Jheilyn Cermeño, autor en Runrun

Jheilyn Cermeño

Jheilyn Cermeño

@Jheilyncermeno

Caracas. “No tengo miedo” repetía con frecuencia Miguel Ángel Blanco Angulo cuando contaba como Ángel Manuel Blanco Benítez (19),  el menor de sus seis hijos fue asesinado, en horas de la madrugada del pasado 20 de mayo en la parroquia Caucagüita del municipio Sucre, del estado Miranda.

Ese día no era de fiesta nacional, estaba vigente la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas así como del porte de armas. Varios cuerpos de seguridad fueron acuartelados pues se celebraban las Elecciones Presidenciales 2018.

El señor Miguel Ángel dijo que Ángel recibió siete disparos aproximadamente a las 2:30 de la madrugada, ya casi para el amanecer del lunes. Se venía mojando estaba cayendo un palo de agua.  Su novia lo traía de la mano. Habían estado bailando y compartiendo licor en una fiesta callejera  en un sector conocido como La A, cerca de un módulo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Según testigos el joven habría llegado después de las 10:00 de la noche a la celebración, más temprano estuvo en su casa montado en una mata bajando mangos.

Su padre explicó que el trecho a caminar era largo ya que ellos estaban residencias en la parte baja en una zona conocida como El Cují. El muchacho fue abordado  por dos hombres. “Le dio las llaves de la casa a su novia y le dijo que corriera. Poco después salieron dos individuos más y le dispararon”, dijo Blanco Ángulo.

“No tengo miedo”, expresó e indicó que Ángel falleció en el sitio y no fue despojado de sus pertenencias. Su reloj y su cadena estaban con él cuando llegó hasta el lugar del crimen.

La joven que decía ser su novia y pareja no llegó a decir nada al momento, pues ella si estaba temerosa pues al parecer si logró reconocer a uno de los pistoleros.

Solo transcurrieron 24 horas más para que en el barrio se corriera la identidad de los presuntos victimarios.  A quienes un mes atrás la policía les había matado a su papá. Se tratarían de dos hermanos apodados “Los Marihuana”, con quienes Ángel sostuvo un impase cuando compartía en la fiesta callejera.

Hasta ahora los motivo de la pelea se desconocen, pero funcionarios del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de la subdelegación de El Llanito están a cargo de las averiguaciones.

El señor Miguel  detalló que su hijo solo estaba a la espera de que le saliera su cédula de identidad. Tenía todo listo para irse a vivir a Colombia en donde estaba su hija de dos añitos  para trabajar y poder ayudar a su familia.

Insistió no sentir temor ya que era la segunda vez que la violencia le arrebataba a un familiar. “Mi hermano Carlos Alberto Blanco Angulo (53) también fue asesinado hace un par de años. Era obrero y le cayeron a puñaladas en el sector El Araguaney, este caso quedó impune”.

Recordó que Ángel no había culminado sus estudios por lo que aprendió hacer oficios varios. A veces se ganaba algunos bolívares en obras de construcción. Pero a lo que realmente se dedicaba era a la latonería. Oficio que él mismo le había enseñado y en lo que llegaría a trabajar cuando se fuera de Venezuela.

#MonitordeVíctimas | Asesinan a dos obreros de Supra Caracas en robo en Ciudad Tiuna

José Luis Contreras, padre de Maikel Contreras. Foto Carlos Ramírez

@jheilyncermeno

DICEN QUE LAS 3:00 DE LA MAÑANA ES LA HORA DE LOS MUERTOS. Así fue para el señor José Luis Contreras, padre de Maikel José Contreras Porras (26) quien fue  asesinado junto a un amigo,  la madrugada del domingo 29 de abril en el complejo militar y habitacional del Fuerte Tiuna, Ciudad Tiuna, ubicado en el sector Las Mayas de la parroquia Coche del municipio Libertador.

A esa hora una pariente le informó que Maikel José, el tercero de sus hijos, yacía muerto en la planta baja de la torre 18 del urbanismo, donde tenía una novia y se había quedado compartiendo junto a dos compañeros de trabajo en una fiesta.

Junto a Maikel estaban Luis La Torre de unos 40 años, quien se convirtió en la segunda víctima del ataque, y Alexander Valderrama quien resultó herido por los proyectiles.

Todos eran obreros del Sistema Urbano de Procesamiento, Recolección y Aseo de Caracas, (Supra Caracas), ente adscrito a la Alcaldía del municipio Libertador.

Este martes el señor José Luis hacía los trámites para retirar el cuerpo de Maikel en la medicatura forense, indicó que según la versión de algunos testigos, un grupo de individuos abordó al trío de amigos para robarlos.

Al parecer Alexander fue el primero en ser atacado para despojarlo de sus pertenencias, se resistió y le propinaron al menos tres impactos de bala. Maikel y Luis bajaban por las escaleras y al escuchar las detonaciones salieron en auxilio de Alexander.

A pocos metros estaba la moto de Maikel una Empire Arsen II, color azul. Cuando se disponía a encenderla se la quitaron los mismos pistoleros que atacaron a Alexander.

Los hombres le dispararon tres balazos en la cara. Luego le quitaron una cadena y su teléfono celular inteligente. Luis intentó huir pero también le dispararon. Le robaron todo lo que tenía.

“Me habían dicho que el cadáver de mi hijo estaba en el Pérez Carreño, cuando llegué me informaron que estaba en el hospital Periférico de Coche, pero al llegar un policía me mostró una foto en su celular y me dijo que se lo habían llevado para Bello Monte. Los cuerpos estuvieron hasta las 6:00 de mañana en la vía pública”, dijo Contreras.

Recordó que hacía cinco meses a él también le habían disparado en El Valle. Unos ladrones le quitaron su moto una Empire Horse II y el celular. Ese día fue a buscar a dos de sus nietos para llevarlos a un juego de beisbol.

Mencionó que Maikel vivía cerca de El Poliedro en La Rinconada, con dos de sus hijos. Un varón de 6 años y una hembra de 3. También tenía a uno de 11 años de su primer matrimonio, pero a ese lo estaba criando el abuelo.

“Es lamentable lo que estamos sufriendo en Venezuela. Estamos enterrando a nuestros hijos. La vida cada día es más dura y difícil. Todos los días nos arriesgamos en las calles y no sabemos si volveremos a nuestros hogares”.

Refirió que hace 8 años enterró a otro de sus hijos menores. Se llamaba igual que él, José Luis, tenía 18 años y también lo mataron para robarle su moto. Dejó dos niños.

Contreras informó que funcionarios del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) ya adelantaran las averiguaciones para dar con los responsables de la muerte de Maikel y Luis. Tres mujeres quienes serían las novias del trío de amigos y hasta Alexander fueron retenidos por los detectives.

Los funcionarios investigan a una banda dedicada al robo de motos y desmantelamiento de vehículos, dijo una fuente policial que opera en las instalaciones del Fuerte Tiuna.

#MonitordeVíctimas | Tres hombres murieron en operativo de las FAES en Macarao

@Jheilyncermeno

¡ABRAN… ES LA POLICÍA! Fueron las palabras que sacaron de su cama a Richard José Silva (20) la mañana del viernes 27 de abril, día en que fue asesinado en un operativo de la Brigada de la Fuerza de Acciones Especiales (Faes) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en la parroquia Macarao, del municipio Libertador.

Eran las 5:00 de la mañana, cuando lo oficiales llegaron al urbanismo de la Misión Vivienda Venezuela y amenazaban con tirar la puerta de uno de los apartamentos de la torre 17 situado en la planta baja. Según los agentes era un dispositivo de saturación y área en la comunidad.

“Cuando les abrimos tenían en su manos patas de cabra y hasta mandarrias. Ellos entrarían como fuera”, dijo Yuleidi Rivas, hermana de Richard.

Él estaba durmiendo, cuando se paró corrió por una camisa y un short. Estaba en bóxer. En la casa también estaban su sobrino de dos años, su mamá, otro pariente y Yuleidi. Todos fueron obligados a salir y le exigieron a Richard que entregara su cédula de identidad.

Cuando su hermana se marchaba la apuntaron con un arma y la encerraron en una de las habitaciones con su pequeño hijo. Luego una mujer policía la sacó hasta la calle con el niño.

Desde la parte de afuera su madre y otros vecinos gritaban que los dejaran en paz, pero los oficiales solo decían que se callaran y sino también correrían con las suerte de Richard.

Solo pasaron 10 minutos para que se escucharan dos detonaciones y seguido una ráfaga. Gritaban desde adentro que se trataba de un enfrentamiento, pero el único que salió envuelto en sábanas y para la morgue del hospital Miguel Pérez Carreño fue Richard.

Hace dos meses que se había regresado de Cumaná, estado Sucre, estaba viviendo con un tía y junto a otros parientes atendían puestos de pescados, pero la situación económica del país lo había obligado a regresarse a su casa. Sabía de trabajos de construcción por lo que a veces mataba tigritos en obras, pero a lo que legalmente se dedicaba, era a atender su agencia de animalitos que había puesto a funcionar en el apartamento.

Los funcionarios de la Faes supuestamente estaban buscando a un presunto antisocial. Un supuesto informante les había dicho que en ese apartamento se ocultaba. La propiedad fue destrozada. Los policías se llevaron una laptop y otros bienes.

La víctima tenía planes de irse a Ecuador con su hermana. Un pariente le enviaría el dinero para el pasaje de los dos.

En paralelo también se ejecutaba otro allanamiento pero en la torre 15, piso seis. Allí se encontraba Guillermo Valle (22), quien estaba de visita con unos amigos.

Sus familiares hacían los trámites para retirar su cadáver en la morgue de Bello Monte, la mañana de este domingo.

“Lo mató la policía y que en un enfrentamiento”, dijo uno de los deudos que resguardó su nombre.

“Él no era un delincuente, él lo que era es un barbero, panadero, lo que saliera él lo hacía”, dijo al tiempo que recordó, que hacía tres años había recibido su libertad plena, luego de cumplir una condena por el delito de homicidio.

Los familiares de Valle detallaron que vivía en Guatire, estado Miranda y que deja en estado de orfandad a una niña de 8 años.

Esa misma mañana en un sector cercano al complejo habitacional específicamente La Invasión también murió otro joven aún por identificar.

Según el parte policial en los tres procedimientos se incautaron un revolver calibre 32mm, una pistola calibre 6.35 sin seriales visibles y otra calibre 38.

#MonitordeVíctimas | Explosión de granada en Turumo deja un muerto y dos heridos

El cuerpo de la víctima mortal del estallido fue trasladado a la Morgue de Bello Monte. Cortesía

@jheilyncermeno

UN HOMBRE MUERTO Y DOS HERIDOS fue el saldo que dejó la explosión de una granada. El hecho ocurrió en horas del  mediodía del jueves 19 de abril en la parroquia Caücaguita, municipio Sucre, estado Miranda.

Esta es la primera muerte provocada por el estallido de una granada en la ciudad de Caracas en el año 2018 según cifras recabadas por el Monitor de Víctimas, iniciativa de periodismo de datos de investigación y participación ciudadana emprendida por Runrun.es y Caracas Mi Convive.

La explosión ocurrió en la entrada principal del Barrio Nuevo de Turumo en las afueras de un establecimiento comercial dedicado a la venta de alimentos, cuando la víctima identificada como Yeison Argenis Parica Martínez (22) quien según informaciones suministradas por testigos, manipulaba el artefacto explosivo presuntamente bajo los efectos del alcohol y la activó de forma accidental.

“Gritaba y pavoneaba diciendo que tenía una granada en su poder, la mostraba como si tuviera un trofeo y de pronto ocurrió la desgracia”, dijo una vecina que pidió que su identidad fuese resguardada. El estallido dejó heridas a dos personas que se encontraban en los alrededores, una mujer y un adolescente de 16 años, quienes fueron alcanzados por las esquirlas, ambos se encuentran fuera de peligro luego de que fuesen atendidos en el hospital Domingo Luciani.

Entre julio y agosto de 2017 al menos siete personas perdieron la vida por el estallido de granadas.

Las muertes ocurrieron en julio y agosto de 2017 en las parroquias Santa Rosalía, municipio Libertador, Distrito Capital y Petare, municipio Sucre del estado Miranda. El primero ocurrió en el barrio Los Mangos, parte alta  de El Cementerio. Dejó tres víctimas  Edicson Siviro (35), Wilmer Jiménez (20) y un joven de 17 años. Otras 15 personas que se encontraban en las cercanías resultaron heridas. El segundo ocurrió en la zona 6 del barrio José Félix Ribas, allí perdieron la vida Jeison Alcaz y Carlos Jaime.

#MonitordeVíctimas | 29 policías y militares han sido asesinados en 10 meses en Caracas

Familiares de Thoni Hurtado denunciaron la falta de insumos en hospitales. Foto: Carlos Ramírez

 

@JheilynCermeno

AL MENOS 29 FUNCIONARIOS DE LOS CUERPOS POLICIALES y militares han sido asesinados en los últimos 10 meses solo en Caracas según datos recopilados por Monitor de Víctimas.

De  esa cifra 20 perdieron la vida entre mayo y diciembre de 2017.  Mientras que los otros nueve en lo que va de año. Dos eran del Ejército, cuatro de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), seis  del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), 10 de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), dos de Policaracas , uno del servicio General de Contra Inteligencia Militar (Digcin), dos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin)  y uno de otro cuerpo policial no identificado por las autoridades.

La víctima más reciente fue Thoni Efraín Hurtado Mejías (28), oficial adscrito a la Brigada Turística de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), situada en la avenida Panteón.

El uniformado fue atacado, aproximadamente a las 5:00 de la tarde por dos delincuentes cuando se desplazaba en su moto Empire Horse por el sector Telares de Palo Grande de Ruiz Pineda, parroquia Caricuao, municipio Libertador (DC).

Su tía, Mery Mejías y otros de sus familiares  se encontraban  la mañana de este jueves haciendo los trámites para retirar su cuerpo en la morgue de Bello Monte.

Indicaron que Thoni se encontraba franco de servicio, venía de visitar a su novia y fue despojado de un bolso. “Mi sobrino un policía no escapó de la inseguridad, le dispararon por la espalda y  le robaron sus pertenencias”, dijo entre lágrimas.

Explicó que los ladrones no pudieron llevarse el vehículo pues a pesar de que estaba herido Thoni Hurtado logró conducir por algunos minutos hasta que se estrelló. Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que se encontraban por la zona lo auxiliaron y trasladaron hasta el hospital Miguel Pérez Carreño donde murió.

Mejías denunció que en el centro de salud no contaban con su tipo de sangre para hacerle una transfusión. “Nosotros tuvimos que buscar dos bolsas que le solicitaron, pero él igual falleció”.

Hurtado Mejías,  tenía casi dos años en el cuerpo de seguridad y dejó tres niños de ocho, cinco y cuatro años en estado de orfandad. “Su tiempo libre era para estar con sus hijos, era un muchacho bueno, un padre trabajador que la inseguridad nos arrebató”, expresó.

 

#MonitordeVíctimas | Dos hermanos fueron asesinados y sepultados en guerra entre bandas en La Vega

En el hecho ocurrido en la parte alta de La Vega fueron asesinadas cuatro personas. Cortesía

@Jheilyncermeno

UN MES Y 13 DÍAS PASARON para que Mixzaida Meza tuviera noticias de sus hijos Jordinson José Cisnero (21) y Jorman Jesús Guerra (27), quienes estaban desparecidos desde el pasado 22 de febrero.

Los restos de los hermanos fueron localizados el pasado 3 de abril en el barrio Los Pinos de la parroquia La Vega, municipio Libertador, ambos estaban enterrados junto a otros dos cadáveres que no habían sido identificados. Tres de los cuerpos estaban calcinados.  Entre ellos el de Jorman. Mientras que el de Jordinson presentaba cuatro impactos de bala.

Al parecer los hermanos cayeron en una cruenta guerra entre bandas que se desarrolla en este sector de la parroquia caraqueña.

Según datos recopilados por el Monitor de Víctimas, los hermanos Jordinson Cisneros y Jorman Guerra, suman dos nuevas víctimas a los 58 homicidios que dejó la violencia en La Vega entre mayo de 2017 y febrero de 2018.

De los asesinatos ocurridos en esta localidad 16 están vinculados con la actuación de funcionarios policiales, ocho de ellos relacionados con robos, en tercer lugar se encuentran los ajustes de cuenta con siete homicidios y cuatro personas murieron en riñas o peleas iniciadas en el sitio. En esta parroquia ocurrió un caso de linchamiento. Vale destacar que en 18 de los casos las autoridades no han determinado el móvil del crimen.

Un vecino que hacía trámites en la medicatura forense fue quien reconoció al menor de los hermanos desaparecidos e informó a la familia.

“La muerte de Jorman yo la esperaba, pero no la Jordinson él era un buen muchacho, era charlero como dicen por ahí, vendía caramelos en el Metro”, expresó Mixzaida Meza con la mirada perdida.

Desde la morgue de Bello Monte precisó que Jordinson desapareció el día en que fue a llevarle una caja de comida a su hermano. “Ellos eran muy unidos, Jordinson siempre estaba pendiente de lo que necesitara Jorman para ayudarlo. Eran tan unidos que hasta los asesinaron juntos”, señaló.

Meza está residenciada en Valencia, estado Carabobo desde hace ocho meses, pues fue desalojada de su apartamento ubicado en la Terraza 7 del Urbanismo de la Misión Vivienda Venezuela de Paulo VI,  debido a que la inestabilidad del terreno afectó a varios de los edificios y puso en peligro la vida de sus habitantes, quienes tuvieron que ser reubicados.

A pesar del desalojo Jordinson levantó un pequeño ranchito en la parte baja del complejo habitacional. Allí vivía junto a su esposa y sus dos hijos de cuatro y ocho años de edad.

Agregó que por su parte Jorman “iba y venía, era más lo que estaba fuera que con su familia. Desde que cumplió su mayoría de edad hizo con su vida lo que quiso, no hubo manera de hacerlo tomar el buen camino. En el fondo pensaba que estaba alejado de nosotros por lo que hacía. No lo niego él estaba solicitado por el Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), por homicidio y porte ilícito de arma”.

Dijo que, de acuerdo a las averiguaciones que adelanta la policía, el móvil que manejan es que fueron asesinados en medio de una guerra entre bandas. Según algunos moradores del barrio los cuatro jóvenes asesinados estaban en una casa cuando fueron sorprendidos por sus victimarios.

Meza añadió que sólo le quedan dos hijos adolescentes, un varón de 14 y la hembra de 11.

“Desde el fondo de mi corazón yo sabía que estaban muertos. Nosotros los buscamos en comisarías, hospitales y en la morgue y nada, hasta que nos avisaron que los habían encontrado”.

Jorman decía que siempre contaría con su hermanito, que él “nunca lo dejaba morir, al final a los dos los mataron juntos y fueron enterrados en una fosa común por sus asesinos”.

#Monitor de Víctimas | Mueren dos inocentes en tiroteo entre PNB y presuntos asaltantes en Santa Rosalía

La motocicleta que intentaban robar quedó en el medio de la vía.  Foto Cortesía

@jheilincermeno

DOS VÍCTIMAS INOCENTES IDENTIFICADAS como Luis Enrique Sarria (48), Iraida González (50) y un presunto delincuente muerto fue el resultado de un tiroteo ocurrido entre supuestos asaltantes y funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en horas de la mañana del 26 de marzo en la parroquia Santa Rosalía del municipio Libertador de Caracas.

El hecho se registró a las 10:30 de la mañana en la calle Zuluaga de Los Rosales en la entrada del sector La Cruz, cuando dos presuntos ladrones pretendían despojar de su moto Keenway Outlook a un ciudadano y fueron sorprendidos por comisiones  de la Policía Nacional Bolivariana ( PNB).

Según el parte policial los presuntos asaltantes dispararon contra la comisión en un intento por escapar. Los agentes repelieron el ataque. En la refriega las balas alcanzaron a dos transeúntes, Luis Enrique Sarria e Iraida González quienes caminaban por la zona. El primero recibió un proyectil en un costado, mientras que la mujer fue herida de un balazo en el estómago. Además uno de los pistoleros también cayó mal herido. El segundo fue aprehendido por los funcionarios de la policía.

Luis Enrique fue auxiliado hasta la emergencia del hospital Miguel Pérez Carreño, donde murió mientras era operado. Iraida fue llevada al hospital Clínico Universitario (HCU), pero no resistió. El presunto victimario fue atendido por los galenos y minutos después quedó sin signos vitales también en el HCU.

En la morgue de Bello Monte Zoila Peréz, suegra de Luis Enrique hacía los trámites para retirar su cuerpo. Estaba acompañada por sus tres nietos quienes estaban consternados por lo ocurrido. Explicaron que se ganaba la vida como albañil. “Era un excelente padre y entregado a su familia”, expreso Pérez.

Dijo que tenía 27 años en Venezuela. Era natural de Colombia, específicamente de Antioquía. “Siempre sintió esta tierra como de él. En los próximos días se regresaría a su país por la grave situación que tenemos. Su hermano le había enviado los 100 mil pesos para el viaje”, recordó.

Uno de los hijos de Luis Enrique que resguardó su identidad, mencionó que él acostumbraba a pararse en donde fue baleado porque se tomaba un café allí todos los días.

En la medicatura forense no se encontraban los familiares de Iraida ni del supuesto delincuente.

Una minuta de la policía a la que Monitor de Víctimas tuvo acceso, refiere a Sarria y González como heridos.  También especifica que la fiscal de Derechos Fundamentales 83° Yuleidys Pérez del Ministerio Público tiene a su cargo junto al Cicpc las investigaciones del procedimiento.

Durante la actuación se recuperó un arma de fuego Pietro Beretta, color negro.

La cifra

Según cifras recogidas por el Monitor de Víctimas en la parroquia Santa Rosalía al menos 60 personas han perdido la vida de manera violenta entre mayo de 2017 y febrero de 2018.

Del total de víctimas, 37 personas, el 61,6% de las muertes, fueron a manos funcionarios policiales, 24 murieron en supuestos tiroteos con la PNB, dos con el Cicpc y en 11 casos fueron denunciadas las ejecuciones de las víctimas por parte de funcionarios de los organismos de seguridad del estado.

Las restantes muertes ocurrieron de la siguiente manera, seis al ser asaltadas, cuatro en ajustes de cuenta, uno en una riña. Familiares de 10 de las 67 víctimas desconocían el móvil del homicidio.

#MonitordeVíctimas | Matan a puñaladas a comerciante en Antímano

Familiares retiraban el cuerpo en la morgue de Bello Monte. Foto Carlos Ramírez 

@Jheilyncermeno

EL CADÁVER DEL COMERCIANTE ANTONIO DARÍO CORTES GUERRERO (42) fue localizado por su compadre y vecino Juan Carlos Brito, durante la tarde del domingo en el interior de su vivienda situada en el sector 3 de la vereda 6 de Mamera I, parroquia Antímano, municipio Libertador del Distrito Capital.

La víctima presentaba golpes en la cabeza, así como varias puñaladas en la espalda y en un costado, dijeron sus deudos desde la morgue de Bello Monte.

Su hermano Walter Medina, refirió que el día anterior a su muerte Antonio Cortes estuvo ingiriendo alcohol junto a varios amigos y vecinos. En horas de la madrugada se retiró a su casa a dormir.

Al día siguiente al ver que no aparecía, Brito y el dueño de la propiedad decidieron entrar a la casa aproximadamente a las 6:00 de la tarde a ver qué le pasaba y hallaron su cadáver en la sala.

El cuerpo estaba envuelto con sábanas y todo estaba regado. “Se notaba que había luchado por su vida”, agregó Medina consternado.

Agregaron que en residencia faltaban algunos objetos, “los asesinos se llevaron alimentos, ropa, zapatos, dinero y unos dólares que tenía guardados”.

Parientes presumen  que al menos dos personas fueron quienes participaron en el crimen. “A lo mejor invitó a una amiga y esta esperó que se durmiera para dejar pasar a otra persona. Era muy corpulento y una sola persona no podía dominarlo”, dijo Medina quien agregó que según los registros telefónicos su última conexión al Whatsapp fue a las 4:30 de la mañana del día en que fue asesinado.

El infortunado tenía una bodega en su casa y era comerciante por su cuenta. Era natural de La Fría, estado Táchira y padre de dos niñas. Tenía 15 años en Caracas.

“Desde que llegó fue el alma del barrio. Pendiente de ayudar a la comunidad en todo lo que estuviera a su alcance. No podemos creer lo que le ocurrió. Un autobús lleno de vecinos se acercó hasta la funeraria para darle el último adiós, pues sus restos serían trasladados a su ciudad natal para darle cristiana sepultura”, añadió Brito.

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) del Eje Nor-Oeste adelantan las pesquisas del caso.