malaria archivos - Runrun

malaria

Expertos advierten que casos de Malaria en Venezuela aumentaron considerablemente

ASCIENDE A UN MILLÓN el número de nuevos contagios de Malaria en Venezuela. Científicos venezolanos aseveraron que la decadencia del sistema sanitario del país ha sido el detonante de la situación, que simboliza un gran retroceso que pone el riesgo a la región.

Adriana Tami, quien también es investigadora del Centro Médico de Groninga en Holanda, detalló a Efe que ese cálculo es resultado de un estudio realizado por un grupo de epidemiólogos y científicos que tienen acceso a los datos recopilados por los centros clínicos de vigilancia de las epidemias en Venezuela y en los lugares “donde está la malaria”.

“Venezuela fue el primer país certificado por la Organización Mundial de la Salud, OMS, por haber erradicado la malaria del mayor parte del territorio, pero ahora, en el siglo XXI, vemos que volvimos de 40 a 60 años atrás, viendo que la malaria vuelve a ser prevalente en casi la mayor parte del territorio”, relató.

La investigadora precisó que según los últimos datos aportados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) Venezuela aporta 53% de los casos de malaria en la región y esto es “gravísimo”,

Por su parte la profesora María Eugenia Grillet, del Laboratorio de Biología de Vectores y Parásitos en la Universidad Central de Venezuela (UCV) advirtió que las infecciones comenzaron a aumentar significativamente desde el pasado año 2014.

A su juicio, “el programa de vigilancia, diagnóstico y control de la malaria se ha ido desmantelando poco a poco desde 2012, como resultado de la crisis política y económica” y esto ha “magnificado la epidemia de manera descontrolada”.

Grillet condenó que la sanidad del país sea usado como una “estrategia de sometimiento social  de un régimen comunista y dictatorial”. Ve con preocupación que el gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro, no reconozca la crisis que vive el país debido a que eso conduce a que “no se haga nada para solucionarla porque tampoco admite ayuda internacional”.

Ambas científicas advirtieron de que el aumento de los casos de malaria en Venezuela amenaza y aumenta el riesgo de contagio en países como Colombia, Brasil, Ecuador, Perú, Chile y Argentina, adonde muchos venezolanos están emigrando a causa de la crisis, reseñó Efe. 

OMS alerta sobre problemas de la sanidad venezolana para atender emergencias

LA MIGRACIÓN DE TRABAJADORES sanitarios venezolanos a otros países o la escasez de medicinas han afectado la capacidad de la red de salud del país para responder a emergencias y epidemias, advirtió hoy un portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con sede en Ginebra.

Aunque el sistema sanitario “todavía mantiene cierta capacidad”, los problemas de éste derivados de la crisis sociopolítica y económica afectan especialmente a la atención secundaria y terciaria (médicos especialistas), según subrayó el portavoz Tarik Jasarevic en un comunicado.

La fuente oficial recordó que se ha registrado un aumento del número de fallecidos por difteria (de 17 fallecidos en 2016 a 150 en 2018) aunque tras el inicio de campañas de vacunación se han reducido los contagios de esta enfermedad entre niños menores de 15 años.

Otras 76 personas fallecieron de sarampión, enfermedad de la que se han registrado 6.395 casos desde el comienzo del brote en julio de 2017, señaló Jasarevic.

Por otro lado, “los casos de malaria en Venezuela han aumentado significativamente en los últimos tres años, desde 136.402 en 2015 a 240.613 en 2016 y 406.289 en 2017”, subrayó el portavoz, quien explicó el aumento por la migración de personas infectadas desde zonas mineras del Estado de Bolívar (sureste del país).

Los datos de la OMS llegan en un momento de polémica por la reticencia del Gobierno de Nicolás Maduro a permitir la entrada de ayuda humanitaria de países como Estados Unidos, incluyendo fármacos.

Informe de la OMS: En Venezuela se disparan las tasas de infección por paludismo

a

 

En todo el mundo, el impulso contra la malaria o paludismo se ha estancado. Los casos de malaria aumentaron en cinco millones entre 2015 y 2016, ascendiendo a 216 millones de 211 millones, según el “Malaria World Report 2017” de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

Nueve países de las Américas informaron un aumento de al menos un 20 por ciento en los casos de malaria durante ese período, mayor que en cualquier otra región del planeta.

“Esta es una de las enfermedades que se cierne con fuerza”, dijo Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, que financia grandes esfuerzos contra la malaria en las Américas, reseña el New York Times

“Si no mantienes el acelerador al máximo, y permaneces intensamente concentrado en el tema, la malaria va a regresar”.

La malaria (o paludismo), una enfermedad sanguínea contraída por la picadura de un mosquito infectado, mata a unas 445,000 personas cada año, en su mayoría niños, según la OMS. Sin embargo, las herramientas y los tratamientos de prevención efectivos son bien conocidos.

 

Las cifras en Venezuela

 

Históricamente, Venezuela sirvió como modelo para la erradicación del paludismo en América, con su región norte declarada libre de paludismo (o malaria) por la OMS en 1961. En aquel momento considerada una hazaña de salud pública.

Por la crisis política y económica que el socialismo trajo a Venezuela, los casos de paludismo ha ido en aumento anual desde 2008. Entre 2015 y 2016, los casos notificados aumentaron en más del 76% (de 136.402 a 240.613), superando a Brasil como el mayor contribuyente a la carga de la malaria en América. Los casos informados en 2016 fueron los más altos en la historia del país, según la OMS.

El Estado Bolívar concentra el 74% de los  casos de paludismo reportados. Y en él, el Municipio Sifontes, fronterizo con Guyana, reportó el el 46% de todos los casos reportados en Venezuela en el año 2016.

Los lugares con mayor afectación son las zonas de minería de oro. donde la presencia de mineros ilegales se ha incrementado notablemente. Casi el 40% de los casos de paludismo reportados son en personas que ejercen la minería ilegal. El paludismo se está expandiendo a otras regiones del país, incluso a aquellas declaradas libre de paludismo previamente.

Por sus altos ingresos petroleros, Venezuela no califica para recibir contribuciones del Fondo Mundial contra la malaria, y tampoco recibe ayudas de otros fondos internacionales.

Desde 2010 el gasto del gobierno socialista para combatir el paludismo ha variado. En 2015 alcanzó la cifra de 10 millones de dólares, cayendo a apenas 2,2 millones de dólares en 2016, un quinto de la cifra de 2015, a pesar que los casos se duplicaron en 2016, según las cifras de la OMS.

 

*Traducción de La Patilla

OMS: Venezuela registra el mayor incremento de casos de malaria en el mundo

 

Venezuela registra el mayor incremento de casos de malaria en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que teme no solo por las consecuencias internas, sino por la expansión de la enfermedad en los países limítrofes que reciben refugiados venezolanos.

“El caso de Venezuela nos preocupa significativamente. Los casos de malaria están creciendo de una manera muy preocupante a causa de la drástica reducción de las campañas antipalúdicas que se llevan a cabo en el país”, afirmó en una rueda de prensa el director del programa contra la malaria de la OMS, Pedro Alonso.

El especialista recordó que en la primera campaña de erradicación de la enfermedad en los años 1950-1960, Venezuela destacó por ser el primer país en el mundo que pudo erradicar el paludismo en amplias zonas del país y que fue certificado por ello.

“Ahora tenemos incrementos masivos que probablemente lleguen a medio millón de casos por año. Es el mayor incremento registrado en el mundo”, denunció.

Oficialmente, en 2016, Venezuela reportó 245.000 casos y una muerte, mientras que la OMS estimó que el número de contagios ascendió al menos a 300.000 y el de decesos a 280.

Para 2017, la OMS estima que al menos se dieron 406.000 casos, una cifra muy difícil de verificar dado que el sistema epidemiológico del país es muy precario.

Alonso sostuvo que la OMS y específicamente su oficina regional, la Organización Panamericana de Salud (OPS), trabajan intensamente con el gobierno para tratar de aliviar las preocupantes condiciones.

Además, la OPS ofrece a Venezuela medicamentos antipalúdicos y tratamientos preventivos como mosquiteras impregnadas de insecticida.

Alonso advirtió que el riesgo no sólo recae en la población venezolana que reside en su propio país, sino también en los que huyen de las duras condiciones venezolanas y buscan refugio en naciones limítrofes.

“Estamos viendo casos de malaria entre la población de refugiados venezolanos que llegan a Brasil, Colombia y Ecuador y otros lugares”, indicó.

“Tememos que haya nuevas transmisiones en esos países si no se controla bien a la población refugiada”, agregó.

Es por ello que apeló a los países vecinos a asegurar un diagnóstico y un tratamiento adecuado y gratis para cualquiera que vaya a un centro médico.

“No hay nada más peligroso que pacientes con acceso limitado a causa de su estatus financiero o legal”, advirtió.

Por otra parte, Alonso dijo que si bien en números absolutos los casos de paludismo han crecido en América Latina, en general, la región marcha por el buen camino y que la enfermedad está controlada en la mayoría de los países a excepción de Venezuela, dado que si hay casos, éstos son puntuales.

Evocó, por ejemplo, nuevos casos en Colombia en las zonas abandonadas por guerrilleros desmovilizados y donde nunca antes se habían hecho controles epidemiológicos, o focos puntuales en Brasil y Ecuador.

Maduro dice que llegaron al país medicinas para combatir la malaria

Nicolás Maduro aseguró hoy que llegaron al país, procedentes de la India, las medicinas para combatir el “problema serio de malaria”, una enfermedad que se ha incrementado en el último año a causa de la “explotación de minas” en el estado Bolívar (sur).

Llegaron “las medicinas contra la malaria”, dijo Maduro a través del canal estatal VTV al mostrar una bolsita con medicamentos y tras señalar que las trató de comprar en Colombia, pero “el presidente Juan Manuel Santos se opuso” y “embargó las medicinas contra la malaria”.

“Fuimos a comprarlas a la India, las conseguimos”, añadió.

El jefe de Estado, que afirmó que lo que originó este “problema serio de malaria” fue “la explotación de las minas” en Bolívar, ordenó al gobernador de ese estado, Justo Noguera Pietri, coordinar las acciones para combatir la enfermedad.

“Cuente con todo el apoyo y los recursos”, sostuvo.

El pasado 2 de febrero la Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó del aumento de la malaria en Venezuela y otros cuatro países.

El Centro Nacional de Enlace para el Reglamento Sanitario Internacional notificó a la OPS que entre la semana 1 y 42 de 2017 se registraron 319.765 casos de malaria, un aumento respecto a los 240.613 casos reportados por el Ministerio de Salud en 2016.

En noviembre de 2017, el Parlamento venezolano, de mayoría opositora, decretó una emergencia sanitaria en el estado de Bolívar, debido a que, según sus registros, los casos de malaria superaron los 206.000 en solo 10 meses y a la previsión de que la cifra de enfermos se duplicara a nivel nacional por la escasez de medicamentos.

OPS alerta aumento de malaria en Venezuela: 319.765 casos se registraron en 2017

malaria4

 

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó este viernes del aumento de casos de malaria en Brasil, Ecuador, México, Nicaragua y Venezuela en 2017 y llamó a las autoridades de la región a reforzar la vigilancia y el control.

La tendencia se ha revertido tras casi una década (2005-2014) de descenso sostenido en Latinoamérica de la malaria, una enfermedad que se transmite por la picadura de un mosquito y puede llegar a causar infección cerebral, insuficiencia renal o meningitis.

En Venezuela, el Centro Nacional de Enlace para el Reglamento Sanitario Internacional notificó a la OPS que entre la semana 1 y 42 de 2017 se registraron 319.765 casos de malaria, un aumento respecto a los 240.613 casos reportados en 2016.

Brasil notificó 174.522 casos de malaria entre enero y noviembre de 2017 en la región Amazónica, un incremento con respecto a los 117.832 casos reportados en 2016.

El incremento de casos se registró en Nicaragua los casos notificados pasaron de 6.209 en 2016 a 10.846 en 2017.

A principios de 2017, la OPS alertó sobre el riesgo de brotes, aumento de casos y defunciones en áreas endémicas, así como sobre el posible restablecimiento de la enfermedad en áreas en las que se había interrumpido la transmisión.

La OPS advierte de que los logros alcanzados en el camino hacia la eliminación de la enfermedad podrían verse comprometidos si no se mantienen o fortalecen las acciones de vigilancia y control en toda la región.

“Si bien los Estados miembros de la OPS realizaron esfuerzos en respuesta a dicha alerta, el incremento de casos durante 2017 denota la persistencia de los condicionantes y brechas en la respuesta“, señala la organización, que actúa como la oficina regional para América de la OMS y es la agencia especializada en salud del sistema interamericano.

Venezuela registra el mayor número de casos de malaria en el continente

malaria_

Venezuela está a la cabeza de 55 países en la proporción de casos de malaria capturados por el sistema de vigilancia en 2016, de acuerdo con el Reporte Mundial de Malaria difundido este jueves por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este detalla que el año pasado 91 países reportaron un total de 216 millones de casos de malaria, un aumento de 5 millones de casos respecto del año anterior.

En el continente americano, Venezuela, que atraviesa una “crisis humanitaria en curso” -según reconoció la OMS- desplazó a Brasil como el mayor contribuyente a la carga de la malaria en las Américas “y los casos informados en 2016 fueron los más altos en la historia del país”.

La investigación detalla que la tasa de incidencia de malaria a nivel mundial disminuyó 18% de 2010 a 2016; pero específicamente entre 2014 y 2016, la tasa de incidencia de casos de malaria se mantuvo sin cambios a nivel mundial y aumentó en todas las regiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), excepto en Europa.

El mayor aumento porcentual en este periodo se produjo en la región de las Américas, donde la incidencia de la malaria comenzó a aumentar en 2013, en gran parte debido a los aumentos en Brasil y Venezuela.

Entre los 55 países en los que se estimó la carga de la malaria, la proporción de casos notificados por los sistemas de vigilancia fue más baja en Gabón (8%) y más alta en la República Bolivariana de Venezuela (84%). Estos países, indica el informe, representan más del 90% de la carga mundial de malaria. “Priorizar las inversiones en vigilancia en estos países generará un rendimiento sustancial en la optimización de los recursos y un seguimiento preciso del progreso”.

El Programa Mundial contra la Malaria, en colaboración con el Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, presta mucha atención a la situación de la enfermedad en entornos complejos y facilita la respuesta, destacó. La organización incluye a Venezuela en un reducido grupo junto a Nigeria (Estado de Borno), Sudán del Sur y Yemen a los que apoya en respuestas de emergencia a la malaria.

En estos, puntualiza, “las crisis humanitarias en curso plantean graves riesgos para la salud”.

 

Más información en Correo del Caroní.

 

Venezuela encabeza lista de países con malaria en América, según la OMS

malaria_

El número de casos de malaria registrados en América en 2016 aumentó un 22 % en relación con el año anterior, un dato en el que influyó la mayor incidencia en Colombia, Nicaragua y Venezuela, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En su Informe Mundial sobre el Paludismo 2017 difundido hoy en la India, la OMS alertó de que el pasado año se registraron 875.000 casos en el continente, frente a los 684.000 de 2015 y los algo más de un millón de 2010.

En la región de América de la OMS, que incluye Latinoamérica, el Caribe, Estados Unidos y Canadá, también se incrementó el número de muertes por paludismo hasta alcanzar los 700 decesos, 300 más que el año precedente.

Entre los países que registraron importantes subidas en el número de casos está Colombia, que pasó de 74.100 enfermos en 2015 a casi el doble, 134.000, en 2016, una trayectoria similar a la de Venezuela, donde los casos pasaron de 171.200 a 300.900 en ese periodo.

En el caso de Venezuela, que junto a Brasil concentra el 65 % de los registrados en la región, la subida se tradujo en un aumento de los fallecimientos, 280, 120 más que un año antes.

También Nicaragua registró un fuerte aumento de pacientes, con 12.460 en 2016 frente a los 5.000 del periodo anterior, y Ecuador, que tuvo 1.200 enfermos de paludismo, el doble que un año antes.

Países como República Dominicana, Ecuador, Guayana, Honduras, México y Panamá registraron incrementos de casos menos pronunciados.

“A pesar de los aumentos en algunos países, la transmisión está concentrada; en particular en Chocó, en Colombia; Loreto, en Perú, y Bolívar, en Venezuela. De forma similar, casi el 45 % de los casos en Brasil vienen de 15 municipios en Acre y Amazonas”, dice el informe.

La OMS atribuye los incrementos en otros países a una mejora en los procesos de monitorización y a brotes focales.

El estudio advierte, paralelamente, de un estancamiento en la financiación dedicada a la lucha contra la malaria en América, donde hay una población de casi 127 millones en riesgo de contraer la enfermedad y se han invertido apenas 167 millones de dólares (140 millones de euros) para combatirla en 2016.

Este monto supone una caída del 13 % con respecto a 2010, cuando la financiación contra el paludismo ascendió a algo más de 192 millones de dólares (161 millones de euros) en el continente.

A pesar de ello, una docena de los 18 países donde el paludismo es endémico están en camino de alcanzar el objetivo de reducir la incidencia de casos un 40 % antes de 2020, mientras que otros cinco podrían lograr un descenso de entre el 20 y el 40 %.

A nivel mundial, la OMS advirtió de que los progresos contra la malaria llevan estancados tres años, con un aumento del 2 % en el número de casos registrados en 2016 con respecto al año previo.

“Estamos en una encrucijada, sólo a través de acciones urgentes y coordinadas de nuestros depositarios -con los países en el asiento del conductor- recuperaremos el ritmo para alcanzar los objetivos de nuestra estrategia global de la malaria”, alertó.