bolivia archivos - Runrun

bolivia

Elecciones generales en Bolivia serán el primer domingo de mayo
La presidenta Jeanine Áñez promulgó ley que anuló las elecciones generales del 20 de octubre

 

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) fijó para el primer domingo de mayo las elecciones generales, por lo que el lunes lanzará la convocatoria y el cronograma del nuevo proceso electoral, informó el vicepresidente del ente electoral, Óscar Hassenteufel.

“El primer domingo de mayo (serán las elecciones), hasta ahí les puedo adelantar. El día lunes se publicará todo”, sostuvo durante un contacto con la prensa después de participar en la ciudad de Sucre del acto de inauguración del “Año Constitucional 2020”.

Este 6 de enero fenece el plazo de 10 días, que corrieron a partir de la posesión de las autoridades electorales, para la convocatoria a las elecciones, según la ley aprobada por la Asamblea Legislativa Plurinacional para convocar al nuevo proceso de elecciones de Presidente, Vicepresidente y legisladores.

El 24 de noviembre de 2019, la presidenta Jeanine Áñez promulgó la ley que anuló las elecciones generales del 20 de octubre y abrió el camino para otras sin la presencia del expresidente Evo Morales, quien estuvo en el poder cerca de 14 años.

Exjuez de Corte Suprema argentina asume defensa de Evo Morales
La fiscalía boliviana emitió una orden de detención contra el expresidente el 18 de diciembre bajo los cargos de terrorismo, financiamiento del terrorismo y sedición

Un exjuez de la Corte Suprema de Argentina y otro experto en derecho constitucional asumieron el jueves la defensa del expresidente boliviano Evo Morales y sostuvieron que es infundada la orden de detención en su contra por terrorismo y sedición.

El propio Morales presentó en conferencia de prensa en Buenos Aires a Raúl Zaffaroni, exmiembro del máximo tribunal, y al constitucionalista Gustavo Ferreyra, “grandes abogados, no solamente de Argentina sino de América Latina y de todo el mundo”.

“Quiero decirles que los procesos de terrorismo y sedición ya los enfrenté tantas veces… Las acusaciones siempre vendrán, pero en este momento hay que decir fuera al golpismo. El que protesta contra el gobierno de facto es sedicioso, pero siempre estaremos con la verdad y con la justicia”, dijo el exmandatario boliviano, quien se encuentra desde mediados de diciembre radicado en la capital argentina en condición de refugiado político.

La fiscalía boliviana emitió una orden de detención contra Morales el 18 de diciembre bajo los cargos de terrorismo, financiamiento del terrorismo y sedición. Se lo acusa de supuestamente promover los violentos enfrentamientos en su país que dejaron 35 muertos a partir de un audio en el que presuntamente se lo escucha ordenar un cerco a las ciudades para derrocar a la presidenta interina Jeanine Áñez. El líder indígena ha calificado la acusación de un montaje de la derecha.

“Por delito de sedición, terrorismo y financiación del terrorismo hay órdenes de detención firmadas por fiscales, no hay todavía orden firmada por un juez. Eso para nosotros, en caso de que se tramitase pedido de extradición, no sería procedente”, indicó Zaffaroni, quien fue juez del máximo tribunal argentino entre 2003 y 2014 y está ligado al kirchnerismo, la corriente de centroizquierda del peronismo liderada por la actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Agregó que “si llegase un pedido a la cancillería argentina y se tramitara en la justicia federal argentina estaríamos hablando de una situación de no derecho”.

Ferreyra, por su parte, acotó que “Argentina no debería responder a ningún pedido que venga de Bolivia porque no es un Estado constitucional”.

Además de estos dos abogados argentinos, también integra la defensa de Morales el exjuez español Baltazar Garzón.

Morales, el primer mandatario indígena en la historia de su país, renunció el 10 de noviembre en medio de protestas sociales y presionado por la falta de apoyo de las fuerzas de seguridad tras acusaciones de fraude en las elecciones del 20 de octubre en la que buscaba su cuarto mandato.

Luego se exilió en México y tras un breve paso por Cuba para una consulta médica llegó a Argentina con el beneplácito del presidente Alberto Fernández y la propia Fernández de Kirchner.

Para sus abogados argentinos, Morales es presidente constitucional de Bolivia hasta el 23 de enero, cuando debía finalizar su mandato.

“A partir de la cero hora del 23 de enero se terminó su mandato constitucional. ¿Qué correspondería hacer?… Lo correcto es que asuma la presidencia provisional el presidente de Tribunal Supremo y convoque a elecciones”, opinó Zaffaroni. Sobre Áñez, sostuvo que “no sabemos si está ejerciendo el poder. Esta señora ni siquiera está en la línea sucesoria. No sé qué es. Es una situación de facto”.

La Asamblea Legislativa de Bolivia tratará en enero la carta de renuncia de Morales que hasta ahora no ha sido aceptada ni rechazada formalmente, anunció la presidenta del Senado Eva Copa, quien pertenece al Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido de Morales.

Zaffaroni adelantó que analizan hacer una presentación ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas “para que intervenga sobre el gobierno de Bolivia”.

“Lo que ha pasado ya no es una cuestión que hace a cualquier irregularidad institucional, esto ha roto normas elementales de derechos de gente y respeto entre Estados”, sentenció el también académico experto en derecho penal.

Mientras tanto, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo que su país hará prevalecer el derecho de asilo para los nueve exfuncionarios del gobierno de Morales que están en la residencia de la embajadora mexicana en La Paz desde hace un mes debido a que el gobierno boliviano rechaza concederles un salvoconducto, los acusa de delitos comunes y ha pedido que México los entregue a la justicia.

“Si nosotros entregamos a estas personas estaríamos acabando con el derecho de asilo que para México es sagrado”, agregó el mandatario mexicano.

El 27 de diciembre cuatro funcionarios de seguridad de la embajada de España en Bolivia acudieron con el rostro cubierto y presumiblemente armados a la residencia de la embajadora mexicana, tras lo cual Bolivia expulsó a su embajadora y a los diplomáticos españoles.

Bolivia expulsa a diplomáticos de México y España
Jeanine Áñez declaró como personas non gratas a los diplomáticos de ambas naciones
Dio 72 horas a los mismos para abandonar el país 

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, declaró a la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado y a los diplomáticos de España, Cristina Borreguero y Álvaro Fernández, como personas «non gratas».

Bolivia otorgó un plazo de 72 horas para que estas personas abandonen la nación y  tomó las mismas medidas con los supuestos encapuchados españoles que cumplían funciones diplomáticas en el país.

Este grupo de representantes de los gobiernos de México y España, han lesionado gravemente la soberanía del pueblo de Bolivia. La conducta hostil intentando ingresar desafiando a los funcionarios policiales y ciudadanos, son hechos que no podemos dejar pasar, y han generado consecuencias (…) Bolivia ya no es colonia de nadie. La democracia recuperada por los bolivianos después de 14 años de dictadura se respeta», expresó.

 

La medida llega después de que Bolivia denunció el viernes 27 de diciembre que funcionarios de la Embajada española acudieron acompañados de encapuchados a la residencia de la embajadora de México, María Teresa Mercado.

Allí se encuentran algunos antiguos ministros de la etapa del ex presidente Evo Morales procesados por acusaciones como terrorismo.

Los encapuchados serían agentes especiales españoles y, de acuerdo con las autoridades bolivianas, se disponían a sacar clandestinamente de la delegación diplomática mexicana a los ex funcionarios del gobierno de Morales. Estos serían los ex ministros de Presidencia y Cultura, Juan Ramón Quintana y Wilma Alacona, contra quienes se han dictado órdenes de busca y captura.

La Cancillería de Bolivia anunció este domingo 22 de diciembre que “ya es parte del Grupo de Lima”.

A través de un comunicado publicado en redes sociales, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia informó que ese país andino ingresó al Grupo de Lima.

“Así Bolivia contribuirá a lograr una solución pacífica, democrática y constitucional a la crisis en Venezuela, que debe ser guiada por el pueblo venezolano”, afirma el texto fechado en La Paz.

El Grupo de Lima fue creado en 2017 por un grupo de países que se reunieron para discutir y lograr consensos sobre la crisis en Venezuela.

Está conformado por 14 países, a los que ahora se suma Bolivia. Los 12 que firmaron la declaración: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú. Y otros dos que se suscribieron después: Guyana y Santa Lucía.

 

Evo Morales indicó que el nuevo gobierno de Bolivia pidió intervención militar israelí
Considera que Bolivia no necesita fuerzas militares externas para arreglar sus diferencias ideológicas y programáticas

El expresidente boliviano Evo Morales afirmó este domingo, 8 de diciembre, que el Gobierno interino de su país ha pedido ayuda a Israel para combatir a la izquierda en el país suramericano, del que dijo que no necesita de una intervención militar extranjera para resolver sus problemas.

«El Gobierno de facto pide ayuda al Gobierno sionista de Israel para combatir a la izquierda. Los golpistas son los violentos, que no respetan la libertad, dignidad e identidad con políticas de intervención militar extranjera que nos dividen entre hermanos», escribió Morales en Twitter.

Añadió que Bolivia no necesita fuerzas militares externas para arreglar sus diferencias ideológicas y programáticas. «Somos de la cultura del diálogo y la paz», expresó.

El pasado 28 de noviembre el Gobierno interino de Bolivia anunció que tiene previsto restablecer relaciones diplomáticas con Israel y fortalecerlas con Estados Unidos, tras los desencuentros con ambos países durante la etapa de Evo Morales.

Morales decidió en 2009 romper relaciones diplomáticas con Israel al acusar a este país de genocidio y crímenes de lesa humanidad por una ofensiva en Gaza en la que murieron más de mil palestinos.

La canciller provisional de Bolivia, Karen Longaric, calificó aquella decisión de «medida política» sin tener en cuenta consecuencias como la caída del turismo israelí en Bolivia.

Acerca de las relaciones con Estados Unidos, la ministra interina comentó que la etapa de Morales perjudicó a la imagen del país, sobre todo «a intereses económicos y comerciales».

Bolivia y Estados Unidos rompieron relaciones a nivel de embajadores en 2008, cuando el Gobierno de Morales expulsó al embajador estadounidense Philip Goldberg tras acusarlo de supuesta conspiración, algo que fue negado por Washington.

En otro mensaje de Twitter, Morales agradeció a sus seguidores por continuar apoyándolo y celebró las conclusiones del congreso extraordinario de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), de nombrarlo el sábado jefe de campaña de cara a las nuevas elecciones en el país para 2020.

«Gracias hermanos, no estamos solos ni en Bolivia ni en el mundo, luchando con la verdad por nuestra dignidad, unidos por la vida y democracia. Felicito las conclusiones del primer ampliado nacional después del golpe de la derecha racista y fascista. ¡Patria o muerte, venceremos!», declaró.

Morales anunció el pasado 10 de noviembre su renuncia, forzado por las Fuerzas Armadas, tras un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) que advirtió de graves irregularidades en los comicios presidenciales bolivianos del 20 de octubre.

Al día siguiente salió hacia México, país que le brinda asilo.

El exmandatario viajó el viernes a Cuba para una consulta médica, según indicaron fuentes diplomáticas mexicanas y del entorno de Morales.

Sin embargo, las autoridades y medios oficiales de Cuba han guardado silencio sobre la estancia del expresidente en la nación antillana.

El ministro del gobierno interino de Bolivia, Arturo Murillo, en compañía del director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Santa Cruz (FELCC),  Óscar Gutierrez, denunciaron a principios del mes de diciembre un supuesto plan de desestabilización en el país que estaría siendo operado por el régimen de Nicolás Maduro, corriente que a juicios de autoridades bolivianas, buscan crear caos en la región.

“Todo esto está siendo manejado con hilos desde Venezuela (…) Hay una corriente de desestabilización desde el señor Maduro, que está buscando desestabilizar a países en América”, aseveró Murillo.

Las investigaciones se llevaron a cabo luego de la captura y posterior interrogatorio de Facundo Molares Schoenfeld, guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), conocido por el alias de “Camilo”, quien confesó a las autoridades que su trabajo ha sido como ideólogo aunque estuvo implicado en un enfrentamiento en la localidad de Montero donde resultó herido, refiere Infobae.

El comandante Gutiérrez refirió que Molares ingresó al país el 10 de julio de 2019 por el paso fronterizo de Pisiga, lo que refiere que lo hizo vía terrestre desde Chile y permaneció en la nación del altiplano cerca de un mes cuando se registró su salida por el aeropuerto de Viru Viru a Venezuela.

Dos meses más tarde regresa a Bolivia, es decir, el 13 de octubre, y lo hace en compañía de los conductores del programa Zurda Konducta, transmitido por VTV, Pedro Carvajalino y Oswaldo Rivero, mejor conocido en Venezuela como “Cabeza e’ Mango”, quienes fueron calificados de “terroristas informáticos” que llegaron a Bolivia “con fines de generar desestabilización, son personas altamente capacitadas para manipular armas y capacitadas en actos de este tipo”.

 

*Vea la nota completa en TalCual 

Maduro dice que se está preparando el regreso de Evo Morales a Bolivia
También arremetió contra Michelle Bachelet, quien, a su juicio, no se pronunció sobre lo que considera violaciones de derechos humanos en Bolivia tras la renuncia de Morales

Nicolás Maduro aseguró este 4 de diciembre que en Bolivia se está preparando el regreso de Evo Morales, quien renunció a la Presidencia de su país en noviembre pasado presionado por las Fuerzas Armadas en medio de la convulsión política generada por denuncias de fraude en las elecciones.

“Ni con golpes de Estado podrán, en Bolivia derrocaron a Evo y ¿qué están haciendo con el poder? Destruyendo a Bolivia, pero ellos lo que no saben es que se está cocinando en el pueblo de Bolivia la vuelta, el regreso”, dijo Maduro durante un acto de gobierno.

“Evo volverá hecho pueblo, hecho millones”, apuntó.

Además, Maduro arremetió contra la alta comisionada de derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, quien, a su juicio, no se pronunció sobre lo que considera violaciones de derechos humanos en Bolivia tras la renuncia de Morales:

“¿Dónde está Michelle Bachelet ante la masacre y la dictadura que se ha impuesto en Bolivia? (…) calla la masacre de Bolivia, de Chile, de Ecuador, de Colombia”.

Afirmó también que en América Latina “ha empezado una nueva ola de liberación de los pueblos” contra la que no “podrá el imperialismo ni con golpes de Estado, ni con persecución”.

“No podrán porque los pueblos están en la calle contra el neoliberalismo”, añadió.

Con información de EFE.

El gobierno de Nicolás Maduro anunció que retiró las credenciales de los agregados militares de Bolivia en Caracas y que les dio como plazo 72 horas para que abandonen el país, de acuerdo con un comunicado que se difunde este miércoles en la página oficial de la cancillería venezolana.

En el documento, dirigido a la embajada de Bolivia en Caracas, Venezuela informa su decisión de “retirar las credenciales al personal de la agregaduría militar”, por cuanto solicita la salida de estos funcionarios “en el plazo de las próximas 72 horas”.

El ministerio de Exteriores venezolano justificó esta decisión señalando que “guarda correspondencia con el papel jugado por el alto mando de las Fuerzas Armadas” bolivianas en los sucesos que llevaron al presidente Evo Morales a presentar su renuncia al cargo, forzado por policías y militares, el pasado 10 de noviembre.

“En ningún caso supone una valoración individual de los soldados bolivianos, por quienes Venezuela reitera el mayor de los respetos”, se añade en el documento.

Las relaciones entre Venezuela y Bolivia se enturbiaron la semana pasada cuando el Gobierno interino de Jeanine Áñez rompió relaciones con la Administración de Nicolás Maduro y ofreció respaldo al jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, a quien casi 60 países reconocen como presidente encargado.

Entonces, el Gobierno de Áñez denunció que venezolanos vinculados con la embajada de ese país en La Paz estaban “atentando contra la seguridad interna” en Bolivia.

Esta decisión supuso el quiebre de los lazos entre Venezuela y Bolivia, que sentaron hace más de una década Morales y el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013)

En tanto que Maduro, en el poder desde 2013, se ha erigido como uno de los principales defensores de Morales a nivel internacional, al tiempo que pide su restitución en el cargo.

La semana pasada, invitó a los militares bolivianos a tener “conciencia de lo que están haciendo y lo que van a hacer”, y reiteró que Evo Morales es todavía el “comandante en jefe por orden constitucional y voto del pueblo”, por lo que insistió en que debe ser restituido en el cargo.