Antonio Tajani archivos - Runrun

Antonio Tajani

Ene 26, 2020 | Actualizado hace 4 semanas
Guaidó en la Puerta del Sol, por Victor Suárez

Noche de sábado emocionante. No se sabe aún cuántas personas asistieron a Puerta del Sol en Madrid para recibir a Juan Guaidó. Esta concentración pudo haber superado todos los récords que en los libritos responden a una pregunta anodina: ¿Cuál ha sido la reunión política más concurrida de una colonia extranjera en este sitio tan centurial? Nelson Bocaranda, editor del portal Runrun.es, me lo ha preguntado. Los helicópteros de la Guardia Civil tienen plenaa certeza de lo que ha pasado allí, los policías terrestres supieron cuánta diáspora cruzó sus diez bocacalles, el gobierno del PSOE ha debido acusar, a esta hora, que lo inusitado de ese convite le ha colocado en posición defensiva.
Juan Guaidó, que venía rejoneando en afamados burladeros de Londres, Bruselas, Davos y París, entró al trapo en Madrid, y triunfó en su toma de alternativa más rutilante. Venezuela allí no se acochipaló, y ganó. Los exiliados fueron exigidos, y respondieron. Maduro y sus podemitas callaron, sus exégetas huyeron. Venezuela expuso su pecho en el centro de Hispanoamérica, y el aplauso fue clamoroso.
No es tontería.
Un masaje diplomático caracterizó el discurso de Juan en Madrid. ¿Voy a recriminarle a Pedro Sánchez que no me haya recibido en Moncloa? ¿Voy a romper esa aldaba que me da entrada y expande nuestro grito en Europa? ¿No voy a ser capaz de comprender por qué Podemos presiona, y por qué Sánchez recula? ¿No sé yo que Borrell, el canciller de Europa, es más importante que cualquier otra Arancha en Exteriores? Guaidó no se refirió en ningún momento a dificultades circunstanciales. Ni allí, ni en los espacios que precedieron la concentración.
Dice el diario El País en su editorial: “No cabe pasar por alto que la incongruencia de promover el reconocimiento de Guaidó como presidente de Venezuela para luego devaluarlo a la condición de jefe de la oposición, según ha hecho el vicepresidente Pablo Iglesias, repercutirá negativamente en el papel de España en la Unión Europea”.
En sus treinta minutos de exposición, Guaidó evitó vientos adversos. En todo momento fue positivo, en cada inflexión (bien modulada, decían a mi alrededor) insistió en conceptos bastante liminales: unidad nacional, certidumbre política, socorro internacional. “Nuestra generación sabe que la democracia no es algo que se regala, sino que es una lucha de todos los días”, dijo.
Una hora y pico debieron esperar los concurrentes. Guaidó estaba constreñido por una pauta sobrevenida. (A las seis es la cita, no te olvides de ir, tengo tantas cositas que te quiero decir…). La medalla, la llave de oro de la ciudad, los parabienes de partidos políticos españoles, los reacomodos de última hora que querían ganar indulgencias, un encuentro con la prensa, la firma de un libro de honor, el tránsito de Cibeles a Sol, los parones obligados ante las cámaras de televisión, los selfies de rigor, hicieron que todos consintiéramos, bajo la frígida garúa, en que si somos los últimos por saludar, con mucho gusto le esperaríamos.
La bella actriz Ana María Simon comenzaba a animar a la multitud, pero la presencia alargada y azul de Juan la interrumpió. Estaba allí, en ese punto colindante con La Mariblanca, la réplica idealizada de las diosas Venus y Fortuna que Madrid aun no sabe por qué la entronizó allí en 1625.
Para las tres oleadas de exiliados que viven hoy en Madrid, Guaidó es un personaje que puede y no puede, que sabe y no sabe, que sueña y despierta, que encandila pero no enceguece. Pero el raudal de jóvenes, de treintones, cuarentones y de tercera edad que vi en el Metro, me sorprendió. Salían, se expresaban, cantaban. Los jubilados y pensionados, que Maduro ha dejado al garete desde 2016, también estaban allí, añadiendo ese calor profundo de la vejez.
Guaidó, desde el lunes, cuando llegó a Europa, vía Londres, había surcado un rebullón muy extenuante. Y se plantó en la tribuna madrileña como si estuviera llegando a la Plaza O´Leary en El Silencio, el Día D, el de la victoria. “Cuando vuelva a Venezuela, llevaré buenas noticias”, había dicho la semana pasada cuando se apareció de improviso en Bogotá en la Cumbre Hemisférica Anti Terrorista, escapado de tantas alcabalas siniestras.
El premier inglés Boris Johnson parecía sorprendido cuando notó las tres cuerditas a colores que llevaba en la muñeca, la Merkel mantuvo la respiración cuando le habló bastante saltarino, Josep Borrell le tomó del brazo como a los viejos conocidos, Macron se mostró distante y a poco le abrazó en el Palacio del Eliseo, el de Austria conversó como si estuvieran en un bautizo, la hija de Trump, Ivanka, le hizo guiños seductores. No se había visto a Antonio Tajani, expresidente del Parlamento Europeo, tan contento como cuando Julio Borges se lo presentó en Bruselas. Pedro Sánchez había dicho que prefería presenciar la entrega de los premios Goya y huyó por el callejón malagueño, aunque después, obligado, declaró tartajeante: “Siempre hemos apoyado a la oposición (venezolana). Queremos que se celebren elecciones rápidas”. Maduro, herido, en llanto, a 8 mil de distancia le imprecaba, mientras besaba a Maradona y recibía el Premio Lenin, ofrecido por el minúsculo Partido Comunista ruso, muy distinto al Premio Lenin de la Paz que le otorgó la URSS a Miguel Otero Silva en 1979.
Con aura recién nimbada llegó Guaidó a Sol. “Agradezco a todos”. Es una generalidad de libro. Pero Guaidó no habló del incidente protagonizado por Delcy Rodríguez en un avión sin bandera en el aeropuerto de Barajas, caso que tendrá más secuelas el Yo Acuso de Emil Zolá. No se refirió a la conchupancia del trío maléfico Iglesias-Zapatero-Maduro. Ni siquiera rozó la sangre marchita que tiene el coral, prefirió solazarse ante el oso y el madroño de Sol.
Afirmativo, asertivo. Le preguntan, con mala leche, en rueda de medios, y par de verónicas le apuntalan en el ruedo. Guaidó, ni la oposición venezolana, va a romper con España. España es España. Sánchez no ha roto con la Venezuela democrática. Se ha reunido con la ministra de Exteriores Arancha González (que no le abrió las puertas del Palacio de Santa Cruz sino las de Casa de América), ambos se comprenden, ambos aseguran una ruta factible en la Unión Europea (“pleno respaldo del gobierno español a su figura”, le dijo), ambos saben que ni Borrell, en su alto cargo, ni el PSOE, van a dejar a Venezuela en la estacada. Ni que Podemos se lo exija. Podemos y el Psoe se juegan un deslinde soberano. Felipe González ha sacado sus cimitarras, la comisión de Internacionales del Psoe está en guardia, los llamados barones comarcales se muestran prestos a pasar facturas. Eso no se ha había visto nunca. ¿Será que la situación de Venezuela determinará que un gobierno europeo caiga, a raíz de una disputa vecinal?
Guaidó en España tuvo que vérselas con todos. Es probable que el apoyo del ultraderechista Vox no le suene bien a muchos en Venezuela, lo mismo si la oposición a Sánchez (a favor de Venezuela) pudiera ser capitalizada por el Partido Popular y Ciudadanos. Guaidó no habla de eso. Tiene ponchera ancha, donde caben todas las adhesiones.
El gobierno recién asumido de Sánchez tiene un bojote de cuestiones internas por resolver ante una legislatura que se presume altamente frágil. Pero que a medianoche de domingo la policía de fronteras llame al ministro de Transportes, que a su vez es el segundo en el orden al bate desde el punto de vista de la organización socialdemócrata gobernante, para que aplaque a una usurpadora con prohibición de entrada en el llamado Espacio Schengen, en clímax maníaco en la pista del aeropuerto de Barajas, es una situación que no está inscrita en ningún manual. La decisión de no recibir a Guaidó en Moncloa ya había sido un traspié que llevaba poco más de una semana en boca europea: “¡Qué bolas tiene Pedro”. El show de Delcy Rodríguez en el aeropuerto (querer bajar del avión que la llevaba a Turquía, solo para comprarse algún abalorio en el Duty Free), ha puesto en aprietos al gobierno español. Tendrá que explicarlo todo, tendrá que ofrecer satisfacciones o inmolarse ante los partidos que la semana que viene le acribillará en el Congreso de los Diputados. José Luis Ábalos, el personero que se negó a aplicar las sanciones que pesan sobre la susodicha (al igual que a otros 24 malhechores), que evitó que la policía fronteriza la detuviera, que actuó (según una de sus cinco versiones) para “evitar lo peor”, tendrá que sortear la petición de dimisión que están exigiendo al menos 151 diputados de los 350 que componen el parlamento español.
Guaidó obvió todo eso en su discurso en Sol. Ya tenía en sus alforjas la reiteración del apoyo de dos continentes. El lunes 27 se verá con Justin Trudeau, primer ministro de Canadá. Podría ser recibido el martes en la Casa Blanca, antes de volver a su país por donde mismo salió.
Evacuada la plaza, con los callejones repletos, grupos musicales venezolanos cantando a todo pulmón, carteles y pancartas dejados en los hombrillos, banderas y bufandas tricolores replegándose a casa, un grupo numeroso se refugia en el centenario Café Varela, en calle Preciados, en Callao. En la puerta, un español genuino le dice a su gente en retirada: “¿miraron?, todos son venezolanos, estuve a punto de gritar Maduro coñetumadre”.

Parlamento Europeo reitera apoyo a Guaidó y pide más sanciones

EL PARLAMENTO EUROPEO APROBÓ el jueves 28 de marzo una resolución donde reiteran su apoyo a Juan Guaidó, líder de la Asamblea Nacional venezolana y que se juramentó el 23 de enero como mandatario interino del país, y solicitan más sanciones de sus miembros con el régimen de Nicolás Maduro.

Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, indicó que “no abandona a los ciudadanos venezolanos”, luego de que reiterar su reconocimiento a Guaidó. En la resolución también se pide a los Estados Miembros que no lo han reconocido, a “que lo hagan ya”.

Los eurodiputados condenaron “la represión feroz y la violencia” y reiteraron su gran inquietud ante la grave situación de emergencia humanitaria en el país.

Venezuela afronta escasez de medicamentos y alimentos, violaciones masivas de los derechos humanos, hiperinflación, opresión política, corrupción y violencia, señala la resolución aprobada. El 87% de la población vive en una situación de pobreza, y los recientes apagones han agravado una crisis sanitaria ya de por sí dramática, agregaron los eurodiputados.

Beatriz Becerra, diputada al Parlamento Europeo, consideró “grotesco” que Maduro no esté entre los sancionados por los países de la Unión Europea “cuando tiene 4.200 millones en Suiza”.

 

 

Por ello, en la nueva resolución sobre la situación venezolana se pidió “prohibir la concesión de visados y congelación de activos para esas personas y sus allegados”.

La eurodiputada señaló que esa institución constató que el Grupo de Contacto impulsado por Federica Mogherini, alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea, ha “fracasado” con respecto a la búsqueda de unas elecciones libres en el país, al tiempo que dijo que su actuación debe compararse con el Grupo de Lima.

De igual manera, informó que pidieron más fondos para el envío de ayuda humanitaria a Venezuela. Becerra recordó que la UE aprobó otros 50 millones. “Sería oportuno convocar una conferencia de donantes. Pero para detener la catástrofe necesitamos que la ayuda entre. El régimen lo impide”.

Antonio Tajani solicita a la UE responder a expulsión de eurodiputados

EL PRESIDENTE DE LA EUROCÁMARA, Antonio Tajani, denunció hoy la expulsión el domingo de un grupo de eurodiputados que viajaron a Venezuela y pidió al Consejo (países) de la Unión Europea que adopte medidas en respuesta a ese acto.

Venezuela expulsó a seis europarlamentarios que iban a visitar el país y sostener varias reuniones, entre ellas una con el jefe del Parlamento, Juan Guaidó.

 

Lea más del este tema: Expulsan a europarlamentarios que se reunirían con Guaidó

 

Los parlamentarios no formaban parte de una delegación oficial de la Eurocámara, sino que viajaban por su cuenta.

Los parlamentarios tenían previsto estar en Venezuela hasta el martes y entrevistarse asimismo con embajadores europeos.

Parlamento Europeo reconoce a Juan Guaidó como presidente interino

El Parlamento Europeo, en una sesión realizada este jueves, reconoció a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela con 439 votos a favor.

En la votación participaron 631 países, de los cuales 439 votaron a favor, 104 lo hicieron en contra y 88 se abstuvieron de votar.

“Es un placer anunciar que el Parlamento Europeo con 439 votos a favor reconoce como presidente interino de Venezuela a Juan Guaidó. El Parlamento es la primera institución europea en hacerlo, le pedimos a los Estados miembros y a la alta representante que hagan lo mismo cuanto antes para tener una posición única y fuerte”, dijo Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo

Tajani dice que Guaidó es el único interlocutor de la Eurocámara en Venezuela

 

 

 

EL PRESIDENTE DEL PARLAMENTO EUROPEO ANTONIO TAJANI declaró hoy que el presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó es el “único interlocutor” de la Eurocámara, institución que – aseguró- no se puede “quedar callada” ante los últimos acontecimientos en el país latinoamericano.

“He hablado por teléfono con el presidente Guaidó, nuestro único interlocutor, para asegurarle el apoyo del Parlamento Europeo”, dijo Tajani al inicio del pleno de la Eurocámara que se celebra esta semana en Bruselas.

El político italiano recordó a los cuarenta muertos en las protestas en el país durante la semana pasada y aludió al reconocimiento por “una gran parte de la comunidad internacional” de la juramentación de Guaidó como presidente interino “apoyándose en la Constitución venezolana”.

“Lamentablemente, la situación empeora y llegó a un punto de no retorno. El régimen de (Nicolás) Maduro ha logrado que más de tres millones de personas abandonen su propio país. Si las cosas no cambian muy pronto en Venezuela, eso se agravará con consecuencias desastrosas para toda la región”, lamentó Tajani.

El presidente de la Eurocámara recordó que su institución ha sido la primera en denunciar las violaciones de derechos humanos y en pedir sanciones contra el régimen, así como que otorgó a la oposición venezolana el premio Sájarov en 2017.

“A algunos países solo les interesa el petróleo, a nosotros solo nos interesan la gente y el sufrimiento de la población venezolana”, afirmó Tajani, que instó a pensar no “solo en la transición democrática y una solución pacifica” sino también en la posición del país, “para que la gente vuelva a una vida normal, con comida y medicinas”.

“Venezuela va a necesitar mucha ayuda e inversiones. La UE debe estar al lado de los venezolanos. Frente a eventos históricos donde está en peligro la democracia, está claro que tenemos que estar del lado de la libertad y de los derechos humanos, y no de la opresión”, concluyó el presidente del PE.

El presidente de la comisión de Política Exterior del Parlamento venezolano, Francisco Sucre, y el exalcalde de Caracas Antonio Ledezma estuvieron hoy presentes en la tribuna de invitados de la Eurocámara.

Los eurodiputados debatirán el jueves sobre la situación en Venezuela tras los últimos acontecimientos y votarán una resolución al respecto en la sesión de mañana.

 

 

 

A continuación el comunicado completo:

 

Como saben la semana pasada, en ocasión de marchas masivas contra el régimen, el Presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se proclamó Presidente interino apoyándose en la Constitución venezolana.

Enseguida, una gran parte de la comunidad internacional, sobre todo los Estados de América Latina, lo reconocieron como tal.

Más de 40 muertos y casi novecientos arrestos ocurrieron durante estas protestas.

Esta tarde y el próximo sábado, el pueblo venezolano estará nuevamente en la calle pidiendo democracia, libertad y respeto de derechos humanos.

El Parlamento europeo, en esta legislatura, ya se pronunció ocho veces sobre la situación en Venezuela. Ningún otro país tuvo esta atención.

Lamentablemente, la situación empeora y llegó a un punto de no retorno.

El régimen de Maduro ha logrado que más de tres millones de personas abandonen su propio país.

Se trata del fenómeno migratorio más importante de la historia de América Latina.

Si las cosas no cambian muy pronto en Venezuela, eso se agravará con consecuencias desastrosas para toda la región.

Frente a los acontecimientos de la semana pasada, el Parlamento europeo no puede quedar callado.

He hablado por teléfono con el Presidente Guaidó, nuestro único interlocutor, para asegurarle el apoyo del Parlamento europeo.

Hemos otorgado a la oposición democrática de Venezuela el premio Sajárov 2017.

Fuimos la primera institución en denunciar las violaciones de derechos humanos, en pedir sanciones contra el régimen, en pedir que se establezca una estrategia regional para ayudar a la crisis de refugiados.

A algunos países solo les interesa el petróleo. A nosotros nos importa la gente y el sufrimiento de la población venezolanos.

Al pronunciarnos, no debemos pensar solo en una solución pacífica y una transición democrática, sino también reflexionar en la reconstrucción del país.

Para que la gente vuelva a una vida normal con comida y medicinas, Venezuela va a necesitar mucha ayuda e inversiones.

La Unión Europea debe estar al lado de los venezolanos.

Frente a eventos históricos donde está en peligro la democracia, es claro que tenemos que estar al lado de la libertad y los derechos humanos y no de la opresión.

¡Ay… mañana! Por Marianella Salazar

PUES SÍ, MAÑANA 10 DE ENERO, cuando Nicolás Maduro, electo presidente de la República como producto de una farsa electoral perpetrada el 20 de mayo de 2018, se juramente ante el Tribunal Supremo de Justicia, tan ilegítimo como la espuria asamblea nacional constituyente, su situación será de mayor vulnerabilidad para gobernar al ser desconocido y repudiado por la comunidad democrática internacional, no solo por los países que integran el Grupo de Lima, que lo instó “a no asumir la presidencia y respetar las atribuciones de la Asamblea Nacional y transferirle provisionalmente el poder hasta que se realicen nuevas elecciones”.

Se trata de un rechazo determinante y abrumador por parte de unora comunidad internacional que se está ocupando de la trágica situación venezolana mediante los instrumentos de la diplomacia.

Así mismo, la Conferencia Episcopal Venezolana afirma que no tendremos un presidente legítimo el 10 de enero, porque su gobierno “ha causado un deterioro humano y social en la población y en las riquezas de la nación… por lo que su desempeño se ha hecho ilegítimo y moralmente inaceptable”.

A lo interno, la posición de Maduro no puede ser más escabrosa: atormentado por la deserción de algunas de sus fichas que huyen para incriminarlo en innumerables delitos, como genocidio, torturas, un sinnúmero de violaciones de los derechos humanos, corrupción, fraudes, narcotráfico, todo un cúmulo de crímenes por el cual será juzgado y condenado, y el miedo a poder ser asesinado, no necesariamente por el imperio, como se empeña en señalar, sino por alguien que pueda surgir de sus propios filas.

En cuanto a la FANB, se encuentra absolutamente desmoralizada, priva un cuadro inédito con la deserción de miles de hombres que conforman la tropa profesional, con un alto porcentaje que se ha unido a la diáspora debido al hambre y la crisis social que afecta a sus familias, tanto como al resto de la población.

A veinte años de la fatídica y fracasada revolución bolivariana, la mayoría se aferra a una esperanza, como si mañana 10 de enero se produjera el milagro de la salida del dictador; lamentablemente no será así, pero sí se agudizará su calvario al sufrir un rechazo universal que va in crescendo a pasos acelerados.

Lo que se produce mañana, usurpación o vacío de poder, son disquisiciones jurídicas; para el resto de los ciudadanos de a pie hay un presidente de facto, sin legitimidad de origen cuya salida es cuestión de tiempo, no mucho, porque cada día que pase tiene menos oportunidad de mantenerse intocable y menos lugares adonde escapar con garantías y no ser entregado a la justicia internacional.

La promesa del nuevo presidente de la AN, Juan Guaidó, al anunciar un gobierno de transición ha llenado de ilusiones a quienes ansían el cambio, merece un voto de confianza, aunque será cuesta arriba lidiar con los dos vicepresidentes que integran la nueva directiva, que atienden a los intereses y dictámenes de Henry Ramos y Manuel Rosales, a quienes el país conoce muy bien por sus trayectorias y manipulaciones políticas, que han permitido prolongar la permanencia de un régimen tan execrable como el de Nicolás Maduro.

@AliasMalula

El Nacional 

Presidente del Parlamento Europeo no reconocerá nuevo período de Maduro

EL PRESIDENTE DEL PARLAMENTO EUROPEO (PE), Antonio Tajani, se pronunció en Twitter acerca de la toma de posesión de Nicolás Maduro en su nuevo período presidencial y dijo que la instancia del Viejo Continente “no reconoce” el nuevo periodo que asumirá el gobernante venezolano.

Aseguró que desde el PE se apoya a los venezolanos “humillados cada día por la dictadura con opresión, pobreza y hambre”.

Las palabras de Tajani se registran luego de que el nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien en su discurso ofrecido el 5 de enero aseveró que “La Presidencia a partir del 10 de enero no se encuentra vacante. Está siendo usurpada. Estamos en una dictadura. No compete solo a este Parlamento nombrar a alguien. Depende de todos los venezolanos, de la Fuerza Armada, de la base política del gobierno”.

También coincide con la declaración que hiciera el denominado Grupo de Lima, en la que fijó posición ante el posible escenario de renovación del mandato presidencial de Nicolás Maduro con el apoyo de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, exceptuando a México.

Asimismo, el acuerdo manifiesta que no reconocen el proceso electoral del 20 de mayo de 2018 porque este careció de “legitimidad” al no haber contado con “la participación de todos los actores políticos, de observadores internacionales y demás garantías que permitan garantizar un proceso transparente”, por lo que no reconocen el actual período presidencial.

Y además exhortan a Maduro a transferir el Poder Ejecutivo al Parlamento.

 

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, pidió hoy al líder de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, una estrategia europea para asistir a los desplazados en la región caribeña por culpa de la crisis humanitaria en Venezuela.

“Como sabe, la crisis en Venezuela está provocando el mayor desplazamiento de población que se ha visto en Latinoamérica”, recuerda Tajani al presidente del Ejecutivo comunitario en una carta.

“La compleja situación está afectando trágicamente a los países vecinos, particularmente a Colombia”, añadió Tajani, quien apuntó que además de a la misma Colombia y otro país vecino, Brasil, también llegan personas huyendo a los territorios holandeses de Aruba, Bonaire y Curaçao.

Igualmente, recordó que la situación está afectando a los europeos en la región, que destacó necesitan más apoyo de la CE.

“La urgencia de la situación llama a la Unión Europea (UE) a asistir a los compatriotas europeos en el Caribe”, dice el texto, que reclama que se pongan en marcha “las herramientas e instrumentos” europeos de ayuda y acompañamiento.

En ese sentido, explicó en la misiva a Juncker que hace dos semanas, la asamblea Eurolat, reunida en Panamá, pidió ayuda para gestionar el desplazamiento solo a Aruba y Curaçao de alrededor de 10.000 venezolanos, lo que significa el equivalente al 10 % de la población en esas islas.

Dada la imposibilidad de enviar por parte de la Eurocámara una misión a Venezuela, Tajani propuso hace unas semanas que los eurodiputados visiten las zonas fronterizas con el país en Colombia y Brasil para dar cuenta de la situación de crisis humanitaria y de refugiados.