Ministerio de la Defensa archivos - Runrun

Ministerio de la Defensa

Padrino firma acuerdo que permite calado de buques de Rusia en puertos venezolanos

EL MINISTRO DE DEFENSA, VLADIMIR PADRINO LÓPEZ, informó desde Moscú la firma de un acuerdo entre Venezuela y Rusia que permitirá el calado de buques de esa nación en las costas venezolanas y viceversa.

“Esto va a incrementar este relacionamiento. Ya hemos experimentado este tipo de intercambios con aviones, bombarderos rusos tipo Túpolev”, apuntó el titular de Defensa, quien amplió que el pacto abarca otras áreas.

“Con el objetivo de mantener una relación dinámica y fuerte, hemos firmado nuevos acuerdos de cooperación con la Federación de Rusia. Esto se traducirá en más intercambio en materia de educación, capacitación y ejercicios combinados en los ámbitos terrestres, acuáticos y aéreos”, publicó Padrino López en su cuenta en Twitter.

En marzo pasado, dos aeronaves rusas llegaron al Aeropuerto Internacional de Maiquetía, en Vargas, cargados de equipos y funcionarios de ese país: se trató de un avión Ilyushin Il-62M, con matrícula RA-86496, y capacidad para 186 pasajeros, además de un Antonov An-124, de matrícula RA-82035.

Tanto el material como los pasajeros arribaron “para honrar contratos de carácter técnico militar”, informaron en aquel momento fuentes de la Embajada rusa en Caracas a la agencia Sputnik.

“Rusia tiene varios contratos que ya están en proceso de cumplimiento, contratos de carácter técnico militar, y hacen varios vuelos y traen varias cosas”, agregó la fuente. “(Los vuelos) no tienen nada de misteriosos”, añadió.

Las fuerzas armadas venezolanas han adquirido a lo largo de los años aviones cazas, helicópteros artillados, tanques, vehículos blindados, misiles, bombas, cañones y armas rusas. Además, poseen sistemas antibalísticos y defensas antiaéreas provenientes de esa nación.

Mientras sus subordinados reprimen, Padrino López asiste a conferencia en Rusia

padrinolopez

 

Mientras la Guardia Nacional Bolivariana continuaba este miércoles la represión en las calles de Caracas y el interior del país, el Ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, atiende a la VI Conferencia de Seguridad Internacional en Moscú.

Así lo expresó un comunicado de la oficina del Ministerio de la Defensa, donde se expuso que el General viajó a Europa para atender una invitación de su homólogo ruso.

Padrino López sentenció que hablará sobre la Organización del Tratado del Atlántico Norte y sus alcances en Latinoamericana.

 

Parlamentarios denuncian presiones del gobierno para ocultar información sobre helicóptero desaparecido

Edgarzambrano0

 

El diputado Edgar Zambrano denunció que el gobierno ejerce presión a los medios para que no difundan información sobre el caso del helicóptero desaparecido en Amazonas desde el pasado 30 de diciembre.

El presidente de la Comisión Permanente de Defensa y Seguridad acudió este jueves a la Defensoría del Pueblo en compañía de algunos familiares de los desaparecidos.

“Acudimos a esta institución ya que según mandato Constitucional, la Defensoría del Pueblo debe proteger el derecho a la vida y los derechos humanos de los venezolanos. De acuerdo a la Carta Magna el Defensor, la Fiscalía y el Ministerio de la Defensa y el Comandante en Jefe deben darle alguna respuesta a estos familiares que están llenos de angustia y dolor ante la indiferencia en estos 40 días, sin alguna versión oficial”, señaló Zambrano.

El parlamentario Franco Casella, quien también acompañó a la delegación, dijo que el resto de los familiares no se han incorporado a los reclamos al Estado, porque los tienen presionados en vista de que muchos son militares activos.

Los representantes de la AN aseguraron que el próximo paso será consignar una denuncia ante la Fiscalía Militar.

 

Poder militar con máscara civil, por Alejandro Armas

MaduroyPadrino

 

Desde el fin de semana pasado tenía decidido sobre qué iba a escribir la entrega que hoy usted, estimado lector, tiene ante sus ojos. Pero luego, el lunes, el país se fue a la cama con una noticia de tal peso que me obligó a abordarla y dejar el tema previamente seleccionado para otra oportunidad. Cosas de una sociedad convulsionada.

Ese acontecimiento fue, por supuesto, el lanzamiento por el presidente Maduro de la Gran Misión Abastecimiento Seguro, el enésimo plan del Gobierno para revertir la escasez de productos básicos que, según el Observatorio Venezolano de la Conflictividad Social, en junio produjo casi tres veces más protestas que en enero. Su solo nombre rimbombante fue una cachetada para los venezolanos hartos de las colas y de tener la nevera vacía, una burla, pues reedita el tenor con el que fueron presentados uno tras otros sus predecesores (desde la agricultura urbana hasta los CLAP), pero sin admitir ni por asomo el fracaso de estos más allá del macabro control social que implican.

No obstante, el meollo de la cuestión que se tratará aquí no es ese, sino la elevación del general Vladimir Padrino López a una suerte de “súper ministerio” a cargo del proyecto, cuyas competencias no son muy visibles por no estar (oh, sorpresa) contemplado en la Constitución. Esta falta de claridad solo fue oscurecida más por la explicación que el propio Maduro hizo al respecto, en la que dijo que todo el gabinete ministerial debía ponerse a las órdenes del uniformado.

Poco después apareció en Gaceta Oficial el decreto creador de la misión. Establece que “los entes descentralizados de la Administración Pública Nacional, con o sin fines empresariales, cuya actividad principal se relacione con el sistema agroproductivo nacional, o con la producción, procura, distribución o transformación de productos de los sectores alimentación, salud, higiene personal y aseo del hogar” se orientarán por las directrices del plan. Las autoridades a cargo de la estrategia también podrán obligar a las empresas generadoras de estos bienes a que vendan al Estado, pésimo pagador de todo menos bonos, el porcentaje de su producción que juzguen “necesario”.

Bastante poder para Padrino López quien, como titular de Defensa y comandante estratégico operacional de la FANB, ya es la persona más influyente dentro del aparato castrense. El artículo 236 de La Carta Magna reza que una de las atribuciones del Presidente es fijar la organización y competencias de los ministerios y otros organismos de la Administración Pública Nacional. Maduro, que se muestra ante la Asamblea Nacional tan celoso de sus funciones, y acusa al Parlamento de usurpárselas, ahora podría estar poniendo esas mismas funciones en bandeja de plata al general. Me muero de ganas por saber cómo los jurisperitos constitucionalistas del PSUV justificarán que un jefe de Estado electo le ceda atribuciones a un sujeto no electo.

Padrino dijo que no se pretende militarizar nada, pero otras partes del mismo discurso asomaron lo contrario, como que va a “disciplinar la economía”. El propio decreto es rico en términos militares, como “comando”, “Estado Mayor”, “unidad de mando” y, desde luego, “guerra económica”. Además, la primera acción en el marco del plan fue entregar el control de los cinco mayores puertos del país a uniformados para que “pongan orden” en el recibo de importaciones.

Todo esto ocurre bajo el paraguas de la tan mentada “unión cívico-militar”, concepto atribuido a Chávez, aunque su verdadero padre en todo caso fue el otrora guerrillero marxista Douglas Bravo, figura de gran influencia sobre las logias conspiradoras de las que el MBR-200 del barinés fue la que intentó el golpe. Lo que hizo en todo caso el “eterno” fue llevarlo del terreno de la lucha para derrocar al Gobierno a la lucha para mantenerlo en el Gobierno

Pero eso de que los militares pueden y deben participar en las tareas del Estado al mismo nivel que los civiles es un disparate y, para colmo, un desatino antidemocrático. La razón es sencilla: un grupo armado y otro desarmado no pueden estar en igualdad de condiciones, ya que el primero siempre podrá someter al segundo mediante la amenaza del uso de violencia física. El contrapeso al poder balístico de los uniformados es el Estado de Derecho civil, con leyes que se respetan e instituciones fuertes, en el que la tropa se limita a sus funciones naturales de resguardo de la integridad territorial de la nación. Elimine este equilibrio, ponga a los soldados que ya tienen la ventaja de sus armas en un mismo nivel de acción política que los civiles, y puede olvidarse de que lo traten de tú a tú.

¿Le suena parecido a lo que vive Venezuela ahora? De acuerdo, pero no creo, como afirmen algunos, que se trate de algo nuevo. El chavismo siempre fue militarista. Lo fundó un militar. Tan temprano como 1999, Chávez le confesó a Luis Ugalde que “no creía en ningún partido, ni siquiera el suyo, sino en los militares, con quienes se formó”. Una primera muestra fue el tristemente recordado Plan Bolívar 2000, devenido al poco tiempo en el primer escándalo de corrupción del siglo XXI en Venezuela.

Lo que sí es cierto es que con Maduro la cosa se ha hecho mucho más explícita. El neofascista antisemita argentino Norberto Ceresole, que en los 90 trató de hacer de Chávez una especie de Perón caribeño, vaticinó que el movimiento político fundado por su asesorado sería un trípode apoyado en el caudillo, el pueblo y las Fuerzas Armadas. Pues bien, el caudillo murió, y el pueblo en su enorme mayoría le dio la espalda al sucesor. ¿Qué le queda a este? Maduro podría ya haber completado su reducción a máscara civil de un gobierno netamente militar, cosa que ha pasado antes. Veamos.

Juan Vicente Gómez dispuso de tres presidentes de la República civiles, que nombró y removió a su antojo durante sus 27 años de dictadura. Cuando le provocaba, Gómez les dejaba la banda tricolor mientras él retenía la posición de jefe supremo de las nacientes Fuerzas Armadas y se retiraba a ejercer el gobierno de facto desde su adorado Maracay, lejos de lo que consideraba la atmósfera corruptora de Caracas. A uno de ellos, Victorino Márquez Bustillos, le dejó esta posición por siete años. Para los dignatarios extranjeros la situación debió haber sido bastante confusa. ¿Pedir una audiencia con un gobernante que no gobierna?

Otro ejemplo criollo: la Junta de Gobierno de 1950-1952. ¡Ah, qué ejemplo de unión cívico-militar! Dos uniformados, Marcos Pérez Jiménez y Luis Llovera Páez, y un civil, Germán Suárez Flamerich. No crea que este último caballero estaba en desventaja porque sus compañeros armados lo superaban en número. ¡Él era el presidente de la junta y, por lo tanto, del país!

Bajo esa nube y de vuelta a la realidad, como dice la salsa, era Pérez Jiménez quien desde un principio manejaba todos los hilos, con Llovera Páez de segundón. ¿Y Suárez Flamerich? Digamos que sus poderes de jefe de Estado fueron menos que los de la Reina de Inglaterra hoy. En las fotos siembre aparecía entre los otros dos. “Junta 101” la llamaban. Note que el cero está igualmente en el centro. Siempre fue un gobierno de las Fuerzas Armadas con un presidente fantoche civil. Pérez Jiménez lo quiso así para disimular el impacto que generó el asesinato de Carlos Delgado Chalbaud y se él preparaba para formalizar su hegemonía.

Un tercer caso, el más siniestro quizás, tuvo lugar allende nuestras fronteras. Es la dictadura, también denominada “cívico-militar”, que tiranizó Uruguay entre 1973 y 1985. Comenzó con un presidente electo democráticamente, Juan María Bordaberry, pero que rápidamente quedó como títere de los militares del país austral. Cuando intentó reclamar la autoridad que le correspondía, los generales sencillamente lo defenestraron y designaron a dedo como sucesores a otros dos civiles: Alberto Demicheli y, tres meses después, Aparicio Méndez.

Este fue uno de los temidos regímenes del Cono Sur que, en el marco de la Operación Cóndor, encarcelaron, torturaron, asesinaron o desaparecieron a miles de personas de pensamiento comunista, o que les parecieran de tendencia muy izquierdista para su gusto. Son un fetiche de críticas para el chavismo pero, curiosamente, la doctrina de la seguridad nacional con la que justificaron el horror guarda un gran parentesco con la verborrea del oficialismo venezolano: un enemigo interno perverso, que debe ser eliminado a toda costa; una situación de guerra en la que, cómo no, los militares deben llevar la batuta del Gobierno.

El recuerdo de estos episodios de la historia solo trae pensamientos pesimistas ante la idea de que una supuesta unión-cívico militar está gobernando el país. En nuestro mundo de redes sociales y comunidad internacional chillona, a los poderes fácticos les conviene más mantenerse en las sombras que antes. Pero si la situación se complica y tienen que tomar acciones más contundentes, poco a poco se ven obligados a acercarse al reflector, y a quitarse la máscara ante todos.

@AAAD25

Padrino emitió resolución que empodera al Ceofanb

PadrinoLópez_2

 

La norma para el Ejercicio del Mando Operacional y otras Funciones de la FANB obliga a que todas las decisiones claves de la institución armada pasen por el Comando Estratégico

 

 

@javiermayorca

 

El ministerio de la Defensa emitió una resolución con las pautas sobre el “ejercicio del mando operacional y otras funciones de la FANB” que refuerza el poder del Comando Estratégico Operacional, al tiempo que burocratiza la institución armada.

La resolución firmada por el titular del despacho, general en jefe Vladimir Padrino López, fue emitida en febrero. Pero su contenido fue divulgado esta semana entre las distintas unidades militares, con la exigencia de hacer los ajustes que sean necesarios en las estructuras castrenses. Estos cambios tendrán que ser reportados periódicamente a la superioridad.

El texto de catorce páginas indica entre sus disposiciones generales que el empleo de la FANB debe realizarse a través de las regiones, zonas y áreas de defensa integral. Las regiones son las jurisdicciones más amplias y las áreas las más reducidas en cuanto a cobertura geográfica.

“Las unidades operativas del Ejército, Armada Bolivariana, Aviación Militar Bolivariana, Guardia Nacional Bolivariana y Milicia Bolivariana cumplirán sus funciones de acuerdo a los lineamientos y las órdenes establecidas por el Comando Estratégico Operacional, en coordinación con las regiones militares”, indica el documento.

En el curso de las operaciones, cada unidad involucrada reportará primero al comando de la región militar, y luego al comando del componente correspondiente. Posteriormente, ambos deberán transmitir la información al Ceofanb.

La decisión sobre el uso de los medios disponibles corresponderá a los jefes de regiones militares, quienes podrán asesorarse con los directores regionales de medios, tanto terrestres como navales, aéreos, de orden interno y de la milicia. Esta disposición exceptúa a los efectivos de las fuerzas especiales de cada componente, cuyo uso será ordenado directamente por el comandante del Ceofanb.

Réplica cubana

El exdirector de Inteligencia Militar, general retirado Ovidio Poggioli, indicó que esta resolución reafirma la línea trazada por Padrino en lo que fue denominado “nuevo concepto estratégico” para la Fuerza Armada.

El primer avance en este sentido ocurrió con la reforma de la legislación militar vía habilitante por el entonces presidente Hugo Chávez, en febrero de 2010. Entonces fue implantada una nueva estructura en la institución castrense. Pero estas modificaciones tardaron en trasladarse del papel a la realidad.

Según Poggioli, anteriormente la FAN estaba estructurada a semejanza de las fuerzas militares estadounidenses y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan). Se decidió así pues “fue probada en combate y salió victoriosa”.

“Lo que ocurrió es que acabaron con esa doctrina. Ahora, la estructura de la FANB es una copia de la cubana, donde el control absoluto parte del comando estratégico operacional y se ejerce a través de las regiones”, señaló.

Según la resolución, los comandos generales de todos los componentes, incluido el de la Milicia, reducen sus funciones a los aspectos de organización, equipamiento, dotación, apresto operacional y capacitación de las unidades adscritas.

Poggioli advirtió que cada región, área y zona de defensa integral tiene que reproducir las estructuras propias del Ceofanb, pues eso es lo que permite la comunicación entre unas y otras, tanto en tiempos de paz como en los de conflicto.

Esto tiene una consecuencia directa sobre la posibilidad de cumplir de manera eficaz las misiones encomendadas. A esto se le denomina apresto operacional. Aunque el Ministerio de la Defensa se ha planteado la consecución del “pleno apresto”, tanto Poggioli como el exjefe del Comando Unificado de la FAN, general Gonzalo García, han advertido que en la actualidad la institución castrense sufre una importante merma en este aspecto.

“La realidad es que el apresto operacional no llega al 21%, cuando para ir a cualquier conflicto debe ser por lo menos de 80%”, sentenció el exdirector de Inteligencia Militar.

Otra dificultad tiene que ver con la posibilidad de que un conflicto abarque a dos regiones estratégicas. En ese caso, indicó el general, la posibilidad de una respuesta rápida se disminuye ante la imposición de que las decisiones sean tomadas desde el Ceofanb en Caracas, y no en el terreno.

Ambiguedades

Cuando se plantean situaciones de conflicto, ya sea externo o interno como los recientes de Cumaná y Tucupita, la movilización de la Fuerza Armada tiene que ser autorizada por el jefe del Ceofanb. A partir de allí, indica la resolución “se emitirán las respectivas órdenes a cada uno de los niveles de las regiones de defensa integral”.

Sin embargo, la norma emitida por Padrino abre la posibilidad de que los comandantes de componente sean los encargados de ejecutar estas operaciones, ya sea en forma individual, conjunta (con otros componentes) o combinada (con fuerzas externas).

“El punto más importante de la resolución es que los componentes dependen del Ceofanb y no del Ministerio de la Defensa. El comandante estratégico operacional ahora es un mandamás”, resumió Poggioli.

 

De Padrino para Padrino

Así como Hugo Chávez promovió cambios constitucionales y cuatro modificaciones en la legislación militar para adaptar la FAN a su propósito, en esta resolución el general en jefe intenta delinear en tres párrafos las funciones del cargo que actualmente ejerce.

En primer término, hacer que las regiones y demás unidades subordinadas cohesionen el trabajo de cada dependencia. Lo mismo con los comandos de cada fuerza, “ de forma tal que se garantice el intercambio de información acerca de la situación y estado de las unidades, el nivel de adiestramiento, personal y equipo, así como las acciones a realizar en conjunto para elevar el apresto operacional”.

La segunda gran misión es garantizar el adiestramiento y la capacitación del personal, según los “principios estratégicos para el pensamiento militar bolivariano”. Esto implica una reformulación de la doctrina defensiva del país, que ahora es denominada “guerra popular prolongada”.

Según Poggioli, en la práctica un ejército que estaba diseñado para responder militarmente según los principios de la guerra regular ahora se convierte en actor de guerra asimétrica.

“Ese concepto fue usado en Vietnam e implica cierto dominio del terreno. Pero ya eso no tiene vigencia”, sentenció.

Finalmente, la resolución ministerial abre la posibilidad de implantar nuevas alteraciones a la estructura de la institución armada, previa consulta con los comandantes de cada componente.

Ceofanb

En la nueva estructura el comandante del Ceofanb es un “mandamás”

Designan Junta directiva de CAMIMPEG, la compañía petrolera y de gas de los militares

CAMIMPEG_

En Gaceta Oficial No. 40.917 del 2 de Mayo de 2016, el Ministerio para la Defensa designó la Junta Directiva para la C.A. Militar de Industrias Mineral, Petrolíferas y de Gas (CAMIMPEG) e hizo algunas designaciones administrativas:

Presidente

Mayor General Alexánder Cornelio Hernández Quintana

Director Principal
Mayor General Antonio José Benavides Torres

Directores

      Mayor General Pedro Miguel Castro Rodríguez
      General de División Darío José Barboza Gómez
      Vicealmirante Maribel del Carmen Parra de Mestre
Directores Suplentes
      General de División Rolando Alberto Esser de Lima
      General de División Santiago León Sandoval Bastardo
      General de División Rafael José Herrera García
Cargos administrativos
      Coronel Jaime Henry Rodríguez Araujo Secretario
      Coronel Willian José Santaella Santamaría Jefe de la Oficina de Administración
      Teniente de Navío Leonardo José Moreno Palmera Tesorero
      Capitán de Navío Carmen Corina Avariano Silvera Representante Judicial
     Teniente Franklin Contreras Villamizar Representante Judicial Suplente
La creación de CAMIMPEG fue autorizada el pasado 10 de Febrero, teniendo como objeto “todo lo relativo a las actividades lícitas de servicios Petroleros, de Gas y Explotación Minera en General)”.
Según la citada GO 40.917, el capital de la compañía será de Bs 600 millones, representado en 600.000 acciones de un valor de Bs 1.000, que será suscrito y pagado al 20% por el Ministerio de la Defensa.

La creación de una empresa militar para manejar la operación petrolera ha causado severas críticas desde los más variados ámbitos, políticos y sociales. Si, por un lado, parece ser el reconocimiento tácito de la postración de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), por el otro, la solución por la vía militar es un fracaso anticipado del proyecto, en vista de los fracasos que acumula el ideologizado estamento venezolano en la conducción de empresas económicas, incluidas las llamadas “empresas básicas”.

Tanto la reconducción de la actual PDVSA como el surgimiento de una nueva compañía rectora del sector petrolero, como CAMIMPEG, son impensables en términos de éxito dentro de los parámetros ideológicos que circulan en ambas.

El gobierno de Nicolás Maduro Moros niega, sin embargo, que CAMIMPEG sea una “empresa petrolera militar” y asegura que solamente se trata de una prestadora de servicios a PDVSA. Para Rocío San Miguel, presidenta de la organización no gubernamental Control Ciudadano, la creación de la compañía demuestra que “los militares están exigiendo cada vez más espacios”; a su juicio, la compañía “es un incentivo más a la lealtad con el gobierno de Maduro”. (Sigla)
Lo que hay detrás de los ejercicios militares Independencia 2016

Foto: El MercurioWeb

El número de personas involucradas en esta actividad es dos veces la tropa utilizada para el desembarco en Normandía, que cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial. Algo difícil de creer, según el general de división retirado Gonzalo García. La improvisada práctica costará aproximadamente 20,6 millones de dólares

 

@javiermayorca

EL EJERCICIO MILITAR CONOCIDO COMO INDEPENDENCIA II 2016 comenzó en todo el país con la ejecución de “jornadas de distribución de alimentos casa a casa”.

Esta tarea no competería exclusivamente a funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana sino a una mezcla de éstos con civiles (algunos de ellos pertenecientes a colectivos armados) en torno a los llamados Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

La actividad que comenzó este viernes y que deberá finalizar el domingo dista mucho de parecerse a los ejercicios militares que tradicionalmente se ejecutaban en el país, con el propósito fundamental de mantener el “apresto operacional” de la FANB, es decir, su capacidad de reaccionar en forma adecuada y eficaz ante un escenario de conflicto, que generalmente involucra a un factor externo. En aquellos privaba la utilización conjunta de los sistemas de armas. En éstos, la posibilidad de una reacción militar combinada con sectores civiles ante una posible situación de ingobernabilidad interna.

El cronograma de actividades concretas de Independencia II 2016 comenzó a ser distribuido entre las unidades de la FANB a principios de esta semana, apenas tres días después de la emisión por parte del presidente Nicolás Maduro del decreto de Estado de Excepción y de Emergencia Económica. Según el general de división retirado Gonzalo García Ordóñez, la movilización militar que comenzó este viernes es una consecuencia directa de la suspensión de garantías.

El oficial ex jefe del Comando Unificado de la FANB (actual Ceofanb) cuestiona la vigencia del referido decreto. No obstante, cree que los militares tuvieron que elaborar sobre la marcha ejercicios con estas características, pues no figuraban en la planificación anual del Ministerio de la Defensa.

De hecho, las coordinaciones con las instancias de gobierno civil que participarían en el ejercicio comenzaron a hacerse el miércoles 18, según órdenes impartidas en zonas de defensa integral en el centro del país. El propio encargado del “comando y control” de los Clap, el ex diputado Freddy Bernal, apenas fue nombrado por el Primer Mandatario una semana antes de la movilización militar.

Conflicto interno

Las hipótesis de conflicto para las fuerzas militares venezolanas han sido tradicionalmente tres. Se identifican con colores: azul, verde y negra. En cada una las “fuerzas hostiles” o enemigas correspondían a otros países. Pero a partir de la revuelta popular conocida como el Caracazo (27 y 28 de febrero de 1989) cobró fuerza la noción de conflicto interno. Esto tuvo un efecto inmediato en el engrosamiento presupuestario de la Guardia Nacional, en desmedro de las asignaciones a las otras fuerzas.

El ejercicio Independencia II 2016, que moviliza a toda la FAN, plantea desde su inicio un escenario de enfrentamiento entre venezolanos. Luego de la segunda actividad pautada, que es el reparto de alimentos, está previsto que los militares y sus apoyos civiles hagan una demostración de “apoyo de seguridad” a los distribuidores de estos productos. Posteriormente, se hará una “operación de neutralización y captura de elementos infiltrados de fuerzas especiales incursoras, que financian y dirigen” a grupos de delincuencia organizada “en apoyo y coordinación con la contrarrevolución”.

Como última actividad de esta primera jornada los militares ensayarán el restablecimiento al orden público ante una supuesta “alteración inducida”, es decir, un escenario de protesta violenta que según el particular análisis de la FANB no sea generada de forma espontánea.

Las acciones correspondientes a estos ejercicios son conducidas desde las regiones de defensa integral, en su mayoría en poder de oficiales del Ejército. De hecho, según la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Bolivariana vigente desde noviembre de 2014 las tareas de restablecimiento y vigilancia del orden interno ya no competen exclusivamente a la Guardia Nacional sino a todos los componentes, incluida la Milicia Bolivariana.

Una consecuencia inmediata de la modificación de esa ley fue la Resolución 8610 del Ministerio de la Defensa, que abre la posibilidad de utilizar armas de fuego para el control de manifestaciones, algo prohibido expresamente en la Constitución.

Este escenario también será ensayado durante las dos primeras jornadas del ejercicio. En la segunda, además, se harán demostraciones sobre formas de acción ante emboscadas, “con francotirador en el área de resistencia”.

En la tercera jornada, que corresponde al próximo domingo, se hará una movilización a propósito de una catástrofe natural. En Mérida, por ejemplo, harán ensayos de reacción tras un hipotético deslave o desbordamiento de río.

 agenda

 

Un costoso mensaje

Según el general García Ordóñez, la realización de estos ejercicios en el actual contexto tiene más un propósito de “guerra psicológica” que el logro de una coordinación cívico-militar.

“El mensaje de los militares es que si la oposición se despliega en marchas por todo el país ellos serían capaces de reprimirlos en los 24 estados”, resumió.

Según el titular de Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, en estos ejercicios participan 517.000 personas. Eso es 230% más que el total de tropas (sin contar los marines) que participó en el desembarco en las playas de Normandía, la operación que alteró el curso de la Segunda Guerra Mundial el 6 de junio de 1944.

El ex jefe del Cufan sostuvo que la cifra aportada por Padrino es producto de “algún desorden”. Dijo que en operaciones como esta se debe calcular como cifra conservadora un gasto de 40 dólares diarios por participante. Esto implicaría una erogación total de 20,6 millones de dólares para la actividad del fin de semana.

Policías “amigas” acuarteladas

Durante el desarrollo del ejercicio militar algunos cuerpos policiales que figuran en el listado de “fuerzas amigas” fueron acuartelados.

Primero en la lista estaba la Policía Nacional Bolivariana. El lunes, el secretario general de ese cuerpo, mayor (GN)  César Marcano, participó a las dependencias internas que “todo el pie de fuerza” tendrá que estar disponible para participar en la actividad, así como todos los cuerpos policiales de la jurisdicción.

No obstante, una revisión aleatoria indica que para este viernes solo habían informado esta orden en algunos cuerpos de seguridad. En Portuguesa, por ejemplo, las coordinaciones con la Secretaría de Seguridad regional comenzaron el miércoles, mientras que en Miranda esto no se hizo. Como es obvio, el gobernador Henrique Capriles no figura entre las “fuerzas amigas”.

Escarrá se reunió con Padrino López para proponerle un

escarrah_211215

 

A Escarrá le dieron un presente en Fuerte Tiuna

El abogado constitucionalista Hermann Escarrá se reunió este lunes en Fuerte Tiuna con altos jefes militares de la Fuerza Armada Nacional (FAN) y con el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, para proponer un “pacto de Estado” con todos sectores del país.

De acuerdo con una nota de prensa, reseñada por el diario El Universal, el planteamiento de Escarrá requiere la inclusión de los sectores económicos, sociales, partidos políticos, iglesias y los componentes de la Fuerza Armada Nacional. El evento fue tuiteado por el perfil del Ministerio de la Defensa. 

El abogado, sigue la nota, expresó que había que darle la bienvenida “al pluralismo político y la alternabilidad sin revanchismo, ni demagogia”.

Agregó que la FAN debe actuar “respetando  la voluntad del pueblo y en el marco de la constitución por el desenvolvimiento de la gobernabilidad”. Les insistió, además, en alcanzar el bienestar de los venezolanos pese a la caída de los precios del petróleo.