Daisy Galaviz, autor en Runrun

Daisy Galaviz

#MonitorDeVíctimas | Funcionarios del CICPC torturaron y mataron a un joven tras vincularlo con un robo
Los investigadores creen que la víctima participó en el asalto a una camioneta de pasajeros que fue frustrado por un detective de la policía científica que posteriormente murió arrollado cuando se desplazaba por la vía

Daisy Galaviz @Daigalaviz / Fotografía: Carlos Ramírez

Kendall Kleiber Páez García, de 28 años de edad, fue asesinado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas el pasado 14 de junio. Sus familiares denuncian que lo torturaron antes de matarlo, pues lo vincularon con el robo a una camioneta de pasajeros en El Junquito ocurrida esa mañana.

La madre de la víctima, quién se identificó como Yusmari García, indicó que su hijo residía con ella en el sector 5 de Julio, del kilómetro 11, de El Junquito. Dijo que el domingo en la tarde el joven llegó a la vivienda, saludó, se fue a su cuarto y se acostó.

Tiempo después llegaron funcionarios del CICPC a la casa, preguntaron por él y, aunque la madre dijo que dormía, ingresaron a la vivienda y comenzaron a torturarlo. A ella le dijeron que saliera.

“A mi hijo le sacaron los dientes y le arrancaron las uñas. Luego se escucharon cuatro tiros. Ahí supimos que lo habían matado”, relató García.

Páez García fue funcionario de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). En octubre de 2019, luego de dos años de servicio, se retiró por los bajos salarios y se fue a Bogotá, Colombia, donde probó suerte, pero se regresó en diciembre para pasar las festividades navideñas con su familia y porque no le fue bien en su proceso migratorio.

En enero de este año fue a la sede de la PNB, en El Helicoide, y allí le dijeron que le darían ingreso para la segunda quincena de junio.

La madre de la víctima aseguró que dieron muerte a su hijo por vincularlo con la muerte del detective jefe del CICPC, Robert Alexander Fermín Rivas, de 29 años de edad, quién murió la mañana de ese domingo tras ser arrollado por un vehículo, luego de evitar que dos hombres robaran una unidad de pasajeros en la que se encontraba. El funcionario mató a los dos ladrones.

La madre niega que su hijo esté involucrado a este hecho delictivo. Dice que sus jefes en la PNB “pueden avalar su buen comportamiento dentro de la institución”.

#MonitorDeVíctimas | Mujer murió en Catia al impactar su cabeza contra el pavimento durante pelea
El hecho ocurrió en Los Magallanes de Catia donde la víctima discutía con su expareja y una fémina la empujó

Daisy Galaviz @Daigalaviz / Fotografías: Carlos Ramírez

Francis Mayelis Alvarado Corona, de 37 años de edad, murió la tarde del sábado 6 de junio, tras impactar su cabeza con el pavimento en medio de una pelea. El hecho se registró  en el sector La Laguna de Los Magallanes de Catia, municipio Libertador de Caracas.

De acuerdo con familiares, Alvarado Corona se encontraba reunida con unos amigos, pese al decreto de cuarentena para evitar la propagación del Covid-19. Entre los asistentes estaba un hombre con el que tiempo atrás había tenido una relación. En un momento determinado, comenzaron a discutir, aparentemente por celos de parte de ambos. 

En medio de la pelea, una mujer desconocida intervino y empujó a Alvarado quien perdió el equilibrio y estrelló su cabeza contra el pavimento, donde quedó inconsciente. Uno de los presentes la alzó y la llevó a su casa. 

La madre de la víctima al ver que no reaccionaba la trasladó hasta el hospital de Los Magallanes de Catia, donde falleció a las 6:00 pm.  El cuerpo de Francis fue llevado a la morgue de Bello Monte, donde se le practicó la autopsia. El informe forense arrojó hemorragia intraparenquimatosa debido a rotura de un aneurisma cerebral medio.

el futuro de la juventud en sectores populares

#MonitorDeVíctimas | Denuncian que las FAES mató a vendedor de frutas en el 23 de Enero
Familiares de Euclides López afirman que pagó condena durante 10 años por el delito de homicidio

Daisy Galaviz @Daigalaviz / Fotografia: Carlos Ramírez

Euclides José López, de 32 años de edad, se encontraba el pasado viernes 29 de mayo, caminando por el parque La Sierra, ubicado en el 23 de Enero, municipio Libertador, de Caracas, cuando miembros de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) lo abordaron. Horas después fue hallado muerto en el hospital Periférico de Catia con un disparo en el tórax.

Familiares de López indicaron que, pasadas las 11:30 am de ese día, vecinos vieron al hombre caminar antes de que se lo llevaran comisiones del cuerpo táctico de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Tras enterarse que había sido detenido, lo dieron por desaparecido, y empezaron a buscarlo por centros de salud hasta que lo ubicaron en el hospital Periférico de Catia, ubicado en la parroquia Sucre. Trabajadores del centro asistencial les confirmaron su ingreso y les indicaron que había recibido un disparo en el pecho que lo dejó sin vida.

Familiares indicaron que la víctima se ganaba la vida vendiendo frutas en el 23 de Enero y zonas de Catia. También comentaron que estuvo preso por 10 años por el delito de homicidio en las cárceles de Yare I, Rodeo y otros penales.

López dejó un hijo de 13 años.

#MonitorDeVíctimas | Cicpc mató a presunto integrante de banda de secuestradores en Petare
La víctima fue identificada como Antoni Crespo. Según información policial, se resistió a ser detenido por los delitos que era solicitado

 Daisy Galaviz @Daigalaviz / Fotografías Carlos Ramírez

Antoni Enrique Crespo Rodríguez murió al enfrentarse a comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), la mañana de este 15 de mayo. De acuerdo con información policial, la víctima, presuntamente formaba parte de una banda de secuestradores y murió al intentar ser detenido. El hecho se registró en Petare, municipio Sucre.

Funcionarios de la División Nacional contra Secuestro, informaron que Crespo tenía el apodo de “Antoni Los Teques” y se encontraba con tres hombres más quienes dispararon al verse rodeados por las comisiones.  En el enfrentamiento también resultó herido un detective de la policía científica, que ya se encuentra estable.

Según el CICPC, Crespo se encontraba solicitado por el tribunal 38 de control del Área Metropolitana de Caracas, por los delitos de homicidio intencional, y por el juzgado 2 de control del estado Miranda, por el delito de homicidio calificado.

Los otros tres hombres, que huyeron, fueron identificados con los apodos de “Carlos Luis”, “Guárico” y “Maracucho”.

#MonitorDeVíctimas | Cicpc encuentra muerto al empresario y cantante Alberto K
El cantante y también representante de artistas fue localizado la tarde de este lunes con un disparo en la cabeza dentro de su oficina, ubicada en la torre Phelps

Alberto Kauam, cantante y compositor musical conocido en el medio artístico como «Alberto K», fue encontrado muerto la tarde de este lunes, 11 de mayo, por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). El cuerpo del también mánager de artistas fue hallado en su oficina ubicada en la Torre Phelps, en Plaza Venezuela, Caracas.

De acuerdo con la información policial, el hombre de 51 años tenía una herida de bala en la cabeza. Los funcionarios que lo levantaron también consiguieron un arma de fuego en el sitio. El cantante y promotor había llegado al sitio de trabajo pasadas las 5:00 pm.

Aproximadamente a las 10:00 pm, funcionarios del (Cicpc) se llevaron su cuerpo. Se conoció que funcionarios se encuentran investigando el caso para determinar lo sucedido; no se descarta que el empresario se haya quitado la vida.

Kauam se desempeñaba actualmente como agente aduanero, y se encontraba casado con la también artista Aisha Stambouli, a quien dejó embarazada. La mujer en enero anunció que estaban esperando un hijo.

#MonitorDeVíctimas | Un barbero fue asesinado por defender a su hermana de su pareja
En una reunión familiar, efectuada pese a la cuarentena por el Covid-19, José David Suárez fue apuñalado por su cuñado

Daisy Galaviz @Daigalaviz / Fotografias Carlos Ramírez

José David Suárez Jaimes, de 26 años de edad, fue asesinado a golpes y puñaladas por defender a su hermana, quien fue golpeada en la cara por su pareja mientras se encontraban en una reunión familiar, pese a la cuarentena por el Covid-19. El hecho se registró en la calle Araguaney, del barrio Nuevo Horizonte, en Catia, Caracas, el miércoles 6 de mayo.

De acuerdo con el testimonio de familiares, el ambiente se caldeó cuando un hombre, identificado como Edgar Santander, golpeó a la hermana de Suárez Jaimes.

Santander comenzó insultando a la dama, con quien hacía vida marital, y luego le dio un golpe frente a su familia, lo que generó que Suárez Jaimes saliera en su defensa y Santander lo golpeó. Luego de dejarlo en el suelo, interfirieron cuatro hermanos de Santander quienes con un puñal hirieron a Suárez Jaimes en el intercostal izquierdo y en la espalda. Dos de esas puñaladas le perforaron el corazón.

La víctima fue llevada al hospital de Los Magallanes de Catia, pero ingresó sin vida. Familiares detallaron que Suárez Jaimes se ganaba la vida como barbero y atendía a clientes en un local que tenía alquilado en Catia. Era padre de dos niños.

Los señalados de herir a Suárez Jaimes con un puñal son conocidos en el barrio Horizonte como los hermanos Carapacho, todos se encuentran en fuga. El Eje de Investigaciones de Homicidios de la subdelegación Oeste del Cicpc están tras su búsqueda.

el futuro de la juventud en sectores populares

#MonitorDeVíctimas | Encontraron cadáver de taxista en una cuneta en La Lagunita
Aquiles Abreu salió la tarde del domingo 1° de marzo y no regresó. Su familia lo dio por desaparecido y empezaron su búsqueda. La noche de este 2 de marzo fue localizado muerto con múltiples puñaladas

 

@daigalaviz | Fotografía: Carlos Ramirez

 

Aquiles de Jesús Abreu, de 70 años, salió la tarde del domingo 1° de marzo de su apartamento en Manzanares y no regresó. Un día después fue encontrado en una cuneta de la urbanización La Lagunita, con varias puñaladas en su cuerpo y el rostro irreconocible por la cantidad de hematomas.

Betania Ibarra, sobrina de la víctima, contó que el pasado domingo su tío le dijo a su esposa que saldría. Aproximadamente a las 6:00 pm, Abreu bajó al área del estacionamiento del conjunto residencial donde habitaba, ubicado en el municipio Baruta, y partió en su vehículo marca Toyota, modelo Corolla, año 2002, color blanco y con placa de taxi. No especificó a dónde iba, pero parecía que a algún sitio cercano, pues vestía ropa deportiva y calzaba cholas.

Abreu no regresó esa noche lo cual alarmó a su familia, pues temían que le hubiese ocurrido algo, que lo hubiesen secuestrado. Para ubicarlo usaron las redes sociales, donde colgaron su foto e indicaron que estaba desaparecido, dieron su nombre y datos de su vehículo.

Ibarra detalló que las sospechas de un posible secuestro derivaron de todas las llamadas que distintos familiares hicieron al celular de la víctima. «Muchos conseguíamos su teléfono apagado, pero otros recibían respuesta de alguien que no era él. Y siempre decían algo distinto como: ‘ya en Valencia’, ‘voy a Barquisimeto’, ‘ya en carretera’ y nada de eso tenía sentido. Eran cosas breves y muchas veces eran respuestas que enviaban por mensaje de texto y él no enviaba mensajes», explicó la sobrina.

Sin embargo, la persona que respondía nunca envió un mensaje de texto pidiendo un rescate, tampoco se comunicaron telefónicamente. La familia recibió una sola llamada la tarde de este 2 de marzo, específicamente al teléfono de un hermano de la víctima. Cuando este respondió le dijeron que habían reconocido a Abreu y que estaba en un hospital. No obstante, la llamada se colgó. Cuando el hermano de Aquiles llamó al número desde el cual le marcaron, la persona que respondió dijo que ese era un teléfono de alquiler en el centro de Caracas.

Horas después, aproximadamente a las 7:00 pm, Aquiles fue hallado en una cuneta de la urbanización La Lagunita, en el municipio El Hatillo. Su cuerpo estaba golpeado, presentaba hematomas en el rostro y tenía múltiples heridas de arma blanca en su cuerpo.

La familia desconoce el móvil del crimen. Por la forma cómo vestía, dudan que haya ido a hacer una carrera, pero si ese fuera caso su victimario podría ser alguien conocido, pues solo le hacía servicio a clientes fijos.

Abreu trabajó toda su vida como taxista ejecutivo. Vivía con su esposa y deja dos hijos mayores de 30 años. Su familia exige justicia.

 

#MonitorDeVictimas | Policía Militar asesina a funcionaria del Cicpc en alcabala de Fuerte Tiuna
La versión militar justifica el homicidio al decir que la dama no acató la voz de alto. La amiga que acompañaba a la víctima explicó que los funcionarios no las dejaban salir de las instalaciones militares

@Daigalaviz

 

Ayendry Dianelys Moreno López, de 29 años de edad, detective adscrita a la Dirección de Hurtos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), fue asesinada la noche de este lunes 24 de febrero luego de que funcionarios de la Policía Militar destacados en la alcabala 3 de Fuerte Tiuna, le dieran la voz de alto y al ésta no acatarla, dispararon contra el vehículo en el que se trasladaba.

De acuerdo con información oficial, aproximadamente a las 7:10 p. m.,  Moreno se desplazaba por las instalaciones de Fuerte Tiuna, en un vehículo marca Mazda, modelo 3, año 2007, color negro y placas AB747TB. 

A esa hora, la dama tumbó unos conos adyacentes a una estación de servicio por supuestamente conducir a exceso de velocidad y fue conminada a detenerse en la alcabala N° 10 donde el capitán Reinie Betancourt García solicitaría su documentación. El militar asegura en una minuta informativa, que la víctima no acató su orden y por ello pidió a la alcabala N° 3, que se encuentra próxima a la autopista Valle-Coche,  que la detuvieran y revisaran su vehículo. 

La dama no estaba sola, se encontraba acompañada por Emiley Milagros Carvajal, de 31 años de edad, quien en una entrevista con funcionarios del Cicpc ofreció una versión distinta a la oficial. La dama indicó que, en efecto, fueron abordadas en la alcabala N° 10 por funcionarios de la Policía Militar, pero que estos les indicaron que no podían circular por Fuerte Tiuna y les ordenaron salir de las instalaciones militares. 

Carvajal relata que cuando procedieron a retirarse, se encontraron con otros uniformados que hacían guardia en la alcabala N° 3, y estos no les permitieron el retiro, por lo que la víctima hizo caso omiso y arrancó su vehículo. Los efectivos respondieron con disparos, uno de los cuales impactó a la víctima en la parte posterior del cuello.

La versión militar asegura que un primer teniente del Ejército y un soldado de la Policía Militar las esperaban por orden del capitán de la alcabala N° 10, pero que cuando dieron la voz de alto, Moreno no bajó la marcha de su vehículo, sino que los atropelló. Indican que por ello el soldado Jhoan Ramírez Márquez sacó su arma y realizó dos disparos al aire, cuyos tiros terminaron en el caucho del vehículo y el segundo en el cuello de la víctima, luego de atravesar el vidrio trasero.

Al sitio llegaron funcionarios del Eje de Homicidios para la reconstrucción de los hechos. El cuerpo de la víctima fue trasladado en horas de la noche a la medicatura forense de Bello Monte para practicarle la autopsia. La víctima deja dos niños.