INflación archivos - Runrun

INflación

Ejecutivo ajustó Bonos de Protección Social

El Ejecutivo nacional anunció el ajuste de los bonos de protección otorgados a través del Carnet de la Patria a partir del mes de octubre y comenzarán a pagarse entre el 19 y 25 de Octubre, según reseña el portal web Patria.org.ve. El programa Hogares de la Patria, según la cantidad de integrantes del núcleo familiar fue ajustado de la siguiente manera: un integrante recibirá Bs.34.000; dos integrantes Bs. 50.000; tres integrantes Bs.75.000; cuatro integrantes Bs.100.000; cinco integrantes 125.000 bolívares; seis o más integrantes Bs.150.000. Banca y Negocios

 

BCV: consumo privado cayó 63,03% desde el primer trimestre de 2013

La demanda agregada interna medida por el Banco Central de Venezuela disminuyó 37,2% en el primer trimestre de 2019 en comparación con el mismo lapso de 2018, al tiempo que el gasto del consumo final del gobierno cayó 23,9% y el gasto privado en 34,8%%, datos que confirman la grave situación que registra el país en materia de consumo de bienes y servicios. En relación con el trimestre inmediato anterior, el cuarto de 2018, la demanda agregada desaceleró su contracción, con una baja de 33,6%, el consumo del gobierno, sin embargo, aumentó su caída a 52,4%, mientras que el gasto de consumo final privado mermó en 24,5%. Banca y Negocios

 

BCV: inflación acumulada es de 4.679,50% a septiembre, 41% superior a índice de la AN

El Banco Central de Venezuela reconoció una inflación acumulada de 4.679,50% en los primeros nueve meses del año, superior a la variación acumulada reportada de la Asamblea Nacional en el mismo lapso en 40,69%. La inflación del mes septiembre, según el BCV, fue de 52,2%, una variación superior en 122,12% a la reportada por el parlamento de 23,5% para el mismo mes. Banca y Negocios

 

Bolsa de Valores de Caracas culminó la semana con pérdidas de 9,88%

En la semana comprendeida desde el 14 al 18 de octubre, la Bolsa de Valores de Caracas (BVC) presentó un volumen total de Bs 6.187.916.762,29 en operaciones realizadas en el mercado bursátil. La acción con mayor cantidad de bolívares transados fue Fondo de Valores Inmobiliarios B por Bs 2.273.975.343. La acción con mayor número de operaciones en el mismo período fue Fondo de Valores Inmobiliarios B, con 550 transacciones. Descifrado

AN informa que inflación acumulada de 2019 llegó a 3.326%

LA COMISIÓN DE FINANZAS DE LA ASAMBLEA NACIONAL publicó las cifras de inflación del mes de septiembre que se ubicó en un 23,5%, mientras que la acumulada en el año 2019 ya llegó a un 3.326%.

El diputado y miembro de la Comisión de Finanzas, Alfonso Marquina (PJ-Lara) indicó que la inflación interanual, entre octubre 2018 y septiembre 2019, es de 50.100%.

Marquina señaló que el rubro donde se registra la mayor inflación es en el de alimentos y bebidas no alcohólicas. “Allí el índice de precios tuvo una variación de 42.6%, donde el 90% de los venezolanos invierte sus ingresos”.

Sobre el salario mínimo, el parlamentario explicó que solo cubre el 2,34% de la canasta alimentaria y que las medidas del régimen de Nicolás Maduro para controlar la inflación “hacen al pueblo pasar hambre”.

El diputado Marquina también informó que el índice de inflación del mes de agosto estuvo afectado por la emisión de dinero inorgánico que hizo el Ejecutivo Nacional “por miles de millones de dólares para pagarle a proveedores y contratistas de Pdvsa”.

Esta medida provocó que los proveedores fueran la mercado de divisas, porque “esas empresas tienen su materia prima y equipos que se compran en dólares y por ello hubo un crecimiento vertiginoso de la moneda en el mes de agosto”, agregó.

Foto: Prensa Unidad

La arritmia cambiaria: ¿a cuánto llegará el dólar a final de año? Por Víctor Álvarez R

DURANTE ENERO DE 2019, la tasa de cambio no oficial pasó de 720 a 2.885 BsS/$ para estabilizarse entre febrero y marzo en torno a 3.200 BsS/$. Pero en abril, el ritmo cambiario comenzó a acelerarse a un promedio de 15% intersemanal. Luego en mayo, debido a la activación de las mesas de cambio en la banca, el ritmo cambiario se desaceleró nuevamente en torno a 2,7% intersemanal. La arritmia cambiaria reapareció a mediados de junio cuando se registró una tasa de crecimiento intersemanal de 17%. Desde entonces, el tipo de cambio se ha desquiciado con un vertiginoso ascenso en los meses de julio y agosto, en cuya última semana la tasa de cambio no oficial subió 45%. Solo en el mes de agosto, el bolívar se devaluó más de 100 % al ubicarse la tasa de cambio en 20.511 BsS/$, en comparación con los 9.830,94 BsS/$ al cierre del mes julio.

Como era de esperarse, se agotó el efecto pasajero de la política monetaria restrictiva sobre la evolución de la tasa de cambio y como instrumento de política antiinflacionaria. Ciertamente, al aumentar el encaje legal, entendido éste como el porcentaje de los depósitos y captaciones que los bancos están obligados a congelar en las cuentas del BCV, la autoridad monetaria logró bajar temporalmente la presión de demanda en el mercado paralelo, al restringir el crédito a la producción y el consumo. 

Esta política, aunada a una reducción relativa en la emisión de dinero para cubrir el déficit fiscal, contuvo temporalmente el alza del tipo de cambio y ayudó a desacelerar la inflación, la cual pasó de 261,1% en enero a 33,8% en julio, según el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) calculado por la Asamblea Nacional (AN). Pero en el mes de agosto la hiperinflación se desbordó otra vez al llegar a 65,2%, la hiperinflación acumulada en lo que va de 2019 sumó 2.674,1% y la interanual entre agosto de 2018 y agosto de 2019 llegó a 135.379,8%.  

Muchos bolívares detrás de pocos dólares 

Ante la certeza de que el bolívar seguirá perdiendo su valor, todos corren a proteger su ingreso en bolívares tratando de comprar dólares en un mercado en el que no hay una oferta suficiente de divisas. Como la creciente demanda ya no es solo para protegerse, sino también para pagar operaciones de compra-venta en una economía que se dolariza cada vez más, la mayor demanda de divisas ejerce una permanente presión al alza de la tasa de cambio.

Cuando muchos bolívares intentan comprar pocos dólares, entonces la tasa de cambio se dispara. Y exactamente esto fue lo que ocurrió. El BCV reportó un aumento en sus reservas internacionales por compra de divisas a PDVSA, las cuales fueron pagadas en bolívares a la compañía petrolera que, a su vez, procedió a pagar deudas pendientes a sus proveedores y contratistas. Inmediatamente, estos corrieron a proteger el poder de compra de esos bolívares comprando dólares, y esa súbita demanda impulso al alza la tasa cambio. Siempre que PDVSA y las empresas públicas pagan a sus proveedores en bolívares, estos se protegen de la hiperinflación comprando divisas, cuestión que eleva su precio. 

La política monetaria estimula la especulación cambiaria

Cuando la política monetaria restrictiva frena la evolución normal del precio del dólar, esto deviene en un incentivo para los especuladores cambiarios que aprovechan las semanas en las que la tasa de cambio se ralentiza para comprar divisas a un precio menor al que realmente deberían tener.

Aunque  la demanda de dólares temporalmente esté mediatizada debido a la restricción del crédito a la producción y consumo, la demanda de los especuladores cambiarios se mantiene. Pero llega un momento en el que el dique cambiario finalmente se agrieta, se desbordan las presiones cambiarias represadas y se desquicia el precio de la divisa.  

Cuando la contención cambiaria se hace insostenible y el precio del dólar se desboca, los especuladores venden lo acumulado y obtienen cuantiosas ganancias sin haber realizado ninguna inversión o esfuerzo productivos. A la larga, la política monetaria restrictiva degenera en un incentivo a la especulación cambiaria.

¿Hay inflación en dólares?

La brecha entre los precios oficial y no oficial de la divisa se estira y se encoge. En enero de 2019 llegó a ser de 180%. Luego, como resultado de la política monetaria restrictiva, la diferencia entre ambas llegó a reducirse a 10%. Incluso, por breves períodos, la tasa de cambio oficial ha llegado a ser mayor que el dólar paralelo.

Hay meses en los que todas las mercancías registran aumentos significativos en sus precios, mientras que el precio del dólar no sube a la misma velocidad. Cuando esto sucede, las familias, las empresas y las instituciones se ven obligadas a cambiar más dólares para pagar los bienes y servicios que se cotizan en bolívares, y esto crea la impresión de una inflación en dólares. El demencial desquicie de todos los precios en bolívares y el rezago en la evolución del precio del dólar en bolívares, se traduce en una pérdida del poder adquisitivo del dólar. De hecho, en la economía dolarizada los precios también suben y en lo que va de 2019, el dólar ha perdido más del 50 % de su poder de compra. La corrección del rezago cambiario obliga a reconocer y absorber la inflación no registrada en el comportamiento de la tasa de cambio. Si esta distorsión se corrigiera ahora, el precio del dólar superaría los BsS 35.000, en lugar de los 20.959,92 BsS/$ que hoy registra, después de haber perforado el umbral de los 25.000 BsS/$. 

Esta arritmia cambiaria se prolongará mientras la dinámica económica venezolana siga afectada por una persistente contracción de la economía; un déficit fiscal de más de 10 puntos del PIB y su financiamiento monetario con desmesuradas emisiones de dinero; por la caída de la producción y exportación petroleras que restringe el ingreso en divisas; y, por el impacto de las sanciones financieras y comerciales que agravan la crisis, toda vez que dificulta la venta de petróleo en Asia y de oro a Turquía. Todo esto se traduce en menos divisas para abastecer el mercado cambiario, razón por la cual es fácilmente previsible que la tasa de cambio seguirá subiendo en lo que resta de año. El cielo es el límite y el infierno también.

 

@victoralvarezr

Las noticias económicas más importantes de hoy #6Sep

AN: La inflación casi se duplicó hasta alcanzar 65,2% en agosto

La Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional informó que la inflación en el mes de agosto fue de 65,2%, cifra que es casi el doble de la de julio (33,8%). El diputado Ángel Alvarado señaló que ese indicador muestra que Venezuela sigue en “hiperinflación”. Explicó que los datos mostraron que la inflación acumulada ya se ubica en 2.674,1% y la interanual es de 135.379,8%. Banca y Negocios

 

Desequilibrios macroecónomicos de Venezuela deben resolverse para que el tipo de cambio se mantenga

El economista y director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, explicó que el tipo de cambio en una economía como la de Venezuela no parará de subir hasta que no se resuelvan los desequilibrios macroeconómicos. Descifrado

 

Ivanka Trump anuncia que EEUU destinará $120 millones para atender la migración en Cúcuta

Ivanka Trump, hija y asesora del presidente estadounidense Donald Trump, sostuvo una reunión con Julio Borges, canciller de Venezuela designado por Juan Guaidó, otros líderes de oposición y un grupo de mujeres inmigrantes venezolanos en la región, donde anunció que destinará 120 millones para atender a la población. RunRun.es

 

Salario mínimo se devalúa a $1,70 al cambio oficial y Maduro pretende reforzar control de precios

Al tipo de cambio oficial, por ahora más elevado que el paralelo, el salario mínimo se devaluó a 1,70 dólares mensuales y, si se le suma el cesta ticket obligatorio, pasó a 2,75 dólares, y la respuesta de Nicolás Maduro es reforzar el control de precios, con el anuncio de que ahora el sistema de «precios acordados» será retomado y aplicado de forma permanente. Banca y Negocios

Asamblea Nacional informó que inflación de agosto cerró en 65,2%

La inflación del mes de agosto cerró en 65,2% y la pérdida de la actividad económica se registró en un 43%, así lo informó el diputado de la Asamblea Nacional, Ángel Alvarado.

En rueda de prensa desde la sede administrativa del Parlamento, el diputado indicó que en agosto la inflación pasó el 50% y que eso es producto del fracaso de la política de aumentar el encaje legal. “No se han podido contener el aumento de los precios y hay una devaluación acelerada en el tipo de cambio”.

Igualmente señaló que la inflación interanual – entre agosto 2018 y este año – es de 135.379% y la acumulada de este año es de 2674%.

“La política de encaje legal es como un torniquete que se le aplica al sistema financiero nacional, que de un momento a otro se iba a romper. Así ocurrió, provocando que los precios siguen en aumento y la contracción económica es muy profunda”.

Alvarado también indicó que actualmente el salario mínimo solo compra el 2% de la canasta básica y que para el regreso a clases la situación será más complicada, “Con el salario mínimo una familia solo puede comprar un sacapuntas, un borrador y un cuaderno”.

De igual forma señaló que para comprar los uniformes se necesitarían al menos 33 salarios mínimos. “Esto produce un recrudecimiento de la emergencia humanitaria”, agregó. 

Cabello sugiere recurrir al trueque para fortalecer el bolívar

DIOSDADO CABELLO ASEGURÓ ESTE 27 DE agosto que, para “fortalecer al bolívar” frente al uso del dólar en las transacciones en el país, es necesario “obligar” al uso de la moneda nacional o recurrir al trueque.

“Va a comprar algo ahorita, no, eso vale, te lo dicen así, cinco dólares hoy, (…) la semana que viene vale ocho (…) ¿A cuenta de qué una inflación en el dólar?”, se preguntó en una rueda de prensa.

A su juicio, esta situación demuestra “la guerra que hay contra Venezuela” y acusó a la oposición de “quererle hacer daño al pueblo”.

“Lo que nosotros debemos hacer es fortalecer nuestro bolívar, obligar a que las transacciones sean en bolívares o trueque”, añadió Cabello.

Con información de EFE

Consumo y escasez de alimentos caen a la par de la inflación
Según datos de Econométrica, de mayo a junio de 2019 la escasez de carnes bajó 6%, mientras que el aceite descendió 19%, café 15% y hortalizas 12%
De acuerdo con Cáritas Venezuela, el consumo de harinas, cereales y granos se desplomó 32% durante el primer trimestre del año, los tubérculos lo hicieron 24% y los lácteos 17%
Econométrica reportó que la inflación en alimentos y bebidas no alcohólicas se desaceleró y pasó de 52% en mayo a 17% en junio de este año

 

@franzambranor

 

HACE UN PAR DE AÑOS, María Alexandra Romero se paraba frente al mostrador de una carnicería cada 15 días y salía con al menos tres bolsas cargadas de proteínas para su familia de cuatro personas. Hoy en día apenas se marcha con una donde lleva lo poco que le alcanza el dinero devengado en su trabajo.

“Antes yo venía acá y compraba carne molida, carne para guisar y mechar, chuletas de cochino, bistec. Pedía dos y tres kilogramos de cada una. Eso nos alcanzaba. Hoy en día ya no compro cerdo, tengo que escoger entre carne para mechar y guisar, un poquito de carne molida y cuatro bistecs a lo sumo”, dijo Romero en uno de los pasillos del Mercado de Guaicaipuro, ubicado en la avenida Andrés Bello de Caracas.

El consumo de proteínas en el hogar de su familia descendió drásticamente en este último año. “Con el pollo es igual. Acabo de comprar dos y fueron 88 mil bolívares”, dijo Romero el pasado viernes 2 de agosto.

José Manuel Bustamante, empleado del Frigorífico “Los tres compadres” en Guaicaipuro, aseguró que los consumidores no compran como lo hacían anteriormente. 

“Este año en especial ha sido crítico, la gente compra poco. Las ventas han bajado mucho. Ya no hacen pedidos como antes”, comentó. El trabajador dijo que siguen expendiendo carne de primera, pero en menores cantidades. “La mayoría compra costilla, hueso para hacer una sopa. Medio kilo de carne para moler y la rinden con una salsa. La gente busca soluciones porque sabe que ya no puede comer como antes”.

Según datos de Asofrigo, Asoprole, Fenavi y Feveporcina, el consumo de kilogramos de aves bajó de 15,5% a 7,4% de 2017 a 2018, más de la mitad en apenas un año. Algo similar pasó con el cerdo, que pasó de 2,5% a 1,3%. El de carne bovina también  de 9,1% a 8,5%, mientras que los lácteos cayeron de 7,6% a 6,7% y los pescados de 8,1% a 6,5%. De 2013 a 2018, el consumo de estos rubros tuvo una caída de 71,5%. 

 

“Hay una caída enorme del consumo. La ingesta calórica-proteica ha disminuido considerablemente en 2019 y esto tiene mucho que ver con la capacidad adquisitiva del venezolano”, dijo Juan Luis Hernández, coordinador de la Red Agroalimentaria.

“Hay 13 alimentos que forman parte del núcleo calórico-proteico y en todos hemos vistos descensos en los patrones de consumo con mayor o menor grado: maíz, arroz, harina de trigo, pastas, azúcar, aceites, mantequilla, pollo, huevos, sardinas, carne, leche y queso”, agregó Hernández.

“La caída del consumo está ligada al desplome de la capacidad de compra del venezolano. Hay productos cuyo consumo ha caído en los últimos años hasta en 90%. Mientras no se recupere el salario real de los venezolanos eso va a seguir ocurriendo”, dijo el economista Luis Oliveros.

De acuerdo con el boletín enero-marzo 2019 del Sistema de Alerta, Monitoreo y Atención en Nutrición y Salud (SAMAN) de Cáritas Venezuela, rubros como carne, pescado, huevos, vegetales, frutas y lácteos son consumidos por menos de 30% de los hogares en el país. La ingesta de harinas y cereales se desplomó 31 puntos%, de 91% a 59% de enero a marzo. Algo similar sucedió con los granos (bajaron 32 puntos, de 80% a 48%) y tubérculos (24 puntos, de 63% a 39%). Los lácteos cayeron de 40% a 23%, aceites y grasas de 60% a 41% y azúcar de 67% a 48%.

Toda la caída del consumo de alimentos impacta en la alimentación del venezolano. “El ciudadano común tiene hoy en día una dieta anémica, no consume suficiente hierro, vitaminas ni minerales”, advirtió el nutricionista Pablo Hernández, miembro del Observatorio Venezolano de la Salud.

La Federación Venezolana de Industriales de la Panificación (Fevipan) advirtió que el consumo de pan en Venezuela disminuyó 50% desde 2018.

El presidente de Fevipan Tomás Ramos dijo que la pérdida de poder adquisitivo del venezolano, aunado a los obstáculos para obtener la materia prima y la falla de los servicios básicos como agua y luz han contribuido en el descenso de la ingesta de pan. “Estamos vendiendo apenas al 30% de nuestra capacidad, especialmente en las panaderías del interior”, dijo Ramos en una entrevista radial. 

 

Desnutrición galopante

La organización Cáritas de Venezuela, en su más reciente informe, reportó que la desnutrición aguda global en niños menores de 5 años en 14 estados del país (suma de severa y moderada) pasó de 7,9% a 10,2% entre los meses de enero y marzo de este año.

El 93% de los hogares encuestados por Cáritas tenía en marzo de este año una diversidad de alimentación insuficiente. En 72% de estos dijeron que habían deteriorado su ingesta de alimentos, 67% incurrieron en alguna forma de privación alimenticia y 51% se ha visto obligado a desincorporar a un miembro de la familia para comer mejor. 

“Las consecuencias las estamos viendo en niños y adultos mayores. La pérdida de masa muscular es evidente. Vemos a niños que no están creciendo de forma adecuada, que no tienen ni las calorías, ni las proteínas necesarias para desarrollarse”, dijo el nutricionista Pablo Hernández.

“El grupo de alimentos más afectado en cuanto a consumo son las proteínas: carne, pollo y pescado.  También frutas y hortalizas, que están prácticamente desaparecidas de la mesa de la familia venezolana. Más aún la leche y derivados lácteos como el yogurt. Son muy pocos los venezolanos que pueden acceder al consumo de este tipo de alimentos”, agregó Hernández.

El informe de la Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet revela que 3,7 millones de venezolanos se encuentran en estado de desnutrición y aseguró que el gobierno de Nicolás Maduro no ha empleado los mecanismos existentes para garantizar el derecho a la alimentación.

“Las personas entrevistadas constantemente refirieron una falta de acceso a alimentos, debido tanto a la escasez como a los precios inasequibles. La disponibilidad de suficiente comida de calidad es deficiente y los entrevistados dijeron que comían una vez o como mucho dos veces al día, y que consumían pocas proteínas y vitaminas”, reza el informe.

De acuerdo con el índice de subalimentación publicado recientemente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), 6 millones 800 mil venezolanos no cubren sus necesidades calóricas. La prevalencia de la subalimentación en Venezuela se multiplicó casi cuatro veces, pasando de 6,4% en 2012-2014 a 21,2% en 2016-2018, un incremento de 231,3%.

“Vamos a un periodo de hambruna total. Los Clap no están llegando ni a la mitad de la gente. 80% de la población no puede adquirir la Cesta Básica Alimentaria y según la FAO, 21 millones de venezolanos se están alimentando de una manera inadecuada”, dijo Juan Luis Hernández de la Red Agroalimentaria.

El nutricionista Pablo Hernández indicó que las cajas y bolsas Clap están llegando a menos gente y con menor cantidad de productos.

“Lo que viene es principalmente carbohidratos: arroz, pasta y azúcar. Tambien aceite y en algunos casos granos: caraotas, lentejas, frijoles chinos y en los últimos meses maiz para cotufa. Es decir, algo que servía como una fuente de proteínas vegetales ni siquiera es ofrecido ya. Anteriormente venían dos o tres latas de atún, ahora nada. Tampoco viene leche y si llega es de mala calidad.”, señaló Hernández.

El profesor en la Escuela de Nutrición de la Universidad Central de Venezuela alertó sobre los productos que provienen del extranjero. “Se están viendo marcas importadas que no tienen los controles sanitarios adecuados, eso puede ocasionar enfermedades en la población”.

Para Luis Oliveros salir bien librado de esta hecatombe alimenticia depende de un giro en el timón en el país. “Con Maduro manejando la economía, pensar en una mejoría es imposible”.

Mientras la anomia continúa y los precios de los alimentos siguen en franco ascenso, María Alexandra guarda en una bolsa lo poco de carne que compró en Guaicaipuro. No sabe cuándo regresará al mercado por más.

 

Hay productos, pero no quien compre

Las colas bajo el sol para poder comprar en los supermercados quedaron atrás. Ya no hay que rotar entre tantos establecimientos comerciales para adquirir los productos de la canasta básica. Aunque la variedad sigue mermada, ahora es más sencillo conseguir lo básico cuando se va al mercado. Todo, sin embargo, es un espejismo y una empleada del automercado Luvebras en La Florida, que prefirió resguardar su nombre, da la clave: los consumidores no están comprando frutas, quesos y carnes. “Ahora tenemos un poco más de carne que en anteriores oportunidades, pero igual la gente ve los precios y pasa de largo”, apuntó. 

Y mientras el consumo baja, los anaqueles y neveras de los comercios permanecen llenos. Cifras de Econométrica revelan que de mayo a junio de 2019, la escasez de carnes bajó seis puntos porcentuales de 81% a 75%. En enero de este año se ubicó en 88% y la diferencia entre junio de 2019 y junio de 2018 fue de -13%.

El índice de escasez de café, té y cacao descendió 15  entre mayo y junio de este año (de 53% a 38%). La diferencia en este rubro de junio de 2018 a junio de este año fue de -38%.

La variación del segmento aceites y grasas fue de 19% de mayo a junio de 2019 (de 61% a 42%). El promedio de escasez de este rubro en el primer semestre de 2016 fue de 97,4% y en los primeros seis meses de 2019 se ubicó en 59%. El diferencial entre junio de 2018 y junio de este año fue de -34%.

También en hortalizas el descenso de la escasez fue notable. De mayo a junio de este año la diferencia fue de 12% (de 59% a 47%). Igual patrón tuvieron las raíces feculentas (yuca, ñame, papa, batata) que experimentaron una variación de 19 puntos de mayo a junio de este año (de 56% a 37%).

De acuerdo con la base de datos del Hambrómetro, la escasez de la Canasta Básica Alimentaria cayó de 78,1% en diciembre de 2018 a 66,6% en enero de 2019 y subió a 75,5% en marzo de este año.

“Ahora se ven más productos debido a la caída del consumo y porque la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundee) ha dejado de perseguir a supermercados y abastos”, señaló el economista Luis Oliveros.

“Actualmente observamos productos que antes tenían precios controlados a un elevado costo y se consigue hasta variedad de pastas, arroz y pan por citar algunos rubros, cosa que no sucedía en el pasado. Es una combinación de levantamiento de control de precios y flexibilización cambiaria”, dijo Oliveros.

 

“Pese a que a la economía está estancada, los precios siguen subiendo y se hacen inaccesibles para los consumidores”, dijo Juan Luis Hernández, coordinador de la Red Agroalimentaria. 

 

Inflación se desacelera, pero el bolívar vale menos

Un patrón similar al de la escasez se percibe en las variaciones porcentuales de inflación en alimentos y bebidas no alcohólicas, que pasaron de 52% en mayo a 17% en junio de este año, según un estudio de Econométrica. 

En el rubro de carnes la inflación pasó de 80% en mayo a 6% en junio de 2019. Los aceites y grasas se desaceleraron 93% en apenas un mes, de 102% en mayo a 9% en junio. 

La inflación en pan y cereales se ubicó en 42% en mayo y bajo 27 puntos para colocarse en 15% en junio de 2019, mientras que refrescos y jugos se ubicaron en 38% en junio luego que en mayo estuvieran en 54%.

Si bien la inflación se ha contenido en los últimos cuatro meses de acuerdo a cifras emitidas por la Asamblea Nacional, su ritmo de crecimiento se mantiene por encima de la devaluación del Bolívar.

De acuerdo al diputado Ángel Alvarado, miembro de la Comisión de Finanzas de la AN, la inflación de junio de 2019 se ubicó en 24,8%, inferior a la registrada en mayo (31,3%) y abril (44,7%). Mientras la inflación acumulada alcanzó 1.155% y la interanual 445.482%. “El salario mínimo de 40 mil bolívares mensuales solo alcanza para comprar 3,5% de la canasta alimentaria”, dijo. 

En los últimos tres meses, el dólar sube más que la inflación. A partir de marzo, la tasa de cambio del dólar paralelo ha subido entre 14% y 16% más que el índice inflacionario.

 

“Aunque no hubo un levantamiento del control de cambio en la teoría, en la práctica sí ocurrió”, dijo el economista Luis Oliveros.

Inflación acumulada en los siete primeros meses del año se ubica en 1.579%

EL DIPUTADO A LA ASAMBLEA NACIONAL, Alfonso Marquina señaló en una rueda de prensa que la tasa de inflación acumulada par los primeros siete meses de 2019 se ubica en 1.579% y la interanual en 264.873%.

El también integrante de la Comisión de Finanzas de la AN, informó que la inflación del mes de julio cerró en 33,8%, un alza de nueve puntos porcentuales frente a los datos de junio, cuando se ubicó en 24,8%.

“Aún se mantiene la hiperinflación y la disminución de estas cifras tienen que ver directamente con la reducción del consumo en 35% en lo que va de año”, dijo Marquina.

Los datos del análisis revelan que el rubro equipamiento del hogar fue el que más aumentó (74%) debido al alza del dólar y la creciente importación de este tipo de productos. 

Otros de los que más aumentaron fueron: salud 41,2%; alquiler de vivienda 35,8%; educación 26,3%; y servicios diversos 33,3%.

En cuanto a alimentos y bebidas alcohólicas, el alza experimentada fue de 5,9%, lo que a juicio de Marquina refleja una fuerte contracción en el consumo, indicador que según datos del Parlamento cayó 35% en lo que va de año.

 

 

*Con información de TalCual