Associated Press, autor en Runrun

Associated Press

Impuesto a pagos en divisas genera inquietud en venezolanos
La introducción del Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF) se tradujo en el aumento de los precios de productos y avivó el temor a que se desate una nueva espiral inflacionaria

 

Desde su pequeña tienda minorista y como muchos otros venezolanos, Rim Hassam ve con recelo un nuevo impuesto que le recuerda al pasado reciente, cuando los precios subían a diario en el país con la mayor inflación del mundo.

Ahora, tras meses de lo que parecía una esperada estabilidad en el costo de vida, esta mujer de 43 años nuevamente se enfrenta a bienes y servicios cuyo importe puede variar dependiendo de que se adquieran en divisas o en la alicaída moneda local.

“De octubre para acá todo marchaba bonito”, dijo a The Associated Press. Sin embargo, agrega, la estabilidad en los precios que disfrutaba desde finales de año pasado se acabó cuando en febrero se aprobó el impuesto de 3% a las transacciones en divisas y monedas digitales, sin importar que se trate de un puñado de dólares.

En Venezuela los precios tienen como referencia su valor en la moneda estadounidense, por lo que la introducción del Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF) se tradujo en el aumento de los precios de productos y avivó en muchos el temor a que se desate una nueva espiral inflacionaria.

Por años coexistieron dos tasas de cambio en Venezuela: la del Banco Central y la del mercado negro. La brecha entre ambas genera fuertes distorsiones en los precios y en el comercio en general, por lo que históricamente ha sido determinante en el alza de la inflación. Por ello, para tratar de frenarla, desde hace dos años se legalizó el uso indistinto de bolívares y divisas, incluso criptomonedas.

Para algunos venezolanos, la llegada del IGTF también genera malestar porque establece una suerte de “discriminación en los tipos de transacciones”, es decir, dependiendo de que un pago se realice en bolívares o divisas, los bienes se encarecen en menor o mayor medida.

Aquí un ejemplo que visibiliza el efecto del nuevo impuesto en alguien que paga un producto en dólares: con el Impuesto al Valor Agregado de 16% más el IGTF, una gaseosa de dos litros que solía costar dos dólares se eleva a 2,43 dólares.

Quienes pagan en moneda local tampoco se salvan, porque deben pagar su producto con sobreprecio en bolívares debido que los comerciantes buscan protegerse a la hora de reponer una mercancía ante los posibles aumentos de su valor en dólares.

Asdrúbal Oliveros, economista y director de la firma local de análisis Ecoanalítica, explicó a The Associated Press que esto último podría ser lo más perjudicial del nuevo impuesto. Es decir, que éste podría poner mayor presión al alza de precios y por ende incidir en la inflación dado que para comprar podrían requerirse más bolívares.

La economía venezolana estuvo sumida en una hiperinflación por cuatro años. Se le consideró la más alta del mundo y el incremento de precios de bienes y servicios fue de más de 50% al mes. Apenas el año pasado comenzó a recuperarse, en buena medida por la decisión de Maduro de flexibilizar el control de cambio vigente desde 2003. Antes de que la reforma fuese aprobada en febrero, Ecoanalítica estimaba que 65% de las transacciones comerciales se realizaban en moneda extranjera.

El gobierno no siempre puede detectar cuando las transacciones se realizan en efectivo -y por ende éstas podrían librarse del IGTF- pero hay una circunstancia que sí le permite monitorear las compras y ventas para cobrar el nuevo impuesto. En octubre de 2021 debutó una nueva moneda con seis ceros menos para facilitar las cuentas en bolívares, pero los billetes nuevos siguen sin llegar a las manos de los venezolanos. Por ello, casi todas las transacciones deben realizarse por medios electrónicos y los inspectores gubernamentales podrían detectar los pagos en dólares no declarados por los comerciantes.

El nuevo impuesto supuestamente busca incentivar el uso del bolívar, pero expertos coinciden en que también dota al gobierno de una herramienta tributaria que le permita recaudar como impuesto una parte de las divisas que circulan y que actualmente no llegan a sus arcas. “El impuesto va a tener una incidencia en la recaudación del gobierno”, indicó Oliveros, quien estimó que ésta podría incrementar entre 1 o 1,5 puntos del Producto Interno Bruto (PIB).

Según este analista, el gobierno no recauda más de cinco puntos del PIB en impuestos no petroleros, lo que podría considerarse un mínimo histórico. «Por lo tanto, con ese nivel, con esa base de tributación tan baja, es claro que el gobierno tiene una motivación para buscar nuevas fuentes de financiamiento y el IGTF puede jugar un rol importante”.

Si bien las estrategias que el gobierno ha empleado recientemente para mejorar la economía han dado frutos -como haber terminado con la hiperinflación- esa leve recuperación no se ha traducido en un incremento del poder adquisitivo de los venezolanos. Aunque lo precios tengan su valor de referencia en dólares, los sueldos se fijan en bolívares y se estima que millones de ciudadanos viven con menos de 1,90 dólares al día, lo que se considera el estándar internacional de pobreza extrema.

El salario mínimo fue incrementado en marzo a unos 126 bolívares mensuales, lo que equivale a unos 27 dólares al tipo de cambio oficial. El anterior salario mínimo era equivalente a 1,47 dólares al mes. Se estima que 56% de la población recibe entre un dólar y 100 dólares, mientras solo 30% tiene ingresos entre 101 y 300 dólares.

“Si me quieren cobrar el 3% me voy y compro donde no lo cobren”, dijo María Vélez, que trabaja limpiando casas en el centro de Caracas y recibe parte de su pago en dólares. “Lo que uno gana no alcanza para nada”, agregó la mujer de 45 años, mostrando el recibo tras comprar una caja de tabletas para tratar su hipertensión, que tiene un costo promedio de un dólar por cada pastilla que toma a diario.

El tipo de cambio en el mercado paralelo, que se mantuvo estable en los últimos meses, empezó a modificarse en coincidencia con la incursión del IGTF. Esa cotización rondó por meses los 4,58 bolívares por dólar, ligeramente superior al tipo de cambio oficial, pero en los últimos 30 días ha experimentado un alza y cerró la semana pasada en 5,32 bolívares por dólar. El tipo de cambio oficial, por su parte, aumentó de 4,44 bolívares por dólar a 4,78 en las dos últimas semanas.

La inflación, en tanto, también se aceleró en abril en comparación a marzo, cuando el Banco Central informó que la tasa de fue la más baja desde 2012, cuando se ubicó en 1,1%. En abril trepó a 4,4% en relación con el mes anterior, que fue de 1,4%.

Proyectan victoria de Macron en elecciones francesas
Macron será el primer presidente francés en ser reelegido en 20 años

 

El presidente francés Emmanuel Macron parecía encaminado a la reelección el domingo tras vencer a la candidata de la ultraderecha Marine Le Pen, según proyecciones.

Si las proyecciones son confirmadas por los resultados oficiales, Macron será el primer presidente francés en ser reelegido en 20 años; el último fue Jacques Chirac en 2002. Pero tendrá que gobernar a una nación profundamente dividida y tendrá que hacer un gran esfuerzo para mantener un mayoría parlamentaria en las elecciones de junio.

Cinco años atrás, Macron obtuvo una abrumadora victoria y se convirtió, a los 39 años, en el presidente más joven en la historia de Francia. En esta ocasión lo más probable es que la diferencia sea mucho menor: Las encuestadoras Opinionway, Harris y Ifop proyectaron que Macron ganará con entre 57% y 58,5% de los votos frente a entre 41,5-43% para Le Pen.

Esta segunda vuelta tiene implicaciones para el futuro de Europa. Durante la campaña Macron era favorito pero enfrentaba un duro desafío de Le Pen.

Macron pidió a los votantes que confiaran en él para un segundo mandato de cinco años tras un período que incluyó protestas, la pandemia y la guerra en Ucrania.

El resultado de los comicios en Francia, una potencia nuclear con una de las economías más grandes del mundo, también podría afectar al conflicto en Ucrania, ya que Francia ha jugado un papel clave en los esfuerzos diplomáticos y el apoyo a las sanciones contra Rusia.

El apoyo a Le Pen había crecido durante la campaña al nivel más alto que ha logrado nunca la candidata, y la participación resultará decisiva el domingo. Muchos de los que tenían previsto votar por Macron probablemente lo harían para frenar a Le Pen y a ideas consideradas como demasiado extremas y antidemocráticas, como su plan de prohibir el uso del hiyab islámico en público o sus lazos con Rusia.

Le Pen votó en Henin-Beaumont, en el antiguo corazón industrial de Francia. Ahí saludó alegremente a los trabajadores electorales en la ciudad norteña. Salió de la cabina de votación radiante y depositó su papeleta en una caja transparente. Afuera, se tomó fotos con sus seguidores.

Luego vino Macron, quien estrechó docenas de manos, y cargó a un niño, en su trayecto desde la casa familiar en la ciudad turística de Le Touquet en el Canal de la Mancha hasta su centro de votación.

En el interior, el presidente saludó a más personas, posó para fotografías con su esposa Brigitte y emitió su voto con un guiño a las cámaras. Las cabinas de votación estaban protegidas por cortinas del rojo, blanco y azul de la bandera francesa.

Los dos candidatos intentan atraer los 7,7 millones de votos que obtuvo el candidato izquierdista Jean-Luc Melenchon, derrotado en primera vuelta. La participación al mediodía era de 26,1%, un poco más que en la primera ronda del 10 de abril.

Para muchos de los que votaron a favor de candidatos de izquierda en la primera ronda del 10 de abril, esta segunda votación plantea una desagradable decisión entre la nacionalista Le Pen y un presidente que algunos creen se ha desplazado hacia la derecha en su primer mandato. El resultado podría depender de qué escogen los votantes izquierdistas, entre apoyar a Macron o abstenerse y dejarle que se las arregle contra Le Pen.

Todos los sondeos de opinión de los últimos días apuntaban a una victoria del mandatario europeísta de 44 años, aunque la diferencia respecto a su rival nacionalista, de 53 años, variaba mucho, entre 6 y 15 puntos porcentuales, en función de la encuesta. También adelantaban un posible récord de personas que votarían en blanco o se quedarían en casa.

Macron salió a la ofensiva esta semana en un debate de dos horas y 45 minutos, el último de la campaña, en el que arrinconó a su rival de ultraderecha en un esfuerzo de conseguir los votos que necesita para ganar.

Le Pen ha intentado apelar a la clase trabajadora, afectada por la subida de precios derivada de la guerra de Rusia en Ucrania, una estrategia que incluso Macron reconoce que ha tenido efecto. La ultraderechista dijo que bajar el coste de la vida sería su prioridad si era elegida como la primera mujer presidenta de Francia y se presentó como la candidata para los votantes que no llegan a fin de mes.

Le Pen afirma que la presidencia de Macron ha dividido al país y alude a menudo al movimiento de protesta de los chalecos amarillos, que remeció al gobierno de Macron antes de la pandemia del COVID-19 con protestas violentas contra medidas económicas que en opinión de algunos perjudicaron a los más pobres.

La campaña presidencial francesa ha sido especialmente dura para los votantes de origen inmigrante y minorías religiosas. Las encuestas indican que buena parte de la población musulmana francesa, la más grande en Europa occidental, votó en primera ronda a favor de candidatos de izquierda, de modo que su voz podría ser decisiva.

Macron también ha defendido sus logros climáticos y ambientalistas en un intento de atraer a votantes jóvenes que tienden a votar a la izquierda. Los millennials en particular votaron en masa a favor de Melenchon. Muchos votantes jóvenes están especialmente interesados en cuestiones climáticas.

Aunque Macron se asoció con el lema “Hagamos el planeta grande de nuevo” en su primer mandato de cinco años, claudicó ante los indignados manifestantes de los chalecos amarillos al eliminar un aumento de los impuestos al combustible. Macron ha dicho que su próximo primer ministro quedaría a cargo de planificación ambiental, dentro de los esfuerzos de que Francia alcance las emisiones neutras de dióxido de carbono para 2050.

Le Pen, considerada en el pasado como una escéptica del cambio climático, quiere eliminar las subvenciones a energías renovables. Ha prometido desmantelar campos eólicos e invertir en energía hidroeléctrica y nuclear.

Alrededor de 48,8 millones de votantes estaban elegibles para participar en la segunda vuelta.

Norcorea dispara presunto misil balístico hacia el mar
La Guardia Costera de Japón emitió una advertencia de seguridad marítima

 

Corea del Norte disparó el domingo un supuesto misil balístico hacia el mar, dijeron funcionarios surcoreanos y japoneses, en lo que al parecer fue la octava ronda de pruebas de armas de Pyongyang en lo que va del año.

Sin abundar en detalles, el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur confirmó el lanzamiento y el Ministerio de Defensa e Japón señaló que Corea del Norte posiblemente disparó un misil balístico.

La Guardia Costera de Japón emitió una advertencia de seguridad marítima según la cual “un objetivo, posiblemente un misil balístico” fue disparado desde Corea del Norte y quizá cayó en el mar.

 

 

Se recomendó a los barcos en la zona permanecer distantes de los objetos que pudieran haber caído desde el aire y dar aviso a las autoridades.

Corea del Norte efectuó el mes pasado siete rondas de ensayos con misiles que los expertos describieron como un intento para perfeccionar su tecnología armamentista y apremiar al gobierno del presidente estadounidense Joe Biden a que haga concesiones como una disminución de las sanciones económicas.

Corea del Norte suspendió sus actividades de pruebas después del inicio de los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing, su último gran aliado importante y fuente económica vital.

Algunos expertos habían pronosticado que Corea del Norte reanudaría las pruebas y posiblemente dispararía armas más grandes después de los Juegos Olímpicos de Invierno.

 

Funcionario ruso amenaza a occidente con romper acuerdo sobre armas nucleares
Medvedev también advirtió que Moscú podría restaurar la pena de muerte después de que Rusia fuera expulsada del principal grupo de derechos humanos de Europa

 

Un alto funcionario ruso advirtió este sábado, 26 de febrero, que Moscú podría responder a las sanciones occidentales abandonando el acuerdo más reciente con Estados Unidos sobre armas nucleares, cortando los lazos diplomáticos con países de Occidente y congelando sus activos.

La declaración de Dmitri Medvedev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, se produjo en momentos en que los lazos de Rusia con Occidente cayeron a nuevos mínimos por su invasión a Ucrania.

Medvedev también advirtió que Moscú podría restaurar la pena de muerte después de que Rusia fuera expulsada del principal grupo de derechos humanos de Europa.

Las sanciones occidentales impusieron nuevas restricciones a las operaciones financieras rusas, entre ellas una prohibición draconiana a las exportaciones de tecnología a Rusia, y congelaron los activos de Putin y su ministro de Relaciones Exteriores. La dura respuesta eclipsó las restricciones occidentales anteriores. Washington y sus aliados dijeron que son posibles sanciones aún más severas, como la expulsión de Rusia de SWIFT, el sistema dominante para las transacciones financieras globales.

 

 

En comentarios sarcásticos publicados en una plataforma social rusa, Medvedev descartó las sanciones como una muestra de la “impotencia política” occidental, diciendo que solamente consolidarán el liderazgo ruso y fomentarán los sentimientos antioccidentales.

“Estamos siendo expulsados de todas partes, castigados y amenazados, pero no tenemos miedo”, agregó, burlándose de las sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados como un intento de reivindicar sus pasadas “decisiones vergonzosas, como una retirada cobarde de Afganistán”.

Medvedev fue presidente provisional de Rusia en 2008-2012, cuando el ahora presidente Vladimir Putin tuvo que cambiar al puesto de primer ministro debido a los límites de mandato. Putin recuperó la presidencia posteriormente y Medvedev se desempeñó como su primer ministro durante ocho años.

Medvedev subrayó que las sanciones occidentales ofrecen al Kremlin un detonante para revisar por completo sus lazos con Occidente, lo que indicó que Rusia podría optar por no participar en el nuevo tratado de control de armas nucleares START, que limita los arsenales nucleares de Estados Unidos y Rusia.

El tratado, que Medvedev firmó en 2010 con el entonces presidente estadounidense Barack Obama, limita a cada país a tener no más de 1.550 ojivas nucleares desplegadas y 700 misiles y bombarderos desplegados, y prevé inspecciones generales in situ para verificar su cumplimiento.

El pacto, el último acuerdo restante de control de armas nucleares entre Estados Unidos y Rusia, expiraba en febrero de 2021, pero Moscú y Washington lo extendieron por otros cinco años.

 

ACNUR: hasta 4 millones de refugiados podrían huir de Ucrania tras invasión
La agencia informó que hasta la mañana de este sábado unas 120.000 personas cruzaron la frontera

 

Cerca de 120.000 personas han huido de Ucrania a países vecinos desde el inicio de la invasión de Rusia, dijo el sábado ACNUR, la agencia de Naciones Unidas para los refugiados.

La cifra aumentaba rápidamente a medida que los ucranianos reunían sus pertenencias y se apuraban a escapar del asalto de las tropas rusas, incluyendo el intento de tomar la capital, Ucrania.

“Casi 116.000 personas han cruzado las fronteras internacionales por el momento. Esto podría aumentar, cambia a cada minuto», afirmó Shabia Mantoo, vocera de ACNUR. “Es muy fluido y cambia a cada hora».

La agencia prevé que hasta cuatro millones de ucranianos podrían huir si la situación se deteriora aún más.

Según Mantoo, la mayoría se dirigen a Polonia, Moldavia, Hungría, Rumanía y Eslovaquia, y algunos entraron a Bielorrusia, desde donde partió uno de los frentes de la ofensiva de Moscú. Todas estas naciones tienen frontera con Ucrania.

Aunque no disponía de inmediato del desglose por países, Mantoo afirmó que la principal opción era Polonia, donde alrededor de dos millones de ucranianos se han asentado en los últimos años, luego de las primeras incursiones rusas en Ucrania en 2014 y atraídos por las oportunidades de la floreciente economía del vecino de la Unión Europea.

El gobierno polaco dijo el sábado por la mañana que más de 100.000 ucranianos cruzaron su frontera en las últimas 48 horas.

En el paso fronterizo de Medyka, una fila de vehículos que esperaba para entrar a Polonia se extendía 15 kilómetros (9 millas) hacia Ucrania, según quienes ingresaban al país, reportó la televisora polaca TVN24.

La noche revive en Venezuela pese a la crisis
Entre julio y diciembre de 2021 contabilizaron 279 comercios en nueve plazas de Caracas, de los cuales solo 83 permanecían abiertos después de las 7:30 de la noche

En pleno centro de Caracas, 13 personas se aventuran con teléfonos en mano para tomarse selfies y posar frente a estructuras y plazas históricas en un recorrido nocturno poco común en un país que es conocido por su fuerte crisis económica y niveles de inseguridad.

Por años, Venezuela ha tenido una de las inflaciones más altas del mundo, con una tasa que llegó a 686,84 % en 2021, también sufrió una escasez de alimentos, y actualmente el sueldo mínimo oficial equivale a unos dos dólares mensuales, lo que deja pocas opciones de disfrute en la población.

«Creo que la crisis persiste, pero los venezolanos entre la pandemia y lo que ha pasado de la crisis necesita salir (a disfrutar)», comentó a The Associated Press Gabriela De Sola, una mujer de 65 años que participaba en una actividad nocturna organizada por la Fundación Historia, Ecoturismo y Ambiente (Fundhea), una organización de turismo cultural que ofrece 30 recorridos por zonas históricas de la capital, pero que apenas en diciembre ofreció su primera ruta por la noche.

Tras años de un férreo control estatal en el mercado cambiario, desde 2019 el gobierno ha permitido el uso del dólar, junto con la moneda nacional, el bolívar. Ahora se ven anaqueles con productos importados, nuevos restaurantes, mientras se reactivan espectáculos como conciertos y obras de teatro.

Sin embargo, la pobreza arropa a más de 90% de la población, según estudios independientes, por lo que muchos tienen hasta múltiples trabajos para generar ingresos y salir de noche requiere meses de ahorro.

«Claro que hemos recuperado un poquito estar en la calle, pero debemos tenemos los pies sobre la tierra porque no es la recuperación de Venezuela», añadió De Sola.

El centro de la capital venezolana alberga las sedes de los principales poderes públicos y edificaciones históricas del país, pero los vendedores callejeros y robos constantes alejan a las personas.

Según la Oficina de Drogas y Crimen de las Naciones Unidas, que trabaja con cifras oficiales, Venezuela fue el tercer país más inseguro de Latinoamérica en 2017, con una tasa de 49,88 homicidios por cada 100.000 habitantes -últimas cifras publicadas- solo por detrás de El Salvador y Jamaica. El año pasado, Caracas fue la ciudad más violenta del país, con 77,9 homicidios por 100.000 habitantes, de acuerdo con el Observatorio Venezolano de Violencia.

Derbys López, guía del recorrido nocturno, relata las anécdotas históricas de las plazas y edificios que visitan, mientras los participantes toman fotos de las esculturas, obras y estatuas.

«En un momento el centro se hizo peligroso, era un momento de mucha confluencia (…) entonces muchas personas por inseguridad no regresaban. Ahora creo que de hace unos años para acá se ha estado trabajando y mejorado eso (…) se puede garantizar un poco la seguridad, cumpliendo con ciertas normas, viniendo en grupos, no ostentar objetos lujosos», dijo López, quien también es gestor cultural y el director de Fundhea.

Mientras gremios nocturnos de países como la vecina Colombia, México o Argentina exigen a las autoridades extensión de horarios hasta la madrugada para trabajar durante los controles a la pandemia, la vida nocturna en Venezuela suele apagarse después de las ocho de la noche, lo que lleva a muchos a reunirse en casas de amigos.

De acuerdo con un estudio de Ciudad Laboratorio, una organización venezolana que investiga la vida nocturna de la capital, entre julio y diciembre de 2021 contabilizaron 279 comercios en nueve plazas de Caracas, de los cuales, solo 83 permanecían abiertos después de las 7:30 de la noche.

En la plaza Bolívar, una de las principales de la ciudad, se ven algunos padres jugando pelota con sus hijos, mientras un grupo de personas de la tercera edad se reúnen a bailar salsa unas cuadras más adelante, con locales ya cerrados.

«Hay gente que se queja, dice que la gente no puede ser feliz en medio de lo que estamos, pero creo que está bien respirar más allá de lo malo, uno tiene que seguir viviendo y creo que eso es lo que estamos logrando«, opinó Margarita Rondinel, una joven de 26 años que visitaba el centro con su novio.

Monagas y Anzoátegui tienen el mayor número de contagiados por Covid-19 este domingo
En Caracas y Miranda se presentó la mayor cantidad de muertes por el virus

Poco después de la medianoche, la líder de la Comisión Presidencial para la Prevención y Control del Covid-19, Delcy Rodríguez, informó este lunes en la madrugada que el balance diario de este domingo arrojó un total de 1.074 nuevos contagios en el país. Todos los casos fueron de transmisión comunitaria.

«Monagas es el estado donde se registra la mayor cantidad de casos comunitarios (167), con contagios activos en seis municipios, seguido por las entidades: Anzoátegui (166), Miranda (140) y Caracas (114)», indicó Rodríguez en el boletín.

Adicional a los contagiados, nueve personas murieron por el virus: seis hombres de 78, 75, 73, 64, 62 y 64 años y una mujer de 61 años en Caracas, y dos mujeres de 68 y 58 años en el estado Miranda.

Rodríguez precisó que en el día 525 del Coronavirus en Venezuela hay un total de contagiados de 325.716. Mientras que existen 311.746 (96%) pacientes recuperados, y 10.075 casos activos actuales. El total de fallecidos es de  3.895.

De cómo San Agustín se abrió al turismo tras bajar los homicidios
En el barrio donde antaño reinaba la basura y por doquier deambulaban jóvenes armados, ahora tienen la convicción de que el arte y la cultura son capaces de transformar incluso al peor de los delincuentes

 

Amanece en Caracas y decenas de turistas se concentran en las inmediaciones de uno de los teatros más modernos y grandes de Latinoamérica a la espera del autobús que los llevará a hacer un recorrido por un barrio de la ciudad, que visitarlo resulta inusual para la mayoría de los venezolanos.

Miguel Espinoza, así como otros turistas nacionales y extranjeros, mostró su entusiasmo de visitar una barriada pobre, otrora una de las tres más peligrosas de la capital venezolana que si bien no ofrece un paisaje natural de ensueño, ni mucho menos hay museos o monumentos afamados que suelen ser el foco del turismo tradicional en cualquier parte del mundo, les permite adentrarse en un lugar que está muy lejos de ser el sitio aterrador que muchos imaginaban.

“Lo especial es que nunca pensé que yo podía venir para acá”, dijo Espinoza, un jubilado 77 años, que vive en Chuao, una próspera urbanización del este de Caracas. Cuando le contaron sobre el llamado “San Agustín Cumbe Tour” en principio “no lo creía, pero me convencieron y vine. Realmente es muy bueno”.

“Estoy disfrutando un panorama” de Venezuela “que pocos conocen y vale la pena venir. Nos tratan bien y se come muy sabroso”, agregó Espinoza, quien relató que al cruzar por la autopista veía con curiosidad desde lejos las góndolas del funicular, que a diario transporta a casi 200.000 personas. Nunca pensó que se subiría en una de ellas.

El funicular fue inaugurado en el 2010 para que los vecinos pudiesen transportarse de manera rápida y segura, una alternativa a laberínticas escaleras que condenaban al aislamiento y dificultaban el traslado de personas con problema de movilidad.

En el Barrio de San Agustín, cerca del centro de Caracas y donde antaño reinaba la basura y por doquier deambulaban jóvenes armados que habían hecho del delito su fuente de ingresos, ahora reina la esperanza y la convicción de que el arte y la cultura son capaces de transformar incluso al peor de los delincuentes.

Por décadas sus habitantes se han esforzado en demostrar que su modo de vida sencillo, donde prolifera el arte callejero, la buena comida y la música bailable como la salsa y el son cubano, no sólo son fuentes de alegría en medio de la adversidad, sino que sirven como atractivos para visitantes nacionales y extranjeros, así como una vía para brindar mejores oportunidades a sus hijos y de paso ayudar a reducir la criminalidad.

Ellos han convertido su pequeña parroquia, de apenas 1,7 kilómetros cuadrados, en un destino turístico con grandes potencialidades.

El tour “me parece una buenísima experiencia”, dijo a The Associated Press Yaritza Vegas, una caricaturista de 46 años que completa el presupuesto familiar vendiendo pasteles de maíz rellenos de carne con ensalada en el barrio.

El “Cumbe Tour” —un nombre que alude a un término de origen africano que significa cerro, altura, monte y que en tiempos de la colonia servía de refugio a los esclavos fugitivos que buscaban ser libres– “es la ruta de turismo cultural”, refirió Reinaldo Mijares, un residente de 54 años, que preside la fundación 100% San Agustín y director del teatro Alameda de la comunidad.

“Cuando vienes a esta ruta te podrás (encontrar) con la gastronomía del barrio”, signada en particular por la cultura culinaria de Barlovento, una región frente a las costas del Caribe y donde por siglos se ha cultivado uno de los granos más preciados de la industria chocolatera mundial y donde la prosperidad de las haciendas de cacao logró combinar lo mejor de la gastronomía y música española con sus equivalentes africanas y la fuerza trabajadora en las plantaciones.

Sus guisos conquistaron los más exigentes paladares en esta nación sudamericana y suele degustarse en el barrio con el acompañamiento de los tambores, que invitan al baile y dejan en el olvido las diferencias sociales.

“San Agustín tiene de especial que es una mezcla, que genera una gran diversidad en su conformación histórica”, acotó Mijares. El barrio se formó a partir de las migraciones internas que se dieron en Venezuela con el desarrollo de las ciudades por la explotación del petróleo desde principio del siglo XX, y particularmente en las décadas de 1950 y 1960, cuando llegaron al sector personas procedentes del centro, oriente y occidente del país, “sobre todo llegó mucha gente de Barlovento con su música” y tradiciones de raíz africana.

Por ser una de las parroquias más pequeñas de Caracas, todos los lugareños se conocen y eso ha facilitado la integración, resaltan.

El tour permite demostrar que la barriada está llena de gente talentosa y trabajadora, que ha mejorado sus condiciones de vida mediante la promoción de la actividad cultural y musical, según Mijares.

La gente de San Agustín entiende que el arte y la cultura son “una herramienta que ha marcado la vida de este barrio. Es desde allí que hemos logrado bajar los niveles de violencia criminal”, agregó con orgullo.

Antiguos delincuentes que azotaban la parroquia en la década de 1990 –cuando San Agustín figuraba entre las tres parroquias más peligros del país– lograron transformarse en promotores del arte, el deporte y los valores familiares.

Una de esas bandas ahora es un club deportivo de “gente que está trabajando por los niños” y desde su “conocimiento del territorio, ha logrado cambiar su realidad propia y la de todo su sector”, añadió Mijares, quien destacó que eso se logró por la toma de “conciencia” de esos jóvenes, sin necesidad de acuerdos, treguas o sangrientos enfrentamientos con la policía.

En contraste, no muy lejos de San Agustín, en una barriada conocida como a la Cota 905 —una zona montañosa semejante y tamizada de casuchas construidas en su mayoría con materiales de desechos— operaba hasta el mes pasado una de las mayores bandas delictivas del país que mantenía azotados a sus vecinos y otras comunidades de la capital venezolana.

Por años la Cota 905 estuvo bajo control de la banda de “El Koki”, que fue desarticulada entre el 7 y 9 de julio tras un sangriento enfrentamiento entre delincuentes y más de 2.400 funcionarios de seguridad, que fueron desplegados para someter a criminales que a diario hacían uso de armas de guerra como granadas, fúsiles y hasta bazucas para cometer sus fechorías.

Visitar un barrio como San Agustín para algunos es una oportunidad única para conocer a personas separadas por el muro invisible de la inseguridad y descubrir que mientras en sectores acaudalados muchos temen caminar en los alrededores de su casa, la gente en este barrio pobre se reúnen en las calles y los niños juegan alegremente en cualquier esquina.

“Me encanta el hacer turismo en un barrio porque es una cultura que uno realmente no conoce, uno siempre está metido en Caracas como en una burbuja y queríamos conocer un poco cómo es su gente y cómo es su arte”, dijo Elena Rodríguez, una profesora de historia del arte, de 61 años, que hizo el recorrido junto a varias amigas.