Javier Bertucci archivos - Runrun

Javier Bertucci

Según Javier Bertucci, gobierno excarcelará a sindicalista Rubén González
Desestimó las informaciones en las que se aseguró que en la última liberación de presos políticos también habían presos comunes

El excandidato presidencial y líder del partido Esperanza por el Cambio Javier Bertucci se refirió el 14 de enero a los supuestos avances que dice ha tenido la “mesita” de negociación que grupos minoritarios de la oposición mantienen con el régimen de Nicolás Maduro.

En entrevista a Globovisión el dirigente político recordó que gracias a las negociaciones que mantienen con personeros del régimen se ha logrado la excarcelación de presos políticos. En este sentido, anunció que en los próximos días habrán nuevas liberaciones de presos políticos y que se espera se consume la del sindicalista Ruben González, “como parte de los acuerdos de la mesa de diálogo”.

“Esperamos que Rubén González sea liberado en los próximos días. Llevamos las conversaciones adelantadas y estamos casi seguro que será liberado. Conozco a Rubén, a la familia y si se cometió un tipo de error están dispuestos a cambiar y a ajustar. Tratamos de tener contacto con los liberados y que no regresen al carácter violento, sino que si se hacen protestas se realicen en paz y no caigamos en la provocación de la violencia”, matizó.

Bertucci desestimó las informaciones en las que se aseguró que en la última liberación de presos políticos también habían presos comunes. El presidente de Esperanza por el Cambio, argumentó que dos de las tres personas que fueron señaladas de pertenecer a una banda delictiva son ciclistas y líderes en su comunidad, precisó que fueron privados de libertad por un altercado con autoridades locales.

Por otra parte, matizó que hay algunos presos que violaron la constitución y constituyeron hechos de violencia. “Cuando destruyen bienes del estado, no es protesta sino vandalismo”, agregó.

La dos AN

Javier Bertucci consideró que los rectores del nuevo Consejo Nacional Electoral serán designados por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y no por la Asamblea Nacional, como lo establece la Constitución, porque a su juicio “la omisión legislativa es obvia”.

En entrevista a Globovisión el político venezolano señaló que dentro de la AN hay un conflicto entre sectores de la oposición, esto tras el golpe de Estado que disputados aliados al chavismo dieron al Parlamento al autojuramentarse como junta directiva el 5 de enero.

Bertucci destacó que es necesario que exista un consenso político entre todas las toldas para que, cuando ocurra una eventual designación de rectores del CNE por parte del TSJ, se pueda hacer un Poder Electoral “muy potable” y así poder asumir las elecciones parlamentarias, “que esperamos se haga el último trimestre de este año”.

En ese sentido, destacó que lo “ideal” sería que la designación de los rectores saliera de este acuerdo entre organizaciones políticas, pero que el mismo pueda ser inclusivo y que dicho nombramiento debe representar a todos los venezolanos para que de esta forma “exista la confianza y se sientan atraídos a participar en las elecciones”.

A su juicio, “es posible” que algunos de los rectores que están en el CNE sean ratificados. Sin embargo dijo no creer que Tibisay Lucena integre el nuevo Poder Electoral. “No sé si el Gobierno, porque tiene derecho a poner algunos rectores, va a dejar alguno de los que están”, sostuvo.

El excandidato presidencial también hizo referencia a la exigencia que hizo el Máximo Tribunal a los diputados Luis Parra, Franklyn Duarte y José Gregorio Noriega de entregar un informe y las listas que los validarían como la junta directiva de la Asamblea Nacional para el periodo 2020 – 2021.

“Creo que la acción del TSJ de pedirle a la directiva de Parra la lista del quórum es lo correcto, ahora bien, apostamos por un nombramiento de un nuevo CNE. Actualmente ninguno de los grupos posee las 2/3 partes, por lo tanto, la omisión legislativa es obvia y va a tener que ir al TSJ. Espero que lleguemos a un acuerdo entre los partidos políticos y hacer que este nuevo CNE sea muy potable”.

Javier Bertucci también anunció que viajará a Estados Unidos (EEUU) y luego a otros países como México y naciones de Europa con el objetivo de buscar ayuda de alto alcance, pues “hasta el momento no veo un apoyo internacional importante que ha logrado Guaidó y su grupo” sobre todo en la parte social.

¿Hay presos comunes en la lista de presos políticos excarcelados?
Según información publicada en la web, tres de los que aparecían en la lista pertenecían a la banda delictiva “Alirio Cara Cortá”

El lunes 6 de enero el excandidato presidencial Javier Bertucci anunció vía Twitter la excarcelación de 14 “presos políticos”, como resultado de las negociaciones con el régimen.

Sin embargo, el Foro Penal Venezolano (FPV) denunció que en ese listado hay presos comunes, además de personas que ya tenían boletas de excarcelación.

De acuerdo con lo reseñado por el portal Noticia Al Minuto, tres de los 14 incluidos en la lista efectivamente son presos comunes.

Se trata de Renzo Fuenmayor Miquilena, Jesús María Ocando Duarte y Nataly Aurora Gallego Pereira,  encarcelados en Rosario de Perijá, Estado Zulia, en junio del 2019.

El portal destaca que los mencionados violaron la Ley Orgánica de Extorsión y Secuestro. Los tres eran miembros de la banda “Alirio Cara Cortá”.

Por su parte, el portal EsPaja.com realizó una búsqueda en internet para verificar los motivos de detención de los demás excarcelados.

Jesús Medina Ezaine, Manuel Bernardo Chacín, Jormanth Joseph Linares Ramírez, Michel Alfredo Vargas Camacho, Jesús Lira, María del Carmen Herrera, Luis Carlos Barrios Orozco.

Emilio Boulanger Cova, Carlos Eduardo Marrón Colmenares, Renzo Fuenmayor Miquilena, Nataly Gallego Pereira, Jesús María Ocando, Rafael González Meregote, Nelson Guzmán Castellano también aparecen en el listado.

Lea más en EsPaja.com

Anuncian que fueron otorgadas medidas cautelares para 14 presos políticos
En la lista aparecen 14 nombres de presos políticos, incluyendo al reportero gráfico Jesús Medina Ezaine

La diputada Maribel Pérez, militante del partido minoritario Cambiemos, anunció en su cuenta de Twitter que 14 presos políticos recibieron medidas cautelares este lunes 6 de enero.

Según explicó Guédez, esta acción corresponde a las discusiones que el régimen oficialista mantiene con algunos sectores que se califican como opositores.

Entre el listado publicado por la parlamentaria figura el nombre de Jesús Medina Ezaine, fotoperiodista de Dólar Today cuyo centro de detención era El Helicoide.

Otros que habrían recibido medidas cautelares son: Manuel Bernardo Chacín, Jormanth Joseph Linares Ramírez, Michel Alfredo Vargas Camacho, Jesús Lira, María del Carmen Herrera, Luis Carlos Barrios Orozco.

Emilio Boulanger Cova, Carlos Eduardo Marrón Colmenares, Renzo Fuenmayor Miquilena, Nataly Gallego Pereira, Jesús María Ocando, Rafael González Meregote, Nelson Guzmán Castellano también aparecen en el listado.

La información también fue difundida en Twitter por Javier Bertucci, excandidato presidencial: “Continuaremos abogando para que más venezolanos se reencuentren con sus familias”, expresó.

Por otra parte, unas horas antes de anunciarse esta noticia, el exgobernador del estado Lara Henri Falcón anunciaba en sus redes sociales que para su partido Avanzada Progresista finalizaría el diálogo sin la liberación de presos políticos.

Descartó que el diputado Juan Requesens integre la lista de los posibles presos políticos excarcelados. Sin embargo, dijo que en este proceso se evaluarán casos por prioridad

Alrededor de 60 presos políticos podrían ser excarcelados en el transcurso de diciembre como parte de los acuerdos entre partidos minoritarios de oposición y el chavismo, adelantó el excandidato presidencial Javier Bertucci, quien participa en estas conversaciones.

Bertucci detalló que entre los posibles beneficiados de esta medida se encuentra el sindicalista Rubén González, cuya liberación califico de «urgente» debido a su delicado estado de salud.

«El caso del señor Rubén es de carácter humanitario, y los de muchos otros de los que hemos estado hablando», expresó el también presidente del partido Esperanza por el Cambio en una entrevista concedida al portal Venepress.

Entretanto, descartó que el diputado a la Asamblea Nacional (AN) Juan Requesens integre la lista de los posibles presos políticos excarcelados. Sin embargo, dijo que en este proceso se evaluarán casos por prioridad.

De acuerdo con Bertucci, se trataría, entonces, de personas con problemas de salud y aquellos que tienen boletas de excarcelación y todavía se encuentran detenidos.

«A ellos tienen que liberarlos de manera inmediata. Pero hay casos en que se ha comprobado que cometieron delitos y esos no se están negociando», aseveró.

En castellano, que, guste o no, es el idioma que hablamos, los diminutivos pueden utilizarse como expresión cariñosa, cordial, cálida y afectuosa, o pueden también recurrirse a ellos como forma de expresar desprecio, ofensa, descrédito y burla. Sólo el contexto en que se los utilice nos puede informar sobre el real significado de los mismos. A lo niños, usualmente se les llama usando los diminutivos de sus nombres, y ésta es una práctica amorosa y en ocasiones también para distinguirlos de algún adulto de la familia con el mismo nombre. Es corriente oír llamar a los varones Samuelito en vez de Samuel, Fernandito en lugar de Fernando, Gustavito en vez de Gustavo. Lo mismo ocurre con las hembras: Juanita, Carmencita, Teresita… 

Los venezolanos somos particularmente afectos al uso de los diminutivos en nuestras conversaciones usuales. Coloquialmente hablamos de un niñito, de un pedacito de torta, de andar despacito, de un juguetico, de un perrito… Pedimos una hojita de papel, un lapicito, una copita de vino, un cafecito, un permisito por favor. En todos estos casos se trata de una forma de suavizar el lenguaje, como ocurre cuando se nos reclama “y por qué no te pusiste una corbatica” o se habla de un viejito en lugar de un viejo. En otras ocasiones el diminutivo puede prestarse a dudas en relación con determinar la intención de quien lo utiliza, aunque, repito, la situación en la que se da su uso generalmente nos lo aclara. A este tipo pertenecen diminutivos como doctorcito, gordito y otros por el estilo.  

Pero, existe también el claro uso despectivo de los diminutivos. Cuando hablamos de una mujercita o de un hombrecito, le estamos dando al diminutivo un carácter peyorativo. Y eso es lo que ocurre cuando a la Mesa Nacional de Diálogo la llaman la “mesita”. Se pretende disminuirla ante otras reuniones de diálogo entre la oposición extremista y el gobierno, que supuestamente serían las “verdaderas mesas de diálogo, o quizás debamos llamarlas las “mesotas”. Aunque éstas no hayan servido para nada en el sentido de arrancarle algo al gobierno. Es decir, los fracasados de Santo Domingo y de Barbados, para no hablar de los otros diálogos también fracasados en que participaron, quienes han permitido con su estupidez e incapacidad que Maduro se atornille en el poder, creen tener el derecho de descalificar y ridiculizar a los otros. 

Los ridículos burlándose de supuestas ridiculeces. Quienes deberían tener vergüenza de asomar sus caras, luego del estrepitoso fracaso de sus políticas aventureras; los verdaderos colaboracionistas del régimen se permiten, con un cinismo de igual magnitud o mayor que el de Maduro, descalificar a quienes han logrado mucho más que ellos en mucho menor tiempo. Esto es más que inaudito, es grotesco y bochornoso. No existe en este momento ninguna otra mesa con la cual comparar a la Mesa Nacional de Diálogo. El único diálogo formal existente, con sus problemas y altibajos, es el de los partidos MAS, Soluciones, Avanzada Progresista, Cambiemos y Esperanza por el Cambio de Bertucci, con los representantes del gobierno. Diálogo que se da porque todos los venezolanos tienen derecho de participar en la política y ésta no es monopolio de nadie. Por lo menos todavía.

¿Quién se cree Julio Borges que es para enviar cartas descalificando a políticos venezolanos que actúan en el uso de sus derechos? ¿Por qué mejor no explica cómo financia los gastos en su mansión de Bogotá? ¿Quién le paga? ¿Por qué no envía una carta y le rinde cuentas al país, sobre cómo se han administrado los millones de dólares dados para la ayuda humanitaria? Pareciera que lo que quieren ahora es eternizar la situación actual, para seguir recibiendo millonarios recursos del Departamento de Estado y seguir, además, apropiándose de los recursos de CITGO. Debe ser muy sabroso para todos ellos, Guaidó incluido, poder disponer de millones de dólares para comprar conciencias, pagar mercenarios, organizar sus marchas, tener costosos vehículos y guardaespaldas y vivir con gran lujo. Nada que ver con las graves limitaciones y sufrimientos del pueblo venezolano. 

En este momento, y excluyendo a los altos funcionarios del gobierno, quienes más se benefician de que Maduro siga en la Presidencia de la República son esos opositores que reciben millones de dólares de EEUU, para supuestamente desestabilizar al gobierno. Los venezolanos deben percatarse de esta siniestra realidad. El extremismo opositor tiene un jugoso negocio que se perdería si Maduro deja de ser Presidente.   

 

@LFuenmayorToro

Los #Runrunes de Bocaranda de hoy 02.10.2019: ALTO: ¿PA´ LANTE & PA´ TRÁS?
ALTO
¿PA´ LANTE & PA´ TRÁS?: 

 

Tras retirarse abruptamente del diálogo auspiciado por el Reino de Noruega es el propio Maduro que ayer lanza esta declaración ante la prensa extranjera convocada a una rueda de prensa en la Cancillería: “Si Noruega nos convoca para reiniciar el proceso de diálogo iríamos inmediatamente”. Lo dice quien ordenó comenzar una negociación paralela y escondida con un grupúsculo de partido$s minoritario$ rompiendo las reglas estipuladas por el auspiciante de los encuentros en Oslo y Barbados. Mientras repetía que era “el presidente del diálogo político” se ufanó de tener una “mesa de diálogo nacional donde participan tres excandidatos presidenciales: Henri Falcón, Claudio Fermín y Javier Bertucci”. Resaltó el regreso del chavismo a la Asamblea Nacional – que consideran en desacato- como parte de este acuerdo firmado hace dos semanas y para “buscar caminos de paz con todos los grupos parlamentarios que tiene la oposición que están bien divididos”. Sin embargo, como la fábula del alacrán, el propio presidente que abre la puerta a un nuevo diálogo lanza estas perlas a los opositores de la legítima Asamblea Nacional: “Esa A.N. está hundida y no le sirve al país. El próximo año la Constitución nos obliga a hacer elecciones del parlamento… los diputados del PSUV volverán a solicitar una investigación ante la plenaria de la Asamblea Nacional sobre las fotografías publicadas de Juan Guaidó acompañado de paramilitares del grupo Los  Rastrojos”. 

Recordemos que la semana pasada los diputados de la bancada chavista solicitaron una modificación en el orden del día, para pedir incluir este punto pero fue rechazado por la mayoría de los parlamentarios. Solamente asistieron 38 diputados chavistas y 100 de la oposición. En lo que es una costumbre suya, por un lado dijo que le daba risa las sanciones impuestas por la Unión Europea a funcionarios de distintos cuerpos de seguridad del Estado por violar Derechos Humanos, el pasado viernes 27 de septiembre y por otro: “La Unión Europea está hundida en el fango, lo tiene hasta el cuello. Le tiendo mi mano a la UE, vamos a iniciar un diálogo respetuoso para superar nuestras diferencias”. Pero fue justamente por unas nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos a principios de agosto – donde se ordenaba el congelamiento de los bienes e intereses de Venezuela en Estados Unidos – que el régimen de Maduro decidió dejar de asistir a las reuniones de negociación con la oposición en Barbados, con la mediación de Noruega. La representación de la oposición ya ha ratificado que volverían también a Barbados siempre y cuando sea para que Maduro de una respuesta a la propuesta que se dejó en mesa sobre llevar a cabo elecciones presidenciales.

 
LAPIDARIA:

Supe de una conversa donde de manera informal demócratas opositores y gente del PSUV preocupados ante la gravísima situación de Venezuela decidieron sentarse a hablar e intercambiar visiones y asumir acciones destinadas a superar, primero, la crisis política, incluyendo el escenario montado por el gobierno con la Asamblea Nacional y la intención de nombrar un CNE desde el ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia, digo ilegítimo pues si ya reconocieron a la Asamblea Nacional electa en 2015 saben que desde allí -violando todos los reglamentos constitucionales- se autoeligieron sus magistrados. Desde el montaje del “desacato” con los diputados electos en Amazonas hasta las violaciones a sus derechos comenzando por su inmunidad parlamentaria constitucional, las detenciones y las persecuciones que han hecho a muchos salir del país para preservar su vida y la de los suyos. El hecho cierto es que ambas partes, con suma discreción, buscaban retomar ese diálogo truncado en Oslo y Barbados, apenas una hora antes de que Maduro anunciara su disposicion a reiniciarlo. Aunque remató más tarde “con otra oposición”. Algo que ni Noruega, la Unión Europea, el Grupo de Lima o Estados Unidos aceptarían. Hasta Rusia dejo en el limbo su apoyo a reuniones con “los opositores” sin especificar mucho, si son los originales de Oslo o los “contratados” oficiales. Ya habían refrescado la memoria haciendo referencia al truncado diálogo en República Dominicana donde se llegó con los puntos claros y se pedía el respeto y garantías a unas posibles elecciones legítimas. Truncado esfuerzo, también, por la negativa del gobierno a aceptar un marco electoral apegado a la ley. En vista del fracaso, el régimen monto las elecciones del 2018 pedidas por la ilegítima asamblea constituyente roja rojita. Partiendo de la coincidencia en torno a la crisis humanitaria de todos los sectores, estados y comunidades se atrevieron a comenzar un posible entendimiento entre las dos partes. Entre los aspectos conversados está la prioridad de elegir un nuevo Consejo Nacional Electoral en el que los cinco miembros principales sean individuos probos, independientes y sin parcialidad política determinada, en vez de aquellas propuestas de 2 y 2 apoyados por los partidos y uno independiente. Entienden que para que el país acuda a la cita electoral, para salir en paz de Maduro, se debe creer en la imparcialidad y seriedad del árbitro. Una frase repetida en dicha conversaciones fue esta: “No es viable un país así más tiempo”. Otra más apremiante: “Si no nos ponemos de acuerdo los civiles los militares tomarán el poder mas temprano que tarde. Recordemos que “una vez que asuman el poder harán las paces con países que van desde Estados Unidos a Rusia y desde China a Colombia”. Recordando a Luis Herrera Campins: “A a ponerse alpargatas que lo que viene es joropo”.

 

CAMPAÑA: 

Ante la asignación por parte del gobierno Trump de $52 millones al “gobierno interino” que encabeza Juan Guaidó, el régimen venezolano está presto a lanzar una campaña acusando a los demócratas criollos de robarse los dineros de la Nación, de PDVSA y de Citgo sin ninguna prueba, como acostumbran, que pueda darle veracidad a tal infundio. Ese dinero está casi comprometido en su totalidad a deudas pendientes de pago a distintos funcionarios y entes que han ayudado a la representación de Guaidó en sus actuaciones globales. También es notorio que los Estados Unidos a través de la USAID ejercerá un control, una contraloría, de ese dinero para presentar cuentas ante su Congreso. Solo un 14% puede utilizarse sin contraloría previa pero por el que se deben presentar todos los recaudos y registrarlos con su justificación. Hoy deberá la Asamblea Nacional asignar los primeros recursos para ser utilizados en la protección de los activos de Citgo y PDVSA amenazados por acciones judiciales de deudores que lucraron con los gobiernos de Chávez y Maduro y amenazan con mas acciones judiciales para despojar a Venezuela de dichos activos. Es una inversión, a pagar luego, para proteger la Nación.

 

 

 

Deseos no preñan, el refrán que se apega a las encuestas en Venezuela
La elevada abstención en la pasada elección presidencial echó por tierra los pronósticos de empresas de sondeo
Datanálisis reconoce que erró en el margen entre Henri Falcón y el ganador Nicolás Maduro
Directivos de encuestadoras alegan que era cuesta arriba predecir un resultado debido a que la elección no fue competitiva

 

@franzambranor

SI BIEN LA ABSTENCIÓN era un fenómeno esperado por las empresas encuestadoras, la desolación que se vio en la mayoría de los centros de votación durante la jornada electoral del pasado 20 de mayo hizo que los pronósticos se estrellaran contra la cruda realidad.

Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos dijo el pasado 12 de abril, en un foro organizado por Ecoanalítica que si los venezolanos votaban ese día en unas elecciones presidenciales, 25% lo haría por Henri Falcón, 22% por Nicolás Maduro, 8% por Javier Bertucci, 22% se abstendría y 23% no sabía.

Para el 26 de marzo, la empresa Consultores 21 reveló un sondeo en el que Falcón (28%) superaba por más de ocho puntos a Maduro (19,6%) en la intención de voto, los indecisos se ubicaban en 22,9% y los abstencionistas en 14,1%.

Otras firmas como Consulting Services (ICS) daban a Maduro como rotundo ganador con 55,9%, seguido por Falcón con 24,4% y Bertucci con 16,2%. Mientras Consultores 30.11 colocaba a Maduro arriba en las preferencias con 48,4%, a Falcón le concedía 36,3%  y a Bertucci 11,7% en un estudio llevado a cabo llevado a cabo entre el 26 de abril y 6 de mayo.

Dos semanas después y según cifras emitidas por el Consejo Nacional Electoral, Maduro fue reelecto presidente de la República con 6.190.612 votos, es decir con 67% de la participación de 9.132.655. Falcón obtuvo 1.917.036 votos (20.93%) y Bertucci 988.761 (10,82%).

Algunas empresas como Datanálisis, que anunció una concurrencia cercana a 40%, estuvo cerca a los niveles de participación emitidos por el CNE de 46,02%. Sin embargo el ausentismo en los centros de votación superó cualquier pronóstico, pese a que se esperaba una abstención por buena parte de la población.

Las encuestadoras justifican que los resultados del 20M discrepen de los números previos porque no había forma de vaticinar la cifra de participación que podía producirse. Ademas había que tomar en cuenta la escasa credibilidad en el CNE y las múltiples irregularidades que se denunciaron el día de la elección.

A juicio de Félix Seijas, el resultado del evento llevado a cabo el pasado 20 de mayo no significa que las encuestas hayan fracasado, por el contrario es la prueba de que Maduro posee un techo inferior a 30% y que quienes se abstuvieron de acudir a las urnas incidieron en el destino del candidato opositor Falcón.

Para el director de Delphos, la volatilidad es un elemento que incidió directamente en el más reciente episodio electoral en Venezuela. “La encuesta es un mecanismo de investigación muy sensible. En los sondeos hay un aspecto cuantitativo y otro cualitativo, uno no va sin el otro, sin la emotividad se está viendo la película a medias. Una persona pudo decir que tenía intenciones de votar, pero el día de la elección se levantó de la cama, no vio a nadie en los centros y eso le desestimuló”.

Seijas sostuvo que el voto en Venezuela es como una especie de virus que se propaga y en esta ocasión esa epidemia fue detenida por la convocatoria a no votar emitida por la Mesa de la Unidad Democrática y el Frente Amplio Venezuela Libre.

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, manifestó que hubo una mala interpretación de las encuestas porque la gente optó por la alternativa simple de hacer una sumatoria entre quienes estaban seguros de ir a votar, estimados en 31%, con el 30% de los que manifestaron la intención de concurrir a sufragar.

“Nunca dijimos que para estimar participación se sumaban los muy dispuestos con los dispuestos a votar, eso es como mezclar peras con manzanas”, enfatizó León.

El responsable de Datanálisis aseguró que no había forma de predecir con seguridad la participación en las pasadas elecciones y de eso iba a depender el resultado.

“Una encuesta arroja resultados muy distintos si consideramos la población general, sólo potenciales votantes o seguros a votar. En el pasado la correlación de resultados era con los muy dispuestos, pero esta elección fue atípica”, agregó.

Seijas indicó que en las tres últimas elecciones presidenciales (2006, 2012 y 2013) había votado 79% de los ciudadanos, un descenso drástico en comparación con las  de 2018.

“Mi impresión es que fue menos gente a votar de lo que incluso se dijo. Mientras menos fuera la participación más fácil era que Maduro ganara”, indicó Saúl Cabrera, directivo de Consultores 21, quien sentenció que basados en una encuesta hecha en marzo estimaban una participación cercana a 30% del registro electoral, pero luego de que se anunciase  una candidatura opositora esa cifra subiría dependiendo de la empatía del elector con esa figura y de la confianza en el proceso.

“La gente espera que haya al menos condiciones normales para votar, pero el gobierno irrespetó incluso todos los acuerdos que suscribió con los candidatos opositores y sus aliados internacionales. Hubo puntos rojos, publicidad excesiva, cadenas presidenciales, presión a empleados públicos, promesas de pago con el escaneo del carnet de la patria y pare usted de contar”.

Para Seijas, el fenómeno de la abstención es diverso y en el hemisferio se da en algunas ocasiones porque los ciudadanos consideran que la institucionalidad es elevada en sus países y se sienten confiados. “En Venezuela es totalmente contrario, el árbitro no transmite imparcialidad”.

Seijas también recalcó que la desconexión con la oposición pasó factura en estos comicios. Según Delphos, de 35% de apoyo duro que poseía el bando opositor en el primer semestre de 2017, hoy en día se ubica en 10%.

“La desconfianza en el liderazgo opositor, especialmente después de la elección de la asamblea nacional constituyente hizo que la disposición a votar se hiciera aún más volátil. El 20 de mayo pudo haberse presentado cualquier escenario, incluso un ambiente pro voto de última hora, pero sucedió el más previsible y perjudicial para la oposición”, confesó.

“Con una abstención elevada el mayor perjudicado iba a ser la oposición porque la misma MUD estaba llamando a no votar. La probabilidad de triunfo opositor, al menos en número de votos ejercidos, es directamente proporcional a la participación”, completó Luis Vicente León.

Cómo predecir lo impredecible

Luis Vicente León de Datanálisis alertó que una encuesta puede evaluar la intención de voto de un elector, pero no  medir las denuncias de fraude y ventajismo.

“Si la misma gente dice  que la del 20M no fue una elección competitiva ni democrática, entonces cómo una encuesta puede dar un resultado aproximado a la realidad. Entre las encuestas y el hecho de votar ese día habían tres elementos distorsionadores: la presión oficial, la dependencia económica y el miedo por saber por quién votó la gente”.

“Una cosa es lo que dicen los sondeos de opinión y otra es lo que arroja el CNE, lo cual es una dificultad muy grande para los encuestadores”, añadió Cabrera.

El director de Consultores 21 asegura que en condiciones normales, una encuesta debería ser capaz de arrojar un resultado cercano a la realidad. “Pero aquí tenemos que enfrentarnos a que el día de las elecciones hay denuncias de voto asistido o  que existe una maquinaria buscando gente para votar a última hora, nada de esas cosas se pueden tomar en cuenta con antelación”.

A juicio de Seijas, una estadística si quedó clara en la pasada elección presidencial y es que Maduro tiene un techo difícil de rebasar.

“Posee un tope de 27% y de ahí no va a subir y eso resulta de  75% que lo detesta y que jamás votaría por él. Por eso se empeña en no perder ese porcentaje y de ahí viene la iniciativa de ‘dando y dando’, cuyo mensaje es que si no votas por mi vas a sufrir más de lo que ya estás sufriendo para poder alimentarte”.

Por otro lado, León dijo que el apoyo a Falcón estuvo por debajo de lo que estimaba Datanálisis.

“La votación estimada de Falcón era mayor. Obviamente no se esperaba de ninguna manera su triunfo con alta abstención, eso es un absurdo. Pero la diferencia era mucho menor, lo que puede deberse al desgano por parte de sus seguidores o al manejo de mesas sin testigos el día de la elección”.

Le falta aceite a esa maquinaria

Cabrera de Consultores 21 expone que si bien Maduro se frotó las manos la noche del 20 de mayo celebrando “su victoria”, al motor electoral de los partidos Somos Venezuela, Psuv y demás aliados le faltó potencia para remolcar a sus simpatizantes.

“Los dispositivos para amarrar el voto fallaron. , Hablamos del  propio gobierno que dice que entre 14 y 15 millones de personas poseen carnet de la patria y 7 millones tienen el del Psuv. ?Dónde está ese apoyo?”, se pregunta el encuestador.

Seijas sostiene que si bien cada vez más personas dependen de las dádivas del gobierno como las cajas y bolsas de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), esos mecanismos han perdido fuerza a la hora de movilizar en función de favorecer una tendencia electoral.

“La gente siente que cada vez son menos atractivos y esto tiene que ver con la frecuencia, la calidad y con que utilizan todos esos beneficios como un chantaje electoral”.

Para Seijas la expectativa es determinante en campañas electorales. “Nadie vota por lo que le diste, sino por lo que le vas a dar. Hay gente que piensa que mientras Maduro se mantenga en el poder hay una esperanza de cristalizar el sueño de Hugo Chávez. Si Chávez compitiera hoy en una elección, volvería a ganar”.

La oposición y la ruta que no consiguen

Según León, no hay que ser un erudito para saber que la mayoría desea que haya un golpe de timón y el país se enrumbe hacia una eventual prosperidad.

“75% de la población quiere cambio, el problema es que no estaba convencida de votar el pasado 20 de mayo”, alertó.

“Cuatro de cada 10 personas piensa que las elecciones regionales se perdieron por la parcialidad del CNE”, expresó Cabrera de Consultores 21.

Paradójicamente, Cabrera indicó que el voto sigue siendo considerado como la principal arma de cambio para el venezolano.

“La gente quiere alterar la realidad que está viviendo actualmente de la manera más fácil, lo más incruento posible, algo que genere el mínino de angustia y eso solo se puede a través de una elección”.

Para Seijas, el clima de volatilidad empezó a incidir en la participación desde los comicios regionales de octubre de 2017.

“En el caso del estado Miranda, Carlos Ocaríz bajó una ventaja de 20% sobre Héctor Rodríguez a 11% en las últimas dos semanas y allí imperaron tres cosas: el oficialismo hizo una buena campaña -eso no hay que negarlo-, la expectativa positiva de que a Rodríguez si le iban a dar los recursos y por supuesto los mecanismos de presión, chantaje y ventajismo”.

Cabrera indicó que los candidatos de oposición que obtuvieron la victoria en las pasadas elecciones regionales, era porque estaban ganando las encuestas con una ventaja de al menos 20 puntos. “Ya está claro que en Venezuela para que la oposición pueda ganar una elección, la diferencia tiene que ser al menos de 10 puntos caso de Andrés Velásquez es la muestra de que ni teniendo actas en la mano, no hay garantías de que  el CNE vaya a adjudicar el triunfo”.

“La íltima encuesta sobre  Falcón en Lara lo daba ganador por 6 puntos, pero allí no pudieron recoger todas las actas, hubo amedrentamiento de miembros de mesa y entonces salió airosa Carmén Meléndez”

Afuera también se equivocan

No solo en Venezuela el resultado de las encuestas no coincide con la realidad posterior a una elección. También existen casos como el de Violeta Chamorro, quien sorpresivamente ganó la presidencia de Nicaragua en 1990 con 54,7% de los votos; la salida del Reino Unido de la Unión Europa a través del Brexit en 2016; el plebiscito sobre los acuerdos de paz en Colombia y la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, ambas también en 2016.

“Las encuestas son muy sensibles a los hechos de opinión y lo vimos recientemente en la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia. Uno veía al candidato de la Coalición Colombia, Sergio Fajardo acercándose a Gustavo Petro (Colombia Humana) poco a poco, tal vez si la campaña hubiese durado una semana más Fajardo hubiese llegado en segundo lugar en las votaciones y concurrido a segunda vuelta con Iván Duque (Centro Democrático) en vez de Petro”, dijo Cabrera de Consultores 21.

“Esto no es un fenómeno nuevo, las encuestas son una fotografía de un momento y a veces no coinciden con el momento de las elecciones. Han ocurrido triunfos inesperados como el de José Luis Rodríguez Zapatero en España en 2004, a quien nadie lo daba ganador. Incluso acá en Venezuela cuando Luis Herrera Campins se impuso a Luis Piñerua Ordaz en los comicios presidenciales de 1978”, sentenció León.

“En Estados Unidos es incluso más complejo porque hay colegios electorales, los estudios estuvieron bastante bien hechos, pero nadie se encargó de hacer esa medición cualitativa a la que me refiero”, indicó Seijas.

“Efectivamente Hillary Clinton sacó más votos totales que Trump, pero Trump ganó en más colegios electorales y en tres estados donde había empate técnico. No es que las encuestas se equivoquen, es que todos estos eventos han pasado uno detrás de otro”.

Encuestas de maletín

Félix Seijas, director de Delphos, no se atreve a decir si en Venezuela existen encuestadoras que tienden a favorecer una opción por conveniencia económica o incluso ideológica, lo que si aseguró es que hay empresas que aparecen solo en periodos electorales y posteriormente se esfuman.

El principal capital de este tipo de negocios es la confianza y eso se gana con el tiempo, un cliente que se percate que hay inconsistencias o que existe una tendencia que favorece cierto tipo de parcialidad, no te va a contratar más”, expuso.

“Un excelente indicador para saber si una encuestadora es fiable es el tiempo que tenga en el mercado y la cantidad de clientes”.

Falcón y MUD buscan una fórmula para la convivencia

 

Con las heridas aún abiertas, existen algunos esfuerzos individuales que buscan un entendimiento entre el ex candidato presidencial y la alianza opositora. “Al tener clara la política, cada quien decide si se incorpora o no”, apunta un vocero de Voluntad Popular que observa diferencias “irreconciliables”

@pppenaloza

 

Juntos pero no revueltos. El equipo del ex candidato presidencial Henri Falcón y factores de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) están explorando una fórmula para “convivir” más allá de sus diferencias y sin caer en los ataques y reproches mutuos.

“El acercamiento será muy lento”, comenta un diputado, que prefiere hablar de esfuerzos “particulares” antes que de un proceso de diálogo “formal” entre el exgobernador del estado Lara y la MUD. El antiguo secretario ejecutivo de la coalición, Ramón Guillermo Aveledo, el exalcalde de Petare, Carlos Ocariz, el expresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Pedro Nikken, y el periodista Vladimir Villegas estarían contribuyendo a tender puentes de comunicación.

“Algunos ‘buenos oficiantes’ están operando para bajarle el volumen a la confrontación”, revela un colaborador de Falcón que resguarda su identidad. De acuerdo con esta fuente, un planteamiento apunta a la coexistencia de “dos plataformas –Falcón y MUD- que podrían coincidir o no en ciertos temas, pero que buscarían mantener la cooperación entre ellas”.

En teoría, ambas partes convergen en la salida electoral. La alianza llamó a no participar en los comicios del 20 de mayo y ha exigido la convocatoria de un proceso con garantías para finales de año. El fundador de Avanzada Progresista (AP) sí se midió en la contienda, pero al final desconoció los resultados y propuso organizar una nueva votación para octubre.

Las heridas siguen abiertas. Falcón culpa a la MUD por su derrota electoral, señalando que la abstención facilitó la “trampa” del gobierno del presidente Nicolás Maduro. “Difícil recomponer una relación con quien cree que todo debe girar a su alrededor”, responde un miembro de la coalición, tras recordar que el líder de AP jamás aceptó someterse a unas primarias  y rompió los acuerdos unitarios.

Un dirigente de Voluntad Popular (VP) explica la complejidad del caso. “Falcón sigue en la onda del reclamo electoral y nosotros estamos en otra sintonía que tiene como fin producir el desconocimiento total del régimen tanto dentro como fuera del país. Son políticas irreconciliables, el desconocimiento pasa por denunciar el fraude electoral y entender la necesidad que tienen los venezolanos de salir de esta situación para tener comicios libres. Nosotros entendemos que Maduro es el obstáculo para las elecciones libres. Falcón y su entorno están en otra ruta. Al tener clara la política, cada quien decide si se incorpora o no”, expone el vocero de VP.

Las discrepancias son de fondo. Enrique Ochoa Antich, integrante del comando de Falcón, publicó en Twitter que “la nueva oposición, comprometida sin ambages con la ruta democrática, nos preparamos para las municipales y parlamentarias y para el diálogo y las negociaciones” con el gobierno. Un representante de Primero Justicia indica que sería muy complejo bregar por la reunificación si mañana el abanderado de AP aparece en Miraflores estrechándole la mano a Maduro como ya lo hizo el pastor Javier Bertucci.