La Pizarra del DT, autor en Runrun

La Pizarra del DT

La Pizarra del DT Jul 13, 2021 | Actualizado hace 2 semanas
La Copa América en cifras

La Pizarra del DT

La Copa América finalizó. La consagración de Leo Messi con Argentina fue la imagen que envolvió todas las portadas del día siguiente y que seguirán saliendo. El éxtasis de conseguir un título con su selección marcó una alegría inmensa para el pueblo argentino y para los millones de fanáticos del astro blaugrana. 

Pero más allá de la coronación, la Copa América dejó cifras y datos interesantes para leer y considerar, incluyendo la temprana ida de la selección venezolana, recién en primera fase.

Los premios

La Copa América entrega premios a sus participantes y ganadores de cada fase. Aquellos que van avanzando. Haciendo una comparativa, son bastante más bajos que los de la Eurocopa. Para contextualizar, el campeón de la Copa América (Argentina) se llevó a casa 16 millones de dólares, mientras que el campeón de la Eurocopa (Italia) se adjudicó 34 millones de euros. ¡Más del doble!

Tabla de premios de la Copa América:

Argentina: 16.000.000 USD 

Brasil: 11.000.000 USD

Colombia: 8.000.000 USD

Perú: 7.000.000 USD

Uruguay: 6.000.000 USD

Paraguay: 6.000.000 USD

Chile: 6.000.000 USD

Ecuador: 6.000.000 USD

Venezuela: 4.000.000 USD

Bolivia: 4.000.000 USD

Los datos del campeón

Argentina tenía todo en contra. La selección de Brasil dirigida por Tite solamente había perdido un partido oficial: contra Bélgica en cuartos de final del Mundial Rusia 2018. Siempre habían quedado campeones de las Copas América disputadas como local (5 de 5). Llevaban 28 partidos invictos jugando en casa (24 ganados y 4 empates). Y pare usted de contar. A pesar de todos los pronósticos, un solitario gol de Di María hizo que Argentina se llevase la preciada copa a casa, logrando igualar a Uruguay como máximo campeón histórico de la competición, con 15 trofeos cada uno, siendo el primer título internacional con la selección de mayores de Leo Messi.

Todo esto siendo conseguido en una sequía de 28 años sin quedar campeón de algún torneo por parte de la albiceleste. Desde 1993 que levantaron también la Copa América.

Lo que dejó Venezuela

Más allá de lograr los 4 millones de dólares por participación y despedirse en primera fase, Venezuela consiguió algunos puntos interesantes. Propio del ya conocido brote de infectados por COVID que sucedió en la concentración venezolana, tuvieron que llamar a jugadores del torneo local. 

Algunos nombres interesantes surgieron y que pudiesen ser recambio de la nueva ola de jugadores utilizados por José Peseiro. Edson Castillo, Luis Adrián Martínez, Bernaldo Manzano, Franciso La Mantía y Yohan Cumana destacaron como llamados desde el torneo local.

Desde el aspecto defensivo la Vinotinto se vio sólida, pero en el aspecto ofensivo dejó que desear. Pocas transiciones y combinaciones en ataque, con un fútbol bastante limitado. Además, sufrió en muchas ocasiones en el balón parado, aspecto a tener en consideración de mejora a futuro. 

El punto más alto de Venezuela fue Wuilker Faríñez. A pesar de no tener continuidad en Francia, lo conseguido con la selección es de aplaudir. Atajadas varias en un excelente torneo le solidificaron en el arco. 

Los destacados

Hubo muchos jugadores que marcaron una diferencia en la Copa América. Algunos sin tener un background tan importante como para hacerlo, pero que marcaron la pauta en sus selecciones. Es por eso que traemos 10 destacados, uno por selección, durante el evento.

Argentina (Lionel Messi): No hay demasiado que decir. Máximo goleador y máximo asistente del torneo. Campeón y MVP. Una Copa América espectacular en medio de las negociaciones con el FC Barcelona de ver si permanece o si cambia de equipo.

Brasil (Neymar): Otra gran participación con Brasil. Su lectura de juego, habilidad con balón y liderazgo lo pusieron como el punto máximo de la canarinha para llegar a la final. 

Colombia (Luis Díaz): una de las grandes sorpresas del torneo. El jugador del Porto marcó 4 goles y una gran diferencia a partir de sus duelos individuales. Lideró a los cafeteros al tercer puesto.

Perú (Gianluca Lapadula): uno de los desconocidos en el plano local. Lo repatriaron y consiguió estar a la altura de un histórico de la selección de Perú como lo es Paolo Guerrero.

Uruguay (José María Giménez): ya nos tiene acostumbrado el jugador del Atlético de Madrid a su solvencia defensiva. Uruguay no trascendió de cuartos, pero Giménez mostró un altísimo nivel, siendo uno de esos futbolistas que desentona poco en cancha.

Paraguay (Miguel Almirón): una lesión le impidió continuar en la Copa América, pero le bastó para ser el principal jugador de la selección de Paraguay. Impresionante lo desequilibrante y la visión para asociarse del futbolista paraguayo. 

Chile (Charles Aranguiz): manejó los tiempos desde plano de creación de juego, como en fase defensiva. Uno de los puntos altos de la selección chilena conjunto a Erik Pulgar y Ben Brereton. 

Ecuador (Piero Hincapié): otra de las gratas sorpresas de la Copa América. El defensor central de Ecuador mostró excelentes capacidades para convertirse en uno de los mejores jugadores de la selección ecuatoriana a futuro. Sus pases en salida y solidez por bajo fueron excepcionales. Hay que tener en consideración que el partido de eliminación contra Argentina no fue su punto más alto.

Venezuela (Wuilker Faríñez): lo del portero de Venezuela fue IMPRESIONANTE. En mayúsculas. No estuvo en los primeros partidos por decisión técnica. Joel Graterol hizo buenos partidos, pero lo de Wuilker fue excelente. Atajadas a pocos metros, seguridad y cero culpabilidad en los goles recibidos.

Bolivia (Carlos Lampe): otro de los grandes porteros del torneo. Lampe sacó todo lo que tuvo posibilidad. Lamentablemente la actuación de Bolivia no fue la mejor para poder seguir viendo la actuación de este gran portero que recién emigró al fútbol argentino. 

Como todos los torneos, La Pizarra del DT conjunto a Runrunes hemos hecho la cobertura plena de la Copa América. El próximo objetivo: Mundial Catar 2022 que tendremos para disfrutar de primera mano. 

La Copa América juega a su ritmo y complace en los cuartos de final

Fabrizio Cuzzola

Las comparaciones están a la luz del día. A veces, basta con entrar en Twitter para leer quienes ponen en una balanza los partidos de la Copa América y los de la Eurocopa para determinar cuáles son mejores. Se evalúan múltiples factores, como lo pueden ser el orden táctico de los equipos, el ritmo de juego, el marco del espectáculo (estado de la cancha, Europa tiene el plus de jugar con público, etc) y la emoción. Con ambas competencias en su etapa de semifinales, debemos decir que nuestra copa nos ha regalado -a excepción del público- todo lo que le pedimos también a Europa. En sus cuartos de final, podemos resaltar varios aspectos de los partidos disputados.

Perú 3-3 Paraguay: una lección de equipo

Al comenzar la Copa América, Perú despertaba muchas dudas. Su rendimiento en las Eliminatorias Sudamericanas generaba dudas y las bajas de Advíncula y Guerrero sorprendieron a propios y extraños. Sin embargo Gareca tenía un plan y sin una exhibición rutilante de nombres, la blanquirroja brilla gracias al conocimiento propio de sus figuras y se metió en sus terceras semifinales en las cuatro ediciones disputadas con el ‘Tigre’ al mando.

Gianluca Lapadula es clave en el ataque de Perú, acostumbrado a tener una referencia imponente en el área. El italiano -que como dato curioso, maneja el español a la perfección- ha tenido un gran entendimiento con sus compañeros y marcó diferencia ante los guaraníes. Santiago Ormeño -pese a fallar un penal en la tanda- también se lleva una correcta valoración del partido. Sus inclusiones le dan al combinado inca recambios, algo que poco a poco se veía complicado.

Paraguay sigue afinando una idea y sin Miguel Almirón le cuesta más generar ocasiones de peligro de cara al arco rival. Aún así, el equipo de Eduardo Berizzo apostó al ataque en el segundo tiempo y logró empatar a los 90’ un partido que perdían 2-1 y 3-2 respectivamente.

El partido nos regaló emoción y a dos entrenadores que no renunciaron a su idea: Perú de atacar aún con el marcador en ventaja y Paraguay de arriesgarse desde el inicio del segundo tiempo (ingresando a Cardozo por Rojas) para demostrar la garra que nos tienen acostumbrados. Un partido digno de Copa América.

Brasil 1-0 Chile: se hizo la tarea

Brasil y Chile llegaron a la Copa América en momentos muy distintos: la máquina de Tite es una demoledora que ha marcado 16 goles en apenas 6 partidos de Eliminatorias. Por su parte Chile tuvo un arranque complicado y cambió de entrenador en la jornada previa al inicio del torneo, por lo que Tite sentía la obligación de pasar de ronda y Martín Lasarte la de seguir probando jugadores que le permitieran crecer en el camino al Mundial.

Chile se planteó muy bien ante Brasil, planteando con un 1-5-3-2 que no regalaba en ofensiva pese a la gran cantidad de defensores. Con salida limpia y un Pulgar muy colaborativo, ‘la roja’ pudo neutralizar en la pizarra a Tite y fue desde la pizarra que se pudo destrabar el partido.

Al comenzar el segundo tiempo, Brasil movió su dibujo dándole ingreso a Lucas Paquetá por Roberto Firmino, algo que traería efecto inmediato ya que sería el jugador del Lyon el que marcaría el 1-0 definitivo. El cambio en el dibujo le permitió a Tite llevarse una victoria mientras su contraparte hizo prácticamente un cambio obligado (entró Brereton por Alexis Sánchez) por el cansancio y las lesiones.

Pese a la imprudencia de Gabriel Jesús, que le costó la roja al 48’ y obligó a volver a cambiar el dibujo de la ‘canarinha’, Brasil pudo mantener la ventaja en el marcador y luce sobrada. Sin embargo, Lasarte da una lección: a esta selección se le puede ganar si se le plantea bien. El entrenador uruguayo cumplió su propósito de probar jugadores y tiene una nueva certeza en ataque con el inglés Ben Brereton Díaz. Ahora las eliminatorias se ven con un poco más de ilusión.

Lapadula y Brereton, un cambio de aires tras la Copa

Vale la pena detenerse en el caso de los dos delanteros ‘extranjeros’ de la Copa. Gianluca Lapadula decidió jugar por Perú y no por Italia como había elegido en un principio y ha sido la figura ofensiva de la blanquirroja. Este año, el delantero de 31 años bajó a la Serie B con el Benevento Calcio y su gran nivel ha hecho que clubes como el Leicester City o el Mónaco se fijen en él. Antes de la Copa, no se veían grandes propuestas en su futuro.

Por su parte, Brereton es un suplente que conquistó corazones en Chile y -por su rendimiento- parece que será una nueva recurrente para la roja. Delantero del Blackburn Rovers, su rendimiento en la Championship inglesa no permitía soñar mucho y menos con Adam Armstrong como su competencia en el puesto. Ahora, los rumores indican que la Real Sociedad y el Leeds United sondean al jugador de 22 años.

Uruguay 0-0 Colombia: Ospina se alzó como héroe

David Ospina fue la figura de una selección Colombia que eliminó a Uruguay en penales tras igualar 0-0. La emoción dijo presente en otro duelo táctico entre Reinaldo Rueda y Óscar Washington Tabárez que finalmente fue definido por -prácticamente- el azar visto desde la pizarra.

Uruguay tiene problemas en la generación de juego y Colombia desnudó esa faceta que ya se dejaba ver desde la fase de grupos. A pesar de tener un mediocampo potente con jugadores como Lucas Torreira, Matías Vecino, Federico Valverde o Giorgian de Arrascaeta, la ‘celeste’ tiene poco gol y es porque pocas oportunidades claras quedan en los pies de Luis Suárez o Edinson Cavani. Nadie busca salida para Tabárez del banquillo charrúa pero cuándo hay problemas diagnosticados salta la necesidad de encontrarles solución.

Colombia por su parte vive una extraña inestabilidad con Rueda. Apostó poco antes de la Copa América por volver con un viejo conocido y de la mano de Reinaldo repiten las semifinales que alcanzaron en 2004. Se ve como una selección rejuvenecida y que finalmente se libró de ese sentimiento de depender de James o Falcao. A una selección que siempre ha sido vistosa en ataque se le suma la buena defensa, con Mina que rinde a un nivel único con su selección y donde Rafael Santos Borré prepara su pase al Eintracht Frankfurt siendo un revulsivo cuándo la selección necesita chispa en ataque.

Argentina 3-0 Ecuador: una goleada ni tan goleada

El fútbol a veces es un deporte cruel. Te hace pensar que un marcador 3-0 significa que hubo un repaso de un equipo sobre otro cuándo no necesariamente es así. Ecuador sigue engranándose con Gustavo Alfaro y el camino mundialista tiene piedras que hay que superar, y para ello la Copa América le permite a esta selección soñar con lo que viene. Con elementos jóvenes como Moisés Caicedo, Piero Hincapié o Alan Franco, toda la experiencia que se pueda sumar de estos partidos es clave para luego mostrarla en los duelos rumbo a Qatar 2022.

Si vemos a Argentina, Scaloni despeja dudas. Si bien, ocupa un puesto donde el que se siente será cuestionado, el exjugador argentino ha encontrado un funcionamiento con un fantástico trivote de mediocampistas Lo Celso – Paredes – de Paul que manejan y entienden todas las necesidades que tiene el ataque albiceleste.

Hoy, la selección ha prescindido de jugadores como Ángel di María (que a veces es un revulsivo) o Paulo Dybala (excluido de la convocatoria) para darle uso a los jóvenes que se adaptan a una idea: Nico González, Lautaro Martínez o Nahuel Molina son esos jugadores que quizás antes no se veían en los flashes de ser titulares en la selección de Argentina y ahora se han ido volviendo clave para la idea de Scaloni.

Seguirán siendo cuestionados: ¿Por qué no juega ‘El Papu’ Gómez cuándo fue de los más valiosos de la fase de grupos? ¿Por qué Tagliafico o Montiel no van siempre del arranque? Lo cierto es que Argentina tiene plantilla para elegir lo que necesita en cada partido y puede ‘darse lujos’ según el rival que enfrente.

Las comparaciones nunca serán amables y menos si del otro lado se pone Europa como medidor. Sin embargo, la Copa América es nuestra y la queremos no solo por el sentimiento de pertenencia sino porque tiene algo que el fútbol cruzando el charco no. Pueden llamarlo pasión, o caos desde un punto de vista poético, pero si de algo podemos estar seguros es que las jornadas de Eurocopa y Copa América seguidas son un privilegio para todos aquellos que disfrutamos del buen fútbol, sus emociones y los movimientos en la pizarra del DT.

La evolución de Venezuela durante la Copa América
En dos meses el combinado retoma las eliminatorias a Qatar 2022

Javier Semeler 

Venezuela inició la Copa América con muchas ausencias importantes por lesiones y por positivos de COVID-19, hasta el punto en que José Peseiro se vio obligado a convocar jugadores de la liga local; futbolistas que no tenían experiencia en la selección y que hace dos meses era difícil pensar que podrían entrar en el universo de jugadores seleccionables. 

Sin embargo, estos nombres fueron los que destacaron y dieron la cara por el equipo durante la copa: Bernaldo Manzano, Edson Castillo, Luis Adrián Martínez, Yohan Cumana, Francisco La Mantía…todos aportaron su grano de arena y demostraron tener el nivel y la personalidad para afrontar grandes retos.

“La Vinotinto” debutó contra Brasil en un partido muy disputado, en el que el equipo de Tite tuvo la iniciativa y en donde Venezuela resistió durante 60 minutos con un bloque defensivo muy cercano a Joel Graterol. Más allá de la derrota por 3 a 0, las sensaciones que quedaron eran positivas, ya que por el contexto en el que Venezuela llegaba al partido, el encuentro que disputó fue bastante decente. Y esa sensación de evolución estuvo presente hasta el partido de Perú.

Defensa positiva

Defensivamente el balance de Venezuela en la Copa América es positivo. José Peseiro implementó un nuevo esquema: el 1-5-4-1. El juego de la selección se sostenía a partir de un buen funcionamiento defensivo, resistiendo en propio campo e intentando bloquear líneas de pase por dentro. Por momentos el equipo se vio cómodo durante los partidos defendiendo de esta manera, sin embargo, tuvo problemas para controlar los desdobles rivales. Las bandas fueron un punto en el que se sufrió. 

El aspecto defensivo en el que peor se vio el equipo de Peseiro fue en las acciones a balón parado. Se notaron muchas dudas, mala ocupación del espacio y desatenciones al momento de despejar pelotas provenientes de un córner o de un tiro libre. Brasil, Perú y Ecuador marcaron goles en este tipo de jugadas.

La utilización de tres centrales le dio seguridad a Venezuela en el área, ya que el nivel mostrado por La Mantía, Martínez y Mago fue bastante bueno. Luego el trabajo de Moreno, Manzano y Castillo fue positivo al momento de saltar a la presión y de proteger su zona. El sacrificio de Aristeguieta no puede pasar desapercibido. Enorme esfuerzo para defender y para intentar ganar duelos contra los centrales rivales. Por su parte, el Brujo” Martínez y Cristian Cásseres Jr realizaron un gran desgaste físico para ayudar a defender en las bandas, pero también para intentar incorporarse a los ataques.

Ofensiva en construcción

Pasamos entonces a lo fue la faceta ofensiva de Venezuela en esta copa, el aspecto en donde mejores intenciones se vieron, aunque la ejecución tuvo algunas imperfecciones. José Peseiro en varias ocasiones ha comentado que le gusta el juego propositivo, pero que no ha tenido las piezas para poder implementarlo. Más allá de esto, durante el torneo surgieron dos nombres que fueron claves para poder tener una salida limpia desde atrás: Luis Mago y Luis Adrián Martínez.

Ambos centrales estuvieron muy claros al momento de buscar opciones de pase y a la hora de interpretar cuándo verticalizar el juego y cuándo optar por un pase al costado o hacia atrás. Venezuela tuvo algunos detalles en la construcción de los ataques, en los que hacía llegarle el balón a los volantes para que estos hallaran en la banda a los carrileros, porque la Vinotinto optaba por hacer daño mediante centros laterales. Así llega uno de los goles a Ecuador y así intentó profundizar Venezuela en la mayor parte de los partidos.

Esas intenciones de salir jugando desde atrás, de hilar varios pases seguidos e intentar progresar en el campo a partir de un juego asociativo no se pudo ver repetidamente porque los jugadores no decidían de la mejor manera, ni ofrecían la pausa cuando era necesaria. Muchos ataques se perdieron por querer contraatacar o buscar rápidamente a Aristeguieta con un balón largo que terminaba en recuperación para el equipo rival.  

El hecho de no contar con volantes ofensivos naturales generó esta situación, ya que Cásseres y Martínez ocuparon la posición de medio izquierdo y medio derecho respectivamente; pero a ambos les costó entender cuándo debían ser agresivos para avanzar y cuándo mantener la calma e intentar comenzar una posesión larga tras recuperar el balón.

Venezuela se despidió de la Copa América con falencias que mejorar. Ahora tocan las eliminatorias en par de meses. ¿Rumbo a Catar 2022? 

Venezuela tuvo tramos en los que intentó pausar el juego, asociarse en corto y buscar a los carrileros en las bandas. Esos minutos en los que la selección armó juego y tuvo la intención de ser propositivo fueron los mejores del torneo ofensivamente hablando, ante Ecuador específicamente. Si a Peseiro le dan más tiempo de trabajo y “La Vinotinto” tiene la oportunidad de contar con todas sus piezas, la idea del entrenador portugués terminará de encajar y se verá un juego más fluido, con ideas más claras. Por ahora, Venezuela quedó eliminada de la copa y ahora tendrá dos meses para pensar en los partidos de eliminatorias al Mundial.

La Vinotinto se despidió de la Copa América
Un gol de André Carrillo a los 48 minutos le bastó a la selección peruana para imponerse por 0-1 y eliminar de la Copa América a la de Venezuela en la última jornada del Grupo B, que dominó Brasil

Gabriel López (@gabforward_) – La Pizarra del DT

 

La selección de Venezuela cayó 1-0 ante la selección de Perú y su sueño de clasificar a la siguiente fase de la Copa América llegó a su fin. A pesar de no avanzar de ronda, la Vinotinto se va con la cabeza en alta; dejando buenos momentos en el torneo y con la esperanza de haber encontrado jugadores que no estaban en los planes de nadie.

Los dirigidos por José Peseiro saltaron al campo con un equipo menos alternativo que en jornadas anteriores, gracias a que varios jugadores que dieron negativo de COVID-19, lo que le permitió al cuerpo técnico tenerlos disponibles para intentar hacer daño a Perú. Sabiendo que, empatando, dependían de otros resultados; el portugués decidió armar un 5-3-2 que les permitiera manejar un poco la esférica y ser protagonistas en ataque. Wuilker Fariñez, Roberto Rosales, Nahuel Ferraresi, Mikel Villanueva, Luis Del Pino Mago, Ronald Hernández, Christian Cásseres Jr, Junior Moreno, Edson Castillo, Jefferson Savarino y Sergio Córdova fue el once inicial elegido.

En las primeras de cambio, el partido fue muy parejo. Ambas selecciones intentaban buscar espacios de cara a encontrar ocasiones de gol. El primero en avisar fue el seleccionado de Perú, que en el minuto 13’ desaprovechó una oportunidad clara de gol mediante Yoshimar Yotun, que mandó por encima del arco su remate. La Vinotinto no se quedó atrás y respondió inmediatamente. Savarino, con un remate desde fuera del área, generó peligro en el arco rival, pero Pedro Gallese envió el balón al corner. Tres minutos después, Córdova falló un gol cantado, tras mandar su cabezazo a un lado del primer poste; luego de un rebote del arquero peruano tras otro remate de Savarino desde fuera.

Con el pasar de los minutos, la selección venezolana comenzó a perder la batalla del mediocampo y esto le negó la posibilidad de ser el protagonista del partido con la pelota. La selección peruana comenzó a sentirse cómoda en el campo. El encuentro cayó en una fase de extremo cuidado en zona defensiva de parte y parte, teniendo en cuenta que un error podría ser determinante. El primer tiempo culminó 0-0, y con la última jornada del grupo jugándose en simultáneo, los banquillos sabían que Brasil estaba derrotando a Ecuador 1-0, lo que marcaba un detalle muy importante: el empate clasificaba a venezolanos y peruanos a la siguiente fase de la Copa América.

A pesar de que el resultado favorecía a ambos, lo que mostraron en el campo no fue actitud de pactar resultado. Con sus limitaciones, cada selección buscó ponerse arriba en el marcador, pero la defensa y el orden reinó en ambos lados. Aunque la Vinotinto no generó suficientes jugadas de gol como lo tenía pensado su entrenador, en general, durante el primer tiempo mostró un balance defensivo y ofensivo correcto.

Venezuela encontró en Rosales y Savarino una buena combinación por banda derecha, que sirvió como vía de escape para salir atacando. Sergio Cordova, quien tuvo en su cabeza el gol que pudo poner a Venezuela arriba en el marcador, luchó todas las pelotas que tuvo para correr en largo e intentó ser el primer defensor de su equipo cuando la selección peruana proponía salir jugando a ras de suelo.

El segundo tiempo arrancó como terminó el primero. Perú mucho más cómoda y plantada en el campo de juego, que la selección de Venezuela. En el minuto 48’, tras un córner mal defendido por la defensa venezolana, André Carrillo adelantó a su selección para ponerse arriba en el marcador 1-0. Este gol confirmó el buen momento que estaban pasando los dirigidos por Ricardo Gareca en el encuentro.

A raíz del gol, Venezuela se vio muy abrumada. Su rival lo fue metiendo atrás y dominando de a poco en el juego. Peseiro decidió mover el banco y le dio ingreso a José Martínez, Rómulo Otero, Yeferson Soteldo, Alexander González y Jan Hurtado para intentar generar más en ataque, poniendo toda la carne en el asador. En el minuto 50’, Córdova intentó un remate desde el vértice del área y en el 60’, Nahuel Ferraresi cabeceó una pelota por encima del arco luego de un tiro de esquina.

Otero y Soteldo le dieron otra cara al ataque de la Vinotinto. A penas entraron, pusieron a su selección a jugar e intentaron muchas veces la individual para romper la línea defensiva de Perú. A pesar de ello, las oportunidades claras de gol no llegaron. La selección de Perú simplemente aguantaba el partido y resultado; e intentaba salir rápido a la contra buscando sentenciar el encuentro.

La selección de Venezuela lo intentó hasta el pitazo final, pero lamentablemente no pudo cambiar el resultado del partido. Con la derrota, la Vinotinto quedó última en su grupo con 2 unidades; dejando un saldo de dos goles a favor y seis en contra. Por su parte, los dirigidos por Ricardo Gareca finalizaron segundos por debajo de Brasil con 7 puntos y se clasificaron a la siguiente ronda.

Aunque la clasificación de Venezuela a los cuartos de final de la Copa América no llegó, la actuación del equipo fue bastante digna. Jugadores y cuerpo técnico deben estar satisfechos de haber llegado a la última jornada con posibilidades de pasar, en un grupo donde pasaron de ser de los más aguerridos a los más débiles; teniendo en cuenta el contexto y las bajas que les tocó vivir antes de debutar.

 

 

 

Conoce el Mané Garrincha: la sede donde Venezuela abrió la fase de grupos e intentará cerrarla con un triunfo
Para muchos, este es el mejor estadio de Brasil junto con el histórico y emblemático Maracaná de Río de Janeiro

 

Luciano Castañares – La Pizarra del DT

 

El seleccionado vinotinto jugará este domingo el último partido de fases de grupos. Será ante Perú en el Estadio Mané Garrincha de Brasilia, dónde intentará cerrar la zona con algo que todavía no ha conseguido, un triunfo. Es que, en el debut, en este mismo recinto cayó derrotado 3-0 ante Brasil, y luego cosechó dos empates cuando enfrentó a Colombia y Ecuador respectivamente.

Se puede decir que el Mané Garrincha de alguna manera es la casa del seleccionado venezolano en esta edición de Copa América, debido a que allí le fue asignado jugar la mitad de sus compromisos en esta primera ronda. En el debut el rendimiento y el resultado no fueron los esperados, pero para el cierre de zona, los dirigidos por José Peseiro recuperan varias piezas claves luego de recibir el alta epidemiológica por Covid-19. 

 

¿De qué se trata el Mané Garrincha?

 

El estadio Mané Garrincha comenzó su remodelación a partir de 2010 para dar paso al nuevo Estadio Nacional de Brasilia Mané Garrincha. Dentro de los cambios que sufrió el recinto, se puede apreciar el incremento en la capacidad, qué pasó de ser de 45.000 a 71.400 espectadores con el objetivo de cumplir con los requisitos pretendidos por la FIFA de cara al Mundial de Fútbol 2014. El costo de la remodelación fue de US$ 900 millones.

Otra de las cosas que se pueden destacar de su reestructuración, es que cuenta en su cubierta con una instalación de paneles solares. El sistema, de 2,5 MW de potencia, permite abastecer el estadio mediante energía solar fotovoltaica. Con este sistema se prevé que se cubra el 50% de la demanda energética del estadio, inyectándose la otra mitad de la electricidad a una red eléctrica del establecimiento.

Para muchos, el mejor estadio de Brasil junto con el histórico y emblemático Maracaná de Río de Janeiro. Su accesibilidad es de primer nivel, y se ubica a muy pocos metros del centro principal de la ciudad. 

El Gobierno del Distrito Federal (GDF) anunció a mediados de junio de 2019 que el consorcio BSB de Show de Bola fue el ganador de la licitación para administrar el Arenaplex, un complejo que incluye el Estadio Nacional Mané Garrincha, el Gimnasio Nilson Nelson y el Complejo Acuático Cláudio Coutinho. Según la propuesta de concesión, el GDF recibirá de la empresa R $ 5,05 millones anuales, además del 5% de los ingresos del complejo.

El contrato tiene una duración de 35 años, y se prevé que las empresas sean responsables de la gestión, mantenimiento, modernización y la explotación efectiva de la estructura.

El estadio albergó compromisos de la Copa Confederaciones 2013, partidos de la Copa del Mundo 2014, cotejos de los Juegos Olímpicos 2016 y ahora siendo el escenario principal de la Copa América 2021. En el ámbito Conmebol de clubes, acobijó la final de la Recopa Sudamericana 2021, y en la índole local, les abrió sus puertas a las últimas dos ediciones de la Supercopa de Brasil.

Además de utilizarse para partidos de fútbol de gran talla, allí se realizan los compromisos importantes de los principales clubes del Distrito Federal, tales como Gama, Brasiliense y Brasilia, clubes que están en categorías inferiores en el fútbol brasileño. También ha sido utilizado para grandes conciertos musicales, como el de Shakira, Iron Maiden, Aerosmith y Lenny Kravitz.

La Vinotinto tiene un abanico de escenarios en la Copa América
En su último partido Venezuela empató frente a Ecuador y sacó un resultado de oro que lo coloca con dos puntos en la tabla de posiciones

José Graterol 

Jose Peseiro y sus muchachos, han sacado resultados heroicos en los dos últimos partidos de esta Copa América, con muchas interrogantes en la convocatoria, el cuerpo técnico de Venezuela pudo crear un equipo bastante competitivo en este torneo. Con más de 16 bajas por COVID 19 y llamados de emergencia a jugadores que hacen vida en el futbol venezolano.

El combinado vinotinto hizo cara a selecciones como Brasil, Colombia y Ecuador. Aunque Venezuela fue derrotada en su primer partido contra la canarinha 3-0, consiguió ajustar el esquema en la alineación para sacar dos empates valiosos frente a Colombia y Ecuador, logrando acumular 2 puntos en la competencia, donde el guardameta Wuilker Faríñez fue protagonista en los dos últimos partidos. Punto aparte el de recalcar la ardua labor y orden que ha demostrado la defensa venezolana.  

Ahora bien, Venezuela le queda un solo partido y será el día domingo 27 frente a los peruanos en Brasilia. Perú viene de remontarle un 2 x 0 a los ecuatorianos, donde demostraron vertiginosos ataques y orden ofensivo de la mano del delantero Gianluca Lapadula. 

La fecha 4 fue la de descanso para los criollos, pero se disputaron los partidos de Colombia vs Brasil donde los brasileños, ya clasificados, consiguieron ganar. Mientras que el Ecuador vs. Perú no pasó del empate. 

Luego de los días correspondientes de aislamiento, Venezuela recibe buenas noticias y recuperará a varios jugadores: Mikel Villanueva, Jefferson Savarino, Josef Martínez, Jhon Chancellor, Jhonder Cádiz, Nahuel Ferraresi, Roberto Rosales, Rómulo Otero y Yeferson Soteldo podrán ser de la partida en el último día de enfrentamientos en el Grupo B. 

La tabla de posiciones quedó de la siguiente manera

Brasil con 9 puntos Colombia y Perú con 4 unidades; mientras que Ecuador y Venezuela suman solo 2 puntos. 

 

Estos son los posibles escenarios para que Venezuela clasifique a la segunda ronda, recordando que clasifican 4 de 5 equipos: 

  • Venezuela gana y Ecuador pierde contra Brasil, Venezuela avanza en el segundo lugar.
  • Venezuela gana y Ecuador gana contra Brasil, Venezuela avanza en tercer lugar.
  • Venezuela gana y Ecuador empata contra Brasil, Venezuela avanza en segundo lugar.
  • Venezuela empata y Ecuador pierde contra Brasil, Venezuela avanza en el cuarto lugar.
  • Venezuela pierde por un gol y Ecuador pierde por 5 (o más goles) contra Brasil, Venezuela avanza en el cuarto lugar.

La cita será el próximo domingo contra Perú en el Mané Garrincha, donde Runrunes, conjunto a La Pizarra del DT, tendremos presencia. 

Venezuela complicó a Ecuador con empate en la Copa América 

La Vinotinto anotó sus dos primeros tantos en el certamen

 

Simón Mijares

José Peseiro planteó el tercer partido de la Selección Venezolana en la Copa América frente a Ecuador con cambios en los titulares respecto del último encuentro.  

El entrenador estableció modificaciones para el tercer partido de la selección venezolana en la Copa América frente a Ecuador. Con cambios en los titulares del encuentro último encuentro, ingresaron Edson Castillo y José Manuel Velázquez, por Bernaldo Manzano y Francisco La Mantia. Específicamente la entrada de Castillo fue vital para que “La Vinotinto” consiguiera sumar. 


En el primer tiempo del partido se pudo observar a un equipo ecuatoriano manejando el encuentro mediante la constante circulación del balón. La zaga defensiva de Venezuela sufrió por el sector derecho, esto por la presencia, dinamismo y conexión de Enner Valencia, Ayrton Preciado y Pervis Estupiñán. Sin embargo, las llegadas de los dirigidos por Gustavo Alfaro carecían de profundidad debido al bloque defensivo de Venezuela.

Las falencias defensivas en el balón parado, le hicieron daño al conjunto venezolano. Al igual que en eliminatorias frente a Bolivia y en Copa América con Brasil, hoy Ecuador pudo anotar mediante esta vía. Esto es un ámbito en el que la marca y referencia a rivales no está siendo fructífera.

A lo largo del torneo se ha visto que la estrategia del entrenador portugués, José Peseiro, parte por priorizar lo defensivo y posteriormente lo ofensivo. Esto no cambió para el duelo de hoy, pero en el segundo tiempo Venezuela mostró una faceta más atrevida que no había mostrado en la competición. Elevó el bloque, lo que le permitió más comodidad a sus jugadores tras las diferentes recuperaciones. 


El ingreso al once inicial de Edson Castillo generó impacto en el rendimiento venezolano, ya que participó anteriormente en una jugada en la que logró marcar, mediante el juego aéreo. En Ecuador la entrada de Gonzalo Plata le dio un aire más a los ataques. Su potencia y velocidad le permitieron superar a defensores venezolanos en campo abierto para después hacer el gol que le dio la ventaja momentánea a los ecuatorianos. 

Posteriormente, Edson Castillo realizó un pase profundo a Ronald Hernaández que terminó siendo la asistencia en el cuarto y último gol de la cita. Además de la presencia de Castillo, fueron importantes Aristeguieta y Junior Moreno. “El Colorado” gracias a su compromiso en diferentes pivoteos y acciones defensivas, también realizó un movimiento el cual dejó el espacio para la finalización del primer gol de Venezuela. Por su parte, Moreno quien participó en el primer gol, también destacó en lo defensivo gracias a recuperaciones y coberturas. 

Un encuentro en el que era favorita la selección de Ecuador, dejó un buen sabor de boca a su rival, Venezuela. Tras la gran cantidad de bajas, Peseiro ha logrado en conjunto a sus jugadores tener posibilidades de avanzar a la siguiente fase de la Copa América, disputada en Brasil.

La Vinotinto buscará ser más que solo gallardía
Yangel Herrera sufrió una fractura y se pierde el resto de la Copa América.

Fabrizio Cuzzola

Cuando buscas en Google la palabra «Gallardía, la primera definición que te arroja el buscador es “Valor y decisión en la forma de actuar o enfrentarse a personas o situaciones.” Venezuela ha sido un país que ha demostrado su gallardía en esta Copa América, pero claramente necesita algo más para mantener el sueño de treinta millones de venezolanos que quieren ver a su selección hacer historia.

El contexto no es ajeno para ningún seguidor del fútbol nacional: siete jugadores convocados actualmente están contagiados de coronavirus, otro grupo de futbolistas llegaron lesionados y poco a poco se han ido bajando del bus: primero Yordan Osorio y Salomón Rondón, luego Jhon Murillo y ahora Yangel Herrera, quien ante Colombia sufrió una fractura mínima del labio anterior del extremo distal de la tibia derecha y se pierde el resto de la Copa América.

Sin embargo, la Venezuela de José Peseiro identifica al venezolano: con pocos recursos y convocados de emergencia, se defiende bien y aguanta las ofensivas de dos potencias del continente como Brasil y Colombia. Ante esta última selección rescató un empate que vale oro porque le permite a la afición soñar con pasar a la próxima ronda, cuándo regresen los nombres clave en este equipo para el encuentro ante Perú y los posibles venideros en la ronda eliminatoria.

Fariñez, un gigante

La Vinotinto ha lucido en defensa. No ha sido perfecta, pero Wuilker Fariñez ayudó a sacar el cero ante Colombia. El de Horizonte disipa dudas sobre quien debe ser el titular y un rendimiento por encima de lo esperado de Francisco La Mantia y Adrián Martínez ayudan mucho en la labor del guardavallas del Lens. Ahora el desafío es atacar, sin Josef Martínez, Rómulo Otero o Jefferson Savarino pero si con Jan Hurtado que se sumó por Murillo a la convocatoria nacional. José Peseiro tiene la oportunidad ante Ecuador de plantear un juego más ofensivo, apoyado en dos carrileros que llegan mucho a campo rival como Yohan Cumana y Alexander González.

La primera clave a analizar será el rol de Fernando Aristeguieta: hasta ahora, el centroatacante y capitán vinotinto se ha sumado al mediocampo como un defensor más, que va a presionar en la salida de los centrales rivales y juega de espaldas a ellos. Ante Ecuador, dependiendo el planteamiento, podría tener mayores oportunidades de jugar arriba pero requiere de mayor solvencia de los volantes de primera línea, tanto para cortar juego ecuatoriano como para hacerle llegar balones peligrosos que puedan terminar en gol.

¿Puede Venezuela sacrificar a un volante de primera línea? Junior Moreno, Bernaldo Manzano, Cristian Casseres Jr y José Martínez se han mostrado correctos hasta el momento, precisos y útiles para desahogar la presión rival. Sin embargo, cuándo se busca atacar hay que pensar en darle salida por lo menos a uno, para que un jugador como Jan Hurtado o Richard Celis ingrese y se divida labores en ataque con Aristeguieta. Hasta ahora, Manzano ha sido el más preciso en el ámbito de los pases correctos, mientras que el «Brujo» y el «Torito» son los que con cierta irreverencia han intentado pisar área rival con el balón en sus pies. Queda Moreno, quien posicionalmente ha estado correcto. Uno de ellos podría entregar el puesto.

Ecuador, rival de temer

En la otra acera, Ecuador cayó en el debut ante Colombia por 1-0 y viene de una dolorosa derrota ante Perú en eliminatorias. El equipo de Alfaro viene descansado de la segunda jornada y pese a parecer venir de un momento delicado y con un entrenador relativamente nuevo, su propuesta ofensiva debería preocupar y mucho en Venezuela ya que la irreverencia de sus jugadores es para tener en cuenta: Gonzalo Plata y Moisés Caicedo son probablemente dos de los atacantes que tendrán marcaje fijo de los carrileros vinotintos, mientras que la visión de Jhegson Méndez y la veteranía de Ángel Mena y Enner Valencia pueden poner en aprietos al elenco de Peseiro.

Sería un error para Venezuela subestimar a esta selección ecuatoriana. Hasta el momento, se han mostrado como una selección que sabe qué hacer con el balón y gusta tener la posesión, aunque tenga herramientas para generar peligro al contragolpe. Para Gustavo Alfaro, la Copa América es también una buena oportunidad para probar piezas y esquemas de cara a una eliminatoria sudamericana donde Ecuador es candidata momentáneamente a quedarse con uno de los cupos a Qatar 2022.

El historial entre ambas selecciones es mucho más parejo de lo que parece. En Copa América, solo tres encuentros se han disputado entre ambos equipos con dos victorias ecuatorianas y una venezolana. En el global, 28 ediciones de este partido se han jugado con 14 triunfos para ‘el tri’, 10 para la ‘vinotinto’ y 4 empates. La pizarra está puesta y los DT’s experimentarán en este partido, pero no están libres de presión: Peseiro necesita un equipo que más allá de la gallardía, muestre ideas ofensivas que lo hagan sostenible en el cargo, mientras que Alfaro y sus dirigidos requieren sumar para no encender alarmas en Quito.