V.J. Los Arcos Ayape, autor en Runrun

Feb 23, 2018 | Actualizado hace 2 años
Al haaaambreeee ... Fir  !!, por V.J. Los Arcos Ayape

Hambre_

 

Las historias del estamento militar vinculado con la corrupción en el sector alimentario son tan viejas como escandalosas. ¿Conoce alguien, sin embargo, algún alto cargo militar, en activo o en retiro, que haya sido encausado y condenado por ello?

Nadie.

Nadie conoce que ni siquiera ministros militares demasiado vinculados con descomunales desaguisados en el circuito alimentario hayan sido condenados judicialmente, lo que ya de por sí expone la descomposición no solo de alimentos, sino del sistema de justicia “revolucionario”.

Por el contrario, sí se conoce que Nicolás Maduro Moros haya ensalzado, pública y repetidamente, a quienes, en vez de colgarles medallas, deberían colgársele bolas tan pesadas que nadie pudiera halarlas.

Tan solo para cubrirse uno las espaldas, porque ya se sabe cómo funcionan los aparatos que encumbran a Maikel José Moreno Pérez y subsumen a Tarek William Saab Halabi, mejor ser prudentes y ni siquiera sugerir que hay militares, ni uno solo, involucrados en la corrupción que, sin embargo y por fuerza de las evidencias, tiene que estar presente en algún lado y debe tener responsables.

El problema es que, al tener que admitir que en el manejo de los negocios alimentarios no existe corrupción, hay que admitir, forzosamente, una soberana incapacidad administrativa de los militares. Lo están demostrando en todos los ámbitos, el alimentario incluido.

Es, por lo tanto, inconcebible que, de los últimos 36 nombramientos en posiciones de dominio del sistema de abastecimiento, las 36 hayan sido copadas por militares.

 

Gaceta_2

 

Es irritante que, mientras sale a la luz la Encuesta Condiciones de Vida de la Población Venezolana (ENCOVI) 2017, demostrando el aterrador crecimiento de la pobreza en Venezuela (hoy en día en más de 87%), los militares se ocupan de descalabrar el delicado tejido del sistema alimentario, al “reforzar” los mecanismos administrativos que, respondiendo a criterios de la “revolución bolchevique” y de la economía planificada en la cual el papel aguanta todo, han puesto a tanta gente a comer de la basura.

Hay una diferencia fundamental entre la ENCOVI, llevada a cabo entre Universidad Central de Venezuela (UCV), Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y Universidad Simón Bolívar (USB), y los arrogantes bodrios organizativos del Organo Superior del Comando para el Abastecimiento Soberano, cuya jefatura ejerce, al menos teóricamente, Vladímir Padrino López.

Al haaaambreee…. Fir !! (VJLA-Sigla)

 

@vjlosarcosayape

Consejos Productivos; otro “Bodrio Constituyente”, por V.J. Los Arcos Ayape

Constituyente-2

 

En la Gaceta Oficial No. 41.336 del 6 de Febrero de 2018, se publica de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente (anc) un decreto con la siguiente “Ley Constitucional de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores”.

Se recomienda la lectura atenta de ese papel de trabajo de pretendido valor jurídico abiertamente contradictorio con la Constitución Nacional vigente, al tiempo que pretendidamente consagratorio, por vías de facto, del sistema comunal.

Pretendidamente inspirado en principios de justicia social y de los derechos de los trabajadores, la citada “ley constitucional” es una intromisión profunda en el derecho a la libre asociación sindical y, por ende, a la libre relación entre empleados y empleadores. El chavo-madurismo no ha logrado doblegar al sindicalismo independiente ni siquiera con las deficiencias de este; el “bodrio” es un reconocimiento de ello y, también, la única respuesta posible de sus mentalidades ancladas.

Con la declarada pretensión de “la construcción de una nueva conciencia y cultura de trabajo, así como de una sociedad socialista”, las disposiciones se aplican a las entidades de trabajo públicas, privadas, mixtas y comunales.

Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores son definidos así: “una organización de carácter laboral, conformados … para impulsar, evaluar y controlar los procesos de producción, abastecimiento, comercialización y distribución de bienes y servicios para satisfacer las necesidades del Pueblo”.

La lectura completa del bodrio es indispensable; bajo un lenguaje meticulosamente calculado, se deja al aparato “revolucionario” abierta cualquier clase de interpretación, acomodable a las circunstancias. Decir, por ejemplo, que en los Consejos “al menos” un consejero será un miliciano, tanto puede interpretarse que podría haber varios como que, además, el estamento militar puede estar presente en el seno de las entidades empleadoras. Las milicias venezolanas están integradas en la organización militar venezolana, con la particularidad de que los milicianos son formados con ideología propia del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

No queda explícitamente mencionado, pero está obviamente subyacente, que las “organizaciones de carácter laboral” privadas con una o más oficinas o sucursales, podrán tener, con carácter obligatorio si la “revolución” se lo propone, un Consejo en cada una de ellas. Pensar esta circunstancia en los bancos, por ejemplo, es espeluznante.

Cuando la edad para votar es de 18 años, la participación en los Consejos es factible a partir de los 15 años. Se han hecho propuesta de reducción de la edad para ejercicio libre de determinados derechos públicos, incluida la fallida reforma constitucional de 2007, y no esta clara la legalidad de esta disposición que, en todo caso, presupone un ducto de penetración ideológica en los Consejos y, por ende en los núcleos de empleo, principalmente de la administración pública.

Exigir una “reconocida práctica ético moral” a los integrantes de los Consejos es un sarcasmo “revolucionario”, cuando se conoce el historial de Maikel José Moreno Pérez, actual presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Los voceros de los Consejos (el término “vocería” es propio de la filosofía comunal) deberán participar obligatoriamente en cursos organizados por el órgano rector, en este momento identificable como el Ministerio para el Proceso Social de Trabajo. En otras palabras, la ideología “revolucionaria” presentada como un deber del empleado, convertida en obligación del empleador.

@vjlosarcosayape

Ene 26, 2018 | Actualizado hace 2 años
El país de Medalagana, por V.J. Los Arcos Ayape

maduro

Hace tiempo que el “medalaganismo” es la norma de conducta del régimen de Nicolás Maduro Moros. Las cosas se hacen no de acuerdo con la Ley y el sentido común, como lo dice la regla republicana, sino retorciéndola a conveniencia, como desde hace un siglo se diseña la estrategia “revolucionaria”.

Entre los mil y un ejemplos del “medalaganismo”, por cierto instaurado bajo la égida chavista, es el indecente uso que desde el Palacio de Miraflores se hace con las publicaciones de la Gaceta Oficial. Ejemplo más notorio, por lo insultante, es el bloqueo a acuerdos y decisiones de la Asamblea Nacional, tradicionalmente ubicadas en el primer lugar, antes de las disposiciones del Gobierno.

El régimen aspira a hacer creer que nada que no sea publicado en Gaceta Oficial alcanza la validez legal y la obligación de cumplimiento, pero como es fácilmente demostrable, no es así. Dicho de otro modo, los acuerdos republicanos de la AN son de fuerza legal y de cumplimiento obligatorio, así el “medalaganismo” e insania “revolucionarios” pretendan que no.

Por el contrario, desde que se inventó la llamada “Asamblea Nacional Constituyente”, ilegítima e inconstitucional, los bodrios que genera ésta ocupan en la Gaceta Oficial el lugar preeminente que bajo gobiernos democráticos se reservó a la legítima y constitucional Asamblea Nacional (antes Congreso Nacional).

Por obra y gracia del “medalaganismo”, las empresas del Estado están funcionando en forma ilegal. Es verdad que al régimen le importa esto menos que nada, pero que al menos se sepa que la actitud consciente del régimen permite que esto ocurra. Es preceptivo que sus Presupuestos de Recursos y Egresos para un determinado ejercicio económico y financiero anual debe ser aprobados por la Oficina Nacional de Presupuesto (ONAPRE) y publicados en Gaceta Oficial dentro del año anterior al cual aplican.

Es por ello, por ejemplo, que los Presupuestos de 2017 fueron publicados dentro de 2016, como se evidencia en el recuadro anexo. La publicación ocurrió en dos partes: una referencia en la gaceta ordinaria y el contenido completo en otra extraordinaria de la misma fecha (30-12-2016). Es obvio que había conciencia plena de la obligación de publicar en 2016, a fin de que el funcionamiento de las empresas fuese legal en 2017.

No ocurre así con los Presupuestos de 2018, que en una gaceta ordinaria del día 28-12-2017, se pedía “ver” otra extraordinaria del día 22-12-2017 anterior. Lo único ordinario que hay en ello es la mentira de que esta última gaceta del día 22 existiese y lo único extraordinario es que las empresas del Estado estén funcionando sin un presupuesto legal.

Al día de hoy, la Gaceta Oficial No.6.353 Extraordinario del 22-1-2017 no existe: no ha sido impresa y, menos aún, publicada, por lo que ningún ciudadano con derecho al ”véase” ha podido ejercerlo.

Ayer, intentamos encontrar una explicación a lo que es una anomalía de extrema gravedad. En una visita tempranera a las oficinas del Servicio Autónomo Imprenta Nacional y Gaceta Oficial (SAINGO), de su Director General (encargado) Hugo César Cabezas Bracamonte, solo se supo que “no suele venir por aquí”; de su Directora Ejecutiva Moraima Guevara, que “tanto puede venir dentro de media hora, como en la tarde o no venir”; se habló con el consultor jurídico y con el coordinador de ventas; no hubo explicación a la anormalidad.

Otras consultas adicionales fuera del SAINGO, donde “no se habla mal de Chávez” y, se supone, menos aún de Maduro, explicaron bien la situación: la orden de impresión y publicación no ha sido autorizada por el Consejo de Ministros.

Así es la República de Medalagana, donde quieren elegir un emperador antes del 30 de Abril. A ver qué súbdito contrata con sus compañías. (Sigla)

Sep 20, 2017 | Actualizado hace 2 años
El insulto cambiario, por  V.J. Los Arcos Ayape

dolares-cencoex1

 

Mientras el país clama por un mínimo de divisas para calmar el hambre y postergar la muerte, alimentos y medicinas, una de las instituciones que lo someten, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), las encuentra sin dificultades tanto para comprar bombas lacrimógenas como teléfonos celulares, laptops, motos y hasta cauchos para aviones de guerra.

Son, léase bien, importaciones de “a bolívares 10”, o tasa Dipro, aberrante como se comprobará a continuación con algunos ejemplos.

Entre las últimas “encomiendas de gestión” recibidas por el Fondo de Inversión Misión Negro Primero, S.A.,  creado en Octubre de 2013 para “dar respuesta a necesidades sociales del personal militar y civil de la Fuerza Armada y fortalecer el apresto operacional de la Defensa Integral”, figuran las siguientes “procuras y suministros”:

20 motos Kawasaki KLR 650;
20 motos Suzuki VSTROM
100 motos SUZUKI DR 650
Valor total: Bs 15.155.721,28 (incluido Impuesto al Valor Agregado (IVA). Precio unitario (grosso modo) Bs 108.255,15 cada moto. Se puede preguntar a cualquier motorizado a quien le hayan robado su moto cuánto cuesta una reposición.

1 monitor Apple IMAC 27”
1 laptop Apple Mac Book 15,4”
1 cámara digital Sony DSC-RX10
1 cámara GP PRO Heros Black
1 cámara GO PRO Heros Negro
1 teléfono Apple iPhone 6, 16 GB
Valor total Bs 116.263,06 (incluido IVA). Pregúntese en el mercado el precio de uno solo de estos ítems y se entenderá el descaro. Hace pocos días, al lanzar Apple su modelo iPhone 9, se calculó que, con base en los sueldos mínimos en países de América Latina, en Panamá se necesitaban 36,6 días de trabajo para adquirir la unidad; en Venezuela, 3.608 días y, siendo condescendientes, 553,88 días a la tasa Dicom, cuyas subastas están suspendidas; de hecho, la última información suministrada por el Banco Central de Venezuela (BCV) fue el pasado 1 de Septiembre. El modelo iPhone 6, solicitado específicamente en la “encomienda de gestión” anda por Bs 8.000.000.

30 cauchos para aviones caza Sukhoi SU-30MK2
Valor total Bs 1.881.600,00 (incluido IVA). Valor unitario, Bs 62.720, cuando un caucho para Toyota Corolla de fabricación china no baja del equivalente a US$ 50, es decir Bs 1,15 millones.

Productos primarios de Hierro y Acero, utensiolios de cocina, material médico-quirúrgico, repuestos mayores para equipos de transporte y oficina, equipos científicos y de laboratorio, material de enseñanza, mobiliario de oficina y conservación y reparaciones menores de vehículos.
Valor total Bs 272.036.396,89. No hay evidencia, aunque sí indicativos, de que las procuras sean por importaciones. Al Dólar Dipro.

¿Hacen falta más señales de la incongruencia de las importaciones gubernamentales, orientadas hacia el beneficio de “lo militar” y en perjuicio indudable de “lo republicano”?

Pues hay todavía más con las siguientes “encomiendas” a Inversora IPSFA, C.A., por la misma fecha de las del Fondo de Inversión Misión Negro Primero, S.A.,

Alimentos, Bebidas para Personas y Prendas de Vestir por Bs. 263.905.600,00
Bienes y Servicios por Bs 1.697.375.401,40. Además del conmovedor detalle de los “40 céntimos”, se destacan entre los bienes, equipos para mantenimiento de automotores; equipos de telecomunicaciones; condecoraciones, ofrendas y similares.

Los casos reflejados más arriba no son precisamente, por indecorosos e indecentes, ejemplos de “guerra económica” alguna, sino protuberancias visibles de la carcoma que corroe la economía venezolana y de la irresponsabilidad de sus “responsables”.

Cada día que pasa, se debilita la idea de que, tras la caída de este régimen, debería mantenerse “por un tiempo” el esquema de cambios diferenciales; lo que pudo haber sido razonable antes, cuando las brechas entre distintas tasas de cambio oficiales era otra cosa, la irracionalidad de las brechas actuales es un argumento favorable a la unificación cambiaria cada vez más sólido.

Claro está que, en días de fragor electoral, parece muy poco probable (tanto como imposible) que ni la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), ni otros opositores fuera de esta, estén predispuestos a abordar el tema, tanto por la complejidad que arrastra (reservas, seguridad jurídica para inversiones nuevas o actuales, distintos impactos en precios, subsidios transitorios, préstamos de multilaterales, garantías de crédito comercial,…) como por la relativa lejanía de la posible sacudida electoral de Nicolás Maduro Moros dentro de un año, o quién sabe si hasta antes, por alguna vía todavía no prevista.

De momento, está muy claro que el actual esquema cambiario es un insulto a la ciudadanía y es de temer que también lo sería otro esquema gatopardiano. La unificación cambiaria conlleva riesgos, ciertamente, ¿pero serían menores que los de la corrupción tentacular sobre el esquema de cambios diferenciales?.

@vjlosarcosayape

Nov 14, 2016 | Actualizado hace 3 años
Agua fría, por  V.J. Los Arcos Ayape

dialogovenezuela_

 

Primero, fue un jarro; ver al dictador Nicolás Maduro Moros como promotor de la mesa de diálogo, rodeado de más cámaras y micrófonos de medios oficialistas que guardaespaldas y tiradores, que no son pocos, descolocó a una expectante masa opositora cifrada en millones y 80%.

El pasado Sábado, fue un tobo que ya no era de agua simplemente fría, sino cargada de agujas de hielo frías y penetrantes; dolorosas. Maduro Moros no estaba presente, pero su presencia ya no era necesaria cuando lo leído por el representante del estado Vaticano parecía ser más de lo que en La Habana esperaban para neutralizar lo que, probablemente, llegue con el futuro inquilino de la Casa Blanca. La orden es “no soltar Venezuela”.

Desde la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) vinieron, lo más rápidamente que se pudo, largas explicaciones a lo que se quiso decir, autocalificadamente como “logro”, pero que no fue, ciertamente, lo que se dijo y oyó, y fue considerado como un “fracaso”.

Con más rapidez aún, volvió el dictador a hacer uso y abuso del espacio radioeléctrico para burlarse en cadena de la MUD, de sus seguidores y sus escépticos, en la seguridad de que en la cocina, que queda, en cuartico aparte, cerca de la mesa, alguien le dio a él la sartén y a Fidel y Raúl Castro Ruz, el mango. Es obvio que los astutos diplomáticos del Vaticano son unas palomas ante los halcones rapaces, hijos de la gran Stasi.

Una parte de la Oposición, crítica del diálogo, ha sostenido que la calle es determinante. La avalancha de críticas y el pulso del desánimo generado ha obligado a la MUD a ratificar la validez de la calle; esa misma calle en la cual se dieron recientemente manifestaciones excepcionales.

La calle es, ciertamente, imprescindible… y la necesidad de una inmediata reacción de calle para restituir el derecho constitucional al referéndum revocatorio, pide acciones inmediatas.

¿Quién duda de la urgencia electoral y de la necesidad de la salida del dictador Maduro Moros, como antesala a reformas igualmente imprescindibles? Nadie duda, salvo una élite que, por lo extendida, deja de ser élite, para convertirse en clase.

Eso de esperar hasta el 6 de diciembre para que luego se quede para otra reunión que no sería antes del 15 de enero, no sirve para recomponer un país que se va hundiendo día a día y necesita acciones diametralmente opuestas a las que se presentan con uno y otro disfraz, pero que no son sino las mismas.

La calle es impresdindible; sin embargo, ¿cómo calentarla después de tanta agua fría derramada ella?

@vjlosarcosayape

Nov 02, 2016 | Actualizado hace 3 años
Maduro: otro argumento más, por  V.J. Los Arcos Ayape

lahoradelasalsa

 

Cada día que pasa, el dictador Nicolás Maduro da uno y más argumentos para ratificar que los deseos de salirse de él se van convirtiendo en más y más ciudadanos en algo imperativo: “hay que salir de él”.

Ya todo el mundo, de un lado u otro, conoce bien la patada a la lámpara que intentó pegar ayer con los insultos y amenazas al diputado Freddy Guevara y a su partido Voluntad Popular (VP); un acrónimo que tampoco gusta mucho porque Aristóbulo Iztúriz Almeida, Marqués de Curiepe y editor de “El Libro de Oro” cree que también le quita la oportunidad a él.

Maduro pateó la lámpara, pero no se dio cuenta que estaba atornillada a la “mesa”; la mesa no se movió y la lámpara sigue en pie.

Entre tomar a esta gente en broma o en serio, el sentido común sugiere tomarla en serio porque, a la hora de la verdad, es capaz de cualquier cosa. Llevar la economía del trueque al extremo de negociar una montaña de negro coque por un montoncito de blanco talco no es cualquier cosa. Es algo muy serio o, al menos, así lo creen en otras latitudes donde los jueces son de larga carrera titulada y no diplomados titulados a la carrera, menester en el cual está inmerso el llamado tribunal supremo de justicia para dejar las cosas “atadas y bien atadas”.

Es cierto que a esta gente hay que tomarla en serio, pero… (siempre hay un pero)… ¿cómo evitar tomarla en broma si quien debiera dar ejemplo de sindéresis, no deja de dar la cómica?

“Le président du Vénézuela, Nicolas Maduro, en pleine crise politique, participe à une nouvelle émission de radio sur la salsa”, se lee como pie de foto de fácil traducción en una nota informativa del diario francés “Le Monde”, en conjunto con Agence France Presse (AFP). La vuelta al mundo en 80 minutos.

¿Cómo evitar, tras esto, recordar a aquel personaje ecuatoriano llamado Abdalá Bucaram?. De alguna manera que luego todos dirían “inexplicable”, resulta que el orate llegó hasta la presidencia de Ecuador. El irresponsable salió; tuvo que salir y no precisamente por golpe de estado alguno, sino porque, apartando otros motivos legales como peculado, prevaricación,… el Congreso ecuatoriano optó por cesarle en funciones al determinarle “Incapacidad Mental para Gobernar”.

Se acumulan las razones para que, viendo la conducta del dictador Maduro, se llegue a la conclusión de que hay que insistir en la restauración electoral porque, no hay vuelta de hoja, “hay que salir de él”.

@vjlosarcosayape

Zimbabwe vive una huelga general, en medio de un colapso económico por J.V Los Arcos Ayape

zimbabwe

 

Las calles de las principales ciudades de Zimbabwe están abandonadas, en el transcurso de una manifestación nacional en protesta contra la falta de puestos de trabajo y atrasos en el pago de salarios.

El acceso a internet y WhatsApp resulta dificultoso, pero el gobierno niega que está interviniendo el servicio.

Es una de las mayores protestas conocidas en este país durante muchos años; en la capital Harare se observa la quema de barricadas. Como es habitual desde hace tiempo, suelen oírse gritos contra el dictador Robert Mugabe, a quien le piden que renuncie.

Muchos empleados civiles entraron a la huelga el Martes pasado, así como empleados civiles que no han recibido pagas desde hace más de un mes; el Lunes lo habían hecho taxistas que se quejan de extorsión policial y chocaron con las fuerzas de seguridad en varios puntos de Harare.

La inseguridad mantiene a mucha gente replegada en sus casas, sin acudir al trabajo, cuando lo tienen. La economía se ha agravado debido a la carencia de dinero efectivo y una sequía severa. “La vida es dura y necesitamos mostrar al gobierno que nos han apretada hasta el límite”, dijo el empleado de un establecimiento a la agencia noticiosa AFP.

El gobierno de Mugabe intenta cerrar un préstamo de urgencia con el Fondo Monetario Internacional (FMI); es la única fuente posible de financiamiento, pero se desconoce el monto, así como las condiciones.

Como es habitual en situaciones de descontento, Ignatius Chombo, secretario del Frente Patriótico, organización política controlada por el dictador Mugabe, acusa a las “embajadas de países extranjeros  y algunos partidos políticos fracasados” de patrocinar las manifestaciones.

 

@vjlosarcosayape

Le mystère de Monsieur Borges, por V.J. Los Arcos Ayape

Borges

 

Para morirse de risa. Ayer, en la Asamblea Nacional (AN), un diputado rojo-rojito, echándoselas de un gran Sherlock Holmes, señaló que el jefe de la bancada de la ultraderecha, Julio Borges, estaba en París.

La sugerencia no era que pudiera estar allí como enviado secreto de don Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), confabulándose con la super-ultra-derechista Marine Le Pen, preparando una invasión a Venezuela.

Nada de eso, la sugerencia era mucho más sutil, mucho más subliminal; sin mencionar las claves clásicas “Montmartre”, “Moulin Rouge”, “Lido”, “Les Folies Bergère”,… el mensaje estaba más que claro para los vagos venezolanos que, por no trabajar, se la pasan haciendo colas kilométricas en no saben qué establecimiento para conseguir cualquier cosa; peut être, une baguette au fin blé Durum argentinien.

La idea estaba clarísima; Borges estaba bonchando con “La Veuve Clicquot” en los más oscuros fondos de la ville lumière; no había la menor duda.

¡Bonche, bonche, bonche!, tronó desde Arc de Triomphe una voz atronadora que parecía ser del generalísimo Francisco de Miranda. ¿O es que dijo “bochinche, bochinche, bochinche”? Da igual, en VTV, Telesur y la ANTV del choro Darío Vivas editan la cosa y no pasa nada … y si no la editan, como se ven tan poco, tampoco.

Pero no, resulta que Borges estaba en París solo de paso, viniendo de Washington hacia Beijing para participar en un evento de la ONG (organización no gubernamental) Chinese Association for International Understanding (CAFIU), de carácter consultivo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Por supuesto y dado el caso de que en el país modélico de capitalismo salvaje no vuela una pluma sin permiso, CAFIU y el evento cuentan con el placet del gobierno y del Partido Comunista de China (PCC).

Eso es lo que, al menos, acaban de decirme en videoconferencia mis amigos Hercule PoirotAgatha Christie, quienes, además, me aseguran que Julio Borges viajó acompañado en secreto por Monsieur l’ Inspecteur, el de la Pantera Rosa, conocido au milieu como el antídoto más efectivo de esos hijos de la gran Stasi conocidos como el G-2 cubano.

 

@vjlosarcosayape