia, algunos de los funcionarios de Maduro se habrían residenciado en la sede diplomática.  

*****

Según diversas fuentes consultadas en Caracas y varias cancillerías extranjeras, el ministerio de exteriores noruego está listo para servir de anfitrión a una nueva ronda de reuniones entre los enviados de Nicolás Maduro y Juan Guaidó como parte del mecanismo de negociación propiciado por el gobierno de Noruega.

La segunda reunión de las delegaciones tendría lugar nuevamente en Oslo hacia donde tenían previsto partir los negociadores de Guaidó alrededor del 05JUN19 según fuentes políticas de la capital venezolana. El Ministerio de Asuntos Exteriores noruego consultado el 07JUN19 por este Informe se abstuvo de confirmar o desmentir sobre un nuevo encuentro entre los enviados venezolanos. La vocero oficial noruega Ingrid Kvammen Ekker aseguró al Informe Otálvora que salvo los comunicados emitidos el 17MAY19 y el 29MAY19 “no tenemos ningún comentario sobre el tema”. En dichos comunicados previos el ministerio de exteriores noruego había primero revelado que mantenía “contactos preliminares con representantes de los principales actores políticos de Venezuela (…) con el objetivo de apoyar la búsqueda de una solución a la situación del país”. Y en el segundo comunicado, forzado por la filtración de la noticia, confirmó que las partes había celebrado una primera reunión cara a cara aunque pedía a los emisarios “a los fines de preservar el proceso que permita llegar a resultados (…) tomar la máxima precaución respecto a la reserva del mismo”.

*****

La agencia gubernamental rusa RT difundió el 07JUN19 declaraciones del jefe del departamento de América Latina de la cancillería moscovita, Alexánder Schetinin, quien asomó que la nueva reunión en Oslo estaba prevista para la semana que comenzaría el 09JUN19. Desde Caracas Guaidó dijo que “hoy no está planteada una nueva reunión hasta que logremos aproximar en la agenda que hemos planteado” repitiendo que “hoy no está planteada una nueva reunión más que aproximar soluciones en torno al cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”. Las declaraciones de Guaidó negaron la reunión pero alentaron sospechas sobre la activación de mecanismos que estarían actuando en procura de “aproximar soluciones”. La cancillería noruega, actuando como mediador de facto, se mantiene en constante contacto con los representantes de Guaidó y de Maduro según confirmaron diversas fuentes.

Por cierto, según el periodista Joshua Goodman de la agencia AP, el Enviado especial de EEUU para Venezuela Elliot Abrams mantiene contacto permanente con Dag Halvor Nylander quien es jefe de la “Sección de Paz y Reconciliación” de la cancillería noruega y coordina la iniciativa hacia Venezuela.

*****

¿Cómo se convirtió Venezuela de una situación conflictiva interna en un serio problema internacional en el cual intervienen grupos de países y las grandes potencias?. El más reciente libro de Edgar C. Otálvora narra ese proceso y ya está disponible en Amazon en versión digital. ¡Búsquelo!. “Venezuela un problema global”.

 

@ecotalvora

Guaidó informa que por el momento no está planteada una reunión en Oslo

Una tercera reunión estaría en veremos luego de que el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, anunciara que no está planteado ningún acercamiento que no aproxime los objetivos del “cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”.

En la presentación del Plan País en el estado Carabobo, Guaidó aclaró que si llegaran a ir a otro proceso de diálogo es porque el Gobierno es el que tiene el problema y se siente obligado. “Cuando vayamos a cada uno de esos espacios, alégrense, porque nosotros nos sentamos donde nos da la gana, responsablemente. Los que tienen problemas con los militares son ellos”.

Pero hizo énfasis en que por el momento no irán a una nueva reunión en Noruega, a menos que se acerque a los objetivos planteados desde que se juramentara como presidente encargado el pasado, 23 de enero. 

El presidente encargado de Venezuela dio a entender que con esta confirmación de la Cancillería Rusa, de una próxima reunión en Noruega, que Maduro busca engañar a sus aliados y a sus prestamistas, como lo son Rusia y China. “No escuchamos a los rusos o chinos decir que apoyan irrestrictamente a Maduro, saben que él es un problema y si alguien sabe de la economía venezolana es Rusia y China, que tienen inversiones y no han podido recuperar un dólar”, agregó.

También hizo mención a las declaraciones del presidente de Rusia, Vladimir Putin, “palabras más, palabras menos están diciendo que hay un problema en Venezuela y que hay que solucionarlo”. Agregando que recibe sus declaraciones con agrado y le hizo un llamado, al igual que a China para que se unan a la “alternativa democrática”. 

 

Cancillería rusa afirma que habrá un tercer encuentro entre Gobierno y oposición

La Cancillería de Rusia aseguró que la próxima semana se daría un tercer encuentro entre funcionarios del Gobierno y oposición venezolana en Noruega. Sería el tercer encuentro para buscar una salida negociada a la crisis.

Igualmente el medio ElNavío informó que la noche del jueves, 6 de junio, llegó a Caracas el equipo de mediación de Noruega. La idea es precisar con Nicolás Maduro y sus delegados el curso de la negociación, ya que hasta el momento no hay confirmación oficial de que quieran seguir. 

El director del departamento de América Latina del Ministerio de Exteriores ruso, Alexandr Schetinin aseguró que mantienen “la más estrecha cooperación ante todo con el Gobierno de Venezuela y las organizaciones de la ONU, que ayudan, la asistencia continuará sin duda a través de esos canales”.

Sobre la respuesta de la oposición venezolana, la agencia de noticias AP asegura que el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó anunciará que no atenderán futuras invitaciones del país europeo, este viernes, 7 de junio, en la ciudad de Valencia donde está de gira. 

Fuentes de la oposición agregaron que la mediación se encuentra estancada porque los representantes de Nicolás Maduro se niega a aceptar unas elecciones presidenciales que permitan darle solución a la crisis que vive el país. 

 

Lo que esperamos de Oslo, por Víctor Álvarez R

ENTRE 2016-2019 TIENEN LUGAR EN VENEZUELA cuatro procesos de diálogo y negociación para abordar las crecientes tensiones y conflictos entre el Gobierno y la Oposición. Estos mecanismos alternativos se activan ante el progresivo deterioro del marco constitucional, del entorno institucional y de los mecanismos del sistema democrático. Sin embargo, no siempre lograr resolver el conflicto y, con frecuencia, solo han servido para que el Gobierno gane tiempo y se prolongue en el poder.

La legitimidad de origen se pierde cuando un gobierno electo en las urnas no garantiza los derechos esenciales de una democracia integral, tales como el respeto a los derechos humanos, el sometimiento al Estado de derecho, las elecciones oportunas y transparentes, la consulta popular para solucionar las crisis de gobernabilidad, la transparencia en la administración de los fondos públicos, la libertad de expresión y la separación e independencia de los poderes públicos.

El debilitamiento de las instituciones democráticas también se manifiesta en la impugnación de diputados para quebrar la mayoría calificada lograda por la Oposición en la Asamblea Nacional; en las maniobras para inhabilitar y sacar de la contienda electoral a candidatos ganadores; en la prisión de dirigentes estudiantiles, sindicales, parlamentarios y políticos opositores; en el amedrentamiento contra periodistas y medios de comunicación social; en la criminalización de la crítica y de la protesta; en el uso de armas de fuego para reprimir manifestaciones pacíficas.

La escasez, el acaparamiento y la especulación de alimentos y medicinas; la inflación y alto costo de la vida; el racionamiento eléctrico y los cortes de agua; el colapso del sistema educativo y hospitalario; el deterioro de los servicios públicos y de la infraestructura; las manifestaciones y creciente conflictividad social; los robos, secuestro, homicidios y otras formas de criminalidad; la corrupción y despilfarro de los presupuestos públicos; el nepotismo y tráfico de influencias en el nombramiento de altos funcionarios; la colonización y abuso de poder en detrimento de otros poderes públicos; los estados de excepción y la suspensión de garantías constitucionales, son indicadores de la pérdida de la legitimidad del gobierno.

El régimen quebrantó el principio básico de ‘la separación e independencia de los poderes públicos'” al subordinar a sus directrices al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y al Consejo Nacional Electoral (CNE). En reiteradas ocasiones el Poder Ejecutivo solicitó al Poder Judicial la inconstitucionalidad de las leyes aprobadas por el Poder Legislativo controlado por la Oposición, y así lo hizo el TSJ. Y el CNE convocó elecciones presidenciales, de gobernadores y alcaldes en las fechas que más convenían a los candidatos oficialistas. Con la imposición de una inconstitucional Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y la convocatoria ilegal de las elecciones presidenciales se acentuó la deriva autoritaria del gobierno.

Al estrechar el margen al pluralismo y amenazar la alternabilidad en el poder, se agudiza cada vez más el conflicto político, el cual desemboca en ciclos de violencia que han puesto al país al borde de una confrontación civil. Desde 2014, diferentes procesos de diálogo y negociación se han puesto en marcha para conjurar la amenaza de una confrontación civil de impredecibles consecuencias.

La Conferencia Nacional por la Paz de 2014

En el primer trimestre de 2014, antes de cumplir un año en la Presidencia de la República, a Nicolás Maduro le tocó enfrentar una ola de violentas manifestaciones lideradas por Leopoldo López, fundador de Voluntad Popular, con un saldo de 43 fallecidos, 486 heridos y 1.854 detenidos, según la Fiscalía General de la República.  

En este ambiente de cruentas confrontaciones, a finales de febrero de 2014 Maduro convocó una Conferencia Nacional por la Paz, en la que participaron sectores políticos, representantes de poderes nacionales, regionales, municipales y del sector empresarial. Fueron invitados como testigos de buena fe la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el Nuncio en Caracas y el Secretario de Estado de El Vaticano. Motivados por los acompañantes internacionales, luego se incorporó la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), cuya propuesta se enfocó en:

  • Transformar la Comisión parlamentaria de la Verdad en una Comisión Nacional y crear una Comisión para la libertad de las personas detenidas.
  • Abordar los problemas de escasez, inflación, inseguridad, violencia, impunidad, desarme y desmovilización de los grupos paramilitares.
  • Regularizar el funcionamiento de la Asamblea Nacional y asumir el compromiso de renovar los poderes públicos tal como lo establece la Constitución.

No se debatió una salida electoral toda vez que Nicolás Maduro tenía apenas un año de haber sido elegido Presidente de la República. Se trató de un proceso sin rigurosidad metodológica en el que los protagonistas no manifestaron mayor voluntad política. Sin lucir mayores resultados, este fallido intento no logró erradicar el germen de la violencia, ni mucho menos la polarización.

La Mesa de Diálogo Nacional 2016-2017

A raíz de la derrota sufrida por el Oficialismo en las parlamentarias de 2015, el Gobierno maniobró para impedir el control de una Asamblea Nacional que en adelante estaría controlada por la Oposición. La colonización del TSJ con la apresurada designación de magistrados procedentes de las filas del Oficialismo sirvió para impugnar cuatro diputados del estado Amazonas y romper la mayoría calificada que había logrado la Oposición. Luego vendría la declaración de desacato del parlamento por parte del TSJ. Estos eventos desencadenaron una larga  crisis institucional que no se ha podido superar.

En abril de 2016, la MUD había iniciado la recolección de firmas para solicitar un referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro. Debido a la pérdida de su base electoral y temiendo una nueva ola de protestas, el Gobierno se propuso ganar tiempo a través de una nueva iniciativa de diálogo y negociación. En mayo de 2016, Maduro invitó a José Luis Rodríguez Zapatero, ex presidente del gobierno español; Leonel Fernández, ex presidente de República Dominicana y Martín Torrijos, ex presidente de Panamá, para explorar la viabilidad de una mediación con la Oposición, la cual contaría con el aval de Unasur.

Si bien el CNE avaló los primeros trámites para el referéndum revocatorio, luego de dos marchas multitudinarias convocadas por la Oposición, decidió paralizar el siguiente requisito que consistía en la recolección de firmas del 20% de los electores. Esta maniobra se sustentó en las medidas cautelares que habían dictado varios juzgados de provincia, sin competencia en materia electoral, supuestamente por vicios de ilegalidad en la recolección de firmas. En estas aguas turbulentas se instala la Mesa de Diálogo Nacional entre Gobierno y Oposición, cuya primera reunión fue el 31 de octubre de 2016, con la presencia del Secretario General de Unasur, Ernesto Samper, los tres expresidentes antes mencionados y el enviado del Papa, Monseñor Paul Tscherrig, bajo la figura de acompañantes internacionales.

Las delegaciones se comprometieron a poner en práctica una hoja de ruta para normalizar la relación constitucional entre los poderes del Estado; el respeto recíproco y explorar medidas económicas para mejorar el abastecimiento; trabajar conjuntamente en el nombramiento de los dos rectores del Consejo Nacional Electoral que culminaban su mandato en diciembre 2016; la defensa de los derechos de Venezuela sobre el Esequibo; y reforzar institucionalmente el diálogo mediante la creación de una Comisión de Seguimiento.

Ante los pocos avances, el Secretario de Estado del Vaticano, Monseñor Pietro Parolin, demandó a las delegaciones iniciativas concretas antes del próximo encuentro. Pero la designación unilateral por parte del TSJ de dos rectoras del CNE que tenían su plazo vencido, con la excusa del desacato de la Asamblea Nacional, terminó de dar al traste con la Mesa de Diálogo. El 19 de enero de 2017, el Vaticano se retiró y la Oposición anunció que solo asistiría una vez que se cumplieran las exigencias de la carta enviada por Parolin.

A diferencia de la experiencia de 2014, la Mesa de Diálogo de 2016 contó con una metodología y el acompañamiento de terceros que fueron bastante activos. Sin embargo, careció de voluntad política y representatividad de las partes involucradas. La Oposición se sentó dividida y los voceros enviados no eran los líderes decisores. El gobierno aprovechó esta situación y fue muy poco lo que cedió.  

Mesa de Diálogo en República Dominicana 2017-2018

La ruptura del orden constitucional por parte de la Sala Constitucional del TSJ, mediante sentencias Nº 155 y 156 del día 28 y 29 de marzo de 2017, en las que retiraba las atribuciones a la Asamblea Nacional desencadenó una nueva ola de protestas violentas con una frecuencia casi diaria, entre el 1 de abril y el 31 de julio de 2017. La represión de las protestas dejó entre 134 y 165 personas fallecidas. En este período, el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social contabilizó un total de 6.729 manifestaciones en todo el país, equivalente a 56 protestas diarias. El Foro Penal, contabilizó 824 nuevos presos políticos entre abril y diciembre del año 2017, así como irregularidades en el debido proceso.

En un país semiparalizado por los violentos disturbios, Maduro decidió convocar el 1 de mayo de 2017 una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) a ser elegida el 30 de julio, sin antes realizar la consulta popular, tal como lo establece la Constitución, cuestión que exacerbó los ánimos y recrudeció la conflictividad política y social.  

En medio de las tensiones generadas, se instaló un nuevo mecanismo de diálogo facilitado por el Presidente de República Dominicana, Danilo Medina, con una activa participación del expresidente español Rodríguez Zapatero. Las reuniones exploratorias entre Gobierno y Oposición se realizaron el 13 y 14 de septiembre de 2017. A este nuevo intento se uniría un grupo de Países Amigos conformado por México, Chile, Nicaragua y Bolivia para hacer el seguimiento del proceso, el cual sufrió demora debido a la convocatoria de las elecciones de gobernadores y alcaldes. Nuevamente la Oposición se dividió entre los abstencionistas y los que decidieron participar, a pesar de la falta de condiciones y garantías electorales.

La primera reunión fue el 1-2 de diciembre de 2017 y el avance más importante la redacción de un borrador de acuerdo por parte de los cancilleres a ser considerado por las delegaciones. Sin embargo, predominaron los desacuerdos en: a) soberanía y levantamiento de sanciones; b) fecha de la elección presidencial, condiciones y garantías electorales; c) respeto a la institucionalidad constitucional; d) Comisión de la Verdad, presos políticos, exiliados, DDHH; e) regularización de la actividad política; y, e) desconocimiento de la ANC por parte de la Oposición.

En la sexta ronda realizada entre el 6 y 7 de febrero de 2018, no se logró un acuerdo y el gobierno dominicano declaró el diálogo en “receso indefinido” Si bien la Mesa de Diálogo en Dominicana no logró concretar un acuerdo final, es la iniciativa que más avanza en la identificación de todos los puntos consubstanciales a la resolución del conflicto, tanto en su gestión como en el abordaje de sus causas.

El Mecanismo de Oslo 2019

El “receso indefinido” declarado en República Dominicana ha terminado con el reinicio de los contactos entre Gobierno y Oposición en Oslo. Este nuevo intento por lograr una solución política y pacífica a la crisis venezolana no arranca desde cero sino a partir de los avances logrados en los procesos anteriores, cuestión que ayudará al logro de consensos en torno a una agenda de interés nacional.

Después de los sucesos del 30 de Abril, tanto el Gobierno como la Oposición están en una situación de incertidumbre sobre el estado de sus fuerzas. Más que por convicción, asisten a Oslo por necesidad. En tales circunstancias, la mediación de terceros tendrá una mayor margen para facilitar un acuerdo por la vía electoral.

Y la solución tiene que ser electoral porque en los dos comicios que ha ganado Nicolás Maduro su legitimidad ha quedado en entredicho. En las presidenciales de 2013, el estrecho margen con el que ganó y las acusaciones de ventajismo oficialista dejaron muchas dudas. Luego, a raíz de los violentos conflictos del  año 2017, la ANC se apresuró en convocar elecciones presidenciales para el 20 de Mayo de 2018, sin las condiciones y garantías electorales básicas. Al no ser convocadas por el CNE fueron consideradas ilegales y, por lo tanto, la elección de Nicolás Maduro fue declarada nula. Una vez culminado su primer mandato, la Oposición y sus aliados internacionales no reconocen el segundo y consideran que Maduro está usurpando el cargo de Presidente de la República. La única manera de superar esta crisis es convocar una nueva elección presidencial para que la ciudadanía sea la que decida. Ese es el acuerdo que esperamos de Oslo.

 

@victoralvarezr 

Los #Runrunes de Bocaranda de hoy 04.06.2019: BAJO: Rojopintas
BAJO
ROJOPINTAS: 

Por lo general las listas de ascensos militares comienzan a ser elaboradas desde diciembre del año anterior al ascenso. Este 2019 las listas están atrasadas ante los resquemores existentes dentro del seno militar. Por ello el propio ministro Padrino habría sugerido demorar ese proceso hasta que mejoren o cambien las circunstancias… Los noruegos habrían informado a sus pares estadounidenses estar de acuerdo con “una transición negociada y elecciones creíbles”. Por lo tanto el proceso en Oslo da para mas encuentros me soplan mis fuentes. Por ahora hay una pausa. Razones tácticas…Sobre los técnicos militares rusos que vinieron a “trabajar al lado de sus pares venezolanos” se supo que su trabajo principal fue desencriptar y desincorporar componentes y partes de aviones y helicópteros rusos para actualizarlas ya que algunos de los Sukhoi no estaban siquiera operativos para los 15 minutos de vuelo Barcelona. El Sombrero o Maracay estando diseñados para intercepción y defensa. Me cuentan que apenas cinco Sukhoi están en regla. ¿Sería por eso por lo que no salieron a interceptar aquel guardacostas estadounidense hace unas semanas?…