Nota de Prensa, autor en Runrun

Julio Castro asegura que dentro del Plan País hay un esquema integral para combatir la malaria
Venezuela reporta un 51% de los casos de malaria de toda la región
El médico Julio Castro asegura que dentro del Plan País ya se están estableciendo contactos con organizaciones internacionales para aplicar “esquemas terapéuticos novedosos”

 

El médico internista infectólogo Julio Castro, miembro del equipo de Salud del Plan País, informó este jueves 5 de diciembre que el proyecto de reconstrucción nacional impulsado por el Parlamento y la sociedad civil organizada contempla una “solución integral” para combatir el repunte de la malaria en Venezuela.

Castro analizó el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicado el martes 3 de diciembre, donde se señala que durante 2018 en Venezuela se registraron 471 mil casos de malaria, lo que representa 51% de las personas afectadas por esta enfermedad parasitaria en todo el continente americano.

El profesor del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela (UCV) destacó que la tasa actual se asemeja a la que se contabilizó en 1940, “año en el que comenzaron a aplicarse los medicamentos antimaláricos”, y estimó que en la actualidad alrededor de 1,5 millones de personas sufren de malaria en el territorio nacional. 

“Hablamos de personas que no son capaces de ser económicamente activas”, indicó para describir el impacto negativo que tiene este mal en el desarrollo económico y social de la República.

Castro puntualizó que en los últimos dos años el régimen de Maduro no ha aprobado ningún presupuesto para el tratamiento de la malaria. “El presupuesto otorgado para el tratamiento de la malaria es de cero bolívares”, denunció.

Respuesta efectiva

La mayoría de los casos de malaria se localizan o tienen su origen en los estados Bolívar y Amazonas, víctimas del ecocidio y de la violencia promovida por el decreto del Arco Minero impuesto por el régimen de Maduro. 

El académico de la UCV precisó que el incremento de la malaria guarda relación con la crisis económica, que lleva a personas de distintas regiones a probar suerte en la minería, actividad que además se desarrolla de manera ilegal por grupos irregulares que perpetran masacres y provocan un enorme daño ambiental. 

“La mayoría de los casos se ubican en el municipio Sifontes del estado Bolívar, que recibe a más de un millón de personas de todo el país en busca de un ingreso que permita mejorar la calidad de vida a través de la minería”, acotó.

El experto del Plan País sostuvo que ya tienen definidas las acciones para enfrentar la malaria, en el marco de una “política pública integral” que tiene como prioridad retomar el control de las zonas mineras con la Fuerza Armada Nacional. Igualmente, se tiene previsto mejorar los servicios públicos y valerse de los avances tecnológicos como la inteligencia artificial para combatir la enfermedad.

Castro detalló que el Plan País ya levanta información, establece contactos con organizaciones internacionales, y trabaja con expertos venezolanos y extranjeros para aplicar “esquemas terapéuticos novedosos” que garanticen la salud de la población. “Hay formas de controlar esta situación, con las políticas públicas correctas puedes controlar este problema”, insistió.

Subrayando las fortalezas de Plan País y la necesidad de un cambio político para superar esta epidemia de malaria que en 2018 costó la vida a unos 400 venezolanos, el profesor de la UCV sentenció: “Si no resolvemos los otros problemas del país, no podremos reducir los casos de malaria en Venezuela”.

La iniciativa tiene como meta reunir al menos 150 juguetes para entregar al programa Nutriendo el Futuro y la Casa Hogar Madre Teresa de Calcuta

En el año 2017 nació la iniciativa “Un Juguete, Una Buena Noticia”, gracias a un grupo de reporteros, fotorreporteros y trabajadores de la prensa que idearon una manera de contribuir con algo más que el registro periodístico de lo que ocurría.

Una nota de prensa destaca que, la propuesta es ofrecer, a través de juguetes, que los niños en situación de riesgo pudieran tener una Feliz Navidad.

Ahora, este 2019, por tercer año consecutivo, se activa la iniciativa que tiene la meta de reunir 150 juguetes para entregar a los niños del programa Nutriendo el Futuro y la Casa Hogar Madre Teresa de Calcuta, que alberga niños con VIH, en Caracas.

La campaña arrancó el 20 de noviembre y se mantendrá activa hasta el 15 de diciembre que se reciban los donativos, que se entregarán el 18 de diciembre en cada institución.

Los integrantes de la iniciativa indican que requieren juguetes para niños y niñas con edades de 0 a 15 años, que estén nuevos o en perfecto estado.

 

Los donantes pueden llevar el regalo al Impact Hub Caracas (Torre Parque Ávila ‘antigua HP’, piso 17), contactar al equipo coordinador a través de la cuenta de Twitter @juguetenoticia y @unjugueteunabuenanoticia en Instagram.

Los venezolanos que se encuentren fuera del país también pueden escribir y recibirán información de cómo pueden colaborar.

¡Ayúdanos a procurar buenas noticias!

Fosas del Silencio: Los desaparecidos en la búsqueda de El Dorado
Entre 2012 y 2019, al menos 51 personas han sido reportadas como desaparecidas, el 74% desde que Nicolás Maduro bautizó las minas de la amazonía venezolana como Arco Minero del Orinoco

Wilmer González, un fotógrafo del diario independiente venezolano Correo del Caroní, viajó en 2018 a una mina de oro en Delta Amacuro en busca de ingresos adicionales para sobrellevar la peor crisis económica que ha sufrido Venezuela; pero nunca más regresó. Su desaparición es parte de un patrón de violencia en los municipios mineros de la región Guayana, al sur de Venezuela, donde el gobierno diseñó un mega proyecto extractivista denominado Arco Minero del Orinoco, que conjuga extracción anárquica de minerales, violaciones a los derechos humanos y violencia.

Entre 2012 y 2019, al menos 51 personas han sido reportadas como desaparecidas, el 74% desde que Nicolás Maduro bautizó las minas de la amazonía venezolana como Arco Minero del Orinoco, en un momento de retroceso de la principal fuente de ingresos económicos: la industria petrolera, una contracción que volcó la mirada con más fuerza a la extracción de minerales. En este periodo, además, se acentuó la crisis humanitaria compleja e indicadores como la hiperinflación alcanzaron niveles históricos de 1.698.488% al cierre de 2018, de acuerdo con las estadísticas de la Asamblea Nacional.

El hallazgo de casos de desaparecidos corresponde a la investigación del proyecto Fosas del Silencio, emprendido por la Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía (Codehciu), una oenegé radicada en el estado Bolívar especializada en protección y defensa de Derechos Humanos, en alianza con La Vida de Nos, un portal venezolano que comparte historias que conjugan periodismo y literatura.

El inicio de esta historia remite al 5 de marzo de 2016, cuando el pueblo de Tumeremo —municipio Sifontes, Bolívar— protestó y reclamó los cadáveres de 17 personas asesinadas en la mina Hoja de Lata. Después de 10 días intensos de manifestación, el Ejecutivo venezolano reconoció la existencia de una fosa común.

Pero no fue fácil. A los pobladores de Tumeremo les costó una semana de protestas y amenazas. La manifestación puso de relieve las ejecuciones en masa y dio cuenta de la importancia del impacto mediático de las protestas de los dolientes para que se activara la acción estatal de búsqueda de los mineros, luego de que —en un principio— entes oficiales desestimaron las denuncias de los familiares.

Ese hito permitió hacer públicas denuncias sobre el carácter sistemático de desapariciones y muertes en las minas, así como un reconocimiento y compromiso estatal para atender el problema.

Desde entonces, la posibilidad de que existieran decenas de desaparecidos quedó sobre la mesa. ¿Qué pasa con aquellas víctimas que vienen de otras partes del país sin ninguna red de apoyo? ¿Qué pasa con hombres y mujeres que son testigos de masacres? ¿Cómo se organizan familias sin ni siquiera conocerse? ¿Qué ha ocurrido y qué ocurre con los casos de desapariciones, tanto individuales como masivas, menos visibilizados? Esas interrogantes motivaron esta investigación.

Durante seis meses, un equipo de periodistas monitoreó —a través de redes sociales y medios de comunicación— reportes sobre desaparecidos en las minas, un fenómeno que se suma a la crisis humanitaria compleja que vive Venezuela. A su vez, se divulgó un formulario de denuncia, se armó un mapa de actores claves para recopilar nuevas evidencias y se conversó con nueve párrocos de iglesias de los municipios mineros, del sur del país, para enlazar con familias víctimas de desapariciones.

Hallazgos

El estudio de casos de la organización Codehciu revela que el Estado no busca a los desaparecidos en las minas. Familiares de cuatro de las seis historias que comprenden Fosas del Silencio señalan que funcionarios policiales les conminaron a desistir de la búsqueda, algo que contraviene los estándares internacionales sobre la búsqueda de desaparecidos. En otros casos, pobladores o vecinos de estas localidades saben de un caso, de un familiar o un allegado en esta situación, pero deciden callar por las consecuencias que pueden generar las denuncias.

La mayoría de las víctimas comparten un patrón: se fueron a las minas y, transcurrido un año, sus familiares no supieron más de ellos. De la data recopilada por Codehciu, solo 10 aparecieron con vida después de haber experimentado secuestro o lograr sobrevivir a una masacre, 30 se desconoce su estatus y otras 10 permanecen desaparecidas. Sus familiares temen lo peor: asesinato, trata de personas y fosas comunes.

A través de los 51 casos de desaparecidos entre 2012 y 2019, se determinaron seis perfiles de víctimas del contexto minero en Venezuela, que son contados en seis historias:

  1. Venezolanos que, forzados por la crisis humanitaria compleja, van a trabajar a la mina como mineros, cocineros, vendedores, etc.

Mientras no vea un cuerpo, no puedo decir que está muerto: El fotógrafo Wilmer González solía acompañar a periodistas nacionales y extranjeros a las minas de oro, que conocía muy bien, en los estados Delta Amacuro y Bolívar. A eso salió de su casa el 16 de febrero de 2018 y no ha vuelto. A Lucy, su esposa, le han dicho que está muerto, pero ella sigue refiriéndose a él en presente.

  1. Quienes no están trabajando directamente en la mina, pero prestan algún servicio: movilizan oro, distribuyen gasolina, venden alimentos, maquinarias y piezas.

Estoy plenamente segura de que no están vivos: María José y Alexander tenían dos años viviendo juntos en Ciudad Guayana. Él, para hacerse con dinero extra al que le generaba su trabajo como abogado, comenzó a trasladar pasajeros hasta las zonas mineras del sur del estado Bolívar. Un día de mayo de 2018 ambos salieron de su casa y nunca más volvieron.

  1. Quienes viven en el entorno minero, en comunidades cercanas que no están a salvo de la delincuencia, pese a no estar directamente vinculados al negocio minero.

¿Qué hizo mi hijo para que se lo tragara la tierra?: Eudy de Jesús Gómez Basanta, de 31 años, desapareció la mañana viernes 28 de abril de 2017 cuando salió al campo cabalgando sobre un caballo blanco que pretendía cambiar por otro. Desde entonces Damelis, su madre, no ha dejado de buscarlo. Tan solo lo escucha hablar en sueños.

  1. El cuarto patrón es un perfil político y lo representa el caso de Aldrin Torres, ex diputado del partido de gobierno Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y su pareja Rebeca Núñez. El asesinato de la pareja ha sido vinculado a denuncias en torno a la extracción minera en el sur del país.

Agnelys prefiere pensar que su mamá está de viaje: Desde que Agnelys se mudó a Caracas para estudiar, solía visitar con frecuencia a Rebeca, su madre, en Ciudad Bolívar. La última semana de julio de 2018 no logró viajar porque no encontró pasajes. Por eso estaba en Caracas cuando una tía la llamó para decirle que había pasado lo que tanto temía que ocurriera: Rebeca estaba desaparecida junto a Aldrin, su pareja.

  1. Personas que sobreviven a una masacre, tras ser en algunos casos desaparecidos por un periodo. Estas personas sufren secuelas desde el punto de vista psicológico y riesgos por el hecho de haber sido testigos excepcionales.

El abrazo que le devolvió la vida: Eduardo, que tiene 12 de sus 33 años trabajando en las minas de oro del sur del estado Bolívar, es un testigo de lo que ocurre en las profundidades de la selva: masacres, enfermedades, tantos desaparecidos. Aunque a cada tanto regresa a su casa en Ciudad Bolívar, ileso de todo aquello, al cabo de un tiempo siempre vuelve a las minas.

  1. Comunidades indígenas con yacimientos en sus territorios o cercanos a sus tierras son desplazados y sufren severas presiones por la presencia de grupos armados.

Me están llevando para matarme: Óscar Eliézer Meya —indígena del pueblo pemón taurepán por el lado su padre, y arekuna por su madre— era delgado y de piel bronce. Después de estudiar cinco años de medicina en el estado Guárico, se había devuelto a San Luis del Morichal, en el sur del estado Bolívar, de donde era. Allí trabajaba en una mina de oro. Y un día mientras tomaba unos tragos junto a un primo, lo desaparecieron.

Además de las historias que visibilizan cada uno de los patrones de desaparición, el proyecto cuenta con tres pódcast que cuentan el contexto minero desde la voz de sus protagonistas; la negligencia estatal en la búsqueda de los desaparecidos y el estado de incertidumbre constante en el que viven los familiares de las víctimas:

En apoyo a la defensa de los Derechos Humanos desde realidades locales, Codehciu, en alianza con La Vida de Nos, decidió darle voz a quienes incansablemente buscan a los desaparecidos en la búsqueda de El Dorado. Es una cuenta regresiva que no termina y con la que se abre un capítulo para acompañar a madres como Damelis que quieren saber, pronto, por qué a su hijo se lo tragó la tierra.

Link del microsite: Fosas del Silencio

 

Fotos: Fabiola Ferrero

I: Un familiar de Alexander González sostiene su retrato en su casa en Puerto Ordaz, estado Bolívar. Una prenda de vestir de Alexander González, desaparecido el 5 de mayo de 2018, cuelga en una pared de su antigua casa en Puerto Ordaz, estado Bolívar.
I: La foto carnet de Wilmer González. D: Familiar de Wilmer González posa para un retrato anónimo en su casa en San Félix, estado Bolívar.

Observatorio Venezolano de Fake News ofrecerá antídoto anti falsedades el próximo 4-D

En una Venezuela con escaso o nulo acceso a la información oficial, plagada de “informes gubernamentales” y un -cada vez más restringido- abanico de medios independientes disponibles, prolifera el no reciente pero sí generalizado fenómeno de las Fake News en forma de rumores, “tubazos”, alarmas y contenidos fraudulentos expresamente preparados con empaque noticioso. En ese escenario, nació hace seis meses el Observatorio Venezolano de Fake News (OVFN), un proyecto de la Asociación Civil Medianálisis, y este 4 de diciembre ofrecerá su primer evento público, en alianza con la Asociación de Egresados de la Universidad Católica Andrés Bello, denominado III Foro Periodismo de Transición. Tiempos de Fake News en Venezuela.

El OVFN tiene el respaldo académico de los profesores y periodistas Mariela Torrealba y León Hernández, quienes están al frente de un equipo de analistas que dan metodología, contexto y evalúan los contenidos virales. Ellos abrirán la actividad de este miércoles. Luego, seis profesionales de la comunicación en ejercicio de calle, quienes actúan como observadores recabando y verificando en Caracas y principales ciudades del interior del país, explicarán cómo se monitorean fake news desde las regiones.

Los profesores Ysabel Viloria y Daniel Pabón, de la Universidad Central de Venezuela (UCV); Oscar Murillo, de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) extensión Guayana, y Pablo Enrique Paz, de la Universidad Yacambú y director de administración de Medianálisis, responderán el compromiso de qué hacer desde la academia ante las fake news

Por último, los periodistas Carmen Riera, de Runrunes; Gisela Rodríguez, de El Pitazo; Eugenio Martínez, de Efecto Cocuyo, y Omar Lugo, de El Estímulo, revelarán cómo los medios venezolanos afrontan las fake news. Este último panel, tendrá la moderación del investigador Andrés Cañizález, director general de Medianálisis. La clausura del evento estará a cargo de Luis Ernesto Blanco, de la Dirección de Egresados de la UCAB. 

La cita para conocer la cruzada venezolana anti fake news será este 4 de diciembre en la sede del Instituto de Teología para Religiosos (ITER) de la UCAB, en la tercera avenida con sexta transversal de la urbanización Altamira, en Caracas. El horario es a las 8:30 am. El acceso es gratuito, previa inscripción en línea. Más detalles sobre cómo asistir, se ofrecen en las redes @ObservatorioFN y @Medianálisis, y en las páginas web www.medianalisis.org y fakenews.cotejo.info.

Para postularse hacer clic en el siguiente enlace y llenar el formulario: http://bit.ly/formulario-ovfn

 

La coalición se constituye en un instrumento para mostrar a los ciudadanos que hay una sociedad civil organizada y bien articulada que trabaja para lograr una verdadera transformación

En medio de la crisis humanitaria compleja que enfrenta Venezuela, unas 260 organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos se han unido para sumar esfuerzos en la lucha anticorrupción, origen de la destrucción del país en los últimos 20 años, y han conformado la Coalición Anticorrupción.

La gran corrupción que registra Venezuela, y que la ubica en el puesto 168 de transparencia entre 183 naciones, es un fenómeno extraordinario que requiere un esfuerzo mancomunado del mismo tenor, con el concurso y participación de todos los ciudadanos, organizaciones y sectores de la sociedad civil venezolana.

La necesidad de superar la crisis, acabar con el mal funcionamiento de los servicios públicos, poner fin al deterioro de la calidad de vida de la población, dejar atrás las políticas económicas que han ido en detrimento de los derechos fundamentales de alimentación, vestido y educación, reconstruir el país y crear la Venezuela íntegra y próspera que todos sus ciudadanos anhelan y merecen es el motor del movimiento ciudadano, Coalición Anticorrupción.

En este sentido, estas 260 organizaciones han entendido y asumido el compromiso, indefectible e impostergable, de exigir al Estado el cambio social necesario, a través del cumplimiento de 12 mandatos que permitirán atacar las debilidades del sistema y sanear las estructuras y procesos que han constituido el patrón de gran corrupción que registra el país.

En la página Coalición Anticorrupción los venezolanos tendrán la oportunidad de conocer esta alianza integradora, que no coacciona sino suma, y permite la pluralidad en torno a una lucha común, vencer la corrupción. La coalición se constituye en un instrumento para mostrar a los ciudadanos que hay una sociedad civil organizada y bien articulada que trabaja para lograr una verdadera transformación.

La Coalición Anticorrupción convoca a todos los venezolanos y a sus organizaciones a sumarse activamente, a ser parte de esta gran alianza por la transparencia, la rendición de cuentas y la justicia, por una nueva Venezuela.

Nov 26, 2019 | Actualizado hace 2 semanas
Cepaz lanza su Observatorio Digital de Femicidios
La conformación de un registro de femicidios en el país es una necesidad para la toma de decisiones en materia de política preventiva

Venezuela se encuentra en un entorno de violencia generalizada, enmarcada en una emergencia humanitaria compleja, la cual ha demostrado tener un impacto desproporcionado y diferenciado sobre la vida de las mujeres, en un contexto donde el Estado venezolano ha optado por ignorar sus obligaciones en materia de derechos humanos.

La conformación de un registro de femicidios en el país es una necesidad para la toma de decisiones en materia de política preventiva. En respuesta a esta situación, el Centro de Justicia y Paz (Cepaz) se ha propuesto la creación de un Observatorio Digital de Femicidios, con el fin de que los datos recabados a través de los medios de comunicación digital sean categorizados, analizados, y estén disponibles para todas las instituciones y ciudadanos interesados en la prevención del femicidio y en la evaluación de las respuestas del sistema de justicia sobre estos casos.

La Organización Mundial de la Salud señala que el femicidio es el asesinato intencional de una mujer, por el simple hecho de ser mujer. Para la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito, en su informe “El análisis del Estudio Mundial sobre Homicidios / 2019”, casi el 60 por ciento de las 87.000 mujeres que fueron asesinadas en 2017, en todo el mundo, fueron víctima de un femicidio cometido por sus parejas, exparejas o familiares hombres, lo que hace que el hogar sea “el lugar más peligroso” para ellas.

Las muertes violentas de mujeres ocurren por la influencia de una cultura discriminatoria, basada en una idea de inferioridad femenina, con un fuerte arraigo en estereotipos y roles de género que naturaliza y justifica constantemente los tipos y modalidades de violencia.

Existe, en consecuencia, una alta tasa de asesinatos entre los que se encuentran los femicidios cuyas cifras son invisibles para el Estado venezolano ya que no se presentan estadística alguna con estos casos que afectan a una gran cantidad de mujeres.

La impunidad por inoperancia y efectividad del sistema de protección, carcome de modo constante cualquier empuje meramente legal que pretenda disminuir los índices de violencia de género. La violencia generalizada se perpetúa principalmente por la impunidad.

Hay un abordaje vago, infértil y confuso sobre la violencia de género en el país y en especial, el femicidio, donde observamos situaciones estructurales como la falta de estadísticas género sensitivas, cuando, precisamente, es imprescindible que los Estados dispongan de sistemas nacionales de información, que permitirá elaborar leyes, políticas, planes y programas estatales en la erradicación de la forma más grave de violencia contra las mujeres.

La única forma de impulsar este marco de actuación, es visibilizando la necesidad estratégica, desde el enfoque de derechos humanos, para evidenciar que el Estado está incumpliendo con su responsabilidad de “proteger”. Esperamos que este Observatorio Digital de Femicidios contribuya a la visibilidad de este fenómeno.

Manuela Bolívar: Usurpadores del régimen son los principales promotores de la violencia contra la mujer
La parlamentaria señaló que el régimen promueve “prácticas misóginas” en el país

La diputada Manuela Bolívar, presidenta de la subcomisión de la Mujer e Igualdad de Género de la Asamblea Nacional, se pronunció este lunes 25 de noviembre sobre la violencia contra la mujer a propósito del marco del Día de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Bolívar alertó que, lejos de avanzar en la erradicación de la violencia contra la mujer, en Venezuela la cifra de femicidios es aterradora. Tres de cada 10 mujeres son asesinadas solo por el hecho de ser mujer, de las cuales el 35% de esta cifra tiene entre 25 y 45 años.

“Los usurpadores del régimen son los principales promotores de la violencia contra la mujer. En Venezuela no hay cifras oficiales acerca de los feminicidios, tampoco hay políticas públicas para prevenir la violencia y las pocas que se han implementado son discriminatorias porque fomentan la dependencia estrictamente del Estado”, dijo.

 

A su juicio, mientras en Venezuela están asesinando a las mujeres solo por ser mujeres, el régimen sigue promoviendo prácticas misóginas. “No podemos olvidar los casos de Angela Aguirre y Fernanda Maciel, solo por nombrar algunos casos que han ocurrido, en donde no ha habido justicia”.

Desde Plan País estamos trabajando para el diseño de políticas públicas que garanticen que estos crímenes sean resueltos. Además debemos atender de forma inmediata a las mujeres vulnerables afectadas por la emergencia humanitaria compleja y trabajar por garantizar el cumplimiento de deberes y derechos de las mujeres para el goce de una ciudadanía plena”.

“Tenemos una alianza con la ONG Transparencia Venezuela con el centro de denuncias DILO AQUÍ para que todos puedan denunciar casos de violencia contra la mujer de manera segura y eficiente. Nuestro objetivo es llevar un registro, tener una base de información que nos permita diseñar políticas públicas y brindar atención psicológica a las víctimas”, informó.

Nota de prensa

Centro de Derechos Humanos de la UCAB conmemora su 20 aniversario
Entre el 25 y el 27 de noviembre, el CDH llevará a cabo clases magistrales, foros y tertulias sobre participación política, libertad de expresión, migración y justicia transicional, entre otros temas. Además, inaugurará una muestra fotográfica y una biblioteca en honor a la fundadora del Centro, Ligia Bolívar

A propósito de la celebración de su vigésimo aniversario, el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (CDH-UCAB) está preparando, entre el 25 y el 27 de noviembre, una serie de actividades gratuitas y abiertas para sensibilizar a la comunidad universitaria y el público general sobre algunos de los temas que esta organización, pionera en su tipo en Venezuela, ha venido trabajando desde su fundación en 1999.

La programación se iniciará el lunes 25 de noviembre, a las 10:00 am, con un foro en el que se presentarán varias ponencias sobre las líneas de investigación del Centro. En el panel de oradores estarán nombres destacados como Ligia Bolívar, exdirectora fundadora del CDH; Salvador Yannuzzi, decano de la Facultad de Derecho de la UCAB; Eduardo Trujillo, director del CDH-UCAB; Marianna Romero, coordinadora académica, y los investigadores asociados Thairí Moya, Carlos Correa, José Bernardo Guevara y Eumelys Moya.

La lista de temas a tratar incluye tópicos como participación política, libertad de expresión, esclavitud moderna y justicia transicional, entre otros, a través de los cuales el CDH espera llamar la atención sobre la realidad de los derechos humanos en Venezuela en las últimas dos décadas. En esa misma línea, el día martes 26 de noviembre, a las 9:00 am, se realizará un coloquio denominado “Paneles sobre Educación en Derechos Humanos”, a través del cual los participantes podrán compartir ideas con expertos sobre este tema. La actividad contará con la moderación de José Bernardo Guevara y Eumelys Moya.

Ambos encuentros tendrán lugar en el auditorio del Centro de Innovación y Emprendimiento de la universidad, ubicado en el piso 6 del edificio Cincuentenario.

Como parte de la programación aniversario, el miércoles 27, en el marco de la IV Feria del Libro del Oeste de Caracas FLOC UCAB 2019, el director del CDH tendrá una participación especial en el foro «Horizontes de la migración Venezolana: retos para la Inserción laboral en América Latina», organizado por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UCAB y que se efectuará en el Aula Magna de la universidad, a partir de las 8:00 am.

El mismo día, a las 10:00 am, las profesoras Marianna Romero y Beatriz Borges dictarán una Master Class sobre la denuncia de la Convención Americana de Derechos Humanos. Esto será en el auditorio Guido Arnal de la Facultad de Ingeniería. Luego, a las 3:00 pm (auditorio CIE) se llevará a cabo un conversatorio sobre justicia transicional, en el que participarán el director del CDH, Eduardo Trujillo; el director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UCAB, Miguel Mónaco, y la profesora Mariana Ardila

En el ámbito cultural, diversas bandas de música urbana se presentarán, de 12:30 pm a 2:00 pm, los días 25 y 26 de noviembre en la feria de la UCAB.

Además, durante toda la semana, se expondrán en el pasillo del piso 3 del edificio de aulas las obras de los 10 ganadores del concurso “Derechos Humanos en Fotos”, iniciativa promovida por el CDH.

“Vamos a realizar la inauguración de nuestra nueva sede, que está ubicada en el piso 3 del Módulo 4 del Edificio de Aulas. Ese mismo día vamos a realizar un pequeño homenaje a la profesora Ligia Bolívar, fundadora del CDH, porque de ahora en adelante, la Biblioteca del Centro de Derechos Humanos va a llevar su nombre”, señaló Eduardo Trujillo.

El director del CDH expresó su satisfacción por los logros alcanzados durante los últimos 20 años. “El Centro trabaja arduamente en el mundo académico en cuanto a la promoción y defensa de los Derechos Humanos y haciendo actividades de formación, como por ejemplo el Programa de Estudios Avanzados en Derechos Humanos que tiene la Dirección de Postgrado de la Facultad de Derecho de la UCAB. Hemos realizado distintas actividades de extensión universitaria, particularmente destaca el Curso de Sistemas Internacionales de Protección en Derechos Humanos, que tiene 20 años llevándose a cabo de manera ininterrumpida y desde un par de años para acá ha sido institucionalizado que en septiembre se haga en Caracas y en marzo en Ciudad Guayana”.

Fundado el 15 de noviembre de 1999, el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello es el primer centro académico dedicado a la materia en Venezuela. Desarrolla su labor desde la docencia, la investigación, la extensión y el acompañamiento jurídico de casos en las áreas de Derecho a la participación, libertad de expresión y protección de personas refugiadas y migrantes.

Los interesados en obtener más información pueden consultar la cuenta @CDH_UCAB en Twitter e Instagram.