Filas de Mariche archivos - Runrun

Filas de Mariche

#MonitorDeVictimas | Miembro de la FAES asesinó a joven que hirió a su sobrino
Jhonny Díaz asistió a una fiesta en Filas de Mariche. Cuando amaneció, discutió con un amigo que era sobrino de un FAES. Tras salir perdiendo en una pelea con objetos cortantes, el joven fue en búsqueda de su tío. El funcionario fue al local, donde mató a Johnny de tres disparos

 

@Daigalaviz / Foto Carlos Ramírez

 

JHONNY DÍAZ, DE 30 AÑOS DE EDAD, la mañana del pasado domingo, aproximadamente a las 7:30 am, se encontraba en una fiesta en el sector El Pinche, en Filas de Mariche, municipio Sucre. El licor hizo efecto y empezó a discutir con un amigo. Primero fue de palabra, pero luego quebraron botellas y comenzaron a herirse.

Los familiares de Jhonny, quienes pidieron omitir sus nombres, cuentan que el hombre “ganó la pelea”. “Él fue quien dejó más herido a su amigo“, dice uno de ellos. Luego el amigo se fue a su casa. Ambos residen a una distancia similar del local donde había ocurrido la riña.

El amigo no regresó, pero fue en búsqueda de un tío, a quien los familiares describen como un funcionario de las FAES. Al recibir la queja de su sobrino, el hombre fue hasta el local de la fiesta, tomó a Jhonny por el cuello y le disparó tres veces en la cara.

La víctima fue trasladada por sus conocidos al hospital Domingo Luciani, pero llegó sin signos vitales.

La familia de Jhonny denuncia que el funcionario llamó a una comisión de las FAES que se presentó en el lugar, colectó los casquillos de las balas y limpió la escena del homicidio. Detallan que unos vecinos informaron del hecho al Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), pero cuando estos acudieron ya no había qué levantar. Además, presuntamente, los vecinos no quisieron declarar sobre lo que sucedió.

Jhonny se ganaba la vida como mecánico de motocicletas. Actualmente no trabajaba en un taller como empleado fijo, pero atendía vehículos afuera de su vivienda. Deja cuatro hijos menores de edad y era el menor de un matrimonio de cuatro. Uno de sus hermanos mayores también fue asesinado por funcionarios de la FAES.

#Monitor de Víctimas ǀ “Las FAES mataron a mi primo y a su hermana la tuvieron como rehén”
607 personas murieron a manos de los cuerpos de seguridad en Caracas en el 2018. Más de la mitad (58 %) fue por el accionar de la Policía Nacional Bolivariana y sus Fuerzas de Acciones Especiales

 

 

EL PASADO VIERNES 12 DE ABRIL, a las 4:30 p. m., los hermanos María Angélica, de 16 años, y Robert Rondón, de 18, caminaban por el barrio Santa Cruz del Este, ubicado en las Minas de Baruta, para llegar hasta casa de su abuela. En mitad del camino, en una de las calles, funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) los sorprendieron.

A Robert le quitaron la camisa e inmediatamente le dispararon dos tiros en el pecho en presencia de su hermana, a quien luego empujaron, lanzaron al piso y le dispararon a los pies para asustarla. Después, la llevaron hasta una casa cercana y la encerraron. “Ella era como un rehén. La tenían secuestrada”, cuenta la prima de los hermanos, Jackeline Rondón.

Seguidamente se llevan a Robert y le disparan por tercera vez en la clavícula mientras lo trasladaban al hospital Domingo Luciani. Este tiro le ocasionó la muerte, explica Jackeline, a quien le informaron que el joven había llegado sin signos vitales al centro hospitalario.

Hasta la 1:30 a. m. permanecieron los efectivos en el barrio Santa Cruz del Este. María Angélica, en su desesperación por ir al hospital y ver a su hermano, decidió fugarse de la casa a las 9:30 p. m. Esta familia es oriunda de Anaco, estado Anzoátegui. Los hermanos junto con su madre se habían mudado hace cuatro meses a Caracas y vivían en uno de los caseríos por la autopista Prados del Este, a la altura del distribuidor Santa Fe.

Los dos días anteriores a los hechos, las FAES habían estado en la zona. Allanaron algunas casas. De hecho, fueron a casa de mi comadre y los policías mandaban a callar a la gente con la pistola en la boca, dijo Jackeline.

Robert era estudiante en un parasistema. Su prima, Jackeline, dice que las FAES, que ella considera un grupo de “exterminio”, no le interesa si hay menores de edad en los hogares o mujeres al momento de realizar sus ejecuciones.

“Me sacaron del cuarto con mis dos niñas”

La madrugada del viernes 12 de abril también murió Roberto Pizzerno, de 23 años, a manos de este cuerpo de seguridad. El hecho ocurrió a las 3:30 a. m. en el antiguo Motel Valle Fresco, ubicado en Filas de Mariche, y que en el presente funciona como un refugio ilegal para al menos 53 familias.

“Patearon la puerta, me pegaron y me sacaron del cuarto con mis dos niñas pequeñas. A él le metieron una media en la boca para que no gritara, cuenta la esposa de Robert, Gabriela. Minutos después oyó dos detonaciones.

Robert era el sostén del hogar. Trabajaba como motaxista. Deja a dos hijas de 6 y 7 años. Gabriela cuenta que hace dos semanas las FAES llegaron al sitio y allanaron dos habitaciones.

De acuerdo con Monitor de Víctimas, 607 personas murieron a manos de los cuerpos de seguridad en Caracas en el 2018, Más de la mitad (58 %) fueron por el accionar de la Policía Nacional Bolivariana y sus Fuerzas de Acciones Especiales. Cinco de cada diez eran jóvenes menores de 25 años y 41 % de los casos ocurrieron en las viviendas de las víctimas.

 

https://runrun.es/wp-content/uploads/2019/04/cintillo-Monitor-7.png

#MonitorDeVíctimas Liceísta murió de un tiro en pecho al ser baleado accidentalmente por un amigo

Bala

 

Jheilyn Cermeño

Un adolescente de 14 años de edad perdió la vida, luego de recibir un disparo de forma accidental por un amigo durante la tarde de este martes en el sector La Frontera de la parroquia Filas de Mariche, municipio Sucre, estado Miranda.

El hecho ocurrió pasada las 2:00 pm, cuando Moisés Alberto Piñango Sánchez se encontraba con un grupo de cinco compañeros de clases realizando una tarea de inglés.

El grupo estaba reunido en la sala cuando el muchacho anfitrion del encuentro salió con la pistola. “Los apuntaba a todos para que la vieran de cerca”, relató entre lagrimas Joselin Sánchez, madre de la víctima.

Otro de los chamos de 12 años se la pidió y también los apuntó a todos. “Mi hijo y los demás muchachitos le decían que la guardara que era peligroso manipularla. En ese momento fue cuando se la puso en el pecho y se disparó de forma accidental. No sabían que en la recámara había una bala”,  señaló la mujer, mientras esperaba en la Morgue de Bello Monte.

Explicó que el arma era del padre del jovencito de 17 años que había ofrecido su casa para hacer la actividad escolar. Pues él tenía servicio de internet.

Un tío de Moisés que vivía cerca del lugar al escuchar la detonación se acercó hasta el inmueble y lo encontró en el suelo. Salió corriendo hasta la casa de la suegra de Joselin donde estaba lavando para contarle lo ocurrido. Cuando llegaron al sitio los vecinos lo habían auxiliado hasta la calle principal.  Pararon un taxi y lo trasladaron hasta el hospital Domingo Luciani de El Llanito, pero ya había fallecido.

“Yo sentí una presión en el pecho esa tarde. Lo vi en la mañana cuando se marchó al liceo. Me dijo mamá dame un beso y un abrazo. Jamás pensé que no lo volvería ver con vida”, expresó Sánchez.

Moisés estaba cursando su tercer año de bachillerato en un liceo de la comunidad. Era el segundo de de tres hermanos. “Mi hijo era muy alegre y juguetón. Siempre nos hacíamos cosquillas, nos reíamos mucho”.

Su tía, Heisi Lugo hizo un llamado a los padres en cuanto a crianza de sus hijos. “Debemos prestarle atención a nuestros niños. Cómo se expresan, con quién andan y qué hacen. No debemos tomarnos a la ligera las cosas que ellos dicen. Tengo siete hijos y a diario los aconsejo, es necesario para lo que estamos viviendo”, expresó.

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones, científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) detuvieron al dueño de la pistola y al joven de 12 años. Mientras se desconoce el paradero del adolescente de 17 años.

Hace tres años también en Filas de Mariche la familia de Moisés perdió a su tío Jesús Palma, que tenía 21 años de edad. Se encontraba en una fiesta y fue tiroteado por sujetos desconocidos.

La cifra

Según los datos recopilados por el Monitor de Víctimas, una alianza entre la ONG Caracas Mi Convive y Runrun.es entre los meses de mayo y octubre 14 niños en edades comprendidas de 1 a 14 han sido asesinados en la Gran Caracas.

Cuatro de ellos producto de balas perdidas, tres en situaciones de riñas, dos por causas a determinar y el resto por presuntos ajuste de cuentas, crímenes por odio y resistencia a la autoridad.

De estas víctimas 12 eran varones y dos hembras. De los cuales cuatro en edades de 10, dos de 12, dos de 13.  Ocho de ellos fueron encontrados en la vía pública. Mientras que seis en el interior de viviendas.

10 de estos fallecidos se ubicaron en el municipio Libertador, uno en Baruta y tres en el municipio Sucre, estado Miranda.

plantilla instinto de vida monitor_Mesa de trabajo 7
#MonitordeVíctimas | Denuncian dos ajusticiamientos en urbanismos de Misión Vivienda en Caracas
Los hechos ocurrieron este martes, cuando el Cicpc irrumpió en las viviendas de complejos habitacionales de Mariche y San Agustín del Sur

 

@loremelendez

DOS HOMBRES MURIERON EN DOS URBANISMOS de Misión Vivienda del Área Metropolitana de Caracas este martes, 13 de junio. Manuel Antonio Martín Maldonado, comerciante informal de 28 años de edad, y Joyner González López, de 21 años de edad, cayeron por los disparos de policías que habían desplegado supuestos operativos en las zonas donde vivían.

Testigos de la muerte de Martín Maldonado denunciaron a Monitor de Víctimas que cerca de las 10:00 am, una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) arribó hasta Ciudad Mariche, complejo habitacional construido por el gobierno nacional en la parroquia Filas de Mariche del estado Miranda, donde tomaron varias torres. Al ingresar en la número 15, de acuerdo con el relato de los entrevistados, detuvieron a varias personas y agredieron a otras, entre ellas, a algunos allegados de Martín Maldonado, a quien ajusticiaron con un disparo en el tórax dentro del apartamento en el que residía, minutos después de desalojar a la fuerza del sitio a su esposa, una sobrina adolescente y a sus dos hijos.

“El cuerpo lo envolvieron en una sábana blanca y se lo llevaron”, indicó uno de los parientes, al tiempo que afirmó que los uniformados robaron dinero y comida de la vivienda. Martín Maldonado, dijeron, murió en el sitio.

A las 4:00 pm de este martes murió Joyner González López, joven de 21 años de edad que también fue una presunta víctima de un operativo del Cicpc. Familiares señalaron que el muchacho, quien estaba desempleado, estaba solo en su apartamento cuando los policías arribaron a la parte alta del urbanismo Terrazas del Alba, en San Agustín del Sur, municipio Libertador. Allí lo asesinaron. La víctima, padre de dos niños, no estaba armada.

Las incursiones policiales con víctimas fatales dentro de los urbanismos de la Misión Vivienda no son nuevas. Hace dos años, en junio de 2015, el presidente de la República, Nicolás Maduro, advirtió que los delincuentes no tendrían cabida en estos edificios. “Ya no hay más plazo, vamos por ustedes. Ya basta de que estén atracando al pueblo, traficando con droga, dañando a los niños, dañando a los muchachos ¿Hasta cuándo? Llevando los valores del capitalismo. No, la Gran Misión Vivienda Venezuela se creó para construir prosperidad y paz en la comunidad”, advirtió poco antes de que arrancaran las Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP), que en sus inicios tomaron varios de los complejos habitacionales que fueron construidos en Distrito Capital y Miranda. Desde entonces, familiares de los caídos en estos espacios han denunciado ajusticiamientos cometidos por parte de las fuerzas del Estado.

Otro caído en San Agustín

También en San Agustín del Sur, hora y media después de la muerte de González López, cayó Luigi García González, de 21 años de edad, específicamente en la calle Marín. Funcionarios del Cicpc llegaron a la casa de su abuela, a quien visitaba, lo que motivó la huída del joven que fue perseguido por los uniformados. Murió luego de que le hicieran varios disparos. Se desconoce si este suceso tiene relación con el de Terrazas del Alba

unnamed