Daisy Galaviz, autor en Runrun

Daisy Galaviz

#MonitorDeVictimas | Hallaron cadáver calcinado de exconcejal de Petare, Edmundo

UNA COMISIÓN DEL CUERPO de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), halló el cadáver del exconcejal del municipio Sucre, Edmundo “Pipo” Rada, la mañana de este jueves 17 de octubre. La víctima se encontraba desaparecido desde el 16 de octubre. 

De acuerdo con información policial, el cuerpo del dirigente de Voluntad Popular (VP) fue localizado en la carretera que comunica a Petare – Santa Lucía, estado Miranda, en una cuneta del barrio Guaicoco.Según lo dicho por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, Rada fue quemado por sus atacantes y recibió dos disparos, cuando se dirigía a su casa luego de salir de una reunión de trabajo. Se espera que en las próximas horas el Eje de Homicidios de la policía científica efectúe el procedimiento necesario para determinar si, en efecto, se trata del exconcejal petareño. Hasta ahora se tiene el reconocimiento por parte uno de sus hermanos. 

Dos políticos calcinados en menos de dos meses

El pasado 11 de octubre, el director del Cicpc, Douglas Rico, ofreció detalles del secuestro y homicidio del exgobernador del estado Cojedes, Jhonny Yánez Rangel, quien fue hallado calcinado dentro de un vehículo el pasado 23 de septiembre.El funcionario indicó que Yánez Rangel recibió una llamada de su hija que se encontraba en la Clínica Metropolitana, y necesitaba unos medicamentos que le pidió a su papá se los hiciera llegar. El hombre salió de su vivienda, fue a comprarlos y los llevó al centro de salud.Cuando regresaba a su residencia, el exgobernador del estado Cojedes recibió la orden de alto por parte de un funcionario de la Policía Nacional Bolivariana identificado como Roberto Carlos Armas, quien a su lado tenía una patrulla del organismo del Estado y había montado una especie de alcabala al final del túnel de La Trinidad. El hombre estacionó y fue obligado a bajarse; segundos después salieron de los extremos de la arteria vial hombres encapuchados que se lo llevaron. Unos iban en la patrulla y otros manejaban el carro de la víctima.Los victimarios obligaron a Yánez Rangel a dar las coordenadas de su vivienda para que con sus objetos de valor pagara su propio secuestro. El hombre aceptó y todos entraron al apartamento. Yánez Rangel les entregó una cadena con un crucifijo de oro y un reloj marca Rolex.De acuerdo con lo relatado por Douglas Rico, Yánez Rangel pensó que con eso sería suficiente, pero cuando sus secuestradores se enteraron de que había sido mandatario de Cojedes entre 2000 y 2008, y que era un teniente coronel retirado de la Guardia Nacional el hecho pasó de secuestro a homicidio.Los atacantes no le quitaron la vida al exfuncionario en su casa sino que lo llevaron a una zona boscosa de la carretera Panamericana. Al mediodía del día siguiente, el 24 de septiembre, su cadáver incinerado fue hallado dentro de un vehículo con un disparo en el cráneo realizado con una pistola marca Beretta.

Para confirmar que el cadáver era del político, el Eje de Homicidios y Secuestros le practicó un examen odontológico, además de la necropsia. Por el crimen fueron detenidos cuatro hombres mientras que otros dos se encuentran en fuga. 

#MonitordeVíctimas | “Las FAES suben al cerro y matan a quien quieren”
Una de las madres de las siete víctimas que dejó el operativo conjunto de las FAES y PoliSucre, dice que su hijo fue montado en una patrulla a la altura de la Zona 7 cuando acompañaba a su novia a su casa

Daisy Galaviz @Daigalaviz / Fotografias Carlos Ramírez

«A mí la FAES me lo quitaron todo, ellos están acostumbrados a eso. Suben el cerro y matan a quien quieren. En mi casa dejaron a una madre destrozada y a un hermano herido», así habla la mamá de Luis Gerardo Cabello, una de las siete víctimas del operativo que realizó el grupo táctico de la Policía Nacional Bolivariana junto a la Policía de Sucre en el barrio José Félix Ribas, de Petare.

Luis Gerardo tenía 21 años de edad, según su madre estudiaba una carrera técnica en un instituto ubicado en Palo Verde. El pasado lunes 7 de octubre, pasadas las 9:00 pm la madre abrió la puerta de su casa después de llegar de su trabajo; al entrar a la vivienda solo encontró a su hijo menor de 18 años de edad. De Luis Gerardo no había razón.

La mujer salió nuevamente de su casa y empezó a preguntarles a sus vecinos si sabían algo del joven. Le dijeron que era probable que los funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales o de la Policía de Sucre se lo hubieran llevado detenido, o en tal caso asesinado.

Ante la noticia, la madre visitó las comisarías de la Policía Nacional Bolivariana de la zona así como los hospitales Jesús Yerena, de Lídice, y Domingo Luciani, de El Llanito, en este último estaba el cadáver del joven.

Luego de reconocer el cuerpo, la madre supo lo que hacía Luis al momento del desarrollo del operativo policial. Testigos le comentaron que, aproximadamente, a las 4:30 pm del lunes, el joven acompañaba a su novia, una adolescente que reside en la Zona 6 mientras que él vivía en la Zona 9. «Una patrulla se lo llevó y no regresó vivo«, dijeron.

La víctima no deja hijos. La madre detalla que la comunidad de José Félix Ribas se encuentra de luto.

#MonitordeVíctimas | Hombre que fue linchado en Los Cortijos se suicidó en comisaría de Filas de Mariches

Foto: Carlos D´Hoy

 
Hebert Escobar fue linchado por vecinos de la zona Los Cortijos al ser, presuntamente, confundido con unos ladrones que atracaron un local del sector. Luego apareció muerto en El Llanito. Funcionarios de la Guardia Nacional le dijeron a su madre que se quitó la vida. La mujer no cree la versión 

 

“No es posible que yo esté por primera vez en la morgue, yo solo la conocía por el noticiero Venevisión. Mi hijo no era un delincuente, él ni siquiera tenía una multa. Yo voy a demostrar su inocencia. No puedo con el dolor, a mi niño me lo van a dar, pero en una bolsa. Exijo justicia, yo voy a buscar justicia”, esas fueron las palabras de Nancy Coromoto Gandica, madre de Hecbert Escobar quien falleció en un calabozo de la Guardia Nacional luego de ser linchado por vecinos en Los Cortijos, municipio Sucre, del estado Miranda.
 
Hebert Giovanni Escobar Garnica, de 34 años se encontraba el pasado miércoles 25 de septiembre recorriendo el sector Los Cortijos con el fin de entregar su resumen curricular en las distintas empresas que conforman la zona industrial. De acuerdo con la versión de su madre, mientras el caminaba por el sector unos desconocidos robaron un local. Hebert salía de una arepera y fue confundido con uno de los atracadores.
 
Trabajadores y vecinos del sector persiguieron a Hebert y lo atraparon, luego lo golpearon y lo amarraron a un portón. Después, para emular la crucifixión de Cristo, le colgaron un letrero que decía: “soy ladrón. Ya estoy cansado de ser el azote de la comunidad”.
 
La madre de la víctima afirma que, según vídeos y fotografías que fueron publicados en las redes sociales, Hebert fue golpeado hasta la saciedad, hasta que los funcionarios de la Guardia Nacional se estacionaron en medio del alboroto y se lo llevaron arrestado a la comisaría de Filas de Mariches en Petare, municipio Sucre.
 
Nancy fue informada de los hechos por unos familiares que vieron los vídeos en las redes, la mujer se trasladó al destacamento de la GN, pero no le dieron información. Al día siguiente nuevamente fue a visitarlo y le llevó comida, le dieron el derecho de recibir los alimentos, pero no le permitieron la visita.
 
La mujer hizo lo mismo el viernes. Preparó comida y se fue hasta la comisaría. A Nancy le dieron una noticia que no esperaba: un funcionario se dirigió a ella y le comentó que “Hebert había sido trasladado al Hospital Dr. Domingo Luciani, en El Llanito, para ser revisado por un médico, pues había sido golpeado por sus compañeros de celda. Al punto, que en medio de la conmoción, él mismo agarró un cuchillo y se degolló”. 
 
Gandica detalla que al recibir esta información de inmediato se trasladó al centro de salud, específicamente, al área de la morgue. Allí preguntó el día y hora del ingreso de su hijo. Una de las funcionarias le indicó que fue recibido el jueves, día en que los funcionarios de la Guardia Nacional se lo negaron. 
 
Hasta la mañana de este martes 1 de octubre la madre se encontraba en la medicatura forense de Bello Monte en espera del informe forense para conocer si el corte en el cuello de su hijo se lo hizo él, o se lo hicieron. 
 
La víctima residía en Río Chico, pero se encontraba en Caracas en búsqueda de un empleo, y se estaba quedando en la casa de su mamá ubicada en los Jardines del Ávila, en Petare. La mayor parte de su vida se ganó la vida como conductor de transporte de mercancía. Deja huérfanos a dos menores de 14 y 12 años.

 

Su familia niega que tenía antecedentes. También afirman que nunca había estado preso. 
 
 
#MonitorDeVictimas | Miembro de la FAES asesinó a joven que hirió a su sobrino
Jhonny Díaz asistió a una fiesta en Filas de Mariche. Cuando amaneció, discutió con un amigo que era sobrino de un FAES. Tras salir perdiendo en una pelea con objetos cortantes, el joven fue en búsqueda de su tío. El funcionario fue al local, donde mató a Johnny de tres disparos

 

@Daigalaviz / Foto Carlos Ramírez

 

JHONNY DÍAZ, DE 30 AÑOS DE EDAD, la mañana del pasado domingo, aproximadamente a las 7:30 am, se encontraba en una fiesta en el sector El Pinche, en Filas de Mariche, municipio Sucre. El licor hizo efecto y empezó a discutir con un amigo. Primero fue de palabra, pero luego quebraron botellas y comenzaron a herirse.

Los familiares de Jhonny, quienes pidieron omitir sus nombres, cuentan que el hombre “ganó la pelea”. “Él fue quien dejó más herido a su amigo“, dice uno de ellos. Luego el amigo se fue a su casa. Ambos residen a una distancia similar del local donde había ocurrido la riña.

El amigo no regresó, pero fue en búsqueda de un tío, a quien los familiares describen como un funcionario de las FAES. Al recibir la queja de su sobrino, el hombre fue hasta el local de la fiesta, tomó a Jhonny por el cuello y le disparó tres veces en la cara.

La víctima fue trasladada por sus conocidos al hospital Domingo Luciani, pero llegó sin signos vitales.

La familia de Jhonny denuncia que el funcionario llamó a una comisión de las FAES que se presentó en el lugar, colectó los casquillos de las balas y limpió la escena del homicidio. Detallan que unos vecinos informaron del hecho al Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), pero cuando estos acudieron ya no había qué levantar. Además, presuntamente, los vecinos no quisieron declarar sobre lo que sucedió.

Jhonny se ganaba la vida como mecánico de motocicletas. Actualmente no trabajaba en un taller como empleado fijo, pero atendía vehículos afuera de su vivienda. Deja cuatro hijos menores de edad y era el menor de un matrimonio de cuatro. Uno de sus hermanos mayores también fue asesinado por funcionarios de la FAES.

#MonitorDeVíctimas | Lo mataron para robarle el celular cuando iba a La Silsa
La víctima, de 41 años de edad, venía de su lugar de trabajo, en La Candelaria, cuando fue atacado por desconocidos que querían su teléfono celular

Daisy Galaviz @dgalaviz  

Lorenzo Azuaje caminaba a su casa, luego de trabajar, cuando fue atacado por desconocidos que solo querían el teléfono celular con el que enviaba un par de mensajes. Iba por las escaleras que unen a los vecinos de Casalta 3 con La Silsa.

La ex esposa de Lorenzo, contó que el pasado sábado 27 de julio el hombre de 41 años de edad había salido de su trabajo a eso de las 9:00 pm. De lunes a domingo, a excepción de sus días libres, pasaba su tiempo en una lonchería en La Candelaria, donde ayudaba a atender a la clientela.

Aproximadamente una hora más tarde, a las 10:00 pm, mientras subía a su casa fue interceptado por unos desconocidos, quienes lo golpearon y le dieron un tiro en el pecho para que entregara su celular. Lorenzo falleció en el sitio.
La víctima dejó dos hijos: uno de 11 años y otro de 18 años de edad.

#MonitorDeVíctimas | Denuncian que FAES ejecutaron a tres jóvenes en El Guarataro
Las víctimas se encontraban en una casa ingiriendo licor en compañía de otros amigos. Cuando dos de ellos fueron a buscar más bebida, las FAES llegaron y ajusticiaron a los tres que quedaban
@Daigalaviz / Foto Carlos Ramírez
 
“UN DISPARO A CADA UNO EN EL PECHO. El modus operandi de siempre”, así relata un hombre, quien dice se escapó de terminar como sus tres amigos, quienes fueron asesinados por funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales de la PNB, la noche de este 12 de julio en el sector San Juan, del barrio El Guarataro, a metros de la avenida San Martín, municipio Libertador.

Familiares de dos de las víctimas, quienes pidieron omitir su identidad, los identificaron como Yeison Difranscenco, de 23 años de edad, y de Teilor Difrancesco, de 27. Detallan que ellos se encontraban tomando aguardiente en compañía de José Gregorio Guillén, de 28 años de edad, aproximadamente a las 8:00 pm.

Había más amigos, dos de ellos “salimos a recargar la botella. Cuando volvimos no pudimos entrar a la casa. Las FAES la habían tomado y no se podía pasar. Vecinos nos dijeron de un tiroteo que se había dado en la casa”, explica uno de los jóvenes que estaba allí. Agrega que cuando lograron pasar “vimos la casa como un colador. Eso había tiros por todos lados. Hicieron un desastre”, aseguró.

 
#MonitorDeVictimas | Denuncian que las FAES asesinaron a joven de 21 años en Mamera
Ronaiker residía con su esposa e hija de dos años de edad. Funcionarios de las FAES lo sacaron de su casa alegando que habían robado un celular. Apareció en el Pérez Carreño con dos disparos

 

@Daigalaviz / Fotografía: Carlos Ramírez

 

FAMILIARES DE RONAIKER YORKIE Díaz Betancourt, de 21 años de edad, informaron que el pasado 25 de junio éste fue asesinado por funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), ente adscrito a la Policía Nacional Bolivariana. La víctima residía en Mamera, parroquia Antímano.

Aproximadamente a las 8:00 am, varios integrantes de las FAES derribaron la puerta de la vivienda de Ronaiker. Una vez adentro ingresaron a su cuarto. Tanto él, como su esposa e hija de dos años se encontraban durmiendo.

Al ver el alboroto, la pareja de Ronaiker preguntó que porqué se encontraban allí. Uno de los uniformados le indicó que el joven había sido denunciado por una señora de robarle el celular, que les había dado sus características y habían dado con su paradero.

Al dar la explicación, procedieron a detener al joven: lo montaron en una patrulla y horas después apareció en el hospital Miguel Pérez Carreño, de La Yaguara, con dos disparos en el pecho.

La pareja y la hija también fueron sacadas de la vivienda. Ambas fueron dejadas en una de las carreteras que conducen a Ruíz Pineda. 

No es la primera vez que la familia Díaz Betancourt se topa con funcionarios de las FAES. Hace cinco meses, asesinaron al hermano menor de la víctima: Jeangeorgil Betancourt, de 18 años de edad. Al joven lo mataron en La Vega, y sus deudos desmienten que haya sido “enfrentamiento, como ellos dicen“.

 

#MonitorDeVíctimas | Carretillero del Mercado de Coche fue asesinado a tiros
La víctima tenía 26 años de edad. Durante un año trabajó como encargado de las carretillas del Mercado de Coche

 

@Daigalaviz / Fotografias Carlos Ramírez

EL ENCARGADO DE VELAR POR las carretillas del Mercado de Coche fue asesinado la tarde del pasado sábado 8 de junio. La víctima fue identificada con el nombre de Juan Bastidas y tenía 26 años de edad.

Familiares del joven, a quien describen como alguien que vivía más en el mercado de frutas y verduras que en su casa, explican que el sábado no llegó a dormir. El hecho no les sorprendió, pues era costumbre que pasara las noches en el establecimiento comercial.

Desde hace un año el joven era el encargado de entregar y guardar las carretillas usadas para cargar mercancía. Sus deudos no tienen mayores detalles de su homicidio. Lo que saben es que su cuerpo que fue hallado en el área del estacionamiento y presentaba varios tiros.

Un conocido se comunicó con ellos la mañana del sábado y les contó lo sucedido. La familia lo reconoció en la medicatura forense de Bello Monte. Se conoció que la víctima residía en Petare y no deja hijos.