Oposición archivos - Runrun

Oposición

El chavismo en la AN propone pero no vota
Los diputados chavistas proponen modificaciones en el orden del día pero no votan en los acuerdos porque según ellos el Parlamento está en desacato
Los parlamentarios del Psuv se vieron obligados a participar en el minuto de silencio en honor a Fernando Albán

@saracosco

PUNTUALMENTE LA BANCADA CHAVISTA llegó al Palacio Federal Legislativo para la sesión de este martes con la idea de proponer – por tercera vez- el tema de los paramilitares y las fotos del presidente encargado y de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, con miembros del grupo Los Rastrojos.

Sin embargo, en el orden del día ya se contemplaba un proyecto de acuerdo sobre la presencia de estos grupos en el país, que según el diputado Franklyn Duarte (Copei-Táchira) era un tema “anhelado por la bancada del Psuv”.

Duarte, junto a otros diputados de la oposición – casi todos de los estados fronterizos con Colombia – denunciaron la presencia, reclutamiento y adoctrinamiento de grupos guerrilleros a jóvenes venezolanos. También sobre la “permisividad” que mantiene la Fuerza Armada Nacional Bolivariana con los paramilitares en Venezuela.

Pero el chavismo se concentró solamente en acusar a Juan Guaidó de tener vinculaciones “estrechas” con los paramilitares y Darío Vivas (Psuv-Vargas) agregó que el mismo diputado Duarte también mantiene esos nexos “y debería desvincularse”. 

Aunque la bancada del Psuv aseguró no temerle a ningún debate en ningún terreno, y aseguraron rechazar la presencia de grupos guerrilleros en el país, al momento de la votación – que fue de manera nominal a petición del presidente Guaidó- no alzaron su voz para aprobar o rechazar el proyecto de acuerdo. 

Esto porque, según lo explicó el exministro del Trabajo, Francisco Torrealba – que sigue asistiendo a las sesiones, a pesar de que la Junta Directiva calificó que perdió su investidura- la AN se encuentra en desacato, pero eso no los ha impedido de proponer modificaciones en el orden del día al comienzo de cada sesión. 

El chavismo regresó a la AN el día 30 de septiembre después de 2 años desincorporados de la actividad parlamentaria venezolana. Ahora, de vuelta en el hemiciclo, proponen pero no votan. Obligados a volver para evitar que Guaidó continúe en la presidencia, participan de un poder en el que dicen no creer. Como en un “efecto microondas parlamentario”, calientan pero no cocinan. 

Un desplante

Con un Hemiciclo de sesiones en silencio y con un ambiente melancólico, los diputados chavistas tuvieron que escuchar el testimonio de la familia de Fernando Albán, concejal de Primero Justicia, que cayó del piso 10  de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia, donde estaba custodiado por funcionarios policiales. Según el gobierno, se suicidó. 

Su hermana Luz Mariela Albán, expresó que tienen la certeza de que Albán no se suicidó, “a él lo asesinaron y no nos cansaremos de buscar justicia”. Hay dos funcionarios detenidos por este caso, aunque no fueron imputados por violación a los Derechos Humanos.

Para hacerle honor la diputada Adriana Pichardo (VP-Aragua) solicitó a la cámara un minuto de silencio, pero los diputados chavistas se mantuvieron sentados hasta que los mismos invitados al Parlamento empezaron a increparles y gritarles que se levantaran “por respeto”. 

Poco a poco los parlamentarios del Psuv se fueron levantando de sus curules y participaron en el minuto de silencio, aunque posteriormente el diputado Virgilio Ferrer (Representación Indígena-Zulia) solicitó un aplauso para Fernando Albán por ser un “héroe” y en ese momento la bancada chavista no participó. 

Durante todo el debate que dio cuenta de la situación de tortura, tratos crueles a presos políticos, solo participó un diputado del Psuv que fue Juan Marín (Guárico), quien expresó condolencias a la familia de Albán y aseguró que la tortura no es una política de Estado.

Igualmente dijo que los dos funcionarios implicados en el caso de Albán se encuentran privados de libertad y que hay un equipo representando a la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, en el país.

Sin embargo la diputada Delsa Solórzano (Encuentro Ciudadano-Miranda) le replicó que esos dos funcionarios del Sebin no fueron imputados por tortura o violación a los Derechos Humanos y tampoco están acusados los jefes que dieron la orden.

“Hablan de instancias internacionales y a los representantes de Bachelet no los dejan entrar a las cárceles para hablar con los presos políticos. Esa es la verdad”, ratificó Solórzano.

Francisco Torrealba informó que en las próximas horas habrá otras liberaciones de presos políticos
EL EXMINISTRO DEL TRABAJO y constituyentista, Francisco Torrealba informó que en las próximas horas de este martes, 8 de octubre, serán liberados otro grupo de presos políticos. 
 
Desde los jardines del Palacio Federal Legislativo, Torrealba no indicó cuántas personas serían liberadas, pero que ya han sido estudiados los casos por la llamada Comisión de la Verdad. 
 
“Hoy continúan las liberaciones de los casos que está estudiando la Comisión de la Verdad. La Mesa de Diálogo Político Nacional sigue avanzando”, agregó el dirigente del Psuv. 
 
Torrealba también dijo que hay “una buena cantidad” que en los próximos días tendrá el “pleno disfrute de sus derechos”, aunque en la mayoría de los casos serán liberados con medidas cautelares. 
 
El pasado 16 de septiembre, el régimen de Nicolás Maduro con un grupo de partidos minoritarios de oposición anunciaron un nuevo proceso de diálogo político en el que se comprometieron, entre otras cosas, a la liberación de presos políticos. 
 
Igualmente, durante esa semana los dirigentes de los partidos políticos de oposición indicaron que serían liberados al menos 58 presos políticos. 
 
Hasta los momentos han liberado al primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, a su chofer y sus tres escoltas.  
 
Edgar Zambrano y sus empleados fueron detenidos el pasado 8 de mayo. A Zambrano lo liberaron el pasado 17 de septiembre bajo medidas cautelares con presentaciones periódicas ante el Juzgado cada 30 días y prohibición de salida del país. 
 
El chofer y los escoltas del parlamentario fueron liberados anoche, luego de que Tarek William Saab anunciara en rueda de prensa que cuatro presos políticos serían liberados. Los trabajadores también deberán presentarse cada 30 días y tienen prohibición de salida del país. 
 
Ruptura o Colaboracionismo, por Víctor Maldonado C.

NO SE PUEDEN SERVIR a dos señores a la vez. La vieja frase del evangelio bien podría aplicarse a una forma de hacer política que se ha incubado entre nosotros como una de las variadas formas del mal que no nos deja avanzar. Me refiero esta vez a los que quieren combatir al régimen amigándose con el régimen. Los que dicen que lo están venciendo mientras están negociando con ellos las viejas formas por las cuales el régimen se ha quedado con el poder mientras demuele a todos sus supuestos adversarios hasta hacerlos bagazo inservible. Esta vez no va a ser diferente y los que hoy todavía tienen algo de imagen y confianza ciudadana, muy pronto serán desahuciados como parte de lo que nadie quiere al frente del país.

Hay una pertinaz ceguera en esa forma de hacer política llena de indefiniciones y espacios de incertidumbre. No puede ser casual que así haya sido una y otra vez. Hay un diseño que se impone por defecto, el que busca negociar lo innegociable, el que intenta lo mismo sin importar los fracasos seriales, el que trata de resolver esto sin que haya un balance previo de ganancias y pérdidas basado en las experiencias anteriores. ¡Qué daño ha hecho por estos lares la mala comprensión del “ganar-ganar”! Porque ese modelito de bolsillo no aplica casi nunca, pero en nuestra realidad mucho menos. Los obnubilados de siempre debería comenzar a reconocer, luego de veinte años de demostraciones contumaces, que el socialismo del siglo XXI es el último modelo disponible de un totalitarismo marxista que no está hecho para la convivencia democrática. Aquí lo único que se ha demostrado hasta la náusea en los últimos veinte años es que lo que gana el régimen lo pierde el país, sin que nadie haya podido evidenciar que hay la más leve tendencia a que esta vez pueda ser diferente. El insistir es culposo.

La verdad sea dicha, no hay totalitarismo que pueda compartir el poder dentro de la lógica del pluralismo. Es contra su propia naturaleza, ausente de controles, incapaz de presentar rendición de cuentas, y permanentemente indispuesto para la práctica cívica de la integridad. A estas alturas resulta verdaderamente revulsivo que quieran seguir intentándolo. No hay diálogo posible ni fructuoso. Lo que sorprende es que, a pesar de todas las evidencias, sigan insistiendo en lo mismo. Pero eso es lo que están haciendo, incluso al costo de desbaratar el estatuto que rige la presidencia interina y devastar la frágil opción de Juan Guaidó.

Se quiere hacer pasar por cierto lo que es una farsa. No hay diálogo sino una cuidadosa puesta en escena en la que se presentan como contrapartes los que son una misma cosa, que juegan al juego imposible de deslindarse para disimular que no son dos, sino que son uno, porque desean lo mismo y no la pasan mal cuando permanecen juntos. Las identidades entre los que son los mismos son de pensamiento y acción. Piensan igual, admiran a los mismos “héroes” y tienen igual visión del país. No pueden dejar de pensar como lo que son. Las soluciones que conciben no pueden imaginar la superación del socialismo, porque no creen que el socialismo sea nefasto o inviable. Y el problema que tenemos los venezolanos es que unos y otros son igualmente socialistas. Desde el flanco del socialismo no se puede juzgar como malo la implementación del socialismo. Por eso les cuesta reconocer algo más que un resoluble déficit de instrumentación de la actual experiencia, y de ninguna manera van a llegar a la conclusión de que el modelo es malo. Y eso es parte del problema que nosotros tenemos: Que todos ellos creen que la solución más eficaz pasa por el intento de perfeccionar la ejecución del socialismo. Y por eso mismo pueden quedarse todos sin intentar ruptura.

Hay responsabilidad política en la recalcitrancia con la que socialistas quieren enmendarle la plana a los socialistas que retienen indebidamente el poder. Porque son la misma cosa creen que pueden ir juntos a una transición en la que se pueden regularizar todos los desastres que han acumulado. Porque son socialistas creen que para hacerle el favor a una de las caras la otra debe apelar a la eliminación de las sanciones. Como si estuviéramos lidiando con una patología de personalidades múltiples, en este juego de roles el establishment nacional juega a ser a la vez policía y ladrón, el bueno y el malo, el culpable y el inocente, mientras el país sufre la sangría del tiempo que ellos pierden sin importarles un pepino cada uno de los dramas personales que ellos contribuyen a agravar.

Porque unos y otros son deudores emocionales del socialismo. Todos ellos se han paseado por la militancia en los partidos de izquierda, y todos ellos han compartido el mismo proyecto de asaltar el poder para imponer el modelo en el que ellos creen: Derechos relativizados a la sobrevivencia de la revolución, el castigo inclemente a la propiedad, la persecución del éxito, el fomento autoritario del estado interventor y la identificación de dos enemigos irreductibles: la empresa privada y el sistema de mercado. No son dos partes, es un solo punto de vista que está dispuesto a la más obscena connivencia, en la que comparten los mismos modelos mentales, tienen la misma jerga y creen que entre ellos pueden imponer a todo el país sus términos de negociación, por los qua nada cambia, sobre todo la posibilidad de seguir mandando y asolando los recursos del país. La consigna es sencilla: poder, riqueza e impunidad absoluta.  De allí el fracaso del país y la serena tranquilidad de todos ellos. Todo lo demás es coreografía.

En política no hay promedios sino posiciones fundadas en la integridad y en el compromiso con la verdad. Los tibios, que intentan puntos medios imposibles, son vomitivos. Por eso el discurso político hay que desentrañarlo para saber cual es el señor al que verdaderamente están rindiendo homenaje los políticos. Porque repito: No se pueden servir a dos señores a la vez. Y para saberlo hay que rastrear la realidad. Hay que desconfiar por lo tanto de aquellos que dicen una cosa y hacen otra, de los que evaden su responsabilidad frente al país y se mantienen en el plano de la más mediocre calistenia, yendo de aquí a allá, pero incapaces de dar respuesta a una única pregunta, a la interrogante universal de los venezolanos: El cese de la usurpación ¿para cuándo?

¿En qué consiste la ruptura? Significa el dejar atrás la conducta displicente con la demagogia de los políticos. Implica el ser estrictos en la exigencia de resultados y especialmente escrupulosos a la hora de pedir cuentas sobre los medios que se utilizan para lograr los fines acordados. Significa romper definitivamente con la amoralidad con la que ejercemos la ciudadanía y esa práctica tan inconveniente de ser los “perdonavidas” de nuestros líderes. Porque con eso solo hemos logrado una generación de perdedores recurrentes que, aferrados a nuestra indulgencia, se mantienen dirigiendo nuestros destinos.

Pero la ruptura también consiste en romper con el socialismo, tirarlo a pérdida definitivamente, no creer en que puede ser redimible y, por lo tanto, dejar sin respaldo al discurso populista que vende como piedra filosofal el gobierno extenso que promete omnisciencia, omnipresencia y omnisapiencia, como si pudieran ser una expresión cabal de una divinidad y no un mal necesario al que debemos delimitar en sus confines. Acabar entre nosotros con la falsa convicción de que los que dirigen el gobierno tienen más virtudes que la suma del resto de los ciudadanos, y por lo tanto hay que encomendarles la distribución de la riqueza. Ruptura es acabar con la falsa creencia que nos subordina al populismo, que nos ata a las imposturas de partidos que han traicionado una y otra vez la causa del país. Romper sobre todas las cosas con la ingenua creencia de que el socialismo usurpador es redimible y por lo tanto susceptible de negociar una transición. Hay que deslindarse de la ingenuidad que se expresa en falsas soluciones que nunca llegan precisamente porque son falsas. Deshacerse de los falsos profetas y de la ansiedad porque esta vez los líderes no nos traicionen. Hay que romper con los falsos atajos y la presunción de que esta vez es cuestión de tiempo. Hay que deslastrarse de una forma de hacer política y de vivir el país que nos tiene encadenados. Romper es intentar algo nuevo. Hay que salir de esto, y esa posibilidad comienza con que creamos que romper es posible y deseable. Sacar a todos los mercaderes del templo, decirles lo que efectivamente son, y permitir quo otros se encarguen. Porqué con los que tenemos al frente solo aseguramos muchos años más de servidumbre. 

Porque la otra opción, la que están practicando, es colaborar con el régimen. ¿Qué quiere el régimen? Una oposición que quiera negociar y que esté dispuesta a quitar las sanciones sin que cese la usurpación. El régimen necesita contrapartes socialistas que “comprendan lo que está ocurriendo”. Y que no sean tan quisquillosas a la hora de ir a unas elecciones “con mínimas condiciones”. El régimen necesita una oposición que no tenga apuros, que realmente carezca de vocación de poder, y que por supuesto, tenga los mismos modelos de estado que ellos han estado erigiendo. Le gusta esa “oposición” que no tiene demasiados problemas para convivir con la asamblea constituyente, que acate de hecho las decisiones del tribunal de justicia, y que luzca tan feliz al ver la reincorporación de los diputados “del bloque de la patria”. Al régimen le encanta esa oposición que le da lo mismo cumplir la ley que ignorarla, que se dobla para no partirse (podría decirse mejor que se inclina) y que “así como va viniendo va decidiendo”. Una oposición pedilona, ingenua, dócil y paciente con los desvaríos de sus líderes. Una oposición que le saca el jugo a cada parodia electoral, pero que no llega nunca a la ruptura que el país les exige. Una oposición que le hace el favor al régimen de perseguir a la disidencia, que gusta de la delación y que usa las redes sociales para afirmar lo que el régimen desea y que ellos compran como agenda propia. ¿Puede estar más feliz el régimen que con esta oposición de falsos arrestos, coreografías exentas de peligros, que se descompone en el esfuerzo de parecer sin ser, y que es el coladero perfecto del capital político que acumula? ¿Puede estar más satisfecho el régimen que con esta oposición condicionada indefectiblemente al diálogo? ¿Puede estar más tranquilo el régimen que con esa intelectualidad que idolatra la negociación y reniega de cualquier tipo de conflicto? Pues bien, esa es la oposición que tenemos. O si quieren, ese es el gobierno que no nos merecemos.

Nada va a ocurrir. El peor diseño posible, un gobierno colegiado, silencioso, incapaz de rendir cuentas, obsesionado con ir a unas elecciones inadmisibles, empecinado en seguir negociando, profundamente soberbio y prepotente, socialista hasta los tuétanos, corrompido en términos de medios y fines, que perdió la ruta hace rato y que no demuestra que le importe si vamos o no vamos, mucho menos si vamos bien o mal, porque a fin de cuentas, hace rato pasaron el punto de no retorno y se condenaron a la fatal irrelevancia de los que teniendo talentos que poner a trabajar, prefirieron esconderlos debajo de la cama, logrando solamente caer por la pendiente de la que no van a poder regresar. Que esto haya ocurrido no es culpa de los que se los advertimos. La responsabilidad es solamente de ellos y de la forma que tenemos de asumir la política, tan indulgentes que permitimos lo inimaginable hasta que ya es demasiado tarde. Ahora solo podemos imaginar lo que viene después de esto, porque ya estamos en el final del epílogo. 

 

@vjmc

Diputados en la AN advierten sobre el peligro de no lograr un acuerdo político
El diputado Eustoquio Contreras alertó que en el país se está construyendo una bomba de tiempo y por eso se debe labrar un acuerdo
Igualmente el parlamentario Henry Ramos Allup alegó que la “tragedia” de ahora en Venezuela se debe a las elecciones del 20 de mayo del año pasado que no fueron reconocidas a nivel internacional

@saracosco

A LAS 10:20 DE LA MAÑANA y mientras el diputado Omar González (Vente-Anzoátegui) declaraba a la prensa sobre la calificación que debe hacer la Asamblea Nacional sobre el regreso de los diputados de la bancada chavista al Parlamento, estos hacían una entrada grupal al canto de “Chávez vive la patria sigue”.

El exministro del Trabajo y constituyente, Francisco Torrealba (Psuv-Portuguesa) aseguró que están dispuestos a asistir por la paz del país y para ayudar a la Asamblea Nacional a salir del desacato. Pero dentro de la sesión ni el debate sobre la reclamación del Esequibo pudo poner de acuerdo a las dos bancadas.

Aunque los diputados – tanto chavistas como opositores – reconocen que deben ponerse de acuerdo y dialogar, eso no sucedió este martes entre calificativos de “traidores” y “fascistas”. 

Sobre esto el parlamentario Eustoquio Contreras (Bloque Socialista- Guárico) expresó preocupación, por el regreso de las intervenciones virulentas, ofensivas “que en 20 años no han servido”.

El diputado – que mantiene su curul junto a los chavistas a pesar de haber renunciado a la bancada del Polo Patriótico – aseveró con su voz calmada que el verdadero problema en Venezuela es el presidencial y que sobre eso se debe labrar un acuerdo entre ambos sectores.

“Las posibles salidas son dos o pacífica y electoral o de fuerza, no hay intermedios. Se está construyendo una bomba de tiempo y se desprende cada día de las manos de los dirigentes”, alertó ante una cámara que se mantenía en total silencio.

También el diputado Henry Ramos Allup (AD-Distrito Capital) tomó el derecho de palabra para llamar a la reflexión a los diputados chavistas. También esgrimió que la causa de la “tragedia” de ahora es por las elecciones del 20 de mayo del año pasado, que fue desconocida por la oposición, la comunidad internacional y por los propios candidatos adversos a Nicolás Maduro que participaron.

“Es una tragedia ser presidente de nadie y reconocido por nadie. Eso es una verdadera tragedia”, aseguró en relación a Maduro.

Por eso señaló que la oposición mantiene conversaciones con distintos países – entre ellos Estados Unidos – y que también deberían poder hablar con los chavistas y lograr un acuerdo.

Como lo hizo Contreras, el diputado Ramos Allup advirtió sobre la consecuencia de una actuación militar en el país. “Yo no quiero un golpe de Estado”, repitió en varias ocasiones al tiempo que indicaba que “los adecos sabemos que la desgracia de Latinoamérica y de Venezuela, en particular, han sido los militares ejerciendo la política”. 

Agregó que los militares “dan golpes para los militares y no para los civiles” y que llegar a este nivel puede ser peor para el país.

El segundo vicepresidente del Parlamento, Stalin González (UNT-Distrito Capital) dijo que el objetivo de la presidencia de Juan Guaidó y de la oposición es lograr un acuerdo para que los venezolanos puedan “elegir y vivir en paz”.

Sin embargo recordó los obstáculos que han pasado desde hace cuatro años con el llamado “desacato”, la imposibilidad de llevar a cabo el referéndum, el retraso en las elecciones de gobernadores y la creación de la asamblea nacional constituyente.

“Crearon la ANC, Maduro no ha pasado el presupuesto ahí, se juramentó en el TSJ y ustedes están aquí otra vez, ¿Para qué crearon la ANC?”, preguntó sin obtener respuesta alguna por parte de la bancada del Psuv. 

Pero el diputado de la bancada del Polo Patriótico, Juan Marín (Psuv-Guárico) refutó que aún esperan pruebas sobre irregularidades en el proceso electoral de 2018, pero dijo que ahora “lo que está en juego no es cualquier cosa”. 

Marín aseguró que estarán cada martes en la sesión, a pesar de que algunas intervenciones sean “radicales y fascistas”.

“Nosotros estamos dispuestos a seguir y a proponer. No nos vamos a cansar”, concluyó.

Chavismo regresa a la Asamblea Nacional lleno de contradicciones
Al Parlamento volvieron los diputados que ejercieron otros cargos dentro del Ejecutivo, a pesar de ser inconstitucional 
Estos ex funcionarios no tuvieron derecho de palabra dentro del Hemiciclo de sesiones

@saracosco 

Los diputados del chavismo regresaron a un Parlamento que consideran en desacato. Volvieron a pesar de haber ejercido otros cargos dentro del Ejecutivo, aunque está prohibido por la Constitución venezolana, en el artículo 191. 

Argumentan que si Juan Guaidó tiene dos cargos -presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado-, ellos también pueden haberlo hecho. Pero al mismo tiempo no reconocen a Guaidó como presidente. Varios de ellos son también constituyentistas, miembros de una institución cuya legitimidad está cuestionada y que ha intentado suplantar las funciones de la Asamblea Nacional. Pero los diputados aseguraron que vuelven al Parlamento para contribuir con la paz, aunque para eso dicen fue creada la Constituyente.

Con una maleta pesada de contradicciones, el Gran Polo Patriótico volvió al hemiciclo del que se fue hace dos años y cinco meses.

El exministro del trabajo y constituyente – que además anunció ser “coordinador” de la bancada del chavismo, cargo que no existe más si el de jefe de fracción-, Francisco Torrealba (Psuv-Portuguesa), aseguró ante los medios que no había ningún problema en haber estado en un Ministerio y cuestionó el hecho de que Juan Guaidó ejerza dos cargos. 

“No pasa absolutamente nada, somos diputados electos por el pueblo y si hubiésemos querido renunciar no habría forma porque están en desacato”, argumentó Torrealba, a pesar de que esa figura no existe dentro de la Constitución que dice defender. 

Aunque dentro del Hemiciclo de sesiones la Junta Directiva conformada por el presidente, Juan Guaidó (VP-Vargas), el primer vicepresidente, Edgar Zambrano – recientemente liberado de la cárcel en Fuerte Tiuna – y el segundo vicepresidente, Stalin González, no tenía la misma opinión.

Torrealba solicitó un derecho de palabra pero el segundo vicepresidente, Stalin González (UNT-Distrito Capital) recordó la Gaceta Oficial donde este salió nombrado como ministro al igual que Ricardo Sanguino y Ramón Lobo, por lo tanto “tiene que buscar a otro diputado que hable por usted”, sentenció en medio de gritos y aplausos por parte de los diputados de su bancada, que fueron conformados en esta sesión por 100 diputados – según la lista firmada en la entrada – versus 38 del Psuv. 

Ante lo que parece ser un nuevo laberinto dentro de la política venezolana, en la que ya hay dos Ejecutivos, dos Tribunal Supremo de Justicia, dos Fiscalías, dos procuradores y dos instancias parlamentarias, el diputado y constituyente, Pedro Carreño (Psuv-Delta Amacuro) tomó la palabra para asegurar que será la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia la que puede dictaminar quién regresa al Parlamento.

De vuelta al debate entre ideologías diferentes, el diputado Henry Ramos Allup (AD-Distrito Capital) le respondió a Carreño que el artículo 191 de la Constitución es “bastante” claro sobre el hecho de que un parlamentario que acepte un cargo público pierde su investidura.

Con su verbo encendido característico, Ramos Allup intervino en dos ocasiones, en la primera para dirigirse a Carreño y en una segunda para hablarle a Darío Vivas asegurando que tiene un problema de sindéresis y que así “no puede aprobar ni un encefalograma”, lo que provocó – como es usual en el diputado – risas, gritos y aplausos de sus colegas y partidarios. 

Pero a pesar de estos discursos los diputados de ambas bancadas conversaban entre ellos, se saludaban cordialmente, e incluso en una oportunidad Francisco Torrealba subió hacia la Junta Directiva para mostrarle algo en el teléfono a Zambrano y Guaidó también compartió las risas. 

El chavismo se quedó durante toda la sesión, a la que calificaron de entretenida y con la promesa de seguir asistiendo a la institución que es reconocida por al menos 60 países en el mundo. Mientras el presidente – también reconocido por estas naciones – les dijo a los chavistas que su regreso a la Asamblea Nacional es el “reconocimiento del Parlamento, único poder legítimo”.

Las grandes ausencias del chavismo -que no dejaba de hablar del “desacato” pero al mismo tiempo proponían una modificación en el orden del día y derecho a réplica a la Junta Directiva- fueron la de Cilia Flores y Diosdado Cabello – que se encuentra ahora en Corea del Norte – y que Henry Ramos Allup aseguró espera poder ver cara a cara en la próxima sesión.

Foto: Asamblea Nacional
Peor que una traición es una estupidez, por Armando Martini Pietri

COMO EVADIRLO, IGNORARLO, prescindir de opinar y no hacerlo en términos contundentes. Los rumores se concretaron en la Casa Amarilla entre cotillones, serpentinas, bambalinas y promesas de 30 monedas de plata. Asombro que muere al nacer, no representa ni tiene legitimidad, no será reconocido, un circo inmoral para deleite de incautos y menguados infelices.

Son políticos venezolanos, ¿por qué negarlo? que tenían si no nuestra fe, sí nuestra expectativa, veteranos de la política que, si bien han venido cayendo en el olvido y pequeñez, llegaron a ocupar posiciones de cierta preponderancia en el liderazgo nacional. Tres de ellos, incluso, llegaron a donde pocos alcanzan, la candidatura presidencial. Han sido luchadores esforzados y captado el interés de numerosos venezolanos.

Opositores al caos ideológico y desvergüenza castrista que han vapuleado al país en los últimos veinte años; uno de ellos destacado estudiante en universidades del extranjero y luego profesor en Venezuela. Otro que mercantilizando la palabra del evangelio produjo negociados non santos. Y quien creció desde modestos niveles de sargento hasta posiciones destacadas de la dirigencia política y social del país.

Y ahora nos salen con el disparate que venden sus almas por una oportunidad en la Asamblea Nacional, caminando a contramarcha de toda la oposición, tanto de los muy cercanos a Juan Guaidó como de quienes lo respaldan, pero ejercen con pasión y razón su derecho irrenunciable a cuestionar actitudes y decisiones, que acompañan solidarios un gran movimiento que empuja para dar un cambio drástico, radical al desastre de parásitos castro-maduristas, heredero de la previa calamidad de inútiles castro-chavistas. 

Sin embargo, estos políticos profesionales, devenidos en politiqueros marginales, no marcan ruta propia, han renunciado a ese derecho y compromiso, transitando en la vía que señalan corruptos titiriteros, bolichicos, enchufados, violadores de los Derechos Humanos, opresores de la ciudadanía, que se apolillan y corroen mintiendo, trampeando, agarrándose con uñas y dientes a un poder fundamentado en el control, represión, hipocresía y bayonetas que el Presidente usurpador califica de bolivariana, pero no se atreve a ir, dar la cara, defender sus acciones y principios, en la cumbre mundial que es la Asamblea General de las Naciones Unidas, y envía a subalternos incapaces de producir más impacto, que algo de complicidad y mucha repugnancia.

Es a ese tan inseguro sentido del poder y responsabilidad real con los ciudadanos a quienes estos antes opositores ponen hombros y lomos a disposición. De la envidia, fracasos y frustraciones pueden surgir grandes hombres, pero también grandes canallas. Winston Churchill, soldado de poco lucimiento, se transformó en un gran hombre; Adolfo Hitler, militar de bajo rango, pintor mediocre, se transformó en un gran canalla.

Más que traicionar a una oposición que con exclusiones, prepotencias, azares, errores y fracasos lucha hacia un objetivo que los convertirá en párrafos destacados de la historia, cometen la bobería majadera de perder la fe en sí mismos, auto convencerse de que el camino seguido, y el que deben seguir, son menos importantes que la carretera al infierno, grata y tentadora hasta que se hace irreversible. Los niveles de servilismo y degradación ético/moral, causan repulsión ciudadana. 

No logran comprender que a quienes están traicionando, si no les seguían al menos los respetaban, es a sí mismos, sus trayectorias y propias posibilidades. Peor que traidores, diría ese extraordinario político que fue el Príncipe de Talleyrand, son estúpidos. Eso es lo más triste, y aún más cuando se den cuenta de que a nadie le importan, el régimen los utilizará sólo como un ardid adicional de su disfraz.

 

@ArmandoMartini

Así reaccionaron los dirigentes de oposición luego de la excarcelación de de Edgar Zambrano

LUEGO DE CONOCERSE LA NOTICIA de la liberación del primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, dirigentes de oposición reaccionaron a través de las redes sociales para manifestar su opinión al respecto. 

Tras la liberación de Edgar Zambrano, el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, puntualizó que la excarcelación del parlamentario y de los presos políticos es una victoria de la presión de los venezolanos en las manifestaciones y del informe sobre Venezuela presentado por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet.

“Liberación de Zambrano y los presos políticos es una victoria de la presión ciudadana, internacional e informe Bachelet, no una “gentileza” de la dictadura.

Julio Borges, comisionado para las relaciones exteriores por juan Guaidó, aseguró que Nicolás Maduro intercambia rehenes a su conveniencia.

“Nicolás Maduro está intercambiando rehenes de su dictadura a conveniencia de su miserable proyecto de perpetuarse en el poder. Nos alegramos porque sus víctimas, como Edgar Zambrano, estén libres. Pero no podemos perder el contexto de lo que verdaderamente hay detrás”, escribió en Twitt.

El segundo vicepresidente de la AN, Stalin González dijo que la libertad “no es barajita de intercambio por favores para una foto o por cálculo político, son presos por pensar distinto y nunca debieron estar detenidos”.

Henry Ramos Allup compañero de partido de Zambrano en Acción Democrática, escribió: “Con excarcelar de la mazmorra a Edgard Zambrano no reparan sus derechos violados, menos presentando liberación de un inocente como logro del sainete de ayer en Casa Amarilla”.

Andrés Velásquez, por su parte, condenó los atropellos del régimen contra diputados, estudiantes, perseguidos y los exiliados. Destacó que Edgar Zambrano no cometió delito alguno para ir a prisión.

Ramón Guillermo Aveledo, ex secretario de la Mesa de la Unidad Democrática, espera la misma suerte para el diputado Juan Requesens y el resto de los detenidos injustamente.

Manuel Rosales, quien permaneció varios años en el exilio y luego estuvo preso en el Sebin, dijo que desde un principio, la detención de Zambrano fue arbitraria.

“Persecución y cárcel ha sido el método del régimen para pretender silenciar la gallardía de la AN. Luchar por la paz y prosperidad de Venezuela, como lo ha hecho Edgar Zambrano no es delito”, indicó.

La coordinadora de  Vente Venezuela, María Corina Machado también se pronunció:

“Nos alegra que Edgar Zambrano esté con su familia. El régimen lo saca de la carcel, pero no es libre. Sólo lo seremos cuando saquemos a estas mafias del poder, se conozca toda la verdad y se haga justicia”.

Por su parte, la Alta comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet instó al régimen de Nicolás Maduro a liberar a todos los presos políticos de Venezuela

La ONU señaló por Twitter que Bachelet “saluda la liberación, aunque condicional” del dirigente, e insta “a las autoridades de Venezuela a liberar al resto de los presos políticos”.
Maduro dice que buscó a minoría opositora porque Guaidó no cumplió acuerdos

NICOLÁS MADURO AFIRMÓ ESTE 17 DE septiembre que buscó la mesa de diálogo con la minoría opositora porque los sectores encabezados por el presidente encargaado, Juan Guaidó, no cumplieron “con nada de lo que se comprometieron” en las conversaciones en Barbados.

“Nosotros por otro lado íbamos avanzando en el diálogo con otros sectores, porque el sector este llamado de Guaidó sencillamente no cumplieron con nada de los que se comprometieron”, dijo Maduro.

Para él, los representantes de la oposición que participaron en Barbados, bajo la mediación de Noruega, “se comprometieron a hablar con el gobierno de Estados Unidos para que levantara las sanciones contra Venezuela” y no cumplieron.

En este sentido, rechazó que Estados Unidos terminó fijando unas sanciones “brutales” en agosto al congelar los bienes estatales de Venezuela en suelo estadounidense.

El lunes 16 de septiembre, el gobierno de Maduro y un grupo de partidos minoritarios de la oposición presentaron una mesa de diálogo que contempla el retorno del chavismo a la Asamblea Nacional, la renovación de autoridades electorales y la liberación de “presos políticos”.

Maduro celebró los acuerdos parciales que firmó con la minoría opositora por “la superación y solución de nuestros problemas”.

Apuntó que una de las primeras medidas será el regreso de los parlamentarios oficialistas a “la Asamblea Nacional en desacato para buscar una instancia de diálogo y superación del desacato”.

También refirió que la Comisión de la Verdad Justicia y Paz y la oficialista Asamblea Nacional Constituyente buscarán “medidas de justicia para la liberación de algunos detenidos de acuerdo al ordenamiento jurídico del país”.

Precisamente este martes, el primer vicepresidente de la AN, Édgar Zambrano, fue liberado después de que la Comisión de la Verdad lo solicitó así al Poder Judicial.

Maduro señaló que ha dejado “las puertas abiertas a todos los sectores políticos, económicos, culturales y sociales del país para el diálogo” y manifestó que le comunicó a Noruega su disposición para “retomar los puntos del diálogo que llevábamos con ellos y parte de la oposición”.