DGCIM archivos - Página 2 de 13 - Runrun

DGCIM

Sindicalista Rubén González fue condenado a 5 años y 9 meses de cárcel

EN LA CUARTA AUDIENCIA de juicio contra Rubén González, secretario general del sindicato de Ferrominera Orinoco, el Tribunal Militar Décimo Quinto de Control de Maturín, Monagas, condenó al dirigente a 5 años y 9 meses de cárcel, pese a que es ilegal juzgar a civiles en tribunales militares.

El artículo 49, numeral 4, de la Constitución establece que “toda persona tiene derecho a ser juzgada por sus jueces naturales en las jurisdicciones ordinarias o especiales, con las garantías establecidas en esta Constitución y en la ley”.

El sindicalista lleva 8 meses y 15 días preso en la cárcel de La Pica, ubicada en ese estado. Le fueron imputados tres cargos militares: ataque al centinela, ultraje al centinela y ultraje a la Fuerza Armada Nacional.

“Hoy la narcodictadura mediante juicio militar anticonstitucional e ilegal somete al dirigente sindical Rubén González a 5 años 9 meses de cárcel. Su único delito fue defender los derechos de los trabajadores de Guayana y sus tablas salariales. Pero pronto vendrá la justicia y los encarcelados serán sus carceleros”, expresó Degraín Marichales, delegado de Sintraferrominera. “Hacemos responsable a la fiscal Karelis Nuñes y al juez coronel Alexis Baloa por cualquier veredicto inusual o fuera de las leyes”, dijo el dirigente sindical horas antes de la sentencia del tribunal militar.

Este martes 13 de agosto el dirigente sindical de hospitales y clínicas de Caracas Mauro Zambrano, denunció que funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) desalojaron a la familia de González al momento de iniciar el juicio en su contra, a las 10:00 am.

Zambrano hizo la denuncia a través de su cuenta en la red social Twitter. Argumentó que estos actos judiciales son orales y públicos.

“Denunciamos que funcionarios de la Dgcim sacaron a los familiares de Rubén González del tribunal que celebrará su audiencia preliminar este 13 de agosto. Estos actos son orales y públicos. Exigimos su libertad inmediata”, escribió el dirigente.

El dirigente de Voluntad Popular (VP) del estado Bolívar José Basanta también denunció el hecho.

“Familiares de Rubén González denuncian que funcionarios del Dgcim los sacan del tribunal y acordonan todo el perímetro del mismo”, manifestó a través de su cuenta en la red social.

González fue detenido en la madrugada del jueves 29 de noviembre luego de que guardias nacionales retuvieron en Anaco a 60 trabajadores de empresas básicas de Guayana, entre ellos el dirigente sindical.

Regresaban de una protesta laboral realizada el miércoles en Caracas, en la que trabajadores de la administración pública les entregaron a comisionados de la Defensoría del Pueblo un documento en el que le exigen al funcionario Alfredo Ruiz Angulo que “ejerza las acciones necesarias ante el Ministerio del Trabajo o cualquier instancia judicial en defensa de los derechos e intereses colectivos de los trabajadores del sector público”.

El viernes de esa misma semana un tribunal militar de Maturín le dictó privativa de libertad y lo trasladaron a La Pica.

Del 8 al 12 de julio, la Comisión de Encuesta relativa a Venezuela establecida por el Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) visitó al país para constatar las denuncias de violaciones a los convenios internacionales laborales relativos a la libertad sindical, la consulta tripartita y la fijación de salarios mínimos por parte del gobierno de Nicolás Maduro.

Los miembros de la Comisión de la OIT también visitaron Guayana, donde la Intersectorial de Trabajadores de la ciudad (ITG), capítulo Heres, denunciaron la persecución a trabajadores y dirigentes de las empresas básicas de Guayana. Uno de los casos que mencionaron fue el de González.

“Las puertas Bachelet”, nuevo método de tortura en las cárceles venezolanas

La represión y la tortura del régimen de Nicolás Maduro contra los presos políticos ha aumentado tras la visita que hizo a Venezuela la Alta Comisionada de los DDHH de la ONU, Michele Bachelet, hace dos meses, tanto que se han instalado en su honor las denominadas «puertas Bachelet» para criticar el régimen carcelario que sufren los opositores y disidentes.

En su rueda de prensa, la diputada Delsa Solórzano denunció que «han instalado unas puertas a las que llaman ‘Bachelet’». Los carceleros exclaman con un grito: «¿querías a Bachelet?, ahí la tienes», al referirse a las puertas metálicas a las que «les abrieron solo una pequeña hendidura para pasar la escasa comida», ha denunciado la diputada.

El nuevo método de tortura fue notificado por los abogados y organizaciones no gubernamentales que se ocupan de atender a unos 40 y 50 civiles y militares que se encuentran detenidos en la sede principal de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) en Boleíta, al norte de Caracas.

Los familiares de gran parte de estos presos, casi todos por motivos políticos, también han denunciado ser víctimas de torturas y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes.

Estas nuevas celdas de máxima seguridad, de 2 por 2 metros, bautizadas con el nombre de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas, están sin inodoro ni ventilación. No tienen rejas sino una puerta metálica con una pequeña ranura o rendija por donde pasan la comida.

La diputada Solórzano afirmó que a los presos de la DGCIM los mantienen esposados «todo el día y sólo les quitan las esposas para comer». Las celdas donde están recluidos no tienen ventilación ni luz solar, además el pozo séptico se encuentra dentro de ellas.
Torturas y tratos degradantes

En su informe la Alta Comisionada Michele Bachelet, publicado el 4 de julio, señaló a la DGCIM como uno de los cuatro cuerpos de seguridad donde se cometen torturas y otros tratos crueles, además de detenciones arbitrarias y desapariciones forzadas. Los otros tres órganos de tortura son el SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia), el FAES (Fuerzas de Acciones Especiales) y la cárcel militar de Ramo Verde.

Además Solórzano dijo que teme por la vida de los militares Humberto De La Sotta, Igber Marín Chaparro y Ruperto Molina, al igual que Carlos Marrón (dueño de la página web Dólar Pro) «quienes llevan más de un mes sin ser vistos por familiares ni abogados».

También señaló que el buzo profesional Hugo Marino Salas sigue desaparecido forzosamente y es responsabilidad de la DGCIM. La diputada reiteró que «en esas condiciones corren peligro la vida y la integridad física de todos los presos políticos que se encuentra en la DGCIM».

«No se puede guardar silencio ante tanto horror. Tan solo la emisión de un informe, por contundente que este sea, no basta. Urge el pronunciamiento y acción internacional sobre este tema que obligue al cese de las torturas», aseveró la presidenta de la Comisión parlamentaria especial de Justicia y Paz. También pidió acciones inmediatas de Naciones Unidas y la oficina de Bachelet, al igual que la Organización de Estados Americanos.

Solórzano exigió a la Corte Penal Internacional «actuar de inmediato» en el caso de Venezuela. «¿Todo lo ocurrido no les basta para entender el carácter sistemático de la violación de DDHH en nuestro país? La indiferencia y falta de acción de organismos internacionales los hace cómplices de estos graves hechos».

Estados Unidos revoca visas a comandantes de la Dgcim y las Faes

MIKE POMPEO, SECRETARIO de Estados Unidos anunció a través de su cuenta en Twitter que los venezolanos Rafael Bastardo Mendoza, comandante de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes), e Iván Hernández Dala, Director de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) fueron sancionados financieramente y además les fueron revocadas sus visas por su participación en “violaciones graves de los derechos humanos”.  

El comunicado emitido por el Departamento de Estado de EE UU explica que la medida se hace extensiva para los familiares de Hernández y Bastardo. 

 

 “Estoy designando públicamente a la esposa de Bastardo, Jeisy Catherine Leal Andarcia, y a la esposa de Hernández, Luzbel Carolina Colmenares Morales, así como a los hijos menores de ambos funcionarios”.

 

El comunicado afirma que tanto el Faes como la Dgcim están implicadas en violaciones, abusos de los derechos humanos y represión a la sociedad civil, actos que fueron respaldados en el informe presentado por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, el pasado 5 de julio, así como en informes de otras instituciones. 

La designación fue tomada bajo la sección 7031 de la Ley del Departamento de Estado, Operaciones Extranjeras y Programas relacionados del año fiscal 2019, que establece que los funcionarios extranjeros que hayan estado involucrados en corrupción significativa o en la violación de derechos humanos pierden su elegibilidad para entrar a Estados Unidos.

 

Delsa Solórzano denuncia aumento de torturas a presos en la Dgcim

LA DIPUTADA DE LA ASAMBLEA NACIONAL, Delsa Solórzano (Encuentro Ciudadano-Miranda) denunció que la represión y tortura en contra de los presos políticos en la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim), han ido en aumento.

A través de su cuenta de Twitter, Solórzano explicó que a los detenidos los mantienen esposados todo el día y solo le quitan las esposas para comer.

Expresó preocupación por la vida de De La Sotta, Marín Chaparro, Ruperto Molina y Carlos Morón “quienes tienen más de un mes que no son vistos por familiares ni abogados”.

Sobre el buzo Hugo Marino Salas, la diputada informó que todavía se encuentra en condición de desaparición forzada bajo la responsabilidad de la Dgcim.

Puerta Bachelet

De igual forma la parlamentaria denunció que dentro de la cárcel militar han instalado unas puertas que llaman “Bachelet”, en referencia a la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

“Al grito de ´¿Querías a Bachelet? ahí la tienes´, a las cuales les abrieron solo una pequeña hendidura para pasar la escasa comida”, agregó Solórzano.

Los presos, indicó la diputada, pasan el día en celdas sin ventilación ni luz solar y con el poso séptico dentro de ellas. Que es el mismo lugar donde comen.

“No se puede guardar silencio ante tanto horror. Tan solo la emisión de un informe, por contundente que este sea, no basta. Urge pronunciamiento y acción internacional sobre este tema que obligue al cese de las torturas”, agregó Delsa Solórzano en la red social.

Hizo mención a los organismos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro y también a la Corte Penal Internacional a la que exigió “actuar de inmediato en el caso Venezuela, ¿Todo lo ocurrido no les basta para entender el carácter sistemático de la violación de Derechos Humanos en nuestro país?”.

Almagro exige permiso para que Comisión de la ONU constate salud de militares presos en la Dgcim

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, exigió un permiso para que la Comisión del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU), pueda entrar a los calabozos de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) y constate estado de salud de militares presos.

A través de su cuenta de Twitter, Almagro explicó que es necesario comprobar el estado de salud y tener una fe de vida de los presos políticos Coronel Luis De La Sotta y los Teniente Coronel Ruperto Molina y Marín Chamarro, más el civil Carlos Marrón.

Molly De La Sotta, hermana del Coronel Luis De La Sotta, también ha exigido una fe de vida de los detenidos y agregó que son víctimas de tortura por protestar para exigir la entrada de la Comisión que se quedó en el país, luego de la visita de la Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, en el mes de junio.

Desaparición forzada

La semana pasada la diputada Delsa Solórzano denunció la desaparición forzada de estos ciudadanos y alertó que están en condición de desaparición forzada.

Solórzano indicó que la última información que han podido obtener es que están siendo sometidos a torturas en un cuarto de castigo, lo que puede producir “terribles resultados como lo que ocurrió con el Capitán Acosta Arévalo. Nosotros tememos por la vida de estos cuatro venezolanos”.

También señaló que los estarían obligando a respirar pintura tóxica y gasolina, “imagínense la mezcla de olores. No se ha acatado la instrucción de cesar la tortura y no se aplican los mecanismos previstos en la Ley contra la Tortura”. 

Delsa Solórzano denuncia desaparición forzada de tres militares y un civil

La diputada de la Asamblea Nacional, Delsa Solórzano (Encuentro Ciudadano-Miranda) denunció que actualmente hay tres militares y un civil en condición de desaparición forzada.

En rueda de prensa, la parlamentaria señaló que el Capitán de Navío, Luis de la Sotta; el Teniente Coronel, Ruperto Molina; el Teniente Coronel Igbert Marín Chaparro y el ciudadano Carlos Marrón, estarían en la sede de la Dirección de Contrainteligencia Militar en Caracas (Dgcim), pero que desde hace semanas no se permiten las visitas. 

Solórzano indicó que la última información que han podido obtener es que están siendo sometidos a torturas en un cuarto de castigo, lo que puede producir “terribles resultados como lo que ocurrió con el Capitán Acosta Arévalo. Nosotros tememos por la vida de estos cuatro venezolanos”.

También señaló que los estarían obligando a respirar pintura tóxica y gasolina, “imagínense la mezcla de olores. No se ha acatado la instrucción de cesar la tortura y no se aplican los mecanismos previstos en la Ley contra la Tortura”. 

Una fe de vida

Exigió una fe de vida, pero que sea permitiendo las visitas de sus familiares y abogados y no a través de fotos o videos que pueden ser manipulados, “porque sabemos de lo que son capaces aquí”.

Igualmente recordó que los presos políticos de la Dgcim, más los presos comunes, han exigido la visita de los oficiales del Alto Comisionado de Naciones Unidas y también de los diputados encargados del área de Derechos Humanos. “Insistimos y alertamos al país de nuestro temor por la vida de cuatro venezolanos”, agregó. 

“¿Qué está esperando la satrapía? ¿Entregarnos cuatro cadáveres más? Nosotros tenemos que reiterar, junto al país, que se muestren a estos venezolanos con vida y que cesen las torturas”, advirtió la diputada. 

Foto: Prensa Unidad

Liberan a la pareja de Miguel Rodríguez Torres

EL PERIODISTA NELSON BOCARANDA informó a través de su cuenta en Twitter que Rocío Finlay Ramírez, pareja sentimental del exministro de Interior, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres fue liberada luego de permanecer varios meses detenida en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) ubicada en Boleíta. 

Ramírez, de 43 años de edad, fue detenida por efectivos de la Dgcim en La Grita, estado Táchira, el pasado 12 de mayo, luego de ser acusada por supuesta complicidad para la ejecución de un plan de fuga del exministro y otros uniformados.

Los #Runrunes de Bocaranda de hoy 16.07.2019: MEDIO: Con el ojo puesto
MEDIO
CON EL OJO PUESTO: 
 

El pasado 2 de julio en el portal LaPatilla.com apareció esta nota como introducción a un trabajo de Bloomberg sobre el mismo tema: “Los esfuerzos de Estados Unidos para expulsar del poder a Nicolás Maduro, sancionando a los estadounidenses que compran y financian el petróleo de su país, hasta ahora han fracasado en parte debido a personas como Dragoslav Ilic, un serbio con una empresa panameña que comercializa petróleo venezolano en la sombra y ayuda a apuntalar al asediado régimen”. Luego la agencia de noticias financieras detalló el caso investigado por su periodista Lucia Kassai. Aquí parte de su trabajo: “En los cinco meses transcurridos desde que Washington aplicó sanciones a Petróleos de Venezuela SA, los principales actores se han retirado del mercado, privando a Caracas del muy necesario efectivo. Pero media docena de incógnitas, como Ilic y su MS International Corporation, han entrado en la brecha. De acuerdo con cuatro personas en la industria, Ilic ha realizado acuerdos por valor de $ 130 millones con PDVSA, enviando el crudo principalmente a Asia. Los nuevos comerciantes evitan los trucos de sanciones en el sistema financiero global mediante el trueque del petróleo y la reventa a terceros. MS Internacional intercambia el petróleo por gasolina y componentes de gasolina, lo que ayuda a Maduro a mantener a sus seguidores leales a través del suministro de combustible altamente subsidiado. Hasta hace poco, nadie en la industria había oído hablar de Ilic o su compañía. A través de un abogado, Ilic se negó a ser entrevistado o comentar sobre su negocio con Venezuela.

 

Dragoslav Ilic El serbio con una empresa panameña que comercializa petróleo venezolano en la sombra y ayuda a apuntalar al asediado régimen de Maduro.

 

“El régimen de Maduro depende en gran medida del petróleo, que representa el 95% de todas las exportaciones venezolanas. El petróleo también va a Cuba, que proporciona agentes que protegen al presidente y le suministran inteligencia clave, según funcionarios estadounidenses. Mientras que Venezuela redujo los suministros a casi todos sus aliados en el Caribe, Cuba continúa recibiendo al menos tres cargamentos de petróleo por mes. Los buques que se dirigen a Cuba apagan sus transpondedores y navegan por el Caribe bajo el radar para evitar que el gobierno de los EEUU los detecte, según muestran los informes de envío y los datos de seguimiento de barcos. China y Rusia también continúan recibiendo petróleo en pago de viejas deudas”.(fin de la nota de Bloomberg).

En la mira de los investigadores del Norte están supuestos socios de Ilic donde estarían involucradas empresas como Global Fuel&Gas Corp; Inversiones Mora&Carrero; Morapetrol Corp. y otras compañías con cargamentos de diesel y crudo sacados “subrepticiamente” desde Punto Fijo y Puerto la Cruz hacia Aruba, Curazao y Panamá supuestamente. Las alarmas en el negocio petrolero están prendidas. 

 

¿TORTURAS VARIADITAS?: 

 

Lo señala la colega Sebastiana Barráez en el portal Infobae cuyo acceso por las redes esta vetado a no ser con el uso de un VPN para eludir la censura. Ella es una periodista con amplio acceso a las fuentes militares desde hace muchos años. “En el centro de tortura que se ha convertido la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) realizaron el jueves una requisa, como ocurre con cierta frecuencia, pero esta vez les robaron todas sus pertenencias: colchonetas, medicinas, prendas personales, cepillos de dientes, pasta dental, jabón de baño, desodorantes, papel higiénico, sábanas, alimentos, dejando las celdas vacías. Lo único que no se robaron fueron la comida dañada y los libros, que le devolvieron a los familiares obligándolos a firmar un acta de entrega como si les hubiesen devuelto lo que en realidad se robaron. “Tienen que volver a traerle todo lo que necesiten, pero no traigan libros”, fue la recomendación de uno de los custodios. Ya no les van a permitir el ingreso de alimentos a las celdas, sino que van a ser trasladados al comedor. Prohibieron la salida a los baños y les instalaron una poceta sanitaria dentro de algunas celdas para que hagan ahí sus necesidades. Los restantes deben hacerlas en bolsas plásticas. Por ahora, hay militares desaparecidos, torturados, sin derecho a visitas familiares, sin llamadas telefónicas, sin acceso a sus abogados, sin audiencias de presentación y sin derecho al debido proceso”. Y después Maduro acusa a la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos de haber “firmado un informe redactado por Elliot Abrams”. No se cuida del tamaño de sus mentiras y ofensas. Con ello da crédito indirecto al general Cristopher Figuera exjefe del SEBIN que lo acusó de ser perverso en sus órdenes contra quienes considera sus enemigos. Por cierto que este general ha desfilado en Miami y Washington por mas de veinte medios en los que repite lo mismo y pareciera querer aparecer como un impoluto jefe, no solo de la dirección del SEBIN, sino también de la subdirección del DGCIM. Ambos organismos donde se han comprobado varios y sofisticados tipos de tortura. El dice que mientras estuvo de jefe no se llegaron a cometer esas violaciones. Con cada aparición suya lo que se reitera es que el complot del 30A tuvo varias cabezas rojas muy comprometidas. Siempre enfatiza que “el 30A no ha terminado”. Queda el beneficio de la duda, pues…