Parlamento archivos - Runrun

Parlamento

Praxis política de “manchada ralea”, por Antonio José Monagas

En política, no “todos los caminos llevan  a Roma”. Si bien las circunstancias de la vida, resultan ser consustanciales con necesidades que pueden convertirse en realidades, pero en la medida que se tracen objetivos contentivos de estrategias comunes, en materia política no luce posible que distintas ideas terminen convergiendo en un mismo lugar. Sobre todo, si el dicho terreno está ocupado. O su espacio se ha consignado a nombre de ideales diversos.

En el ejercicio de la política, aunque hay sus excepciones, no siempre cada problema planteado apunta según una dirección preestablecida. Más, cuando ésta se expone apelando a la diversidad de condiciones posibles. Aunque las mismas apunten a una única solución. Por inmejorable, excelente o magnífica que pueda ser.

La historia política de los pueblos, está colmada de casos que demuestran el carácter demoledor de aspiraciones contentivas de tantas promesas como puedan servir al juego de premeditadas argucias políticas. Acá, las necesidades de desarrollo de incontables sociedades se han viso truncadas por presunciones que sencillamente atascan los caminos sin que alguno pueda llevar al punto o meta esperada o trazada. 

Pero ese no es todo el problema. La política, además de verse estorbada por la sombra que ella misma crea en su desenvolvimiento, muchas veces torpe, los caminos a ser transitados, aunque semejen los de una travesía de frescos aires y entre parajes de esplendoroso verdor, son de escabroso suelo y abrupto nivel. 

Sin  embargo, quienes en política determinan el rumbo a seguir a instancia de las decisiones que toman en el transcurso de los acontecimientos en desarrollo, obvian, omiten o desconocen las implicaciones o riesgos en ciernes. En consecuencia, el proceso de elaboración y toma de decisiones lo hacen a tientas. Si acaso.  Y de no ser así,  no consideran la existencia de instrumentos que aporta la ciencia política, o la teoría de gobierno. 

Es cuando el gobernante, activista u operador político, incurre en problemas cuyo análisis no logra llevar a cabo. Mucho menos, comprender sus implicaciones desde la correspondiente complejidad. Particularmente, cuando condicionantes y variables de distinto tenor aparecen en escena buscando desvirtuar la naturaleza de los problemas en cuestión. Esto, al lado de un crudo conjunto de amenazas y presiones propias de dificultades sistémicas que envuelven los espacios que alojan la política, sus ejecutores e interventores terminan revirtiendo cualquier esfuerzo de articulación entre democracia y desarrollo. 

A todas estas, no es difícil inferir que detrás de complicaciones de tan grueso calibre, se tiene otros problemas cuyas ímpetus superan los escollos imaginados. En Venezuela, la sola idea de escapar de los desastres a que ha llevado al país político, económico y social las presunciones revolucionarias, sobrepasa cualquier contingencia registrada en los anales de la historia política contemporánea. 

Los dirigentes políticos venezolanos de la oposición democrática comprometidos con tan arduo compromiso, se hallan actualmente en la más enconada y apretada de las situaciones. Así ha sucedido desde que importantes secretos saltaron a la palestra para hacerse públicos, notorios y comunicacionales. 

La suspicacia minó el pensamiento y esperanzas de venezolanos que habían depositado su confianza en hombres dispuestos a rescatar al país de las manos ensangrentadas que hoy se arrogan ilegítima, ilegal e inconstitucionalmente, facultades (falsamente) jurídicas y políticas. Pero impuestas bajo represión, a costa de balas asesinas, bayoneta calada y gases asfixiantes y opresivos, para de esa forma arremeter contra quienes profesan valores de libertad, justicia y dignidad. Que son igualmente, quienes se resisten a ser sometidos por las tribulaciones de un régimen pusilánime, desesperado y sediento de poder por poder. 

El país ha devenido en un vergonzoso zigzagueo que parece no llevar a ninguna parte. Por lo contrario, tiende a vararlo entre militantes de la desidia mutiladora del pensamiento crítico. O sea, entre acosadores, envalentonados, soberbios, furibundos, arrogantes, matones, ilusos, resignados, insolentes, ignorantes, orilleros. Y todas aquellas especies de individuos comulgantes del odio y del resentimiento. 

Quizás, buscando otras bases y otros valores que fundamenten una acción política de nueva resolución o una ideología fundamentada en la solidaridad, el pluralismo político y el respeto a la disidencia y consideración a la desconformidad de la cual se sostiene la diversidad política serán partes de las realidades en curso. Entonces será posible y viable encontrar la ruta de escape que ansiosamente se persigue. 

El país pareciera estar dejando ver en medio de las confusiones que se han armado, además sin justificación mayor que la de agraviar derechos y garantías democráticas, la mediática pero también consistente configuración de una tiranía aguantada sobre indecentes excusas. Porque lo que está observándose, sin duda, es una praxis política de “manchada ralea”.

El castro/madurismo y su oposición cooperante, dispuesta y obediente, señalan haber hecho de Venezuela un país estable. Sin fundamento y poca inteligencia, lo dicen y peor, como buenos engreídos están convencidos de semejante ingenuidad. Pero, como igualmente son crueles y se mantienen asustados, no es insensato predecir la represión contra quienes con el coraje que castro-maduristas y castro-opositores no tienen, se oponen con firmeza al panorama idílico de una luna de miel electoral. El contubernio incivil está en marcha.

Se conversa más de cohabitación, transición de la fiereza represora, abusiva, auténtica creación de Chávez y ampliación ineficaz, uniformada por el madurismo, a una democracia moderna, plena en libertades, de amplio espectro para un período inevitable de metamorfosis, pero con participación de ambos. Suena a Walt Disney, bonito, romántico, telenovelero, pero, ¿tiene sentido?

¿Cómo se cohabita con el enemigo? Aún peor, quienes hablan de convivencia están pensando en pequeñas tranquilidades, pero no en lo que, la ciudadanía aspira, incluyendo algunos chavistas de emociones arrinconadas. No es que pacten para llegar a un sofá donde todos quepan. A la gente no le interesa sólo cambiar al régimen vejatorio, violador de los Derechos Humanos, sino que anhela y necesita un cambio en profundidad, de raíz, total.

 

¡Cohabitación es colaboracionismo! Y se demuestra cada vez con más desparpajo, sin pudor o rubor, ni siquiera por decencia son capaces de guardar las formas. Han evidenciado su confabulación vociferando, la negociación electoral no se trata de la mejor alternativa, es la única; sumergiéndose en una relación tóxica, peligrosa, sin sentido ni futuro. La armonía entre sectores concubinos de orgasmos múltiples avanza esperando el éxtasis, por ahora sólo en prácticas y delirios. Están gestado un proceso electivo mórbido, infectado, defectuoso. Es vicioso, y como todo lo depravado, es retorcido, contrastante de sonrisas falsas, expresiones amargadas y retenidas.

¿Elecciones sin cese de la usurpación? No tendrá apoyo tampoco lo acompañará el ciudadano ni la comunidad internacional. Porque si lo que tiene que ir primero no va primero, el resto no funciona. El país no quiere tratados ni coexistencias, exige un cambio a fondo, la ilegitimidad se originó antes, el actual régimen es usurpador e ilegítimo. Son años de errores convertidos en fracasos, llevando a demasiada frustración, hambre, miseria, desesperanza y un creciente éxodo que los países van asimilando poco a poco, pero, así como alivia el desvaído presupuesto nacional con la acumulación de remesas, nos deja sin familia.

Eso no se arregla con un gobierno acomodaticio y de acomodamientos. Al país no le basta con la salida del usurpador y algunos más que, aunque tengan pocos sitios donde ir, tienen sólidas y robadas reservas atesoradas en Rusia, Turquía, India, Dubai, paraísos fiscales y bóvedas bancarias que todavía pasan desapercibidas de las sanciones.

Ciudadanos hartos, agotados, empobrecidos, no admiten una transición pactada ni cohabitación que son indignantes contradicciones. El país quiere que todo sea cambiado, no basta la escapatoria de unos pocos; la demanda, que se vayan todos.

Cuando piensan en arbitraje humanitario, aplicación del TIAR, 187.11, Doctrina Roldós, R2P, es eso lo que esperan, les quiten de encima la ignominia responsable de la ruina y desastre, culpables del hambre, infortunio, deficiencias en los servicios públicos, inseguridad, desatención e incompetencia generalizada. Cohabitar es pactar y la gente ya no acepta acomodamientos.

Podrían pasar sin la venganza, pero nunca negociar con enemigos. La cohabitación es justamente lo que el chavismo madurismo castrista quiere, ve con terror la explosión boliviana y la furia chilena, envidian salir a la calle con tranquilidad y paz, que se pueda volver a fomentar esperanzas como antes de esta perniciosa trampa cazabobos que ha sido el castro-chavismo.

 

Cohabitar es condicionar y los compromisos cupulares ya no son digeribles para una ciudadanía que ha visto su país, y condición personal, devastarse día tras día de pacto en pacto. Los venezolanos dentro y fuera del país persiguen soluciones concretas, de un solo camino. Por eso siente, resiente y rechaza a opositores que hablen de acuerdos que no son más sino pretextos para satisfacer deseos reales de los mismos bandidos que se han enriquecido aferrados a un poder sin ninguna disposición de abandonar. Quieren pactar, para no tener que irse, no tienen a dónde independiente de cuánto dinero tengan reprimido.

Se ha dialogado con el régimen dictatorial para una solución gatopardiana. Los representantes del PSUV y MUD/FA, admitieron el compromiso adquirido en la negociación de Oslo/Barbados. El cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, en ese orden, quedaron de lado, fueron olvidados, violaron la Ley que rige la transición y se burlaron inmisericordes del ciudadano.

Se inicia un equivocado, desafortunado y minado camino a las elecciones para un nuevo Parlamento, sin el cese y peor, con la participación del usurpador, lo que de antemano muestra raquitismo desde su propia concepción. La ciudadanía está hecha trizas, agotada, saturada de artimañas políticas sombrías y embaucadoras.

La postura valiente de la Fracción Parlamentaria 16J de no formar parte del sainete, es digna, y en concordancia con la representación y el sentir de la inmensa mayoría. Es una negociación sórdida, innoble, en contra y a espaldas del país. En consecuencia, es predecible su rotundo fracaso. Contradicción de la cohabitación.

 

@ArmandoMartini

Parlamento venezolano ratifica a Guaidó como presidente encargado hasta que cese usurpación

LA ASAMBLEA NACIONAL ratificó en la sesión de este martes 17 de septiembre el “respaldo político irrestricto al liderazgo de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional y como presidente encargado (…) hasta que se produzca el cese de la usurpación”.

La decisión del parlamento implica que Guaidó, quien es reconocido por más de 50 países como presidente encargado de Venezuela, continuará al frente de sus funciones hasta después del próximo 5 de enero cuando finaliza su período.

En la sesión también se ratificó el compromiso de la AN de cumplir con el objetivo de aliviar el dolor del pueblo de Venezuela, derrotar de la crisis humanitaria compleja y lograr construir un proceso electoral que permita que cada venezolano de forma libre, pueda escoger un gobierno para la reconstrucción democrática. 

Guaidó informó que durante el proceso de negociación y diálogo establecido en Barbados los representantes de la oposición venezolana plantearon la conformación de un Consejo de Gobierno de Transición plural con presencia equitativa de las distintas fuerzas políticas y de la Fuerza Armada Nacional (FAN), para buscar una solución inmediata que permitiera acabar con el sufrimiento de los venezolanos. 

 Se planteó también el ingreso inmediato de la Ayuda Humanitaria, la convocatoria de elecciones presidenciales, garantías para todos los que participen en el proceso electoral, protección del Esequibo, un acuerdo para superar el aislamiento financiero, la inmediata liberación de los presos políticos y el respeto de la inmunidad parlamentaria por parte de cuerpos de seguridad controlados por el régimen.
 
Asimismo indicó Guaidó que “mientras el usurpador siga en Miraflores no habrá confianza” y por lo tanto no habrá solución a la crisis.

 

Delegación venezolana ante la OEA da un nuevo paso para activar el TIAR

LA DELEGACIÓN DE VENEZUELA ante la Organización de Estados Americanos (OEA) anunció este lunes, 9 de septiembre, que ha pedido la convocatoria del órgano de consulta para la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) -el compromiso de defensa mutua entre naciones ante ataques armados- para presionar al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

“Es una carta dirigida a la presidenta del Consejo Permanente (de la OEA) solicitando que se convoque el órgano de consulta”, dijo en una rueda de prensa Gustavo Tarre, el representante permanente ante ese organismo como delegado del Parlamento de Venezuela, que preside el opositor Juan Guaidó.

 

Puede leer también: Acceso a la Justicia: ¿Es aplicable el TIAR en Venezuela?

 

Tarre explicó que la misiva va firmada por la mayoría absoluta de los países miembros del tratado, por lo que consideró que en consecuencia se puede adelantar que la decisión está aprobada.

El TIAR, según el delegado diplomático, está suscrito por 19 países, con lo que la mayoría absoluta serían diez, aunque no precisó los nombres de los Estados que acompañan la solicitud. El representante indicó que después de que la delegación venezolana solicitara el reingreso a todos los mecanismos del Sistema Interamericano, ahora pasa a invocar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca.

 

Receso parlamentario, verdad y lucha se imponen, por Armando Martini Pietri

EN TIEMPOS ARBITRARIOS, la verdad se rodea de confusión. En el totalitarismo es absoluta y la determina el poder dominante, que la distribuye como panfleto politiquero. Las dudas sobran, es peligrosa para el pensamiento que se pretende imponer. Nadie critica ni debe hacerlo. Es pecado mortal.

Son pocas las veces que piensan en la nación. Sin embargo, con criterio de estado en emergencia, unidos por las amenazas socialistas, castristas y comunistas; conscientes de lo riesgoso que es el fondo del pozo en el cual ya no hay salida sino hacia arriba. Los diputados a la Asamblea Nacional, decidieron continuar trabajando en sus responsabilidades parlamentarias. Hicieron lo correcto y juicioso, porque el oficialismo los está rebanado como embutido. No obstante, actitudes estultas e irresponsables, ególatras y egoístas, perjudican el proceso para deponer la dictadura. El ciudadano debe estar pendiente de los que se ausenten, para reclamarles y no elegirlos jamás, por majaderos y sinvergüenzas.  

Produce satisfacción ciudadana comprobar que representantes, atendiendo la solicitud de la Fracción 16J, demostraron conciencia del enorme reto que les plantea un régimen destructor, un país arruinado, devastado, manteniéndose al pie del cañón. Es necesario insistirles, la nación también se protege sin asuetos. La angustia, incertidumbre, el hambre, la economía que, en vez de llenar vacía bolsillos, no da cuartel ni descanso, no tiene paz con la miseria, no hay vacaciones para un pueblo humillado, engañado, defraudado.

Financistas bolichicos ambidiestros, cohabitantes cómplices, socios, afiliados electoreros, testaferros y lobistas, andan cual gallina clueca, corriendo desesperadas de lado y lado, chifladas, despistadas, llorosas; la fiesta se les aguó, perdieron los reales de boletos aéreos, resorts caribeños, hoteles, bebidas y demás placeres planificados. 

Así como enorgullece observar a un parlamento laborando sin descanso, ofendería gravemente la ausencia voluntaria. Hay suplentes, es cierto, pero votos y confianza de los electores es de cada diputado, especialmente en tiempo cuando el régimen, busca debilitarlos forzando ilegítimamente la falta de quórum inhabilitando, persiguiendo y obligando la huida.

Siguen siendo representantes, aunque hayan tenido que asilarse o buscar refugio, son para sus curules los suplentes que actuarán como ellos. Pero los diputados que calladamente decidan tomarse recreos, no merecen ni suplentes ni confianza. Habrá que someterlos al escarnio público no para que sean agredidos física o verbal, sino para recordarles son repudiados, y no serán elegidos en la próxima ni siguientes contiendas electorales. 

Parlamentarios dando la cara, ocupando curules, exponiendo ideas y observaciones, haciendo sentir a los ciudadanos que el país libre por el cual luchamos, el rescate político, ético, económico y social que exigimos, el país que se ponga de pie para reconstruir su dignidad y futuro, está allí, en la Asamblea Nacional, legitima, reconocida por el mundo libre y democrático, activa, confiable. Digna y decorosa al oponerse a unas elecciones en Venezuela mientras el usurpador usurpe. 

El régimen aulló para disimular su derrota, no acepta un diálogo inútil para el país, pero útil y oportuno para el castrismo, que no sabe qué hacer. Ha perdido la nación que engañó, destruyó, no tiene a dónde ir. Pesadilla aterradora. El malandraje político, la politiquería ladrona, cómplices cooperantes, enchufados, bolichicos; es decir, socios, se preparan para continuar robándose el tesoro público, dinero del pueblo, anunciando diálogo acordado en negociaciones indignas, oscuras, turbias.

Venezuela, sus ciudadanos, no aceptarán al castrismo-madurismo y están dispuestos a dar batalla. La fuerza institucional, internacional, ciudadana, la ruta del coraje debe librarse, no existe alternativa. La unión nacional, la verdadera, no la del chantaje, o imposición obligada; desafiará al régimen, nos liberemos de la ignominia abusiva, opresora, que si no al inicio, casi de inmediato, derivo en un proyecto dictatorial. El fracaso del llamado socialismo del siglo XXI, era previsible y ocurrió.  

La verdad, el coraje, la honestidad son valores liberadores de una sociedad seria y responsable. La decencia y decoro no premia prácticas fraudulentas, negocios mal habidos, corrupción, narcotráfico, lavado de dinero. Falso que la oportunidad debe aprovecharse a costa de cualquier sacrificio. El ingenio y agilidad, no consiste en robar. Agudeza e inspiración no es delinquir. Hay que combatir la corrupción del Estado. Hagamos de los principios éticos y morales, buenas costumbres ciudadanas una práctica, un hábito, una razón de vida. 

@ArmandoMartini

 

Matheus: El programa político de este Parlamento es devolverle la soberanía al pueblo con elecciones libres y competitivas

LUEGO DE UN NUEVO APAGÓN que dejó en penumbras a todo el territorio nacional, los ciudadanos asistieron a la convocatoria para escuchar el balance de gestión de la Asamblea Nacional en boca de los propios diputados, durante los primeros seis meses del año en el que se destacaron el nombramiento de representantes diplomáticos, junta administrativa de Citgo, Pdvsa y Monómeros, “recuperación” de activos y reconocimiento político de casi 60 países.

Para esta ocasión – en la que se aprovechó aprobar la Ley aprobatoria de adhesión al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) – la invitación fue a hacer una sesión de calle en la plaza Alfredo Sadel, ubicada en Las Mercedes, Caracas. Pequeñas tarimas y sillas blancas, algunas con forros azules, para invitados especiales, periodistas y los ciudadanos más puntuales fueron parte del protocolo de esta Asamblea Nacional extramuros.

A partir de las 9 de la mañana los ciudadanos se fueron aglomerando en la plaza, con un sol implacable que después dio paso a algunas gotas de lluvia, justo cuando se inicio la sesión que ya tenía hora y media de retraso.

El debate y presentación de los logros y retos que quedan para “rescatar la democracia” en Venezuela solo contó con la participación de un solo hombre, el diputado Juan Miguel Matheus (PJ-Carabobo) que destacó que la labor primordial de la Asamblea Nacional es devolverle “la soberanía al pueblo con elecciones libres y competitivas y alcanzar un proceso de reconciliación nacional”.

También pidió un reconocimiento a los ciudadanos que no han dejado de protestar y además han apoyado a los diputados del Parlamento para resistir la “dictadura de Maduro y la violación a los Derechos Humanos”.

Mantener la esperanza

La diputada y presidenta de la Comisión de Política Interior, Dennis Fernández (AD-Cojedes) pidió a todos los presentes mantener la esperanza, aunque reconoció que ha sido un año “muy duro” para los venezolanos.

Con un discurso leído, Fernández recordó la visita que hiciera la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet a Venezuela en el mes de junio y el informe que presentó después que calificó de “muy revelador”, ratificando además que las sanciones impuestas por Estados Unidos no fueron las causantes de la crisis económica venezolana.

Igualmente la diputada Manuela Bolívar (VP-Miranda) le transmitió un mensaje de ánimo a los ciudadanos porque lo que quiere “el régimen es la desesperanza y hoy no estamos solos”, en referencia a la comunidad internacional.

Bolívar aseguró que esta debe ser la última dictadura que viva el país y que el compromiso de los diputados de la Asamblea Nacional es que siga entrando la ayuda humanitaria.

Otra intervención con un llamado de ánimo y esperanza fue la de la diputada Delsa Solórzano (Encuentro Ciudadano-Miranda) que celebró la presencia de los caraqueños en la plaza a pesar del apagón. 

La diputada recordó cuando en Venezuela había una “división” por pensamiento político, pero que ese discurso ya ha sido superado y ahora “se unen en el discurso de la solución. Aunque la diáspora también nos dividió y ahora celebramos cumpleaños y fiestas por Internet, aunque también presenta fallas”.

En su discurso, Solórzano aseguró que dentro de la Unidad hay “colores distintos” pero que el compromiso es reconstruir la nación juntos. “Hemos aprendido a lo largo de 20 años, que quienes actúan en base a la venganza solo traen muerte y dolor”, agregó.
 
La diputada Nora Bracho (UNT-Zulia) – quien aseguró a los periodistas minutos antes de iniciar la sesión que le costó mucho secarse el cabello y planchar la ropa- que la mayoría de los estados de Venezuela viven su día a día sin electricidad y que “Caracas se presenta como una burbuja”. 
 
En ese momento el resto de diputados empezó a nombrar los estados que representan y que sufren constantemente fallas de energía, agua y transporte. 
 
Por eso Bracho aseguró que para eso vienen trabajando en el Plan País, de la mano de distintos expertos, “para que de forma planificada devolvamos a los ciudadanos la calidad de vida que merecemos y soñamos”.
 
Pidió un aplauso para esos expertos, que se encontraban como invitados especiales en la sesión de calle, y agregó que las acciones que conforman el Plan País, “buscan solucionar de forma eficaz y eficiente la crisis a la que estamos sometidos” y que en Venezuela “está será la última dictadura de nuestra historia”, lo que fue recibido por aplausos y el sonido de los pitos de los ciudadanos presentes. 
 
Guaidó: todas las opciones están dirigidas a terminar con el sufrimiento de los venezolanos
EL PRESIDENTE ENCARGADO y de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó aseguró que los venezolanos tienen varias opciones y todas ellas dirigidas a terminar con la crisis. 
 
En la sede del Parlamento y luego de casi tres horas de espera, el presidente declaró ante los medios de comunicación que actualmente cuentan con un apoyo más fuerte de la comunidad internacional, incluyendo al Papa Francisco y la canciller de Rusia. 
 
Igualmente señaló que sobre la negociación que se llevan a cabo en Barbados, será el reino de Noruega el que informe sobre los avances que se tienen. 
 
También mencionó la aprobación del TIAR y que no se trata sólo de aprobarlo en sesión, pues deben contar con el apoyo de otros países, entre ellos el Grupo de Lima que se reunirá el próximo 23 de julio. 
 
“No vamos a descansar hasta lograr los objetivos”, ratificó Guaidó.
Prensa venezolana ingresa por fuerza al Parlamento tras impedimento de la GNB

UN GRUPO DE PERIODISTAS APOYADOS por varios diputados opositores ingresaron por la fuerza este martes al Parlamento de Venezuela ya que desde hace más de un mes funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, Policía militarizada) impidieron el acceso de la prensa.

Los comunicadores, liderados por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), rompieron el cerco de seguridad de la GNB al empujar a algunos funcionarios que se encontraban en uno de los puntos de acceso al Palacio Federal Legislativo.

En el lugar también se encontraban varios parlamentarios que ayudaron a los periodistas a ingresar tras una breve discusión con los militares.

 

“El día de hoy, por una decisión, y hay que decirlo, de los diputados de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) finalmente hemos logrado ingresar a este recinto a hacer el trabajo que nos toca hacer y que nos corresponde hacer”, dijo a periodistas el presidente del SNTP, Marco Ruíz.

Los parlamentarios le dieron la bienvenida a la prensa, mientras resaltaban que el Gobierno de Nicolás Maduro busca desinformar y censurar.

La prensa venezolana había visto impedido su ingreso al Parlamento después del fallido levantamiento militar del pasado 30 de abril que lideró el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más cincuenta países.

Desde entonces, el Parlamento era fuertemente custodiado por funcionarios de la Guardia y de la Policía Nacional los días para los que se habían programado sesiones.

En una ocasión, incluso, los diputados opositores no pudieron ingresar a la sede del Legislativo por una supuesta alerta de bomba dentro del edificio y de la cual nunca se conoció información.

 

 

El SNTP ha alertado en múltiples oportunidades sobre la vulneración de la libertad de expresión en Venezuela al denunciar agresiones contra periodistas y tras el cierre de medios de comunicación.

Según el sindicato, la libertad de prensa en Venezuela fue objeto de al menos 2.020 ataques entre enero de 2013 y diciembre de 2018.