Hasler Iglesias archivos - Runrun

Hasler Iglesias

Jóvenes se suman al Congreso Venezuela Libre acordar soluciones a la crisis

 

LOS DIRIGENTES ESTUDIANTILES Y JUVENILES QUE FORMAN PARTE DEL FRENTE AMPLIO VENEZUELA LIBRE  afirman que el Congreso Venezuela Libre impulsa un gran movimiento nacional con un objetivo claro: unir a los venezolanos para luchar por un cambio democrático.

Hasler Iglesias, expresidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (FCU-UCV), considera que lo más importante de esta iniciativa es que nace del ejercicio democrático de las fuerzas sociales y políticas que apuestan por una Venezuela libre y próspera. Subraya que la mejor manera de luchar contra el autoritarismo es ejercer la democracia como un deber fundamental.

“El Congreso Venezuela Libre busca (…) abrir un espacio amplio, participativo, democrático, deliberativo, en el cual se escuchen muchas voces y que eso nos permita construir ese sueño de una Venezuela común luego de alcanzar la democracia, pero también, definir cuáles son los pasos que nos lleven a la apertura de ese capítulo”, sostiene el también dirigente de las Juventudes de Voluntad Popular.

La secretaria general de la Unión de Jóvenes Revolucionarios del partido Bandera Roja, Sairam Rivas, asegura que para conseguir un cambio de gobierno en Venezuela es necesario darle una dirección política a las protestas sociales y articularlas en un solo frente. Detalla que los congresos regionales que desarrolla el Frente Amplio Venezuela Libre son un espacio que permite conocer las propuestas generadas en cada estado y unificarlas en un proyecto consensuado para la reconstrucción del país.

“Nuestros derechos han sido pisoteados y día tras día vivimos humillaciones. Esta frustración debemos convertirla en fuerza material para poder salir de la crisis. Nosotros como jóvenes le hacemos un llamado a la sociedad civil a organizarse desde todas las estructuras, estamos haciendo un esfuerzo por apuntalar nuestra lucha y unirla con la de los médicos, el magisterio, sindicatos, gremios y partidos políticos”, enfatiza Rivas.

La representante estudiantil de la Universidad Santa María, Verónica Blanco, invita a los jóvenes a incorporarse al Congreso Venezuela Libre y resalta que su participación es lo único que les garantizará un país con fuentes de ingreso y oportunidades de empleo.

“Cuando nosotros logremos estructurar un congreso que vaya desde las bases, entendiendo la realidad de cada uno de los estados, (…) abriremos una ruta única y unificada (…) donde cada uno de los sectores está dispuesto a dejar de lados sus diferencias porque entienden que ahorita más que un llamado de unidad es un llamado de unión de criterios”, sentencia Blanco.

Los líderes estudiantiles afirman que Venezuela superó la polarización y en este momento se encuentra unida en la lucha para derrotar el autoritarismo y la miseria. Los jóvenes invitan a todos los ciudadanos a sumarse para que cada uno desde su área de influencia contribuya con la lucha democrática.

 

Acceso a la Justicia: Un testimonio muestra la precariedad del sistema de justicia venezolano

EN VENEZUELA, LOS ÍNDICES DELICTUALES no se publican o son presentados informalmente en redes sociales por los cuerpos de seguridad o sus autoridades. Independientemente de la cantidad de hechos criminales que se contabiliza, es una realidad que actualmente la población vive en una situación de indefensión que eleva el riesgo de ser víctima del hampa.

Esto es lo que le ocurrió a la madre de Hasler Iglesias, expresidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (FCU-UCV), a quien el pasado 20 de julio no sólo la despojaron de sus efectos personales e insumos de trabajo, sino que además debió padecer la incompetencia del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC).

– Mi mamá tiene una tienda de ropa para niños, y fue al mercado de El Cementerio (oeste de Caracas) a comprar una mercancía.

– Luego de adquirirla, cuando estaba esperando en el bulevar de El Cementerio para subirse a una camionetica, llegaron cuatro personas en dos motos, le quitaron sin mediar palabra, las dos bolsas con la ropa y su morral. Aunque ella trató de forcejear, uno le dijo al otro: métele un tiro. Allí entregó todo.

El comienzo del relato de Iglesias resume el hecho violento que sufrió su mamá a manos del hampa, el cual, si bien se repite a diario en todo el país, permite distinguir cómo la ciudadanía no sólo está a la merced de la delincuencia, sino de la inoperancia de los cuerpos de seguridad.

– Mi mamá me dice que vayamos a poner la denuncia por el valor de la mercancía, ya que por el robo del teléfono no vale la pena, porque sabemos que no va a pasar nada.

– Entonces, debido a que el CICPC queda en la avenida Urdaneta (noroeste), y estábamos cerca, fuimos allí. En la recepción había un señor y le explicamos que queríamos denunciar un robo. Nos preguntó que dónde había sido y nos dijo que allí no tomaban denuncias.

– Nos indicó que debíamos ir al lugar más cercano a nuestra residencia. Nosotros vivimos en la avenida Andrés Bello, por lo que nos tocaba la sede del CICPC en el sector Simón Rodríguez.

Aunado al robo, debieron caminar un extenso trayecto por la falta de transporte público, y la escasez de efectivo que les impidió tomar un taxi, pero advirtió que la precariedad fue más allá de los servicios públicos, pues, aunque cumplieron las instrucciones seguidas por el CICPC, tampoco pudieron hacer la denuncia.

– El jefe de la subdelegación del CICPC de Simón Rodríguez lo primero que preguntó fue dónde fue el robo, y le consultó a mi mamá en qué parte exactamente, a lo que ella respondió que en el bulevar de El Cementerio. Pero él quería más precisión, porque dependiendo del lado donde ocurrió el robo se determinaba el sitio de la denuncia, ya que allí donde estábamos no era.

– Al saber que en esa sede del CICPC tampoco podríamos denunciar, mi mamá decidió levantarse e irse sin decir nada. Yo sí me quedé. Él me explicó que están organizados por cuadrantes y subdelegaciones, que cada funcionario recibe las denuncias de su zona, porque conocen la conducta de la delincuencia en su área.

De acuerdo con la explicación del funcionario del CICPC, la persona que atendió a Iglesias y su mamá la primera vez en la avenida Urdaneta, que presume es “alguien nuevo”, les ocasionó visitas innecesarias a dos sedes de este organismo, pues la denuncia debieron haberla hecho en la subdelegación de El Valle o en la de El Paraíso, que son las más cercanas al sitio donde ocurrió el robo, pero aclaró que debido a que la señora no recordaba el lugar exacto (es decir, el lado de la calle en que estaba), no le era posible precisar la sede.

– Hasta ese momento hubo un ambiente muy cordial, hasta que dijo que la culpa de no poder indicar dónde denunciar era de mi mamá, porque no sabía de qué lado del bulevar la robaron. Allí me puse hostil y le dije que el sistema estaba diseñado para que la gente no denunciara, que no eran capaces ni de tomar una denuncia.

– Ahí el funcionario se me puso de frente y comenzó a gritar y dar manotazos, diciendo que soy falta de respeto. Me pregunta: ¿quieres que yo te meta preso?, y yo le respondí que lo hiciera, que él es un funcionario público y yo un ciudadano que pide un servicio que no le estaban dando, pero intervino otro agente y me retiró del lugar.

– Luego de considerar sus justificaciones, entendí que la culpa no es del funcionario, sino del sistema, porque el CICPC está poniéndole trabas a la gente que quiere denunciar, primero dando información errada, y luego estableciendo una frontera entre sectores que solo ellos entienden o conocen.

Iglesias considera que una confluencia de eventos provocó que viviera en carne propia la inoperancia de un organismo tan importante como el CICPC. Precisa que lo experimentado en las dos sedes del cuerpo de investigaciones mostró que no disponen de un protocolo de atención al ciudadano que va a presentar una denuncia, y que además no existe interconexión entre las dependencias del ente.

Lo ocurrido, además, deja ver que en poco o nada han variado las falencias del sistema de justicia plasmadas en un estudio realizado por Acceso a la Justicia. Según las cifras disponibles hasta 2015, la impunidad reinaba en el país, producto de la desconfianza ciudadana en las instituciones y los cuerpos de seguridad, pero también ante la poca capacidad de respuesta del Estado frente al delito.

Este récord negativo fue corroborado más recientemente por la Encuesta de Condiciones de Vida –realizada por la Universidad Católica Andrés Bello, y otras casas de estudio– en su edición de 2017, donde los datos difundidos dejaron ver que la población ha dejado de presentar quejas o reclamos de manera sostenida por un largo tiempo, pues el año pasado 65% de los casos no se denunciaron, y este registro se conserva casi sin variación desde 2014.

Lo anterior revela que la poca disposición de la población a denunciar se mantiene debido a factores que incluyen una mala gestión de los cuerpos de seguridad y la desconfianza en el sistema de justicia.
El estudio de Acceso a la Justicia soporta el referido hallazgo en la poca asignación de recursos al sistema de justicia, la falta de sistemas de supervisión adecuados y estadísticas de gestión, su alta ineficiencia, así como la poca confianza que siente el ciudadano a la hora de denunciar delitos.

Todos estos factores se han unido para alimentar la impunidad en Venezuela y, también, para evidenciar que los poderes públicos sobre los que descansa la administración de justicia y la garantía de brindar seguridad, en lugar de trabajar por y para el ciudadano, prácticamente han anulado el artículo 141 de la Constitución, el cual manda a la administración pública a estar al servicio de los venezolanos, siguiendo los principios “de honestidad, participación, celeridad, eficacia, eficiencia, transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad”.

– Yo pido que la atención al público exista. Que se actualice el sistema a la medida del ciudadano y no de los cuerpos de seguridad y justicia. Eso supone que por lo menos todo aquel que acuda a un ente a hacer una denuncia pueda hacerlo. Que se le facilite el proceso, que se le atienda.

– Es necesario que haya un sistema compartido por todos los cuerpos de seguridad, y en los distintos niveles (nacional, regional, municipal). Que se reformen las políticas, porque la impunidad es lo que manda.

 

Con información de Acceso a la Justicia 

Para salir de Maduro no importa la marca, sino la estrategia, por Hasler Iglesias

La campaña por recuperar la democracia no sigue una ruta lineal, predecible ni descifrable de antemano. Ni el mejor estratega puede prever y reaccionar efectivamente al 100% de las situaciones que se le presentan. Son tantas y tan cambiantes las variables, que se hace muy complejo afinar el pulso en la toma de decisiones.

Más aún, teniendo una oposición tan diversa (que es, por demás, su principal valor agregado) se hace más complejo el proceso de ponerse de acuerdo en torno a escenarios y estrategias comunes. No se puede ignorar que hay que lidiar también con el ego y los intereses particulares que están presentes y estarán presentes en toda actividad política, pero que deben ser dominados por el interés superior de recuperar la democracia, la libertad y los derechos de la gente.

Desde hace unos días el debate ha girado en torno a las “marcas”. Quiero decir, las plataformas a las que tal o cual pertenece o se retira. La Mesa de la Unidad, Soy Venezuela, el Frente Amplio, la Concertación por el Cambio, y pare usted de contar. Parece que somos expertos en montar tienda aparte cuando no hay un horizonte electoral cercano. Fuimos muy efectivos en 2010 y 2015 para elegir candidatos unitarios y vencer al gobierno, logrando la mayoría de votos en el 2010 y la mayoría absoluta de los diputados en el 2015. Pero cuando dejaron de existir elecciones libres en Venezuela y se impuso una fraudulenta Asamblea Constituyente y se “re-eligió” a Nicolás Maduro para usurpar la Presidencia de la República, la oposición quedó como pajarito en grama.

Estas líneas las escribo desde la frustración de ver como todos entendemos esto (No estoy presentando ningún análisis inédito) pero no somos capaces de construir una agenda y hoja de ruta en conjunto para salir de la dictadura. Sin importar los colores del logo, o el nombre de la alianza, o el usuario en las redes sociales, sin importar la “marca” aquí lo que importa es la estrategia.

Y hablo en plural porque si bien el liderazgo político tiene la responsabilidad más pesada, aquí todos tenemos nuestra cuota de culpa.

Basta echar una ojeada en las redes sociales para descubrir que algunos piensan que nadie sirve en Venezuela para salir de esto. Se sienten traicionados por sus dirigentes, agobiados por los opresores y pareciera que le perdieron la fe a la humanidad. Se dieron por vencidos por un problema que “nos superó”, y colocan su única esperanza en las oficinas del pentágono en Washington, donde esperan que en algún momento decidan invadir Venezuela.

“Cuando Venezuela necesitó Libertadores no los importó, los parió” dijo Rómulo Betancourt, el padre de la democracia venezolana. Pero pareciera que algunos preferirían abortar a nuestros libertadores esperando que lleguen los importados.

Por otro lado, comienzan a atacarse unos a otros, que si AD se fue de la MUD, que si Vente nunca quiso estar, que si Falcón juega para él solo. Invertimos más tiempo en criticarnos que en entender que solos no podemos. Y que aquél a quien criticamos también es necesario. Si la MUD caducó o no, no puede ser lo que nos robe el sueño, ni si hay más gente en el Frente Amplio o en Soy Venezuela. Lo que nos debe quitar el sueño es cómo recuperar la confianza de la gente, cómo lograr estrategias de protesta efectivas, que cumplan los objetivos y sin que haya costo en vidas humanas, cómo logramos que sectores de la Fuerza Armada se pongan del lado de la gente, cómo le llegamos a esa población temerosa que le hacen creer que sólo con el carnet de la patria y la franela roja tiene manera de llevar un plato a la mesa para que entienda que es precisamente ese carnet, esa franela y quienes lo intimidan los culpables de su hambre y su tragedia.

Enfoquémonos en construir una estrategia. No es fácil ni está de anteojitos, pero si comenzamos a pensarla hoy sin duda la conseguiremos más rápido. Mientras esperemos ansiosos la próxima declaración de algún dirigente opositor para molerlo a palos, en Miraflores seguirán comiendo dulce de lechoza.

Prefiero el debate de si esta o aquella protesta son más efectivas, de si este o aquél mensaje conecta más, de si aprobamos tal o cual decisión en la Asamblea Nacional. Eso construye más que el medir fuerzas entre nosotros mismos, creyendo rumores, pisando peines y destruyendo la confianza.

Ni siquiera lo pido desde una perspectiva moral. Ya eso es algo que también nos tocará reconstruir. Lo pido desde una perspectiva estratégica. Sólo todos unidos saldremos de esto. Y cuando digo todos, me refiero a todos: Incluido el que te parece traidor, el que te parece radical, el que te parece ingenuo y el que te parece demasiado pragmático. Por el que votarías y por el que no. El que te gusta como habla, y el que no te inspira nada. Todos somos necesarios, y necesitamos encontrar la estrategia que nos oriente. No la marca, ¡la estrategia!

#MonitorDeVíctimas | Asesinato de periodista desnuda inseguridad reinante en la UCV

[email protected]

EL ASESINATO DEL PERIODISTA JOSÉ DANIEL HERNÁNDEZ SEQUERA, de 25 años, nuevamente puso de manifiesto la situación de inseguridad por la que atraviesa la Universidad Central de Venezuela, casa de estudios que en los últimos tres meses ha visto cómo sus instalaciones se han convertido en una tierra de violencia y muerte.

Hernández Sequera habría salido de su casa a trotar el 31 de julio, como era habitual, pero ese lunes no regresó, la familia preocupada porque no era normal que no regresara a su hogar comenzó a buscarlo, no fue sino hasta mediados de la mañana del 1 de agosto cuando su cadáver fue localizado tendido en “Tierra de Nadie”, área verde de la máxima casa de estudios ubicada entre los edificios de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (Faces) y la Escuela de Derecho.

El cadáver presentaba una profunda herida en el cuello, pero no había evidencias de sangre en el lugar salvo un rastro de gotas que se extendía hacia el área de los cafetines ubicados entre las escuelas de Comunicación Social y Trabajo Social, en dirección hacia la principal entrada al área universitaria, al parecer el comunicador había tratado de buscar ayuda en el Hospital Clínico Universitario, pero la gravedad de las heridas le impidió llegar.

El caso es manejado por los cuerpos policiales como un robo, sin embargo funcionarios del Cicpc realizaron semanas atrás un rastreo del teléfono del joven egresado de la Universidad Santa María en enero de este año, con el objetivo de descartar cualquier otro móvil en el asesinato.

Familiares de Hernández Sequera denunciaron la inseguridad imperante en la llamada “Casa que vence las sombras”, indicaron que funcionarios de seguridad no le brindaron ayuda al joven cuando ingresó herido.

“Quizá porque estaba en shorts y franela pensaron que era un indigente más y obviaron ayudarlo, sin tomar en cuenta que se trataba de un ser humano que necesitaba ayuda, por esa tardanza murió”, dijo una prima quien pidió no ser identificada.

Por su parte voceros de seguridad de la UCV señalan que el día de la muerte de Hernández, recibieron un reporte a las 7:30 pm que alertaba sobre el ingreso de una persona herida al recinto.

“A esa hora se activó un protocolo de búsqueda por pasillos, aulas, espacios abiertos y zonas verdes, pero no dimos con el herido, a las 10:00 pm se realizó otra búsqueda con el apoyo de la Policía Nacional Bolivariana y tampoco encontramos nada, no se puede decir que no lo buscamos, lamentablemente había caído en un área con muy poca iluminación y no alcanzamos a verlo… hasta que lo encontraron los trabajadores de mantenimiento en horas de la mañana”.

Se multiplican los asesinatos

La muerte de Hernández Sequera es la última de una serie de crímenes ocurridos en la ciudad universitaria en el transcurso del año 2017.

El 11 de julio, también en horas de la mañana fue localizado el cadáver de la profesora Paula Elba Solís (81), en la sede del instituto Anatomopatológico de la UCV. Trabajadores del Hospital Clínico Universitario la mataron para robarle su vehículo.

Meses antes, el 22 de mayo murió un presunto ladrón luego de ser lanzado desde un edificio de la Facultad de Ingeniería, la víctima fue identificada como Hernán Miguel Alemán Rodríguez (19).

El día 12 de mayo fue asesinado el comerciante Víctor Coello (47), cuando intentó impedir que le robaran su camioneta. El crimen ocurrió en las cercanías de la Escuela de Comunicación Social.

Casos atípicos

Cuando se analizan las cifras manejadas por la dirección de Seguridad de la UCV, a través de su página web, (http://direccionseguridad.blogspot.com/) una de las cosas que salta a la vista es que los homicidios no aparecen reseñados, a menos que se trate de un aparte en las estadísticas que se denomina “casos atípicos”.

Una fuente señala que se decidió establecer esa categoría, que abarca delitos violentos como homicidio, violación e incendios, para evitar sembrar alarma en la comunidad universitaria, “son hechos que no ocurren con frecuencia, pero que no deben ser ocultados para las estadísticas, por lo que se decidió agruparlos en esa categoría especial”.

En esas estadísticas se señala que en el primer semestre del año 2016 se cometieron 12 casos atípicos que representan poco menos del 10% del total de delitos cometidos en la universidad.

Lea también: #MonitorDeVíctimas | Libertador tiene el récord de homicidios del último trimestre en Caracas

El comportamiento mensual de los denominados casos atípicos fue el siguiente, en enero no ocurrió ninguno, febrero tiene un pico con siete casos, en marzo ocurrió uno, en abril y mayo ocurrieron dos en cada mes, junio tiene un caso y julio tiene tres de esos casos.

Sin embargo las estadísticas en materia de seguridad tienen un problema, por lo general se quedan cortas, de acuerdo a datos manejados por la Federación de Centros Universitarios, diariamente en la UCV se cometen unos 10 robos a estudiantes, “son robos denunciados ante la Federación”, declaró en su oportunidad Hasler Iglesias, ex presidente de la FCU.

Otro tema es el relacionado con los robos a los institutos y escuelas, que se han visto afectadas en su funcionamiento debido a la cantidad de asaltos cometidos. Institutos como Medicina Tropical, el Anatomopatológico, escuelas como Comunicación Social o el Jardín Botánico han sido pasto de una delincuencia insaciable que ha llegado al extremo de robarlos hasta 16 veces consecutivas, sin que haya operado una acción efectiva por parte de las autoridades universitarias o policiales.

La zona roja del Clínico Universitario

Uno de los grandes problemas para la dirección de Seguridad de la UCV es el Hospital Clínico Universitario (HCU), que por ser un centro de salud, no se puede limitar el acceso a él.

“Mucha gente ingresa diciendo que va al clínico, luego se van a donde les da la gana, buscan los lugares donde robar es más fácil, muchos cometen sus delitos en los alrededores del hospital”, indicó un vigilante de la UCV al ser consultado.

Esta aseveración se confirma al observar las estadísticas emanadas de la Dirección de Seguridad, que demuestran que el corazón de la Ciudad Universitaria tiene un gran problema; el área que comprende el HCU y sus alrededores figura entre las más peligrosas, con afectaciones a las zonas vecinas, como Odontología y Medicina Tropical.

Las otras áreas inseguras de la ciudad universitaria están ubicadas cerca de las salidas, para garantizar una fuga efectiva al perpetrar el delito.

Esfuerzo en seguridad

La Dirección de Seguridad cuenta con aproximadamente 300 vigilantes, divididos en cinco grupos de unos 40 oficiales, que trabajan en turnos de 12 horas de guardia por 48 horas libres, con lo que se busca garantizar el servicio las 24 horas del día.

Sin embargo está demostrado que el esfuerzo es insuficiente, faltan recursos y mayor cantidad de funcionarios para garantizar la seguridad de las 80 mil personas que hacen vida en la “Casa que vence las sombras”.

 

 

 

FCU-UCV realiza elecciones hoy pese a sentencia del TSJ

EleccionesUCV

 

En la mañana de este viernes, la secretaria general de la Federación de Centros de Estudiantes de la Universidad Central de Venezuela -FCU-UCV- y candidata a los comicios, Hilda Rubí González,  indicó que este viernes se realizarán las elecciones pese a la sentencia emitida el pasado miércoles 15 de febrero por el Tribunal Supremo de Justicia –TSJ- que las suspendió.

“El día de hoy se van a realizar las elecciones de gobierno estudiantil en la Universidad Central de Venezuela, es Federación de Centros Universitarios y Centros de Estudiantes. Pese a que hay una sentencia del TSJ que nos impidió avanzar en el proceso electoral, los estudiantes nos organizamos y logramos que se diera el proceso electoral”.

El actual presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (FCU – UCV), Hasler Iglesias, informó a través de la red social twitter que a las 8:25 am. habría llegado el material electoral, el cual sería distribuido en las distintas escuelas y facultades.

 

Para las 10:00 a.m, los estudiantes estaba esperando para que comenzara el proceso. Sin embargo, en el núcleo de la UCV en Vargas y Cagua ya habían arrancado a votación. de Según el cronograma, el proceso durará hasta las 8pm.

Diversos centros de estudiantes exhortaron a los estudiantes a votar y a ejercer la soberanía universitaria.

*Con información de la Unión Radio

TSJ suspendió las elecciones de representantes estudiantiles en la UCV

ucv-autonomia-

Mediante una sentencia, el Tribunal Supremo de Justicia ordenó la suspensión del proceso electoral correspondiente a las elecciones de representantes estudiantiles en la Universidad Central de Venezuela para el período 2017-2018.

La medida se tomó luego de que el TSJ recibió una solicitud de medida cautelar por parte de cuatro estudiantes que alegan “incongruencias entre el cronograma de evento electoral y los cronogramas de inscripción e inicio de actividades”.

La información fue difundida vía Twitter por el presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela, Hasler Iglesias.

“Recibimos a esta hora noticia de que el TSJ suspende nuestras elecciones en la UCV, violando nuestros derechos y la autonomía universitaria”, tuiteó Iglesias a las 11:00 pm del martes 14 de febrero.

Recordó que, “en un país en dictadura, las elecciones en la UCV iban a ser de las pocas en este año”. A su juicio, la acción obedece al “pánico” del gobierno a contarse.

“Los estudiantes de la UCV queremos renovar nuestra dirigencia. ¡Una sentencia del bufete privado de Maduro no va a poder más que nosotros! Como hemos defendido en la calle nuestro derecho al voto en el país, también lo haremos por la UCV. Que el gobierno se atenga a las consecuencias”, manifestó.

Para leer la decisión del TSJ, haz clic aquí.

Hasler Iglesias anunció tres semanas de actividades estudiantiles

hasleriglesias1-1

Con una misa en honor a Bassil Da Costa, Robert Redman, Geraldine Moreno y a todos los estudiantes caídos en las protestas de febrero de 2014, concluyó de manera pacífica la manifestación convocada por el Movimiento Estudiantil en el marco del Día de la Juventud.

Hasler Iglesias, presidente de la Federación de Centros Universitarios (FCU) de la Universidad Central de Venezuela (UCV), acompañó a los familiares de Bassil, Robert y Geraldine y denunció que “este es un gobierno que ha asesinado a estudiantes por manifestar y que obliga a otros a retirarse de sus universidades o a irse del país”.

Desde la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, en Las Mercedes, el universitario anunció que el único enemigo de Venezuela es el gobierno nacional que, constituido como dictadura, ha violado flagrantemente los derechos de todos los ciudadanos. “Ustedes que hoy creen que son capaces de todo, ustedes que hoy creen que pueden oprimir a los ciudadanos, sepan que somos los jóvenes de Venezuela quienes hemos cambiado el rumbo histórico del país y hoy estamos arrancando nuevamente una lucha para cambiarlo”, le advirtió Iglesias al gobierno.

Janeth Frías, madre de Bassil Da Costa; Roberto Redman, padre de Robert Redman; Rosa Orozo, madre de Geraldine Moreno, se mostraron conmovidos por la actividad y el respaldo mostrado por los estudiantes. “A estos jóvenes les digo que sigan en la lucha, porque esta madre que está aquí, que perdió a Bassil, seguirá junto a ustedes. Aunque Dios se llevó a Bassil, hoy hay muchos más en estos jóvenes venezolanos”, expresó Frías.

En el medio de la santa misa ofrecida por el párroco Fray Juan Carlos Fernández, éste hizo énfasis en la necesidad de recuperar la unión entre venezolanos y rescatar nuestro país desde el amor: “Los jóvenes que están muertos están en paz, ¿nosotros qué estamos haciendo? La misión de ellos en la tierra se terminó y queda la de nosotros. Tenemos que seguir luchando, tenemos que dejarles a nuestros hijos una Venezuela libre, pero la lucha no es violenta”.

El presidente de la FCU-UCV dejó claro que las protestas no cesarán e instó a los venezolanos a cada venezolano a reaccionar y declararse en rebeldía ante la injusticia, la opresión y la corrupción: “anunciamos tres semanas de actividades para rescatar la democracia y ponerle fin a la dictadura”.

La jornada culminará en Chacao con una vigilia en honor a Robert Redman, en las inmediaciones de la calle Elice, a pocos metros de donde fue asesinado en 2014.

Prensa FCU-UCV

Estudiantes marcharán el #23Ene desde la Francisco de Miranda al CNE

FCU-UCV

 

El movimiento estudiantil informó sobre su participación durante la movilización convocada por la Mesa de la Unidad Democrática para el lunes 23 de enero.

El presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela FCU-UCV, Hasler Iglesias, indicó que “los estudiantes hacemos un llamado porque en Venezuela debe reinstitucionalizarse, debe relegitimarse y para eso los estudiantes vamos a rescatar a Venezuela para poder elegir a un nuevo presidente, a nuevos gobernadores y a nuevos alcaldes como corresponde según nuestra legislación”.

Iglesias destacó que el próximo 23 de enero en Caracas, “convocamos a todos los estudiantes y a todos los venezolanos a la avenida Francisco de Miranda, frente al Parque del Este a las 9:00 a.m y desde ahí marcharemos hasta el CNE y exigiremos al gobierno y al ente electoral que nos den fecha para las elecciones”.