Associated Press, autor en Runrun

Associated Press

Dominicanos votan para escoger nuevo presidente
Los comicios estaban previstos a celebrarse el 15 de mayo, pero fueron pospuestos debido a la pandemia del nuevo coronavirus

 

En medio de un creciente aumento de contagios por coronavirus, los dominicanos votaron el domingo para elegir al sucesor del presidente Danilo Medina, cuyo partido político se impuso en las últimas cuatro elecciones en la nación caribeña. Algunas encuestas daban como ligero favorito a un opositor y hombre de negocios sin experiencia previa en el gobierno.

La votación cerró a las 5 de la tarde, hora local, según la norma electoral, pero pasada esa hora aún seguía gente en fila esperando emitir su sufragio en algunos centros electorales, en una jornada relativamente tranquila, salvo una discusión que terminó en un tiroteo en un barrio capitalino donde se sufragaba y que dejó un muerto y dos personas heridas, según las autoridades.

Los comicios estaban previstos a celebrarse el 15 de mayo, pero fueron pospuestos debido a la pandemia del nuevo coronavirus que llevó a los votantes a utilizar mascarillas y a guardar distanciamiento social, aunque no todos parecieron cumplir esas medidas.

Medina, en el poder desde 2012, estaba impedido constitucionalmente a buscar un tercer periodo. Su Partido de la Liberación Dominicana (PLD), de centroizquierda, ha ganado las últimas cuatro elecciones de forma consecutiva en República Dominicana, es decir, lleva 16 años corridos dirigiendo la nación de más de 10 millones.

En una campaña limitada a reuniones sin aglomeraciones ni caravanas, el Partido Revolucionario Moderno (PRM), creado en 2014 y que se convirtió rápidamente en la principal fuerza de oposición, postulaba al empresario Luis Abinader, a quien algunas encuestas de opinión colocan como el ligero favorito.

Luis Abinader, candidato presidencial del opositor Partido Revolucionario Moderno (Foto AP/Tatiana Fernández)

El oficialista PLD, en el poder desde 2004, abanderaba al empresario Gonzalo Castillo, quien hasta la presentación de su candidatura interna fungió como ministro de Obras Públicas desde que inició la gestión de Medina, y que llegó a las urnas en un duelo con Abinader. Al menos uno de los sondeos daba favorito al candidato oficialista.

Abinader, un economista de 52 años, se presenta como la “nueva cara del cambio” y los expertos lo ven como un político más de libre mercado, aunque sin experiencia en el terreno público. Su familia es dueña de hoteles y él propone que de ganar la presidencia incentivará con más ímpetu la industria turística.

Castillo, un empresario de la construcción de 59 años, se lo ve un político más conservador. Sin embargo, las propuestas de ambos se basan en dar asistencia social para solventar la fuerte crisis que tiene la pandemia en la población.

El ex tres veces presidente Leonel Fernández se postula por cuarta vez con Fuerza del Pueblo, un organización que formó a finales de 2019 tras su salida del PLD y luego de no haber ganado las primarias de ese partido el 6 de octubre pasado. Fernández gobernó con el PLD durante los periodos 1996-2000, 2004-2008 y 2008-2012.

Otros tres candidatos considerados emergentes o de partidos minoritarios también están en competencia.

El ganador tiene que sacar más del 50% de los votos emitidos para evitar una segunda vuelta, que se celebraría el 26 de julio. El ganador asumirá el cuatrienio el 16 de agosto.

“Yo viene a votar porque hay que salir de esto en la primera vuelta”, afirmó a The Associated Press Aracelis Castillo tras sufragar en un reciento electoral al este de la capital.

 

Además de escoger a un nuevo presidente, se renovaban las cámaras de diputados y senadores.

Unos 7,5 millones de dominicanos están habilitados para ejercer el voto en 4.326 recintos electorales, que estarán funcionando entre las 7 de la mañana y las 5 de la tarde. Alrededor de 2.620 observadores locales e internacionales vigilan los comicios.

Dominicana ha sido uno de los países caribeños más golpeados por el coronavirus, con más de 36.100 casos acumulados, 18.602 recuperados y 786 defunciones hasta la fecha.

Contagios y decesos por COVID-19 siguen en alza en Latinoamérica
En el mundo, el coronavirus ha infectado a más de 8,8 millones de personas y causado la muerte a más de 465.000

 

Los contagios y decesos por el nuevo coronavirus no dan tregua en América Latina. Argentina y Chile siguieron reportando un fuerte incremento de los casos a pesar de sus medidas de cuarentena que podrían ampliarse en los próximos días.

Mientras Argentina superaba los 40.000 casos y alcanzaba los 1.000 fallecidos por COVID-19, en su vecino del Cono Sur —Chile— la situación parecía peor con reportes de casi 250.000 infecciones y más de 7.000 decesos si se cuentan los confirmados y a los que no se les hicieron las pruebas a tiempo. Ambos, sin embargo, están distantes en los reportes del país más golpeado hasta ahora por la pandemia en la región, Brasil, donde los contagios superan el millón y las muertes suman casi 50.000, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Las autoridades argentinas informaron que podrían extender la cuarentena en los próximos días, cuando ya se cumplen más de tres meses de encierro forzoso en la capital del país y cuyos efectos económicos son más que notables, según los expertos.

A pesar de haber implementado algunas de las cuarentenas más largas del mundo, la pandemia todavía no se considera controlada por las autoridades que estudian medidas de mayor restricción en el transporte y otros lugares de la capital, al tiempo en que evalúan volver incluso a una cuarentena fase 1, como al inicio, la más restrictiva de todas.

95% de los 1.604 nuevos casos detectados en la últimas horas se produjo en el área metropolitana del país, es decir, en Buenos Aires y en el conourbano bonaerense, afirmó el domingo en rueda de prensa Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a la Salud argentina.

Las autoridades temen asimismo a un aumento de contagios tras las manifestaciones masivas registradas el sábado en varias de las ciudades más grandes del país contra la posible expropiación de la empresa Vicentin.

En el vecino Chile, el panorama dista mucho en mejorar. Las autoridades anunciaron en la jornada 5.607 nuevos casos para hacer un total de 242.355 y 184 fallecidos más para sumar 4.479. A esta cifra hay que añadir 3.069 casos de muertos probables por COVID-19 reportados el día anterior por el Ministerio de Salud, aunque la institución informó que mantendrá las dos cifras separadas.

La principal minera del país, Codelco, anunció la suspensión de sus actividades luego que los contagios y los muertos se dispararan en Calama, una ciudad vinculada fuertemente a la actividad minera y situada a casi 1.600 kilómetros al norte de la capital. Allí rige una cuarentena.

Chile es el mayor productor de cobre del mundo y la exportación de este mineral tiene un impacto esencial en su economía.

El alcalde de Calama, Daniel Augusto, denunció en medios nacionales que el cementerio público se encuentra colapsado y que se están recurriendo a camposantos privados para poder enterrar a los fallecidos.

El Ministerio de Salud repuso el domingo la cuarentena en las ciudades de Antofagasta, Mejillones y la población de Tocopilla, todas en el norte del país, y en la región de Antofagasta, a la que también pertenece Calama.

En México, que hasta el sábado reportaba 175.202 casos positivos y 20.781 decesos, su director del Instituto del Seguro Social, Zoé Robledo, anunció que dio negativo en un nuevo control dos semanas después que se le detectó el contagio del virus. Agregó que regresa el lunes al trabajo.

Robledo, de 41 años, dio positivo el 7 de junio y desde entonces se alejó de sus labores públicas, aunque cumplió a distancia con sus funciones al frente del instituto, considerado el organismo de atención social más grande en Latinoamérica.

De momento, en América Latina se han registrado más de 1,9 millones de contagios y más de 90.000 fallecidos. Brasil es el país más golpeado y donde se siguen registrando protestas masivas en las calles para protestar contra el racismo, como las del domingo en la capital Brasilia, donde también convergieron manifestaciones en contra y en pro del gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

A nivel global, el coronavirus ha infectado a más de 8,8 millones de personas y causado la muerte a más de 465.000, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.

Teherán envía alimentos a Venezuela para inaugurar primer supermercado iraní en el país
En el último mes, el gobierno de la nación asiática ha mandado gasolina y ayuda humanitaria a la administración de Maduro

 

Irán envió a Venezuela un buque cargado de alimentos casi un mes después del arribo de cinco tanqueros petroleros que mandó Teherán en abierto desafío a Washington que mantiene severas sanciones económicas contra Nicolás Maduro, anunciaron el sábado autoridades diplomáticas iraníes.

El buque Golsan, que trae un lote de alimentos, arribará el domingo a la nación suramericana, indicó la Embajada de Irán en Caracas en su cuenta de Twitter.

Los alimentos serán utilizados para abastecer el primer supermercado iraní en Venezuela, precisó la delegación diplomática.

Caracas y Teherán mantienen desde hace más de dos décadas una estrecha alianza que han consolidado con acuerdos de cooperación en diferentes áreas.

Entre finales de mayo e inicios de junio arribaron a Venezuela los tanqueros iraníes Fortune, Forest, Faxon, Petunia y Clavel, que traían 1,5 millones barriles de combustible y aditivos que ayudaron a solventar parte de la severa escasez de gasolina que enfrenta el país.

Las autoridades atribuyeron la falta de combustible a las sanciones que impuso desde el 2019 Estados Unidos a la industria petrolera venezolana para presionar la salida del gobierno de Maduro, pero analistas y opositores sostienen que la escasez es consecuencia de la paralización parcial del sistema refinador por fallas técnicas y eléctricas, la ausencia de inversión y el aplazamiento de los programas de mantenimiento.

A comienzos de junio arribó a Venezuela un cargamento de ayuda humanitaria proveniente de Irán que incluía kits de pruebas diagnósticas y dotaciones médicas para combatir la pandemia del nuevo coronavirus.

Juez: Bolton puede publicar libro sobre la Casa Blanca
Con 200.000 ejemplares distribuidos ya a librerías en todo el país, tratar de bloquear la publicación sería fútil, dijo el juez

 

Un juez federal en Estados Unidos falló el sábado que el exasesor de seguridad nacional John Bolton puede proceder con la publicación de su libro pese a los esfuerzos de la Casa Blanca para bloquearlo argumentando que información secreta pudiera ser expuesta.

La decisión del juez Royce Lamberth es una victoria para Bolton en una causa que involucró el derecho constitucional a la libre expresión y razones de seguridad nacional. Pero el juez dejó claro también que le preocupaba que Bolton hubiese “jugado con la seguridad nacional de Estados Unidos” al no participar en un proceso de revisión previo a la publicación diseñado para prevenir que funcionarios del gobierno revelen información secreta en memorias que publican”.

El fallo despeja el camino para la distribución amplia del libro en un año de elecciones de unas memorias que pintan un retrato desfavorable de las decisiones de política exterior del presidente Donald Trump durante el turbulento período de año y medio que Bolton se pasó en la Casa Blanca.

No obstante, Lamberth criticó la forma en que Bolton abordó la publicación del libro. Bolton “decidió por su cuenta publicar el libro sin asegurar la aprobación final de las autoridades nacionales de inteligencia” y quizás causó un daño irreparable a la seguridad nacional, dijo el juez.

Pero con 200.000 ejemplares distribuidos ya a librerías en todo el país, tratar de bloquear la publicación sería fútil, dijo el juez.

“Un individuo dedicado con un libro a mano pudiera publicar sus contenidos ampliamente desde su café local”, escribió Lamberth en su decisión. “Con centenares de miles de ejemplares en el mundo —muchos en redacciones de prensa— el daño está hecho. No se puede restaurar el status quo”.

AP: Líder de Operación Gedeón usó avión de magnate vinculado al chavismo
Según la agencia estadounidense, Franklin Durán, preso actualmente en Caracas, habría facilitado el traslado a Barranquilla del contratista estadounidense acusado por el Gobierno de “mercenario”

 

A mediados de enero, el estadounidense Jourdan Goudreau, propietario de la empresa de seguridad Silvercorp, que estaba ansioso por poner en marcha un plan secreto para asaltar Venezuela y detener a su presidente, Nicolás Maduro, voló a la ciudad colombiana de Barranquilla para reunirse con su posible colaborador.

Para llegar allí, Goudreau y otros dos excompañeros de las Boinas Verdes hicieron uso de un vuelo fletado desde el aeropuerto privado Opa Locka de Miami en un avión propiedad de un empresario venezolano tan próximo al gobierno del fallecido Hugo Chávez, que pasó casi cuatro años en una prisión estadounidense por tratar de ocultar pagos clandestinos en efectivo a sus aliados, reseñó la agencia de noticias The Associated Press (AP).

El propietario del Cessna Citation II, un aparto con líneas amarillas y azules y matriculado en Venezuela con el número YV-3231, era propiedad de Franklin Durán, según tres personas conocedoras de los movimientos del empresario que hablaron bajo condición de anonimato por temor a represalias. Durante más de dos décadas, Durán ha tenido numerosos lazos comerciales con el gobierno socialista de Venezuela, lo que hace de él una extraña elección para ayudar a una banda de aspirantes a mercenarios a derrocar a Maduro.

El rol de Durán y su cercanía a altos cargos han revivido las acusaciones del líder opositor Juan Guaidó y de autoridades estadounidenses de que estaba trabajando en secreto para Maduro y se habría apropiado de la Operación Gedeón, el nombre del frustrado complot de Goudreau.

The Associated Press reveló el 1 de mayo la historia del extraño plan de Goudreau para entrenar a un ejército voluntario formado por unas pocas docenas de desertores del ejército venezolano en campamentos clandestinos en la frontera con la vecina Colombia. Tenían planeado atacar bases militares e iniciar un levantamiento popular. El socio de Goudreau en lo que algunos líderes opositores calificaron de misión suicida era el general retirado venezolano Clíver Alcalá, quien vivía en Barranquilla tras huir de su país natal en 2018.

Alcalá se entregó a las autoridades estadounidenses en marzo, tras ser acusado de narcotráfico y apenas unos días después de que la policía colombiana confiscó un alijo de armas que según el general retirado pertenecían al grupo rebelde que él y Goudreau estaban preparando para derrocar a Maduro.

A pesar de no contar con el respaldo de Estados Unidos, de comandar una fuerza mal entrenada que no tenía opciones frente al considerable ejército venezolano y de los indicios de que los espías de Maduro se habían infiltrado en el grupo, Goudreau siguió adelante con sus planes.

Los motivos por los que el plan siguió adelante siguen siendo un misterio. Pero gran parte de la atención se centra ahora en el rol que desempeñaron Durán y su hermano Pedro, quienes fueron arrestados discretamente el domingo en Venezuela, aunque Pedro quedó libre más tarde, según Edward Shohat, el abogado de Franklin Durán en Miami. El gobierno no ha confirmado aún las detenciones y no indicó si prevé acusarlos de delito alguno.

De acuerdo con los documentos de vuelo colombianos que PanAm Post compartió con la AP, el viaje del 16 de enero fue contratado por Servicios Aéreos Mineros (SERAMI), una aerolínea chárter creada en el estado venezolano de Bolívar, famoso por su producción de oro.

Un ejecutivo de la industria de la aviación confirmó la autenticidad de los documentos y dijo que los hermanos Durán utilizaban SERAMI para organizar sus frecuentes vuelos entre Colombia y Venezuela.

Según esta persona, Franklin Durán viajaba habitualmente a Barranquilla — manifiestos de pasajeros proporcionados a la AP muestran que realizó al menos cuatro vuelos entre los dos países entre noviembre de 2019 y enero de 2020 — para llevar comida y otros suministros a Venezuela, donde las sanciones de Estados Unidos y años de mala gestión han hecho que las tiendas carezcan de muchos productos.

Durán es también el fundador de Ruibal & Durán, una compañía que vendía chalecos antibalas y otros equipos a las fuerzas de seguridad venezolanas, material que habría sido valioso para un ejército invasor.

Él y su hermano mantenían una relación cercana con Clíver Alcalá. Imágenes que circulaban en redes sociales mostraron a Pedro Durán y Alcalá juntos, incluyendo una donde los dos están sentados a una mesa y en la que el general lleva una camiseta de Venoco.

El abogado de Franklin Durán en Estados Unidos se negó el miércoles a discutir el tipo de relación, si es que había alguna, con Goudreau o el vuelo de enero.

Modelos de negocios sufren cambios a causa de coronavirus
Para muchas compañías, es cuestión de supervivencia, pero para otras, los cambios han sido un aspecto positivo en medio de la crisis

 

Muchos empresarios están cambiando la forma de generar dinero mientras tratan de recuperar una parte de los ingresos que perdieron a causa de la pandemia de coronavirus.

Los cambios pueden parecer sutiles, por ejemplo, cuando los dueños de tiendas de ropa deciden reforzar sus negocios por internet. Pero a menudo, los ajustes de ese tipo involucran un replanteamiento completo del modelo de negocios —el plan que abarca los aspectos clave de operar una compañía— con cambios significativos de personal, tecnología e inventario.

Para muchas compañías, es cuestión de supervivencia, pero para otras, los cambios han sido un aspecto positivo en medio de la crisis.

Cuando Big Bottom Market, una cafetería en Guerneville, California, cerró a mediados de marzo, “tuve que hacer un inventario de lo que tenía y pensar en cómo evolucionar el negocio”, comentó el copropietario Michael Volpatt.

Volpatt comenzó un programa diario de cocina en Facebook con la esperanza de atraer clientes a la página de Big Bottom en el mercado en línea Etsy. Tuvo éxito: las visitas diarias aumentaron un 66% y los clientes compraron mercancía como mezclas para panes, café, conservas y camisetas. Los ingresos generados en Etsy cubrieron el alquiler mensual, los servicios públicos y el seguro de Big Bottom.

La cafetería, que recibe a los visitantes de la región vinícola de Sonoma, reabrió sus puertas con medidas de distanciamiento social implementadas el 8 de mayo, vendiendo alimentos y mercancías en la puerta. Los negocios están abajo 80% de su ritmo habitual; la cafetería tiene capacidad para 40 personas. Durante la semana, la cafetería recibe principalmente a personas que viven en la zona, pero los fines de semana tiene gente de todas partes del Área de la Bahía.

Volpatt no sabe cuándo reabrirá por completo, pero espera tener obtener buenos resultados en internet. Incluso contrató a una persona para que le ayude a impulsar las ventas en Etsy.

En tanto, los modelos de negocios probablemente sufrirán cambios significativos en los próximos meses debido al daño económico provocado por el virus. Sigue habiendo mucha incertidumbre en torno a qué tanto estarán los consumidores dispuestos a gastar, viajar, comer fuera y asistir a eventos deportivos y de entretenimiento, y sobre cuándo se retirarán las medidas de distanciamiento social que limitan a los negocios.

Sitios con escasez de agua podrían propagar más el virus
Según el grupo de beneficencia WaterAid, unos 3.000 millones de personas —desde comunidades indígenas en Brasil hasta aldeas devastadas por la guerra en el norte de Yemen— no tienen dónde lavarse las manos con jabón y agua limpia en sus hogares

 

Para muchas personas en todo el mundo afectadas por la pobreza o la guerra, el simple acto de lavarse las manos es un lujo. Varias organizaciones de ayuda humanitaria dicen que, tal como le sucede a los venezolanos, alrededor de 3.000 millones de personas no pueden lavarse las manos en casa y que los puntos de reunión comunales para la distribución de agua son lugares donde se puede propagar el coronavirus.

A un grupo le preocupa que los fondos globales se enfoquen en posibles vacunas y tratamientos y que descuiden la prevención.

En Venezuela, el servicio de agua corriente es un bien escaso. De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos, para diciembre de 2019, 93,8% de los hogares en las 10 de las principales ciudades del país almacenaba agua potable. De ese grupo, 38,6% señaló que mantenía reservas para más de cinco días ante la deficiencia del servicio, mientras que casi 20% debía desplazarse a diversos lugares para obtener el recurso.

“Las dificultades relacionadas a la recepción oportuna del agua en las residencias, lleva a los venezolanos a realizar ciertas prácticas para tener reservas, las cuales incluyen el pago de cisternas, el acarreo de recipientes desde lugares públicos, la compra de agua embotellada y la recolección del agua de lluvia, realizada con menor frecuencia durante la época de sequía”, indica el informe del Observatorio.

En Zimbabue, el agua limpia a menudo se guarda más para tareas diarias como lavar los platos y descargar los inodoros que para lavarse las manos.

Naciones Unidas dice que sólo en la región árabe, alrededor de 74 millones de personas no tienen acceso a una instalación básica de lavado de manos.

Violet Manuel, de 72 años, se sumó a decenas de personas que hacían fila para obtener su ración diaria en la ciudad densamente poblada de Chitungwiza, en Zimbabue. ”¿Distancia social aquí?”, preguntó Manuel con amargura. Suspiró aliviada una vez que recibió sus 40 litros asignados (10,5 galones) pero le preocupa el riesgo de contraer el coronavirus que provoca el COVID-19.

“Obtuve el agua, pero es probable que yo también tenga la enfermedad”, dijo a The Associated Press. Y, sin embargo, sus planes para el agua no incluían lavarse las manos, sino tareas “más importantes”, como lavar los platos y descargar el inodoro.

Dichas opciones ponen de manifiesto las dificultades para prevenir la propagación del coronavirus en barrios marginales, campamentos y otros asentamientos abarrotados en todo el mundo donde el agua limpia es escasa y la supervivencia es una lucha diaria.

Según el grupo de beneficencia WaterAid, unos 3.000 millones de personas —desde comunidades indígenas en Brasil hasta aldeas devastadas por la guerra en el norte de Yemen— no tienen dónde lavarse las manos con jabón y agua limpia en sus hogares. WaterAid teme que los fondos globales se enfoquen hacia la creación de vacunas y tratamientos sin “ningún compromiso real con la prevención”.

La vinculación definitiva entre la tasa de contagio del COVID-19 y el acceso al agua no es fácil sin una investigación más profunda, comentó Gregory Bulit , quien trabaja con el equipo de agua y saneamiento de UNICEF, “pero lo que sabemos es que, sin agua, el riesgo aumenta”.

Casi una década de guerra civil ha dañado gran parte de la infraestructura hídrica de Siria, y millones deben recurrir a medidas alternativas. En el último territorio controlado por los rebeldes, Idlib, donde las operaciones militares más recientes desplazaron a casi 1 millón de personas, los recursos están muy agotados.

El residente en Idlib Yasser Aboud, padre de tres hijos, dijo que ha duplicado la cantidad de agua que compra para mantener a su familia limpia en medio del temor de contagiarse del virus. Él y su esposa perdieron sus trabajos y deben reducir el gasto en ropa y comida para pagarla.

En Manaus, Brasil, 300 familias en una comunidad indígena pobre tienen agua apenas tres días a la semana, de un pozo sucio.

“El agua es como el oro por aquí”, dijo Neinha Reis, de 27 años y madre de dos hijos. Para lavarse las manos, dependen de donaciones de desinfectante. Reis y la mayoría de los otros residentes se han enfermado con síntomas similares a los de COVID-19 en el último mes.

AP: ExBoina Verde lideró intento fallido para expulsar a Maduro
El intento fallido de iniciar un alzamiento se derrumbó bajo el peso colectivo de una planeación escasa

El plan era sencillo pero peligroso. Unos 300 voluntarios fuertemente armados ingresarían furtivamente a Venezuela desde el extremo norte de Sudamérica. En el camino, atacarían bases militares en el país socialista y desatarían una rebelión popular que terminaría con el arresto del presidente Nicolás Maduro. Lo asumió un ExBoina Verde.

¿Qué podía salir mal? Resultó que casi todo, según Associated Press.

Ahora el líder de la conspiración está encarcelado en Estados Unidos por cargos de contrabando de narcóticos. Las autoridades de ese país y de Colombia están haciendo preguntas sobre el papel que desempeñó su fornido asesor estadounidense, un exBoina Verde. Y docenas de combatientes desesperados que llegaron a campos de entrenamiento secretos en Colombia dijeron que los abandonaron a su suerte en medio de la pandemia del coronavirus.

El intento fallido de iniciar un alzamiento se derrumbó bajo el peso colectivo de una planeación escasa, disputas entre políticos de oposición y una fuerza mal entrenada que tenía pocas posibilidades de vencer al Ejército venezolano.

“No vas a eliminar a Maduro con 300 hombres hambrientos y sin entrenamiento”, dijo Ephraim Mattos, un exSEAL de la Armada de Estados Unidos que entrenó a algunos de los posibles combatientes en primeros auxilios.

 

Esta extraña e inédita historia de un llamado a las armas que fracasó antes de despegar se basa en entrevistas con más de 30 opositores de Maduro y aspirantes a luchadores por la libertad que estuvieron involucrados directamente o familiarizados con su planeación. La mayoría habló a condición de guardar el anonimato por temor a represalias.

Cuando surgieron indicios de la conspiración el mes pasado, los medios estatales controlados por Maduro la retrataron como una invasión orquestada por la CIA, similar al fiasco de la Bahía de Cochinos de Cuba en 1961.

Una investigación de The Associated Press no encontró evidencia de que el gobierno de Estados Unidos haya participado en el complot. No obstante, las entrevistas revelaron que los líderes de la oposición venezolana respaldados por Washington sabían de la fuerza encubierta, incluso si desestimaban sus posibilidades.

Lea más en Associated Press