Amazonas archivos - Runrun

Amazonas

Comienzan las lluvias y con ellas llega repunte de malaria en Amazonas
Ambulatorios cuentan sólo con enfermeros de la misma comunidad y a veces un médico

Indígenas habitantes del eje carretero norte reportan que con el comienzo de la temporada lluviosa ya se han empezado a ver algunos casos de malaria y los establecimientos de salud no cuentan con materiales e insumos para atender  a los pacientes.

Señalan que los ambulatorios generalmente cuentan sólo con enfermeros de la misma comunidad y a veces un médico, pero la carencia de recursos hace difícil la labor sanitaria y lo que hacen en la mayoría de los casos es derivarlos al hospital José Gregorio Hernández de Puerto Ayacucho

José Linares, indígena curripaco, habitante de la comuniad El Cejal, señala que no hay medicinas, “la población está tomando plantas medicinales ante la falta de medicinas. Las medicinas que llevan de Colombia los vendedores, las venden pero en pesos colombianos”.

Mencionan que han visitado la Dirección Regional de Salud para solicitar fumigaciones por el elevado número de casos de malaria  y dengue que tuvieron el año pasado para esta época del año, pero los funcionarios les han expresado que no tienen la autorización para salir a efectuar operativos, por la cuarentena por la pandemia de la COVID 19. Aunado a eso se suma la falta de combustible, y el no contar con suficientes vehículos para el traslado a las comunidades.

Exhortan a las autoridades a ejecutar jornadas de fumigación y distribución de mosquiteros, como forma de prevención de estas enfermedades endémicas en estas zonas.

En 2019 hubo 6 fallecidos y más de 35 mil casos de malaria confirmados en Amazonas. La mayoría de los fallecidos por malaria en 2019 en Amazonas fueron indígenas, resaltando los casos de 1 niña piaroa de 7 años de la comunidad Munduapo del Municipio Autana y un niño jivi de 8 años de la comunidad Limón de Parhueña, municipio Atures.

 

Kape Kape 

Aterriza de emergencia en Amazonas vuelo proveniente de Buenos Aires
El avión de Estelar con 118 venezolanos repatriados que venían desde Argentina, al parecer presentó un desperfecto en la presurización de la aeronave. 
La aeronave debía aterrizar originalmente en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, sin embargo, presentó problemas y el avión descendió en Puerto Ayacucho sin autorización

Un avión Boeing 737 de la aerolínea Estelar, abordada por 118 pasajeros venezolanos que provenían de Buenos Aires, Argentina, se vio en la obligación de aterrizar sin autorización en el aeropuerto nacional Cacique Aramare, ubicado en Puerto Ayacucho, estado Bolívar, debido a que presentó una falla el día miércoles 18 de marzo a la 1:30 de la tarde.

El vuelo ES 8568 de Estelar debía aterrizar en el aeropuerto Internacional Simón Bolívar. No obstante, una falla con la presurización de la nave evitó que esta continuara el recorrido.

Militares y autoridades aeronáuticas se dirigieron a la pista, mientras que los pasajeros permanecían en el avión para determinar qué protocolo se ejecutará en vista de las precauciones que deben tomarse debido al coronavirus.

A pesar de que el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil de Venezuela (INAC) anunciara la suspensión de todos los vuelos comerciales y privados desde y hacia Venezuela, el mismo instituto autorizó el aterrizaje de tres vuelos humanitarios en el aeropuerto de Maiquetía.

Un vuelo de Turkish Airlines proveniente de Estambul, otro de Laser Airlines desde República Dominicana y el de Estelar proveniente de Buenos Aires que aterrizó en Puerto Ayacucho.

De acuerdo con una fuente del INAC consultada por El Pitazo, los vuelos fueron aprobados tras la solicitud de estas tres líneas aéreas debido a que venezolanos se encontraban varados en aeropuertos internacionales de estos países a raíz de la repentina prohibición dictada por el régimen de Maduro.

La misma fuente resaltó que no serán los primeros ni los únicos vuelos humanitarios que se aprueben para repatriar a venezolanos que se encuentran varados en otros países.

«En algunos casos las aerolíneas indicaron que sus aviones están fuera de la base sus aeronaves y necesitan volver a sus hangares, por lo cual era imperioso aprobar su regreso al país. Estos no serán los únicos vuelos de repatriación o vuelo humanitarios que permita el gobierno de Venezuela», explicó el vocero a El Pitazo.

En 2019 hubo 6 fallecidos y más de 35 mil casos de malaria en Amazonas
Hubo una disminución de más de 30% con respecto año 2018

 

Un reporte conocido del equipo de investigación de Kapé Kapé indicó que en 2019 hubo seis muertos y más de 35 mil casos de malaria en el estado Amazonas.

A pesar de los 35.654 casos confirmados hasta la semana 48 de 2019 en toda la entidad por las autoridades sanitarias, esto representa una disminución de más de 30% con respecto año 2018.

En el año anterior se registraron más de 50 mil casos anotados en las estadísticas de la Coordinación de Salud Ambiental de Amazonas.

De la especie vivax se registra más del 94% del tipo de paludismo que se padece en Amazonas y los municipios más afectados por la enfermedad son Atures, Autana y Manapiare.

En cuanto a las cifras de decesos reportada por Epidemiología Regional de Amazonas, para este año 2019 manejan una cifra de 6 personas fallecidas por malaria, una reducción de 60% con respecto al año 2018 cuando tienen registro de 15.

La mayoría de los fallecidos por malaria en 2019 en Amazonas son indígenas, resaltando los casos de 1 niña piaroa de 7 años de la comunidad Munduapo del Municipio Autana y un niño jivi de 8 años de la comunidad Limón de Parhueña, municipio Atures.

Las cifras conocidas por Kapé Kapé sobre la malaria en Amazonas concuerdan con la última actualización epidemiológica de la Organización Panamericana de la Salud que señala que «en comparación con el año anterior, en 2019, Bolívar y Amazonas han reportado una reducción de 2,5% y de 24% respectivamente durante las primeras 41 semanas epidemiológicas. Con respecto al número de personas fallecidas por malaria, se ha observado una disminución y hasta la SE 41, se han notificado 100 defunciones en 2019 en comparación con 229 notificadas en el mismo periodo de 2018, lo que representa una reducción de la letalidad de 55,7%» señala el citado informe.

Pese a las cifras, Miguel Hernández, de la Dirección de Epidemiología Regional de Amazonas, consideró que 2019 fue un año de control y éxito. Atribuyó la disminución por segundo año consecutivo de la malaria en esta entidad a que se garantizó un buen stock de medicamentos y a la distribución de 100 mil mosquiteros impregnados.

Desde Kapé Kapé apostamos al esfuerzo mancomunado interinstitucional, a vencer todos los obstáculos que se puedan presentar como la burocracia ineficiente y las fallas de suministro de combustible, para que los equipos de trabajo puedan hacer las fumigaciones y traslado a los municipios a realizar las labores de combate al mosquito y tratamiento de los enfermos, sobre todo de la población indígena, mayormente afectada por esta enfermedad. Todo ello en aras de contribuir a seguir disminuyendo la incidencia de la malaria en Amazonas.

 

Con información de Kapé Kapé 

Comunidades de Amazonas bajo tensión por enfrentamientos entre grupos armados
Habitantes afirmaron que se trata de grupos armados ilegales de origen extranjero

 

Comunidades indígenas del eje carretero norte de Amazonas están preocupadas por los enfrentamientos entre la Fuerza Armada Nacional y grupos armados ilegales.

Habitantes de la zona afirmaron a Kapé Kapé, que se trata de grupos armados ilegales de origen extranjero que tienen una fuerte presencia en el estado Amazonas.

“Se pasean por aquí como si estuvieran en su casa y están tratando de llevarse a los muchachos, ofreciéndoles dinero y cosas” contó un habitante que reservó su identidad por miedo a represalias, además señaló que ha habido varios enfrentamientos entre los militares  y la “gente del monte” como les llaman en la zona.

Es de recordar que el 22 de diciembre en Picatonal, se dio otro de los combates entre estas dos fuerzas resultandos varios civiles y militares heridos, en algunas de las comunidades indígenas del eje norte hay un  toque de queda que mantiene a la población atemorizada por la escalada de violencia y tensión que se vive.

 

Con información de Kapé Kapé

Sin médicos están los ambulatorios de las comunidades indígenas de Atures y Autana
Cuando un paciente requiere atención médica llaman a Puerto Ayacucho para solicitar una ambulancia

 

Tal es el caso de la comunidad  indígena jivi de Rueda, parroquia Platanillal, municipio Atures, cuyo ambulatorio tiene ya 3 años sin médico, según informó al equipo de Kapé Kapé, Wilmer Rodriguez, líder y profesor de dicha comunidad localizada al sur de Puerto Ayacucho.

Agregó que solamente tienen un enfermero porque es habitante de la comunidad y no cuentan con ningún tipo de insumo, ni medicamentos para atender a los pacientes enfermos de su zona.

Recuerda que hace aproximadamente 4 años fue la última vez que el ambulatorio recibió dotación y estaba apto para brindar asistencia.

Actualmente cuando un paciente requiere atención médica llaman a Puerto Ayacucho para solicitar una ambulancia o los mismos habitantes buscan la forma de trasladarse hasta el hospital o CDI de la capital amazonense.

En cuanto al municipio Autana, las comunidades indígenas del eje Samariapo-Morganito en su mayoría no cuentan con ambulatorio, si algún habitante se enferma se trasladan a Isla de Ratón o Samariapo donde hay un ambulatorio y médico. Otros van a la comunidad Campo Florido, pero ahí no cuentan con personal médico.

Sistema desmantelado

En declaraciones ofrecidas a medios de comunicación de Puerto Ayacucho, el Director Regional de Salud del estado Amazonas, José Ramón Moreno, reconoció el mal estado del sistema de salud en esta entidad.

A juicio del máximo responsable de la salud amazonense, la crisis económica provocó el «desmantelamiento» del sistema de salud, ya que los que atendían los ambulatorios en las comunidades y en el interior optaron por irse a otros países como Colombia a trabajar por mejor salario. Como solución propuso que el personal que atienda los ambulatorios sean de las mismas comunidades.

 

Kapé Kapé 

Maduro asegura que le

NICOLÁS MADURO DIJO EN SU alocución del 10 de septiembre que le “provoca llorar” al recordar la devastación que han causado los incendios en el Amazonas y de nuevo responsabilizó al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por la tala y quema en esa región.

“El Amazonas está siendo destruido en Brasil (…) Doloroso, a veces provocar llorar cuando uno ve impotente cómo la derecha neoliberal, fascista desde Brasil destruye a nuestra hermana República Federativa de Brasil y destruyendo al Amazonas destruye a Surámerica y a la humanidad”, manifestó. 

Para Maduro, en 2019 ha habido “un 300 % más de incendios y destrucción este año que el año pasado”, lo que, en su opinión, se ha generado “con la complicidad del presidente brasileño, Jair Bolsonaro”.

“[Bolsonaro] ha autorizado la tala, la quema indiscriminada del Amazonas para entregárselo a los terratenientes, a la oligarquía terrateniente de Brasil y ha destruido el Amazonas que es el pulmón del mundo entero”, aseguró.

Con información de EFE

Diario El País: El 85% de la minería ilegal del Amazonas está en Venezuela

“EN EL NORTE DEL AMAZONAS arde otro incendio desde hace años. La minería ilegal se ha disparado en Venezuela en la última década y en mayor proporción desde la firma en 2016 del decreto del Arco Minero del Orinoco, por parte del régimen de Nicolás Maduro, que abrió la extracción de oro y otros minerales con concesiones a empresas extranjeras y nacionales, con la intención —fallida— de regularizar la minería ilegal, un mal endémico en el sur del país”, afirma el reportaje que publica en diario El País de España. 

El texto afirma que el 85% de la minería ilegal del Amazonas está en territorio venezolano, y que el furor por el metal precioso, en una región controlada por mafias, sindicatos y grupos guerrilleros deja un saldo de deforestación y violencia. 

La investigación regional apunta que para enero de este año se concentraban 1.781 puntos de minería en la porción venezolana del Amazonas, de 345 kilómetros cuadrados, una superficie que ha venido creciendo desde 2010, asegura Bibiana Sucre, directora de Provita, organización que junto a la ONG Watanibe participa en el monitoreo de la La Red Amazónica de Información Socioambiental Georeferenciada (RAISG). Los mapas están disponibles en línea y evidencian que al sur del enorme río Orinoco hay, literalmente, un campo minado.

Vilisa Morón, bióloga y presidenta de la Sociedad Venezolana de Ecología aseguró que “se deforesta para que acampen los mineros y en el borde de los ríos, por el tipo de extracción. Se arrasan entre dos y 10 hectáreas por punto minero. Así se hace muy difícil hacer una categorización de los mineros, que solo en poquísima cantidad son artesanales. La mayoría está usando máquinas, motobombas y mercurio con reportes de población contaminada a través de la bioacumulación de la sustancia en peces de consumo”. 

El oro, junto con el dólar, ha sustituido al devaluado bolívar como moneda en la economía del sur de Venezuela, donde se puede pagar con gramas de oro —pepitas del mineral— ropa, zapatos y teléfonos móviles en cualquier tienda. Esta semana un gramo de oro se cotizaba entre el equivalente a 27 y 36 euros, treinta o cuarenta veces el salario mínimo.

La cantidad de millones de dólares que salen de ahí no compensan lo que va a costar esto en salud y en muertes. Apostar a largo plazo a la minería es insostenible porque en los ecosistemas amazónicos los costos de recuperación son enormes. Y Venezuela ya no es la de 1999, ahora es un país pobre, señaló el ambientalista Alejandro Álvarez. 

 *Puede leer la nota en El País.es

 
 
Comunidades indígenas de Amazonas pasan meses a oscuras por fallas eléctricas

DESDE MARZO LOS POBLADORES de la capital del municipio Atabapo no cuentan con electricidad en sus hogares porque se dañó la planta que abastece a estas comunidades.

A finales del mes de abril, la gobernación del estado inició el traslado de un motor para la planta, pero según información aportada a Kapé Kapé por el concejal Adalberto Escobar, indígena del pueblo baniva, esto no fue suficiente para poner en funcionamiento el equipo ya que además presentó daños en la batería y los inyectores.

Esperan que para julio se pueda poner en funcionamiento para restablecer el servicio a la población de la capital atabapeña, entre la cual hay integrantes de varios pueblos indígenas.

En el caso de San Fernando de Atabapo, en el año 2006 los gobiernos de Colombia y Venezuela firmaron un convenio para suministrar electricidad a esta población desde Puerto Inirida, Guainia colombiano, pero esto nunca se ejecutó y hoy en día la población sufre las consecuencias.

También sin energía eléctrica están comunidades del eje carretero sureste, desde hace aproximadamente 4 meses.

Las comunidades Merey y Gavilán no tienen energía eléctrica por fallas en los transformadores; especialmente afectada está la escuela de la comunidad por la imposibilidad de refrigerar los alimentos del programa escolar.

La red eléctrica de Amazonas cubre solamente hasta Isla de Ratón, Autana, el resto de los municipios del interior tienen electricidad por plantas eléctricas, cuando estas se averían o no tienen combustible para funcionar, los habitantes sufren las consecuencias de no contar de forma permanente con este servicio.

 

Con información de Kapé Kapé