RR.ES PLUS archivos - Runrun

RR.ES PLUS

Mortalidad por COVID-19 en Venezuela es mayor en hombres entre 60 y 69 años
 Reporteros de el  Bus TV, en alianza con Runrun.es, realizaron un análisis de la data oficial de fallecidos por COVID-19 en Venezuela desde que se inició la pandemia y establecieron el perfil de las víctimas
Los estados occidentales concentran 116 víctimas de las 229 víctimas fatales del virus en Venezuela, lo que representa más del 50% de los casos

Alejandro Herrera y Roger Luna 

83 de las 229  muertes por COVID-19 que se contabilizaban en Venezuela corresponden a un hombre cuya edad está entre los 50 y 69 años. 116 de esos fallecidos se ubican en la zona occidental del país, lo que representa 50,66% de la mortalidad total, distribuidos entre los estados: Yaracuy (2), Falcón (5), Trujillo (5), Lara (9), Mérida (10), Táchira (21) y Zulia (64) respectivamente.

En contraparte, la región de los llanos presenta el menor índice de mortalidad en el país con un total de 4 fallecidos que representan 1,74%, todos en el estado Guárico. Hasta el 10 de agosto la región totaliza 2725 casos positivos, lo que significa una tasa de letalidad de 0,14%.

 Venezuela alcanzó las primeras 100 muertes en 111 días, desde el 26 de marzo al 15 de julio, desde entonces la curva de fallecidos se ha elevado aceleradamente y alcanzó 102 casos más en sólo 21 días. Desde el registro de la primera muerte han pasado 136 días, tal como se evidencia en los reportes publicados por el Ministerio de Salud en Venezuela, a través del portal covid19.patria.org.ve..

Tercera edad en riesgo

Según los datos ofrecidos por el Ministerio de Salud de Venezuela, el grupo etario que se muestra con mayor vulnerabilidad se sitúa entre los 60 y 69 años. En total son 59 muertes que representan 25,99% de los casos de fallecidos, con una tasa de letalidad de 10,95%.

El segundo grupo etario más afectado es el que va de 50 a 59 años, totalizando 992 casos positivos. Presenta una tasa de letalidad del 4,84% al contabilizar 48 decesos que equivalen a 21,15% de las cifras totales de muertes por Covid-19 en el país.

Por otra parte, un 16,74% de los casos fallecidos se encuentran entre los 70 y 79 años. En este rango el virus muestra una tasa letal de 20,54%, a diferencia del 1,83% en individuos de 40 a 49 años, los cuales representan un 11,01% de los decesos a la fecha.

En cuanto al resto de rangos por edad, no superan el 8% del porcentaje total de fallecidos al momento teniendo como resultado que los casos de 80 a 89 años representen 7,49% de la cifra total, de 30 a 39 años un 4,41%, de 20 a 29 años 2,2%. Los grupos etarios que van de cero a nueve (0-9) y de 90 a 100 años cuentan con solo una muerte, representando cada uno de ellos el 0,44% de los casos totales. 25 de los fallecidos (10,13%) no poseen especificaciones de edad.

 

 

 

69,87% de los fallecidos son hombres

El género masculino ha sido el más propenso a sufrir complicaciones letales por la infección de coronavirus, 160 de los 229 son hombres, lo que representa 69,87% de muertes en Venezuela.

La alta incidencia de hombres fallecidos no solo se repite en Venezuela, sino en la mayoría de los países del mundo afectados por coronavirus. Aunque las causas exactas de este patrón en las muertes aún no se han determinado, un estudio realizado por la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), arrojó que los altos niveles de la enzima convertidora de angiotensina 2 en el género masculino sería la responsable de ello.

Las 62 mujeres que han muerto por el virus constituyen 27,07% de los casos registrados hasta la fecha. Además, existen 7 (3,06%) decesos de los cuales no se no se especificó su género.

 

NOTA: El análisis estadístico realizado por los reporteros de El Bus TV considera los datos de los reportes suministrados en cadena nacional y del portal covid19.patria.org.ve. Sin embargo, instituciones de salud han reportado muertes por COVID-19 en médicos que no han sido reflejados en la data emitida por el equipo de comunicación de Nicolás Maduro.

Vehículos no pasan el test del coronavirus
Motos y carros son retenidos por las autoridades, especialmente en el interior del país, por supuestamente violentar la cuarentena 

@franzambranor

Una minuta policial indica que un ciudadano fue detenido por el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro de la Guardia Nacional Bolivariana el pasado 26 de julio en el Terminal de Pasajeros de El Vigía en el estado Mérida por presuntamente transportar gente de Venezuela a la ciudad colombiana de Cúcuta. Su delito fue violar el decreto presidencial de cuarentena y estado de alarma. No había nada ilegal en su vehículo, solo le incautaron un teléfono celular.

Dos días antes en el municipio Mara del estado Zulia, 23 motos fueron decomisadas. En esa fecha también retuvieron a 22 motorizados en el municipio zuliano de La Guajira, 8 en el municipio Baralt, 7 en el Almirante Padilla y 6 en Catatumbo. Igual suerte corrieron 7 vehículos en el municipio San Francisco, 8 en Lagunillas y 3 en Colón.

El 26 de julio, además de retener carros y vehiculos, un ciudadano estuvo detenido 24 horas por caminar por la calle en horas de la noche y violar el decreto de cuarentena 6519.

La retención de vehículos y motos se está haciendo común en la cuarentena por el coronavirus, especialmente en el interior del país, donde después del mediodía pareciera que se entra en una especie de toque de queda.

“El problema con los estados de excepción es que permite al Ejecutivo Nacional dictar medidas extraordinarias que pueden afectar los derechos constitucionales”, dijo el abogado Juan Manuel Raffalli.

De acuerdo a Raffalli es normal que las autoridades restrinjan el flujo vehicular durante un estado de alarma, mas no así quedarse con los automóviles de quienes supuestamente violentan la cuarentena.

“Lo normal si alguien no tiene salvoconducto es retener a la persona y darle un aviso para que no vuelva a incurrir en la falta, pero de ahí a quedarse con el carro es un atropello al derecho a la propiedad de manera innecesaria”.

Para Raffalli la proporcionalidad de los cuerpos de seguridad debe ser acorde con la cuarentena y sus restricciones. “No es lo mismo que te pongan una multa o te den una charla a que te dejen sin carro”.

El abogado aseveró que tales acciones no pueden ser dictadas por autoridades regionales porque es una medida extraordinaria dictada por el Ejecutivo Nacional. “Gobernadores y alcaldes no pueden saltarse sus respectivas competencias”.

Raffalli sentenció que las sanciones no pueden ser impuestas discrecionalmente por autoridad alguna y menos policial.

“Todas las sanciones tienen que tener una tipificación legal, es el principio que rige el derecho penal. Hay una discrecional actuación por parte de los funcionarios que se conoce como vías de hecho”.

Dijo que no había norma alguna dentro de los decretos de estado de excepción por alarma ni su prórroga que tipifique sanción. “Habría que aplicar penas que estén estipuladas en la legislación penal ordinaria o en la de tránsito terrestre”. 

El virus al volante 

A juicio del abogado constitucionalista no puede haber discriminacion entre quienes conducen un automóvil y aquellos que van caminando por la calle.

“Lo que ocurre es que cuando detienes a un vehículo estás confrontando a una o dos personas, mientras que cuando interrumpes el paso peatonal corres el riesgo de que te rebasen en proporción”, dijo Raffalli.

Para el abogado constitucionalista, la estrategia de supervisar solo a vehículos puede responder a una evasiva de parte de las autoridades por confrontar a una masa de gente. Así, quienes viven en Caracas ven accesos cerrados a la autopista Francisco Fajardo, mientras que las calles de sectores como Catia y Petare lucen repletos de gente.  

 

Caracas no conoce la diferencia entre flexibilización y cuarentena
Aun cuando Caracas estuvo varias semanas bajo el esquema de cuarentena radical, los ciudadanos manifiestan no ver diferencias entre la cantidad de personas en la calle
Un transportista cuenta que los días de cuarentena “los funcionarios son más estrictos prácticamente hasta mediodía”

@Andrea_GP21

“Caracas es el epicentro de la expansión del coronavirus en Venezuela”, dijo Nicolás Maduro este domingo, 9 de agosto durante una transmisión en vivo, donde anunció el esquema de flexibilización que regirá esta semana en Venezuela.

Según Maduro, es necesario “hacer un esfuerzo”, por lo que pidió a la alcaldesa del municipio Libertador, Erika Farías, llevar a cabo esa labor.

Desde hace varias semanas, cuando se emiten los reportes diarios de COVID-19 en el país, la administración madurista presenta las gráficas de casos por estado, pero solo en el caso de Caracas detalla los contagios por parroquias, siendo La Vega, Sucre, Coche, El Valle, El Recreo y El Junquito, unas de las más sonadas.

Fue a partir del 15 de julio que Caracas entró en cuarentena radical, de acuerdo con un anuncio hecho por la vicepresidenta de Maduro, Delcy Rodríguez. Para ese momento, en Caracas se contabilizaban 1.152 casos, mientras que para el 9 de agosto, cuando se decretó que la capital también tendría flexibilización, había un total de 6.572 contagios.

Aun con esas advertencias, a partir de este lunes, Caracas, que tenía varias semanas bajo un esquema de “cuarentena radical”, pasó al nivel de flexibilización parcial tipo 1, donde se incluyen 10 sectores de la economía, como parte del esquema 7+7.

Todos a la calle

Runrun.es consultó a la ciudadanía en algunas de las parroquias de Caracas para conocer su experiencia al inicio de esta semana de flexibilización de la capital, con el objetivo de determinar si ven o no diferencia entre estar en “cuarentena radical” o con permiso de salir.

Jessica Romero, habitante de la parroquia La Vega, cuenta que en su zona no hay diferencia entre una semana de cuarentena y otra de flexibilización. Para ella, la cantidad de personas que salen a la calle y la aglomeración, es igual.

En cuanto a las medidas de protección, Romero comentó: “En su mayoría no aplica. Desorden a la hora de guardar el distanciamiento, muchas personas en un establecimiento pequeño, fiestas fines de semana y personas sin tapabocas”.

Sobre el caso de La Vega, Romero se refirió a las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), afirmando que “con o sin pandemia” siempre están en la zona. “Pero siempre pasan a distintas horas y si se han llevado a personas que no cumplen pero con respecto a las fiestas, llegan piden dinero y los dejan”.

Por su parte, la señora Egle Parra, quien vive en Catia, sector que pertenece a la parroquia Sucre, uno de los mayores focos de contagio en Caracas, comenta que también “es lo mismo”, pues aunque haya cuarentena, los comercios “abren a puerta semicerrada y la gente sala igual todos los días excepto los miércoles y domingos que no dejan abrir”.

“La gente sí anda con su tapabocas y algunos con guantes, pero el distanciamiento de persona a persona es casi nulo, las aglomeraciones no están bajo ningún control” añadió sobre las medidas de protección.

 

A su vez, una habitante de la parroquia El Valle, quien prefirió resguardar su identidad, contó: “No veo la diferencia entre la cantidad de personas en la calle cuando hay cuarentena radical a cuando hay flexibilización, solo en la cantidad de locales cerrados o abiertos porque siempre hay personas en la calle, a toda hora”.

Como en el caso de Catia, la joven habitante de El Valle dice que muchos ciudadanos no respetan las medidas de protección. “Cuando sospechan de un caso ese día usan tapabocas pero en general no usan tapabocas, o alguna otra medida de protección personal. Creo que la cantidad de fiestas los fines de semana aumenta”, añadió.

Transportistas también sufren

El señor Eduardo es chófer de una línea de autobuses que pasa por la avenida El Cuartel de Catia y llega hasta El Paraíso, y cuenta que los días de cuarentena “los funcionarios son más estrictos prácticamente hasta mediodía. Después del mediodía tú no ves ni una calle trancada”.

También denunció que en muchas ocasiones los funcionarios policiales le “piden para los frescos”. “Cuando tienen cepa buscan pararte. Si te ve uno parado ya tú sabes que tienes que comprarle un fresco”.

Asimismo, detalló que en sectores como Catia, Antímano, Petare y Coche las calles son trancadas. “Uno como camionetero busca los caminos verdes, pero sí se ven las colas”.

En el caso de este primer lunes de flexibilización, comenta que se vio la misma cantidad de alcabalas y comercios que no prestaban servicio, abrieron. “Dentro de lo que cabe podría decir que es lo mismo (…) Hubo alcabalas totalmente bloqueadas”.

Petare es otro caos

El joven Jean Rojas, habitante de la parroquia Petare, del municipio Sucre (estado Miranda), cuenta cómo ve el movimiento de las calles en días de cuarentena y flexibilización.

“Ciertamente sí hay una diferencia porque hay personas que los días de radicalización se les informa que no deben ir a trabajar y por lo tanto el flujo de gente en las calles baja a diferencia de los días de flexibilización, pero todo depende del lugar al que vayas”, relata Rojas.

 

Explicó un ejemplo de la redoma de Petare, donde afirma que siempre hay un despliegue de Guardia Nacional y otros cuerpos policiales, lo que causa que en esta zona no se vea tanta aglomeración, pero en otras zonas hay mucha aglomeración de personas.

“En Puente Baloa, sector que debo visitar para poder tomar transporte hacia La California o el resto de Caracas siempre es caótico, la cantidad de gente haciendo colas para abordar las camionetas es absurda, no se toman ningún tipo de medidas de prevención en los autobuses como eso de un asiento vacío entre una persona y otra, también se puede ver a los colectores, vendedores ambulantes y demás transeúntes sin tapabocas o con el mismo mal puesto”, contó.

Para el 31 de julio la mancha de hidrocarburo ya contaba con una extensión de 55 kilómetros de longitud y un área de 68 kilómetros cuadrados
Si el derrame petrolero ocasiona la muerte de todos los manglares del Parque Nacional Morrocoy su recuperación tomará cinco años aproximadamente 
Se estima que el volumen del derrame de hidrocarburo puede ser entre 10 mil y 40 mil barriles de petróleo

 

@fefamaya

Desde el 1 de agosto de 2020, organizaciones como Fundación Azul Ambientalistas y AEPA Falcón y usuarios de Twitter comenzaron a denunciar en redes sociales la presencia de una mancha negra en el Golfo Triste,  que abarca las costas desde Puerto Cabello, estado Carabobo, hasta Tucacas, estado Falcón.

La mancha negra resultó ser residuo de petróleo. El derrame llegó incluso a las costas del Parque Nacional Morrocoy, ubicado en Falcón. Diversos videos, difundidos en redes sociales, mostraron las orillas y los manglares de los cayos cubiertos de hidrocarburo oscuro y denso. 

El ingeniero químico Fernando Morales asegura que por lo general, los residuos de petróleo pueden ser provenientes de buques petroleros, de carga o de las refinerías petroleras. La Sociedad Venezolana de Ecología confirmó que el derrame provino de la Refinería El Palito. 

Previamente a la confirmación del origen del derrame, expertos sospecharon que este podría haberse originado de una embarcación portuguesa, proveniente del Puerto La Guaira, que estuvo a la deriva en los alrededores del Golfo Triste. 

Para el 10 de agosto, 14 días después de que el derrame de petróleo llegó a la costa, Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa) no ha emitido ningún comunicado para informar lo que ocurre en el Parque Nacional Morrocoy. 

Marlene Sifontes, representante sindical de la Superintendencia de Instituto Nacional de Parques (Inparques), denunció que Josué Lorca, presidente de esta entidad adscrita al Ministerio de Ecosocialismo, aseguró haber saneado y limpiado la zona mientras que el petróleo continúa llegando hasta los manglares del Parque Nacional Morrocoy. 

Samuel Narciso, director de la organización Fudena, denunció que Inparques le impidió la entrada al P.N Morrocoy, específicamente a Cayo Borracho para continuar con las labores de saneamiento en la zona. 

Un secreto de 68 kilómetros cuadrados

El ingeniero químico y profesor de la Universidad Simón Bolívar (USB), Fernando Morales,  indicó que tanto la termoeléctrica Planta Centro, como la refinería El Palito y el puerto marítimo Puerto Cabello están cerca de la zona donde ocurrió el derrame. Además hay tránsito de tanqueros y de embarcaciones que utilizan combustible pesado para sus motores, por lo que los residuos pueden ser provenientes de cualquiera de estas fuentes.

El profesor de la Universidad Simón Bolívar, Eduardo Klein, realizó un análisis a través de imágenes satelitales para determinar el origen del derrame petrolero en Golfo Triste.

De acuerdo a las imágenes, a partir del 22 de julio de 2020 se observa una mancha de 5,6 kilómetros de largo y 1,5 kilómetros de ancho en la zona de Morón, específicamente la Refinería El Palito, esparciéndose hacia el océano.  

Foto: Eduardo Klein. Foro Derrame petrolero en las costas de Falcón: ¿Qué hacemos ahora?

“Según las medidas de la mancha, asumiendo que esta tiene un espesor de 0,5 milímetros  se estima que el derrame puede ser aproximadamente de 26 mil barriles de hidrocarburos en la zona”, afirmó Klein durante un foro convocado por la Sociedad Venezolana de Ecología. 

Para el 27 de julio, las imágenes muestran como un río de agua caliente cerca de la refinería y los vientos de tierra impulsan la mancha de petróleo hacia la orilla. Por ello, el derrame se extiende unos 50 kilómetros abarcando la costa. 

Foto: Eduardo Klein. Foro Derrame petrolero en las costas de Falcón: ¿Qué hacemos ahora?

Klein indicó que los vientos de esta época del año soplan de la tierra hacia el mar. 

El 31 de julio se observa como gran parte del derrame petrolero se extiende a lo largo del Golfo Triste, dejando pocos residuos de hidrocarburos en la zona de la refinería donde inició. 

Foto: Eduardo Klein. Foro Derrame petrolero en las costas de Falcón: ¿Qué hacemos ahora?

Klein indicó que para el 31 de julio la mancha de hidrocarburo ya contaba con una extensión de 55 kilómetros de longitud y un área de 68 kilómetros cuadrados. En la misma imagen se observa como en la zona de la Refinería El Palito todavía se ven restos del derrame petrolero. 

Luis Stefanelli, diputado de la Asamblea Nacional por Falcón, señaló que una embarcación portuguesa llamada “NAUMA”, proveniente de La Guaira con destino a Georgetown, se quedó a la deriva a 40 millas náuticas de la costa. Según Marine Traffic, localizador global de embarcaciones, el barco zarpó del Puerto de La Guaira el 29 de julio, dos días más tarde, estaba a la deriva rumbo a Bonaire. El portal web Los Archivos de Bolívar indicó que durante este tiempo es posible que la embarcación portuguesa haya derramado cierta cantidad de combustible.

El análisis de imágenes satelitales de Klein concluyó que dicha teoría es errada. El profesor de la USB explicó que entre la mancha de petróleo y la embarcación hay una distancia de 85 kilómetros. “Si hubiese ocurrido un derrame de petróleo del barco alrededor de él se apreciaría una mancha uniforme. Lo cual no existe”, dijo Klein. 

Adicionalmente, Klein explicó que es muy difícil estimar el volumen exacto del derrame de hidrocarburo, sin embargo, mencionó que este puede ser entre 10 mil y 40 mil barriles de petróleo.

14 días para recoger el derrame

El ingeniero químico Fernando Morales señaló que lo primero que se debe hacer es evitar que el derrame de hidrocarburo llegue a la costa. 

“Lo ideal es que este derrame se pesque cuando está costa afuera, es decir, se arroja una barrera, que tiene unos flotadores y una falda, para acorralar el derrame. Una vez que es acorralado, con una bomba oleofílica se extrae el petróleo del agua”, explicó el ingeniero químico.

Sin embargo, en este caso se supo que esto había ocurrido cuando el derrame de petróleo llegó a la costa. Por ello, el siguiente paso es determinar qué fue lo que se derramó. “Por la ubicación del derrame, se puede suponer que es petróleo o un corte pesado de petróleo”, dijo. 

Morales indica que hay dos maneras de determinar el tipo de petróleo que fue derramado. La primera es realizar un estudio de imágenes satelitales previas al día que ocurrió el derrame. “Con estos registros es posible seguir la mancha hasta su origen”, aseguró el profesor. 

La segunda manera de rastrear el tipo de crudo, es analizar el petróleo a través un análisis denominado geoquímica forense. El ingeniero químico explicó que este estudio se realiza a partir de unos indicadores particulares que tiene el petróleo, aún cuando se haya degradado, se puede conocer de qué producto se trata siempre y cuando se tenga una muestra de los diferentes tipos de crudo. En este caso, sería necesario tener una muestra de los hidrocarburos provenientes de El Palito o de Planta Centro. 

Tras detectar el tipo de residuo que se encuentra en el mar, se debe proceder a retirar rápidamente el derrame de petróleo para evitar que se mezcle con el sedimento. 

Es importante destacar que según las imágenes satelitales el derrame petrolero inició el 22 de julio en la Refinería El Palito, no fue sino hasta el 5 de agosto que empezó a ser limpiada por voluntarios.

Consecuencias en el ambiente

Ricardo Aguilar, director de Investigación de Oceana Europa consultado por la BBC, explicó que el impacto que causa un derrame petrolero de forma inmediata es que crea una película sobre la superficie marina que impide la entrada de la luz en el agua. La carencia de luz impide que la fotosíntesis se realice, causando que muchas especies se vean afectadas o incluso mueran. 

El impacto de un derrame de hidrocarburos en el ambiente depende del tipo de petróleo que se haya derramado. 

Fernando Morales explicó que los cortes de petróleo se caracterizan por la gravedad API, una medida de la densidad y viscosidad del petróleo. “El petróleo de la Faja Petrolífera del Orinoco tiene 10 grados API, es muy denso y muy viscoso. Por ello, cuando se derrama en agua, no flota sino que se hunde al fondo del océano”, dijo. 

Por otro lado, el profesor indicó que el crudo más ligero se mueve más rápido en el ambiente, pero posee mayor concentración de componentes tóxicos que se disuelven relativamente rápido en el agua y se evaporan de igual forma en el aire. Adicionalmente, aseguró que su impacto en el ambiente es de corto plazo. 

Coincidiendo con la Sociedad Venezolana de Ecología, el petróleo derramado proviene de la refinería El Palito. De acuerdo a Pdvsa, el crudo de El Palito tiene 28 grados API. Morales aseguró que el crudo es de tipo mediano pero al exponerse al sol pierde los volátiles y pasa a ser un crudo pesado. Por lo que se puede inferir que en lugar de flotar, se alojará en el fondo del océano. 

“Los daños que genera el petróleo en la naturaleza son meramente físicos. Ya que el hidrocarburo se pega a las superficies”, comentó el ingeniero químico. 

Morales afirma que siempre se debe tratar de que el derrame de petróleo no llegue a la costa. Esto busca evitarse porque si el petróleo llega a la costa este se mezcla con el sedimento causando que todos las plantas y organismos que no se mueven como guacucos, chipi-chipis, gusanos de mar; mueran por el contacto directo con el petróleo. 

Un artículo de la BBC reseña que el problema de que se acerque el residuo a la costa, es que puede afectar a más especies y sobre todo a ecosistemas mucho más productivos. En alta mar, normalmente, no hay tantas especies que dependan de la entrada de la luz en el agua.

Los manglares no son la única especie afectada

Una de las especies que más se verá afectada en el Parque Nacional Morrocoy por este derrame de hidrocarburo, son los manglares. 

Según la organización Azul Ambientalistas, los manglares son un ecosistema formado por árboles muy tolerantes a la sal que ocupan la zona intermareal cercana a las desembocaduras de cursos de agua dulce de las costas de latitudes tropicales del planeta. Morales explicó que los manglares respiran a través de unas estructuras que tienen en sus raíces y se denominan “neumatóforos”. Estas son unas especies de válvula a través de las que ellos adquieren el oxígeno desde el exterior. 

“Si los neumatóforos se obstruyen con el petróleo el manglar muere asfixiado”, aseguró el profesor de la Universidad Simón Bolívar. Si el residuo de petróleo es retirado a tiempo sí es posible recuperar el manglar. 

Alicia Villamizar, profesora del Departamento de Estudios Ambientales de la USB, explicó que dentro de las especies afectadas, los manglares son los que tienen mayor posibilidad de no ser tan perjudicados en un período de tiempo no muy largo. 

Es importante destacar que los manglares cuentan con una enorme diversidad biológica con alta productividad, ya que en ellos se encuentran un gran número de especies como aves, peces, crustáceos y moluscos. 

“Las especies que viven de la raíz para abajo de un mangle tienen muy pocas posibilidades de trasladarse a otros lugares más protegidos. Este será el grupo más afectado de las especies dependientes de manglares”, explicó Villamizar, biólogo y ecólogo de manglares. 

La profesora de la USB indicó que la avifauna es la que habita en la parte superior del manglar, este grupo corre el peligro de consumir agua contaminada. 

Adicionalmente, Villamizar señaló que si el derrame petrolero ocasiona la muerte de todos los manglares,  tras cinco años, el flujo de agua que ocasionan las mareas puede distribuir las semillas del manglar que hayan quedado en algún lugar y que estas logren que el manglar habite en la zona de nuevo. Esto podrá ocurrir siempre y cuando las condiciones físico naturales del ambiente hayan mejorado y que se cuente con un banco de semillas.

“En el caso de que muera todo el manglar y no quede nada, se debe aforestar, es decir, comenzar a sembrar manglar. La siembra de mangle es muy delicada porque se debe realizar un estudio integral que incluya: La hidrología del lugar, el tipo de suelo, el clima, el comportamiento de las mareas, el ensamblaje previo a la pérdida de manglar y la fauna de la zona, para que la aforestación funcione”, dijo la ecólogo de manglares.

Además, Villamizar indicó que la tasa de mortalidad de las plántulas es entre 60% y 80%, es decir, que solo 20%-30% de las semillas que se siembren son las que darán fruto. 

Por otra parte, Morales reiteró que en el caso de las praderas de fanerógamas marinas, un estilo de pasto que se encuentra en el fondo del mar en el Golfo Triste y en el Parque Nacional Morrocoy, si este se mezcla con petróleo simplemente muere asfixiado por no poder intercambiar gases y no poder realizar sus funciones fotosintéticas.

Lo mismo ocurre con las algas, el plancton y el fitoplancton.

Las aves, como pelícanos y gaviotas, también morirán por no poder volar y por ende no pueden nutrirse. El artículo de la BBC reseña que la muerte de las aves en estos casos ocurre porque el petróleo se impregna en sus plumas, y esto causa que pierdan la capacidad de aislamiento que les da el aceite natural de las mismas y terminan muriendo de hipotermia. Otras veces mueren cuando intentan limpiarse de la contaminación, porque ingieren en el proceso los contaminantes del crudo.

Unearte de Sartenejas también sufre de desvalijamientos e inseguridad durante la cuarentena
Los estudiantes temen que, debido a los robos registrados, cuando finalice el confinamiento por la pandemia de COVID-19 no tengan espacios para desarrollar sus estudios académicos
Profesores, personal administrativo, obrero, jubilados y estudiantes exigen a las autoridades activar un plan de recuperación de los bienes sustraídos de la casa de estudios
En el mes de marzo el Observatorio de Universidades (OBU) registró más de 90 hechos delictivos en las universidades públicas del país

@Andrea_GP21

Ni las universidades controladas por autoridades simpatizantes con el oficialismo se salvan de los hurtos y robos en tiempos de pandemia. El 17 de julio los estudiantes del Centro Rodrigueano de Emancipación Artística (CREA) Modesta Bor de la Unearte, con sede en Sartenejas, denunciaron un robo masivo dentro de las instalaciones de la casa de estudios, donde se desvalijaron varias áreas.

La Universidad Nacional Experimental de las Artes es una universidad pública, cotutelada por el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria (MPPEU) junto con el Ministerio de Cultura. Fue creada en el año 2008 por el expresidente Hugo Chávez como parte de la Misión Alma Máter.

Además, la casa de estudios forma parte del Programa Nacional de Formación (PNF) y ofrece certificaciones de Técnico Superior Universitario (TSJ) y licenciaturas en música, teatro, artes plásticas, danza, artes audiovisuales y educación para las artes.

La Unearte también pertenece al Programas Nacionales de Formación Avanzada y ofrece certificaciones en: Doctorado en Artes y Culturas del Sur, Maestría en Artes y Culturas del Sur y Especializaciones en Artes y Culturas del Sur.

Nada de esto impidió que la institución fuese víctima del hampa. La casa de estudio se suma a la lista de universidades que han sido vandalizadas durante la cuarentena. En marzo, el Observatorio de Universidades (OBU) registró más de 90 hechos delictivos en las universidades públicas del país, de los cuales el 50% fueron reportados por autoridades universitarias y el 30% por representantes estudiantiles.

En un conteo realizado por reporteros de El Pitazo, en la Universidad de Oriente se contabilizaron 56 robos desde la segunda quincena de marzo hasta finales de junio de este año.

Un hecho reciente se registró este lunes 10 de agosto, cuando se denunció que la oficina de Control de Estudios de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela, fue desvalijada.

Sobre el CREA

El CREA está ubicado en la carretera Hoyo De La Puerta – El Placer, (Baruta, estado Mirada) y allí se forman músicos con una carrera universitaria en esta área de las artes.

Gerardo López, vocero principal del consejo estudiantil, declaró que previo a esa fecha el equipo directivo de la sede de la Unearte de Sartenejas recibió una notificación de lo ocurrido, por lo cual se realizó una denuncia a las autoridades sobre la alerta de robo y convocaron una visita para hacer una inspección.

“Estuvimos convocadas diversas personas, desde autoridades, docentes, personal administrativo, obrero y estudiantes. En esa primera visita hicimos un recorrido por las áreas del CREA, y pudimos ver todo lo que se habían llevado. Sin embargo, hubo áreas en las que no pudimos observar porque no teníamos las llaves. Hicimos la inspección, tomamos notas de lo que pudimos ver”, contó López.

 

Ángel Useche quien representa la dirección de seguridad, recibió la comisión de convocados que asistió a la visita de inspección realizada para constatar los actos vandálicos perpetrados en la institución.

“Computadoras de dirección, control de estudio, biblioteca, del laboratorio de música, guitarras, impresoras”, son algunos de los equipos que fueron hurtados de la casa de estudios.

La denuncia

Según López, se realizó una denuncia ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas. “El mismo día 17, luego de hacer la visita, la comisión que fue a inspeccionar se dirigió al Cicpc y allí se quedó la profesora Lisbeth Villalba, quien es la vicerrectora territorial haciendo la denuncia correspondiente. El Cicpc fue, hizo la inspección, pero no hemos sabido qué avances hay con respecto a eso”.

Pasaron los días y fue hasta el 24 de julio que la Universidad se pronunció en redes sociales con un comunicado difundido en redes sociales. “Es un comunicado fechado el 18, lo cual no tiene sentido, porque ese comunicado fue emitido el día 24, diciendo qué era lo que había pasado”.

“Las autoridades no han hecho más que publicar ese comunicado. Hemos enviado correos, mensajes y no nos dan respuesta. La respuesta que queremos no es un comunicado en la red social, la respuesta que queremos es decir que están trabajando para esto y que se vea que realmente les importa lo que está pasando y que no haya un silencio”, condenó.

En el comunicado oficial de la Unearte confirmaron la denuncia realizada al Cicpc, así como al Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología (MPPEU) y al Ministerio del Poder Popular para la Cultura (MPPC).

Una normalidad desvalijada

La mayor preocupación de López y sus compañeros es que están en riesgo porque cuando cese la pandemia por COVID-19, temen no poder volver a clases, porque sin todos los equipos que fueron hurtados, no dispondrán de áreas para realizar sus estudios.

“Venimos acompañados por los docentes, sin embargo, nosotros somos los que estamos encabezando la lucha, pero hay que ser sinceros en que a ellos les duele el alma máter, pero nosotros somos los que no nos vamos a graduar si no recuperamos los insumos”, añadió.

López indicó que tras realizar la primera visita a la sede de la Unearte de Sartenejas, iniciaron una campaña de difusión en redes sociales para visibilizar este hecho y lograr que llegue a las instancias correspondientes y que pudieran recibir ayuda para restablecer los bienes materiales que se perdieron.

A través de la red social Twitter se encontraron algunos mensajes difundidos por la cuenta del Consejo Estudiantil del CREA de la Unearte de Sartenejas, donde rechazan lo ocurrido y exigen a las autoridades competentes ayudar a solucionar esta problemática.

En un informe emitido el día 17 de julio, el cual detalla los hechos ocurridos, se explica cuáles fueron las áreas afectadas dentro de la institución, para lo cual también tomaron fotografías que muestran el estado de varios espacios de la universidad.

Según el texto, se procedió a inspeccionar las instalaciones de los dos edificios que componen la institución universitaria. Según el documento, se evidenciaron hurtos en el salón de música, todas las computadoras y videobeams de la oficina de tecnología, así como la computadora de la biblioteca, entre otros espacios violentados y desvalijados.

Exigencias ante la falta de soluciones

El jueves, 6 de agosto, personal docente, administrativo, obrero, estudiantes, egresados y jubilados de la Unearte de Sartenejas suscribieron un comunicado para pedir a las autoridades competentes dar respuesta a lo que ha ocurrido en el recinto universitario. Las exigencias son:

– Que las autoridades universitarias establezcan el vínculo comunicacional atendiendo los diferentes llamados que se le han hecho.

– Atender los problemas que han llevado a un deterioro progresivo de la infraestructura y eficiencia de nuestro CREA.

– Que se ejecute con carácter inmediato una reestructuración del sistema de seguridad y vigilancia, así como el enrejado del edificio dos.

– Activación de un plan de acción para la recuperación de los equipos e insumos que requerimos para el desarrollo adecuado de la actividad académica y administrativa.

3x3 | Derechos digitales infectados por pandemia del control social
Expertos consideran que durante el estado de alarma por el coronavirus se han producido más ataques contra los internautas venezolanos

De acuerdo a un estudio de la empresa Speedtest Global Index, Venezuela ocupa el puesto 175 de 176 países en cuanto a conectividad a internet, solo supera a Turkmenistán. 

Por debajo de naciones como Angola y Yemen, Venezuela tiene un promedio de velocidad de 3,67 Mbps, cifra inferior al estándar mínimo de 4 Mbps estipulado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

Según Andrés Azpúrua, director de Venezuela Sin Filtro, Marianela Balbi, directora del Instituto Prensa y Sociedad y el periodista experto en redes sociales, Luis Carlos Díaz, los derechos digitales de los venezolanos se han visto más vulnerados de lo que ya estaban durante la pandemia del coronavirus.

Se entiende por derechos digitales el acceso universal e igualitario a internet, la libertad de expresión, comunicación e información, la privacidad y protección de datos, la libertad de acceso a cualquier página web, la confidencialidad y la propiedad intelectual. 

IPYS advirtió que desde mediados de marzo, fecha en la que se decretó el estado de alarma en Venezuela, 39 casos de violaciones a los derechos digitales de medios de comunicación y periodistas.

De acuerdo a Azpúrua, Balbi y Díaz la pandemia ha servido a la administración de Nicolás Maduro para establecer un modelo ideal de dominación y control de los derechos digitales de los venezolanos. 

¿Cómo evalúa los derechos digitales de los venezolanos en los actuales momentos?

Andrés Azpúrua: En Venezuela están seriamente coartados, uno de los mayores problemas son los bloqueos a internet que limitan seriamente el ejercicio de los derechos humanos, la libertad de expresión y la libertad de información. Esto lo vemos reflejado en las páginas de noticias y es algo que proviene del Estado, es el gobierno pidiéndole a los distribuidores que censuren sus conexiones a internet para que la gente no pueda conectarse e informarse. También hay una vigilancia a lo que la gente publica en redes sociales. Eso ha perjudicado el derecho legítimo de las personas a la libertad de opinión. Igualmente tenemos los ataques a páginas donde suelen ser víctimas los medios de comunicación, esto que cuando atacantes sobrecargan una página web para que los servidores no puedan responder a las solicitudes genuinas de los usuarios. Hay ataques que se aprovechan del control del gobierno sobre Cantv para manipular las conexiones de sus usuarios y hacer que estos caigan en otras páginas como sucedió el año pasado con la de Voluntarios por Venezuela de Juan Guaido.

Por otro lado, tenemos la manipulación en línea, que son campañas de desinformación orquestadas en redes sociales para crear una matriz de opinión a través de acciones coordinadas y bots. La idea es generar confusión entre la gente que posee cuentas en distintas plataformas.

Marianela Balbi: En Ipys Venezuela alertamos de cómo desde el Estado se perpetran las restricciones a los derechos digitales. El abuso del poder estatal se han manifestado con fuerza. El primer sujeto que violenta la libertad de expresión es el Poder Ejecutivo y sus fuerzas de seguridad, y le sigue su órgano censor, Conatel. 

Estamos viendo violaciones a las garantías en la red  que comprenden restricciones de acceso a internet por fallas de los servicios de conexión fija y móvil en todo el país; ataques a los servidores de portales informativos, acciones intimidatorias hacia periodistas, bloqueos a portales de noticias y plataformas de redes sociales, restricciones a la expresión en línea, y restricciones normativas.

Estas medidas de censura digital fueron un tema de preocupación para la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en su último informe sobre la situación de los derechos humanos en el país. En este reporte, la ONU constató que en los últimos años el gobierno venezolano “ha bloqueado regularmente sitios web de noticias y de las principales redes sociales”, y señaló que esta práctica está limitando aún más el acceso a la información independiente de aquellas personas que no tienen acceso a internet. 

Luis Carlos Díaz: Venezuela es el país de América que bloquea más páginas web, que ha encarcelado a más personas por contenidos publicados en línea. Es un país que niega derechos básicos de accesibilidad, que afectó a la libre empresa y la competencia (por eso tenemos conexiones tan malas, un rezago monstruoso en la infraestructura y en este momento una desigualdad tremenda), también es un país que vigila y espía comunicaciones. Además, sus sistemas de vigilancia y control social a través de la tecnología han incluido violaciones masivas de derechos humanos como hacer obligatorio el uso de captahuellas para comprar comida (por fortuna ya desechado) y la implementación del carnet de la patria, una herramienta de control político sobre los más vulnerables. Son derechos brutalmente violados, cometidos además por autoridades que actúan con discrecionalidad y de forma abusiva, que se vale no sólo de un aparato represivo inaceptable para cualquier demócrata del planeta y que además cuenta con un aparato de propaganda que genera desinformación en espacios digitales. La combinación de todo eso nos pone en el sótano continental de derechos digitales.

¿La pandemia ha significado más violación a los derechos digitales? 

AA: Han habido nuevos casos de bloqueo a internet, iniciativas que vienen de la Asamblea Nacional y de su presidente Juan Guaido sobre información acerca del Covid-19 han sido censuradas. Todo lo que tiene que ver con el estado de los centros hospitalarios es obstaculizado por parte del gobierno, la poca disponibilidad de equipos de protección individual para el personal sanitario, los reclamos de médicos y enfermeras. La verdad es que la pandemia vino con un recrudecimiento de las violaciones a los derechos humanos en general.

MB: El estado de alarma decretado y extendido sin la aprobación de la Asamblea Nacional legítima, ofrece el contexto perfecto para un modelo de dominación y control social marcado por la separación de los ciudadanos, prohibición de reunión, prohibición de protesta, pérdida del espacio público. Desde que se anunció el decreto de estado de alarma por la pandemia el 13 de marzo, hasta el 2 de agosto, IPYS Venezuela ha registrado  39 casos de violaciones a los derechos digitales de medios de comunicación y periodistas, y nueve casos más de detenciones arbitrarias contra reporteros luego de haber publicado información en sus redes sociales o en las de los medios para los que trabajan.

LCD: La cuarentena le inyecta esteroides a los problemas que ya se tenían. Porque además se le suma que muchas interacciones sociales pasan a ser digitales y eso en el entorno que construyó el chavismo en estos años significa exclusión: hay zonas desconectadas, hay millones de ciudadanos que no tienen acceso a Internet y el empobrecimiento del país ha sido tan brutal que la mayoría de la población no puede pagar lo que cuestan en realidad los servicios de telecomunicaciones.

Es decir: lo que fue una crisis por diseño ahora le genera ganancias a la dictadura, porque significa más gente desconectada, desinformada y vulnerable a la que puede controlar de formas aún peores.

¿Que puede hacer el ciudadano común para defender sus derechos digitales? 

AA: Lo primero que hay que hacer es visibilizar que buena parte de la población no tiene acceso a internet, sin eso no hay defensa alguna de los derechos digitales. Es fundamental que tengamos un internet de calidad. El internet de Venezuela es el peor de Latinoamérica y uno de los peores del mundo. El primer paso ante el bloqueo de una página es evadirlo. Que el gobierno sienta que no tiene forma efectiva de censurar la información. Recomendamos a la gente que use un VPN porque además te da mayor privacidad y te protege de posible espionaje de parte de tu proveedor de internet.  De esta manera es que los ciudadanos hacemos efectiva la defensa de nuestros derechos digitales y luchamos para que el aparataje de censura del gobierno sea menos dañino. Hay propuestas de la asamblea nacional constituyente para el control digital, pero la presión pública ha hecho que el costo político de una acción así se eleve. Al final en un país sin estado de derecho como Venezuela no es necesario que exista una ley para que prohiban algo, por eso en el futuro cercano nos va a tocar tomar un rol mucho más protagónico de protesta 

MB: El ciudadano debe ser muy proactivo en la búsqueda de herramientas que burlen la censura y los bloqueos, como por ejemplo el uso de Virtual Private Network VPN para poder navegar los portales bloqueados. Al mismo tiempo, ser muy exigente en la información que recibe, que consume y que comparte para encontrar fuentes alternativas de información, y evitar ser parte de la desinformación. Por parte de las organizaciones, estamos haciendo un trabajo de registro, monitoreo y denuncia, en instancias nacionales e internacionales para mostrar las conductas autoritarias y violatorias de la libertad de expresión en internet en Venezuela.

LCD: Recuperar la democracia es fundamental. El ciudadano puede contratar un servicio de Internet de alta velocidad pagado en dólares, navegar usando un VPN o Tor, crear cuentas paralelas para decir libremente cosas en público, no depender ni necesitar al gobierno y proteger la seguridad de las comunicaciones. Todo eso se puede hacer, pero esos no son “derechos digitales”. Derechos es que la seguridad y la libertad estén garantizadas para todos, no sólo para los que puedan financiarse una burbuja. Sin embargo, los infociudadanos venezolanos resisten y aún millones usan herramientas digitales para comunicarse, organizarse y movilizarse. A pesar del riesgo que eso representa para todos.

¿Qué hacer si un enfermo con Covid-19 muere en casa?
Siguiendo los lineamientos de un médico forense, la Organización Mundial de la Salud y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, Runrunes elaboró una guía para que familiares a cargo de enfermos con síntomas de Covid-19 sepan cómo actuar en caso de que ocurra la muerte en el hogar

 

@GitiW

 

Con el incremento de los casos de Covid-19 en Venezuela, han aumentado también los reportes de pacientes con sintomatología del coronavirus, quienes al ser rechazados en hospitales y clínicas por encontrarse colapsados no han tenido otra opción que volver a sus hogares y enfrentar por su cuenta las consecuencias de la enfermedad. 

Además de la falta de asistencia médica, los enfermos de Covid-19 en Venezuela deben lidiar con el estigma y la criminalización oficial. Desde principios de junio, Nicolás Maduro señaló a los migrantes retornados al país como “irresponsables” y pidió que sus familiares y vecinos los reportaran por supuestamente estar contagiados. Esta denuncia conlleva el traslado forzado a sitios bajo vigilancia estricta del Estado, muchos de los cuales carecen de las condiciones mínimas como el acceso al aseo personal y la alimentación, a fin de garantizar la recuperación de los enfermos. 

 

 

Maduro afirmó que los migrantes estaban “contaminando a importantes sectores de todo el país”. También los tildó de “armas biológicas”. Al respecto, la organización Human Rights Watch dijo que: “Esta estigmatización e intimidación de una población que ya se encuentra en situación de vulnerabilidad menoscaba la posibilidad de realizar pruebas de detección”.

Recientemente, la nutricionista especializada en gestión de la seguridad alimentaria, emergencias humanitarias y riesgo de desastres, Susana Raffalli, empleó el término “emergencia funeraria” para advertir el colapso que podría generar el aumento de las muertes por Covid 19 en Venezuela. “En los próximos meses veo que esto puede ser una catástrofe a gran escala. Ojalá se estén preparando para la emergencia funeraria”, dijo. 

La expresión “emergencia funeraria” remite de inmediato a la situación vivida en Ecuador en abril de 2020, cuando la gran cantidad de fallecidos por el coronavirus, sumados a las muertes por otras enfermedades, provocaron que los forenses y la policía no se dieran abasto en el retiro de los cadáveres y debieran sumar al Ejército en las labores de traslado de los cuerpos. 

Runrunes confirmó con un médico forense, quien por laborar en el sector público pidió el resguardo de su nombre, que los decesos de ciudadanos con sospecha de Covid-19 en sitios distintos a hospitales y clínicas ya es una realidad. 

“Eso ya está sucediendo, ya está muriendo bastante gente en los CDI, en dispensarios y en ambulatorios, que si bien son recintos sanitarios no están acondicionados para atender a pacientes de este tipo. También están muriendo en sus casas. Lo ideal es que la gente fuera atendida en hospitales pero ya están abarrotados. La cantidad de personas que está muriendo por causa del Covid-19 en Venezuela es más alta que la reportada por el Gobierno”, afirmó el médico forense. 

El testimonio de la doctora Yanitza Quintero, compartido a través de su cuenta de Twitter, muestra cómo tras un ruleteo por varios centros de salud en Caracas, no le quedó otra alternativa que devolverse a casa con un familiar que presentaba los síntomas del coronavirus. 

 

Ecuador, con una población de 17,5 millones de habitantes, experimentó el desbordamiento de su servicio forense. Quizás por ese antecedente, Raffalli sugirió que las autoridades de Venezuela, país de 30 millones de habitantes que sufre los rigores de una emergencia humanitaria compleja, deberían prepararse para el aumento de los casos de Covid 19 y, en consecuencia, de las muertes. 

 

¿Cuántas muertes diarias colapsarían el servicio forense en Venezuela? “En una ciudad como Caracas, con 20 ó 25 muertos en un día se pondría caótica la situación para buscarlos y trasladarlos”, estimó el médico forense consultado por Runrunes. Un retraso en la búsqueda de los cadáveres implicará que muchas familias tendrán que permanecer con el cuerpo por un período de tiempo mayor al promedio, incrementando el riesgo de contagio en esa comunidad.  

Protocolo básico mientras llega el personal forense

Siguiendo los lineamientos del médico forense, de la Organización Mundial de la Salud y del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, Runrunes elaboró una guía para familiares a cargo de enfermos con síntomas de Covid 19 en caso de que ocurra la muerte en el hogar. Se trata de un protocolo básico para minimizar el riesgo de contagio de la familia y de la comunidad, mientras se espera la llegada de los organismos competentes que retirarán el cuerpo. 

Dato clave: los fluidos que emanan del cuerpo de un fallecido por Covid 19 representan un riesgo de contagio para los miembros de la familia y la comunidad. Todas las personas que atendieron al enfermo y manipularon el cuerpo deben acudir a un centro de salud para realizarse una prueba de Covid 19.

Llamar al número de emergencia de su municipio o gobernación

Las autoridades municipales o estadales son las encargadas en gestionar la búsqueda del cuerpo. Notifique que se trata de un paciente que presentó síntomas de Covid-19 para que el personal forense lleve el material de protección necesario. 

Usar medidas de protección como tapaboca y guantes

Sabemos que la disponibilidad del material de bioseguridad es muy limitada pero es indispensable contar con ellos para manipular el cuerpo de un fallecido por Covid 19 por tratarse de una enfermedad altamente contagiosa. Como mínimo, se debe contar con tapaboca y guantes. Luego, todo ese material debe ser desechado por el personal de la medicatura forense que vaya a retirar el cuerpo. No debe ser desechado en las papeleras de la casa ya que se trata de un desecho biomédico. Deben meter todo ese material en una bolsa plástica y cerrarla lo más herméticamente posible. Se recomienda que ese material sea incinerado por el personal forense. 

Procurar que un número reducido de personas manipulen el cuerpo 

En la idiosincrasia del venezolano se acostumbra a despedir al difunto con muestras físicas de afecto. La OMS explica que no se debe besar ni acariciar el cuerpo. Los familiares deben limitar el número de personas que estén en contacto con el cuerpo. El médico forense hace énfasis en alejar a los niños menores de 5 años ya que si bien ellos son menos susceptibles a presentar síntomas severos, sí son capaces de concentrar cargas virales altas a nivel de la mucosa nasal y la garganta y propagar así el virus a terceros. 

Envolver el cadáver de la manera más hermética posible

Se puede usar la sábana de la cama donde yace el cuerpo y anudar los extremos de manera que el cuerpo quede “sellado”. Cuando llegue el personal forense con su equipo completo de bioseguridad, procederán a destapar el cuerpo para identificarlo y a los familiares se les pedirá reconocerlo. Este momento debe ser usado también para despedirse ya que los familiares no podrán organizar velorios. 

Lavarse las manos luego de cualquier contacto con el cuerpo y los objetos que usó la persona

El riesgo de contagio por superficie puede limitarse con un lavado de manos con agua y jabón por espacio de 20 segundos. Para el aseo de la habitación y casa pueden usarse desinfectantes de uso común. 

Desechar sábanas, fundas, cobijas y demás objetos que usó la persona contagiada

Todo este material se considera como altamente contaminante y debe ser desechado por el personal forense.

 

Seis semanas duró la gasolina iraní en Venezuela
Zulia y Táchira son los estados más afectados por la falta de combustible. 
En Caracas y Miranda las colas para surtir han vuelto.

Escasez de bolívares en efectivo, fallas del sistema Patria, demoras por la caída del sistema (por fallas de luz o internet), captahuellas dañados o puntos de venta deficientes o inexistentes. Todos estos son los problemas que se presentan para abastecerse de gasolina en el país. 

Una encuesta realizada por RunRunesWeb a través de la red social Twitter en la que participaron 3.541 personas, revela que el 60,1% de los que respondieron (2.128 personas) no han conseguido gasolina en su zona y solo se consigue revendida. Frente a esta cifra, 729 personas contestaron que sí se consigue gasolina, pero a precio internacional; y 683 personas sí han conseguido a precio subsidiado. 

Estos resultados corroboran la información ofrecida por Freddy Alvarado, secretario ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), en la que indica que la gasolina proveniente de Irán que arribó a Venezuela el pasado 24 de mayo resultó insuficiente. 

El sindicalista aseguró a El Impulso que la refinería El Palito, situada en el Estado Carabobo, retomó este 4 de agosto las operaciones solo al 7% de su capacidad instalada, por lo cual producirá entre 8.000 y 10.000 barriles diarios de combustible, de los 140.000 que realmente puede procesar.

Con la refinería Cardón, en Falcón, todavía paralizada y El Palito procesando aproximadamente 10 mil barriles diarios de combustible, en Venezuela se registra un déficit de 78% en la cobertura del mercado interno. 

Los más afectados 

Táchira es uno de los estados más golpeados por la escasez de gasolina en Venezuela. Entre finales de marzo y principios de abril, el sector ganadero de la zona norte tachirense, se vio paralizado por la falta de combustible. Aunque la Mesa de Combustible -ente regulador en Táchira- ha permitido el despacho a sectores prioritarios, también es muy común conseguir gasolina revendida, problema que se ha recrudecido con la cuarentena. Tachirenses han tenido que detener sus vehículos, pues ahora no hay suministro ni a precio internacional, solo a sectores priorizados 

En Zulia, las enormes colas han sido noticia nacional, pues en el estado petrolero escasea el combustible mucho antes de la cuarentena. Habitantes de Maracaibo aseguran que a pesar de hacer la cola desde la madrugada, es imposible surtir gasolina ante “la cantidad exorbitante de marañas por parte de los cuerpos de seguridad”. 

Además, “los que madrugan sufren extorsión por parte de los cuerpos de seguridad, ya que para que no les remolquen el carro deben pagar una tarifa de 10 dólares como mínimo”, aseguran los pobladores. 

Hasta 3 dólares cuesta el litro de gasolina en el estado Bolívar. Abastecerse de combustible implica, muchas veces, pasar más de dos días en una fila interminable de vehículos. Quienes no logran llegar al surtidor deben esperar a la semana siguiente, pues el despacho es interdiario y por número de placa. Así lo reporta El Correo del Caroní

Una segunda encuesta realizada por RunRunesWeb en la que participaron 562 personas, arrojó que 69,2% de los participantes han hecho colas para surtir combustible de varias horas; 14,4% ha hecho colas pero han sido rápidas, y el 16,4% aseguró que no hace colas. 

Además, en una tercera encuesta, los 492 participantes a los que se les consultó si han tenido que comprar combustible “bachaqueado” o revendido indicaron que sí, en una ocasión (18,1%); no, nunca (31,1%); y sí, siempre (12,6%). 

En Falcón el panorama también es desalentador. En Anzoátegui el plan implementado el pasado 28 de julio para surtir gasolina a vehículos particulares y de sectores priorizados, de manera interdiaria y según el terminal de placa, no ha funcionado. 

Los ciudadanos del área metropolitana de la entidad catalogan como “un desastre” este nuevo método, en vista de que presentan mayor dificultad para abastecer de combustible sus carros y motocicletas. Finalmente, en Caracas y Miranda, en la primera semana de agosto las colas para surtir combustible se han vuelto a visibilizar y las preocupaciones de los ciudadanos se hacen sentir en redes sociales.