Antonio Ledezma archivos - Runrun

Antonio Ledezma

Ledezma a Guaidó: El único acuerdo que debe firmar es con la DEA
El exalcalde asegura que “para salvar a Venezuela hay que ser firmes en que con los más buscados por narcotráfico ni se dialoga ni valen acuerdos”

 

El exalcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma respondió a través de su cuenta en Twitter a la firma del acuerdo entre el gobierno de Nicolás Maduro y la administración del interino Juan Guaidó, para fortalecer la lucha contra la pandemia de coronavirus. 

En función de ese acuerdo, Ledezma le escribe a Guaidó diciendo que el único acuerdo prioritario que debe firmar es con la DEA (Administración para el Control de Drogas de los EE.UU.) para que se lleve a la “pandilla de narcos” que existe en el país, refiriéndose así a funcionarios de la administración oficialista.

“En Venezuela, con ese régimen venenoso, no habrá plan de salud que valga, hasta que no nos curemos de ese mal diabólico” descargó el opositor. 

Por su parte, Juan Guaidó respondió a Ledezma afirmando que la DEA está ocupada en otra operación. “Además sobre el dictador hay recompensa ($15 millones) por narcotráfico y terrorismo También y luego de 3 meses, la OPS recibirá dinero aprobado por la legítima AN para salvar vidas No hemos escatimado, ni lo haremos, para salvar vidas y salir de la dictadura La unión es clave”, dijo Guiadó.

 

En otro mensaje de este jueves, Ledezma dijo: «Estimado presidente, esa es la línea, entender que lo urgente es la captura de esos narcos. Esa es la mejor vacuna y plan de salud para garantizar la vida de los venezolanos. Para salvar a Venezuela hay que ser firmes en que con los más buscados por narcotráfico ni se dialoga ni valen acuerdos».

Y advirtió, en un tuit de anoche, que para el cese de usurpación está «resteado y listo para lo que sea», pero no para acuerdos con Maduro. «No cuenten conmigo», insistió respecto a negociar con el régimen.

@juliocasagar

 

En las últimas horas se han producido tres importantes declaraciones que nos permitiremos resaltar. Las han emitido tres importantes personalidades que han mantenido, desde hace un tiempo, una actitud de distancia critica frente a Juan Guaidó y su desempeño en esta dura e inédita aventura de la presidencia interina.

Se trata de Carlos Blanco, Antonio Ledezma y Diego Arria. La sola mención de sus nombres nos evoca la de tres personajes de una amplia experiencia política y un background de responsabilidades públicas de primera línea en el país.

Sus tres tomas de posición han tenido un sustrato común de correcta apreciación sobre el éxito de la gira de Guaidó, que aún no culmina y además (algo digno de resaltar) dejan entrever un razonable sentimiento, sobrio y comedido, pero importante de emoción venezolana al expresarlas.

Esto no es un hecho menor. Se trata de una situación que nos abre la puerta para recomponer el frente interno de las Fuerzas Democráticas del país. En una nota anterior aludíamos (estábamos en el comienzo dela gira de Guaidó) que esta iniciativa nos estaba dando la oportunidad de volver a congregar a los elementos no colaboracionistas con el régimen en una plataforma de lucha común contra la dictadura.

Pues bien, bienvenidos sean estos hechos que confirman esa posibilidad y ese desafío del cual hablamos.

Veamos, regresemos a un intento de analizar el tema. Las tres declaraciones tienen un elemento común importantísimo: Se trata del reconocimiento del liderazgo de Guaidó y su capacidad para haber concitado a su alrededor el apoyo internacional que nuestra causa tiene en estos momentos. Este es un hecho de primera importancia porque la oposición venezolana está llena de liderazgos buenos que con toda legitimidad y derecho pueden postularse para asumir cualquier responsabilidad. De manera que el reconocimiento del papel que Juan Guaidó juega en este momento es clave para sentar las bases de este relanzamiento de la opción unitaria. Se trata en efecto, del reconocimiento de que estamos en el momento de Guaidó y que es ahora el porta estandarte de esta gesta.

El otro elemento común de las tres declaraciones es el de volver a poner la esperanza como elemento central de nuestra lucha, echando un balde de agua fría a los aguafiestas que solo ven el vaso medio vacío y por ello se niegan a participar y el tercero, pero no menos importante, es el reconocimiento de que efectivamente estamos en otra etapa, una más elevada, de la lucha por nuestra libertad y por recuperar la democracia.

Estas tres declaraciones, tienen además otro mérito, han separado la paja del trigo y han dejado en la cuneta de la ridiculez a quienes aún se alinean con los argumentos palurdos de la descalificación de Guaidó, de la grosería ramplona y de la desesperanza cómplice de la dictadura.

Igualmente refuerzan el sector que ha denunciado a los tránsfugas de la oposición, a las fracciones CLAP, a los mordidos por la Operación Alacrán, a los gorreros de los financistas del gobierno y a los aspirantes a Mariscal Pétain que aún sobreviven en este lado del charco.

¿Qué quedan otros agazapados? ¿Qué aún hay problemas y diferencias?

Seguramente habría que responder con un sí. Pero no es lo mismo avanzar recomponiendo nuestro frente que arrastrarnos padeciendo la hemiplejía de antes de la gira de Guaidó.

Estamos frente a un gran momento. Maduro mas solo y errático que nunca, mareado después de este knock down y sin saber dónde está la esquina y nosotros con un segundo aliento.
¡No lo desaprovechemos!

El ex alcalde metropolitano, Antonio Ledezma, envió un mensaje a través de su cuenta en Twitter para rechazar cualquier posibilidad de negociación con el régimen de Maduro.

“A riesgo de que me tilden de ultra radical, mantendré mi criterio de que meter nuestra esperanza en “una trituradora electoral”, con Maduro aún usurpando poderes, es una reiteración en el error estratégico que sólo le conviene a esta narcotiranía”. 

En su tuit, Ledezma mencionó al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, indicando que “solos no podemos” en la lucha de los venezolanos contra el régimen chavista. 

 

Ledezma, González Laya, Casado y Gómez: los primeros encuentros de Guaidó en Madrid
La canciller de ese país fue quien recibió al líder venezolano en representación del gobierno español, luego de que Pedro Sánchez se negara a verlo

 

El presidente de la Asamblea Nacional y encargado de la República, Juan Guaidó, se reunió este sábado 26 de enero, en horas de la tarde, con varios funcionarios del gobierno español, además de haberse reencontrado con político venezolano en el exilio, Antonio Ledezma, en la sede de la Casa América de Madrid.

Una de las conversaciones más importantes de Guaidó fue la sostenida con la Ministra de Relaciones Exteriores de España, Arancha González Laya, quien asistió en representación del jefe de Gobierno, Pedro Sánchez, el único de los líderes europeos que no se vio cara a cara con Guaidó, a diferencia de los presidentes Francia y Reino Unido.

Sobre ese episodio se refirió ante los medios reunidos en Casa América otra de las personalidades que se vio con Guaidó: el presidente del Partido Popular, Pablo Casado.

“Hoy es un día también de tristeza, porque Pedro Sanchez decidió no recibir al presidente de Venezuela como sí lo hicieron otros líderes. Con este reproche tenemos que decir que Pedro Sánchez no está a al altura de un presidente de España“, dijo.

Seguidamente reveló que fue el partido Podemos, cuyos líderes asesoraron varias veces a los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, le exigió a Sánchez que no recibiera a Guaidó.

“Sánchez está recibiendo consejo Podemos y de Zapatero, quien está financiado por el régimen de Maduro. Sánchez tiene que decidir“, acotó, al tiempo que condenó que funcionarios del gobierno español se haya reunido con la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

Guaidó también se encontró en Casa América con Héctor Gómez, secretario de Relaciones Exteriores del Partido Socialista Obrero Español. 

La imagen del presidente de la Asamblea Nacional con Ledezma, quien varias veces a adversado a Guaidó vía Twitter, dio la vuelta al mundo pocos minutos después de ser tomada. El ex alcalde metropolitano vive en Madrid luego de haberse fugado de la prisión domiciliaria a la que había sido confinado por el gobierno de Maduro.

Según una nota de prensa de la Presidencia encargada, Ledezma le manifestó al primer mandatario que “se encuentra satisfecho con el trabajo que ha realizado internacionalmente”. Ambos se reunieron en privado para conversar sobre los esfuerzos de la política exterior de Guaidó y  la Asamblea Nacional.

Más temprano, el líder opositor fue recibido en el aeropuerto de Barajas por personalidades venezolanas en el exilio, como Lilian Tintori, esposa del líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, quien desde el 30 de abril escapó de la prisión domiciliaria para asilarse en la Embajada de España en Caracas. 

De acuerdo con el reporte de la Associated Press, en horas de la mañana varias decenas de personas se congregaron a las puertas de la cancillería española para protestar por la visita de Guaidó, al que llamaron “payaso” y “títere del imperio”.

 

Más información en breve…

Antonio Ledezma pide celeridad en la aplicación del TIAR

PARA EL EXALCALDE DEL  Distrito Metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma los encuentros de diálogos en Barbados resultan una farsa más del gobierno de Nicolás Maduro, tras el Ministerio de Exteriores de Barbados haber anunciado su suspensión definitiva.

Ledezma a través de su cuenta social en Twitter , publicó una carta en la que desglosa una serie de argumentos ante los que solicita a la administración del presidente de la Asamblea Nacional (AN) Juan Guaidó para invocar aplicaciones de principio de intervención humanitaria, entre ellos el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) y la Responsabilidad de Proteger (R2P).

Tanto Antonio Ledezma, como María Corina Machado y Diego Arria ya habían considerado los encuentros entre delegaciones de Maduro y Guaidó como un “falso diálogo”, a su juicio para lograr el “cese a la usurpación” se necesita apoyo extranjero.

A su vez, en el documento indicaron que ante el fracaso de las conversaciones promovidas por Noruega, Guaidó debe centrarse en el primer punto de la ruta estratégica definida desde enero pasado.

 

Antonio Ledezma urge al gobierno español a reconocer a Guaidó este #31Ene

El opositor y excalde de Caracas Antonio Ledezma aseguró este 31 de enero que estamos en las horas “postreras” del “régimen” de Nicolás Maduro y urgió al gobierno español a reconocer hoy mismo a Juan Guaidó como presidente del país, como previsiblemente hará el Parlamento Europeo.

“No deje para mañana lo que pueda hacer hoy. Es el momento, Venezuela lo necesita”, instó Ledezma al jefe del Ejecutivo español, el socialista Pedro Sánchez, que el sábado pasado dijo que reconocería a Guaidó si Maduro no convocaba elecciones presidenciales en el plazo de ocho días.

Ledezma, que intervino en la tribuna Fórum Europa de Madrid, rechazó la creación de grupos auspiciados por algunos países para reactivar el diálogo en Venezuela, y consideró que deberían dedicarse a ver cómo Maduro sale del poder.

También dijo que los “crímenes de lesa humanidad” que hayan cometido las autoridades chavistas no pueden quedar sin pena.

Sobre la detención de periodistas en Venezuela , tres de ellos de la Agencia EFE, Ledezma dijo que “ésta es la naturaleza del régimen, le incomoda la opinión ajena y por eso persigue a los medios de comunicación”, pero esto “no es nada nuevo”.

Antonio Ledezma dice que Maduro quiere una “ayudita a la dominicana” para continuar en el poder

EL EXALCALDE METROPOLITANO, ANTONIO LEDEZMA, considera que el gobernante venezolano, Nicolás Maduro, está buscando una “ayudita a la dominicana” para llegar al 10 de enero de 2019 y “cruzar la línea  roja que fue trazada por la comunidad internacional al reconocer  el fraude en la farsa electoral del pasado 20 de mayo”.

Así lo manifestó Ledezma el 9 de noviembre luego de reunirse con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, a quien le manifestó su preocupación sobre aquellos sectores que podrían ser partícipes en un nuevo intento de una eventual negociación con el Ejecutivo.

“Ningún sector democrático de Venezuela comprometido con el rescate de nuestra libertad, debe prestarse a servirle la mesa a Maduro para que imponga de nuevo el tóxico menú de la trampa mediante el amañado diálogo”, expresó según una nota de prensa.

Hizo referencia a la “ayuda a la dominicana” al recordar las conversaciones que se llevaron a cabo en la sede de la Cancillería en Santo Domingo y las gestiones que adelantara el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero para llevar a cabo el proceso, el cual se extendió unos tres meses sin resultados.

“Mientras persista esa banda de delincuentes en el poder con un Consejo Nacional Electoral a su servicio, no se puede plantear la participación en elecciones.  Lo que está claramente definido es la salida de Maduro del poder lo antes posible, y en este sentido es necesaria la unidad de fuerzas”, señaló.

Aseveró que en la agenda del movimiento “Soy Venezuela” hay una única estrategia, que es la de continuar luchando hasta propiciar un cambio de Gobierno en el país, al tiempo que le dijo a Almagro que el pueblo venezolano “está satisfecho” con la iniciativa presentada por la OEA ante la Corte Penal Internacional en contra de Nicolás Maduro y que en la actualidad es respaldada por ocho naciones.

Arria y Ledezma: la historia los absolverá, por Orlando Viera-Blanco

 

“Siendo Arria y Ledezma los dos grandes paladines de la libertad de Venezuela desde el exilio, ¿cómo lograrlo sin una verdadera unidad? Esa es su escuela política”.  

HE SOSTENIDO UNA LARGA CONVERSACIÓN CON EL ALCALDE ANTONIO LEDEZMA. Reveladora en lo humano, sentida en lo familiar y franca en lo político. Quiero compartir con mis lectores parte de esta conversación que además tuvo como vitrina nuestro estrado de El Abogado del Diablo.

 

LA FAMILIA. EL ESCÁNDALO

Antonio para quienes no le conocen es el hijo mayor de una camada de 9 hermanos, cuyo padre fue un inmigrante Italiano (Sr. Bruno) y su madre, Doña Severa Ledezma nativa de San Juan de los Morros. Hombre sencillo de procedencia humilde, se hace líder juvenil a temprana edad (13) en su ciudad natal, cuando siendo un imberbe se montaba en las tarimas de su liceo Juan German Roscio lanzando sus discursos a sus pobladores. La habilidad de Antonio con el verbo no le viene sólo del llano. Precoz con la lectura, con la poesía y el tutelaje político de Claudio Pino (máximo líder adeco de Guárico) pronto afloraron sus dotes de oratoria.

Casa con Mitzy Capriles. Tiene cuatro hijos y tres nietos. Su suegro -hombre de dinero y de poder- Miguel Ángel Capriles, legó fortuna a su hija a la que Ledezma ha renunciado. “Ni me monto en yates ni voy al Country Club de Caracas … Desde muy joven tuve que desprenderme de un Chevy de muy buena chapa y pintura, porque no iba con la línea de un líder popular. Esa ha sido mi escuela, mi convicción y mi actitud en la vida. Incluso hice que me firmaran capitulaciones matrimoniales con Mitzy. No era justo que viniera a hacerme de un patrimonio que no era mío ni trabajado por mí…” Y doy fe de la sencillez de Ledezma, típico vástago de inmigrante y lugareña que a pesar de haber heredado fortuna de su padre, sigue encarando la vida con simpleza, un humor mordaz y una calidez propia de la tierra que le vio nacer y de la madre que le dio sustento.

Sobre la detención de su yerno en España me respondió tajante viendo al lente sin tembleque: “Sí es mi yerno. Es una situación difícil que afecta a mi hija quien cuenta con todo mi apoyo familiar. El resto lo decidirá la justicia. Yo no detengo mi camino por la libertad de mi país. Recién cumpliré un año de haberme fugado del régimen. No he parado en mí andar, y no pienso estar un año más en el exilio. Esto tiene su final pronto pero para que ocurra, tenemos que trabajarlo juntos porque el enemigo no es fácil.”

 

DIEGO ARRIA. ENTRE PASADO Y FUTURO

Arria es otro líder de origen e idiosincrasia adeca. Por haberse entregado al mundo diplomático su dinámica y personalidad política es diferente a la de Antonio. Aquél educado en escuela pública (Dr. Vicente Peña), Diego formado en los pasillos de las Naciones Unidas en Nueva York. Por ello más protocolar, menos refranero, más pausado pero igualmente incisivo. Arria se ha desmarcado de la oposición electoralista y dialogada, arengando la tesis de la intervención forzosa y el salto a la transición política. Tesis nada fácil de implementar pero impulsada desde la autoridad superior de quien estuvo al frente del Consejo de Seguridad de la ONU.

Sin embargo, él sabe que los tiempos diplomáticos son pesados y complejos, y que la legítima defensa de Estado, el principio de la injerencia legítima o una coalición internacional de extracción quirúrgica, son retos que sólo se alcanzan cuando median desastres humanitarios, guerras civiles brutales y holocaustos. Diego va por el mundo demostrando que si bien Venezuela aun no es Ruanda, ni los Balcanes o el holocausto Judío, sí vamos directo hacia ello y es deber de las Naciones prevenirlo defendiendo a los pueblos indefensos.

Arria ha ido cabalgando en tres direcciones: 1.- Deber de Proteger consagrado en la Cumbre 2005 de la ONU. 2.- Estatuto de Roma, CPI y Justicia Universal. 3.- Justicia Trasnacional y Tratado de Palermo (2000) sobre Crimen Organizado. La ecuación de lo que puede hacer la comunidad internacional en términos forzosos, no sale de esa trilogía. Pero Arria también lucha con la izquierda de caviar europea que tiñe de ignorancia deliberad y diálogos inútiles cualquier opción radical y no negociada. Obstáculos que cuentan con personajes como el papa Francisco, el canciller español Joseph Borrel, el inefable Zapatero más el padrinazgo de China y Rusia, cuyos abedules caen encima de los naranjales y Arria, a sus 80 años de edad, no descansa en apartar y despejar. Arria ahora también va por Sánchez García a quien le ha dicho: “Usted no representa a la Unión Europea.”

Pero Arria y Ledezma están atrapados en sus circunstancias. Por una parte, el peso expectante de una retórica de desenlace inminente, forzosa e intervencionista de muy difícil maduración y articulación que impacienta y desespera. Y por otro lado, un discurso crítico y polarizante que ha dividido a la oposición creando una desmovilización inoportuna.

Esto genera un gran dilema. Siendo Arria y Ledezma los dos grandes paladines de la libertad de Venezuela desde el exilio, ¿cómo lograrlo sin una verdadera unidad? Esa es su escuela política. Los grandes consensos. Las unidades operativas de organización y coordinación. Esa era la directriz política de Don Rómulo Betancourt. Y para esto se requiere un extra de desprendimiento, si acaso de regresar al pasado de liderazgos más horizontales y amplia base. Y la historia absolverá…

 

@ovierablanco