Aragua archivos - Runrun

Aragua

Observatorio Venezolano de Prisiones: Fugas masivas son consecuencia del hacinamiento
En septiembre se produjeron tres escapes, dos el Área Metropolitana de Caracas y uno en el estado Aragua

 

“Una vez más el hacinamiento que existe en los calabozos policiales,que son causados por la incapacidad del Ministerio de Servicios Penitenciarios al no otorgar cupos a las cárceles, generar caos y muerte”, asegura el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

El miércoles 11 de septiembre se reportaron tres fugas masivas dos de ellas en el Área Metropolitana de Caracas y una en el estado Aragua, las mismas terminaron con un saldo fatal de dos presos muertos, un preso herido, además de 25 fugados y 41 recapturados según los datos que pudo recopilar el OVP.

Los hechos irregulares se presentaron en tres centros de detención el primero fue en la sede del Cicpc Subdelegación El Paraíso de Caracas, en donde se fugaron 29 presos de los que seis fueron recapturados, 23 reos de este cuerpo policial se convirtieron en prófugos de la justicia, “es de resaltar que en los calabozos estaban alrededor de 300 personas totalmente hacinadas conviviendo en condiciones inhumanas”.

El segundo hecho del que supo el equipo del OVP fue en la sede de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en la Zona  7 conocida como Boleíta, de allí fueron 30 los reos fugados, estaban descalzos y sin franelas, “en plena madrugada fueron recapturados al menos 26, según unas gráficas que se divulgaron a través de redes sociales se puede observar como en una camioneta del mismo organismo policial los montan a todos sin siquiera tomar las medidas de seguridad, ni respetar   derechos   de los presos”.

El operativo para ubicar a estos detenidos en horas de la mañana “trajo como resultado la muerte de dos presos que según la información policial sería un presunto enfrentamiento, pero familiares aseguran que estos reclusos no cargaban armamento alguno. De este organismo policial continúan dos prófugos de la justicia según el monitoreo realizado por OVP”.

“De este mismo centro de reclusión Boleíta donde inicialmente habían 953 presos el pasado 3 de septiembre protestaron por el hacinamiento y en medio de sus exigencias de traslado a un penal se registró un motín el cual culminó con dos presos fallecidos, al siguiente día fueron trasladados 80 reclusos quedando una población de al menos 871 presos pero como lo ha venido denunciando OVP la capacidad de estos calabozos es para 250 personas por lo que persiste la sobrepoblación y el hacinamiento”.

El tercer hecho  se generó a las 11:00 de la mañana en el estado Aragua, en un centro de detención de la Policía de Maracay, donde nueve  presos que allí convive se alzaron y en un supuesto intento de fuga un funcionario hirió a Veiker David Blanco Sequera (20), preso que recibió un disparo de perdigón en el pecho.

Desde el OVP se ha venido advirtiendo que el hacinamiento, la falta de infraestructuras adecuadas para la permanencia de reclusos en estos sitios, la nula preparación de los funcionarios que los custodian es una bomba de tiempo que podría traer problemas mayores y desencadenar una masacre como ha venido ocurriendo en estos  últimos tres años.

La responsabilidad de esta situación recae de forma directa en el Ministerio de Servicio Penitenciario, afirma el OVP.

Estos hechos irregulares serán informados por OVP “a la Comisión Interamericana de Ddhh, al relator de Personas detenidas en Las Américas de la Cidh,  al Sistema Interamericano a la Relatoría de Personas Privadas de Libertad y al relator de Venezuela de Cidh, al Sistema Universal al Comité Contra la Tortura y otros Tratos Crueles Degradantes e Inhumanos a la Relatoría de Detenciones Arbitrarias”.

En Aragua delincuencia organizada tiene más credibilidad que organismos de seguridad

PRODUCTO DEL ANÁLISIS DE LOS TESTIMONIOS de veintiún (21) entrevistas realizadas por el OVV Aragua a testigos y familiares de víctimas de violencia policial en el estado, se evidencia que la violencia y letalidad policial es una patología social que devela la profunda y prolongada crisis civilizatoria en que está sumergida la ética y la mística de la institucionalidad pública venezolana. Se retroalimenta de la arraigada inversión de valores que rige el imaginario colectivo de nuestra sociedad, que gracias a la crónica impunidad del abuso y la delincuencia policial originan un estado de permanente vulnerabilidad que sienten los ciudadanos de ser sometidos aleatoriamente a  situaciones asimétricas, que implican la violación de sus derechos y la vejación de su dignidad humana.

En este sentido, la violación sistemática de los Derechos Humanos por parte de los funcionarios policiales ha generado el rechazo y la pérdida de confianza de los ciudadanos hacia los organismos de seguridad y da origen, en las comunidades, a una paradójica idealización de los líderes de la delincuencia organizada que ejercen el control social de las zonas de paz, quienes, según los informantes, gozan de mayor credibilidad que los funcionarios policiales.

La propuesta colectiva de los informantes, para emprender la titánica tarea de recuperar las condiciones éticas y humanas necesarias para la reconstrucción del país y recuperar la democracia y la calidad de vida de los venezolanos, se sintetiza en “la recuperación de los valores humanos y el relanzamiento de la institucionalidad, pública y privada”.

#MonitorDeVíctimas | Las FAES mataron a más de cinco personas al día en agosto

Xabier Coscojuela

Las Fuerzas de Acciones Especiales siguen actuando con total libertad. Durante el mes de agosto 176 personas murieron en supuestos enfrentamientos con este cuerpo especial de la Policía Nacional Bolivariana, lo que da un promedio de 5,6 personas por día, y el número de personas asesinadas viene creciendo mes a mes, según los reportes recopilados por TalCual de distintos medios venezolanos.

En julio, los muertos por las FAES fueron 134, mientras que en agosto 42 personas más fueron asesinadas por este grupo policial. Aragua fue el estado donde su actuación fue más letal, con 35 víctimas, seguido por el Distrito Capital con 26 -23 de ellos en el municipio Libertador-. Ocupando el tercer lugar está el estado Guárico con 20 asesinados.

Familiares de 30 de los muertos denunciaron que sus deudos no enfrentaron a las FAES y que fueron ejecutados después de haber sido detenidos. En algunos casos, las muertes se produjeron en los hogares de los difuntos, previo desalojo del resto de los ocupantes de la vivienda.

En 14 municipios fueron asesinadas 103 personas, encabezando esta estadística el municipio Libertador del Distrito Capital con 23 muertos, seguido por los municipios Monagas (Altagracia de Orituco, Guártico) e Iribarren (Barquisimeto, Lara) donde las FAES mató a 11 ciudadanos en cada uno de ellos.

Mientras en junio los muertos por las FAES fueron 127, en julio alcanzaron los 134, en agosto se aceleraron los asesinatos. La actuación de este grupo policial es una nueva demostración de la atención que la administración de Nicolás Maduro le prestó a las recomendaciones hechas por la alta comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien solicitó disolver las FAES.

Solo 8,3% de sucesos violentos son denunciados en el estado Aragua

SOLO 8,13% DE LOS SUCESOS VIOLENTOS registrados en el estado Aragua han sido denunciados, de acuerdo a un estudio del Observatorio Venezolano de la Violencia de octubre de 2018 a mayo de 2019.

De 553 sucesos violentos, solamente se denunciaron 45. Según el OVV, la violencia delincuencial fue el más frecuente con 44,48%, seguido de la violencia policial con 39,42%, violencia, intrafamiliar 2,17%, de género 1,81% y política 0,18%. 

El OVV Aragua reveló que los casos de violencia policial y delincuencial son los que menos se denuncian por temor a las represalias contra los familiares.

 De octubre de 2018 a mayo de 2019 se han registrado 727 homicidios.

 

Violencia policial

 

Faes ha matado a 8 integrantes de bandas en Aragua en las últimas 24 horas

EN DIFERENTES OPERATIVOS DE SEGURIDAD realizados en las últimas 24 horas en Aragua, funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y de la Brigada de Respuesta Inmediata (BRI), han matado a ocho hombres integrantes de diferentes bandas delictivas que podrían ser células del “Tren de Aragua”.

Según una minuta informativa de la Faes Eje Aragua, de fecha 05/11/19 hora: 11:00 pm, la lista de fallecidos en la jornada del 5 de agosto en el estado fue la siguiente:

1. La Victoria, municipio Ribas: Jonathan Jair Guerrero, alias “el jair”, en el barrio Coro Coro de la calle Campo Elias, y Manuel Alejandro Pérez, alias “el Caracas”, en el sector Ciudad Socialista La Mora. Ambos podrían pertenecer a la banda de “el conejo”.

2. San Vicente, municipio Girardot: Eduardo José Ortega, Jesús Lenin Lizcano Durán y otro hombre por identificar, en el barrio San Vicente de Maracay.

3. Santa Rita, municipio Francisco Linares Alcántara: Jampierav Sosa Blanco, alias “jampier”, en la calle Ezequiel Zamora de La Morita, y otro hombre por identificar, alias “el pino”, integrante de la banda del “Flipper”.

4. Magdaleno, municipio Zamora: Carlos Higuera Pérez, en la población de Magdaleno. Los dispositivos de saturación de áreas continuarán en las próximas horas para dar con la captura de otros integrantes de bandas delictivas que mantienen en zozobra a diferentes comunidades aragüeñas, con los delitos de homicidio, secuestro, robos, hurtos y cobro de vacuna.

El Pitazo conoció que miembros de las Faes región capital estarían participando en los despliegues de seguridad, conjuntamente con funcionarios de la Guardia Nacional.

Crímenes sin Castigo | Extorsión, hasta en las galletas, por Javier Ignacio Mayorca
La quema de la fábrica de María Puig en el estado Aragua es el resultado lógico de una situación que hace tiempo se salió del control del Estado

@javiermayorca

 

EL LUNES 8 DE JULIO, la fábrica de galletas María amaneció envuelta en llamas. La información filtrada por los cuerpos policiales de manera oficiosa indica que la instalación, ubicada en el sector Las Tejerías de Aragua, fue quemada por delincuentes, en represalia a la negativa de los propietarios del enclave de continuar pagando la extorsión. Para el momento de la publicación de esta nota, han transcurrido cuatro días desde aquel suceso, y el dato inicial sobre el origen del siniestro no ha sido desmentido.

El caso de la fábrica de esta golosina, que ya formaba parte de la cultura culinaria venezolana, pone de relieve nuevamente el avance de la extorsión en el país. Decía John Dickie en su Historia de la mafia (Barcelona, 2016) que el comportamiento de este delito arroja claras señales sobre el alcance que tiene la delincuencia organizada en determinados países o regiones. La extorsión no puede ser reducida meramente a lo que pueda representar como “caja chica” de los grupos delictivos en proceso de consolidación. Esto va mucho más allá. Se trata, en fin de cuentas, de suplantar al Estado en su función primordial, que es conferir seguridad a la ciudadanía. En efecto, al pagar “vacuna”, los particulares y empresarios están comprando la certeza de que podrán continuar con sus actividades productivas en un clima de relativa tranquilidad.

La extorsión se nutre del miedo, y genera círculos viciosos muy difíciles de romper. Por eso es que generalmente pasa desapercibida. Crece cobijada por la dinámica perversa del terror del victimario y del silencio de las víctimas. Por eso es que, para conocer realmente las dimensiones que ha adquirido, las denuncias formuladas y procesadas por las autoridades solamente tienen un carácter referencial. Dirían los criminalistas que tales estadísticas solo dan orientaciones, no certezas.

Según cifras conocidas extraoficialmente, durante el primer semestre de 2019 las autoridades venezolanas recibieron 122 denuncias de extorsión. La secuencia de casos mes a mes puede ser apreciada en el siguiente gráfico:

Fuente: CICPC

 

Se debe reiterar que estos números reflejan apenas una ínfima porción de lo que realmente está sucediendo. Aún así, llama la atención que marzo, el mes del Mega Apagón que afectó a prácticamente todo el país, haya sido hasta ahora el mes con la mayor cantidad de casos conocidos.

Si en algún lugar del país la crisis del servicio eléctrico ha golpeado a la población ha sido en el estado Zulia. Según el capítulo de Fedecámaras para esa entidad, luego del prolongado corte que comenzó el 7 de marzo se desató una ola de saqueos que afectó a más de 500 comercios e industrias. En ese contexto, Zulia ha sido también la región donde mayor cantidad de extorsiones han denunciado este año, con 21. Este delito se ha mantenido como una forma de expoliar a lo poco que resta allí de actividad productiva. Una investigación de la policía regional, que comenzó con una detención in fraganti, puede ilustrar el grado de sofisticación con el que operan las bandas dedicadas a este delito.

El 29 de junio, los funcionarios detuvieron a dos individuos que iban en una moto de baja cilindrada en el sector Las Colinas de Rosario de Perijá. Ambos fueron señalados por víctimas como las personas que previamente arrojaron bombas incendiarias a las fachadas de comercios y viviendas, para luego exigir pagos de vacuna a las personas presas del terror. Estos hombres fueron asociados a una banda liderada por Alirio cara cortada, que viene operando en esa localidad desde muchos años atrás.

Los motorizados detenidos, sin embargo, no fueron capaces de indicar el paradero del líder de la organización. Solo revelaron quiénes eran los encargados de pagarles por cada “trabajo”. Al llevar a cabo las nuevas detenciones, se determinó que era una pareja de 59 años y 53 años de edad, respectivamente. Cada tarea en este grupo parece estar a cargo de una célula. Hasta el momento, los agentes regionales y municipales que los ayudan han puesto tras las rejas a trece personas, pero la organización aún no ha sido desmantelada por completo.

Otro lugar donde la extorsión pareciera estar en auge es Trujillo. Sucede desde 2017, cuando se posicionaron en el norte del estado individuos que supuestamente huían de las OLP llevadas a cabo en la Cota 905. El asunto ha llegado a tal extremo que los contratistas de Petróleos de Venezuela han amenazado en varias oportunidades con parar sus actividades, pues la exigencia de pagos es cada vez mayor, mientras que la protección del Estado pareciera ir en retroceso. En este semestre, los cuerpos de seguridad han recibido allí quince denuncias de este delito.

Y así se podría hacer un recorrido por todo el país. Extorsionan los presos desde las cárceles y los retenes, aprovechando la lenidad en el control a las comunicaciones; extorsionan también los policías, profiriendo abiertamente amenazas de muerte o confiscando camiones de carga que no devolverán a menos que les cancelen la cuota de $2000; extorsionan los sindicatos que manejan contratistas petroleras en la Faja, mediante la exigencia de pagos de nóminas paralelas; extorsionan las organizaciones que controlan la minería en Bolívar -y también los pueblos mineros-, al no permitir la instalación de comercios sin el pago de un porcentaje de las ventas. Todo en medio de la más absoluta impunidad.

Cuando vemos este panorama, pintado aquí con trazos de brocha gorda, la quema de la fábrica de galletas en Tejerías no es más que el resultado lógico de una situación que hace tiempo se salió del control del Estado, y en la que a menudo también participan los propios agentes estatales.

 

Breves

Dos hechos reportados recientemente reflejan el bajo apresto operacional de la Armada, cuando se trata de reaccionar con diligencia ante situaciones que involucran a su propio personal. El primer episodio comenzó el 28 de diciembre, cuando quedó a la deriva una lancha inflable de ese componente en los alrededores de Isla de Aves, con tres efectivos a bordo. Desde la estación marina de esa localidad veían cómo la pequeña embarcación se alejaba fuera de control, debido presuntamente a una falla en el motor. Las labores de búsqueda comenzaron al día siguiente, es decir, más de doce horas después. Pero el bote carecía de dispositivos de geolocalización, y hasta la fecha los tres militares que iban a bordo continúan desaparecidos.

El otro caso fue reportado el lunes en las costas del estado Sucre. Un teniente de fragata, un sargento y un cabo de la institución militar hacían patrullaje el domingo por el sector Rio Grande y presuntamente fueron interceptados por varias lanchas atestadas de piratas, según lo indicado en una minuta preliminar de la policía judicial. Los atacantes mataron a los militares y les robaron sus fusiles y una pistola. En la Zona Atlántica del componente comenzaron a sospechar que algo malo sucedía cuando los patrulleros no llegaron en la hora indicada del domingo. Pero, como no tenían medios para comunicar novedades en tiempo real (algo imperdonable, tomando en cuenta que se trata de una zona de alto riesgo) solo se pudo hacer una búsqueda según patrones de deriva al día siguiente, con la suerte de que los cadáveres y la embarcación auxiliar fueron encontrados en un sector de manglares. Los hechos, no las palabras, son los que evidencian el estado real de la Fuerza Armada.

En un sector del chavismo ya se comenta que el mayor general Jesús Suárez Chourio fue “traicionado”, al ser desplazado de la comandancia general del Ejército sin que le asignaran un cargo de mayor relevancia en la cúpula militar. La última intervención pública de este oficial fue durante los actos del Día del Ejército en Campo Carabobo, el 24 de junio. Entonces, lucía seguro, mientras desarrollaba la tesis del “Ejército-país socialista” (sin caudillo, por cierto). Pero Maduro lo excluyó, al igual que los otros dos oficiales de su misma promoción “general de brigada Francisco de Paula Alcántara”, egresada de la Academia Militar en 1986, que también pintaban para responsabilidades más elevadas: los mayores generales José Adelino Ornelas Ferreira (Estado Mayor Ceofanb) y Pascualino Angiolillo Fernández (Codena).

Suárez, asociado al denominado “chavismo militar”, fue desplazado de la cúpula castrense para dar espacio al mayor general Alexis Rodríguez Cabello, quien se ha convertido en el mayor exponente de la promoción graduada en 1987 a pesar de que ocupó el puesto 87. En esta camada, Diosdado Cabello fue el alférez auxiliar. Este ascenso desde tan oscura posición hasta el pináculo castrense venezolano solo es explicable a la luz de las sucesivas purgas de oficiales “institucionalistas”, los complots, padrinazgos y murmuraciones. No es la primera vez que esto sucede, tanto en el Ejército como en las demás fuerzas. Sin embargo, no deja de sorprender.

Incendio consumió la Galletera Puig en Las Tejerías

EN HORAS DE LA MADRUGADA DE ESTE LUNES 8 de julio un incendio de gran magnitud consumió la empresa Galletera Puig, ubicada en la Zona Industrial de Las Tejerías, en el municipio Santos Michelena del estado Aragua.

Extraoficialmente se conoció que el incendio pudo ser provocado por un ataque con artefacto explosivo. Testigos y vecinos relataron que a la 1:00 am escucharon disparos en la zona y luego una explosión que generó el fuego.

“Anoche la pasamos de terror. Como a la una de la madrugada se escuchó un tiroteo y una fuerte explosión. Los malandros quemaron la galletera porque el dueño no les quiere pagar vacuna”, reveló una habitante del sector que por seguridad no ofreció datos de su identidad.

Más información en El Pitazo.

La profesora Lanz, por Carolina Jaimes Branger

EL NOMBRE DE LUISA TERESA LANZ de León es muy conocido en el Estado Aragua. Hablar de la Profesora Lanz es hablar de uno de los iconos de la educación en el estado, una mujer que ha dedicado toda su vida a trabajar cultivando mentes, primero como directora del Liceo Codazzi, donde varias generaciones de aragüeños cursaron su bachillerato, y luego desde el Instituto de Educación Integral, que fundó hace 50 años para que sus hijas tuvieran la educación que ella quería darles.

 

Luisa Teresa es estricta y exigente. Nunca ha “comido cuento”. Y sus alumnos la respetan por ello. Recuerdo la anécdota de un muchacho del Codazzi que iba a presentar un examen, que cuando la vio a la entrada del aula, le dijo “si me raspan, me suicido”. Y la Profesora Lanz, inmutable, le respondió: “pues iremos a su velorio, joven”.

 

Desde el Instituto de Educación Integral, hecho a su imagen y semejanza, los niños y jóvenes no sólo cumplen el currículum del Ministerio de Educación, sino que paralelamente se forman en arte y música, disciplinas sobradamente probadas en el aprendizaje de seres humanos completos. El concurso de lectura –en el que llegaron a participar casi todos los alumnos de todas las instituciones educativas de Aragua, fue su creación. La solidaridad es una de las banderas del colegio. Yo misma puedo dar fe de ello, porque mis hijas estudiaron allí.

 

Conocí a la Profesora Lanz el día que fui a inscribirlas. Me preguntó que a qué grado iban las niñitas: “dos a quinto grado y la otra a primero”. Ella consultó una carpeta y me dijo que tenía cupo en ambos grados, que sólo tenía que hablar con su hermana Hortencia, encargada de las inscripciones. Como mi hija Tuti es una niña especial, le dije: “un momento, profesora. Hay un problema”. Y comencé a relatarle el calvario del caso de Tuti. Yo hablé como veinte minutos seguidos y ella me escuchó con atención. Cuando terminé de hablar, ella extendió sus manos por encima del escritorio, tomó las mías y me dijo “hija, tú me has hablado de un problema. Yo quiero que tú sepas que para mí eso no es ningún problema. Las puertas del Instituto de Educación Integral y de mi corazón están abiertas para tu hijita”. Aún al día de hoy, veintiún años después, mis ojos se llenan de lágrimas al relatar esta historia.

 

Cuando comenzaron las clases en septiembre, me llamó por teléfono el día antes para pedirme que no enviara a Tuti ese día. La razón era que ella y la Coordinadora Pedagógica, Luz Castro de Leonardi, fueron salón por salón, desde preescolar hasta quinto año de bachillerato, a explicarles a los alumnos que al día siguiente vendría una niña que no caminaba ni hablaba bien, pero que entendía todo. Que todos tenían que ayudarla. Y así lo hicieron. Era conmovedor ver cómo los pequeñitos la ayudaban a abrir el termo durante el recreo y le servían el jugo. Los grandes la protegían. Sus compañeros de grado eran “patria o muerte” con ella. Los profesores, una inspiración. Luisa Teresa Lanz practicaba la integración antes de que muchos en el mundo civilizado.

 

Demás está decir que Tuti fue la niña más feliz en su colegio. Ahora que el “bullying” hace de las suyas, una niña que pudo haber sido hostigada fue recibida con amor, estimulada, apoyada, aplaudida. Todo gracias al extraordinario sentido pedagógico de la Profesora Lanz.

 

Hace unos años, cuando Montblanc realizaba el Concurso Cartas de Amor, Tuti participó con una carta a su colegio. Una carta que trasluce felicidad y gratitud. Y sus compañeros hoy en día, ya todos mayores de treinta años, son mejores adultos por haberla tenido a ella de compañera. No tengo cómo agradecerle su generosidad, su entrega, su amor.

 

La Profesora Lanz acaba de cumplir 91 años y sigue yendo al colegio a diario. Está activa y lúcida como en sus mejores momentos. Su impronta e influencia la llevan miles de personas que tuvieron el privilegio de ser sus alumnos. Vaya este sentido homenaje, lleno de cariño, respeto y admiración, a una de las próceres civiles venezolanas más importantes de su generación.

 

@cjaimesb