30 de abril archivos - Runrun

30 de abril

Guaidó confirma huida de 16 guardias que participaron en levantamiento del #30Abr
Ratificó su “compromiso con los militares patriotas venezolanos”, así como con “la lucha por la libertad de los que siguen presos y son torturados por la dictadura” de Maduro

Los 16 funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que participaron en el levantamiento del pasado 30 de abril contra el gobierno de Nicolás Maduro abandonaron el resguardo de la embajada panameña, confirmó el presidente encargado, Juan Guaidó.

“Informo al país que los militares patriotas del 30 de abril se encuentran en libertad, luego de que logramos con éxito la salida de los funcionarios que estaban en la Embajada de Panamá. Siempre protegeremos a quienes se pongan del lado de la constitución”, indicó vía Twitter.

Guaidó ratificó su “compromiso con los militares patriotas venezolanos”, así como con “la lucha por la libertad de los que siguen presos y son torturados por la dictadura” de Maduro.

“Seguiremos, pueblo de Venezuela, comunidad internacional y los patriotas de nuestra Fuerza Armada, hasta lograr la Libertad”, añadió. 

Una fuente de la Cancillería de Panamá dio a la agencia de noticias Efe una carta manuscrita,  firmada por el teniente Illich Sánchez, integrante del grupo de militares, en la que asegura que se “encuentran tranquilos, en buen estado de salud, fuera del territorio nacional” de Venezuela.

En el texto los soldados venezolanos se expresan “eternamente agradecidos” con la embajada de Panamá por haber garantizado a lo largo de estos meses sus derechos humanos.

La carta finaliza: “Queremos aclarar a todo el pueblo venezolano que la decisión tomada el pasado día 30 de abril” fue para “cumplir con lo establecido en la Constitución, las leyes de la República y la institucionalidad democrática”.

Con información de EFE

Liberan a Michelle Peñalver tras ser detenida en San Antonio del Táchira el #15sep

TRAS VARIOS DÍAS DE angustia y desesperación, la noche del miércoles 18 de septiembre fue liberada Michelle Peñalver, estudiante de comunicación social quien fue detenida el pasado domingo en San Antonio, estado Táchira.

El vicepresidente del Foro Penal Venezolano (FPV), Gonzalo Himiob, confirmó en Twitter la liberación de la joven de 25 años, que estuvo recluida en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Caracas.

“(Michelle Peñalver) fue recibida por su familia y por los abogados y voluntarios del Foro Penal. Gracias a todos los que estuvieron pendientes nos ayudaron a denunciar su caso”, escribió Himiob en su publicación.

La joven fue detenida cuando se disponía a salir del país. Según denuncias de sus familiares, el motivo de su aprehensión es el vínculo familiar que tiene con el coronel de la Guardia Nacional y exjuez militar Ramón Alí Peñalver Vásquez, quien es su padre.

También puede leer: Denuncian detención de la hija de un militar vinculado al alzamiento del #30Abr

Presuntamente, Ramón Alí Peñalver participó en el alzamiento cívico-militar del pasado 30 de abril encabezado por el presidente encargado Juan Guaidó y el líder opositor Leopoldo López, liberado de su régimen de casa por cárcel.

215 detenciones arbitrarias dejaron protestas del #30Abril y #1Mayo

LAS PROTESTAS DEL PASADO 30 de abril y 01 de mayo de 2019, dejó un estimado de 215 casos de detenciones arbitrarias, entre los cuales al menos hay 15 adolescentes entre 14 y 17 años.

Desde Una Ventana a la Libertad (UVL) siempre se ha alertado sobre las detenciones arbitrarias y las violaciones a los derechos humanos de estas personas. También se ha hecho saber que las personas detenidas en protestas son trasladadas a comisarías y calabozos policiales (llamados oficialmente “centros de detención preventiva” – CDP) que no tienen condiciones para albergar a ciudadanos por más de 48 horas.

Sin embargo, debido al colapso en el sistema penitenciario en Venezuela, los presos comunes y, hasta los presos políticos como es el caso de los manifestantes, pueden durar hasta tres años en estos espacios en los que por lo general no hay agua potable, infraestructura carcelariao iluminación adecuada, espacios para transitar y donde los reclusos deben hacer turnos de pie para poder gozar de unas horas de sueño en el suelo.

Hacinamiento, enfermedades y altos índices de violencia 

Una Ventana a la Libertad monitoreo 175 CDP durante el 2018, en 15 estados del país. Se pudo constatar un índice de hacinamiento global de 314% (16.719 personas detenidas en una capacidad instalada para 5.332).

Se registraron 305 muertes durante 2018. Entre esos casos, 57% fueron causados por motivos violentos (motines, riñas entre reclusos, enfrentamientos tras fugas…) y 38% por la tuberculosis. A título de comparación, en Francia mueren alrededor de 250 personas anualmente, por una población carcelaria cuatro veces mayor (70.000 reclusos en enero del 2019).

Condiciones materiales de detención deplorables

El suministro de elementos básicos para la supervivencia como alimentos, agua, medicinas y ropa están enteramente a cargo de los allegados de los reclusos. Todo esto agravado en el contexto de emergencia humanitaria actual, en el que la inseguridad alimentaria es altísima para todos los habitantes del país.

Solo la mitad de los CPD cuentan con acceso al agua potable. Los familiares de los reclusos frente a las fallas y deficiencias les proporcionan el agua, la cual llevan en botellas de plástico hasta los calabozos.

Un tercio de los calabozos no tiene servicio de recolección de basura, por lo que los desechos permanecen en el área externa del recinto hasta que un camión los recoge.

Ninguno de los CDP monitoreados cuenta ni con área y/o servicio médico ni con un comedor, de manera que, los derechos a la asistencia médica y a la alimentación se encuentran permanente amenazados

Abusos por parte de los funcionarios

Este sistema “paralelo”, que funciona en los CDP, ha colocado a funcionarios policiales y militares (en menor medida) en situación de custodios penitenciarios de facto, sin contar con la preparación y la formación necesaria para garantizar la adecuada atención de las personas bajo custodia, lo que no solo representa un riesgo para los derechos de las personas privadas de libertad, sino además para los funcionarios públicos quienes podrían incurrir fácilmente en infracciones por falta de formación y adiestramiento

En el 32% de los CDP monitoreados por UVL, los familiares de los reclusos, reportaron el uso de medidas disciplinarias que incluyen suspensión de las visitas, suspensión de la entrada de alimentos, golpes, palizas, sometimiento por “pranes” (jefes reclusos) con autorización de los custodios y torturas. Además, existen funcionarios que cobran para permitir el ingreso de alimentos, ropa y teléfonos.

La situación en el estado Zulia 

En el estado Zulia (fronterizo con Colombia) fue donde se registró el mayor número de detenciones arbitrarias. Al menos 50 personas fueron arrestadas entre el 30 de abril y el 1ero de mayo, entre ellas cuatro menores de edad.

Las condiciones de detención en esa región son particularmente duras, debido a que las fallas del sistema eléctrico son aún más pronunciadas que en el resto del país. “Durante los apagones generales, el recinto queda sin el servicio durante las horas que tarde para restablecer el servicio. No los someten a racionamientos programados (se les garantiza el servicio como si se tratara de un centro de salud). En mayo, los constates bajones ocasionaron que el sistema eléctrico del penal colapsara y se quemara parte del cableado y el transformador. Los internos estuvieron, se desconoce con exactitud la cantidad de días, sin energía eléctrica hasta que Corpoelec (empresa nacional de electricidad) sustituyó el cableado y el transformador quemado”, vale la pena acotar en este caso hablamos del CPD de Cabimas, en el que se encuentran más de mil seiscientos reclusos.

La situación en el estado Bolívar

Félix Luporsi, Israel Augusto Villasana e Israel Antonio Villasana -dos estudiantes y un comerciante-, fueron detenidos cuando salían de cargar sus teléfonos celulares del local de un amigo en Castillito, Puerto Ordaz, en el estado Bolívar. Al parecer los uniformados al verlos con los brazaletes repartidos en la manifestación se los llevaron detenidos.

Según información recabada por Una Ventana a la Libertad, los calabozos de la Subdelegación albergan más de 60 detenidos, los cuales ocupan lo que antes era el baño de caballeros de los funcionarios, este cuenta con luz artificial, sin ducha, un solo retrete, reflejando un alto grado de hacinamiento.

Ensañamiento particular hacia el personal de salud

El personal médico se encuentra particularmente amenazado actualmente en Venezuela. El régimen busca amedrentar a los profesionales de la salud para que no denuncien la grave crisis que atraviesa el sistema de salud nacional. También busca justificar los decesos, causados por falta de insumos básicos y medicinas, acusando a los profesionales de la salud de mala praxis.

Once médicos fueron detenidos arbitrariamente cuando participaban en las protestas. Los detenidos en el estado Zulia son: Nelson Reites, cardiólogo; César Perozo Wong, también cardiólogo; Sheyla Montero, Neiro Ferrer. Todos de la Unidad de Hemodiálisis.

En Carabobo detuvieron a Jean Pierre Lizárraga; ginecobstetra; Gabriel Ramírez, cirujano plástico; mientras que, en Aragua, los médicos aprehendidos fueron identificados como: Carmelo Gallardo, hematólogo jefe del servicio del hospital de Maracay y Gabriel Flores.

En Caracas fue detenido Jorge Carlos Favrin, traumatólogo y en Falcón a Ismael Rosillo, ginecobstetra.

Medios regionales destacaron que ya habían informado en febrero pasado que tenían registrado, desde el 13 de enero, cerca 45 casos de persecución, amenazas y amedrentamientos en contra de profesionales del área de la salud.

En esa oportunidad se detalló que el registro de persecución y amenazas lo tenían en los estados Táchira, donde cinco médicos fueron víctimas y un estudiante de Medicina detenido y posteriormente expulsado del proceso formativo; asimismo, destituyeron del IVSS (Instituto Venezolano de los Seguros Sociales) a 12 enfermeras por protestar en Trujillo, Carabobo, Aragua y Caracas.

Por último, desde Una Ventana a la Libertad, exigimos a las autoridades competentes a garantizar el respeto de los derechos humanos de todos los ciudadanos detenidos en las protestas de los días 30 de abril y 1 de mayo, de acuerdo a lo establecido en la legislación internacional e internacional que rige la materia aunado a que estos ciudadanos detenidos no han cometido ningún tipo de delito sino han ejercido su legítimo derecho a protestar, debidamente establecido en el artículo  68 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

 

 

Prensa Una Ventana a la Libertad

B. BFincheltub May 04, 2019 | Actualizado hace 10 meses
¿Nervios de acero?, por Brian Fincheltub

LO QUE SE VIVE HOY DENTRO DE LA DICTADURA VENEZOLANA no es diferente a lo que se ha vivido en la etapa final de todo régimen militar autocrático: el dictador no tiene en quién confiar. Es una etapa crítica en toda dictadura agonizante, el círculo íntimo del dictador se reduce cada vez más, desconfía hasta de su propia sombra, sus noches se hacen cada vez más largas, no prueba bocado sin que alguien lo haga antes que él, se levanta con pesadillas,  imagina lo inevitable. Es el drama del cazador cazado, ese que persiguió, mató y bailó en sus momentos de fortaleza y que apenas logra dormir en la debilidad. 

No es poca cosa, imagínense  la angustia, el miedo y la incertidumbre para el dictador enterarse que sus tres hombres de mayor confianza negociaban a sus espaldas su cabeza. Para que tengan una idea, el jefe de Casa Militar, Iván Hernández Dala, es considerado como el militar de mayor “lealtad” por Nicolás Maduro. No debe sentirse muy tranquilo sabiendo que el hombre que vigila sus sueños estuvo en conversaciones con los EEUU, con el  propio “imperio” pues. Ni hablar del golpe que debe haber significado para él enterarse que Vladimir Padrino, el que controla el monopolio de las armas de la República también lo traicionó. 

Es un dilema muy grande para el tirano, si inicia una purga interna le da la razón a sus enemigos. Pero si deja todo como está se expone a que le lleguen al precio a su entorno. Lo peor es que eso no es todo, se expone a que otros de sus enemigos internos, Diosdado Cabello, lo cerque y le imponga sus condiciones para un gobierno compartido. Quién sabe si es muy tarde y ya lo comenzó a hacer. No es de gratis que haya vuelto al SEBIN unos de sus cuadros que tiempo atrás había sido destituido por participar nada más y nada menos en un operativo irregular contra la caravana presidencial, hablamos de Gustavo González López.

El 30 de abril marca un punto de no retorno en el proceso de liberación de Venezuela, un acontecimiento que debe llenarnos aún más de fuerza y esperanza para seguir haciendo lo que nos corresponde como ciudadanos. Quedó demostrado que la Fuerza Armada Nacional es leal hasta que deja de serlo y que el profundo descontento en los cuartes no es más que el reflejo país de la determinación de todo un pueblo de ser libres para siempre.

@Brianfincheltub

 

Asdrúbal Aguiar May 04, 2019 | Actualizado hace 10 meses
El proceso 30-A, por Asdrúbal Aguiar

EN POLÍTICA JUEGAN LAS REALIDADES. Algunos de sus actores las manejan sujetos a la moral, mientras otros las administran a puñetazos. Al término, lo que se mineraliza en la opinión pública son las impresiones, muchas ajenas a aquellas. Los entuertos o equívocos, en el supuesto último, los corrige la historia, siempre tarde para los afectados y sin beneficio para las generaciones futuras, ávidas de repetir errores en cabeza propia.

Trato de apreciar lo ocurrido en Venezuela desde el último 30 de abril con prudencia, combinando datos e impresiones. Hay hechos o razones que desconozco, o se manejan en la trastienda.

Se afirma el fracaso de la gesta del presidente encargado Juan Guaidó del pasado 30-A, pues no logra un apoyo masivo del estamento militar a su causa constitucional, a la sazón urgencia, no satisfecha aún, dada la agonía terminal del pueblo de Venezuela.

Se ajusta, además, lo que es concreto y visual. Leopoldo López alcanza una libertad precaria. Cambia de cárcel domiciliaria – de su residencia pasa a una embajada – y la justicia dictatorial le revoca tal beneficio. Y queda en manos de un gobierno esquizofrénico como el de España, que desconoce a Guaidó, luego le reconoce, y ayer dice querer tener buenas relaciones con Maduro.

Como nos lo pide Ortega y Gasset, tratemos de mirar el bosque más allá de los árboles patentes. Dejemos al margen las anécdotas o las miserias humanas y políticas.

El 30-A me recuerda al 4-F de 1992.

Este día, palmariamente, Hugo Chávez y sus compañeros alzados en armas no logran sus objetivos. No alcanzan a derrocar al presidente democrático Carlos Andrés Pérez y se acusa de cobarde al primero. No obstante, fijan un parteaguas y permanece en la memoria colectiva el “por ahora”. Los efectos ominosos de la insurrección, pasados casi treinta años, están allí y a todos nos tiene como víctimas. Lo relevante es que el soldado vituperado en la circunstancia luego ocupa el Palacio de Miraflores y le acompañan – ello se olvida – la mayoría determinante del pueblo venezolano y sus élites, que no dejan de arrepentirse. Todavía miran a los lados, buscan culpables para no mirarse a sí mismos.

La aparición de Guaidó a través de las redes, en compañía de un Leopoldo a quien se le nota muy tenso, con ojos desbordados – no es para menos – y junto a un grupo de oficiales y soldados de la Fuerza Armada, marca, como lo creo, un antes y un después en el decurso del esfuerzo emprendido para la transición de Venezuela hacia la democracia. Guaidó le asesta un golpe noble al usurpador y a su régimen, en la espina dorsal.

Sea por obra del azar y por encima de las diferencias conocidas, los jefes de la oposición que son gobierno interino – eso también lo olvidan – marchan sobre una ruta compartida, que consta en el Estatuto para la Transición. No hay dibujo libre en el gobierno parlamentario que ejercen en el país desde el 10 de enero pasado, por imperativo de la Constitución.

Las normas de aquel son la síntesis de estiras y encoges habidos entre 2016 y 2018 dentro de la Asamblea Nacional, en su esfuerzo para ponerle fin a la dictadura y sus crímenes de lesa humanidad. Las mismas proveen las respuestas a lo que acontece y barajan todas las opciones, incluida la Responsabilidad de Proteger, el R2P, que se hace inexorable y es incómoda para las izquierdas europeas y la doméstica.

Las fases para el restablecimiento de la libertad en Venezuela: el conocido juego de «piedra, papel y tijeras»: el cese de la usurpación, el gobierno de transición, y las elecciones libres, avanza a todas luces. Tiene etapas diferentes pero interdependientes y progresivas, sujetas a los elementos tácticos que imponen las realidades. Expresan un ejercicio muy complejo de alta política, que aspira a un milagro, a derrotar a la narcopolítica y a un Estado criminal desde la racionalidad constitucional y política.

Sea lo que fuere, sólo pierde algo el que algo tiene.

Hasta el 30-A Guaidó acopia y sostiene en tres meses una legitimidad constitucional reconocida por el Occidente, un apoyo popular a su causa, y el control de parte del oxígeno financiero que nutre al usurpador de Maduro.

Éste y su causante, a la vez, que durante 20 años secuestran con sus cómplices cubanos al país y a la Fuerza Armada, en tres meses quedan al desnudo. Se tambalean. Al régimen usurpador lo sostienen sus colectivos.

El mundo militar, desde el 30-A, se ha neutralizado. Delibera consigo mismo, puertas adentro. No escucha al Palacio de Miraflores, como hasta el 30-A. Tampoco lo hace con el Palacio Federal Legislativo.

Lo real es que el proceso avanza y el presidente encargado lo ha empujado hasta el punto de quiebre.

La organización piramidal de los cuarteles es cosa del pasado. Está parcelada y fracturada su articulación, lo que impide moverla de conjunto y como bloque, de un lado hacia otro. A sus miembros los controla la inteligencia cubana. Son centenares las víctimas militares en las mazmorras y torturadas, junto a sus familiares.

En conclusión, lo que si debe ponderarse es (1) que las transiciones y la gobernabilidad, para bien y para mal, siempre han exigido en Venezuela de transacciones con el mundo militar; y (2) que Venezuela de conjunto ha sido secuestrada por una colusión narco-criminal que hace aguas y sólo sabe de muertes y de violencia. Sola, sin respaldo extranjero, no puede alcanzar la libertad.

[email protected]