RRPlus - Runrun

RRPLUS

Venezolanos en Chile viven en refugios esperando un vuelo humanitario
Mientras están a la expectativa muchos se han contagiado de COVID-19

Junior Rojas, un padre de familia de 41 años, emigró de Venezuela hacia Chile en diciembre de 2019. Su objetivo era llevar a su esposa e hija de 13 años al país sudamericano, luego de conseguir trabajo. Pero con las protestas iniciadas a mediados de octubre de 2019, que se extendieron hasta febrero de 2020, y la posterior llegada de la pandemia del coronavirus al continente en marzo, sus planes se cayeron. 

No pudo tramitarle la visa a sus familiares y tampoco conseguir trabajo en medio de la golpeada economía mundial. “Decidí venirme para buscarle un mejor futuro a mi hija, una niña de 13 años. Quería darle mejor calidad de vida, mostrarle cosas diferentes ya que con la situación de Venezuela no se podían hacer muchas cosas y decidí venirme pero bueno, tuve mala suerte”, dijo Rojas en una entrevista a RunRun.es. 

Desde el 16 de mayo vivió junto a otros  600 venezolanos a las afueras de la embajada del país en Santiago, Chile. La solicitud que todos hacían al gobierno de Nicolás Maduro era la habilitación de vuelos humanitarios o del Plan Vuelta a la Patria, para así retornar a Venezuela. 

El venezolano durmió en carpas y recibió donaciones -como todos- de comida, agua, productos de higiene, ropa y abrigo. Al llegar el invierno al país y aumentar el riesgo de contraer coronavirus, fueron trasladados a refugios. 

Rojas, junto a 59 personas más, fue ubicado en el Colegio Arturo Alessandri, una instalación que sirve como albergue. A los dos días de haber llegado, las autoridades sanitarias realizaron pruebas de detección de coronavirus y 53 de 60 personas -Rojas incluido- resultaron positivos. 

Esto hizo que el venezolano de 41 años fuera desplazado, otra vez, a un hotel llamado Residencias Sanitarias para ser atendido durante una semana y cumplir la cuarentena en aislamiento. “Ahí tuvimos las tres comidas igual, una habitación y baño para cada uno y médicos que nos revisaban dos veces al día. Lo único incómodo fue el encierro, pero de resto, todo bien”, dijo. 

De vuelta en el colegio, cuenta a RunRun.es que la atención en el refugio también es muy buena. Duerme en un salón de clases con al menos dos personas más y recibe comidas a partir de donaciones que personas hacen en un centro de acopio. Sin embargo, a pesar de que ahora se encuentra más cómodo y seguro que cuando se vio obligado a vivir a la intemperie, asegura que solo quiere volver a Venezuela. 

Explica que cuando vivía en su país natal tenía un puesto de ventas de periódicos en la estación de metro Propatria. Al regresar, planea buscar algún empleo u oficio que le permita capitalizar dinero para emigrar a otro país con su familia; algo que se ha visto obligado a hacer incluso antes de haberse mudado a Chile. 

Rojas había emigrado antes a Barranquilla, Colombia, pero luego de un mes decidió devolverse a Venezuela para armar un nuevo plan de emigrar hacia Chile, un país que prometía mucho. 

Ahora, luego de ocho meses en el extranjero y en medio de un invierno con temperaturas de entre 0 y 9 grados para el que no se había preparado, Rojas explica que la Municipalidad de Providencia está tratando de coordinar un autobús que lleve a los 30 venezolanos que aún quedan en el refugio hasta Cúcuta, Colombia. 

“Unos se han ido a casa de familiares, otros se han ido a las fronteras a riesgo propio, pidiendo colas, pagando pasajes o haciendo lo que pueden. Ya algunos llegaron a la frontera y supuestamente los han devuelto porque todas las fronteras están cerradas”, dijo. 

Además de tratar de coordinar una salida por vía terrestre, los venezolanos varados han tratado de contactar a las autoridades por medio de la municipalidad para coordinar un vuelo que los traiga a casa, pero el gobierno de Venezuela no responde. A la fecha, aún quedan más de 540 venezolanos en Chile esperando regresar al país.

 

   

DDHH olvidados | Nadie se salva de un disparo de las Faes
Keyber Landaeta recibió el impacto de un proyectil en el tórax que le causó una disminución intensa del volumen de sangre circulante en el cuerpo. Cuando llegó al hospital ya estaba sin vida
Esta repetida versión forense sobre las causas de muerte en casos de presuntas ejecuciones extrajudiciales sugiere que los cuerpos de seguridad del Estado disparan a matar

Siete personas fueron asesinadas en un operativo conjunto de las Faes y la Policía Municipal de Sucre en los barrios José Félix Ribas y Julián Blanco, en Petare.

A través de un parte policial, se informó que el hecho ocurrió luego de que presuntos miembros de la banda de Wilexys se enfrentaran a funcionarios de Polisucre. A raíz de eso, efectivos de las Faes se sumaron al operativo y en una primera incursión mataron a cuatro supuestos delincuentes.

No fue hasta dos días después que familiares de Luis Gerardo Cabello, de 21 años de edad; Keyber David Landaeta, de 18 años; y Gerard Wladimir Torrealba Pinto, de 26 años de edad, pudieron dar su versión de los hechos.

Ya se han hecho frecuentes los operativos de las FAES en zonas populares, donde ocurren supuestos enfrentamientos con bandas armadas que terminan en ejecuciones extrajudiciales. Pero Néstor Landaeta, padre de Keyber, asegura que su hijo no era ningún delincuente. “Era mi único varón, siempre lo crie para que fuera un muchacho de bien; aun así me lo mataron”, dijo.

Ni aun siendo cierto el presunto enfrentamiento se exime de responsabilidad a los cuerpos de seguridad del Estado cuando se dejan de lado principios que rigen la actuación de policías y militares, entre ellos el uso progresivo y proporcional de la fuerza pública.

El miedo silencia

Lo curioso es que Landaeta es de los pocos casos que se atreve a dar su versión.  Según el informe de Proiuris denominado, Las Faes matan con patrocinio del Estado, el temor de los familiares a represalias por denunciar excesos en el uso de la fuerza pública contribuye a la falta de una versión alternativa a la oficial. “De las 139 notas registradas, solo en 12 se refiere la denuncia de algún familiar o testigo, lo que corresponde apenas a 8% de total monitoreado”, señala el informe.

Proiuris ha desarrollado una línea de investigación sobre las amenazas a los derechos a la integridad personal y a la vida en Venezuela. Como en otros casos recogidos por la ONG, la causa de la muerte del joven Landaeta fue shock hipovolémico por el impacto de un proyectil en el tórax. Se trata de una conclusión forense genérica, que no ofrece mayores detalles de interés criminalístico; una disminución intensa del volumen de sangre circulante en el cuerpo; es decir, una hemorragia aguda.

Esta repetida versión forense sobre las causas de muerte en casos de presuntas ejecuciones extrajudiciales sugiere que los cuerpos de seguridad del Estado disparan a matar, lo cual pone en entredicho el uso diferenciado, proporcional y progresivo de la fuerza letal.

Néstor Landaeta aseguró que su hijo no poseía antecedentes penales, ni tenía armas de fuego. “Dijeron que tenía una pistola. Él estaba en casa de un amigo cuando de repente entraron y lo mataron. Lo dejaron en el hospital de El Llanito completamente desnudo”, detalló.

Si tienes antecedentes te matan

Otra de las personas que perdió la vida durante ese operativo fue Gerard Torrealba. Según el testimonio de sus familiares, el joven iba camino a su casa a las 4:00 pm, cuando se desarrollaba el operativo de las FAES en la Zona 5 de José Félix Ribas, en el sector La Cañada. Los oficiales lo detuvieron y lo obligaron a ingresar a su casa, donde le dispararon en el pecho.

“Él nunca se enfrentó contra los funcionarios de las Faes, estaba llegado de su trabajo. Lo mataron y luego se lo llevaron al hospital Domingo Luciani sin vida”.

Los funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado están obligados por la ley a prestar primeros auxilios a los heridos y a procurar una atención lo más integral posible y sin demora. Sin embargo, en casi todos los casos las víctimas son ingresadas a los hospitales sin signos vitales.

Torrealba era técnico en computadora. Dejó tres hijos de 5 años, 3 años y 6 meses de edad. Cuando tenía 19 años de edad, fue detenido por el delito de robo, estuvo en prisión un año y luego se le dictó medida sustitutiva de privación de libertad. Durante dos años se presentó periódicamente ante el tribunal de la causa. “Gerard terminó su presentación. Cambió su vida y se dedicó a trabajar. De igual forma lo mataron por eso. En el barrio lo sabemos, si tienes antecedentes te matan”, sostuvo uno de los deudos.

N del R.: El caso relatado en esta nota es extraído del informe titulado Las Faes matan con patrocinio del Estado: Ejecuciones extrajudiciales en Venezuela, elaborado por la ONG Proiuris. Y disponible en este enlace

 

DDHH olvidados

DDHH olvidados | El enero en que todo cambió

 

La pandemia visibilizó la carencias en los barrios
La escasez de agua se nota ahora más que hay coronavirus y la gente debe lavarse las manos con frecuencia de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud  
Quedarse en casa se hace cuesta arriba cuando se vive del trabajo diario 

@franzambranor

Marcos es mecánico. Desde hace ocho años trabaja en un taller en El Llanito y vive en La Vega, al otro lado de la ciudad de Caracas. Cada día le toma alrededor de media hora cruzar la capital de extremo a extremo. Pero desde que empezó la cuarentena a mediados de marzo de 2020 por la pandemia del coronavirus, su vida laboral sufrió una metamorfosis. Cuenta con los dedos las veces que ha ido al trabajo y ahora desde su casa hace pequeñas reparaciones a vecinos, entre otros menesteres.

“Me tuve que comprar una caja de huevos y empecé a vender en la puerta de mi casa”, dijo Marcos. 

Con una esposa y par de hijos, Marcos no puede darse el lujo de asumir una cuarentena como ordenó el gobierno de Nicolás Maduro desde el pasado 15 de junio. Ahora atiende a sus clientes a domicilio si puede llegar. “Cada vez es más difícil salir del barrio porque los policías trancan todo, así que uno tiene que resolver aquí. Entiendo lo del coronavirus, pero si no trabajo no como, nadie me va a dar nada”. 

Marcos además es diabético y teme contagiarse. Trata de lavarse las manos cuando hay agua y enjabonarse cuando hay jabón, el sueldo no le alcanza para comprar gel antibacterial. Tiene un tapaboca de tela que lava todos los días con el agua que almacena. Hace poco dejó de vender huevos porque no quiere mayor contacto con la gente. Las más recientes cifras oficiales de contagios le dan terror.

Dinámicas corroídas

A juicio del sacerdote Alfredo Infante, experto en temas de comunidades, la pandemia vino a profundizar una dinámica que ya estaba corroída por los embates de la crisis económica. 

“La vida cotidiana del barrio antes de la pandemia ya estaba en franco deterioro por la crisis de los servicios y la imposibilidad de acceder a una atención hospitalaria de calidad y a adquirir medicinas”. dijo Infante.

En eso coincide Adle Hernández, directora de proyección y relaciones comunitarias de la Universidad Católica Andrés Bello. La psicóloga sostiene que el coronavirus hizo más visibles los problemas del barrio.“Hay sectores que padecen la falta de agua desde hace mucho tiempo, pero el no tenerla ahora los hace más vulnerables”.

Félix Seijas de la encuestadora Delphos dijo que el coronavirus efectivamente hace más visible el problema de la escasez de agua, pero ello no soluciona nada. “La falta de agua tiene poco impacto porque es un problema con el que han lidiado por muchos años y siguen haciéndolo. Este es un país donde antes de la pandemia se daban protestas todos los días y nadie se entera por la censura”.

Hernández se preguntó cómo alguien puede lavarse las manos constantemente en una comunidad donde llega agua cada 15 días.

“Es muy complejo para la gente seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud si no cuenta con los recursos para hacerlo”, sentenció.

Para el sacerdote Alfredo Infante la gente en los barrios básicamente lucha por la sobrevivencia. “El tema del confinamiento es muy complicado, las personas se ven obligadas a salir para rebuscarse”

Infante alertó que quienes salen a diario del barrio son la minoría, pero el resto que queda hace una vida bastante activa en las calles.

“¿Cómo una persona puede cumplir con la recomendación de quedarse en casa sin comida?, se preguntó Hernandez. “Es un tema complejo porque no es que a la gente le guste salir a exponerse, es que se ven en la necesidad de hacerlo diariamente para obtener una remuneración”.  

Un tapaboca perenne 

Hernández dijo que el uso del tapaboca también se ha convertido en una especie de cruz para los venezolanos. “Es imposible para cualquiera usar un tapaboca desechable con la frecuencia que lo indican los expertos en la materia, ni siquiera uno diario, económicamente es cuesta arriba”.

La profesora universitaria aseveró que por esa razón la mayoría en el barrio usa uno de tela. “Por naturaleza no tenemos los patrones de conducta adecuados para lidiar con todas las normas, por eso vemos a gente con el tapaboca en el cuello en la cabeza, en cualquier lugar menos en la boca y la nariz, es algo ajeno a nosotros”, sostuvo Hernández.

Alfredo Infante expresó que en las primeras de cambio hubo un proceso de negación del virus al ver que las cifras oficiales emitidas por el gobierno eran bajas, ahora que la curva está pronunciada y transcurridos más de tres meses de cuarentena al habitante del barrio se le presenta un dilema crucial, “entre la necesidad de salir para traer comida a la casa y el miedo a contagiarse”, dijo el sacerdote. 

Infante también cataloga la suspensión del servicio de Directv en medio de la pandemia el pasado 19 de mayo como un golpe intenso en las barriadas. “Era un aliado especialmente para los niños, enfermos y personas mayores”.

Seijas considera que las personas que habitan en zonas populares son las que menos se han visto afectados por la pandemia porque están acostumbradas a lidiar con situaciones extremas

“A la clase media y media alta les afecta más porque no están tan familiarizados con la presencia de colectivos en la zona, alcabalas de las Faes, falta de agua y electricidad. En las urbanizaciones es donde se cumple más con el confinamiento, en los barrios la gente sale a calle porque necesita producir”, dijo Seijas. 

Pero que no sigan las indicaciones de la OMS no significa que en el barrio no haya preocupación por la pandemia opinó Hernández.

“Algunos sectores están muy organizados y hay ganas de cuidarse. No es correcto decir que todo es un caos y desorden, hay gente trabajando en pro de la salud de todos”, dijo Hernández. 

La psicóloga sostuvo que conoce de cerca experiencias en sectores como La Vega y Antímano, donde la gente se protege y procura estar a buen resguardo.

Hernández dijo que la principal reacción cuando se enteran de un caso positivo en el barrio es la precaución y también el miedo. “De parte de los actores comunitarios organizados se hace un llamado a los organismos de salud que han sido designados para hacer las pruebas o para llevarlos a los centros asistenciales”. 

3×3 | Internet en Venezuela podría dejar de ser para toda la población
Venezuela ocupa el último puesto en el ranking de conectividad en la región, con una una velocidad de descarga de Internet promedio de 7,68 Mbps, según el informe de Speedtest del 2019
Wlliam Peña consideró necesario que haya garantía de que los retornos de inversión sean importantes para que las empresas puedan invertir
“No hay capacidad de ancho de banda en las compañías para poder ofrecer teletrabajo, telemedicina o tele educación a nadie”, advirtió Peña sobre el Internet en Venezuela

 

@Andrea_GP21

 

“Las empresas no podrán hacer sostenible tanto tiempo las operaciones a pérdida así que habrá un crecimiento en el segmento de servicios dolarizados y a precios reales para las estructuras de costo”, consideró Luis Carlos Díaz, periodista y ciberactivista sobre el futuro de las conexiones a Internet en Venezuela.

Venezuela se sitúa en el último lugar de América Latina en cuanto a la velocidad en la conexión a Internet, de acuerdo con el informe presentado en noviembre de 2019 por Speedtest, la web que mide las velocidades.

Uruguay se encuentra a la cabeza de los países de América Latina, con una velocidad de descarga en red móvil que no llega a los 30 Mbps. En el ranking mundial está en la posición 58.

Por su parte, Venezuela está en el puesto 139 del mundo, con una velocidad de descarga de Internet promedio de 7,68 Mbps. Detrás solo se sitúan Argelia y Afganistán como los países con una velocidad de Internet inferior.

Desde que inició la cuarentena por COVID-19 en Venezuela, como en el resto del mundo, se intensificó la necesidad de acceder a Internet, bien sea para trabajar desde casa, asistir a clases a distancia, entre otras actividades, pero las conexiones locales dificultan llevar a cabo esas actividades.

 

A través de las redes sociales los usuarios se quejan de la mala conexión y constantes fallas que presentan algunos servicios de Internet en Venezuela como Cantv, Movistar e Inter, además de destacar que algunas telefonías móviles suelen tener un costo que muchos consideran muy elevado cuando navegan con datos.

En Runrun.es consultamos a tres expertos en el área que puedan dar su visión sobre lo que podría venir y cómo solucionar algunas precariedades en las telecomunicaciones y el Internet en Venezuela.

Se trata de Luis Carlos Díaz, periodista, ciberactivista y presidente de Internet Society Capítulo Venezuela; William Peña, periodista especializado en Telecomunicaciones, ancla de Tecnofinanzas por Fedecámaras Radio, la digital de economía y negocios; y Andrés Azpúrua, director de VE Inteligente que lidera proyectos como VE sin Filtro y Conexión Segura.

¿Cuáles son sus expectativas a futuro sobre los servicios de Internet en Venezuela en cuanto a funcionamiento, velocidad de navegación, disponibilidad y costos?

Luis Carlos Díaz

Habrá cada vez una brecha más marcada entre conectados y desconectados porque el chavismo ha quebrado tanto la economía que 8 de cada 10 familias no pueden pagar lo que realmente cuesta el servicio de Internet. Las empresas no podrán hacer sostenible tanto tiempo las operaciones a pérdida así que habrá un crecimiento en el segmento de servicios dolarizados y a precios reales para las estructuras de costo.

Significa que hay y habrá Internet (en Venezuela) rápido y de calidad pero solo para quienes puedan pagar lo que cuesta llevarlo hasta su casa. Eso podría llamarse “internet bodegón”. De resto, estamos rezagados respecto a la región.

El Estado se ha entrometido para afectar el mercado y censurar contenidos así que ese sector económico se mantiene frágil y bajo amenaza.

William Peña

En Venezuela todo el tema de los servicios de telecomunicaciones va a depender del entorno político y económico del país. Lamentablemente, en un entorno donde no hay políticas públicas aplicadas a las telecomunicaciones, donde la gran empresa del Estado es la peor en servicios y no hay garantía de que haya inversiones a corto, medio y largo plazo, hablar de futuro es realmente peligroso, porque no existe la forma en que ellos puedan de una u otra manera mejorar todo el tema del funcionamiento de la operación, tanto de la velocidad de la navegación como la disponibilidad del tema de costos, que es el problema más grande que tienen las operadoras en Venezuela, porque lamentablemente todas están ancladas a lo que decide Conatel.

Ya no se utilizan los estudios que se hacían anteriormente y dependiendo de cómo estaban las tarifas de telecomunicaciones en la región de países que ellos analizaban, tomaban las decisiones. En Venezuela se subían los servicios de telecomunicaciones de telefonía móvil por lo menos cada dos o tres meses, dependiendo de cómo estaba el resto del mundo. Eso desde hace mucho tiempo no se hace porque Conatel simplemente paralizó el aumento de las tarifas.

Conatel sencillamente decide cuáles son las tarifas a permitir y las empresas hacen una estructura de costo, plantean una tarifa y Conatel decide si se las acepta o no. Algunas veces las ha aceptado, pero cuando ven que explotan las redes, se las vuelven a paralizar.

 

En el caso de la telefonía móvil, deben permitir que haya inversiones y que puedan ser garantizadas con retornos de inversión basados en tarifas. Igual pasa con los servicios de Internet, tanto de fibra óptica, como los de cable de cobre que dan Cantv y el resto de empresas. Tiene que haber garantía de que los retornos de inversión sean importantes para que ellas puedan invertir.

Si no hay garantía y seguridad jurídica lamentablemente el funcionamiento del servicio va a ser cada día peor y habrá empresas pequeñas que puedan ofrecer uno que otro tipo de servicios, pero no van a poder suplir al mercado que está con una gran demanda y poca oferta porque no existen empresas que puedan resolver los problemas.

En el tema del ancho de banda, hace dos años las empresas tomaron la decisión de cortar a la mitad las capacidades que tenían con empresas internacionales porque no podían pagar en dólares y cobrar en bolívares las tarifas irrisorias que tenían. Entonces eso trajo como consecuencia que la mayoría de los servicios quedaron con datos por planes muy bajos, excepto Cantv, pero tiene tantos problemas que el 70% de sus usuarios no tienen ningún tipo de servicio de ABA en todo el país y el 30% restante quedaron con inestabilidad. Realmente no importa cuánta capacidad tienes si realmente el servicio no funciona.

Andrés Azpúrua

Si estamos hablando en los próximos seis meses a un año o durante el tiempo que dure la cuarentena puede que no haya mayor cambio radical de ningún tipo, por la presión del gobierno a subir las tarifas en la conexión de datos.

No creo que haya mucha disposición a cambiar eso. Los peores servicios que están funcionando en Venezuela no creo que mejoren significativamente en mucho tiempo y por ejemplo Cantv, que está ofreciendo mejores velocidades más rápidas, eso no va a ser generalizado.

En general, la tendencia de Cantv va a seguir yendo hacia abajo, porque además no es un cambio que se resuelva rápidamente. Hay que recuperar muchas de esas líneas que estaban pagando y perdieron el servicio hace mucho tiempo.

Toda la industria de telecomunicaciones está haciendo un esfuerzo muy grande por mantenerse operativo en estas condiciones. Algunas empresas están haciendo inversiones, pero no vamos a ver las mejoras de calidad o conectividad que el país necesita en estos momentos.

 

El tema de Cantv no va a ser generalizado. Muchos usuarios de Cantv no están utilizando la velocidad que están pagando y otros no tienen servicio. Muchísima gente paga por ABA, pero muchos no lo tienen realmente.

El único sector que realmente está invirtiendo es el del mal llamado Internet satelital, que en realidad son antenas que se conectan en los edificios. Ese servicio sí se sigue expandiendo, aunque ahora no tanto por la pandemia, pero no le va a llegar a todo el mundo. Los costos del servicio son mucho más altos y no todo el mundo tiene acceso a ellos.

Además, es posible que los aumentos de precio de los datos móviles no estén yendo a la misma velocidad de antes por el tema de la pandemia, pero puede que recupere la velocidad que tenía antes de la pandemia.

¿Cuán afectado se ha visto el teletrabajo / home office / empleos freelance ante las desmejoras en las conexiones de internet, que se ha intensificado durante la cuarentena?

Luis Carlos Díaz

Algunas conexiones están deterioradas y funcionan por inercia o por terquedad de algunas empresas. Pero cuando eso falla, no hay incentivos económicos para repararlo y la gente se queda desconectada. No se verá afectada la minoría que puede costear un servicio con tarifas reales.

Necesariamente las empresas y empleados tendrán que meter la conectividad en sus estructuras de costo, algo que no pasaba cuando pagaban de 0 a 10 dólares por un servicio que costaba mucho más. Será algo similar a la gasolina, ahora que cuesta, la gente tendrá que planificarse y tomar decisiones económicas para cubrir esa necesidad.

William Peña

La desmejora es brutal porque ya había servicios colapsados antes de la pandemia. Cuando vino la cuarentena las empresas duplicaron y triplicaron el consumo y se redujeron las capacidades para poder darle servicios a sus clientes y con la salida de Directv eso se empleó mucho más.

Hoy en día el deterioro de servicios es mucho más profundo porque las empresas no han podido mejorar o garantizar mejores conexiones.

Ahorita Movistar acaba de ampliar la red 4.5G Plus en algunas ciudades del país, entre esas Barinas, Guatire, Guarenas, Los Teques y pudo mejorar un poco el tema de la conectividad, pero son casos puntuales de algunas inversiones que habían anunciado en enero y febrero que iban a hacer en 10 ciudades de todo el país.

Si tú tienes 4.5G Plus en la zona, pero no tienes un teléfono con tecnología MIMO, no puedes disfrutar de sus servicios.

El deterioro es importante porque no hay capacidad de ninguna empresa para mejorar el ancho de banda de las compañías, incluso la de Internet como Inter no tiene más capacidad de ancho de banda contratado porque no tienen cómo poder pagarlo, porque si están cobrando tarifas irrisorias en servicios, no pueden darte a ti un servicio que estás pagando en bolívares a precios congelados, para yo tener que pagar eso en dólares a compañías internacionales.

Lamentablemente el usuario se ha visto muy afectado en teletrabajo, tele educación y home office, porque hay un problema grave. Una cosa es la capacidad de conexión que tienes tú en la compañía, otra cosa es la capacidad de conexión que tienes tú en la casa y otra cosa es la infraestructura de telecomunicaciones que te está brindando el proveedor.

Hay tres partes importantes: si tú puedes tener un buen internet en la compañía porque contratas un servicio de una compañía grande como Globenet pero cuando vas a tu casa y tienes Cantv, Inter y otro operador que te da unos servicios no muy buenos, eso te afecta la capacidad de conectarte al VPN o a lo que tiene que ver con el código interno de la empresa.

En casa se puede tener 1, 2, 3 o 4 megas, pero cuando llegas a casa esa cantidad está compartida con todos los usuarios de la zona y además la tienes que compartir con un número de dispositivos que hay consumiendo. Por eso muchas veces cuando alguien tiene una videoconferencia, le pide al resto de sus familiares que apague sus equipos y que no consuman dados para aprovechar él lo máximo de Internet.

Andrés Azpúrua

Se ha visto afectado por la mala conectividad. La gente recurre a utilizar los datos del teléfono. La calidad de las videoconferencias no son suficientes. Hay gente que está acostumbrada a tener un Internet no tan bueno en su casa, pero por lo menos en la oficina tenían mucha mejor conexión.

Ahora es más difícil, porque si todo el mundo está en su casa y nadie puede aprovechar el Internet que la oficina está ofreciendo. Eso solo genera problemas porque no todos los clientes de la empresa van a poder interactuar de la misma manera y los empleados no van a ser igual de productivos. No importa que el jefe tenga una buena conexión a Internet, la empresa son muchas personas y el teletrabajo está muy afectado por eso.

 

Me parece que no es sostenible tener un teletrabajo en las condiciones en las condiciones que normalmente se habla, como tener videoconferencias, hacer actividades interactivas, es muy difícil. Para eso se requiere que las personas con las que se tienen que reunir también tengan esas facilidades y eso no siempre es posible o por lo menos se verá entorpecido.

3.- ¿Es sostenible adquirir responsabilidades de teletrabajo o educación a distancia dependiendo del consumo de datos del teléfono únicamente?

Luis Carlos Díaz

Sí, por supuesto que es posible, pero necesitas tres cosas concretas y una de uso:

– Una buena ubicación para lograr conexión 4G LTE continua. No todos gozan de eso en todo el territorio porque el rezago ha impedido conectar todas las antenas necesarias. Quienes tienen buena ubicación y logran una buena velocidad, la pasarán mejor.

– Dinero. Cada GB cuesta plata. La idea es que todo lo que consuman esté cubierto por su trabajo, así tendrán datos para trabajar, educarse y divertirse. No es lo ideal, pero si es lo que se tiene, hay que aprovecharlo.

– Deben aprender a usar sus conexiones y aliviar la demanda de datos. Usarlo sin discreción es como dejar las llaves de agua de la casa abiertas. Eso significa reducir el consumo de videos, desactivar la descarga automática de multimedia en whatsapp y redes sociales, entre otras cosas.

William Peña

Es complicado, porque si tú no tienes un servicio dedicado en tu casa. El consumo de datos es un consumo que va y viene a la red y mientras más consumo estás haciendo, más estás afectando la red, la estás complicando, y si son muchos haciendo lo mismo llega un momento en que la red colapsa y no le da servicio a nadie.

Para ese tipo de cosa es mejor tener servicios ilimitados o dedicados en casa, que son los que están ofreciendo algunos WISP, pero están conectado a algún tipo de proveedor que en algunas zonas no llega la huella, entonces tampoco es garantía de que puedas tener un buen servicio cuando pagues bastante dinero por ellos.

En el caso de telefonía móvil o los datos de teléfono, es muy complicado para los usuarios poder cumplir con una gran cantidad de obligaciones cuando tienen una conexión tan limitada en casa.

Además, las desmejoras del servicio de internet son muy graves y se han intensificado muchísimo en la cuarentena. Puedes asumir las responsabilidades de teletrabajo o educación a distancia dependiendo del consumo, pero en Venezuela eso es un tema para profundizar y analizar. No hay capacidad de ancho de banda en las compañías para poder ofrecer teletrabajo, telemedicina o tele educación a nadie. Aquí realmente vivimos con un rancho de banda y lamentablemente la capacidad de consumo disminuye mientras la demanda de consumo aumenta y eso afecta a todos los usuarios.

En una zona equis, si hay mucha gente conectada la posibilidad de conectividad es irrisoria. Antes podías hacer los trabajos en la madrugada. Ya no, porque mucha gente piensa como tú y termina trabajando en la madrugada y tampoco tiene servicio.

Andrés Azpúrua

Muchos usuarios resuelven tener que compartir los datos con su computadora, incurriendo en gastos de gatos. Si tú eres prepago eso es un problema, porque entonces tienes que ir a recargar el teléfono. Si solamente dependes de la telefonía móvil es delicado el tema de estar continuamente recargando, porque si te consumes los datos, ¿con qué te vas a meter en la página del banco para recargar?.

No hay manera de ser competitivos sin un buen servicio de Internet. No solamente es una cosa que usamos para divertirnos. Es trabajo, es educación y sin Internet bueno no creo que vaya a funcionar el tema del teletrabajo, o por lo menos va a exacerbar las diferencias de acceso que ya se tienen.

Estamos hablando de trabajo, pero también hay que hablar de los profesores. ¿Cómo un profesor o un maestro va a trabajar con sus estudiantes cuando ellos mismos no tienen conexiones de calidad en su casa? A veces ellos mismos no tienen equipos suficientemente buenos como para hacer una clase desde casa.

Venezuela no está preparada para esto porque no le han dado la importancia durante años que ameritaba. Hacen falta políticas públicas que muevan este tema en la dirección correcta.

ARS: En Venezuela predomina la incertidumbre
La investigación realizó una encuesta a 1000 personas y un estudio cualitativo a otras 50
40% de los encuestados señalaron que sienten ansiedad y 36% preocupación

@fefamaya

La agencia publicitaria ARS realizó una segunda parte de su estudio “En Tiempos de Cuarentena”. La investigación asegura que la incertidumbre sobrepasó a la ansiedad como la emoción dominante en los encuestados durante la cuarentena. Las personas indicaron que también sienten preocupación por el encierro.

La presidente ejecutiva de ARS, Mariana Frías, señaló que a diferencia del primer informe, además de aplicar la encuesta online a 1000 personas, esta vez la investigación realizó un estudio cualitativo a 50 personas vía Zoom para conocer con mayor detalle la postura de los encuestados ante el periodo de aislamiento. 64% de los encuestados fueron mujeres y 36% eran hombres. 

 

La encuesta online y el estudio cualitativo a través de Zoom fueron realizados en la semana 12 del decreto de estado de alarma por la pandemia de covid-19, antes de la llegada del combustible iraní a Venezuela y el cese de actividades de Directv. 

“El venezolano inició la cuarentena con la visión de que esta tendría una duración temporal. En el segundo estudio observamos que el venezolano entendió que esto iba a tomar mucho más tiempo de lo que estaba previsto”, señaló Frías. 

La incertidumbre, nueva emoción dominante

En el segundo estudio de “En Tiempos de Cuarentena”, 49% de los encuestados aseguró que la extensión de la cuarentena aumentó la incertidumbre. 

Mariana Frías explicó que la experiencia de la escasez tiene una cicatriz muy fuerte en el venezolano. “Se siente vulnerable. Por ello, cuando se habla de incertidumbre en Venezuela también abarca el ¿qué va a pasar si la escasez de gasolina continúa?, ¿cómo se va a poder producir?, ¿cómo voy a generar ingresos? ¿me voy a quedar sin alimentos?

Frías afirmó que DDB, red mundial de comunicaciones de marketing a la que ARS pertenece, ha realizado estudios que señalaron que en Latinoamérica la incertidumbre también es la emoción más dominante. 

Además de incertidumbre, 40% de los encuestados señalaron que sienten ansiedad y 36% preocupación.

 

Más tiempo dedicado a la televisión en streaming

El estudio de ARS concluyó que tras 12 semanas de cuarentena y previo al cese de actividades de Directv en Venezuela, 51% de los encuestados dedicaba más tiempo a ver televisión a través de plataformas de streaming como Netflix y Youtube.

39% de las personas consultadas para el estudio aseguraron que veían más televisión que al inicio del periodo de aislamiento. Mientras que 38% ha utilizado más el uso de portales web y 33% dedica el mismo tiempo o uno mayor a escuchar radio. 

Compras online son la nueva tendencia

La investigación realizada por ARS señaló que 47% de los encuestados han utilizado en mayor cantidad y con mayor frecuencia el servicio de delivery. Mientras que 16% usa el método “pick up” más a menudo. 

Además de ello, 39% de las personas que fueron entrevistadas aseguraron que han realizado compras online más que antes. 27% de esos realiza dichas compras a través de aplicaciones móviles. 

Mariana Frías aseguró que el aumento de la frecuencia de compra online se debe a temas de escasez y alto precio de la gasolina y al hecho de que el venezolano se ha ido adaptando a la tecnología del día a día. “Hay un tema de confianza, una vez que se confía en un servicio, el consumidor lo incorpora rápidamente en su rutina”, expresó.

Sin embargo, las visitas a puntos de venta, como supermercados, abastos y farmacias, se mantienen igual que a comienzos de la cuarentena. 47% de los encuestados afirmó que realizan compras una vez por semana. 

El consumidor continúa enfocándose en adquirir compras de cuarentena. Según la presidente ejecutiva de ARS, estas compras se concentran en alimentos y productos de higiene. Por lo que la compra de ropa, artículos para el hogar y vehículos ha disminuido. 

Perspectivas del consumidor post cuarentena

La agencia de publicidad categorizó en tres perfiles las diferentes personalidades y expectativas que tiene sus consumidores para la vida “post aislamiento”.

La primera es el balance: 39% de los encuestados se incluye dentro de este perfil. El perfil de balance es el que valora más el tiempo en casa debido a que encontró el lado práctico de ello, como el teletrabajo. Además, el consumidor logró tener un equilibrio a través de una rutina dentro de casa que le permite un mejor manejo del tiempo.

Por otra parte, está el perfil de “viva la vida”. Este perfil está conformado por el 33% de los encuestados. Esta categoría está conformada por aquellas personas que desean realizar más actividades fuera de casa, compartir con amigos y familia e ir de fiesta a bares y terrazas.

Por último, se encuentra el perfil de las personas que tienen como prioridad la salud. La categoría está conformada por 28% de los encuestados. Este grupo continuará utilizando las medidas preventivas para evitar el contagio de covid-19. Es decir, evitarán aglomeraciones, mantendrán distancia, lavarán sus manos con frecuencia y utilizarán mayores medidas para limpiar y desinfectar los hogares. 

Mariana Frías aseguró que esto puede servir a las marcas para conocer más qué anhelan sus audiencias una vez que la cuarentena finalice. “Cada marca tiene que asegurarse de conocer bien a su audiencia. Se debe conocer el segmento principal. Ver si está dentro de “compra cuarentena”. Qué tipo de categoría eres. Una vez que lo identifica lo podrás trabajar más afincado en tu propuesta de marca”, reiteró. 

DDHH olvidados |  El enero en que todo cambió
Gregory Hinds fue víctima de una detención arbitraria. Pese a tener orden de excarcelación, no fue acatada. El Sebin se negó a recibir la correspondencia del tribunal y debió permanecer privado del libertad

Un día de enero de 2018, Gregory Hinds recibe un mensaje. Una de las fundadoras De la Fundación Embajadores Comunitarios ha sido nombrada en un programa de televisión estatal Con el mazo dando.

Su vinculación con Embajadores Comunitarios hace que esto sea una fuente de preocupación. Esta organización se dedica al empoderamiento juvenil usando para ello el Modelo de Naciones Unidas (MUN) con el objeto de mejorar las habilidades de oratoria, negociación, liderazgo y confianza de sus beneficiarios: chamos con edades que oscilan entre los 11 y los 18 años en comunidades populares de Caracas —como La Vega, Antímano, San Agustín del Sur, Filas de Mariche y Petare. Gregory ha sido su director general los últimos cinco años.

El 31 de enero, Gregory está dando clases de inglés en el Colegio Integral El Ávila ubicado en la Universidad Metropolitana de Caracas y es llamado insistentemente. Tan pronto como puede devuelve la llamada. Se trata de una persona del condominio del edificio donde Embajadores Comunitarios tiene su sede quien le comunica con unos funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) quienes le dicen que quieren hablar con él personalmente. Al colgar la llamada, se comunica con sus compañeros para pedirles que se pongan a resguardo. Ese día se produjo su detención.

Lo interrogan varias veces, distintas personas, todas con las mismas preguntas relacionadas con lo que hace la organización. La presión aumenta, intenta consultar y un comisario le responde: “Aquí el que hace las preguntas soy yo”. Trata de mantener la calma. Finalmente le pasan su declaración por escrito para que la firme. Hay cosas que no dijo, se omitieron otras, pero como no las considera importantes decide firmar.

Pasan las horas y aunque la luz es artificial Gregory infiere, por la ausencia de los sonidos propios del trajinar caraqueño, que ya es de madrugada. Pregunta si se puede ir a casa, un funcionario se ríe, otro le dice en tono burlesco que es peligroso andar a esa hora por ahí, hasta que le terminan diciendo que está privado de libertad.

Sin muchas explicaciones, un día Gregory es trasladado a tribunales para su presentación. Aunque él no lo sabe con precisión, han pasado cuatro días. El Ministerio Público le precalifica el delito de instigación a delinquir y agavillamiento. Se encuentra con la Directora de Programas de Embajadores Comunitarios quien también está detenida. El Tribunal 31 de Control del Área Metropolitana de Caracas decide que continúen su proceso judicial privados de libertad.

Durante el tiempo que permanece en este lugar empieza a comer la comida que le ofrecen. Toma agua del tanque de la poceta. Duerme sentado pues no puede estirarse, no hay espacio. No se ha cambiado de ropa. No puede hacer sus necesidades fisiológicas y su salud se empieza a resentir. Le pide a un comisario que lo traslade de lugar y ante la posibilidad que su estado se deteriore lo consigue.

Dos meses luego de su detención tanto a Gregory como a su compañera de Embajadores Comunitarios, gracias a la incesante presión de organizaciones y las diligencias de sus abogados, el tribunal les otorga una medida cautelar sustitutiva de privación de libertad ordenando su liberación inmediata. Al ser defensores de derechos humanos, sin filiación política alguna, sus casos han generado la indignación de organizaciones de esta naturaleza en el mundo entero. Amnistía Internacional los declara presos de conciencia, Cofavic asume su defensa internacional.

No obstante, aun cuando tienen boleta de excarcelación, la libertad no llega. El Sebin se niega a recibir la correspondencia del tribunal alegando que no tienen sistema. Así, Gregory y su compañera pasan a formar parte de la lista de reclusos de El Helicoide que se mantienen en estas instalaciones en un acto que demuestra un profundo desprecio al sistema judicial.

Con 60 kg de peso, 20 menos de los que tenía cuando ingresó, Gregory recibe, el 1 de junio de 2018, una especie de indulto de parte de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Trata de negarse a firmar una declaración en la que agradecía el perdón. Le amenazan: “Si no te gusta puedes regresar a El Helicoide”. No le queda de otra que formar parte del show mediático en la Casa Amarilla, edificio sede de la Cancillería venezolana.

Ya en libertad condicionada a presentaciones frente al tribunal, retomar su vida es un proceso lento y tortuoso. Acostumbrarse a la luz es difícil: “Ver el sol me quemaba los ojos”. El miedo, la ansiedad lo atormentan con fuerza los primeros cuatro meses: ver una patrulla, un policía es un hecho que lo lleva al límite. Su entorno lo trata como algo frágil que puede partirse en cualquier momento y esto le dificulta su necesidad imperiosa de cerrar este capítulo.

Aunque hay cambios importantes en él, Gregory trata de mantener su base lo más intacta posible. Unos cuatro meses después va recuperando su normalidad y puede identificar ganancias. “Esta experiencia me hizo crecer de muchas maneras, la resiliencia la desarrollé infinitamente, no me quedó de otra. Siento que después de haber pasado por todo esto no visualizo que pueda haber algo peor, entonces no hay motivo para que pueda ver las cosas de manera negativa”, dice Gregory.

Parte de su recuperación ha sido tratar de levantar la organización. No es ni la sombra de lo que fue: de 100 voluntarios han pasado a tener 10, han cerrado muchos proyectos pero aún queda ese aliento por seguir adelante y reconstruir lo perdido.

N de R: El testimonio  forma parte del informe. Voces bajo represión: diez historias contra la impunidad en Venezuela, disponible en el portal de Cofavic, en el siguiente enlace

 

Le puede interesar

DDHH olvidados

DDHH olvidados | “Me sacaron en paño y descalza de mi casa para matar a mi hijo”

 

#EnchufaDÍN | Felicita a Aristóbulo Istúriz por su nuevo cargo
Istúriz será ahora el nuevo “protector” del estado Anzoátegui

Aristóbulo Istúriz pasó de ser un maestro y dirigente sindical a ser el patrón a través del Ministerio de Educación y de otros tantos cargos en la administración pública. Eso mismo se puede ver en su militancia partidista, ya que empezó en Acción Democrática y luego en cuatro partidos políticos más. 

Como la crisis del país afecta a todos los venezolanos, Istúriz también tuvo que rebuscarse y mientras sigue siendo ministro de Educación, también “protegerá” al estado Anzoátegui, desde una oficina cerca del Parque Nacional Mochima, donde pese a la crisis, todavía se pueden ver algunos yates navegando

En cuatro años el TSJ pulverizó el valor del voto
La última medida del Tribunal fue intervenir la directiva de Acción Democrática y Primero Justicia, que estaban ilegalizados desde 2018
Indira Alfonzo es la nueva presidenta del CNE y la misma que suspendió la elección de los diputados de Amazonas en 2015

Felipe Mujica, secretario general del MAS y miembro de la mesa nacional de diálogo, solicitó al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), a principios de junio, que designara a los rectores del Consejo Nacional y declarara la omisión legislativa.

Al día siguiente el TSJ respondió afirmativamente a esta solicitud, recordando además que el Parlamento se encuentra en “desacato”, y una semana después procedió a renovar el Consejo Nacional Electoral, eligiendo como presidenta a la magistrada Indira Alfonzo, quien fue la encargada de suspender la elección de los diputados de Amazonas, con lo cual la oposición no tendría las dos terceras partes que ganó en diciembre de 2015.

Este es un nuevo obstáculo dentro de la convocatoria a unas elecciones, aunque no es el primero. Desde el triunfo de la oposición en las elecciones legislativas de 2015, el TSJ junto al CNE se han encargado de crear un laberinto lleno de retrasos en convocatorias electorales, denuncias de fraudes, creación de una asamblea constituyente que allanó la inmunidad de al menos 30 diputados, y lo más reciente la intervención de Acción Democrática y Primero Justicia, que ya habían sido ilegalizados en 2018.

Además la organización Acceso a la Justicia denunció que el TSJ desaplicó 12 artículos de la Ley Orgánica de Procesos Electorales y le dio el visto bueno a que sea el CNE y no la Asamblea Nacional, la que haga las modificaciones en la ley para elegir a los próximos diputados del Parlamento.

 

Si no puede ver correctamente la infografía haga click aquí