Argentina archivos - Runrun

Argentina

Felipe Solá asegura que es necesario que se den elecciones adelantadas en Venezuela
El próximo Canciller de Argentina aseguró que hay que fomentar negociaciones con Maduro

Foto: Clarín

El exgobernador de la provincia de Buenos Aires Felipe Solá, en una entrevista que le concedió al programa La Mirada Despierta, aseguró que en Venezuela es necesario que se realicen elecciones adelantadas y controladas por todos los países de Sudamérica o por todos aquellos que se convenga que quieren seguir lo que pasa.

Una nota publicada por Perfil, destacó que Solá consideró además que “la solución no debe ser militar, para nada” y que “hay que fomentar negociaciones con Maduro”. Ante la consulta respecto a Brasil, indicó que van a intentar todos los caminos de establecimiento de una relación absolutamente normal y si es posible cercana, “porque Brasil es muy cercano para todos nosotros. Y nosotros lo somos para millones de brasileños también”, indicó.

Al ser cuestionado sobre su posible nombramiento como canciller indicó que, “no está anunciado todavía el tema. No puedo confirmar eso hasta que no lo diga el Presidente. Me estoy acostumbrando a la idea de a poco. Es un desafío fuerte se así ocurre. A esta altura me preocupa más el país que el lugar donde me toque estar”, expresó.

Puede seguir leyendo en TalCual

Gobierno de Maduro busca sacar provecho a protestas en América Latina
Expertos en materia internacional coinciden en que Venezuela no es el responsable directo, pero alienta manifestaciones en países donde la izquierda es oposición

 

@franzambranor

 

En Chile fue por el aumento del precio del boleto de Metro, en Ecuador por el incremento del transporte y en Perú fue por la disolución del Congreso. Tres protestas apenas en el mes de octubre. Todas contra gobiernos a quienes el chavismo considera adversarios.

“Ustedes me entienden. Todas las metas las estamos cumpliendo una por una, el plan va en pleno desarrollo. Vamos mejor de lo que pensábamos”, dijo Nicolás Maduro el domingo 20 de octubre en el cierre del I Congreso Internacional de Comunas.

El presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino Juan Guaido responsabilizó a Maduro de las manifestaciones en territorio sudamericano. “Es evidente que Maduro es un incapaz y no puede controlar la producción petrolera en Venezuela, pero sí tiene la capacidad de financiar, a través del oro que extrae del arco minero, a grupos para generar violencia y desestabilizar la región”. 

El politólogo y profesor universitario Miguel Ángel Martínez Meucci dijo que existe la posibilidad de que el chavismo esté involucrado en las recientes protestas.

“Ello no quiere decir que el chavismo causa las protestas, sino que operaría como uno más dentro de un conjunto de elementos que, en alguna medida, contribuyen a configurar el tipo de movilizaciones que finalmente tienen lugar. La lógica de la acción colectiva que se desarrolla en acciones de este tipo difícilmente responde a la voluntad de un único actor”, dijo Martínez Meucci.

 

La internacionalista Elsa Cardozo sostuvo que el discurso de Maduro alienta las manifestaciones y sugiere que todo obedece a un plan trazado en Caracas. 

“Se han ventilado algunas evidencias de injerencia que deberán examinarse con la necesaria atención, pero sin duda el aliento es explícito. Por otra parte, se quiere transmitir la impresión de influencia decisiva en un momento en que el régimen venezolano está muy deslegitimado y, si bien convocó a una disminuida concurrencia del Foro de Sao Paulo en Caracas, no tiene representación alguna entre los progresistas del Grupo de Puebla”, indicó Cardozo. 

La protesta es un derecho

La protesta pacífica como manifestación de desacuerdo social está contemplada en todas las constituciones de los países democráticos del mundo y para expertos en materia internacional es un derecho irrefutable. 

“Las protestas son válidas para quienes las organizan e inválidas para quienes están en contra. Todas las protestas en el mundo tienen un componente organizativo y un componente espontáneo”, dijo el politólogo y experto en materia internacional, Ángel Álvarez.

“En cada caso existen malestares sociales que obedecen a la realidad concreta de cada país, así como actores políticos organizados que orquestan, al menos parcialmente, los mecanismos de protesta”, indicó Miguel Ángel Martínez.

“Son protestas por razones y con propósitos declarados muy diversos que en principio las validan: desde las de Perú, que fueron, por rechazo a la corrupción, contra el Congreso y su negativa a despolitizar la selección de magistrados del Tribunal Constitucional hasta las de Ecuador y Chile, contra medidas de ajuste de bienes y servicios críticos para la población anunciadas por el poder ejecutivo. La gran objeción sobre la validez de cada una aparece en estos dos últimos casos, en los que en nombre de una legítima demanda ciudadana se atenta contra la institucionalidad democrática”, dijo Elsa Cardozo. 

 

Argentina: la casa que podría desaparecer 

 

La izquierda mete la mano 

La internacionalista Elsa Cardozo sostuvo que tanto en Chile como en Ecuador los movimientos de izquierda adversos a los gobiernos de Sebastián Piñera y Lenín Moreno han aprovechado para levantar la voz. 

“En los dos ha habido aliento explícito de líderes de izquierda para aprovechar la protesta como confirmación del fracaso de los gobiernos de y, justificando la vandalización  y alentando el desvío de los medios y canales institucionales para afrontar las dificultades”, dijo Cardozo. 

 

“Cuando un gobierno es de izquierda la derecha protesta y cuando es de derecha, la izquierda lo hace, eso es así no solamente en América Latina, sino que también en Estados Unidos y Europa, porque en eso consiste la política”, indicó Ángel Álvarez.

Para Miguel Ángel Martínez Meucci la protesta se desvirtúa cuando se desvía de sus verdaderas exigencias y comienza la injerencia de otras instancias.

“El hecho de que legítimos reclamos populares se vean entremezclados con acciones violentas y agendas de poder de actores políticos vinculados al Foro de Sao Paulo complica el modo en que dichos reclamos pueden ser gestionados por los respectivos gobiernos”, dijo Martínez Meucci . “Lo que debería ser un tratamiento a demandas populares termina incorporando un elemento de defensa contra lo que se percibe como injerencia exterior. El FSP propicia así una creciente polarización política en el hemisferio que debilita las posiciones de centro y los grandes consensos nacionales dentro de cada país. Así, cabe esperar mayor conflictividad y zozobra intraestatal e interestatal en nuestro hemisferio”, añadió Martínez Meucci, experto en conflicto político y procesos de pacificación.

Posible reacomodo de fuerzas 

Para Ángel Álvarez, las manifestaciones de rechazo a los gobiernos de Ecuador y Chile, así como las protestas en Argentina en septiembre 2019 solicitando un aumento del salario mínimo,  podrían ocasionar un viraje en la geopolítica del hemisferio.

Los argentinos acaban de elegir en segunda vuelta el pasado domingo 27 de octubre al peronista Alberto Fernández eligió como su presidente, en reemplazo de Mauricio Macri.

“Estamos en países donde se están haciendo elecciones y hay partidos polarizados tanto a la izquierda como a la derecha. Los gobiernos de derecha privilegian los ajustes económicos, lo cual conduce a una insatisfacción de un sector importante de la población. Los gobiernos de izquierda priorizan políticas regulatorias que generan inflación y muchas veces corrupción lo cual también genera insatisfacción de un sector de la población. De forma tal que hay un ciclo de surgimiento de unos gobiernos y decaimiento de otros. Tuvimos una ola de izquierda a comienzos de 2000, esa ola se agotó y vuelve a la palestra la derecha y por consiguiente surgen problemas económicos importantes con la implementación de ajustes económicos neoliberales. Es un ciclo difícil de cerrar en economías altamente vulnerables y afectadas por su vinculación al mercado internacional con estados débiles¨, dijo Álvarez.

“Hay una lucha dentro y fuera de los gobiernos, por la preservación de la democracia: el final del ciclo de bonanza, el fracaso económico de los llamados progresismos, las expectativas insatisfechas por quienes llegaron al poder para reemplazarlos, la estela de debilitamiento de los compromisos de protección de los derechos humanos y la democracia sometidos a la alta presión de la crisis venezolana, con su fuerte impacto material y humano en el vecindario”, sostuvo Cardozo.

Para Cardozo, todas las acciones que se están llevando a cabo en agenda diplomática a nivel del Foro de Sao Paulo y en las calles con protestas no terminarán por darle un carácter de legitimidad al gobierno de Venezuela, que a su juicio puede ser uno de los objetivos de Maduro. “Todo lo contrario”, puntualizó.

Macri reconoce la victoria de Alberto Fernández en presidenciales argentinas
El peronista ganó en primera vuelta

El presidente Mauricio Macri reconoció la victoria del opositor kirchnerista Alberto Fernández en las elecciones del domingo en Argentina y lo invitó a iniciar una transición ordenada.

“Quiero felicitar al presidente electo Alberto Fernández. Acabo de hablar con él por la gran elección que han hecho, lo invité mañana a desayunar en la (Casa) Rosada (sede del gobierno) porque tiene que empezar un periodo de transición ordenada que lleve tranquilidad a todos los argentinos, porque aquí lo más importante es el bienestar de los argentinos”, dijo Macri, que buscaba la reelección, en un acto en su sede de campaña.

Agregó que “a los que no nos votaron, en mí siempre van a encontrar una persona dispuesta al diálogo, que siempre voy a poner el bien común por encima de cualquier cosa”.

Al contabilizarse casi el 92% de los votos, el escrutinio oficial da a Fernández 47,85% contra 40,64% de Macri, lo que implica un triunfo del peronista en primera vuelta.

Alberto Fernández gana elecciones presidenciales en Argentina, según primeros datos oficiales
El actual presidente, Mauricio Macri, obtuvo 41,15 %, un resultado mejor del anticipado por las encuestas

El candidato peronista a la Presidencia de Argentina Alberto Fernández logró este domingo el 47,42 % de los votos en las elecciones generales, con el 77,75 % de las mesas computadas, lo que supondría una victoria en primera vuelta, según los datos del escrutinio provisional.

Por su parte, el actual presidente, Mauricio Macri, cosechó el 41,15 %, un resultado mejor del anticipado por las encuestas.

De mantenerse esta tendencia, no será necesaria una segunda vuelta prevista para el 24 de noviembre en el caso de que ningún candidato alcance el 45 % de los votos o mas del 40 % y diez puntos de ventaja sobre el segundo.

Según el escrutinio provisional, por detrás quedaron las propuestas de Roberto Lavagna, con el 6,14 %, seguido de lejos por los otros tres postulantes: Nicolás del Caño (Frente de Izquierda y de los Trabajadores), con el 2,07 %; Juan José Gómez Centurión (Frente Nos), con el 1,72 % y José Luis Espert (Unite por la Libertad y la Dignidad), que obtuvo el 1,47 %.

Fernández, que lleva como candidata a la Vicepresidencia a la exmandataria Cristina Fernández (2007-2015), llegaba como favorito a estas elecciones presidenciales, las novenas de la actual democracia argentina, después de haber aventajado en 16 puntos en las primarias de agosto pasado a Macri y su segundo, el peronista disidente Miguel Ángel Pichetto, que han sufrido el desgaste de la larga crisis económica que arrastra el país.

El escrutinio provisional de las elecciones de hoy, que tuvieron un 80,81 % de participación, es responsabilidad del Ministerio del Interior y, aunque no tiene validez legal, tiene valor informativo sobre el resultado de la elección el mismo día de los comicios.

El recuento definitivo, que hará la Justicia electoral a partir del martes próximo, es el que tiene peso legal para confirmar los resultados.

Juan José De Antonio, de 46 años, expresó su felicidad. “Estábamos esperando este cambio desde hace rato y  cansados de todo lo que estaba pasando… Tenés un amigo que perdió el trabajo, o un vecino que no logra llegar a fin de mes, y te pega, aunque a vos no te pase”.

De Antonio indicó que “la gente se dio cuenta” de que Macri “era una mentira grande, y esto es la verdad, y esperamos que vaya a salir bien”.

En el complejo de exposiciones a la vera del Río de La Plata, donde el oficialismo levantó su centro de campaña, prevalecía la cautela. Salvo por una partidaria envuelta en una bandera argentina y otro con una blanca y la leyenda “Sí, se puede”, los asistentes permanecían pendientes de sus móviles mientras en los altavoces sonaba música latina.

Alberto Alonso, un empleado de un comercio de 32 años, dijo a AP mientras caminaba por el centro de la ciudad que votó por Fernández porque es la única salida “para que termine con Macri”, al que acusó de ser “una farsa y un desastre” porque propició la “fuga de capitales” y no apoya a los trabajadores.

Macri, bien visto por los mercados, Estados Unidos y otras potencias, afronta el veredicto de las urnas en medio del descontento social por sus promesas incumplidas de reducir la pobreza y la inflación y reactivar la economía.

La pobreza se incrementó en el primer semestre del año alcanzando al 35,4% de la población, el desempleo subió en el segundo trimestre al 10,6% y la inflación acumulada en los primeros nueve meses fue de 37,7%, según datos oficiales.

El resultado favorable a Fernández en las primarias profundizó una fuga de capitales y derrumbó el peso argentino por el temor de los inversores al regreso del populismo kirchnerista, lo que recalentó la inflación y agudizó la crisis social.

Aun así, la imagen de Fernández no se resintió, según las encuestas. Tampoco pareció afectarle demasiado el recelo que provoca la exmandataria, quien afronta varias investigaciones judiciales y un juicio por supuesta corrupción cometida durante su gestión.

Bernarda Nidia Guichandut y su hermano, Esteban Carlos, que llevaron a sus padres nonagenarios a votar, dijeron a AP que esperan que Fernández no consiga el apoyo suficiente y haya una segunda vuelta en noviembre.

“Recibí una cadena de WhatsApp para rezar diez Ave Marías, para llegar aunque sea al ballotage y que no se defina todo hoy. Es importante porque si volvemos a la época de Kirchner que hubo tanto robo, tanta malversación de fondos y distintas cosas”, dijo la mujer.

Sebastián Gramajo, de 39 años, que circulaba en bicicleta con unos amigos, votó por “una tercera opción”. “No estoy de acuerdo con ninguno”, dijo al criticar a Macri por haber gobernado “para demostrar que podía mejorar las cosas y no las mejoró” y cuestionar también al opositor por pertenecer a un espacio que estuvo 12 años en el poder sin tampoco lograr avances.

Macri intenta prolongar su presidencia cuatro años más en un contexto de caída de la actividad económica e inflación y Fernández aspira a reemplazarlo en el poder con el apoyo de los votantes que desean la reinstalación de políticas que mejoren el bienestar social.

En las elecciones se eligen presidente y vicepresidente, gobernadores de tres provincias, jefe de gobierno de Buenos Aires, 130 diputados nacionales, 24 senadores nacionales y alcaldes regionales.

Además compiten otros cuatro candidatos que representan espacios desde la izquierda hasta la derecha y que tienen un apoyo muy limitado.

Las elecciones en Argentina tienen lugar en un contexto regional convulsionado por el estallido social en Chile, la crisis política en Bolivia y las recientes movilizaciones en Ecuador contra el aumento del combustible. Se celebran además de forma simultánea a las de Uruguay, donde la coalición oficialista de izquierda Frente Amplio no tiene asegurada su revalidación en el poder.

Con información de EFE y AP

Macri y su rival Fernández votan en polarizadas elecciones
Las encuestas vaticinan la victoria de Alberto Fernández y suponen el regreso del kirchnerismo al poder

 

El conservador presidente argentino Mauricio Macri y su principal rival, el kirchnerista Alberto Fernández, depositaron su voto en las elecciones generales del domingo que transcurren en un escenario de descontento social a causa de la crisis económica y de fuerte polarización política.

Fernández, de 60 años, votó cerca del mediodía en la Universidad Católica Argentina, en Buenos Aires, mientras que el mandatario, de la misma edad, lo hizo poco tiempo después en una escuela de la capital. Ambos estuvieron arropados por decenas de simpatizantes que les manifestaron su respaldo.

Macri, líder de Juntos por el Cambio, pelea por la reelección en un contexto de caída de la actividad económica e inflación y Fernández, quien es favorito en las encuestas como cabeza de la fórmula Frente de Todos, aspira a reemplazarlo en el poder con el apoyo de los votantes que desean la reinstalación de políticas que mejoren el bienestar social.

En las elecciones se elegirán presidente y vicepresidente, gobernadores de tres provincias, jefe de gobierno de Buenos Aires, 130 diputados nacionales, 24 senadores nacionales y alcaldes regionales.

La victoria de Fernández que vaticinan las encuestas supondría el regreso del kirchnerismo al poder. El candidato compite acompañado de la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), quien desistió de pelear por la presidencia y lo eligió como cabeza de la fórmula electoral.

Tras depositar su voto, Fernández, vestido con traje y sin corbata, dijo a los periodistas que esta es una jornada histórica y es necesario “iniciar el tiempo que se viene con tranquilidad, sabiendo que todos vamos a trabajar por un país mejor; se terminó el nosotros y ellos”.

Sobre la posibilidad de que el día después a su eventual victoria se produzca una reacción negativa de los mercados -por temor a una reinstalación de políticas populistas-, el candidato señaló que Argentina sufre una “enorme crisis” y “todos” deben “tener mucha responsabilidad”.

También tuvo palabras de recuerdo para el expresidente Néstor Kirchner (2003-2007). “Ayer hablábamos con Cristina (Fernández de Kirchner) que justo hoy es el noveno aniversario de la falta de Néstor; lo quiero cada día más y estoy seguro que me está ayudando”, señaló el candidato, quien fue jefe de gabinete durante la presidencia de Kirchner y el primer mandato de su esposa y sucesora.

En tanto, Macri, quien votó entre gritos de “sí se puede” de sus simpatizantes y aspira a cuatro años más de gobierno señaló que “se juegan dos visiones de futuro” y espera lograr “la confianza de los argentinos para construir la Argentina que soñamos”. Pidió que “mañana, estemos tranquilos” porque el país “tiene un gran futuro por delante”.

Luego votó Fernández de Kirchner en la ciudad sureña de Río Gallegos, donde tiene una de sus residencias. La mandataria fue escueta y señaló a la prensa que este es un día “importante para la democracia, sobre todo para los que alguna vez no tuvimos esta maravilla de poder elegir”, en referencia a la última dictadura militar (1976-1983).

Los centros habilitados para que 33,8 millones de argentinos expresen su voto abrieron sus puertas a las 8 de la mañana (hora de Argentina) y tienen previsto cerrar a las 6 de la tarde. Se esperan los primeros resultados oficiales a las 9 de la noche.

Una mujer deposita su voto en las elecciones en Buenos Aires, Argentina, el 27 de octubre del 2019. (AP Photo/Daniel Jayo)

Los comicios transcurrían con tranquilidad en la mayoría del país, aunque se registraron 11 denuncias por amenazas de bomba en establecimientos educativos habilitados para el sufragio, informó el ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.

Los sucesos ocurrieron en los municipios de La Matanza y Quilmes, en los alrededores de Buenos Aires, agregó.

Ello obligó a evacuar de esos lugares a más de 1.000 personas, sin que se produjeran mayores incidentes.

En las elecciones compiten otros cuatro candidatos que representan a espacios que van desde la izquierda hasta la derecha y que tienen un apoyo muy limitado.

Para ser elegido presidente es necesario alcanzar al menos 50% de los votos o por lo menos 40% y una diferencia de diez puntos respecto al segundo candidato más votado.

Macri, bien visto por los mercados, Estados Unidos y otras potencias, afronta el veredicto de las urnas en medio del descontento social por sus promesas incumplidas de reducir la pobreza y la inflación y reactivar la economía.

La pobreza se incrementó en el primer semestre del año alcanzando al 35,4% de la población, el desempleo subió en el segundo trimestre al 10,6% y la inflación acumulada en los primeros nueve meses fue de 37,7%, según datos oficiales.

Varios votantes se acercaron en hora temprana a depositar su voto en las urnas instaladas en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario – unos 300 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.

Salvador Bartolone, de 59, dijo a The Associated Press que no tiene la seguridad de que el futuro presidente dé una “solución rápida, práctica y eficiente como que para que pocos años este país salga adelante” y se lamentó de las crisis recurrentes y que nunca haya “un avance”.

Las elecciones en Argentina tienen lugar en un contexto regional convulsionado por el estallido social en Chile, la crisis política en Bolivia y las recientes movilizaciones en Ecuador contra el aumento del combustible. Se celebran además de forma simultánea a las de Uruguay, donde la coalición oficialista de izquierda Frente Amplio no tiene asegurada su revalidación.

Las posibilidades de Macri de resultar reelecto recibieron un duro golpe el 11 de agosto en las elecciones primarias en las que obtuvo el segundo lugar, 15 puntos debajo de Fernández, cuya imagen de moderado dentro del kirchnerismo logró atraer el voto independiente y el de los desencantados con la gestión macrista.

El resultado profundizó una fuga de capitales y derrumbó el peso argentino por el temor de los inversores al regreso del populismo kirchnerista, lo que recalentó la inflación y agudizó la crisis social.

Aun así, la imagen de Fernández no se resintió, según las encuestas. Tampoco parece afectarle demasiado el recelo que provoca la exmandataria, quien afronta varias investigaciones judiciales y un juicio por supuesta corrupción cometida durante su gestión.

Diplomáticos de Maduro que estén en Argentina con la visa vencida deberán salir del país

EL CANCILLER ARGENTINO, Jorge Faurie, informó que todos los designados por Nicolás Maduro para formar parte del cuerpo diplomático de Venezuela en Argentina que tengan el visado vencido deberán salir prontamente del país.

Dijo que estas personas deberán regresar de manera inmediata a Venezuela, “habiendo terminado su misión, deberían haber partido y estamos haciendo un recordatorio de esto” expresó.

El ministro de relaciones exteriores del país suramericano hizo un llamado a estas personas para que recuerden que “tienen que regresar a su país origen” y, explicó que en estos momento el Gobierno argentino se encuentra haciendo una revisión de cumplimiento de estas medidas.

Este anunció se da en medio del reconocimiento de Elisa Trotta Gamus como embajadora de Venezuela en Argentina. Gamus fue designada representante de Venezuela ante esa nación por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien se juramentó como mandatario encargado y goza del reconocimiento de más de 50 países.

Faurie recordó que recibió las copias de estilo de las cartas credenciales que la embajadora de Guaidó le presentará a Mauricio Macri, según el protocolo.

El canciller subrayó que hasta el momento Argentina no ha roto relaciones con Venezuela. “Los Estados mantienen relaciones entre sí, independiente de los gobiernos. Nosotros no hemos roto relaciones. Reconocemos que al Estado venezolano lo representa el presidente encargado Guaidó y su representante Trotta”

Con información de Clarín

Ecuador y la izquierda hipócrita, por Brian Fincheltub

VENEZUELA NO ES EL CENTRO DEL MUNDO ni pretendemos que así sea. Pero si de algo debe servir el drama venezolano es para mostrarle a quienes no lo han vivido directamente, el poder destructivo del comunismo. Si de algo fuimos víctimas los venezolanos fue de nuestra propia soberbia, esa que nos llevaba a repetir sin cesar que aquí no, que Venezuela “no era Cuba” y que lo nuestro era diferente porque “no éramos una isla”. Hoy la realidad es más que gráfica, hasta balseros tenemos.

Hay quienes en Latinoamérica dudan sobre la capacidad moral de los venezolanos para darle consejos a otros países. Quizás tengan razón, que el chavismo haya permanecido más de veinte años en el poder es responsabilidad de todos y cada uno de los venezolanos, lo que le votaron y los que no. Algo no hicimos bien como pueblo antes y durante esta etapa tan trágica de nuestra historia para que el resentimiento y el odio se hicieran un proyecto político y ganará elecciones. Pero que nos hayamos equivocado no nos prohíbe contar lo que hemos vivido y no se trata de creernos con superioridad moral, se trata de dar testimonio. Si la región prefiere no escucharlo, no podemos hacer más que esperar que el tiempo y el peso de los hechos hagan su trabajo.

Allí tenemos a Argentina, a las puertas de regresar al poder al kichnerismo, quienes volverán no solo a vengarse sino con pretensiones de no irse jamás, al menos por las buenas. El kichnerismo ya probó el sabor de abandonar el poder y no querrán comer otra vez de ese plato. El comunismo es así, llegan para destruir y destruyen para llegar, sino que lo diga Ecuador. El caso ecuatoriano es más que preocupante, porque hay quienes subestiman que esto se trata de un movimiento transnacional que en los últimos años ha perdido fuerza y que ha emprendido una ofensiva para regresar, utilizando todos los medios a su alcance.

Si ustedes quieren ver lo que significa descaro e hipocresía solo tienen que escuchar lo que decía el siempre ególatra y pretensioso Rafael Correa cuando se desarrollaban las protestas pacíficas en Venezuela pidiendo elecciones y escuchen lo que dice hoy de las actos vandálicos en Ecuador. Hasta adelanto de elecciones anda pidiendo, lo mismo que pedía la oposición venezolana en un tiempo y por lo cual fue calificada de “golpista” por Correa y sus compinches. Pero es normal en ellos, esta gente no sabe de vergüenza y su mejor trabajo siempre ha sido mentir. La región debe aprender no de nosotros, sino de la historia. Los hechos se producen para estudiarlos, no para ignorarlos, si no lo hacemos no saldremos de este círculo vicioso de ruina y destrucción que nos ha perseguido nuestra generaciones.

@BrianFincheltub

Argentina entregará informe a la CPI sobre torturas, ejecuciones y desapariciones forzadas en Venezuela

EL MINISTRO DE JUSTICIA Y DERECHOS HUMANOS de Argentina, Germán Garavano viajará el próximo 15 de octubre a la Corte Penal Internacional (CPI), que tiene sede en La Haya, Países Bajos, para hacer entrega del informe sobre las torturas, violaciones y ejecuciones que denunciaron haber visto y sufrido decenas de venezolanos que residen en la Argentina.

Garavano tiene previsto reunirse con el fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, y entregarle el informe completo, con nombres y detalles de la denuncia de unos 40 venezolanos residentes en el país.

También se remitirá a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien elaboró su propio archivo de denuncias de abusos de venezolanos acosados por el gobierno de Nicolás Maduro. 

A finales del mes de septiembre, El Clarín obtuvo parte del informe que elaboró el Ministerio de Justicia entre julio y agosto de 2019, en donde testimonios de víctimas -sin nombres para preservar las identidades- relataron casos de asesinatos torturas, encarcelaciones y privaciones graves a la libertad física, de violencia sexual, y desapariciones forzadas. También de persecución por razones políticas y en todas se demostraría el uso de la fuerza indebida, también para reprimir manifestaciones. Al menos, 29 de las más de 40 denuncias encuadran dentro de la figura de crímenes de lesa humanidad bajo el llamado Estatuto de Roma. 

Los testimonios fueron recibidos en el Centro de Orientación a Migrantes, que creó el gobierno en julio por decreto para recibir también de manera telefónica los testimonios, que según se afirma disminuyeron tras las PASO del 11 de agosto pasado, en gran parte por temor a un cambio de gobierno.

Este Centro trabajó bajo la órbita de la secretaría de Derechos Humanos, que dirige Claudio Avruj. Los testimonios fueron recibidos por profesionales y técnicos que buscaron como primera medida la extrema protección de la identidad.

El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, ya confirmó que retirará a la Argentina del Grupo de Lima, una instancia central en la política de alianza de Argentina hoy con Estados Unidos, y que presiona al régimen de Maduro. Igual hay diferencias dentro del albertismo sobre cómo llevar el tema Venezuela: mientras el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, se mostró en Nueva York durísimo contra Caracas, en el cristinismo hay quienes desean un vínculo de negocios y política similar al que hubo en el pasado y, lejos de condenar a Maduro, lo consideran una víctima de factores externos.  

En cuanto a los elementos que Garavano le va a entregar al museo de la Corte sobre la dictadura argentina, se trata de un fichero con réplicas de denuncias sobre violaciones a los Derechos Humanos, un ejemplar del Nunca Más -el emblemático informe sobre las violaciones a los derechos humanos en este país- y las tapas de las versiones de este libro publicadas en Israel, Brasil, Inglaterra, Alemania y España, una serie de fotos del juicio a las juntas militares y copias de su sentencia original firmada.