Monitor de Víctimas archivos - Runrun

Monitor de Víctimas

#MonitorDeVíctimas | Acusan a Cicpc de matar a menor de edad en Mesuca
Era obrero y no poseía antecedentes penales

@franzambranor / Fotografia Carlos Ramírez

 

De acuerdo a la versión de los familiares, efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), ingresaron de manera violenta a la residencia de Yeiker José Zerpa Rojas ubicada en la calle 37 del barrio Mesuca en Petare, municipio Sucre, y lo ajusticiaron.

Yeiker, de 17 años de edad, vivía con su mamá, pero aproximadamente a las 4:00 pm del pasado lunes 10 de diciembre se encontraba solo.

El padre de la víctima, quien no quiso dar su nombre, aseguró que Yeiker no poseía antecedentes penales ni había recibido amenazas de ningún tipo.

Yeiker era obrero en una construcción.

#MonitordeVíctimas | Lo asesinaron por una deuda de 10 dólares
Al joven de 21 años lo mataron en Carapita. Al día siguiente, en horas de la madrugada, otro muchacho de 20 años cayó por un disparo en la cabeza

@loremelendez  

 

Una discusión entre conocidos terminó en una tragedia. Kelvin José Pérez Benítez, de 21 años, fue asesinado por un hombre al que le debía 10 dólares poco después de tener un altercado en plena calle, a las 4:00 pm.

El hecho ocurrió el sábado 30 de noviembre en el sector 1 de Mayo de Carapita. Pérez Benitez estaba allí cuando fue sorprendido por su victimario, que comenzó a reclamarle la deuda. Poco después sacó una pistola y le disparó cuatro veces. Le quitó todas sus pertenencias.

El muchacho fue trasladado por vecinos hasta el Hospital Dr. Miguel Pérez Carreño. Allí lo ingresaron y operaron. Pero, después de la cirugía, murió. Eran las 11:30 pm

El joven trabajaba en una fábrica de zapatos y vivía alquilado en una habitación en Carapita desde hacía tres meses. Era el mayor de tres hermanos.

Muerto cuando celebraba su cumpleaños

En la calle principal de El Cerrito en Mesuca, Petare, ocurrió otro homicidio. Allí amaneció el cadáver de César Antonio Acosta Tanier, de 20 años, el pasado domingo 1 de diciembre. Tenía un disparo en la cabeza que, según la versión de los vecinos, le fue propinado alrededor de las 3:00 am. Aunque escucharon los disparos, nadie salió a auxiliarlo. El cuerpo fue recogido 8 horas después, a las 11:00 am.

Familiares del joven desconocen la razón del asesinato, aunque no descartan que se haya tratado de un robo porque le quitaron sus documentos y teléfono. Su padre, Elvis Acosta, habló con él la noche del sábado 30 de noviembre, pues estaba de cumpleaños. Alrededor de las 9:00 pm, el muchacho le comentó que estaba celebrando en la calle con unos amigos. “Yo le dije que se fuera para la casa, que era muy tarde, pero no me hizo caso. En la mañana, me avisaron que estaba muerto”, contó Elvis Acosta.

Acosta Tanier trabajaba en el Mercado de Mesuca, donde tenía un puesto de venta de comida procesada. Era padre de un niño y el menor de sus tres hermanos.

 

#MonitorDeVíctimas | Su pareja lo mató con un cuchillo por haberla engañado
Marco Jordán Camacho Villalobo se desangró en la calle luego de haber recibido tres puñaladas: una en el cuello, otra en el brazo y una más en el pecho. Su victimaria fue detenida por el Cicpc horas después del suceso

 

@loremelendez | Fotografía Carlos Ramírez

 

Dicen que cuando llegó la policía a su casa, ella lo negó todo a pesar de que todavía tenía rastros de la agresión en la cara. A pesar de que había dormido con las sábanas impregnadas de sangre. Ella no recordaba nada. Pero sus hijos, de 9 y 17 años, además de su cuñado, de 16 años, lo habían visto todo. Ella, Xiomara del Valle Martínez Rodríguez, de 39 años, había asesinado a su pareja la noche anterior.

El viernes 29 de noviembre, Martínez Rodríguez y su pareja, Marco Jordán Camacho Villalobo, de 35 años de edad, bebían alcohol en la casa donde vivían, en Ciudad Tiuna, urbanismo de Misión Vivienda en la parroquia Coche, al suroeste de Caracas. Pero con el transcurrir de las horas, cuando ya eran las 2:00 am del día siguiente, comenzó una discusión mientras estaban en su habitación. Ella le reclamaba por una pareja anterior y lo acusaba de haberla engañado. Él, al final, confesó que sí le había sido infiel.

La confirmación provocó que Martínez Rodríguez se abalanzara sobre su pareja con un cuchillo casero y se lo clavara en el cuello. Pero Camacho Villalobo no sintió nada. Siguió la discusión y le aseguró que la había engañado con muchas otras mujeres. La mujer lo hirió entonces nuevamente en el brazo.

Mientras todo pasaba, el hijo menor de Martínez Rodríguez le pedía a gritos que no lo matara. Su hijo mayor y su cuñado intentaban detenerla, pero ella no se dejaba acorralar.

“Yo me voy a comprar el lío, te voy a matar”, le dijo al hombre, a quien le clavó el cuchillo en el pecho. Finalmente, Camacho Villalobo cayó y su hermano lo tomó en sus brazos. Entre él y el hijo mayor de Martínez Rodríguez lo llevaron a un Centro de Diagnóstico Integral (CDI) cercano, pero nunca les abrieron las puertas.

“Lo llevaban cargado, pero él estaba muy mal. La sangre se disparaba a chorros por todos lados”, contó un familiar de la víctima en la sede del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses de Caracas, conocido como morgue de Bello Monte.

Poco después, Camacho Villalobo murió en la calle sin poder ser asistido. Su hermano intentó contener la hemorragia y le dio respiración artificial varias veces, pero no aguantó. Ningún carro se atrevía a trasladarlo a otro centro de salud. 

En casa se quedó Martínez Rodríguez quien, según los parientes de la víctima, durmió sin limpiar la sangre de su pareja, que había quedado en el colchón de la habitación y en el suelo. La mañana del 30 de noviembre, funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) arribaron a la vivienda donde ocurrió el hecho y detuvieron a la mujer.  El caso lo lleva la Fiscalía 55º del Ministerio Público del Área Metropolitana de Caracas.

Camacho Villalobo se dedicaba a vender golosinas en la calle y también trabajaba como barrendero en el plan “Juntos todo es posible”, que depende del Gobierno del Distrito Capital.

De acuerdo con Monitor de Víctimas, en 2018 hubo dos casos en los que las víctimas de violencia de género fueron hombres. 

 

 

#MonitorDeVíctimas | “Resistencia a la autoridad” y el derecho a la vida: un recordatorio sobre la universalidad de los derechos humanos
El Gobierno venezolano justifica estas acciones bajo la figura de “muertes por resistencia a la autoridad” entre el cuerpo policial y un delincuente. Sin embargo, la evidencia registrada por Monitor de Víctimas muestra que el 73% de los homicidios en manos de las fuerzas del orden ocurren dentro de los hogares de las mismas víctimas.

Foto Carlos Ramírez | Monitor de Víctimas

¿Acaso existen vidas más humanas que otras? La Declaración Universal de los Derechos Humanos promulgada por las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 establece la cualidad universal de estos derechos. A nivel conceptual, parece haber un consenso global, pero a nivel práctico, todavía existen actores que promulgan que el derecho a la vida no es universal.

Un ejemplo claro han sido las políticas represivas que llevan a cabo las fuerzas de seguridad del Estado venezolano, también conocidas como políticas de mano dura, que implican que existen vidas que vale la pena proteger y otras que tienen que ser eliminadas. De acuerdo con Monitor de Víctimas, en el 2019 más de un tercio del total de las muertes violentas han sido responsabilidad de los organismos de seguridad. Siete de cada diez de estas muertes han sido responsabilidad de las FAES.

El Gobierno venezolano justifica estas acciones bajo la figura de “muertes por resistencia a la autoridad” entre el cuerpo policial y un delincuente. Sin embargo, la evidencia registrada por Monitor de Víctimas muestra que el 73% de los homicidios en manos de las fuerzas del orden ocurren dentro de los hogares de las mismas víctimas. La verdad sea dicha, es poco usual que un delincuente ponga en riesgo a sus familiares enfrentándose con armas a los organismos de seguridad.

La justificación del enfrentamiento para asesinar a otro está completamente en contra del derecho a la vida. Los activistas de Derechos Humanos en Venezuela nos tenemos que enfrentar a una tarea muy parecida a la que tuvo que lidiar la sociedad después de ver los horrores de la segunda guerra mundial: recordarle al mundo la universalidad de los Derechos Humanos. Esta es una deuda profunda que no solo tenemos con las personas que fueron injustamente asesinadas por fuerzas policiales y militares, sino con sus familiares también.

En el año 2018, desde Caracas Mi Convive publicamos un libro que recoge los testimonios de siete familiares de víctimas de las Operaciones de Liberación del Pueblo: Cuando Suben los de Negro. El título surgió de la forma como los familiares describieron a los funcionarios vestidos de negro y enmascarados que suben a las comunidades. Para estas siete familias, la prioridad es que se aclare que sus hijos y hermanos no eran delincuentes. El llanto, el dolor y el recuerdo giraban en torno a una lucha tanto interna como externa de probar que lo que dice el Estado es mentira, que la persona que habían matado no era un delincuente.

Enfrentarse a estas vivencias fue algo que me impactó profundamente. El añorar a alguien que ya no está suele ser una de las vivencias humanas más privadas. Sin embargo, en estas familias conseguí que el horror de las políticas de mano dura tienen la capacidad de penetrar hasta lo más profundo del ser humano, distorsionándolo con la sola intención de deshumanizar al otro.

Aunque hace 71 años, cuando fue promulgada la Declaración Universal de los Derechos Humanos se hizo énfasis en su cualidad inalienable, la verdad es que no siempre en nuestra historia los derechos humanos han sido concebidos iguales para todos. Nuestro presente tiene similitudes con los años previos de la declaración, donde parecía que existían seres humanos más humanos que otros. Durante la Segunda Guerra Mundial el filósofo alemán, Martin Heidegger, hablaba del judaísmo como una amenaza a la humanidad. Ya todos sabemos cómo culminó esa historia.

Tras los horrores de la guerra, cuando Albert Camus recibió el Premio Nobel de Literatura en 1957, propuso que la lucha debía ser la de la legitimidad, la de volver a darle importancia a las cosas que estos conflictos pretendieron destruir. En Venezuela, tenemos el deber de comenzar desde ahora la lucha por la legitimidad de la vida sobre el cuestionamiento de la “resistencia a la autoridad”.

#MonitorDeVíctimas | Lo mataron de seis disparos y su hijo de 10 años de edad quedó herido
Danny José García era comerciante y murió en el hospital Universitario de Caracas. Dejó tres hijos menores de edad

@SandraGuerrero1 / Fotografias Carlos Ramírez

La noche del pasado miércoles, cuando en diferentes zonas de Caracas celebraban el día de santa Bárbara, Danny José García salió de su vivienda en La Vega, municipio Libertador, para dirigirse al sector Santa Eduvigis de El Cementerio y frente a una cancha deportiva se encontró con su hijo, de 10 años de edad.

Se disponía a entregarle al niño una cantidad de dinero para sus gastos de este mes cuando desde un auto en marcha, le dispararon en numerosas oportunidades.

Seis de los proyectiles alcanzaron a García mientras su hijo resultó herido en las piernas por las esquirlas de las balas que se fraccionaron. El pequeño está recluido en un centro de salud,

García, de 35 años de edad, era comerciante, vendía todo tipo de mercancía, menos alimentos, murió en el Hospital Universitario de Caracas. Dejó tres hijos, de 16, 10 y 9 años de edad.

Ahora la policía científica investiga el móvil del homicidio e investiga para identificar a los autores de este hecho.

#MonitorDeVíctimas | Decapitaron un hombre en la puerta de su casa
Estuvo preso dos años en la Penitenciaría General de Venezuela en San Juan de los Morros, estado Guárico

Francisco Zambrano @franzambranor / Fotografias Carlos Ramírez

Como Damián Sailin Zambrano Calzadilla fue identificado un hombre que fue decapitado la noche de este 2 de diciembre en el sector Metropolitana 1 del kilómetro 2 de la carretera Panamericana.

El cuerpo de Zambrano Calzadilla, de 29 años de edad, fue encontrado cerca de su residencia de acuerdo con lo dicho por su esposa, María Medina.

Medina dijo que desconoce por qué asesinaron de esa forma a su marido.

Según Medina, Zambrano Calzadilla era ayudante de albañilería, tenía cuatro hijos y estuvo preso dos años en la Penitenciaría General de Venezuela en San Juan de los Morros, estado Guárico.

De acuerdo con fuentes policiales, Zambrano Calzadilla pertenecía a la banda de “hueco loco”.

#MonitorDeVíctimas | Asesinaron a joven por una deuda de 10 dólares en Carapita
Kelvin Pérez, de 21 años, recibió cuatro impactos de bala en el sector Primero de Mayo. A sus familiares les dijeron que presuntamente discutió con un hombre a quien le debía dinero. En otro hecho, una mujer mató a su pareja, Marcos Camacho, en una discusión por celos. 
 

Por una supuesta deuda de 10 dólares le dieron cuatro tiros a Kelvin José Pérez Benítez. A su familia le dijeron que el joven discutió con el hombre a quien le debía ese dinero a las 4:00 p. m. del sábado 30 de noviembre. 

La víctima, de 21 años, tenía tres meses viviendo en el sector Primero de Mayo, de Carapita, por eso sus familiares no conocen muchos detalles. Trabajaba en una fábrica de zapatos.
A Kelvin lo llevaron al hospital Pérez Carreño, donde murió a las 11:30 p. m. luego de una intervención quirúrgica. Le robaron todas sus pertenencias. Sus parientes pidieron que se investigue el homicidio, pues era un muchacho sano.

Hombre fue apuñalado en discusión por celos

Durante una discusión por mujeres Marcos Yordano Camacho Villalobos, de 35 años, fue apuñalado por su pareja dentro de su casa, ubicada en los edificios de Misión Vivienda de La Rinconada, a las 2:00 a. m. del sábado 30 de noviembre.

Según los familiares, la pareja ingería bebidas alcohólicas cuando comenzaron a hablar de las aventuras que él había tenido. En la conversación la mujer lo agredió con un cuchillo que tenía en las manos.
En el apartamento estaban dos hijos de la mujer, de 17 y 9 años, y un hermano de la víctima, un joven de 16 años. El más pequeño trató de intervenir, pidiéndole a su mamá que no lo matara.

Los adolescentes llevaron a Marcos a un Centro Diagnóstico Integral (CDI) de la zona, pero no les abrieron la puerta. Nadie les prestó ayuda para trasladar a la víctima a un hospital y falleció.

Mientras esto ocurría, la mujer se acostó a dormir encima de las sábanas llenas de sangre y al despertar, la mañana del domingo, se lavó la cara manchada. Una comisión del Cicpc la detuvo, pero alegó que no se acordaba de nada.

Mataron a joven que celebraba su cumpleaños

El viernes 29 de noviembre César Antonio Acosta celebraba sus 20 años de edad en el sector El Cerrito de Mesuca, en Petare. Ese mismo día lo asesinaron de un tiro en la cabeza.

Su papá recordó que la última vez que habló con él, a las 9:00 p. m., le pidió que no regresara tarde a la casa. Sin embargo, él se quedó con sus amigos. 
Ya la mañana del sábado 30 de noviembre sus familiares se enteraron de que al joven lo habían asesinado; no tenía sus documentos. El cadáver fue levantado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) a las 11:00 a. m.

El joven dejó huérfano a un hijo. Vendía comida preparada en Petare. 

#MonitorDeVíctimas | Denuncian que FAES mató a hombre que salió hace siete meses de Tocorón
El pasado 20 de noviembre Johandrys Cardozo se dirigía al restaurante de sushi donde trabajaba y recibió un disparo, presuntamente, por parte de efectivos del cuerpo policial

@Daigalaviz / Fotografias Carlos Ramírez

Familiares de Johandrys Cardozo cuentan que el pasado miércoles 20 de noviembre éste fue localizado con un disparo en el pecho en el sector El Estanque, de la parroquia Coche, municipio Libertador. Los deudos, que este 26 de noviembre retiraron el cuerpo de la sede de la medicatura forense de Bello Monte, indican que presuntamente habría sido herido por funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), el grupo táctico de la Policía Nacional Bolivariana.

Cardozo, de 26 años de edad, tenía siete meses de haber salido en libertad. Pasó seis años en el Centro Penitenciario de Aragua, conocido como la cárcel de Tocorón, por estar involucrado en un homicidio. Desde que le fue concedida la libertad plena empezó a trabajar en un restaurante de sushi.

El miércoles 20 de noviembre salió al mediodía a trabajar y horas después sus familiares, quienes pidieron la omisión de su identidad, recibieron la noticia de que había sido herido mortalmente en la vía principal de El Estanque, presuntamente por funcionarios de las FAES.

La víctima fue trasladada por conocidos al hospital Miguel Pérez Carreño, en La Yaguara, pero ingresó sin signos vitales. Deja dos hijos de nueve y siete años de edad. Estaba haciendo las diligencias para ingresar a laborar en Supra-Caracas, la empresa recolectora de basura en la Gran Caracas.

Respecto a este caso se conoció de fuentes policiales, que en ese operativo de las FAES en el sector El Estanque murieron otros dos ciudadanos: Jhon Jairo López Toro y un hombre que no ha sido identificado. Los efectivos alegan que las víctimas formaban parte de la banda del «Loco Leo».