exílio archivos - Runrun

exílio

Evo Morales: Tengo miedo de una guerra civil en Bolivia

El expresidente de Bolivia Evo Morales tiene “mucho miedo” a que la actual crisis, con al menos una veintena de muertos, desemboque en una guerra civil por lo que apela al “diálogo nacional” y a que sus seguidores no se dejen llevar por la violencia.

En una entrevista con Efe, Morales reclamó este domingo un “gran diálogo nacional” como única manera de acabar con la violencia y abrió la puerta a la mediación internacional con presencia de la ONU, la Unión Europea o la Iglesia Católica.

Con su nueva vida en México, país al que llegó como asilado político el pasado 12 de noviembre, agradece al presidente Andrés Manuel López Obrador salvarle la “vida”, pero no descarta “amenazas y atentados” de países “exageradamente industrializados”, en referencia a Estados Unidos.

P: ¿A quiénes atribuye las muertes violentas tras su renuncia el pasado 12 de noviembre?

R: Renunciamos justamente para que no haya más agresiones a mis compañeros. Para que no haya ese racismo. Hasta el domingo (día de la renuncia) hubo en Santa Cruz enfrentamientos entre civiles, muertos y heridos. Me duele mucho. Pero desde el lunes (11 de noviembre), son ya 23 muertos de bala.

P: ¿Recae la culpabilidad de estas recientes muertes en las fuerzas de seguridad?

R: Las Fuerzas Armadas y los policías que conspiraron y se amotinaron ahora están matando al pueblo. Para que no haya hechos de sangre, renunciamos. Pero ahora viene el golpe de estado y una dictadura con semejante matanza.

P: ¿Hay riesgo para que se produzca una guerra civil?

R: Tengo mucho miedo. En nuestra gestión hemos unido campo y ciudad, oriente y occidente, profesionales y no profesionales. Ahora vienen grupos violentos. Pandilleros, drogadictos, pagados. Incluso se han infiltrado en las universidades. Y se organizan como paramilitares.

Hago un llamado a mi pueblo, del campo o de la ciudad; pobres, humildes o pudientes que ostentan el poder económico, a que no podemos estar enfrentados, peleando.

P: ¿Cómo resolver la cada vez más compleja situación?

R: Quiero que sepa la población que el día domingo (10 de noviembre) yo dije ‘si quieren vamos a nuevas elecciones y si tiene mucho miedo al Evo, sin Evo Morales’. Pero tampoco aceptaron. Era ‘Evo fuera’, y renuncié para evitar un baño de sangre pero fue peor porque así es la derecha boliviana.

P: Le han advertido que tiene cuentas pendientes con la justicia en Bolivia.

R: No entiendo semejante mentira, vengo de una familia muy humilde y los valores que aprendí en la familia son “No robar, no mentir, no ser flojo”. He llegado a la presidencia con la verdad y con la honestidad.

P: ¿Hay posibilidades de que se convoquen en breve elecciones? ¿Se atrevería a regresar y a ser candidato?

R: No estoy aferrado a ser candidato. Aunque ganamos en la primera vuelta las elecciones lamento mucho ese informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que tomó una posición política, y no técnica o jurídica.

Después de tanta masacre la situación política ha cambiado. El pueblo se ha movilizado y dice ‘fuera la dictadura”.

P: ¿Es posible el diálogo como la única solución?

R: No tengo otra alternativa que tener una gran diálogo nacional. Es importante la participación de partidos que han perdido las elecciones. Nosotros, yo, quiero participar en el diálogo. Pasaron del racismo al fascismo, y del fascismo al golpismo que estamos viviendo en este momento.Mi delito es ser indígena, es una cuestión de clases, no nos perdonan que nacionalizáramos los recursos naturales.

P: ¿La violencia pone en peligro el camino del diálogo?

R: Algunos dirigentes dudan. Y el pueblo se ha ido por encima de los dirigentes en El Alto. Ahora dicen: ‘¿Cómo vamos a dialogar con masacradores?’. En cinco días son 23 muertos de bala. Ya no quieren diálogo. Estamos haciendo esfuerzo para el diálogo, pero quienes vayan al diálogo pueden ser declarados como traidores.

P: ¿Se pueden llevar a cabo los cambios en Bolivia sin Evo Morales?

R: Tal vez mi error fue aceptar la candidatura (que le ofrecieron) los militantes y los movimientos sociales. Una candidatura basada en una sentencia constitucional. Quién sabe si fue un error pero a mí me dijeron: ‘Evo, tu vida no depende de vos, depende del pueblo’.

P: ¿Quién podría ser su sucesor?

R: Nosotros nos manejamos orgánicamente. Como fuerzas sociales tenemos que debatir. Aunque sí cueste consensuar quién quisiera ser candidato, quién quisiera ser presidente.

P: ¿Pero sí costará encontrar al nuevo Evo Morales?

R: Yo soy muy optimista.

El deseo de Evo

P: ¿Qué papel puede jugar la comunidad internacional?

R: Mi gran deseo es que haya diálogo con mediadores. Pero el primer planteamiento va a ser recuperar la democracia. Mi posición es que haya diálogo con mediadores y va a ser por tres cosas: por la vida, por la democracia y por la patria.

Qué bueno sería que España o (José Luis Rodríguez) Zapatero, experto en mediación o Pepe Múgica u otros gobiernos se sumen a la mediación para la pacificación.

P: ¿Considera viable la mediación de la Unión Europea?

R: Lamentablemente algunos países de la Unión Europea tomaron una posición. No me gustó. Pero pese a esto, bienvenido, para nosotros el diálogo es importante. Y no solamente la Unión Europea, la Iglesia Católica y también las Naciones Unidas.

P: ¿Y en el caso específico de España, con un gobierno de izquierdas, cómo vería su papel a futuro?

R: Todos, excepto algunos países como Inglaterra. Pero puede ser España. Tengo buena relación con el presidente de Francia, buena relación con la canciller de Alemania. Bienvenidos, necesitamos en este momentos mediadores.

P: ¿Ha tenido algún contacto ya con la diplomacia española?

R: No, últimamente no. No después de mi renuncia. Con toda Europa y organismos siempre estamos en contacto, pero a partir de mi renuncia ya no.

P: ¿Ha acercado posiciones con la OEA tras decir que está “al servicio del imperio norteamericano”.

R: Ha sido una decepción. Yo por lo menos tenía cierta esperanza con la OEA y su auditoría electoral. Pero dieron el informe preliminar, donde se tomaron decisiones políticas.

Intenté comunicarme con (su secretario general) Luis Almagro y no se quiso comunicar conmigo.

El domingo de madrugada la OEA se suma al golpe de estado, entre comillas. Esto es un golpismo. Nunca permitieron que entre la OEA a Nicaragua ni a Venezuela. Y ahora me doy cuenta qué rol juega la OEA en América Latina. Lo mejor sería cómo revisar, reestructurar, refundar o finalmente enterrar a la OEA.

P: ¿Qué papel juega Estados Unidos?

R: Estoy convencido que detrás de este golpe hay intereses trasnacionales y especialmente de Estados Unidos. El primero en reconocer el golpe de estado ha sido Estados Unidos, y ahí se demuestra su participación. (Y cuando buscábamos salir del país) Estados Unidos llamó al canciller (boliviano) ofreciendo su avión. Me dijeron que me llevaban donde quisiera, pero me negué. Quién sabe donde me hubieron llevado, a lo mejor a Guantánamo.

Una vida de asilado

P: ¿Qué espera de México y de su presidente, Andrés Manuel López Obrador?

R: Como asilado político no tengo que inmiscuirme en temas internos de México. Estoy muy agradecido con el presidente, el gobierno y el pueblo mexicano por haberme salvado la vida.

P: ¿Teme aquí en México por su seguridad? ¿Cree que podría padecer algún tipo de atentado?

R: Algo que no nos perdonan algunos países exageradamente industrializados es que un país socialista pueda demostrar que con política de izquierdas hay futuro. Eso no nos lo perdonan. Cuando hemos empezado programas de industrialización, esto no conviene a países industrializados como Estados Unidos.

Siempre puede haber algunas amenazas y atentados. Sin embargo, tengo mucha confianza en Dios y en nuestra Madre Tierra.

P: El 10 de diciembre Alberto Fernández asume la Presidencia de Argentina y ya le ha tendido la mano. ¿Aceptaría el asilo?

R: Si me iría a Argentina estaría más cerca de Bolivia. No lo he pensado. Durante esta primera semana en México cuesta quedarse en la ciudad. (Antes) cada día estábamos en tres departamentos de Bolivia. Eso lo extraño. Extraño aprobar o inaugurar obras, a veces entrar en campos deportivos, jugar, bailar. Cuesta, pero entiendo perfectamente mi situación.

P: ¿Su familia está con usted?

R: Estoy solo, y estamos haciendo algunas gestiones para que mis hijos puedan viajar.

P: Recientemente entraron en la Casa Grande del Pueblo y denunciaron que tenía una suite como la de un “jeque árabe”.

R: No han visto cosas lujosas. Se ha dicho que sacamos un gimnasio, unos cuadros. Yo no conozco eso, es otra mentira más. Hay jacuzzi y ducha pero también en la residencia (anterior) y yo no la había construido. No entiendo esta guerra sucia. La política de austeridad siempre ha sido nuestra política.

 

Adriana D´Elia renuncia a su curul en la Asamblea Nacional
La diputada alega razones personales y familiares para dejar el Parlamento
Manuel Teixeira asume ahora como principal 

@Saracosco/Foto: El Nacional

 

La diputada de la Asamblea Nacional, Adriana D´Elia (PJ-Miranda) presentó la renuncia a su curul, este martes, ante la Asamblea Nacional.

En una carta dirigida a la Junta Directiva del Parlamento y leída por el secretario, Edison Ferrer, la parlamentaria expuso motivos personales y familiares que le impiden seguir en el cargo.

En agosto de 2017 la Contraloría General de la República impuso una inhabilitación política por 15 años a la exdiputada. Luego el Tribunal Supremo de Justicia ratificó esta decisión, lo que en su momento D´Elia aseguró que el régimen de Nicolás Maduro pretendió “enlodar” su gestión como secretaria de la Gobernación de Miranda.

La Unión Interparlamentaria, en abril de 2018, decidió brindarle protección a un grupo de diputados de la oposición, entre ellos Adriana D´Elia. Sin embargo decidió exiliarse en Estados Unidos.

Mientras ejerció como diputada, Adriana D´Elia fue presidenta de la Comisión Permanente del Poder Popular y Medios de Comunicación.

El diputado Manuel Teixeira (UNT-Miranda) asume la curul como principal. 

TSJ provoca cambios en correlación de partidos políticos dentro de la Asamblea Nacional
Hasta ahora son 30 los diputados en condición de clandestinidad, exilio o en embajadas de Caracas por allanamiento de su inmunidad por parte del TSJ
Primero Justicia ha perdido la mayoría dentro del Hemiciclo mientras que Acción Democrática toma el primer lugar

@Saracosco 

“EN VENEZUELA NICOLÁS MADURO DIO UN GOLPE DE ESTADO”, fueron las palabras que dijo Julio Borges, expresidente de la Asamblea Nacional, el 30 de marzo de 2017, antes de romper la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) donde asumió las competencias del Poder Legislativo.

12 meses después de ese gesto teatral en los jardines del Palacio Federal Legislativo, Borges está en el exilio. Vive en Colombia junto con su familia. Salió del país, en principio para hacer una gira para buscar más apoyo internacional, pero luego el gobierno emitió una orden de captura en su contra por los hechos del 4 de agosto, cuando explotaron unos drones en un acto presidencial en la avenida Bolívar. Su historia es hoy la de varios de sus colegas y parecer ser la fase final de un proceso de persecución que comenzó hace cuatro años. 

Desde que la oposición ganara sorpresivamente la mayoría en las elecciones de la Asamblea Nacional (AN) en diciembre de 2015, el régimen de Nicolás Maduro ha intentando por distintas vías, reducir el Parlamento al punto de emitir sentencias a través del TSJ para allanar la inmunidad de los diputados. 

Uno de los momentos más convulsos fue durante ese mismo año 2017, cuando posterior a la sentencia se iniciaron una serie de protestas en distintas ciudades del país – especialmente en Caracas – donde Julio Borges como presidente de la Asamblea Nacional y coordinador de Primero Justicia, cobraron mayor importancia. 

Primero Justicia fue el partido que obtuvo mayor cantidad de curules dentro del Hemiciclo en las elecciones legislativas, lo que les permitió tener la presidencia de la Comisión de Finanzas, con José Guerra – ese mismo año 2017- Medios de Comunicación con Jony Rahal y Desarrollo Social, primero con Juan Requesens y luego con Miguel Pizarro. 

Pero al mismo tiempo de ser la mayoría dentro de la oposición – conformada en ese momento en la Mesa de la Unidad Democrática- también ha llevado a que sea el partido político con mayor cantidad de perseguidos por el régimen de Maduro. 

En una base de datos hecha por el equipo de Runrun.es se determinó que un 34% de los parlamentarios de la tolda de Primero Justicia – que son 32 en total- están en el exilio, clandestinidad o presos, como es el caso de Juan Requesens.

En este caso el quórum sigue garantizado gracias a los suplentes, que son en su mayoría de Voluntad Popular, que también ha sufrido bajas por las sentencias del TSJ. Del total de diputados de la tolda naranja – 16  parlamentarios en total – un 31% ha tenido que salir del Palacio Federal Legislativo para irse a otro país como exiliado o igualmente esconderse dentro del país. Lo que se traduce en que es el segundo partido político con mayor cantidad de persecuciones. 

Primero Justicia es el que se ha visto más afectado en este caso y la correlación de fuerza partidista ha sufrido cambios. Ahora la mayoría de diputados – según el partido político – lo tiene Acción Democrática que cuenta con 24 parlamentarios actualmente en las sesiones.

Pero el partido blanco no ha escapado de las sentencias del TSJ y actualmente cuenta con 3 diputados menos, entre ellos el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, quien se encuentra en la cárcel – en Fuerte Tiuna – desde el 8 de mayo, acusado de traición a la patria luego de participar en los hechos del 30 de abril. 

Igualmente a Henry Ramos Allup, expresidente del Parlamento, le allanaron la inmunidad parlamentaria y aunque no se encuentra en situación de clandestinidad, exilio o en alguna embajada, ha decidido no asistir a las sesiones por seguridad. 

El presidente encargado de Venezuela y de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó – quien pertenece a Voluntad Popular – también tiene su inmunidad allanada desde principios de abril de este año. A pesar de eso sigue en el ejercicio de sus funciones y asiste a las sesiones del Parlamento, además de recorrer cada fin de semana alguna ciudad de Venezuela. 

Guaidó asumió la presidencia de la Asamblea Nacional el 5 de enero – como lo indica la Constitución – y luego asumió la presidencia encargada del país el 23 de enero, apalancado en la legitimidad de la Asamblea Nacional que actualmente es el único poder de Venezuela con reconocimiento a nivel internacional, con el apoyo de al menos 60 países. 

Vaciando curules

En esta nueva estrategia del régimen de Maduro de allanar la inmunidad parlamentaria sin pasar por la aprobación de la Asamblea Nacional- como lo establece el artículo 200 de la Constitución- los suplentes también se han visto afectados. En este caso la mayoría son de Voluntad Popular.

De las tres curules vacías que hay actualmente dos están conformadas por diputados de la tolda naranja.

Sergio Vergara y Freddy Guevara pertenecen a Voluntad Popular – Vergara en clandestinidad y Guevara en la embajada de Chile. Sus suplentes, Rosmit Mantilla – preso político desde 2014 hasta 2016- y Juan Andrés Mejía también son de VP y actualmente se encuentran en Francia y Argentina, respectivamente.

La tercera curul vacía se divide entre AD con el caso de Henry Ramos Allup y Primero Justicia con el suplente Ramón López, que – como indica el Informe sobre la Situación de los Diputados de la AN- salió del país luego de recibir amenazas por parte de Diosdado Cabello en la ANC, por denunciar ante distintos organismos el caso del parlamentario Juan Requesens.

Aunque por el momento el TSJ no ha publicado alguna nueva sentencia sobre los diputados de la Asamblea Nacional, otras dos curules corren el riesgo de quedarse vacías ante la mención del presidente de la ANC, Diosdado Cabello y de Freddy Bernal, actual protector del estado Táchira.

El suplente Renzo Prieto ha tenido que asumir la curul de su principal, Gaby Arellano, quien se encuentra en el exilio desde el año pasado luego de que el TSJ emitiera una orden de captura en su contra.

Prieto denunció en julio de este año haber recibido amenazas de muerte y además Cabello presentó un video, en su programa Con El Mazo Dando, donde se le acusa de haber contratado a una persona para asesinar a Freddy Bernal y Valentín Santana.

Igualmente el diputado Franklyn Duarte – suplente de Laidy Gómez, actual gobernadora del Táchira- ha sido acusado por Freddy Bernal de promover la persecución de venezolanos en el exterior e incitar a la xenofobia.

El llamado protector del Táchira solicitó al fiscal designado por la ANC, Tarek William Saab, iniciar una investigación en contra del parlamentario. Hasta el momento no ha habido decisión al respecto, pero de decidir allanar su inmunidad podría ser otra curul vacía dentro del Parlamento.

Jugando en unidad

Aunque la correlación de fuerzas dentro de la Asamblea Nacional ha cambiado por la persecución del TSJ, el presidente encargado, Juan Guaidó ha buscado apoyo de los parlamentarios que han tenido que salir del país para afianzar su gabinete de Gobierno.

Tal es el caso de Julio Borges – coordinador de Primero Justicia- nombrado en un principio como representante diplomático ante el Grupo de Lima y ahora como Comisionado Presidencial para las Relaciones Exteriores.

Del mismo partido, están dentro del Gabinete de Guaidó, Miguel Pizarro y José Guerra – ambos en el exilio – como presidente de la Comisión Especial para el seguimiento de la Ayuda Humanitaria y vicepresidente de la Comisión Especial del Plan País.

Igualmente el partido Acción Democrática con Henry Ramos Allup lideró un acto en Maracay el pasado fin de semana, donde también estuvo el presidente del Parlamento, Juan Guaidó. 

En el mitin, Ramos Allup aseguró que la “artillería adeca debe organizarse para llevar con éxito las políticas anunciadas por el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó”. 

Mientras que Guaidó elogió la labor partidista de AD y que “el respeto que se deber tener a las instituciones es la fortaleza de los contrapeso al poder para preservar la democracia, y si alguien lo enseñó sin duda es un partido histórico como Acción Democrática”.

También una parte de lo partidos minoritarios dentro de la Asamblea Nacional decidieron darle respaldo a la presidencia de Juan Guaidó para que continúe en el cargo hasta que logre el cese de la usurpación. En 2015 los partidos políticos que conformaban la MUD, habían firmado un acuerdo en el que se establecía qué partido tomaría la presidencia año tras año.

En 2020 – último año legislativo antes de las elecciones – el turno le corresponde a estos partidos, pero el viernes 6 de septiembre, ofrecieron una rueda de prensa en la sede del partido Voluntad Popular en la que dejaron claro que “nuestro país merece que todos pongamos a Venezuela por encima de cualquier aspiración personal. Éste es el momento en el que debemos dejar nuestros proyectos particulares a un lado para poner por delante el interés nacional”.

Tres comisiones permanentes de la Asamblea Nacional no tienen presidente

TRES COMISIONES PERMANENTES DE la Asamblea Nacional (AN) no tienen presidente debido a la medida judicial dictada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) contras sus directores, disposición que obedece a las acciones aplicadas por el Ejecutivo nacional contra el parlamento desde el 2016 e intensificadas a partir de los hechos del 30 de abril, revela un informe elaborado por la AN.

Según el Parlamento las acciones evidencian que a través de la persecución, detención y exilio obligatorio de los diputados se ha impuesto una estrategia destinada a quitarles los fueros a los parlamentarios legítimamente electos.

Las comisiones legislativas afectadas con las medidas judiciales son Desarrollo Social Integral, cuyo presidente es el diputado Miguel Pizarro, quien se mantiene en la clandestinidad; la Comisión de Finanzas, presidida por el diputado Carlos Paparoni, sobre quien pesa una medida judicial; y la Comisión de Contraloría, encabezada por el diputado Freddy Superlano, a quien se le allanó la inmunidad por petición del TSJ.

Los tres diputados que han presidido la Comisión de Desarrollo Social Integral en este período legislativo (José Manuel Olivares, Juan Requesens y Miguel Pizarro), han sido perseguidos por el Gobierno de Nicolás Maduro; mientras que José Trujillo (vicepresidente de dicha instancia), desde abril no se ha incorporado a las actividades parlamentarias.

El Parlamento denuncia que 112 diputados opositores han sido hostigados, perseguidos, exiliados o en clandestinidad. 27 diputados principales los que se encuentran perseguidos, exiliados, asilados o en la clandestinidad y de estos, solo 19 han podido convocar a su suplente para mantener activo la curul en la Asamblea, mientras que los ocho restantes dejaran vacío sus escaños, pues los suplentes están perseguidos o exiliados

Para revertir esta situación la Comisión de Política Interior de la AN, adelanta un proyecto de reforma puntual al Reglamento Interior y Debates, lo que le daría un nuevo respiro a la oposición, pues el mismo establecerá el mecanismo de “Quórum Mixto”, (presencial y virtual), lo que le permitiría a los diputados que se encuentran en el exilio o perseguidos participar en las sesiones plenarias con voz y voto y mantener sus puestos.

Por su parte, la Asociación Civil Súmate informó que las medidas judiciales contra parlamentarios han dejado sin representación en la Asamblea Nacional a 11 municipios y siete parroquias del país.

 

*Vea la nota completa en TalCual

Carlos Vecchio:

HAN PASADO CINCO AÑOS desde que el ahora encargado de negocios del gobierno interino de Venezuela, Carlos Vecchio, salió de forma clandestina de su país. Es la edad que va a cumplir su hijo que nació en el exilio. Llegó con su familia a Doral, en el sur de Florida, sin demasiada planificación “porque una cosa es hacer estrategias y escenarios en frío y otra tomar decisiones en caliente, cuando tienes que correr”, dice ahora, sentado en una oficina que le presta Visión Democrática, una organización creada para atender a la diáspora.

Vecchio fue nombrado la voz principal de Venezuela en Estados Unidos y aceptado como tal por la administración de Donald Trump el pasado 27 de enero. El segundo a bordo del perseguido partido opositor Voluntad Popular, ahora es el responsable de articular la diplomacia del gobierno encargado en Venezuela con EEUU. Todo es producto de un trabajo silencioso que él y otros políticos exilados han hecho en este país.

En entrevista con Univision Noticias en Washington, cuenta qué fechas y momentos fueron clave para lograr la posición donde ahora está la oposición al régimen de Maduro. De la misma forma habla sobre su vida en la ciudad de Doral y el impacto que esto tuvo en acercarse al exilio y al senador republicano Marco Rubio. También explica cómo se imagina el 23 de febrero en Venezuela.

Varias cosas lo sorprenden esta tarde: “El apoyo tan grande que hemos recibido” y los cinco años transcurridos. “Nunca me imaginé tener que salir de mi país por persecución política”, explica. Cansado, ya sin saco, luego de la jornada matutina de la Conferencia Mundial para la ayuda humanitaria en Venezuela que se realizó en la sede principal de la OEA, recibía a periodistas y equipos de trabajo por turnos.

 

*Lea la nota completa en Univisión 

Dos magistrados del TSJ en el exilio se desincorporaron de la institución

ESTE LUNES LOS MAGISTRADOS del Tribunal Supremo de Justicia en el exilio, Thomas Alzuru y Alejandro Rebolledo, presentaron su desincorporación a la institución.

Elyangélica González, periodista venezolana, aseguró que en una carta dirigida al presidente del Tribunal, Miguel Angel Martí Tortabú, los magistrados pidieron que sus nombres no sean utilizados en las convocatorias.

“Sírvase no utilizar nuestros nombres en cualquier convocatoria, resolución, reunión, acuerdo, decisión, procedimiento y actuaciones, acciones o actos que estimen necesario o útil, para sus designios”, dice la misiva entregada por los magistrados Alzuru y Rebolledo.

De acuerdo con González, los magistrados no creen en la aplicabilidad práctica de las sentencias y decisiones tomadas por la instancia jurídica en el exterior, y cuestionaron la actuación de la entidad, asegurando que no tiene legitimidad pues nunca se constituyó como tal.

Junto a Alzuru y Rebolledo, serían ocho los magistrados que, juramentados por la Asamblea Nacional, no forman parte de las decisiones del Tribunal Supremo en el Exilio, entre los que se encuentran Evelyna Dapolo, Gonzalo Álvarez, Gonzalo Oliveros, Ángel Zerpa, Manuel Reyes Peña y Jesús Rojas.

 

 

TSJ solicita extradición de Rafael Ramirez, Luisa Ortega Díaz y Zair Mundaray

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) aprobó solicitar al Reino de España la extradición del anterior ministro y expresidente de PDVSA, Rafael Ramírez, así como solicitar a Colombia la extradición de la fiscal general en el exilio, Luisa Ortega Díaz y uno de los fiscales de su administración, Zair Mundaray.

A través de la Sala de Casación Penal, el máximo tribunal venezolano declaró procedente la solicitud de extradición a Ramírez, acusado de los presuntos delitos de peculado doloso propio, evasión de procedimiento licitatorio y asociación.

Por su parte, a Ortega Díaz le acusan por su presunta participación en los delitos de traición a la patria; usurpación de funciones; uso de documento público falso; uso de sello falso; ocultación y retención; falsa denuncia o acusación y asociación. A Mundaray también le adjudican la presunta participación en el delito de traición de la patria y usurpación de funciones públicas.

La ruptura de Ramírez con la administración de Nicolás Maduro se concretó cuando fue forzado a dejar su puesto como embajador ante las Nacionas Unidas en Nueva York, Estados Unidos, el noviembre del año pasado. En ese momento, en lugar de regresar a Venezuela, partió al exilio sin dar a conocer el país a donde se dirigía.

Desde entonces, Ramírez se convirtió en un crítico del gobierno de Maduro y del estado en que se encuentra la petrolera estatal que manejaba.

Luisa Ortega Díaz fue destituida de su cargo como Fiscal general de la República en agosto de 2017 por la impuesta Asamblea Constituyente por estar presuntamente incursa en varios delitos de corrupción dentro del Ministerio Público.

Por ello, se le embargaron sus cuentas y propiedades, y se declaró al MP en emergencia  para hacer una renovación de la institución y “luchar contra la impunidad”. Desde entonces, el puesto de fiscal es ocupado por Tarek William Saab, antiguo Defensor del Pueblo.

El 31 de marzo de 2017 declaró que las sentencias  155 y 156 de la Sala Constitucional del TSJ, que despojaban a la Asamblea Nacional de sus competencias y anulaban la inmunidad parlamentaria constituían “una ruptura del orden constitucional”. Desde entonces, empezó a criticar la actuación represiva del Gobierno contra las protestas antigubernamentales que surgieron desde esa fecha y desmontó versiones que se pretendían instaurar desde el Ejecutivo sobre la muerte de algunos manifestantes, como Juan Pablo Pernalete.

Luego de ser destituida por la ANC, Ortega Díaz se vio obligada a salir del país, y desde entonces ha llevado denuncias a organismos internacionales, entre ellos la Corte Penal Internacional, acusando a Nicolás Maduro y varios de sus funcionarios como responsables en la violación de derechos humanos.

 

*Con información de Tal Cual

 

Ostracismo del siglo XXI, por Alejandro Armas

 

En una ocasión, el conjunto de acciones emprendidas por el grupo de personas que desde hace casi dos décadas gobierna Venezuela, así como sus resultados, fue calificado como una colección de calamidades en este espacio. Cualquiera que crea que en la repisa sobre la que el coleccionista exhibe sus objetos está llena, debería pensarlo dos veces. Cada cierto tiempo aparece un nuevo elemento impresentable, ya sea la hiperinflación, el repidemias erradicadas y resucitadas, la violencia hamponil extrema o los apagones recurrentes. Como puede verse, algunos son completamente nuevos para los venezolanos. Otros son adefesios por los que el país sí ha pasado antes, recogidos del basurero más hediondo de la historia. Hay uno que ha pasado algo por debajo de la mesa debido al número muy limitado de personas a las que que afecta directamente, pero que debería ser visto como una afrenta por todos y cada unos de los ciudadanos. Se trata del destierro.

 

Cualquier alergría producida por la excarcelación del exdirigente estudiantil Villca Fernández se volvió de inmediato estupor amargo al ver que de una mazmorra en El Helicoide lo remitieron a un avión rumbo a otras latitudes. El artículo 50 de la Constitución reza que “ningún acto del Poder Público podrá establecer la pena de extrañamiento del territorio nacional contra venezolanos”. No importó. Igual montaron a Fernández en esa aeronave. Así, como Jalisco.

 

Pareciera que el poder decidió establecer una nueva forma de restringir las actuaciones de sus adversarios y que la aplicará cada vez que lo juzgue conveniente. Porque la expulsión de Fernández no es la primera que ocurre durante esta autoproclamada revolución. Nadie debe olvidar que los activistas del partido Voluntad Popular Francisco Márquez y Gabriel San Miguel ya pasaron por eso. En 2016 los detuvieron mientras se preparaban para respaldar la movilización ciudadana a favor de un referéndum revocatorio presidencial. Por meses estuvieron tras las rejas. La suerte de “Pancho y Gabo”, como los conocían coloquialmente, fue durante todo ese tiempo asunto de interés para millones de sus compatriotas. Al final los sacaron de su celda, pero con la condición de enviar de inmediato a San Miguel a España, y a Márquez a Estados Unidos.

 

Como ya se dijo antes, el exilio forzoso es una práctica punitiva que Venezuela conoció mucho antes de que hubiera una revolución socialista. De hecho, se trata de una de las medidas sancionatorias más antiguas en la historia de la humanidad. En la culta Atenas de la Grecia clásica se aplicaba el ostracismo, que era la expulsión de un ciudadano por una década. Dos lustros sin poder pisar la polis. La pena era impuesta por un cuórum de la Asamblea contra aquellos percibidos por la sociedad como una amenaza. Tal vez el caso más célebre haya sido el del campeón de Salamina, el general Temístocles. Luego de que lo desterraran, prestó sus servicios militares ni más ni menos que a los persas a los que combatió en nombre de la libertad helénica. Claro, difícilmente se puede juzgar las leyes de la Atenas de hace dos milenios y medio desde el punto de vista moral contemporáneo.

 

De vuelta a Venezuela, los destierros fueron una praxis común de los sucesivos gobiernos del tumultuoso siglo XIX para anular políticamente a sus rivales. Caudillos que exiliaban a otros caudillos. En la centuria siguiente el extrañamiento fue reanudado por Eleazar López Contreras, para quien era una alternativa menos brutal que las predilectas de su predecesor: La Rotunda y el Castillo San Felipe de Puerto Cabello. Más que rudimentarios militares de provincia, los exiliados de esta época fueron la generación fundadora de los primeros partidos políticos modernos venezolanos.

 

Pero acaso el más connotado autor de exilios forzosos en nuestro siglo XX haya sido Marcos Pérez Jiménez. Si bien el esperpento de Michelena tenía afinidad por los barrotes e incluso por el gatillo para anular a quienes clamaban por la restauración de la democracia, también optaba a veces por una suerte de ostracismo caribeño que, a diferencia del mediterráneo antiguo, era una imposición exclusiva suya y de sus adláteres. Tal fue el destino del ya entonces veterano dirigente Jóvito Villalba. Apenas se conoció que URD arrazó en las elecciones de 1952 para formar una asamblea constituyente, los resultados fueron alterados para favorecer a los partidarios del gobierno militar. Al líder de la tolda amarilla lo expulsaron de Venezuela al muy poco tiempo.

 

Hubo muchos otros casos, sobre todo de militantes de AD y el PCV. A veces el destierro era un castigo secundario aplicado a quienes antes pasaban por las siniestras cárceles de la dictadura. Así ocurrió por ejemplo con el joven miembro de la resistencia adeca José Ángel Ciliberto (el mismo que tres décadas después fuera vinculado con escándalos de corrupción en el gabinete de Jaime Lusinchi).

 

Pues bien, tales experiencias de calabozo y exilio inevitablemente recuerdan a lo que ha sucedido con Francisco Márquez, Gabriel San Miguel y, ahora, Villca Fernández. Comentando el trance por el que estos tres activistas políticos pasaron, un pariente me dijo que “les hicieron tremendo favor, porque aquí no se puede vivir”. El comentario lo hizo de buena fe, pero es incorrecto. Sin importar lo deteriorado que esté un país, nadie puede quitarle a sus ciudadanos el derecho de vivir en él (excepto, desde luego, cuando la justicia de otra nación requiera a alguien por delitos cometidos en su territorio). La decisión de seguir aquí o emigrar pertenece a cada individuo y a nadie más. Por eso resulta repulsivo saber que una vez hay más venezolanos desterrados. Por eso y por otras miles de razones es necesario un cambio político.

 

@AAAD25