Hombre archivos - Runrun

Hombre

#MonitordeVíctimas | Denuncian que hombre fue ajusticiado dentro de su vivienda en Macarao
De enero a diciembre de 2018 fueron ejecutadas 529 personas, 387 de estas muertes ocurrieron en el municipio Libertador, según estadísticas de Monitor de Víctimas. La parroquia Macarao protagonizó 18 de esos casos

 

FAMILIARES DE RAÚL DE JESÚS FIGUERA, de 45 años, informaron que fue ajusticiado por funcionarios de las Faes el pasado 17 de enero. La víctima se encontraba solo en su vivienda, en Macarao, municipio Libertador, cuando una comisión ingresó y le disparó en el tórax.

La madre de Raúl, Vicenta Paula Figuera, relató desde la medicatura forense de Bello Monte que aproximadamente a las 6:10 am del jueves ella salió de su casa, pues debía realizarse un ecosonograma renal en San Martín. Tras su salida, funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales de la PNB se acercaron a su apartamento, ubicado en la planta baja del edificio Mara. Con la llegada de los efectivos, sonaron los primeros disparos. El ataque provocó que los vecinos del conjunto residencial escucharan lo que sucedía y también sus gritos.

Una moradora de la comunidad relató lo que uno de ellos dijo: “Agarren a sus menores, y los malos llévenselos a Colombia porque vamos a seguir matando”. La madre de la víctima denunció que los efectivos se llevaron de su casa prendas, dinero, alimentos de primera necesidad y el cilindro de una puerta. Se conoció que Raúl fue trasladado al Hospital Miguel Pérez Carreño, pero ingresó sin signos vitales.

Desde hace cinco años, Raúl se ganaba la vida como jardinero. Vecinos de la comunidad de Macarao lo identificaron como “un hombre que siempre estaba allí. Una mano amiga, y el que siempre arreglaba todo lo que se dañaba en el sector”. Además ejercía desde hace cuatro meses como vocero del consejo comunal “En Honor a Robert Serra”.

La víctima dejó una hija de 24 años que vive actualmente en Trinidad y Tobago. Vecinos relataron que desde este jueves iniciaron una recolección de firmas para denunciar la presunta ejecución ante la Fiscalía.

Ene 15, 2019 | Actualizado hace 9 meses
Juan Maragall: hombre de escuela

 

“Soy Juan Maragall, un hombre de escuela”. Así se presenta quien hasta octubre del año pasado se desempeñara como Secretario de Educación de la Gobernación del estado Miranda  en Venezuela y en la actualidad es el responsable de los proyectos de educación del Banco Interamericano de Desarrollo en Colombia. Maragall, para quien la conducta y el lenguaje del educador deben llevar la impronta de la sencillez, revela en esta entrega para Guao las razones de una vocación formadora que se sustenta en los valores de la equidad y la libertad ciudadanas.

Hijo de Sylvia y Julio Maragall, Juan Maragall nace en Caracas en 1962. Estudia en el Colegio Champagnat hasta quinto grado y luego ingresa al Colegio San Luis de El Cafetal, donde se gradúa de bachiller en Ciencias en 1979. Las materias que lo entusiasmaban de niño fueron historia del arte —en buena medida por influencia del padre y el abuelo, quienes destacaron en la arquitectura y la escultura—, biología y geografía. Y aunque domina el inglés, admite que siempre le ha costado el aprendizaje de ese idioma. Al terminar el bachillerato y motivado por algunos de sus maestros de primaria y secundaria, decide estudiar Educación en la Universidad Católica Andrés Bello, donde obtiene la licenciatura en esa carrera, mención Ciencias Pedagógicas. También cursa estudios en las áreas de Psicología Social (USB), Gerencia Educativa (UCAB) e Informática Educativa (University of Hartford).

De sus años universitarios, Maragall recuerda que sus profesores le enseñaron a abrir un libro al azar, leer un párrafo y pensar si estaba de acuerdo o no con lo que allí estaba escrito. Ese ejercicio le permitió desarrollar el pensamiento crítico frente a cualquier tipo de texto, por lo que se convirtió en su principal método de estudio: partir de la duda para acceder al conocimiento. Asimismo, confiesa que su vocación proviene de la pasión que vio en muchos de sus docentes. Por ello, desde que se comprometió con la enseñanza ha intentado imitar el buen ejemplo pedagógico que le fue impartido durante sus años de infancia y juventud, aunque reconoce que de los malos profesores también se aprende, en especial, a evitar los errores que estos cometieron.

“Hay que buscarle el sabor al saber —recomienda Maragall—. En la medida en que se tenga un mayor acceso a la cultura universal, hay posibilidades de ser mucho más libre. Cualquier pasión se puede desarrollar con mucha más plenitud en la medida que uno estudie y se forme en el área que lo apasiona”. Y como buen montañista y maratonista, señala que “la lectura es como correr: cualquier época de la vida es buena para practicarla. Leer no es solo descifrar un libro, sino sumergirse en él y encontrar allí placer y conocimiento, la posibilidad de transportarse a otros mundos”. Dos de sus libros de cabecera propician esas inmersiones: El Principito de Antoine de Saint-Exupéry y Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenar.

No obstante, para Maragall no es un secreto que la educación es una de las carreras con menos demanda entre los jóvenes que ingresan a la universidad. Ni tampoco que para los gobiernos de turno, la cultura y la educación jamás han sido asuntos de interés prioritario. Ante esa infortunada realidad, sale al paso con la convicción de que “al mundo lo han transformado los tercos. Las personas constantes que tienen una visión por la cual se lucha”. Esa porfía vocacional se evidencia en un currículo que habla de su compromiso educativo y profesional: Profesor de la Universidad Central de Venezuela,  Universidad Metropolitana y Universidad Católica Andrés Bello; Director-Fundador del Proyecto Escuelas Pacairigua, Guatire (1986-1996); Gerente-Fundador del Proyecto “Escuelas de Excelencia” del Dividendo Voluntario para la Comunidad (1995-1999); Director-Fundador del Colegio Integral El Ávila (1996- 2008) y Secretario de Educación del Estado Bolivariano de Miranda (2008-2017). Cargos y oficios que ponen sobre la mesa de la eficacia los resultados de una terquedad a prueba de fatigas y adversidades.

Consciente de los difíciles años que atraviesa Venezuela, Maragall está convencido de que “una de las cosas que más ayuda a un país a desarrollarse y fomentar la igualdad entre los ciudadanos es fortalecer la educación. El futuro no puede depender solo de lo que el individuo recibe en su casa, sino en su escuela. Si las medidas educativas en Venezuela se enfocaran en que todos podamos ir a la escuela, que esta se encuentre en buenas condiciones y que posea buenos maestros, entonces podríamos encaminarnos hacia una sociedad más justa y equitativa”.

Guao.org es una alternativa didáctica que permite a los jóvenes acceder a contenido educativo y recursos académicos de nivel mundial usando para ello la herramienta de internet. Para mayor información accede a u página web: https://www.guao.org/

 

 Yslas

 

 

#MonitorDeVíctimas | Mataron a hombre en Petare para robarle 60$ que usaría para irse a Perú

ROBINSON JOSÉ CASTRO RODRÍGUEZ, de 29 años de edad, fue asesinado días antes de emprender su viaje a Perú. El domingo 28 de enero la víctima se encontraba en barrio La Lucha del municipio Sucre cuando le propinaron tres impactos de bala y luego lo despojaron de los 60 dólares que guardaba para su travesía.

De acuerdo con los testimonios de sus familiares, el hombre salió de su casa ubicada en Campo Rico del mismo municipio, y fue a celebrar en la casa de un pariente.

Una vez que se encontraban en el sector La Lucha del barrio que queda en la avenida Rómulo Gallegos, una mujer lo llamó e hizo que saliera de la reunión hasta la entrada de la comunidad. Los testigos que lo vieron salir indicaron que luego de eso se escucharon tres detonaciones.

Al escuchar los tiros, sus allegados fueron a ver qué había pasado. La mujer no estaba allí, pero sí el cuerpo de Robinson José tirado en el asfalto con un disparo en el abdomen. En su cartera tampoco estaban los dólares.

Lo trasladaron en un vehículo particular hasta el hospital Domingo Luciani, ubicado a tres kilómetros de distancia, en la urbanización El Llanito, y murió antes de llegar a ser atendido.

Robinson José era de esos hombres que no se conformaba con tener un trabajo solamente, según indicaron sus parientes. Con las carreras que le salían como motorizado en Petare podía costear a duras penas las necesidades de sus tres hijos y se rebuscaba como entrenador de béisbol en el Complejo Deportivo Parque Miranda.  Además estudiaba cuarto semestre de Educación Física en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Upel).

Su madre dijo en la morgue de Bello Monte que desde hace más de un año había iniciado los trámites para viajar al exterior. Escogió Perú como destino, al que saldría el miércoles 31 de enero.

Hipótesis

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) detuvieron al compadre de Robinson José, debido a que la mujer que le habría disparado es conocida de él.

En este homicidio cobra fuerza el móvil del robo, pues los parientes de la víctima aseguran que solo se llevaron los dólares y dejaron en la cartera el boleto aéreo y otros documentos.

El hombre del año y el vicio de siempre, por Carlos Alberto Montaner

Odebrecht-

 

Marcelo Odebrecht es el hombre del año en América Latina. Este ingeniero brasileño nacido en 1968, nieto del fundador de un enorme conglomerado empresarial, es el príncipe de los coimeros del planeta. Para evitar la sentencia de 19 años de cárcel, algo que ha logrado hace solo unos días, ha delatado a sus cómplices en su condición de “colaborador eficaz de la justicia”, desestabilizando a muchos de nuestros países, mostrando (muy a su pesar) las miserias y cinismo de numerosos políticos y funcionarios.

La Organización Odebrecht era una enorme empresa de ingeniería civil, con casi 200.000 trabajadores y una facturación de más de 40.000 millones de dólares, de los cuales ya ha perdido una tercera parte. Operaba en una veintena de países, algunos de ellos con un PIB menor que los ingresos de la compañía, pero el grueso de su operación y de sus sobornos los llevaba a cabo en Brasil.

Repartió en total unos mil millones de dólares. En términos absolutos el país más corrupto fuera de Brasil fue Venezuela (98 millones de dólares), algo totalmente predecible, porque su gobierno es una especie de inodoro inmundo, pero las naciones latinoamericanas que más coimas per cápita recibieron fueron Panamá (59 millones de dólares) y República Dominicana (92 millones de dólares).

El modus operandi era sencillo. Los hombres de Odebrecht detectaban a un candidato con posibilidades y comenzaban a negociar. Podían hacerlo primero presidente y luego rico. Brasil tenía grandes publicitarios y magníficos gabinetes de campaña. Ese estupendo expertise se ponía al servicio de la persona elegida junto a cantidades importantes para sufragar el costo de la operación.

Todo lo que el candidato debía hacer, una vez elegido en las urnas, era aprobar los abultados presupuestos y confiarle a Odebrecht la ejecución de las obras públicas programadas. El enorme monto era sufragado por los impuestos pagados por los pueblos o mediante préstamos a los que habría que hacerle frente algún día. 

Los brasileños de Odebrecht, por su parte, hacían bien las carreteras, los túneles o lo que fuere, y se ocupaban de pagar seriamente lo pactado en Suiza, en Andorra o en algún otro paraíso fiscal, organizando minuciosamente la logística de la corrupción. Cumplían su palabra. Lo de ellos no era engañar a los políticos ni desvalijar a los ladrones, sino facilitarles la famosa consigna secreta de “robar, pero hacer”, mientras aumentaban la facturación año tras año.

Se podía confiar en sus palabras de mafiosos dotados de corbatas de seda y trajes de 5.000 dólares. Carecían de color ideológico. Sin el menor escrúpulo pactaban con el venezolano Nicolás Maduro o con el ecuatoriano Jorge Glas, el vicepresidente de Rafael Correa –apóstoles del socialismo del siglo XXI–, enemigos naturales de la economía privada de mercado, de la cual la empresa Odebrecht era la quintaesencia.

El problema, naturalmente, no es Odebrecht, sino la mentalidad que impera en América Latina. A otra escala más modesta, es así, mediante coimas, pequeñas o grandes, como han funcionado la mayor parte de nuestros gobiernos desde tiempos inmemoriales, con un agravante terrible: a nuestras sociedades no les preocupa. La corrupción comparece al final de la lista de los males que deben erradicarse en la mayor parte de las encuestas. En México llegan a afirmar, seriamente, que “la corrupción es solo otra forma de distribuir los ingresos”.

¿Por qué sucede esta ausencia de principios en nuestro mundillo?

Tal vez, porque la mayor parte de los iberoamericanos –incluyo a los brasileños– no perciben claramente que el dinero público es aportado por todos nosotros y la corrupción es como si nos metieran la mano en bolsillo y nos robaran la cartera. Lo que ocurre en el Estado no nos compete.

Acaso, porque el cinismo es total y damos por descontado que al gobierno se va a robar y no nos preocupa, siempre que sean “los nuestros” los que se enriquecen con los recursos ajenos. Somos víctimas de una clara anomia moral.

Sin duda, porque el clientelismo, esa pequeña coima otorgada por el gobierno, es una forma de corrupción en la que millones de iberoamericanos se adiestran en ese tipo de conducta nociva.

Por eso no es de extrañar que, pese a Lava Jato, como se llamó en Brasil a la operación judicial contra la corrupción, vuelvan a elegir a Lula da Silva, quien hoy encabeza las encuestas pese a sus sucios negocios. Hace años lo dijeron los peronistas en la vecina Argentina en un grafiti que el tiempo no ha borrado y revela el drama de fondo: “Puto o ladrón queremos a Perón”.

 

@CarlosAMontaner

El Nacional

#MonitorDeVíctimas | Asesinan a vigilante para robarlo en Parque Carabobo

EL CADÁVER DE MARIO ANTONIO MATHEUS MATAMOROS (50) fue localizado en las cercanías de Parque Carabobo con una herida de arma blanca en el cuello.

Lea también: #MonitorDeVíctimas | Cada tres días una mujer fue asesinada en Caracas en 2017

Daibelys García, cuñada de la víctima informó que el cuerpo de Matheus fue encontrado sin ninguna de sus pertenencias. “Dicen que fue para robarlo, porque fue encontrado sin absolutamente nada, no tenía ninguna de sus pertenencias, ni su cédula ni sus tarjetas”, dijo García.

Mario Antonio Matheus era padre de dos niños y laboraba como oficial de seguridad en una empresa en Guarenas.

 

 

Manual para hablar con un hombre, por Reuben Morales

HombreyMujer

 

La verdadera raíz de las discusiones maritales está en la interpretación errónea que ambos tienen sobre lo que dice el otro. Utilicemos el siguiente ejemplo. Ella llegará tarde para almorzar. Por eso deja cocinado un arroz en la mañana para aligerarle la carga del mediodía al esposo. Ella se va y antes de salir de la casa, dice: “Amor, dejé el arroz hecho”. De esa frase clave, una cosa es lo que ella cree haber dicho y otra, lo que uno entiende.

Esto es lo que ella cree haber comunicado cuando mencionó la frase “Dejé el arroz hecho”: “Amor, como tú llegarás antes con Tobías, me planifiqué y dejé el arroz listo. Solo debes calentarlo un poco y ya. Prepara tú la carne. Recuerda que a mí me gusta almorzar con ensalada. Así que saca un pepino y un tomate y córtalos en rodajas. Acuérdate de echarle limón. Obviamente, pon la mesa. A ti y a mí, colócanos los individuales amarillos y los cubiertos. A Tobías ponle el individual de Avengers porque ayer comió con el de Trolls. Recuerda que él come con cucharita. ¡No la de echarle azúcar al café! Es la otra más grandecita. Nos pones vasos a todos. Recuerda poner la jarra de agua en la mesa para no pararme en medio de la comida a servirme más. ¡Ah! Y como yo saqué la olla para hacer el arroz, cuando llegue, deja la olla limpia y escurriendo en el lavaplatos”.

Ahora cambiemos de bando. ¿Qué entiende uno cuando escucha la frase “Ahí dejé el arroz hecho”? Esto es lo que entiende uno: “Ahí dejó el arroz hecho”. Punto.

¿Cuál es el resultado de esta confusión al llegar el mediodía? La olla queda con medio arroz metido allí adornando la cocina. Uno hace carne, pero no ensalada porque es más fácil resolver eso comiéndose una fruta de postre. Los vasos llenos de agua llegan a la mesa, pero no así la jarra. Tobías come con la cucharita del azúcar y sin individual, pues para eso la mesa tiene mantel. Ambos almorzamos y de inmediato nos cae el inclemente peso de la hora del burro. La poca energía restante solo alcanza para llevar los platos al fregadero y dejarlos ahí para lavarlos más tarde. Nos vamos a dormir una siesta. Ella llega a casa. Arde Troya.

Amiga, lo que pasa es que ustedes creen tener un wifi cerebral al que todos estamos conectados las 24 horas descargando sus datos. La realidad es otra. Nosotros apenas tenemos una antena de radio AM (y a veces no agarra señal). Por eso, la próxima vez que quiera girarle instrucciones a un hombre, sea MUY explícita. “Amor, ahí dejé el arroz hecho. Al lado de la olla está la tablet. Ahí hay un video tutorial de lo que debes hacer. En la computadora hay unas láminas de powerpoint con los pasos a seguir. A tu whatsapp mandé una nota de voz con las instrucciones. También mandé un video explicando lo mismo por si acaso eres más visual que auditivo. En el video explico todo como una aeromoza de avión. También te lo mandé por escrito. Recuerda que si no haces lo que dicen los dispositivos, llegaré muy molesta. Tan molesta, que si te veo durmiendo, te voy a despertar de un empujón y no me voy a callar la boca toda la tarde recordándote que la pusiste”.

Otro consejo es que por favor se borren de la cabeza la palabra “obviamente”. Cuando ustedes se digan a sí mismas en su cabeza algo como: “obviamente quise decir que llevara la jarra de agua a la mesa”, hagan lo siguiente. Rebobinen su cerebro, identifiquen la palabra “obviamente”, entiendan que nunca escuchamos eso y procedan a repetir la información oralmente y en voz alta como para un niño de tres años. Gracias.

Si no, más fácil: no hagan ningún arroz. Eliminen ese plan. ¡Déjennos morir de hambre! Digan: “No vengo a almorzar. Resuelvan ustedes”. Esa frase será motivación suficiente para que el hombre se emocione, sonría y tenga el pensamiento más placentero que haya tenido en su día: “¡¡Hoy toca hamburguesa en la calle, sííííí!!”.

@reubenmorales

#MonitorDeVíctimas | Hombre asesina su pareja al lanzarla de una torre de Misión Vivienda en El Valle
Sheila Silva Jiménez, de 38 años de edad, era empleada de la Alcaldía de Libertador desde hacía varios años. Fotografías: Lorena Meléndez

@loremelendez

LA NOCHE DE ESTE DOMINGO, 22 DE OCTUBRE DE 2017, fue de consternación para los habitantes del conjunto residencial Hugo Chávez, un urbanismo de la Misión Vivienda ubicado en el sector Longaray de la parroquia El Valle, en Caracas. El cadáver de una vecina había caído desde el piso 11 de la torre 2 y yacía en el suelo, al lado del parque infantil. Su novio presuntamente la había empujado de una de las ventanas de su casa, donde la mujer vivía desde hace tres años.

La víctima fue Sheila Yarivette Silva Jiménez, de 38 años de edad, una empleada de la Alcaldía de Libertador que coordinaba el programa Madres de la Patria en la zona y ayudaba a agilizar los carnets de la Patria que el gobierno de Nicolás Maduro implementó desde mediados de este año. Allegados señalaron que, debido a su posición, tenía buena relación con el alcalde Jorge Rodríguez.

Lea también: #MonitorDeVíctimas | Localizan cadáver de una mujer en una maleta en Quinta Crespo

De acuerdo con testigos, Silva Jiménez había sostenido una fuerte discusión con su pareja, identificado como Ángel José Mosqueda, de 28 años de edad, el día sábado. Él se había marchado de la casa a raíz del conflicto, pero en horas de la noche del domingo, regresó.

“Eso fue como a las 9:00 de la noche y yo supe porque aquí se armó un alboroto (…) Después de que la lanzó por la ventana, él bajó e iba a fugarse, pero aquí en la planta baja había unos vecinos jugando bingo que lo agarraron” contó un habitante de la torre 2.

El presunto victimario, indicó otro testigo, fue golpeado por quienes lo hallaron y posteriormente trasladado, por efectivos policiales que se presentaron en el lugar, al Hospital Dr. Miguel Pérez Carreño. Hoy está bajo la custodia del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Familiares de la víctima que llegaron a la morgue de Bello Monte indicaron que, aunque sabían que Silva Jiménez llevaba algunos meses junto a Mosqueda, no lo conocían personalmente. Apuntaron que no vivía con ella.

La mujer era la tercera de seis hermanos. No tenía hijos.

IMG_20171023_113310443
IMG_20171023_113331710
IMG_20171023_113856790

#MonitorDeVíctimas De múltiples puñaladas asesinaron a un hombre en La Vega tras resistirse al robo

UN HOMBRE DE 43 AÑOS, identificado como Ovidio Montañez León fue asesinado con múltiples puñaladas para robarlo en el callejón Trujillo de La Vega, municipio Libertador de Caracas. El hecho ocurrió en horas de la mañana del domingo.

Según sus familiares, León estaba con un amigo jugando cartas en Los Jardines de La Vega cuando ambos decidieron salir de allí hasta el callejón Trujillo para comprar una botella de licor. En el camino fueron abordados por dos jóvenes que presuntamente los asaltaron. Tras resistirse al robo de 600 mil bolívares en efectivo una chaqueta y un teléfono celular.