Tumeremo archivos - Página 2 de 16 - Runrun

Tumeremo

BBC: En Santa Elena de Uairén mandan los

gasolina

El cliente muestra el pulgar hacia abajo dentro de su auto. A un lado de la carretera, el vendedor asiente y extiende el dedo índice hacia arriba.

Con dos simples gestos de mano se pone en marcha en Santa Elena de Uairén, junto a la frontera con Brasil, un negocio ilegal pero muy lucrativo, especialmente atractivo ahora en la Venezuela de la crisis.

El pulgar sirve para preguntar si la persona en el arcén vende gasolina. El índice indica el precio. Uno. Un real brasileño, poco más de 1.000 bolívares venezolanos al cambio.

La rentabilidad de ese gesto es enorme porque en Venezuela, uno de los grandes países petroleros, la gasolina está subsidiada por el gobierno y por ello es prácticamente gratuita para el usuario.

El litro de la de menor calidad se compra en la gasolinera a 1 bolívar. Y en Santa Elena se revende ilegalmente en la calle a 1.000 o más al conductor con matrícula brasileña.

En la ciudad brasileña más próxima, Boa Vista, a unos 200 kilómetros de la frontera, ese mismo conductor la encuentra a casi 4 reales. En Santa Elena, a uno.

“Tenemos la gasolina más económica del mundo y al lado tenemos un país con la tercera gasolina más cara del mundo. Lógicamente es un atractivo para aquellas personas que quieren vivir de una manera fácil”, admite a BBC Mundo Manuel de Jesús Valles, alcalde del municipio de Gran Sabana, cuya principal población es Santa Elena.

A esas personas, los revendedores o contrabandistas, se los conoce en la localidad como “talibanes”.

“En Santa Elena, o te dedicas al turismo o al contrabando de gasolina. Mucha gente no busca trabajo normal, porque el contrabando es mucho mejor”, me dice un empleado del sector turístico, la principal actividad (legal) de la ciudad de 33.000 habitantes.

Refugio hippie

Luego veremos en detalle por qué. Pero primero, hablemos de Santa Elena de Uairén.

Es una parada casi obligada para los turistas que recorren la Gran Sabana, suben al monte Roraima y visitan el Parque Nacional de Canaima, una de las joyas naturales de Venezuela.

Fue un refugio hippie, un oasis de tranquilidad escondido, la última población antes de cruzar la frontera con Brasil.

Pero en los últimos años eso cambió por la gente que llega atraída por la promesa de la gasolina.

Y es que Santa Elena es un enclave próspero y por ello contradictorio en la Venezuela actual. No existe la escasez de alimentos y de productos básicos que caracteriza actualmente al país en crisis. No hay filas ni precios regulados.

Eso se debe a que está muy cerca de la frontera con Brasil (apenas a 10 minutos en auto), lo que permite la fácil llegada de mercancía, aunque sea cara.

Y el otro factor es que hay dinero. Mucho en comparación con la mayor parte de Venezuela gracias, sobre todo, a la proximidad de las minas de oro de la zona.

Esos yacimientos generan actividad económica junto al turismo y el comercio. Pero el negocio de mayor beneficio con menor esfuerzo es el contrabando de gasolina.

A favor de los “talibanes” está el escaso número de bombas de la zona.

Desde Tumeremo, epicentro minero, hasta Santa Elena hay 378 kilómetros, más de 5 horas en auto por la solitaria y bella Gran Sabana. Entre ambos puntos, una sola gasolinera.

Por ello, cuando paso en auto por los pequeños municipios de El Dorado y Las Claritas camino de Santa Elena veo junto al asfalto varios puestos que venden botellas de 1,5 litros del refresco de naranja Hit. En realidad están rellenas de gasolina.

Es una solución si el auto se queda sin combustible o si no se quiere esperar horas en las colas.

El número blanco en el cristal

Quien ya está acostumbrado a esperar es Alejandro, que con sus más de 50 años se instaló hace poco en Santa Elena. Se mudó desde Maturín, a 750 kilómetros, en busca de un trabajo. Y lo encontró. Me dice que se gana la vida con traslados hacia la frontera con Brasil. Pero también tiene ingresos extra.

Son las 7:30 de la mañana y está en la fila para poder repostar en una de las dos bombas de Santa Elena.

Espera de pie frente a su vehículo, esta camioneta en la que luce un número en blanco. Fue pintado en el cristal por un empleado de la petrolera estatal PDVSA, dueña de la gasolinera.

Alejandro es el 55. Hay 54 por delante y al menos otros tantos por detrás en una fila cuyo final no veo.

“Vengo a las 8:00 de la noche, duermo y me traigo comida”, me cuenta. Lleva ya 12 horas y espera poder repostar al mediodía.

“Todo es una mafia. Hay muchos carros que son mulas. Vienen todos los días. El Silverado tiene dos depósitos de 140 litros”, explica sobre un potente modelo de la marca Chevrolet muy visto en la zona.

Los límites de litros impuestos por las autoridades son fáciles de burlar, me dice.

El depósito de la camioneta de Alejandro tiene capacidad para 60 litros. Parte del combustible será luego extraído para la reventa.

“Yo uso un motor eléctrico para sacarla. Yo no la chupo, que es malo para la salud y los dientes”, me dice.

A su lado, otro compañero de fila se ríe de lo mal que sabe la gasolina. En 10 minutos dice que es capaz de aspirar 20 litros. La manguera es, sin embargo, el método más extendido.

gasolina2

Gasolineras bajo producción

A las 8:00 se abren las gasolineras de Santa Elena, custodiadas por hombres armados con uniforme verde olivo de la Guardia Nacional.

Una de las estaciones está en un cruce de caminos, una rotonda en la que convergen varias vías.

A esa hora, en un lado esperan las motocicletas; en otro, los turistas; en otro, las camionetas Toyota 4×4 que llevan a los caminantes al monte Roraima y que tienen prioridad; en otro está la fila más larga, la de los vehículos de los locales, en la que Alejandro ocupa el lugar 55.

Y con el número uno está Mari, que como mujer tiene lugar preferencial, lo que no impide que lleve ahí desde las 4:00 de la madrugada.

“Hay mucho negocio aquí con la gasolina”, me dice cuando le pregunto sobre el motivo de esas largas filas. No es un problema de escasez. “Hay gasolina, pero hay mucha gente”.

Cuatro días después vuelve a ser la número uno. No es taxista, pero Mari necesita repostar su auto muy a menudo. Admite que vende el litro a 1.100 bolívares. En unos minutos lo pagará a sólo 1 bolívar en el surtidor.

Control 

Las autoridades tratan de controlar el contrabando. Dependiendo de en qué número termine la matrícula, los habitantes tienen que repostar en una u otra de las dos bombas de Santa Elena. Y deben tomar un día de “descanso”, es decir, pueden ir tres veces de lunes a sábado. Pero los domingos hay vía libre para todos.

Hay una tercera gasolinera en Santa Elena, pegada a la frontera. Vende combustible a precio internacional, solo en reales brasileños, a 1,5 reales el litro (más de 1.500 bolívares). Pasé varias veces y estaba vacía o cerrada.

En teoría, los vehículos de 4 cilindros no pueden llenar en Santa Elena más de 30 litros en cada paso por los surtidores. 60 es el límite para los de mayor cilindrada.

Los controles, sin embargo, son fácilmente superables.

“Lógicamente hay personas que violan esto y venden gasolina hacia el hermano país”, afirma el alcalde del municipio Gran Sabana, Manuel de Jesús Valles.

El negocio supone a veces sobornar a empleados de la bomba o a guardias, llenar bidones extra y modificar depósitos, según me cuentan algunos de los llamados “talibanes”.

Los riesgos

El contrabando de gasolina es un problema para la población que no se dedica a ello. Y no sólo por las horas de fila.

“Soy una ciudadana más a quien le afecta todo este triste panorama”, me dice una vecina que prefiere no dar su nombre

“Las horas de espera, la sociedad corrompida y desesperanzada, los vapores que entran por las ventanas de nuestra casa, el riesgo de vivir entre casas llenas de bidones y tambores de 200 litros rellenos de combustible”, enumera, apenada y preocupada.

“El almacenamiento de sustancias peligrosas está penado por la ley. Ciertamente eso ocurre en gran parte de nuestra población, pero con todas las políticas que estamos implementando ya la pasada semana hemos hecho incautaciones de 4.000 litros de combustible”, afirma el alcalde De Jesús Valles.

Yo estuve en Santa Elena la semana del 20 de febrero. Desde hace dos semanas, me dice el alcalde, están impidiendo que se formen filas en las gasolineras antes de las 6:00 de la mañana. Para evitarlo remolcan vehículos como el de Mari y Alejandro que pernoctan allí.

“No podemos dejar que la gente venga a delinquir a nuestra población”, afirma contundente el alcalde De Jesús Valles.

BBCGasoilVzla1-20170324

Cada color, un sector 

Pero el negocio, sus beneficios y sus riesgos están ahí, aparentes.

Cuando el conductor con dinero busca gasolina sin esperas, es momento de hacer el gesto con el dedo pulgar o simplemente de preguntar.

En una esquina de la ciudad me dicen que hable con cualquiera de los hombres de camisa amarilla. Por colores los “talibanes” se reparten las zonas en las que se cambian reales por bolívares y viceversa, y en las que se revende gasolina.

Me contaron que a veces te meten en casas de tapias altas, detrás de las cuales llenan el depósito.

Fredy, de camisa amarilla, es menos discreto. Se monta en nuestro auto y nos lleva a una zona residencial algo apartada, pero sin muros. Entra a la casa y regresa al poco tiempo con un bidón y una manguera para llenar el tanque.

Renunciamos por el elevado precio de 1.500 bolívares el litro que nos pide. Acepta moneda venezolana, pero el costo de completar el depósito nos dejaría sin billetes.

Repostamos finalmente a 144 kilómetros, en Los Rápidos de Kamoirán, la primera bomba de la zona tras salir de Santa Elena. No hay más posibilidades, por lo que esperamos dos horas a que el camión de PDVSA introduzca el combustible en los surtidores.

Un depósito lleno con 35 litros de la mejor gasolina nos cuesta 210 bolívares, apenas US$0,07 en el cambio en el mercado paralelo, el más usado en las transacciones.

Ese bajo precio de venta hace que el contrabando genere un gran beneficio. Y de ello se aprovechan muchos en Santa Elena de Uairén, cuya vida gira, sobre todo, en torno a dos gasolineras.

 

Grupos armados cerraron comercios y apagaron dos radios en Tumeremo en retaliación a operativos policiales

tumeremocron_170316

 

Los grupos armados vinculados a la explotación del oro colocan, nuevamente, en vilo a los habitantes de la capital del municipio Sifontes, al sur del estado Bolívar. Una balacera que se escuchó en varios sectores de la población causó pánico y este sábado el comercio no abrió sus puertas debido a la intimidación de las bandas delictivas sin que mediara ninguna autoridad.

Varias personas se dieron cita en una de las viviendas ubicadas en el sector La Caratica, en Tumeremo, municipio Sifontes, al sur del estado Bolívar. En la casa había un velorio. La fallecida era Yolianis Beatriz Vargas, de 21 años.

Su cuerpo había sido localizado por transeúntes el jueves en una zona boscosa del kilómetro 35, en la Troncal 10 vía a El Dorado. Tenía dos tiros en la cabeza y 4 horas de fallecida.

No se sabe de dónde vino el rumor, o por qué motivo les dijeron a varios delincuentes que estaban en el velorio que iban por ellos un grupo de funcionarios de seguridad en el marco de la Operación de Liberación Humanitaria y Protección de Pueblo (OLHP).

La acción de los sospechosos fue empezar a disparar durante varios minutos. “Yo vivo en la entrada de Tumeremo y hasta aquí se escuchaba la ráfaga de tiros”, comentó a Correo del Caroní una de las residentes.

El incidente ocurrió la madrugada de este sábado. La mayoría ya estaba durmiendo cuando las detonaciones resonaron por doquier. La versión oficial refiere que durante el patrullaje de unas comisiones mixtas por la avenida principal del sector avistaron a un grupo de sujetos intercambiando objetos y armas de fuego.

Estos al percatarse de la presencia policial abrieron fuego contra los efectivos. Varios de los malhechores huyeron, entre ellos uno apodado el Gordo, pero según fuentes extraoficiales habrían apresado  a cuatro de los sospechosos.

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Subdelegación Tumeremo, incautaron en el sitio varias municiones 9 milímetros.

Los aprehendidos pertenecen a la banda el Tren de Dios y fueron identificados como: Ángel Felipe Salina Vargas, alías el Caracas, de 34 años, Luis Enrique Rodríguez Maita, apodado el Luisito, de 26 años, y Luis Anderson Pinto Rodríguez, alías el Pistolero, de 22 años.

Junto a ellos tres también detuvieron a Yorfred Alexander Ortega Delgado, de 19 años, este último solicitado por el Juzgado Segundo de Control del estado Aragua desde el 11 de mayo del 2016. El caso fue notificado a la fiscal quinta del Ministerio Público.

 

Toque de queda

Según lo expresado por habitantes de la población minera, tras lo sucedido en las calles no hubo ni funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Ejército Bolivariano de Venezuela, ni de la Policía del estado Bolívar (PEB) y mucho menos del Cicpc.

El equipo reporteril intentó contactar al jefe del Centro de Coordinación Policial Sifontes, así como al efectivo de la estadal que estuviera de guardia, pero las llamadas no fueron contestadas.

El incidente fue confirmado por una fuente del Cicpc, la cual no ofreció mayores detalles sobre lo sucedido.

Los ciudadanos comentaron que la mayoría de los negocios no abrieron en la tarde de este sábado debido a que los integrantes de la banda liderada por el Gordo impusieron el cierre aplicando así un toque de queda.

Bandas armadas 

El apodo de el Gordo, no es nuevo, durante la masacre de Tumeremo, ocurrida hace un año ese alias tomó fuerza, debido a que fuentes policiales aseguraban que las muertes de las 17 personas en la mina Atenas se debía a una disputa minera entre él y Jamilton Andrés Suárez Ulloa, conocido como el Topo.

Junto a el Gordo el segundo al mando era Jean Carlos Bartoli, alias el Potro, de 22 años, quien fue abatido el año pasado tras enfrentarse a la brigada motorizada de la comisaría del CCP Sifontes cuando estos patrullaban avistaron una camioneta en actitud sospechosa; comenzando una persecución que culminó en la vía al Fuerte Tarabay.

Vea la nota completa en Correo del Caroní

Gobierno olvidó las promesas que hizo a familiares de fallecidos en masacre de Tumeremo

familiares-1

“Me encerré seis meses, me tiré al olvido por tanto dolor… Hasta que yo misma me di cuenta que tenía que volver a salir adelante, por mis nietos que quedaron sin padre”.

Anaís Montilla rompió el silencio del duelo que le dejó la “masacre de Tumeremo”, suceso que este 4 de marzo cumple un año de haber manchado de sangre (una vez más) al sur del estado Bolívar. Sus tres hijos, Néstor (30), José Armando (27) y José Ángel (26) Ruíz Montilla, murieron en la matanza que contabilizó 17 cadáveres, tras un enfrentamiento por el control de la mina El Miamo.

Recuerda la incertidumbre de esos días de marzo, en los que pedían a gritos que aparecieran sus familiares desaparecidos en el suceso y que el gobernador Francisco Rangel Gómez daba por falso. Protestaron durante tres días seguidos hasta que el Gobierno nacional decidió investigar. “En ese momento había demasiado dolor, demasiada rabia, yo no podía hablar con nadie. No podía más”.

La Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, anunció el hallazgo de los cadáveres el 14 de marzo, y ya para el 16 los cuerpos habían sido entregados a las familias. La masacre fue confirmada.

Todo Tumeremo conoce a Montilla, una mujer de 53 años con temple de hierro que se ha levantado de la depresión para continuar con su vida y mantener contacto con las 10 familias que perdieron a un ser querido en esa matanza, hecho que el Gobierno no ha sabido reivindicar.

Tras entregar a los fallecidos, la Defensoría del Pueblo, Gobernación de Bolívar y Ministerio Público prometieron casa, comida, protección, educación y asistencia médica… Pero a un año de la tragedia, ninguna ayuda social del Estado se hizo realidad para las madres, esposas e hijos de los fallecidos.

“Me reuní con (Francisco) Rangel Gómez personalmente y nos prometió 10 casas, una para cada familia. Nos prometió la bolsa de comida semanal… Pero yo no he visto nada”, denunció Montilla, quien accedió a declarar a El Pitazo en un café discreto de Tumeremo, “donde no nos vea mucha gente, porque ahorita uno no sabe quién está oyendo”.

Mientras el Instituto de Viviendas, Obras y Servicios (Inviobras) del estado Bolívar, reporta que la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) construyó 21.576 viviendas en 2016; en Tumeremo ni siquiera se seleccionó el terreno para las casas que se ofrecieron para que estas personas dejaran de protestar.

La bolsa de comida semanal tampoco llegó. Durante 2016 solo recibieron una, alrededor de la fecha de la masacre. La segunda bolsa llegó un año después, este febrero… bolsas que no suficientes para ninguna de los cuatro deudos entrevistados para este trabajo.

 

montilla-1

Tras la masacre, el miedo reina en el municipio Sifontes, tanto que ni el alcalde, Carlos Chancellor, quiere referirse sobre el tema. Pero Montilla sí. Quiere recordarle al país que el terrible suceso no murió cuando la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) mató a Jamilton Andrés Ulloa Suárez, alias El Topo, líder de la banda criminal que efectuó la masacre.

Montilla tiene 18 nietos en total. Tuvo que comenzar a “pasar trabajo e  irme pa’ las minas como cocinera”, hacia los lados de El Dorado y el Kilómetro 88, para ayudar a las dos nueras y los niños que viven con ella. “En mi casa, un mercado de 200.000 ó 300.000 bolívares no da sino para tres días”.

Para el momento de la masacre, cuando todo el pueblo exigía en las calles que aparecieran los fallecidos, ella también se reunió con el defensor del Pueblo, Tarek William Saab, quien les prometió asistencia médica para todos los niños que quedaron huérfanos.

“Yo le llevé todos los informes y documentos de mi nieto, que es autista, porque nosotros lo atendemos es en Puerto Ordaz, pero no vimos respuesta. Con todos hablé y nos engañaron. Se olvidaron de todo (…) yo perdí mis tres hijos en un solo momento, ¿Sabes qué es no tener a quién pedirle nada, más nunca?”, dijo la mujer que no tiene más lágrimas para llorar a su descendencia.

“Nos engañaron y bien engañados, sin derecho a reclamo, porque ¿A quién más le vamos a reclamar nosotros? ¿A ellos mismos para que nos sigan mintiendo?”, dijo Anaís Montilla, expresando desconfianza con cualquier funcionario del Gobierno actual.

Puede continuar leyendo a Oriana Faoro en El Pitazo

 

Solo cuatro supermercados trabajan en Tumeremo tras saqueos de diciembre

COMERCIAL

 

Los saqueos a comercios en el sur del estado Bolívar, a finales de 2016, pusieron a prueba la deteriorada distribución de alimentos en las zonas más alejadas del país. El resultado fue adverso, pues a la par del precario suministro de alimentos nacionales, la mayoría de los negocios violentados permanecen cerrados.

En Tumeremo, municipio Sifontes, se contabilizaron 34 comercios saqueados en diciembre de 2016, tras el fin del plazo para canjear los billetes de máxima denominación en el país. En el eje sur, es la última localidad de las tres poblaciones con comercios saqueados. Le anteceden Guasipati, municipio Roscio; y El Callao, municipio homónimo, ambas con registros violentos al cierre del año pasado.

El presidente de la Cámara de Comercio del municipio Sifontes, Erick Leiva, informó -vía telefónica- que la mayoría de los establecimientos afectados en Tumeremo siguen cerrados; “no tenemos información de que les hayan dado créditos, algunos han abierto con patrimonio propio y algunos esperan abrir para mediados de marzo”.

Actualmente cuentan con cuatro supermercados abiertos para una población de más de 30 mil personas, según los cálculos poblaciones del Instituto Nacional de Estadísticas para 2011, y poblados cercanos. Leiva sostiene que el abastecimiento es poco y la mercancía que se consigue, costosa, pues la traen de la localidad de Las Claritas, en el mismo municipio, pero a dos horas de distancia.

“En Las Claritas la comida es más cara y se encarece por el transporte y la falta de efectivo. En algunos lugares cobran 20% para dar efectivo”, dijo, considerando que en la zona minera en la que se surten de alimentos la mayoría de las transacciones son en papel moneda.
Leiva resaltó que, además del bajo abastecimiento de alimentos, la dinámica económica ha me“La Cámara de Comercio está haciendo gestiones para traer alimentos más económicos para la población, enlazando con el equipo político del PSUV y la oposición, porque con este problema se han extinguido las diferencias políticas”, añadió el dirigente empresarial. “La gente ha tenido que readaptarse”, agregó.

Vea la nota completa en Correo del Caroní 

Redacción Runrun.es Dic 28, 2016 | Actualizado hace 3 años
VIDEO Esto fue noticia en 2016

 

Desde la instalación de la nueva Asamblea Nacional con mayoría opositora hasta la declaración de culpabilidad en Estados Unidos de los sobrinos de la primera dama Cilia Flores, pasando por los Panamá Papers y las masacres de Tumeremo y Barlovento, este año estuvo plagado de informaciones, reportajes e investigaciones que Runrunes desarrolló con la parcialidad y el profesionalismo que le caracteriza.

 

Ilustración: Juan Carlos Hernández

Animación: Abrahan Moncada⁠⁠

 

Redacción Runrun.es Dic 26, 2016 | Actualizado hace 3 años
Lo más visto de 2016 en Runrunes

 

El 2016 terminó. Por ello echamos para atrás y te presentamos la lista de las notas y temas más leídos por los Runruneros.

Según nuestros lectores, el año estuvo marcado por la muerte de tres criminales: “El Picure”, líder de las bandas delictivas que azotan los llanos centrales venezolanos; “El Conejo”, “pran” de la cárcel de San Antonio, Nueva Esparta; y “El Topo”, cabecilla de las organizaciones que controlaban los campamentos mineros al sur del estado Bolívar.

Otro tema que marcó 2016 y robó titulares durante todo el año fue el juicio a los sobrinos de la primera dama Cilia Flores, Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas. A un año de su detención y después de 5 horas de deliberación, el jurado de una corte de Nueva York los declaró culpables por conspirar para enviar cocaína a Estados Unidos.

El año no estaría completo sin también un poco de humor, escándalos de altos funcionarios y testimonios de quienes deciden emigrar.

Que el 2017 no comience sin tú también haberte enterado de lo más visto en Runrun.es

runrunes-footer

[divide icon=”circle” color=”#2506ad”]

loleidorr2016-10

El peligro de que a nadie le importe cómo murió El Picure

Comenzando por la posición 10, está el trabajo de Lorena Meléndez donde toca el tema de cómo después de días de la muerte de José Antonio Tovar Colina, alias “El Picure”, uno de los criminales más buscados del país, todavía había muchos detalles por aclarar, lo que ayuda a la impunidad, y analiza el comportamiento de las autoridades y ciudadanía en general ante el tratamiento de la muerte de este tipo de personas.

[divide icon=”circle” color=”#2506ad”]

loleidorr2016-9

Pran “El Conejo” tenía su reina de corazón rojo que lo protegía en el Gobierno

Esta nota también habla de otro líder criminal, pero en esta oportunidad, de Teófilo Rodríguez Cazorla, alias “El Conejo”, quien a pesar de estar en libertad al momento de su muerte, era considerado el pran de la cárcel de San Antonio, en la isla de Margarita. El trabajo detalla cómo fue acumulando poder y privilegios durante su reclusión, como era él quien controlaba y daba las órdenes, todo bajo la mirada complaciente de las autoridades, entre ellas Ministerio para el Servicio Penitenciario.

[divide icon=”circle” color=”#2506ad”]

loleidorr2016-8

El Topo: la leyenda de un pran que se hizo realidad con la masacre de Tumeremo

Después de la masacre de Tumeremo, en el estado Bolívar, donde desaparecieron al menos 21 mineros, el nombre de Jamilton Andrés Ulloa Suárez, alias “El Topo”, empezó a sonar en todo el país. En el texto, Germán Dam Vargas detalla cómo “El Topo” no era desconocido en las poblaciones mineras del sur del estado Bolívar, cómo logró su ascenso al poder y al hombre detrás del mito que se empezó a formar en el 2009, cuando tomó el liderazgo de la banda. Este perfil fue parte de la cobertura que quedó entre los tres finalistas del premio Gabriel García Márquez 2016.

[divide icon=”circle” color=”#2506ad”]

loleidorr2016-7

Infografía | ¿Quiénes quedaron salpicados por el caso de los sobrinos Flores?

Desde el momento de la captura, pasando por los interrogatorios, hasta llegar al juicio y veredicto, muchos nombres salieron del caso por narcotráfico en contra de los sobrinos de la primera dama Cilia Flores, Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas. En este trabajo, se detallan los nombres de funcionarios, polícias, políticos y otros personajes, que estarían relacionados y habrían ayudado a Campos Flores y Flores de Freitas.

[divide icon=”circle” color=”#2506ad”]

loleidorr2016-6

Venezolanos fuera de casa: La costosa aventura de vivir en Panamá

Panamá es sin duda un país que pasa por la mente de los venezolanos que deciden o quieren emigrar. Este trabajo pasa por el testimonios de aquellos que decidieron dejar todo atrás y no todo ha sido color de rosa. Incluso, presenta una infografía con los costos de la vida en Panamá. Desde la comida, pasando por servicios y vivienda.

[divide icon=”circle” color=”#2506ad”]

loleidorr2016-5

Las aventuras de Jimena Araya: Una “Rosita” de jardines peligrosos

En esta oportunidad, el trabajo pasa por casos un tanto turbulentos, la mayoría de las veces, asociados a hechos delictivos, en los que ha sido involucrada Jimena Araya, conocida popularmente como “Rosita”. Entre los hechos están la fuga de Héctor Guerrero Flores, alias “el Niño Guerrero”; el asesinato de Luidig Ochoa, apodado “Cara e’ muerto”; y su militancia en el partido Podemos.

[divide icon=”circle” color=”#2506ad”]

loleidorr2016-4

FOTOS Y TESTIMONIOS DE SOBREVIVIENTES: Este fue el sitio donde ocurrió la masacre de Tumeremo

En esta nota, Lorena Meléndez relata, con fotos, videos y testimonios, cómo Runrunes llegó hasta el lugar donde ocurrió la masacre de Tumeremo, en el estado Bolívar, donde aún quedaban rastros de sangre, ropa de las víctimas y conchas de proyectiles. Esta también fue parte de la cobertura que quedó entre los finalistas del premio Gabriel García Márquez 2016.

[divide icon=”circle” color=”#2506ad”]

loleidorr2016-3

¿Por qué las declaraciones de los Flores sí conectan al Gobierno con narcotráfico y corrupción?

Llegando ya al final del conteo, vuelven a salir los sobrinos Flores y en este caso, el escrito detalla cómo las declaraciones y pruebas reveladas por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York en el proceso que se le siguió a los sobrinos de la primera dama, Cilia Flores, sí confirman una serie de señalamientos y denuncias que vinculan a funcionarios del gobierno de Venezuela con tráfico de drogas. Entre las afirmaciones con las que trabaja el texto está la existencia de la ruta de la droga por Honduras, el enriquecimiento de la familia presidencial y la posible venta de droga para financiar campaña electoral.

[divide icon=”circle” color=”#2506ad”]

loleidorr2016-2

[Humor] La reacción de Adolfo Hitler sobre la nueva Asamblea Nacional

Como no podía terminar el año sin humor y Runrun.es sacó en video la reacción de nada más y nada menos que el führer Adolf Hitler ante la juramentación de la Asamblea Nacional de mayoría opositora el pasado 5 de enero.

[divide icon=”circle” color=”#2506ad”]

loleidorr2016-1

Los escándalos de Nelson Merentes

Llegamos al final del conteo y tiene como protagonista al presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes. Durante sus años en la administración pública, no se ha escapado de los escándalos y en esta oportunidad hacemos el recuento de los siete que marcaron los últimos años.

Dos muertos y más de 150 negocios fueron saqueados en Bolívar entre viernes y sábado

ciudadbolivar_saqcdc

La llegada de mil efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) desde el viernes al estado Bolívar para controlar los saqueos en los municipios del sur y en Ciudad Bolívar no evitó que se propagara el vandalismo.

El viernes ocurrieron en El Callao, Tumeremo y Guasipati; el sábado, en Ciudad Bolívar y en Santa Elena de Uairén. Funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) también han sido desplegados.

Más de 135 establecimientos comerciales fueron asaltados entre el viernes y el sábado.

Un grupo de personas irrumpió en el Mercal, en el sector La Sabanita, de Ciudad Bolívar, así como en comercios chinos en el sector El Perú, y negocios –entre ellos carnicerías y licorerías- de la avenida España.

Un grupo de personas ingresó con maquinarias al depósito de alimentos de Plumrose, en Ciudad Bolívar.

En Santa Elena de Uairén, los saqueos fueron reportados pasadas las 11:00 de la mañana, algunos de los establecimientos fueron: Tres Vírgenes y Hong Kong China.

A diferencia del viernes, este sábado hubo detenidos. Según el gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez, son 135. Organismos de seguridad especificaron que de estos: 28 fueron en Guasipati, municipio Roscio; y 23 en Santa Elena de Uairén, municipio Gran Sabana, fronterizo con Brasil.

Dos fallecidos y varios heridos

Más de 100 efectivos del Ejército, del Sebin, de la Policía Nacional Bolivariana y de la Policía del Estado Bolívar están desplegados.

El viernes fallecieron dos personas por los saqueos; el primero en El Callao; el otro en Tumeremo, municipio Sifontes.

El primer fallecido fue un adolescente de 14 años, Manuel Alejandro Guarayota. Recibió un tiro en la cabeza cuando entraba en un establecimiento a saquear, según datos de fuentes policiales.

La segunda víctima fatal, Melvin Rodríguez Bastidas, fue hallada en el sector Moriche 1, con varios tiros.

Más información: Correo del Caroní.

Gobernador de Bolívar anuncia medidas extraordinarias para frenar saqueos

rangel

Decenas de saqueos se registraron en pueblos mineros del sur de Bolívar como El Callao y Tumeremo, los alimentos que venían de la frontera con Brasil dejaron de pasar desde el miércoles, cientos de personas se congregaron a las afueras de los bancos en Ciudad Bolívar y San Félix para protestar por la falta de efectivo, otro centenar fue detenido en medio de los disturbios. Ante los sucesos, el gobernador de la entidad, Francisco Rangel Gómez, anunció una serie de medidas que pretenden calmar los ánimos caldeados de una población que se quedó sin billetes y sin poder hacer sus compras básicas.

El mandatario regional convocó a los comerciantes a recibir los billetes de 100 bolívares,  que fueron eliminados del cono monetario por orden presidencial hace apenas 6 días, y garantizó que estos llegarán a la sede del Banco Central de Venezuela en Caracas, uno de los dos lugares del país donde se pueden canjear.

También afirmó que se tomarían medidas especiales para permitir el paso de alimentos a través de la frontera con Brasil, cerrada desde hace días por decisión de Nicolás Maduro.

Rangel Gómez informó que entre el viernes y el sábado habían sido detenidas 135 personas por los disturbios en las distintas localidades del estado. Agregó que se desplegaron al menos 500 efectivos de la Guardia Nacional en estos lugares para restablecer el orden.