Asamblea Nacional archivos - Runrun

Asamblea Nacional

Para el líder de VP, es primordial “construir la ruta hacia la segunda independencia”

 

A través de una sesión especial transmitida por la plataforma Zoom, la Asamblea Nacional conmemoró los 209 años de la Firma del Acta de la Independencia este domingo 5 de julio, en un acto encabezado por el presidente encargado de la República y del Poder Legislativo, Juan Guaidó, con la participación de los coordinadores nacionales y jefes de fracción parlamentaria de los partidos Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ), Un Nuevo Tiempo (UNT), Causa R (CR), Frente Amplio de Venezuela (FAV) y Encuentro Ciudadano (EC), incluyendo a Leopoldo López, líder de Voluntad Popular (VP).

“Hoy estamos enfrentados a un desafío histórico, a la obligación de construir la ruta hacia la segunda independencia, que nos permite ser verdaderamente una patria libre y soberana, que pueda conquistar sus sueños, sin interferencias extranjeras, pero también, sin corrupción, terrorismo, violencia y persecución”, subrayó López en medio de su discurso.

El coordinador nacional de VP llamó a Guaidó, al parlamento y los partidos políticos a la realización de elecciones libres, justas y verificables, que sean organizadas por un Consejo Nacional Electoral independiente y designado por AN, al tiempo que descartó la ruta comicial planteada hasta ahora por el Tribunal Supremo de Justicia rumbo a las parlamentarias del 6 de diciembre.

En esa misma línea, al cierre del acto, Guaidó clamó por una “gran alianza” para alcanzar “la segunda independencia”. La describió como “una alianza sin mezquindades” que contribuya al encuentro de todos.

Sobre las elecciones planteadas por el actual CNE, el presidente de la Asamblea Nacional pidió a todos los sectores a “no participar en la trampa del 6 de diciembre”, sino a luchar por las condiciones electorales.

 

 

Pacto de unidad con mira electoral

Tras la intervención de López, el vicepresidente de la AN y de Primero Justicia, Juan Pablo Guanipa, propuso con “sentido de urgencia” la firma de “un Pacto de Unidad” por parte de los partidos políticos de oposición que integran el hemiciclo, que tenga como finalidad la salida de Nicolás Maduro del poder. Aclaró que quienes “quieran cohabitar” con la actual cúpula del chavismo no tendrán cabida en el trato.

“La unidad debe sincerarse para fortalecerse. Pareciera que hay gente de la oposición que no está con la unidad y gente de la unidad que no hace oposición. Si tenemos foco, estrategia, plan, acciones, vamos a lograr nuestro cometido. Tenemos poco que perder en un país donde nada funciona, el dinero no alcanza, las libertades están en peligro y quieren matar la democracia. Tenemos mucho que ganar en un país donde podemos conquistar la democracia, la libertad, transitar hacia el progreso y transformarlo para bien”, insistió.

“Sepan que, a pesar de ustedes (Maduro y sus cómplices), vamos a dar la pelea por el rescate de la democracia y la libertad en nuestra Venezuela. Los venezolanos queremos votar libremente, exigimos que se nos respete el derecho a elegir. Y vamos a intensificar la presión interna para que se den las condiciones para escoger un nuevo presidente de la República y una nueva Asamblea Nacional”, dijo el parlamentario.

Recalcó que “las reglas de la elección sólo pueden ser diseñadas, mediante ley, por la Asamblea Nacional y no pueden ser modificadas en los seis meses anteriores a la elección”, al tiempo que extendió un saludo a los dirigentes de Acción Democrática y Primero Justicia, cuyas juntas directivas fueron anuladas por el TSJ y entregadas a rivales de Guaidó.

“Los dirigentes deben estar fuera de la cárcel y del exilio y habilitados. A todos los venezolanos, estén donde estén, se les debe garantizar su derecho al voto, directo y secreto, en su centro de votación natural. La campaña electoral debe ser en igualdad de condiciones y todos deben tener acceso a los medios de comunicación y al libre tránsito. Los integrantes de la Fuerza Armada Nacional tienen la responsabilidad de resguardar el proceso, no de inmiscuirse tendenciosamente en él. Todo el proceso debe ser automatizado y auditado. La observación internacional no se puede reducir a un acompañamiento y debe operar en todas las fases del procesos (…) Si queremos lograr todo esto, si queremos triunfar, debemos fortalecer la unidad. La historia nos demuestra que solo unidos podemos alcanzar nuestros objetivos libertarios”, subrayó.

Por su parte, la parlamentaria Delsa Solórzano, líder de Encuentro Ciudadano, advirtió que la administración de Maduro pretende negar el derecho a votar. En esa misma línea se pronunció Rodrigo Cabezas, en nombre del Frente Amplio de Venezuela.

“El dilema para nosotros no es votar o no votar, el dilema para nosotros los venezolanos este tiempo: es elegir, es permitir que el voto que cada venezolano ejerza decida. Votar sin fraude, con condiciones electorales, que permita unas elecciones libres, transparentes y verificables. Es allí la solución profundamente democrática”, aseveró Cabezas.

En nombre de Acción Democrática, no habló Henry Ramos Allup sino Piero Maroun, quien afirmó que en Venezuela existe intromisión de naciones extranjeras en todas las áreas del país y confirmó que su partido está comprometido en la construcción de la “segunda independencia”.

Razones para la ruptura, por Víctor Maldonado C.

@vjmc

¿Cómo se debe sentir un país enajenado, confinado a ser espacio para el saqueo y la brutal corrupción? ¿Cómo se debe sentir una sociedad anulada, devastada por sus dirigentes, asediada por la ruina, que anticipa por todos los confines un colapso que ya llegó, pero que nos negamos a reconocer? ¿Cómo se va a sentir un país que todos los días comprueba que las promesas no se honran, que los compromisos no se cumplen, que cualquier curso estratégico es subastado al mejor postor?

Hay muchas razones para rechazar lo que está ocurriendo. Pero eso no es suficiente. Hay que buscar las causas y reconocer que tenemos cierta capacidad de dominio para intentar el cambio, si y solo si a nosotros nos parece que hay un problema social que debe resolverse. No es poca cosa. Porque sin esa predisposición a intentar el cambio, podría ocurrir una adaptación a una situación incómoda que favorezca a las estructuras de dominación y se ceben en la integridad del ciudadano.

Dicho de forma más precisa: solo tendremos un problema para resolver si antes declaramos que una determinada situación tiene que ser superada. ¿Qué es lo que hay que superar?

La pregunta no es de fácil respuesta. Nos coloca en la necesidad de discriminar los síntomas de sus causas (otra vez esa palabra, ese llamado de atención a ser radicales). ¿Qué es lo que debemos resolver para que la situación cambie, no solamente de apariencia, sino en su esencia? Porque la realidad indica que la gente frente a los problemas tiene un dossier de respuestas adaptativas.

Uno vanamente puede creer que la sociedad es un rompehielos dispuesto para quebrar cualquiera que sea la resistencia, pero no siempre es así. Frente a una dificultad cada uno lo encara poniendo en juego su capacidad de análisis, su fortaleza para mantener el curso de acción que permite la solución, y todo el coraje que necesita para resistir los embates. Como esa mezcla nunca es perfecta, algunos se la juegan todo para para resolverlo, pero como no somos infalibles, a veces lo exacerban, otras tantas se rinden frente al trance, o tratan de olvidarlo, mientras que otros, ya sabemos, deciden doblarse para no partirse.

La diversidad de afrontamientos personales frente a una misma situación obliga a los líderes a intentar una narrativa social que homogeneice la diversidad de interpretaciones y encaramientos con el fin de lograr la fuerza suficiente para encarar y resolver la dificultad. Para los que quieren una versión preliminar de lo que significa “fuerza”, aquí la tienen: es la capacidad que se despliega para que muchos tengan la disposición de asumir como propia una versión unívoca de una situación social que es propuesta por el líder. Que todos la vean de la misma forma. Que todos la llamen de la misma manera. Pero sigamos. Es también la capacidad que algunas veces tienen los dirigentes para alterar la percepción y evaluación que sobre la realidad tiene la gente.

Pero encarnar una opción de fuerza tiene como requisitos la diferenciación y el contraste. ¿Qué significa asumir un proceso de diferenciación? Significa tener la capacidad para demostrar que hay diferencias, que se encarnan y se asumen sistemas de valores, intenciones, capacidades y metas que son distintas a la de los otros cuando se plantean resolver un problema o allanar una situación.

Eres distinto cuando te perciben diferente, hasta el punto de que, cuando te comparan con los otros, tienen que asumir que hay discrepancias insalvables, oposiciones cruciales, puntos de vista estratégicos irreconciliables, y, por lo tanto, es imposible no tener la necesidad de optar por uno u otro. No hay puntos medios.

Por eso la ruptura es necesaria, porque en este momento de la política, los más peligrosos son los indefinidos.

Aquellos que creen que pueden surfear sobre las olas sin caerse, incluso, manteniendo la estética del hombre erguido y musculoso, pero que, a la hora de la verdad, no pasan de ser versiones alucinantes de la mentira y la mediocridad. En este momento “o eres chica, o limonada”, y asumes el riesgo. Porque los agazapados, los que creen que pueden pescar en río revuelto, los imprecisos, creen que son lo que no son, y creen ver lo que no ven.

Tal y como lo sentencia el ángel apocalíptico a la iglesia de Laodicea: “Conozco tus obras, que no eres ni frío ni caliente. Ojalá fueras frío o caliente, pero como eres tibio, ni frío ni caliente, voy a vomitarte de mi boca. Dices que eres rico, que tienes abundancia, que no te falta nada; y no te das cuenta de que eres desgraciado, miserable y pobre, ciego y desnudo”. (Ap. 3,15-16) ¡El ángel lo dijo todo!

Para hacer ruptura nos encontramos con una primera gran dificultad: la cultura rentística-familística-clientelar-particularista que define a los venezolanos. Con la costra nostra nadie quiere romper. Nadie quiere sacrificar un esquema de relaciones en el que obtiene reconocimiento y prebendas, y fuera del cual nada funciona con las reglas de la afiliación, que son las únicas que saben usar los venezolanos. En Venezuela “tú eres las relaciones que tienes”, y por lo tanto, la pregunta que siempre debe tener respuesta es dónde están los conocidos que reparten poder, influencia y beneficios.

En Venezuela se ha practicado un estatismo socialista de compinches, donde todo el mundo se reconoce familísticamente, y la regla que no se puede romper es precisamente la que impone que nadie puede ir contra nadie hasta el punto de dejarlo fuera, porque así no se trata a la familia. Efectivamente hay peleas y contradicciones dentro del grupo, pero eso sí, que la sangre no llegue al río, “que no haiga peos”, porque de eso no se trata.

En Venezuela la meritocracia que funciona es la del adulador, la del jalabolas, la del compinche, la del que mantiene la armonía del grupo, la del alcahueta y la del relativista moral.

Porque ya ustedes saben, hay que doblarse para no partirse. Y los malos y los corruptos son los otros, porque nuestra propia maldad y corrupción tiene que ocultarse bajo el velo de nuestra propia condescendencia. Vivimos bajo el argumento de los dos raseros.

El problema está en que desde el relativismo y la alcahuetería no se construyen repúblicas, ni se abunda en la modernidad, y tampoco se puede garantizar libertad y derechos. El familismo es saqueo con malas justificaciones. Es populismo depredador y sectario. Es la cultura de la injusticia y los déficits de criterio para valorar al ciudadano. Es la vivencia de la mordaza y la reducción a la servidumbre del bufón, que tiene que vivir en las márgenes de la lisonja y la zalamería. Y por supuesto, la demagógica apelación a la lástima, porque “pobrecito, él, que ha dejado el pellejo, merece nuestra consideración”, aunque sea mediocre, no haya hecho nada, sea un traidor, un corrupto o un indeseable.

En Venezuela el poder y el dinero son los grandes baremos de la más repugnante incondicionalidad, en relación de los cuales está prohibido indagar, preguntar, razonar, considerar o valorar. Es un todo o nada tribal y fisiológico que deja al ciudadano desprevenido en la peor sumisión, y coloca a los liderazgos en la tentación de no romper, sino tratar de surfear las violentas olas del dejar hacer.

Porque si fuera más fácil no tendríamos la política que hoy nos pesa tanto sobre nuestras espaldas. Esa política es la representación más conspicua de lo que somos como sociedad, y de esa asfixia de inconformidad, tristeza y desolación que algunos ciudadanos tenemos. ¿Cómo es posible que dependamos del G4 y sus satélites?

¿Cómo es posible que tengamos tan mala calidad de dirigentes en una asamblea nacional que por eso mismo incumplió, se corrompió, e intentando ser gobierno interino, a través de su presidente, nos ha dado tantas razones para la vergüenza? ¿Cómo es posible que una semana tras otra debamos llevarnos las manos a la cabeza porque cuando no están negociando a espaldas del país están ocupados en sus propios asuntos, que nunca son los del país?

¿Cómo es posible que no exijamos responsabilidad sobre el tiempo derrochado, sobre los recursos recibidos, sobre una gestión tan permisiva? ¿Cómo es posible que nadie se pregunte cómo viven? ¿De qué viven ellos y sus círculos de familiares y amigos? ¿Cómo es posible que aceptemos, como buena la mentira, la tergiversación, el eufemismo y el vacío de sinceridad de este liderazgo? ¿Por qué no marcamos distancia de la futilidad, la improvisación y la falta de reflexión?

¿Cómo es posible que todavía hoy sean ellos los que nos dirigen sin que haya ocurrido rebelión, ruptura, corte radical y expulsión del juego? ¿Por qué seguimos creyendo en milagros súbitos, en “datos confidenciales” que se riegan por cadenas de Whatsapp, en las mascaradas discursivas? ¿Por qué seguimos suplicando que haya unidad, como si la unidad exculpara o absolviera los déficits de carácter y compromiso de los defraudadores de nuestra confianza?

¿Cómo es posible que no vomitemos a los que firman hoy una cosa y mañana otra, a los que se bambolean en la ponchera de sus propios intereses, que antier se abrazaban, ayer endosaban y hoy dicen que se oponen?

¿Saben cuál es el común denominador de todas las respuestas a esas preguntas? Que todos ellos cuentan con nuestra desmemoria. Nuestra pertinaz indulgencia, nuestro arraigo caudillista, nuestra predisposición servil. Y ese aturdimiento social que quiere forzar una relación carismática donde no hay esa energía extrema que pueda posibilitarlo. Ellos nos suponen erotizados, atolondrados y miserables. Ellos pretenden nuestra solidaridad automática, esa que nos hace comportar como familia mafiosa y no como república liberal. Pero ¿somos eso que suponen y pretenden?

Romper es apostar a tres situaciones incómodas pero necesarias: a la soledad que se provoca cuando nos quedamos sin referentes; a la necesidad de comenzar de cero en la lucha por la liberación del país; y a la necesidad de replantearnos la cualidad que deberían tener los nuevos liderazgos, sin caer en la trama perversa de sustituir un caudillo por otro. Y todas estas decisiones suponen el dolor de la separación, del marcar distancia, de la reconstrucción del sistema de valores, y de la exigencia de responsabilidad y justicia.

O rompemos o estamos condenados. Porque estos políticos no son nuestros liberadores. Son nuestros carceleros. Se lucran de nuestra desdicha. Han convertido nuestro desierto en su empresa.

Les interesa nuestra desmoralización para que no caigamos en cuenta de sus verdaderas intenciones. Sus programas son la continuación del saqueo estatista. Su discurso es la connivencia institucionalizada en un “gobierno de unidad y emergencia nacional”. Su práctica es la complicidad en competencia corrupta. Su mérito es el tiempo perdido y entregado como ofrenda al ecosistema de relaciones perversas a la cual pertenecen. Y nuestro aporte es, ya lo dijimos, la conmiseración con la que los tratamos. Pero romper ya va siendo cuestión de vida o muerte.

En este caso no vale hacer el intento de Abraham para salvar a las insalvables Sodoma y Gomorra. ¿Se puede salvar un sistema de relaciones perversas porque suponemos que hay un justo en medio de ellos? ¿Es que acaso “ese justo” no ha tenido tiempo para reflexionar, para apartarse, para denunciar la trama perversa, para pedir justicia y luchar por la libertad? ¿Es que acaso la omisión interesada, la permisividad agazapada, el colegiar la perversidad, no provoca responsabilidad? ¿Van a decir que no sabían nada?

¿Cuánto más debemos esperar por su conversión? ¿Cuánto más vamos a sostener una institucionalidad parlamentaria que se ha vuelto progresiva e irrevocablemente espuria?

¿Cuándo vamos a dar una lección de madurez y arrojo político que haga la diferencia? ¿Cuándo vamos a dejar de sentir la pajita para apreciar la viga que pesa sobre nuestro ojo y nos niega la visión de la realidad? ¿Cuándo vamos a dejar de castigar a los que tienen una mirada radical y crítica sobre nuestro proceso político?

No se avanza más porque hay un sistema de intereses creados en salvar el particularismo venezolano. Los caza rentas son variopintos, la renta que se percibe también. Algunos no quieren perder posición, otros no quieren enfrentarse al escrutinio de su grupo de amigos, otros no quieren perder su privilegiada capacidad de saqueo, otros no quieren perder la oportunidad de llegar al poder. Los intereses creados se encarnan en creencias y prácticas asociadas a la lealtad perruna y a la exclusión de los que piensan diferente.

No hay institución venezolana que no esté al menos rasguñada por la tentación mafiosa que pretende el unanimismo impracticable y una sumisión primitiva a la palabra y designios del grupo que toma las decisiones. Un particularista nunca hará justicia porque no cree en criterios de valoración universal. Un particularista nunca creará instituciones porque la abundancia institucional les resta poder y los pone en evidencia. Un particularista nunca será el heraldo de la libertad sino el reemplazo de la tribu con la que compite en la caza de la renta nacional. Porque no tiene ética sino amigos, gente en la que puede confiar, y los otros, a los que desplazan.

Debo finalizar con lo que en 1969 escribió José Luis López Aranguren sobre la crisis moral, que a veces se confunde con una crisis política: “Es una crisis consistente en desmoralización. Desmoralización de los vencidos, originada en la impotencia, o en la conciencia -justa o errónea- de la impotencia. Desmoralización de los ‘vencedores’ cuyo proyecto se limita, desde hace mucho tiempo, a la conservación a todo trance del poder. Y desmoralización de los ciudadanos, al margen de la política que, como masa neutra, apoya de modo pasivo a los detentadores del poder. Porque solo están pensando en su propia condición de sobrevivientes”.

Es una crisis moral que debemos atajar intentando la ruptura para la que tenemos muchas razones.

[email protected]

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

UE sancionó a Luis Parra y a diversos funcionarios de Maduro
Con esta sanción de la UE a Parra y demás diputados, ya son 36 los funcionarios chavistas bajo sanciones de la UE

La Unión Europea (UE) sancionó este lunes al diputado Luis Parra y a otros diez funcionarios del gobierno chavista, por arrebatarle el cargo de presidente del Parlamento a Juan Guaidó.

En listado de nuevos sancionados también figuran Franklyn Duarte y José Gregorio Noriega, miembros de la directiva del Parlamento considerada como ilegítima.

Además de Parra, la lista de la UE incluye a: José Ornelas Ferreira, Gladys del Valle Requena, Tania Díaz González, Elvis Eduardo Hidrobo Amoroso, Juan José Mendoza Jover, Jorge Eliezer Márquez Monsalve, Frank Mora Salcedo y Dinora Bustamante Puera.

Según la UE, estas personas son responsables “en particular de actuar contra el funcionamiento democrático de la AB, incluso despojando la inmunidad parlamentaria de varios de sus miembros”.

“Las acciones que motivan la decisión de inclusión también incluyen iniciar enjuiciamientos por motivos políticos y crear obstáculos para una solución política y democrática a la crisis en Venezuela, así como graves violaciones a los derechos humanos y restricciones a las libertades fundamentales, como la libertad de prensa y expresión”, añade.

 

Con esta sanción de la UE a Parra y demás diputados, ya son 36 los funcionarios chavistas bajo sanciones de la UE, que incluyen una prohibición de viajar y un congelamiento de activos.

“Estas medidas se dirigen a individuos y no afectan a la población en general”, aclaró la UE.

Especificaciones del resto de los sancionados:

José Adelino Ornelas Ferreira

Secretario General del Consejo de Defensa Nacional desde el 26 de julio de 2019 y excomandante de la Región de Defensa Estratégica Integral de la Capital Nacional (REDI Capital), exJefe de Estado Mayor y ex segundo al mando del comando operativo y estratégico de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas de Venezuela (Ceofanb). 

Gladys del Valle Requena

Miembro y, desde el 26 de octubre de 2018, segunda vicepresidenta de la no reconocida Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Tania Valentina Díaz González

Miembro y, desde el 4 de enero de 2018, primer vicepresidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

Elvis Eduardo Hidrobo Amoroso

Contralor General, desde el 23 de octubre de 2018, y exprimer vicepresidente y segundo de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) no reconocida.

Juan José Mendoza Jover

Segundo Vicepresidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y presidente de la Cámara Constitucional del TSJ desde el 24 de febrero 2017.

Jorge Elieser Márquez Monsalve

Director General de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) desde el 7 Agosto de 2017.

Farik Karin Mora Salcedo

Fiscal en el Primer Tribunal Especial de Primera Instancia de Venezuela con una oficina dentro de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM).

Dinorah Yoselin Bustamante Puerta

Fiscal en el Primer Tribunal Especial de Primera Instancia de Venezuela, con una oficina dentro de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

Franklyn Duarte

Se adjudica el cargo de primer vicepresidente de la Asamblea Nacional de Luis Parra, que no es reconocida por la comunidad internacional.

José Gregorio Noriega

Se adjudica el cargo de segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional de Luis Parra, que no es reconocida por la comunidad internacional.

Diputado Trujillo: Venezuela no debió flexibilizar la cuarentena
El parlamentario, quien también es médico, explicó que para levantar el confinamiento es necesario pasar 15 días consecutivos bajando la incidencia de casos

El diputado José Trujillo (AD-Aragua) sentenció que en Venezuela nunca se debió flexibilizar la cuarentena.

En la sesión virtual de este martes, 23 de junio, Trujillo aseveró que el país no cumple con los requisitos para poder levantar el confinamiento, porque además realiza pocas pruebas PCR, los ciudadanos no cuentan con servicio de agua constante y no hay control en las fronteras.

Por segunda semana consecutiva la Asamblea Nacional debate sobre la situación de la COVID-19 en el país.

Señaló que en Europa se puede hacer la flexibilización, porque tienen mayor control de la enfermedad. “Europa ahorita puede ser la flexibilidad y también podemos decir que gracias a la osadía de los patólogos italianos que arriesgando su vida hicieron más de 180 autopsias y pudieron demostrar la fisiopatología de la enfermedad”, aseveró.

El también presidente de la Subcomisión de Salud de la AN, explicó que para flexibilizar la cuarentena habría que estar 15 días consecutivos bajando la incidencia de los casos, pero en Venezuela ocurre lo contrario, porque la cantidad de casos va en aumento. 

Situación crítica

Igualmente el diputado Edwin Luzardo (ABP-Zulia) denunció la situación de los pacientes confirmados y sospechosos en el estado Zulia. “Todos están siendo confinados a 25 hoteles de la entidad y no tienen la atención debida, de manera que están juntos los que están confirmados y los sospechosos”, alegó.

También señaló que el manejo que le ha dado la administración de Nicolás Maduro, a la situación, es político y no sanitario. 

“No se ha manejado con sinceridad las cifras y la cantidad de muertos supera muchísimo más de lo que señala el régimen. Sumado a ello, están las renuncias de los médicos por no contar con la debida protección, tal es el caso del Director del Hospital Central Maracaibo, estado Zulia, Samuel Viloria, quien murió por COVID-19 y así están amenazados una gran cantidad de galenos en la entidad”.

El diputado Luzardo también exhortó a descentralizar las pruebas PCR y que no solo se hagan en Caracas, porque los resultados tardan más en darse.

Refugiados en pandemia

En la sesión virtual los diputados también aprobaron un proyecto de acuerdo en conmemoración del día del refugiado. En el debate la diputada, Gaby Arellano (Independiente-Táchira) solicitó a la plenaria entregar una comunicación a la oficina de Refugiados de Naciones Unidas (ONU) para solicitar la instalación de programas y campamentos humanitarios durante la pandemia y ofrecer atención a los migrantes venezolanos. 

También señaló como pertinente que los gobiernos que reconocen a Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela, otorguen el estatus de refugiados y cumplan con lo establecido en el Convenio de Cartagena. 

Arellano además advirtió que en medio de la cuarentena muchos migrantes venezolanos que están en Colombia, Ecuador y Perú, se quedaron sin trabajo, hogar y alimentación, y en consecuencia, hoy están en las calles viviendo a la intemperie.

Sobre esto el diputado Jony Rahal (PJ-Nueva Esparta) aseguró que en la región hay 3 millones de venezolanos entre residentes permanentes legales y “absolutamente ilegales”, que están bajo un estado de “vulnerabilidad terrible” y que, sin duda, “debemos resolver esta situación”.

El contrapuesto silencio, mutis antagonista, por Armando Martini Pietri

@ArmandoMartini  

En este mundo de virtual locura comunicacional, reino del internet y redes sociales, Venezuela se va disolviendo en el ruidoso mutismo de tiranos y antagonistas. No hay palabras ni conceptos. Lo que escuchamos es retumbo de la decadencia, ecos del silencio.

La realidad impone condiciones diferentes de hacer política: que sea auténtica, coherente, respetuosa, seria. Que rinda cuentas, que sea motivadora, que inspire confianza, seguridad y, sobre todo, coraje. Solo así ganará representatividad y credibilidad.

¿Para qué referirnos al régimen usurpador? Es sabido que la delincuencia hace ruido para que miremos en otra dirección mientras roba en la oscuridad. Y a veces sin recato, en la claridad del día. En las cárceles se escuchan gritos y gemidos, resuenan la angustiosa incertidumbre, el dolor y el fracaso, sigilo murmurante de la derrota. Mientras que en las calles reina la escandalosa anarquía, sordina de la confusión.

Años de ofertas, frustraciones, cambios de rumbo, repetición de errores, similares promesas en bocas diferentes, y de otras perennes tan elásticas que se adaptan a los nuevos bocazas. Tratan de mostrar perseverancia obligada y unidad de chantaje mientras envejecen chapoteando en el mismo charco, es en realidad una afonía rebosante de vergüenzas.

Sectores rivales desaparecen, pero siguen como vicio oculto. Los mismos en la historia de la humanidad porque no se han inventado perversiones ni pecados nuevos. La conocida aversión, que no es sino hipocresía ofreciendo libertad y bienestar, ha mutado varias veces de rostro. Caretas van y vienen, pero el mensaje confuso, impreciso, desordenado, armado como el meccano de un débil mental, es el mismo con alguno que otro mensaje diferente, originalidades ocasionales.

La diferencia entre antes y ahora, o son ellos ni sus partidos, es el presidente de los Estados Unidos. El golpe de Estado entre ridículo, cómico y solitario con cara desconcertada y sorprendida recuerda a aquél aparatoso, que envió a Chávez a La Orchila, para después traerlo porque nunca lograron ponerse de acuerdo en qué hacer con el poder.

Quienes dudan de la invasión controlada por el chavismo fueron sectores que, a pesar de las advertencias, se dejaron infiltrar. No se entra en una casa si no se dejan las puertas abiertas o ventanas mal cerradas, no se sientan asaltantes en la sala si no los permite el dueño, esté o no apuntado por pistolas y puñales.

Algunos han desplegado elipsis irresponsables ante banderas extranjeras y guías perversas. Se critica sin organizar firmezas ni contraataques y, por eso, somos obedientes empleados de uno de los dos más miserables países de Latinoamérica.

No vale la pena analizar porciones rivales por sus ruidos desorganizados, nunca lograron consistencia suficiente para ser una opción real. Hay que considerarla por lo que ha producido, militares atrincherados que obedecen, partidos que se muerden las colas y apenas una mujer con más coraje, perseverancia y coherencia que todos juntos. Ni siquiera hay que indagar por la tiranía a la cual afirman enfrentarse, lo es solo porque no tiene oposición organizada y frontal capaz de derribarla.

Quienes monopolizan son parte del chavismo, y su desplome debilita al régimen, se autodestruyen entre sí o son asaltados por su socio. Se mantienen cuando se les hace el favor de revigorizarlos. Y porque los que desean algo distinto no han sido idóneos para emprender una instancia que reúna a verdaderos, comprometidos, adversarios contra la afrenta castrista. Lo importante es otorgarle representatividad a la inmensa mayoría que no se siente incorporada ni defendida.

No se volverá a una Asamblea Nacional como la del 2015. Algunos que resultaron electos estafaron, decepcionaron, engañaron, traicionaron, no rindieron cuentas, incumplieron sus ofertas y no pocos se corrompieron. La verdad es dura, pero siempre llega y, esta vez, para quedarse.

Es hora de plantarse ante los fracasados de siempre, sectores que de una u otra forma pactaron con el régimen para cohabitar y mantener espacios. Hablar de un monopolio delictivo es inexacto, pues muchos otros forman parte del cáncer degenerativo que mantiene a Venezuela en la indigencia.

Esa plataforma, corroída, putrefacta, excluyente y fracasada hay que echarla al pipote de la basura, olvidarla, eliminarla de nuestros afectos.

Abramos los ojos, superemos los largos años de manipulación y embuste. Despertar de esta pesadilla, insurgir, revelarse contra el statu quo, el establishment.

Para que Venezuela sea libre y democrática hay que despedirlos. Faltaron a su trabajo, no alcanzaron su objetivo; no podían, nunca fueron adversarios, fingieron para apaciguar y cohabitar con el mal del cual son partícipes y socios. Cuando los tramposos son estafados por los de similar calaña, demuestran incondicional amoralidad. Es un sinsentido salir de lo malo para abrazarnos a lo peor. ¡Que se vayan en su silencio!

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Asamblea Nacional registró en 7 días 47 protestas por gasolina
El Parlamento registró 10 detenciones en 5 estados del país

La Asamblea Nacional publicó su informe especial de conflictividad, en el marco del nuevo esquema de racionamiento de gasolina, y registró 47 protestas y 10 detenidos. 

El informe contiene la información de los últimos 7 días y fue presentado en la sesión virtual del Parlamento. Las manifestaciones se dieron en 17 estados del país y el estado con mayor cantidad de protestas fue Miranda con 8.

Igualmente denunciaron que se registraron 10 detenciones y hechos represivos en 5 estados del país. Especificamente en Caracas, Lara, Mérida, Guárico y Zulia. 

Además documentaron 33 situaciones irregulares en todo el país, donde 11 fueron irregularidades en la distribución de la gasolina; 5 por incumplimiento del subsidio anunciado por la administración de Nicolás Maduro; 9 estados registraron colas de más de 24 horas para abastecerse de gasolina.

Se registraron 6 fallas logísticas para el suministro de gasolina y también hubo 2 fallecidos y 2 estados con reportes de robos en medio de las filas en las estaciones de servicio.

Fuente de corrupción

Durante la sesión los diputados de la Asamblea Nacional rechazaron la diferenciación de precios en la gasolina y advirtieron que será otra fuente de corrupción en el país.

Así lo aseguró el parlamentario Joaquín Aquilar (UNT-Trujillo) quien señaló que el aumento y diferenciación de precios ha dejado largas colas y ha agravado la escasez de gasolina en el país. 

“Muchos venezolanos tuvieron la ilusión que, con la llegada de la gasolina procedente de Irán, bajo un nuevo esquema de ventas, podría comenzar a resolverse el problema de la escasez del combustible en el país. En estos últimos 8 días vimos desvanecerse esa ilusión, ante la terrible realidad que seguimos viviendo”, explicó.

Denunció que en las estaciones con precio subsidiado, la gente debe comenzar a hacer cola desde el día anterior, comienzan a trabajar tarde y solo permiten echar gasolina entre 50 y 80 carros por día. 

“En las bombas donde surten a medio dólar el combustible las colas también son interminables, ya que tampoco las surten con la regularidad adecuada y allí los militares siguen teniendo la posibilidad de colear un vehículo a cambio de un billetico verde”, aseveró.

El diputado José Guerra (PJ-Distrito Capital) también indicó que la medida ha sido un “desastre” y una “fuente de corrupción”. Criticó que se divida a los ciudadanos como de primera y segunda categoría con la diferencia de precios. 

“Es inaudito los que está viviendo la ciudadanía que tiene que estar en interminables colas para surtir gasolina”, dijo.

Guerra propuso que el informe presentado se profundice y se examine la situación detallada por estado, para dejar en evidencia la situación de violación de los Derechos Humanos. 

Ángel Medina pide crear un mecanismo para que la gente pueda volver a elegir
El parlamentario no aclaró si el Comité de Postulaciones seguirá trabajando

El diputado de la Asamblea Nacional, Ángel Medina (PJ-Bolívar) aseguró que es momento de ratificar la lucha para construir un mecanismo que permita que los venezolanos puedan “volver a decidir de manera libre y puedan volver a creer en el mecanismo del voto”.

Esta afirmación la hizo en la sesión virtual de la Asamblea Nacional, donde los diputado rechazaron la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que declara la omisión legislativa, por el nombramiento de los rectores del Consejo Nacional Electoral.

Medina, quien también es presidente del Comité de Postulaciones Electorales, señaló que el año pasado iniciaron una ruta para poder tener “elecciones libres”.

“Una ruta cuyo primer paso era la construcción de un nuevo árbitro electoral, de un nuevo CNE. Para eso construimos el Comité de Postulaciones Electorales y que no ha sido sencillo de andar”, agregó.

El diputado expresó que el Comité ha tenido todos los obstáculos y recordó el proceso desde la conformación de la Comisión Preliminar, luego el asalto al Parlamento, con la autojuramentación del diputado Luis Parra como presidente del Legislativo; la convocatoria a la sociedad civil y luego la instalación del Comité a principio de marzo.

Igualmente señaló que pareciera que todos esos pasos fueron en vano y que siempre se estuvo bajo la amenaza del “fulano desacato” y de la omisión legislativa. 

Estos magistrados van acabando con la posibilidad de tener elecciones libres”, señaló e insistió en que es necesario seguir trabajando por lograr las condiciones que permitan tener elecciones, aunque no dejó claro si el Comité de Postulaciones seguirá trabajando. 

Reconocimiento 

La diputada Olivia Lozano (VP-Bolívar) aseguró que la única forma de tener elecciones libres es con el reconocimiento al Comité de Postulaciones. 

“No tenemos un sistema electoral competitivo, debido a que no hay un sistema electoral autónomo, el cual no se soluciona con una decisión de la ilegítima Sala Constitucional de un TSJ exprés que desconoce a la AN”, agregó.

Mientras que la diputada María Concepción Mulino (Cuentas Claras-Carabobo) aseguró que la sentencia del TSJ está llena de inconsistencias jurídicas. “Desaplicó artículos de la Ley Orgánica de Procesos Electorales y ordena ilegítimamente asumir el desarrollo normativo al Consejo Nacional Electoral”.

El diputado Freddy Valera (AD-Bolívar) dijo que es momento de mantener la unidad, con el mayor apoyo de los partidos políticos y los ciudadanos. “Debemos mantener una ruta pacífica, electoral, democrática, porque esta es la manera por la cual debemos tener y lograr una salida en Venezuela”.

Guanipa informa que se destinarán $10 millones para el acuerdo con la OPS
El diputado aseguró que la OPS podrá trabajar en Venezuela con total independencia

El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Juan Pablo Guanipa informó que el Gobierno interino, con la aprobación del Parlamento, destinará 10 millones de dólares para la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Guanipa explicó que eso forma parte del acuerdo firmado entre la administración de Nicolás Maduro y la Asamblea Nacional, el pasado martes, 2 de junio, anunciado en principio por el medio digital El Cooperante y luego por el ministro de Comunicación de Maduro, Jorge Rodríguez.

El primer vicepresidente agregó que “los ciudadanos tenemos derecho a estar informados y los dirigentes la obligación de informar”. 

“La OPS condicionó su participación a que esta fuera aceptada por la dictadura. Lo que quiere decir que la OPS podrá trabajar en Venezuela sin interferencia de la dictadura y eso ayudará a nuestro pacientes y a los profesionales, empleados y obreros del sector salud. Eso fue lo que se firmó”, explicó.

El primer vicepresidente recalcó que es importante “sacar a la dictadura” pero “si algo tenemos que hacer por atender la crisis de la pandemia, lo vamos a hacer”. 

El origen

El diputado y comisionado presidencial para la Ayuda Humanitaria, Miguel Pizarro (PJ-Miranda) explicó que los recursos para el acuerdo provienen del Fondo para la Liberación de Venezuela, aprobado en febrero de este año.

En una entrevista para Crónica.uno el parlamentario señaló que el proceso para firmar el acuerdo se inició hace tres meses, cuando se detectaron los primeros casos de COVID-19. “La interacción con organizaciones internacionales arrancó cuando decidimos que queríamos ayudar a financiar a las organizaciones internacionales que están en Venezuela para aumentar su capacidad de respuesta en el terreno”, agregó.

Igualmente señaló que la decisión de las prioridades y de los centros que serán atendidos recaerá directamente en las organizaciones internacionales. “Esto para evitar que el criterio que prive sea político o de preferencia geográfica por alguna razón, sino que vaya a donde hace falta realmente”. 

El convenio fue firmado por el Ministro de Salud de Maduro, Carlos Alvarado y el doctor Julio Castro, miembro de la Comisión de Expertos de Salud de la Asamblea Nacional. Eso a pesar de que hace una semana, el Tribunal Supremo de Justicia emitiera una sentencia en la que reconoce al diputado Luis Parra como presidente del Legislativo.

Este jueves, 4 de junio, distintas personalidades y organizaciones civiles expresaron su respaldo al acuerdo con la OPS. 

“Reconocemos que fue el resultado de un proceso complejo, de mucha responsabilidad frente al país, que prioriza y antepone, por sobre otras razones, salvar la vida de los venezolanos, especialmente de quienes se encuentran en condiciones de mayor vulnerabilidad bajo la pandemia de coronavirus”, señalaron en un comunicado

También hacen un llamado para avanzar en una respuesta más amplia e integral con el Programa Mundial de Alimentos, para atender la emergencia humanitaria que afecta la alimentación y servicios como el acceso al agua potable.