irán archivos - Runrun

irán

Gobierno de Irán está dispuesto a enviar más cargamentos de gasolina a Venezuela
La producción petrolera en Venezuela se ha desplomado de 3 millones de barriles diarios hace una década hasta 620.000 barriles en la actualidad, según datos de la Opep

Este lunes 1 de junio, el Ministerio de Exteriores de Irán dijo que el gobierno enviará más cargamentos de combustible a Venezuela si la administración de Maduro así lo requiere, pese a las presiones de Estados Unidos para evitar este comercio.

“Si el gobierno venezolano pide un nuevo cargamento, lo enviaremos a ese país”, subrayó el portavoz de Exteriores, Abás Musaví, al ser preguntado al respecto durante una rueda de prensa.

El portavoz insistió en que ese comercio entre Irán y Venezuela es “legítimo” ya que ambos países están “bajo sanciones unilaterales y crueles de Estados Unidos que ningún país está obligado a cumplir”.

Irán ha enviado cinco buques cargados con 245 millones de litros de gasolina, que han llegado a los puertos venezolanos sin incidentes, pese a que Washington advirtió a gobiernos, puertos, empresas transportistas y aseguradores que podrían enfrentar medidas si ayudan a los petroleros.

La tensión entre Irán y Estados Unidos ha escalado desde que en 2018 Washington se retiró de modo unilateral del acuerdo nuclear con Teherán y volvió a imponer sanciones al país persa, incluso en las exportaciones de petróleo.

*Con información de Deutsche Well

 

La teoría de la dependencia, hecha realidad, por Alejandro Armas

@AAAD25

Todas las formas de humor tienen manifestaciones banales y “serias”. Esto último no es un oxímoron. El humor “serio” es aquel que mueve a risa y al mismo tiempo invita a reflexionar sobre un asunto de interés público, por lo general de manera crítica. Los memes no son la excepción. Por estos días se ha vuelto especialmente popular un meme que satiriza las fallas o vicios de alguna identidad (nacional, profesional, ideológica, etc.), al contrastarlos con las fortalezas y virtudes de las que esa identidad gozó en el pasado. No sé si alguien ya lo hizo, pero me parece pertinente dedicar dicho meme a los militantes de la extrema izquierda contemporánea, aquellos que salivan por regímenes políticos muy ajenos a sus principios filosóficos, como la Rusia de Putin o el Irán de los ayatolas. Recordemos que este último es una teocracia basada en el fundamentalismo islámico chiita. En otras palabras, es un gobierno de sacerdotes. Mientras que Marx y sus adeptos en el siglo XIX criticaban visceralmente toda religión, sus herederos en el siglo XXI no tienen reparos en alabar la dictadura de Teherán, que por cierto ha perseguido y asesinado a miles de socialistas iraníes.

En Venezuela, el régimen chavista ha llevado este elogio a los niveles escandalosos que tanto lo caracterizan. El pabellón iraní fue izado en el 23 de Enero, el bastión de los mal llamados “colectivos”. También apareció de pronto en los perfiles de redes sociales dedicados sistemáticamente a la propaganda chavista, junto con loas al Estado que la bandera representa. El himno nacional de la república islámica sonó en Venezolana de Televisión. Por supuesto, detrás de tanta cursilería sobre la “unión solidaria de los pueblos” hay algo en esencia material: la llegada de tanqueros remitidos desde el Golfo Pérsico hasta el litoral de Carabobo y la Península de Paraguaná, llenos de gasolina.

Al chavismo le urgía una narrativa propagandística para, por enésima vez, explicar lo inexplicable ante sus seguidores. Irán fue al “rescate” de una Venezuela que tiene las mayores reservas de petróleo del planeta pero que se ha quedado sin combustible. Recientemente esta columna se dedicó a repasar las causas de semejante absurdo, que en resumen consisten en una ineptitud y una rapacidad insondables en el manejo de la industria petrolera durante los últimos 21 años, con el resultado de unas refinerías devastadas e incapaces de cumplir con sus funciones. La elite chavista sabe muy bien que el hecho de que un país históricamente exportador de petróleo como Venezuela dependa de importaciones para que la gente pueda llenar los tanques de sus carros es una humillación grotesca. No le importa. De todas formas lo celebró con toda pompa. No en un mensaje dirigido solamente a los fanáticos que le aplauden todo, sino también a la enorme mayoría de venezolanos hastiada de tanta afrenta. “Sí, mandamos a la porra todo lo que alguna vez causó satisfacción patria y le rendimos pleitesía a unos impresentables con tal de que nos den lo que necesitamos para (mínimamente) arreglar este desastre. ¿Y qué? Ustedes no pueden hacer nada al respecto”. El objetivo es la quiebra moral de quienes se niegan a vivir para siempre en estas condiciones.

Lo que el chavismo por supuesto no dice es que, por mucha “unión solidaria de los pueblos” que haya (cosa que podemos traducir de su neolengua al castellano como “alianza de odio a la democracia republicana”), en realidad la ayuda tiene un precio. A finales de abril, la agencia Reuters reportó que el régimen chavista ha estado sacando oro de las bóvedas del Banco Central de Venezuela para usarlas como pago para la reparación de las refinerías. Al poco tiempo, Bloomberg informó que a Irán fueron entregadas nueve toneladas de metal precioso, valoradas en 500 millones de dólares, como pago por este servicio de refacción.

Un buen y sagaz amigo, Paulo Sosa, acertadamente comentó por estos días que, pese a tantas apelaciones a la teoría de la dependencia, el chavismo terminó reduciendo a  Venezuela a una situación en la que los vicios criticados por esta teoría se manifiestan al extremo. Los progenitores ideológicos del chavismo son principalmente individuos que fueron jóvenes en los años 60 y 70 y que desde esa etapa temprana de su vida militaron en la extrema izquierda. Como tal, estuvieron bastante influenciados por las tesis que se popularizaron entonces en esa corriente de pensamiento. Por eso el discurso chavista es tan anacrónico. Nunca superó la Guerra Fría. Se limitó a tomar todo ese cóctel ñángara que ya para finales del siglo pasado era bastante caduco y a empaquetarlo en el populismo laclausiano y pretendidamente “bolivariano” de Chávez.

En el estudio de las relaciones internacionales, el paradigma que cobró especial relevancia entre los intelectuales de izquierda en los 60 y los 70 fue la teoría de la dependencia. Enunciada por Immanuel Wallestein, entre otros, esta teoría estuvo a su vez influenciada por la ortodoxia marxista-leninista y, sobre todo, por los planteamientos de Lenin sobre el imperialismo como “fase superior del capitalismo”. En resumen, sostiene que el mundo se puede dividir entre un “núcleo” y una “periferia”. El núcleo está conformado por países ricos y desarrollados, en los que el capitalismo industrial alcanzó su apogeo, mientras que la periferia la integran las naciones pobres y subdesarrolladas. El núcleo domina política, económica y culturalmente a la periferia, la explota y se opone tajantemente a su desarrollo, porque ello acabaría con la relación desigual. De hecho, el núcleo debe buena parte de su prosperidad, si no es que toda ella, a la explotación parasitaria de la periferia. Las naciones ricas se aprovechan de su superioridad económica y militar para imponer a las pobres unas reglas del juego internacional en las que estas últimas siempre salen perdiendo. Resguardadas por ese poder castrense, las empresas privadas del núcleo se instalan en la periferia y extraen sus recursos naturales, que luego envían a sus respectivos países para procesarlos industrialmente. Luego otras empresas del núcleo exportan los bienes terminados a la periferia. Todo ello con la colaboración de oligarcas locales, únicos beneficiarios periféricos del sistema. El ciclo se perpetúa ad infinitum.

Entre México y la Patagonia, la teoría de la dependencia se volvió enormemente popular entre los militantes de izquierda gracias a la publicación, en 1971, de Las venas abiertas de América Latina, de Eduardo Galeano. Un libraco insoportable que hasta su autor lo desechó en una etapa más madura de su vida. Sin embargo, es una obra esencial para entender el bagaje ideológico del chavismo, puesto que una parte sustancial de su discurso es un calco de ella. Así, la Venezuela anterior al chavismo es descrita como una “colonia” de Estados Unidos, condenada por el imperialismo al subdesarrollo (muy a pesar de que los gobiernos democráticos inicialmente se plegaron a una política de industrialización por sustitución de importaciones que más bien limitó el acceso de productos foráneos al mercado venezolano, con consecuencias, a propósito, no siempre positivas para el consumidor). La revolución llegó para dar al traste con la dependencia y hacer realidad todo el potencial económico venezolano… O eso nos dijeron.

Venezuela nunca fue una potencia industrial. Pero hubo cosas que en las que, en democracia, fue plenamente autárquica, incluyendo la gasolina. Hoy no solo estamos importando lo que nunca produjimos, sino aquello de lo que alguna vez estuvimos repletos. Nunca antes dependimos tanto de las importaciones de bienes terminados como ahora. Estamos exportando oro por montón e importando gasolina. Me pregunto qué pensarían Wallerstein y Galeano si estuvieran vivos y vieran lo que unos devotos de su obra hicieron con un país en el Caribe del que se apoderaron. Y a usted, amigo que lee estas líneas, si tiene que hacer pronto otra cola para surtir, le recomiendo que se busque un libro para entretenerse mientras espera en su automóvil. De preferencia, uno que no sea Las venas abiertas de América Latina.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Irán... ¡y volverán!, por Laureano Márquez P.

@laureanomar 

Es nuestro deber conocer un poco más de Irán, familiarizarnos con el país, con su sistema político, con su religión, con sus costumbres y no diré con su idioma, porque allí la cosa se complica.

Aunque usan el mismo alfabeto arábigo, la lengua que se habla en Irán es completamente diferente al árabe, pero, en todo caso, suponemos que las instrucciones y directrices vendrán en español.

Uno -equívocamente- suele englobar todo el Medio Oriente bajo la denominación de árabes. Para medio orientarnos, allí coexisten muchas culturas. Irán, por ejemplo, tiene como grupo étnico mayoritario el persa. Sí señor, la legendaria cultura persa que alguna vez intentó conquistar a occidente y fue contenida por los antiguos griegos en las llamadas guerras médicas, no porque en ellas participaran los profesionales de la medicina, no, el nombre tiene que ver con los “medos”, un antiguo pueblo de Persia, con el que los griegos denominaron la los invasores.

Las polis griegas, que eran independientes unas de otras, se aliaron para derrotar al enemigo común. Las batallas fueron memorables y cambiaron el destino de la cultura occidental: Termópilas, donde el general espartano Leónidas, con sus 300 valientes, defendió el estrecho paso del mismo nombre. Ya el oráculo había dicho que o los persas someterán a Esparta o moriría un rey. Leónidas entendió el mensaje y escogió para que le acompañasen en la irreversible aventura  solo a soldados que  tuviesen hijos. Ya lo dijo Churchill: “nunca tantos debieron tanto a tan pocos”.

También la batalla de Maratón (el nombre viene del lugar donde se desarrolló) y de allí también la denominación del maratón que se corre hoy en día rememorando a Filípides, el corredor que supuestamente recorrió los 42 kilómetros que separan el campo de Maratón de Atenas. Había que avisarles a las mujeres de la ciudad, porque si los persas ganaban ellas tenían instrucciones de matar a sus hijos y suicidarse para evitar el sometimiento y la deshonra que hoy día a otros tanto agrada y celebran.

Parece que de lo del maratón de Filípides es una exageración, de lo que sí quedó constancia es que recorrió corriendo los 225 kilómetros que separan el lugar de la batalla de Esparta (¡qué decepción! ¿no?), para pedir refuerzos .

Otra gran batalla fue la de Salamina, una contundente victoria naval contra la inmensa flota persa, gracias a la brillante estrategia (del griego “strategos”, que quiere decir general) de Temístocles. Jerjes contempló la destrucción de sus portapersas y la derrota fue tal que el invasor tuvo que bajar la persiana de sus ambiciones de conquistar el mundo y los barcos persas, hasta el sol de hoy, no se habían atrevido a retar de nuevo a occidente.

El Irán actual, desde el derrocamiento del último Shah Mohammad Reza Pahlevi en 1979, es lo que se denomina una teocracia, que es aquella forma de Estado en la que se juntan el poder político y el religioso.

La religión oficial es el islam en su corriente chiita, así que nunca está de más saber orientarse hacia el lugar donde se encuentra La Meca, porsia.

En el sistema político iraní, puede decirse que -como en la Venezuela de Gómez- “aquí vive el presidente y el que manda vive enfrente”. Aunque hay un presidente de la república electo, el poder real lo ejerce la autoridad religiosa. Durante mucho tiempo (hasta su muerte) el célebre  ayatolá Ruholá Jomeini y hoy día el ayatolá Alí Jamenei (entre Jomeini y Jamenei, la diferencia no es más que el uno se llama Alí y el otro Ruholá).

Menester es decir que frente a la imagen de sometimiento que se tiene de la mujer en el medio oriente, la mujer en Irán goza casi de los mismos derechos que el hombre, que tampoco goza de muchos, por lo cual la situación es bastante igualitaria.

Muchas más cosas podrían decirse, pero mejor que cada uno investigue, mientras se pueda.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Borges: Irán viola resolución de la ONU por apoyar terroristas en Venezuela
Borges indicó que en el Medio Oriente, por medio de la Aerolínea Mahan Air, Irán también violó la resolución

Julio Borges, comisionado presidencial para las Relaciones Exteriores, afirmó que Irán viola una resolución de la ONU por apoyar “terroristas” en Venezuela.

De acuerdo con Borges, se trata de la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU, que supuestamente Irán viola al fomentar grupos terroristas y extremistas en Venezuela.

A través de un comunicado, Borges señaló que Mahan Air, la aerolínea de Irán que ha volado en los últimos días de Venezuela, ha servido para traficar armas a varios países del Medio Oriente.

“Irán viola la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU al apoyar con armas grupos terroristas y extremistas en Venezuela”, advirtió Borges.

Asimismo, agregó: “Este régimen está haciendo lo mismo que hizo en Siria, Irak y Líbano, desde nuestro país busca subvertir la paz y seguridad de toda América Latina”.

Por otra parte, Borges indicó que en el Medio Oriente, por medio de la Aerolínea Mahan Air, Irán también violó la resolución.

“Irán ha violado la resolución en varias oportunidades en el Medio Oriente al traficar armas para grupos iraníes en varios países”, acotó.

 

“La aerolínea que ha servido para estás operaciones es Mahan Air, la misma que ha hecho más de 17 vuelos a Venezuela desde el mes pasado”, sumó.

Además, señaló que la región debe prender las alarmas sobre el papel de Irán en Venezuela, pues a su juicio no se trata de una alianza económica, sino de un vínculo para apoyar el terrorismo.

Con información de El Pitazo

El tanquero que fue custodiado por la Armada y la Aviación Militar Bolivariana

 

El ministro de Petróleo venezolano, Tareck El Aissami, anunció la noche de este sábado, 23 de mayo, el arribo del Fortune, el primero de los buques iraníes que trasladan combustible a Venezuela.

La información la publicó poco antes de las 9:00 pm, cuando afirmó que la embarcación ya había ingresado a la Zona Económica Exclusiva de Venezuela.

 

 

 

Aunque el titular de Petróleo habla en plural de los buques, la página de la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) afirmó que solo se trataba de un tanquero que fue custodiado por la Armada y la Aviación Militar Bolivariana.

La Embajada de Irán en Venezuela también aclaró en un mensaje en Twitter que se trataba de una sola embarcación.

En total, son cinco buques iraníes: Fortune, Petunia, Forrest, Faxon y Clavel. Se espera que los restantes lleguen entre mediados y finales de la próxima semana y traigan en total 1,5 millones de barriles de combustible valorados en 45,5 millones de dólares, de acuerdo con la agencia Associated Press.

A lo largo de la tarde, tanto El Aissami como el Comandante Estratégico Operacional de las Fuerzas Armadas, Remigio Ceballos, habían saludado la próxima llegada de los buques iraníes cargados de gasolina. 

Esta es la primera vez que Irán exporta combustible a Latinoamérica. Las embarcaciones llegan al país en medio de la peor escasez de gasolina sufrida en la nación petrolera, donde las plantas productoras de combustible están totalmente paralizadas como consecuencia de la debacle de Petróleos de Venezuela.

Amistades peligrosas, por Brian Fincheltub

@BrianFincheltub  

Si la dictadura madurista buscaba mostrarle a la comunidad internacional el peligro que representa para la paz y la seguridad mundial, lo ha hecho muy bien. La estrecha alianza con el régimen iraní no podría ilustrar mejor lo que desde hace mucho tiempo han venido alertando varias voces dentro y fuera del país: Venezuela se ha convertido en refugio de terroristas.

Sí, decimos terroristas porque no hay que olvidar quiénes son los que hoy sirven de “Guardianes de la revolución” y la calificación que han recibido por parte del gobierno de los EE. UU.

Con Irán, más allá de compartir el carácter común de miembros de la OPEP, hay pocos lazos históricos y culturales que nos unen. Pero cuando miramos la situación política en ambos países nos damos cuenta de las enormes similitudes, que están lejos de ser puras coincidencias.

Chávez, en su afán por convertirse en el bastión mundial contra “el imperialismo”, supo arrimarse a los enemigos naturales de los estadounidenses, que no necesariamente debían ser nuestros enemigos, pero tampoco nuestros “mejores” aliados. Lo hizo con Cuba, con Rusia, China, con la Libia de Gadaffi, el Irak de Hussein y por supuesto, lo hizo con Irán.

Aunque en el camino algunos dictadores han pasado a “mejor vida”, otras amistades no solo quedan intactas, sino que se han fortalecido en la tragedia que significa para la dictadura islámica y la madurista estar aisladas del mundo.

Si hay dos países que no tienen prácticamente nada que perder al estrechar sus relaciones son estos dos. De allí que seamos testigos impotentes de lo que ocurre en nuestra Venezuela.

Aviones van y vienen de Irán a Venezuela en momentos donde se supone el espacio aéreo está cerrado. Nadie sabe con exactitud qué o quienes van a bordo, o al menos casi nadie.

El mundo los vigila desde hace mucho, y lo que la dictadura madurista ha logrado es que hoy esta vigilancia se haga con mayor énfasis. No es bueno decirle al enemigo cuando este se equivoca, por ejemplo, nadie le alertó a Soleimani y todos conocemos su final.

Venezuela será liberada y, desde el día uno, también nuestro territorio. Con la ayuda de una Fuerza Armada, al servicio de la defensa de nuestra soberanía, desalojaremos de suelo nacional a todo grupo irregular contrario a nuestra tradición pacifista y democrática.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Van 95 casos confirmados y 15 muertos por la enfermedad en Irán

 

El viceministro iraní de Salud, Iraj Harirchi, y el diputado reformista Mahmud Sadeqí están contagiados de coronavirus, según anunciaron ellos mismos, mientras que en el país han muerto ya 15 personas por la enfermedad COVID-19.

“Desde ayer tenía fiebre, mi primera prueba a última hora de anoche salió positiva y desde entonces estoy aislado. Hace unos minutos me confirmaron que la prueba final también ha dado positivo”, explicó Harirchi en un vídeo.

El viceministro indicó que ya está recibiendo tratamiento y que su estado “en general no es malo” y que espera que la fiebre remita y pueda volver a su trabajo más adelante.

“Quería asegurarles de que con el esfuerzo del Ministerio de Salud y con el apoyo de ustedes, del Gobierno y de todos los pilares del sistema seguro que en las próximas semanas tendremos éxito en la lucha contra este virus”, añadió.

Por su parte, el diputado Sadeqí, cuya candidatura a las elecciones parlamentarias del pasado viernes fue rechazada por el Consejo de Guardianes, informó en Twitter de que la prueba que le realizaron de coronavirus dio positivo y que tiene «pocas esperanzas» de sobrevivir.

Aprovechó en su mensaje para pedir al jefe del poder Judicial, Ebrahim Raisí, que permita a los presos políticos estar en estas circunstancias en libertad junto a sus familias.

Según las últimas cifras anunciadas hoy por el Ministerio de Salud, ha habido hasta ahora en Irán 95 casos de contagios por coronavirus, de los que 15 pacientes han muerto.

El viceministro de Salud participó ayer en una rueda de prensa junto al portavoz del Gobierno, Alí Rabieí, quien en su comparecencia de esta jornada parecía tener síntomas.

Arreaza espera iniciar una agenda de trabajo “de alto nivel, en los próximos días”

 

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, dio inicio a su agenda de trabajo de alto nivel en Irán, con una reunión con su par de la nación persa, Javad Zarif.

El ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores llegó a Teherán este domingo, con el objetivo de fortalecer las relaciones de hermandad y cooperación entre ambos pueblos.

Arreaza sostendrá encuentros con otras autoridades de dicho país para tratar temas de interés común, con miras a afianzar las alianzas estratégicas en los sectores comercial, industrial, agrícola y científico, según AVN. 

Arreaza desestimó el encuentro que sostiene este lunes el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo y el diputado a la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

A través de su cuenta en Twitter, el jefe de la diplomacia nacional aseveró que la estrategia de la administarción Trump y la oposición venezolana «fracasó».