crímenes archivos - Runrun

crímenes

Monitor de Víctimas | ¿Cómo se comportó el crimen en la cuarentena?, por Héctor Navarro y Moisés Medina

@miconvive 

Un joven de 26 años conocido como “Alegría” fue asesinado en plena vía pública por las FAES el 28 de mayo de 2020 en Petare, por asociarlo, sin prueba alguna, con la banda de Wilexis. Al igual que Alegría, otros 142 caraqueños han perdido la vida en eventos violentos desde que inició la crisis de la COVID-19.

Los datos recabados por Monitor de Víctimas demuestran que la violencia en Caracas no respetó la cuarentena.

De los 142 homicidios contabilizados, 10 ocurrieron durante la segunda mitad del mes de marzo, 66 durante todo el mes de abril y otros 66 en mayo. Así como afrontamos la pandemia en un contexto muy complicado y totalmente vulnerables al virus (y cuyo impacto real parece venir en los próximos meses), el crimen homicida es uno de los principales males que enfrentan los caraqueños. ¿Es igual en el resto del planeta?

La COVID-19 extrema las otras crisis

Desde que se inició esta crisis de salud, los índices de criminalidad cayeron a nivel mundial. El hecho de que haya menos personas en las calles reduce la posibilidad que sean atracadas en las vías públicas. Estudios en Estados Unidos, Colombia y Chile demuestran cómo los homicidios se han reducido casi a la mitad, así como los registros de robo y asaltos.

Esto, por supuesto, no implica que la violencia se reduzca: las denuncias de violencia doméstica han aumentado considerablemente en todo el mundo. Tampoco implica que sea igual en todas partes. Por ejemplo, en Ciudad de Juárez (México), los homicidios producto de la guerra entre cárteles de narcotráfico aumentaron en un 42 % desde marzo. Para algunos, no hay cuarentena que valga.

Una situación similar a la de Ciudad Juárez parece presentarse en Caracas: los homicidios no pararon.

El 13 de marzo se anunció el primer caso de COVID-19 en nuestro país. La crisis del coronavirus se suma a una crisis política, social, económica y sanitaria. Una emergencia humanitaria compleja en todos los sentidos. Particularmente, la violencia es un factor común en el día a día del venezolano.

El crimen no se quedó en casa

En 2019, Monitor de Víctimas, en su reporte anual registró 898 homicidios en la ciudad, casi 40 % a manos de cuerpos de seguridad. La violencia, además, no se queda en números: afecta a cada niño que crece en contextos llenos de armas y muertos, con consecuencias que serán muy difíciles de atender en el futuro.

Ahora, ¿cómo se comportó el crimen en la cuarentena?

Los homicidios en este período representan el 48 % de los 296 casos totales reportados durante los primeros cinco meses del año. Casi la mitad de homicidios registrados en Caracas hasta mayo de 2020 ocurrieron durante el confinamiento.

Si lo comparamos con el año pasado, entre el 16 de marzo y el 31 de mayo de 2019, fueron asesinados, en promedio, 3 caraqueños diariamente; durante el mismo período en el 2020, se dieron al menos dos homicidios cada día. A pesar de que hubo una reducción en comparación con el año pasado, estos datos siguen siendo fiel reflejo del problema de salud pública que representa la violencia en nuestra ciudad.

La muerte viste de uniforme

De estas 142 muertes, 55 fueron casos de letalidad policial (ejecuciones y/o resistencia a la autoridad), alcanzando el 39 % de los casos totales registrados. La policía vuelve a ser protagonista, especialmente las FAES y el CICPC. Así mismo, se registraron 16 homicidios por robos; 15 casos por ajuste de cuentas o venganza; 12 por riñas o peleas ocurridas en el sitio, 5 por enfrentamiento entre bandas; 3 por balas perdidas; 2 por violencia de género y 1 por secuestro, además de 33 homicidios cuyo móvil no se pudo determinar.

El municipio Libertador concentra el 67 % del total, viéndose principalmente afectadas las parroquias Coche y Sucre, con 19 casos cada una y El Valle con 16. En el municipio Sucre se registraron 38 homicidios, de los cuales 33 tuvieron lugar en la parroquia Petare. Por otro lado, Baruta, El Hatillo y Chacao registraron 9 homicidios en total.

Además, algo particular que notamos en comparación con el año pasado es que los homicidios en vías públicas aumentaron en 10 puntos porcentuales durante la cuarentena, siendo un poco contradictorio dado el contexto.

Como reflejan los números, la violencia no se detuvo ni los índices de homicidios cayeron a la mitad como en otros países. A pesar de mostrar cierta reducción en comparación con 2019, los ciudadanos no se vieron más protegidos por el hecho de estar en casa. El virus se une a la lista de amenazas que aterran a los ciudadanos y, como podemos ver, la violencia es una de las principales.

No hay virus que detenga la violencia

Los cuerpos de seguridad continuaron aterrorizando a las comunidades, ejerciendo la justicia arbitrariamente y haciendo del uso excesivo de la fuerza un factor común en la vida del país. Por otro lado, los robos, ajustes de cuentas y peleas continúan cobrando la vida de personas en la ciudad. En definitiva, la violencia es un problema de salud pública que es urgente atender, con políticas de seguridad coherentes que garanticen el bienestar del ciudadano. Lamentablemente, pareciera que no haber la intención de hacerlo por parte de las instituciones responsables.

Los venezolanos se encuentran especialmente vulnerables. Desde marzo, la crisis de combustible impidió que pudieran movilizarse. Además, la crisis económica se sigue intensificando, con una inflación acumulada de 409 % en 2020, según la Asamblea Nacional y con proyecciones que apuntan hacia una contracción de la economía de entre 15 % y 25 % por efectos de la pandemia.

Los ciudadanos se encuentran totalmente indefensos ante el virus, la delincuencia y los cuerpos de seguridad y, además, son víctimas de sus bolsillos vacíos.

Luego de tres meses de confinamiento por decreto, entramos en una etapa de flexibilización de la cuarentena. El virus se hace cada vez más peligroso: Venezuela tardó 70 días en alcanzar 1000 casos, 12 días en llegar a 2000 y tan solo 11 días en registrar 3000 infectados. A partir de ahora podremos ver realmente el impacto de la COVID-19 en nuestro sistema de salud.

Sin embargo, repasando estos primeros 3 meses, hay una cosa que nos queda clara: no hay virus que detenga a la violencia.

#MonitordeVíctimas | Denuncian que las FAES ejecutaron a un hombre frente a sus vecinos en Altavista
La madre asegura que los policías levantaron de su cama a Mervin Guillermo Herrera Atencio, de 29 años, lo sacaron con una camisa en la cabeza y, según testigos, lo obligaron a tomar un arma y a disparar a la acera para fingir un enfrentamiento.

@Daigalaviz

UN NUEVO NOMBRE SE SUMA A LA LISTA DE LOS PRESUNTOS AJUSTICIADOS por las Fuerzas Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). En  esta oportunidad, la víctima fue identificada como Mervin Guillermo Herrera Atencio, de 29 años, quien murió de dos disparos frente a su vivienda en Altavista, parroquia Sucre del municipio Libertador, a las 4:00 de la madrugada del domingo 14 de octubre.

De acuerdo con la madre de Mervin, Lisneida Atencio, los funcionarios de las Fuerzas Especiales llegaron a su vivienda pasadas las 4:00 de la mañana. El joven se encontraba durmiendo y lo sacaron de su cama. La mujer dice que salió en boxer y sin camisa.

Los policías lo llevaron a la acera que está frente a su casa con una camisa en la cabeza y, según testigos, los funcionarios lo obligaron a tomar un arma y que disparara a la acera; según la madre de la víctima, esta acción fue para fingir un enfrentamiento.Minutos después el joven recibió dos disparos en la espalda, frente a sus vecinos.

Mervin se ganaba la vida como vendedor de plátanos y huevos en un camión que se para frente al mercado de Quinta Crespo. Además de comerciante, era miembro principal del consejo comunal de su sector.

Se conoció que la víctima no tenía pareja y residía con su mamá.

#MonitordeVíctimas | Muere niño atrapado en tiroteo entre PNB y antisociales
La víctima viajaba junto a su papá y dos hermanos cuando se produjo un tiroteo frente al Museo de los Niños

UN DISPARO QUE LO IMPACTÓ EN LA SIEN IZQUIERDA puso fin a la vida de Kevin Antonio Segovia Carrero, un niño de 12 años de edad la mañana de este jueves 11 de octubre, cuando viajaba junto a su papá y hermanos en una camioneta Terios, azul oscuro, placas AGP46F.

Esa mañana, como todos los días, Segovia iba a dejar al menor de sus hijos en la unidad educativa donde cursa tercer grado. Luego llevaría al liceo Caracas a Kevin Antonio, que estudiaba primer año y también practicaba fútbol. Su hermano mayor estudia en ese plantel.

Lamentablemente el vehículo quedó en la línea de fuego de un tiroteo que se registró entre funcionarios de la PNB y presuntos delincuentes que tripulaban un rústico marca Toyota modelo Machito, poco antes de las 7:00 am.

Antonio Segovia, padre de la víctima, llevaba al menor de los niños, de 9 años de edad, a la Unidad Educativa República Bicentenaria ubicada cerca del urbanismo de Misión Vivienda Oscar López Figuera, frente al Museo de los Niños en Parque Central.

Segovia había salido de su casa en Maripérez y tomó la vía de la avenida México desde donde bajó para pasar la avenida Bolívar. En ese momento uno de los niños le llamó la atención porque vio a 2 funcionarios de la PNB, en moto, que llevaban las pistolas en sus manos.

Aceleró la camioneta para evadir cualquier cosa que pudiera ocurrir y fue en ese momento cuando se produjo el tiroteo. Un proyectil entró por el vidrio izquierdo trasero e impactó al niño ocasionándole la muerte en forma instantánea.

El hermano mayor, de 14 años de edad, logró pasar al asiento delantero al menor de los niños para protegerlo.

La madre de la víctima al tener conocimiento de lo ocurrido se trasladó al sitio donde estaban maestras y profesores de la unidad educativa que atendieron a los dos hermanos de Kevin Antonio y a su mamá.

Personas que se encontraban en el sitio del suceso indicaron que los funcionarios de la PNB que se enfrentaron a los presuntos antisociales se retiraron del sitio, como si nada hubiese ocurrido, luego llegaron otras comisiones de ese organismo así como del Sebín.

Funcionarios adscritos al Eje Central de la División Contra Homicidios del Cicpc iniciaron las averiguaciones. El cadáver fue trasladado a la morgue.

Las investigaciones determinarán qué tipo de proyectil segó la vida del niño, si pertenece a la PNB o a una de las armas que portaban los presuntos antisociales quienes se dieron a la fuga en medio de la confusión.

Antonio Segovia pidió que se haga justicia y espera que las cámaras de seguridad que están en la avenida Bolívar sirvan para establecer responsabilidades “y que no solo sean utilizadas para actos políticos”.

Cuando la madre la víctima llegó a la morgue de Bello Monte con otros familiares allí llegó una comisión del Ministerio de Educación a fin de conocer detalles del suceso.

Antonio Segovia es profesor de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad, Unes.

 

#MonitordeVíctimas | Matan a joven en Chacao para robarle el celular

DAVID JAVIK CONTRERAS VELASCO, de 27 años de edad, fue asesinado, a las 9:15 de la mañana de este jueves 11 de octubre en la avenida Francisco de Miranda, municipio Chacao, cerca de Farmatodo cuando ofreció resistencia a ser despojado de su celular.

La víctima había salido de la farmacia con su mamá y atendía una llamada cuando una moto se detuvo y de ella bajó el parrillero quien se le acercó y le pidió el teléfono.

Entre Contreras Velasco y el antisocial se produjo un forcejeo en el que el hombre no pudo arrebatarle el celular y en respuesta le dio un disparo en el brazo izquierdo, el proyectil se introdujo en el intercostal de ese lado causándole la muerte en forma instantánea.

El cadáver estuvo en la acera, cerca de un quiosco, casi 3 horas, luego llegó la furgoneta del Eje Este de la División Contra Homicidios del Cicpc que levantó el cuerpo y lo llevó a la morgue.

Contreras Velasco, era el menor de 2 hermanos, el mayor murió en un accidente de tránsito hace varios años años. Su muerte conmocionó a vecinos y amigos. Era muy conocido en el municipio. Laboraba en un quiosco ubicado en la acera del frente del lugar donde lo ultimaron. Al parecer el antisocial le disparó con un revólver calibre 38.

Un motorizado que llegó al sitio manifestó que se desplazaba por la avenida Francisco de Miranda cuando oyó 2 detonaciones y como vio bajar por la avenida Guaicaipuro un camión de transporte de valores pensó que lo estaban asaltando.

Agregó que los antisociales se dirigieron hacia la autopista Francisco Fajardo.

El sitio estuvo custodiado por funcionarios de Polichacao. El comisario Luis Godoy, director de esa institución, estuvo en el lugar del suceso. Al ser consultado sobre lo ocurrido dijo que era lamentable tener que dar la noticia de la muerte de un joven venezolano.

Indicó que en las calles del municipio hay cámaras de seguridad que deben de haber grabado a los homicidas de Contreras Velasco, los videos serán entregados a los investigadores del Cicpc.

“Tenemos una crisis moral”, dijo al referirse a la actuación de personas que matan para robar un celular y agregó que Chacao es uno de los municipios menos violentos del país.

Refirió que este año han registrado 13 muertes violentas en el municipio, 3 de éstas han sido sicariatos. Indicó que la comunidad tiene que denunciar los delitos a fin de evitar que Chacao se convierta en un municipio violento.

“No vamos a permitirlo”, dijo.

#MonitordeVíctimas | Violencia homicida ha cobrado la vida de 85 niños y adolescentes en lo que va de 2018
La mañana de este jueves 11 de octubre un pequeño de apenas 12 años fue asesinado al quedar atrapado en un tiroteo entre funcionarios policiales y delincuentes. El niño iba a su escuela junto a su papá y un hermano

 

@carlos_dhoy

UN TOTAL DE 85 NIÑOS Y ADOLESCENTES han sido asesinados entre el primero de enero y el 31 de octubre de 2018 en Caracas, 55 de ellos murieron en el municipio Libertador del Distrito Capital y 30 en el estado Miranda.

La última víctima de la violencia homicida contra menores de edad fue un niño de 12 años quien murió la mañana de este jueves 11 de octubre cuando se dirigía a su colegio junto a su padre. El vehículo en que se dirigían quedó en el medio de una balacera entre funcionarios policiales y presuntos delincuentes, en el tiroteo el pequeño, quien recibió un tiro en la cabeza, murió en el acto.

Otra víctima de la violencia capitalina fue un adolescente de 15 años identificado como Joyce Bolívar González quien el pasado lunes en horas de la noche murió acribillado en el callejón del Amor en el sector Santa Eduvigis de El Cementerio.

La víctima se encontraba desaparecida desde el pasado lunes 8 de octubre cuando salió de su casa a visitar a su novia en el sector Villa Zoila de la Cota 905. Al salir llevaba un morral con parte de su ropa que quería lavar, ya que no había agua en su residencia.

Algunas versiones señalan que cuando llegaba al sector Villa Zoila fue interceptado por un grupo de entre 6 y 10 menores de edad, integrantes de una banda que opera en el sector, quienes bajo amenaza se lo llevaron a un lugar desconocido.

Aproximadamente a las 10:00 pm los vecinos del sector Santa Eduvigis, en El Cementerio Parroquia Santa Rosalía, denunciaron que escucharon una ráfaga de tiros, minutos después al salir a ver qué había ocurrido encontraron el cadáver del adolescente, quien había sido totalmente  despojado de su ropa, zapatos, del morral que llevaba, de su teléfono y otros objetos que cargaba y luego procedieron a dispararle en más de 10 oportunidades en la cara y espalda.

Familiares desconocen las causas por las que fue asesinado.

Joyce Bolívar González era estudiante de bachillerato en el liceo Pablo Vila, de El Paraíso.

Allegados denunciaron que a pesar de que el cadáver fue descubierto por vecinos del sector a las 10:00 pm del lunes, no fue sino 17 horas después, pasadas las 3:00 pm del martes 9 de octubre, cuando comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas acudieron al lugar a realizar el levantamiento de los restos mortales del adolescente.

Violencia desatada

Según datos recopilados por el Monitor de Víctimas en el período comprendido entre el primero de enero y el 31 de octubre de 2018 un total de 1.254 personas fueron asesinadas en los cinco municipios que integran la ciudad de Caracas, de ellos 1.183 eran hombres, 85 tenían eran menores con edades comprendidas entre 1 y 17 años.

El 68% de las víctimas murieron por heridas provocadas por armas de fuego, en total fueron 856 los muertos por balas en Caracas.

Libertador fue municipio más violento para los niños y adolescentes, en lo que va de año han sido asesinados 55 niños y adolescentes.

30 murieron en el estado Miranda, en esa jurisdicción el municipio Sucre encabeza el listado de fallecidos con 10 muertos menores de edad, en Baruta murieron cinco menores, El Hatillo reportó la muerte de tres menores, mientras que en Chacao no se registró ningún deceso violento en el período.

#MonitordeVíctimas | Asesinan a una mujer de 52 años en robo a una peluquería de Baruta

@lysauraFuentes

A MERCEDES LEONOR FUENTES ARIAS DE 52 AÑOS LA ASESINARON el jueves 4 de octubre a la 1:30 de la tarde durante un robo en una peluquería llamada Wendy Ruth, situada en la calle Bolívar de Baruta.

Mercedes estaba en la peluquería con su nuera cuando dos jóvenes ingresaron al local con la intención de cometer un robo.

Las mujeres fueron arrinconadas por los delincuentes y uno de ellos usó a Mercedes como rehén para amenazar a las demás víctimas.

Los delincuentes luego de que robaron el celular de Mercedes y de las demás clientas de la peluquería, le dispararon en el pecho a la víctima y luego huyeron del lugar en una moto.

Arias fue trasladada hasta la Clínica Félix Boada de la zona, sin embargo llegó sin signos vitales.

Mercedes vendía almuerzos a los conductores de las camionetas de la línea Sur-Este de Baruta. La víctima vivía en el sector Ojo de Agua, era madre de dos hijos y dejó cuatro nietos.

La autopsia de Arias se realizó en el Hospital de Coche, debido a que para el momento en el que fue trasladado su cadáver a la morgue de Bello Monte no había patólogos.

#MonitordeVíctimas | FAES y Cicpc mataron a cuatro personas en Coche y Lomas del Ávila
Según la data de Monitor de Víctimas, de enero a agosto de 2018, las ejecuciones extrajudiciales por funcionarios policiales lideran los homicidios en la Gran Caracas

 

@Daigalaviz

SE VINO DE BARQUISIMETO A SACAR LA CÉDULA EN CARACAS; así cuentan los familiares de Cristian Johan Urbina Torres, un joven de 22 años que fue asesinado por funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) -ente adscrito a la Policía Nacional Bolivariana-  cuando bajó del apartamento de su compadre a planta baja a comprar un cigarro.

Los hermanos menores de la víctima, quienes pidieron resguardar su identidad mientras esperaban el retiro del cadáver, detallaron que la noche de este 4 de octubre, a eso de las 10 de la noche, recibieron una llamada que les aseguraba que Cristian había sido asesinado de un disparo en el pecho. Aunque en primer lugar creyeron que lo habían matado para robarle el celular, después fueron informados que quien le quitó la vida fue un cuerpo policial.

Cristian, según cuentan sus hermanos, llegó a Caracas el 1 de octubre, pues en una distracción trabajando como colector en la camioneta de pasajeros de su primo botó su documento de identidad. Para solucionar el inconveniente, se puso de acuerdo con su compadre, pues este le aseguró que en Caracas era más sencillo obtener la cédula.

De acuerdo a la información de los familiares, Cristian si logró sacar su documento de identidad, pero se la darían la mañana de este 5 de octubre; sin embargo, no pudo cumplir la cita, pues funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales de la PNB le dispararon cuando estaba comprando un cigarro en una bodega adyacente al bloque 1 de Coche, aproximadamente a las 8:30 p.m. Junto al joven también fue ajusticiado otro hombre, pero se desconocen los datos de su identificación.

Cristian Urbina era oriundo de Charallave, estado Miranda. Allí pasó toda su vida hasta hace dos años cuando decidió mudarse a Barquisimeto para trabajar junto a su primo. Era el mayor de cuatro hermanos. Deja una niña de cuatro años, y se había separado de su pareja.

Dos ejecutados más en Palo Verde

Cuatro horas más temprano, alrededor de las 5:30 de la tarde funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Penales y Criminalísticas (Cicpc) llevaron a cabo otro procedimiento en la calle 16 de Lomas del Ávila, Palo Verde, estado Miranda donde resultaron muertos dos jóvenes.

Las víctimas, de las cuales se desconoce su identidad, fueron heridos con disparos en el tórax, y luego fueron ingresados al hospital Domingo Luciani, centro al que llegaron sin signos vitales.

Según la data de Monitor de Víctimas, de enero a agosto de 2018, las ejecuciones extrajudiciales por parte de funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Penales y Criminalísticas (Cicpc) y la Policía Nacional Bolivariana (PNB) se encuentran entre las primeras causas de muerte violenta en Caracas. De 1.016 muertes violentas registradas por el proyecto periodístico, un total de 248 han sido ajusticiamientos (24,40%).

#MonitorDeVíctimas | Denuncian al FAES por asesinato de miliciano en urbanismo de la Misión Vivienda en Catia

@franzambranor

DENSI ÁLVAREZ ERA UNA DE LAS PERSONAS QUE CUSTODIABA una construcción en el urbanismo de la Gran Misión Vivienda Venezuela denominado “El Socorro”, ubicado en Los Frailes de Catia en Caracas.

A horas del mediodía de este martes 2 de octubre allegados Álvarez, quien era miliciano, aseguraron que funcionarios del FAES ingresaron a las residencias y lo ajusticiaron junto a otro hombre.

Un adjudicado de este complejo declaró que testigos presenciaron como los efectivos hicieron arrodillar a Álvarez y le propinaron al menos cuatro disparos en el pecho.

El vocero dijo que tanto Álvarez como la otra persona ajusticiada vivían en la construcción y cuidaban el espacio. “Tanto a él como a mi nos iban a dar nuestra vivienda, ya estábamos adjudicados por FundaCaracas”.

Indicó que en el terreno conviven alrededor de 20 personas, integrantes de cinco familias.

El portavoz también aseveró que Álvarez estaba involucrado en varios proyectos sociales. “No tenía prontuario, ni estaba armado..allí no hubo enfrentamiento alguno”.

Denunció que los funcionarios causaron destrozos y hasta mataron a animales de crianza que habían en el terreno. “Se llevaron hasta zapatos y comida”.

Desconoce si la familia accederá a denunciar lo que considera una violación a los derechos humanos.

Álvarez vivía en Antímano y deja huérfanos a tres niños: dos varones y una hembra