Yakary Prado, autor en Runrun

Yakary Prado

Lo que ha costado diagnosticar y tratar el COVID-19 en sus distintas olas
El COVID-19 es una enfermedad de costoso diagnóstico y tratamiento para cualquier venezolano, en cualquiera de sus olas. En casos moderados a graves, y si hay más de un miembro de la familia afectado, los costos se incrementan de manera importante
El sistema de salud público del país no está en capacidad de facilitar la realización de análisis sanguíneos o estudios de diagnóstico por imágenes. Todo gasto de este tipo corre por cuenta del paciente
Jaime Lorenzo, director ejecutivo de Médicos Unidos, comentó que a diferencia de la clínica que presentaba el COVID-19 en la ola del año pasado, la repercusión pulmonar con esta variante ómicron «no se ve tanto»,  sino más bien a nivel de los bronquios
Todo paciente que necesite medicamentos básicos para tratar la fiebre, congestión nasal y dolor corporal debe invertir no menos de Bs 50.. Si el caso es moderado o grave, los costos aumentan de manera importante, ya que podría necesitar costosos antivirales o terapia de oxígeno
Las pruebas de diagnóstico del COVID-19 son limitadas en centros públicos. En los privados oscilan entre 25$ y 80$, según la técnica utilizada
El precio de aparatos como el oxímetro ha subido y bajado en función de la intensidad de las «olas», así como el de las pruebas diagnósticas, alquiler y recarga de bombonas de oxígeno, concentradores de oxígeno y antivirales  (estos últimos para casos moderados o graves)

 

@MrsYaky

 

El COVID-19 es una enfermedad de costoso diagnóstico y tratamiento para cualquier venezolano, en cualquiera de sus «olas». El salario mínimo apenas alcanza para adquirir 0,4% de la canasta básica alimentaria y los salarios en el sector privado no han crecido al mismo ritmo que el alza del costo de la vida en dólares.

Las pruebas diagnóstico son limitadas en instituciones del sector público. En los centros de diagnóstico integral o clínicas populares, según testimonios recabados recientemente por esta redacción, se les practican a personas que presenten, al menos, tres síntomas de la enfermedad y con más de tres días de duración. La concurrencia es alta y el paciente debe armarse de paciencia para esperar un turno y tener la posibilidad de testearse.

Quien no puede acudir a un CDI (porque no tiene uno cercano o no puede esperar) y decide pagar una prueba debe contar, como mínimo, con 25 dólares para hacerse una prueba de antígenos (hisopado nasal) y confirmar si es positivo al virus.

En el caso de las pruebas de anticuerpos en sangre (para identificar si el paciente sufrió una infección reciente o pasada de COVID-19) tienen un costo aproximado de entre 25$ y 60$, según el método empleado. Y quienes busquen una prueba más específica para diagnosticarse, como la PCR molecular, deben invertir entre 70$ y 100$.

Aunque la mayoría de los contagiados atraviesa las fases agudas sin complicaciones mayores, se debe gastar, como mínimo, 60 Bs. por persona para adquirir los medicamentos recetados para tratar los síntomas en casos leves (analgésicos para reducir fiebre y dolor corporal, antialérgicos y jarabes para la tos).

Si el médico recomienda adicionalmente la ingesta de vitaminas (como la C, D y zinc), gotas nasales, antisépticos locales para el dolor e irritación de la garganta o antibióticos (estos últimos solo los debe recetar el médico en caso de infección bacteriana) el gasto será aún mayor.

Cuando se contrae el COVID-19, un valor que recomiendan monitorear a diario es el de la saturación de oxígeno, principalmente en las personas con enfermedades crónicas de base (hipertensión, diabetes, obesidad, enfermedades autoinmunes o respiratorias crónicas).

Para medir este nivel se necesita un oxímetro, y el precio de este aparato suele subir según la intensidad de la “ola”: En marzo-abril de 2021 llegaron a cotizarse hasta en $40, luego bajaron dramáticamente de precio y hasta diciembre de 2021 se podía conseguir incluso en $5. En enero de 2022, subió un poco el valor del producto y puede costar entre 20$ hasta 30$.

En los casos de pacientes con enfermedad moderada y/o patologías de base, los médicos también pueden ordenar la realización de análisis de sangre para evaluar la actividad del virus en el cuerpo y determinar si hay mucha inflamación, alteraciones de la coagulación o aumento de valores específicos que son predictores de complicación o gravedad (como la ferritina, el dimero D, el LDH, entre otros).

Los llamados perfiles “COVID-19” que incluyen, además de esas pruebas sanguíneas específicas, hematología, PCR, VSG, entre otras, tienen un costo actual que oscila entre los 40$ y 90$ según los laboratorios y el centro médico al que se acuda.

Perfil COVID-19 que ofrece el Laboratorio Clínico y Molecular «Tu Buen Doctor», ubicado en Las Mercedes, Caracas

Pero el mayor gasto ocurre si la persona infectada presenta un cuadro grave o con compromiso respiratorio o de otro tipo. La recomendación en esos casos es ser ingresados en un centro de salud, pero en olas como la de marzo-abril de 2021, la saturación en los centros públicos y privados llevó a miles de ciudadanos a ser hospitalizados en sus propias casas.

Los familiares debían invertir importantes sumas de dinero en bombonas o concentradores de oxígeno y tratamientos sofisticados (esteroides y antivirales intravenosos, anticoagulantes subcutáneos, entre otros) que deben ser estrictamente recetados y supervisados por un médico y administrados por profesionales de la enfermería.

Los gastos de atención de un paciente con COVID-19 con estos requerimientos en casa fácilmente exceden los 250$ diarios entre medicamentos, insumos para la aplicación (yelcos, agujas, suero, etc) y el pago de honorarios al personal de salud.

Manuel Jiménez, director de Oxi.Caracas, empresa de venta, alquiler y suministro de oxígenos, explicó que los requerimientos de oxígeno varían según el compromiso respiratorio del paciente. Las bombonas grandes son las más recomendadas en casos de hipoxia moderada a severa porque la pureza del oxígeno que suministran es de 99,5%:.

“El talón de Aquiles es que se gastan muy rápido, y, dependiendo de los niveles de saturación del paciente, se compensa en cantidad de litros: a menor saturación más litros de oxígeno hay que darle por minuto al paciente”, opinó.

Actualmente, el alquiler de una bombona grande de oxígeno oscila entre 150$ y 200$ por semana con todos sus equipos (mascarilla, manómetro, vaso humidificador). Si la familia lleva por sí misma la bombona a los centros de recarga, cada una le saldría en 30$, pero si se opta por recarga a domicilio, se duplica el valor (60$). En algunas ocasiones, según el nivel de oxígeno del paciente, puede ser necesario hasta cargar tres veces por día la bombona, lo que encarece mucho este servicio.

En este contexto, los concentradores de oxígeno son otra opción. Se enchufan a la pared y “toman” el aire del ambiente, lo procesan y lo suministran al paciente. La ventaja es que producen oxígeno ilimitado y no necesitan recarga, pero la pureza del oxígeno que generan es inferior a la de las bombonas (95% ó 96%).

 

 

Para uso en pacientes con COVID-19 los recomendables son los superiores a 5 litros (que se alquilan desde 150$ por semana) o de 10 litros (alquiler desde 250$ por semana). Si una familia desea comprarlos, debe disponer, como mínimo, de 1.000$ a 2.000$.

Menos solicitud de oxígeno, más pruebas y consultas

Un proveedor privado de servicios de alquiler, recarga de bombonas de oxígeno y controladores de oxígeno en Caracas comentó que luego de la “demoledora” ola de marzo-abril 2021 (en la que había que hacer colas de horas y hasta días para recargar), la demanda había disminuido de forma importante en los últimos meses, lo que causó que los precios también se redujeran notablemente hasta el mes de noviembre.

Eso mismo lo hizo cambiar de ramo en su negocio y se dedicó recientemente al servicio de test para diagnóstico. Indicó que, en las primeras semanas de enero, el nivel de contagios de COVID-19 estaba “muy fuerte” en la zona capital. “De cada 50 pruebas que estamos haciendo a diario, unas 30 salen positivas”, informó en conversación con Runrunes el pasado 13 de enero.

Por su parte, Jaime Lorenzo, director de la ONG Médicos Unidos de Venezuela, declaró en Runrunes que las primeras semanas de 2022 llegaron con un aumento de consultas en hospitales y clínicas de personas que presentan síntomas gripales. 

Recordó que es común que en los meses de diciembre y enero haya más casos de gripe en el país por la disminución de temperaturas y el contacto de muchas personas en las celebraciones de las festividades navideñas. Pero en un contexto de alta transmisión de ómicron, es necesario aclarar el diagnóstico.

«En los actuales momentos es alta la transmisión de ómicron como también lo es la de estos procesos gripales. La diferencia debe hacerla un médico con la toma de muestras, porque la ómicron se parece mucho a procesos gripales. Por suerte, la gente está acudiendo a instituciones públicas y privadas y hay un aumento de consultas en los pacientes que radica en un aumento de estudios y uso de medicamentos tipo antigripales en la población y manejo de los casos de manera ambulatoria, certificados por síntomas muy claros o por la prueba COVID-19″, explicó, al tiempo que aclaró que las pruebas disponibles para los pacientes solo pueden determinar si una persona es positiva para coronavirus, no qué tipo de variante tiene. Solo centros especializados como el Instituto Nacional de Higiene o el IVIC pueden especificar si una persona se contagió con la variante ómicron, delta o cualquier otra circulante.

 

El especialista en cirugía general y en Salud Pública reiteró que hay un aumento en las consultas de hospitales y clínicas «claramente definidas por estos procesos que están apareciendo en simultáneo y son difíciles para la población  diferenciarlos».

Además, agregó que, por los momentos, predominan las manifestaciones «leves, de manejo ambulatorio» en los pacientes.

«Los diferentes médicos han dicho que, a diferencia de la clínica que presentaba el COVID-19 en la ola del año pasado, la repercusión pulmonar con esta variante ómicron no se ve tanto, sino más bien a nivel de los bronquios, lo que se traduce entonces en una bronquitis con tos seca, sensación de pesadez y congestión nasal.  Puede haber o no fiebre y en algunos casos síntomas gastrointestinales, pero sobre esto último también hay que entender que las virosis pueden tener otras patologías sobreagregadas», abundó. 

Para la fecha de realización de esta entrevista (14 de enero de 2022), Lorenzo no documentaba un aumento importante de pacientes en terapias intensivas u hospitalizaciones, aunque aclaró que las hospitalizaciones estaban aumentando. 

No obstante, el médico cirujano llamo a no confiarse y a no bajar la guardia: «Estos síntomas en personas sanas pasan como una gripe normal, pero en una persona mayor de 60 años y si le agregas una condición crónica de salud como cáncer, hipertensión o patología o enfermedad de colágeno  que disminuya su respuesta inmunológica, puedes correr siempre el riesgo de sufrir una fase grave de la enfermedad.

Por eso, insta a los ciudadanos a mantener las medidas de prevención ya conocidas: asumir su deber de protegerse y proteger a los suyos.

«Acudir a vacunarse, completar sus esquemas y ponerse las dosis de refuerzo.  Sin olvidar que aún estando vacunados con su esquema completo y dosis de refuerzo, podemos contraer la enfermedad y difundirla aunque no presentemos síntomas. Por ello, hay que mantener uso adecuado de tapabocas, distanciamiento social y evitar hacer reuniones», insistió. masivas.

También, recordó a los venezolanos que los sistemas de salud pública están indirectamente «privatizados», así que la atención de cualquier enfermedad leve, moderada o severa implica importantes gatos. 

 «Todo paciente que acuda a un ambulatorio u hospital para hacer diagnóstico o seguimiento de una enfermedad debe acudir a juro a hacerse análisis de laboratorio o estudios de imágenes en centros privados. 85% de los pacientes tienen que ir al privado. Y si ameritan ser hospitalizados, el paciente debe costear los materiales y medicamentos, así como pagar los estudios de seguimientos», acotó.

En conclusión, lo más barato siempre será la prevención.

Efecto ómicron en Venezuela: Registran una transmisión del coronavirus 2.2 veces mayor respecto a diciembre
«¿Qué significa un Rt de 1.99? Que cada caso da origen (si no se aísla inmediatamente) a 62 nuevos casos en un mes asumiendo cinco días entre infecciones», explicó la epidemióloga venezolana María Eugenia Grillet
«La epidemia de COVID-19 en Venezuela va en crecimiento exponencial», indicó la epidemióloga venezolana María Eugenia Grillet

 

 

La epidemióloga venezolana María Eugenia Grillet informó que la circulación de la variante ómicron causó un aumento exponencial de casos de coronavirus en Venezuela y, por ende, una mayor transmisión. 

En su cuenta en Twitter, analizó la data oficial la cual refleja -a pesar del subregistro- que «la epidemia se ha duplicado cada dos días en los últimos diez días» y que el  nivel de transmisión  actual es 2.2 veces mayor que en diciembre.

«¿Qué significa un Rt de 1.99? Que cada caso da origen (si no se aísla inmediatamente) a 62 nuevos casos en un mes. Asumiendo cinco días entre infecciones. Multiplique por el número de personas (ej, 1000) y tendrá 62 mil casos en un mes, si los contactos no se interrumpen. ¡¡Esto es lo que significa un crecimiento exponencial!!», detalló. 

Ante este panorama, la biólogo y académica ofreció una serie de recomendaciones a la ciudadanía, como aislarse entre 7 a 10 días si se tiene síntomas, usar mascarillas en el entorno familiar y buscar atención médica en caso de malestar fuerte: «Esta infección es seria (aun ómicron) no coma cuentos», dijo. 

Además, comentó que es necesario restringir actividades que aumentan la posibilidad de contagio, no salir si no es estrictamente para algo necesario y usar las mascarillas adecuadas y de forma correcta, cubriendo nariz y boca. 

«Este virus se transmite por el aire. Evite respirar el aire de otros, lugares cerrado y poco ventilados, donde el riesgo es mayor. Si no se ha vacunado, corra a hacerlo. Si le corresponde la 3era dosis, corra a recibirla. Ómicron en personas vacunadas produce infección leve. El virus invade principalmente bronquios y no pulmones. Y las vacunas protegen contra infección grave. Pero si no estás vacunado o si aun vacunado eres persona de riesgo (> 65 años), CUIDATE Y EVITA CONTAGIARTE. Al no contagiarnos evitamos hacer presión sobre nuestro sistema de salud ya bien debilitado por la pandemia y por la situación crítica venezolana», amplió.

 

Cuarentena de viajeros y otras recomendaciones de la Sociedad Venezolana de Infectología para enfrentar la ola de ómicron
Informan que ómicron está produciendo «menos compromiso pulmonar y, por ende, menos tasa de hospitalizaciones y muertes», pero eso no significa que sea totalmente benigna
Recomiendan aumentar la cobertura de vacunación, el uso de mascarillas, evitar aglomeraciones, optimizar las estrategias diagnósticas de acceso gratuito y que los viajeros «voluntariamente eviten contacto estrecho con otras personas susceptibles al menos por 5 a 10 días»
Recuerdan que los antivirales y antibióticos deben ser de uso restringido y  que se debe exigir récipe médico para venderlos
Indican que es importante ampliar la  disponibilidad gratuita de pruebas directas para COVID-19 por antígeno y pruebas moleculares tipo PCR-RT o semejantes, «preferiblemente rápidas, de modo que las personas sintomáticas y sus contactos puedan aislarse oportunamente»

La Sociedad Venezolana de Infectología difundió este 18 de enero un comunicado con recomendaciones para enfrentar el pico de casos de coronavirus que está causando la variante ómicron. 

En el texto, señalan que esta mutación que surgió en Sudáfrica ha resultado «altamente contagiosa, aumentando la posibilidad de reinfecciones por evasión inmune».

Y aunque recalcan que ómicron está produciendo «menos compromiso pulmonar y, por ende, menos tasa de hospitalizaciones y muertes«, eso no significa que sea totalmente benigna.

«Siguen ocurriendo, en particular en los no vacunados, hospitalizaciones, complicaciones, muertes, COVID prolongado y otras secuelas», advierten.

No obstante, recuerdan que las circunstancia en 2022 son distintas a las iniciales, gracias a lo que se conoce sobre la enfermedad, a la disponibilidad de vacunas y a que hay «mayor inmunidad» en buena parte de la población.

En consecuencia, compartieron una lista de sugerencias con lo que se debe fortalecer para enfrentar la ola de ómicron en Venezuela, que causó un número récord de casos de COVID-19 el pasado 18 de enero.

Aumentar la cobertura de vacunación:

Instan a fortalecer las estrategias educativas y mejorar el acceso a la vacunación en los grupos poblacionales que, por razones geográficas, culturales o sociales se les ha dificultado el ser vacunados.

Ampliar la vacunación en niños

En principio, con los fármacos chinos disponibles en el país (Sinopharm-Sinovac) y, en la medida en que se tengan los resultados de nuevos estudios, «es probable que se amplíe la edad de vacunación a menores» de tres años.

Vacunación de refuerzo

Destacan que se ha que la inmunidad producida por la vacunación o por la infección no es tan duradera como se esperaba, por lo cual se ha instaurado de
 manera escalonada la colocación de terceras dosis o refuerzos en las personas que tienen más de 6 meses de la segunda dosis de vacunación contra COVID-19.

Uso de mascarillas

Se debe seguir promoviendo su uso, en especial en espacios cerrados, donde no se pueda mantener las distancias o ante aglomeraciones.

Además, se debe motivar con mayor énfasis en las personas más vulnerables o con mayor riesgo de contagio el uso de mascarillas con mayor capacidad de protección como la
N95, KN95 o doble mascarilla (quirúrgicas de 3 capas con una de tela por fuera).

Disminución de riesgos

Recalcan la importancia de mejorar la ventilación de los espacios, mantener los distanciamientos físicos y evitar aglomeraciones.

Higiene de las manos

Insisten en que esta importante práctica debe convertirse en un hábito para evitar no solo la transmisión del coronavirus, sino de distintos procesos infecciosos:
respiratorios, por contacto y oro fecales.

Optimizar las estrategias diagnósticas de acceso gratuito

Es importante ampliar la  disponibilidad gratuita de pruebas directas para COVID-19 por antígeno y pruebas moleculares tipo PCR-RT o semejantes, «preferiblemente rápidas, de modo que las personas sintomáticas y sus contactos puedan aislarse oportunamente en caso de positividad».

Cuarentena de viajeros 

De acuerdo con la SVI, los controles aeroportuarios pueden dejar escapar a algunas personas que están justo en periodo de incubación de la infección, o que se contagiaron en
el avión o en los aeropuertos.

«Es por eso razonable que los viajeros voluntariamente eviten contacto estrecho con otras personas susceptibles al menos por 5 a 10 días, en la espera de delimitar si desarrollan enfermedad o resultan positivo a alguna prueba diagnóstica adicional», señalan.

No automedicarse

Una regla de oro que ha prevalecido es la de evitar  tomar medicamentos o productos sin el conocimiento adecuado, ya que puede «implicar un riesgo potencial de mayores problemas, efectos adversos interacciones, intoxicaciones, complicaciones y gastos innecesarios».

Tratamiento sintomático e individualizado

La SVI recuerda que, en la mayoría de los casos leves y moderados, el tratamiento que se indica es para tratar los síntomas.

«Los tratamientos médicos deben ser individualizados. En la gran mayoría de los casos leves y moderados, de manejo ambulatorio o en casa, no se requiere de ningún tratamiento
específico, más allá de los que busquen aliviar algunos síntomas como el malestar, fiebre, o tos. Preocupa el uso inadecuado de antibióticos en una infección eminentemente viral.  Igualmente, resulta inadecuado el uso de dexametasona u otros esteroides sistémicos en los casos leves o moderados, lo cual puede ser totalmente contraproducente», advierten.

Antivirales y antibióticos de uso restringido, venderlos con récipe médico

Los infectólogos venezolanos explican que los antivirales disponibles actualmente en el país tienen  «indicaciones muy puntuales, en fases muy específicas de la enfermedad, y para
ciertos pacientes específicos de riesgo».

Advierten que les preocupa la «exagerada prescripción de ciertos tratamientos y su venta libre sin regulación».

Obligación ética y legal de los prescriptores de estudiar «con profundidad» aspectos diagnósticos, clínicos y terapéuticos de COVID-19

La Sociedad denuncia que ha observado prácticas inadecuadas en profesionales de salud que demuestran «insuficiente conocimiento médico», entre las que señalan:

  • Listas de medicamentos que no siempre son lo mejor, ya que «potencian toxicidades e interacciones: «Adicionalmente existe suficiente evidencia médica sobre Ivermectina, Azitromicina, Hidroxicloroquina, entre otros, que no sirven contra COVID-19», precisan.
  • Los antibióticos no sirven contra COVID-19, e indicar múltiples antibióticos, o en dosis muy altas, promueve mayor toxicidad, aparición de efectos adversos, y costos inadecuados.
  • Molnupiravir o Favipiravir, son análogos nucleósidos que NO deben darse en mujeres embarazadas, o en jóvenes en edad fértil reproductiva, por la potencialidad de teratogenicidad.
  • Dioxido de cloro y ozonoterapia NO deben utilizarse bajo ninguna circunstancia por no tener ningún respaldo científico, tener toxicidades y riesgos potenciales inaceptables, y ser considerados pseudociencia y hasta fraude de salud.

Para leer el documento completo completo de la Sociedad Venezolana de Infectología usted puede hacer clic acá


 

No es una gripe, es COVID-19-ómicron: 12 recomendaciones de Julio Castro para familias infectadas
El especialista recomienda proteger en extremo a los más débiles, mantener a los «negativos» con mínimo contacto con pacientes positivos, usar tapabocas, hacer turnos para comer, entre otras sugerencias
Ómicron ha causado un fuerte aumento de casos en el país desde su detección a mediados de diciembre. En el reporte gubernamental del 14 de enero se notificaron 1.538 nuevos casos, casi tres veces más que los 598 casos reportados el 11 de enero y casi 8 veces más que los 224 casos reportados el 31 de diciembre

Julio Castro, médico internista e infectólogo venezolano, compartió a través de sus redes sociales 12 recomendaciones a familias infectadas con la variante ómicron del coronavirus.

Como se sabe, es marcado el repunte de casos de COVID-19 en Venezuela en la última semana. Este incremento se atribuye a la circulación de la variante surgida en Suráfrica y que llegó al país a mediados de diciembre.

En el reporte gubernamental del 14 de enero se notificaron 1.538 nuevos casos, casi tres veces más casos que los 598 reportados el 11 de enero y casi 8 veces más que los 224 reportados el 31 de diciembre.

La alta tasa de transmisibilidad de la ómicron hace que sean muchas las familias las que están enfrentando el contagio simultáneo de varios de sus miembros.

A continuación, las recomendaciones del experto venezolano para el manejo de estas situaciones en casa.

Proteger en extremo a los más débiles (ancianos y pequeños)

Mantener a los «negativos» con el mínimo contacto con  pacientes positivos.

Hacer turnos para comer.

Usar tapabocas.

Las personas con pruebas «negativas» en casa se consideran contactos..

Los contactos con pruebas negativas deben tener vigilancia/aislamiento de 5 días desde el último contacto. Si al quinto día el test vuelve a dar negativo o siguen asintomáticos puede regresar, puede regresar a sus actividades.

Los miembros de la familia con prueba positiva deben tener 10 días de aislamiento desde el inicio de los síntomas.

Mantener medicamentos habituales ( hipertensión, diabetes, etc.).

No se automediquen, la mayoría de las veces solo se requiere de medidas simples para controlar los síntomas .

Pacientes «especiales» requieren medidas especiales. en estos casos consulte a su médico.

Una vez esté «positivo» , NO ESTÉ REPITIENDO LA PRUEBA; use la regla de los días para el periodo de contagio y días de cuarentena.

Eviten que todos se contagien en casa, alguien debe hacer de «semanero».

NO ES UNA GRIPE: es covid19-Omicron.

 

Variante ómicron circula fundamentalmente en Caracas, Miranda y Vargas: prevén mayor repunte de casos
«Esperamos que pueda haber un aumento de casos. Así que la vacunación más que nunca es necesaria», comentó el titula del Ministerio de Salud, Carlos Alvarado
«Por ahora, nos mantenemos en flexibilización abierta con cuidado intensivo, tratamiento y haciéndole seguimiento a la ómicron, no subestimándola. La ómicron no es una gripe, coronavirus es coronavirus», dijo Maduro

Venezuela no sería la excepción en cuanto a la explosión de casos de COVID-19 que podría generar la variante ómicron del coronavirus.

A mediados de diciembre se anunció la presencia en el país de la variante surgida en Suráfrica, que presenta más de 50 mutaciones que la hacen más contagiosa. 

Los últimos datos indican que una persona contagiada con ómicron puede infectar a otras 9 a 10 personas. Además, puede infectar dos veces más rápido que la variante delta que era, hasta ahora, la más contagiosa. 

En consecuencia, funcionarios locales advertido que habrá un importante repunte de casos de COVID-19 en Venezuela.

El titular del Ministerio de Salud, Carlos Alvarado, instó a los ciudadanos a acudir a los centros de vacunación a completar su esquema de vacunación o a iniciarlo, si aún no lo han hecho.

«Estamos en este momento con presencia de la ómicron en Venezuela, fundamentalmente en Miranda, Carcas y La Guaira. Esperamos que pueda haber un aumento de casos. Así que la vacunación más que nunca es necesaria, tanto ponerse las dos dosis iniciales como la vacunación de refuerzo», declaró Alvarado, al dar comienzo al plan de vacunación de refuerzo en mayores de 60 años.

Por su parte, el gobernante Nicolás Maduro, advirtió que se mantendrá la flexibilización abierta «por ahora». Pero citó una encuesta que están haciendo a través del Sistema Patria, en la que preguntan a los ciudadanos si estarían de acuerdo con retomar el esquema 7+7 de haber un repunte importante de casos.

«Han respondido más de 10 millones de venezolanos y venezolanos y 72% dice que sí está de acuerdo de aplicar el método del 7+7. Eso lo estamos evaluando, falta mucho trecho. Por ahora, nos mantenemos en flexibilización abierta con cuidado intensivo, tratamiento y haciéndole seguimiento a la ómicron, no subestimándola. La ómicron no es una gripe, coronavirus es coronavirus», sostuvo Maduro.

Efecto ómicron se sentirá con mayor impacto en un par de semanas: recomiendan restricciones locales
El infectólogo venezolano Julio Castro recomendó no bajar la guardia, usar tapabocas, proteger a los niños y vacunarse
«Si empieza a haber una situación de difícil contención a nivel hospitalario, «a lo mejor tiene sentido tomar medidas regionales de restricción y movilización y tener algunas formas de evitar el contagio de la gente en el sector público», opinó Castro
Castro dijo que no se deben descuidar las medidas de protección aunque ómicron sea una variante más «leve», ya que en Europa y EEUU el hecho de que haya muchos contagiados a la vez ha colapsado los hospitales
«El valor del tapabocas es importantísimo mientras haya virus circulante. Tengo a pacientes con tres dosis hospitalizados, tienen enfermedad severa. Esto puede pasar, a pesar de adoptar todas las normas, no se está exento de ir a una situación más grave», explicó

 

El médico infectólogo venezolano Julio Castro declaró en entrevista radial que los casos de COVID-19 en Venezuela aumentaron la última semana por la variante ómicron. 

«Los datos oficiales indican que esta semana cerró con más casos que lo anterior, una tendencia contraria a las últimas cinco semanas. Empieza a aumentar el número de casos, es casi improbable que alguien no conozca a una persona en Caracas que esté infectada ahora», dijo Castro.

El miembro de la Red de Médicos por la Salud opinó, en conversación con el Circuito Éxitos, que si empieza a haber una situación de difícil contención a nivel hospitalario, «a lo mejor tiene sentido tomar medidas regionales de restricción y movilización y tener algunas formas de evitar el contagio de la gente en el sector público».

«El tapabocas es nuestro escudo diario, es el gran aliado, es el que nos protege de la infección y hay que evaluar en cada uno de estados, centros y municipios cuál es la situación de transmisión (…) Hay que tomar medidas quirúrgicas, más ajustadas a la realidad local», abundó, al tiempo en el que insistió en usar la mascarilla.  Al respecto, comentó que tiene a pacientes hospitalizados, que han recibido tres dosis de la vacuna y aún así presentan enfermedad severa.

Destacó que aunque la dinámica en Venezuela no es aún como la que está viviendo EEUU (de colapso hospitalario):  «Venezuela no está en ese momento, pero cuando ves las barbas de tus vecinos arder, tienes que poner las tuyas en remojo». Aún así, cree que en Venezuela, en unas dos semanas podría empezar a sentirse el impacto de ómicron.

«Es probable que la misma dinámica de lo que vemos en Europa y Norteamérica sea la realidad en Venezuela en dos semanas, eso implica algunos cambios que van a ser temporales en la dinámica diaria», advierte Castro.

Refiró también que en EEUU  ha aumentado la hospitalización en niños, un aspecto que se debe considerar: «La vacunación empieza recientemente en niños,  aumenta el porcentaje de hospitalización y esto es preocupante, antes habían estado protegidos contra el COVID-19 y esto es un extra que debemos evaluar en buena parte del mundo».

Aumento mundial de casos

Castro informó que la variante ómicron ha presionado un récord en el número de casos en todo el mundo y que el promedio móvil semanal es casi 2.5 veces mayor al que se presentaba desde que empezó la pandemia.

Además, el aumento es sincrónico en los cinco continentes, algo que no había sucedido antes.

«Ómicron avanzó increíblemente rápido y eso aumentó los casos, por su alta transmisibilidad (…) La foto actual es que es el peor momento de la epidemia en términos de casos, aunque la mortalidad baja comparativamente con respecto a otros momentos. Pero hay un fenómeno que no podemos perder de vista, algunos piensan que es la salida de la pandemia porque el virus se estaría ‘debilitando» y no es así. El virus sufrió una mutación que nos dio en este momentos menos mortalidad, pero la alta transmisibilidad nos dio tantos enfermos al mismo tiempo que ya países del primer mundo con sistemas de salud robusto empiezan a colapsar, como EEUU, algunas zonas de Europa como España, Italia, Alemania y Francia (…) Y una de las cosas que pasan cuando tienes afluencia masiva de pacientes, como pasa ahora en el mundo, es que la calidad de la atención se deteriora y eso tiene una incidencia en la mortalidad que no es explicable por el virus, sino porque tienes la unidades de cuidado intensivo llenas, las emergencias llenas, hay médicos infectados que no pueden trabajar y eso genera una carga extra. No debemos minimizar el hecho de que ómicron sea menos letal, porque preocupa el aumento de la transmisibilidad»., detalló Castro.

 

Sobre la variante surgida en Suráfrica indicó que la «parte buena» es que así como apareció muy rápido, quizá desaparezca muy rápido: «Quizá dure un mes más, a diferencia de delta, que duró más de tres meses en el mundo entero».

Por otra parte, Castro alertó que no se puede descartar el surgimiento de otras variantes más riesgosas.

«Me preocupa que tengamos nuevas mutaciones que generen variantes que puedan ser más letales y menos transmisibles, eso no lo podemos predecir, nos puede dar sorpresas. Hay que estar pendiente de qué es lo que va pasando», acotó.

Sobre el tan ansiado fin de la pandemia, consideró que aunque el virus comienza a tomar un «camino de salida», esto puede tardar «un año, dos, o más».

Variante ómicron en Venezuela: expertos emiten sus recomendaciones
Los médicos venezolanos recuerdan que las medidas de prevención conocidas siguen funcionando: uso de mascarillas, distanciamiento físico, evitar aglomeraciones y eventos masivos y ventilar espacios
Recalcan que las vacunas también previenen hospitalizaciones y muertes y que esto se ha probado con la variante delta, que es más contagiosa y que tiene mayor posibilidad de evitar la inmunidad de las vacunas y anteriores infecciones
«La dificultad no está en la presencia de la variante, la dificultad esta en la poca confiabilidad de los datos oficiales , la últimas semanas en promedio 9 estados no reportan datos al total nacional», comentó Julio Castro

 

Diferentes expertos dieron a conocer sus recomendaciones a la población venezolana tras conocerse la presencia de la variante ómicron en Venezuela.

El presidente de la Sociedad Venezolana de Infectología, Manuel Figuera, refirió en conversación con la emisora Onda que las mutaciones son normales en los virus y que el coronavirus lo seguirá haciendo «en la medida en la que le demos oportunidad como humanidad».

«A medida que haya países que todavía no tengan amplios niveles de vacunación, el virus tendrá más chance de cambiar y mutar y puede que estas mutaciones traigan potenciales problemas», explicó.

Recalcó que, antes de caer en pánico, es preciso recordar que las mascarillas siguen siendo efectivas en evitar contagios y que las vacunas también previenen hospitalizaciones y muertes.

Esto último, agregó, se comprobó con la variante delta, que es más contagiosa y que tiene la posibilidad de evitar la inmunidad de las vacunas y anteriores infecciones.

Por otra parte, indicó que hay un repunte de casos del coronavirus en la región andina y en el oriente del país. 

¿Síntomas de ómicron?

 Figuera comentó que es prematuro establecer un patrón sintomático, ya que la variante fue descubierta hace poco menos de un mes.

Sobre este punto, el infectólogo e internista venezolano David Forero precisó que no hay síntomas específicos para identificar esta variante, ni tampoco una prueba  para conocer si usted se contagió con esta u otra mutación.

Por su parte, al internista venezolano Julio Castro le preocupa más el hecho de que las estadísticas difundidas oficialmente sean poco confiables que la propia llegada de la ómicron. 

«La dificultad no está en la presencia de la variante, la dificultad esta en la poca confiabilidad de los datos oficiales , la últimas semanas en promedio 9 estados no reportan datos al total nacional», escribió en sus redes sociales.

Prevención sigue siendo la clave

En conversación con Unión Radio la médico infectóloga Patricia Valenzuela insistió en que, ahora más que nunca, se deben acentuar las medidas de prevención.

«Desde octubre lo advertíamos, cuando se anunció la flexibilización: debíamos seguir cuidándonos, y ahora aún más. El uso de la mascarilla es importantísimo, omicrón llega y se transmite con mucha más facilidad que la variante delta. Para la delta aumentaba en 40% ó 50% la posibilidad de transmisión, y ómicron es superior en transmisión a delta», explicó la experta.

Recalcó que la mascarilla debe ser correctamente usada (que cubre nariz, boca, quijada), no debe tocarse por la parte posterior y las personas deben mantener la higiene de las manos.

También, recomendó evitar las multitudes, ventilar los espacios y utilizar protectores adicionales como las caretas faciales.

Expectativas sobre el coronavirus para el 2022

La evolución del coronavirus ha sido difícil de determinar, pero hay expertos optimistas sobre el panorama para el próximo año. 

Figuera, presidente de la SVI, comentó que ahora el mundo cuenta con mayor disponibilidad de antivirales, que con su uso más temprano, podrían eventualmente evitar hospitalizaciones: «Pudiéramos tener un año mucho mejor confiando en que las personas se vacunen y usen mascarillas».

No obstante, precisó que en Venezuela tenemos fallas en el aspecto diagnóstico y también en el acceso a los tratamientos, por lo que deberíamos enfocarnos en la prevención

Derecho a la salud es el que más se vulnera a las personas con discapacidad en Venezuela
La Confederación Sordos de Venezuela (Consorven) y la Fundación Vanessa Peretti (Funvape) presentaron el Informe Anual de la Situación de Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad en Venezuela
La salud y acceso a la justicia son los derechos más transgredidos en el territorio nacional a las personas con discapacidad
En 71% de los casos estudiados se reportó la imposibilidad de acceder a atención médica. Del 40,9% que dijo necesitar un tratamiento médico determinado para su discapacidad, 27,8% reportó que lo cumplía muy pocas veces, principalmente por razones económicas
63,6% de los encuestados dijo que no asistía regularmente a un centro de salud para  tratar su discapacidad; y de este grupo, 44% no lo hacía por falta de transporte
31,8% de las personas con discapacidad mencionó que necesitaba ayudas técnicas o tecnologías de apoyo tales como prótesis auditivas (50%) u otras (28,5%). Sin  embargo, el 95% de estas personas no poseían ayudas técnicas otorgadas por alguna institución del Estado
En materia de alimentación, un 40,9% de las personas con discapacidad informaron que poseían requerimientos  alimenticios especiales o dietas debido a su condición.  No obstante, el 100% no cumplía tales requerimientos, y de este grupo, un 55,1% no lo hacía por razones económicas

 

El pasado 15 de diciembre, las organizaciones Confederación Sordos de Venezuela (Consorven) y la Fundación Vanessa Peretti (Funvape)  presentaron el Informe Anual de la Situación de Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad en Venezuela

Este documento evidenció que la salud y acceso a la justicia son los derechos más transgredidos en el territorio nacional a las personas con discapacidad. 

El informe refleja que en 71% de los casos estudiados se reportó la imposibilidad de acceder a atención médica, como consecuencia de la falta de insumos médicos en los centros hospitalarios públicos.

Del 40,9% que dijo necesitar un tratamiento médico determinado para su discapacidad, 27,8% reportó que cumplía muy pocas veces  con tal tratamiento.

El principal motivo fueron las razones económicas (56,6%) o la escasez de medicamentos e insumos  (40%).

Adicionalmente, un 63,6% no asistía regularmente a un centro de salud para  tratar su discapacidad; y de este grupo, 44% no lo hacía por falta de transporte; 18,5% por la inexistencia de unidades de transporte y centros de salud accesibles. Un 37,2% declaró que no lo hacía por ambas razones.

«Esto constituye un antecedente claro del bajo nivel de acceso a la salud y una falta de  cubrimiento de este derecho por parte del Estado venezolano, bien sea por acción  u omisión de su mandato moral. Incluso, cabe agregar que  44% de los centros de salud a los que asistían las   personas encuestadas no contaban con un servicio  regular de agua y electricidad. Y un 93% de las personas con discapacidad  tampoco recibían atención domiciliaria en  materia de salud brindada por el Estado», abunda el informe. 

Asimismo, 31,8% de las personas con discapacidad mencionó que necesitaba ayudas técnicas o tecnologías de apoyo tales como prótesis auditivas (50%) u otras (28,5%).

Sin  embargo, el 95% de estas personas no poseían ayudas técnicas otorgadas por alguna institución del Estado; lo que evidencia el «panorama de indefensión en materia de derechos que antecede y continúa hacia el año 2020», afirman las ONG. 

Alimentación comprometida

También, en materia de alimentación, un 40,9% de las personas con discapacidad  encuestadas en este estudio informaron que poseían requerimientos  alimenticios especiales o dietas debido a su condición.

No obstante, el 100% no cumplía tales requerimientos, y de este grupo, un 55,1% no lo hacía por razones económicas.

«Toda imposibilidad de mantener una  dieta especial para una persona con discapacidad que así la requiere constituye  un detonante para problemas de salud futuro, que por demás, no serían atendidos  prontamente debido al mismo panorama de desprotección en materia de salud», advierten Consorven y Funvape. 

Recuerdan que en una investigación de abril de 2020 se pudo concluir que 53,7% de los 150 entrevistados mencionó que redujo su ingesta de alimentos durante la  cuarentena nacional por COVID-19.

Desventajas en el acceso a la justicia

Por otra parte, 29% de los consultados manifestó que el acceso a la justicia para personas con discapacidad tampoco fue posible.

66% de este grupo manifestó que existe retardo procesal, lo que obliga a las personas con discapacidad a permanecer privados de libertad por mucho más tiempo del que contempla la ley.

Otro factor que identificaron es la ausencia de intérpretes de Lengua de Señas Venezolana en los procesos judiciales. Esto, según denuncian, impide un «proceso legítimo e inclusivo de la defensa personal».

«No se cuenta con la posibilidad de comprender las audiencias judiciales, siendo esto una evidente  demostración de violación a nuestros derechos consagrados en la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad y el marco legal venezolano”, expresó en rueda de prensa Juan Ángel De Gouveia, presidente de Consorven.

Metodología de la Investigación

Consorven y Funvape realizaron 9 investigaciones de  carácter cuantitativo y cualitativo  en el año 2020 tendientes a evidenciar la situación de las personas  con discapacidad dentro y fuera de Venezuela, en áreas específicas como acceso  a la salud, educación, servicios psicológicos y servicios de protección; seguridad  alimentaria; movilidad humana en la región; los derechos humanos y el acceso a  formas comunicacionales inclusivas en el marco de la pandemia por COVID-19. 

Las principales fuentes de datos de estas investigaciones son las personas con  discapacidad, sus familiares o cuidadores/as, integrantes de otras organizaciones  de la sociedad civil y medios de comunicación.

La información se recabó a través  de encuestas, entrevistas a profundidad, grupos de discusión y observaciones  estructuradas; y las principales herramientas de procesamiento de la información  aplicadas fueron el análisis de datos cuantitativo y el análisis de contenido cualitativo.  Se alcanzó un universo de estudio total de 636 personas encuestadas;  además se entrevistaron 32 actores humanitarios y 20 personas con discapacidad  y/o familiares.

También, se abordaron 8 comunicaciones oficiales para su análisis  y 16 medios televisivos para observación y monitoreo.

Adicionalmente, ambas ONG  establecieron un mecanismo de monitoreo  y sistematización de datos en torno a casos de violaciones a derechos humanos  de personas con discapacidad (180 en total), que incluye información relativa a  datos de la persona y todo el proceso jurídico que le acompaña.

«Este proceso de  sistematización ha dado como resultado una base de datos que refleja todos los  casos atendidos y acompañados en 2020″, detallaron. 


Consulte el informe completo acá Informe Anual Completo (version digital) (2)