Yohana Marra, autor en Runrun

Yohana Marra

La policía científica tiene en su registro la muerte de Andrea Calderón, de 14 años, cuando intentaba entrar al concierto del cantante de trap Neutro Shorty. La directora del Pérez de León II, Zaira Medina, negó haber informado acerca de la muerte de tres adolescentes que llevaron a ese hospital. Ninguna autoridad ha dado un parte oficial, a dos días del suceso.
 

En los hospitales Ana Francisca Pérez de León II y Dr. Domingo Luciani ofrecieron infromación falsa acerca de la cantidad de fallecidos que hubo en la estampida previa al concierto del cantante de trap Neutro Shorty, en el Parque del Este.

Zaira Medina, directora del hospital Pérez de León II, dijo el sábado 9 de noviembre al periodista de Efecto Cocuyo que habían ingresado tres adolescentes sin signos vitales. Los identificó como Bárbara Calderón, Daniela Rodríguez y un adolescente de apellido Jiménez. Todos de 14 años. 

Sin embargo, este lunes 11 de noviembre Crónica.Uno se comunicó con la doctora Medina para corroborar los datos, en vista de que esos cadáveres no se encontraban en la medicatura forense de Bello Monte —según fuentes internas— ni tampoco sus familiares. Y respondió:

“Eso es falso. Yo no le he dado ninguna información a nadie ni he hablado con periodistas. Yo no estoy autorizada para dar ninguna información, eso lo va a llevar Fiscalía”, acto seguido colgó y no respondió a las tres llamadas siguientes. 
Un grupo de periodistas de la fuente de sucesos ingresó al hospital para corroborar la información personalmente pero la doctora no los atendió, al contrario dio dos excusas, la primera fue que estaba en una reunión y la segunda que estaba en quirófano.

En el hospital Domingo Luciani de El Llanito también tenían en una lista el nombre de una jovencita fallecida. Era la primera en la hoja blanca, que llevaba por título: estampida del Parque del Este. Su nombre era Kelly Campos, pero tampoco figura entre los ingresos a la medicatura forense entre sábado 9 y lunes 11 de noviembre.

Por su parte, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) solo tiene confirmada a una víctima: Andrea Calderón, de 14 años, a quien velaron este domingo 10 de noviembre en el Cementerio del Este. 

La adolescente fue al concierto gratuito Banderas Blancas, convocado por el cantante de trap Neutro Shorty desde el 28 de octubre, con varias amigas de la Academia Social Style. 

El sábado 9 de noviembre Neutro Shorty publicó un video en su Instagram en el cual avisaba que debido a la cantidad de personas cambiaron la locación de la concha acústica, al parque Simón Bolívar de La Carlota.

Brenys Caballero, directora de la academia de baile donde asistía Andrea, contó que cuando anunciaron el cambio de locación del concierto se produjo una estampida. En ese instante una multitud de jóvenes le pasó por encima y minutos después un paramédico confirmó que no tenía signos vitales. 

Fuentes internas de la morgue de Bello Monte confirmaron que solo el cuerpo de Andrea fue ingresado. 

Dos días después del suceso ninguna autoridad oficial se ha pronunciado ni ha dado un parte de fallecidos y heridos. 

¿Qué pasó en el Parque del Este?

El concierto estaba pautado para las 10:00 a. m. Momentos después anunciaron que la locación era el parque Simón Bolívar en La Carlota. A esa área se accede por el mismo Parque del Este…

Allegados de Andrea Calderón aseguran que cuando dieron esta información hubo la primera estampida, todos los jóvenes comenzaron a empujar para tratar de entrar. Videos aficionados muestran como los asistentes saltaban rejas y tumbaron la Santamaría de la entrada principal del parque.

Una testigo contó a Crónica.Uno que en el puente que conecta el Parque del Este con La Carlota había mucha gente y ahí hubo otra estampida, pues todos querían entrar rápido para obtener mejores puestos cerca de la tarima. Incluso treparon las paredes para cortar camino.  

“Eso fue horrible, nos empujaban, nos arrastraban. Casi me quitan los zapatos. A un amigo lo tumbaron y le pasaron por encima. Vi a chamas desmayadas, sangrando, a chamos con las piernas y tobillos rotos, llorando. Fue horrible. Un chamo se quedó enganchado de una valla y le pasaron por encima”, relató la joven de 18 años, quien asistió con permiso de sus padres, pues se confiaron en que era una actividad muy temprano. 

Esta joven, estudiante universitaria, vio a otros muchachos cortar pedazos de árboles y lanzarlos. Y aunque una cisterna echó agua, la cantidad de desmayadas no cesaba. “El parque lo destruyeron, lo dejaron vuelto nada”.

Otro testigo detalló que los jóvenes se montaron en el techo de los locales y hasta en los árboles. La policía los mandó a bajar pero cuando anunciaron que saldría Neutro Shorty “enloquecieron y se volvieron a montar”. No los revisaron en la entrada y vio a jóvenes consumiendo alcohol en las instalaciones.

Mientras salía el trapero vio cómo cargaban a chicas desmayadas. Bomberos del Distrito Capital y Forestales, prestaron apoyo. También los paramédicos, la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). 

A la tarima  arrojaron botellas, zapatos y otros objetos contundentes cuando confirmaron que el concierto era cancelado por el comportamiento del público y la cantidad de lesionados, que de acuerdo con distintos reportes sobrepasa los 50. Neutro Shorty no cantó más de tres canciones por estas circunstancias.

El hospital Pérez de León II esa tarde solo atendió emergencias provenientes del Parque del Este, así se lo decían a quienes llegaban por cualquier enfermedad. 

Tres detenidos, nadie se responsabiliza

El Instituto Nacional de Parques (Inparques) emitió un comunicado el sábado 9 de noviembre, que después borró de sus redes sociales. En él señalaban que no autorizaron dicho concierto y exigían a las autoridades una investigación. 

Posteriormente colgaron otro, que ya este lunes 11 de noviembre tampoco estaba en sus redes sociales, en el que aseguraban que este era un evento técnicamente no factible, al cual se esperaba que asistieran por lo menos 6.000 personas.

El Cicpc detuvo a tres personas, dos vinculados con la organización y otro con la seguridad. Fuentes de los Bomberos del estado Miranda conocían de esta actividad desde la mañana del sábado. 

También Ministerio Público designó a las Fiscalías 101 del Área Metropolitana de Caracas y 79 Nacional, adscritas a la Dirección de Protección Integral a la Familia, para la investigación. 

El Cicpc encontró los restos enterrados y carbonizados en cuatro áreas distintas del relleno sanitario. Se conoció extraoficialmente que solo uno de los cadáveres tiene data de muerte reciente

Las 11 osamentas localizadas en el relleno sanitario de La Bonanza, el lunes 4 de noviembre, se encontraban carbonizadas y distribuidas en distintas fosas de la zona.

Según información policial dos estaban enterradas en un área boscosa del relleno. En otro lugar había una sola, de un tercer sitio desenterraron cinco osamentas y del último, las tres restantes.
En la morgue de Bello Monte trabajan para identificar a las víctimas. Se conoció extraoficialmente que solo uno de los cadáveres, en avanzado estado de descomposición, tiene fecha de muerte reciente.

La investigación comenzó luego de que en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) recibieran varias denuncias por robo de vehículos y personas desaparecidas.

En el relleno sanitario La Bonanza localizaron una camioneta marca Toyota modelo Pick Up blanca. También dos conchas de bala calibre .38 percutidos, un cartucho de escopeta sin calibre aparente, dos proyectiles deformados y un manojo con cinco llaves.

Funcionarios del Cicpc identificaron a los presuntos responsables del homicidio de Yonder Garrido, de 39 años, quien fue hallado muerto en el kilómetro 11 de El Junquito. Dos menores de edad están involucrados en el crimen, junto con dos jóvenes de 22 y 29 años

Una adolescente de 14 años citó a Yonder Neomar Garrido Bustamante antes de su asesinato, el sábado 12 de octubre. Lo contactó por la red social Facebook y acordaron verse en el barrio Tierra Roja, en el kilómetro 11 de El Junquito, donde hallaron su cadáver en estado de descomposición.

Cuando la víctima —de 39 años— llegó al sitio, la adolescente le dijo que no podría llegar por problemas de transporte y que se encontrarían en la parte baja del barrio Páez. En esa zona, Garrido fue interceptado por miembros de la banda “el Keimer”, quienes lo robaron y después lo llevaron a una vivienda abandonada donde le dieron un tiro en la cabeza.

De acuerdo con la información que suministró el director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Douglas Rico, durante las labores de los funcionarios del Eje de Homicidios en el kilómetro 12 de El Junquito, se enfrentaron con Josué Yunior Yendez Pantoja, de 20 años, apodado “el Pitufo”, quien falleció.

En esa misma zona también ubicaron a la adolescente involucrada en el homicidio, e identificaron a otros implicados como: Keimer Maiker Ruiz Hernández, de 29 años; Yonaiker José Osorio, de 22 años, y un adolescente de 17 años, apodado “Malandrín”.

La víctima era comerciante.

Asesinaron a joven en la Cota 905

El cadáver de Junior Alexander Omaña Moreno fue localizado en la Cota 905, el domingo 27 de octubre. Pero fue al día siguiente, a las 11:00 a. m., que los efectivos del Cicpc levantaron el cuerpo.

El joven de 22 años salió de su casa, en el sector Puerto Encantado de Las Mayas, y los familiares no supieron más de él. Posteriormente le informaron a su esposa que “estaba tirado en la Cota”.

A Junior le robaron una cadena de plata, los zapatos y su gorra. Le dieron cuatro tiros, según fuentes policiales. Los familiares denunciaron que en el Cicpc de El Paraíso no quisieron tomarles la denuncia, porque presuntamente él estaba involucrado en un homicidio. Sin embargo, ellos desmienten esta información.

Arrodillado en el piso y con las manos hacia atrás localizaron el cadáver de Yeison José Amundaraín Villamizar. La parte superior de su cuerpo estaba encima de su cama.

Al joven de 25 años lo asesinaron con un machete. Tenía una herida profunda en el cuello y le amputaron tres dedos de una mano. El crimen ocurrió el domingo 20 de octubre en el sector Cañaote del barrio 24 de Marzo, en Petare.

El hallazgo lo hizo su novia, quien presuntamente vive en Barlovento, pues sus familiares desconocen datos de ella. Tenían al menos un mes y medio de relación.

Desconocen qué sucedió. De la vivienda no robaron ninguna de sus pertenencias. El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) Eje Este no descarta ninguna hipótesis.

Vecinos de la víctima comentaron que la madrugada de ese domingo escucharon mucho ruido en esa vivienda y vieron las luces encendidas. El joven dejó huérfanos a dos hijos.

Hace pocos meses tuvo un accidente en sus labores de mototaxista, se fracturó la pierna izquierda y caminaba con bastón. Actualmente era comerciante y trabajaba en una frutería.

Segundo día de protestas contra las FAES

La tarde de este martes 22 de octubre se registró otra protesta de los vecinos de José Félix Ribas en Petare.

Vecinos indicaron a Crónica.Uno que los accesos hacia Palo Verde y Julián Blanco se encontraban colapsados, pues los habitantes de José Félix Ribas manifestaban su descontento contra los operativos de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES).

 

La mañana del lunes 21 de octubre también manifestaron por este motivo en Palo Verde. Exigen que la comunidad se convierta en una zona de paz y que las FAES no realice más operativos en el barrio.

Esta es la tercera movilización de vecinos contra las FAES, pues en junio de 2019 ocurrió la primera tras una masacre cometida por el cuerpo élite de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en la zona.

Según el Monitor de Víctimas entre enero y septiembre de 2019 las FAES han asesinado a 189 personas en Caracas. 51 víctimas fueron en el municipio Sucre y de esta cifra la mayoría (43 casos) ocurrieron en la zona de Petare.

 

 

 

 

 

#MonitorDeVíctimas | Asesinaron a barbero dentro de su casa durante un robo
El cadáver de Norberto Vargas, de 45 años, fue localizado en avanzado estado de descomposición en el barrio La Coromoto de San Martín. Tenía más de una semana desaparecido. Sus familiares son de Cartagena, Colombia, y él vivía solo en el país.

Norberto Vargas Lozano estaba desaparecido desde el lunes 14 de octubre. La última vez que lo vieron fue al salir de su barbería, en Artigas, aproximadamente a las 7:00 p. m. Desde entonces dejó de responderle los mensajes por WhatsApp a su hermana, quien vive en Cartagena, Colombia.

El sábado 19 de octubre hallaron su cadáver, en avanzado estado de descomposición, dentro de su habitación en el barrio La Coromoto de San Martín. Tenía una herida en la cabeza, presuntamente ocasionada por un bate.

Su casa, de dos pisos, estaba en completo desorden. Le robaron una computadora, una laptop, dinero en efectivo, un televisor 35 pulgadas, toda su ropa y zapatos, y un teléfono.
Al no tener noticias de él, su hermana pidió a sus amigos que lo buscaran, pero ellos tampoco lo encontraron. Ese sábado sus amigos regresaron a la vivienda y vieron las luces de la habitación prendidas.

Decidieron llamar a la Policía Nacional Bolivariana (PNB) porque los vecinos les dijeron que salía un mal olor de la casa. Cuando ingresaron los funcionarios subieron al segundo piso donde están los cuartos y lo encontraron muerto.

Norberto, de 45 años, era de nacionalidad colombiana, pero tenía muchos años en Caracas. Era dueño de una barbería en Artigas, desde hace 15 años, donde vivió alquilado hasta el 2018 cuando se compró su vivienda actual en San Martín. Todos sus parientes viven en Cartagena, él estaba solo en Venezuela ya que no tenía ni hijos ni pareja. Solía viajar mucho a Colombia porque ahí montó un autolavado y en la barbería dejaba a un encargado. El martes 15 de octubre planeaba comprar nuevamente un pasaje para volver.

Un pariente, quien no quiso identificarse por seguridad, llegó a Caracas este lunes 21 de octubre para retirar el cadáver. Aseguró que quienes participaron en el asesinato son conocidos de Norberto porque las cerraduras de la vivienda no estaban forzadas.

Presumen que robaron más objetos, pero como no viven en el país desconocen qué más guardaba en su casa. Piden al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) que no abandone el caso hasta dar con los responsables.

#MonitordeVíctimas | Familiares de víctimas en masacre de Petare desmienten nexos con banda del Wileisy

Foto: Luis Morillo

Siete personas fueron asesinadas el lunes 7 de octubre en el barrio José Félix Ribas durante un operativo de las FAES y Polisucre. Hasta el momento tres han sido identificadas por sus parientes.

Caracas. Familiares de las víctimas de la masacre en el barrio José Félix Ribas de Petare denuncian patrones semejantes. Los jóvenes regresaban a su casa cuando fueron abordados por los funcionarios y después los hallaron muertos en el hospital.

Así fue el caso de Luis Gerardo Cabello, de 21 años. Sus allegados, quienes por miedo a venganzas pidieron no revelar sus identidades, contaron que a las 4:30 p. m. del lunes 7 de octubre llegaba a su vivienda, en la zona 9, después de llevar a su novia, quien vive en la zona 6.

Esa tarde hubo un operativo conjunto de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) y la Policía del municipio Sucre. Según reportes policiales, siete personas fallecieron por resistirse a las autoridades, todas presuntamente integrantes de la banda del Wileisy y solicitados por distintos delitos.
Extraoficialmente, se conoció que decomisaron cuatro armas de fuego, entre ellas una escopeta. El despliegue fue por las Fechas Patrias y por La Bombilla.

Luis fue detenido y su familia lo encontró muerto en el hospital Domingo Luciani, luego de acudir a dos hospitales previamente y no obtener noticias de él.

Sus parientes descartan que se haya enfrentado a las autoridades, como alegan los funcinarios. El hermano de la víctima, de 18 años, resultó herido.

Vecinos de la zona contaron que hasta la tarde del miércoles 9 de octubre hubo presencia policial con tanquetas circulando por los sectores. Y aunque no está confirmado, algunos habitantes temen que se genere un toque de queda por parte del líder de la banda, conocido como Wileisy, para demostrar a los policías quien manda en la zona.

Niegan enfrentamiento

Otra víctima identificada por sus parientes fue Gerard Vladimir Torrealba Pinto, de 26 años. La versión que dieron desde la morgue de Bello Monte fue que el joven llegaba del trabajo, a las 4:30 p. m., y quedó atrapado en la línea de fuego.

Herido, fue traslado al hospital Domingo Luciani, donde murió. Dejó a tres hijos huérfanos y era técnico de computadoras.

Aseguraron que no se enfrentó a los funcionarios y que tampoco era miembro de la banda del Wileisy. Estuvo detenido a sus 19 años por robo, pero al salir comenzó a estudiar.

Kayber David Landaeta Villegas, de 18 años, es otro de los asesinados durante el operativo. Su papá, Néstor Landaeta, negó que él perteneciera a la banda del Wileisy.

Cuando lo mataron se encontraba en casa de un amigo, a donde ingresaron los efectivos y le dispararon. Ayudaba a su padre en labores de herrería.

Las FAES y Polisucre lideraron un operativo desde la noche del 23 de enero de 2019 que atemorizó a los vecinos. Protestas en contra del gobierno de Nicolás Maduro dieron pie a un despliegue policial en el que asesinaron a Yoendry Fernández y Jhonny Marcano, presuntamente miembros de la banda del Wileisy.

En aquella oportunidad los vecinos aseguraron que la presencia policial se mantuvo durante varios días y que los funcionarios ingresaban a las viviendas a la fuerza, y se llevaban detenidos a jóvenes que veían en la calle.

#MonitorDeVíctimas | FAES asesinaron a 39 personas en Caracas tras petición de Bachelet de su disolución

EN DOS MESES LAS FUERZAS de Acciones Especiales (FAES) asesinaron a 39 personas, solo en Caracas. Esto pese a la petición de Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), de la disolución de este cuerpo en su tercer informe del 5 de julio.

Según cifras del Monitor de Víctimas —un proyecto de data periodística— en julio el cuerpo élite de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) mató a 11 personas y en agosto a 28.

Los casos documentados muestran el mismo patrón identificado en mi informe de junio y revelan la ausencia de mecanismos eficaces para proteger a testigos y familiares de las víctimas que en su mayoría son mujeres”, dijo Bachelet durante la presentación de su cuarto informe el 9 de septiembre. 

En el informe del mes de julio de 2019 el Acnudh pidió al gobierno de Nicolás Maduro que disuelva las FAES y que “establezca un mecanismo nacional imparcial e independiente, con apoyo de la comunidad internacional, para investigar las ejecuciones extrajudiciales llevadas a cabo en el curso de operaciones de seguridad”.

Maduro no acató esta recomendación y, al contrario, reiteró su apoyo a las FAES el 17 de julio, durante la graduación de estudiantes de la Universidad Experimental Nacional de la Seguridad (UNES).

“Todo el apoyo logístico, físico. Todo el apoyo para el FAES en su labor diaria de darle seguridad al pueblo de Venezuela. Que viva el FAES”, dijo. 

 

 

Incluso, un día después de la presentación del tercer informe del Acnudh, el cuerpo élite señalado de masacres y ejecuciones extrajudiciales participó en el desfile militar del 5 de julio. 

Acnudh entrevistó a los familiares de 20 víctimas asesinadas por las FAES, entre junio de 2018 y abril de 2019. Todos describieron un modus operandi semejante: llegan en camionetas negras sin placa y bloquean los accesos a la zona. Visten de negro, sin identificación personal, y cubren sus rostros con pasamontañas. 

También señalaron que portaban armas largas y que irrumpieron en sus hogares, robaron algunos objetos de valor y además agredieron a mujeres. Casi todas las víctimas tienen tiros en el tórax. 

 

Puede leer también: #MonitorDeVíctimas | Las FAES matan en 20 segundos

 
Responsables de 574 asesinatos desde 2017

 

De acuerdo con el Monitor de Víctimas desde 2017 hasta agosto de 2019 las FAES son, presuntamente, responsables de 574 muertes en Caracas. 

Este cuerpo táctico de la PNB fue presentado oficialmente por Nicolás Maduro el 14 de julio de 2017, para combatir el crimen organizado y el terrorismo. Alexis Escalona Marrero, exviceministro de Seguridad Ciudadana, hizo la presentación pública, con Néstor Reverol a la cabeza del Ministerio de Interior, Justicia y Paz.

Provea señala, en un informe especial, que el promedio de víctimas es de cinco a nueve personas por operativo en zonas populares. En 2018 la ONG contabilizó 205 personas asesinadas, en su mayoría hombres (97,56 %) entre los 12 y 49 años, y en pobreza de ingresos. 

Además han participado en masacres como la de El Junquito, el 15 de enero de 2018, donde asesinaron al funcionario Óscar Pérez con seis miembros de su equipo que adversaba a Maduro. También en la ocurrida en Fuerte Tiuna, el 8 de septiembre de 2018 y en la de la Torre Viasa, el 12 de noviembre de 2018.

 

Impunidad del Estado

 

El 9 de septiembre la alta comisionada Bachelet aseguró que no han recibido información sobre medidas para prevenir la posible comisión de ejecuciones extrajudiciales y proteger a los familiares de las víctimas. 

En su informe especial acerca de las FAES, Provea indicó que se desconoce el resultado de procedimientos o investigaciones vinculadas a las denuncias que se generan tras la actuación de los funcionarios.

De acuerdo con Tarek William Saab, fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), 87 funcionarios de las FAES estaban bajo investigación en julio de 2018, por su participación en presuntos hechos delictivos. 

Sin embargo, no aclaró si se trataba de averiguaciones relacionadas con la comisión de delitos comunes o contra los Derechos Humanos. 

“Al día de hoy, se desconoce el resultado de estos procedimientos y no se tiene conocimiento de alguna otra investigación debido a la actuación de las FAES”, señala Provea. 

En noviembre de 2017 la fiscal en exilio Luisa Ortega Díaz dijo que según la data del Ministerio Público, 8291 personas fueron asesinadas por funcionarios de la fuerza pública, entre enero de 2015 y junio de 2017.

Los señalamientos los hizo ante la Corte Penal Internacional. Aseguró que en 2015 registraron 1777 víctimas a manos de militares y policías, en 2016 ascendió a 4667 y hasta junio de 2017 documentaron 1847. 

#MonitorDeVíctimas | Asesinaron a carpintero por defender a su hija durante un robo

FRANCISCO ANTONIO REQUENA Videl conducía su moto para buscar a su hija, cuando vio que un hombre intentaba robarla en la calle El Pozo de Parque Caiza. Aceleró el paso y enfrentó al joven en pleno robo, pero en el forcejeo el delincuente lo apuñaló en el pecho. 

Francisco se desplomó herido en su moto. Minutos después unos funcionarios de la Policía del estado Miranda, que se encontraban en una alcabala móvil a varios metros, ayudaron a la joven a socorrer a su papá y lo llevaron hasta el hospital Pérez de León II, donde murió. 

“A su hija le había pedido el celular y su cartera con sus cosas. Era un chamito con un cuchillo, que estaba solo y a pie”, comentó un pariente.

La víctima, de 50 años, se encontraba en un cumpleaños con su esposa y su hija de 26 años, el domingo 25 de agosto. En vista de que el transporte público es bastante escaso en la zona donde viven primero llevó a su esposa, a bordo de su moto, y se regresó a buscar a la joven alrededor de las 6:00 p.m. 

“Ahí prácticamente debes tener carro o moto, porque el transporte público va cuando le da la gana, nunca hay. Las calles son demasiado solas y por eso hay tantos robos, siempre denunciamos la inseguridad pero ninguna autoridad nos presta atención”, agregó. 

Francisco tenía cuatro hijos y tres nietos. Trabajaba como carpintero desde hace muchos años en el sector El Limoncito, de la vía de Filas de Mariche; con sus labores era el sustento de la familia. Vivía en la calle Cumbre de Paz, del parcelamiento Fondo Agrario Maturín, en Parque Caiza, con su familia. 

El delincuente huyó a pie y no robó nada. Era un hombre joven, que aparentemente no es de la zona, ya que no le resulta conocido a los parientes de la víctima. 

“Así estamos viviendo la situación en el país, ahorita todo está así. ¿Qué más podemos decir?”, indicaron sus familiares, desde la morgue de Bello Monte, apunto de retirar el cuerpo para trasladarlo a la funeraria.