Lysaura Fuentes, autor en Runrun

Lysaura Fuentes

#MonitorDeVíctimas | Tiroteo en la avenida Urdaneta deja dos muertos y dos heridos
El hecho se registró en medio de un intento de robo al local de un hombre de origen árabe. Un oficial de la PNB fue uno de los muertos

@lysaurafuentes

 

Este sábado, 11 de septiembre, en horas de la tarde se registró en la avenida Urdaneta un hecho violento en el que mataron a un oficial jefe de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) identificado como Edwin Blanco. Otro hombre, presunto delincuente, murió en el suceso y dos civiles resultaron heridos.

De acuerdo con la versión oficial, tres hombres armados ingresaron a un local ubicado en la referida avenida,  con la intención de perpetrar un robo. El establecimiento es propiedad de un individuo de origen árabe.

Los implicados sometieron al dueño y a los empleados. En ese momento, uno de los trabajadores aprovechó el descuido de uno de los asaltantes y corrió hacia las afueras del negocio. Logró dar aviso de lo que estaba ocurriendo a funcionarios de la PNB.

Durante el presunto enfrentamiento , Blanco resultó herido en el rostro y en el cuello. Al oficial lo trasladaron hasta el hospital Vargas, donde falleció. 

Mientras tanto, el el sitio del asalto, los hombres armados huyeron hacia el edificio Caracas, ubicado en esa misma zona, con la intención de esconderse. Al sitio llegaron comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), de la Dirección contra Delincuencia Organizada y de la Dirección de Inteligencia y Estrategia de la PNB.

En el lugar murió uno de los señalados delincuentes tras presuntamente enfrentarse a las comisiones. Los otros dos supuestos asaltantes fueron detenidos.

En este hecho dos civiles fueron heridos en las piernas tras quedar en medio de los disparos. 

#MonitorDeVíctimas | Durante robo en un autobús murió un presunto delincuente y falleció arrollada una pasajera
El hecho se registró en una unidad de transporte público que cubría la ruta Plaza Venezuela-Las Adjuntas. El enfrentamiento a bala se dio porque entre los pasajeros había un funcionario de Polisucre

 

@lysaurafuentes

 

Un supuesto ladrón resultó muerto, otros dos quedaron heridos y una mujer falleció arrollada luego de un enfrentamiento que se registró este 2 de agosto dentro de una unidad de transporte público en la autopista Francisco Fajardo, a la altura del parque Los Caobos, en medio de un robo.

El hecho ocurrió cuando un supervisor de la Policía municipal de Sucre (Polisucre), de apellido Palma, se trasladaba como pasajero en una unidad de transporte público que cubría la ruta Plaza Venezuela-Las Adjuntas. El oficial iba hacia su casa, cuando cuatro se levantaron de los asientos del colectivo cuatro hombres armados y comenzaron a robar a las personas. Eso fue lo que ocurrió, de acuerdo con la versión policial.

Según estas mismas fuentes, el funcionario de Polisucre se habría enfrentado a los señalados delincuentes, de los cuales uno falleció y otros dos resultaron heridos. El cuarto de los asaltantes se lanzó por la puerta del autobús, tumbando a una señora que estaba en la unidad. Fue ella la mujer que falleció arrollada.

El conductor del autobús logró llegar hasta los alrededores del hotel Alba Caracas, donde los dos heridos fueron trasladados para recibir atención médica y quedar bajo custodia policial. El funcionario de Polisucre resultó ileso.

#MonitorDeVíctimas | Cota 905: Se vende esta casa
Viviendas abandonadas, paredes tapizadas con marcas de proyectiles, rastros de sangre y municiones, muchas municiones, como un territorio arrasado después de una guerra. Así quedó la parte alta de la Cota 905, después de tres días de enfrentamientos entre la megabanda del “Koki” y la policía

 

Lysaura Fuentes @lysaurafuentes

 

La parte más alta de la Cota 905 tiene una de las vistas más espectaculares de Caracas. Desde allí se observa parte de la ciudad y la inmensidad de las montañas verdosas. El viernes 9 de julio la zona parecía un campo de guerra, en las casas quedaron las huellas de la potencia de los proyectiles disparados durante tres días de enfrentamientos entre la megabanda del “Koki” y los cuerpos de seguridad.

Las paredes tapizadas por orificios pequeños, otros más grandes, y unos como especies de boquetes eran prueba de la variedad y potencia de las armas utilizadas por los protagonistas de la batalla.

Durante el despliegue de los funcionarios en las calles de la Cota 905, una localidad ubicada en el suroeste de Caracas entre las parroquias Santa Rosalía y El Paraíso, los residentes se resguardaron en sus casas. Algunos se asomaron a las puertas de sus viviendas para observar con discreción la movilización policial.

Aunque la zona es más poblada de lo que se pudiera creer, era llamativa la gran cantidad de viviendas que tenían escrito en sus fachadas avisos de: “Se vende esta casa”.

La oferta abundante inmuebles en venta, de alguna manera era una expresión de lo que allí se vive desde hace unos seis años: el terror por el control de la megabanda del “Koki”, y eventualmente por algunas incursiones policiales.

Pero, ¿quién querría comprar una casa en una zona en conflicto?, ¿serán las casas de las personas que se vieron deambulando por las zonas cercanas al paseo Los Ilustres, con niños y algunos corotos y que estaban huyendo de la Cota 905?

 

Morrales tricolor para guardar las municiones

 

En algunas calles empinadas y en las guaridas que los policías descubrieron en los puntos altos, fueron encontrados en el piso los tradicionales bolsos tricolor que el Gobierno entrega a los escolares. Algunas de estas mochilas tenían en su interior proyectiles de guerra calibre .50.  

En lo más alto de la Cota 905, en un punto de difícil acceso, se encontraba una escuela, que no tenía un nombre visible. Su fachada estaba deteriorada y se notaba que había sido abandonada hace un tiempo.

El piso de la entrada de la escuela tenía charcos de agua y en una esquina uno de los pozos de agua se había mezclado con sangre. Los suelos también tenían pedazos de ladrillos, piedras y con polvo blanquecino, por el avanzado estado de deterioro del techo.

Un salón de preescolar con carteles en las paredes y los pupitres pequeños tenía un boquete en la pared y en un escritorio había dos cartuchos de calibre .50.

En el piso del callejón que bordeaba la escuela había gran cantidad de cajas blancas de proyectiles. Muchas de calibre 7,62 x 39mm, similares a las que cayeron en algunas viviendas de El Paraíso, Artigas y Quinta Crespo durante la balacera.

En la parte trasera de la escuela se encontraba una gruta de palos y piedras pequeñas en el suelo que se cree que había sido colocada recientemente en el lugar, donde también había carpas y colchones.

Crédito: EFE

Los que no podían subir

 

El viernes 9 de julio, a las 02:00 pm, cuando un contingente de más de 1.000 funcionarios de diversos organismos de seguridad ya había tomado gran parte de la Cota 905 todavía había temor y zozobra entre los ciudadanos que residen en esta zona popular y en El Paraíso, a pesar de que para el momento no se escuchaban disparos como los estruendosos de los días anteriores,

Martha, residente de la Cota 905, a pesar de la llovizna tenue que caía esa tarde, se mantuvo en la plaza Madariaga de El Paraíso. Estaba sentada en uno de los banquitos de la plaza junto a su esposo Miguel.

En su mano agarraba el asa de una bolsa que contenía harina pan y arroz, su esposo también llevaba una bolsa de pan, que ya estaba humedecida. Martha estaba preocupada por sus dos hijos menores, una niña y un varón de 13 años. Ellos se habían quedado en la casa de una vecina mientras que ella y su pareja salieron a comprar comida.

Trató de llamar varias veces a la vecina, pero no logró comunicarse. Tal vez era la señal, o la falta de electricidad en el barrio. Se mantuvo dos horas esperando en la plaza hasta que ella y su esposo decidieron subir a pie a pesar del riesgo de quedar atrapados en medio de nuevos enfrentamientos.

Otros estuvieron como Martha esperando frente a un supermercado de El Paraíso para subir a la Cota 905. Un joven de aproximadamente 20 años y su hermano de casi 12 años caminaban por las calles cercanas a la plaza Madariaga.

El joven de camiseta blanca, pantalón blue jeans desgastado y en cholas, como si había salido a toda prisa de su casa, decía que no podía subir a su vivienda y manifestaba que tenía hambre. Veía a las personas con recelo, pensaba que lo estaban siguiendo, y con razón, él tenía el perfil habitual de las víctimas frecuentes durante las incursiones policiales en las zonas populares: hombre y menor de 29 años de edad.

 

Muertos

 

Este sábado durante una rueda de prensa sobre el operativo en la Cota 905 informaron que 22 resultaron muertos durante los enfrentamientos, que cuatro funcionarios fallecieron y 28 civiles fueron heridos durante los tiroteos. Cinco civiles fallecieron en medio de los disparos que se registraron en las zonas de El Cementerio, El Paraíso, Quinta Crespo, Cota 905.

Pablo José Díaz Alfonzo se trasladaba en un taxi de copiloto, junto a un familiar, cuando fue alcanzado por un proyectil en el túnel de El Paraíso. Su pariente intentó auxiliarlo, pero no podían salir del lugar debido a los disparos que se desataron el pasado miércoles en horas del mediodía.

Pablo José falleció en el asiento del copiloto del vehículo mientras que los otros ciudadanos se resguardaban de los disparos.

Una mujer, que para el momento no ha sido identificada, también falleció debido a un disparo que recibió cuando se encontraba cerca de un local llamado Las Tres Sirenas de la Av. Nueva Granada. El hermano de un funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Giovanni Rafael Bracamonte, fue herido cuando se trasladaba en su vehículo por el túnel de El Paraíso. No podían sacarlo del túnel, por lo que falleció en su vehículo.

Un joven identificado como Maikel Alexander Alvarado Márquez recibió varios disparos en el sector Las Quintas de la Cota 905, también asesinaron a un hombre, que no ha sido identificado aún en la morgue de Bello Monte, que se trasladaba en su moto por las residencias Villa Lorena en la Cota 905.

#MonitorDeVíctimas | Muere ayudante de camión por una bala perdida cuando iba por la Valle-Coche

A Darwin Emiglio Rojas lo estrangularon y dejaron su cadáver en el baño de la casa

 

El hombre que fue alcanzado por la bala perdida tenía 27 años. En otro caso, un comerciante  fue asesinado dentro de su casa, en Mamera

 

@lysaurafuentes

 

Un hombre identificado como Angelo Grendel Tovar Gil, de 27 años de edad, falleció tras resultar herido por una bala perdida, cuando se trasladaba como copiloto en un camión por la autopista Valle-Coche. Familiares de la víctima contaron que en los alrededores se registró un enfrentamiento entre bandas en ese momento.

Tovar Gil era ayudante en un camión que trasladaba bombonas de oxígeno para los hospitales, por el Covid. El hecho en el que resultó muerto se registró el pasado martes 25 de mayo. Recibió la bala en la cabeza.

En el mismo camión en el que iba lo trasladaron hasta el Hospital de Coche, donde fue operado, presentó pérdida de masa encefálica. El hombre estuvo en coma por cuatro días. Falleció el pasado viernes 28 de mayo al mediodía. El chofer del camión fue quien informó a los familiares de Tovar Gil sobre lo ocurrido. 

Comerciante estrangulado

En otro hecho, un comerciante identificado como Darwin Emiglio Rojas fue estrangulado dentro de su vivienda, situada en el callejón Bendición de Dios, en Mamera. El cadáver fue encontrado en el baño de la casa. La víctima era comerciante en el mismo sector en el que vivía. 

Se conoció que el padrastro de Rojas trató de comunicarse con él por teléfono y al no obtener respuesta, acudió a su vivienda. Tuvo que tumbar la puerta, junto con vecinos, para ingresar. Una vez adentro encontraron el cadáver.

De la vivienda se llevaron dólares y bolívares. Rojas vivía solo.

#MonitorDeVíctimas | De múltiples disparos asesinaron a un comerciante en El Cementerio
A Anderson Blanco lo abordaron varios hombres armados, que lo atacaron sin mediar palabra. Parientes de la víctima escucharon los disparos

 

Un comerciante identificado como Anderson Blanco, de 26 años de edad, fue asesinado cuando regresaba de su trabajo. El hecho ocurrió en El Cementerio el pasado lunes 3 de mayo en la tarde.

Familiares de la víctima que hablaron con la prensa en la morgue de Bello Monte contaron que la víctima caminaba hacia su casa, cuando hombres armados se le acercaron y sin mediar palabra le dispararon.

Parientes de Blanco revelaron que escucharon los disparos, pero que cuando salieron a ayudar al hombre ya había fallecido, por lo que su cadáver fue trasladado directamente a la medicatura forense.

Blanco dejó dos niñas menores de edad y era el mayor de cuatro hermanos. Tenía un puesto de venta de ropa interior en el mercado Las Flores, en El Cementerio.

#MonitorDeVíctimas | Mataron a un hombre delante de su esposa y sus 6 hijos en Mariche
A Wilmer José Gómez lo asesinaron dentro de la vivienda que ocupaba con su familia, precisamente porque se trataba de una casa que antes había servido de guarida a los miembros de la banda que lo mataron

Delante de su esposa y sus seis hijos menores de edad, fue asesinado un hombre identificado como Wilmer José Gómez, de 43 años. El hecho ocurrió el pasado martes 2 de febrero a las 9:00 de la mañana en el kilómetro 17 de Filas de Mariche, estado Miranda.

La víctima, que se ganaba la vida como agricultor, se encontraba al interior de una vivienda cuando ingresó al inmueble un grupo armado que procedió a someter a la familia. Entre los hijos de Gómez se encontraba un pequeño menor de un año de edad.

De acuerdo con las versiones preliminares, los atacantes le dispararon al agricultor en el pecho y luego huyeron del lugar. La víctima falleció en el sitio, frente a su esposa e hijos.

Fuentes policiales aseguraron que el grupo armado que actuó en este caso presuntamente provenía del barrio José Félix Ribas, en Petare, y al parecer anteriormente acostumbraba usar como guarida la vivienda que antes estaba abandonada y que ahora era ocupada por Gómez y su familia.

Los vecinos ya habían corrido de la vivienda al grupo criminal antes de que la víctima se mudara con su esposa y sus hijos.

#MonitorDeVíctimas | Detenidos una joven y un menor de edad por asesinato de su padre que fue hallado desmembrado
El cadáver fue encontrado en Caricuao. Aún no ha sido hallado el torso de la víctima. En el crimen también habría participado un yerno del hoy occiso

@lysaurafuentes

Conductores de la autopista de Caricuao, sector El Chorrito, descubrieron el cadáver desmembrado de un hombre, que fue identificado como Orangel Emilio Morales Mujica, de 50 años de edad. El hecho ocurrió el pasado sábado 6 de febrero a las 6:00 de la mañana.

En una caída de agua fue encontrada una parte del cadáver, no tenía ropa. En medio de una maleza fue hallado un brazo y la cabeza. Se supo que hasta ahora no ha sido encontrado el torso.

De acuerdo con las primeras averiguaciones efectuadas por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), el hombre habría sido asesinado por sus propios hijos y por un yerno.

Según las investigaciones, una hija de la víctima, cuyo nombre se corresponde con las siglas A.H.M.M., de 19 años de edad, y un hijo de 14 años sostuvieron una fuerte discusión con Morales Mujica. El pleito se suscitó en el apartamento del hombre, ubicado en la UD7, en Caricuao.

La joven y el menor de edad habrían sido los responsables de las heridas de arma blanca con las que resultó la víctima y que fueron mortales. Conforme a esta misma hipótesis, el yerno desmembró el cadáver y lo trasladó al sitio donde fue encontrado.

Los hijos de Morales Mujica fueron detenidos. El otro implicado, cuyo nombre coincide con las siglas J.A.C.R., de 20 años de edad, no ha sido capturado.

#MonitordeVíctimas | Mataron a un hombre porque tumbó una moto con su carro mientras estacionaba

La víctima, Antonio José Bracamonte, se desangró en el suelo del hospital Dr. Domingo Luciani, sin que lo hubieran atendido

 

El hecho ocurrió al interior de un estacionamiento ubicado en el barrio 19 de abril, en Petare. La víctima, de 28 años de edad, fue asesinada a bala

 

@lysaurafuentes

 

Lo que empezó como un altercado en un estacionamiento del barrio 19 de abril, en Petare, terminó con el asesinato de un hombre que fue identificado como Antonio José Bracamonte, de 28 años de edad. El hecho ocurrió el pasado jueves 21 de enero en la noche.

La víctima se encontraba estacionando su vehículo, de retroceso, cuando sin querer tumbó una motocicleta que estaba justo detrás de su carro. El propietario de la moto se enfureció y fue entonces cuando comenzó la discusión.

De acuerdo con las versiones que han trascendido hasta ahora, Bracamonte asumió su responsabilidad por lo ocurrido y le habría dicho al dueño de la motocicleta que si esta presentaba alguna falla él correría con los gastos. A pesar de este ofrecimiento, el otro hombre, supuestamente lleno de ira, sacó un arma que tenía escondida y le disparó dos veces a la víctima.

Justo después del ataque a bala amigos del hoy occiso lo trasladaron hasta el hospital Dr. Domingo Luciani, en El Llanito, donde falleció sin siquiera haber sido atendido. Personas cercanas a Bracamonte relataron que murió desangrado en el suelo del mencionado centro asistencial.

El señalado homicida es conocido en la zona en la que ocurrió el crimen como “El Zurdo”. Aún no ha sido capturado.