cifras archivos - Runrun

cifras

Aumentan a 2.004 los muertos en China por nuevo coronavirus
El número de casos diagnosticados se ubicó hasta este martes en 74.185, de los cuales, 11.977 son graves

 

La Comisión Nacional de Sanidad de China reportó 2.004 muertos y 74.185 contagios del nuevo coronavirus en el país.

Las autoridades sanitarias chinas informaron de que, hasta la pasada medianoche, se registraron 11.977 casos graves, mientras que 14.376 personas sanaron.

Asimismo, la fuente añadió que hasta la fecha se les hizo seguimiento médico a 574.418 pacientes en contacto cercano con los infectados, de los cuales 135.881 siguen en observación.

De estos últimos, 5.248 son casos sospechosos de contraer el nuevo coronavirus, al que la OMS bautizó como SARS-CoV-2.

Las cifras oficiales suponen un aumento de 136 muertes respecto al día anterior. 132 de estas se certificaron en la provincia de Hubei, de la que Wuhan es capital y epicentro del brote.

Los cuatro fallecimientos restantes se distribuyeron entre las provincias de Heilonjiang, Shandong, Cantón y Guizhou.

La lista de nuevos infectados sumó 1.749 pacientes, de los cuales, 1.693 se encuentran en la provincia de Hubei.

Además, la Comisión agregó 1.824 nombres a la lista de pacientes que habían superado la enfermedad y habían sido dados de alta.

Hasta la fecha, todos los fallecimientos, menos cinco, en Taiwán, Japón, Francia, Filipinas y Hong Kong, ocurrieron en China continental. Aunque una treintena de países cuentan con casos diagnosticados de COVID-19, China tiene 99% de los infectados.

Los síntomas de la nueva enfermedad son, en muchos casos, parecidos a los de un resfriado, pero pueden estar acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y disnea.

#MonitorDeVíctimas | Bachelet citó cifras de Monitor de Víctimas para complementar informe sobre derechos humanos en Venezuela
Se refirió a los 57 homicidios reportados en Caracas durante el mes de julio, 11 de ellos supuestas ejecuciones extrajudiciales a cargo de las Faes y 4 del Cicpc
Desde mayo de 2017, Monitor de Víctimas contabiliza 546 eventuales ajusticiamientos a manos del organismo perteneciente a la PNB

 

 

EN UNA CONTINUACIÓN de lo que fue el informe de junio pasado, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet citó cifras de Monitor de Víctimas para referirse a las presuntas ejecuciones extrajudiciales llevadas a cabo por las Fuerzas de Acciones de Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (Faes) incluso después de que su oficina pidiera su disolución al gobierno de Nicolás Maduro.
Bachelet se refirió a los 57 homicidios reportados en el área metropolitana de Caracas durante el mes de julio de 2019, 11 de los cuales fueron producto de eventuales ajusticiamientos por parte de las Faes y 4 del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) de acuerdo a la base de datos de Monitor de Víctimas.

La Alta Comisionada dijo que su oficina ha seguido documentado casos de posibles ejecuciones extrajudiciales cometidas por las Faes en sectores populares. “Los casos documentados muestran el mismo patrón identificado en mi informe de junio y revelan la ausencia de mecanismos eficaces para proteger a los testigos y familiares de la víctimas, quienes en su mayoría son mujeres”, dijo.
Desde mayo de 2017 a julio de 2019, Monitor de Víctimas ha reportado 546 casos de supuestas ejecuciones extrajudiciales llevadas a cabo por las Faes. De esa cifra 120 se produjeron de mayo a diciembre de 2017, 255 en 2018 y 171 hasta julio de 2019.

Bachelet en su informe de junio solicitó al gobierno de Nicolás Maduro la disolución de las Faes. “No he recibido información…Por el contrario, las Faes han recibido apoyo al más alto nivel del gobierno”, indicó.
La Alta Comisionada de la ONU sostuvo que su equipo sigue recabando datos sobre violaciones a los derechos humanos en Venezuela. “Mi oficina espera información detallada, la adscripción institucional de los funcionarios y el perfil de las víctimas”.

 

Peor de lo pensado, por Ramón Hernández

NO HAY ESTADÍSTICAS, SOLO CIFRAS AL AZAR, lo cierto es que cada día circulan menos vehículos, aunque las colas por gasolina en las estaciones de servicio sean enormes. Las ciudades se han ido quedando solas y a oscuras. Pocos se arriesgan a salir de noche, a menos que sea una emergencia médica o a buscar una medicina. Un país de fantasmas con pueblos fantasmas, sin agua, sin electricidad y sin nada que hacer. Es el socialismo del siglo XXI azuzado con un retrato falso de Simón Bolívar en cada anuncio oficial.

Un país destruido, una nación a la deriva, un Estado carcelero. En el sur, en la zona más indefensa y vulnerable, donde se guardaba la fábrica de agua para el futuro y se protegía la biodiversidad, que es la vida de todos y no solo de los que detentan el poder, mandan la codicia y la ignorancia. El Arco Minero ha sido la legalización del genocidio y la destrucción. Unos pocos se hacen muy ricos mientras condenan a la indigencia más miserable al resto de la población. Los diamantes, el oro, el uranio y el coltán que ofrecen a rusos, bielorrusos, iraníes y chinos deja sin futuro a los nacionales, a los verdaderos dueños de esas riquezas naturales.

En noviembre de 1998, en el extinto Gran Salón del Caracas Hilton, el candidato que lideraba las encuestas y que se había ganado el respaldo de los ambientalistas porque rechazaba el aprovechamiento minero de la reserva forestal de Imataca y que un tendido eléctrico atravesara zona sagrada pemón en la Gran Sabana profirió la mayor mentira de todos los tiempos, que prefería un vaso de agua fresca que todo el oro que se pudiera extraer de las selvas al sur del Orinoco. El enorme aplauso que le dieron todavía retumba en la conciencia de la mayoría de los engañados.

No solo se desdijo sobre el tendido eléctrico, sino que no le importó la muerte a mano de la represión militar, sus hombres, de doce indígenas que se oponían a la construcción de las torres. Al decreto que le entregaba a la minería lo que dejaban los explotadores forestales de Imataca solo le cambió el número, el palabrerío siguió apuntando contra la conservación de los bosques y sus habitantes. Veinte años después se agudizó la corrupción y se multiplicó la destrucción irreversible de la naturaleza. La minería ilegal –gambusinos con fusil al hombro y respaldo del hamponato internacional– extrae metales preciosos de los parques sin consecuencias legales y con grandes ganancias que no declaran al fisco, apenas al jefe militar que los cuida y alienta.

Nadie habla ahora de especies en peligro de extinción. Todas corren el riesgo de desvanecerse para siempre. El jardín botánico se quedó sin agua y sin dolientes. Desaparecieron, se carbonizaron, colecciones completas, y del herbario que era el orgullo de Tobías Lasser y Leandro Aristeguieta apenas quedan dos macetas de plástico y una de arcilla. El Museo de la Estación Biológica de Rancho Grande agoniza con la misma prontitud que lo hacen los museos de arte y desaparece el mobiliario urbano de las ciudades que se quedan sin alumbrado, sin plazas y sin bancos dónde sentarse. El país en su totalidad se transforma en polvo cósmico, en vacío, en un indetectable hueco negro en el cual reverberan las consignas y amenazas de los personeros de la revolución y sus matones de sueños.

Nadie se hace responsable ni en el alto ni el bajo gobierno. No explican, decretan; no hablan, ordenan; no disienten, matan; no gobiernan, usurpan para salvar la cartera y los dineros mal habidos. Parecen estatuas de sal con los ojos fijos en la nada. Tampoco hay dónde quejarse ni nadie que escuche los reclamos. Los lamentos se multiplican y el ay, mi madre se repite de boca en boca. Ha sido mucho peor que lo advertido y de lo esperado, pero las esperanzas no ceden aunque carezcan de fundamento. Vendo callejón de milagros inéditos y alegrías por inventar.

@ramonhernandezg

El Nacional

Gobierno afirma que Acnur miente con cifras de migración venezolana

EL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES de Venezuela, Jorge Arreaza, acusó este domingo a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) de mentir sobre las cifras de emigración del país, que esa organización estima sobrepasó los 4 millones en los últimos 41 meses.

“En estrategia contra Venezuela retoman la matriz migratoria que había desaparecido de los medios de comunicación desde enero. La derrota y el desespero los lleva a reciclar temas, readecuando la obsesiva agresión contra el país”, indicó el canciller en Twitter.

Arreaza señaló directamente a Acnur al considerar que esta entidad “vuelve a su rol de instrumentalizar la migración venezolana”.

Mienten e inflan cifras para pedir y recibir más recursos con destino incierto, en medio de una rebatiña parasitaria, a costa de la dignidad y los Derechos Humanos de los venezolanos”, prosiguió.

 

Puede leer también: Acnur: La vulnerabilidad de emigrantes venezolanos se ha incrementado

 

El jefe de la diplomacia chavista criticó también que Acnur exprese preocupación por los venezolanos desde el departamento colombiano de La Guajira, “territorio abatido por la pobreza extrema y abandonado por el Estado colombiano, donde han muerto miles de niños por desnutrición”.

Esta declaración se produce un día después de que la actriz estadounidense Angelina Jolie, enviada especial de Acnur, destacara desde esa zona colombiana fronteriza con Venezuela la respuesta humanitaria de Colombia para ayudar a los venezolanos que huyen de su país.

En una rueda de prensa efectuada en un refugio de Maicao, localidad de La Guajira, Jolie llamó el sábado a la comunidad internacional a atender ese problema, que se agrava cada vez más.

“He venido a expresar mi apoyo al pueblo colombiano que está respondiendo a la crisis de Venezuela de una forma admirable”, explicó la actriz en su primera visita a Colombia.

 

Puede leer también: Angelina Jolie advierte que 20 mil niños venezolanos pueden convertirse en apátridas

 

En Maicao viven 350 venezolanos que abandonaron su país, sumido en una crisis social, económica y política.

El número de personas que han salido de Venezuela por la crisis ha superado la barrera de los 4 millones, según anunciaron el viernes en Ginebra de forma conjunta la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y Acnur.

Más de 1,3 millones de ellos están en Colombia.

Los #Runrunes de Bocaranda de hoy 31.05.2019: BAJO: LAS CIFRAS
BAJO
LAS CIFRAS: 

Mas de cinco años sin dar ninguna cifra oficial, además de los 15 previos donde ya comenzaban a ocultar cifras importantes de gastos o compromisos que indicarían el comienzo de los guisos, trapisondas, corrupción descarada y robo del Tesoro Nacional. Tiempo en que el caudillo ordenó que las arcas nacionales eran para usufructo suyo, del PSUV y de quien quiera se le ocurriera como bien ha quedado demostrado en el informe de la NDU de los EE. UU. y que colgamos en nuestro portal runrún.es. El hecho que el Banco Central de Venezuela, de la noche a la mañana, entregue las cifras solicitadas por todos los entes del país desde mas allá de un lustro, es decir el gobierno todo de Maduro, lo menos que se crean son suspicacias. Interrogantes todas: ¿Será que el FMI le pidió esa actualización para poder estudiar un préstamo a la República?,¿Cómo harán para un préstamo en dólares que están vetados en esa moneda?, ¿A quién deben complacer? ¿Estiman que los chinos requieren esa data? ¿Y los rusos qué? ¿O Noruega a cuya empresa NorksHydro se le deben mas de $200 Millones en beneficios no repatriados? Por cierto que dicha empresa es la tercera en las demandas que contra PDVSA y Venezuela tienen Conoco, Total y Exxon-Móvil por Cerro Negro, Quiriquire y Petrozuata. Solo coincidencias con el momento que vivimos. Para un préstamo a futuro del gobierno que tengamos en unos meses se requerirá un préstamo puente. Todo pasa por tener una democracia estable y una Asamblea Nacional legítima que lo aprueba. Interrogantes sobran. Las informaciones que se requieren las tienen preparadas. Para reestructurar la deuda pública externa deben pasar por estos puntos: los acreedores que esperan los pagos y que Venezuela recupere su capacidad de repago, la AN porque debe aprobarlo tras un reajuste y renegociación de esa deuda, el gobierno que quiere refinanciar y el gobierno de los Estados Unidos pues esa deuda fue emitida en dólares. Esto pues las sanciones de 2017 prohíben a cualquier persona natural o jurídica de los Estados Unidos pueda hacer negocios con Venezuela.

 

DESDE UNIVISIÓN:

Los colegas de esa importante televisora de los Estados Unidos lograron que “alguien” les devolviera el “artilugio” que contenía la decomisada entrevista que el periodista Jorge Ramos hiciera al presidente Maduro semanas atrás. Sus contactos venezolanos dieron con la persona que cumplió su promesa de recobrarla y hacérselas llegar. Al gobierno no le interesaba que se viera como el ocupante de Miraflores perdía los estribos. Recordemos que se ordenó a la seguridad presidencial borrar todo el contenido y “decomisar” los equipos de los visitantes. Esa tarea estaría en manos del Cnel. Jesús Villamizar Gómez, el cual se apoyaría con personal especializado en comunicación e informática de la Guardia de Honor, de la DGCIM y del SEBIN. La pregunta que hoy está en el tapete en el Palacio de Miraflores es ¿quién de ellos vendió la información a Univisión? Sospechan también del fugado Gral. Christopher Figuera exdirector de la DGCIM. El domingo la presentan completa en el programa  “Al Punto” de Jorge Ramos. Hoy mientras escribía pude ver en Reuters-TV la noticia de la purga en Corea del Norte a quienes hicieron que fracasara la reunión presidencial de Trump y Kim Jong-un en ReutersTV. Fusilaron a un viceministro, apresaron a la intérprete que cometió un error en la traducción y a cinco más los mandaron a campos de trabajos forzados.

 

EL CRUDO INFORME:

Muy apreciados lectores: Tras haber incluido una breve resumen en nuestro portal y en mi columna www.runrun.es, la avalancha de interrogantes que nos enviaron fue de tal magnitud que decidimos presentar el trabajo completo. Por considerarlo de sumo interés para los venezolanos y el mundo presentamos aquí la traducción libre de la investigación que los profesores de IBI Consultants, LLC y la Universidad Nacional de la Defensa (INSS) Douglas Farah y Caitlyn Yates presentaron este mes de Mayo en los Estados Unidos bajo el título: “El último aguante de Maduro. La supervivencia de Venezuela a través de la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana”

 

 

 

¿Por qué el BCV publica las cifras después de tres años de silencio estadístico? Por Víctor Álvarez R

ROMPIENDO UN LARGO SILENCIO ESTADÍSTICO de más de tres años, el BCV publicó cifras en las que reconoce que -entre 2013 y 2018- el PIB se desplomó y la hiperinflación se desbordó. En promedio, la economía se contrajo en torno al  50% en ese lapso. En 2018 se registra una hiperinflación de 130.060,2 %, lo que explica en gran medida la fuerte caída del consumo privado, equivalente a -19 %.

El PIB petrolero cayó 44 % mientras que el no petrolero se hundió 46 %. La extracción de petróleo cayó de 3 millones de barriles por día a apenas 1 millón. Las exportaciones de crudos que tradicionalmente han generado 95% de los ingresos en divisas, cayeron 65% al pasar de $ 85.603 millones, a $ 29.800. En 2018, las importaciones se redujeron 74%, al caer de $ 57.183 millones a $14.866 millones, cuestión que explica la escasez de alimentos, medicinas, repuestos, etc. Entre los sectores más afectados sobresale la caída de la construcción en 95%, el comercio cae -34 % solo en 2018, mientras que la manufactura se redujo más de 70% entre 2013 y 2018.

¿Por qué ahora es que el BCV entrega las estadísticas que tenía ocultas?

El 30 de noviembre de 2018 se venció el plazo del FMI para que el BCV entregara los datos estadísticos sobre la economía venezolana. Venezuela, como miembro del organismo, debe entregar la data solicitada, de lo contrario podría ser suspendida, perder el acceso a los recursos que tiene en el Fondo y hasta ser expulsada del FMI, imposibilitando cualquier financiamiento a futuro.

El BCV obligó al FMI a realizar sus propias estimaciones sobre la situación económica del país. De hecho, en su último informe, el FMI calculó una hiperinflación de 1.350.000% en 2018 y proyectó 10.000.000% para 2019. Y estos son datos muy escandalosos cuyo impacto el gobierno quiere dosificar y por eso se adelanta a la publicación de la información oficial antes de que lo haga el FMI. Adicionalmente, Rusia, China, Turquía, Irán y otros aliados internacionales del gobierno requieren información estadística sobre los signos vitales de la economía venezolana que les permita estimar el riesgo país y definir sus próximos pasos y estrategias para proteger sus inversiones.

Los datos del BCV revelan que la devastación de la economía nacional tuvo su origen mucho antes de las sanciones y, por lo tanto, no se puede atribuir semejante desastre a la caída de los precios del petróleo ni a la guerra económica. Lamentablemente, en la economía todo puede estar peor, todavía no hemos tocado fondo y en 2019 -debido a la crisis eléctrica y al endurecimiento de las sanciones financieras-, lo más probable es que se agrave aún más el colapso del aparato productivo nacional y el empobrecimiento generalizado de la población.

El desvarío del BCV en las cuentas nacionales

¿A cuánto equivale en dólares el salario mínimo de Venezuela? Veamos al extremo al que llegó el desvarío del BCV en aquellos años de estadísticas alucinógenas. En uno de esos años, cuando el salario mínimo era de BsF 5.622 y se convertían a dólares a la tasa Cencoex, el salario escalaba a 892 $/mes, el más alto en América Latina. Pero si ese mismo salario se calculaba a la tasa Sicad, se reducía a 468 $/mes. Y si se calculaba a tasa Simadi, apenas llegaba a 28 $/mes. Ni hablar del cálculo con el paralelo: el salario quedaba pulverizado. Obviamente, las estadísticas nacionales que se enviaban a la ONU, OEA, FMI, BID, CEPAL y demás organismos internacionales eran calculadas con base en la tasa de cambio más baja.  

Con tres tipos de cambio legalmente reconocidos, todos los indicadores de la economía fueron considerablemente alterados. En dependencia del tipo de cambio utilizado para hacer la conversión de bolívares a dólares, al dividir un numerador constante en bolívares (salario mínimo) por un denominador cada vez mayor (tasa de cambio seleccionada), obviamente el resultado económico será peor. De allí la distorsión de la realidad que causa escoger la tasa de cambio menor. Por esta razón, todas esas estadísticas de esos años de espejismo y ficción deben ser cuestionadas, toda vez que no expresaron la verdadera y decadente realidad de la economía y sociedad venezolanas.

Con base en tasas de cambio artificialmente bajas, el BCV construyó todo un espejismo estadístico que no advertía sobre el creciente deterioro de la economía y condiciones de vida en Venezuela. La opinión pública internacional fue engañada por la falsa percepción que generó un sistema de cuentas nacionales armado a partir de la manipulación del régimen de cambios múltiples.

Sincerar las cuentas nacionales

Las argucias cambiarias se utilizaron para proyectar una falsa realidad en el sistema de cuentas nacionales. La prolongada sobrevaluación que sufrió la tasa de cambio oficial utilizada en el cálculo de las estadísticas e indicadores generó toda una ficción, comenzando por la sobrestimación de los salarios, del PIB y del peso de la deuda externa en comparación con el tamaño de la economía. Con base en la artificial tasa de cambio oficial, siempre figurábamos en los primeros lugares del ranking internacional, a pesar de que en el mercado nacional los salarios no lograban comprar una décima parte de lo que la ilusión cambiaria sugería.

Bastó y sobró que se eliminaran las tasas de cambio Dipro y Dicom para que Venezuela dejara de figurar en el ranking de los países con mejor desempeño en América Latina. La caída de los precios del petróleo y el colapso de la producción de Pdvsa agotaron la ficción de unas estadísticas calculadas con base en una tasa de cambio artificialmente baja y dejaron al descubierto un artificio contable que sirvió para inducir solidaridades espurias en quienes aún sacan conclusiones sobre la realidad venezolana, a partir de los anuarios estadísticos de los organismos internacionales plagados con información distorsionada. Una vez que el colapso de la Venezuela rentista desembocó en la actual convergencia entre la tasa de cambio oficial y el paralelo, los resultados estadísticos han sido desastrosos y Venezuela ha caído a los últimos lugares del ranking internacional.

Lo decimos una vez más: en dependencia del tipo de cambio al cual se divida el monto en bolívares, el resultado será muy diferente en dólares y la posición de Venezuela en las tablas internacionales se verá seriamente alterada.

Preparar a Venezuela para la próxima crisis de abundancia

Venezuela suele sufrir con toda su fuerza y dimensión cada colapso de los precios del petróleo. La inevitable escasez de divisas hace que se devalúe la moneda nacional, la divisa extranjera se vuelve cada vez más cara y así se derrumba el castillo de naipes que se construya a partir de unas estadísticas distorsionadas por una tasa de cambio oficial artificialmente baja.

En Venezuela, la principal fuente de divisas no viene de la inversión extranjera, ni de las exportaciones privadas no petroleras, ni del turismo internacional, ni mucho menos de la repatriación de capitales. La principal y casi única fuente de divisas ha sido desde hace más de un siglo el petróleo. Aunque se trata de un recurso que siempre se vende, el gran problema es que su cotización es muy errática y las caídas en los precios, agravados por el colapso de la extracción de Pdvsa, causaron una verdadera hecatombe en el espejismo de los datos que el BCV publicaba con orgullo en los años de altos precios del petróleo, pero que  no pudo maquillar una vez que estos se derrumbaron y la producción de Pdvsa se descalabró. A partir de entonces, el BCV prefirió callar.

En Venezuela prevalece el modelo extractivista de petróleo y minerales. En un país que tiene bajo su subsuelo reservas certificadas por 300 mil millones de barriles de petróleo, es incorrecto hablar de la Venezuela post-petrolera. Una vez que se recupere la extracción de petróleo por encima de los 3 millones de barriles diarios y los precios se mantengan altos, nada garantiza que el próximo gobierno no sea rentista. Para mantener su popularidad, los gobiernos de turno tienden a gastar toda la renta que ingresa en tiempos de bonanza y no ahorran nada para encarar los tiempos de escasez.

Por lo tanto, no es a una Venezuela post-petrolera sino a una Venezuela post-rentista a la que debemos aspirar, y esto pasa por un nuevo acuerdo nacional que asegure un uso inteligente y responsable del  ingreso que la Nación obtiene por la exportación de un recurso natural. En consecuencia, para superar el rentismo hay que quitarle el uso arbitrario de la renta al gobierno de turno. Aislar el impacto negativo que generan sobre la economía y sociedad venezolanas los altibajos del precio del petróleo exige transformar los fondos que se crearon para gastar la renta en nuevos fondos para ahorrar e invertir las petrodivisas, de tal forma que el gobierno de turno quede autorizado para utilizar -como fuente complementaria del presupuesto público-, única y exclusivamente los intereses y rendimientos generados por esos fondos de ahorro e inversión de la renta petrolera.

Adicionalmente, se requiere transformar la cultura rentista del venezolano en una cultura tributaria, que entienda que todo no lo puede seguir pagando el petróleo. Para generar nuevas fuentes de divisas es clave una eficaz política de promoción de inversiones extranjeras, diversificación de las exportaciones no petroleras y atracción del turismo internacional que nos haga cada vez menos dependientes del comportamiento errático de los precios de los crudos, erradicando así el impacto negativo que sus fluctuaciones tienen sobre la economía y sociedad venezolanas.

 

@victoralvarezr

Fondo Monetario Internacional debatirá negativa de Venezuela de difundir cifras

LA NEGATIVA DEL GOBIERNO VENEZOLANO a difundir cifras económicas será el centro de debate de una reunión de la junta directiva del Fondo Monetario Internacional “en las próximas semanas”, anunció hoy el organismo.

El portavoz de la institución, Gerry Rice, dijo a reporteros que representantes del FMI han dialogado con funcionarios de Venezuela sobre el tema, pero se negó a decir si se ha impuesto un plazo a Caracas para que publique su información.

La semana pasada, el economista Asdrúbal Oliveros, de la empresa Ecoanalítica de Caracas, tuiteó que el FMI le dio al Banco Central de Venezuela hasta el 30 de noviembre para entregar los datos.

“No voy a confirmar ese plazo, pero sí confirmaré que hubo discusiones”, dijo Rice en conferencia de prensa. “No tengo una fecha específica que la junta esté exigiendo, pero esperamos que la junta se reúna en las próximas semanas”.

Cuando emitió una declaración de censura contra Venezuela en mayo, el FMI dijo que su junta directiva se reuniría seis meses después para evaluar los avances logrados.

La censura no conllevó medida alguna contra Venezuela, pero podría llevar a la expulsión del país sudamericano de la organización internacional encargada de promover la estabilidad económica.

El FMI no ha publicado una evaluación sobre la economía venezolana desde 2004.

La moneda venezolana prácticamente ha perdido todo su valor en medio de una crisis económica que ha llevado al país a una de las peores instancias de hiperinflación en la historia mundial.

Migración y masacres policiales explicarían supuesta reducción de homicidios en Venezuela
Las autoridades aseguran que las cifras de delitos están en declive
Autoridades anuncian un descenso en la cifras de homicidios en un país que vive un fuerte proceso migratorio que está impactando en toda la subregión. Millones de venezolanos han emigrado, lo que sumado al cambio de hábitos del venezolano, ha reducido  el número de víctimas potenciales que hay en las calles

 

@carlos_dhoy

EL MINISTRO DE INTERIOR JUSTICIA Y PAZ, Néstor Reverol, informó el pasado 30 de junio que la tasa de homicidios en Venezuela había disminuido 26% y los secuestros habían caído 54%. También anunció que los delitos, en general, se habían reducido 27%. Todo esto durante el primer semestre del año 2018 y en comparación con el año anterior.

El anuncio del titular de la cartera de Interior Justicia y Paz fue seguido, casi un mes más tarde, por el del director del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), comisario Douglas Rico, quien el 25 de julio especificaba que en el primer semestre del año se habían registrado 6.561 homicidios, 25,9% menos que en el mismo período de 2017 cuando se registraron 7.784.

Los voceros oficiales, incluso, informaron sobre algunas de las supuestas causas del descenso de los delitos. Para el ministro Reverol, una de ellas es la activación del Frente Preventivo, instancia que a través de jornadas de formación, deporte y recreación en todo el territorio nacional habría contribuido al descenso de los índices de criminalidad. Para el director del Cicpc se debió al “trabajo en conjunto del Cicpc con otros organismos policiales”.

A pesar del júbilo de las autoridades, a juicio de especialistas la reducción de los delitos podría responder más a situaciones coyunturales, que a políticas oficiales. “Prácticamente no existe una política gubernamental dirigida a atender el tema de la inseguridad, más allá de la represión y la ‘mano dura’ que se ha venido implementando”, señala la sociólogo y especialista en violencia Verónica Zubillaga.

“Una reducción de las cifras de un delito en un período de tiempo debe tener una explicación, sobre todo cuando no hay una política oficial que justifique tal disminución”, agrega el penalista y criminólogo Luis Izquiel.

Keymer Ávila, también criminólogo, agrega que es necesario interpretar el fenómeno de esa reducción desde una perspectiva amplia. “Los delitos no caen porque sí. Si la sociedad cambia, los delincuentes se adaptan a esos cambios, y eso puede producir alteraciones en las faltas que se cometen”.

Más de 8 mil jóvenes venezolanos han muerto en los operativos policiales iniciados con las OLP

Una matanza sistemática

Zubillaga considera que la reducción de las cifras de homicidios y otros delitos puede ser una consecuencia de la “matanza sistemática” que ha venido ocurriendo en el país en los últimos tres años a manos de los cuerpos policiales.

“Desde que comenzaron las Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP) en el año 2015, se ha aplicado una política vedada de mano dura bajo la cual las fuerzas policiales han ejecutado o asesinado a un número importante de jóvenes que son calificados como sospechosos para las autoridades”.

Explica que, de acuerdo con las cifras suministradas en el año 2016 por de la Fiscal General de la República exiliada en Colombia, Luisa Ortega Díaz, ese año 4.600 personas murieron a manos de fuerzas policiales.

En un mensaje emitido el 27 de diciembre de 2017, el ministro Néstor Reverol afirmó que ese año al menos 4.200 personas murieron bajo el concepto de enfrentamiento con las fuerzas policiales. recordó Ávila.

“Se trata de, al menos, 8.800 asesinatos de jóvenes residentes de barrios en supuestos enfrentamientos con la policía”, calculó Zubillaga.

“Tras años de matanza sistemática sería obvio concluir que las cifras de homicidios y otros delitos hayan tenido una disminución, al haber menos presuntos delincuentes”, asegura la investigadora.

Ávila señala que sería temerario adjudicar exclusivamente a las políticas de mano dura alguna reducción en los homicidios, y agrega que esas políticas podrían ser un instrumento de legitimación de futuras masacres y que continúe en marcha la tendencia general de los últimos años y el incremento de las muertes a manos de las fuerzas de seguridad del Estado.

“No se puede celebrar ni aupar que el Estado acabe con la vida con el argumento de defenderla”, concluye Ávila.

Cinco integrantes del Tren de Aragua fueron detenidos por autoridades peruanas cuando planificaban un asalto a un banco en Lima

La delincuencia que migró

De acuerdo con Zubillaga, hay un fenómeno que aún no ha podido ser cuantificado y que también podría tener incidencia en las cifras: la migración de criminales, bien sea individualmente o en bandas organizadas. “Lo que vimos con los cinco miembros del Tren de Aragua detenidos en Perú seguramente se repetirá. Tenemos una población que participaba en crimen organizado que ha emigrado, eso también puede tener un efecto”.

Izquiel se suma a la opinión de que entre las razones de la supuesta reducción de los delitos se encuentra la agudización de la crisis que ha multiplicado la diáspora venezolana.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, (Acnur) calcula que hay 1,5 millones de venezolanos refugiados en diversos países desde el año 2014, pero la falta de datos oficiales sobre el fenómeno migratorio nacional hace que solo se cuente con cifras variables obtenidas a través de organismos internacionales.

Para la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), serían 2,3 millones de migrantes. Otros estudios y encuestas establecen que entre 4 millones y 6 millones de personas habrían cruzado las fronteras desde el año 1999, cuando el expresidente Hugo Chávez llegó al poder.

Izquiel calcula que si 4 millones de venezolanos emigraron, sería aproximadamente 15% de la población. “Se trata de una cantidad importante de venezolanos que no pueden ser objeto de delitos o cometerlos”.

Agrega que, aun cuando inicialmente la migración venezolana era casi exclusivamente de profesionales, el deterioro de las condiciones socioeconómicas hizo que pronto el éxodo se masificara. “Gente de todas las clases sociales comenzó a huir del país y, entre esa masa humana, también emigró una importante cantidad de delincuentes que no solo huyen de la crisis, sino que también escapan de la policía y buscan nuevos horizontes hacia donde expandir sus actividades criminales”.

Esta última migración es la que Izquiel considera ha tenido más impacto en las cifras nacionales de inseguridad, a la vez que ha afectado la seguridad en los países hacia donde migraron los delincuentes.

“Esto no quiere decir que el delito va a desaparecer. Puede caer durante un período pero si no se toman medidas para recuperar los espacios para la sociedad civil, si no se invierte en educación, en cultura, deportes, recreación, más temprano que tarde el espacio que dejaron libre los delincuentes serán llenados por otras bandas”, concluye Izquiel.

Cambio de hábitos

El criminólogo Keymer Ávila agrega que “la reducción de crímenes no ocurre de manera espontánea. Como todo fenómeno, tiene sus causas”.

Explica que en los últimos años el venezolano ha experimentado evidentes cambios en sus hábitos, alteraciones que han sido consecuencia de la dinámica económica del país que pueden haber afectado las cifras de inseguridad.

“En un período de menos de dos años hemos tenido las protestas ocurridas durante casi todo el año 2017, falta de efectivo, fallas eléctricas, escasez de alimentos y de combustible, crisis del transporte público, hiperinflación, desempleo, inseguridad y saqueos, entre otras calamidades. Eso cambió muchos nuestros hábitos, la gente prácticamente está encerrada en sus casas, solo sale para ir al trabajo, comprar comida y regresar”, señala.

El venezolano no tiene vida nocturna y la vida social se reduce a las horas del día, lo que sumado a todos los cambios vividos en los últimos años “provocaron cambios en los hábitos que pueden haber generado una reducción de los delitos a unas horas y el incremento en otras”.

Agrega que a eso hay que sumarle el hecho de que el venezolano hoy en día es mucho más precavido que antes. “Es posible que haya menos delitos porque porque hay menos víctimas potenciales en las calles”, indica Izquiel.